Está en la página 1de 7

ORIGENES

En Inglaterra se van a dar los inicios de las manifestaciones de manera formal de lo que son
los Derechos Humanos. Inglaterra tenía una constitución escrita en diversos códigos, era un
conjunto normativo consuetudinario, que estaba implicado en diversas legislaciones aisladas
y estaba complementado por el “derecho inglés común” o Common Law.
La Constitución inglesa se encuentra compuesta de diversos ordenamientos jurídicos, de los
cuales la Carta Magna de 1215, va a ser la más importante con respecto a lo que dice su
artículo 39 11 , esta Carta compila por primera vez en forma escrita, el conjunto de normas
y principios consuetudinarios reconocidos en Inglaterra y en la mayor parte de los países de
Europa, en ésta se van a expresar los compromisos del monarca con la nobleza británica, el
cual es considerado como el antecedente más claro acerca del uso de las Garantías dentro de
la historia, que dice:
“Artículo 39: Ningún hombre libre podrá ser arrestado, detenido en prisión o desposeído de
sus bienes, proscrito o desterrado, o molestado de alguna manera; y no dispondremos sobre
él ni lo pondremos en prisión, sino por juicio legal de sus pares o por Ley del país”
En general, se acepta que el precedente más antiguo de un documento constitucional que
contiene formalmente un conjunto de derechos civiles, se dio a partir de la Carta Magna
Inglesa, en donde el Rey se comprometió a respetar las propiedades de los hombres libres, a
no privarles de su vida, ni de su libertad, ni desterrarlos o despojarlos de sus bienes sino
mediante juicio de sus pares y de acuerdo con la ley de su propia tierra.
Este documento no se limita a una enumeración teórica de derechos del hombre, sino que
garantiza su efectivo cumplimiento mediante mecanismos concretos que llegan hasta el
establecimiento de una comisión fiscalizadora, la cual podía actuar en los casos en que se
violara la paz, la seguridad o la libertad, hasta que no fueran reparadas oportunamente. Estas
comisiones estaban facultadas para embargar castillos, tierras o posesiones reales, así como
para tomar todas las medidas necesarias hasta lograr la reparación a su satisfacción.
Posteriormente a esta Carta Magna, existieron otros ordenamientos ingleses que en sus
disposiciones ampliaron una serie de derechos de esta naturaleza, como el Bill of Petition, el
Habeas Corpus y el Bill of Rights.
El Bill of Petition, fue redactado por los “lores” y los “comunes” y fue presentada a Carlos I
de Inglaterra por el Parlamento y aceptada por el Rey en 1628. en este documento se confirma
y se amplían las garantías concedidas en la Carta Magna. Disponía que ningún hombre sería
preso sin expresar el motivo de su detención, que nadie sería juzgado, sino según las leyes
ya procedimientos del país y que no se impondrían contribuciones son el consentimiento del
Parlamento. De los principios establecidos se llega la concepción de la libertad civil y la
limitación al poder monárquico.
El Habeas Corpus, fue promulgada en Inglaterra en 1679 bajo el reinado de Carlos II. Tenía
el propósito de garantizar la efectividad de la libertad corporal, poniendo al alcance de los
individuos un mecanismo legal para obtener la protección del Estado contra las detenciones
o arrestos arbitrarios. Contiene una significación importante de la libertad del hombre sujeto
a proceso judicial, y obligaba a presentar a la persona detenida ante el Juez Ordinario en un
plazo no mayor a 20 días, para que el juez determinase la legalidad de la detención, además
de que prohibía la reclusión en ultramar, y contenía un principio jurídico que hasta la fecha
sigue siendo vigente: “nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito”.
El Bill of Rights de 1689, va a ser una declaración comprendida en diversas leyes, en donde
se establece el derecho de libertad de culto, se reconocen las garantías de petición, el derecho
de portación de armas, la libertad de expresión, además de que se establece el principio de
legalidad suprimiendo al poder real la facultad de suspender o dispensar leyes; se establece
la libertad de elección de los miembros del Parlamento, y el derecho del procesado a ser
asistido por un abogado y a exigir la declaración de dos testigos; además de que se definían
las condiciones de ejercicio del poder real y la estabilidad e independencia de los
magistrados.
España también es un antecedente muy importante de las garantías individuales del Derecho
Constitucional Moderno, se tenían garantías hacia los humanos fuera de la legislación que se
tenía, y se les llamaba Fueros o Privilegios, los cuales eran otorgados cuando se había
impedido alguna invasión por parte de los moros. Cuando se otorgaba un fuero, el Rey que
lo concedía tenía que respetarlo ya que existía una autoridad que obligaba al Rey y a las
autoridades a respetar esa decisión. Los fueros son lo que actualmente se conoce como
Derechos Humanos.
Estos Fueros se sintetizan en cinco principios generales:
1. Igualdad ante la Ley
2. La inviolabilidad del domicilio
3. Justicia por sus jueces naturales
4. Participación de los vecinos en los asuntos políticos
5. Responsabilidad de los funcionarios reales
Los cabildos españoles, tienen una semejanza a los ingleses, ya que habían logrado una
igualdad civil y política de los ciudadanos, la inviolabilidad del domicilio, la importancia del
derecho de vecindad, derecho a elegir los funcionarios municipales y responsabilidad de estos
funcionarios, justicia impartida por los magistrados elegidos y el derecho a no ser privados
de la libertad sin previa sentencia de los jueces locales.
En España con la Constitución de Cádiz de 1812 consagró algunos Derechos del ciudadano
frente al poder del monarca: el derecho a la audiencia, la protección del domicilio, el respeto
a la propiedad privada y a la libertad de expresión.
Francia también ocupa un lugar muy importante en cuanto a la creación y desarrollo de los
Derechos Humanos con la Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del
Ciudadano de 1789 16 , en donde se declara que el límite de la libertad individual es la
libertad de los demás miembros de la sociedad, cuyo artículo 16 dice:
“Artículo 16.- Toda sociedad en la cual la garantía de los derechos no esté asegurada, ni
determinada la separación de poderes, carece de constitución”
La Revolución Francesa representa el acontecimiento político y social de mayores
repercusiones en el cambio de las ideas de la Filosofía Política moderna, y consecuentemente,
de la organización jurídica del Estado en el siglo XVIII, ya que se considera a la revolución
como la línea divisoria entre la Edad Moderna y la Época Contemporánea por la
trascendencia universal que generó hacia todo el mundo.
La Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, ha sido, a partir de 1789, el
instrumento de referencia obligada que orienta la filosofía de los derechos civiles en la época
contemporánea. Las posteriores declaraciones y convenciones sobre la materia tienen
siempre como antecedente a aquel documento histórico.
A partir de la revolución Francesa surge en el constitucionalismo una etapa que se ha
caracterizado por el reconocimiento de los Derechos Humanos o Garantías Individuales,
como una orientación Liberal. De esa forma y teniendo como modelos tanto la Declaración
Francesa como los precedentes de la unión Americana, se fueron incorporando capítulos de
garantías individuales a la gran mayoría de las Constituciones de los estados democráticos
co-liberales modernos. Y será hasta principios de nuestro siglo cuando aparezcan los
derechos denominados sociales, como en el caso de México, que se hizo a través de la
Constitución de 1917, que fue el primer documento constitucional que los recoge en su texto.
Claude Richard respecto a la evolución de los Derechos Humanos menciona:
“… en cuanto a los procesos alcanzados en el desarrollo de los derechos humanos, el único
punto determinado o prerrequisito necesario es la existencia de un sistema legal garantizado.
Para que pueda iniciarse la ambiciosa marcha hacia los derechos humanos debe existir una
solución jurídica al problema de la organización social”
De acuerdo con Jorge Madrazo, la verdadera declaración de los Derechos Humanos se da en
la Constitución de Virginia de 1787, en el cual aparecen reconocidos los derechos a la vida,
la igualdad, la seguridad, el derecho a modificar la forma de gobierno, la libertad de sufragio,
el principio de las elecciones libres, las garantías del proceso penal, las condiciones de la
expropiación, la libertad de prensa y de conciencia, etc.
Muchos seres humanos continúan todavía viviendo en la completa ignorancia sobre lo que
son los Derechos Humanos, tal como sucedía “hasta la Segunda Guerra Mundial y debido a
la voluntad política, en la que no se estableció de manera clara y precisa cuáles eran y en qué
consistían los Derechos Humanos”.
En la Segunda Guerra Mundial se vivían las peores atrocidades que el hombre pudiera
cometer contra el hombre mismo, tales como torturas, asesinatos en masa y esclavismo entre
otros; la gran mayoría de personas, eran excluidas y privadas del goce de sus Derechos
Humanos, ya fuera por condiciones de sexo, color, creencias religiosas u origen extranjero.
No fue hasta el término de esta guerra, cuando la Organización de las Naciones Unidas ,
aprobó la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” el 10 de diciembre de 1948, en
la que se distinguen los derechos relativos a la vida política, social y jurídica.
Es necesario reconocer que los Derechos Humanos surgieron en diversas etapas de la historia,
en las que los seres humanos entraron en constantes periodos de intolerancia y conflictos. La
Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano surgió el 26 de agosto de 1789,
La declaración Americana de los Derechos y deberes del hombre se dio a conocer en 1948,
prácticamente después de la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente surgió el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y políticos de 1966 y la Convención Americana de los
Derechos Humanos de 1969.
La Declaración Universal de los Derechos Humanos , tiene como ideal que las naciones
deben de esforzarse, con el fin de que los individuos y las instituciones promuevan mediante
la enseñanza y la educación el respeto a los derechos y libertades, al mismo tiempo de
asegurar por medio de medidas progresivas de carácter nacional e internacional su
reconocimiento y aplicación de manera universal y efectiva, tanto en los Estados Miembros
como en los territorios en donde han colocado su jurisdicción.
La aparición de todos estos tratados y convenciones es una muestra de lo importante que
resultan los Derechos Humanos en la actualidad y acrecientan la importancia de que estos se
respeten verdaderamente en todas y cada una de las sociedades actuales.
“Los derechos humanos son construcciones éticas y significados elaborados de hace poco
tiempo (recordemos que la Declaración Universal de los derechos humanos data de 1948)…
responden a un progreso de la humanidad y que no son necesariamente inmutables. Es decir,
van cambiando y conforme vayamos evolucionando y desarrollándonos como seres humanos
se irá enriqueciendo el concepto de derechos humanos ”
CLASIFICACION

una de las principales características del nuevo constitucionalismo latinoamericano es


que propone una nueva clasificación de los derechos fundamentales, superando la
tradicional clasificación generacional de los mismos y proponiendo un nuevo modelo de
Estado en el cual todos los derechos reconocidos en el texto constitucional tienen
directa aplicación y justiciabilidad. Desde esa perspectiva, todos los derechos
reconocidos en el texto constitucional son derechos fundamentales.

De esa manera, las constituciones de Colombia, Venezuela, Ecuador y Bolivia


incorporan a su parte dogmática el principio de igualdad jerárquica de los derechos
fundamentales, superando la división generacional de los mismos e innovando una
nueva clasificación, que en el caso boliviano es reforzado por los principios del
pluralismo, la interculturalidad y la descolonización. Es mediante esa nueva
clasificación que se advierte el espíritu garantista del nuevo constitucionalismo
latinoamericano, pues dichos textos constitucionales buscan la eficacia máxima de los
derechos fundamentales, conteniendo un amplio catálogo constitucional de derechos y,
principalmente, otorgando garantías jurisdiccionales para su ejercicio.

Esto se puede ver en los artículos 13, 86 y 89 de la Constitución colombiana; 19 y 27


de la venezolana; 6 y 11 de la ecuatoriana; y 9, 13 y 109 de la boliviana, que
reconocen la igualdad jerárquica de los derechos fundamentales. En el siguiente
cuadro se puede ver una clasificación de los derechos fundamentales contenidos en los
textos constitucionales de Bolivia, Colombia, Venezuela y Ecuador:

Los derechos individuales son los también denominados derechos de libertad, mediante los
cuales se reconoce a la persona diferentes libertades y el respeto a la vida y dignidad
humanas. Estos derechos, que fueron la base de las revoluciones liberales de los siglos XVII
y XVIII, se proponen que el poder político, el Estado, no intervenga en la libertad individual
de las personas. Asimismo, aseguran que su titular es la persona individual, pues parten del
supuesto de que existe un interés directo y personal en su ejercicio; por lo tanto, su
vulneración requiere una tutela subjetiva.
Los derechos sociales y económicos son aquéllos que exigen al Estado la realización de
diferentes actividades políticas mediante las cuales se asegure a la persona desarrollo integral
y bienestar, actividades como la provisión de una fuente de trabajo, de servicios de salud y
educación, y de prestaciones sociales, entre otros. Estos derechos fueron insertados en las
constituciones hacia inicios del siglo XXI, mediante el desarrollo del constitucionalismo
social. Han sido denominados por parte de la doctrina constitucional como derechos
individuales homogéneos, debido a que su ejercicio, si bien es personal, está vinculado a los
derechos de otras personas. Por lo tanto, su vulneración no sólo afecta al titular sino al resto
de personas que están en la misma situación, y su tutela debe ser objetiva.
En cuanto a los llamados derechos transindividuales, se los entiende como colectivos y
difusos; y son de reciente incorporación dentro del constitucionalismo; mediante ellos se
reconoce que las colectividades tienen derechos inherentes a su naturaleza. Se refiere a los
derechos de los pueblos indígenas, destacándose el derecho a la libre determinación de éstos,
reconociendo sus propios procedimientos e instituciones; la vulneración de los derechos
colectivos contraviene la libre determinación. Son difusos porque, si bien su naturaleza es
colectiva, su legitimación no está específicamente determinada en un grupo social en
especial. Tanto para los derechos colectivos como para los difusos existe una tutela colectiva,
generando así una justiciabilidad indivisible de los mismos.
La clasificación de los derechos fundamentales en el nuevo constitucionalismo
latinoamericano responde a la vigencia y ejercicio pleno de los derechos por parte de las
ciudadanas y ciudadanos, sin destacar derechos de primera o segunda clase, sino
estableciendo una sola jerarquía de los mismos, así como de su protección, ampliando el
entendimiento de la dignidad humana como un concepto holístico e integral.
Por otra parte, el Tribunal Constitucional Plurinacional de Bolivia, mediante su sentencia
1474/2011-R, ha establecido claramente cómo se entiende actualmente la nueva clasificación
de los derechos fundamentales, señalando que
En el contexto antes señalado y dentro de esa visión axiológica que asegura la "construcción
colectiva del Estado", debe establecerse también que art. 13.1 del texto constitucional asegura
la inviolabilidad de los derechos reconocidos por la Constitución Política del Estado; en ese
orden, y reforzando esta regla constitucional, el art. 13.3 de este orden supremo, proclama
que no existe jerarquía entre derechos, garantizando el Estado a las personas y colectividades,
el libre y eficaz ejercicio de los derechos fundamentales, tal como reza el art. 14.3, aspectos,
que a la luz de los modelos constitucionales conocidos en derecho comparado, constituye un
eje de ruptura esencial, máxime cuando el art. 109.1 del texto constitucional, de forma
expresa señala: "Todos los derechos reconocidos en la Constitución son directamente
aplicables y gozan de iguales garantías para su protección", aspecto que consolida al nuevo
orden constitucional como un verdadero paradigma a la luz del derecho comparado, y que
además refuerza esa "construcción colectiva del Estado", superando una sesgada visión, en
virtud a la cual -tal como se evidencia en modelos constitucionales contemporáneos- se
jerarquizan derechos, garantizándose su justiciabilidad solamente para algunos -en particular
los de primera generación-, descuidándose una efectiva protección para otros, verbigracia, el
caso de los derechos colectivos, situación que enmarca a estos modelos en una visión
proteccionista de derechos individuales, aislados de una visión colectiva y que constituye una
esencial característica de diferenciación con el modelo constitucional boliviano.
EJEMPLO DE VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES:
Individual
Allanamiento de vivienda, contemplando los casos de expropiación ilegal, como por ejemplo
un gobierno, organización o individuo que irrumpiese sin permiso en una morada, en
presencia o no de su dueño, sin una orden de procedencia “legal” incurre en violar la libertad
de expresión y el respeto a la dignidad de la persona.
Pluriindividuales
El negar cierto tipo de servicios esenciales, Imaginemos una tribu de aborígenes que no es
aceptada o es discriminada al acceder a un hospital o excluida al trazar los planos para cierto
tipo de obras de bien común, ya sea por su lugar de residencia, prácticas religiosas o
simplemente por su apariencia.
Transindividuales
El intervenir de forma atrevida en el territorio, el derecho al medio ambiente y todos aquellos
aspectos relacionados a éste, cuya titularidad es de toda la sociedad, por lo tanto si el estado
o cualquier otro ente modifica y afecta el medio, generando transformaciones tales como la
construcción de nuevas edificaciones, instalación de una planta industrial, privatización de
zonas etc. estará violando este derecho.