Está en la página 1de 9

Historia Natural de la Enfermedad

 CÁNCER

TRIADA

AGENTE CAUSAL:

-Mutaciones (nivel molecular).

-Cambios a nivel celular.

Agentes carcinógenos, como la radiación (ionizante, ultravioleta, etc), de productos


químicos (procedentes de la industria, del humo del tabaco y de la contaminación en
general, etc) o de agentes infecciosos.

https://www.news-medical.net/health/What-Causes-Cancer-(Spanish).aspx

http://www.canceronline.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=66&Itemid
=66

HUESPED: SER HUMANO, ANIMALES.

MEDIO AMBIENTE:

-Medio urbano (personas tienen mayor probabilidad de desarrollar cáncer en


comparación con las que habitan en áreas rurales).

-Pobreza

-Alimentación

-Edad

-Inmunosupresión

-Causas laborales: Entre el dos por ciento y el ocho por ciento de los cánceres podría
tener en su origen una causa laboral, según un informe. La exposición a sustancias
cancerígenas, a la radiación solar, el humo de escape de motores diesel, polvo de la
madera, o a la fibra de vidrio son algunos de los factores de riesgo.

El nivel socioeconómico, entre otros muchos factores, puede definir el tipo de cáncer. Lo
dice una investigación realizada en EE.UU. que se publica en «Cancer» en la que se ha
visto que ciertos tipos de cánceres -laringe, cérvix, pene o hígado- se concentran en las
zonas con menos recursos económicos, mientras que en las áreas más «ricas» existen
otros tipos de tumores -melanoma, tiroides o testículos-. El estudio también indica que en
las áreas de mayor pobreza hay una menor incidencia de cáncer, pero una mayor
mortalidad que en las zonas con menor pobreza.

En 1984, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos estableció que un 35% de los
tumores malignos tienen origen o están relacionados con factores alimentarios,
comparándose así con el riesgo de cáncer que produce el tabaco. Es así como los expertos
sitúan a la alimentación como uno de los factores de riesgo tumoral más importantes
dentro de los factores ambientales y prevenibles.

http://www.canceronline.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=67&Ite
mid=67

Factores de riesgo cáncer

 Alcohol
 Dieta
 Edad
 Gérmenes infecciosos
 Hormonas
 Inflamación crónica
 Inmunosupresión
 Luz solar
 Obesidad
 Radiación
 Sustancias en el ambiente que causan cáncer
 Tabaco
¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce un exceso


de células malignas (conocidas como cancerígenas o cancerosas), con crecimiento más allá
de los límites normales que invaden tejidos sanos.

No todos los tumores son cancerosos; puede haber tumores benignos y tumores
malignos. Los tumores benignos no son cancerosos. Pueden extirparse y, en la mayoría de
los casos, no vuelven a aparecer. Las células de los tumores benignos no se diseminan a
otras partes del cuerpo.

Los tumores malignos son cancerosos. Las células de estos tumores pueden invadir tejidos
cercanos y diseminarse a otras partes del cuerpo. Cuando el cáncer se disemina de una
parte del cuerpo a otra, esto se llama metástasis.

El cáncer puede afectar a todas las edades, pero el riesgo de sufrir los más comunes se
incrementa con la edad.

¿Cuáles son las causas?

El cáncer es causado por anormalidades en el material genético de las células. Estas


anormalidades pueden ser provocadas por agentes carcinógenos, como la radiación
(ionizante, ultravioleta, etc), de productos químicos (procedentes de la industria, del
humo del tabaco y de la contaminación en general, etc) o de agentes infecciosos. Otras
anormalidades genéticas cancerígenas son adquiridas durante la división normal del ADN,
al no corregirse los errores que se producen durante la misma, o bien son heredadas,
causando una mayor probabilidad de desencadenar la enfermedad.

Los cambios genéticos que contribuyen al cáncer tienden a afectar tres tipos principales
de genes — proto-oncogenes, genes supresores de tumores y genes reparadores del ADN.
Estos cambios se llaman a veces "causantes" de cáncer.

Los proto-oncogenes se dedican al crecimiento y división celular normal. Sin embargo,


cuando estos genes se alteran en ciertas maneras o son más activos de lo normal, ellos
pueden convertirse en genes causantes de cáncer (u oncogenes), al permitir a las células
que crezcan y sobrevivan cuando no deberían.

Los genes supresores de tumores se dedican también a controlar el crecimiento y la


división celular. Las células con algunas alteraciones en los genes supresores de tumores
pueden dividirse en una forma sin control.
Los genes reparadores del ADN se dedican a arreglar un ADN dañado. Las células con
mutaciones en estos genes tienden a formar mutaciones adicionales en otros genes.
Juntas, estas mutaciones pueden causar que las células se hagan cancerosas.

Conforme los científicos han aprendido más acerca de los cambios moleculares que
resultan en cáncer, ciertas mutaciones se han encontrado juntas en muchos tipos de
cáncer. A causa de esto, los cánceres se caracterizan a veces según los tipos de
alteraciones genéticas que se cree son causantes, no solo por el sitio del cuerpo en donde
se forman y por la forma como se ven las células cancerosas al microscopio.

Factores de Riesgo para el cáncer

Según la Organización Mundial de la Salud (WHO), los factores de riesgo comunes para el
cáncer incluyen:

 Uso del Tabaco


 Uso del Alcohol
 Exceso De Peso y obesidad
 Factores Dietéticos, incluyendo la admisión escasa de la fruta y verdura
 Inactividad Física
 Infecciones Crónicas de los píloros del helicobacter, del virus de la hepatitis B
(HBV), del virus de la hepatitis C (HCV) y de algunos tipos de virus de papiloma
humano (HPV)
 Riesgos Ambientales y profesionales incluyendo la radiación ionizante e inionizante
Tipos de cáncer

El tipo de cáncer se define entre otras cosas por el tejido u órgano en el que se ha
originado. Así por ejemplo, un cáncer de colon que dio lugar a metástasis hepáticas sigue
denominándose cáncer de colon, y no cáncer hepático.

Desde una perspectiva estricta pueden definirse tantos tipos de cánceres como enfermos,
cada uno con sus alteraciones moleculares y celulares específicas, pero de forma sintética
se agrupan por el tejido que los dio origen:

• Carcinomas. Se trata de cánceres que se originan a partir de células epiteliales. Estas son
células que tapizan la superficie de órganos, glándulas o estructuras corporales. Representan
más del 80% de la totalidad de los cánceres, incluyendo las variedades más comunes de
cáncer de pulmón, mama, colon, próstata, páncreas y estómago, entre otros.

• Sarcomas. Son cánceres que se forman a partir del llamado tejido conectivo o conjuntivo,
del que derivan los músculos, los huesos, los cartílagos o el tejido graso. Los más frecuentes
son los sarcomas óseos.

• Leucemias. Son cánceres que se originan en la médula ósea, que es el tejido encargado de
mantener la producción de glóbulos rojos, blancos y plaquetas. Las alteraciones en estas
células pueden producir, respectivamente, anemia, infecciones y alteraciones de la
coagulación (sangrados o trombosis)
• Linfomas. Se desarrollan a partir del tejido linfático, como el existente en ganglios y órganos
linfáticos.

Estos términos se acompañan frecuentemente de un prefijo que describe el tipo de célula que
lo ocasionó, por ejemplo:

- Adeno= glándula

- Condro= cartílago

- Eritro= glóbulo rojo

- Hemangio= vaso sanguíneo

- Lipo= grasa

- Melano= célula pigmentada

- Mio= célula muscular

- Osteo= hueso

El análisis microscópico puede definir subtipos de cáncer. Esto suele ayudar al oncólogo a
conocer mejor el tumor y entender el pronóstico o tratamiento que puede requerir el
paciente.

Entre las células normales y las cancerosas existe un espectro de condiciones


morfológicamente diferentes en su análisis microscópico.

La hiperplasia es una situación en la que se produce un aumento en la proliferación


celular, manteniéndose la estructura celular normal. Habitualmente es una respuesta
normal y reversible a un estímulo irritante.

La displasia es un proceso no canceroso en el cual existe una proliferación excesiva


caracterizada por la pérdida de la organización normal de los tejidos, y de la arquitectura
celular normal. De ordinario es reversible, pero puede sufrir una transformación
carcinomatosa.

Es por ello que las áreas de displasia deben monitorizarse, y a veces, tratarse. El caso más
severo de displasia llega a formar el carcinoma “in situ”, confinada dentro de la barrera
anatómica más inmediata al lugar en que se inició.

En el proceso de transformación carcinomatosa las células pierden en distinto grado la


capacidad de diferenciación o especialización de sus funciones, y además proliferan
activamente (entran en “mitosis”), es decir, adquieren características “atípicas”.
Estos cambios morfológicos en las células permiten clasificar a los tumores en
diferentes grados, siendo tanto más agresivos cuanto más alto es su grado
o indiferenciación (es decir, se parecen menos a la célula de origen).

Finalmente, el creciente desarrollo de las técnicas de biología molecular está permitiendo


subclasificar con mucho más detalle los perfiles moleculares de cada tumor.

Así, a través de técnicas como el “next generation sequencing” se pueden estudiar las
mutaciones genéticas más frecuentes del tumor o analizar firmas genéticas del tumor. En
algunos casos concretos, permite aplicar tratamientos dirigidos o entender mejor el
beneficio de determinados tratamientos.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El diagnóstico de cáncer en pacientes está, en gran medida, influenciado por el tipo de


cáncer, así como por la etapa o la extensión de la enfermedad, la presencia de metástasis
entre otros. La realización periódica de estudios en personas asintomáticas para detectar
precozmente el cáncer se justifica en aquellos casos en que un tratamiento oportuno
puede modificar la evolución natural de la enfermedad (curación, prolongar la vida y
mejorar la calidad de vida). Este es el caso de algunos tipos de cáncer como el de cuello de
útero, mama y colon. Por esto es importante realizar controles periódicos de salud que
permitan detectar la enfermedad antes de la aparición de los síntomas.

Otro sistema de estadificación que se usa para todos los tipos de cáncer agrupa el cáncer
en una categoría principal de cinco existentes. Este sistema de estadificación lo usan con
más frecuencia los registros de cáncer que los doctores.

 In situ — Hay células anormales presentes pero no se han diseminado a tejido


cercano
 Localizado — El cáncer se ha limitado al lugar en donde empezó, sin indicios de
haberse diseminado
 Regional — El cáncer se ha extendido a estructuras cercanas, como a los ganglios
linfáticos, a tejidos o a órganos.
 Distante — El cáncer se ha diseminado a partes distantes del cuerpo.
 Desconocido — No hay información suficiente para determinar el estadio.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

El plan de tratamiento depende del tipo de tumor, la localización, la edad del paciente, su
salud general y el estadío de la enfermedad. En general incluye cirugía, quimioterapia y/o
radioterapia, y en algunas ocasiones tratamiento hormonal o terapias biológicas. El
objetivo del mismo es en muchas ocasiones la curación de la persona, en otras el control
de la enfermedad y en los casos avanzados, la reducción de los síntomas y la mejoría de la
calidad de vida.

¿Cómo se realiza la prevención?

1. Evitar la exposición al humo de tabaco: no iniciar el consumo, dejar de fumar y evitar


la exposición al humo ajeno salva y prolonga la vida más que cualquier medida de
salud pública
2. Comer saludablemente: Reducir el consumo de comidas rápidas y otros alimentos con
alto contenido de a grasas trans, como frituras, confituras, golosinas y productos de
copetín. Aumentar la ingesta de frutas, hortalizas, cereales, legumbres, semillas y
demás alimentos ricos en fibras
3. Practicar al menos 30 minutos de actividad física en forma continua o fraccionada. Por
ejemplo una sesión diaria de 30 minutos o dos de 15.
4. Practicar sexo seguro: muchas enfermedades de transmisión sexual como la Hepatitis
C, la hepatitis B, la infección por HPV y el VIH-SIDA pueden predisponer al desarrollo
de algunos tipos de cáncer. El uso sistemático de preservativo protege a las personas
de contraer estas enfermedades.