Está en la página 1de 6

Caral

Para la civilización precolombina, véase civilización Caral.

Ciudad Sagrada de Caral-Supe, Lima

UNESCO logo.svg Welterbe.svg

Patrimonio de la Humanidad de la Unesco

Perú-Caral (17075956405 9ba6266a99 o).jpg

Pirámides de Caral

País Flag of Peru.svg Perú

Tipo Cultural

Criterios ii, iii, iv

N.° identificación 1269

Región América Latina y el Caribe

Año de inscripción 2009 (XXXIII sesión)

[editar datos en Wikidata]

Caral es un sitio arqueológico donde se hallan los restos de la principal ciudad de la civilización
Caral. Se encuentra en el valle de Supe, a 182 kilómetros al norte de Lima (Perú), a 23 km del
litoral y a 350 msnm.1 Se le atribuye una antigüedad de 5000 años y es considerada la ciudad más
antigua de América, pues no se ha encontrado hasta ahora en dicho continente otro sitio más
antiguo con semejante diversidad de edificios monumentales, con distintas funciones
ceremoniales y administrativas.23 Ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la
UNESCO 4.

La cultura Caral se desarrolló entre 3000 y 1800 a.C. (Arcaico Tardío y Formativo Inferior) es decir,
fue contemporánea de otras civilizaciones primigenias como las de Egipto, India, Sumeria, China,
pero a diferencia de ellas (que intercambiaron sus logros), se desarrolló en completo aislamiento.
En América, es la más antigua de las civilizaciones prehispánicas, superando en 1500 años a la
civilización Olmeca, otro importante foco civilizatorio situado en Mesoamérica.56

Estrechamente relacionada con la ciudad de Caral se hallaba Áspero o El Áspero, situado en el


litoral cercano a la desembocadura del río Supe, y que, según todos los indicios, fue su ciudad
pesquera.7 Allí es donde se han hallado restos de sacrificios humanos (dos niños y un neonato),8 y
más recientemente (2016), de una mujer, que presumiblemente perteneció a la elite local de hace
4500 años.9 Otros sitios situados en el valle de Supe y que formaban parte del núcleo de la
civilización caral son Miraya, Lurihuasi, Chupacigarro, Allpacoto, entre otros.10

Índice

1 Ubicación

2 Medio geográfico

3 Etimología

4 Descubrimiento arqueológico

5 Antigüedad

6 Periodos

7 Ciudad sagrada

8 Descripción

8.1 Edificios públicos piramidales

8.1.1 Caral Alto

8.1.2 Caral Bajo

8.2 Viviendas

8.2.1 Conjuntos residenciales multifuncionales

8.2.2 Residencias de los funcionarios de los edificios públicos

9 Población

10 Otras manifestaciones culturales

10.1 Estatuillas de arcilla

10.2 Quipus

10.3 Shicras

10.4 Música

10.5 Tejidos de algodón


10.6 Astronomía

11 Cuna de la civilización andina

12 Peculiaridad de la cultura de Caral

13 Patrimonio de la Humanidad

14 Véase también

15 Referencias

16 Bibliografía

17 Enlaces externos

Ubicación

Bienvenidos a Caral, Perú

Caral se halla situado en el distrito de Supe de la provincia de Barranca del departamento de Lima,
a 184 km al norte de Lima Metropolitana, y a 23 km de la costa del Océano Pacífico, en un espacio
geográfico conocido como el Norte Chico. Para llegar al sitio arqueológico se debe tomar un desvío
a la altura del km 184 de la Panamericana Norte, vía que se despliega por la margen derecha del
río Supe; al llegar al centro poblado de Caral se debe seguir el desvío hacia el parador turístico,
hasta el puente peatonal. Desde ahí se debe caminar aproximadamente 20 minutos hasta el
Centro de Recepción.11

Medio geográfico

Caral es el más imponente de todos los asentamientos urbanos del Formativo Inferior situados en
el valle medio inferior de Supe. Dichos asentamientos son ocho en total: Pueblo Nuevo, Cerro
Colorado, Allpacoto y Llapta (en la margen derecha) y Lurihuasi, Miraya, Chupacigarro y la misma
Caral (en la margen izquierda). La zona se encuentra encerrada por la configuración de la
cordillera: hacia el oeste los cerros de ambos lados del valle se cierran formando una garganta; lo
mismo ocurre hacia el este. En total son 10 km de largo que conforman una sección de valle fértil,
bien definido y de fácil control.12

Si hablamos de todo el espacio geográfico del valle de Supe (zona del litoral y valle medio y bajo),
existen en total 20 asentamientos, pero los que muestran mayor extensión, complejidad y
monumentalidad arquitectónica son los 8 mencionados anteriormente, entre los que destaca
nítidamente Caral, que indudablemente habría tenido un rango preeminente entre todas.13

Etimología

En los años iniciales del siglo XXI, el lingüista huachano Alfredo Torero publicó que el idioma
quechua habría tenido su origen en los valles de Supe, Fortaleza y Pativilca. Esta afirmación la hizo
después de estudiar la toponimia (nombres de los lugares) de los tres valles. Caral, nombre del
centro poblado cercano al sitio arqueológico, aparece mencionado en los procesos de idolatrías
del siglo XVII en Cajatambo. Es posible que Caral sea un nombre quechua. Sobre su significado no
hay acuerdo, aunque algunos lingüistas han propuesto que significa "fibra" o "junco". O en todo
caso habría sido una voz protoquechua.14

Descubrimiento arqueológico

Imagen aérea de Caral, tomada desde el satélite PeruSat-1.

En 1905, Max Uhle investigó Áspero, un asentamiento precerámico situado en el litoral del valle
de Supe, a 23 km de Caral.15 Julio C. Tello exploró el mismo lugar en 1937. No hay evidencias que
ellos se adentraran en el valle de Supe y, por lo tanto, que llegaran a conocer Caral.[cita requerida]

El primero que llamó la atención sobre Caral fue el viajero estadounidense, Paul Kosok. Éste visitó
el lugar juntamente con su compatriota, el arqueólogo Richard Schaedel, en 1949. En su informe,
publicado en el libro "Life, Land and Water in Ancient Peru", en 1965, mencionó que Chupacigarro
(como se le conocía a Caral entonces) debía ser muy antiguo, aunque no pudo precisar su
antigüedad. También contiene una impresionante fotografía aérea de un sector de la ahora
llamada Ciudad Sagrada de Caral.16

En 1975, el arquitecto peruano Carlos Williams hizo un detallado registro de la mayoría de los
sitios arqueológicos del valle de Supe, entre los cuales registró a Chupacigarro Grande
(denominación con la que entonces se conocía al actual sitio arqueológico de Caral), a partir del
cual hizo algunas observaciones sobre el desarrollo de la arquitectura en los Andes. Lo presentó
primeramente en el artículo Arquitectura y Urbanismo en el Antiguo Perú, publicado en 1983 en el
tomo VIII de la serie "Historia del Perú" de la editorial Juan Mejía Baca.17 Y, después, en el artículo
«A Scheme for the Early Monumental Architecture of the Central Coast of Peru», escrito en 1985
en el libro Early Ceremonial Architecture in the Andes.18
En 1979, el arqueólogo suizo Frederic Engel visitó el lugar, y excavó y levantó un plano del mismo.
En su libro De las begonias al maíz, publicado en 1987, afirmó que Chupacigarro Grande (Caral)
pudo haber sido construido antes de la aparición de la cerámica en los Andes (1800 a.C.).19 Sin
embargo, los arqueólogos andinos asumieron que el asentamiento era "acerámico", es decir, que
había sido construido por una población que no utilizaba la cerámica, aunque ya se conocía en
otros lugares de los Andes.

En 1994, Ruth Shady recorrió nuevamente el valle de Supe y reidentificó 18 sitios con las mismas
características arquitectónicas, entre los cuales se encontraban los cuatro conocidos como
Chupacigarro Grande, Chupacigarro Chico, Chupacigarro Centro y Chupacigarro Oeste. Para
diferenciarlos Shady los denominó, Caral, Chupacigarro, Miraya y Lurihuasi. Caral, Miraya y
Lurihuasi son los nombres quechua de los poblados más cercanos a los sitios. Chupacigarro es el
nombre español de un ave del lugar.

El equipo dirigido por Shady excavó en Caral, a partir de 1996. Ella presentó sus datos, por primera
vez, en 1997, en el libro La Ciudad Sagrada de Caral-Supe en los albores de la civilización en el
Perú. En ese tratado sustentó abiertamente la antigüedad precerámica de Caral, afirmación que
consolidó de manera irrefutable en los años siguientes, a través de excavaciones intensivas en el
lugar.20

El Proyecto Especial Arqueológico Caral-Supe está a cargo de los trabajos de investigación y


restauración en Caral, así como de los asentamientos coetáneos del valle de Supe (Áspero,
Chupacigarro, Miraya, Lurihuasi y Allpacoto) y del valle de Huaura (Vichama).21

Antigüedad

Reconstrucción facial de la Dama de los Cuatro Tupus

Archivo:Dama de los Cuatro Tupus - video.ogv

Video de la reconstrucción facial de la Dama de los Cuatro Tupus

Se ha confirmado la antigüedad de la civilización caralina a través de 146 fechados radio


carbónicos realizados en los Estados Unidos. Según estos, Caral tiene una antigüedad de 5000
años aproximadamente, cuando en el resto de América el desarrollo urbano comienza 1500 años
después (por ejemplo, Monte Albán, en Mesoamérica).6 El hallazgo de Caral cambió así los
esquemas que hasta entonces se tenían sobre el surgimiento de las antiguas civilizaciones en el
Perú y la América en general. Anteriormente se consideraba a Chavín de Huántar como el foco
cultural de más vieja data en el Perú, con un máximo de 3200 años de antigüedad (1200 a.C.).22

Periodos

La construcción de Caral se desarrolló a través de un largo periodo de casi mil años, en las que se
sucedieron una serie de remodelaciones y superposiciones. Los arqueólogos han detectado seis
fases en dicho proceso:23

Inicio (hacia el 5.000 a.C.)

Primeras construcciones de mayor tamaño (3.000-2.600 a.C.).

Una remodelación general y anexión de las plazas circulares (2.600-2.300 a.C.).

Periodo tardío en el que se ampliaron los edificios públicos (2300-2.200 a.C.).

Pérdida de su importancia (2.200-2100 a.C.), al mismo tiempo que crece otro asentamiento en el
valle bajo, llamado Era de Pando, de mayor tamaño que Caral.

Se abandona paulatinamente Caral y se procede a enterrar sus edificios (2.100-1.800 a.C.).

Se desconocen las causas del fin de Caral. Posiblemente el sitio sufrió los estragos de eventos
naturales, como terremotos y el fenómeno de El Niño, todo los cuales crearon las condiciones para
su abandono.24

Intereses relacionados