Está en la página 1de 4

La expresión vocal es una de las áreas de expresión musical, junto con la expresión instrumental y la expresión por el

movimiento corporal. La capacidad auditiva desarrolla el hábito de escuchar y así llegamos a hablar y cantar. El canto
es un medio de expresión y comunicación a través de la música. Cantar es emitir sonidos de forma controlada,
utilizando el aparato fonador humano, siguiendo una melodía o un ritmo.

Aparato de fonación
Es el conjunto de órganos corporales que intervienen en la producción de la voz.
Primero, necesitamos el aparato respiratorio: nariz, boca, tráquea y pulmones.
Segundo, necesitamos el aparato laríngeo: donde se alojan las cuerdas vocales.
Y por último, necesitamos el aparato resonador: paladar óseo, la faringe, senos frontal y esfenoidal, y la cavidad
pulmonar.

Mecanismo de la voz
Está basado en la inspiración y la espiración. La fonación se produce en la espiración.
Tenemos tres tipos de respiración:
 Costal superior o clavicular. Llenamos 1/3 de la capacidad pulmonar.
 Costal media o intercostal. Llenamos 2/3 de la capacidad pulmonar.
 Costal inferior o diafragmática. Llenamos 3/3 de la capacidad pulmonar.

Clasificación de las voces humanas (tesitura)


 Voces masculinas
 contratenor (voz más aguda)
 tenor
 barítono
 bajo (voz más grave)

 Voces femeninas
 soprano (voz más aguda)
 mezzosoprano
 contralto (voz más grave)

 Voces infantiles
 niños
 niñas
La tesitura es la gama de sonidos que comprende desde el más grave al más agudo en una voz. Por ejemplo, la
tesitura de un contratenor y la de una mezzosoprano son la misma.
Las voces de mujer y niño se pueden llamar también voces blancas.

El cambio o muda de la voz


La muda de la voz es el crecimiento en la pubertad de las cuerdas vocales.
Las cuerdas vocales no crecen en la misma proporción que el resto del cuerpo con la edad. En la pubertad, las
cuerdas vocales crecen más rápidamente, pasando en los chicos de 15 a 25 milímetros.
En las chicas el proceso es más suave, porque las cuerdas vocales pasan de 15 a 19 o 20 milímetros, por lo que el
periodo de transición es más largo y menos brusco.
CUALIDADES DE LA VOZ
1.1.3 Cualidades de la voz y variedad vocal

En toda comunicación verbal es primordial aplicar estas cualidades ya que permiten obtener
un significado más preciso de la intención de lo que se plantea de manera oral o escrita. Logrando
que el emisor sea capaz de expresar con claridad el mensaje y el receptor de comprenderlo.

a) Tono o Modulación
Intensidad con la que se emite la voz. Debe ser adecuado al sitio en que el lector se
encuentra, si se encuentra en un lugar pequeño no es conveniente un volumen alto, lo más
importante es que se escuche lo que dice el emisor y que la audiencia no perciba su voz, es
importante consultar si la audiencia escucha correctamente sino es así se deberá ajustar el
volumen de la voz.

b) Dicción
Se refiere a la articulación de los sonidos de cada letra de manera correcta, deben ser
pronunciadas sin alteración alguna, es decir sin aumentar, eliminar ni cambiar sonidos. Una
letra o una palabra mal pronunciada pueden cambiar la intención del mensaje y evitar la
interpretación correcta del mismo.

c) Ritmo:
Velocidad con que se lee. No deben existir pausas innecesarias ni una rapidez
exagerada; una cadencia mínima puede cansar y la excesiva velocidad puede impedir una
dicción clara. De una forma más precisa se puede entender que el ritmo representa las
combinaciones de acentos, ritmos y pausas, y la velocidad con que ocurren éstas. Un buen
ritmo es de 2 palabras por segundo, o 120 palabras por minuto, generando la fluidez en la
expresión.

d) Uso de pausas
Son pequeñas interrupciones que se hacen al hablar, pueden ser un deleite para quien
escucha el mensaje, cuando su uso es acertado, es todo beneficio, favorece puntualizar
las ideas y ayudan a lograr una correcta comprensión.

e) Entonación
Se refiere al cambio de tono durante el discurso y lecturas. Lo óptimo es que el tono
tenga ascensos y descensos naturales; que la voy no resulte monótona; es importante que se
traduzca fielmente la intención de quien habla o escribe.

f) Interpretación
Interpretar es la atribución de un significado personal a los datos contenidos en la
información que se recibe. Significa también, razonar, argumentar, deducir, explicar,
anticipar. Es el hecho de que un contenido material, ya dado e independiente del intérprete,
es “comprendido” o “traducido” a una nueva forma de expresión, considerando que la
interpretación “debe” ser fiel de alguna manera al [alaa contenido original del objeto
interpretado

d) Expresividad
Este aspecto se centran en la expresión vocal y actitudes corporales, o deseable en una
exposición académica es conservar la uniformidad comedida del habla en la conversación.
La exposición oral que se haga, sobre todo delante de un grupo de compañeros, debe ser
activa, acompañando lo dicho con ciertos movimientos de cuerpo para transmitir entusiasmo
y bríos naturales.

La voz es un instrumento de trabajo fundamental para el actor o la actriz. En la mayoría de los espectáculos y
representaciones teatrales tendrá que utilizar la voz como medio de expresión, trabajando su interpretación sobre
un texto. Puede darse el caso de que su voz no sea necesaria en una interpretación, como es el caso del mimo o de
interpretaciones sólo gestuales, tal como ocurría en el cine mudo, pero también el caso contrario, que sea su voz la
que realice una interpretación completa, como el caso de los actores de doblaje en el cine o el trabajo en la radio,
en el teatro leído o en un recital poético. En cualquier caso, la voz es un instrumento de trabajo básico para un
actor. Su calidad y sus cualidades deben ser cuidadas y cultivadas continuamente. El buen actor debe tener las
técnicas precisas para no forzar nunca su voz y sacar el máximo rendimiento expresivo de ella.

La voz de un actor o actriz tiene que tener estas cualidades imprescindibles:

1. Suficiencia en cuanto al alcance o amplitud y resistencia. Para conseguir esto es indispensable un dominio
completo de la respiración, que es la base de una correcta emisión de la voz, de la modulación de su
alcance y de la permanencia de esa voz en condiciones óptimas.
2. Claridad en la pronunciación; esto se consigue mediante la correcta producción de cada uno de los sonidos
de la lengua, aislados o combinados en sílabas o palabras.
3. Expresividad en su entonación, ritmo, intensidad y timbre, de modo que la voz exprese no sólo el mensaje
inmediato de las palabras, sino su significado profundo, mediante la entonación, la velocidad, las pausas, el
énfasis, etc.

LA IMPOSTACIÓN

La corriente de aire resultante de la espiración es una columna constante y regular, que se convertirá en sonido por
la acción de las cuerdas vocales. Una correcta vibración de la columna de aire para producir el sonido es lo que
conocemos como impostación de la voz.

Se llama impostación, por tanto, al aprovechamiento pleno de la espiración para la producción del sonido con el
máximo rendimiento y el mínimo esfuerzo. Tanto el aparato fonador como el aparato resonador deben trabajar de
forma natural y a su máxima capacidad, sin ser forzados.

La correcta impostación supone estas condiciones:

1. Que la columna de aire pase fácilmente por los músculos tiro-aritenoideos (núcleo muscular de las cuerdas
vocales inferiores).
2. Que esos músculos tengan firmes puntos de apoyo.
3. Que no se opongan obstáculos, ni directos ni indirectos, a la vibración.
4. Que el aparato resonador reciba libremente el aire puesto en vibración por la laringe.

Todo ello se consigue colocando correctamente la laringe y con un uso eficiente de la musculatura. El proceso para
la impostación de la voz es el siguiente:

1. La laringe tiene que estar firmemente colocada en posición baja, que consigue una mayor apoyatura de los
músculos y asegura mayor capacidad al primer resonador, la faringe.
2. La eipiglotis y el paladar blando deben dejar libres los conductos de la glotis y la parte inferior y posterior
de las fosas nasales.
3. Las cuerdas vocales deben vibrar libremente en toda la extensión necesaria para producir el tono y la
amplitud que se buscan.

Todo esto se logra colocando boca, paladar, lengua, garganta y laringe en posición de bostezo, pues en esa posición
el paladar blando se levanta, la lengua se aplana y la faringe se amplia. En esa situación se emitirá un sonido
neutro que será nuestra verdadera voz, pues con frecuencia lo que consideramos nuestra voz está viciada por malos
hábitos de emisión.