Está en la página 1de 3

LA LEYENDA DE LA LLORONA.

Hace tiempo en el siglo XVI ubicado en Xochimilco, la gente cuenta que durante una noche
se comenzaron a escuchar llantos, sollozos y quejidos de dolor, las personas que ahí vivían
al percatarse de esto decidieron salir a ver qué pasaba, pero grande fue su sorpresa al darse
cuenta que los quejidos provenían de una mujer. Ellos creían que la causa de su dolor se
debía al abandono de un hombre.
Aquellas personas decían que a la mujer a la cual hoy conocemos como “La llorona”
era un ser hermoso, una viuda preciosa, esa era la razón por la cual ella era perseguida por
muchos hombres, algunos con intenciones de casarse y otros llegaban a ella con otro
propósito. Sin embargo ella no tomaba importancia a esto, aunque otras personas creen
que era una mujer que se dedicaba a vender su cuerpo.
Tiempo después un hombre galán, simpático y agraciado llego al pueblo donde la
mujer vivía, no se sabe cómo ni cuándo pero ellos terminaron viviendo juntos, según
muchas personas ella estaba más que enamorada de él y en cambio el maltrataba de ella y
de sus hijos, aun así lo permitía por el cariño que la mujer le tenía.
Un día el, harto de los gritos de los tres niños decidió decirle a su querida que él iba a
dejar de maltratarla, pero solo con la condición de que ella matara a los niños, prometiéndole
así una vida esplendorosa junto a él. La mujer cegada por el amor que sentía accedió a
aquella petición, y un día llevo a sus hijos para ahogarlos y dejar que el agua se llevara sus
cuerpos. Después de haber hecho esto ella regreso a su casa con la idea de ser feliz junto
al hombre que amaba, pero el ya no estaba había desaparecido y nadie había visto como, a
lo cual ella lloro de culpa por haber asesinado a sus hijos.
Se cuenta que desde ese día ella iba a llorarle a sus difuntos hijos, su llanto no se debía
solo por ellos si no por el abandono que había sufrido por su amado, y ahora la escuchamos
no solo por las calles de Xochimilco, sino también por todo México, algunos aseguran haberla
visto pero no esta comprobado.
LA MULATA DE CORDOBA.

Cuenta la leyenda que hace un poco más de dos siglos vivía una mujer bellísima, que al
parecer no envejecía; ella vivía en Córdoba Veracruz. La llamaban “La mulata y era famosa
como abogada especialmente en casos difíciles: mujeres sin pareja, obreros sin trabajo,
médicos sin pacientes, etcétera, todos acudían a ella, y los clientes siempre se retiraban
satisfechos. Muchos hombres estaban detrás de su corazón, pero ella no correspondía a
nadie. Muchas personas hablaban ce sus poderes, decían que era una bruja, una hechicera.
Otros aseguraban haberla visto caminando por los tejados, con ojos negros, satánicos.
Muchas personas contaban chismes sobre ella, sobre que recibía al diablo en las
noches. Las autoridades al saber de esto decidieron ejecutarla ya que creían que era una
mala influencia para las demás personas, ella al oír de esto no se negó pero su única petición
al carcelero fue que le diera un carbón, el hombre encantado por la belleza de aquella mujer
no pudo decir que no, él le dio el carbón que había pedido.
A la mañana siguiente el día en que la iban a ejecutar ella le pregunto al guarda
cuál era su mayor sueño, a lo que el hombre contesto que quería viajar por el mar en un
barco. Después de oír esto ella se apresuró a dibujar un barco en la pared, subió a él y
desapareció en la esquina del cuarto de la cárcel.