Está en la página 1de 5

Mariposa Bella

Cuenta la historia que un día de primavera todos los animalitos del bosque se preparaban
para una gran fiesta. Todos estaban invitados y querían ponerse muy lindos; pero Bella la
mariposa se creía muy superior a sus amiguitos. Decía que no iba a ir al baile porque no
tendría alguien con quien estar y que estuviera a su altura, o que fuera tan hermosa como
ella, y tan inteligente.

Todos los animalitos se prepararon, con adornos de flores, ramitas, sombreritos y muchos
colores. Tanta dedicación se debía a que en el baile encontrarían pareja para formar sus
hogares y familias.

Bella, la mariposa, decía que no se iba a poner nada porque ya era muy linda. Cuando llegó
el momento todos fueron al baile y Bella para no quedarse sola también se fue. El gran
salón estaba decorado con hermosas luces, guirnaldas y un gran espejo que era el centro de
la fiesta. Todos bailaban contentos y se divertían.

Bella encontró a un ser precioso pero que no hablaba, no pensaba, solo sonreía si ella lo
hacía, y le saludaba cuando ella también lo hacía. Los animalitos comenzaron a reírse de
Bella, pero ella no les hizo caso y siguió encantada con esa persona fascinante. Fueron
pasando las horas y todos encontraron pareja y se iban a sus casas muy contentos.

Y cuando ya no había nadie en el salón, Bella desesperada se dio cuenta de que el ser
fascinante que había estado con ella toda la noche,
era su propio reflejo en el gran espejo del salón.
Bella llorando se dio cuenta que había estado toda
la noche con un ser frío y sin vida, que era muy
hermoso pero que no le podía brindar nada, y ya se
había quedado sola.

FIN
El bebé elefante
Soy el oso hormiguero, y os voy a contar una historia única. Si les digo que en el
zoológico había una excitación y un revuelo poco común, no les miento... a pesar de mi
larga nariz. Nacía el primer día de otoño, mientras las hojas decoraban las calles,
transformándolas en mullidos ríos dorados.

El sol asomaba, todavía con un poco de sueño. Mientras se desperezaba, cumplía con su
diaria tarea de iluminar la vida. Y hablando de vida y de iluminar... todos los animales
estábamos esperando al nuevo integrante de la familia de los paquidermos. Justamente
HOY era el día de llegada del nuevo pequeñín. La gente hacía cola para ver al bebé recién
nacido.

En la entrada del zoológico había largas filas de chicos para votar el nombre que le
pondríamos. Mi jaula, que estaba justo frente al terreno de los elefantes, me permitía
observar todo lo que allí ocurría, casi sin perder detalle. Pasó el tiempo, y Junior, así lo
habíamos llamado al bebé que hoy ya tiene 5 años, veía que era un tanto diferente de sus
padres. La trompa no le crecía, su boca era enorme y llena de dientes, arrastraba la panza al
caminar y tenía una larga y robusta cola.

- Mamá -, decía el pequeño, - me da la sensación que no me parezco demasiado a ustedes...


que soy muy diferente.

Dos días transcurrieron con la inquietante pregunta de Junior, hasta que una tarde, cuando
la gente ya se había marchado, los orgullosos papás elefantes se sentaron a charlar con su
pequeño hijo. Entonces le explicaron que como mamá no podía tener elefantitos en su
panza, habían decidido adoptar un bebé... y tuvieron la suerte de tenerlo a él.

Que es un tanto diferente, es cierto... después de todo había salido de la panza de una
"cocodrila". ¿Pero a quién podía importarle si tenía orejas grandes o casi invisibles...?
Después de todo y con todo, un hijo es un hijo tal como es, y se lo conoce por el corazón y
no por el color o la forma.

"El amor es el único capaz de decidir quién es hijo de quién." El elefantito con aspecto
de cocodrilo se quedó pensando un buen rato. Luego, miró a sus padres y les dijo:- Mami,
papi, ahora sí que los quiero mucho más que antes.- Desde mi jaula, pude entonces ver un
nuevo milagro. Mientras Junior dormía, comenzó a crecerle una pequeña y hermosa
trompita. Y que a nadie le quepa duda, que esta transformación era debido al fuerte
sentimiento de amor que unía a esta gran familia. Ustedes se preguntarán cómo es que yo sé
tanto de esto... Bueno, les diré que la familia de este oso hormiguero que les habla, está
formada por un papá oso gris y una mamá panda.El sol comenzó a esconderse dejando que
la luna se refleje en el lago de los flamencos rosados... el silencio absorbió el bullicio de la
multitud, y el otoño siguió su camino hacia el no tan frío invierno del Jardín zoológico.

FIN
la hormiga
La historia pasó en un hormiguero muy bien escondido, repleto de ventanitas, donde se ven
entrar y salir permanentemente a los movedizos habitantes durante todo el día.

Un verano, Margarita vio a una hormiga que se esforzaba de un modo original, y le llamó la
atención. Era la hormiga Selena, hermana mayor de una numerosa familia de catorce hijos.
Sus papás contaban con ella para que después del colegio o de jugar, los ayudara a juntar
palitos, semillas y hojas que servían para alimentarse durante el invierno

Ese verano en particular, Selena había trabajado mucho, porque su mamá se había ido de
viaje unos días a visitar a Penina, una tía anciana que vivía en un hormiguero lejano.

Margarita nos contó que era en la otra punta del terreno. Selena deseaba que, al regresar, su
mamá pudiera descansar y contarle todas las cosas que había visto en el camino.

Por eso, trabajó casi sin descansar juntando hojas, durante el tiempo que su mami no
estuvo. Así, el depósito de la casa ¡había quedado repleto de palitos y hojas!

El día del regreso había llegado y Selena se esmeró aún más: preparó una bella mesa para
tomar el té, con tarta de frutillas, su preferida, y cuando terminó dijo: “Voy descansar en el
sillón hasta que mamá abra la puerta”.

Pero, tan, tan cansada estaba que se quedó dormida y cuando llegó Enriqueta (así se
llamaba su mamá) ¡no la pudo despertar! Durmió casi un día entero.

Es que Selena se había esforzado al punto de quedar exhausta y no pudo disfrutar de lo que
más deseaba... Al despertar, Enriqueta o Queta como le decían todos, estaba a su lado
acariciándola y susurrándole:

- Mi laboriosa hormiguita, gracias por todo lo que te esmeraste, pero no era necesario que
lo hicieras vos sola, estaban tus hermanos para ayudarte.

Al fin, pudieron conversar, Queta le contó el paisaje florido que había visto en el camino, y
le trajo de regalo unas ricas hojas de arándano de la casa de Penina. Selena había aprendido
una gran lección: no olvidarse de descansar y de disfrutar, a pesar de lo que se propusiera
hacer. Por eso, dijo:

-Después de todo, lo primordial es compartir con los que amo lo mejor de mí. Y si sólo
pienso en trabajar me pierdo lo importante. Selena siguió siendo una hormiga hacendosa
pero más feliz. Es que había aprendido que llevar la carga tiene sentido, si nos queda
alegría y tiempo para amar.

FIN
Shiva, una perrita con suerte
Me llamo Shiva, soy una perrita color canela. Soy muy inteligente porque voy a la escuela.
Cuando era muy chiquita me separaron de mi mamá. Estaba muy enferma y no me podía
cuidar. Sola anduve por la calle, entre la gente y nadie me podía ayudar. Pasé frío, hambre,
sueño y miedo en tanto andar.

Un día de mucha lluvia torrencial, me escondí del mundo, y mis ojos lloraron entre los
truenos y sólo le pedía a la vida una familia que cuidara de mí y me quisiera tanto como yo
las querría si la tuviera conmigo. Tiritaba de frío y me puse enferma. Empecé a perder mi
pelo y me picaba todo el cuerpo.

Al salir de mi cobijo la gente me


miraba y salía huyendo. Pude ver mi
imagen en un escaparate y la verdad
daba miedo: flaca por el hambre,
sucia, mojada y con poco pelo.
Esta historia que parece triste no lo es
, porque después de tanto vagar, sufrir
y llorar, con una familia dulce me
crucé, y ellos en mis padres se convirtieron, a pesar de no ser perritos como yo.

En la actualidad soy una perra mimada, de pelo sedoso y con una cola como un plumero
llena de pelos. Soy tan feliz como una perdiz al ser un integrante de esta familia de
humanos, tanto que a veces hasta me olvido de ladrar, pero no me importa porque con
caricias y besos me sé comunicar.

He viajado mucho, cruzado el océano en avión, he ido a la montaña, perseguido patitos en


el lago para jugar, palomas en la plaza para asustar, he corrido en valles entre ovejas, he ido
a la playa y nadado con las olas en el mar. Mi momento preferido es salir a pasear al parque
y revolcarme en el césped.

He conocido mucha gente, he hecho amigos perritos en cada sitio que hemos visitado y
nunca me faltó cobijo, mimos, un techo calentito, comida, risas, juegos, amor y seguridad.
No importa cuán duro haya sido un momento de mi vida, lo importante es que hoy conozco
la felicidad, la vida me supo escuchar y una familia me regaló y yo como no soy tonta lo
supe valorar, y con alegría disfrutar.

FIN
Mariposita Caprichosa
La Mariposita tenía un lindo color amarillo. Un día, mientras volaba entre las flores vio una
mariposa azul; regresó donde estaba su mamá y le dijo: Mami, mami, he visto una mariposa
azul. ¿Y qué? preguntó mamá mariposa. 'Que yo quiero ser azul', dijo Mariposita.

La mamá pintó las alas de su hijita de un lindo color azul, que enseguida salió a lucir al
jardín. Ah! Pero entonces vio una mariposa color naranja, y la historia se repitió.
Mariposita quiso tener alas de color naranja; la mamá la complació de nuevo, pintando sus
alas de color naranja.

Al otro día temprano, mariposita voló y voló, luciendo nuevo color en sus alas. Y de esta
vez más allá del jardín. Y se encontró con un grupo de mariposas blancas. De inmediato
voló a casa. 'Mami, mami. Ya no quiero este color, quiero ser blanca, como unas mariposas
que he visto hoy', rogó la mariposita.

Y la mamá, de inmediato, lavó las alas de la pequeña y las pintó de un blanco reluciente.
Pero sucedió que mariposita estaba tan oronda con su nuevo color, que no se dio cuenta de
que llegaba una fuerte lluvia. Se refugió en un árbol, porque las mariposas nunca dejan que
la lluvia las moje.

Pero el viento era muy fuerte, y la pequeña mariposita no pudo evitar que le cayeran unas
cuantas gotas desprendidas de las hojas del árbol. ¿Saben lo que pasó entonces? Que las
alas de mariposita empezaron a desteñirse, a tomar todos los colores que su mamá le había
pintado, aunque no aparecía su lindo color amarillo.

Cuando regresó a su casa, mariposita estaba muy fea. Su mamá casi no la conoció. "Ves,
hijita. Esto te ha pasado por caprichosa. Debiste estar feliz, contenta con tu color y no andar
queriendo parecerte a otras mariposas." La pobre mariposita lloró un montón. Estaba
arrepentida. Creyó que nunca volvería a lucir el lindo color amarillo de sus alas.

La mamá la dejó llorar, hasta que fue a ayudarla, le limpió las alas hasta que se vió aquel
amarillo que parecía oro. Desde entonces, mariposita no volvió a tener caprichos tan tontos,
y aprendió a quererse a ella misma, fuera como fuera.

FIN

También podría gustarte