Está en la página 1de 8

Sistema de combustible dual con enriquecimiento de Hidrogeno como mejora de MCI

existentes.
Normand Chi.

Celdas de Combustible.
Romeli Barbosa.

Resumen.

El uso de hidrogeno como una aportación de potencia en el combustible base de un motor de


combustión por ignición de chispa puede ser una opción ante la gran demanda de recursos
fósiles para la producción de hidrocarburos. Se da a conocer una propuesta de un sistema
dual de combustible para mejora de los motores actuales con el cual nos permita utilizar
hidrogeno mismo que se ido estudiando como sustitución parcial de los hidrocarburos.
Teniendo en cuenta que hoy día hay varios sistemas de producción de hidrogeno mediante
electrolisis en el mercado con la finalidad de “Ahorrar combustible” se ha tomado le decisión
de hacer una investigación correspondiente sobre cual factible es el uso del hidrogeno
producido con un electrolizador. Hoy en el hidrogeno se ve como un combustible
potencialmente con buenas propuestas para la aplicación de nuevas tecnologías que se han
estado desarrollando e innovando ya sea para la parte de producción de energía
electroquímica o en la implementación de combustible parcial alternativo como mejor de los
motores actuales de combustión interna.

Introducción.
Las reservas de combustibles fósiles en todo el mundo son de alguna manera limitadas, y la
contaminación ambiental severa ha promovido el desarrollo de varios estudios sobre la
economía de la gasolina, su consumo en motores de combustión interna (MCI) y la necesidad
de una alternativa energías limpias y renovables. Combustibles alternativos como etanol,
biodiesel, hidrógeno, y algunos otros se han utilizado en automoción sistemas. La generación
de hidrógeno ofrece la posibilidad de revertir el impacto negativo generado con el uso de
combustibles fósiles expulsados al medio ambiente y ofrece una alternativa para cumplir con
la futura demanda de combustible y producción energía. El enfoque está ahora en la
aplicación de hidrógeno en dos formas básicas: en celdas de combustible de hidrógeno y en
motores de combustión interna. Una pila de combustible convierte la energía química del
combustible directamente a la electricidad; sin embargo, el costo de una celda de combustible
PEM sigue siendo más alto que el de los MCI convencionales. Varios eventos globales
indicar el hecho de que nos estamos acercando para comenzar una era en la que se usarán
nuevos sistemas de energía; la era del hidrógeno como un limpio y combustible
ambientalmente amigable ha comenzado. Por otro lado, la infraestructura limitada para la
distribución de hidrógeno y el alta de los costos de producción y almacenamiento son
obstáculos para no permitir popularización del uso de hidrógeno en varios tipos de motores
y dispositivos.

Comparativamente, los motores que usan mezclas de combustible-hidrógeno tienen una


cantidad reducida de consumo total de combustible, proporcionando una mejor combustión
y emisiones contaminantes reducidas que Motores de combustible tradicionales.
Actualmente investigaron el efecto de rendimiento de las mezclas de hidrógeno y oxígeno
(oxigeno-hidrógeno) inyectado a un motor de gasolina con encendido por chispa. El
experimento se realizó en un motor modificado equipado con un sistema de inyección de
hidrógeno y oxígeno. El estándar el enriquecimiento de oxigeno-hidrogeno contribuyó a la
reducción de emisiones de CO. Se presento una exhaustiva revisión de los avances recientes
y la investigación fundamental sobre combustión enriquecida con hidrógeno. Según estudios
previos, el almacenamiento de hidrógeno a bordo sistema agrega peso extra a los vehículos
y aumenta la necesidad de considerando más problemas de seguridad. En los últimos años,
el hidrógeno generado, que se produce con un proceso de electrólisis, proporciona una
solución adecuada para la implementación de hidrógeno en vehículos; el gas producido
durante la electrólisis contiene oxígeno, que es un promotor de la combustión. Esto es
beneficioso para obtener una combustión rápida y completa del combustible-aire mezcla.
Pocos artículos se encontraron en los que la integración de un alcalino electrolizador sea
utilizada en motor de combustión interna. De igual forma se está haciendo el estudio
necesario para establecer un proceso de fabricación de electrolizadores que pueden ofrecer
diseño de seguridad, instalación y operación de estos dispositivos en los vehículos actuales.
Los electrolizadores alcalinos tienen varias ventajas de disponibilidad, flexibilidad y alta
pureza Producción de hidrógeno que usa la electrólisis del agua requiere mejoras en la
eficiencia energética, seguridad, durabilidad, operabilidad y portabilidad y también
reducción en costos de instalación y operación.

El Hidrogeno.
El hidrógeno hoy en día está dando lugar a muchas aplicaciones, no sólo desarrollando
nuevas tecnologías en dónde éste se aprovecha o se puede producir, sino también su uso
energético en especial cómo combustible, puesto que los combustibles fósiles además de ser
muy contaminantes las reservas actuales no duraran siempre y llegará el punto en el que se
tendrán que buscar alternativas, en especial para el sector transporte dado a que prácticamente
todas las actividades humanas dependen de eso.

Algunas ventajas que presenta el hidrógeno como combustible son las siguientes:

• El hidrógeno se quema en el aire libre cuando hay concentraciones entre el 4 y 75%


de su volumen, en cambio el gas natural lo hace entre 5.4 y 15%.
• La temperatura por combustión espontánea es de 585° C, mientras que para el gas
natural es de 540° C.
• El gas natural explota en concentraciones de 6.3 a 14%, mientras que el hidrógeno
requiere concentraciones entre el 13 y el 64%, por lo que el gas natural es más
explosivo que el hidrógeno.
• La molécula de hidrógeno es la más ligera, la más pequeña y está entre las moléculas
más simples, además, es relativamente estable y en caso de accidente, se dispersaría
rápidamente.
• El hidrógeno tiene más alto contenido de energía por unidad de peso que cualquier
otro combustible.
• También permite la combustión a altas relaciones de compresión y altas eficiencias
en máquinas de combustión interna.
• Cuando se le combina con el oxígeno en celdas de combustible electroquímicas, el
hidrógeno puede producir electricidad directamente, rebasando los límites de
eficiencia del ciclo de Carnot obtenidos actualmente en plantas generadoras de
potencia.
Se puede ver que las ventajas del hidrógeno sobre los combustibles fósiles son muy grandes,
no contaminan y posee una alta eficiencia a comparación de los combustibles fósiles. Aunque
claro también presenta algunas desventajas como lo es el almacenamiento y transporte,
debido a las altas presiones a las que debe encontrarse y otro problema que se presenta es la
baja temperatura de licuefacción que posee (-253°C). Como se sabe el hidrógeno no se puede
obtener de manera directa puesto que se encuentra en otros materiales de los cuales debe ser
extraído. Varios grupos a favor de impulsar una economía del hidrógeno tratan de impulsar
métodos eficientes y no contaminantes, un ejemplo es, obtener hidrógeno del agua mediante
electrólisis y que la energía para este proceso provenga del viento, aunque la industria nuclear
ve que la única forma de producir hidrógeno a gran escala es mediante energía la energía
nuclear. Aunque aún falta mucho para desarrollar una “economía” del hidrógeno, puesto que
los cambios son lentos, por ejemplo, a la industria de la energía renovable le ha tomado más
30 años tener el 1% del mercado del transporte y 2% del mercado de la generación eléctrica.
El hidrógeno como fuente de energía alternativa a los combustibles a base de hidrocarburos,
puede tener muchos más usos potenciales, pero antes se debe de lograr almacenar y usar de
forma segura. Puede usarse para el sector transporte y para aplicaciones estacionarias, como
un portador de energía puede incrementar nuestra diversidad energética y seguridad al reducir
la dependencia en combustibles fósiles. Aunque claro está que, si la tendencia es ir
aumentando el uso de combustibles alternativos a los fósiles, se debe ya de empezar a tomar
acción necesaria en cuanto a la infraestructura de distribución de los combustibles.
Desarrollar tecnologías de abastecimiento cómo son las estaciones de servicio sería lo
primordial para llegar a un sistema eficiente cómo lo es en la actualidad el de la gasolina o
diésel.

Desarrollo

Ante este panorama existe la alternativa de utilizar el hidrógeno que es un combustible más
limpio cuya combustión produce mucho menos emisiones contaminantes y que con ciertas
adaptaciones en los motores actuales impulsados por combustibles fósiles puede ser
empleado de forma segura, confiable y limpia. Es por ello por lo que es importante realizar
una revisión de los actuales motores de combustión interna y su adaptación a la quema de
hidrogeno dentro del bloque de estos motores.

Se tiene conocimiento que los motores de combustión interna de ciclo Otto que funcionan
con gasolina pueden adaptarse al sistema de gas licuado de propano si ninguna modificación
en el bloque del motor no mas requiriendo accesorio de distribución al cuerpo de aceleración
para poder hacer la mezcla de aire combustible. Es importante dejar muy en claro que los
motores que utilizan sistemas de Gas L.P. pueden alternar con el uso de gasolina.

En cuanto a las emisiones de los gases de la combustión que son cuatro las emisiones
significantes de los motores de encendido por compresión. Estas son los hidrocarburos (HC),
el monóxido de carbono (CO), los óxidos de nitrógeno (No) y el dióxido de carbono (CO2).
Un motor utilizando parcialmente hidrógeno como combustible reduce parcialmente la
producción de óxidos de carbono, debido a que el hidrogeno no contiene carbono. Sabiendo
que hoy en día la mayoría del hidrógeno producido es mediante reformado de combustibles
que contienen carbono, la generación de este hidrógeno mediante fuentes renovables como
la energía eólica y solar sería capaz de reducir estas emisiones a valores cercanos a cero. En
artículos donde se hicieron pruebas de un motor combustión interna con una porción de
hidrógeno, no se generaron emisiones significantes emisiones de CO y CO2 en la combustión
del hidrógeno. La composición de los humos depende del combustible que se usa y de las
condiciones de combustión en que se quema éste. Las partículas del humo se componen
generalmente de cenizas o carbonilla, generada por el carbono que se encuentra en el
carburante.
En los sistemas de combustión dual de combustible gasolina e hidrógeno, se da un descenso
de la liberación de partículas, siendo menores estos niveles de carbonilla cuanto mayor es la
cantidad de hidrógeno que se inyecta, para cualquier caudal de hidrógeno, aunque suele
existir un caudal óptimo en que con menor cantidad de hidrógeno se consiguen las mismas
concentraciones de humo. Esta disminución se da porque a mayor cantidad de hidrógeno se
disminuye la fracción molar de carbono, limitando la generación de carbonilla.

Propiedades de combustibilidad del hidrógeno


Las propiedades o características más relevantes del hidrógeno en el papel de combustible
son las siguientes:

• Amplio margen de inflamabilidad: La inflamabilidad en parte depende del nivel de


concentración; el hidrógeno en forma concentrada y aun diluida es altamente
inflamable, por encima de otros combustibles, favoreciendo su compatibilidad con
los motores de combustión interna (MCI).
• Baja energía para ignición: Aproximadamente, una décima parte de la energía
necesaria para encender a la gasolina, 0.24 mJ, basta para propiciar la ignición del
hidrógeno, 0.02. En el contexto de los MCI, la baja energía para ignición del
hidrógeno garantiza, por un lado, el encendido al instante del motor pero también, a
causa de la temperatura de diversos componentes o sustancias dentro del motor, la
aparición del fenómeno de ignición prematura.
• Corta distancia de extinción: Al tener una distancia de extinción menor a la de la
gasolina, las llamas del hidrógeno en combustión se hallan más próximas entre sí,
apagar una flama del hidrógeno puede resultar más difícil en comparación con una
del hidrocarburo mencionado.
• Elevada temperatura de auto-ignición: La temperatura de auto-ignición se define
como la temperatura mínima indispensable para que, sin la intervención de un medio
de ignición externo, un combustible se auto encienda; en el caso del hidrógeno esta
temperatura es de 585 °C, una cifra relativamente elevada que permite un margen de
maniobra en parámetros como la razón de compresión de un MCI, dado que al reducir
el volumen se incrementa la temperatura; con objeto de evitar la ignición prematura,
la temperatura final debe ser inferior a la temperatura de auto-ignición.
• Alta velocidad de las flamas: La rapidez con que se desplaza una flama del
hidrógeno, hasta 3.46 m/s, llega a ser casi diez veces superior a la registrada por una
flama de la gasolina, 0.42 m/s; ello contribuye a mejorar, desde la perspectiva
termodinámica, el desempeño de un MCI.
• Fácil dispersión: El hidrógeno se dispersa en el aire con mayor agilidad que, por
ejemplo, la gasolina, esto facilita el conseguir mezclas homogéneas aire/combustible
además de ser un punto a su favor en materia de seguridad, sin embargo, su pronta
diseminación ocasiona problemas en retención y almacenaje.
• Baja densidad: Factor que implica que sea casi imprescindible disponer de un
volumen considerable a fin de almacenar una cantidad sustancial de hidrógeno,
requerimiento que choca con los cánones tradicionales del diseño automovilístico.
• Razón aire/combustible: La proporción aire/combustible química o
estequiométricamente correcta para la combustión total del hidrógeno en aire es 34:1
en masa, esto significa que se precisan como ejemplo, 34 gramos de aire por cada
gramo de hidrógeno, condición que repercute directamente en la repartición natural
que sucede al interior de la cámara de combustión. Un combustible que es gas a
temperatura y presión ambientales, hidrógeno, se expande un volumen mayor dentro
de la cámara que un combustible líquido, como gasolina, lo que orilla a que un menor
porcentaje de la cámara pueda ser llenado con aire, panorama que dista del
químicamente conveniente.

Conclusión
- El hidrogeno se puede utilizar como un potencial combustible parcial alternativo
como mejora en los motores de combustión interna.
- Las propiedades del hidrogeno hace que se convierta de alguna forma un combustible
ecológico siempre y cuando se producido mediante energías renovables mediante
electrolisis.
- Hay pocos estudios sobre motores de combustión interna por ignición de chispa, en
su mayoría son motores Diesel.
- Se tendría que hacer un estudio experimental muy detallado para poderlo utilizar de
una forma de combustible parcial en un sistema dual.
- Si propone utilizar hidrogeno puro uno de los retos sería el almacenamiento y recarga
del mismo en los vehículos, así mismo la adaptación del sistema de almacenamiento
en los vehículos lo que traería incremento del peso.
Bibliografía.

- Johannes Haller, Thomas Link: Thermodynamic concept for an efficient zero-emission


combustion of hydrogen and oxygen in stationary internal combustion engines with high
power density

- Shuofeng Wang, Changwei Ji, Jian Zhang, Bo Zhang: Improving the performance of a
gasoline engine with the addition of hydrogeneoxygen mixtures

- M. Horcasitas-Verdiguel, J. M. Sandoval-Pineda, B. A. Grunstein-Ramírez, L. F.


Terán-Balaguer, and R. de G. González-Huerta: Design and Manufacture of ICE Test
Module to Reduce Gasoline Consumption Using Oxyhydrogen Gas from an Alkaline
Electrolyzer

- Venkateswarlu Chintala, K.A. Subramanian: CFD analysis on effect of localized in-


cylinder temperature on nitric oxide (NO) emission in a compression ignition engine under
hydrogen-diesel dual-fuel mode

- Marco Antonio Rojas Mena: Estudio de factibilidad del uso de hidrógeno como
combustible en máquinas de combustión interna para generación de electricidad