Está en la página 1de 13

Investigación Etnográfica

La investigación etnográfica constituye la descripción y análisis de un


campo social específico, una escena cultural determinada (una localidad, un
barrio, una fábrica, una práctica social, una institución u otro tipo de campo, sin
perjuicio de la aplicación de otros métodos y técnicas de recolección, síntesis y
análisis. La meta principal del método etnográfico consiste en captar el punto de
vista, el sentido, las motivaciones, intenciones y expectativas que los actores
otorgan a sus propias acciones sociales, proyectos personales o colectivos, y al
entorno sociocultural que los rodea.

A través de la investigación etnográfica se recolectan los “datos” que,


conjuntamente con aquellos construidos sobre enfoques cuantitativos, son la base
de la reflexión de la etnología y de la antropología. La etnografía, mediante la
comparación, contrasta y elabora teorías de rango intermedio o más generales, las
cuales alimenta, a su vez, las consideraciones que sobre la naturaleza y de la
sociedad se hacen a nivel ‘antropológico’.

Método Histórico

El método histórico o la metodología de la historia es la forma de método


científico específico de la historia como ciencia social. Comprende las
metodologia, técnicas y las directrices mediante las que los historiadores usan
fuentes primarias y otras pruebas históricas en su investigación y luego escriben la
historia; es decir, elaboran la historiografía (la producción historiográfica). La
cuestión de la naturaleza del método histórico, e incluso, de la propia posibilidad
de su existencia como método científico, se discute por la epistemología (filosofia
de la ciencia, metodología de las ciencias sociales) y lafilosofía de la historia; y en
cierto sentido por la historiología (oteoría de la historia).

Las principales directrices de uso común por los historiadores en su labor


son, en primer lugar la heurística (localización y recopilación de las fuentes
documentales, que son la materia prima del trabajo del historiador); en segundo
lugar la crítica de esas fuentes (distinguiendo dos formas de crítica, que se
refieren al trabajo con las fuentes documentales: crítica externa y crítica interna); y
en último lugar la síntesis historiográfica (que es el producto final de la
historiografía). Terminado ese proceso, queda la publicación, paso ineludible para
que la comunidad historiográfica comparta y someta a debate científico su labor, y
se divulfgue entre el público para que su conocimiento pueda servir a los fines de
la historia.
Son muchos los autores que se lamentan cada vez más de que el modo tradicional de hacer ciencia
lleva a ignorar áreas de información y conocimiento que son de gran significado y relevancia en el
manejo de problemas importantes y de trascendencia. Así, Barker afirma que la psicología
científica no conoce nada, ni puede conocer nada, sobre las situaciones de la vida real en que vive
la gente en los ghettos y suburbios, en las pequeñas y grandes escuelas, en regiones de pobreza y
concentración humana, etc. (en Willems y Raush, 1969, p. 31). Se insiste en que son necesarios
otros métodos que capten la verdadera realidad así * El Dr. Miguel Martínez es Profesor-
Investigador (Titular, Jubilado) sobre Epistemología y Metodología Cualitativa en los Postgrados de
la Universidad Simón Bolívar de Caracas. Telf. habit. 0212-962.1377. E-mail: miguelm@usb.ve;
Página Web: http://prof.usb.ve/miguelm 2 como se presenta, con toda su particularidad y
concreción, y no en forma abstracta e intelectualizada. Dentro de las metodologías cualitativas, el
enfoque etnográfico sea, quizá, uno de los más antiguos. Aunque los antropólogos han
desarrollado, sobre todo en el siglo xx, sus procedimientos metodológicos e interpretativos, la
etnografía, sin embargo, es al menos tan antigua como el trabajo de Herodoto (padre de la
Historia), pues, en muchas de las historias que narra, describe e interpreta las realidades
observadas desde el punto de vista conceptual de sus protagonistas. El investigador etnográfico, al
desear acercarse a la verdadera naturaleza de las realidades humanas, se centra en la descripción
y la comprensión. Por eso, procede como lo hace un antropólogo que quiere conocer una cultura
extraña: profundiza en su investigación con una mente lo más abierta posible y permite que vayan
emergiendo las impresiones y sus relaciones. A medida que las impresiones se van formando, las
analiza y compara con diferentes medios (contrasta las fuentes de datos mediante una cierta
triangulación de perspectivas teóricas diferentes, etc.) hasta que su interpretación le parezca
válida y quede satisfecho intelectualmente con ella. 1. Visión General del Método Según la
acepción de Malinowski, la Etnografía es aquella rama de la antropología que estudia
descriptivamente las culturas. Etimológicamente, el término etnografía significa la descripción
(grafé) del estilo de vida de un grupo de personas habituadas a vivir juntas (ethnos). Por tanto, el
ethnos, que sería la unidad de análisis para el investigador, no sólo podría ser una nación, un
grupo lingüístico, una región o una comunidad, sino también cualquier grupo humano que
constituya una entidad cuyas relaciones estén reguladas por la costumbre o por ciertos derechos y
obligaciones recíprocos. Así, en la sociedad moderna, una familia, una institución educativa, una
fábrica, una empresa, un hospital, una cárcel, un gremio obrero, un club social y hasta un aula de
clase, son unidades sociales que pueden ser estudiadas etnográficamente. Y, en sentido amplio,
también son objeto de estudio etnográfico aquellos grupos sociales que, aunque no estén
asociados o integrados, comparten o se guían por formas de vida y situación que los hacen
semejantes, como los alcohólicos, los drogadictos, los delincuentes, los homosexuales, las
meretrices, los mendigos, etcétera.

El enfoque etnográfico se apoya en la convicción de que las tradiciones, roles, valores y normas del
ambiente en que se vive se van internalizando poco a poco y generan regularidades que pueden
explicar la conducta individual y de grupo en forma adecuada. En efecto, los miembros de un
grupo étnico, cultural o situacional comparten una estructura lógica o de razonamiento que, por lo
general, no es explícita, pero que se manifiesta en diferentes aspectos de su vida. El objetivo
inmediato de un estudio etnográfico es crear una imagen realista y fiel del grupo estudiado, pero
su intención y mira más lejana es contribuir en la comprensión de sectores o grupos poblacionales
más amplios que tienen características similares. Esto se logra al comparar o relacionar las
investigaciones particulares de diferentes autores. La intención básica de toda investigación
etnográfica es naturalista, es decir, trata de comprender las realidades actuales, entidades sociales
y percepciones humanas, así como existen y se presentan en sí mismas, sin intrusión alguna o
contaminación de medidas formales o problemas preconcebidos. Es un proceso dirigido hacia el
descubrimiento de muchas historias y relatos idiosincrásicos, pero importantes, contados por
personas reales, sobre eventos reales, en forma real y natural. Este enfoque trata de presentar
episodios que son porciones de vida documentados con un lenguaje natural y que representan lo
más fielmente posible cómo siente la gente, qué sabe, cómo lo conoce y cuáles son sus creencias,
percepciones y modos de ver y entender (Guba, 1978, p. 3). En este proceso investigativo se
buscan los medios para abordar los fenómenos de la conducta humana (o también animal) como
si se tratara de hacerla por primera vez, con la menor influencia de categorías teóricas previas. Se
invita al investigador a no dejarse guiar por, y a abstenerse de, concepciones y teorías sobre su
campo de interés y, en cambio, a 3 aproximarse a él con una mente límpida, prístina y tersa, y a
permitir que las interpretaciones emanen de los eventos reales. Como vemos es una actitud
típicamente fenomenológica. Asimismo, esta investigación, que es naturalista y etnográfica, tiene
un marcado énfasis ecológico, en el sentido que señala Barker (1968); este autor ha demostrado
que lo artificial del laboratorio cambia y distorsiona la realidad observada, y que los datos medidos
son ya el producto de la interacción del investigador con el sujeto estudiado. Debido a ello, invita a
crear una psicología ecológica en la cual el investigador observa a los sujetos en su medio
ecológico natural, los fenómenos son estudiados in situ y las teorías emergen de los datos
empíricos relacionados con las estructuras de los eventos y con la vida de las personas así como es
vivida en su autenticidad y espontaneidad. Igualmente, no existe hipótesis o problema inicial en
forma explícita, aunque la mente humana difícilmente trabaja con ausencia total de hipótesis
implícitas. Las hipótesis o problemas previos llevan a limitar y restringir la observación y, por
consiguiente, a omitir la captación de realidades que pueden tener una importancia y un
significado decisivos en la interpretación de estructuras personales o sociales. La investigación
etnográfica, en el sentido estricto, ha consistido en la producción de estudios analíticodescriptivos
de las costumbres, creencias, prácticas sociales y religiosas, conocimientos y comportamiento de
una cultura particular, generalmente de pueblos o tribus primitivos. La antropología cultural y
social tiene en la etnografía una rama fundamental, ya que sus posiciones teóricas dependen, en
último análisis, de la integridad, sensibilidad y precisión de las relaciones etnográficas. Los
etnógrafos son investigadores bien entrenados en el uso de la cinematografía, las grabaciones
sonoras, la fotogrametría, la elaboración de mapas y los principios lingüísticos; su situación ideal
de trabajo consiste en compartir la vida y las costumbres del grupo que estudian, hablar su lengua
y recoger la información mientras participan en las actividades normales de la gente. El éxito del
etnógrafo dependerá de su habilidad y calificación para interpretar los hechos que vive y observa.
En el sentido amplio, se consideran como investigaciones etnográficas muchas de carácter
cualitativo (sociales, educacionales o psicológicas), estudio de casos, investigaciones de campo,
antropológicas, etnografías, y otras en las que prevalece la observación participativa, centran su
atención en el ambiente natural, incorporan como coinvestigadores a algunos sujetos estudiados y
evitan la manipulación de variables por parte del investigador . El método etnográfico no
necesita justificación alguna para el área antropológica: la historia de los resultados y
servicios que ha prestado son su mayor aval. Sí la necesita, en cambio, para su aplicación
en las ciencias de la conducta (psicología, psicología social, sociología, educación, etc.),
sobre todo en la actualidad, cuando su uso se está extendiendo rápidamente. Esta
justificación se puede hacer, como explica Wilson (1977), mediante el apoyo de dos
grupos de hipótesis sobre la conducta humana con sólido respaldo teórico: la perspectiva
naturalista-ecológica y la hipótesis cualitativa-fenomenológica. Son muchos los estudios y
las investigaciones que avalan la tesis de que la conducta humana está influida
significativamente por el medio en que se da; que las tradiciones, roles, valores y normas
del ambiente se van internalizando paulatinamente, generan regularidades, guían y hasta
pueden determinar la conducta posterior. Es, pues, necesario estudiar los eventos
sociales, psicológicos o educacionales en su ambiente natural. Por otra parte, dicha
necesidad la demuestra también la diferencia de resultados entre los estudios de
laboratorio y los de campo, conclusión a que han llegado igualmente los etólogos en sus
investigaciones con animales. 2. Fundamentación Teórica La fenomenología ofrece un
punto de vista alterno y diferente del Las “historias de vida” surgen, así, con “El
Campesino Polaco”, en el ámbito de la investigación social, como:

l.- Autobiografías: el autor de la historia escribe, a petición pero por su cuenta, su propia
historia de vida.
2.- Técnicas de investigación.
3.- Con valor inferior a los documentos no biográficos, supuestamente más "objetivos".
¿Por qué estos autores recurren a la autobiografía escrita y no a la historia narrada
verbalmente en una entrevista entre investigador y sujeto de la historia? La decisión no es
casual. Obedece a posiciones teóricas previas de ambos, pero sobre todo de Thomas. Se trata de
una concepción “naturalista” de la ciencia social. Según esta idea, los acontecimientos sociales
han de ser estudiados en su pureza “natural”, tal como se producen por sí mismos, sin ninguna
intervención externa a ellos, la cual supuestamente los falsearía. La entrevista sería ya una
manipulación, pero lo mismo la observación participante.
La objetividad tiene, por tanto, en Thomas un significado mucho más cercano al
objetivismo cientificista del clásico positivismo que el que tenía desde el inicio el mismo
término en la Escuela de Chicago. Esto explica también la preferencia de Thomas por los
materiales secundarios, aparentemente independientes de las modificaciones “subjetivas” e
“interesadas” que puede introducir el sujeto en los que dependen directamente de él, los
primarios, como la autobiografía.
La investigación, así, se hace más desde fuera del actor social que desde dentro. Muy
temprano, pues, se introduce en la Escuela de Chicago, por obra de Thomas sobre todo, esta
contradicción con lo que fue su inspiración inicial, esa que exigía la participación activa del
investigador en el mundo que investigaba para asumir el punto de vista de los sujetos sociales.
Este objetivismo cientificista pondrá algunas de las condiciones que facilitan el triunfo del
cuantitativismo en la segunda escuela de Chicago.
De fondo está presente el viejo problema en torno a la subjetividad como fuente de
conocimiento. Puesto que la historia de vida no sólo es la narración de lo subjetivo, sino que
además es narrada por un sujeto, viene a ser doblemente subjetiva. Cuando los datos dependen
de un sujeto, siempre estarán sometidos a la duda. Sólo si son confirmados por otras fuentes
independientes del sujeto que los aporta –por eso más “objetivas”– resultan fiables. De aquí el
mayor valor dado por Thomas a los documentos externos a la historia de vida.

Proceso de investigación como todo método cualitativo el de historia de vida también es


muy flexible y dinámico, por lo tanto los pasos que aquí indicamos son solo una guía la cual se
destaca como:
• Selección del sujeto o los sujetos investigados
• Elección del tema
• Objetivos
• Delimitación del tema
• Planteamiento del problema
• Realización de las entrevistas
• La trascripción y el análisis de la información
• Marco teórico
• Metodología
• Informe
histórica. Sirva de ejemplo la clásica obra de Michel Faucault, Yo Pierre Rivière (1976)[5],
estudio epistemológico de una época y un sector del conocimiento a partir de los archivos
judiciales.
2. Entre estos documentos biográficos, los más completos y orgánicos son las biografías.
Cuando hablamos de biografía, entendemos por ella la narración total del recorrido de vida
de una persona desde su nacimiento hasta su muerte –o, si el biografiado no ha muerto, hasta el
momento en que se escribe el texto– e, incluso, a veces, desde sus antepasados hasta algunos de
sus descendientes, compuesta sobre la base no sólo de los testimonios o relatos del protagonista
sino, además, de cuanta referencia sea oral o escrita, personal o documental, se haya podido
encontrar en relación al sujeto de lo narrado.
Las biografías así entendidas pertenecen al campo de la historia en cuanto disciplina y
forman parte de la historiografía de un período determinado, de una sociedad, de una nación, de
un campo de la acción humana (el arte, la ciencia, la religión…), etc. Cuando no son realizadas
con el rigor propiamente científico o son redactadas enfatizando los aspectos más atractivos
para el lector, pertenecen más bien a la literatura.
Las biografías se agotan en sí mismas, esto es, cumplen su finalidad cuando han presentado
plenamente la vida del personaje. No pretenden servir de base, de por sí, para otro tipo de
investigación –sociológica, psicológica, antropológica…– aunque puedan entrar como
componente en procesos investigativos muy variados.
No se hace referencia a ellas, esto es, no se las considera propiamente como tales, cuando
se habla de “historias de vida” en la investigación social, aunque, de hecho, son historias de una
vida.
3. Cuando la biografía está narrada por el mismo biografiado, sea por propia iniciativa sea
a petición de otro –lo más frecuente en investigación social–, y no se utilizan en ella materiales
externos a la narración –materiales secundarios– sino solamente los que el sujeto narrador
aporta al narrar –materiales primarios–, tenemos lo que propiamente se conoce como “historia
de vida” en la investigación social.
4. Este concepto, sin embargo, incluye algunas variantes que hay que distinguir con
claridad. A juicio de quien esto escribe, no es lo mismo la “historia de vida” narrada en solitario
que la “historia de vida” narrada en relación actual con un interlocutor físicamente presente. A
la primera la llamo autobiografía y a la segunda historia-de-vida (sic, con los guiones de
unión)
4.1. La autobiografía es el relato, solicitado por otro o no, de la vida de una persona cuando
es compuesto por ella misma. Para ser propiamente autobiografía debe cubrir todo el período de
esa vida hasta el momento en que está viviendo esa persona. Es claro que este relato puede ser
más o menos integral según las condiciones de memoria, de interés o de prudencia del sujeto lo
permitan.
La autobiografía admite por lo menos dos variaciones por la forma en que se presenta.
Puede, en efecto, ser escrita u oral. En este caso, ante un grabador, por ejemplo.
4.2. La historia-de-vida es aquella que el sujeto de la misma narra a otra persona, presente
física y actualmente como interlocutor. Digo física y actual, porque siempre al narrar se tienen
presentes, de manera simbólica e imaginaria, uno o varios interlocutores e, incluso, a veces,
hasta un público.
Esto, para fines de investigación, exige que sea grabada y luego transcrita, procesos que
presentan sus propios problemas y comportan sus propias técnicas[6].
Muchos autores tienden a pasar por alto las diferencias entre autobiografía e historia-de-
vida como si fueran sólo de forma. En realidad, son diferencias esenciales. En la literatura
común tampoco se hace distinción en la terminología. Una y otra son conocidas como historias
de vida e, incluso, como autobiografías. Si las diferencias son esenciales, se impone la
distinción terminológica.
Además de esenciales, las diferencias entre la autobiografía y la historia-de-vida son
muchas. En primer lugar, la espontaneidad. En la autobiografía, en efecto, hay tiempo y
posibilidad para corregir, eliminar lo dicho o escrito, añadir, modificar, es decir, para reducir la
espontaneidad y falsear más o menos lo que se expresa sin represión. No es que la
espontaneidad necesariamente sea mejor garantía de veracidad si es ésta la que se busca, sino
que, al eliminar los errores de expresión, de sintaxis, las repeticiones, las desviaciones, las
incongruencias, etc., cosa que puede hacerse muy bien en la autobiografía, se eliminan
significativos elementos para el análisis de la realidad tal como se presenta en la vida cotidiana.
La diferencia principal está, sin embargo, en el tipo de relación interpersonal en cuyo
marco se produce la historia. Cuando la relación es con un otro imaginado o simbólico, éste no
tiene otra participación sino la que el mismo sujeto de la historia le asigna. Cuando, en cambio,
la relación se establece con un interlocutor real, presente y actuante, la historia se produce
realmente entre dos y, más que producto de los dos, es resultado de la relación misma en que
ambos se encuentran, del “entre” que se establece allí. En esta relación, la historia es un acto
social en sí misma, esto es, en ella está ya lo social concreto en corriente histórica de vida.
5. Cuando no se narra toda una vida sino parte de ella, o episodios determinados de la
misma, hay que hablar de “relatos de vida” que pueden ser autobiográficos, en el sentido antes
indicado, o narrados a un interlocutor, escritos u orales. Una clase particular de estos relatos de
vida la constituyen aquellos que se limitan y refieren a un aspecto, tipo de actividad o tema de
la vida del sujeto. Así, por ejemplo, cuando se relata todo y sólo lo que tiene que ver con la
persona en cuanto abuelo, o en cuanto panadero artesanal (clásico estudio de Bertaux: ver
Marinas y Santamarina, 1993), o en cuanto al surgir y desarrollarse de su filosofía, etc.
En la investigación social, los relatos de vida se utilizan, sobre todo, cuando se trata
de conocer un aspecto de la realidad previamente seleccionado o confirmar una hipótesis
específica.

7. ¿Cómo investigar con historias de vida en general?


Con las historias de vida y los materiales biográficos en general se investiga de muy
diversas maneras. La menos “biográfica” de las maneras es la de aquellos que se sirven de los
datos biográficos para completar investigaciones de tipo cuantitativo basadas en encuestas o
sondeos con base estadística. La historia de vida, así, se convierte en un adorno no necesario ni
de primera importancia puesto ahí, como dice Ferrarotti (1981, p. 39) “para edulcorar los
rigores de las medidas cuantitativas exactas”.
Otros se sirven de las historias de vida para ilustrar con ejemplos cualitativos y como
corroboración anecdótica lo que se ha investigado por otras vías.
En otros casos, las historias o los relatos de vida son tomados como fuente de datos y
utilizados para encontrar en ellos lo que se busca más allá de ellos. Es el caso, por ejemplo, de
Daniel Bertaux en la investigación ya citada sobre el paso de la panadería artesanal a la
industrial en Francia. ¿Dónde encontrar este proceso? El proceso está en vivo en aquellos que
lo han vivido y en el transcurso de la historia que han vivido, esto es, en los panaderos que
vivieron el proceso y en el proceso tal como lo vivieron. Habrá que buscarlo en la vida de los
panaderos, en su historia de vida. Pero no en toda ella sino en ese tiempo que corresponde al
proceso mismo. Bertaux se servirá, por tanto, de relatos de vida más que de historias de vida.
En cualquiera de estos casos, la historia de vida es utilizada ya sea como técnica, como
instrumento para otra cosa o, es su uso en Bertaux, como el método de acceso a la realidad
social. En cualquier caso, se reduce a la función de auxiliar.
¿Puede pensarse en una investigación en la cual la historia de vida no sea utilizada para
otra cosa más allá de ella misma? ¿Una investigación en la cual la historia de vida sea lo que se
ha de investigar?
Centrarse en la historia de vida como en el qué de la investigación y no como en un
instrumento de ningún tipo para otra cosa, es la posición más actual al respecto. Esta es la
manera mejor para aprovechar toda su potencialidad heurística.
No quiere ello decir que los otros usos sean científicamente “ilícitos” sino que se quedan
cortos y reducen a segundo plano lo que debe y puede ocupar el primero.
¿Qué fundamento se puede aducir para sostener una investigación centrada en la historia
misma? En palabras de Ferrarotti (1981, p. 4), “la historia de vida es la contracción de lo social
en lo individual, de lo nomotético en lo idiográfico”. Siendo esto así, en la vida de cada cual
está toda su sociedad vivida subjetivamente, que es la única manera de ser vivida que una
sociedad tiene, pues una sociedad existe en sus miembros o no existe en absoluto.
Una historia de vida es una práctica de vida, una praxis de vida en la que las relaciones
sociales del mundo en que esa praxis se da son internalizadas y personalizadas, hechas
idiografía. Esto es lo que justifica poder leer o descubrir toda una sociedad en una historia de
vida. De nuevo, en términos de Ferrarotti, “todo acto individual es una totalización de un
sistema social” (1981, p. 45). Más claramente, en otro pasaje del mismo autor: “El acto como
síntesis activa de un sistema social, la historia individual como historia social totalizada por una
praxis: estas dos proposiciones implican un camino heurístico que ve lo universal a través de lo
singular, que busca lo objetivo sobre lo subjetivo, que descubre lo general a través de lo
particular. A nuestro parecer, esto invalida la validez universal de la proposición
aristotélica: «No existe ciencia que no sea ciencia de lo general». No. Puede existir la ciencia
de lo particular y de lo subjetivo y tal ciencia llega por otras vías –vías en apariencia muchas
veces paradógicas– a un conocimiento de lo general” (1981, p. 47).
Según esto, no tiene sentido preguntarse cuántas historias de vida son necesarias para un
estudio social determinado. Con una es suficiente. Se está aquí fuera de toda consideración de
tipo estadístico o representativo.
Sin embargo, la cosa es un poco más compleja de lo que el mismo Ferrarotti parece indicar.
En mucho depende de qué es lo que se busca en la historia de vida o con la historia de vida. En
la mayoría de los casos se han buscado y se buscan datos, esto es, hechos comprobables,
objetivos, sea este término entendido en sentido fuerte o en sentido débil.
Cuando se buscan datos en las historias de vida, se plantean todos los problemas que los
datos plantean en cualquier método o enfoque investigativo. Sobre todo la confiabilidad de los
mismos. Es claro que, en este caso de las “historias de vida” toda la problemática de los datos
tiene características propias cuyo examen detallado nos sacaría de los límites impuestos a este
estudio.
La confiabilidad tiene su manera de ser afrontada en los métodos cuantitativos. En cada
método cualitativo ha de ser resuelta por vías específicas. En general, de todos modos, la
confiabilidad se resuelve por la contrastación entre datos, sea por número, sea por repetición,
sea por confirmación de nuevos y otros con respecto a aquellos bajo examen.
Si se buscan datos, hay que multiplicar las historias de vida. ¿Cuánto? ¿Cuántas historias
de vida son necesarias? Puesto que la muestra estadística no es la adecuada por múltiples
motivos, se recurre a distintos procedimientos muchas veces poco convincentes. Cuando O.
Lewis selecciona la familia Sánchez para su estudio, indica, como de pasada, pero quizás
sugiriendo una cierta representatividad, “la familia Sánchez formó parte de una muestra al azar
de setenta y una familias seleccionadas en Bella Vista para fines de estudio” (p. xxvii). Sin
embargo, más adelante recurre a criterios netamente subjetivos en cuanto basados en su
experiencia y cuyo valor tenemos que aceptar confiando en su palabra: “…me di cuenta de que
esta sola familia parecía ilustrar muchos de los problemas sociales y psicológicos de la vida
mexicana de la clase humilde” (p. xxix).
Otros resuelven la confiabilidad mediante la muy socorrida y a veces mal conceptualizada
y peor utilizada “triangulación”, que es un procedimiento al fin y al cabo de contrastación. El
número de historias será, entonces, el necesario para “triangular”.
M. Catani (en Marinas y Satamarina, 1993) –pero no es el solo, además de Ferrarotti–
considera que es suficiente una sola historia, pero ello se justifica, según L. V. Thomas en el
prefacio a la obra del mismo Catani, Tante Suzanne (1982), mediante tres criterios de
validación. Traduzco y reproduzco: “Las referencias a la vida cotidiana son lo suficientemente
numerosas como para designar, más allá de las características personales, un modo de vida (…)
avaladas además por la descripción de la vida cotidiana (del pequeño pueblo) (…); la segunda
forma de verificación es ofrecida por los encuentros con los contemporáneos del narrador: se
constata una convergencia que reenvía directamente al sistema de valores, cuando aparecen las
mismas opciones a propósito de situaciones diferentes (…). La observación constituye,
finalmente, una tercera forma de verificación (…); las entrevistas de control se escalonan
durante diez años y contienen siempre, bajo aspectos anecdóticamente nuevos, la referencia a
los mismos valores” (pássim). Catani puede hacer eso porque en realidad no se atiene
exclusivamente a los datos ni está obsesionado por ellos.
Alguien, como Nicole Gagnon en Canadá, multiplica los relatos hasta ciento cincuenta,
pero esto ya está regido, en el fondo, por criterios más cuantitativos que cualitativos.
Quien ha encontrado un medio ingenioso para resolver el problema del número de historias
de vida necesarias, es Daniel Bertaux mediante el concepto e instrumento denominado por
él “saturación” (ver en Marinas y Santamarina, 1993). Según esto, un tema se considera
completo en cuanto a los datos que lo constituyen cuando un nuevo relato de vida no añade
nada distinto a lo que aportaron los relatos precedentes. Así, pues, los relatos se han de
multiplicar hasta que ya no surjan novedades. En ese momento se considera que el tema está
razonablemente “saturado”.
Si en vez de centrarse en los datos, la investigación se centra en la historia misma de vida
sin buscar nada distinto de lo que ella comunica sino el sentido que en ella está presente y que
pone las condiciones de posibilidad para que sea la que es y no otra, el investigador se
encontrará de frente con los “significados” que construyen esa vida y esa historia. Si en vez de
centrarse en los datos, se centra en los significados, esto es, en esos complejos culturales que, a
partir de las prácticas de vida comunes a un grupo humano determinado (comunidad o
sociedad) y participadas por todos sus miembros, se constituyen como integraciones de esas
mismas prácticas, de experiencias, valores y representaciones sociales idiosincrásicas del grupo
y por lo mismo generales (nomotéticas) en todos y cada uno de dichos miembros, bastará una
sola historia pues en cada persona está la cultura y cada persona está en su cultura. Como ha
dicho Edgar Morin[7]: “Se trata no tanto de un determinismo sociológico exterior, sino de una
estructuración interna. La cultura, y, por el camino de la cultura, la sociedad, están en el interior
del conocimiento humano; el conocimiento está en la cultura y la cultura está en el
conocimiento. Un acto cognitivo individual es ipso facto un fenómeno cultural, y todo elemento
del complejo cultural colectivo puede actualizarse en un acto cognitivo individual”.
La persona que narra su historia tiene control sobre muchos de los datos de esa historia,
esto es, al disponerse a narrarlos, tiene conciencia de ellos y por lo mismo controla si los va a
narrar o no y cómo los va a narrar. Sobre otros no lo tiene ya sea porque los ha olvidado, ya sea
porque “se le salen” sin querer, ya sea porque están distorsionados en su memoria, pero sobre
los significados no tiene ningún control pues están presentes en toda su vida y en toda su
forma de narrarla: en el lenguaje, en la organización, en el ritmo de la narración, en la
veracidad tanto como en la falsedad consciente o inconsciente de lo narrado, etc., etc. La
persona no posee los significados sino que es poseída por ellos. En este sentido, Ferrarotti
tiene razón cuando afirma que la sociedad está en cada persona; sólo se trata, por parte del
investigador, de descubrirla.
Lo importante en esto es que en la historia de vida de una persona se conoce toda una
sociedad no tanto en sus datos, que pueden conocerse de múltiples maneras, sino en las
estructuras profundas que constituyen su sentido. Para esto, no hay mejor vía que la
“historia de vida”. La “historia de vida” se convierte, así, en todo un enfoque
epistemológico para el estudio de las realidades sociales. No solamente en un método
propio sino en toda una manera autónoma de investigar, con sus propios fundamentos
teóricos y sus propios modos de conducir la producción del conocimiento.

8. Estudio y análisis de las “historias de vida”

Dada una historia de vida, ¿cómo producir en ella, con ella y desde ella un
conocimiento o, lo que es lo mismo, cómo llevar a su término la investigación?
Como ya he dicho, las historias de vida se pueden “usar” como técnica o como método,
para confirmar, ampliar, ilustrar, etc., una determinada investigación. El cómo dependerá
de cada caso.
Cuando el centro de atención se dirige a los datos, los procedimientos seguirán alguna
de las muchas formas cualitativas del análisis de datos con instrumentos tomados de la
etnometodología, del análisis de discurso, de la contrastación de experiencias, etc.
Algunos autores, como O. Lewis, presentan las historias directamente, bajo el supuesto
de que “los hechos hablan por sí mismos”, lo cual no impide que luego los hagan hablar
editándolos según el criterio del investigador y deduciendo de ellos o confirmando con
ellos determinadas teorías como la “cultura de la pobreza” del mismo Lewis.
En ninguno de estos casos, las historias de vida son tomadas como forma
epistemológicamente autónoma de producir conocimientos.
Cuando el centro es la historia misma en sus significados estructurales, los recursos
para el estudio, el análisis y, por ende, la producción de conocimientos, no pueden
prescindir de una aproximación hermenéutica a la realidad. La hermenéutica, como práctica
de comprensión, interpretación y aplicación, es el modo general de investigar. Dentro de
este marco, se podrá recurrir a y enfatizar un procedimiento sobre los otros o se podrán
poner en ejercicio varios de ellos. Así, alguien trabajará la hermenéutica desde una postura
fenomenológica, otro podrá servirse de un análisis hermenéutico de discurso o podrá, como
quien esto escribe, plantearse una metódica más que un método, esto es, una posición de
apertura a toda posibilidad y práctica de método según la comprensión hermenéutica de la
historia lo demande.

9. Posición del autor

Para terminar, resumo, en tres puntos y de manera muy sintética y, por ende, muy
incompleta, mi postura y la del Centro de Investigaciones Populares que desde hace más de
veinte años dirijo y en el que investigamos con historias-de-vida.
1. Entre todas las formas posibles de historias, nos hemos decidido por la que arriba se
ha definido como historia-de-vida pues nos parece esencial la relación presente y actual de
quienes intervienen en su producción. En lugar de los términos “narrador y entrevistador” o
“investigador e investigado” y otros similares, usamos los de “historiador” (de quien es la
vida que se historia) y “cohistoriador” (aquel que comparte con el historiador la historia
cuando es narrada y que establece con él la relación en la que la historia se hace tal).
2. Una historia-de-vida no comienza cuando se empieza a grabar su narración sino
mucho antes, en lo que conocemos como su pre-historia, esto es, el tiempo en que se
establece la relación del investigador-cohistoriador no sólo con el historiador sino también
y en igualdad de importancia con el mundo-de-vida al que pertenece el historiador mismo.
Este tiempo, que está caracterizado por la in-vivencia (el vivir integral dentro) del
investigador en dicho mundo-de-vida en con-vivencia con el historiador y los convivientes
de ese mundo, cumple dos funciones indispensables: la primera, que historiador y
cohistoriador se fusionen, por pertenencia, en un horizonte hermenéutico compartido en
cuyos marcos se produce la historia-de-vida y va a ser comprendida-interpretada; la
segunda, para que la historia se produzca, como narración, en una relación profunda de
confianza entre ambos. Así se ponen las condiciones para que un mundo-de-vida (sociedad,
comunidad, cultura) pueda ser conocido realmente desde dentro.
3. La interpretación se hace siempre en grupo de investigadores –pertenecientes por
origen o por inducción al mundo-de-vida del historiador y ubicados en su horizonte
hermenéutico– en el cual el historiador ha de ser activamente incluido siempre y hasta
donde ello sea posible. Así, no hay investigador ni investigado, sino que todos, como
miembros de un mismo mundo y copartícipes de un mismo horizonte, producen
conocimiento en igualdad de condiciones y en diversidad de preparación y apertura
intelectual.

BIBLIOGRAFÍA
Esta bibliografía no se limita sólo a los libros citados en el texto anterior ni a una
simple ficha de los que se indican. Con la finalidad de ayudar al lector no experto en la
materia, dentro de los objetivos de este libro, algunos de ellos van acompañados de un
breve comentario orientativo.

I. Historia Oral

Si bien la “historia oral” no coincide con lo que hemos llamado “historias de vida” en
general, muchos autores consideran ambos términos casi como sinónimos puesto que las
historias de vida son documentos orales en su mayoría y, en cualquier caso, testimonios
contemporáneos del investigador. Lo propio de la “historia oral” es que los documentos se
ponen al servicio de la historia y funcionan como fuentes historiográficas. Las historias de
vida pueden caer también bajo ese rubro, especialmente para lo que se ha llamado “la
historia desde abajo”, desde el hombre común en la vida cotidiana.

Joutard, Philippe, Esas voces que nos llegan del pasado, F.C.E., México, 1999.
Editado por primera vez en el francés original el año de 1983, esta obra ha conservado
su vigencia. Esta segunda edición en castellano va acompañada de unos apéndices en
los que se actualizan los contenidos y la bibliografía. Tratado muy completo sobre el
tema y todos sus aspectos tanto teóricos como metodológicos.

Sitton, Thad y otros, Historia oral, una guía para profesores (y otras personas), F.C.E.,
México, 1993.
Como el subtítulo lo indica se trata de un texto didáctico que sirve muy bien, además,
como introducción para quienes quieran iniciarse en el tema.

Torres, Alfonso y Lola Cendales, Los otros también cuentan, Dimensión Educativa,
Bogotá, 1993.
La “historia oral”, especialmente en América Latina, ha entrado a formar parte también
de los procesos de educación popular y de elevación cultural y social de los sectores
sociales menos favorecidos. En este texto se discuten ampliamente y se exponen en
forma práctica los fundamentos teóricos y los procedimientos propios de lo que se
conoce como “recuperación colectiva de la historia” movimiento que tiende a producir
la “historia desde abajo” de las comunidades populares.

II. Sobre “historias de vida”

Córdova, Víctor, Historias de Vida, Fondo Editorial Tropykos, Caracas, 1990.


Pequeño manual sencillo y elemental pero sólido en contenido, muy adecuado para un
primer contacto con el tema.

Plummer, Ken, Los documentos personales, Siglo xxi, Madrid, 1989.

positivista acerca de la Pujadas (1992; pag.14) propone una clasificación de los materiales
utilizados en el método biográfico, que es la siguiente:
1.- Documentos Personales: se trata de cualquier tipo de registro no motivado o incentivado
por el investigador durante el desarrollo de su trabajo, que posea un valor afectivo y/o
simbólico para el sujeto analizado. Entre ellos podemos destacar.
-Autobiografías
-Diarios Personales
-Correspondencia
-Fotografías, películas, videos o cualquier otro registro iconográfico
-Objetos personales
2.- Registros biográficos; se trata de aquellos reguistros obtenidos por el investigador a través
de la encuesta
-Historia de vida
. De relato único
. De relato cruzados
. De paralelos
-Relatos de vida
-Biogramas

Características de Método Biográfico


a. Rechaza los paradigmas hegemónicos. Existen variedad de teorías representadas en este
método y diferentes escuelas de pensamiento lo utilizan.
b. Reivindica la cotidianidad como respuesta a la historia oficial o de protagonistas, que ha
omitido la verdadera historia porque todos los individuos tienen al mismo derecho a ser
relatados, (Investigados).
c. Puede aplicarse a gran diversidad de temas, como: los modos de vida, estructuras de
producción y otros (Cordova, 1990)
d. La relación que se establece entre el investigador y el investigado diluye “la relación de
dominación-dominado que está presente en la entrevista neopositivista”(Rivero, 1993)
e. El criterio de certeza reside en el sujeto o los sujetos investigados, independientemente de
que se trate de un relato único o de varios relatos. Moreno afirma que “el estudio de un solo
sujeto puede ser perfectamente suficiente, dado que el individuo lleva en sí toda la realidad
social del y de los grupos en que se ha desarrollado y se desenvuelve su existencia” (En
Martínez, 1989)
f. El informe o documento producido al utilizar el método de historias de vida puede ser
fácilmente comprendido por el público no especializado
Proceso de investigación como todo método cualitativo el de historia de vida también es
muy flexible y dinámico, por lo tanto los pasos que aquí indicamos son solo una guía la cual se
destaca como:
• Selección del sujeto o los sujetos investigados
• Elección del tema
• Objetivos
• Delimitación del tema
• Planteamiento del problema
• Realización de las entrevistas
• La trascripción y el análisis de la información
• Marco teórico
• Metodología
• Informe