Está en la página 1de 37

Corrupción y desarrollo: Una revisión crítica de la literatura reciente

Ezequiel Brodschi 1

Eduardo Fracchia 2

Martín López Amorós 3

Agosto de 2008

Resumen: En el presente trabajo se presenta una revisión crítica del tratamiento dado por la literatura a cuatro cuestiones centrales vinculadas a la corrupción: i) definición del concepto, ii) metodologías de medición, iii) determinantes de los niveles de corrupción y iv) consecuencias. El trabajo hace especial énfasis en el cuarto punto, concentrándose en el impacto de la corrupción sobre el crecimiento y desarrollo económico. Para ello, se presenta una revisión crítica del tratamiento y los resultados aportados por la literatura formal y empírica en los últimos años.

Abstract: In this paper we develop a critical survey of the treatment given by literature to four main issues related to corruption: i) definition, ii) measurement’s methodologies, iii) determinants and iv) consequences. This paper is mainly concerned with the fourth point, paying special attention to the impact of corruption on economic growth and development. For this purpose, it is introduced a critical survey of treatment and results reached by formal an empiric literature through the last few years.

Clasificación JEL: D73, O1

1 IAE – Universidad Austral. E-mail: ezebrodschi@hotmail.com

2 IAE – Universidad Austral. E-mail: efracchia@iae.edu.ar

3 IAE – Universidad Austral. E-mail: fmlopezamoros@gmail.com

1. Introducción

La corrupción ha sido desde siempre un fenómeno presente en las diferentes sociedades que ha sido estudiado desde diversas perspectivas. En general, la corrupción ha sido rechazada por las sociedades, aunque ese rechazo se ha fundamentado en diferentes argumentos; desde los basados en los aspectos inmorales implícitos en la corrupción hasta los relacionados puramente en los costos económicos generados por los actos corruptos. La enorme complejidad del concepto de corrupción ha hecho que su estudio se haya encarado desde ángulos muy diferentes a lo largo de la historia. Mientras muchos se han centrado en cuestiones básicas y fundamentales como la definición precisa del concepto y sus formas de medición, otra parte de la literatura se ha encargado de estudiar sus causas y consecuencias y en particular a través de qué canales es que genera estas consecuencias. La intención de este trabajo es repasar los hallazgos y avances de la literatura en los

cuatro aspectos centrales que se han estudiado en torno a la corrupción: i) la definición del concepto, ii) las metodologías de medición, iii) los determinantes de la corrupción y iv) las consecuencias de la existencia de la corrupción. El punto de mayor interés de este trabajo es el cuarto, en el que nos concentraremos en el impacto de la corrupción sobre el crecimiento y desarrollo económico. Para ello, analizaremos tanto los modelos desarrollados para predecir esos impactos como la evidencia empírica disponible hasta el momento. Sin embargo, consideramos que es fundamental no perder de vista el marco más amplio dentro del cual opera la corrupción, ya que ésta no es un fenómeno eminentemente económico. Por ello, dedicaremos también atención al análisis de los costos y determinantes de la corrupción desde una perspectiva no económica. Dentro del análisis del impacto de la corrupción sobre el desempeño económico, presentaremos una serie de modelos orientados a explicar algunos de los principales hechos estilizados de la corrupción, como su correlación negativa con el crecimiento económico y la existencia de equilibrios múltiples caracterizados por configuraciones de baja corrupción-alto crecimiento y alta corrupción-bajo crecimiento. Mostraremos que el tratamiento formal de la corrupción se ha desarrollado en un marco de teoría de rent-seeking y, más modernamente, de principal-agente. También iremos señalando oportunamente nuestras críticas y propuestas en torno a los diversos modelos. Vale aclarar que analizaremos el impacto de la corrupción desde una perspectiva macro, es decir, omitiendo la visión organizacional-intra firma, en parte por no ser un tema de especial interés desde el enfoque que adoptamos en este trabajo pero también porque

la literatura no ha estudiado, hasta donde sabemos, el impacto de la corrupción intra

firma sobre el nivel de crecimiento y desarrollo de la economía. Por el lado de la evidencia empírica, mostraremos que los resultados son homogéneos en cuanto a la relación entre la corrupción y variables fundamentales como el crecimiento del producto y de la inversión, pero que los resultados se empiezan a tornar más ambiguos cuando las variables a explicar son menos agregadas. También hemos intentado mostrar como, con el paso del tiempo, los autores han intentado ir solucionando los diversos problemas que han surgido en los estudios empíricos, a través de la complejización de las técnicas econométricas. El trabajo está estructurado de la siguiente manera. En la sección 2 se describe la

discusión en torno al concepto de corrupción desde un enfoque multidisciplinario, se detallan las propuestas de metodologías de medición realizadas por múltiples autores

y se enumeran y discuten las consecuencias sobre la sociedad de la corrupción,

apartando el impacto sobre el crecimiento y desarrollo. En la sección 3 se presenta una descripción detallada del impacto de la corrupción sobre el crecimiento y desarrollo económico. La exposición está dividida entre el estudio formal (a través de modelos o teorías) y el estudio empírico, que ha mostrado un muy fuerte crecimiento desde mediados de la década del ’90 con multiplicación de los organismos y empresas

dedicados a producir indicadores de corrupción. Finalmente, en la sección 4 presentamos nuestras conclusiones y propuestas para futuras investigaciones.

2. La Corrupción en la literatura

La cuestión de la corrupción ha sido enfocada, básicamente, desde cuatro grandes perspectivas. En primer lugar, un tema que ha sido debatido en la literatura es el concepto de corrupción. Al respecto, los trabajos coinciden en destacar la variabilidad en la interpretación del término “corrupción” dependiendo qué aspecto de ésta se quiera estudiar e, incluso, desde que ciencia se lo haga. En ese sentido, por ejemplo, se destaca que uno de los fenómenos más asociados con la corrupción dentro del ámbito de la economía, el rent-seeking, no sería considerado como corrupción desde otros enfoques. En ese sentido, la única conclusión que parece derivarse de este tema es que los análisis no deberían verse limitados por una definición aún parcial e incompleta, por lo que el significado de corrupción variará, inevitablemente, en cada estudio. En segundo lugar, un tema que ha despertado mucho interés es cómo medir la “cantidad” de corrupción presente en una economía, dada la dificultad generada por

todo intento de cuantificación de una variable no observable. Como consecuencia de esa dificultad por medir la corrupción, muchos teóricos y empiristas han debatido acerca de la conveniencia de desarrollar indicadores cualitativos o cuantitativos, macro o micro, objetivos y subjetivos y demás variantes. Aunque la literatura aún no refleja un consenso en esta materia, sí parece claro que los analistas han llegado a la conclusión que los distintos puntos de interés vinculados a la corrupción precisan de diferentes indicadores para ser tratados. Esta es una cuestión que quedará más clara cuando analicemos los trabajos empíricos que intentan profundizar en la relación entre la corrupción y el desempeño económico. En tercer término, buena parte de la literatura ha indagado sobre los determinantes de

la corrupción, generalmente con el objetivo de explicar el porqué en las diferencias de

los niveles de corrupción entre los diversos países. Al respecto, el debate ha girado en

torno tanto de los determinantes como de la causalidad, fundamentalmente en cuanto

a las instituciones. Aunque hay cierto consenso acerca de la vinculación entre los

niveles de corrupción y variables como el PIB per cápita o la estabilidad política, el

orden de causalidad entre esas variables sigue siendo motivo de debate. Finalmente, el otro gran tema de interés referido a la corrupción ha sido el de las

consecuencias que ésta genera, cuestión que se ha analizado a su vez desde varias perspectivas. Si bien es cierto que estos no son los únicos temas relevantes vinculados a la corrupción (Granovetter, 2004), nos centraremos en ellos por ser los más tratados en

la literatura económica.

2.1 El Concepto de Corrupción

El significado del término “corrupción” ha sido motivo de amplio debate y, también, uno

de los principales obstáculos para el correcto análisis de sus causas y consecuencias (Kargbo, 2006). En primer lugar, la corrupción no es, en absoluto un fenómeno moderno. El filósofo político indio Kautilka ya hablaba de corrupción en el siglo cuatro A.C. Desde la antigua Grecia, pasando por el Renacimiento y la modernidad, el desvío de las “formas puras de gobierno” del objetivo del bien común fue considerado como un claro indicio de corrupción. En esta visión de la corrupción el fenómeno era interpretado fundamentalmente a través de una óptica ética y moral, que iba más allá de las deficiencias del sistema económico-político y que hacía eje en la necesidad de trabajar sobre la conciencia social.

Sin embargo, las definiciones más modernas de corrupción han intentado apartarse de ese contenido moral. En ese sentido, Sedadyo y de Haan (2006) y Granovetter (2004) destacan que el concepto tradicional de corrupción, de acuerdo a la definición oficial de diccionario 4 , está caracterizado por su contenido moral y por la participación de miembros del sector público, excluyendo de la definición a las transacciones entre privados. Sin embargo, estos autores discuten esta visión de la corrupción, señalando que implica la socialización de un concepto individual, a la vez que torna al problema en una discusión de lo correcto y lo incorrecto en términos subjetivos y omitiendo el contexto en que la corrupción se da. Esta crítica al fundamento moral de la corrupción es, como señalamos, una tendencia clara en la literatura. Según Seldadyo y de Haan, en realidad, la corrupción tendría lugar aún en ausencia del elemento moral, en la medida en que las condiciones sociales, económicas e institucionales lo conviertan en una alternativa atractiva. Esta visión de la corrupción como una actividad socialmente improductiva generada por diferentes fallos institucionales ha sido la más aplicada en la economía, como lo refleja el tratamiento de la cuestión a través de los modelos de rent-seeking y principal-agente, donde el motor de la corrupción es la existencia de incentivos para que algunos agentes se desvíen del comportamiento económicamente deseable. La definición de corrupción puede variar según las distintas sociedades ya que en cada una varían las visiones morales, políticas y administrativas sobre que prácticas son corruptas. A pesar de esto la corrupción es mayormente aceptada como el mal uso del poder público para beneficio personal. Cuando las decisiones que toman los políticos o funcionarios públicos son basadas en el beneficio personal más que en el interés público, ahí tenemos corrupción (Jain, 2005). Según Khan (1999), en cambio, la ambigüedad en el concepto de corrupción podría derivarse no tanto de las diferencias entre las sociedades sino de que el significado parece variar según en qué aspecto de la corrupción se haga foco. Así, señala que hay cinco enfoques para definir la corrupción: i) basado en el interés público, ii) basado en el mercado, iii) basado en las oficinas públicas, iv) basado en la opinión pública y v) legal. Partiendo de esta distinción, los analistas más interesados en estudiar el impacto de la corrupción sobre la economía se centran básicamente en el segundo o tercer enfoque, donde la corrupción sería vista como un desvío de los recursos públicos de su asignación óptima como consecuencia de la interacción entre agentes públicos y privados. Desde este punto de vista, se comprende porqué el rent-seeking, que en términos morales y hasta legales puede no ser considerado un acto de corrupción, ha sido uno de los conceptos predilectos en la literatura económica. El problema de estas definiciones es que, como señala Matsheza (2007), no todo acto de corrupción, al menos en términos de relevancia para la economía, surge del accionar de un agente público, con lo que el analista no debería verse acotado por una definición que hasta el momento no parece reflejar correctamente el fenómeno intuitivo que se quiere medir, caracterizado por un agente violando las estructuras institucionales y de mercado para obtener un beneficio privado a costa de terceros. Por ello, han surgido varias definiciones de corrupción que intentan llegar a un concepto más amplio. Transparencia Internacional (TI) utiliza una definición más global que las mencionadas anteriormente: “el mal uso del poder delegado para ganancias privadas”. En la misma línea Mauro (1995) distingue la corrupción pública y privada; la primera la liga a aquellas prácticas ilegales que afectan la eficiencia del gobierno y la segunda al crimen organizado o a los actos ilegales de los individuos. Desde este punto de vista no sería una decisión apropiada separar la moralidad del sector privado respecto de la del sector público, ya que las dos explican el conjunto.

4 El Diccionario de Inglés de Oxford define a la corrupción como “Perversión o destrucción de la integridad en el manejo de los asuntos públicos por sobornos o favores”.

La acepción del Banco Mundial es más sencilla pero a la vez más inclusiva: la corrupción es el abuso del poder para el beneficio económico privado, a veces no necesariamente para el beneficio de uno mismo, sino para intereses partidarios, familiares, o de clase. Esta definición incluye beneficios no monetarios, como promesas de contratos laborales futuros a familiares, o “regalos” a cambio de ciertas concesiones. La corrupción básicamente se refleja en dos grandes formas. La administrativa o chica, se refiere a actos en donde los funcionarios públicos extraen dinero, en forma de soborno o robo directo, por realizar una tarea o decisión que les corresponde por su cargo. La corrupción política o grande surge cuando los líderes políticos asignan partidas presupuestarias o introducen legislación para facilitar proyectos en donde ellos o sus íntimos asociados saldrán beneficiados. En este caso las ganancias de esta elite corrupta toman la forma tanto de sobornos como de participaciones directas en los proyectos beneficiados por sus decisiones. Alternativamente, otros autores distinguen aquellos actos de corrupción que se cometen “de acuerdo con las reglas”, de las acciones que se desarrollan “en contra de las reglas” (Transparency International, 1996). En el primer caso un funcionario está recibiendo un beneficio de parte de un particular por llevar a cabo algo que debe hacer, según lo dispone la ley. En el segundo caso, se cometen actos de corrupción a través de servicios que el funcionario tiene prohibido proporcionar. No es casualidad la existencia de distintas definiciones sobre un mismo concepto. Las leyes y normas sociales de cada sociedad son distintas e incluso dentro de un país puede existir un gran desfasaje entre códigos sociales aceptados y leyes establecidas. Es por ello que aparecen discrepancias entre cuales acciones entran en la esfera de la corrupción y cuales no. Algunas actividades se sitúan sutilmente sobre los bordes de las normas y definiciones: pagos que tienen que ver con actividades de lobby, contribuciones a campañas o regalos, ofertas de trabajos pos jubilatorios en firmas privadas a funcionarios o políticos asignados a regular esas mismas firmas; todas ellas parecerían estar demasiado cerca de pagos ilegales o sobornos. Más aún, la definición tiende a complicarse más si se acepta la posibilidad de que la corrupción tenga efectos positivos a través de la flexibilización de normas ineficientes (Leff, 1964; Huntington, 1968; Osterfeld, 1992). Dadas las definiciones y clasificaciones arriba mencionadas se deriva una gran cantidad de formas de corrupción: extorsión, evasión, fraude, tráfico de influencias, desfalco, soborno, malversación de fondos y nepotismo. Las áreas mas afectadas por la corrupción son los servicios públicos, las licitaciones y adquisiciones públicas, la recaudación de ingresos fiscales (impuestos, aduanas), el nombramiento de funcionarios y la administración de gobiernos locales. Esta variedad de formas genera un dilema: las campañas que minimizan las oportunidades e incentivos hacia una forma concreta de corrupción, inducen el crecimiento de otras debido a que los corruptos rápidamente adaptan su comportamiento para minimizar el costo de penalidades o presiones sociales. La conclusión que deja la discusión en torno al concepto de corrupción parece ser que, dada la gran variabilidad en términos de interpretación de lo que se quiere decir por corrupción, el significado de ese concepto debe analizarse ciencia por ciencia y hasta trabajo por trabajo, lo que implica una dificultad seria en tanto que la corrupción es un fenómeno reconocidamente multidisciplinario. Una frase de Tanzi (1998) resume las sensaciones predominantes en la literatura sobre la cuestión: “La corrupción ha sido definida de muchas maneras diferentes, cada una incompleta en algún aspecto”.

2.2 Formas de Medición de la Corrupción

Con respecto a la primera cuestión, existe una amplia literatura sobre las virtudes y defectos de las diferentes medidas de corrupción. Seldadyo y de Haan (2006) describen en su trabajo los intentos de los analistas por medir la corrupción. Al respecto, los autores destacan que las tres formas más habituales de medirla son; i) índices de corrupción percibida por un grupo puntual de personas, ii) incidencia de las actividades corruptas en la economía y iii) índices compuestos, que son aquellos construido a partir de la combinación de varios índices, generalmente de percepción. Sin embargo, ninguno de los tres enfoques se ha visto libre de críticas. En su revisión de los métodos de medición, Golden y Picci (2005) enfatizan la debilidad de los indicadores de corrupción basados en la percepción de especialistas, argumentando que es muy difícil establecer que tan precisa es la información recavada y que, además, la calidad del índice podría deteriorase con el tiempo en la medida en que el índice se popularice y los especialistas consultados comiencen a ser influenciados a la hora de dar su opinión. Una debilidad adicional que consideramos importante en estos índices es la imposibilidad de garantizar la consistencia de los datos a lo largo del tiempo. Dado su origen puramente subjetivo, es imposible garantizar que determinado nivel de corrupción percibida en un momento sea equivalente al mismo nivel de corrupción percibida, en otro momento. Otra crítica recurrente a los índices de corrupción percibida es su poca confiabilidad para el uso de regresiones cross country. Como argumentan Kaufmann y Kraay (2002), es altamente probable que los especialistas consultados conozcan mejor algunos países que otros, con lo que la corrupción percibida para los diferentes países

no sería estrictamente comparable.

Desde otro punto de vista, Dreher, Kotsogiannis y McCorriston (2004) enfatizan el carácter ordinal de los índices basados en la corrupción percibida, lo que genera una dificultad importante cuando se intenta vincular el nivel de corrupción con el desempeño de alguna variable observable. Si bien la crítica de estos autores es válida y merece ser tenida en cuenta a la hora de interpretar los resultados y trazar futuros senderos de investigación, en nuestra opinión no invalida el uso de indicadores de corrupción basados en la percepción, toda vez que no se intente extraer una relación

cuantitativa que vincule el nivel de corrupción con el deterioro de la variable observada de interés. Una defensa interesante de los índices basados en la corrupción percibida es aportada por Urra (2007), quien señala que, en realidad la percepción de corrupción de parte de agentes relevantes es importante incluso como indicador directo, por lo que vale la pena trabajar con este tipo de indicadores. De todos modos, se suma a las advertencias sobre el uso de este tipo de índices señalando que la diferencia entre la corrupción percibida y la efectiva podría ser grande, con lo que es conveniente tomar

en consideración qué es lo que realmente mide el índice al extraer conclusiones de los

estudios empíricos. Siguiendo la tipificación de Seldayo y de Haan, los índices basados en la incidencia de las actividades corruptas en la economía han apuntado fundamentalmente a la incidencia de la economía informal o “en negro”. El problema con los índices de este tipo es que es válido siempre y cuando se acepte como válida una vinculación directa

y uno a uno entre nivel de corrupción e incidencia de la economía informal.

Claramente, el cumplimiento de estos requerimientos no es obvio y es además difícil de contrastar, por lo que la utilización de este tipo de indicadores implica la asunción de un riesgo relativamente alto, sobre todo a la hora de vincularlos con variables de desempeño económico. Más aún, autores como Dreher, Kotsogiannis y McCorriston consideran que la incidencia de la economía informal puede ser interpretada como una consecuencia de la corrupción, por lo que se estaría implícitamente considerando a una misma variable como causa y consecuencia de un fenómeno.

Por el lado de los índices compuestos, la referencia son los trabajos de Kaufmann y Kraay (Kaufmann y Kraay, 2002; Kaufmann, Kraay y Mastruzzi, 2008). En la séptima edición de su trabajo “Governance Matters”, Kaufmann, Kraay y Mastruzzi (2008) construyen un índice para 212 países a partir de 35 fuentes de datos provenientes de 32 organismos diferentes, abarcando con ellos diversos aspectos como estabilidad política, eficiencia de la organización pública y calidad de los controles anticorrupción, utilizando datos derivados de encuestas de percepción de expertos, empleados públicos y civiles. Como los propios autores reconocen, aunque la precisión de este índice ha venido creciendo y resulta un indicador útil, su confiabilidad aún no es plena y los márgenes de error son lo suficientemente grandes como para que los resultados obtenidos a partir de su utilización deban ser interpretados con mucho cuidado.

2.3 Determinantes de la Corrupción

El análisis de los determinantes de la corrupción ha sido encarado con enfoques muy diversos. De hecho, podría señalarse que el único elemento que los vincula es el enfoque multidisciplinario adoptado. En todos los casos, los autores han partido de la complejidad de los elementos generadores de actitudes corruptas de parte de los agentes, por lo que han enfatizado la necesidad de realizar un estudio de la cuestión desde una perspectiva claramente multidisciplinaria. La corrupción es un fenómeno que afecta todas las sociedades en diferentes grados y en diferentes momentos, lo que es indicativo de la enorme diversidad de causas que ese fenómeno podría tener. Por ello mismo, los determinantes propuestos han sido muchos, aunque podrían clasificarse en tres grandes grupos; i) estructurales, que incluyen a los factores histórico-culturales y al nivel de desarrollo económico; ii) institucionales, donde principalmente se observa el nivel y calidad democrática a partir de cuestiones tales como los niveles de participación civil, la libertad de prensa, la independencia del sistema judicial, la centralización del poder y el cumplimiento de las leyes y iii) económicas, que estudian a nivel individual los incentivos que surgen a partir de las regulaciones estatales. A pesar de la clasificación todos estos factores están íntimamente relacionados, como veremos a continuación. Estos potenciales determinantes de la corrupción han sido indagados desde una perspectiva teórica (Ahlin, 2001; Granovetter, 2004; Seldadyo y de Haan, 2005 y 2006; Bruegger 2005), empírica (Serra, 2004; Dreher, Kotsogiannis y McCorriston, 2005; Mocan, 2004) o mixta. Los factores económicos parten de la necesidad de delegación de poder para una eficiente administración. Es necesario en la administración pública delegar a ciertas personas tareas específicas, incluyendo el poder de distribuir los recursos. Como en las sociedades complejas el conocimiento y la información están distribuidos asimétricamente (Kunz y Pfaff, 2002), el agente obtiene cierta autonomía sobre la utilización de los recursos. Como los controles y monitoreos no son totalmente eficientes, el poder discrecional genera un espacio potencial de opacidad (Reyes Calderón Cuadrado y Álvarez Arce, 2007). Es en estos espacios donde florece la corrupción. Un análisis muy utilizado para explicar la corrupción es el del costo-beneficio que se formaliza principalmente en los modelos de Agente-Principal. El costo es una combinación entre el riesgo de ser capturado y la severidad del castigo. Aquí adquieren particular relevancia las instituciones públicas en la forma en que controla el comportamiento de los funcionarios y sanciona a los corruptos. Los potenciales beneficios aumentan con el tamaño del estado y el nivel de intervención estatal. Tanzi (1998) hace una detallada descripción de los modos en los que la sobre regulación produce espacios para la corrupción. Mauro (1995) por otro lado muestra empíricamente la asociación de la corrupción con altos niveles de tramitación burocrática e ineficiencia de los sistemas legales.

Centrándonos en la perspectiva del costo (riesgo de control-castigo), el punto de

importancia es si las leyes son ineficientes o si la ineficiencia está en los que las deben hacer cumplir. La corrupción puede ser interpretada como una falla en la estructura institucional de la sociedad. Si esta fuese efectiva, los actos de corrupción serían detectados y sancionados como regla general, y a la vez, las normas rápidamente serían adaptadas para inhibir los actos de corrupción. La corrupción expone al agente

al sistema penal legal (Jonson, Breach y Friedman; 1998) y a la sanción social. Con

respecto al primero un sistema judicial altamente ineficiente puede ser considerado como un incentivo a los actos de corrupción. Treisman (2000) analiza la influencia del legado colonial transmitido por las potencias a sus colonias: Las ex colonias británicas tendrían funcionarios públicos más honestos gracias a la influencia de la burocracia británica. En estos sistemas, existe un mayor énfasis en los aspectos de procedimiento de la ley, que promueve la capacidad de subordinados y jueces de desafiar las jerarquías. También se analiza la estructura gubernamental y su tamaño.

El argumento central es que a mayor tamaño de una sociedad o de una agencia

gubernamental, existe mayor dificultad para controlar debido a las fallas de coordinación ocasionadas por las grandes unidades que sostienen múltiples niveles de gobierno. En relación a las sanciones sociales, entrarían en juego factores socio-

culturales como la tradición religiosa 5 (Treisman, 2000; La Porta, López de Silanes, Shleifer y Vishny, 1997), el individualismo o colectivismo (Husted, 1999) o el grado de estrechez de los vínculos familiares en una sociedad (Bardhan, 1997; La Porta, López

de Silanes, Shleifer y Vishny, 1998; Mauro, 1996; Tanzi, 1994).

Desde la perspectiva de los “beneficios” de la corrupción se analiza, primero las políticas económicas tomadas por el Estado que facilitan la extracción de rentas por parte de los burócratas (Ades y Di Tella, 1999; Mauro, 1996; Svensson, 2003 y Tanzi, 1998 y 2002). Por ejemplo, las barreras comerciales, incrementan la oportunidad de ganancias adicionales. Por un lado, si determinados bienes importables están sujetos

a restricciones cuantitativas, la necesaria licencia de importación adquiere altos

valores y los importadores van a considerar el soborno a oficiales que controlan el área correspondiente. Por otro lado, la protección de industrias nacionales mediante los aranceles de importación fomenta un semi-monopolio para la industria local. Los industriales nacionales suelen hacer lobby para establecer y mantener altas tarifas. Distintos estudios analizan si la apertura económica está asociada a niveles menores de corrupción (Treisman, 2002; Svensson 2005). Los subsidios, los controles de precios y los tipos de cambio diferenciales son otros espacios donde las firmas buscan obtener rentas por medio de actos de corrupción. Por último aparecen los recursos naturales, que al ser fuente de altas rentas para aquellos que obtengan los derechos de explotación, generan disputas por el control de los mismos (Leite y Weidmann,

1999).

Otra perspectiva más estructural enfatiza la importancia del nivel de desarrollo económico. Esta visión señala que el crecimiento del capital humano es lo que desarrolla las instituciones (Lipset, 1960; Shleifer y Vishny, 1994). Weber (1968) argumentaba que “el desarrollo económico era condición necesaria para la aparición de una burocracia racionalmente organizada y legalmente conducida que exhibiera poca corrupción”. Por ejemplo, una buena educación es necesaria para que las cortes judiciales y otras instituciones formales operen eficientemente, y los abusos de poder van a ser más resistidos con electorados mayoritariamente alfabetizados. Estas teorías sugieren mirar al ingreso per capita y la educación como causas de la corrupción. La fraccionalización étnica de una sociedad ha sido estudiada también como posible causa. Los funcionarios públicos y los políticos explotarían sus posiciones para favorecer a miembros de su propio grupo étnico (Mauro, 1995). La ideología parece no

5 La religión protestante, siendo relativamente menos jerárquica en comparación con otras iglesias y religiones, sería menos propensa a tolerar abusos de poder.

tener un rol importante en la explicación de la corrupción. Kaufmann (1998) divide entre regimenes “izquierdistas” y “no izquierdistas” y obtuvo una correlación con la corrupción de valor nulo. Por último, se desestima una hipótesis muchas veces formulada, La Porta, López de Silanes, Shleifer y Vishny (1998) y Treisman (2000) no encontraron evidencia econométrica que verifique la relación entre los bajos salarios de los funcionarios públicos con el nivel de corrupción. Con respecto a la discusión en torno a los determinantes de la corrupción, vale destacarse la diferencia entre los resultados encontrados por Seldadyo y de Haan (2005) y Serra (2004). Mientras en el primer trabajo se encuentra como significativas alrededor de 20 variables, Serra concluye que sólo cinco variables están robustamente relacionadas con la corrupción: el ingreso, la preservación de la democracia, el predominio de la religión protestante, la estabilidad política y la metrópolis de la que cada país fue colonia. Esto reflejaría una gran sensibilidad de la significatividad de las variables a la metodología de testeo, la muestra y el período considerados. Otros autores han llamado la atención sobre la necesidad de que la corrupción no sea explicada sólo a partir de características agregadas, sino a partir de las características individuales. Por ejemplo, a partir de una estudio basado en microdatos para 54.209 individuos de 29 países, Mocan (2004) enfatiza la relevancia tanto de las características de los países como de los individuos. El enfoque difiere del resto de los trabajos no sólo en la utilización de microdatos, sino que la variable independiente es la probabilidad de que a un individuo le sea pedido un pago ilegal. Entre otras variables relevantes, Mocan destaca la nacionalidad, el sexo y el nivel de instrucción. Más allá del análisis puntual de los resultados aportados por la literatura hasta el momento, lo que no es el principal objetivo de este trabajo, una conclusión evidente que puede extraerse de la literatura publicada hasta el momento sobre la cuestión es la gran sensibilidad de los resultados obtenidos –tanto en términos de significatividad como en el signo de la incidencia- de los determinantes propuestos y de los niveles de corrupción. Este hecho constituye un llamado de atención importante a la hora de realizar e interpretar análisis empíricos de los determinantes de la corrupción, en la medida en que esos resultados podrían estar fuertemente vinculados a las características del estudio antes que a la relación de fondo entre las variables estudiadas.

2.3.1 El sistema político como determinante de la corrupción

Un tema especialmente estudiado por la literatura de los determinantes de la corrupción ha sido la incidencia del régimen político en que la sociedad se desenvuelve. De acuerdo a la mayor parte de la literatura, los países democráticos estarían sujetos a una menor incidencia de la corrupción que los no-democráticos, debido a que la prensa libre, la libertad de expresión y la protección de las libertades civiles en general permiten una mayor transparencia (Treisman, 2000), haciendo a los políticos corruptos más visibles y controlables. Generalmente se ha mostrado que los sistemas democráticos estables tienen un menor riesgo de corrupción que las dictaduras o las democracias inestables (Sung, 2004; Sandholtz and Koetzle, 2000; Goldsmith, 1999). Otros elementos como derechos políticos (Ades y Di Tella, 1997), prensa libre (Brunetti y Weder, 2003), altos niveles de monitoreo civil (Kaufmann et al., 1997), entre otros, aparecen como contribuyendo al éxito democrático y por tanto al control de la corrupción. Sin embargo como señala Rose-Ackerman (2001), entre otros autores, el régimen democrático no garantiza una baja corrupción, ya que la necesidad de fondos para campañas electorales promueve el abuso de poder. Además la información incompleta y costosa sobre los candidatos, especialmente en países en desarrollo donde el analfabetismo es alto y el acceso a la información es pobre, permiten que la población siga votando a los políticos corruptos que ya están en el poder. Existe cierta ambigüedad con respecto a si un proceso de democratización lleva a reducir la

corrupción. Por ejemplo, la democratización conlleva la legislación de nuevas leyes y de una nueva constitución y esto puede crear mayores oportunidades para la corrupción, teniendo en cuenta que atrás de una ley siempre hay un interés, o más bien, varios. Podemos encontrar en el modelo de Shleifer y Vishny (1993) sobre la descentralización de la provisión de servicios públicos, una referencia a este punto. Este da evidencia a las observaciones de Huntington (1968) quien observa que los pasajes de regimenes autocráticos a gobiernos más democráticos fueron acompañados de incrementos en la corrupción. Esto se atribuye a la debilidad de las instituciones recientes y de los gobiernos centrales. Con el surgimiento de múltiples agencias gubernamentales aumenta el nivel de corrupción y se reduce el empleo eficiente de los recursos. La liberalización económica puede crear oportunidades de corrupción, no solo a través de la reducción de tarifas, sino también vía el traspaso de empresas estatales a manos privadas. Sin embargo, varios estudios de corte transversal encuentran una correlación positiva entre la corrupción, y una activa política industrial y un bajo nivel de apertura (Wei, 2000; Ades y Di Tella, 1997, 1999). La liberalización aumentaría la competencia, disminuyendo las rentas y las posibilidades de corrupción. Frente a esta disyuntiva, Tavares Samia (2005) analiza lo ocurrido en un gran número de países que realizaron reformas políticas (democratización) y/o reformas económicas (liberalización) entre 1984 y 2001. Sus resultados indican que llevar a cabo las dos reformas en sucesión rápida (menos de cinco años de diferencia entre cada una) parece reducir la corrupción. Por el contrario los países que han liberalizado sus economías más de cinco años después de la democratización han tenido un incremento sustancial de esta. También es relevante que países cerrados que llevan a cabo la reforma política experimentan una caída en la corrupción, cuando en todos los demás casos en donde solo se realiza una de las dos reformas, el efecto es insignificante. La cuestión del timing parecería ser relevante y también el hecho de que la sola liberalización económica o aumenta la corrupción o no produce significativos efectos en ella. La concentración del poder como fuente de la corrupción ha sido un tema muy estudiado en la Ciencia Política. Por ejemplo, el pensamiento contractualista se hizo eco de este tema al proponer que la mejor forma de evitar el abuso de poder era fraccionándolo y buscando el control recíproco de las partes. En el pensamiento pluralista, como tributario de la corriente precedente, se observa también que un cierto fraccionamiento social es positivo para el sistema, si las partes compiten entre sí. El supuesto sería que hay un molde democrático por fuera del cual es imposible competir. Según Tiihonen (2003), unas de las razones de la baja corrupción que se constata en Finlandia es justamente la estructura colectiva y colegiada de decisión que tiene el país. El autor pondera a las formas colegiadas como difíciles de corromper cuando la mayoría de sus miembros están convencidos de ciertos valores éticos. En la misma tradición, considerando el desequilibrio de poder de tipo unitario o federal como otra posible causa política de corrupción, algunos autores afirman que un Estado de tipo federal contribuye a la creación de un gobierno más honesto y eficiente, a través de la competencia de las distintas provincias y jurisdicciones (Weingast, 1995). Por otro lado, Lederman, Loayza y Soares (2001) sugieren que la descentralización política que consiste en dar más autonomía a las regiones de modo que puedan legislar en ámbitos cuya jurisdicción era del gobierno central, aumenta la corrupción. En nuestra opinión, el impacto de la democracia en la corrupción es complejo. Solo los países con altos niveles de democracia o sistemas electorales con alto nivel de participación, parecen capaces de disminuir la corrupción. Niveles medios de democracia aparentemente pueden incrementar la corrupción y el efecto en países recientemente democratizados parecería actuar en el largo plazo. Por otro lado sigue irresuelta la controversia sobre la centralización del poder. Con respecto a la

liberalización económica, hay bastante evidencia que indica, primero, que no necesariamente disminuye la corrupción y segundo, que podría incluso aumentarla.

2.4 Consecuencias de la corrupción

El cuarto tema que ha despertado el interés de los investigadores es el conjunto de consecuencias de la corrupción. El enfoque multidisciplinario con que se ha tratado a la corrupción se ve reflejado en este punto también, ya que las consecuencias enumeradas por los autores que estudiaron el tema exceden el ámbito de la economía. En esta sección omitiremos adrede el análisis del impacto de la corrupción sobre el crecimiento y desarrollo económico, puesto que este será el tema de interés en la próxima sección. Uno de los puntos centrales que ha destacado la literatura es el impacto disruptivo que la corrupción tiene sobre la cohesión social. Autores como Evans, Kargbo (2006), Mynt (2000) y Schenone y Gregg (2003) han enfatizado que la existencia de la corrupción en las sociedades tiende a generar serios problemas de identificación de los individuos con la sociedad que integran, producto que no son recompensados de acuerdo a su aporte sino a su participación en las redes de corrupción. Adicionalmente, estos autores advierten que este tipo de situaciones tienden a generar un efecto desincentivo en términos de participación política de los ciudadanos más perjudicados por la corrupción, por lo que las necesarias reformas políticas se dilatan y los grupos corruptos tienden a perpetuarse en el poder (Matsheza, 2007). Una de las consecuencias más importantes y evidentes de este incremento de la marginalidad y de sentido de enajenación para con la sociedad se vería verificada en el aumento de los índices de robos, homicidios y tráfico humano (Azfar, 2004; Azfar y Gurgur, 2004; Azfar y Lee, 2003). En particular, los trabajos que analizan el impacto sociológico de la corrupción llaman la atención sobre las características fuertemente discriminatorias de la corrupción, ya que los individuos más pobres y por ende con menos fondos para participar de las redes de corrupción se ven privados de bienes y servicios públicos a los que tienen acceso por derecho, como destaca Tanzi (1998). Otro impacto destacado por la literatura es el clima de incertidumbre generado por la corrupción. Schenone y Gregg (2003) destacan por ejemplo que la falta de información de los potenciales empresarios acerca del volumen de pagos ilegales que les serán exigidos para realizar una inversión planeada genera un efecto desincentivo importante que podría llegar incluso a frustrar proyectos económicamente rentables. Una idea similar plantea Tanzi (1998), aunque desde otro punto de vista; la corrupción podría operar de hecho como una barrera a la entrada de nuevas empresas a algunos mercados, generando que las empresas que ya integran la red de corrupción logren poder de mercado generando de esa manera una fuente de ineficiencia en la economía que se refleja, entre otras cosas, en mayores precios y menor calidad de los productos (Kargbo, 2006; Habib y Zurawicki, 2002). En la misma línea, Tanzi y Davoodi (1997) afirman que la firma que paga una coima rara vez sale perjudicada, ya que es bastante simple recuperar ese costo; o puede incluirla en el costo o bien puede reducir sus gastos en el proyecto a través de mermas en la calidad de la obra y de los materiales utilizados. El que terminaría pagando los costos sería el contribuyente que termina con proyectos más costosos, más grandes de los necesarios o de menor calidad. Otra forma en que este fenómeno se manifestaría es en el caso de las empresas reguladas, como las proveedoras de servicios públicos privatizadas. En estos casos, las empresas tendrían fuertes incentivos a sobornar a los empleados públicos para manipular las regulaciones o, al menos, evitar ser castigadas por su incumplimiento, en un fenómeno conocido como “captura del Estado”. En contraposición con esta teoría Hellman, Jones y Kaufmann (2002) señalan que si bien la captura del regulador permite a la firma beneficiarse en el corto plazo, esto no

se sostiene en el largo. Los costos sociales de operar en un mercado donde el regulador es capturable son altos, crecientes en el tiempo y regresivos, ya que las firmas menos eficientes son las que tienen más incentivos para capturar al regulador. Un punto muy estudiando ha sido el impacto de la corrupción sobre las cuentas públicas. Por el lado del gasto público, en buena parte de los trabajos sobre la cuestión (Evans, N/D; Mauro, 1998) se destaca que la corrupción genera fuertes incentivos a la alteración de su composición, desde una doble perspectiva; en primer lugar, para favorecer a los privados implicados en la corrupción y, en segundo lugar, por la intención de los propios empleados públicos de destinar mayores fondos a actividades en las que sea más fácil apropiarse de parte de ellos. Varios autores (Gupta, Davoodi y Alonso-Terme, 2002; y Tanzi y Davoodi, 1997) han señalado que los gobiernos corruptos destinan una menor proporción del presupuesto nacional al gasto en educación y salud en sociedades con mayor corrupción. Mauro (1996) atribuye dicha relación al hecho de que la educación y la salud no involucran normalmente grandes proyectos de inversión pública de donde se puedan extraer rentas significativas. Además estos proyectos se llevan a cabo generalmente con un solo contratista y adhieren eficazmente a la necesidad de secreto que la ilegalidad de la corrupción requiere. Esto ayudaría a comprender porque los países en desarrollo gastarían sus limitados recursos en proyectos de infraestructura y defensa, donde las oportunidades de corrupción son abundantes y los riesgos menores, más que en educación y salud, donde las oportunidades son muy limitadas y los riesgos mayores. Este fuerte impacto negativo del sesgo del gasto sobre las condiciones de vida es reflejado por los trabajos empíricos, en los que se muestra que las tasas de deserción escolar están significativamente correlacionadas con los niveles de corrupción (Gupta, Davoodi y Tiongson, 2001). Según los estudios de Mauro (1996) un país que mejora su índice de corrupción desplazándose de 6 a 8 (escala de 1 al 10), incrementaría su gasto en educación en medio punto porcentual como porcentaje del PBI. Por otro lado, países con mayor corrupción poseen una mayor tasa de mortalidad infantil lo cual refleja la precariedad de los servicios de salud pública. Gupta, Davoodi y Tiongson (2002) estimaron –controlando por el PBI– que la mortalidad infantil es mayor en cerca de un tercio en países con mayor corrupción. Por el lado de los ingresos, Gupta, Davoodi y Alonso-Terme (2002) sostienen que en presencia de altos niveles de corrupción, la recaudación tributaria es menor puesto que la corrupción genera un clima más propenso a la evasión impositiva, ya que el costo del evasor al ser descubierto sería menor en la medida de que pueda sobornar al agente público encargado de denunciarlo o sancionarlo. De esta forma, la cantidad de contribuyentes disminuye motivando una mayor evasión tributaria. Chand y Moene (1997) muestran que en el caso de Ghana luego de aplicar una serie de políticas anticorrupción y estableciendo un sistema de incentivos en la administración tributaria, el nivel de presión tributaria aumentó de 15% en 1976 a 23,4% en 1994. Siguiendo la línea del impacto de la corrupción sobre el desempeño del Gobierno, Tanzi (1998), Matsheza (2007), Kargbo (2006), Bardahn (1997), Mynt (2000), Chand y Moene (1997), entre otros, destacan que la corrupción genera dos efectos adversos:

por un lado, da a los empleados públicos los incentivos para tornar más ineficiente el proceso burocrático con el fin de conseguir rentas personales a cambio de agilizarlo. Por otro lado, los compromisos asumidos por el Gobierno a través de los múltiples actos de corrupción limitan fuertemente su capacidad para diseñar las políticas más apropiadas, generando una pérdida de credibilidad que alimenta aún más los efectos desincentivo mencionados anteriormente. Como consecuencia de esto, la corrupción generaría un deterioro en la prestación de los servicios públicos, con el consecuente impacto negativo sobre los tramos más pobres de la sociedad, fuertemente dependientes de éstos. Una visión complementaria es aportada por Schenone y Gregg (2003), quienes llaman la atención sobre el fenómeno del “perverse patronage”, caracterizado por un funcionario público que obtiene la mayor parte de sus ingresos del sector privado y que por tanto tiene fuertes

incentivos para beneficiar a sus contribuyentes, generando incluso que determinadas actividades sean artificialmente rentables. Este concepto se encuentra íntimamente ligado al de “captura del Estado”. Otro aspecto importante que ha captado la atención en los estudios sobre el impacto de la corrupción ha sido su efecto distributivo, al generar una mayor concentración de la riqueza (Mynt; 2000), ya que aquellos que cuentan con los recursos necesarios como para participar de las redes de corrupción son también quienes se benefician de ella, generando una creciente desigualdad distributiva. En línea con el impacto sobre el desempeño del Gobierno, Hindriks, Keen y Muthoo (1999) plantean que la corrupción genera efectos regresivos sobre el esquema tributario. La población de mayores ingresos es quien gana más al evadir impuestos, debido a que una mayor cantidad de sus ingresos y de su riqueza están sujetos a la imposición. Por tanto la corrupción induciría a mayores niveles de desigualdad. Gupta, Davoodi y Alonso- Terme (2002) encuentran una correlación positiva entre ambas variables. Al-Marhubi (2000) postula en su trabajo una asociación positiva entre corrupción e inflación, lo cuál generaría una dificultad extra en la lucha contra la pobreza por la caída de los ingresos reales de los asalariados que ésta implica, generando un incremento de los niveles de desigualdad y pobreza. Sin embargo, este punto aún es algo ambiguo, ya que Braun y Di Tella advierten que la causalidad es la opuesta: la inflación supone variaciones de precios que hacen más difícil el monitoreo de los funcionarios y permiten la expansión de la corrupción. Por el lado de la inversión extranjera directa, se destaca que si los negocios se

obtienen por conexiones, se desincentiva la entrada de potenciales empresarios y en particular de empresarios extranjeros. Se discrimina contra estos últimos debido a que tratar con funcionarios corruptos requiere cierta familiaridad, un talento en donde las empresas nacionales poseen una gran ventaja. Los inversores locales tienen la ventaja del monitoreo local de los funcionarios públicos y de la explotación de la confianza que le dan sus relaciones locales (Habib y Zurawicki, 2002). Además de la desventaja relativa de los inversores extranjeros, la incertidumbre que genera la corrupción la convierte en un escollo todavía más alto. La falta de transparencia, la impredictibilidad y la falta de enforcement generan un alto grado de incertidumbre para el inversor. Esto implica que no solo el nivel de corrupción, sino también el grado de incertidumbre sobre ella podrían ser relevantes para el desaliento

a la inversión extranjera. Shang-Jin Wei (1997) realiza el primer intento en cuantificar dicha incertidumbre, tomando una muestra de respuestas individuales sobre el ranking de corrupción, extraídas de una encuesta realizada para el Reporte de Competitividad Global del WEF y constata que el efecto negativo de la corrupción en la inversión extranjera corresponde mayoritariamente a la incertidumbre sobre la corrupción más que al nivel mismo. En una muestra de 39 países organizada por el Banco Mundial en 1997, se concluyó que los países con corrupción más predecible y menos oportunista tenían mayores tasas de inversión. Los efectos ambientales son investigados por Welsch (2004) en un estudio de corte transversal de 100 países. El autor sugiere que la corrupción aumenta la polución

debido a la reducción de le eficiencia en la regulación ambiental y del impacto indirecto

a través de la caída del producto. Smith, Muir, Walpole, Balmford y Leader-Williams

(2003) investigan el impacto en la biodiversidad, y argumentan que la corrupción limita el éxito de las políticas de conservación. Sala-i-Martin y Subramanian (2003) consideran que en sociedades con mayor corrupción, los recursos naturales suelen reducir el crecimiento económico pues alientan la pérdida de recursos en las disputas por hacerse del control de los mismos. Aunque todos estos temas han recibido mucha atención en la bibliografía y constituyen en sí líneas de investigación, la pérdida en términos de crecimiento y desarrollo económico generada por la corrupción ha dominado la literatura referida a sus costos, por lo que la mayor parte de este trabajo se concentrará en ese aspecto particular.

3. La vinculación entre la corrupción y el crecimiento y desarrollo económico

Pese a las múltiples consecuencias de la corrupción evaluadas en la sección anterior, el principal punto de interés en este trabajo es la vinculación entre los niveles de corrupción y el crecimiento y desarrollo económico de los países.

A fines de dotar a esta sección con tanta claridad expositiva como sea posible, se

dividirá el análisis en sus costados formal y empírico. Está claro, sin embargo, que buena parte de la literatura ha intentado, con mayor o menor énfasis, tender un puente entre el razonamiento intuitivo, la exposición formal y la evidencia empírica, por lo que ambos aspectos estarán fuertemente ligados.

3.1 Tratamiento formal

La vinculación entre la corrupción y el desempeño económico –especialmente el crecimiento y desarrollo, cuestiones de especial interés en este trabajo- ha sido estudiada en su costado teórico desde varios puntos de vista y a través de diversos enfoques, más o menos rigurosos en términos de formalidad y más o menos satisfactorios para explicar los conocimientos intuitivos y la evidencia empírica. Sin embargo, podemos encontrar básicamente dos escuelas en el marco de las cuáles se ha desarrollado la teoría de la vinculación corrupción-crecimiento económico. Por un lado, algunos autores han estudiado la cuestión a través del rent-seeking,

entendida como la búsqueda de beneficio de parte de agentes privados a través de la interacción con los agentes públicos. En esta visión, entonces, el hecho corrupto parte fundamentalmente de la iniciativa del agente privado –típicamente, el empresario- que encuentra en la vinculación con el Estado la posibilidad de obtener una ganancia mayor a la que le reporta la ejecución de su actividad productiva. Esto haría que los individuos “talentosos” de la sociedad dediquen su tiempo, antes que a actividades productivas, a obtener rentas del Gobierno. Esta visión tuvo gran popularidad desde mediados de los años ’70, de la mano de autores como Krueger (1974) o Wraith y Simpkins (1963), quienes intentaban aportar desde esta óptica una crítica adicional a las políticas Estado-interventoras desarrolladas en América Latina y otras regiones desde los años ’30. Una segunda visión de la cuestión, igualmente antigua, comenzó a retomar fuerza en

la década de los ’90. Esta segunda visión o marco de interpretación, conocida como

principal-agente, parte de la existencia de un principal –el Gobierno- y un agente –el empleado público- donde este último cuenta con la posibilidad de obtener un lucro ilegítimo a través de la provisión al sector privado de bienes producidos por el sector público. Para el resurgimiento de esta visión fue fundamental, a nuestro criterio, el trabajo de Shleifer y Vishny (1993), quienes realizan su análisis, como señalan explícitamente, asumiendo como válido el marco principal-agente. Veremos que esta aceptación del marco del principal-agente, con cierta flexibilización de la definición dada algunas líneas más arriba, fue común a la mayor parte de la literatura generada desde entonces acerca de la vinculación corrupción-crecimiento económico, confirmando el carácter seminal de aquel trabajo. Shleifer y Vishny fueron también actores centrales en el desarrollo del análisis a través de la óptica del rent-seeking. Nuestra intención es, en los siguientes párrafos, presentar algunos modelos modernos que consideramos valiosos para el entendimiento de la vinculación corrupción- crecimiento económico, intentando mantener en la medida de lo posible la tipificación esbozada previamente. Dada la proliferación de la literatura de corrupción en los últimos años, expondremos solamente algunos modelos que consideramos representativos de las diversas líneas de investigación, y dejamos la eventual profundización para el lector interesado.

A fin de facilitar la lectura, dividiremos la exposición de los modelos utilizados en tres

subsecciones: modelos de rent-seeking, modelos de principal-agente y otros.

3.1.1 Rent Seeking

Los modelos de rent-seeking, como comentamos previamente, se basan fundamentalmente en los incentivos que pueden llegar a enfrentar los individuos para destinar recursos a la extracción de rentas a través de la interacción con el Estado, en lugar de la utilización de los recursos en algún proceso productivo. En este sentido, los modelos que trabajan con este esquema tienen en común su planteo de la distribución de los factores de la producción entre actividades productivas y no productivas, y como eso determina la evolución del nivel de producción y de los incentivos económicos. Un primer modelo que queremos destacar dentro de la visión del rent-seekng es el de Mauro (2002), quien desarrolla un modelo en que los agentes privados optan entre producir y dedicarse al rent-seeking dependiendo de la ganancia que puedan obtener con cada una de esas actividades, y con la particularidad de que el atractivo del rent- seeking crece en la medida en que la proporción de agentes dedicados a esa actividad aumenta. Siguiendo a Barro (1990), la idea del modelo es que la economía opera con una

1

K

Y

=

jj

α

⎣ ⎡

G

(

1

φ

SSL

()

)

j

α

función de producción de la forma

, donde el término

S φ( S ) es la porción de gasto público desviada por los agentes en propio interés

(siendo S el nivel agregado de rent-seeking), K el stock de capital, L el stock de trabajo, G el gasto público e Y el output de esta función de producción. Un detalle técnico adicional es que el gasto público juega en esta función de producción como labor augmenting (Stiglitz y Uzawa, 1969). Dada esta función de producción, puede llegarse a que la tasa de crecimiento de la

economía, la tasa de interés y los salarios dependen negativamente de S , el número de agentes privados dedicados al rent-seking. La implicancia de esto es que, cuantas más personas se dediquen a extraer rentas del Estado, menos beneficioso será destinar los recursos a las actividades productivas, porque menor será su remuneración (salario y capital). De esta manera, el hecho de que la remuneración a los factores dependa

negativamente de S es lo que genera que el modelo de Mauro tenga dos equilibrios. Uno de los equilibrios, el “bueno”, estará caracterizado por un nivel de corrupción bajo, lo que significa que la mayor parte del gasto público se destina a la función de producción. Como consecuencia, la productividad marginal de los factores será elevada y los incentivos a dirigirlos a la producción serán fuertes, con lo que el nivel de

producción será también alto. Por lo tanto, en este modelo, un S bajo genera incentivos a que se mantenga bajo.

Por el contrario, existe un equilibrio malo, caracterizado por un S

alto implica un fuerte desvío del gasto público hacia fuera

de actividades productivas, generando incentivos negativos producto de los salarios y

con el caso anterior, un S

alto. En contraste

la tasa de interés bajos. Como consecuencia, un S alto tiende a mantenerse elevado

y en un contexto de baja producción y crecimiento. Un punto que nos parece interesante del modelo de Mauro es que racionaliza el rent- seeking, a la vez que relativiza la visión a nuestro criterio simplista de Krueger (1974) del Gobierno ineficiente como generador de la corrupción. En este modelo, efectivamente, el Gobierno presenta un fallo al no poder evitar el desvío de sus recursos, pero el principal problema está en los incentivos económicos que enfrentan los agentes privados de la economía. Otro elemento importante en el modelo es que

se logra articular un marco teórico discutible pero consistente y relativamente aceptado como válido en la literatura con algunos de los principales hechos estilizados en torno

a la relación corrupción-desempeño económico; la existencia de equilibrios múltiples

(que incluyen equilibrios buenos con poca corrupción y elevado crecimiento y equilibrios malos con las características opuestas) y la correlación negativa entre corrupción y crecimiento. El modelo, sin embargo, tiene algunos puntos débiles, probablemente producto de la intención de Mauro de presentar un modelo simple y por su especial interés en generar equilibrios múltiples. En particular, el autor omite la posibilidad de que la corrupción genere una asignación ineficiente de recursos más allá, del mencionado sesgo entre la elección de los agentes entre dedicarse a la producción o al rent- seeking. No se contempla que, además de generar esa ineficiencia, la posibilidad de obtener rentas del gasto público genere una redistribución del gasto hacia actividades en que las actividades de rent-seeking tengan mayores posibilidades de lucro. Este punto, veremos más adelante, ha sido importante en la literatura dedicada a estudiar el impacto de la corrupción sobre el desempeño económico. Una cuestión que se deriva directamente de la línea de razonamiento planteada por Mauro en su modelo es que la corrupción no sólo genera costos importantes –en este modelo, una reducción de la tasa de crecimiento del producto- sino que va en contra de los propios intereses del Gobierno. Ante éste punto, una pregunta que el modelo de Mauro no logra (ni intenta) responder es porqué el Estado es incapaz de neutralizar la corrupción que le afecta.

Otro análisis muy interesante dentro de este marco es aportado por Murphy, Shleifer y Vishny (1991), quienes desarrollan un modelo en que los individuos pueden optar por desempeñar tres tipos de actividad: dirigir su propia empresa, dedicarse al rent- seeking o trabajar como empleado en una firma. De acuerdo al modelo de Murphy, Shleifer y Vishny, los individuos más talentosos decidirán en cuál de las tres actividades desempeñarse de acuerdo al pago que reciban en cada una de ellos. Los autores, puntualmente, suponen que los individuos más talentosos o hábiles elegirán desempeñarse en aquel sector en que operen las firmas de mayor tamaño, con el objetivo de captar los rendimientos crecientes de su talento, y que es la utilización de ese talento la que genera el crecimiento de la economía a través de su capacidad innovadora. El problema que se plantea en este marco, se destaca, es que en muchos países el rent-seeking parece ser la actividad más rentable, con lo que se resta talento al manejo de la producción, actividad considerada como la fuente del crecimiento económico al ser la que impulsa el progreso técnico. Aunque muy simple, el modelo de Murphy, Shleifer y Vishny llega a poderosas conclusiones, como que la debilidad institucional propiciará una menor actitud emprendedora de la sociedad, con el consiguiente deterioro de la tasa de innovación y de crecimiento económico. Posteriormente Murphy, Shleifer y Vishny (1993) continuaron trabajando sobre el enfoque anteriormente expuesto, enfatizando dos aspectos centrales de las actividades de rent-seeking: i) sus rendimientos crecientes a escala, lo que hace que una vez que una agente ha comenzado a desarrollar ese tipo de prácticas sea

beneficioso seguir haciéndolo, y cada vez a mayor escala y ii) el daño que le generan

a las actividades innovadoras.

Con respecto al primer punto, se destaca que los rendimientos crecientes vienen tanto de la actividad en sí (por los costos hundidos necesarios para generar la red de agentes que toda actividad de rent-seeking requiere y porque a medida que aumenta la cantidad de participantes menor es la probabilidad de ser descubierto por la relajación de los controles) como por la creciente asignación de recursos a esa actividad. El punto es que, siguiendo la línea del trabajo anterior, se advierte que el ingreso de personas talentosas a actividades de rent-seeking reduciría su participación en las actividades productivas, reduciendo su eficiencia y por lo tanto su atractivo

relativo con respecto a las actividades de rent-seeking. Como resultado de ello, la economía operaría en un contexto de equilibrios múltiples, donde el mayor peligro sería que la economía caiga en un equilibrio malo caracterizado por una situación en que la mayor parte de los agentes talentosos se desempeñara fuera de las actividades productivas, con su consecuente impacto sobre el crecimiento económico 6 . Con respecto al segundo punto (el daño a las actividades innovadoras), Murphy, Shleifer y Vishny destacan especialmente el perjuicio generado por el rent-seeking por la importancia del Estado para los innovadores bajo la forma de, por ejemplo, patentes, permisos y cuotas de importación.

Gráfico 1 A B Productores Rent-Seekers Retornos
Gráfico 1
A
B
Productores
Rent-Seekers
Retornos

Proporción de agentes dedicados al Rent-Seeking

Murphy, Shleifer y Vishny (1993) muestran en el Gráfico cómo a medida que aumenta la cantidad de personas dedicadas al rent-seeking, su atractivo relativo aumenta hasta que a partir del punto A se torna más atractivo que la producción. Sin embargo, esa situación no sería sostenible, como lo marca el cambio de tendencia del punto B, que reflejaría que a partir de ese punto la caída de la producción sería tal que el rent- seeking tendría crecientes dificultades para encontrar recursos con los que sostenerse. Kaufmann y Wei (1999) agregan una interpretación interesante, al señalar que, dado que el rent-seeking genera ventajas para las empresas que logran practicarlo, generaría un costo adicional para las empresas que quieran ingresar a un determinado mercado, ya que no sólo deberían realizar la inversión necesaria para poner en marcha el proceso productivo, sino que además deberían destinar recursos al rent- seeking como para poder competir en igualdad de condiciones con las firmas ya operantes, en un argumento muy similar al del daño a la competencia que habíamos mencionado antes.

3.1.2 Principal-agente

Dentro del marco de principal-agente encontramos la mayor parte de la literatura surgida a partir de los ’90. En general, la mayor parte de los modelos asumen cierta dificultad del Estado para controlar el accionar de los empleados públicos, lo que redunda en una asignación ineficiente del gasto público y, a través de determinados canales, en una pérdida neta para la economía. Más precisamente, los modelos de principal-agente asumen que el agente cuenta con incentivos –fundamentalmente económicos- para desviarse de los intereses del principal. Estos intereses se basarían en la capacidad de los agentes para obtener del uso ilegal de los bienes o facultades públicas un ingreso superior al que percibirían por desempeñar su trabajo honestamente. El problema es que si se asume razonablemente que los recursos públicos tienen algún impacto positivo sobre la

6 Recordemos que Murphy, Shleifer y Vishny postulan que el crecimiento económico está generado por la capacidad de gestión e innovación de los individuos más talentosos de la sociedad cuando estos aplican sus talentos en el sector productivo.

producción o el crecimiento de la economía, la apropiación de estos recursos implicaría un costo en términos de desempeño. Uno de los tratamientos más reconocidos del tema dentro de este enfoque corresponde a Shleifer y Vishny (1993), quienes partiendo de la definición de corrupción como la venta, por parte de los funcionarios gubernamentales, de bienes públicos para beneficio personal examinan como la red de corrupción se organiza, teniendo en cuenta que en algunas economías es necesario sobornar a numerosos burócratas para obtener lo que se desea mientras que en otras la persona que paga un soborno se asegura obtener el bien público deseado sin necesidad de futuros pagos adicionales. En este modelo el agente tiene la oportunidad de restringir la cantidad vendida del bien público. Su objetivo es maximizar el nivel de sobornos que recibe. Su Costo Marginal (CM) es igual al precio oficial del bien y su ingreso marginal es la diferencia entre el precio efectivo cobrado (precio oficial + soborno) menos el precio oficial; o sea, el ingreso marginal es el soborno percibido. Como el agente privado, en muchos casos, requiere de varios bienes o servicios públicos complementarios para realizar un negocio, debe pagar diversos sobornos a las distintas agencias gubernamentales que actúan como monopolistas del bien ofrecido por cada una de ellas. Se formaliza la situación considerando la oferta de dos bienes públicos complementarios. Si existiría una única agencia que ofreciera los dos bienes su condición de maximización sería:

IM1 + IM2 x (dx2/dx1) = CM1

Donde IM1 y IM2 denotan los ingresos marginales del bien 1 y 2 respectivamente y CM1 es el costo marginal del bien 1. Como los dos bienes son complementarios dx2/dx1 > 0; y por lo tanto, en el óptimo, IM1< CM1, la agencia monopolística única mantiene el soborno relativamente bajo del bien 1 para expandir la demanda del bien 2 y aumentar las ganancias totales por soborno. La situación inversa se daría con el precio del bien 2. Alternativamente si los 2 bienes fueran ofrecidos por distintas agencias, cada una tomaría la demanda del otro bien como dada y maximizarían al nivel de IMi = CMi. Así se establece un nivel más alto de soborno para los dos bienes, que resulta en una menor cantidad de ventas totales del sector público (menores ingresos fiscales) y aún de un menor nivel de sobornos cobrados. Básicamente este modelo demuestra la sub-optimalidad que la expansión de la corrupción, en todos los ámbitos de gobierno, genera. Principalmente la disminución de la cantidad de bienes públicos vendidos debiera estar ligada inevitablemente a una menor inversión y producto. Un análisis interesante dentro de este marco es aportado por Lambsdorff (2001). En la visión de este autor, si bien es cierto que la corrupción podría generar un incremento de las posibilidades de producción 7 de la economía al flexibilizar ciertas restricciones sociales, generaría una pérdida social neta, ya que la ganancia del agente (el empleado público corrupto, en la visión del Lambsdorff) no llegaría a compensar la pérdida del principal (el Gobierno). La vinculación entre la corrupción y el menor crecimiento/desarrollo económico sería a través de la asignación de los recursos públicos entre los distintos posibles destinos, un punto que habíamos señalado como deficitario en el modelo de Mauro. Un segundo elemento es que tiende a generar una perpetuación de los agentes –públicos y privados- implicados en las actividades corruptas, lo que en muchos casos implica una barrera a la entrada de agentes más eficientes y por tanto más beneficiosos para un país en términos de aporte al crecimiento de la economía. Haque y Kneller (2005) llegan a resultados similares a los de Mauro, pero dentro del esquema de principal-agente y en el marco de un modelo de generaciones

7 Leff (1964) sintetiza esta idea al señalar que “if the government has erred in its decision, the course made possible by corruption may be the better one”.

superpuestas con horizonte infinito con el que pretenden explicar tres hechos

estilizados vinculados a la corrupción; i) correlación negativa entre corrupción y desarrollo, ii) existencia de equilibrios de alta corrupción y bajo crecimiento y de alto crecimiento y baja corrupción y iii) variabilidad de los niveles de corrupción en países de desarrollo intermedio. Al igual que Mauro, introduce al gasto público directamente en la función de producción, suponiendo que el nivel de gasto afecta la productividad total y marginal de los factores, y por lo tanto los incentivos de los agentes. La idea central del modelo es que el gasto público es administrado por burócratas, que tienen

la posibilidad de apropiarse de parte de las unidades de gasto público que deben

administrar, reduciendo de esa manera el nivel de gasto público en la economía, afectando así el producto agregado. El costo de ser corrupto para el burócrata consiste en el riesgo de ser descubierto y que se le confisque todo su ingreso legal (salario) más una proporción δ del ingreso ilegal obtenido a través del acto corrupto. El punto central de Haque y Kneller es que el burócrata decidirá si ser corrupto o no comparando la ganancia esperada de ambas opciones. Mayores niveles de capital, asociados con mayores salarios, generarían de esa manera menores incentivos a la corrupción de parte de los burócratas, lo que explicaría según los autores porqué la corrupción tiende a tener menor incidencia en los países ricos. La principal conclusión de Haque y Kneller es que un esquema de este tipo generaría, como en Mauro (2002), un equilibrio malo y uno bueno. En el primero de ellos, la situación de equilibrio estaría caracterizada por un bajo nivel de capital, generando de esa manera salarios bajos y, consecuentemente, incentivos al accionar corrupto de los burócratas. De esta manera, bajos niveles de capital generarían una reducción del gasto público destinado a la función de producción, presionando también a la baja a los salarios, generando una retroalimentación de los efectos negativos. Por el contrario, el equilibrio bueno estaría caracterizado por un elevado nivel de

capital, lo que generaría a su vez altos salarios, desincentivando a los burócratas a ser corruptos, ya que de ser descubiertos la penalidad implicaría la pérdida de un salario elevado. Entre ambos equilibrios, destacan los autores, el nivel de corrupción dependerá de factores adicionales, aunque el trabajo no es demasiado específico en los determinantes fundamentales al respecto.

Al igual que el de Mauro, el modelo de Haque y Kneller aporta una justificación de la

aparición conjunta de la corrupción y de las bajas tasas de crecimiento, a la vez que también es consistente con la existencia de las relaciones crecimiento-corrupción que

se observan en la práctica. Al igual que Mauro, la vinculación entre la corrupción y el desempeño económico es la productividad de los factores, lo que genera una modificación de los incentivos de los agentes. Sin embargo, un punto central que diferencia ambos modelos es que no se genera una reasignación de los factores productivos; cada agente sigue desempeñando la misma tarea, y lo único que se ve alterado es la remuneración a los factores y la proporción del gasto público apropiado por los burócratas.

A nuestro criterio, una deficiencia importante de este modelo es que no incorpora el

factor institucional de manera relevante. Dentro del esquema propuesto por los autores, las únicas variables que reflejarían aspectos institucionales de los países son

la probabilidad de que el acto de corrupción sea descubierto y δ , que es la proporción

del ingreso ilegal que le es quitado al agente corrupto cuando es descubierto y penalizado. Sin embargo, ninguna de estas variables tiene una dinámica dentro del

modelo. A nuestro criterio, es un buen aporte tanto de Mauro como de Haque y Kneller

el desarrollo de modelos de equilibrio múltiple. Sin embargo, un elemento central que

se viene omitiendo es el impacto del nivel de corrupción sobre las instituciones. En ambos modelos, los equilibrios malos se ven sostenidos por la reducción de los incentivos para actuar honestamente. Sin embargo, la evidencia cotidiana parece señalar que, más que la alteración de los incentivos, la persistencia de la corrupción en la sociedad tiende a generar un clima más permisivo hacia ese tipo de comportamientos, reduciendo de esa manera tanto la probabilidad de que un hecho de

corrupción sea detectado como la pena impuesta en caso de que eso suceda. Por

ejemplo, podría postularse que ambas variables dependan negativamente del nivel agregado de corrupción, lo que reflejaría el crecimiento del clima de permisividad de las sociedades fuertemente corruptas. A nuestro criterio, los modelos de equilibrios múltiples plantean un camino muy interesante, pero deberían ampliarse a través de la incorporación de dinámica de las variables institucionales. En este sentido ha avanzado recientemente Bruegger (2005), quien presenta un trabajo muy interesante en que la clave es el comportamiento estratégico de los agentes en un esquema de teoría de los juegos. En su modelo, los agentes eligen entre tres opciones; desempeñarse en el sector privado, ser empleados públicos honestos o ser empleados públicos corruptos. En el primer caso, la actividad es del tipo innovadora, de manera que contribuye al crecimiento de la economía. El salario en el Estado, en el caso de los empleados honestos, viene determinado, mientras que en el caso de los empleados corruptos depende de la interacción con el sector privado y con los empleados públicos honestos.

Al igual que en Haque y Kneller (2005), la calidad institucional es introducida al modelo

a través de la probabilidad de que los actos corruptos sean detectados. Sin embargo, una innovación fundamental es que esa probabilidad no es estática, sino que depende negativamente del nivel de corrupción de la economía (determinado por la proporción de individuos que opta por desempeñarse como empleados públicos corruptos) y positivamente del nivel de ingresos de la sociedad.

A través del análisis de las estrategias adoptadas por los individuos, Bruegger

concluye que existen tres equilibrios; i) un equilibrio de sector privado puro, ii) un equilibrio de sector público corrupto puro y iii) un equilibrio híbrido, en que todo el sector público es corrupto pero en el que no desaparece el sector privado.

Más allá del modelo en sí, que presenta un marco de trabajo a nuestro criterio muy interesante y flexible, el punto de interés de esta sección son las consecuencias que este predice sobre el desempeño económico y, más precisamente, sobre el crecimiento y el desarrollo. En ese sentido, las conclusiones del modelo son menos originales que su estructura, ya que al igual que en otros casos anteriormente analizados el modelo genera equilibrios malos (alta corrupción y bajo crecimiento), buenos (baja corrupción y alto crecimiento) y mixtos, aunque la autora no presenta un análisis profundo al respecto. En ese sentido, el modelo de Bruegger parece más orientado a introducir a la literatura formal la endogeneidad de las variables institucionales antes que a obtener conclusiones novedosas en torno a la vinculación corrupción-crecimiento. No obstante, consideramos que este marco de análisis presenta una gran potencialidad en la medida en que se reduzca su grado de abstracción y se lo oriente a fines más prácticos. La idea de la existencia de retroalimentación entre corrupción y mal desempeño económico ha tenido mucha presencia en la literatura. Andvig y Moene (1990) enfatizan que la ganancia esperada por corrupción, desde el punto de vista individual, es función positiva del grado en que toda la sociedad es corrupta. Cuando otras personas extraen recursos del Gobierno, el individuo basa su decisión no solo en un menor producto marginal de su trabajo en actividades legales, sino también en un más alto producto marginal del robo debido a las menores probabilidades de ser descubierto (Mauro, 2002). Tirole (1996) analiza la interacción entre un grupo y sus miembros individuales. Como las acciones individuales no son perfectamente observables, su reputación depende parcialmente del comportamiento pasado del grupo. Los individuos que pertenecen a grupos con reputación corrupta van a tener fuerte incentivo a comportarse de manera corrupta. Si proyectamos este esquema de razonamiento a partidos políticos que continuamente se perpetúan en el poder, se desprende que con el tiempo, los incentivos para cada miembro del gobierno a corromperse son mayores a medida que la reputación del partido empeora. Cuando el estado es corrupto, cumplir con una regla se vuelve menos beneficioso que pagar un

soborno y se genera un equilibrio no-cooperativo en el que para todos es más beneficioso individualmente aceptar la corrupción. Por otro lado, el aumento de la percepción de la corrupción generaría un aumento de la permisividad que incentiva al corrupto a realizar más actos de corrupción o a más personas a involucrarse en la ilegalidad. Donde hay instituciones políticas y económicas débiles, florecen las prácticas ilegales, que con el tiempo se anidan a las organizaciones políticas y a las redes burocráticas. Esto impide el desarrollo de reformas democráticas y económicas y debilita a la democracia quitándole credibilidad. Los perdedores de la corrupción, o son intimidados por los corruptos, o deciden evitarlos, y la corrupción continua expandiéndose (Alam, 1995). Precisamente por los poderosos intereses de los que beneficia, mientras debilita a los potenciales competidores y perturba la capacidad de control, la corrupción puede ser un largo y duradero status quo (Johnston, 1998). La cultura de la desconfianza probablemente eleva el nivel de corrupción que la sociedad percibe. También provee a los funcionarios públicos con una justificación para los actos corruptos: “si todos lo hacen, porque yo no debería hacerlo?”. Con respecto a esto, Xin y Rudel (2004) observan que se genera una subcultura de la corrupción incrementando tanto la percepción como su nivel real. Los autores advierten sobre el efecto estructural: “la desconfianza se puede convertir en un legado cultural, construido a lo largo del tiempo y afectando la política de una región entera por generaciones”. También dentro de un enfoque de princial-agente, Dreher, Kotsogiannis y McCorriston (2005) vinculan a la corrupción y al desempeño económico a través de la economía sombra o “en negro”, modelizando el comportamiento de las firmas en lugar de los individuos. La lógica del modelo desarrollado por los autores es que las empresas pueden tener incentivos para operar en el mercado negro con el objetivo de evitar las erogaciones necesarias para ingresar en la economía formal, interpretadas como los impuestos que recauda el Estado. El crecimiento de la corrupción, que se vería reflejado en el mayor tamaño de la economía sombra, dañaría el crecimiento económico y el nivel de ingreso como consecuencia de que las empresas operarían a una escala por debajo de la óptima con el fin de minimizar la probabilidad de ser descubiertas. Desde este punto de vista, nuevamente, la calidad institucional se encuentra reflejada en la probabilidad de que los hechos de corrupción sean descubiertos. Choi y Thum (2002) también analizan en su modelo la vinculación entre la corrupción y el tamaño de la economía sombra, pero el enfoque es diferente, ya que su interés es ver como afecta a la economía la existencia de un monopolio corrupto formado por los empleados públicos para emitir permisos para cierta actividad económica ante la existencia o no de la economía sombra. Lo interesante es que, a diferencia del modelo de Dreher, Kotsogiannis y McCorriston, en este se incorpora el hecho de que la existencia de una economía sombra podría afectar el comportamiento de los agentes corruptos, reduciendo el pago ilegal exigido. Esto genera en el marco de este modelo una conclusión muy interesante; las economías legal y sombra no serían sustitutos entre si sino complementarias, al generar la existencia de la segunda un comportamiento de los agentes corruptos menos perjudicial para la primera. Weinschelbaum (1998) aporta una variante interesante del modelo de principal-agente, donde este último puede optar entre varios principales proveedores heterogéneos del bien en cuestión, diferenciados por su costo de producción y por su costo de deshonestidad. En este marco, el autor indaga en qué medida esta modificación puede incrementar o no el nivel de corrupción. En ese sentido, se señala que el incremento del número de principales, si sólo se diferencian en el costo de producción, es beneficioso para la economía, mientras que cuando la diferencia radica en la deshonestidad la economía se vería perjudicada por la mayor probabilidad del agente de encontrar un principal corrupto. El canal adicional que este modelo aporta es que ahora puede ser que el agente elija trabajar con un principal relativamente ineficiente, sólo para tomar ventaja de su mayor deshonestidad.

3.1.3 Otros enfoques

Un trabajo interesante, pero fuera de los dos marcos descriptos en esta sección es presentado por Canavese (2004). Canavese introduce la corrupción dentro de un modelo estándar de equilibrio general con el objetivo de ver como ésta afecta a la asignación eficiente de los recursos. Lo más destacado de las conclusiones del autor es que el impacto de la corrupción sobre el bienestar de los agentes depende de la cantidad de individuos corruptos. En particular, Canavese encuentra que, cuanto menor sea la cantidad de agentes involucrados en el hecho de corrupción, menos se alejará la asignación efectiva de la óptima, lo que indicaría que es económicamente menos dañina la corrupción centralizada que la corrupción generada por muchos pequeños agentes, en línea con los postulados de Shleifer y Vishny (1993). Canavese concluye también que la competencia entre agentes potencialmente corruptos reduce la probabilidad de que los recursos sean asignados ineficientemente. El aporte más significativo del trabajo de Canavese, a nuestro criterio, es que permite trabajar un tema tan complejo como el de la corrupción en un marco relativamente simple como el del equilibrio general de la teoría macroeconómica estándar. Adicionalmente, formaliza el impacto diferenciado de los distintos tipos de corrupción; como expresa Canavese, es incorrecto hablar genéricamente del impacto de la corrupción sobre la economía cuando en realidad se observa una gran variabilidad entre el tipo y las magnitud de las actividades corruptas, con lo que cabe esperar que su impacto sobre el desempeño económico sea también muy variable. Esta idea de que es importante tomar en consideración las características de la corrupción cuando se intenta modelizar su impacto sobre la economía es un punto de acuerdo común en muchos teóricos de la cuestión que tienden a diferenciar elementos como la magnitud de cada hecho corrupto en particular (Mynt, 2000). Otro modelo no tradicional es presentado por Mauro (2002), en el mismo trabajo ya comentado. En este modelo, Mauro plantea la existencia de un Gobierno en funciones, con un horizonte de dos períodos; el actual y uno posterior en caso de que sea reelecto. A su vez, supone la existencia de una tasa individual de soborno de los integrantes del Gobierno, que al sumarse conforman la tasa de soborno agregada del Gobierno. El punto central del modelo es que los votantes no pueden ver la tasa de soborno individual, sino que solamente la agregada. Adicionalmente, se asume que si la tasa agregada de soborno supera cierto umbral el Gobierno no será reelecto. Ante esta situación, el accionar de los integrantes del Gobierno estará entonces condicionado por lo que hagan los demás integrantes, ya que si integra un Gobierno corrupto un político no tiene incentivos para ser honesto, porque de todos modos no será reelecto. Por el contrario, si integra un Gobierno honesto un político posee incentivos para comportarse honestamente con el fin de garantizarse la reelección. La vinculación entre este esquema y el desempeño de la economía, postula Mauro, viene por un doble camino; por un lado, la corrupción genera ineficiencia al afectar la asignación de gasto público mientras que, por otro lado, se asume que la no reelección de un Gobierno tiene un costo en términos de eficiencia por el propio proceso de transición gubernamental. Farida y Ahmadi-Esfahani (2007) aportan otro enfoque, definido por los autores como “enfoque del crecimiento económico”. Su trabajo consiste en una ampliación del Modelo de Solow con Capital Humano, asumiendo que el nivel de gasto público afecta positivamente la productividad del trabajo y que a su vez depende negativamente de la tasa de corrupción de la economía. Con esto, genera un impacto directo de la corrupción sobre el crecimiento económico. La debilidad de este modelo, sin embargo, es que se muestra muy incompleto en términos de comprensión de la corrupción, ya que se la introduce como una variable exógena. Este modelo, sin embargo, si aparece como útil por las implicancias testeables directas que se derivan de él y por su

flexibilidad. Por ejemplo, una posible ampliación es la modificación de la función de acumulación del capital físico y humano, asumiendo que la mayor corrupción reduce la tasa de crecimiento de capital humano destinada a la producción (consistente con la teoría del rent-seeking) y la tasa de crecimiento del capital producto del desvío de fondos hacia pagos ilegales (consistente con la teoría del principal-agente). Bardahn (1997) aporta desde un plano teórico una advertencia que fue más tomada en cuenta por los empiristas que por los teóricos. Concretamente este autor postula que la relación entre el nivel de PIB y la corrupción muestra una forma de “U”. La forma de la curva estaría determinada por el hecho de que, en las primeras instancias de crecimiento la economía generaría nuevas oportunidades para actividades corruptas, sin generar aún los incentivos y las instituciones necesarias para asegurar la transparencia en la operatoria de la economía. Con el paso del tiempo y la continuidad del proceso de crecimiento, sin embargo señala Bardahn, la sociedad iría mejorando la calidad de las instituciones, en un contexto en que la economía pujante ofrecería mejores salarios y mejores oportunidades de negocio, con lo que los incentivos para salir de la economía formal se verían reducidos. Además, Bardahn también adhiere a los modelos de equilibrios múltiples determinados por la relación entre la proporción de agentes corruptos y los incentivos para corromperse que enfrentan los demás agentes. El autor expresa la idea gráficamente a través de dos curvas; una mide el beneficio marginal de los agentes corruptos (curva M) y otra el beneficio marginal de los agentes honestos (curva N).

Gráfico 2 A Curva M Curva N Proporción de agentes corruptos Beneficios marginal
Gráfico 2
A
Curva M
Curva N
Proporción de agentes corruptos
Beneficios marginal

El Gráfico 2 expresa la idea de que, a bajos niveles de corrupción agregada, es más beneficioso para un agente ser honesto que ser corrupto. Sin embargo, los incentivos se irían revirtiendo en la medida en que el nivel de corrupción agregado se va incrementando, producto de los múltiples efectos negativos sobre la economía analizados en los párrafos anteriores. De esta manera, la corrupción generaría su propia trampa, al generar que los agentes tiendan a mantenerse en el ámbito de la economía ilegal. Nótese que para cualquier punto a la izquierda de A, el beneficio marginal de ser honesto es mayor al de ser corrupto, por lo que todo agente que ingresara en la economía optaría por ser honesto, reforzando la honestidad de la sociedad. La situación opuesta se daría a la derecha de A. Como conclusión quisiéramos hacer algunos comentarios sobre los modelos vistos en esta sección. En primer lugar, un elemento relativamente estándar en los modelos vistos es la introducción de la calidad institucional a través de dos variables; la probabilidad de que el acto corrupto sea descubierto y penalizado, y en el valor de la penalización. Si bien estamos de acuerdo con esta introducción, consideramos que es preciso darle más endogeneidad a esas variables, que en muchos casos se introducen como exógenas. Una alternativa posible sería, por ejemplo, introducir ambas variables no como constantes sino como funciones del nivel agregado de corrupción, lo que reforzaría la relación corrupción-crecimiento y reforzaría la idea de equilibrios múltiples. Otro punto deficitario en los modelos analizados es la falta de incorporación de la corrupción entre privados. Es cierto que la definición tradicional de corrupción hace referencia al Estado, pero parece potencialmente muy interesante analizar la

vinculación entre la corrupción intra firma y el desempeño económico. De hecho, en la literatura se encuentran interesantes análisis del fenómeno de la corrupción entre privados y su impacto para las firmas (Seuber, 2005; Garmaise y Liu, 2005), pero aún resta lograr una vinculación entre estos resultados y el desempeño agregado de la economía.

3.2 Tratamiento empírico

La vinculación entre la corrupción y el desempeño económico –fundamentalmente el crecimiento y desarrollo- ha sido muy estudiada a través de trabajos empíricos. En general, esos trabajos han tendido a vincular algún indicador de corrupción con alguno de desempeño económico. Entre estos últimos se han destacado la utilización del PIB o de su tasa de crecimiento, aunque hay una gran variedad de indicadores alternativos utilizados por diversos autores. Nuevamente en general, los trabajos empíricos referidos a nuestro tema de análisis suelen partir de una hipótesis inicial acerca de la vinculación corrupción-desarrollo, tanto en términos de canales de transmisión como en el signo de esa vinculación (es decir, si la relación entre corrupción y desarrollo es directa o inversa). Aunque se ha empleado una gran variedad de metodologías, indicadores y especificaciones, las dos características antes mencionadas son un común denominador en la literatura empírica aquí analizada. Por su importancia, un primer trabajo a mencionar es el de Mauro (1995), uno de los pioneros en el análisis empírico cross-country de los costos de la corrupción en términos de crecimiento económico. En este estudio, Mauro estima la relación entre el PIB y la inversión privada y los indicadores de Business Intelligence y de Fraccionamiento Etno-lingüístico. El primer de los índices es construido a partir de diversos indicadores de los países, a través de los cuáles se refleja la estabilidad política, la estabilidad laboral, la relación con los países vecinos, la calidad del sistema judicial y el nivel de burocracia, entre otras variables. Todos estos aspectos, se supone, darían un indicio del nivel de corrupción al que se ve sujeto un país en particular. Un punto a destacar, pero que es en general común en la literatura empírica, es que Mauro no testea el impacto de la corrupción efectiva, sino de la corrupción percibida. Conciente del problema de endogeneidad entre el nivel de corrupción y la calidad de las instituciones, Mauro propone también la utilización del mencionado índice de Fraccionamiento Etno-lingüístico, que según el autor sería un buen indicador de la propensión a la corrupción de una sociedad y que presentaría muchos menos problemas de endogeneidad. En la vinculación entre corrupción e inversión, Mauro encuentra una relación negativa significativa entre ambas variables utilizando el índice de Fraccionamiento Etno- lingüístico, señalando que una incremento del índice (lo que implica una reducción de la corrupción) en un desvío estándar produce un aumento de la tasa de inversión en 2,9 puntos porcentuales del PIB. Además, aún controlando las regresiones por algunas posibles fuentes adicionales de endogeneidad, los resultados hallados por Mauro se mantienen. En línea con estos resultados, Wei (2000) agrega evidencia que señala que la corrupción reduciría la inversión extranjera directa, actuando como un impuesto equivalente al 20% sobre el rendimiento de un negocio. Tanzi y Davoodi (1997) encuentran que la corrupción reduce el crecimiento por la distorsión en la inversión pública y según Brew (2006) la corrupción adiciona, en muchos países, un 10 % o más al costo de realizar negocios. Mauro también encuentra una asociación muy significativa entre el nivel de corrupción y el crecimiento del PIB; en particular, una mejora de un desvío estándar del índice de eficiencia burocrática genera un incremento de 1,3 puntos porcentuales de la tasa anual de crecimiento del PIB.

En este trabajo Mauro analiza también brevemente el canal de transmisión de la

corrupción hacia la economía, señalando que el impacto a través de la mala elección

de

las inversiones no sería significativo, sino que el principal impacto sería a través de

la

cantidad total de inversión. Sin embargo, el autor no aporta mayores detalles con

respecto a esta cuestión.

A diferencia de Mauro, Dreher, Kotsogiannis y McCorriston (2004) optan por la

utilización de un índice de corrupción cuantitativo. En la visión de estos autores, la utilización de índices de corrupción cualitativos tiene algunas limitaciones, sobre todo en términos de interpretación de los resultados. En ese sentido, señalan en este trabajo que la utilización de índices cuantitativos veta la posibilidad de calcular relaciones directas entre el nivel de corrupción y el desempeño de la variable en cuestión. Aunque no lo ponen en esos términos, el punto que pretenden enfatizar Dreher, Kotsogiannis y McCorriston es que los índices cualitativos sólo pueden interpretarse como indicadores ordinales, por lo que los resultados empíricos serían difíciles de interpretar. Más concretamente, se estaría relacionando cardinales con indicadores ordinales, con el consiguiente problema de escala de estos últimos 8 . Ante la conveniencia de utilizar indicadores cuantitativos, los autores optan por el empleo de un índice de participación del consumo de cemento sobre el PIB. La

justificación es interesante; asocian el mayor consumo de cemento con mayor tamaño

de obras públicas, y a su vez a éstas con una mayor corrupción. Para esto, se basan

en los elementos ya postulados por los teóricos que consideran que la mayor corrupción puede tener entre sus consecuencias el sesgo del gasto público hacia actividades donde sea más fácil realizar actividades corruptas. La contemplación de este elemento es consistente con una de las objeciones que habíamos hecho al modelo de rent-seeking de Mauro (2002). Establecido este punto con el que coincidimos, los autores toman como indicador de

desarrollo económico el tamaño de la economía sombra, obteniendo como resultado una asociación positiva significativa, esto es, mayores niveles de corrupción están

asociados a mayor tamaño relativo de la economía sombra. En segundo término, se intenta testear el orden de causalidad entre la calidad institucional (medida a través de un índice de corrupción percibida y de los costos para iniciar un nuevo negocio, con ponderadores no especificados) y el tamaño de la economía sombra, llegando a la conclusión de que el efecto de la calidad institucional sobre el tamaño de la economía sombra es significativamente negativo, mientras que la vinculación opuesta depende

de la efectividad de la calidad institucional en los dos mercados.

Vale la pena hacer algunos comentarios en relación a este trabajo. En primer lugar, debe tomarse en cuenta que la muestra incluye solamente países de la OECD, con lo

que difícilmente sus conclusiones sean extrapolables a países en desarrollo, como veremos más adelante y como ya sugerían los modelos de equilibrio múltiple que

implicaban quiebres estructurales en la relación entre las variables. Un segundo elemento que quisiéramos apuntar es que, si bien estamos de acuerdo en la utilización de indicadores de corrupción cuantitativos, consideramos que hubiera sido necesario justificar más allá de la intuición la elección de la variable utilizada (demanda de cemento). Consideramos que la construcción de índices de corrupción cuantitativos puede ser un área fructífera, en la medida en que se avance en la determinación de indicadores más representativos del fenómeno que se intenta explicar. Por ejemplo, pueden ser buenos indicadores de corrupción el cociente de los índices de precios de

la inversión pública y privada, o la participación de la inversión pública en el gasto

8 Cuando se vincula un índice ordinal con uno cardinal en una regresión, el problema que puede aparecer es que las escalas relativas de ambos índices pueden diferir sustancialmente. Por ejemplo, si el PIB de un país es el doble del de otro, no existe ambigüedad. Sin embargo, que un índice cualitativo de corrupción de un país sea el doble del de otro, no implica que ese segundo país sea “el doble de corrupto”, sino que simplemente es más corrupto.

público total. La crítica de Dreher, Kotsogiannis y McCorriston a los indicadores cualitativos, creemos, merece atención. Otro trabajo interesante es el ya mencionado de Haque y Kneller (2005), quienes tomando los datos de corrupción de Transparencia Internacional encuentran una correlación significativa negativa entre el PIB y el nivel de corrupción. Sin embargo, lo más interesante no es ese resultado sino el análisis de quiebre estructural planteado. Más concretamente, los autores encuentran que la relación entre ambas variables muestra un quiebre estructural en los percentiles 5 y 75 de la muestra ordenada por PIB, lo que confirmaría la existencia de equilibrios múltiples, tal como lo postula buena parte de los modelos presentados en este trabajo. Vale aclarar que la muestra se encuentra dividida en seis períodos desde 1980 a 2003 (con algunos años faltantes), pero no por características de países, algo que, como discutiremos más adelante, puede generar algunas dificultades. Mocan (2004) aporta a la literatura otro estudio interesante. Aunque no es el punto central del trabajo (se concentra en los determinantes de la corrupción), se estudia la vinculación entre la corrupción y el crecimiento económico. Un punto interesante es que en las regresiones se separa la corrupción del riesgo de expropiación, controlando por un conjunto de variables institucionales. Partiendo de esto, se encuentra que cuando se separa corrupción y riesgo de expropiación la corrupción no es significativa y el riesgo si, mientras que cuando no se las distingue la corrupción es significativa. Esto indicaría que el impacto de la corrupción sobre el crecimiento económico sería negativo sólo en la medida en que incremente el riesgo de expropiación. Adicionalmente, los resultados son robustos a diferentes indicadores de corrupción. Kutan, Douglas y Judge (2007) enfatizan la importancia de tomar en cuenta que el impacto de la corrupción puede ser muy diferente entre las diferentes regiones. Desde este punto de vista, la pregunta que se intenta responder no es tanto cuál es el impacto de la corrupción sobre el crecimiento/desarrollo económico, sino como varía ese impacto entre diferentes regiones subdesarrolladas. Para contestarla, los autores dividen la muestra en América Latina (AL) y Oriente Medio y África del Norte (OMAN). Los resultados, como esperaban los autores, varían considerablemente entre las regiones, siendo lo más destacado que mientras en OMAN la corrupción está asociada positivamente con el nivel de PIB per cápita, en AL no se encontró una relación significativa, lo que indicaría que la corrupción debería se tratada como un fenómeno de diferente importancia en ambas regiones. Con respecto a los resultados obtenidos por Kutan, Douglas y Judge, un punto que vale la pena explicitar es que, pese a que se está controlando por una serie de variables institucionales, la diferencia en los resultados podría estar en parte explicada por las diferencias en las características de la corrupción. Es potencialmente muy diferente el impacto sobre la economía de la corrupción orientada a desarrollar negocios de difícil acceso legal de aquella asociada con el rent-seeking. Por eso, consideramos, antes de profundizar en el estudio del diferente impacto de la corrupción sobre la economía en las diversas regiones debería hacerse un esfuerzo para dar mayor precisión a los indicadores de corrupción. Otro punto muy interesante, y consistente con los modelos teóricos vistos en la sección anterior, es tratado por Aidt, Dutta y Sena (2005), quienes analizan la determinación conjunta de la calidad institucional y del crecimiento económico, considerando a ambas como variables endógenas. Por eso, se divide la muestra en países con alta y baja calidad institucional, y luego se controlan las regresiones por variables institucionales. De acuerdo a los resultados reportados en el trabajo, la corrupción tendría un efecto significativamente negativo sobre el crecimiento económico en los países con elevada calidad institucional. Sin embargo, en los países con baja calidad institucional no habría una relación significativa, lo que indicaría que en esos casos las situación es lo suficientemente mala como para que la corrupción no pueda deteriorar aún más las condiciones en que se desenvuelve la economía. Un punto similar destacan Drury, Krieckhaus y Lusztig (2006), quienes señalan que en

realidad el impacto de la corrupción sobre el crecimiento económico varía

significativamente dependiendo de si el país tiene o no un régimen democrático. Dada

la asociación positiva entre democracia y calidad institucional, los resultados de ambos

trabajos serían aproximadamente equivalentes. Lo interesante de estos resultados es que implicarían que la relación entre crecimiento y corrupción es no lineal, lo que obligaría a replantearse la utilidad de avanzar con estudios basados en muestras con muchos países heterogéneos agrupados. Una forma alternativa de analizar el impacto de la corrupción sobre el desempeño económico ha sido el estudio de casos. Aunque la intención de este trabajo no es concentrarse en esa metodología por sus conclusiones poco generalizables por definición, vale la pena comentar parte de esa literatura. Divjak (2007) describe el impacto de la corrupción en la reconstrucción de Bosnia Herzegovina en la posguerra, sobre todo en torno a la ayuda internacional recibida. El autor señala que la corrupción en este caso particular, parece haber afectado a la economía a través de la inversión, al generar un clima de desaliento al inicio de inversiones y transformando al país en una opción poco atractiva para la inversión extranjera directa, complementado por una estructura burocrática demasiado compleja producto de su orientación hacia la recolección de pagos ilegales. Velamuri (2003) acompaña a un empresario de Zimbabwe en su intento por obtener una licencia para operar en el negocio de las telecomunicaciones móviles. En ese trayecto, el empresario se encuentra con un sinnúmero de obstáculos generados por agentes estatales que intentan forzarlo a realizar pagos ilegales. Aunque finalmente el empresario obtiene la licencia, lo hace con demora respecto a sus planes originales y con la intervención de individuos y organismos conmovidos por su insistencia. Lo que esto reflejaría es hasta que punto los empleados públicos de un país son capaces de dificultar hasta el extremo la realización de proyectos económicamente viables, resintiendo de esa manera el desempeño económico. El trabajo de Pellegrini (2007) revela un canal de impacto de la corrupción poco estudiado por la literatura teórica y empírica, al analizar como la corrupción genera una sobre explotación del bosque de Swat en Pakistán, con su consecuencia impacto sobre la sostenibilidad del crecimiento y la calidad de vida. El aporte más valioso de este tipo de investigaciones es que permite redescubrir aspectos olvidados por la

literatura teórica, como el de este trabajo. Por el contrario, tienen como limitación que sus conclusiones son por construcción no genereralizables. Para concluir esta sección quisiéramos hacer algunos comentarios acerca de los enfoques adoptados en los estudios empíricos y aportar algunas sugerencias acerca de posibles temas de investigación. En primer lugar, una cuestión que llamó nuestra atención es que en muchos de los trabajos empíricos se ha dado, a nuestro criterio, un tratamiento no del todo cuidadoso

a la vinculación entre la corrupción y la calidad de las instituciones. La mayor parte de los autores enfatiza que sus regresiones entre corrupción y crecimiento económico están controladas por variables de calidad institucional. Lo que no se aclara es hasta qué punto se analizó la correlación entre la calidad institucional y los niveles de corrupción, que según algunos autores sería elevada (Seldadyo y de Haan; 2005 y 2006). La omisión de esta vinculación podría llevar a una mala interpretación de los resultados empíricos, ya que si las instituciones son beneficiosas para el crecimiento económico y la corrupción daña su calidad, la omisión del impacto de las instituciones al utilizarlas como variables de control subestimaría el impacto negativo de la corrupción. Desde este punto de vista, el control de la regresión a través de variables de calidad institucional no sería correcto en la medida en que sería una variable endógena. Este elemento, consideramos, es de importancia crucial, y no ha recibido demasiada atención en los estudios empíricos. Un segundo elemento que quisiéramos puntualizar es, como habíamos señalado, algunos párrafos más arriba, nuestras dudas acerca de la utilidad de las regresiones con muestras grandes y excesivamente heterogéneas. La utilización de este tipo de

muestras implica incorporar países muy variados, donde los tipos de corrupción y de instituciones difieren, lo que puede implicar una relación muy diferente entre las variables de interés (Kutan, Douglas y Judge; 2007). Estas diferencias entre regiones producirían que un número demasiado agregado no tenga en realidad ningún significado, al ser la consecuencia de una asociación positiva en algunos y de una asociación negativa en otros, por lo que creemos que sería interesante seguir avanzando por el camino de los estudios regionales. Al igual que habíamos marcado en la sección previa, es muy escaso el estudio del vínculo entre la corrupción intra firma y el desempeño económico en la literatura empírica. Sin dudas, esta es una cuestión sobre la que vale la pena avanzar, dada la relevancia potencial de esa variable. Hay sin embargo tres excepciones notables que queremos marcar. Por un lado, un tratamiento parcial de esta cuestión fue realizado por McArthur y Teal (2002), quienes encuentran que en África la corrupción tiene una fuerte incidencia negativa sobre el desempeño de las empresas, ineficiencia que se ve trasladada a la eficiencia de la economía en su totalidad. En segundo lugar, Asiedu y Freeman (2008) analizan el impacto de la corrupción sobre la inversión a nivel de firma, distinguiendo que existe una correlación negativa en los países en transición pero nula en América Latina y África Sub-Sahariana, lo que podría estar asociado a la diferencia de calidad institucional antes mencionada. Al igual que en el caso anterior, la limitación del estudio es que los datos de corrupción tampoco son indicadores de la corrupción entre privados. Otra excepción que cabe la pena mencionar es el trabajo de Tanzi y Davoodi (1997), quienes confirmaron empíricamente la correlación entre la corrupción y niveles bajos de calidad de infraestructura. Esto se aprecia por ejemplo en la calidad de las calles pavimentadas, cortes de energía o la mala calidad de los transportes ferroviarios en uso. Estos problemas aumentan los costos de la actividad económica tanto para el sector privado como para el público. Otros elementos que interesaría analizar son los indicadores cuantitativos y los canales de transmisión. Sobre el primer punto ya nos manifestamos, con lo que nos concentramos en el segundo. Al respecto, es notable que la estructura típica de los trabajos empíricos aquí tratados consiste en: i) postular una hipótesis acerca de la forma en que la corrupción afecta al crecimiento/desarrollo, ii) regresar las variables de interés para obtener la relación entre las mismas y iii) a partir de los signos de los coeficientes estimados y de su significatividad, aceptar o rechazar la hipótesis inicial. Claramente, en esta secuencia hay un elemento perdido, que es el estudio de los canales de transmisión propiamente dichos. A nuestro criterio, sería muy relevante estudiar no sólo el impacto final de la corrupción sobre el desempeño económico, sino también los canales a través de los cuáles se genera ese impacto. En la mayor parte de los estudios, se asume que si el signo de la regresión es el esperado, la hipótesis acerca del canal de transmisión es correcta, lo cuál es un supuesto fuerte considerando la multiplicidad de formas en que la corrupción puede afectar al desempeño económico. Son pocos los trabajos en que se analiza directamente el canal de transmisión (por ejemplo, Braun y Di Tella, 2004, quienes estudian la vinculación corrupción-inflación), con lo que consideramos que sería muy interesante que los estudios empíricos comiencen a estudiar directamente los canales de transmisión y no sólo el impacto final. Un estudio de los canales de transmisión, por ejemplo, podría aportar información vital a la hora de diseñar políticas tendientes a minimizar los efectos negativos de la corrupción sobre la economía. Otra omisión hasta donde sabemos en la literatura ha sido la falta de estudios de la vinculación entre la corrupción y el sector externo, considerado generalmente una de las actividades más corruptas por ser también una de las más reguladas. Sería interesante ver que tan significativo es el impacto de la corrupción sobre el desempeño del sector externo, y su impacto final sobre el crecimiento económico.

4. Conclusiones

A lo largo de este trabajo hemos repasado los distintos aspectos que se han estudiado

en torno a la corrupción, concentrándonos en su impacto sobre el crecimiento y desarrollo económico, pero sin perder de vista la generalidad del concepto y su condición, por definición, multidisciplinaria. Nuestro principal punto de interés fue hacer un repaso crítico de algunos de los principales modelos e investigaciones empíricas con que la Economía logró avanzar en su compresión del impacto de la corrupción sobre el desempeño económico. En ese sentido, es evidente el fuerte crecimiento de esta área de estudio a partir de la primera mitad de la década de 1990. Como señalamos, hubo a nuestro criterio dos trabajos clave para este fenómeno; el de Vishny y Shleifer (1993) que incentivó la literatura en la que se estudia la cuestión desde una visión modelístico-formal, y el de Mauro (1995), uno de los precursores del estudio empírico de la vinculación entre los niveles de corrupción y crecimiento-desarrollo económico. El impulso dado por esos dos trabajos se dio, sin embargo, en un contexto general de creciente interés sobre la corrupción. En particular, elementos como la prédica del Banco Mundial, los escándalos de corrupción gubernamental (Suharto, Mobutu y Marcos, entre otros) y el efecto Enron generaron una mayor sensibilidad hacia el tema y una mayor concientización de sus costos. Además, el paso de las economías socialistas a las de mercado generó importantes nichos de corrupción en las economías en transición, que debieron enfrentar un importante desafío en ese sentido. En ese marco es que el tratamiento teórico y las iniciativas de política pública han proliferado de manera notoria en los años recientes. En este contexto, decidimos concentrarnos en este trabajo en las cuatro cuestiones centrales vinculadas a la corrupción estudiadas por la literatura; i) la definición del concepto, ii) las metodologías de medición, iii) sus determinantes y iv) sus consecuencias. Con relación al primer punto, intentamos dejar en claro que, aunque no existe una definición unívocamente aceptada, hay elementos relativamente comunes como la participación de sectores públicos y privados. También destacamos la variabilidad del significado del concepto dependiendo de la ciencia y el objeto de estudio para el que se emplee, lo que conlleva la necesidad de analizar cuidadosamente los estudios vinculados a la corrupción. La corrupción, consideramos sin embargo, debe ser entendida como un fenómeno social complejo de alcance más amplio que el vinculado

a la interacción entre el sector público y el privado. Por su naturaleza, la corrupción es

cada vez un fenómeno más global, profundo y relevante, a tal punto que constituye uno de los principales desafíos para las democracias jóvenes. Por el lado de las metodologías de medición de la corrupción, y como señalamos oportunamente, una de la debilidades más evidentes de los índices utilizados es su carácter ordinal, lo que dificulta su utilización en las regresiones. Sin embargo, también destacamos los esfuerzos que la teoría económica y econométrica viene realizando para aportar, con éxito diverso, índices cuantitativos de corrupción. En nuestra opinión, hay una buena disponibilidad de índices cuantitativos que podrían testearse, como la participación de las obras públicas y de las transferencias al sector privado en las obras públicas, el costo promedio de inicio de un negocio o el cociente de los índices de precios de la inversión pública y privada. Lo más importante, sin embargo, es que se observa una clara voluntad de los estudiosos del tema por avanzar en la mejora de los indicadores de corrupción, con lo que cabe esperar que con el paso de los años las deficiencias informativas que actualmente se observan se vayan atenuando. En cuanto a los determinantes de la corrupción, se observa aún una gran dificultad para construir una teoría convincente y aceptada de los factores que inciden sobre los niveles de corrupción. Aunque existe un consenso generalizado sobre la incidencia de variables como la equidad distributiva, el legado cultural, el nivel de instrucción de la sociedad o el nivel de desarrollo, no existe todavía una teoría general sobre la

corrupción. Hasta el momento, las teorías parecen basarse más en intuiciones y casos de estudio que en la comprensión de la compleja dinámica de la corrupción. Aunque es cierto que la econometría ha comenzado a aportar conclusiones relevantes que se van complementando con los modelos, el estado del arte en este aspecto es aún incipiente. Un elemento a tener en cuenta a la hora de indagar sobre los escasos avances hacia una teoría de la corrupción unificada es que este fenómeno requiere por definición ser estudiado desde una perspectiva multidisciplinaria, lo que de por sí genera que el avance de la literatura sea más lento. Pese a estas dificultades, trabajos como el de Estevez (2005) han hecho valiosos intentos por avanzar en estudios desde una perspectiva económica, política y sociológica. En nuestra visión, si bien aún se está lejos de llegar a una comprensión acabada de los determinantes de la corrupción, el hecho de que sea un tema actualmente debatido en la literatura invita a ser optimistas sobre los avances que se puedan lograr en ese campo en los próximos años. Por el lado del impacto de la corrupción, en nuestra revisión selectiva de literatura se hizo énfasis, sin agotar evidentemente esa línea de trabajo, en las relaciones entre corrupción y desempeño económico, un término amplio para incluir competitividad, productividad, eficiencia, crecimiento y sobre todo desarrollo. A fines expositivos, separamos el tratamiento de la cuestión entre trabajos formales y trabajos empíricos. Un primer punto que consideramos central destacar es que la teoría de la corrupción como aceite para los engranajes de la economía ha quedado prácticamente descartada en la literatura moderna. Los modelos formales y los estudios empíricos han aportado evidencia importante y casi concluyente sobre los impactos negativos de la corrupción sobre la asignación de los recursos, la inversión, la competitividad y la eficiencia, entre otras variables. Partiendo de este marco de relativo consenso acerca de las consecuencias más agregadas de la corrupción, la literatura ha intentado avanzar hacia estudios más específicos y refinados. En cuanto a los modelos formales, se ha observado a lo largo de los últimos quince años una creciente orientación hacia los modelos de principal-agente, que aportan un buen marco para estudiar fenómenos relevantes como los equilibrios múltiples y la relación endógena calidad institucional-corrupción a través de decisiones guiadas por los incentivos económicos. En un principio, la incorporación de variables institucionales constituyó en la inclusión de constantes representando aspectos como la probabilidad de que un hecho de corrupción fuera detectado o el volumen de la penalidad impuesta en ese caso. Aunque en algunos trabajos se ha avanzado en la endogenización de esas variables, aportándoles dinámica, esa práctica aún no se ha generalizado, por lo que aún modelos modernos muestran deficiencias en ese aspecto. Un camino que aparece como fructífero para el tratamiento formal de la corrupción y su impacto económico es el de teoría de los juegos, ya que por sus características brinda un marco ideal para el estudio de la relación entre agentes que el esquema tradicional de principal-agente solo logra captar parcialmente, al no poder incorporar cuestiones como el comportamiento estratégico o la colusión de los agentes. Consideramos que ese camino, aún relativamente inexplorado, puede ofrecer buenas herramientas para la comprensión del complejo fenómeno de la corrupción y de sus consecuencias. Por el lado de los trabajos empíricos, el avance en los últimos años ha sido evidente. Uno de los puntos en los que se ha trabajo es en la incorporación de la calidad institucional a la estimación del impacto de la corrupción sobre el crecimiento, a través del desarrollo de diversos indicadores de calidad institucional. A nuestro criterio, esta mejora en los indicadores de calidad institucional significa un avance importante. Sin embargo, consideramos que los avances no han sido igualmente importantes en otro punto fundamental vinculado a la calidad institucional; la relación de esta variable con el nivel de corrupción. Buena parte de la teoría ha advertido que existe un efecto de retroalimentación entre la corrupción y la calidad institucional; elevados niveles de corrupción tienden a deteriorar la calidad institucional, lo que a su vez genera una

mayor permisividad y un clima más propicio para la corrupción. Por el otro lado, la buena calidad institucional y los bajos niveles de corrupción tienden a reforzarse mutuamente. En nuestra opinión, este punto no ha sido aún correctamente incorporado a los trabajos empíricos, ya que, a la hora de utilizar las variables institucionales como variables de control, no se toma en consideración este problema de endogeneidad, lo que podría generar sesgos importantes en las estimaciones y, por lo tanto, una mala interpretación de los resultados obtenidos. Un segundo problema dentro de trabajos empíricos ha sido el escaso trabajo sobre los canales de transmisión de la corrupción. La teoría ha postulado varios canales de transmisión; la composición del gasto público, los costos de transacción, la eficiencia de la estructura burocrática, los niveles de incertidumbre en la economía, la inequidad distributiva y la inestabilidad política, entre muchos otros. Sin embargo, los trabajos empíricos han omitido, hasta donde sabemos, testear empíricamente estos canales de transmisión, concentrándose en el impacto de la corrupción sobre alguna variable final de interés como el PIB. A nuestro criterio, este es un tema que debería ser central en la literatura, en la medida en que aportaría información fundamental para comprender el fenómeno de la corrupción y para combatir sus efectos adversos. Otra cuestión en torno a los trabajos empíricos es que se ha tendido a utilizar muestras con demasiados países. Si bien las regresiones con estas muestran arrojan resultados interesantes, también pueden omitir la existencia de diferencias estructurales en la relación entre variables para diferentes grupos de países. La teoría de los equilibrios múltiples constituye un llamado de atención en este sentido, ya que implicaría que niveles de corrupción pueden acabar teniendo un impacto muy diferente sobre la variable a explicar. Adicionalmente, al tomar muestras grandes se omita las diferencias en el tipo de corrupción predominante en cada región, con lo que se pierde la posibilidad de hacer un análisis más detallado. En nuestra opinión, sería interesante que los estudios se orienten hacia el análisis de regiones particulares o hacia el trabajo con muestras fragmentadas, lo que permitiría llegar a una mejor comprensión del impacto de cada tipo de corrupción sobre cada tipo de país. No obstante estas dificultades de la literatura empírica, es claro, a nuestro entender, que este tipo de trabajo ha logrado en los últimos años aportar evidencia muy significativa sobre la vinculación entre la corrupción y el desempeño económico, y que su potencialidad y flexibilidad a futuro son mayores que en el caso de la literatura formal. Por ello, consideramos que los trabajos empíricos seguirán siendo el principal vehículo de avance de la literatura vinculada a los costos de la corrupción. Vale aclarar que hubo aspectos del fenómeno de la corrupción que decidimos no tratar en este trabajo. Por un lado, una cuestión relevante que omitimos fue la de la corrupción dentro de las firmas. Si bien consideramos que este es un aspecto central, decidimos omitir la cuestión en esta revisión por ser un tema más ligado a la teoría organizacional, cuyo tratamiento hubiera obligado a dar a este trabajo una extensión muy superior a la ideal. Adicionalmente, el tema no fue tratado por la ausencia de literatura que vincule a la corrupción dentro de la firma con el crecimiento y desarrollo económico, que era el principal punto de interés de este trabajo. Otro costado de la corrupción omitido en este trabajo ha sido el vinculado al diseño de políticas anti-corrupción, por considerar que este es un elemento posterior a los tratados aquí y que corresponde ser abordado con un enfoque completamente distinto al utilizado en este trabajo. Quisiéramos concluir este trabajando invitando continuar las múltiples líneas de investigación trazadas a lo largo de este trabajo, tanto desde una perspectiva teórica como empírica. A nuestro entender, la corrupción es una flagelo cuyas consecuencias nocivas van mucho más allá del ámbito de la economía. Por eso consideramos que la Economía como ciencia debe realizar el máximo esfuerzo para avanzar, junto con el resto de las ciencias a las que les compete, en el avance de la comprensión y control de la corrupción como un paso esencial hacia el desarrollo, la justicia social y la estabilidad institucional.

Bibliografía

Ades, Alberto y Di Tella, Rafael (1997); “The New Economics of Corruption: a Survey and some New Results”, Political Studies, Vol. 45, páginas 496-515 Ades, Alberto y Di Tella, Rafael (1999); “Rents, Competition, and Corruption”, The American Economic Review, Vol. 89, No. 4, páginas 982-993 Ahlin, Christian (2001); “Corruption: Political Determinants and Macroeconomic Effects”, Vanderbilt University, Working Paper No. 01-W26 Aidt, Toke; Dutta, Jayasri y Sena, Vania (2007); “Growth, Governance and Corruption in the Presence of Threshold Effects: Theory and Evidence”, Cambridge Working Paper in Economics, Working Paper 0540 Aidt, Toke y Tzannatos, Zafiris (2005); “The Costs and Benefits of Collective Bargaining”, Cambridge Working Paper in Economics, Working Paper 0541 Alam, Shahid (1995); “A Theory of Limits on Corruption and Some Applications”, Kyklos 48(3): 419-35

Al-Marhubi, Fahim A (2000); "Corruption and Inflation", Economics Letters, Vol. 66 (2):

199-202

Andvig, Jens C. y Moene, Karlo O. (1990); “How Corruption may Corrupt”, Journal of Economic Behaviour and Organization 3(1): 63-76 Asiedu, Elizabeth y Freeman, James (2008); “The Effect of Corruption on Investment Growth: Ecidence from Firms in Latin America, Sub-Saharan Africa and Transition Countries”, University of Kansas y Wheaton College Azfar, Omar (2004); "The rule of law, corruption and homicides", mimeo IRIS Azfar, Omar y Gurgur Tugrul (2004); "Crime, Crime reporting and governance", mimeo IRIS Azfar, Omar y Lee Young (2003); "Corruption and human trafficking", mimeo IRIS Bardahn, Pranab (1997); “Corruption and Development: A Review of Issues”, Journal of Economic Literature, Vol. 35, No. 3, páginas 1320-1346 Blackburn, Keith; Bose, Niloy y Haque, R. Emranul (2003); “The Incidence and Persistence of Corruption in Economic Development”, Centre for Growth and Business Cycle Research, School of Economic Studies, University of Manchester, Discussion Paper 034 Bigio, Saki y Ramírez Roldán, Nelson (2006); “Corrupción e Indicadores de Desarrollo: Una Revisión Empírica”, Banco Central de Reserva del Perú, DT. N°. 2006-

007

Braun, Miguel y Di Tella, Rafel (2000); “Inflation and Corruption”, Harvard University Braun, Miguel y Di Tella, Rafel (2004); “Inflation, Inflation Variability, and Corruption”, Economics & Politics, Vol. 16, No. 1, páginas 77-100 Brew, Peter (2006); “The Power of Joining Forces: The case for collective action in fighting corruption”, Development Outreach, World Bank Institute Bruegger, Esther (2005); “Endogenous Institutions and the Dynamics of Corruption”, Discussion Paper, Universität Bern Brunetti, A. y Weder, B. (2003); "A free press is bad news for corruption", Journal of Public Economics, Vol. 87(7-8), páginas 1801-1824 Calderón Cuadrado, Reyes y Álvarez Arce, José L. (2007); “Corruption, Complexity and Governance” en Corruption, Complexity and Governance, Baruch College

Canavese, Alfredo (2004); “Commons, Anti-Commons, Corruption and ‘Maffia’ Behavior”, Universidad Torcuato Di Tella y CONICET

Chand, Sheetak K. y Moene, Karl O. (1997); “Controlling Fiscal Corruption”, IMF Working Papers 97/100 Choi, Jay Pil y Thum, Marcel (2002); “Corruption and the Shadow Economy”, CESifo Working Paper No. 633 Colombatto, Enrico (2001); “Discretionary Power, Rent-Seeking and Corruption”, International Centre for Economic Research, Working Paper 24-2001 Coolidge, Jacqueline y Rose-Ackerman, Susan (1997); “High-Level Rent Seeking and Corruption in African Regimes: Theory and Cases”, World Bank, WPS1780 Divjak, Boris (2007); “Corruption in Post-Conflict Recontruction Bosnia and Herzegovina Case Study”, Transparency International Bosnia and Herzegovina Dreher, Axel y Herzfeld, Thomas (2005); “Corruption The Economic Costs of Corruption: A Survey and New Evidence”, EconWPA, Public Economics 0506001 Dreher, Axel; Kotsogiannis, Christos y McCorriston, Steve (2004); “Corruption Around the World: Evidence from a Structural Model”, Working Paper, University of Exeter Drury, A. Cooper; Krieckhaus, Jonathan y Lusztig, Michael (2006); “Corruption, Democracy, and Economic Growth”, International Political Science Review, Vol. 27, No. 2, páginas 121-136 Estévez, Alejandro M. (2005); “Reflexiones teóricas sobre la corrupción: sus dimensiones política, económica y social”, Revista Venezolana de Gerencia, Vol.10, No.29, páginas 43-85 Farida, Moe y Ahmadi-Esfahani, Fredoun (2007); “Modelling Corruption in a Cobb- Douglas Production Function Framework”, Univerity of Sydney Fréchette, Guillaume R. (2006); “Panel Data Analysis of the Time-Varying Determinants of Corruption”, CIRANO, 2006s-028 Garmaise, Mark J. y Liu, Jun (2005); “Corruption, Firm Governance, and the Cost of Capital”, UCLA Golden, Miriam y Picci, Lucio (2005); “Proposal For A New Measure Of Corruption, Illustrated With Italian Data”, Economics and Politics, Blackwell Publishing, Vol. 17, páginas 37-75 Granovetter, Mark (2004); “The Social Construction of Corruption”, Department of Sociology, Stanford University Gupta, Sanjeev; Davoodi, Hamid y Alonso-Terme, Rosa (2002); "Does Corruption Affect Income Inequality and Poverty?", Economics of Governance, Vol. 3: 23-45 Gupta, Sanjeev; Davoodi, Hamid y Tiongson Erwin (2001); "Corruption and the Provision of Health Care and Education Services", The Political Economy of Corruption, ed. por Jain A. Huntington, Samuel P. (1968); “Political Order in Changing Societies”, Yale University Press Habib, Mohsin y Zurawicki, Leon (2002); "Corruption and Foreign Direct Investment", Journal of International Business Studies, Vol. 33 (2) Haque, R. Emranul y Kneller, Richard (2005); “Corruption Clubs: Endogenous Threshold in Corruption and Development”, Discussion Paper No. 067, Centre for Growth & Business Cycle Research Hellman, Joel; Jones, Geraint y Kaufmann, Daniel (2002) “Far From Home: Do Foreign Investors Import Higher Standards of Governance in Transition Economies?”, The World Wank Hindriks, Joel; Keen, Michael y Muthoo, Abhinay (1999); “Corruption, Extortion and Evasion”, Journal of Public Economics 74 N3 395-430 Husted, Bryan (1999); “Wealth, culture, and corruption,” Journal of International

Business Studies 30(2): 339-359 Isham, Joel; Kaufmann, Daniel y Pritchett Lant H. (1997); “Civil Liberties, Democracy, and the Performance of Government Projects”, International Bank for Reconstruction and Development, The World Bank Jain, Arvind (2005); “Corruption”, Concordia University Johnson, Simon; Breach, Alasdair y Friedman, Eric (1998); “Corporate Governance in the Asian Financial Crisis 1997-98”, SITE Working Paper No. 137 Johnston, Michael (1998); “What Can We Do About Entrenched Corruption”, The World Bank Kahn, Mohammad M. (1999); "Political and administrative corruption: concepts, comparative experience and Bangladesh case", paper preparado para Transparency International, Dhaka Kargbo, Abubakar H. (2006); “Corruption: Definition and Concept Manifestations and Typology in the Africa Context”, Presentation at The Training for Members of parliament and members of Civil Society from English speaking West Africa: Gambia, Ghana, Nigeria, Liberia, and Sierra Leone

Kaufmann, Daniel (1998); “Corrupción y reforma institucional: el poder de la evidencia empírica”, Perspectivas 367 Kaufmann, Daniel y Kraay, Aart (2002); “Growth Without Governance”, World Bank Policy Research Working Paper No. 2928. Kaufmann, Daniel; Kraay, Aart y Mastruzzi, Massimo (2008); “Governance Matters VII: Aggregate and Individual Governance Indicators 1996-2007”, World Bank Policy Research Working Paper No. 4654. Kaufmann, Daniel y Wei Shang-Jin (1999); "Does 'Grease Money' Speed up the Wheels of Commerce?", NBER Working Paper 7093, Cambridge MA Krueger, Anne P. (1974); “The Political Economy of a Rent-Seeking Society”, American Economic Review, Vol. 64, No. 3, páginas 291-303 Kunz, Alexis H. y Pfaff, Dieter (2002); “Agency Theory, Performance Evaluation and the Hypothetical Construct of Intrinsic Motivation”, en Accounting, Organizations and Society 27(3) 275-295 Kutan, Ali M.; Douglas, Thomas J. y Judge, William Q. (2007); “Does Corruption Hurt Economic Development?: Evidence from Middle Eastern, North African and Latin American Countries”, Southern Illinois University at Edwardsville Lambsdorff, Johann Graf (2001); “How Corruption in Government Affects Public Welfare – A Review of Theories”, Center for Globalization and Europenization of the Economy, Discussion Paper No. 9 Leff, Nathaniel (1964); “Economic Development Through Bureaucratic Corruption”, American Behavioral Scientist, páginas 8-14

López de Silanes, Florencio; Shleifer, Andrei y Vishny, Robert

W. (1997); “Trust in Large Organizations”, en American Economic Review 87(2): 333-

La Porta, Rafael;

338

La Porta, Rafael; López de Silanes, Florencio; Shleifer, Andrei y Vishny, Robert W. (1998); "The Quality of Government" NBER Working Papers 6727, National Bureau of Economic Research Inc.

Lederman, Daniel; Loayza, Norman y Soares, Rodrigo R. (2001); “Accountability and corruption: political institutions matter”, The World Bank Leite, Carlos y Weidman, Jens (1999); “Does Mother Nature Corrupt? Natural Resources, Corruption and Economic Growth”, en Governance Corruption and Economic Growth, International Monetary Fund Lipset, Seymour (1960); “Political Man: The Social Bases of Politics”

Maier, Norbert (2004); “Explaining Corruption: A Common Agency Approach”, Institute of Economics, Hungarian Academy of Sciences, MT-DP. 2004/13 Matsheza, Phil (2007); “Corruption: Concepts and Definition”, UNODUC, Anti-Corrupt Unit, Specialized Training Workshop for Investigators and Prosecutors on Corruption held on March 5 to 9 2007, White Sands Hotel, Mombassa, Kenya. Mauro, Paolo (1995); “Corruption and Growth”, The Quarterly Journal of Economics, Vol. 110, No. 3, páginas 681-712 Mauro, Paolo (1996); "The Effects of Corruption on Growth, Investment, and Government Expenditure: A Cross–Country Analysis", IMF Working Papers 96/98, International Monetary Fund Mauro, Paolo (2002); “The Persistence of Coruption and Slow Economic Growth”, IMF Working Paper, Research Department McArthur, John y Teal, Francis (2002); “Corruption and Fimr Performance in Africa”, Centre for the Study of African Economies, University of Oxford Mocan, Naci (2004); “What Determines Corruption? International Evidence From Micro data”, NBER Working Paper Series, Working Paper 10460 Murphy, Kevin M.; Shleifer, Andrei y Vishny, Robert W. (1991); “The Allocation of Talent: Implications for Growth”, The Quarterly Journal of Economics, Vol. 106, No. 6, páginas 503-530 Murphy, Kevin M.; Shleifer, Andrei y Vishny, Robert W. (1993); “Why is Rent- Seeing so Costly to Growth?”, The American Economic Review, Vol. 83, No. 2, páginas 409-414 Mynt, U. (2000); “Corruption: Causes, Consequences and Cures”, Asia-Pacific Development Journal, Vol. 7, No. 2, páginas 33-58 Osterfeld, David (1992); “Prosperity Versus Planning: How Government Stifles Economic Growth”, Oxford University Press Pellegrini, Lorenzo (2007); “The Rule of the Jungle in Pakistan: A Case Study on Corruption and Forest Management in Swat”, Fondazioni Eni Enrico Mattei, Nota di Laboro 91.2007 Rose-Ackerman, Susan (2001); “Trust, Honesty and Corruption: Theories and Survey Evidence from Post-Socialist Societies”, Collegium Budapest Sala-I-Martin, Xavier y Subramanian, Arvind (2003); “Addressing the Natural Resource Curse: An Illustration from Nigeria”, NBER Working Paper No. W9804 Sandholtz, Wayne y Koetzle, William (2000); ”Accounting for Corruption: Economic Structure, Democracy, and Trade”, International Studies Quarterly, Vol. 44, Páginas

31-50

Schenone, Osvaldo y Gregg, Samuel (2003); “A Theory of Corruption”, Acton Institute Seldadyo, Harry y de Haan, Jakob (2005); “The Determinants of Corruption: A Literature Survey and New Evidence”, University of Groningen Seldadyo, Harry y de Haan, Jakob (2006); “The Determinants of Corruption: A Reinvestigation”, University of Groningen Serra, Danila (2004); “Empirical Determinants of Corruption: A Sensitivity Analysis”, Centre for the Study of African Economies (CSAE), GPRG-WPS-012 Seubert, Raphaela (2005); “On the Nature of the Corrupt Firm: Where to Situate Liability”, Universität Passau, Diskussionsbeistrag No. V-33-05 Shleifer, Andrei y Vishny, Robert W. (1993); “Corruption”, The Quarterly Journal of Economics, Vol. 108, No. 3, páginas 599-617 Shleifer, Andrei y Vishny, Robert W. (1994); "The Politics of Market Socialism", Journal of Economic Perspectives, American Economic Association, vol. 8(2), pages

165-76

Stiglitz, Joseph E. y Uzawa, Hirofumi (1969); “Readings in the Modern Theory of Economic Growth”, M.I.T. Press Sung, Hung-En (2004); “Democracy and Political Corruption: A Cross-National Comparison”, Crime, Law and Social Change, Vol. 41 (2): 179-193 Smith, R., Muir, R., Walpole, M., Balmford, A. y Leader-Williams, N. (2003); "Governance and the loss of biodiversity", Nature, Vol. 426: 67-70 Svensson, Jakob (2003); "Who Must Pay Bribes And How Much? Evidence From A Cross Section Of Firms", The Quarterly Journal of Economics, MIT Press, Vol. 118, páginas 207-230 Svensson, Jakob (2005); "Eight Questions About Corruption”, en Journal of Economic Perspectives, Vol. 19, Nº 3, Páginas. 19-42. Tanzi, Vito (1994); “Corruption, Governmental Activities and Markets”, International Monetary Found Working Paper, 94/99. Tanzi, Vito y Davoodi, Hamid (1997); "Corruption, Public Investment, and Growth", International Monetary Fund Working Paper, 97/139 Tanzi, Vito (1998); “Corruption Around the World: Causes, Consequences, Scope and Cures”, International Monetary Fund, WP/98/63 Tavares, Samia (2005); “Does Rapid Liberalization Increase Corruption?”, Rochester Institute of Technology Tiihonen, Seppo (2003); “The History of Corruption in Central Government”, International Institute of Administrative Sciences Tirole, Jean (1996); “A Theory of Collective Reputation with Application to the Persistence of Corruption and to Firm Quality”, Review of Economics Studies 63: 1-22 Tranparency International; “Annual Report 1966: Sharpening the responses Against Global Corruption”, Transparency International, Berlin) Treisman, Daniel (2000); “The Causes of Corruption: A Cross-National Study”. Journal of Public Economics 76 (3):399-457. Treisman, Daniel (2002); “Postcommunist Corruption”, UCLA Urra, Francisco Javier (2007); “Assessing Corruption. An analytical review of Corruption measurement and its problems: Perception, Error and Utility”, Georgetown University Velamuri, S. Ramakrishna (2003); “Resisting Political Corruption: Econet Wireless Zimbawbe (Research Case Study)”, China Europe International Business School Weber, Max (1968); “Economy and Society”, Fondo de Cultura Económica, 1998. Wei, Shang-Jin (1997); "Why is Corruption so Much More Taxing than Tax? Arbitrariness Kills", NBER Working Paper 6255, Cambridge MA. Wei, Shang-Jin (2000); “How Taxing is Corruption on International Investors?”, Harvard University Weingast, Barry (1995); “The Economic Role of Political Institutions: Market- Preserving Federalism and Economic Development” Journal of Law, Economics and Organization, Vol. 11, Páginas1-31 Weinschelbaum, Federico (1998); “Corruption with Competition Among Hidden Principals”, Univesidad de San Andrés Welsch, Heinz (2004); "Corruption, Growth, and the Environment: A Cross-Country Analysis", Environment and Development Economics, Vol. 9: 663-693 Wraith, R. y Simpkins, E. (1963); “Corruption in Developing Countries”, London 1963 Xin, Xin y Rudel, Thomas K. (2004); “The Context for Political Corruption: A Cross- National Analysis”, Social Science Quarterly 85:294-30