Está en la página 1de 27

DERECHO COMERCIAL II

DE LA PRESCRIPCIÒN Y
CADUCIDAD
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

UNIVERSIDAD CIENTIFICA DEL PERÚ


FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

ASIGNATURA

: DERECHO COMERCIAL II

DOCENTE

: ABOG. AREVALO SANCHEZ, Billy Jackson

CICLO

: VIII

ALUMNO

: ACOSTA RENGIFO, ERICKA NATALY


1

SAN JUAN – PERÚ


Página

2017
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

INTRODUCCIÒN

Definitivamente, el uso de títulos valores forma parte del día a día de las
operaciones empresariales en todos los sectores. Ya sean cheques, letras de
cambio, pagarés o las relativamente recientes, facturas negociables, los títulos
valores constituyen un mecanismo importante para que las empresas tengan un
sustento para efectuar el cobro de sus ventas o servicios, negociar créditos u
obtener liquidez adelantada.

Siendo un elemento tan importante en las operaciones empresariales, resulta


de vital importancia establecer qué derechos o acciones de cobro le corresponden
a quien posee un título valor, qué mecanismos o formalidades debe seguir para
dicho cobro y cuando se extingue el derecho a cobrar la obligación representada en
el título valor.

Así, en el presente informe desarrollaremos la regulación existente en la Ley


Nº 27287, Ley de Títulos Valores, en lo concerniente a las acciones de cobro de los
títulos valores1.

2
Página

1 NORTHCOTE SANDOVAL, Cristhian, ¿Cómo funciona el cobro de los títulos valores?, Actualidad Empresarial N.
º 334 – Primera Quincena de Setiembre 2015, pág. VIII-1.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

INTRODUCCIÒN

CAPITULO I

GENERALIDADES

1. CUESTIONES PRELIMINARES SOBRE LA PRESCRIPCIÓN Y CADUCIDAD


2. ANÁLISIS DE LAS ACCIONES DERIVADAS DE LOS TITULOS VALORES.
EJERCICIO DE SAS ACCIONES CAMBIARIA y CAUSAL, SU PRESCRIPCIÓN Y
CADUCIDAD
3. CONSIDERACIONES SOBRE LA PRESCRIPCION DE LAS ACCIONES CAMBIARIAS
4. DIFERENCIAS ENTRE CADUCIDAD Y PRESCRIPCIÓN
5. FORMALIDADES PARA EL EJERCICIO DE LA ACCIÓN CAMBIARIA
6. PLAZOS DE PRESCRIPCIÓN Y PROCESO JUDICIAL O ARBITRIAL
7. PLAZO DE PRESCRIPCIÓN DE LAS ACCIONES DERIVADAS DE LOS TÍTULOS
VALORES EN GENERAL
8. DE LA PRESCRIPCIÓN EN CASO DE PRÓRROGOS Y RENOVACIÓN
9. CADUCIDAD DEL DERECHO DE SUSPENSIÓN
10. PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN DE ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA
11. CADUCIDAD Y PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN CAUSAL
12. CONCLUSIONES
13. BIBLIOGRAFIAS
14. ANEXOS

3
Página
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

CAPITULO I

GENERALIDADES

1. CUESTIONES PRELIMINARES SOBRE LA PRESCRIPCIÓN Y CADUCIDAD

Los títulos valores, en tanto constituyen instrumentos destinados a la


circulación y especulación comercial, comúnmente son ejecutados por sujetos que
no formaron parte de la relación negocial primigenia o participaron en su
suscripción, en virtud a que han adquirido la condición de beneficiarios o
acreedores de las obligaciones señaladas en el título con posterioridad a dicho
acto, a través de endosos, cesiones de derechos u otros medios de transmisión
según la naturaleza de cada título. Por tal razón, a continuación comentaremos
algunos de los problemas derivados de la ejecución de títulos valores, la
prescripción y caducidad de las acciones cambiarías, tomando en cuenta estas
particularidades, y los alcances y derechos que le asisten a sus titulares luego de
operadas ambas figuras jurídicas.

En primer lugar, debemos hacer referencia a las instituciones del Derecho que
analizaremos a lo largo del presente trabajo. Nos referimos a la prescripción y
caducidad en el ámbito comercial. En lo que respecta específicamente a la
prescripción, revisaremos los alcances de la prescripción extintiva de derechos,
según la cual y en opinión de Marcial Rubio, "por el transcurso de un determinado
lapso, se extingue la acción que el sujeto tiene para exigir un derecho ante los
tribunales". Al respecto, tomaremos dicha definición para analizar los temas
propuestos, precisando únicamente que en nuestra opinión, el decurso del tiempo
precluye únicamente la pretensión procesal de un determinado sujeto, mas no la
acción, a pesar del error observado en el artículo 1989 del Código Civil2.

La caducidad, por su parte, extingue la pretensión procesal (mal denominada


"acción") y la obligación subyacente al acto jurídico. Al respecto, Fernando Vidal
refiere que "en este instituto, más que en la prescripción, se aprecia el imperativo
de la ley por definir o resolver una situación jurídica o su cambio". Del mismo
4
Página

2
LOCATELU GARCIA, Javier, Tratado de Derecho Mercantil – Tomo II, Títulos Valores, Editorial: Gaceta Jurídica
Lima, pág. 271.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

modo el referido autor, citando a Josserand, manifiesta que funciona como una
guillotina, sin tener en cuenta ninguna consideración, porque es completamente
extraña a toda idea de prueba y de presunción. No obstante lo antes manifestado, y
según revisaremos más adelante, debemos distinguir los efectos de la prescripción
y caducidad en la relación cambiaria (regulada por la Ley de Títulos Valores) y la
acción causal (sujeta a la normatividad civil) y tomar en cuenta igualmente los
problemas surgidos a raíz de las disposiciones de la nueva normatividad
cambiaria, que confunde los efectos jurídicos de ambos institutos legales.

2. ANÁLISIS DE LAS ACCIONES DERIVADAS DE LOS TITULOS VALORES.


EJERCICIO DE SAS ACCIONES CAMBIARIA y CAUSAL, SU PRESCRIPCIÓN Y
CADUCIDAD

Según precisa Ricardo Beaumont, los antecedentes normativos al artículo 95 se


sustentan en lo estipulado por los artículos 196 y 197 de la antigua Ley de Títulos
Valores - Ley N° 16587, que regulaba en tales preceptos los supuestos de
"caducidad" para el ejercicio de las acciones cambiarias.

La actual Ley, a diferencia de su predecesora, hace referencia a la


"prescripción" en términos generales y a la caducidad como supuesto de
excepción, cuando trata aspectos relativos al derecho de suspensión de pago y a la
acción causal a través de los artículos 98 y 100 de la Ley.

Con ello, en nuestra opinión, hemos involucionado hacia un sistema cartular


incierto y que promueve la inseguridad jurídica en las transacciones relativas a los
títulos valores. En efecto, la institución de la prescripción no resulta coherente
para la extinción de la acción cambiaria, siendo más pertinente establecer la
caducidad de dicha potestad del poseedor del título que no cumpla con presentar a
cobro dicho valor, o perjudique su mérito cambiario.

La caducidad, en tanto constituye una figura jurídica que establece por imperio
de la ley consecuencias definitivas e irrevocables respecto de una determinada
relación jurídica, en el presente caso obligacional, por el transcurso de un período
determinado de tiempo, constituye una herramienta más acorde con la naturaleza
5
Página
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

de los negocios y el derecho comercial en general, al no permitir el desplazamiento


inoficioso de la actividad jurisdiccional3.

3. CONSIDERACIONES SOBRE LA PRESCRIPCION DE LAS ACCIONES CAMBIARIAS

Resulta conveniente desarrollar algunas consideraciones sobre la prescripción


de las acciones cambiarias derivadas del incumplimiento en el pago del cheque. En
ese orden de ideas, como ya habíamos señalado antes, tanto las acciones
cambiarias como extra-cambiarías están sujetas a un determinado plazo
prescriptorio dependiendo de la naturaleza de cada una.

Lo trascendente en este punto viene dado por el hecho que la prescripción en el


campo de los títulos valores difiere de la del derecho común, así es entendido que
en derecho común la prescripción alude ya sea a una adquisición (prescripción
adquisitiva por transcurso de un tiempo determinado) o pérdida de un derecho
(prescripción extintiva) admitiéndose la interrupción o suspensión del plazo
prescriptorio.

Lo dicho no es aplicable al campo cambiario, en el cual no se admiten ni la


interrupción ni suspensión de los plazos prescriptorios, a excepción de la
presentación de la demanda judicial o arbitral. De esta forma el tenedor o
beneficiario del cheque debe ejercer su derecho a cobro por la vía judicial antes del
transcurso del plazo que la ley señala pues de lo contrario perderá el ejercicio de la
acción y el derecho mismo, extinguiéndose su derecho. Lo último entonces se
asimila sin duda al instituto de la caducidad en donde el transcurso del tiempo
hace perder la acción y el derecho mismo, vale decir entonces que los plazos de
prescripción señalados en la ley de títulos valores son en realidad por su
naturaleza plazos de caducidad.

Resumiendo lo dicho y retomando el ejemplo del punto 1.1, “X” bien podría
presentar su demanda hasta el día 7 de setiembre del 2004, pues como se dijo la
presentación de la demanda con anterioridad al vencimiento del plazo
prescriptorio interrumpe este, de nada importa entonces la conclusión del plazo de
6
Página

3
LOCATELU GARCIA, Javier, Óp., cit., pág. 271.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

prescripción pues ello en absoluto afecta la demanda presentada con anterioridad


a él4.

4. DIFERENCIAS ENTRE CADUCIDAD Y PRESCRIPCIÓN

ARTÍCULO 95°.- EJERCICIO DE LAS ACCIONES CAMBIARÍAS

95.1 Para el ejercicio de las acciones cambiarías derivadas de lo los valores se


requiere cumplir con los requisitos y formalidades señaladas en el Artículo 91°
según la naturaleza de cada valor en título o representado por anotación en cuenta;
y, ser exigidos dentro de los plazos de prescripción que se señalan en el Artículo
96°.

95.2 El proceso judicial o arbitral cuya demanda haya sido presentada .ante la
respectiva autoridad judicial o arbitral antes que venzan los plazos de prescripción
no será afectado por la conclusión de dichos plazos en el curso del respectivo
proceso; salvo que éste sea declarado en abandono.

Diferenciando la caducidad de la prescripción, sostiene GIORGI5 “que la


caducidad hiere directamente el derecho mismo haciéndolo de breve duración y
cuando no se ha ejercitado dentro de su término, lo extingue en razón de interés
público, independiente de la negligencia del acreedor”. Por su parte los MAZEAUD6
expresan que la caducidad es un plazo que existiendo queda fuera de la voluntad
de las partes, que corre contra el acreedor incluso cuando se ha encontrado en la
imposibilidad de demandar. El plazo es de orden público y viene como una sanción
rápida e imperiosa, resultando automática, que obra como una guillotina.

Para ENNECCERUS7, las reclamaciones sometidas a caducidad deben resolverse


en un corto plazo improrrogable y éste produce efectos ipso jure a su terminación,
no pudiendo, luego de vencido, ser ejercitado.

CARNELUTTI8 sostiene que la caducidad no puede admitir interrupciones ni


suspensiones y que se basa en razones objetivas, siendo sólo suficiente el

4 http://caballerobustamante.com.pe/plantilla/2012/Acciones-cambiarias-derivadas-por-el incumplimiento-
7

en-el-pago-del-cheque.pdf
Página

5 GIORGI, Teoría de las obligaciones en el derecho moderno, cit, Vol. VIII, p. 340.
6 MAZEAUO, Lecciones de Derecho Civil, cit, Parte segunda, Vol. II, p. 368.
7 ENNECCERUS, Ludwig, Tratado de Derecho Civil, Bosch, Barcelona, 1934, T. I, p. 490.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

transcurso del tiempo. Si bien la doctrina es unánime en relación con este punto, es
conveniente señalar que el art. 2005 del Código Civil admite la causal de
suspensión prevista en el inc. 8 del art. 1994 de dicho Código, relativa a la
imposibilidad de poder recurrir a un tribunal peruano.

La aplicación inflexible de la caducidad por el juez, sin necesidad de ser


invocada por la parte, es una consecuencia de su naturaleza misma.

La caducidad produce la extinción total del derecho y, por ende, la acción que
de él deriva9 . En cambio la prescripción viene a ser un modo legal de extinción, no
del derecho mismo sino de la acción que lo sanciona, dejando, por lo tanto,
subsistente una obligación de carácter natural con cargo al deudor10 .

La prescripción es una institución capaz de poderse suspender o interrumpir,


pero no se extingue ipso iure, sino que ella concede al demandado la excepción de
cosa prescrita para realizar cualquier acción; surte efectos a instancia de parte y no
de oficio, ocurriendo lo contrario con la caducidad, que funciona de pleno derecho
y puede ser deducida de oficio por el juez, según CARNELUTTI11 .

Para FERNANDO VIDAL RAMÍREZ12 , no obstante la afinidad de ambos


institutos, lo que ha originado confusión entre ellos, existen notables diferencias.
En la caducidad el tiempo no se detiene ante nada, pues el plazo es perentorio y su
transcurso es fatal; no admite causales de suspensión ni de interrupción, lo que no
ocurre respecto al plazo prescriptorio. Invoca, al efecto, las diferencias que
contienen los arts. 2003 y 1989 del Código Civil, en cuanto a que la caducidad
extingue el derecho y la acción correspondiente, en tanto que la prescripción, si
bien extingue la acción, deja vivo el derecho mismo. Compulsa, al efecto, las
autorizadas opiniones de LEÓN BARANDIARÁN, CASTAÑEDA Y AUGUSTO
FERRERO13 , que coinciden en los mismos criterios.

8 CARNELUTTI, Francesco, Teoría general del derecho, Madrid, 1941, p. 357.


9 CÓDIGO CIVIL, ARTICULO 2003. – CADUCIDAD-La caducidad extingue el derecho y la acción correspondiente.
10 CÓDIGO CIVIL, ARTÍCULO 1989. PRESCRIPCIÓN EXTINTIVA.-La prescripción extingue la acción pero no el

derecho mismo.
8

11 CARNELUTTI, Teoría general del derecho, cit, p. 357.


Página

12 VIDAL RAMÍREZ, Femando, La prescripción y caducidad en el Código Civil peruano, Cultural Cuzco, Lima,

1986, p. 203.
13 VIDAL RAMÍREZ, La prescripción y la caducidad en el Código Civil peruano, cit, p. 203 y ss.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

En relación con los títulos valores, ambos caminos son medios que permiten al
deudor hacer decaer los derechos del tenedor del título.

Quedaría por decidir si los derechos afectados por la caducidad o por la


prescripción, originan la pérdida sobre la obligación fundamental o básica,
originante de la emisión del documento.

5. FORMALIDADES PARA EL EJERCICIO DE LA ACCIÓN CAMBIARIA

Para poder exigir la acción cambiaría una vez cumplidos los requisitos
señalados en el art. 91 se requiere que la misma sea presentada dentro de los
plazos que señala el art. 96; Se trata, en el fondo, de una causa de prescripción
referida a las acciones típicas de los títulos valores.

La Corte Suprema ha resuelto que:

No tienen mérito ejecutivo las letras de cambio y cheques reconocidos


judicialmente si ha operado la prescripción, y que el reconocimiento no los
convalida (Ej. de 28 de octubre de 1968, El Peruano, de 11 de noviembre de 1968).
Las letras pierden su mérito ejecutivo transcurridos más de tres años de la fecha
de su vencimiento, sin que su reconocimiento en diligencia preparatoria
interrumpa el término para la prescripción (Ej. de 6 de mayo de 1970, Revista de
Jurisprudencia Peruana, N°317, de junio de 1970, p. 716).

La acción ejecutiva, tratándose de títulos valores, se extingue a los tres años de su


vencimiento (Ej. de 29 de mayo de 1973, Revista de Jurisprudencia Peruana,
N°354, de julio de 1973, p. 835).

6. PLAZOS DE PRESCRIPCIÓN Y PROCESO JUDICIAL O ARBITRIAL

Para el art 95.2 el vencimiento de los plazos de prescripción no opera si se trata


de un proceso judicial o arbitral en curso, salvo que éste sea declarado en
9
Página
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

bandono. El abandono del proceso se da cuando permanece en primera instancia


durante cuatro meses sin que se realice acto que lo impulse14 .

La Ley se aparta en este sentido de lo dispuesto en la Ley N° 16587 (art 205),


que consideraba que la prescripción de dichas acciones cambiarías se interrumpía
sólo cuando al obligado se le citaba con la demanda dentro del plazo prescriptorio
de la acción derivada del respectivo título valor. Para la ley actual no se requiere la
citación, bastaron la presentación de la demanda.

7. PLAZO DE PRESCRIPCIÓN DE LAS ACCIONES DERIVADAS DE LOS TÍTULOS


VALORES EN GENERAL

ARTÍCULO 96°.- PLAZOS DE PRESCRIPCIÓN DE LAS ACCIONES CAMBIARIAS

96.1 Las acciones cambiarías derivadas de los títulos valores, prescriben:

a) A los tres años, a partir de la fecha de su respectivo vencimiento, la acción


directa contra el obligado principal y/o sus garantes;

b) Al año, a partir de la fecha de su vencimiento, la acción de regreso contra los


obligados solidarios y/o garantes de éstos;

c) A los seis meses, a partir de la fecha de pago en vía de regreso, la acción de


ulterior regreso contra los obligados y/o garantes de éstos, anteriores a quien lo
ejercita. Dentro de este mismo plazo debe ejercitarse la acción de repetición que
corresponda al garante del obligado principal contra éste.

96.2 En el caso de los Cheques, los plazos de prescripción señalados en los


incisos a) y b) se computan a partir del último día del plazo de presentación a
cobro señalado en esta Ley; y, en el caso de los demás títulos valores con
vencimiento a la vista, el cómputo se hará a partir del día de su presentación a
cobro o, de no haberse dejado constancia de ello, a partir del día de su respectivo

14CÓDIGO PROCESAL CIVIL - Artículo 346. –ABANDONO DEL PROCESO. – Cuando el proceso permanezca en
10

primera instancia durante cuatro meses sin que se realice acto que lo impulse, el juez declarará su abandono
de oficio o a solicitud de parte o de tercero legitimado.
Página

Para el cómputo del plazo de abandono se entiende iniciado el proceso con la presentación de la demanda.
Para el mismo cómputo, no se toma en cuenta el período durante el cual el proceso hubiera estado paralizado
por acuerdo de partes aprobado por el Juez.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

protesto o de la formalidad sustitutoria; y, de no estar sujeto a ello, a partir del


último día para su presentación al pago conforme a ley o del señalado para ello en
el mismo título.

96.3 Sin perjuicio de lo señalado en el segundo párrafo del Artículo 95*, los
plazos de prescripción establecidos en el presente artículo son perentorios y no
admiten interrupción, ni suspensión. El reconocimiento judicial del título valor
vencido no interrumpe los plazos de prescripción señalados en el presente artículo
para el ejercicio de las acciones cambiarias derivadas de él.

La Ley considera los plazos de prescripción de las acciones cambiadas


aplicables a todos los títulos valores, y desde qué momento empieza a computarse
dicho plazo.

En lo que se refiere a los plazos se distinguen los de extinción de las acciones


directa, de regreso y de ulterior regreso.

La acción directa, aquella contra el obligado principal y/o sus garantes, se


extingue a los tres años, a partir de la fecha de su respectivo vencimiento. Si el
título se perjudica por inactividad del obligado principal, la acción puede ser
revivida mediante el reconocimiento judicial dentro del lapso de tres años no
interrumpiéndose la prescripción.

Puede ocurrir que al solicitarse el reconocimiento judicial - en el caso que el


título no haya sido protestado-, el obligado presente principal no se presente a
pesar de su emplazamiento, en cuyo caso, procede el reconocimiento ficto, en
cuanto al contenido y firma; y el tenedor del título con el recaudo de lo actuado
puede presentarse a ejercer la acción cambiada directa contra el obligado principal
por el mérito del expediente acompañado, por lo tanto, su plazo para demandar la
acción cambiaría será siempre de tres años, computado a partir de la fecha de
vencimiento del título. Por otro lado, en caso que el supuesto deudor niegue el
contenido y la firma del documento, el tenedor tiene su derecho expedito para
iniciar la acción causal por la judicial por la vía de conocimiento o abreviada, según
11

la cuantía, para obtener el pago del título, y, como el título no ha sido reconocido
Página

en cuanto a su firma, solo procederá la acción causal, mas no la cambiaria. No


DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

tendría por qué esperarse que se produzca la prescripción del título para iniciar la
acción causal que originó su emisión, cuando se puede interponer la acción de
conocimiento o abreviada y debatirse la procedencia de la misma, probándose en
el curso del juicio si la firma negada es la del demandado, si el documento fue
alterado o si fuese pagado. Todo esto es posible mientras no haya transcurrido el
plazo de prescripción de tres años.

En cuanto al plazo de prescripción que corresponde a la acción de regreso


contra los obligados solidarios y/o sus garantes, el art. 91.1 inc b) considera el
plazo de un año.

Pero, al mismo tiempo, señala el art. 96.1 inc. c), el obligado de regreso que
cumplió la prestación tiene derecho a exigir el reembolso a aquéllos que le
antecedieron en la tenencia del título. Esto quiere decir que el titular de la acción
también está expuesto a la prescripción de la misma si no ejercita su derecho
oportunamente contra quienes estaban obligados. Es evidente que si es
demandado judicialmente y si espera las resultas del juicio entablado contra él
para después exigir el pago a los demás obligados en regreso, el término puede
vencerse, perdiendo así la acción de reembolso.

En lo que se refiere al cómputo del plazo para la acción directa y de regreso,


éste es en forma general a partir del vencimiento, excepto para los casos del
cheque y de los títulos valores con vencimiento a la vista. En el caso de la acción de
ulterior regreso, es a partir de la fecha de pago en vía de regreso.

Tratándose de los cheques, la acción directa puede plantearla el tenedor del


cheque contra el emitente y sus avalistas, pero no es éste el criterio de la mayor
parte de la doctrina, que no reconoce la existencia de la acción directa tratándose
del cheque.

En este sentido, con referencia a la acción directa y de regreso, hay que tener en
cuenta que (art. 96.2) el plazo de presentación del cheque es de treinta días contados
desde la fecha de emisión y que el plazo para la extinción de la acción es de tres años más
12

los treinta días del plazo de presentación. Por esto no tiene mayor importancia la fecha en
Página
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

que el cheque sea presentado al cobro, pero siempre y cuando sea dentro del mencionado
plazo de presentación.

Empero, como no se toma en consideración el dies a quo, sino el dies ad quem, dicho
plazo para la extinción comenzará a correr el día siguiente del vencimiento al plazo de
presentación. Además, si éste venciese en día inhábil, no se entenderá prorrogado hasta el
primer día hábil siguiente, pues la facultad que se otorga al tenedor del cheque para
cobrarlo en cualquier día comprendido dentro del plazo de presentación debe entenderse
como una facilidad que, por lo mismo, no puede ser objeto de prórroga.

En lo que respecta a los títulos valores con vencimiento a la vista, será a partir del día
de su presentación a cobro, conforme a ley; sin embargo, si no se deja constancia de ello,
será a partir del día de su protesto o formalidad sustitutoria; de no estar sujeto a ello, a
partir del último día para su presentación al pago, según se indique, y en su defecto,
dentro del plazo de un año desde la fecha de su giro (art. 141.5).

La Sentencia de Vista de la 4a Sala de la Corte Superior de Lima, de 12 de setiembre de


1995 resolvió que:

No procede mediante la prueba anticipada recuperar el mérito ejecutivo de las


cambiales si éstas han perdido su mérito como instrumento de cambio por acción
del tiempo. (Ledesma N. Marianella, Ejecutorias. Cultural Cuzco, Lima. 1996, T.3,
p. 313).

En la acción causal debe invocarse el negocio jurídico que originó la expedición de las
cambiales.

Según el art. 96.3, los plazos de prescripción son perentorios y no admiten ni


interrupción ni suspensión, se trata de una prescripción de carácter cambiaría. En este
sentido, la solicitud de reconocimiento judicial del título valor vencido no interrumpe los
plazos de prescripción señalados en la ley. La característica de esta prescripción se
asemeja a la caducidad civil que trata el Código Civil en su artículo 2005, y no así a la
prescripción a que se refiere sus artículos 1994 y 1996, que admite la suspensión y la
13

interrupción para esta figura.


Página
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

En el caso de los títulos valores con cláusula de prórroga, la prescripción se


computara desde la fecha de su ultimo vencimiento. En caso de renovación, los
plazos de prescripción volverán a ser computados desde la fecha del nuevo
vencimiento15

8. DE LA PRESCRIPCIÓN EN CASO DE PRÓRROGOS Y RENOVACIÓN

La Ley distingue entre los conceptos de prórroga y renovación, constituyendo


la primera una cláusula especial.

En cuanto a este aspecto, la doctrina considera que en general las cláusulas


renovatorias pueden tener las siguientes modalidades: a) la renovación facultativa
(que vendría a ser la prórroga), por la cual en el título y en la fecha de su
suscripción se autoriza al tenedor a efectuarías renovaciones de manera unilateral;
y b) la renovación denominada cláusula convencional, por la cual las partes
intervinientes en la relación cambiaría, en cada oportunidad en que se renueve el
título, lo autorizan expresamente, procediendo a su suscripción, poniéndose de
manifiesto en el título valor o en hoja adherida, de acuerdo a lo permitido en el
artículo 4 de la LTV.

Tanto en la prórroga como en la renovación, las partes intervinientes en la


relación cambiaría acuerdan renovar la obligación objeto del documento cartular
manteniendo los aspectos propios de la relación cambiaria, teniendo presente el
principio de la literalidad, contenido en el artículo 2 de la Ley. El texto del
documento determina los alcances y modalidades de los derechos y obligaciones
indicados en los títulos valores; se requiere, en consecuencia, la constancia de la
renovación.

En el caso de la prórroga, se autoriza al tenedor a modificar el plazo de


vencimiento de la obligación en forma unilateral; en el caso de la renovación en
cada vencimiento, la modificación del plazo requiere que los sujetos de la
obligación tengan que expresar su aceptación y suscripción, debiendo constar en el
14

título valor respectivo o en hoja adherida a él.


Página

15
NORTHCOTE SANDOVAL, Cristhian, ¿Cómo funciona el cobro de los títulos valores?, Actualidad Empresarial
N. º 334 – Primera Quincena de Setiembre 2015, pág. VIII-2.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

En lo que respecta a los títulos con cláusula de prórroga, el cómputo del plazo
de prescripción de la acción cambiaría se reinicia a partir de la fecha de
vencimiento de cada una de las prórrogas (art. 49.3), surtiendo efecto respecto a
todas las personas que intervengan en el título valor.

La prórroga es automática y no requiere de intervención, porque la misma se


pacta de antemano; es por eso que el plazo de prescripción se reinicia en la fecha
de su último vencimiento.

La renovación debe ser pactada en cada vencimiento, reiniciándose el plazo de


prescripción a partir del nuevo vencimiento. En este sentido, el art 92.1 considera
respecto a los plazos de prescripción dos situaciones:

La primera, para aquellos que acordaron la renovación, corriendo el plazo de


prescripción a partir de la fecha del nuevo vencimiento; y la segunda, referente a
los que no han participado en la renovación, como podría ser el avalista; para éstos
el plazo de prescripción de las acciones cambiarías corre a partir de la misma fecha
de la renovación.

La prescripción en el caso de la prórroga afecta a todos los que intervienen en


el título valor, mientras en la renovación sus efectos recaen sobre las personas que
no han intervenido expresamente en ésta.

Por otra parte, la renovación debe haber sido insertada después de vencido el
título y no antes. Si la cláusula fuere anterior al vencimiento, se produciría
incertidumbre en cuanto a este hecho, contrariándose el principio de la certeza en
referencia a la oportunidad en que la obligación cambiaría debe ser exigible. El
documento tendría en tal caso dos vencimientos: el originario y el renovado
anticipadamente.

De otro lado, si el plazo de prescripción hubiese transcurrido, no es posible


renovar el título, ya que se estaría privando de valor a la prescripción producida.

De ahí que la parte final del art. 202 de la Ley N° 16587 precisaba que el plazo
15

debía ser computado después de la fecha del nuevo vencimiento y siempre que no
Página

hubiere vencido el plazo de prescripción.


DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

La Corte Suprema ha resuelto que:

Para que el título o pagaré conserven los efectos jurídicos cambiarios que
emanan de su propia naturaleza, deben ser, en su caso, re aceptados, prorrogados
o renovados mientras se encuentre vigente el plazo de vencimiento; que carece de
mérito ejecutivo el pagaré renovado con posterioridad a su vencimiento (Ej. de 23
de julio de 7 973, Revista de Jurisprudencia Peruana, N° 356, de setiembre de
1973, p. 1116);

El pagaré puede renovarse después de vencido y antes de cumplirse el plazo de


prescripción, si hay cláusula de renovación suscrita en el título y conviene la
persona a cuya orden se extendió (Ej. de 23 de octubre de 1973, Revista de
Jurisprudencia Peruana, N° 358, de noviembre de 1973, p. 1365);

Cuando el título de cambio es renovado, en virtud de cláusula suscrita en el


mismo título, el plazo de prescripción se computa desde la fecha del nuevo
vencimiento (Ej. de 4 de abril de 1974, Revista de Jurisprudencia Peruana, N° 367,
de agosto de 1974, p. 1018).

La renovación de un pagaré, en virtud de cláusula suscrita en el mismo, sólo es


posible efectuarla después de vencido y antes de prescrito, pero no cuando ha sido
protestado, porque en tal caso ya no existe plazo por prorrogar, sino que cabe
iniciar las acciones correspondientes para cuyo ejercicio se ha formulado el
protesto (Ej. de 9 de marzo de 1979, Revista de Jurisprudencia Peruana, N° 426, p.
747).

La 5a Sala de la Corte Superior de Lima, en la Sentencia de Vista de 5 de


diciembre de 1996 (Exp. N° 1361-95), ha resuelto que:

Si la cláusula de renovación fuese anterior al vencimiento, se produce


incertidumbre en cuanto a este hecho, contrariándose el principio de la
certeza en referencia a la oportunidad en que la obligación cambiaría debe
ser exigible; teniendo el documento en tal caso, dos vencimientos, el originario
16

y el renovado anticipadamente.
Página
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

9. CADUCIDAD DEL DERECHO DE SUSPENSIÓN

ARTÍCULO 98°.- CADUCIDAD DEL DERECHO DE SUSPENSIÓN DE PAGO

En los casos de la suspensión del derecho de pago a que se refiere el Artículo 107°,
si el obligado no es notificado del inicio del proceso de ineficacia del respectivo título
valor o el peticionario no le hace entrega de la copia de la respectiva demanda
presentada ante la autoridad judicial, dentro de los siguientes quince días de su
petición extrajudicial de suspender el pago, caduca tal derecho de suspensión,
quedando el obligado liberado de toda responsabilidad por el pago que realice
transcurrido dicho plazo de suspensión.

En este caso, se trata de un plazo de caducidad (los plazos de caducidad los


pone la ley)16 , en el cual se hace referencia a la suspensión del pago extrajudicial
(art. 107), el que no surtirá efecto y produce una pérdida del derecho si el obligado
no es notificado del inicio del proceso de ineficacia del respectivo título valor o el
peticionario no le hace entrega de la copia de la respectiva demanda presentada
ante la autoridad judicial, dentro de los siguientes quince días de su petición
extrajudicial de suspender el pago.

El derecho de suspensión de pago está estipulado en el artículo 107 de la


ley. Como veremos más adelante, se aplica en los casos en que el título valor se
ha extraviado, sustraído, o ha desaparecido cualquier dato necesario para la
identificación del derecho contenido en el título.

En esta situación el tenedor puede solicitar al obligado la suspensión de su


pago; pero este deberá interponer una acción judicial de ineficacia del título
valor, y notificar al obligado el inicio del proceso dentro de los 15 días
siguientes de comunicada la suspensión de pago.
17
Página

16CÓDIGO CIVIL, ARTÍCULO 2004. - Principio de legalidad de los plazos de prescripción. - Los plazos de
caducidad los fija la ley, sin admitir pacto contrario.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

En el caso que no notifique al obligado dentro del referido plazo, caduca el


derecho de suspensión y el obligado queda liberado de toda responsabilidad
por el pago que realice.17

10. PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN DE ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA

ARTICULO 99°.- PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN DE ENRIQUECIMIENTO SIN


CAUSA

La acción de enriquecimiento sin cansa a la que se refiere el Artículo 20°


prescribe a los dos años de extinguida la correspondiente acción cambiaria
derivada del título valor.

Conforme se ha expresado, la acción de enriquecimiento sin v causa se sustenta


en principios de equidad y justicia. Constituye una figura jurídica que trata de
restablecer el equilibrio en las relaciones intersubjetivas, bajo el imperio de
normas morales.

Dicha acción sólo puede ejercerse, señala el art. 99, dentro de los dos años de la
extinción de la correspondiente acción cambiaria, aspecto que guarda
concordancia con lo dispuesto por el art 1955 del Código Civil que indica que esta
acción no es procedente “cuando la persona que ha sufrido el perjuicio puede
ejercitar otra acción para obtener la respectiva indemnización”. En este sentido, se
sostiene que no es propiamente una acción indemnizatoria sino supletoria de otras
acciones.

Se requiere, para que proceda la acción, que el demandado haya obtenido un


provecho, que el demandante se haya empobrecido y que exista una relación
causal entre el empobrecimiento y el enriquecimiento, de uno y otro. Las causas
que pueden originar la relación entre el perjuicio y el provecho pueden derivar de
hechos del empobrecido, de hechos del enriquecido, de hechos de un tercero, o de
18
Página

17
NORTHCOTE SANDOVAL, Cristhian, ¿Cómo funciona el cobro de los títulos valores?, Actualidad Empresarial
N. º 334 – Primera Quincena de Setiembre 2015, pág. VIII-2.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

hechos de la naturaleza. Todas estas posibilidades están contenidas en la fórmula


del art. 1954 del Código Civil18 .

Estas situaciones pueden darse en distintos ámbitos del derecho y, desde luego,
en el derecho mercantil y en el campo especifico de los títulos valores. No se trata,
en consecuencia, de una acción de naturaleza cambiaría, sino que se rige por los
principios generales de derecho.

En cuanto al plazo de prescripción, la Ley lo establece en dos años, precisando


un concepto que en la ley anterior se prestaba a dudas, pues no faltaban quienes
sostenían que por tratarse de una acción personal, el plazo de prescripción era de
quince arios, tal como lo resolvió la Corte Suprema en ejecutoría de 19 de junio de
193619.

La razón de este plazo, señala FERNANDO VIDAL RAMÍREZ20, “es la


característica de las acciones cambiarias, de cuya extinción dimana como un último
remedio para restablecer el equilibrio de alguien que se empobrece frente a
alguien que se enriquece sin que medie causa jurídica”.

En el caso de tratarse de otra clase de acciones creditorias, se aplica lo


dispuesto en el art. 2001 del Código Civil, que establece un plazo de prescripción
de 10 años.

En cuanto a la iniciación del plazo, el art. 99 indica que es a partir de la


extinción de las correspondientes acciones cambiarías derivadas del título valor
respectivo.

La justificación de este criterio está en que la acción de enriquecimiento


indebido es, como se ha expresado, una actio remedio iuris, que se autoriza a hacer
valer cuando no quedan otras acciones derivadas de los títulos valores.
19

18 CÓDIGO CIVIL, ARTÍCULO 1954.- ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA. – Aquel que se enriquece indebidamente a
Página

expensas de otro está obligado a indemnizarlo.


19 Revista del Foro, Ario 1936, p. 482
20 VIDAL RAMIREZ, Fernando, Prescripción extintiva y caducidad, Gaceta Jurídica, Lima 1996, p. 181.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

11. CADUCIDAD Y PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN CAUSAL

Como se ha expuesto al examinar el art. 1 de la Ley, los títulos valores, tanto los
abstractos como los causales, obedecen a una motivación, que en los primeros no
se revela externamente en el titulo mismo, mientras que en los segundos si aparece
expresada en el documento.

Quiere decir que el negocio jurídico que originó la emisión de un título valor
está latente en éste. Si las obligaciones que de él emergen no se cumplen, pueden
hacerse valer las derivadas del negocio que originó su emisión.

Esto ocurre porque el título valor no produce novación de la obligación


fundamental o básica. Así lo reconoce la doctrina y la mayor parte de las
legislaciones, incluso la peruana (art. 1233 del Código Civil y el art. 94.3 de la Ley
de Títulos valores). Por esto, si el documento cambiario no se cumple, o si ha
prescrito la acción emergente del mismo, puede recurrirse a la acción causal,
dentro del plazo de prescripción que corresponde a esta acción.

A diferencia de lo expresado por el art. 99, en relación con la acción de


enriquecimiento indebido, no expresa el art. 100 si la acción causal debe
interponerse antes o después de extinguidas las acciones cartulares, o después de
las de enriquecimiento indebido; de modo que no precisa cuándo comienza a
correr el término de prescripción.

El art. 94 permite al tenedor del título valor promover alternativamente la


acción derivada del título o la acción causal, si las calidades de tenedor y obligado
principal corresponden al acreedor y al deudor de la relación fundamental.
Semejante situación se reconoce en relación con el endosante y el endosatario.

Parecería que el término de la prescripción de la acción causal comienza a


correr desde que se celebró el negocio fundamental o básico que originó la emisión
del título valor. Pero, el art. 20 puede conducir a otra conclusión cuando expresa:
“Extinguidas las acciones derivadas de los títulos valores, sin tener acción causal
20

contra el emisor o los otros obligados, el tenedor podrá accionar...”, lo que haría
Página
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

suponer que la acción causal sólo puede interponerse extinguidas las acciones
cartulares.

De este modo, la prescripción de las acciones documentales hace revivir las


acciones del derecho común que la acción cambiaría había absorbido; el tenedor
accionará contra su cedente por el pago de las prestaciones que con el documento
se había pretendido cancelar, o tratará de reembolsarse por el precio pagado por
descuentos de documentos privados de valor y así, remontándose de un garante a
otro, se encontrará ante su cedente en ejercido de la acción nacida del crédito que
representa el título valor, a su vez, el girador se dirigirá al girado para exigir de él
el pago del crédito que había constituido la provisión.

Cada una de estas acciones revivirá jurídicamente y será ejercitada por las vías
que le son propias y dentro de los plazos que a ellas corresponden. El tenedor
habrá perdido las ventajas que le proporciona el derecho cambiario, pero como la
emisión del título no entraña novación habrá conservado el derecho de obtener el
pago de su crédito, haciendo valer las acciones de derecho común que la acción
cambiaría había provisionalmente aletargado, lo que permite concluir que el plazo
de prescripción de la acción causal comienza a correr desde que se convino en la
relación básica, pues mientras que tratándose de la acción de enriquecimiento sin
causa, el art 99 señala como punto de iniciación del plazo de prescripción la
extinción de las acciones derivadas de los títulos valores, en el caso de la acción
causal las remite al negocio básico o fundamental que originó la creación del título
valor.

La acción causal, afirma PÉREZ FONTANA21 , es una acción ordinaria. Su


prescripción, se rige por los principios comunes, es decir, según los plazos
correspondientes a la prescripción de la obligación contenida en la llamada
relación fundamental o subyacente.

En cuanto al plazo de la acción causal, la parte final del art. 100, refiere que el
mismo le corresponde según la naturaleza de las relaciones jurídicas de las que
21

ellas se deriven, conforme a la ley de la materia.


Página

21 PÉREZ FONTANA, Títulos Valores. Obligaciones cartulares (Parte dogmática), cit. T.I, p. 201
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

En este sentido, se estará a lo dispuesto en el art 2001 del Código Civil, que
establece un plazo de prescripción de diez años para la acción personal22 .

La Corte Suprema ha resuelto que:

La acción causal prescribe dentro del plazo correspondiente a la acción personal que el
Código Civil tiene establecido para la acción jurídica pertinente (Ejecutoria Suprema de 8
de noviembre de 1988. Anales Judiciales, T. LXXVt, p. 125).

22 CÓDIGO CIVIL, Articulo 2001. - Plazos de prescripción. - Prescriben, salvo disposición


diversa de la ley:
1. A los diez años, la acción personal, la acción real, la que nace de una ejecutoria y la de nulidad del acto
22

jurídico.
2. A los siete años, la acción de daños y perjuicios derivados para las partes de la violación de un acto
Página

simulado.
3. A los tres años, la acción para el pago de remuneraciones por servidos prestados como consecuencia de
vinculo no laboral.
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

CONCLUSIONES

1. En nuestra opinión, la institución de la prescripción en el derecho cartular


no encuentra justificación, por cuanto su aplicación, en estricto, se asemeja
al de la caducidad de la acción cambiaria.

2. De otro lado, en cuanto a los efectos procesales derivados del transcurso de


los plazos establecidos en el artículo 96 para el ejercicio de la acción
cambiaria, debe tomarse en cuenta que por imperio de la ley, si un título
valor no se presenta a cobro judicial por la vía del proceso ejecutivo en este
lapso, se extinguirá la acción ejecutiva respecto del mismo, no dando lugar a
renuncia alguna de dicho beneficio por parte del deudor.

3. Asimismo, estimamos que el transcurso del tiempo, aunando al no ejercicio


de una pretensión o acción de cobro oportuna, debe ser sancionada
legalmente con la caducidad de la acción cambiaria, quedando subsistente
la acción causal, de acuerdo a la naturaleza del derecho invocado. Por las
motivaciones expuestas, consideramos que la eliminación de esta figura
jurídica del régimen normativo de los títulos valores no generaría mayores
contratiempos y haría más dinámico el derecho cartular.

4. Para efectos de ejercer las acciones cambiarias derivadas del título valor, el
titular o el posterior poseedor del título debe mantener el mérito ejecutivo
de las mismas o haber recibido el título valor a través de alguno de los
mecanismos establecidos para mantener el derecho cambia!. En tal sentido,
cuando un tenedor legítimo haya recibido el título valor por un mecanismo
que no le permita ejercer la acción cambiaria, se entenderá caduco el
derecho cambiario en cuestión, a pesar de que no hubiere transcurrido el
término legal correspondiente.

5. Este último supuesto constituye una excepción a la regla de la caducidad de


los títulos valores que no se encuentra precisada expresamente en la Ley,
pero que sí se encuentra regulada. Esto se puede advertir luego del análisis
integral de las normas relativas a la naturaleza de cada título valor, los
mecanismos para su circulación y a los requisitos para ejercer su acción
cambiaria.
23
Página
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

BIBLIOGRAFIAS

 MONTOYA MANFREDI, Ulises, Comentarios a la Ley de Títulos Valores,


séptima edición: Abril 2005, Editora Jurídica: GRIJLEY, Lima.
 VIDAL RAMIREZ, Fernando, Prescripción extintiva y caducidad, Gaceta
Jurídica, Lima 1996.
 NORTHCOTE SANDOVAL, Cristhian, ¿Cómo funciona el cobro de los títulos
valores?, Actualidad Empresarial N. º 334 – Primera Quincena de Setiembre
2015

WEBGRAFIA
 http://caballerobustamante.com.pe/plantilla/2012/Acciones-cambiarias-
derivadas-por-el incumplimiento-en-el-pago-del-cheque.pdf

24
Página
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

ANEXOS

25
Página
DE LA PRESCRIPCIÒN Y CADUCIDAD

ACCIONES
CAMBIARIAS

ACCION ACCION ACCION DE ULTERIOR


DIRECTA DE REGRESO REGRESO O DE REEMBOLSO

ENDOSANTE O GARANTE
BENEFICIARIO O TENEDOR BENEFICIARIO CONTRA LOS
QUE PAGÓ EL CHEQUE
CONTRA EL OBLIGADO ENDOSANTES Y SUS
CONTRA LOS DEMÁS
PRINCIPAL Y SUS GARANTES GARANTES.
ENDOSANTES O GARANTES.

BENEFICIARIO CONTRA EL OBLIGADO


PRINCIPAL (OBLIGACIÓN DE DAR
ACCION SUMA DE DINERO), SUSTENTADO EN
CAUSAL EL CONTRATO U OBLIGACIÓN
ORIGINAL QUE GENERA EL
ACCIONES NACIMIENTO DEL CRÉDITO
EXTRACAMBIARIAS
BENEFICIARIO CONTRA LOS QUE SE
ACCION DE HAYAN ENRIQUECIDO SIN CAUSA Y
ENRIQUESIMIENTO EN PERJUICIO SUYO. (EN CASOS DE
SIN CAUSA CADUCIDAD DE ACCIÓN CAMBIARIA
Y NO RELACIÓN CONTRACTUAL)

26
Página