Está en la página 1de 8

Celso Vargas

Análisis epistemológico del riesgo

Abstract. In this paper we analy;e the es un problema relativamente reciente, y está


concept of risk, starting by distinguishing some asociada, predominantemente con dos ámbitos.
of its major uses, focusing our attention in two Por un lado, el acelerado desarrollo científico y
of them: risk as a possibility and risk as the tecnológico, y por otro, la dinámica económica
probability of harm. Then, we proceed to clarify y social que caracteriza a nuestras sociedades
in more detail the relationship input-output, in modernas. En relación con el primero de estos
two different senses: relationship by form, that ámbitos, y como ha sido indicado por Jean
is, the relation risk-harm; and by content, that Ladriere (1978), el desarrollo científico y tecno-
is, by the qualification ofthe magnitude ofharm. lógico impacta tanto de manera positiva como
Finally, we make some general remarks on risk negativa las culturas, y por tanto, en aquellos
evaluation. aspectos de las culturas que se consideran valio-
sos. Esta es una de las fuentes que originan la
Key words: risk; risk evaluation; harm. preocupación por los riesgos. El segundo factor,
asociado directamente con la dinámica econó-
Resumeu. En este artículo analizamos mica y social, es decir, con el tipo de desarrollo
el concepto de riesgo, distinguiendo varias económico y social que ha dominado nuestra
acepciones del mismo, y analizamos con detalle cultura, y que se ha mostrado que excluye con-
dos de ellas: la definición de riesgo como la sideraciones sobre el medio ambiente. Más aún,
posibilidad de que ocurra un daño y el riesgo dentro de esta concepción el ambiente es un
como la probabilidad de que ocurra un daño. elemento pasivo, difícil de incorporar dentro de
Luego, pasamos a hacer un análisis más detallado dicho modelo. Finalmente, las consideraciones
sobre la relación entrada-salida, en dos sentidos ambientales no han sido estructural mente incor-
diferentes: lo que denominamos la relación por poradas en el desarrollo tecnológico, de manera
forma, es decir, sobre la relación entre riesgo y que las consideraciones ambientales tienden a
daño, y la segunda por su contenido, es decir, hacerse a posteriori.
por la relaciones de magnitud del daño. Termina Un análisis del riesgo no puede hacerse sin
el artículo señalando algunas observaciones tomar en consideración aspectos teóricos, rela-
generales sobre la valoración del riesgo. cionados con la manera cómo se establecen las
condiciones para la consideración de una situa-
Palabras clave: riesgo; evaluación del ción o desarrollo como riesgoso. Por otro lado,
riesgo; daño. tampoco puede dejarse de lado el preguntarse
por la manera cómo los resultados de las eva-
luaciones posteriores de la situación o desarrollo
pueden incorporarse de manera que expliquen los
1. Introducción
cambios en la estimación del riesgo. Este es un
tema muy complejo y debe abordarse, al menos
La preocupación por los daños que puedan inicialmente, de manera separada para cada uno
estar asociados con las actividades humanas, de los conceptos de riesgo involucrados.

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLI! (106-107), 35-42, Mayo-Diciembre 2004
36 CELSO VARGAS

Es claro que el concepto de riesgo tiene obtiene una mayor precisi6n (cuantificaci6n)
varias acepciones: está en primer lugar, el uso que del riesgo en la medida en que aumenta nuestro
se da el término en el ámbito económico y comer- conocimiento sobre el ámbito determinado de
cial. En segundo lugar, lo que podríamos deno- interés. Es decir, el riesgo se da, claramente, en
minar el uso lógico del término, que entiende el un contexto específico. De hecho esta es una de
riesgo como posibilidad. Está, en tercer lugar, el las características del concepto de riesgo. Dicho
uso cotidiano o popular del término, y finalmen- de otro modo, no existe algo así como un riesgo
te, lo que podríamos denominar el uso científico universal, en el sentido que se utiliza este con-
del concepto. En este artículo analizamos los dos cepto en teoría de conjuntos y en lógica. O por lo
últimos usos del concepto, aun cuando señalamos menos, no es normal.
algunos aspectos del uso lógico del concepto Sin embargo, lo dicho anteriormente es muy
de riesgo. En la última sección de este artículo general y requiere una mayor precisión. En parti-
hacemos algunas consideraciones generales en cular, los conceptos de "incertidumbre" y "cono-
relación con la incorporación de los resultados cimiento" se suponen como sobreentendidos, lo
de las evaluaciones y la precisión del riesgo. Sin cual no es cierto. Por ello se impone un análisis
embargo, esto se hace para un concepto de riesgo, de cada uno de ellos. Inicialmente, consideramos
el más importante para nosotros, el científico, el conocido como expresado en un conjunto de
sin menospreciar el hecho de la importancia de variables, sobre un ámbito determinado, rela-
tomar en cuenta el hecho cotidiano del riesgo, cionadas entre sí de una manera específica.
sobre todo cuando se desean encontrar formas de "Incertidumbre" tiene dos sentidos relevantes en
aproximación entre ambas perspectivas. nuestro contexto. Por un lado, significa descono-
cimiento específico de una situación, en el senti-
do de que ésta puede reducirse en la medida en
2. El concepto de riesgo
logramos un mayor conocimiento de la situación.
Comenzamos nuestro análisis indicando que Por el otro, significa indeterminación, en sentido
el concepto de "riesgo" puede ser caracterizado epistemológico. Sea V un conjunto de variables
en términos de tres factores. En primer lugar, seleccionadas para definir o caracterizar una
está directamente relacionado con los conceptos situación. Se habla que esa situación está inde-
de "incertidumbre" y de "conocimiento". En terminada por alguno o los dos factores siguien-
segundo lugar, está igualmente asociado con el tes: 1. No se tiene manera de determinar si ese
concepto de "daño". Finalmente, tiene un carga conjunto de variables es realmente completo, es
valorativa la cual no puede ser prescindida en su decir, no se tiene garantía de que no se haya deja-
caracterización. Consideremos cada uno de estos do de lado otras variables igualmente relevan-
aspectos por separado. tes. En este primer sentido, decimos que existe
indeterminación en el criterio de selección de las
2.1. Incertidumbre y conocimiento variables. 2. Aun cuando se suponga que dicho
conjunto de variables es completo, no se tiene
En relación con riesgo es importante con- manera de determinar el peso real que cada una
siderar que la incertidumbre y el conocimiento de esas variables desempeña en la caracterización
forman una escala (digamos horizontal) en la que del problema. Esta posición podría ser defendida
el máximo conocimiento se ubica en uno de sus por los partidarios de los sistemas caóticos, en
extremos y el desconocimiento (máxima incer- contraposición a los partidarios del "demonio de
tidumbre en un sentido importante) en el otro Laplace" o de la teoría de lo que se ha denomi-
extremo, suponiendo claro, que pueden caracteri- nado "de las variables ocultas" en analogía con la
zarse ambos extremos. De otro modo, es impor- discusión del tema en la física cuántica. En ambos
tante ver la escala con puntos de indefinición a casos, se trata de posiciones epistemológicas
ambos lados. De esta manera, el riesgo se ubica que podrían llevar a "callejones sin salida", aun
dentro de esa escala y se desplaza a la derecha cuando pueda estar bien justificado en algunos
o a la izquierda según la siguiente propiedad: se contextos. Por ejemplo, desde el punto de vista

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLII (106-107), 35-42, Mayo-Diciembre 2004
ANÁLISIS EPISTEMOLÓGICO DEL RIESGO 37

de las teorías ecológicas, la interacción entre cultura o la persona que se ven en peligro ante un
las especies puede definirse teóricamente, sin evento o situación, y por tanto, presenta una carga
embargo, es difícil hacerlo en la práctica, ya que emotiva significativa.
se debe seleccionar una especie determinada o un Claramente, como se ha argumentado por
número de especies muy reducido, para definir diferentes autores (véase por ejemplo, Hospers
determinadas interacciones. De hecho, desde el 1978), este segundo sentido de conocimiento no
punto de vista teórico se asume que las interac- conlleva el hecho de que nuestro conocimiento
ciones no son lineales. En este artículo dejamos sea el más adecuado sobre una situación. De
de lado estas dos formas de indeterminación en hecho, en muchas ocasiones el conocimiento del
sentido epistemológico. sentido común no lo es. Por otro lado, el conoci-
El sentido del concepto de incertidumbre miento que hemos denominado "científico" con-
que nos interesa aquí es el primero, es decir, el de lleva claramente el estar familiarizado con.
"desconocimiento específico de una situación". A manera de resumen, tenemos dos concep-
La incertidumbre puede reducirse en la medida ciones del conocimiento, que son de interés para
en que obtenemos un mayor conocimiento de la la caracterización del riesgo, una que podríamos
misma. No se trata en este caso de cuestionar si el denominar científica y la otra del sentido común.
conjunto de variables es completo o si el compor- Esta aclaración previa no permite abordar el
tamiento del sistema definido por esas variables segundo aspecto del riesgo, el que tiene que ver
es lineal o no, sino más bien la determinación del con el daño.
impacto del sistema caracterizado por esas varia-
bles sobre otros ámbitos con los que interactúa. 2.2. Riesgo y daño
Por ejemplo, el impacto que tendría un determi-
nado producto tecnológico (software) sobre una Riesgo y daño están claramente relaciona-
población determinada. En el riesgo, el impacto dos. El asunto es cuál es el tipo de relación que se
siempre es negativo. da entre ambos. Dos clases generales de relación
Hasta el momento hemos establecido dos son de interés, desde el punto de nuestra ponen-
características principales del concepto de riesgo. cia. Está, por un lado, la primera clase que tiene
Primero que es específico, o mejor relativo, a un que ver con lo que podríamos llamar la forma
sistema caracterizado por un conjunto de varia- en que ambos conceptos están relacionados. La
bles. Segundo, que está relacionado con el des- segunda clase se relaciona con lo que denomina-
conocimiento específico que se tiene sobre una mos su contenido.
situación o sobre el impacto de un determinado
sistema cuando interactúa con otros. 2.2.1. Relación por forma
En el sentido definido anteriormente, conoci-
miento puede ser definido como la obtención de Veamos primero la relación formal entre
un conjunto determinado de variables y la manera ambos conceptos. Varias relaciones son posibles
cómo éstas están relacionadas para formar una (consideramos las siguientes tres): 1) riesgo =
red. Dicho de otro modo, el conocimiento va daño; 2) riesgo es la posibilidad de que ocurra un
orientado primariamente a la comprensión de daño; y 3) riesgo es la probabilidad de que ocurra
un fenómeno. Esta manera de definir el conoci- un daño. Analicemos primero las relaciones entre
miento podría denominarse aproximación cientí- 2 y 3 para volver después a la relación enunciada
fica del conocimiento. Sin embargo, existe otra en 1. El asunto aquí es cómo se debe entender la
manera de definir qué es conocer, y que es rele- diferencia entre 2 y 3, dependerá de la manera
vante para uno de los usos que se hace del riesgo. cómo se entienda "posibilidad" y "probabilidad".
Podemos definir "conocimiento" como "estar En un sentido podríamos considerar que ambos
familiarizado con". La incertidumbre estaría, son equivalentes. Sin embargo, posible podría
entonces, desde este punto de vista, relacionada tener un significado más bien lógico, y signifi-
con dos aspectos: 1. Con la no familiaridad de ca "no es contradictorio suponer que un daño
una situación y 2. Con aquellos ámbitos de la pueda ocurrir". Dicho de esta manera, posibilidad

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLII (106-107), 35-42, Mayo-Diciembre 2004
38 CELSO VARGAS

adquiere un sentido muy general que incluye todo puede ser una buena heurística para esta-
aquello que no sea contradictorio. Así general blecer dicha distribución. Claramente esta
incluiría el sentido de incertidumbre como "inde- distribución inicial tiene que ser precisada
terminación" del que hemos hablado en la sección con evaluaciones periódicas. El tomar en
anterior. Es igualmente claro que incluiría el con- consideración el análisis de casos como los
cepto de probabilidad en el sentido que queremos aspectos establecidos por la teoría general,
utilizarlo en este artículo. Bástenos indicar que constituye un recurso muy importante en la
"posibilidad" adquiere un significado mucho más predicción del comportamiento futuro de un
amplio que probabilidad. sistema.
Existen varias teorías de la probabilidad que
podrían ser can di datas para el análisis del riesgo. 2. Los modelos de simulación son una buena
Pero un análisis detallado de estas nos llevaría ayuda para determinar la evolución de un
más allá del presente trabajo. Interesa aquí la teo- sistema como resultado de introducir deter-
ría de frecuencias, es decir, aquella que tiene que minadas alternaciones. Estos modelos se
ver con la distribución de determinados eventos basan, claramente, sobre ciertas suposicio-
(impactos en este caso) dentro de una sucesión nes, cuyas variaciones nos permitirán esta-
de eventos mucho más amplia. En principio esta blecer diferentes cursos de eventos y aler-
sucesión más amplia o clase de eventos puede ser tamos sobre algunas de estas evoluciones.
abierta. Como ha indicado Popper no hay razón, Estos modelos no son únicamente útiles en
por lo menos teórica, para restringir esta clase la etapa inicial, sino que la precisión de las
como se ha hecho por medio de la introducción permanente de sus variables se constituye
del axioma de la convergencia, el cual postula un buen procedimiento tanto de predicción
que "la sucesión de frecuencias tiende a un límite como de monitoreo.
definido la hacerse cada vez mayor la sucesión de
3. El uso de analogías, es decir, el recurrir al uso
eventos" (Popper, 1977). Sin embargo, el man-
de situaciones que presentan alguna similitud
tener esta clase así abierta, reduce la capacidad
estructural o funcional puede ser valiosa para
predictiva de ciertas distribuciones. Por tal moti-
este propósito. Conforme se cuente con infor-
vo se prefiere el establecimiento de distribuciones
mación más precisa se puede prescindir de
sobre clases finitas de eventos, y a partir de aquí
ésta y constituir un cuerpo propio de datos que
predecir que se presentan ciertas distribuciones
soporten las distribuciones establecidas. Aquí
para poblaciones mucho más amplias.
también los modelos de simulación pueden
Desde el punto de vista del riesgo, definido,
jugar un papel importante.
entonces, como la probabilidad de que se produzca
un determinado daño, interesa estimar su distribu-
En condiciones normales es muy importante
ción dentro de un conjunto de eventos mucho más
partir de distribuciones de riesgos bastante altas
amplia (sistema). El problema consiste en cómo
e ir precisando conforme obtenemos mayor cono-
asignar una distribución (probabilidad) cuando una
cimiento sobre el sistema en cuestión. En este
sucesión que se tome como representativa no se ha
sentido es que decimos que se obtiene una mayor
obtenido. Es decir, cómo asignar la distribución
precisi6n (cuantificaci6n) del riesgo en la medi-
inicial. Para hacerlo se puede recurrir a algunas
da en que aumenta nuestro conocimiento sobre
heurísticas como las siguientes:
el ámbito determinado de interés.
1. Pueden utilizarse algunas predicciones que En muchas situaciones, las distribuciones
establece una teoría general, que sirvan como se establecen con base en el estudio de gran-
base para una precisión posterior. Por ejem- des poblaciones de manera que se pueda esti-
plo, si nos interesa determinar el impacto de mar determinados impactos en ese población.
un determinado producto en un ecosistema, Ejemplos típicos de lo anterior son los estudios
el tomar en consideración las interrelaciones epidemiológicos que se aplican a distintos medi-
teóricas que se establecen en los ecosistemas, camentos de uso humano y animal.

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLII (106-107), 35-42, Mayo-Diciembre 2004
ANÁLISIS EPISTEMOLÓGICO DEL RIESGO 39

Sin embargo, lo dicho anteriormente no Está en primer lugar, aquella que afirma
funciona de la misma manera en el concepto de que todo impacto tiene un daño asociado, sin
riesgo que se maneja a nivel de sentido común. importar la magnitud del impacto. Se trata en este
Antes de adentrarnos a caracterizar breve- caso de una correlación lineal, es decir, siempre
mente el concepto de probabilidad, es importante podemos establecer para un impacto determina-
indicar que, desde el punto de vista del público o do, el daño correspondiente. En general, se dice
del sentido común, en ocasiones tiende a hacerse que una relación es lineal si cumple las siguientes
equivalente riesgo con daño. Sin embargo, el dos propiedades (expresadas de la manera más
daño normalmente no es especificado, y no se simple, donde a es una constante):
proporcionan criterios para asignarle una mayor
cualificación. Este uso del riesgo se pone de
1. Vx (f(ax) = arf(x)
manifiesto en la siguiente referencia de una cono-
cida académica costarricense: 2. Vxy f(x+y) = f(x)+ f(y)

La búsqueda de nuevas modalidades de explotación


En este sentido, por más pequeño que sea un
agrícola encontró salida en la biotecnología, en espe-
impacto siempre se producirá un daño, y su daño
cial la manipulación genética que ha permitido la
producción de "alimentos genéticamente modificados"
será proporcional al impacto. Es decir, siempre
(OOM, más conocidos como transgénicos); éstos, por existe un factor por el cual multiplicar el impacto
un lado, son más resistentes a las plagas, más dura- para obtener el daño. Como puede observarse esta
deros y de menor costo de producción, pero por otro posición establece condiciones de predictibilidad
conllevan al riesgo de provocar reacciones alérgicas muy fuertes, que claramente no se cumplen en
en los consumidores, transferencias indeseables de muchos casos. Ha sido criticada en dos condicio-
genes a células del organismo o a bacterias del tracto nes: Primero, se ha establecido que no se cumple
gastrointestinal y el cruce con especies nativas, lo que para impactos pequeños. Por ejemplo, como se ha
acarrearía su extinción. Estos riesgos no inquietan al establecido hace algún tiempo, dosis muy peque-
capital, cuya preocupación ontológica es producir en el
ñas de arsénico cumplen un función muy positiva
menor tiempo posible, con la menor inversión y con la
en el organismo, mientras dosis altas tienen
mayor ganancia. (Grupo América Nuestra, 2002) (El
énfasis es agregado)
consecuencias negativas. Se ha indicado que el
arsénico en dosis muy pequeñas es producido por
Es importante realizar investigaciones más el organismo y se ha determinado su participa-
detalladas sobre los usos de este concepto. Sin ción en la prevención de algunos aneurismas. En
embargo, quisiera enfatizar el hecho que el riesgo este sentido, no es una correlación que se pueda
es claramente conceptualizado como equivalente mantener. En segundo lugar, ha sido también
a daño y este último es cuantificado como catas- criticada en relación con impactos más altos. En
trófico. Tal y como fue señalado en Vargas y efecto, para impactos grandes la constante a no
Alfaro (1997), una de las características de la per- logra predecir los daños. Por ejemplo, la escala de
cepción del público es que tiende a ser sí-no. Las Richter para sismos establece que la proporción
consideraciones probabilísticas tienden a estar del daño crece de manera no lineal en la medida
ausentes en las valoraciones que hace el público. en que un sistema alcanza niveles muy altos en
la escala, por ejemplo, mayores de 6,5 grados de
dicha escala. En este sentido, no obtendríamos
2.3. Relación por contenido
una constante a como la indicada en las funciones
Por "contenido" nos referimos a la correla- anteriormente citadas.
ción que existe entre el tipo de impacto y el tipo Sin embargo, el uso de correlaciones lineales
de daño producido. Se trata de determinar la juega un papel muy importante en el estable-
relación que existe entre ambos. Al igual que en cimiento de normas de seguridad, para dosis
el caso anterior, existen varias alternativas que se o impactos pequeños. Se trata en este caso de
pueden considerar. establecer condiciones de predictibilidad muy

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLII (106-107), 35-42, Mayo-Diciembre 2004
40 CELSO VARGAS

estrictas con el propósito de establecer regulacio- los cuales se pueda establecer una correlación
nes sobre exposiciones a impacto que se encuen- determinísticas impacto-daño.
tren muy por debajo de cualquier daño observado. El medio más efectivo de establecer corre-
De esa manera, se protege a las personas que se laciones entre impactos y daños dentro de este
encuentran expuestas a determinados riesgos. modelo es mediante el estudio de poblaciones y
Pero se trata de un criterio normativo que obedece la manera como el factor bajo consideración se
a propósitos de protección, más que a establecer distribuye en esa población. Los denominados
un criterio adecuado para determinar el daño. No estudios epidemiológicos constituyen uno de los
obstante, se basa en un criterio de correlación de ejemplos más conocidos de métodos de correla-
impacto-daño rigurosamente establecido, como ción estocástica. En este momento, el desarrollo
se indica en los siguientes párrafos. de modelos simulación son también una fuente
La segunda alternativa de correlacionar complementaria de información sobre este tipo
impacto-daño, desde el punto de vista del con- de efectos. Sin embargo, los modelos de simu-
tenido, distingue en general, aunque sus rangos lación no pueden nunca reemplazar los estudios
dependen de las situaciones específicas, dos tipos estadísticos correspondientes. De esta manera,
de correlación que dependerán del tipo de efecto a medida que se logra un mayor conocimiento
o daño. Está en primer lugar, los efectos deter- sobre estas distribuciones en poblaciones, se
minísticos, que indican que para un determinado logra una mayor precisión en los riesgos.
impacto, siempre le seguirá un determinado Uno de los aspectos que hemos observado
daño, pero no establece ninguna condición de a nivel del público es que, no sólo se identifica
linealidad. Los efectos determinísticos aparecen impacto con daño, sino que este último concepto
normalmente para dosis altas (en cada campo se utiliza, en muchos casos, de manera indeter-
se debe determinar que se entiende por "altas"). minada. Al desconocer la naturaleza del daño, se
Adicionalmente, se debe determinar si el efecto establece un discurso con un nivel de abstracción
se produce por la acumulación de impactos (es muy alto, del cual no es posible extraer conse-
decir, si es función del tiempo) o si se trata del cuencias prácticas que puedan ser determinadas
resultado de un solo impacto. Los efectos deter- y correlacionadas. En ocasiones esta actitud está
minísticos pueden a su vez clasificarse según el presente también en personas que adoptan una
efecto o daño se mantenga únicamente durante el posición hipercrítica sobre un tema. Es impor-
tiempo en que la persona se encuentre expuesta o tante insistir en los límites que tienen que ser
si persiste posteriormente y bajo que condiciones. impuestos cuando se habla de riesgos.
Tal es el caso en la prescripción de ciertos medi-
camentos en los que indica claramente los efectos 2.4. Riesgo y valoración
negativos que tendrá para el paciente y durante
cuanto tiempo estos se mantienen. Hemos dicho que el riesgo se define como la
Están en segundo lugar, los efectos o daños probabilidad X de que ocurra un daño Y. Daño
estocásticos, es decir, aquellos para los cuales y beneficio no son simétricos, al menos desde
no existe una correlación uno-uno entre impacto el punto de vista del riesgo. En efecto, se exige
y daño, sino que dependen de otros factores (es que los procesos o intervenciones optimicen los
multicadena). Dos de estos factores pueden ser beneficios y reduzcan los daños. Esto se expre-
los siguientes: los mecanismos de diseminación sa en una reducción de la probabilidad de que
de los impactos característicos de los ecosiste- ocurra un evento que afecte negativamente. La
mas y de otros factores que intervienen; de las determinación de los beneficios y de los daños
posibilidades de que material genético sea modi- supone como trasfondo una valoración previa de
ficado (ADN) y de los mecanismos de reparación aquellos aspectos que se consideran valiosos, y
celular y molecular. Los efectos estocásticos se por tanto, dignos de ser protegidos de cualquier
estiman para las denominadas dosis bajas. Los daño. La determinación de los aspectos consi-
efectos estocásticos se dice que no tienen umbral, derados valiosos es histórica. Por cuestiones de
es decir, no existe un conjunto de impactos para subsistencia, muy posiblemente, la protección de

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLII (106-107), 35-42, Mayo-Diciembre 2004
ANÁLISIS EPISTEMOLÓGICO DEL RIESGO 41

alimentos y de los recursos para el cultivo (tierra concluye que no hay realmente un mecanismo
y herramientas) debieron haber sido considerados para establecerlo. Mencionemos dos situaciones
muy valiosos y eran protegidos a toda costa, diferentes:
sobre todo en periodos de guerra. Poco a poco
1. En algunos casos, la estimación de la pro-
las conquistas de la humanidad hacen que estos
babilidad es muy alta. Tal es el caso de las
ámbitos se amplíen hasta llegar a la situación
investigaciones de Muller en 1927, en las que
actual en la que hay muchos ámbitos que deben
estableció la relación entre la radiaciones
ser protegidos y promovidos.
ionizantes y determinados efectos biológi-
El desarrollo de conjuntos de indicadores
cos. Las investigaciones posteriores llevadas
para estos distintos ámbitos son una guía impor-
a cabo en la década de los 50 y de los 80,
tante en el establecimiento de aquellos ámbitos
mostraron que habían sido sobreestimados,
que son susceptibles de ser impactos negati-
de manera que, en este momento se cuenta
vamente, así como de aquellos que deben ser
con estimaciones mucho más precisas. Sin
optimizados o promovidos. Como ha señalado
embargo, debe indicarse que antecedentes de
Naciones Unidas, la atmósfera, de la biodiversi-
efectos biológicos aislados fueron conocidos
dad, de los suelos, de los bosques, los océanos y
desde finales de la década de 1910. Pero no
las condición social de las personas, constituyen
de manera sistemática.
ámbitos que deben urgentemente ser protegidos,
con el propósito de garantizar una mejor calidad 2. En otros casos la estimación inicial ha sido
de vida y las condiciones que deben hacerla posi- muy parcial. Un ejemplo de esto lo constitu-
ble. De ahí la urgencia que, por un lado, la ciencia ye el establecimiento de los efectos de persis-
y la tecnología se orienten hacia aquellos desarro- tencia asociados con el insecticida conocido
llos que permitan, primero, una mayor compren- como DDT. Durante la década de los 50 del
sión de las dimensiones indicadas, y segundo, siglo XX se observó la muerte de petirrojos
el desarrollo de tecnologías que contribuyan a en las áreas en las que se había aplicado el
resolver los problemas ambientales y sociales DDT. Sin embargo, la muerte de estos se
serios que enfrenta el globo terráqueo. Por el otro, observaba mucho tiempo después de su apli-
la importancia de que este tipo de variables se cación. Posteriormente, se estableció que este
incorporen en la toma de decisiones políticas, de insecticida tiene una persistencia en el medio
manera que se establezcan políticas claras orien- de varios años. Poco a poco se fue acumulan-
tadas a la promoción social y del ambiente, y que do nueva información preveniente de otras
establezca normativas que conlleven la necesidad aplicaciones con dosis diferentes, hasta que
de incorporar los aspectos de riesgo desde el pro- finalmente, a finales de los años 50 y finales
ceso de diseño tecnológico. de los 60 se determinó la dispersión a nivel
mundial del DDT. Adicionalmente, durante
3. Precisión del riesgo la década de los 60 y los 70 se establecieron
efectos más sutiles asociados con el DDT,
El concepto de riesgo, que hemos denomi- por ejemplo, relacionados con el adelgaza-
nado científico, plantea una serie de problemas miento de la cáscara de los huevos de aves,
importantes, los cuales deben ser, al menos, seña- lo que explicaba una reducción considerable
lados de manera somera. Supongamos que se ha en la tasa de nacimientos, y la consiguiente
definido una manera de establecer el conjunto de reducción en las poblaciones de aves.
variables relevantes en relación con un proceso
o producto tecnológico o científico. El problema Por lo anterior, es difícil establecer una
consiste en determinar, en primer lugar, cómo estrategia única para el establecimiento de la
de establece la probabilidad inicial del riesgo, y probabilidad de daño asociada con una interven-
segundo, cómo se va precisando el riesgo. ción. Sí se puede concluir que las propiedades
Con respecto al primer problema, del estudio del sistema en el que el producto interactúa, es
de varios casos que se han dado en el pasado, se una fuente importante para determinar ciertos

Rev. Filosofía Univ, Costa Rica, XLII (106-107), 35-42, Mayo-Diciembre 2004
42 CELSO VARGAS

valores iniciales. En efecto, si se trata de un Bibliografía


sistema lineal, se puede tener un mayor control
sobre las variables y sus efectos. Sin embargo, Grupo América Nuestra. (2002) A Propósito del
en muchos casos se trata de sistemas no lineales ALCA: Tratados de Libre Comercio y Agricultura.
en los que el control de las variables es mucho Ponencia presentada ante el foro Costa Rica con-
más difícil. En este sentido, es muy importante tra el ALCA. Universidad de Costa Rica, Sede
conocer las características del sistema en el que Rodrigo Facio, Octubre de 2002.
interactuará el producto tecnológico de manera Hospers, J. (1976) Introducci6n al análisis filos6fico.
Madrid: Alianza.
que sirva de base para realizar los estudios de
Ladriere, J. (1978) El reto de la racionalidad. España:
casos correspondientes.
Ediciones Sígueme.
El segundo aspecto relacionado con la manera Popper, K. (1977) La lágica de la investigaci6n cientí-
cómo se precisan las probabilidades de daños así fica. Madrid: Editorial Tecnos.
como el tipo de daño, plantea las mismas compleji- Vargas, C. y Alfaro, M. (1997) Desarrollo sosteni-
dades que el caso anterior. Pero el monitoreo cons- ble y valoración de la vida humana. Revista
tante, y los recursos de simulación son una fuente de Filosofía de la Universidad de Costa Rica.
importante para establecer esta precisión. XXXIV (83-84), 385-394.

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLlI (106-107), 35-42, Mayo-Diciembre 2004