Está en la página 1de 3

Capítulo 2

EL CONCEPTO DE GANANCIA Y SUS MECANISMOS EN EL


ENVEJECIMIENTO COGNITIVO

Una ganancia constituye una mejora, un avance, progreso o quizá incluso


movimiento hacia un objetivo valioso.

La pérdida puede ser un estado de deprivación de lo que se poseía anteriormente


o de lo que hubiera podido conseguirse, ya sea, en lo que respecta a cantidad o
calidad. Las pérdidas suelen ser el resultado de falta de esfuerzo, accidentes,
enfermedad o declive progresivo.

Si no hay cambio ni alteración en el estado de un sistema o proceso, se dice que


se mantiene estable.

Las transformaciones a lo largo del ciclo vital son cambios que implican fases y
diversidad de ganancias, pérdidas y mantenimientos.

Los cambios biológicos, sensoriales y cognitivos que se producen con el


envejecimiento suelen evaluarse, razonable y predominantemente, como pérdidas.

Durante gran parte del siglo XX, algunos psicólogos destacaron que el desarrollo
cognitivo adulto no puede caracterizarse enteramente como pérdida y, de hecho,
podría incluir una forma de ganancia.

Estas ganancias no son vistas como excepciones a la regla de las pérdidas, sino
más bien independientes del deterioro, producidas como resultado de una
ampliación (o crecimiento) del organismo o el entorno.

Los estudiosos señalan que el desarrollo a lo largo de la vida se presenta como un


proceso complejo que refleja transformaciones simultáneas de ganancias,
pérdidas y mantenimiento; en otras palabras podríamos decir que mientras se
producen más ganancias que pérdidas al comienzo de la vida, hay más pérdidas
que ganancias al final de ésta.

Los textos que hablan sobre desarrollo adulto y envejecimiento presentan mucha
más información sobre ganancias cognitivas que sobre pérdidas; centrándose más
sobre las posibles ganancias del envejecimiento cognitivo.

Las encuestas realizadas acerca de las creencias de las personas sobre las
ganancias y las pérdidas en el envejecimiento cognitivo señalan que los
participantes identificaron un conjunto de atributos cognitivos que creían
deseables y que consideraban seguían una trayectoria de mejora sostenida a lo
largo de la vida. Además personas legas en la materia creían que las perdidas
cognitivas incluían características, tales como ser inflexible, lento de pensamiento
y olvidadizo.

Se han identificado varios procesos que podrían experimentar una mejora con la
edad.

Las mejoras y las pérdidas cognitivas con la edad, se pueden abordar desde tres
puntos de vista:

1.- Ganancias como ganancias, o la idea de que éstas surgen y se mantienen a


pesar de, o al margen de, las limitaciones que implican las pérdidas. Se refiere a la
existencia de crecimiento continuado o renovado a lo largo de la vida adulta.

Las habilidades o estilos de solución de problemas que no están limitados por el


razonamiento formal, son denominadas operaciones postformales.

La sabiduría es un rasgo de la cognición que se valora positivamente y que, a


menudo, se considera que aumenta con los años.

2.- Ganancias como pérdidas de magnitud inferior, o la idea de que existe cierta
consolación en las pérdidas cognitivas que se producen:

a) más tarde de lo esperado

b) no son universales

c) a un nivel inferior del temido o predicho

d) a un nivel que no debilita el funcionamiento en las habilidades cotidianas

El efecto global de las pérdidas puede estar mitigado por los procesos que sirven
para compensarlas mediante redefinición y redirección, por ejemplo: reducir el
criterio subjetivo de éxito, adaptar los objetivos personales así como la elección de
otros nuevos y más factibles, interpretaciones positivas ante las pérdidas que
experimenta un individuo.

A pesar de la imparable reducción de capacidades biológicas, es posible ofrecer


ambientes modificados en los que podrían reorganizarse las conductas
productivas de los ancianos.

En definitiva, las pérdidas de esta magnitud menor pueden contemplarse como


“ganancias” ya que las personas siguen rindiendo con un grado aceptable de
éxito, si no óptimo, a pesar del declive.
3.- Ganancias en función de las pérdidas, o ganancias aparentes que están unidas
a pérdidas específicas o generales, ocasionadas por ellas, o compensando las
pérdidas.

Su principio básico es que las pérdidas o déficits cognitivos son un hecho


fundamental e inevitable del desarrollo adulto y del envejecimiento. Un término
fundamental es el de compensación; que se refiere a los procesos mediante los
cuales se reduce o elimina la diferencia entre las habilidades actualmente
disponibles y las demandas ambientales.

Aquí el término de ganancia se refiere al desarrollo de medios nuevos o


complementarios para llevar a cabo una tarea cognitiva; pudiendo ser en función
de las pérdidas en el cerebro, en función de una alteración orgánica, en o a través
de contextos de colaboración, etc.

También podría gustarte