Está en la página 1de 4

EL EMBARAZO ADOLESCENTE.

El embarazo en la adolescencia es una crisis que se sobreimpone a la crisis de la adolescencia.

El embarazo irrumpe en la vida de las adolescentes en momentos en que todavía no alcanzan la


madurez física y mental, y a veces en circunstancias adversas como son las carencias nutricionales
u otras enfermedades, y en un medio familiar generalmente poco receptivo para aceptarlo y
protegerlo.

El embarazo no planeado en una adolescente puede provocarle serios trastornos biológicos, sobre
todo si es menor de 15 años. Además de repercutir sobre su esfera social, se interrumpe el proyecto
educativo y surge la necesidad de ingresar prematuramente a un trabajo, generalmente mal
remunerado. La censura social sobre la adolescente y su familia se hacen evidentes, se
desencadenan matrimonios apresurados que generalmente no duran con las subsiguientes
repercusiones sociales, económicas personales y sobre la salud de los hijos.

El embarazo en la adolescencia, se define como aquel que se produce en una mujer entre el
comienzo de la edad fértil y el final de la etapa adolescente. La OMS establece la adolescencia entre
los 10 y los 19 años.

La definición legal del embarazo sigue a la definición médica: para la Organización Mundial de la
Salud (OMS) el embarazo comienza cuando termina la implantación, que es el proceso que comienza
cuando se adhiere el blastocito a la pared del útero (unos 5 o 6 días después de la fecundación,
entonces este, atraviesa el endometrio e invade el estroma. El proceso de implantación finaliza
cuando el defecto en la superficie del epitelio se cierra y se completa el proceso de nidación,
comenzando entonces el embarazo. Esto ocurre entre los días 12 a 16 tras la fecundación.
EL EMBARAZO ADOLESCENTE.
El embarazo en la adolescencia es una crisis que se sobreimpone a la crisis de la adolescencia.

El embarazo irrumpe en la vida de las adolescentes en momentos en que todavía no alcanzan la


madurez física y mental, y a veces en circunstancias adversas como son las carencias nutricionales
u otras enfermedades, y en un medio familiar generalmente poco receptivo para aceptarlo y
protegerlo.

El embarazo no planeado en una adolescente puede provocarle serios trastornos biológicos, sobre
todo si es menor de 15 años. Además de repercutir sobre su esfera social, se interrumpe el proyecto
educativo y surge la necesidad de ingresar prematuramente a un trabajo, generalmente mal
remunerado. La censura social sobre la adolescente y su familia se hacen evidentes, se
desencadenan matrimonios apresurados que generalmente no duran con las subsiguientes
repercusiones sociales, económicas personales y sobre la salud de los hijos.

El embarazo en la adolescencia, se define como aquel que se produce en una mujer entre el
comienzo de la edad fértil y el final de la etapa adolescente. La OMS establece la adolescencia entre
los 10 y los 19 años.

La definición legal del embarazo sigue a la definición médica: para la Organización Mundial de la
Salud (OMS) el embarazo comienza cuando termina la implantación, que es el proceso que comienza
cuando se adhiere el blastocito a la pared del útero (unos 5 o 6 días después de la fecundación,
entonces este, atraviesa el endometrio e invade el estroma. El proceso de implantación finaliza
cuando el defecto en la superficie del epitelio se cierra y se completa el proceso de nidación,
comenzando entonces el embarazo. Esto ocurre entre los días 12 a 16 tras la fecundación.
EL EMBARAZO ADOLESCENTE.
El embarazo en la adolescencia es una crisis que se sobreimpone a la crisis de la adolescencia.

El embarazo irrumpe en la vida de las adolescentes en momentos en que todavía no alcanzan la


madurez física y mental, y a veces en circunstancias adversas como son las carencias nutricionales
u otras enfermedades, y en un medio familiar generalmente poco receptivo para aceptarlo y
protegerlo.

El embarazo no planeado en una adolescente puede provocarle serios trastornos biológicos, sobre
todo si es menor de 15 años. Además de repercutir sobre su esfera social, se interrumpe el proyecto
educativo y surge la necesidad de ingresar prematuramente a un trabajo, generalmente mal
remunerado. La censura social sobre la adolescente y su familia se hacen evidentes, se
desencadenan matrimonios apresurados que generalmente no duran con las subsiguientes
repercusiones sociales, económicas personales y sobre la salud de los hijos.

El embarazo en la adolescencia, se define como aquel que se produce en una mujer entre el
comienzo de la edad fértil y el final de la etapa adolescente. La OMS establece la adolescencia entre
los 10 y los 19 años.

La definición legal del embarazo sigue a la definición médica: para la Organización Mundial de la
Salud (OMS) el embarazo comienza cuando termina la implantación, que es el proceso que comienza
cuando se adhiere el blastocito a la pared del útero (unos 5 o 6 días después de la fecundación,
entonces este, atraviesa el endometrio e invade el estroma. El proceso de implantación finaliza
cuando el defecto en la superficie del epitelio se cierra y se completa el proceso de nidación,
comenzando entonces el embarazo. Esto ocurre entre los días 12 a 16 tras la fecundación.

Hay 580 millones de niñas adolescentes en el mundo. Cuatro de cada cinco viven en países en
desarrollo.

El Plan Nacional de Prevención del Embarazo en Adolescentes (PNPEA) ubica al Ecuador como el
país andino con mayor fecundidad adolescente (oscila alrededor de 100 nacimientos por cada mil
mujeres).

El embarazo precoz, en cualquiera de las etapas del proceso, está entre las primeras causas de
muerte en este grupo, según la publicación Índice, del Sistema Integrado de Indicadores Sociales
del Ecuador (Siise) realizada en el año 2000.

El embarazo adolescente en el Ecuador constituye un verdadero problema de salud pública, pues


de acuerdo con el Censo de 2010 se incrementó en un 74%, uno de los índices más altos de la
región. El Plan Nacional de Prevención del Embarazo en Adolescentes (PNPEA) ubica al Ecuador
como el país andino con mayor fecundidad adolescente (oscila alrededor de 100 nacimientos por
cada mil mujeres).

El embarazo precoz, en cualquiera de las etapas del proceso, está entre las primeras causas de
muerte en este grupo, según la publicación Índice, del Sistema Integrado de Indicadores Sociales
del Ecuador (Siise) realizada en el año 2000. Como imaginamos, a consecuencia de esto, las
EL EMBARAZO ADOLESCENTE.
El embarazo en la adolescencia es una crisis que se sobreimpone a la crisis de la adolescencia.

El embarazo irrumpe en la vida de las adolescentes en momentos en que todavía no alcanzan la


madurez física y mental, y a veces en circunstancias adversas como son las carencias nutricionales
u otras enfermedades, y en un medio familiar generalmente poco receptivo para aceptarlo y
protegerlo.

El embarazo no planeado en una adolescente puede provocarle serios trastornos biológicos, sobre
todo si es menor de 15 años. Además de repercutir sobre su esfera social, se interrumpe el proyecto
educativo y surge la necesidad de ingresar prematuramente a un trabajo, generalmente mal
remunerado. La censura social sobre la adolescente y su familia se hacen evidentes, se
desencadenan matrimonios apresurados que generalmente no duran con las subsiguientes
repercusiones sociales, económicas personales y sobre la salud de los hijos.

El embarazo en la adolescencia, se define como aquel que se produce en una mujer entre el
comienzo de la edad fértil y el final de la etapa adolescente. La OMS establece la adolescencia entre
los 10 y los 19 años.

La definición legal del embarazo sigue a la definición médica: para la Organización Mundial de la
Salud (OMS) el embarazo comienza cuando termina la implantación, que es el proceso que comienza
cuando se adhiere el blastocito a la pared del útero (unos 5 o 6 días después de la fecundación,
entonces este, atraviesa el endometrio e invade el estroma. El proceso de implantación finaliza
cuando el defecto en la superficie del epitelio se cierra y se completa el proceso de nidación,
comenzando entonces el embarazo. Esto ocurre entre los días 12 a 16 tras la fecundación.

madres adolescentes afectan catastróficamente sus proyectos de vida, se mantienen en situación


de pobreza, retardan su escolarización y acceso al mundo laboral.

En 2011 se creó la Estrategia Nacional Intersectorial de Prevención de Embarazo Adolescente y de


Planificación Familiar (Enipla), como una política pública para contrarrestar esta problemática. Se
emprendieron diversas acciones como educación sexual y planificación familiar, acceso a métodos
anticonceptivos, campañas exitosas como ‘Habla serio, sexualidad sin misterios’, entre otros. Los
resultados aún no fueron los esperados, es cierto, pero esto se debe a cambios constantes de
funcionarios, a obstruccionismos desde otras instancias, y a las dificultades propias de la
coordinación intersectorial de los Ministerios de Salud, de Educación, de Desarrollo Social, de
Inclusión.

BIBLIOGRAFIA

https://cepamgye.wordpress.com/2009/03/11/el-embarazo-aumenta-riesgos-en-adolescentes/

http://www.telegrafo.com.ec/opinion/columnistas/item/abstinencia-la-nueva-propuesta-de-la-
enipla.html http://med.unne.edu.ar/revista/revista153/4_153.htm