Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL NORTE

INSTITUTO DE CIENCIAS RELIGIOSAS


Departamento de Teología

¿Hasta dónde llegaremos de ser humanos?


Posthumanismo: Ciencia y Fe

Ariel Riveros Valencia

Profesor de Cátedra: Diego Pérez

Antofagasta, Chile

2017
¿HASTA DÓNDE LLEGAREMOS DE SER HUMANOS?

Esta pregunta y este título del ensayo tiene por objeto analizar hasta qué punto el
ser humano en un futuro próximo será consumido por la vanidad, la ciencia y la técnica.
Hoy podemos modificar más de 300 piezas con órganos artificiales de nuestro cuerpo,
lo que desde el punto de vista de la ciencia es un avance extraordinario, pero desde otro
punto de vista cabe preguntarnos: si seguimos avanzando así, ¿en qué momento o
circunstancia dejaremos de ser humanos?

Hace algunos años y cuando vi la película “Johnny got his gun” (Johnny coge su
fusil), me preguntaba si podemos decir que ese hombre tuvo suerte de quedar vivo.
Trata de un joven llamado Joe Bonham, que era un soldado norteamericano que
despertó en un hospital porque le explotó una granada. Lentamente se da cuenta que ha
perdido sus piernas, brazos, cara, oídos, nariz y ojos, quedándole solamente su cerebro
activo. La película trata especialmente de los horrores de la guerra, recuerdos, la voz de
su pensamiento -que no puede expresar de manera alguna-, y su imposibilidad de lograr
el suicidio. Finalmente se da cuenta que nadie lo ayudará, así que dándose de cabezazos
contra la almohada emitió su mensaje en un sistema morse, el cual expresaba un rendido
“ayúdenme”.

Esta película nos presenta el problema de si somos solamente un cerebro y un


corazón. Ser humano nos reduce físicamente a tener un corazón que lleve la sangre al
cerebro y que este a una o un par de ideas para decir qué piensa. Todo lo demás es
desechable. Todo lo demás es reemplazable de alguna manera. En el medio animal nos
distinguimos básicamente por este fenómeno, como decía Blas Pascal “El hombre no es
más que una caña pensante”, pero esto porque en la época de Pascal no había tanto
estudio de animales, y menos si éstos pensaban.

Cuando el mundo fue creado nunca se pensó en qué forma y cómo el ser humano
podría existir frente a un mundo tan adverso, con animales gigantes, plantas gigantes,
animales voladores o cubiertos con un sistema de protección que lo elevaba a la calidad

Posthumanismo: Ciencia y Fe Página 2


de inmortal, como seres muchísimo más veloces que nosotros. Los animales nacen y en
minutos están caminando, en cambio nosotros y con suerte caminamos después de un
año de ejercitar el noble trabajo de pararnos en dos pies. Aplausos para las jirafas que en
su torpeza igual nos ganan en el proceso del caminar.

Algunos insectos pueden seguir vivos durante bastante tiempo sin su cabeza y se
mueren porque no pueden alimentarse. Nosotros ni pensar lo que significa una simple
jaqueca. Otros pueden pasar semanas sin alimentarse o dormir meses completos.
Algunos estudios han determinado que algunas tribus tenían mujeres que superaban en
fuerza a un hombre que se ejercite levantando pesas, igualmente se encontraron unas
huellas en Australia de unos aborígenes que perseguían a un animal y según mediciones
actuales alcanzarían los 37 kilómetro por hora. Usain Bolt alcanza 45 kilómetro por
hora, pero con un estricto entrenamiento, con las indumentarias adecuadas y en terreno
plano.

Si analizamos ¿qué es el ser humano?, debemos concluir que somos una especie
eternamente en peligro. No tenemos la mejor vista: tanto el águila como el halcón
pueden ver una presa a kilómetros de distancia y un ángulo de visión de 350 grados,
mientras que el hombre sólo tiene 190 grados y no ve a más de 500 metros; ni tenemos
la mejor audición, la polilla de cera puede percibir sonidos a 300 kHz, en cambio un ser
humano puede escuchar a 20 Hz ; no somos los más veloces: un Guepardo alcanza los
120 kilómetro por hora, cuando nosotros 45 kH; ni saltamos más que algún otro animal
-comparativamente hablando-, pues el antílope salta más de tres metros de altura.

Nuestra piel es el órgano más extenso de todo nuestro cuerpo, pero es la piel más
débil de toda la naturaleza, basta con que nos clavemos una pequeña astilla para quedar
medio inválidos o que nos quememos con una sola gota de aceite para dejar todo de
lado y ponernos cuanto ungüento encontremos a mano. No tenemos con qué cubrirnos,
por eso inventaron un abrigo con la piel del oso o de otros animales para poder pasar el
invierno y no morir congelados.

Posthumanismo: Ciencia y Fe Página 3


Poco hemos escuchado a la naturaleza, por otro lado. Algunos analistas dicen que
si el ser humano hubiese dejado sobrevivir sólo a los más fuertes -como lo hace la
madre naturaleza-, habríamos vivido mejor y más sanos, porque muchas de las
enfermedades que tenemos ahora han sido heredadas durante miles de años. Si vemos
los animales, podemos concluir que es muy raro encontrar un animal que tenga algún
defecto y que la hembra lo proteja, como lo hacemos nosotros. Entiendo que es una idea
escandalosa desde el punto de vista ético, pero es una idea que tiene quizás un origen
religioso y conviene repensar a la luz de los tiempos actuales para modificarla o
mantenerla.

Entiendo por ciencia el conjunto de saberes que son procesados mediante la


observación aplicada en diversos sistemas y explicadas por un razonamiento
metódicamente organizado. Por técnica entendemos un método científicamente
organizado que mide sus resultados mediante comprobaciones de distintos
observadores.

Estamos buscando el origen de la debilidad del ser humano para entender el avance
de la técnica, y si lo humano se perdería en los avances de la ciencia y la técnica. Es
innegable que estamos viviendo una época en que la ciencia y la técnica han tenido
grandes avances, gracias a la globalización, informática y a la popularización de estos
artefactos. Por lo menos en Chile tenemos más teléfonos móviles que habitantes, y más
del 50% tiene un computador en casa para conectase con el mundo. Por un lado nos
fortalecemos en la comunicación, pero por otro lado nos debilitamos porque somos
dependientes de la misma nueva forma de comunicarse, como ocurre con el uso de
correos, Whatsapp, etc. Mediante este tipo de comportamientos, perdemos la
comunicación con nuestras familias y alimentamos una vida individualista, aislados y
con audífonos, crecemos en egoísmos y no nos interesa lo que otros piensan por mi,
esto por lo general.

Posthumanismo: Ciencia y Fe Página 4


Estos son los caminos que recorremos entre un mercado y otro, entre un nuevo
celular mucho más caro y otro con más comodidades o capacidades. Vivimos un época
de comodidades en donde muchas cosas están pre-fritas, pre-cocidas, pero vienen en un
envase de plástico o plumavit que al destruirse contamina el planeta y los océanos.

Muchos filósofos y científicos de todos los países ya han tocado este tema, pero
nunca será suficiente como para apagar los errores cometidos. Hace más de una década
se reunieron los científicos del mundo y determinaron en un acuerdo que si el mundo no
se unía para descontaminar el planeta, el problema en sólo 8 años se nos iría de las
manos. Pasaron los 8 años y algo más de tal manera que, ahora y cuando queremos
arreglar el problema, nos encontramos con un planeta cuyo clima no podemos controlar
porque están ocurriendo fenómenos que nunca se presentó en muchos lugares y, por lo
tanto, no tenemos ni experiencia ni antecedentes previos para nuestra defensa. Podemos
decir que no falló la técnica, sino la ambición política del hombre por querer sacar
provecho de todo y no pensar en la raza humana y en todo ser vivo que vuele, que corra,
que nade o se arrastre en el planeta que compartimos.

La solución la podemos manejar en la medida que la técnica avance y nos ayude a


tener una vida más segura y estable. Que podamos advertir desastres como terremotos o
tornados, por ejemplo. La técnica no funciona sola, la podemos encontrar muchas veces
enredada con la política o la economía, con el fin de obtener más beneficios
económicos. Remedios que no salen al mercado porque su valor es muy pequeño
todavía, o porque a una empresa le quitará ventas o clientes si se enfrentan de igual a
igual, por eso es que se requiere una comisión de ética internacional para estos caso en
donde existe un claro conflicto de intereses.

En el plano religioso, la ciencia nos ha permitido ver a la religión y, con ello, a Dios,
más como una creencia folclórica que como una deidad. El aumento del conocimiento nos
ha permitido conocer situaciones que de otra manera nunca las habríamos sabido.
Entiendo que tratar el tema de la religión desde el punto de vista de la ciencia no es justo

Posthumanismo: Ciencia y Fe Página 5


ni lógico, pero debemos concordar con algo certero: la ciencia ha permitido que la
humanidad se aleje de la religión. Por ejemplo, en Alemania más de un centenar de
iglesias se han tenido que cerrar por falta de fieles. Por otro lado, estamos viendo una
religión más inclinada a una misión económica y política que una misión evangelizadora.

Volviendo a nuestras raíces de este ensayo se puede pensar que si seguimos


avanzando con tanto adelanto podemos caer en alguna contradicción, es decir que con el
afán de ayudar al ser humano terminemos destruyendo la esencia del mismo. Si nos
preguntamos por la esencia humana, para muchos es el cerebro. Pero no somos los
únicos, otros animales tienen tanta o más capacidad mental que nosotros. La ciencia y la
técnica nos han permitido conocer mejor el cuerpo humano, y con ello, poder ver mejor
la solución de las enfermedades aumentando nuestra esperanza de vida de 60 a 80
años. La pregunta que podemos hacernos al respecto es: ¿hasta dónde podremos seguir
avanzando así?

Nadie pensó que el hombre correría a 45 kilómetros por hora; y esa meta, alguien y
en algún momento, la va a romper. Nadie pensó que el hombre saltaría por sobre los dos
metros porque el cuerpo no lo resistiría: ahora llegaron a los 2 metros 33 cm de altura.
Alguien romperá un triste record y podrá inventar algún aparato que nos mantenga con
vida y permita que mi cerebro funcione pero controlado por un computador. Cuando
llegue ese día, no seremos humanos y pasaremos a ser una especie de cyborg con una
vida inconsciente. Cuando eso ocurra, debemos detenernos y pensar si la técnica está al
servicio del humano, o el humano al servicio de la técnica.

Posthumanismo: Ciencia y Fe Página 6