Está en la página 1de 13

conferencias Dewey: ¿cuál es el bien común?

689

asesinos y torturadores estadounidenses, y cuenta con triunfalmente que la


Ejército de Estados Unidos ayudó a la derrota la teología de la liberación. 5 Así lo hizo, dejando un rastro
de mártires religiosos, parte de una plaga espantosa de represión que consume el hemisferio.

La mayor parte de esto está fuera de la historia convencional, debido a la falacia de la


agencia equivocada. Nos gustaría conocer los detalles muy bien si los crímenes podrían
atribuirse a un enemigo oficial, otro ejemplo de los principios éticos universales doblemente
interesantes.
beca genuina, por supuesto, es muy consciente de que desde 1960 hasta
“ el colapso soviético en 1990, el número de presos políticos, víctimas tura tormentos, y
ejecuciones de disidentes políticos no violentos en América Latina superó con creces los de la
Unión Soviética y sus satélites de Europa del Este. En otras palabras, de 1960 a 1990, el bloque
soviético en su conjunto fue menos represivo, medido en términos de víctimas humanas, que
muchos países latinoamericanos individuales .... una catástrofe humanitaria sin precedentes ” en
Centroamérica solo, particular- mente durante los años de Reagan. 6

Entre los ejecutados eran muchos mártires religiosos, y hubo matanzas en masa, así,
apoyados o iniciados por Washington consistentemente. Las razones de la plaga de la
represión tenían poco que ver con la Guerra Fría, a medida que descubrimos cuando miramos
más allá del marco retórica estándar; más bien, fue una reacción al hecho de que
los sujetos se atreven a levantar la cabeza, inspirado en parte por el retorno de la Iglesia a la “ opción
preferencial por los pobres ”

de los Evangelios.
dostoyevsky ' s parábola del gran inquisidor viene de inmediato a la mente.

La frase “ No maestro ” es diferente: no se refiere a la creencia individual, sino a una


relación social, una relación de subordinación y dominación que el anarquismo busca
desmantelar y reconstruir desde abajo, a menos que pueda cumplir alguna manera la dura
carga de probar su legitimidad.

Por ahora nos hemos apartado de obviedad amplia controversia. En particular, en este
punto la marca americana del libertarismo se aparta claramente de la tradición libertaria,
aceptando y cando hecho advo- la subordinación de las personas que trabajan para los
dueños de la

5 Ejército de Estados Unidos, Escuela de las Américas, mayo de 1999, citado en Adam Isacson y Joy Olson, Sólo los

hechos: un civil ' s Guía para la Defensa de Estados Unidos y de Asistencia para la Seguridad de América Latina y el Caribe ( Washington,
DC: Latin America Working Group, 1999).
6 John H. Coatsworth, “ La Guerra Fría en América Central, 1975 - 1991, ” en Melvyn P. Leffler y Odd Arne Westad, eds., La
historia de Cambridge de la Guerra Fría, Volumen III: Endings ( Nueva York:. Cambridge, 2010), pp 201 - 21, p. 221.
690 la revista de la filosofía

economía y el sometimiento de todos a la disciplina restrictiva y características destructivas de los


mercados. Estos son los temas que vale la pena, pero voy a poner a un lado aquí, mientras que al
mismo tiempo señalando que no puede haber maneras de reunir las energías de la izquierda y la
derecha libertaria - como a veces se hace, por ejemplo, en el valioso trabajo retical y práctico teo
del economista David Ellerman. 7

El anarquismo es, como es sabido, se opuso al estado, mientras que aboga


“ planeado administración de las cosas en el interés de la comunidad, ”

en Rocker ' palabras s; y más allá de eso, las federaciones de auto comunidades y lugares de trabajo que
rigen amplio alcance. En el mundo real de hoy en día, los anarquistas dedicados a estos objetivos a
menudo soportan el poder del Estado a las personas pro- tect, la sociedad, y la tierra misma de los
estragos de concen- trado de capital privado. Tomemos, por ejemplo, un periódico anarquista como
venerable

Libertad, establecido como un diario del socialismo anarquista por los seguidores de Kropotkin en 1886.
La apertura de sus páginas nos encontramos con que muchos se dedican a la defensa de estos
derechos, a menudo invocando el poder del Estado, como la regulación de la seguridad y la salud y la
protección del medio ambiente.

No hay contradicción aquí. Las personas viven y sufren y aguantan en el mundo real de la sociedad
existente, y cualquier persona decente deberían favorecer empleando lo que están disponibles para
proteger y beneficiar a ellos, incluso si un objetivo a largo plazo es desplazar estos dispositivos y
alternativas preferibles struct con- medios. Al hablar de estas preocupaciones, he tomado prestado a
veces una imagen usada por el movimiento de los trabajadores rurales de Brasil. 8 Ellos hablan de la
ampliación de las plantas de la jaula, la jaula de las instituciones coercitivas existentes que pueden ser
ensanchado por la lucha popular, como ha ocurrido efectivamente durante muchos años. Y podemos
ampliar la imagen para pensar en la jaula de las instituciones estatales coercitivas como la protección de
las bestias salvajes itinerancia fuera, las instituciones capitalistas apoyados por el estado depredadores
que se dedican, en principio, a la vil máxima de los maestros, a la ganancia privada, el poder, y la nación
nante, con el interés de la comunidad y sus miembros a lo sumo una nota al pie, tal vez venerado en la
retórica pero descartó en la práctica como una cuestión de principio y hasta la ley.

También vale la pena recordar que los estados que los anarquistas estados condenaba
fueron realmente existentes, no visiones de los sueños no realizados democrá- tico, como
gobierno de, por y para el pueblo. Ellos amargamente se opusieron a la regla de lo que
Bakunin llama “ la burocracia roja, ” que predijo, con demasiada precisión, sería una de las

7 David Ellerman, Propiedad y el contrato en Economía: El Caso de la Democracia Económica

(Cambridge: Blackwell, 1992).


8 Biorn Maybury-Lewis, Las política de lo posible: los trabajadores rurales brasileños ' Movimiento Sindical, 1964 - 1985

( Philadelphia: Temple, 1994).


conferencias Dewey: ¿cuál es el bien común? 691

más salvaje de las creaciones humanas. Y también se opusieron a los sistemas parla- mentarios que son
instrumentos de dominación de clase: los Estados Unidos contemporáneos, por ejemplo. Algunos de los
trabajos más respetada en la ciencia política académica compara las actitudes y la política, este último
evidente, la antigua accesibles en las encuestas cuidado que produce resultados bastante consistentes. El
trabajo actual más detallado revela que la mayoría de la población está privado de sus derechos de
manera efectiva. 9 Aproximadamente el setenta por ciento, en el extremo inferior de la escala de riqueza /
ingresos, no tienen ninguna influencia sobre la política. A medida que se asciende en la escala de
influencia aumenta lentamente, y en la parte superior se llega a aquellos que más o menos la política
deter- minar, por medios que no son oscuros. El sistema resultante no es democracia, sino plutocracia.

El reconocimiento del hecho está tan profundamente interiorizada que se hace prácticamente
invisible, a veces de manera notable. Considere el cuidado de la salud, que durante años ha puesto
destacado en las preocupaciones de los estadounidenses. Y por buenas razones. El sistema de salud es
un escándalo. Tiene cerca de dos veces los costos per cápita de los países de la OCDE, junto con rela-
tivamente pobres resultados, y es una tremenda carga para la economía. También es el único sistema
que es en gran parte privatizado y no reglamentada.

Los hechos se observan de manera instructivos. Una revisión del fiasco de atención de la salud en el
New York Times observa que los EE.UU. “ es la desventaja fundamental en la búsqueda de atención de
salud más barato: Todos los demás Los países desarrollados se basan en gran medida de inter vención
directa del gobierno, la negociación o la fijación de tarifas para lograr el tratamiento médico de menor
precio para todos los ciudadanos. Eso no es políticamente aceptable aquí. ”

Un experto es citado trazado de la complejidad de la ley de protección asequible a “ la


necesidad política en los EE.UU. confiar en el mercado privado para proporcionar acceso al
cuidado de la salud. ” Una consecuencia es “ kafkiana ”
cuentas porque “ Incluso Medicare no se permite negociar precios de los medicamentos para sus
decenas de millones de beneficiarios. ”

El problema de “ imposibilidad política ” se ha señalado antes. Así, en la campaña presidencial de


2004, el New York Times informado, el candidato John Kerry “ se esforzó ... decir que su plan para
ampliar el acceso al seguro de salud no crearía un nuevo pro- grama del gobierno, ” porque “ hay
tan poco apoyo político para la intervención gubernamental en el mercado del cuidado de la salud
en los Estados Unidos. ” 10

9 Martin Gilens, La riqueza y la influencia: la desigualdad económica y el poder político en América ( Princeton
University Press, 2012); Larry M. Bartels, La democracia desigual: La economía política de la Nueva Edad Dorada ( Princeton:
University Press, 2010).
10 Elizabeth Rosenthal, “ Cuidado de la salud ' s camino a la ruina, ” New York Times, 21 de diciembre de 2013. Gardiner Harris, “ En Cuidado de
la Salud, la escasez de medicamentos son crónicas, ” New York Times, 31 de de octubre del 2004.
692 la revista de la filosofía

¿Por qué es la intervención del gobierno, incluso la negociación para establecer precios de los
medicamentos, “ No es políticamente aceptable aquí “? ¿Por qué tiene “ tan poco apoyo político “? A
medida que las encuestas han dejado claro desde hace años, es decir, no por la opinión pública. Muy por
el contrario. Por lo tanto el 85% del favor del público “ permitiendo que el gobierno federal para negociar
con las compañías farmacéuticas para tratar de conseguir precios de los medicamentos para las personas
mayores. ” Cuando Obama abandonó una opción pública que tenía alrededor de 2/3 puerto SUP-
popular. En los últimos años ha habido muy alto apoyo público para un plan nacional de salud del tipo
familiar en los países desarrollados, a veces los más pobres, así. El apoyo ha sido tan alta que en los años
de Reagan finales de los años, más del 70% de la población “ pensó cuidado de la salud debe ser una
garantía constitucional, ” mientras que el 40% “ pensó que ya era. ” 11

El conocimiento tácito es que “ ayuda política ” significa puerto SUP- por las corporaciones
farmacéuticas y las instituciones financieras. Ellos determinan lo que es “ políticamente aceptable.
” En resumen, la plutocracia, llegando al nivel de verdad necesaria virtual.

O tal vez, un poco más amable, que es lo que el jurista británico Conor Gearty llama “ neo-democracia,

” un socio del neoliberalismo, un sistema en el cual la libertad es disfrutado por los pocos y la seguridad
en su sentido más amplio está disponible sólo para la élite, pero dentro de un sistema de derechos
formales más generales. 12 Es una sociedad que es libre en el sentido hobbesiano que una persona “ No
se ve obstaculizada a hacer lo que tiene que hacer un testamento, ”

y “ Si decido no hacer algo simplemente porque temo las consecuencias, esto no quiere decir que
no soy libre de hacerlo; simplemente significa que yo no quiero, es decir, todavía estoy libre, ” por
lo que Hobbes explica. Si la elección es el hambre o la servidumbre, y nada impide la elección,
entonces somos libres; es simplemente que no elegimos inanición, temiendo las consecuencias.

Por el contrario, un sistema verdaderamente democrático sería tratar de alcanzar el ideal de


Humboldt. Bien podría tener el carácter de “ un Ance alli- de grupos libres de los hombres y
mujeres basada en el trabajo cooperativo y una administración planificada de las cosas en el
interés de la comuni- dad, ” citando eje de balancín de nuevo. De hecho, eso no es tan distante de
al menos una versión del ideal democrático. Una de las versiones. Voy a volver a los demás.

Tomemos, por ejemplo, John Dewey, cuyas preocupaciones sociales y políticas principales
fueron la democracia y la educación. Nadie tuvo que ser Dewey

11 Seguimiento de la salud de Kaiser encuesta, abril de 2009. Las encuestas: ver Chomsky, Estados fallidos: el abuso

de poder y el Asalto a la Democracia ( Nueva York: Metropolitan Books / Henry Holt, 2006), capítulo 6.

12 Conor Gearty, Libertad y Seguridad ( Malden, MA: Polity, 2013).


conferencias Dewey: ¿cuál es el bien común? 693

un anarquista. Pero tenga en cuenta sus ideas. 13 En su concepción de la demo- cracia, estructuras
ilegítimas de la coerción deben ser desmantelados. Eso incluye, fundamentalmente, por la dominación
“ negocio para el beneficio privado mediante el control privado de la banca, la tierra, la industria,
reforzada por el mando de la prensa, agentes de prensa y otros medios de publicidad y propaganda. ”
El reconoció que “ Hoy el poder reside en el control de los medios de producción, intercambio,

publicidad, transporte y comunicación. Cualquiera que sea su propietario gobierna la vida del país, ” incluso
si se mantienen las formas democráticas. Hasta que esas instituciones están en las manos del público,

la política seguirá siendo “ la sombra proyectada sobre la sociedad por las grandes empresas, ” todo lo
que vemos hoy en día.

Pero Dewey fue mucho más allá pidiendo algún tipo de control público. En una sociedad
libre y democrática, escribió, los trabajadores deben estar “ los dueños de su propio destino
industrial, ” No herramientas alquilado por los empleadores, ni dirigida por las autoridades
estatales. Esa posición se remonta a las ideas principales del liberalismo clásico articulados por
von Humboldt y Smith, entre otros, y se extendió en la tradición Chist anar-.

En cuanto a la educación, Dewey sostuvo que es “ antiliberal e inmoral ”


enseñar a los niños a trabajar “ no libre e inteligentemente, pero en aras de la obra ganado “- para
lograr resultados de las pruebas, por ejemplo, - en cuyo caso, su actividad es “ no es libre porque no
participa- ron libremente en. ” Para utilizar las imágenes que data de la Ilustración,
la educación no debe ser una cuestión de verter agua en un vaso - y un recipiente muy
permeable como todos hemos experimentado - sino más bien, tomar prestado de von
Humboldt nuevo, debería ser concebida como trazar una cadena a lo largo de la cual los
alumnos proceden a su manera, el ejercicio y la mejora de sus capacidades creativas y la
imaginación, y experimen- ing la alegría del descubrimiento.

En estas concepciones, en Dewey ' s palabras, la industria debe ser cambiado “ de un feudal a
un orden social democrático, ” y la práctica edu- cativa debe ser diseñado para fomentar la
creatividad, ción exploratorios, la independencia, el trabajo cooperativo - todo lo contrario de lo
que sucede hoy en día.

Estas ideas conducen de manera natural a una visión de la sociedad sobre la base de los
trabajadores ' control de las instituciones productivas, según lo previsto por los pensadores del siglo
XIX, en particular Marx, sino también - menos familiarmente -

John Stuart Mill, quien sostuvo que “ La forma de asociación, sin embargo, que si la humanidad
continúan mejorando, debe esperarse que pre- dominan es ... la asociación de los mismos
trabajadores en términos

13 Las citas de Robert B. Westbrook, John Dewey y la Democracia Americana ( Ithaca: Cornell, 1991).
694 la revista de la filosofía

de la igualdad, la posesión colectiva de la capital con la que efectúan sus operaciones, y funciona
bajo los gerentes y posibilidades de resultar elegidas extraí- ble por sí mismos. ” 14 Estos además
deben estar vinculados a control de la comunidad en un marco de asociación libre y organiza- ción
federal, en el estilo general de una gama de pensamiento que incluye, junto
con muchos anarquistas, GDH Cole ' socialismo s gremio y dejó antibolchevique marxismo y
desarrollos actuales tales como la economía y la política parti- patory de Michael Albert, Robin
Hahnel, Steven Shalom, y otros, junto con el trabajo importante en la teoría y la práctica por la
tarde Seymour Melman y su asociados, y Gar Alperovitz ' Contribuciones recientes valiosos sobre
el crecimiento de obrero-propiedad de empresas y cooperativas en el cinturón industrial de
Estados Unidos y en otros lugares.

Dewey era una figura de la corriente principal de América. Y, de hecho, estas ideas están
profundamente arraigadas en la tradición americana. Recurrir a ellos entramos en el terreno de la
lucha inspiradora y, a menudo amarga desde los albores de la revolución industrial en el mediados
del siglo XIX. El primer estudio académico serio del trabajador industrial en esos años fue por
Norman Ware hace noventa años, sigue siendo muy digno de ING lectura. 15 Pasa revista a las
condiciones de trabajo horribles impuestas a Merly lucro artesanos independientes y los
agricultores, así como la “ muchachas de la fábrica, ” las mujeres jóvenes de las granjas de trabajo
en las fábricas textiles alrededor de Boston. Pero se centra principalmente en la atención “ la la
degradación sufrida por el trabajador industrial, ” la pérdida “ del estado y la independencia, ” que
no pudo ser cancelada incluso cuando no había mejora material. Y en el capitalista radical “ revolu-
ción social en el que la soberanía en los asuntos económicos pasó de la comu- nidad en su conjunto
en el mantenimiento de una clase especial ” de los maestros, a menudo alejadas de la producción,
un grupo “ ajena a los productores. ”

Ware muestra que “ para toda protesta contra la industria de la máquina, se pueden encontrar
cien contra el nuevo poder de pro- ducción capitalista y su disciplina. ”

Los trabajadores estaban en huelga no sólo para el pan, pero para las rosas, la dignidad y la
independencia, por sus derechos como hombres y mujeres libres. En sus diarios, condenaron “ la
influencia de voladura de principios monárquicos en suelo democrática, ” que no serán superar
hasta
“ los que trabajan en las fábricas [serán] poseerlas, ” y la soberanía volverá a productores
libres. Entonces ya no serán “ sirvientes o

14 Para más información sobre Molino ' s y puntos de vista relacionados, ver Ellerman, “ Lugar de trabajo Democracia y Desarrollo Humano:
el ejemplo de la transición postsocialista Debate, ” Diario de la filosofía especulativa, xxiv, 4 (2010): 333 - 53.

15 Norman Ware, El Trabajador Industrial, 1840 - 1860: La reacción de la sociedad industrial estadounidense para el
avance de la revolución industrial ( 1924; repr, Chicago:. Quadrangle Books, 1964).
conferencias Dewey: ¿cuál es el bien común? 695

los humildes súbditos de un déspota extranjero, [los propietarios ausentes], los esclavos en el
sentido estricto de la palabra [que] trabajo ... por sus amos. ”
Por el contrario, van a recuperar su condición de “ ciudadanos americanos libres. ”

La revolución capitalista instituyó un cambio fundamental del precio de librar. Cuando el


productor vende su producto a un precio, Ware escribe,
“ conservó su persona. Pero cuando llegó a vender su trabajo, que se vendió, ” y perdió su
dignidad como persona ya que se convirtió en un esclavo - un

“ esclavo del salario, ” El término usado comúnmente. Hace 170 años un grupo de trabajadores
cualificados en Nueva York repitió la opinión común de que un salario diario es una forma de
esclavitud y advirtió, con perspicacia, que un día puede venir cuando los esclavos del salario “ hasta
ahora se olvide de lo que es debido a la edad adulta como a la gloria en un sistema de impuesto a
ellos por su necesidad y en sición opuesta a sus sentimientos de independencia y auto-respeto “- un
día que esperaban sería “ lejano. ”

advirtieron activistas laborales de la nueva “ espíritu de la época: obtener riqueza, olvidando


prácticamente por sí mismas. ” En reacción aguda a este espíritu degradante, los movimientos
ascendentes de las personas y los agricultores radicales, los más significativos movimientos populares
democráticos en la historia estadounidense trabajo, se dedicaron a la solidaridad y la ayuda mutua dieciséis -
una batalla que está lejos de terminar, a pesar de los contratiempos, a menudo violenta represión.

Los apologistas de la revolución radical de la esclavitud salarial argumentan que el trabajador debe
de hecho la gloria en un sistema de contratos libres, volun- tariamente a cabo. Para ellos, Shelley tuvo
una respuesta hace dos siglos, en su gran poema Masque de la anarquía, escrito después de la
masacre de Peterloo, cuando caballería británica brutalmente atacado un ing recolectores pacífica de
decenas de miles que pedían la reforma parlamentaria.

Sabemos lo que es la esclavitud, Shelley escribió:

'' Tis para trabajar y tener tales pago Como se acaba


protege la vida del día a día en sus extremidades, como en
una célula Para los tiranos ' utilizar para habitar, '

...

'' Tis a ser un esclavo en el alma y para tener ninguna


fuerte control sobre su propia voluntad, pero ser todo
lo que los demás hacen de vosotros. '

Los artesanos y fábricas niñas que han luchado por la dignidad e independencia y libertad
podrían haber conocido Shelley ' s palabras. Los observadores

dieciséis Ver entre otros Lawrence Goodwyn, El momento populista: Una breve historia de la revuelta agraria en

América ( Nueva York: Oxford, 1978).


696 la revista de la filosofía

señalaron que tenían buenas bibliotecas y estaban familiarizados con las obras dard dares de la
literatura Inglés. Antes de la mecanización y el sistema socavado la independencia y la cultura de los
salarios, escribe Ware, una tienda de obra sería una liceo. Journeymen contratarían a los niños a leer a
ellos mientras trabajaban. Sus lugares de trabajo eran “ empresas sociales, ” con muchas
oportunidades para la lectura, la discusión y la mejora mutua. Junto
con las muchachas de la fábrica, que se quejaron amargamente del ataque a su cultura. Lo
mismo ocurrió en Inglaterra, un asunto discutido en Jonathan Rose ' s monumental estudio de los
hábitos de lectura de la clase obrera del día. 17 contrasta “ la apasionada búsqueda del
conocimiento por parte autodidactas proletarias ” con el “ filisteísmo dominante de la aristocracia
británica. ” Soy lo suficientemente viejo para recordar los residuos entre las personas que trabajan
en Nueva York, que estaban inmersos en la alta cultura del día durante las profundidades de la
Gran Depresión.

He mencionado que Dewey y los trabajadores estadounidenses llevaron a cabo una versión de
la democracia, con fuertes elementos libertarios. Pero la versión dominante ha sido muy diferente.
Su expresión más instructiva está al final progresivo de la corriente principal del espectro
intelectual, entre buenos intelectuales liberales Wilson-FDR-Kennedy. Aquí hay algunas citas
representativas.

El público es “ forasteros ignorantes y entrometidos [que] se deben poner en su lugar. ” Las


decisiones deben estar en manos de la “ inteligente minoría [de] los hombres responsables, ” que
debe ser protegido “ desde el pisoteo y el rugido del rebaño desconcertado. ” El rebaño tiene una

función. Su tarea consiste en prestar su peso cada pocos años a una elección entre los hombres
responsables, pero aparte de que su función es ser “ espectadores, no participantes en la acción. ”
Todo por su propio bien. No debemos sucumbir a “ dogmatismos democráticos acerca de los
hombres que son los mejores jueces de sus propios intereses. ” Ellos no son. Somos: nosotros, los
hombres responsables. Por lo tanto, las actitudes y las opiniones deben ser formados y controlados.
Debemos “ reglamentar las mentes de los hombres el camino a un ejército regimientos sus cuerpos.
” En particular, hay que introducir una mayor disciplina en las instituciones responsables de la “ la
nación adoctrinamiento de los jóvenes. ” Si se consigue, entonces será posible evitar tales períodos
peligrosas como la década de 1960, “ el tiempo de problemas, ” en el discurso elite convencional.
Seremos capaces de lograr más “ ración en la democracia mo- ” y volver a tiempos mejores como
cuando “ Truman había sido capaz de gobernar el país con la cooperación de un número
relativamente pequeño de Wall Street abogados y banqueros. ”

17 Jonathan Rose, La vida intelectual de las clases británica de trabajo ( New Haven: Yale, 2002).
conferencias Dewey: ¿cuál es el bien común? 697

Estas son las cotizaciones de los iconos de la constitución liberal: Walter Lippmann, Edward
Bernays, Harold Lasswell, Samuel Huntington y la Comisión Trilateral, que en gran medida con
personal de la administración Carter. 18

Esta concepción de la democracia marchita tiene raíces sólidas. Los padres fundadores eran
mucho más preocupados por los peligros de la demo- cracia. En los debates de la Convención
Constituyente, el artífice principal, James Madison, advirtió de estos peligros. Naturalmente
teniendo Inglaterra como su modelo, observó que “ En Inglaterra, en este día, si las elecciones
estaban abiertos a toda clase de personas, la propiedad de los propietarios de la tierra sería
insegura. Una ley agraria pronto se llevará a cabo, ” socavar el derecho de propiedad. Para evitar
tales Tice injus-, “ nuestro gobierno debe asegurar los intereses permanentes del país en contra de
la innovación, ” la organización de los patrones de voto y controles y equilibrios a fin “ para
proteger a la minoría de los opulentos contra la mayoría, ” una tarea primordial de un gobierno
decente. 19

La amenaza de la democracia tomó proporciones aún mayores debido al probable aumento


de las “ la proporción de los que va a la mano de obra en todas las dificultades de la vida, y en
secreto suspiro para una distribución más equitativa de sus bendiciones, ” como se había
previsto Madison. Quizás influidos por Shays ' Rebelión, advirtió que “ las leyes de igualdad de
sufragio ” en el tiempo podría cambiar el poder en sus manos. “ Sin embargo los intentos
agrarias se han hecho en este país, ” él continuó, “ pero los síntomas de un espíritu de nivelación
... han aparecido suficientemente en un [ sic]

algunos sectores para dar la advertencia del peligro futuro. ” Por tales razones, Madison sostuvo
que el Senado, el asiento principal de energía en el sistema constitucional, “ debe venir desde y
representar la riqueza de la nación, ” el “ adoquín más capaz de los hombres, ” y que otros con-
straints en un régimen democrático deben ser instituidos.

Madison ' s enigma ha seguido estadistas de problemas. En 1958, por ejemplo, el secretario de
Estado John Foster Dulles ponderó las difi- cultades de los Estados Unidos se enfrenta en América
Latina. Expresó su ansiedad sobre la capacidad de los comunistas nacionales “ para obtener el
control

18 Walter Lippmann, en Clinton Rossiter y James Lare, eds., El Lippmann esencial: una filosofía política de la
democracia liberal ( Cambridge: Harvard, 1982), p. 91f .; Edward Bernays, propaganda ( Nueva York: H. Liveright, 1928);
Harold Lasswell, “ Propaganda, ”
en Edwin Seligman, ed., Enciclopedia de las Ciencias Sociales ( Nueva York: Macmillan,
1937); MJ Crozier, SP Huntington y J. Watanuki, La crisis de la democracia: Informe sobre la gobernabilidad de las
democracias de la Comisión Trilaterial ( Nueva York: University Press, 1975).

19 Jonathan Elliot, ed., Las discusiones en las varias convenciones estado sobre la adopción de la Constitución
Federal, 1787. Otras referencias y fuentes Madison, ver Chomsky,
“ Consentimiento sin consentimiento: Reflexiones sobre la teoría y la práctica de la democracia, ”
Cleveland State Law Review, XLIV, 4 (1996): 415 - 37.
698 la revista de la filosofía

de los movimientos de masas, ” el cual nosotros “ no tienen capacidad de duplicar. ” Su ventaja es


que “ los pobres son los que atraen a y que siempre han querido robar a los ricos. ” 20 Que de
alguna manera no le podemos unir a la comprensión de que el gobierno debe “ proteger a la
minoría de los opulentos de la mayoría. ” Esa incapacidad para transmitir nuestro mensaje nos
obliga regularmente a recurrir a la violencia, en contra de nuestros principios más nobles y muy a
nuestro pesar sincero.

Para tener éxito en “ enmarcando un sistema que deseamos que dure por edades, ”

Madison llevó a cabo, sería necesario asegurarse de que los gobernantes se extraerán de la minoría
opulenta. Entonces sería posible “ para asegurar los derechos de propiedad AGST. el peligro de una
igualdad de universalidad del sufragio, de carencia de potencia compleate sobre la propiedad en
manos sin una participación en ella. ” La frase “ los derechos de propiedad ” se utiliza regularmente
en el sentido de los derechos a propiedad; es decir, los derechos de los propietarios. Muchos años
después, en 1829, Madison refleja que aquellos “ sin propiedad, o la esperanza de adquirirla, no se
puede esperar que sim- pathize suficientemente con sus derechos, para ser depositarios seguros de
poder sobre ellos. ” La solución era asegurarse de que la sociedad se fragmenta, con la
participación anónima en la arena política, que ha de ser efectiva en manos de los ricos y sus
agentes. BECAS buque de acuerdo en general que “ La Constitución era intrínsecamente un
documento aristocrática diseñada para comprobar las tendencias democráticas de la época, ” la
entrega de potencia a una “ mejor especie ” de las personas y excluyendo “ aquellos que no eran
ricos y bien nacidos, o prominentes de ejercer el poder político. ” 21

en Madison ' s de defensa que debe recordar que él “ estaba - a profundidades que hoy
apenas son capaces de imaginar - un caballero del siglo XVIII de honor. ” 22 Era el “ Hombre de
estado iluminado ” y
“ filósofo benévola ” que, anticipó, sería llevar las riendas del poder. Idealmente “ pura y noble, ” estas “
hombres de inteligencia, otism patrilocalidad, la propiedad y las circunstancias
independientes ” seria un “ cuerpo elegido de los ciudadanos, cuya sabiduría puede discernir mejor
los verdaderos intereses de su país, y cuyo patriotismo y amor a la justicia será menos probable
que sacrificar a consideraciones temporales o parciales. ”

Lo harían por lo tanto “ refinar ” y “ agrandar ” el “ vistas públicas, ” protegiendo el interés público en
contra de la “ males ” de las mayorías democráticas.

20 John Foster Dulles, llamada telefónica a Allen Dulles, el 19 de junio de 1958, “ Minutos de conversaciones telefónicas
de John Foster Dulles y Christian Herter, ” Biblioteca Presidencial Eisenhower, Museo, y casa de la infancia, Abilene, Kansas.
21 Lance Banning, El fuego sagrado de la libertad: James Madison y la Fundación de la República Federal ( Ithaca:
Cornell, 1995), p. 245, citando Gordon S. Wood, La creación de la República Americana, 1776 - 1787 ( Chapel Hill: Carolina
del Norte UP, 1969).
22 Banning, Fuego sagrado, pag. 333.
conferencias Dewey: ¿cuál es el bien común? 699

No es exactamente la forma en que resultó.

El problema con la democracia que percibe Madison había sido reconocido mucho antes por
Aristóteles, en la primera gran obra de la ciencia cal políticamente, su Política. Revisión de una
variedad de sistemas políticos, se llegó a la conclusión de que la democracia era el mejor - o tal vez
el menos malo - pero reconoció un defecto: la gran masa de los pobres podría utilizar su poder de
voto para tomar la propiedad de los ricos, lo que sería injusto. Madison y Aristóteles enfrentan el
mismo problema, pero seleccionan soluciones opuestas: Aristóteles aconsejó reducir la desigualdad,
por lo que podríamos considerar como medidas de estado de bienestar. Madison sintió que la
respuesta era reducir la democracia.

El conflicto entre estas concepciones de la democracia se remonta a la revolución


democrática moderna temprana, en la Inglaterra del siglo XVII, cuando la guerra estalló entre
partidarios del rey y del Parlamento. La nobleza, la “ hombres de la mejor calidad ” como se
llamaban a sí mismos, estaban horrorizados por la chusma que no querían ser gobernados por el
rey o el Parlamento, sino “ por hermanos, como a nosotros mismos, que sepa nuestras
necesidades. ” Sus folletos que explican “ Nunca será un buen mundo, mientras que los
caballeros y señores, nos convierte en leyes, que son elegidos por el miedo y hacen pero nos
oprimen, y no saben las personas ' s llagas. ” 23

La naturaleza esencial del conflicto, que tiene mucho de composición, fue capturado
simplemente por Jefferson en sus últimos años, cuando tuvo serias preocupaciones sobre la
calidad y el destino del experimento democrático. Se distinguió entre “ aristócratas y demócratas.
” Los cratas aristo- son “ los que temen y desconfían de las personas, y el deseo de atraer a todos
los poderes de ellas en manos de las clases más altas. ” Los demócratas, por el contrario, “
identificar ... con la gente, tener confianza en ellos, apreciar y considerarlos como la honesta y
segura, Altho ' no es el más conveniente depositario de los intereses públicos. ” 24

Los modernos intelectuales progresistas que buscan “ poner al público en su lugar ” y están
libres de “ dogmatismos democráticos ” sobre la capacidad de la “ forasteros ignorantes y
entrometidos ” para entrar en la arena política son Jefferson ' s “ aristócratas. ” Sus puntos de vista
básicos son ampliamente llevan a cabo, aunque hay disputas sobre quién debe jugar el papel de
guía:
“ los intelectuales tecnocráticos y orientados a la política ” de la progresiva
“ sociedad del conocimiento, ” o banqueros y ejecutivos de empresas. O en otras versiones, el
Comité Central, o el Consejo Guardián de

23 Christopher Hill, El mundo al revés: las ideas radicales durante la Revolución Inglés ( Nueva York: Penguin, 1975), p. 60.
24 Thomas Jefferson, citado por Charles Sellers, La revolución del mercado: jacksoniano Latina, 1815 - 1846 ( Nueva York:.
Oxford, 1991), pp 269 - 70.
700 la revista de la filosofía

clérigos. Todos son instancias de la “ tutela política ” que la genuina tradición libertaria busca
desmantelar y reconstruir desde abajo, mientras que también está cambiando la industria “ de un
feudal a un orden social democrático ” sobre la base de los trabajadores ' control, respetando la
dignidad del productor como una persona genuina, no una herramienta en manos de otros, de
acuerdo con una tradición libertaria que tiene raíces profundas - y como Marx ' s Viejo Topo,
siempre está excavando cerca de la superficie, siempre dispuesto a mirar a través de, a veces de
maneras sorprendentes e inesperados, tratando de lograr lo que me parece al menos a una
aproximación razonable al bien común.

Noam Chomsky
Instituto de Tecnología de Massachusetts