Está en la página 1de 5

Condicionamiento Clásico

Condicionamiento, es la forma básica de aprendizaje que se basa en la


asociación de respuestas emocionales a situaciones nuevas.

Existen dos tipos principales de condicionamiento: el clásico y el operante o


instrumental. El condicionamiento clásico se basa en los estudios sobre el reflejo
condicionado que llevó a cabo el fisiólogo ruso Iván P. Pávlov; el condicionamiento
operante está basado en el principio del refuerzo positivo y negativo (el premio y el
castigo) desarrollado por el psicólogo estadounidense Burrhus F. Skinner.

Pávlov es reconocido por sus trabajos precursores sobre la fisiología del


corazón, el sistema nervioso y el aparato digestivo. Sus experimentos más famosos,
que realizó en 1889, demostraron la existencia de reflejos condicionados y no
condicionados en los perros, y tuvieron gran influencia en el desarrollo de teorías
psicológicas conductistas.

El neurólogo ruso Iván P. Pávlov desarrolló la teoría del reflejo condicionado


junto con su colega ruso Vladimir M. Bechterev. Pávlov, que en un principio lo
denominó ‘secreción psíquica’, observó que la salivación provocada en los perros al
oler el alimento se podía producir ante un estímulo que nada tenía que ver con
comida, pero que había sido presentado constantemente a la hora de comer. La
salivación del perro ante un pedazo de carne es un reflejo innato o incondicionado,
pero si se hace sonar una campana en el momento en que el perro recibe la carne,
después de varias ocasiones éste salivará sin necesidad de olerla. Bastará el sonido de
la campana para provocar en el animal un reflejo condicionado. Según Pávlov,
cuando se asocia el reflejo incondicionado al reflejo condicionado, éste se refuerza. Si
el estímulo no se refuerza o ejercita, el reflejo condicionado terminará por debilitarse
y desaparecer.
Con este sistema de reflejos, que más bien son reacciones, Pávlov intentó
comprender la conducta animal y humana, partiendo de la teoría de que los
mecanismos del reflejo condicionado son los mismos en animales y personas.

El psicólogo estadounidense John Broadus Watson introdujo esta expresión en


Estados Unidos e hizo de ella un concepto fundamental del conductismo.

Pavlov comprobó que al presentarle la comida al perro, éste comienza a


producir salíva. Sobre la base de este hecho, al instante antes de presentar la comida
hacía sonar una campana. Después de repetir varias veces este entrenamiento
comprobó que el perro segregaba saliva con sólo sonar la campana y sin darle
comida.

Pavlov utilizó la siguiente terminología:

Estímulo incondicionado (El): es el estímulo que produce una respuesta en


forma regular. En el ejemplo, la comida.

Estímulo condicionado (FC): es el estímulo originalmente neutro, es decir, que


de por sí no produce la respuesta forma regular. Este estímulo se asocia con el
incondicíonado y termina produciendo la respuesta. En nuestro ejemplo el estímulo
condicionado es la campana.

Respuesta incondicionada (Rl): es la respuesta desencadenada por el estimulo


incondicionado. (Salivación ante la comida).

Respuesta condicionada (RC): es la respuesta incondicionada que es producida


por el estímulo condicionado. (Salivación ante el sonido de la campana).

Respecto al condicionamiento clásico, Pavlov logró determinar algunos a de


interés:

1. Una vez producido el condicionamiento, si se da el estímulo íncondicion sin


proporcionar de vez en cuando el estímulo íncondicionado, la condicionada se
extingue.

2. El proporcionar el estímulo incondicionado sirve de refuerzo del condiciono. do


pues supone una gratificación.

3. Una respuesta condicionada extinguida por falta de refuerzo del estímulo


condicionado, se recupera fácilmente tan pronto como se produce la asociación de los
estímulos incondicionado y condicionado.

4. Hay una tendencia a generalizar la respuesta condicionarla a otros estímulos


semejantes al condicionado: timbre, corneta, etc.

Leyes de Formación y Extinción de Reflejos Condicionados:

Pavlov dedicó todas sus energías y las de sus colaboradores al estudio


sistemático de las leyes que regulan la formación y la extinción (desaparición) de los
reflejos condicionados en los animales superiores y en el hombre.

Primera ley: “Es condición imprescindible para la formación del reflejo


condicionado que exista un cierto grado de capacidad funcional del sistema nervioso
y, más concretamente, de la corteza cerebral, (ello explica por qué no se forman
reflejo; condicionados durante el sueño ni en los grados profundos de debilidad
mental ni en los estados de fatiga o alteración producidos por lesiones de los centros
cerebrales superiores).

Dice la segunda ley: “Para la formación del reflejo condicionado se requiere que
no solamente el estímulo condicionante anteceda al estímulo absoluto en la
producción de la respuesta —un determinado número de veces— sino que, una vez
constituida la asociación que permite dar efectividad a aquél, vea su acción, de vez en
cuando, reforzada por la presencia del estímulo absoluto”. Eso significa que precisa
que la experiencia revalorice periódicamente al signo anticipador del acto, pues de
otro modo este último se hace “en el vacío”, no se acompaña de satisfacción ni
provecho biológico (el animal o el hombre no siente confirmada su esperanza) y
entonces —por resultar inadecuado— desaparece o se extingue espontáneamente la
condicionalización refleja, de manera que solamente vuelve a ser efectivo el estimulo
primitivo o absoluto.

La tercera ley afirma: “Para la formación de un reflejo condicionado se requiere


que el centro nervioso del que parte (por la acción del estímulo absoluto) el impulso
secretor o motor que constituye el acto de respuesta refleja esté en máxima
actividad”. Ello significa, en términos de Psicología, que para aprender se necesita
tener un interés en el resultado del aprendizaje. Esta afirmación es fundamental y
orienta toda la educación moderna. No basta con colocar a un niño o a un adulto en
situación de que pueda aprender; se requiere además que, por uno u otro motivo,
quiera o necesite (biológicamente hablando) aprender.

Por eso, como los actos necesarios para asegurar la vida (alimentación,
respiración, sueño, etc.) son los que más se necesitan, son también los que más pronto
se aprenden a realizar. Les siguen en importancia los movimientos de traslación
(marcha) y de expresión (lenguaje), que son aprendidos en segundo lugar. Es más, la
base nerviosa, es decir, las pautas de reacción refleja, para asegurar esos primeros
actos, se encuentra ya predeterminada en el sujeto al nacer y constituye un especial
equipo de series de movimientos llamados “reflejos”, que surgen directamente en el
Ser, constituyendo los denominados “actos instintivos” (deglutir, vomitar, toser,
defecar, respirar, etc.).
La vieja sabiduría popular había expresado uno de los efectos de esta ley con el
dicho de “nadie escarmienta en cabeza ajena”, o sea, que nadie crea un reflejo
condicional negativo si no es sobre la base de que está en peligro la satisfacción de
una necesidad personal.

Trabajó PAVLOV, principalmente, con animales, y en sus primeros experimentos,


con PERROS. Al ver la comida (estímulo natural), el perro (no condicionado)
reacciona y se produce la SALIVACION. En una segunda etapa, la comida se
presenta simultáneamente con un estimulo (sonido de una campana, luz roja, etc.)
Cuando el animal se encuentra bien adiestrado en esta segunda etapa, puede
suprimirse el estímulo natural (comida) y a la sola presencia del estímulo artificial
(luz roja o sonido de la campana) la RESPUESTA (salivación) se produce. En
esencia, la diferencia entre un reflejo condicionado y un reflejo simple se
encuentra en el estímulo: el condicionado utiliza un estímulo artificial.

También podría gustarte