Está en la página 1de 2

1915: México en Guerra – Pedro Salmerón

En el libro se trata de contar detalladamente este lapso de la revolución mexicana, con la gran variante de
destacar la versión de los perdedores y combinar ésta con la versión de los vencedores; anexando
documentos, cartas, telegramas, y entre otros instrumentos que permitan contar de mejor manera la historia y
creando varios contrastes entre las versiones de cada bando.

La obra comienza contando los eventos que llevaron a las batallas decisivas de 1915, y describiendo algunos
datos fundamentales para comprender mejor lo que plantea el libro a medida en que se avanza en la historia.

El constitucionalismo nació en Coahuila, cuando Venustiano Carranza desconoció al gobierno de Victoriano


Huerta en febrero de 1913 y el 26 de marzo se proclamó el Plan de Guadalupe que consistía brevemente en
un ataque al general Huerta y hacer de Carranza el Primer Jefe.

Carranza carecía de apoyo en el norte del país y durante su estancia en Chihuahua en marzo de 1914 tuvo
varios conflictos con villa y los jefes de la División del Norte porque no estaban dispuestos a renunciar a su
jefatura sin condiciones; estas condiciones fueron expuestas en el llamado Pacto de Torreón en donde se
comprometen a combatir hasta la destrucción del ejército federal para implantar la democracia y la búsqueda
a una resolución al problema agrario.

Los villistas exigían que Carranza tomara posesión a la presidencia tan pronto cayera el huertismo y que al
hacerlo convocara a una Convención para discutir y fijar fecha a elecciones; sin embargo, esto no ocurrió…

El 10 de Octubre de 1914 en el Teatro Morelos de Aguascalientes, se realizó la Convención de


Aguascalientes que tenía como objetivo discutir los problemas de la nación entre los distintos ejércitos
revolucionarios.

Entre los principales acuerdos de la Convención se propuso la separación de Carranza del poder y de Villa,
dejando la separación de Zapata para después; se propuso también la elección de un presidente provisional
para intentar consolidar un dominio político, quedando electo Eulalio Gutiérrez, y Eulalio designo a Villa jefe de
los Ejércitos de la Convención.

Ese mismo día Carranza salió de la Ciudad de México y ya en Puebla desconoció los acuerdos de la
Convención.

Después de dicho acto, los carrancistas realizaron una serie de maniobras e hicieron de Veracruz el Cuartel
General. He aquí una gran pregunta, ¿por qué Francisco Villa no atacó al puerto de Veracruz? Los
carrancistas esperaban un ataque y el general Ángeles le había recomendado a Villa atacar. Esta pregunta
hecha por muchos historiadores; Pedro Salmerón trata de contestarla con fuentes villistas aunque sin mucho
éxito ya que como él menciona que es muchas veces difícil comprender los planes de Doroteo Arango.

Ante esta acción de Villa se mueve al norte para luchar allá, dejando en el Sur a Emiliano Zapata. El libro
habla poco acerca de las batallas del sur, dando suma importancia a la División del Norte. En resumen la
estrategia consistía en que el Ejercito Libertador del Sur sirviera de sabotaje y con batallas que dieran tiempo
a la División del Norte para reorganizarse. La División del Norte tenía más poder y es la que se encargaba de
las principales batallas.

El libro cuenta las tantas batallas que ocurrieron en 1915, en los diferentes escenarios de México, pero las
batallas decisivas comienzan en las batallas del bajío, en donde ocurrieron las dos batallas de Celaya,
batallas que duraron varios días y fue un duro golpe a Francisco Villa. En estas batallas que de acuerdo a Villa
les hizo falta munición para ganar en la primera; y en la segunda batalla gracias a una gran estrategia de
Obregón y su ejército lograron ganar, y en donde los villistas perdieron la munición que recién habían
adquirido.

Frente a esta batalla los villistas comienzan a perder progresivamente. Tanto en el sur como en el norte, los
carrancistas comienzan a expandirse limitando terreno a los villistas y zapatistas.
Surgen más batallas que no favorecen a la División del Norte y en septiembre y octubre de 1915 los
carrancistas ocupan a Torreón y Durango; la esencia villista terminó con la ocupación de Chihuahua en
diciembre.

Posiciones militares al principio de la guerra. ¿Cómo están los ejércitos?

La versión canónica sostiene que al estallar la guerra civil, la situación militar era desfavorable para los
constitucionalistas. Esta versión fue construida por Álvaro Obregón. Y según Barragán, en el momento de la
escisión revolucionaria, los constitucionalistas solo eran dueños en el norte. En ambas versiones, los
convencionistas eran dueños de un territorio más grande, comunicado entre sí por las vías férreas, y tenían
mayores efectivos militares.

El general Álvaro Obregón recibió la rendición del Ejército Federal, el 13 de agosto de 1914. Al
constitucionalismo se rindieron los restos del gobierno, el ejército y la armada. El constitucionalismo ocupó
formalmente el centro del poder.

El constitucionalismo es un movimiento que empieza en Coahuila, cuando el gobernador Venustiano Carranza


desconoce el gobierno de Huerta (feb de 1913). El 26 marzo de 1913, los oficiales de las fuerzas irregulares
de Coahuila siguen a Carranza en su desafío al nuevo gobierno (Plan de Guadalupe), y poco después queda
suscrito el Plan por autoridades de Sonora.

Las fuerzas revolucionarias de estos dos estados fueron los principales núcleos militares del
constitucionalismo.

El 29 de septiembre de 1913 aparece una tercera gran unidad de combate: en La Loma, Durango, varios
grupos rebeldes de Durango, Chihuahua y La Lagunas unificaron sus fuerzas y dieron vida a la División del
Norte, con una primera base de operaciones asegurada en torno a la ciudad de Durango, a la que se agregó
el estado de Chihuahua en diciembre de 1913.

Durante su estancia en Chihuahua, Carranza tuvo varios conflictos con Villa y advirtió que los jefes de la
División del Norte no estaban dispuestos a aceptar su jefatura revolucionaria sin condiciones ni a renunciar a
su agenda política y social. Desde finales de abril, Carranza manifestó de diversas maneras su voluntad de
acotar el poder del villismo y someterlo a su voluntad. En mayo avisó a Obregón la inminente ruptura con el
villismo.

Corporaciones militares:

 Fuerzas del Noroeste y Noreste con Obregón y Pablo González como jefes respectivos.
 1ª División del Centro: Pánfilo Natera.
 2ª División del Centro: Jesús Carranza Garza.
 1ª División de Occidente: Manuel M. Diéguez.
 1ª División de Oriente: Cándido Aguilar.
 2ª División de Oriente: Gilberto Camacho.
 La División del Sur: Gertrudis Sánchez.
 Fuerzas menores en el sureste de la República, que carecían de unidad organizativa: Brigada
Usumacinta y Brigada Colorado en Tabasco.

También podría gustarte