Está en la página 1de 9

PERCEPCIONES DE LOS HABITANTES

DE LA RESERVA DE LA BIÓSFERA SIERRA DE


HUAUTLA: HACIA EL DESARROLLO DE NUEVAS
ESTRATEGIAS DE MANEJO PARTICIPATIVO
XAVIER LÓPEZ-MEDELLÍN, LUIS BERNARDO VÁZQUEZ,
DAVID VALENZUELA-GALVÁN, ELISABET WEHNCKE,
BELINDA MALDONADO-ALMANZA y LETICIA DURAND-SMITH

RESUMEN

Las Reservas de las Biósfera han tenido amplia aceptación de protección biológica y el bienestar de las comunidades. En
como instrumento efectivo para el manejo y protección biológi- el presente trabajo se estudia el caso de la Reserva de la Biós-
ca y buscar el desarrollo sustentable; sin embargo, aún hay po- fera Sierra de Huautla (REBIOSH) y se analiza las percepcio-
cos estudios que evalúen si cumplen sus objetivos de conserva- nes de seis comunidades respecto a la conservación de recursos
ción y desarrollo social, considerando que la disponibilidad de naturales, su aprovechamiento sustentable y sobre el desarrollo
recursos financieros y las estrategias de participación local son de la población en un lapso de 10 años. El trabajo contribuye a
clave en el éxito de los esquemas de conservación. Una alter- entender algunas problemáticas de estas comunidades y refleja
nativa informativa para evaluar el trabajo de estas áreas pro- los problemas socio-económicos de dicha reserva. Los resultados
tegidas, es investigar las percepciones de los habitantes locales contribuirán a determinar prioridades de conservación, así como
sobre las estrategias de conservación y desarrollo social imple- a planear y ejecutar acciones para ajustar y hacer más eficiente
mentadas. Esto permite asegurar el cumplimiento de los objetivos el trabajo de manejo de la REBIOSH.

as áreas protegidas (AP) permitía la actividad humana (DeFries sos naturales, buscando equidad social
son una de las estrategias et al., 2007). Sin embargo, en muchas que incluya a las comunidades que las
más utilizadas global- áreas con gran biodiversidad en países en habitan (Halffter, 2011). También se ha
mente para proteger la biodiversidad y desarrollo viven personas que aprovechan argumentado que los beneficios de prote-
los ecosistemas (Hockings, 2003). Inicial- los recursos naturales, por lo que las AP ger APs impactan globalmente, pero los
mente, tenían como única tarea la pro- han cambiado para centrarse en un de- costos son pagados por habitantes de las
tección de los ecosistemas naturales y sarrollo sustentable que proteja los recur- regiones cercanas a estas áreas (Coad

PALABRAS CLAVE / Áreas Naturales Protegidas / Conservación / Percepciones Sociales /


Recibido: 23/10/2015. Modificado: 01/12/2016. Aceptado: 06/12/2016.

Xavier López-Medellín. Doctor, Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) México.
Profesor-Investigador, UAEM, México. Dirección: Centro de Investigación en Biodiversidad y Conservación (CIByC), UAEM.
Av. Universidad 1001, Col. Chamilpa. CP. 62209, Cuernavaca, Morelos, México. email: xlmedellin@uaem.mx
Luis Bernardo Vázquez. Doctor en Ciencias, Sheffield University, RU. Investigador, El Colegio
de la Frontera Sur, México.
David Valenzuela-Galván. Doctor en Ecología, Universidad Nacional Autónoma de México
(UNAM). Profesor-Investigador, CIBYC-UAEM, México.
Elisabet Wehncke. Doctora, UAEM. Profesora-Investigadora, CIBYC-UAEM, México.
Belinda Maldonado-Almanza. Doctora, UAEM. Profesora-Investigadora, CIBYC-UAEM, México.
Leticia Durand-Smith. Doctora en Antropología, UNAM, México. Investigadora, UNAM, México.

8 0378-1844/14/07/468-08 $ 3.00/0 JANUARY 2017, VOL. 42 Nº 1


et al., 2008), por lo que requieren enfo- como elemento fundamental, imponen diversidad y Conservación (CIByC; antes
ques y esfuerzos multidisciplinarios para costos a los habitantes al restringir el uso Centro de Educación Ambiental e Inves-
lograr sus objetivos (Figueroa et al., de los recursos naturales (Brandon, 1998). tigación Sierra de Huautla, CEAMISH) y
2009; Durand y Jiménez, 2010). Esto es particularmente cierto para países la CONANP, firmaron un convenio de co-
Socialmente, las APs como México, donde las áreas ricas en laboración en 1999 para establecer la
son entendidas como territorios en donde biodiversidad son también profusamente Reserva de la Biósfera Sierra de Huautla
tiene lugar una enorme gama de interac- habitadas (Figueroa et al., 2009). (REBIOSH), ubicada al sur del estado de
ciones humanas (West et al., 2006). Al En el centro y sur del es- Morelos (Figura 1) y co-administrar el
ser una herramienta oficial para la conser- tado de Morelos domina la selva baja ca- manejo de sus casi 60000ha. Sus objeti-
vación de la biodiversidad (IUCN-WCPA, ducifolia (SBC), que cubre el 30,7% del vos son preservar hábitats naturales y
2005), las APs imponen una visión espe- territorio (Osorio-Beristain et al., 2012). Se ecosistemas frágiles; fomentar el aprove-
cífica de la relación del humano con su trata de vegetación con alta amenaza de chamiento racional de los recursos natura-
entorno, caracterizada por una fuerte di- transformación, pues en ella hay mayor les; promover el desarrollo económico y
cotomía entre naturaleza y sociedad, las concentración de comunidades humanas social del área con proyectos productivos
que se ven separadas y muchas veces en- por la fertilidad de sus suelos, la geomor- sustentables (CONANP, 2005).
frentadas (Durand y Jiménez, 2010). fología adecuada para establecer cultivos El co-administrar una
El desarrollo de APs en y la facilidad para cortar árboles peque- AP entre el gobierno y una institución
México ha transitado de modelos cuya es- ños (Trejo y Dirzo, 2000; Osorio- académica presenta retos importantes para
trategia de conservación se basaba en la Beristain et al., 2012). Gran parte de la ambas instituciones, ya que no solo debe-
estricta protección de la naturaleza, exclu- SBC de Morelos ha sido talada y conver- rán integrar estrategias que cumplan con
yendo a la gente y el aprovechamiento de tida en pastizal (Trejo y Dirzo, 2000). En los objetivos de conservación y manejo
recursos naturales, hasta modelos que re- otros casos el ganado se alimenta de la ve- ambiental, sino también interactuar con
conocen el uso histórico que han hecho getación y erosion el suelo, alterando su los habitantes para concebir, coordinar y
de los recursos naturales (Zimmerer regeneración y cambiando la composición aplicar acciones que cumplan con sus ob-
et al., 2004). Sin embargo, implementar de especies (De la O-Toris et al., 2012). jetivos (Durand y Vázquez, 2011).
esquemas de conservación ha limitado el El remanente más grande de SBC conser- Hasta la fecha esta inte-
acceso y uso de recursos vitales para las vada en la Morelos está al sur, en la zona racción ha resultado, en términos genera-
poblaciones locales, limitante que se ha de la Sierra de Huautla. En esta región, las les, positiva, pues se ha logrado elaborar
considerado menor a los beneficios que amenazas principales para la SBC derivan su programa de manejo y consensuar una
se asume arrojan las APs (Ghimire y de la actividad pecuaria, la agricultura y la zonificación comunitaria para su manejo;
Pimbert, 2000). Para resolver este conflic- extracción irracional de recursos naturales se han aplicado programas de subsidio y
to, hay que incorporar a las poblaciones (Valenzuela-Galván et al., 2010). apoyo entre los que está el Programa
en los trabajos de conservación y estable- La Universidad Autó- de Conservación para el Desarrollo Sos-
cer esquemas de cooperación con proyec- noma del Estado de Morelos (UAEM), a tenible (PROCODES), el Programa de
tos que conlleven beneficios para los ha- través del Centro de Investigación en Bio- Empleo Temporal (PET), el Programa de
bitantes de las APs (Halffter, 1984, 2011).
México tiene 177 APs
federales administradas por la Comisión
Nacional de Áreas Naturales Protegidas
(CONANP), que comprenden ~25,5×106ha
(13% del territorio nacional). De estas
APs, 41 son Reservas de la Biósfera (RB)
y cubren el 48% de la superficie protegi-
da del país (www.conanp.gob.mx/que_
hacemos/, consultado el 17/07/15). Esta
categoría de protección incluye ecosiste-
mas que no han sido alterados o que re-
quieren acciones de preservación y/o res-
tauración. Su establecimiento debe pro-
mover un desarrollo sustentable basado en
esfuerzos realizados por las comunidades
locales, los científicos y las autoridades
que administran las APs (Halffter, 2011).
Para el 2010, 1 709 563 mexicanos habi-
taban dentro o cerca de una de estas APs
(INEGI, 2010), lo que indica el nivel de
impacto social que tienen.
Aún cuando el esquema
de RB parece adecuado para integrar las
necesidades e intereses de la población
local con los objetivos de conservación,
su implementación no es simple (Halffter,
2011). Las RB son establecidas en esce-
narios sociales complejos en los que con-
fluyen actores con diversos intereses, y Figura 1. Localización de la Reserva de la Biosfera Sierra de Huautla y de las comunidades in-
aunque contemplan la participación social cluidas en el estudio.

JANUARY 2017, VOL. 42 Nº 1 9


Conservación de Maíz Criollo (PROMAC) mx/sites/default/files/cibyc/informes-de- Se aplicaron cuestiona-
y el Programa de Conservación de Es- actividades/informe-2010-2011.pdf). rios a 150 ejidatarios con una edad media
pecies en Riesgo (PROCER); se han desa- Estos cambios han facili- de 58.3 años en las seis comunidades de
rrollado talleres sobre el uso de plantas tado y potenciado el impacto del trabajo trabajo. Los cuestionarios fueron aplicados
medicinales, el uso de estufas ahorradoras de co-administración y representan una al azar entre ejidatarios de cada comuni-
de leña y la construcción de viveros para excelente oportunidad para evaluar la dad, seleccionados de las listas proporcio-
plantas nativas (CONANP, 2005; Durand efectividad de la REBIOSH en el cumpli- nadas por las autoridades y procurando
y Vázquez, 2011). Sin embargo, en oca- miento de sus objetivos. Por eso, genera- entrevistar entre el 20 y 40% del total de
siones la relación no ha sido cordial: mos una exploración actualizada de las los ejidatarios enlistados. Estos cuestiona-
cinco años después de decretada la percepciones respecto al deterioro y la rios fueron importados al programa Atlas.
REBIOSH, grupos políticos externos a la conservación, así como sobre los aportes ti (SSD, 2013). Las transcripciones fueron
comunidad de Huautla difundieron infor- de la reserva para las comunidades, y eva- codificadas revisando línea por línea los
mación incorrecta sobre el uso de la esta- luamos cambios en dichas percepciones textos de las preguntas abiertas, creando
ción biológica Cruz Pintada, existente ahí entre 2004 y 2014, información útil para categorías a medida que surgían para re-
desde el 2002. El conflicto creció hasta desarrollar y ajustar estrategias de manejo ducir la información a formatos más ma-
culminar con la expulsión del personal de que consideren los recursos ambientales, nejables para su análisis e interpretación.
esa estación, la que permanece fuera de socio-culturales e institucionales para ba- Cada localidad se analizó por separado
operación. lancear los costos y beneficios de la con- para conocer las percepciones particula-
A menos de un año de servación (Timko y Satterfield, 2008), for- res de cada una. Nuestros resultados se
dicho conflicto, se realizó un estudio con talecer la comunicación con los poblado- compararon con los obtenidos en 2004
la población de la reserva, evaluando sus res y contribuir a evaluar la efectividad de (Durand, 2010) a fin de evaluar los cam-
percepciones respecto al deterioro, la programas y estrategias de manejo en la bios en las percepciones en esa década.
conservación de la AP y los aportes de la REBIOSH. Asimismo, se hicieron en-
misma para las comunidades rurales trevistas con el personal de la REBIOSH
(Durand, 2010). Debido a que estas per- Metodología para conocer sus percepciones sobre las
cepciones son la experiencia directa de la comunidades estudiadas, obtener informa-
gente con el ambiente y la información Se realizaron visitas pe- ción de programas y proyectos de apoyo a
indirecta que recibe de otros individuos, riódicas a las comunidades de El Limón de las comunidades de la reserva y contrastar
de la ciencia y los medios de comunica- Cuauchichinola (Municipio de Tepalcingo), las percepciones de los pobladores locales
ción (Whyte, 1985), su estudio ayuda a Ajuchitlán, Coaxitlán, Huautla y Huixastla con datos duros de los beneficios deriva-
identificar estrategias para reconciliar di- (Municipio de Tlaquiltenango) y El Zapote dos de dichos programas de conservación.
ferentes puntos de vista, minimizando (Municipio de Puente de Ixtla) localizadas
conflictos y permite desarrollar nuevas dentro de la REBIOSH (Figura 1), donde Resultados
agendas de investigación (Meli et al., se dio a conocer el estudio a las autorida-
2015). Entre los resultados más relevan- des, se interactuó con los pobladores y se Percepciones sobre recursos naturales
tes, se evidenció el poco conocimiento identificaron actores clave en el manejo
de las comunidades acerca de los propó- ambiental que pudieran proveer informa- Todos los encuestados
sitos, proyectos y actividades de la reser- ción útil para este estudio. consideraron a la SBC como importante
va, así como su escasa participación en Aplicamos cuestionarios para su comunidad, por los recursos que
su manejo (Durand, 2010). con preguntas abiertas y cerradas a los obtienen de ella y los servicios que provee,
Durante la última déca- ejidatarios para conocer las necesidades y tales como alimento, medicina, comida
da, la interacción entre co-administradores prioridades de manejo ambiental y desa- para su ganado, entre otros. Consideraron
y la población de la REBIOSH ha mejo- rrollo social desde la percepción de la que la SBC provee aire puro y refirieron la
rado. En el 2002 la comunidad de población de la REBIOSH. Se eligió ese importancia de la vegetación para atraer las
Quilamula acordó prestar a la UAEM las instrumento mixto por ser útil y eficaz lluvias, permitiéndoles disponer del agua
instalaciones de un vivero para su uso para obtener información en un periodo tanto para el consumo humano y animal
como Estación de Investigación, acuerdo relativamente corto de tiempo, obtenien- como para la siembra, principal actividad
que fue renovado en 2012. También, des- do respuestas breves y específicas, pero económica de estas comunidades.
pués del 2002 hubo mayor acercamiento también respuestas con mayor profundi- Mencionaron que la SBC
con la comunidad de El Limón de dad para preguntas específicas (Casas- es importante para mantener a los anima-
Cuauchichinola, lo que permitió construir Jiménez et al., 2006). El cuestionario les de la selva, que aprovechan para com-
otra Estación Biológica de la UAEM en constó de 45 preguntas que exploran las plementar su alimentación. También fue
2007. Desde el 2008 se hicieron cambios percepciones respecto a la importancia de frecuente la mención del uso de plantas
operativos en el Centro de Investigación la SBC, la conservación de los recursos medicinales, minimizando así traslados a
encargado de la co-administración de la naturales y el deterioro ambiental, la fun- centros de salud. Otro motivo para ver a
REBIOSH (el cual que cambió su nombre ción de la REBIOSH y sus autoridades, la de forma positiva es que en ella obtie-
a CIByC en 2010) que permitieron replan- la influencia que ésta tiene en sus vidas, nen leña tanto para uso doméstico como
tear algunas estrategias para el manejo de la importancia de los proyectos de con- para venta.
la reserva. Antes del 2008, la aplicación servación, así como sobre otros proyectos La mayoría de los en-
de los programas de subsidio se dio en 10 considerados útiles para mejorar la vida cuestados señalaron que la superficie con
de las 30 comunidades inmersas total o en su comunidad. Todo ello con el objeto SBC ha incrementado con relación a 10
parcialmente en la reserva y el 84% del de identificar los costos y beneficios de- años atrás (Tabla I). La principal excep-
monto ejercido se dio en cuatro comuni- rivados de la conservación para las co- ción es Coaxitlán, donde se percibió lo
dades. A partir del 2009 se amplió la co- munidades de la reserva, así como los contrario, adjudicándolo a la extracción de
bertura de estos programas, que ahora se intereses locales que deben integrarse en piedra en la zona; aquí también menciona-
aplican en 26 comunidades (www.uaem. el manejo del AP. ron que anteriormente, en las regiones

10 JANUARY 2017, VOL. 42 Nº 1


TABLA I
COMPARACIÓN TEMPORAL ENTRE RESPUESTAS DE PREGUNTAS SELECCIONADAS FORMULADAS
A LOS ENTREVISTADOS DE LAS SEIS COMUNIDADES ANALIZADAS DE LA REBIOSH*
Número de respuestas (%)
Pregunta 2004 2014
Sí No No sabe Sí No No sabe
100 29 11 132 16 2
¿Está de acuerdo con que el gobierno implemente acciones para cuidar la selva? (71,4) (20,7) (7,8) (88) (10,6) (1,3)
96 44 117 33
¿Usted sabe que esta zona es un AP? - -
(68,5) (31,4) (78) (22)
58 82 94 56
¿Sabe cuál es la función de un AP como la REBIOSH? - -
(41,4) (58,6) (62,6) (37,3)
25 93 22 56 89 5
¿Usted o su familia han obtenido beneficios por vivir dentro de la REBIOSH? (17,8) (66,4) (15,7) (37,3) (59,3) (3,3)
21 110 9 28 122
Vivir dentro de la REBIOSH ¿le ha ocasionado problemas/molestias? 0
(15) (78,5) (6,4) (18,6) (81,3)
28 112 27 123
¿Conoce a las personas encargadas de administrar la REBIOSH? - -
(20) (80) (18) (82)
25 115 58 92
¿Sabe qué hacen las autoridades de la REBIOSH por las personas de esta comunidad? - -
(17,8) (82,2) (38,7) (61,3)
35 105 50 100
¿Ha existido algún conflicto entre su comunidad y la REBIOSH? -
(25) (75) (33,3) (66,6)
Más Menos Igual Más Menos Igual
¿Considera que ha cambiado la superficie de selva/monte de diez años para acá? 90 20 30 88 33 29
¿Hay más, menos o está igual? (64,3) (14,3) (21,4) (58,6) (22) (19,4)
¿Considera que hay más, menos o igual de animales silvestres respecto a 10 años 56 35 49 84 43 23
atrás? (40) (25) (35) (56) (28,6) (15,3)
* n= 140 3n 2004 y n= 150 en 2014.

circundantes, se extraía mucha leña para mayor presencia de autoridades ambienta- que la principal actividad económica la
hacer carbón, sin embargo, dicha actividad les, en particular de la Comisión Nacional realizan campesinos y/o ganaderos; asi-
cesó con el decreto de la REBIOSH. El Forestal (CONAFOR) y de los encargados mismo, mencionaron que la población está
resto de las comunidades consideraron del manejo de las UMAs. Le siguen en creciendo en sus comunidades y necesitan
que la mayoría de los problemas ambien- frecuencia de mención instituciones acadé- abrir nuevos espacios.
tales provienen de taladores y cazadores micas, entre las que destacan la UAEM,
foráneos que entran ilegalmente a sus tie- la Universidad de Chapingo y la Univer- Percepción sobre la REBIOSH
rras para extraer recursos naturales. sidad Nacional Autónoma de México, cu-
Con relación a la canti- yos investigadores realizan estudios en la Con relación al conoci-
dad de animales silvestres en la reserva, región. Llama la atención el caso de El miento que tienen sobre la REBIOSH, la
la percepción mayoritaria es que han au- Zapote, en donde a decir de los entrevis- mayoría de los entrevistados saben que
mentado con respecto a 10 años atrás tados, es muy rara la presencia de institu- sus comunidades se encuentran dentro de
(Tabla I), particularmente el venado cola ciones en su comunidad. la AP (Tabla I), aunque esto difirió en
blanca, aprovechado por las comunidades Cuestionamos sobre si con- Coaxitlán, donde el 90% mencionó en
a través de Unidades de Manejo y Apro- sideran necesario que el gobierno imple- 2014 no conocer que su comunidad estaba
vechamiento de la Vida Silvestre (UMA) mente acciones de conservación, a lo que dentro de la reserva.
establecidas en la REBIOSH desde 2002, la mayoría de los entrevistados se mostra- Con respecto a la per-
aunque también se percibe el aumento de ron a favor (Tabla I), toda vez que se les cepción de la función y los objetivos que
otras especies animales. No obstante, en permita trabajar el campo. Sin embargo tiene la reserva, la mayoría lo conoce y
El Zapote, Huixastla y Coaxitlán conside- varios expresaron, particularmente en las saben que con ella se busca conservar la
raron con más frecuencia que hay menos comunidades de Huautla y Coaxitlán, que vegetación y otros recursos naturales
animales silvestres, atribuyendo esto a la entre las acciones para conservar, hay al- (Tabla I). Sin embargo, en El Zapote no
cacería furtiva y a la tala clandestina por gunas que restringen su libertad para utili- fue así, pues el 95% de los entrevistados
gente que no es de sus comunidades, por zar los recursos naturales. manifestó no saberlo.
lo que solicitan vigilancia. Al inquirir su postura En cuanto a los beneficios
acerca de abrir nuevas áreas de vegetación obtenidos por vivir en la reserva, la percep-
Percepción de las acciones de para actividades agrícolas, las percepcio- ción fue negativa en general (66% en 2004
conservación implementadas nes variaron entre comunidades. Pobla- y 59% en 2014; Tabla I). Este escenario
dores de El Limón y El Zapote estuvieron contrasta con Ajuchitlán y El Limón, donde
Sobre la presencia en la de acuerdo con no hacerlo, mencionando se mencionaron apoyos para reforestación y
REBIOSH de instituciones o personal rela- que ya están determinadas las zonas para el funcionamiento de las UMAs.
cionado con acciones de conservación y estas actividades. En el resto de las comu- Asimismo, se indagó so-
asistencia, los pobladores perciben una nidades, varios pobladores argumentaron bre si vivir dentro de la reserva les ha

JANUARY 2017, VOL. 42 Nº 1 11


ocasionado algún problema, a lo que la En Huautla, el principal conflicto men- autoridades de las comunidades y con los
mayor parte de los entrevistados respon- cionado fue el suscitado en la Estación beneficiarios de los programas, por lo que
dió que no (78% en 2004 y 81% en 2014; Biológica de Cruz Pintada, hecho ante- consideraron que sería adecuado destinar
Tabla I). Sin embargo, en El Limón la po- riormente referido. más tiempo para platicar de ello con más
blación manifestó problemas derivados de Finalmente, se indagó cuá- pobladores en cada comunidad.
la prohibición para cortar leña. También les serían los proyectos útiles para mejo- Sobre las percepciones
consideraron que debido a la presencia de rar la situación socio económica de su co- de los beneficios obtenidos por vivir den-
UMAs las poblaciones de venado han au- munidad. La respuesta constante fue la tro de la reserva, les llamó la atención lo
mentado y por ello han aumentado los da- generación de empleos formales; seguida registrado en El Limón, con relación a los
ños a las cosechas. por más apoyos para actividades agrícolas pocos beneficios obtenidos, siendo que ahí
Se exploró la percepción y ganaderas. está la Estación Biológica y de ello se de-
sobre la calidad de vida en sus comunida- rivan ingresos directos para esta comuni-
des. Al respecto, cerca de la mitad de los Entrevistas con el personal dad. Desde su punto de vista, esta apre-
entrevistados percibieron que ha mejorado administrativo de la REBIOSH ciación podría derivarse de la forma en
en los últimos 10 años (54% en 2014), que las autoridades ejidales han designado
gracias a los subsidios del gobierno para Se entrevistó a cuatro a los pobladores que pueden participar en
el mejoramiento de viviendas y pavimen- funcionarios de la REBIOSH: tres opera- la oferta de servicios. Tal prerrogativa es
tación de calles, alumbrado, transporte pú- dores de proyectos y el director entrante. respetada por el personal de la REBIOSH,
blico, construcción de presas o pago de Durante el desarrollo de estas entrevistas, para no interferir con su toma de decisio-
materiales y jornales. La excepción fue se mostraron los resultados obtenidos para nes. Otro factor mencionado que podría
Huautla, donde la percepción general fue recabar sus opiniones respecto a las per- incidir en esta situación es la manera en
que la calidad de vida ha disminuido, atri- cepciones de la población. que las autoridades ejidales comuniquen
buyendo esto a un problema ocurrido an- Comentaron que en El los detalles, beneficios u origen de los
tes del establecimiento de la REBIOSH, Zapote sí se ha tratado el tema del incre- apoyos de los programas de la REBIOSH.
cuando en 1991 cerró la mina Rosario de mento de animales silvestres y a ellos les Consideraron que ante este escenario, de-
México, la principal fuente de empleos. han manifestado haber visto más, en parti- dicarán más tiempo para difundir mejor
Demandan trabajos permanentes, e incluso cular venados, aunque esto ha ocurrido al las características de estos programas de
piden re activar las actividades mineras. interactuar con los pobladores más partici- apoyo, así como quiénes son ellos y qué
pativos, que se acercan a los responsables labor realizan.
Percepción sobre las autoridades de la reserva y tienen más conocimiento Sobre algunas percepcio-
de la REBIOSH sobre los planes y el estado de la misma. nes negativas de vivir dentro de la reserva
Comentaron que en Coaxitlán sí podía ha- registradas en El Limón, en particular por
Se indagó si conocían a ber menos animales silvestres, pues es restricciones para cortar leña, el personal
las autoridades de la REBIOSH y la ten- una comunidad con menor disposición a de la REBIOSH manifestó que si bien hay
dencia general fue negativa, pues la mayo- participar en las convocatorias de apoyos un marco legal a seguir y entre sus funcio-
ría manifestó no conocer a las autoridades para proyectos y por tanto en implementar nes está el fomentar el cumplimiento de la
(80% en 2004 y 82% en 2014; Tabla I). acciones de conservación. legislación ambiental, en El Limón, ade-
La mayoría de los en- Con relación al conoci- más, se suman acuerdos que la propia co-
cuestados manifestó no conocer la labor miento de la población sobre la presencia munidad tomó (antes de la REBIOSH)
desarrollada por estas autoridades, aunque de instituciones trabajando en la reserva para no cortar leña viva y además, ahora
aquí hubo una mejora importante con re- mencionan que, en parte, el desconoci- ya no pueden sacar leña muerta libremente
lación al 2004 (82% en 2004 y 61% en miento del trabajo de la UAEM o de porque cambió la legislación, no por una
2014). Destacan las comunidades de El CONANP, y el conocimiento de la pre- prohibición impuesta por la REBIOSH.
Zapote y Coaxitlán, donde el 89% y 95%, sencia de CONAFOR, SEMARNAT y Respecto al hecho que
respectivamente, de los entrevistados en Procuraduría Federal de Protección al no se ha firmado un convenio entre la
2014 no conocen la función de autorida- Ambiente (PROFEPA), podría explicarse UAEM y la comunidad, mencionaron que
des, lo que llama a continuar mejorando por el uso de uniformes distintivos. El en repetidas ocasiones se buscó concretar
el acercamiento con la población para re- personal de la UAEM involucrado en la el mismo sin que fuera posible por dife-
vertir estas percepciones. co-administración no puede, por razones rentes razones. Incluso sucedió que en
Por último, se preguntó administrativas, portar uniforme de una de las versiones de dicho convenio
si perciben algún conflicto entre la comu- CONANP. Les sorprendió que en El se incluyó una cláusula que precisaba
nidad y las autoridades de la reserva. Zapote no se percibiera su presencia, ya que un porcentaje de los ingresos de la
Aunque en general las respuestas denotan que se han aplicado varios programas de operación de la Estación Biológica se da-
que no (Tabla I), en El Limón y Huautla apoyo como resultado de una ampliación ría a la comunidad, cláusula que los mis-
hubo algunas respuestas afirmativas. En en la distribución de recursos por parte mos pobladores cuestionaron y rechaza-
El Limón esto deriva del descontento con del CIByC en los últimos años. Sin em- ron. En reuniones entre los pobladores de
la presencia de la Estación Biológica, bargo, mencionaron que trabajarán para esta comunidad y el personal de la
pues algunos mencionan que la UAEM no revertir esta situación y que nuestros re- UAEM, una parte de los pobladores ase-
ha cumplido con acuerdos que consideran sultados servirán como marco de referen- sorados por estudiantes de otras institu-
fueron pactados sobre la distribución de cia para mejorar su labor. ciones académicas, expresaron dudas y
las ganancias generadas de los servicios Mencionaron que si bien temores respecto a firmar dicho convenio
ofrecidos en la estación. También mencio- ellos se identifican como personal de la y como resultado el convenio no se ha
naron que nunca se firmó el convenio REBIOSH y particularmente de la UAEM, concretado. El director del CIByC, seña-
donde se deberían establecer las reglas haciendo hincapié en que los recursos pro- ló que considera importante concretarlo,
para la operación de dicha Estación Bio- vienen de programas de la CONANP, ésta y para ello será necesario mejorar la co-
lógica con participación de pobladores. comunicación se da mayormente con las municación y lograr una interacción cola-

12 JANUARY 2017, VOL. 42 Nº 1


borativa y participativa entre autoridades, REBIOSH no tiene una significancia tan de la superficie de tierras de cultivo, ya
académicos y población. clara para sus habitantes. De acuerdo con sea porque los cultivos sean poco reditua-
El personal de la las percepciones registradas, la población bles o porque tienen sus necesidades bási-
REBIOSH comentó que si bien se ha lo- concibe a la conservación como un medio cas cubiertas con el dinero que reciben de
grado una mejor integración, coordinación para mantener el potencial de su entorno familiares que migraron.
y colaboración entre CONANP y UAEM, y que este siga proveyendo de recursos Si bien, es alentador que
aún persisten problems administrativos necesarios para asegurar la subsistencia los resultados obtenidos muestran algunas
que limitan aprovechar algunas ventajas comunitaria. percepciones positivas en la población de
de una interacción, como ésta en el mane- Aunque se han obtenido la reserva, también hay variables indicati-
jo de un AP, por ejemplo el que la diversos beneficios ambientales derivados vas de que falta trabajo por hacer para
CONANP no ha asignado fondos a la de la conservación en la REBIOSH, la mejorar el balance en la distribución de
operación de la REBIOSH, aplicando sólo población entrevistada tiene una percep- los costos y beneficios de la conservación
fondos a los programas de subsidio. Por ción imprecisa de las ventajas que vivir para los pobladores y para mejorar la per-
ello, se está buscando replantear el conve- en ella les puede traer. Muchos considera- cepción sobre los beneficios que pueden
nio de la co-administración, en revisión ron que no obtienen beneficios de la re- derivarse de la REBIOSH. Actualmente,
desde marzo de 2014, para buscar alterna- serva y, sin embargo, comentaron tener muchos de los beneficios ambientales per-
tivas que permitan potenciar la sinergia una mejor calidad de vida en sus comuni- cibidos no se asocian tan claramente con
entre las dos instituciones en beneficio de dades a través de valores no cuantificables el estar en un AP. Es evidente que falta
la reserva. como mejor calidad de agua, aire puro y reforzar el trabajo para difundir los propó-
Por otra parte, considera- clima fresco. sitos, proyectos y actividades de la
ron que la comunicación entre SEMARNAT Para muchos, la mejora REBIOSH, así como cuáles pueden ser
y CONANP y el personal del CIByC tra- en la calidad de vida es más evidente si los beneficios derivados de que exista.
bajando en la REBIOSH, debería mejorar- reciben apoyos de las instancias de go- En las AP se pueden ge-
se, lo que permitiría una aplicación de re- bierno. Esto fue claro en Ajuchitlán y El nerar escenarios desfavorables para los
cursos más balanceada y menos redundan- Limón, donde manifestaron haber recibido objetivos de conservación si no se crean
te. Finalmente, mencionaron que la rela- estos apoyos. Por otra parte, como se espacios efectivos de participación social,
ción con los investigadores con proyectos mencionó, antes del 2008 los recursos de donde los pobladores puedan exteriorizar
en la reserva es escasa, situación que sería los programas de subsidio se distribuían sus opiniones, demandas, dudas, así como
deseable mejorar, pues tienen muchas ne- en pocas comunidades. Desde el 2009 tener mayor acceso a la toma de decisio-
cesidades de información para fortalecer esta situación cambió procurando impactar nes que implican el recibir compensacio-
la toma de decisiones en el manejo de los más comunidades, aunque ello implica nes o beneficios por los costos derivados
recursos naturales que permita su conser- que los fondos para cada comunidad sean de la conservación (López-Medellín et al.,
vación y el desarrollo socio-económico de menores. Además, el presupuesto anual 2011). Hasta la fecha, los espacios de par-
los pobladores. para los objetivos de los programas de ticipación social en la reserva son escasos
subsidio que se aplican en la reserva ha y se han dado, por ejemplo, con la reali-
Discusión y Recomendaciones incrementado. De 2006 a 2014 dicho pre- zación de talleres y proyectos para la zo-
supuesto prácticamente se ha triplicado y nificación de la REBIOSH o con proyec-
La REBIOSH es una ini- el número de beneficiarios directos totales tos para recuperar el conocimiento tradi-
ciativa importante para proteger la selva por año se ha duplicado, por lo que se cional sobre plantas medicinales, fomentar
baja caducifolia, que en México ha perdido prevé que en el corto plazo sea mayor la el uso de estufas ahorradoras de leña, sen-
más del 60% de su cobertura debido al in- percepción de estos beneficios. sibilizar a la población en temas ambien-
tenso incremento de áreas urbanas, indus- La CONANP, co-respon- tales e impulsar la creación de viveros de
trialización y ganadería extensiva (Trejo y sable de la REBIOSH junto con la UAEM, plantas nativas. Aunque algunas de estas
Dirzo, 2000). Por ello, resulta relevante trabaja principalmente tres programas en actividades han tenido resultados positi-
que los pobladores perciban un aumento en la reserva: 1) PROMAC; 2) PET y vos, la toma de decisiones sobre el mane-
la vegetación forestal de la reserva, lo que 3) PROCODES. Desde 2008 a la fecha, se jo de la REBIOSH es un asunto casi ex-
se ha verificado a través de un análisis del han invertido en la REBIOSH, a través de clusivo de sus autoridades.
cambio de uso de suelo y vegetación utili- estos programas, un total de $9.449.000 La necesidad de integrar
zando imágenes de satélite de 1993 y 2011 pesos, que han beneficiado directamente a a los habitantes locales en las prácticas de
(Valentino Sorani, comunicación personal). 3656 personas. Este recurso ha llegado a manejo ambiental de manera que se mejo-
De igual manera, los habitantes perciben las comunidades de la REBIOSH a través re su situación socio-económica está pre-
un aumento en las poblaciones de fauna de 166 proyectos: 36 pertenecen al PET, sente en la mayoría de los discursos y
silvestre, lo que también coincide con re- 25 al PROMAC y 105 al PROCODES. textos sobre la REBIOSH. Sin embargo,
sultados obtenidos en la región que repor- La mayor parte de la po- la realidad es que la participación social
tan especies no detectadas anteriormente, el blación se dedica a la agricultura, por lo en el manejo de esta AP aún no está inte-
incremento en la frecuencia de registro o que los entrevistados manifestaron la nece- grada, lo que es evidente en algunas per-
en densidad para otras, o una mejora en la sidad de abrir nuevos espacios para esta cepciones negativas registradas, en el des-
calidad ecológica de algunos hábitats actividad. No obstante, la población de la conocimiento respecto a los objetivos de
(Mason-Romo et al., 2008; Hernández- REBIOSH ha disminuido de 20682 habi- la reserva, sobre el personal que intervie-
Silva et al., 2011; Valenzuela-Galván et al., tantes registrados en el 2000 a 18555 habi- ne en su manejo, estudio y conservación.
2013, 2015; Ebergengy y León, 2015). tantes en el 2010 (INEGI, 2000, 2010). Es deseable que esta si-
Sin embargo, empatar la Esta disminución está relacionada princi- tuación cambie y que se desarrollen capa-
importancia ecológica de la reserva con el palmente con la migración de la población cidades y arreglos de organización que
complejo escenario social que existe en la a EEUU, o a centros urbanos de Morelos o permitan a los habitantes participar en la
zona, aún es una labor que requiere mucho de otros estados (Saldaña-Fernández et al., toma de decisiones. Uno de estos espacios
esfuerzo. A quince años de su creación, la 2007), lo que se refleja en una disminución podría ser el Consejo Asesor, el cual es

JANUARY 2017, VOL. 42 Nº 1 13


concebido por la CONANP como un es- del personal de la REBIOSH, investigado- conocimiento de la riqueza y las funcio-
pacio de colaboración intersectorial cuyo res del CIByC y personal de la CONANP. nes ecológicas de estos animales en la re-
objetivo es fungir como órgano de consul- Con esto se busca ajustar aquellos compo- serva (Orozco-Lugo et al., 2014; Rivas,
ta, asesoría técnica y emitir recomendacio- nentes, programas y acciones que no se ha- 2015). Por otro lado, también se estudia
nes a la dirección del AP, así como a las yan desarrollado adecuadamente. También la ecología de ríos, dinámica y manejo de
dependencias y grupos públicos y priva- se encuentra en revisión el convenio de la los ecosistemas riparios, en particular en
dos relacionados con la misma. co-administración y se está buscando otro el Río Amacuzac, con el que varias pobla-
La necesidad de confor- tipo de relación con la CONANP de mane- ciones humanas interactúan intensamente,
mar este Consejo Asesor está claramente ra que sea más balanceada la participación por lo que también se han evaluado as-
expresada en el Programa de Manejo de de ambas instituciones. pectos de percepciones ambientales, eco-
la REBIOSH (CONANP, 2005), pese a lo Por su parte, algunos in- logía histórica o problemáticas socio-eco-
cual no se ha logrado implementar. vestigadores del CIByC han llevado a nómicas y ambientales por el aprovecha-
Concretar su conformación es apremiante cabo investigaciones cuyos resultados pue- miento de recursos asociados a este cauce
y sin duda será un órgano útil para el in- den aplicarse para sustentar el manejo de (Eufracio-Torres et al., 2016).
tercambio de información y el fortaleci- la reserva, por ejemplo para desarrollar Sin embargo, aún queda
miento de la toma de decisiones sobre el indicadores ambientales sobre la calidad mucho trabajo por realizar. Es importante
manejo de la reserva y un mecanismo que ecológica de los ecosistemas. fortalecer la imagen de la UAEM como
permitirá mejorar las percepciones negati- Se han hecho estudios co-administradora de la reserva. La parti-
vas o de las carencias de información que sobre ecotoxicología en las zonas donde cipación activa de los investigadores con
se han registrado. la actividad minera fue más intensa, como las comunidades es necesaria para facilitar
También es importante en los terrenos de Huautla (Mussali- la aplicación de los resultados de sus in-
señalar que aún persiste descoordinación Galante et al., 2013); estudios sobre res- vestigaciones, así como para determinar y
entre las instancias de gobierno relaciona- tauración ecológica de los que se han de- monitorear en el corto, mediano y largo
das con la conservación y uso de los re- rivado, entre otros resultados, información plazo, indicadores de la calidad del hábi-
cursos naturales, de lo que se deriva la del efecto del libre forrajeo por ganado en tat que permitan evaluar el desempeño de
aplicación en la REBIOSH de programas la calidad de suelos, sobre la dispersión y las políticas y acciones tomadas para el
que en ocasiones se contraponen o son re- depredación de semillas, sobre propaga- manejo ambiental. Asimismo, la presencia
dundantes. Esto crea tensiones entre las ción, sobrevivencia y crecimiento de espe- de la UAEM debería ser más integral, lo
instituciones dedicadas a administrar los cies arbóreas nativas de la SBC, entre que permitiría identificar y desarrollar
recursos naturales y una tolerancia a las otros temas (Martínez-Garza et al., 2011; nuevas investigaciones no sólo en el cam-
prácticas ilegales, sobre todo debido a la De la O Toris et al., 2012). También se po ambiental, sino también en temas socia-
falta de presencia institucional y vigilan- han hecho estudios sobre grupos ecológi- les, médicos, arquitectónicos o de ingenie-
cia ambiental en la región (Brenner, cos relevantes como los mamíferos carní- ría, que respondan a las necesidades de las
2010). Es necesario fortalecer la comuni- voros, sensibles al cambio ambiental y comunidades que dependen de los recursos
cación inter e intra institucional para que que potencialmente podrían ser indicado- naturales, involucrando a sus habitantes en
los programas coordinen estrategias que res de las condiciones del ecosistema el diseño y ejecución de los mismos. Esto
redunden en mejoras ambientales, sociales (Valenzuela-Galván et al., 2008). De estos abonará en el fortalecimiento del capital
y económicas en el ordenamiento de cual- estudios se ha evidenciado que algunas humano, permitiendo la creación de institu-
quier AP (Bravo et al., 2007). especies vulnerables son relativamente ciones comunitarias robustas comprometi-
El papel del CIByC abundantes y que otras podrían estar colo- das con el desarrollo comunitario a través
como institución académica co-administra- nizando o recolonizando la REBIOSH de un manejo responsable.
dora de la REBIOSH debe ser fundamen- (Valenzuela-Galván et al., 2013, 2015), lo Por otro lado, es necesa-
tal para consolidar los objetivos de con- que apunta a que la calidad ambiental en rio destacar la importancia de lograr una
servación, manejo ambiental y desarrollo la Reserva ha mejorado. señalización adecuada en la REBIOSH, ya
comunitario planteados en su Programa de Estudios realizados en la que esta es muy escasa. Ello contribuirá a
Manejo. La interacción entre una institu- reserva con diversos grupos de escaraba- difundir y fortalecer las acciones de con-
ción de gobierno (CONANP) y una uni- jos y otros insectos que pueden servir servación, a facilitar el manejo de esta AP
versidad (UAEM) ha sido en general posi- para identificar disturbios antropogénicos y dará mayor presencia a la administra-
tiva. La presencia de la UAEM en la re- y como indicadores de calidad de hábitat ción de la reserva (Cariño et al., 2012).
gión permite distribuir los recursos obteni- han encontrado, por ejemplo, una riqueza Por otra parte, es claro que sería favorable
dos de la federación de manera adecuada que representa el 18% de las especies es- a la labor del personal del CIByC dispo-
y donde más se necesitan. Esto genera un carabajos de la familia Cerambycidae re- ner de uniformes que les identifiquen ante
marco de confianza institucional, pero gistradas en México. Ello indica una alta la población de la reserva. De esta mane-
también genera una co-responsabilidad en diversidad potencial de estos grupos por ra, la población se sentirá más identifica-
el manejo de los recursos y la mejora en las condiciones ecológicas favorables pre- da con dicho personal, permitiendo un
la calidad de vida de los pobladores del valentes en la zona (Toledo-Hernández mejor contacto y familiarización con ellos.
AP. Asimismo, el papel de la UAEM en et al., 2015). Los resultados de este
el fortalecimiento de la CONANP ha sido Otros grupos faunísticos trabajo identifican que la valoración de la
sustantivo, ya que gracias a la autonomía estudiados en la REBIOSH por investiga- SBC está centrada en sus recursos mate-
de la universidad, aún en casos de reduc- dores del CIByC, con potencial para usar- riales y los servicios ambientales que pro-
ción presupuestal, los recursos han podido se como indicadores de la calidad ambien- porciona. Sin embargo, esto no implica
aplicarse de manera eficiente con este es- tal, han sido roedores y murciélagos. Los que no existan valores estéticos del entor-
quema de administración conjunta. estudios han permitido conocer si la per- no natural. Destaca la presencia de con-
Por otra parte, se está re- turbación de la vegetación de la reserva flictos de intereses entre los valores liga-
visando y modificando el Programa de Ma- afecta procesos poblacionales y genéticos dos a la conservación ambiental, que han
nejo de la REBIOSH con la participación (Vargas et al., 2012) o incrementar el llegado a las zonas rurales junto con el

14 JANUARY 2017, VOL. 42 Nº 1


decreto de AP y el deseo de las comuni- trucción de cuestionarios. Odiseo Rev. Electr. INEGI (2010) Censo de Población y Vivienda 2010.
dades locales de mejorar su nivel de vida Pedag. 3(6). ISSN 1870-1477. Instituto Nacional de Estadística, Geografía e
utilizando el entorno para ello y aprove- Coad L, Campbell A, Miles L, Humphries K Informática. Aguascalientes, México.
chando los recursos que destinan las ins- (2008) The Costs and Benefits of Protected IUCN-WCPA (2005) Protected Areas. World Co-
tancias de gobierno. En cierto sentido, las Areas for Local Livelihoods: A Review of the mmission on Protected Areas. Intercnational
Current Literature. UNEP World Conser- Union for Conservation of Nature. Gland,
Reservas de la Biósfera fueron concebidas vation Monitoring Centre. Cambridge, RU. Suiza. www.iucn.org/themes/wcpa/ wcpa/ pro-
para aminorar este tipo de conflictos y 42 pp. tectedareas.htm (Cons. 01/2005).
transformar la conservación en una activi- López-Medellín X, Castillo A, Ezcurra E (2011)
CONANP (2005) Programa de Conservación y
dad significativa para las comunidades ru- Manejo de la Reserva de la Biósfera Sierra Contrasting perspectives on mangroves in
rales. Sin embargo, en el caso de la de Huautla. Comisión Nacional de Áreas arid Northwestern Mexico: Implications for
REBIOSH, esto aún debe trabajarse y Naturales Protegidas. 210 pp. integrated coastal management. Ocean Coast.
solo podrá lograrse a medida que se inte- DeFries R, Hansen A, Turner BL, Liu J (2007) Manag. 54: 318-329.
gre la participación de las comunidades Land use change around protected areas. Mason-Romo ED, Villa-Mendoza EP, Alquicira
inmersas en los procesos de toma de deci- Management to balance human needs and eco- GR, Valenzuela-Galván D (2008) Primer re-
siones, lo que llevará a una mayor acepta- logical function. Ecol. Applic. 17: 1031-1038. gistro de Pecarí de collar (Pecari tajacu) en
ción y aplicación de las medidas de pro- De la O-Toris J, Maldonado-Almanza B, el estado de Morelos. Rev. Mex. Mastozool.
12: 170-175.
tección ambiental y, al mismo tiempo, Martínez-Garza C (2012) Efecto de la per-
idear y establecer mecanismos de mejora turbación en la comunidad de herbáceas na- Martínez-Garza C, Osorio-Beristain M, Valenzuela-
tivas y ruderales de una selva seca mexica- Galván D, Nicolás-Medina A (2011) Intra and
social y económica a sus pobladores
na. Bot. Sci. 90:1-12. inter-annual variation in seed rain in a secondary
(Halffter, 2011). dry tropical forest excluded from chronic dis-
Nuestros resultados pue- Durand L (2010) Pensar positivo no basta.
turbance. Forest Ecol. Manag. 262: 2207-2218.
Actitudes en torno a la conservación en la
den ayudar al personal administrativo de Meli P, Landa R, López-Medellín X, Carabias J
Reserva de la Biosfera Sierra de Huautla,
la REBIOSH para evaluar y ajustar las es- México. Interciencia 35: 430-436. (2015) Social Perceptions of Rainforest and
trategias de manejo aplicadas hasta la fe- Climatic Change from Rural Communities in
Durand L, Jiménez J (2010) Sobre áreas naturales
cha con miras a una mejora socioambien- protegidas y la construcción de los No-
Southern Mexico. Ecosystems. Doi: 10.1007/
tal de la región y a lograr la conservación s10021-015-9903-8
lugares. Notas para México. Líder 16: 59-72.
del patrimonio natural de esta reserva. Durand L, Vázquez LB (2011) Biodiversity con-
Mussali-Galante P, Tovar-Sánchez E, Valverde M,
Rojas E (2013) Biomarkers of exposure for
servation discourses. A case study on scien-
AGRADECIMIENTOS assessing environmental metal pollution: from
tists and government authorities in Sierra de
molecules to ecosystems. Rev. Int. Contam.
Huautla Biosphere Reserve, Mexico. Land
Amb. 29: 117-140.
Los autores agradecen a Use Policy 28: 76-82.
las personas entrevistadas por la ayuda pres- Orozco-Lugo L, Valenzuela-Galván D, Gullén-
Ebergengy SV, León AC (2015) La fauna silvestre
Servent A, Lavalle-Sánchez A, Rhodes-
tada, al apoyo prestado por C. Pineda, A. y su relación con el bienestar de tres comuni-
Espinoza AJ (2014) First record of four bat
Rojas, el personal del CIByC, de la dades de la Reserva de la Biósfera Sierra de
species for the states of Morelos and new bat
REBIOSH y de las Estaciones Biológicas Huautla, Morelos. Etnobiologia 13: 39-52.
records for the Sierra de Huautla Biosphere Re-
del CIByC-UAEM, en particular a R Eurfacio-Torres AE, Wehncke EV, López-Medellín serve, México. Rev. Mex. Biodivers. 85: 38-47.
Ramírez, V Toledo, C Martínez, C Saldaña, X, Maldonado-Almanza B (2016) Fifty years
Osorio-Beristain M, Alcalá R, Mariano N,
L Orozco, M Osorio, E Tovar, A Mata, MA of environmental changes of the Amacuzac Martínez-Garza C, Valenzuela-Galván D
riparian ecosystem: a social perceptions and
Meneses, M Juárez, C Vergara, R Gadea, A historical ecology approach. Ethnobiol. Con-
(2012) Origen, evolución y ecología de la
Alemán, L Trujillo, AV Martínez y G selva seca. Inventio 16: 61-69.
serv. DOI:10.1545/ec2016-11-5.8-1-35
Pacheco. Este trabajo fue financiado por el Figueroa F, Sánchez-Cordero V, Meave JA, Trejo
Rivas E (2015) Ensamble de Murciélagos Fru-
Programa de Evaluación y Mejora del gívoros y su Contribución a la Lluvia de
I (2009) Socioeconomic context of land use Semillas en Sitios Bajo Restauración en Sie-
Profesorado (PROMEP) PTC-288. and land cover in Mexican biosphere reser- rra de Huautla. Tesis. Universidad Autónoma
ves. Environ. Conserv. 36: 180-191. del Estado de Morelos. 42 pp.
REFERENCIAS Ghimire K, Pimbert MP (2000) Social change and Saldaña-Fernández C, Munévar DI, Ortíz-Sánchez
conservation: an overview of issues and con- A, Moreno EE, Aragón Cadenas AN (2007)
Brandon K (1998) Perils to parks: The social con- cepts. En: Ghimire K, Pimbert MP (Eds.)
text of threats. En Brandon K, Redford KH, Una visita a la Reserva de la Biósfera Sierra
Social Change and Conservation. Earthscan de Huautla (Morelos, México). Estud. Soc.
Sanderson SE (Eds.) Parks in Peril. People, Londres, RU. pp. 1-45.
Politics and Protected Areas. Island Press. 1: 189-219
Washington DC, EEUU. pp. 415-440. Halffter G (1984) Reservas de la Biósfera: Con- SSD (2013) ATLAS.ti. The Knowledge Work-bench.
servación de la naturaleza para el hombre. Visual Qualitative Data Analysis. Ver. 7. Scien-
Bravo LC, Espejel I, Fermán JL, Ahumada B, Acta Zool. Mex. 5: 1-50.
Leyva C, Bocco G, Rojas RI (2007) Evalua- tific Software Development. Berlín, Alemania.
ción ambiental estratégica, propuesta para for- Halffter G (2011) Reservas de la Biósfera: Pro- Timko J, Satterfield T (2008) Seeking social equi-
talecer la aplicación del ordenamiento ecoló- blemas y oportunidades en México. Acta ty in National Parks: Experiments with eva-
gico. Gest. Polít. Públ. 16: 147-170. Zool. Mex. 27: 177-189. luation in Canada and South Africa. Conserv.
Brenner L (2010) Gobernanza ambiental, actores Hernández-Silva DA, Cortés-Díaz E, Zaragoza- Soc. 6: 238-254.
sociales y conflictos en las Áreas Naturales Ramírez JL, Martínez-Hernández PA, Toledo-Hernández V, Rifkid J, Corona-López AM,
Protegidas mexicanas. Rev. Mex. Sociol. González-Bonilla GT, Rodríguez-Castañeda Flores-Palacios A, Leavengood JM (2015)
72: 283-310. B, Hernández-Sedas DA (2011) Hábitat del Faunistic composition of Cleridae (Coleoptera)
venado cola blanca, en la Sierra de Huautla, in El Limón de Cuauchichinola, Morelos, Me-
Cariño M, Monteforte M, Arizpe O, Aceves JS
Morelos, México. Acta Zool. Mex. 27: 47-56. xico. Ann. Entomol. Soc. Am. DOI: 10.1093/
(2012) La creación del área natural protegida:
actores, procesos y retos. En Gámez AE (Ed.) Hockings M (2003) Evaluating the management aesa/sav039
Turismo y Sustentabilidad en Cabo Pulmo, of Protected Areas: Integrating planning and Trejo I, Dirzo R (2000) Deforestation of seasonally
Baja California Sur. San Diego State Uni- evaluation. Environ. Manag. 22: 337-345. dry tropical forest: a national land and local
versity, UABCS, CONACyT. pp. 75-98. INEGI (2000) XII Censo General de Población y analysis in Mexico. Biol. Conserv. 94: 133-142.
Casas-Jiménez J, García-Sánchez J, González- Vivienda. Instituto Nacional de Estadística, Geo- Valenzuela-Galván D, Vázquez LB (2008) Prio-
Aguilar F (2006) Guía técnica para la cons- grafía e Informática. Aguascalientes, México. ritizing areas for conservation of Mexican

JANUARY 2017, VOL. 42 Nº 1 15


carnivores considering natural protected areas Valenzuela-Galván D, De León-Ibarra A, Lavalle- Vega R, Vázquez-Domínguez E, White TA,
and human population density. Anim. Sánchez A, Orozco-Lugo L, Chávez-Tovar C Valenzuela-Galván D, Searle JB (2016) Po-
Conserv. 11: 215-223. (2013) The margay Leopardus wieddi and pulation genomics applications for conserva-
Valenzuela-Galván D, Arita HT, Macdonald DW bobcat Lynx rufus from the dry forests of tion: the case of the tropical dry forest dwe-
(2008) Conservation priorities for carnivores southern Morelos, México. Southwest. Nat. ller Peromyscus melanophrys. Conserv.
58: 118-120. Genet. DOI 10.1007/s10592-016-0907-5
considering protected natural areas and hu-
man population density. Biodivers. Conserv. Valenzuela-Galván D, Castro-Campos F, Servín J, West P, Igoe J, Brockington D (2006) Parks and
17: 539-558. Martínez-Barona M, Martínez-Montes JC people: the social impact of protected areas.
(2015) First contemporary record of jaguar at Annu. Rev. Anthropol. 35: 251-177.
Valenzuela-Galván D, Dorado O, Ramírez R
(2010) Sierra de Huautla, Morelos, Guerrero Morelos and at the Sierra de Huautla Biosphere Whyte AVT (1985) Perception. En Kates RW,
y Puebla. En Ceballos G, Martínez L, Reserve. West. Northam. Nat. 75: 370-373. Ausubel JH, Berberian M (Eds.) Climate Impact
García A, Espinoza E, Bezaury J, Dirzo R Vargas V, Valenzuela-Galván D, Alcalá RE (2012) Is Assessment. Wiley. Toronto, Canad. pp. 403-436.
(Eds.). Diversidad, Amenazas y Regiones genetic structure of the southern pygmy mouse Zimmerer KS, Galt RE, Buck MV (2004)
Prioritarias para la Conservación de las Baiomys musculus (Cricetidae) related to hu- Globalization and multi-spatial trends in the
Selvas Secas del Pacífico de México. FCE, man-induced spatial landscape heterogeneity in coverage of protected area conservation
CONABIO, CONANP. México. pp. 469-473. a tropical dry forest? Genetica 140: 287-295. (1980-2000). Ambio 13: 520-529.

PERCEPTIONS OF THE INHABITANTS OF THE SIERRA DE HUAUTLA BIOSPHERE RESERVE:


TOWARDS THE DEVELOPMENT OF NEW ESTRATEGIES TO ACHIEVE A PARTICIPATORY MANAGEMENT
Xavier López-Medellín, Luis Bernardo Vázquez, David Valenzuela-Galván, Elisabet Wehncke,
Belinda Maldonado-Almanza and Leticia Durand-Smith
SUMMARY

The Biosphere Reserves have had wide acceptance as an ef- fillment of biological protection and community welfare ob-
fective instrument for biological management and conservation jectives. In this work we analyze the Sierra de Huautla Bio-
and seek a sustainable development; however. there are few sphere Reserve (REBIOSH) and analyze the perceptions of
studies that evaluate whether or not such areas fulfill their six communities regarding conservation of natural resources,
conservation and social development objectives, considering sustainable harvesting and development of the population in
the fact that the availability of financial resources as well as a 10 years lapse. Our work contributes to understand some
the local participation strategies are keys in the success of of the problems faced by these communities and identifies the
conservation schemes. An informative alternative to evaluate socio-economic problems of the Reserve. These results will
the work of these protected areas is to analyze the perceptions contribute to determine conservation priorities, as well as to
of their inhabitants regarding the implemented strategies for plan and execute actions to adjust and make more efficient
conservation and social development. This will allow the ful- the management of REBIOSH.

PERCEPÇÕES DOS HABITANTES DA RESERVA DA BIOSFERA SIERRA DE HUAUTLA:


PARA O DESENVOLVIMENTO DE NOVAS ESTRATÉGIAS DE MANEJO PARTICIPATIVO
Xavier López-Medellín, Luis Bernardo Vázquez, David Valenzuela-Galván, Elisabet Wehncke,
Belinda Maldonado-Almanza e Leticia Durand-Smith
RESUMO

As Reservas das Biosfera têm tido ampla aceitação como ins- de proteção biológica e o bem-estar das comunidades. No pre-
trumento efetivo para o manejo e proteção biológica e a busca sente trabalho se estuda o caso da Reserva da Biosfera Sierra de
do desenvolvimento sustentável; no entanto, ainda existem poucos Huautla (REBIOSH) e se analisam as percepções de seis comuni-
estudos que avaliem o cumprimento de seus objetivos de conser- dades em relação à conservação de recursos naturais, seu apro-
vação e desenvolvimento social, considerando que a disponibi- veitamento sustentável e sobre o desenvolvimento da população
lidade de recursos financeiros e as estratégias de participação em um período de 10 anos. O trabalho contribui a entender al-
local são chave para o sucesso dos esquemas de conservação. gumas das problemáticas destas comunidades e reflete os proble-
Uma alternativa informativa para avaliar o trabalho destas áreas mas socioeconômicos de dita reserva. Os resultados contribuirão
protegidas, é investigar as percepções dos habitantes locais so- para determinar prioridades de conservação, assim como a pla-
bre as estratégias de conservação e desenvolvimento social im- nejar e executar ações para ajustar e fazer mais eficiente o tra-
plementadas. Isto permite assegurar o cumprimento dos objetivos balho de manejo da REBIOSH.

16 JANUARY 2017, VOL. 42 Nº 1

También podría gustarte