Está en la página 1de 49

ESTATUTO COMUNAL

MAGDALENA TEITIPAC, TLACOLULA,


OAXACA.

Noviembre del 2014

1
TÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
ARTÍCULO 1.- El presente Estatuto Comunal se fundamenta en el
Sistema Normativo Interno de la comunidad de Magdalena
Teitipac, Municipio del mismo nombre, Distrito de Tlacolula,
Estado de Oaxaca y en los artículos 1º, 2º, 4º Párrafo quinto y 27
fracción VII de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos; en los artículos 13, 14, 15, 16, 17, 18 y 19 del Convenio
Número 169 de la Organización Internacional del Trabajo, que
conforme al artículo 133 de la Constitución Federal es ley
suprema en nuestro país; en los artículos 9, 10, 21, 22, 23 fracción
I y 107 de la Ley Agraria vigente; artículo 55 de la Ley de Aguas
Nacionales; artículo 79, fracción X, de la Ley General de
Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente; artículos 1º,
último párrafo, 2º fracción V, 5º, 15 fracción XIII, XVIII, 32
fracción I, 33, fracción X, 110 y 158, de la Ley General de
Desarrollo Forestal Sustentable; 24, de la Ley General de Vida
Silvestre, el artículo; 16 de la Constitución Política del Estado
Libre y Soberano de Oaxaca, artículos 2º párrafo II, 3º fracción
II, III, IV, V, VIII, X, 28, 29, 51, 55 y 56 de la Ley de Derechos de los
Pueblos y Comunidades Indígenas del Estado de Oaxaca.

ARTÍCULO 2.- El presente Estatuto Comunal, tiene por objeto


regular la vida interna de la comunidad de Magdalena Teitipac, el
fortalecimiento de las instancias comunitarias, el cumplimiento
de los derechos y obligaciones de los comuneros y comuneras, así
como el establecimiento de reglas, procedimientos y medidas
para el cuidado, protección y aprovechamiento responsable de los
bienes comunales que se encuentran en el territorio comunitario.
Su cumplimiento es obligatorio para todos sus integrantes,
comuneros, comuneras, avecindadas, avecindados en la comunidad
y radicados fuera de la comunidad que conserven la calidad de
comuneros.

ARTÍCULO 3.- El presente Estatuto Comunal se elaboró de acuerdo


con los usos y costumbres de la comunidad y en uso de su
autonomía, retomando los fundamentos legales nacionales e
internacionales y de acuerdo al derecho que nos asiste, tendrá
plena validez una vez aprobada por la asamblea, quien tiene la
facultada para modificarlo. La falta de registro ante el Registro

2
Agrario Nacional, no será motivo para alegar su incumplimiento
al interior de la comunidad.

ARTÍCULO 4.- En Magdalena Teitipac nos asumimos como


comunidad indígena del pueblo zapoteca del Valle de Tlacolula,
Oaxaca, México, debido a que descendemos de nuestros
antepasados, quienes antes de la colonización española y el
establecimiento de los actuales estados, habitaron estas tierras
que hoy poseemos colectivamente y nos legaron un conjunto de
instituciones que seguimos practicando como parte de la vida
cotidiana de nuestro pueblo. Son parte de nuestras instituciones:

I. El territorio que poseemos de manera colectiva, este se


encuentra bien delimitado, del territorio depende nuestra
vida y la vida de nuestros hijos e hijas. La tierra la
asumimos como madre, no como objeto de explotación.
II. El idioma zapoteco como herencia de nuestros antepasados.
III. La asamblea comunitaria en donde construimos los acuerdos
comunitarios para el funcionamiento de la comunidad y la
vida del pueblo.
IV. El tequio como trabajo organizado, gratuito, obligatorio y
de beneficio colectivo.
V. Las diversas fiestas que se celebran año con año al interior
de la comunidad.
VI. La forma de elegir a las autoridades internas y el conjunto
de cargos y servicios, que se desempeñan en la comunidad,
basada en la costumbre comunitaria.
VII. La forma de vestir que utilizamos.
VIII. La forma en que nos alimentamos cuya base es el maíz que
dejaron los antepasados.
IX. La forma en que trabajamos y sembramos la tierra para la
obtención de alimentos.

ARTÍCULO 5.- La comunidad de Magdalena Teitipac, tiene


personalidad jurídica y patrimonio propio y es propietaria de sus
tierras que le han sido reconocidas y tituladas legalmente
mediante resolución del Tribunal Unitario Agrario, del distrito
número 21 en el expediente número 14/93, de fecha 23 de
septiembre de 1993; una cantidad de 3, 634. 50. 00 hectáreas,
inalienables, imprescriptibles, inembargables e irreducibles, las
cuales siempre le han pertenecido desde el momento de su

3
fundación cuyas medidas y colindancias son las siguientes:
Partiendo del vértice 6 ó mojonera Agua Vertiente que es punto
trino de colindancias entre los terrenos de San Baltazar
Chichicapa, San pablo Güilá y siguiendo un rumbo NE en línea
sensiblemente quebrada que pasa por los vértices 7, 8 y 9 ó
mojonera Manzanal, 10 ó mojonera Plan de Aguacate y 11 con una
distancia aproximada de 2, 420 metros se llega al vértice 12 ó
mojonera Corral de Piedra, punto donde termina la colindancia
con los terrenos de San Pablo Güilá, y principia la de los terrenos
de San Bartolomé Quialana, a partir del vértice 12 siguiendo un
rumbo NW en línea más o menos recta que pasa por los vértices 13
y 14 con una distancia aproximada de 730 metros, se llega al
vértice 15 siguiendo un rumbo general NW en línea quebrada que
pasa por los vértices 16, 17 ó mojonera Madroño Yagoviche, 18, 19
ó mojonera La Plaza, 20 ó mojonera La Libertad, 21 ó mojonera
Punta Cuchillo, 22, 23, 24 ó mojonera Guegonita, 25, 26, 27 ó
mojonera La Unión, 28 ó mojonera La Soledad y 29, llegando con
distancia aproximada de 7,700 metros al vértice 30 ó mojonera
Tanavi, punto donde termina la colindancia de los terrenos de San
marcos Tlapazola y se inicia la de los terrenos de San Juan
Guelavía, a partir del vértice 30 cambiando el rumbo general a SW
en línea más ó menos recta que pasa por los vértices 31, 32 ó
mojonera Cal y Ladrillo, 33 ó mojonera Unión, 34, 35, 36, 37, y con
distancia aproximada de 1,820 metros se llega al vértice 38 ó
mojonera Benito Juárez (La Paz), de donde con rumbo general NW y
con distancia de 500 metros aproximadamente se llega al vértice
39 ó mojonera Concordia, de donde con rumbo general W franco y a
una distancia aproximada de 220 metros, se llega al vértice 40 o
mojonera Independencia, punto donde termina la colindancia de
los terrenos de San Juan Guelavía y principia la de los terrenos
de Santa Cruz Papalutla, a partir de este vértice siguiendo un
rumbo general SE y con distancia aproximada de 370 metros se
llega al vértice 41 de donde con rumbo general SW y con distancia
aproximada de 1, 760 metros, en línea quebrada que pasa por los
vértices 42, 43, 44, 45 ó mojonera Guelarini, 46, 47 ó mojonera
Estancia, se llega al vértice 48 ó mojonera Yatín, punto donde
termina la colindancia de los terrenos de Santa Cruz Papalutla y
principia la de los terrenos de San Juan Teitipac, a partir del
vértice 48 y continuando con el rumbo general SW en línea
quebrada que pasa por los vértices 49, 50 ó mojonera Medio
Potrero y distancia aproximada de 1, 260 metros, se llega al

4
vértice 51 ó mojonera La Paz, de donde con rumbo general SE en
línea quebrada que pasa por los vértices 52 ó mojonera Río Seco,
53 ó mojonera Sandoval, 54, 55 ó mojonera Salomón, 56 ó mojonera
Pardo, 57 ó mojonera Yolapa, de donde con el mismo rumbo y en
línea recta, con distancia aproximada de 4, 640 metros, se arriba a
la mojonera Yavirua o Viviñua, de donde siguiendo un rumbo
general NE, en línea recta, con distancia aproximada de 1, 180
metros y pasando por la mojonera Yolobalachi, se llega a la
mojonera X ó vértice 2, de donde con igual rumbo y en línea más o
menos recta que pasa por los vértices 3, 4 ó mojonera La Cruz de
magdalena y 5, con distancia aproximada de 1, 380 metros se llega
al vértice 6, aclarando que del vértice 2 al 6 colinda con los
terrenos de San Baltazar Chichicapa, quedando de esta manera
descrita la poligonal que encierra los terrenos.

ARTÍCULO 6.- El Comisariado de Bienes Comunales llevará un


sistema de control, registro y documentación de todos los actos
jurídicos que realice durante su cargo, con la finalidad de
resguardar la documentación, tener control sobre el
reconocimiento de los derechos dentro de la tierra de la
comunidad y fuente de consulta histórica, para ello habrá tres
tipos de libros entre ellos:

I. Libro de registro: Este libro estará a cargo del secretario


de bienes comunales, en él estarán anotados todos los
nombres de los comuneros, avecindados, posesionarios, así
como sus datos básicos de identificación: nombre completo,
sexo, estado civil, fecha de nacimiento, domicilio, también
estará asentada la ubicación de su (s) parcela (s) con sus
colindancias y actos jurídicos que se realicen con relación
a los mismos tales como la cesión de los derechos
comunales, sucesión, entre otros.
II. Libro de actas y acuerdos: Este libro estará a resguardo del
secretario del comisariado de bienes comunales y en él se
llevara el control de la asistencia a las asambleas, además
en él se asentaran las actas de las asambleas que se realicen
y los acuerdos que sean tomados en las mismas.
III. Libro de contabilidad: Este libro estará a cargo del tesorero
del comisariado de bienes comunales, en él se registrarán
todas las Aportaciones, cooperaciones y demás ingresos que

5
la comunidad tenga, así como el uso que se les haya dado a
los mismos, al final de cada año se realizara un balance
general el cual será registrado en este libro. Estos libros
estarán a disposición de la comunidad para la consulta de
quienes así lo requieran.

TÍTULO II
DE LAS AUTORIDADES AGRARIAS U ÓRGANOS DE REPRESENTACIÓN Y
VIGILANCIA DE LA COMUNIDAD

ARTÍCULO 7.- En Magdalena Teitipac, reconocemos como


autoridades agrarias u órganos de representación y vigilancia a
los siguientes:

I. La Asamblea General de comuneros y comuneras.


II. El Comisariado de Bienes Comunales y
III. El Consejo de Vigilancia.

De igual forma reconocemos como instancias comunitarias con


funciones específicas en el cuidado, protección y defensa del
territorio comunitario al Consejo Ciudadano y el Comité por la
Defensa de la Integridad Territorial y Cultural de Magdalena
Teitipac.

CAPÍTULO PRIMERO
DE LA ASAMBLEA GENERAL DE COMUNEROS

ARTÍCULO 8.- La Asamblea General de comuneros, es el órgano


supremo de la comunidad, constituida con la presencia de los
comuneros y comuneras legalmente reconocidas, en ella se toman
las decisiones estratégicas para el desarrollo de la vida
comunitaria, el cuidado y la defensa del territorio comunitario.

ARTÍCULO 9.- Son competencia exclusiva de la asamblea los


señalados en el artículo 23 de la Ley Agraria, además los
siguientes asuntos:

6
I. Aprobar el programa del trabajo a cumplirse en la
comunidad y conocer sus avances y resultados finales.
II. Conocer y resolver diferentes problemas económicos y
sociales que afecten a la comunidad.
III. Regular el uso, aprovechamiento, acceso y conservación de
tierras de uso común de la comunidad.
IV. Resolver algún desacuerdo familiar o legal con relación a
los derechos agrarios sea sobre tierra comunal, parcelaria o
solar que no se haya podido resolver ante el Comisariado de
Bienes Comunales, Consejo de Vigilancia o Consejo
Ciudadano.
V. Acordar los tequios, servicios y aportaciones que los
miembros de la comunidad deba aportar para el beneficio
colectivo.
VI. Remover a los integrantes del Comisariado de Bienes
Comunales y del Consejo de Vigilancia por las causas
descritas en el presente estatuto comunal.
VII. Discutir, analizar y en su caso aprobar o desaprobar
cualquier proyecto, programa, obra o actividad que tenga
repercusiones en la tierra, cultura y derechos de la
comunidad.
VIII. Elaborar, actualizar o abrogar el presente estatuto
comunal.
IX. Emitir declaratorias para el cuidado y protección del
territorio de la comunidad.
X. Actualizar el padrón de comuneros, comuneras, avecindados
y avecindadas estén en la comunidad o sean migrantes.
XI. Otras establecidas en la ley y en las costumbres de la
comunidad.

ARTÍCULO 10.- La comunidad de Magdalena Teitipac, celebrará dos


tipos de asamblea:

I. Asamblea simple: Estás asambleas no requerirán las


formalidades especiales para su validez y en ella podrá

7
abordarse asuntos menores que no impliquen afectación de
derechos que ponga en riesgo la comunidad y su territorio.
II. Asambleas de formalidades especiales: Para la realización de
esta asamblea se requerirán formalidades especiales para su
validez y eficacia plena.

ARTÍCULO 11.- Las asambleas serán ordinarias y extraordinarias;


Las Asambleas Generales ordinarias se celebrarán el último
domingo del tercer mes. Las asambleas generales extraordinarias
se realizarán cuando así lo considere la asamblea, en casos
urgentes y si la situación a atender así lo amerite.

ARTÍCULO 12.- Para la buena realización de la asamblea se


deberán observar las siguientes reglas:

I. Serán efectuadas en el idioma zapoteco y sólo se traducirán


al español si en ellas participan comuneros que no
entienden la lengua materna.
II. Para el inicio de la asamblea se dará una tolerancia de
treinta minutos en relación a la hora señalada en la
convocatoria.
III. Los días que se tengan programadas las Asambleas
Generales, se prohíbe en toda la comunidad, la venta de
bebidas embriagantes y otras sustancias que perjudiquen los
sentidos del ser humano, dicha prohibición será 24 horas
antes de la realización de dicha asamblea.
IV. Las personas que acudan a la Asamblea General bajo los
efectos de las sustancias mencionados en el párrafo
anterior, no se les tomará en cuenta, ni tendrán voz y voto
por lo que deberán abandonar el lugar de la asamblea.
V. Guardar el orden durante toda la asamblea, opinar y
escuchar la opinión de los demás asambleístas.
VI. Se preverá la utilización del equipo de sonido, si así se
requiere.
VII. En todo momento, el presidente del Comisariado de Bienes
Comunales moderará la asamblea.

8
ARTÍCULO 13.- Para que las asambleas generales ordinarias sean
plenamente validas, se deberán observar las formalidades
exigidas en la ley agraria y las siguientes reglas comunitarias:

I. La Asamblea General deberá ser convocada por el


Comisariado de Bienes Comunales o por el Consejo de
Vigilancia, ya sea a iniciativa propia o si así lo solicitan
veinte comuneros o el 20% del total de comuneros y
comuneras que integran la comunidad.
II. Si el Comisariado de Bienes y el Consejo de Vigilancia no lo
hacen en un plazo de cinco días hábiles contados a partir de
la solicitud, el mismo número de comuneros podrá
solicitarlo al Consejo Ciudadano para que convoque a
asamblea en coordinación con el Comité de Defensa de
Integridad Territorial y Cultural de Magdalena Teitipac.
III. En caso de que el Consejo Ciudadano y el Comité de Defensa
no pueda convocar la asamblea, el mismo número de
comuneros podrá solicitar a la Procuraduría Agraria para
que convoque a asamblea. El mismo número de comuneros/as
del núcleo podrá solicitar lo relativo a la remoción de los
integrantes del Comisariado de Bienes Comunales y Consejo
de Vigilancia, si no cumplen lo previsto en el presente
Estatuto Comunal.
IV. Se deberá lanzar una convocatoria con anticipación, esta
contendrá, el lugar y la fecha que se celebrará la Asamblea
General; el orden del día, especificando claramente los
asuntos a tratar; La firma o huella digital y sello de la
autoridad convocante, el lugar y fecha de expedición.
V. Toda Asamblea General se celebrará en el corredor del
Palacio Municipal de la comunidad y solo por causa mayor
podrá celebrarse en un lugar distinto, debiendo
especificarse en la convocatoria el motivo.
VI. Los acuerdos se tomarán prioritariamente por consenso, en
caso de que no sea posible, se procurará que sea por mayoría
de votos de los comuneros, comuneras asistentes y serán

9
obligatorias para los presentes, ausentes y disidentes. Se
buscará que las opiniones y puntos de vista se retomen en la
asamblea y acuerdos.
VII. Para instalar la asamblea por primera convocatoria,
deberán estar presentes la mitad más uno de los comuneros
y comuneras reconocidos, pero si se tratan asuntos
relacionados con la designación de derechos sobre el solar,
la parcela, los bienes comunales y la defensa del territorio,
deberán estar presentes el 70% de los comuneros y
comuneras.

ARTÍCULO 14.- Si el día señalado para la asamblea no acude la


mayoría de los comuneros y comuneras, el convocante elaborará
la acta de no verificativo misma que servirá de base para que de
inmediato se expida la segunda convocatoria, cuya asamblea se
celebrará en un plazo no menor de “ocho días” ni mayor de “30
días a partir de la “segunda convocatoria”. El acta de no
verificativo deberá hacer mención de las causas que motivo la no
realización de la asamblea.

ARTÍCULO 15.- Cuando la asamblea no se haya celebrado por


causas distintas a la falta de quórum legal, la nueva asamblea que
se convoque, deberá reunir las formalidades exigidas por la
primera convocatoria.

ARTÍCULO 16.- Cuando se trate de asuntos señalados en las


fracciones: VII a la XIV del art. 23 de la Ley Agraria, se requerirá
el voto de las dos terceras partes de los asistentes a la asamblea,
así como la presencia de un Notario Público o un representante
de la Procuraduría Agraria.

ARTÍCULO 17.- De todas las asambleas se levantará el acta


correspondiente firmada por los miembros del Comisariado de
Bienes Comunales de Bienes Comunales, el Consejo de Vigilancia,
así como los comuneros y comuneras, siempre y cuando sean
utilizados para el fin acordado en la asamblea.

10
CAPÍTULO SEGUNDO
DEL COMISARIADO DE BIENES COMUNALES

ARTÍCULO 18.- El Comisariado de Bienes Comunales, es la


instancia que representa a la comunidad agraria y ejecuta los
acuerdos de la misma, estará integrado por un presidente, un
secretario y un tesorero, propietarios y sus respectivos
suplentes quienes fungirán durante 3 años.

ARTÍCULO 19.- El Comisariado de Bienes Comunales será electo en


los términos y con las formalidades previstas en los artículos
37,38, 39 de la ley agraria, el acta de asamblea de elección, será
formulada por el secretario de la mesa de debates y firmada por
todos los comuneros asistentes.

ARTÍCULO 20.- En la asamblea de elección de los integrantes del


Comisariado de Bienes Comunales se designará una mesa de
debates, integrada por un presidente, un secretario y los
escrutadores que la asamblea considere necesario.

ARTÍCULO 21.- Están excluidas para ocupar cargos en la


comunidad las personas mayores de 60 años a excepción de los
migrantes que no han desempeñado cargos de elección.

ARTÍCULO 22.- El Comisariado de Bienes Comunales, tendrá


además de las señaladas en el Art. 33 de la Ley Agraria, las
siguientes atribuciones y obligaciones.

I. Poner el buen ejemplo y cumplir con todos los trabajos


que fije la Asamblea General, para poder ser aplicado a
los comuneros y comuneras.
II. Cumplir y hacer cumplir el presente estatuto comunal y
los acuerdos de asamblea que se deriven.
III. Cuidar el territorio comunal, vigilando que todo esté
bien en su integridad en cuanto a sus bienes comunales.
IV. Convocar a asambleas en coordinación con el Consejo de
Vigilancia.

11
V. Cuidar y administrar eficientemente todos los bienes de
la comunidad.
VI. Representar a la comunidad ante las autoridades,
municipales, estatales y federales.
VII. Atender las necesidades, solicitudes y problemáticas que
le sean planteado por los comuneros o comuneras durante
su cargo, siendo imparcial y justo en sus
determinaciones.
VIII. Rendir un informe anual y al término de su gestión sobre
las actividades realizadas.
IX. Expedir constancias de posesión sobre el solar, la
parcela a los comuneros que cumplan con las obligaciones
descritas en este estatuto, previa autorización de la
asamblea.
X. Llevar libros de registros de todos los bienes de
identificación de todos los comuneros y comuneras que
integran el núcleo de población y todo lo relativo a las
secciones y demás actos jurídicos que se realicen sobre
los derechos Comunales.
XI. Llevar el libro de actas en la que se registren los
acuerdos de las asambleas y el de contabilidad y otros
que determine la Asamblea General.
XII. Aplicar las sanciones acordadas por la Asamblea General.
XIII. Resguardar las constancias correspondientes a las
parcelas con destino específico.
XIV. Otros que determine la Asamblea General o los usos y
costumbres.

ARTÍCULO 23.- Las funciones del Comisariado de Bienes Comunales


antes descritos, serán supervisadas por el Consejo de Vigilancia
y por el Consejo Ciudadano.

ARTÍCULO 24.- Son obligaciones del presidente del comisariado de


bienes comunales, las que establece la ley, además de las
siguientes:

I. Representar a la comunidad ante instancias de los gobiernos


federales y estatales relacionados con sus
responsabilidades.
II. Presidir y coordinar las asambleas de comuneros de acuerdo
con la costumbre de la comunidad.
12
III. Presidir y coordinar las reuniones del Comisariado de
Bienes Comunales, aportando sus opiniones en bien de la
comunidad y ejercitando su voto de calidad en los casos que
así lo ameriten respetando el presente Estatuto Comunal.
IV. Vigilar la custodia de los libros de registro de la
comunidad, la carpeta básica.
V. Revisar actas de contabilidad y retiros que acuerde la
asamblea.
VI. Administrar los bienes muebles e inmuebles de la comunidad.
VII. Firmar y autorizar con los demás integrantes, los
documentos de la comunidad y las que se expidan a favor de
los comuneros y comuneras.
VIII. Vigilar que las convocatorias permanezcan en los lugares
que de costumbre se fijen y por el tiempo que marca la ley,
previo a la celebración de la asamblea.
IX. Intervenir en los conflictos que tengan los comuneros y
comuneras entre sí o con terceros, procurando la
conciliación, apegándose a la Ley Agraria y a las costumbres
de la comunidad.
X. Otros, según lo determine la Asamblea General y los usos y
costumbre de la comunidad.

ARTÍCULO 25.- Son obligaciones del secretario del Comisariado de


Bienes Comunales las siguientes:

I. Elaborar las convocatorias, citatorios, constancias y todo


tipo de documentos de la comunidad, que se requieran para
la celebración de la asamblea y reuniones de los órganos de
representación.
II. Pasar lista de asistencia en la asamblea, llevar el control
de asistencias y reportar al tesorero las inasistencias.
III. Asistir a las reuniones que lo encomienda el presidente del
Comisariado de Bienes Comunales, en representación de la
comunidad.
IV. Llevar al corriente el libro de actas y levantar el acta de
todas las asambleas celebradas e incorporar a las actas las
convocatorias correspondientes, vigilando que sean
firmadas por los órganos de representación y comuneros
asistentes a la asamblea.

13
V. Resguardar los libros de registros que existan en los
archivos y las que se vayan generando durante los tres años
de su gestión.
VI. Llevar el control y resguardar el inventario de los bienes de
la comunidad.
VII. Llevar el archivo y correspondencia del Presidente del
Comisariado y mantenerlo informado de las actividades que
realiza.
VIII. Presidir la asamblea de comuneros, en ausencia del
Presidente del Comisariado de Bienes Comunales.
IX. Las demás que la asamblea les confieran.

ARTÍCULO 26.- Las obligaciones del tesorero del Comisariado de


Bienes Comunales son las siguientes:

I. Cuidar los fondos de la comunidad que tenga a su cargo.


II. Preparar todo los informes contables que requiera el
Comisariado de Bienes Comunales y la asamblea.
III. Recibir las cooperaciones de los comuneros o comuneras que
se acuerden en la asamblea, otorgando el recibo
correspondiente.
IV. Rendir el corte de caja a la Asamblea General cada tres
meses.
V. Llevar un control riguroso del libro de registros de las
cooperaciones, multas y otras aportaciones comunitarias.
VI. Cobrar las multas a los morosos, solicitando el auxilio del
Síndico Municipal.
VII. Custodiar los libros contables de ingresos y egresos para el
control estricto de las actividades económicas de la oficina
comunal.
VIII. Firmar con los otros integrantes del Comisariado de Bienes
Comunales, los documentos de la comunidad y los que se
expidan a favor de los comuneros y comuneras.
IX. Las demás que la asamblea les confieran.

ARTÍCULO 27.- Para el cumplimiento y ejecución de los acuerdos


de la asamblea, el Comisariado de Bienes Comunales podrá
auxiliarse de la autoridad municipal, para ello, procurará una

14
buena coordinación entre sus integrantes, con los integrantes del
Consejo de Vigilancia y los integrantes del Cabildo Municipal.

ARTÍCULO 28.- Los suplentes suplirán a los propietarios en sus


ausencias temporales o licencias que le sean aprobadas, siempre
y cuando no excedan más de un mes. En caso de ausencia definitiva
de los integrantes propietarios del Comisariado de Bienes
Comunales o del Consejo de Vigilancia se deberá convocar a
asamblea para hacer la entrega formal del cargo a los suplentes y
se nombran a los nuevos integrantes.

CAPITULO TERCERO
DEL CONSEJO DE VIGILANCIA

ARTÍCULO 29.- El Consejo de Vigilancia, es el órgano encargado de


vigilar y apoyar los actos del Comisariado de Bienes Comunales,
estará constituido por el Presidente y dos Secretarios y sus
respectivos Suplentes. Fungirán durante tres años, serán electos
en asamblea general.

ARTÍCULO 30.- El Consejo de Vigilancia funcionará de manera


colegiada y sus actividades serán coordinadas por el presidente,
además de las señaladas en el artículo 36 de la ley agraria tendrá
las facultades y obligaciones siguientes:

I. Vigilar que se cumplan los acuerdos de la asamblea.


II. Revisar el manejo de recursos e informes hechos por el
Comisariado antes de ser presentado a la asamblea y en su
caso denunciar ante la asamblea las irregularidades que
observe.
III. Desempeñar sus actividades en estrecha coordinación con el
Comisariado de Bienes Comunales.
IV. Apoyar al Comisariado en todas las actividades que
emprenda en beneficio de la comunidad.
V. Vigilar permanentemente el uso adecuado de todos los
bienes comunales de la comunidad como son: agua, bosques,
pastos y otros.
VI. Convocar a asamblea cuando el Comisariado no lo haga en
los términos que señala la ley agraria.
VII. Apoyar al Comisariado de Bienes Comunales en los deslindes
que por usos y costumbres se hacen.

15
VIII. Coordinar la realización de recorridos perimetrales,
respecto de los terrenos comunales, por lo menos una vez al
año o antes cuando sea necesario.
IX. Las demás que asigne la asamblea.

CAPITULO CUARTO
DEL CONSEJO CIUDADANO EN CUESTIONES AGRARIAS

ARTÍCULO 31.- El Consejo Ciudadano es una instancia de consulta,


orientación y apoyo en asuntos agrarios de trascendencia
comunitaria.

ARTÍCULO 32.- El Consejo Ciudadano estará integrado por un


máximo de 11 comuneros y comuneras mayores de 60 años de edad y
de experiencia y honestidad reconocida.

ARTÍCULO 33.- Para el nombramiento de los integrantes del


Consejo Ciudadano, se seguirá el siguiente procedimiento:

I. El Comisariado de Bienes Comunales, el Consejo de


Vigilancia y la Autoridad Municipal propondrán a los
posibles integrantes.
II. Una vez teniendo a los comuneros propuestos se someterá a
consideración de la Asamblea quién ratificará o denegará el
nombramiento en definitiva.

ARTÍCULO 34.- Para el buen funcionamiento del Consejo


Ciudadano, se designarán entre los integrantes a un coordinador
general, quien los convocara para cumplir con las funciones que
les compete.

ARTÍCULO 35.- El Consejo Ciudadano durará en su cargo tres años.


Al vencimiento del periodo nombrado podrán ser reelectos por un
periodo más, siempre y cuando hayan respondido con eficacia,
honradez y disposición a las necesidades prioritarias de la
comunidad.

ARTÍCULO 36.- Una vez integrados el Consejo Ciudadano de


comuneros podrá admitir en cualquier tiempo a nuevos miembros
que cumplan con las características anteriores.

16
ARTÍCULO 37.- El Consejo Ciudadano tendrá las siguientes
funciones:

I. Asesorar y orientar al Comisariado de Bienes Comunales, al


Consejo de Vigilancia y Autoridad Municipal.
II. Opinar ante la asamblea en asuntos de importancia para la
comunidad.
III. Opinar a convocatoria del Comisariado o autoridad
municipal, sobre los asuntos que trate la asamblea.
IV. Fomentar y mantener los usos y costumbres de la comunidad
para el progreso de la misma.
V. En caso de ser necesario, asumirán el cargo de mesa de los
debates para moderar el desarrollo de la asamblea.
VI. Las demás que la asamblea les confiera.

Los integrantes del consejo ciudadano se les podrá separar de su


cargo por incumplimiento de sus funciones y por hacer uso de la
información en perjuicio de la comunidad. En estos casos, no se
les entregará constancia de servicio.

CAPITULO CINCO
DEL COMITÉ POR LA DEFENSA DE LA INTEGRIDAD TERRITORIAL Y
CULTURAL.

ARTÍCULO 38.-El Comité por la Defensa de la Integridad


Territorial y Cultural es una instancia ciudadana, de apoyo y
acción comunitaria en la defensa del territorio, estará integrada
por un máximo de 11 hombres y mujeres, sean comuneros,
comuneras o no, de experiencia y honestidad reconocida, mayores
de 30 años de edad, mismos que serán nombrados en asamblea
general.

ARTÍCULO 39.- Para su funcionamiento, entre ellos designarán un


Presidente, un secretario, un tesorero y dos vocales, cada uno con
su respectivo suplente, quien los convocara para cumplir con las
funciones que les compete. Durarán en su cargo un año, mismos
que a su vencimiento podrán ser reelectos hasta por una ocasión
más, siempre y cuando se hayan desempeñado con responsabilidad,
honradez y disponibilidad en sus comisiones.

17
ARTÍCULO 40.- El Comité por la Defensa de la Integridad
Territorial y Cultural tendrá entre sus funciones las siguientes:

I. Desarrollar y consolidar la expresión comunitaria, la


defensa del territorio y soporte para la construcción de la
defensa integral de la cultura.
II. Conformar el autogobierno para el ejercicio directo de
funciones en la formulación, ejecución y control de la vida
comunitaria.
III. Promover la integración y la articulación interna de la
comunidad y promover la defensa territorial a través de
diversas actividades culturales, seminarios, foros,
encuentros, etc.
IV. Impulsar el desarrollo y consolidación de la propiedad
comunal.
V. Garantizar la existencia efectiva de formas y mecanismos de
participación directa de los ciudadanos y ciudadanas en la
formulación, ejecución y control de planes y proyectos
vinculados a los aspectos territoriales, políticos,
económicos, sociales, escolares, culturales, ecológicos y de
seguridad y defensa.
VI. Promover mecanismos para la formación e información en
las comunidades.
VII. Impulsar la defensa colectiva y popular de los derechos
humanos comunitarios.
VIII. Proponer, promover y coordinar proyectos de autogestión
educativa encaminadas a cumplir con los usos y costumbres
de la comunidad, entre ellos la reactivación de la lengua
materna, la habilitación de espacios culturales para el
rescate de la ropa tradicional y demás actividades
características locales relacionadas con la identidad
comunitaria; juntamente con los comités de padres de
familia y directivos de las escuelas, preescolar, primaria y
telesecundaria.
IX. Fortalecer, impulsar y promover el proyecto autogestivo de
la radio comunitaria, “Teiti Radio lobaa daan (la raíz del
cerro)”.
X. Impulsar, desarrollar y realizar una actividad o encuentro
intercomunitario, foro, taller de capacitación, etc., para
celebrar el 17 de agosto de 2013, cuando en sesión solemne
de cabildo municipal se declaró el territorio de Magdalena

18
Teitipac, Tlacolula, Oax., como “territorio prohibido para la
Minería”.
XI. Todas aquellas que le confiera el presente estatuto, la
asamblea de comuneros, comuneras el cabildo municipal y
agrario.

TITULO III
DE LA INTEGRACION DE CONSEJOS COMUNITARIO Y LA COMISIÓN DE
VIGILANCIA DEL TERRITORIO COMUNAL

ARTÍCULO 41.- Para el debido cumplimiento de este estatuto, para


la asesoría, orientación de la asamblea general de comuneros y
comuneras y del cuidado de la comunidad y su territorio, se
constituyen las siguientes instancias:

I. El Consejo de cabildo municipal y agrario.


II. La Comisión de Vigilancia del Territorio.

CAPITULO PRIMERO
DEL CONSEJO DE CABILDO MUNICIPAL Y AGRARIO

ARTÍCULO 42.- El Consejo de Cabildo Municipal y Agrario se


integra por el Comisariado de Bienes Comunales, Consejo de
Vigilancia, el Cabildo municipal, y el Consejo Ciudadano, para su
operación:

I. Se reunirán a petición del comisariado de bienes comunales


cuando se solicite auxilio en caso de que algún comunero no
acate los acuerdos de la asamblea o las disposiciones de
este estatuto.
II. Actuará preventivamente llamando al comunero infractor
para que repare la falta cometida antes de someterla a
decisión y sanción de la asamblea.
III. Determinará los mecanismos para hacer cumplir los
acuerdos de asamblea de difícil aplicación.
IV. Determinarán, analizarán y discutirán el cambio de uso del
suelo cuando así sea necesario y cuando haya sido
suficientemente discutido pasará a la discusión de la
asamblea para su rechazo o aprobación.

19
V. Decidirán conjuntamente con el consejo ciudadano las
funciones y actividades que desempeñará la comisión de
vigilancia del territorio comunal.
VI. Las demás que les confiera la asamblea general de
comuneros.

ARTÍCULO 43.- Cuando la asamblea determine que este consejo


resuelva algún asunto determinado, la resolución del consejo de
cabildo municipal y agrario será definitiva e inapelable.

CAPÍTULO SEGUNDO
DE LA COMISIÓN DE VIGILANCIA DEL TERRITORIO COMUNAL

ARTÍCULO 44.- La Comisión de Vigilancia del territorio comunal,


es una instancia que depende del Comisariado de Bienes
Comunales y del Consejo de Vigilancia, cuyo fin fundamental es
vigilar los bienes comunales en auxilio de las autoridades
agrarias. Tendrá una vigencia de tres años y estará integrado por
14 personas mayores de edad.

ARTÍCULO 45.- Los integrantes de la Comisión de Vigilancia del


territorio comunal deben ser mayores de 18 años y será nombrada
por el Comisariado de Bienes Comunales, el Consejo de Vigilancia
y el Comité de Defensa de la Integridad Territorial y Cultural de
Magdalena Teitipac. Para su buen funcionamiento, se nombrara de
entre ellos a un primer y segundo coordinador.

ARTÍCULO 46.- La Comisión de Vigilancia del Territorio Comunal


tendrá las siguientes funciones:

I. Vigilar y cuidar el territorio comunal de Magdalena


Teitipac.
II. Informar al Comisariado de Bienes Comunales, al Consejo de
Vigilancia y a la Asamblea General sobre la situación que
guarda el territorio comunal.
III. Recorrer las mojoneras y puntos perimetrales del territorio
comunal cuando lo acuerden conjuntamente el Comisariado

20
de Bienes Comunales y el Consejo de Vigilancia. Esta debe
ser por lo menos una vez al año.
IV. Vigilar permanentemente el uso adecuado de todos los
bienes comunales de la comunidad como son: agua, bosques,
pastos y otros en coordinación con el consejo de vigilancia
del comisariado de bienes comunales.
V. Detener a las personas que esté realizando tala de árboles u
cualquiera de las actividades prohibidas por este estatuto
comunal en territorio comunal y ponerla a disposición de
las autoridades agrarias o administrativas.
VI. Otra que la asamblea les designe.

Para el cumplimiento de sus funciones se coordinarán


permanentemente con el Comité de Defensa de la Integridad
Territorial y Cultural de Magdalena Teitipac, el Comisariado de
Bienes Comunales y el Consejo de Vigilancia.

ARTÍCULO 47.- Al final de sus tres años del cargo, a los


integrantes de la Comisión de Vigilancia del Territorio Comunal
se les entregará una constancia emitida por el Comisariado de
Bienes Comunales para acreditar el cumplimiento de su cargo. Los
tres años posteriores a su cargo serán de descanso y no podrán
ser nombrados para cargo alguno.

TITULO IV
DE LOS DERECHOS AGRARIOS DE LAS MUJERES

ARTÍCULO 48.- En Magdalena Teitipac, Tlacolula, Oaxaca,


reconocemos que las mujeres, comuneras o no, tienen una
participación activa en el desarrollo de la vida de la comunidad.
Las mujeres colaboran en el trabajo del campo, siembran, abonan,
limpian, cosechan y cuidan las semillas. Su trabajo es
fundamental en el cuidado de la casa, hijos y de los animales. Son
las generadoras de alimento y de la economía familiar. En cada
una de estas actividades, las mujeres se involucran desde niñas.

ARTÍCULO 49.- Reconocemos y valoramos la participación de las


mujeres en la defensa del territorio comunal, ellas fueron

21
quienes se pusieron de pie, subieron el cerro, participaron en
asambleas, arriesgaron su vida contra la minera y motivaron a los
hombres del pueblo para defenderse, lo han hecho así desde la
fundación de la comunidad y en tres momentos importantes en los
años 1835, 1935 y 2012.

ARTÍCULO 50.- Reconocemos que las mujeres y los hombres de la


comunidad tenemos el mismo valor y en consecuencia debemos
crear las condiciones para que las mujeres sean comuneras, que
no se le prohíba asistir a las asambleas, se les respete su derecho
de hablar, no burlarse de su participación, a vivir sin violencia,
sin golpes ni maltratos, a tener valentía para defenderse y que
las autoridades atiendan sus problemas y necesidades.

ARTÍCULO 51.- Independiente de los derechos agrarios


reconocidos en el presente estatuto comunal a los comuneros y
comuneras, se reconoce de manera especial a las mujeres los
siguientes derechos:

I. Ser reconocidas como comuneras una vez que haya cumplido


los 18 años.
II. A poseer tierra dentro de la comunidad, ya sea solar,
parcela de sembradío o tierras comunales y que se le
respete dicha posesión.
III. Heredar de manera libre la tierra que posee, dando parte al
Comisariado de Bienes Comunales.
IV. Recibir en herencia tierras dentro de la comunidad, ya sea
solar, parcela de sembradío o tierra comunal.
V. Recibir de la asamblea general parte de la tierra comunal
siempre que no sea para vender o hacer negocio con ella.
VI. Beneficiarse de los bienes comunales existentes en las
tierras comunales tales como el agua, la leña, plantas
medicinales, pastoreo de animales, tal como lo establece
este estatuto comunal.
VII. Desempeñar cargos dentro del Comisariado de Bienes
Comunales y del Consejo de Vigilancia.
VIII. Participar en las asambleas con voz y voto.

22
IX. Ser beneficiada con programas y proyectos que benefician a
su familia y a la comunidad siempre que sean aprobados por
la asamblea y que no afecten el patrimonio de la comunidad.
X. Que las autoridades agrarias les brinden un trato digno,
respetuoso y libre de corrupción, cuando acudan a
solicitarle su intervención.
XI. Recibir información que le permita el ejercicio de sus
derechos dentro de la comunidad y en la defensa del
territorio comunal.
XII. Que se les reconozca su aporte y participación dentro de la
comunidad y al interior de las familias.
XIII. Organizarse entre mujeres para exigir o hacer efectivo
algún derecho dentro y fuera de la comunidad.

ARTÍCULO 52.- Son obligaciones de las mujeres de Magdalena


Teitipac las siguientes:

I. Defender el territorio de la comunidad contra la minería,


programas y otros proyectos extractivos, participando
activamente.
II. Participar en la solución de cualquier conflicto que afecte a
la comunidad y al territorio.
III. Participación en los tequios de acuerdo con su condición
física.
IV. Desempeñar algún cargo que se le encomiende previa
expresión de su consentimiento.
V. Asistir a las asambleas expresando sus puntos de vista para
la solución de problemas y atención de las necesidades
comunitarias.
VI. Apoyar a las autoridades en el desempeño de sus funciones,
denunciando cualquier acto de corrupción y proponiendo
alternativas en favor de la comunidad.

ARTÍCULO 53.- Para hacer efectivo los derechos de las mujeres


reconocidos en el presente apartado, el Comisariado de Bienes
Comunales, el Consejo de Vigilancia, el Consejo Ciudadano y el
Comité de Defensa, los tendrán como asuntos prioritarios en el
desempeño de sus funciones.

23
TITULO V
DE LOS COMUNEROS, COMUNERAS, AVECINDADOS, AVECINDADAS Y DE
LOS COMUNEROS RESIDENTES FUERA DE LA COMUNIDAD.

CAPÍTULO PRIMERO
DE LOS DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS COMUNEROS Y COMUNERAS

ARTÍCULO 54.- Para efectos de la ley agraria y este estatuto,


tienen carácter de comuneros o comuneras los hombres y las
mujeres titulares de derechos agrarios, quienes acreditaran su
calidad a través de los siguientes documentos:

I. Acta de asamblea donde haya sido reconocido con esa calidad


y que haya sido inscrita en el Registro Agrario Nacional.
II. Certificado de derechos agrarios, expedido por autoridad
competente.
III. Sentencia o resolución del Tribunal Unitario Agrario.

ARTÍCULO 55.- Todo comunero o comunera deberá ser mexicano o


mexicana por nacimiento, mayor de edad o de cualquier edad si
tiene familia a su cargo, se trate de heredero, de comunero o si
trabaja personalmente la tierra.

ARTÍCULO 56.- Son derechos de los comuneros y comuneras, los


siguientes:

I. Participar con voz y voto en las asambleas observando las


modalidades que establece el presente estatuto, siempre y
cuando no tengan impedimento o contravengan dicho
documento.
II. Votar y ser votados para ocupar los cargos de
representación de la comunidad.
III. El usufructo de los bienes naturales de la comunidad en
forma equitativa y de acuerdo a los lineamientos que
establece el presente estatuto y la ley agraria o la
asamblea que se avoque explícitamente para tal efecto,
debiendo quedar constancia en el acta respectiva.
IV. Cuando por alguna actividad o utilización de los recursos
comunales se generen utilidades, es un derecho de los
comuneros participar de tales beneficios equitativamente.

24
V. Disfrutar de las prestaciones que la comunidad promueva
tales como atención médica, becas económicas para
estudiantes, capacitación y los que se establezcan en el
futuro.
VI. Quien no lo tenga, como en el caso de los avecindados tendrá
derecho a obtener una porción de tierra dentro de los
límites para uso urbano de la comunidad, para fincar su casa
habitación, de acuerdo, a las bases que para tal efecto
acuerden el Comisariado de Bienes Comunales, Consejo de
Vigilancia, el Consejo Ciudadano y la Asamblea.
VII. Usufructuar pacíficamente las parcelas que posean y los
terrenos comunales que seleccione con autorización de la
asamblea, apegándose para tal efecto al acuerdo de las
distintas representaciones comunitarias como está indicado
en el inciso anterior para avecindados que cumplan con los
requisitos que designen dichas comisiones.
VIII. Designar sucesores. El comunero puede revocar la lista de
sucesión en cualquier momento suscribiendo otra, esta
deberá ser inscrita en el registro agrario nacional,
cumpliendo con los requisitos establecidos por la ley
agraria en su Artículo 17.
IX. Los demás que establezca la ley agraria, este estatuto y la
asamblea.

ARTÍCULO 57.- Todo comunero o comunera tiene derecho de votar


y ser votado, para desempeñar, cargos dentro del Comisariado de
Bienes Comunales y Consejo de Vigilancia debiendo reunir los
requisitos siguientes:

I. Ser comunero o comunera de Magdalena Teitipac, Tlacolula,


Oaxaca.
II. Tener un modo honesto de vivir.
III. Haber desempeñado con anterioridad cargos comunitarios de
menor jerarquía tales como topiles, comisión de vigilancia,
comités, regidores, entre otros. De lo contrario queda
estrictamente prohibido ocupar cargos de mayor jerarquía y
relevancia dentro de la comunidad como ser Presidente del
Comisariado de Bienes Comunales y del Consejo de
Vigilancia.

25
IV. Radicar permanentemente en la comunidad y cumpliendo
todas las obligaciones comunes, tequios, en el caso de los
avecindados.
V. En el caso de los comuneros radicados fuera de la
comunidad, deberán comprobar su participación en las
responsabilidades asumidas con la comunidad mediante los
mecanismos consensuados con sus representantes, registros
de participación, cooperación económica y los que la
asamblea haya acordado al respecto.

ARTÍCULO 58.- Los comuneros y comuneras tendrán, además de las


obligaciones establecidas en la ley agraria, las siguientes:

I. Cumplir y hacer cumplir el presente estatuto, las decisiones


de la asamblea de comuneros y los resultados de los
procesos de elección de los representantes.
II. Desempeñar con lealtad y eficiencia los cargos y comisiones
que le asigne la asamblea.
III. Denunciar ante el consejo de vigilancia o la asamblea de
comuneros cualquier anomalía en la administración de la
comunidad por parte del Comisariado de Bienes Comunales.
IV. Vigilar y cuidar que se respeten los bienes de la comunidad
y los derechos de los comuneros y en su caso denunciar las
fallas ante las instancias correspondientes.
V. Asistir puntualmente a las asambleas legalmente
convocadas sin haber consumido bebidas embriagantes o
drogas y sin portar armas de fuego o algún otro tipo de arma
u objeto que pueda ser usado como tal, en caso contrario se
aplicará el castigo y la sanción correspondiente.
VI. Participar en las labores comunitarias o tequios que
acuerde la asamblea, hasta la edad de sesenta años, a
excepción de los incapacitados.
VII. Desempeñar el cargo de consejero ciudadano cuando sea
propuesto y ratificado por la Asamblea.
VIII. Pagar puntualmente a la tesorería del comisariado las
cooperaciones que acuerde la asamblea y las multas que por
algún motivo justificado les sean impuestas.
IX. Informar al Comisariado de Bienes Comunales, de los actos
jurídicos que celebre, respecto de los derechos de las
parcelas de las que sea titular.

26
X. Los comuneros radicados fuera de la comunidad están
obligados a la prestación de servicios hasta los sesenta
años, lo cual será determinado por acuerdo de asamblea.
XI. Las demás que la asamblea acuerde.

La incapacidad la valorará la asamblea, atendiendo entre otras


las siguientes causas:

a. Los disminuidos físicamente o perturbados de sus


facultades mentales.
b. Padecimientos de enfermedades crónicas o temporales.

ARTÍCULO 59.- Si al fallecimiento del comunero titular resultan


dos o más personas con derecho a heredar, estos tendrán seis
meses a partir del deceso del titular para decidir quién de entre
ellos conserva los derechos comunales o la proporción en que
participen de la referida herencia. Lo que notificarán al
comisariado de bienes comunales, elaborándose el convenio
correspondiente y remitiéndose al tribunal unitario agrario. De
no llegar a una conformidad en el tiempo establecido, serán las
instancias competentes o la Asamblea quienes resuelvan el
conflicto.

ARTÍCULO 60.- Cuando no existan sucesores o cuando ninguno de


los señalados en las listas de herederos que pueden heredar por
imposibilidad material o legal, los derechos comunales y
parcelarios pasarán a patrimonio de la comunidad.

CAPÍTULO SEGUNDO
DE LA ACEPTACIÓN Y SEPARACIÓN DE COMUNEROS Y COMUNERAS

ARTÍCULO 61.- La asamblea podrá acordar la aceptación de nuevos


comuneros o comuneras, siempre y cuando sean originarios de la
comunidad, se comprometan a cumplir con lo dispuesto en este
estatuto, ser mayores de edad o en su caso ser responsables de la
manutención de una familia, cumplir además con lo que la ley
agraria establece.

27
ARTÍCULO 62.- Por ningún motivo se aceptara como avecindado,
avecindada, comunera o comunero a ninguna persona de la que se
tenga conocimiento de ser delincuente o prófugo de la justicia,
acreditando su buena conducta con carta de no antecedentes
penales y constancia de su lugar de origen y de su última
vecindad.

ARTÍCULO 63.- La asamblea está facultada para separar a los


comuneros y comuneras de uno o más derechos inherentes a su
calidad de comuneros, por las siguientes causas:

I. Por la infracción demostrable a las disposiciones de este


estatuto que tenga graves consecuencias para la comunidad
y su territorio.
II. Por la venta de algún derecho en contravención a la ley
agraria o a las disposiciones de este estatuto.
III. Por muerte

ARTÍCULO 64.- La asamblea no podrá desconocer, privar o limitar


el derecho de ningún comunero hacia sus terrenos, siempre y
cuando este se encuentre al corriente en todas sus obligaciones
al interior de la comunidad. La separación definitiva de un
comunero implica la pérdida de su derecho sobre sus terrenos.

ARTÍCULO 65.- El acta de asamblea que se elabore con motivo de la


aceptación o separación de comuneros, deberá asentarse en el
libro correspondiente de la comunidad e inscribirse en el
registro agrario nacional.

CAPÍTULO TERCERO
DE LOS COMUNEROS Y COMUNERAS RESIDENTES FUERA DE LA
COMUNIDAD

ARTÍCULO 66.- El originario de la comunidad y sus hijos,


residentes fuera de la misma podrán adquirir la calidad de
comuneros a condición de que proteste cumplir y hacer cumplir el
presente estatuto comunal.

ARTÍCULO 67.- El comunero o comunera residente fuera de la


comunidad tendrá las siguientes obligaciones:

28
I. Participar en tequio previamente programados en asamblea
general.
II. Integrar y participar en comisiones de gestoría ante
instancias de gobierno en apoyo al Comisariado de Bienes
Comunales.
III. Desempeñar cargos de representación en la comunidad en los
mismos niveles que los residentes en la misma, previa
aprobación de la asamblea. Para nombrarles se requerirá que
hayan cumplido con las obligaciones señaladas en el
presente estatuto comunal y ser propuestos por la asamblea
general.
IV. Proporcionar su dirección actual al Comisariado de Bienes
Comunales, número telefónico o cualquier otra información
suficiente para contactarlo.

ARTÍCULO 68.- Los emigrados profesionistas integraran un equipo


de asesoría y capacitación con la finalidad de capacitar a los
comuneros residentes en la comunidad en los siguientes rubros:

I. Técnica, entendida como capacitación para cultivos, manejo


de ganado, comercialización de productos, organización para
el trabajo y otras actividades ligadas al campo.
II. Jurídica, cursos y asesoría en materia agraria, penal y civil.
Los comuneros emigrados profesionistas podrán diseñar,
crear, revisar y opinar respecto de los proyectos a realizar
en la Comunidad.
III. Participar física y económicamente en la organización de
los festejos religiosos, sociales y culturales.
IV. Aportar las cuotas que la asamblea general acuerde para
todos los comuneros.

ARTÍCULO 69.- Son derechos de los comuneros residentes fuera de


la comunidad todos los inherentes a los residentes en la misma
conforme lo establece el presente estatuto, siempre y cuando
cumplan con sus obligaciones.

29
TITULO VI
DE LAS TIERRAS AL INTERIOR DE LA COMUNIDAD

ARTÍCULO 70.- En la comunidad de Magdalena Teitipac, por la


forma en que trabajamos, poseemos y usamos el territorio
propiedad de la comunidad, reconocemos cuatro tipos de tierras
al interior, estas son:

I. Tierras comunales.
II. Tierras parceladas o de sembradío.
III. Tierra urbana o de asentamientos humanos.
IV. Tierra con destino específico.

CAPÍTULO PRIMERO
DE LAS TIERRAS COMUNALES

ARTÍCULO 71.- La tierra comunal, es aquella superficie del


territorio de Magdalena Teitipac, que es común a todos los
habitantes de la comunidad sean o no comuneros. Es una herencia
que dejaron los antepasados y la comunidad es la única
propietaria, esta tierra está formalmente reconocida por
sentencia del Tribunal Unitario Agrario número 21.

En las tierras comunales se localizan los siguientes parajes: El


Colorado, Río Oscuro, El Carrizal, Temazcal, La Placita, Río
Dormilón, Loma Del Burro, Río Sauce, Río Dulce, Yalopa, Yavirúa,
El Muzado, Ruhnisscun, Río Arenal, Ticollo y Río Milpa. Estos
parajes tienen mucha importancia para los habitantes de la
comunidad.

Todas las personas de la comunidad que cumplan con sus servicios


cooperaciones y demás responsabilidades comunitarias, tendrán
derecho a usar la tierra comunal para el pastoreo y el cultivo de
plantas y semillas para alimentarse.

En la tierra comunal, se encuentran los lugares sagrados a que


hace referencia el presente estatuto comunal.

ARTÍCULO 72.- Es parte de la tierra comunal la leña que los


miembros de la comunidad utilizan para la preparación de los

30
alimentos. Para la extracción de leña se observarán las
siguientes normas:

I. Todo comunero o comunera tiene derecho a extraer seis


cargas semanales de leña muerta o seca que puede utilizarse
para consumo familiar o para venta al interior de la
comunidad. Esta leña se cortará solo en los parajes
autorizados por el Comisariado de Bienes Comunales y el
Consejo de Vigilancia.
II. Se fomentará la utilización de leña de otro tipo de árboles
como el manzano de cerro o chamizo de río, con la finalidad
de cuidar y conservar los encinos.
III. Queda estrictamente prohibido cortar árboles tiernos para
usarlos como leña.
IV. Pagar al Comisariado de Bienes Comunales una cuota que
será definida en la asamblea.

ARTÍCULO 73.- Todo comunero tiene derecho a extraer en la tierra


comunal la madera, grava, arena y cantera con la finalidad
primordial de construir su casa o vivienda, arado, escobas, entre
otros, sujetándose a las reglas establecidas en este estatuto
comunal.

ARTÍCULO 74.- Todo comunero o comunera tendrá derechos a


utilizar plantas medicinales que se encuentran en la tierra
comunal para la curación de enfermedades de su familia y usos
festivos tales como la hierba del borracho, laurel del cerro,
hierba de niño, el pino ocote y el poleo; previa autorización del
Comisariado de Bienes Comunales.

Queda prohibida a toda persona ajena a la comunidad entrar a las


tierras comunales con la finalidad de hacer estudios,
investigación, recolección o extracción de plantas medicinales
que existen en la comunidad.

ARTÍCULO 75.- Se permite la cacería en las tierras comunales,


siempre que sea para uso doméstico. No se permite la cacería de
animales pequeños de todas las especies y los que están en

31
peligro de extinción (venados, ardillas, coyote, armadillo, jabalí)
previa autorización del Comisariado de Bienes Comunales y
Consejo de Vigilancia. No se permitirá la introducción de
personas ajenas a la comunidad para realizar caza deportiva.

ARTÍCULO 76.- Las tierras de uso común cuya superficie se


precisan en el plano de la comunidad constituyen el sustento
económico de la comunidad y están conformadas como tierras no
parceladas. La Asamblea General regula el uso, aprovechamiento y
conservación de las tierras de uso común.

ARTÍCULO 77.- Corresponde a la propia comunidad y a los


comuneros y comuneras el uso, aprovechamiento y conservación
de los bienes comunales que se encuentran dentro de las tierras
de uso común sean renovables y no renovables, para ello se
deberán de observar las Leyes y las reglas que la propia Asamblea
General de la comunidad determinen.

ARTÍCULO 78.- Las tierras comunales de Magdalena Teitipac, son


inalienables, imprescriptibles, inembargables y no enajenables.
Queda estrictamente prohibido la instalación de programas,
proyectos, concesiones o cualquier otra inversión nacional o
extranjera que tenga como finalidad explotar los bienes
comunales renovables y no renovables propiedad de la comunidad
tales como la minería, extracción de agua, materiales pétreos u
otros recursos del subsuelo.

CAPÍTULO SEGUNDO
DE LAS TIERRAS PARCELADAS O DE SEMBRADIO

ARTÍCULO 79.- Las tierras parceladas o de sembradío, son


aquellas que tienen en posesión las y los habitantes de la
comunidad con la finalidad de trabajarlos para el sustento
familiar, sean o no comuneros o comuneras.

ARTÍCULO 80.- Las tierras parceladas o de sembradío podrán


adquirirse solamente:

I. Por herencia.
32
II. Por compra - venta, únicamente cuando él o la compradora
sea habitante de la comunidad, respetando el derecho
preferente de los familiares del vendedor o vendedora.
III. Por trabajo, cuando el adquiriente ha trabajado la tierra
durante un tiempo prolongado y la Asamblea lo reconozca
formalmente, siempre y cuando no se trate de parajes donde
la siembra esté prohibida.
IV. Por decisión de la Asamblea, cuando él o la adquiriente haya
cumplido con sus obligaciones comunitarias.
V. La Asamblea podrá reasignar parcelas de sembradío cuando
no se trabajen por más de seis años; la reasignación será a
favor de habitantes de la comunidad que no tengan parcela y
que hayan cumplido con sus obligaciones comunitarias.

ARTÍCULO 81.- La posesión de la parcela de sembradío se


acreditará con constancia de posesión expedida por el
Comisariado de Bienes Comunales.

ARTÍCULO 82.- Para el otorgamiento de estas constancias de


posesión sobre las parcelas de sembradío, el Comisariado deberá
cumplir con las siguientes formalidades:

I. Intervenir a solicitud de parte.


II. Investigar la situación, llamando en primer término a las y
los cuatro colindantes, cuando los haya, para saber si
reconocen la posesión de quien solicita la constancia.
III. Llamar a al menos dos de los y las integrantes del Consejo
ciudadano para que sean testigos y firmen la constancia.
IV. Trasladarse al lugar donde se ubica la parcela de sembradío
para hacer la medición, levantar las medidas y colindancias
y tomar los apuntes necesarios, con la participación de los
integrantes de Comisariado de Bienes Comunales, del
Consejo de Vigilancia, del Consejo Ciudadano, dos testigos,
los colindantes y la parte interesada.
V. Regresar a la sede del Comisariado para levantar
formalmente la constancia de posesión sobre la parcela de
Sembradío.

33
VI. Expedir la Constancia de posesión, previo pago de la cuota
definida por la Asamblea.
VII. Conservar una copia de la Constancia expedida para el
archivo del Comisariado.

ARTÍCULO 83.- Corresponde a los comuneros y comuneras el


derecho de aprovechamiento uso y usufructo de sus parcelas, de
sembradío, cada comunero o comunera conservará la superficie y
ubicación que de hecho y por derecho le corresponde con sus
documentos que lo amparan como dueño legítimo.

ARTÍCULO 84.- El comunero o comunera puede aprovechar su


parcela directamente o conceder a otros comuneros y comuneras
el uso o usufructo mediante aparcería, mediería, arrendamiento o
cualquier otro acto no prohibido sin necesidad de autorización de
la Asamblea General.

ARTÍCULO 85.- En ningún caso la Asamblea General ni el


Comisariado de Bienes Comunales, podrá usar o disponer o
determinar la explotación colectiva de las tierras parceladas de
la comunidad sin el consentimiento por escrito de sus titulares,
salvo en los casos que establece este estatuto comunal.

ARTÍCULO 86.- Se ha destinado la superficie para la parcela


escolar y se le dará la misma protección que a las tierras de
asentamiento humano y de uso común siendo destinado para la
producción, en beneficio de los alumnos y alumnas de las escuelas
de la comunidad empezando con el preescolar hasta la secundaria.

ARTÍCULO 87.- Las parcelas de sembradío que queden vacantes por


ausencia o muerte del titular y no existan sucesores pasaran a la
comunidad y la asamblea podrá decidir su uso, para esto se
observará el siguiente procedimiento:

I. Tratándose de los ausentes por un año y que no hayan hecho


del conocimiento a la Asamblea el motivo de su ausencia, el
Comisariado de Bienes Comunales investigará su ubicación y
lo citará para determinar el destino de su parcelas en
cuestión.
34
II. En caso de no comparecer en el primer citatorio, el
comisariado acordará emitir un segundo citatorio con los
mismos propósitos, para que se presente en un plazo de un
mes.
III. De no comparecer en segundo citatorio, el asunto se
someterá a la consideración del Consejo Ciudadano, mismos
que realizarán la valuación de dichas tierras para su
reasignación o cesión. El producto de esta cesión, pasará
íntegramente a la tesorería de bienes comunales,
elaborándose el acta respectiva, la cual se registrara en el
libro correspondiente.
IV. El proceso de reasignación de tierras lo realizará el
Comisariado de Bienes Comunales, previa discusión del
consejo de cabildo municipal y agrario y de la asamblea
comunitaria.

CAPITULO TERCERO
DE LA TIERRA URBANA

ARTÍCULO 88.- La tierra urbana es una parte del territorio de la


comunidad, en cuya superficie está establecida la población de
Magdalena Teitipac, está destinada para la construcción de los
edificios y espacios públicos. Dentro de la tierra urbana se
localizan los solares de los habitantes de la comunidad, sean o no
comuneros. La tierra urbana podrá ampliarse por acuerdo de
Asamblea General.

ARTÍCULO 89.- Se entiende por solar, la superficie de terreno bien


delimitado, por la autoridad correspondiente y en donde cada
habitante del pueblo, tiene construida su casa o esté destinado
para la vivienda. Son derechos de los comuneros o comuneras
sobre su solar:

I. Que se le considere como dueño o dueña de los bienes


construidos.
II. Vender los bienes construidos con miembros nativos de la
comunidad.

35
III. Entregarlo como herencia a sus familiares.

ARTÍCULO 90.- Es facultad del Comisariado de Bienes Comunales,


extender la constancia de posesión sobre el solar, esta
constancia de posesión sobre el solar deberá llevar la firma y en
su caso el sello del Consejo de Vigilancia, de las y los
colindantes y testigos, para mayor validez interna.

ARTÍCULO 91.- Las calles dentro de la comunidad, deben tener


como mínimo 6 metros de ancho y un máximo de 7 metros, más un
metro y medio de cada lado para el área de las banquetas. Las
mismas medidas deben tener las calles nuevas que se aperturen en
adelante.

ARTÍCULO 92.- Las privadas tendrán como mínimo 5 metros de


ancho y como máximo 6 metros. Esto se tendrá en cuenta a la hora
de aperturar una privada dentro de la población.

ARTÍCULO 93.- Los caminos cosecheros tendrán como mínimo 6


metros de ancho y como máximo 8 metros.

ARTÍCULO 94.- Los dueños de vehículos de motor, deben de


respetar todas las calles y servidumbres de paso, por lo que no
deben de utilizarlas como estacionamiento, ni obstruir el paso de
vehículos, de remolques y de las personas que cuiden los
animales.

ARTICULO 95.- Las calles, privadas, caminos cosecheros, ríos,


arroyos, en general todas las servidumbres de pasos se deben
respetar por los comuneros o comuneras y habitantes de la
comunidad.

ARTÍCULO 96.- Todo poseedor, poseedora, dueño o dueña de solares


o parcela que se encuentre ubicada en las calles o arterias dentro
de la comunidad o zona urbana, tendrá las siguientes
obligaciones.

I. Barrerlas todos los domingos o días festivos.


II. Chaporrear varas o varejones al contorno de las mismas.

36
III. Desramar árboles o arbustos que invaden el área de las
calles.
IV. Facilitar la ampliación de los caminos, a juicio de la
autoridad y aprobación de la asamblea, para facilitar el
cruce de transeúntes con animales con carga voluminosa y/o
vehículos, según sea el caso.

En caso de migrar o ausentarse de la comunidad, el poseedor del


bien está obligado a comunicar al comisariado comunal quien
será el encargado de proteger el espacio para conocimiento y
observaciones respectivas en caso de incumplimiento de lo que
señala el presente estatuto.

CAPÍTULO CUARTO
DE LAS TIERRAS CON DESTINO ESPECÍFICO

ARTÍCULO 97.- La asamblea comunitaria dispondrá el deslinde de


la superficie que considere necesario para el establecimiento de
parcelas con destino específico. Cada una de estas parcelas
contará con su reglamento de operación, que contendrá las bases
para su funcionamiento adecuado.

Las medidas y superficies de las parcelas con destino específico


dependerán de las necesidades de la población y no podrán
venderse ni emplearse para un uso diverso al definido por la
Asamblea, bajo ninguna circunstancia.

ARTÍCULO 98.- La asamblea general de Magdalena Teitipac


reconoce que hasta el momento se han designado las siguientes
parcelas con destino específico:

I. La parcela destinada a la Iglesia católica, ubicada en el


paraje la cantera, cuyas medidas y colindancias son las
siguientes: XXXX
II. La parcela destinada a la Iglesia católica, ubicada en el
mogote "Ticuyu", cuyas medidas y colindancias son las
siguientes: XXXX

37
III. La parcela destinada a la Escuela Telesecundaria, ubicado en
el paraje la “Valenciana” cuyas medidas y colindancias son
las siguientes: XXXX
IV. La parcela destinada a las escuelas primarias “Miguel
Hidalgo y Costilla I” y “Miguel Hidalgo y Costilla 2”, cuyas
medidas y colindancias son las siguientes: XXXX
V. La parcela destinada al panteón comunitario cuyas medidas
y colindancias son las siguientes: XXXX
VI. La parcela destinada al Centro de Salud, cuyas medidas y
colindancias son las siguientes:
VII. La parcela destinada a las escuelas preescolares José
Vasconcelos y Nesiu biani (Nuevo Amanecer) y la escuela
primaria Justo Sierra, cuyas medidas y colindancias son las
siguientes: XXXX
VIII. Mercado, Palacio Municipal y la Iglesia Santa María
Magdalena.

ARTÍCULO 99.- Sólo la asamblea podrá delimitar y asignar


parcelas para uso específico, mediante acta donde se especifique
claramente su ubicación y extensión. El Comisariado de Bienes
Comunales deberá extender la correspondiente constancia de
posesión.

TITULO VII
DEL USO, APROVECHAMIENTO, CONSERVACION Y CUIDADO DE LOS
BIENES COMUNALES

ARTÍCULO 100.- Los bienes comunales son todas las riquezas


naturales que Dios nos regaló, que sirven a todas las personas de
la comunidad, son necesarias para vivir y existe una relación
espiritual de los y las integrantes de la comunidad con cada uno
de ellos.

ARTÍCULO 101.- Reconocemos como bienes comunales todo lo que


se encuentra en la superficie y en el subsuelo del territorio
comunal de Magdalena Teitipac, esto incluye todas las especies de
árboles y plantas, todas las especies de animales y aves, el abono,

38
los ojos de agua, los ríos y arroyos, piedra, arena y los minerales
que se encuentran en ella.

CAPÍTULO PRIMERO
DEL USO Y APROVECHAMIENTO DEL AGUA DE LA COMUNIDAD

ARTÍCULO 102.- Corresponde a la comunidad y a los comuneros y


comuneras el uso y aprovechamiento de las aguas que se localizan
dentro de sus tierras o parcelas.

ARTÍCULO 103.- Los aguajes y manantiales que se encuentran


dentro de las tierras comunales, que no hayan sido asignados
individualmente serán de uso común, su aprovechamiento,
conservación y mejoramiento se hará de acuerdo a lo que la
Asamblea General y el Consejo Ciudadano determinen. Por ser de
beneficio comunitario, estos aguajes y manantiales no serán
concesionados para explotación particular.

En lo que respecta al abastecimiento de agua potable a la


población, las autoridades municipales deberán coordinarse con
el Comisariado de Bienes Comunales, Consejo de Vigilancia y los
Comités Comunitarios para una mejor prestación de este servicio.

ARTÍCULO 104.- Los pozos y demás fuentes de agua deberán ser


cuidados por la comunidad, manteniéndolos limpios para evitar
que sean contaminados y afecten la salud de los y las integrantes
de la comunidad.

ARTÍCULO 105.- Cuando el uso del agua provenga de una unidad de


riego u otro sistema, cada comunero, comunera e integrante de la
comunidad estará obligado a cubrir las tarifas de acuerdo con lo
que la Asamblea General acuerde.

ARTÍCULO 106.- Los ríos, arroyos y manantiales de agua, deben de


ser respetados por los comuneros, comuneras y habitantes de la
comunidad.

ARTÍCULO 107.- En todos los lugares donde existan nacimientos de


agua se respetará un área de cien metros a la redonda como

39
mínimo, evitando cortar árboles para leña. Lo anterior para
mantener viva el área.

CAPITULO SEGUNDO
DE LA CONSERVACIÓN Y PROTECCIÓN DE LOS BOSQUES

ARTÍCULO 108.- La conservación de los bosques, estará a cargo de


los comuneros, comuneras y el pueblo en general, quienes serán
coordinados por el Comisariado de Bienes Comunales y Consejo de
Vigilancia, estos gestionarán ante las dependencias, los
programas de reforestación y prevención de incendios forestales
para la conservación de los bienes comunales, siendo una
obligación de los comuneros, comuneras y el pueblo en general la
ejecución de dichos programas.

En el caso de programas que requieran la firma de convenios, se


requerirá el informe del Comisariado de Bienes Comunales sobre
dicho programa y autorización previa de la Asamblea.

ARTÍCULO 109.- En relación a las especies de árboles de pinos los


comuneros y comuneras podrán utilizarlos para la construcción
de su vivienda, ya sea como morillos, zapotillos, horcones etc.,
previa información que se le haga al Comisariado de Bienes
Comunales.

ARTÍCULO 110.- Para el uso de especies mayores de árboles como:


pinos, encinos u otros; así como el aprovechamiento de los bancos
de piedra, cantera, arena, tierra o grava; se deberá notificar al
Comisariado de Bienes Comunales y pagar una cuota simbólica
según los precios autorizados por la Asamblea General.

ARTÍCULO 111.- La autorización para la extracción de madera,


grava, arena y cantera en la tierra comunal, es exclusiva del
Comisariado de Bienes Comunales.

CAPITULO TERCERO
DE LOS RECURSOS DEL SUBSUELO EN LA COMUNIDAD DE MAGDALENA
TEITIPAC.

40
ARTÍCULO 112.- La Asamblea reitera que los recursos minerales y
no minerales existentes en el subsuelo son parte de las tierras
comunales y reconoce que son los siguientes: oro, plata, cobre,
plomo, zinc, tierra de pintura amarilla y roja, cal y mármol. Estos
bienes son de la comunidad originaria de Magdalena Teitipac,
perteneciente al pueblo zapoteco.

ARTÍCULO 113.- Queda prohibida a toda persona física, sea


comunera o ajena a la comunidad; empresa o gobierno, realizar
labores de investigación, prospección, exploración, preparación,
explotación e instalación de cualquier proyecto de extracción de
bienes existentes en el subsuelo de Magdalena Teitipac,
Tlacolula, Oaxaca, debido a las afectaciones que provoca en el
medio ambiente, en la salud y en la vida de la comunidad.

ARTÍCULO 114.- El presente apartado del estatuto comunal no


será modificable en perjuicio de la comunidad y los bienes
comunales.

TITULO VII
CAPÍTULO ÚNICO
DE LOS ESPACIOS TERRITORIALES SAGRADOS

ARTÍCULO 115.- La Asamblea reconoce como espacios territoriales


sagrados los siguientes:

I. El Calvario, porque cada año la Comunidad realiza ahí una


ritualidad de semana santa, a la que acude todo el pueblo,
además de que durante el “Domingo de Ramos” ahí se bendice
la palma. Este espacio territorial permite una relación con
la divinidad.
I. Iglesia Antigua, por ser el primer templo que tuvo la
comunidad para realizar sus prácticas religiosas y porque
cuentan los abuelos que la Santa Magdalena estuvo tan a
gusto ahí que inicialmente no quiso moverse al nuevo
templo. La iglesia antigua se liga al trabajo de los
antepasados y la memoria histórica del pueblo.

41
II. Mina de Agua, porque es un ojo de agua que alimenta la vida
de la comunidad y en la tradición de los abuelos se cuenta
que en ese lugar se pretendió explotar la mina pero la Madre
Tierra no lo permitió.
III. Mina Oscura, porque de ahí viene el agua que mantiene a la
comunidad y en ese lugar hay agua incluso en tiempos de
sequía, lo que demuestra que es un regalo de la divinidad.
IV. Paraje “La Plaza Antigua”, porque ahí se encuentran las
plantas sagradas que se utilizan en los rituales
comunitarios. Fue el asiento del pueblo en los antepasados y
el primer lugar donde se realizaban actividades comerciales
o de intercambio de productos.
V. La Valenciana, porque es un nacimiento de agua y en él se
practican diversas ritualidades.
VI. Paraje "Llaguel", porque de ahí se trae el agua para las
fiestas de semana santa y en ella se encuentran plantas que
son utilizadas en las ritualidades. Además, es el punto donde
cruzan los ríos "Duwdoo, maguey recién nacido o tierno",
"Guela" y "De la Cruz".
VII. Runisscun “Agua de Guajolotas del monte”, porque en él
existe un ojo de agua y vegetación abundantes.
VIII. Nissllaigub, porque también hay un ojo de agua, vegetación
abundantes, tierra muy fértil y da vida a los bienes comunes
de la comunidad.

Estos sitios se consideran sagrados porque constituyen el


espacio donde la comunidad y sus habitantes entran en contacto
con la divinidad, son parte de la existencia de la vida y
referentes de la memoria histórica de nuestro pueblo.

ARTÍCULO 116.- Ningún particular de la comunidad o externo,


incluyendo a empresas privadas o instancias gubernamentales,
podrá explotar los bienes naturales de los lugares sagrados o
apropiarse de alguno de ellos para fines lucrativos. Corresponde
exclusivamente a la Asamblea las decisiones sobre los lugares
sagrados.

42
ARTÍCULO 117.- Queda estrictamente prohibido el ingreso de
empresas privadas nacionales o internacionales, instancias de
gobierno estatal y federal, centros de investigación y cualquier
otra persona física o moral que no sea de la comunidad ingresar a
los lugares sagrados y parajes.

ARTÍCULO 118.- Los integrantes del Comisariado de Bienes


Comunales, Consejo de Vigilancia y demás autoridades
comunitarias, junto con la comunidad, tienen la obligación de
cuidar y proteger los lugares sagrados y los parajes. Para cuidar
los lugares sagrados, todos los ciudadanos y ciudadanas de
Magdalena Teitipac deberán brindar tequio cuando convoquen a
ello las autoridades.
TITULO IX
CAPÍTULO ÚNICO
DEL TERITORIO PROHIBIDO PARA LA MINERIA

ARTÍCULO 119.- De acuerdo con el apartado inmediato anterior, en


relación con los bienes naturales del subsuelo, por disposición de
la Asamblea General y en sesión solemne de cabildo, Magdalena
Teititipac, Tlacolula Oaxaca, se declara como “Territorio
Prohibido para la Minería” y para cualquier proyecto nacional y
trasnacional que tenga por objeto extraer los bienes naturales de
nuestro territorio; atente en contra de la vida de los habitantes
de nuestro pueblo; ataque la integridad de nuestro territorio
comunitario, dañe el medio ambiente en que vivimos, destruya y
despoje nuestra cultura.

ARTÍCULO 120.- La asamblea de Magdalena Teitipac, reafirma su


amor hacia la tierra, la que considera como madre y sustento de
vida, por tanto se compromete a defenderla de manera constante
frente a cualquier evento que ponga en riesgo su integridad.

TITULO X
CAPÍTULO ÚNICO
DEL PROCEDIMIENTO PARA RESOLVER CONFLICTOS POR LA POSESIÓN DE
TERRENOS DENTRO DE LA COMUNIDAD.

43
ARTÍCULO 121.- Cuando surja un conflicto de cualquier tipo, por
la posesión de un terreno comunal o solar urbano sujeto al
régimen comunal se observa el procedimiento siguiente:

I. El afectado lo hará del conocimiento del comisariado de


Bienes Comunales, quien en un plazo no mayor de una semana
citara a una audiencia conciliatoria a las partes en
conflicto.
II. En dicha audiencia, las partes en conflicto presentaran sus
pruebas; en caso contrario, el Comisariado de Bienes
Comunales hará la investigación correspondiente para
conocer el asunto.
III. El Comisariado de Bienes Comunales propondrá una solución,
si ésta no es aceptada por las partes, se solicitara la
intervención del Consejo Ciudadano para opinar al respecto.
IV. Si el conflicto prevaleciera el Comisariado de Bienes
comunales someterá a consideración de la asamblea el
conflicto planteado y resuelva en definitiva levantándose
el acta de asamblea correspondiente. En este caso, las
partes en conflicto, deberán comprometerse a respetar la
decisión de la asamblea.
V. Cualquiera que sea la decisión de las partes en conflicto o
de la asamblea, el comisariado de bienes comunales la
ejecutara en un término no mayor de diez días.
El anterior procedimiento se llevara a efecto siempre y cuando el
hecho denunciado no constituya delito, ya que en este caso se
hará del conocimiento de la autoridad competente, a través del
síndico municipal.

ARTÍCULO 122.- Quienes no observen el procedimiento señalado en


el Artículo anterior, antes de recurrir a otra autoridad, pagaran
todos los gastos que realicen los órganos de representación
además de pagar días de tequio.

ARTÍCULO 123.- Es obligación de todo comunero o comunera


procurar, en vida determinar a quién o quienes corresponde el
solar urbano que posee, para evitar conflictos entre sus
sucesores. En caso de fallecimiento repentino del comunero
titular, su solar urbano, se trasmitirá de acuerdo al orden de
preferencia señalada en el Artículo 18 de la ley agraria.

44
ARTÍCULO 124.- Si al fallecimiento del comunero resultan dos o
más personas con derecho a heredar, los herederos gozaran de
tres meses a partir de la muerte del comunero para decidir quién
o quiénes de entre ellos conservaran el solar urbano. En caso de
que no se pusieran de acuerdo, intervendrán el consejo del
cabildo municipal y agrario, para hacer la distribución
correspondiente. El consejo de vigilancia será responsable de
verificar que se cumplan estas disposiciones.

TITULO XI
CAPÍTULO ÚNICO
DE LAS SANCIONES

ARTÍCULO 125.- Por el incumplimiento del presente estatuto y de


sus prohibiciones se podrán aplicar las siguientes sanciones,
previo análisis de la gravedad de la falta:

I. Pérdida de derechos agrarios.


II. Multa económica de conformidad con la situación económica
del responsable y atendiendo a la gravedad de la falta.
III. Reeducación en trabajos y temas en la defensa del
territorio.
IV. Con trabajos comunitarios a favor de la comunidad.
V. Pago en especie.
VI. Separación de su cargo si es autoridad electa.
VII. Otra que defina la asamblea general.

ARTÍCULO 126.- La asamblea de comuneros podrá además aplicar


las siguientes sanciones:

I. Por faltar a la asamblea deberá pagar una multa de un día y


medio de salario vigente en la comunidad, salvo excepción
por enfermedad o por estar fuera de la comunidad; en el
primer caso, deberá reportar constancia médica de su
padecimiento y de la visita al médico.
II. Por falta a tequio pagara dos días de salario vigente en la
comunidad, salvo excepción similar al párrafo uno de este
artículo.

45
III. Quien arroje basura fuera del tiradero municipal pagara
tres días de salario vigente en la comunidad.
IV. El dueño de un animal que muera y no lo entierre o queme,
pagará tres días de salario vigente en la comunidad.
V. Quien se presente en estado de ebriedad en la asamblea o
tequio será castigado por la autoridad municipal con un día
de arresto y pago de multa hasta por tres salarios mínimos
vigentes en la comunidad.
VI. Quien venda bebidas alcohólicas en días previos a la
asamblea o tequio o el día de realización de las actividades,
será sancionado por la autoridad municipal con un día de
arresto y multa hasta por siete salarios mínimos vigentes
en la comunidad.

ARTÍCULO 127.- Toda persona que teniendo bajo su cargo un


vehículo oficial (ya sea como chofer o comisionado), lo conduzca
de manera imprudente o en estado inconveniente, deberá hacerse
responsable de manera individual o solidaria, de los daños
ocasionados al vehículo y/o a las personas. Exceptuando las
sanciones penales correspondientes que determine el síndico
municipal o Juez de distrito correspondiente.

ARTÍCULO 128.- Para el caso de que en el desarrollo de una


comisión oficial se sufriera un accidente sin que medie
imprudencia o estado inconveniente, la autoridad que lo haya
comisionado responderá respecto de los daños sufridos.

ARTÍCULO 129.- Quienes no cumplan honesta y eficazmente con el


cargo que le hubiera otorgado la asamblea, la misma asamblea
determinará la sanción aplicable y la forma de hacerla efectiva.

ARTÍCULO 130.- Será separada y destituida de su cargo aquella


autoridad que dé autorización formal o permita a cualquier
persona física o moral (empresa), para realizar actividades de
investigación, prospección, exploración, preparación,
explotación e instalación de cualquier proyecto de extracción de
bienes existente en el subsuelo de Magdalena Teitipac, Tlacolula,
Oaxaca.

46
ARTÍCULO 131.- Quienes no cumplan con las sanciones impuestas,
no se les expedirán constancias, documentos o permisos que
soliciten tanto a las autoridades municipales como a los órganos
de representación comunal, hasta que cumplan con la sanción
impuesta.

ARTÍCULO 132.- Las sanciones no previstas en este estatuto, para


las infracciones graves serán determinadas por la asamblea
levantándose el acta respectiva.

ARTÍCULOS TRANSITORIOS

ARTÍCULO PRIMERO.- Este estatuto entrara en vigor al día


siguiente de su aprobación, por la asamblea general de
comuneros.

ARTÍCULO SEGUNDO.- Este estatuto podrá ser modificado,


revisado, adicionado o abrogado cuando así lo considere la
asamblea como órgano supremo de la comunidad.

ARTÍCULO TERCERO.- El Presente estatuto comunal, será difundido


por todo los medios existentes en la comunidad, prioritariamente
en la radio comunitaria, “Teiti Radio lobaa daan (la raíz del
cerro)”, en las escuelas primarias y secundaría y en los comités,
para ello se autoriza al Comisariado de Bienes Comunales
imprimir los ejemplares suficientes y se distribuya en la
comunidad.

ARTÍCULO CUARTO.- Una vez reconocida la comunidad de Magdalena


Teitipac, se autoriza al Comisariado de Bienes Comunales y al
Consejo de Vigilancia realicen los trámites ante el Registro
Agrario Nacional para registrar el presente Estatuto Comunal.

Dado en el Salón de sesiones de H. Ayuntamiento de Magdalena,


Teitipac, Tlacolula, Oaxaca a las 14:00 del día 19 de noviembre del
2014.

47
El Comisariado de Bienes Comunales

C. HIPÓLITO AGUILAR MARTÍNEZ C. TIRSO MARTÍNEZ IGNACIO


Presidente. Secretario.

C. TOMAS HERNANDEZ IGNACIO


Tesorero.

El Consejo de Vigilancia

C. GERMÁN SANTIAGO HERNÁNDEZ C. AMADOR GÓMEZ HERNÁNDEZ


Presidente. Primer Secretario.

C. PABLO AGUILAR CANTÓN


Segundo Secretario.

Las autoridades Municipales

El consejo ciudadano

El Comité por la Defensa de la Integridad Territorial y culturales


de Magdalena Teitipac.

48
RELACIÓN DE COMUNEROS Y COMUNERAS DE MAGDALENA TEITIPAC,
TLACOLULA, OAXACA, PRESENTES EN LA ASAMBLEA GENERAL DE FECHA
19 DE NOVIEMBRE DEL 2014.

ORGANIZACIONES ACOMPAÑANTES

COLECTIVO OAXAQUEÑO EN DEFENSA DE LOS TERRITORIOS


CENTRO REGIONAL DE ESTUDIOS CUICATECOS

CREDITOS

EX INTEGRANTES DEL COMITÉ DE DEFENSA


NOMBRES DE LOS INTEGRANTES DE LA COMISIÓN DE REDACCIÓN.

49