Está en la página 1de 5

Postulados básicos

de la Ontología del
Lenguaje

Grupo y
Liderazgo

1
La Ontología del Lenguaje:
Postulados básicos
La ontología del lenguaje se sitúa en la profunda transformación que
implica una nueva compresión de los seres humanos. Esta disciplina se
sustenta en tres postulados básicos:

1) La interpretación de los seres humanos como seres lingüísticos.


2) El lenguaje con una cualidad netamente generativa.
3) Los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él.

Abordemos entonces con algo más de detalle cada uno de estos


postulados.
El primer postulado, la interpretación de los seres humanos como seres
lingüísticos, es considerado por Rafael Echeverría el más importante,
cuando afirma que: “el lenguaje es ante todo, lo que hace de los seres
humanos el tipo particular de seres que son” (Echeverría, 2008, p.21).
Se sostiene así que ésta es la clave para comprender los fenómenos
humanos.
Es importante destacar, evitando así un reduccionismo aparente, que este
postulado, no niega la realidad misma; permite comprender que los seres
humanos no sólo somos seres lingüísticos, sino que el lenguaje es una
parte importante del encuadre multidimensional, reconociendo en el ser
humano la existencia de tres dominios primarios:

 El dominio del cuerpo.


 El dominio de la emocionalidad.
 El dominio del lenguaje.

Vale destacar que cada uno de estos dominios es autónomo, pero aun así
guardan una estrecha relación de coherencia entre ellos. De hecho, hay
varios estudios científicos que dan cuenta de esto. De esta manera, el
lenguaje del cuerpo posibilita registrar cómo un hombre/mujer, que se
encuentre transitando la emoción de la tristeza, guarda coherencia con sus
posturas de acongojo, su rostro es fiel reflejo de ello y ¡más aún! su
lenguaje, sus palabras, su tono, su voz, parecen danzar juntos con el
cuerpo.
Cabe reconocer los cuestionamientos que surgen: ¿por qué entonces el
lenguaje es una prioridad en el hombre?, ¿por qué sostiene la Ontología
del Lenguaje, la idea de que el lenguaje hace al ser cómo es?
Pues es a través del lenguaje que le damos el sentido a la experiencia
vivida, el lenguaje es lo que transforma las explicaciones de los dominios

2
existenciales no lingüísticos (considerando dominios no lingüísticos el
dominio de las emociones y del cuerpo).
El segundo postulado, la interpretación del lenguaje como generativo:
durante siglos el lenguaje fue percibido por el hombre como un
instrumento meramente descriptivo, dábamos cuenta de las cosas del
mundo exterior o expresábamos lo que sentíamos en nuestro mundo
interior, haciendo del lenguaje un acto pasivo o descriptivo. Este
postulado, cuestiona la concepción tradicional del lenguaje sosteniendo
que el lenguaje es generativo.
Esta concepción cambia a la idea del lenguaje como algo pasivo, que sólo
se encarga de describir algo que se encuentra ahí afuera, sin más que ello.
Partimos de la base de que el lenguaje no solo describe la realidad, sino
que desde la emocionalidad, es capaz de crearla, de generarla. La realidad
no siempre precede al lenguaje, éste también precede a la realidad. El
lenguaje genera ser. Cuando nombramos, designamos algo, le estamos
otorgando existencia, lo estamos creando en el lenguaje.
Siguiendo este supuesto, es claro entonces el poder que el lenguaje posee;
cuando por ejemplo decimos algo, hacemos que algo suceda. Con esto se
postula que el lenguaje es acción. Cuando le decimos algo a alguien, ese
otro comienza a pensar, sentir, hacer… Si le decimos te amo, puede
sonrojarse, alegrarse, etc. Cuando nos planteamos metas y decimos
“nuestro objetivo es tal”, una serie de acciones se ponen en marcha para
ese logro. El lenguaje hace que sucedan cosas. El lenguaje es acción.
Acaso cuando decimos lo que decimos ¿podemos, con ese poder que
reside en el lenguaje, construir o destruir, habilitar o deshabilitar, sanar o
enfermar, alegrar o entristecer?
Tenemos miles de ejemplos en la historia del hombre: guerras desatadas
por decires, tratados y alianzas entre países, fusiones de organizaciones
para fortalecerse, entre otros.
El lenguaje se transforma así en una herramienta activa, que permite que
participemos por medio de él en el proceso de un continuo devenir.
El lenguaje concebido como acción, crea realidades, modelando así el
futuro, no sólo el nuestro sino también el de los demás. Podemos construir
nuestro futuro cuando decimos “mi meta es…” o “yo quiero ser…”. Se nos
abren posibilidades infinitas al decir, al crear, al hacer a través del lenguaje.
Pero no sólo intervenimos en la creación del futuro, sino también
modelamos nuestra identidad y el mundo en que vivimos. Al decir “yo soy
tal o cual cosa”, también estoy haciendo ese ser, estoy haciéndome tímido,
simpático, alegre, odioso, sensible, etcétera. Creo una identidad.
El tercer postulado, la interpretación de que los seres humanos se crean a
sí mismos en el lenguaje y a través de él: la Ontología del Lenguaje asume
una posición sosteniendo que la vida es un espacio en el que los seres
humanos nos inventamos a nosotros mismos, sujetos a limitaciones
biológicas y naturales, históricas y sociales; los seres humanos nacemos

3
dotados de posibilidades de participar activamente en el diseño de nuestra
propia vida.
El foco de la Ontología del Lenguaje descansa en los seres humanos y su
capacidad lingüística, diferenciándose así de la Filosofía del lenguaje y la
Lingüística.

4
Referencias
Echeverria, R. (2008). Ontología del lenguaje. Buenos Aires: editorial Granica (5ta
edición).