Está en la página 1de 4

HAS – Temas 5 - Evaluación de la competencia social y los procesos de grupo.

Autoevaluación
Señala la respuesta correcta. La evaluación:

Es un proceso continuo que se inicia antes de la intervención y se finaliza al terminar el proceso.

Se realiza siempre al final del proceso de intervención, es el momento en el que realmente se pueden valorar los resultados.

Es poner una nota, una valoración.

La evaluación de los resultados es la más importante de cuantas fases tiene la evaluación.


Correcto. La evaluación es un proceso continuo que se realiza desde el diagnóstico de la situación hasta el final mismo de la intervención y que
debemos hacer durante todo el proceso, para lo que contaremos con diferentes herramientas adecuadas a cada momento del proceso.

Autoevaluación
Señala la respuesta correcta. La evaluación del programa/proyecto:

Es tan compleja que, en la mayoría de los casos, es mejor no realizarla.

Consiste en la evaluación de la estructura de las tareas y relaciones, de la gestión y del proceso.

Si no se dispone de presupuesto suficiente podemos prescindir de ella y realizar la de resultados.

Nos permite conocer las necesidades y demandas que existen al iniciar el proceso.
Correcto. Todos los pasos de la evaluación, todas sus dimensiones, son igualmente importantes y no debemos dejar de realizar ninguna de ellas,
incluso deberíamos dotarnos de ayuda técnica especialista para realizar un trabajo más profesional y objetivo.

Autoevaluación
Señala la respuesta correcta. Con respecto a la planificación de la intervención, la evaluación:

La realizamos de forma puntual, una vez que iniciamos la intervención.

Es un sistema procesual que podemos realizar, de forma optativa, en la planificación o en la intervención.

Nos indica la marcha de la intervención, en la fase de planificación y diseño de la intervención, y en la fase de ejecución.

Es interesante realizarla para dar constancia de que hemos realizado el trabajo de intervención.
Correcto. Definimos la evaluación como un proceso, constante, dinámico, sistemático y flexible de recogida de información sobre la marcha del
proceso planificador en todas y cada una de las fases y la estimación de la valía o mérito de las mismas en orden a la toma de decisiones al
respecto. Es importante que este proceso se realice de forma integrada para sacar el máximo provecho y poder detectar errores en la
intervención y aplicar mejoras.

Autoevaluación
Señala la respuesta incorrecta. Son tareas del planteamiento de la evaluación las siguientes:

Identificar y definir los marcos de referencia conceptuales, ideológicos, sociales, etc.

Especificar los instrumentos o unidades de análisis que se van a utilizar.

Definiremos los objetivos concretos de la evaluación conforme tengamos resultados de los indicadores, materializando una evaluación
flexible que se adapte a los objetivos de la actividad.

Configurar los procesos y caminos de retroalimentación.


Correcto. La evaluación nos permitirá conocer si la intervención es adecuada, además de proporcionarnos los conocimientos previos para hacer
una correcta planificación. En cualquier caso, nunca deberemos adaptar la evaluación a los resultados de la actividad, sino al contrario,
modificar la intervención en función de los resultados obtenidos mediante el proceso evaluativo.

1
Autoevaluación
Señala la respuesta incorrecta. La valoración del comportamiento adecuado se realizará en base a:

Parámetros preestablecidos y comunes a todos los individuos.

Las comparaciones entre iguales.

El contexto social de referencia para el sujeto.

La clase de habilidad y comportamiento objetivo.


Correcto. En la evolución de habilidades sociales y a la hora de valorar un comportamiento concreto, siempre tendremos que tener en cuenta el
contexto social y cultural del individuo.

2.1. Características de la evaluación en habilidades sociales.

Características propias de la evaluación de las habilidades sociales:

 La evaluación de las habilidades sociales tiene el objetivo de producir una serie de cambios en la conducta del individuo con la
finalidad última de conseguir una mejora en sus relaciones sociales.
 Existen muchas variables que influyen, directa o indirectamente, en el comportamiento y muchas de éstas dependen de aspectos
personales. Por esto la evaluación deberá plantearse de forma multidimensional y abordarse desde una perspectiva individualizada y
específica para cada caso. Habrá que tener en cuenta las características individuales y las necesidades del usuario, utilizando, para
cada caso, las variables que se determinen como más relevantes.
 La evaluación ha de considerar el contexto en el que se produce la interacción, así como a las personas que intervienen y las
situaciones relevantes de interacción que se producen.
 Debido a la multitud de causas que influyen en el comportamiento personal, habrá que acudir a diferentes fuentes de datos y utilizar,
en cada caso, los métodos e instrumentos más precisos para la recogida de la información. De esta manera, se podrán detectar las
necesidades y las potencialidades del sujeto y se le podrá realizar la intervención más adecuada.
 El proceso de evaluación de las habilidades social se va a realizar teniendo en cuenta los tres sistemas que intervienen en la
respuesta, es decir, valorando respuestas o comportamientos motores, cognitivos y socio-afectivos.

Autoevaluación
Señala la respuesta correcta. Son inconvenientes de los autoinformes:

Las fuentes de sesgo, como la deseabilidad social.

La complejidad del comportamiento que hace difícil encajar la conducta en un item concreto.

Los sesgos de memoria.

Todas las anteriores son correctas.


Correcto. Los autoinformes son una herramienta muy utilizada en la evaluación de habilidades sociales y que aporta información de gran valor,
pero no debemos olvidar, cuando planificamos su uso y valoramos los datos que nos aporta, lo inconvenientes que presenta para cubrir sus
posibles sesgos con la obtención de información por otros medios o utilizando otras herramientas.

Autoevaluación
Señala la respuesta correcta. Son instrumentos para la evaluación en habilidades sociales:

La entrevista.

Los autoinformes.

Los autorregistros.

Las tres respuestas anteriores son correctas.


Correcto. Existe una amplia variedad de instrumentos para la realización de la evaluación en habilidades sociales entre los que deberemos
seleccionar los más adecuados para cada intervención.

2
3. Técnicas de medición y evaluación grupal.

Cuando hablamos de evaluación grupal nos referimos al estudio de dos cuestiones básicas en el grupo, como son:

 El proceso grupal. Todo lo referente a su funcionamiento y relaciones-interacciones en el seno del grupo, estaría relacionado con la
gratificación que produce el grupo a los individuos que lo forman.
 El nivel de logro de los objetivos propuestos. Si el grupo va avanzando hacia la obtención de las metas y propósitos establecidos y si los
alcanza con eficacia; estaría relacionado con la productividad del grupo o en el seno del grupo.

Autoevaluación
Señala la respuesta correcta. La evaluación grupal:

Permite al grupo mejorar de forma constante.

Tiene por objetivo conocer qué miembros del grupo no producen suficiente para poder ser apartados o sancionados.

Evalúa, exclusivamente, objetivos cumplidos o no.

Se realiza al finalizar la vida del grupo para conocer el nivel de logro conseguido en su seno.
Correcto. La evaluación tiene como objetivo máximo, la mejora del proceso grupal y, con esa perspectiva se realiza desde el mismo momento de
la planificación y hasta el final para el conocimiento de los resultados de producción. Sin embargo, si obviamos las posibilidades de mejora que
podemos introducir en el grupo gracias al conocimiento que la evaluación constante nos proporciona, perderemos grandes oportunidades de
mejorar en el proceso grupal.

3.1. Cuestionarios de Evaluación Grupal.

 Cuestionarios de evaluación general. Pretenden medir todos los aspectos genéricos del proceso y el trabajo en grupo, aunque no
profundizan en ninguno de ellos en particular.
 Cuestionarios de evaluación del trabajo en grupo. Hacen hincapié en los aspectos operativos y de la eficacia del trabajo en grupo.
 Cuestionarios de evaluación de reuniones. Tienen por finalidad detectar los posibles fallos ocurridos en el transcurso de una reunión y
recoger sugerencias para mejorar el funcionamiento y desarrollo de las reuniones siguientes.
 Cuestionarios de evaluación del clima grupal. Miden, fundamentalmente, el grado de cohesión y pertenencia que se genera en el seno
del grupo.
 Cuestionarios de evaluación del animador de grupo. Tratan de establecer el estilo, modo o forma en que el coordinador o animador
del trabajo grupal se ha desempeñado durante la sesión, y que permiten mejorar los fallos ocurridos en este terreno.
 Cuestionarios para evaluar la conducta grupal personal en el seno del grupo. Tienen por objetivo ayudar (ayudándose cada uno a sí
mismo) a que se desarrollen actitudes personales, cooperativas, de trabajo en equipo y de buena comunicación dentro del grupo.
 Cuestionarios de madurez grupal, participación y ambiente.
 Cuestionarios para evaluar el tipo de interacciones grupales. Relaciones, intervenciones, etc. que se producen el grupo.
 Cuestionarios de evaluación de roles. Desempeñados tanto en una reunión específica, como a lo largo de todo el proceso grupal.
 Cuestionarios de percepción de los comportamientos personales en el grupo. Permiten la modificación de actitudes y ayudan a la
madurez grupal, así como al autoconocimiento individual.

3.2. Técnicas para la evaluación grupal.

Te acuerdas cuando... ejemplo de técnica de evaluación general.

El ejercicio en si consistiría en dibujar colectivamente, en una pizarra o papelón, una línea del tiempo donde se marquen las diferentes fases o
periodos (etapas de desarrollo) que ha vivido el grupo. Esta tarea debe realizarla el grupo de forma conjunta y reflejará la vida del mismo tal y
como el grupo la recuerda, sin importar si realmente pasó así o no. Para ello, el coordinador deberá estimular la participación de todos los
miembros del grupo, invitándolo a que expongan las imágenes y recuerdos que tienen del grupo en su evolución y aquello que les resultó más
significativo.

Es importante que se permita a todos realizar preguntas y que se pregunte sobre sus modos de ver los cambios ocurridos en el grupo y las
reacciones ante ellos. Podemos obtener una información interesante para realizar la evaluación.

Esta técnica es interesante para la evaluación global del grupo y sus vivencias generales. Es una evaluación, subjetiva, por lo que no ofrecerá
demasiados elementos para poder introducir las correcciones oportunas en el tipo de tareas y organización del grupo, si nos podrá orientar para
el resto del proceso evaluador.

3
3.3. La Sociometría.

Es una técnica cuantitativa para el estudio de grupos pequeños, el funcionamiento de organizaciones y redes sociales.

El test sociométrico y sus aplicaciones.

Se trata de identificar las relaciones entre las personas, preguntando directamente por sus preferencias, ya sea en el ámbito personal, laboral, de
ocio, etc. Se pueden hacer una o varias preguntas y se puede pedir que se seleccione a una o más personas.

Resulta muy útil plasmarla gráficamente mediante la elaboración de sociogramas, en los que las letras representan a las personas y las flechas las
elecciones. Puede mostrar la existencia de líderes, personas aisladas, cadenas, subgrupos, etc., lo cual puede resultar muy útil, por ejemplo, para
localizar informantes clave y para conocer el funcionamiento real de una organización (al margen de su estructura oficial).

También podría gustarte