Está en la página 1de 4

Marco Teórico

Técnicas de Estudio

Para poder estudiar utilizamos diferentes formas o técnicas para facilitar la


comprensión. Se puede decir que no todas son tan efectivas como pensamos, además
de estas, necesitamos adquirir un hábito porque si existiera una y no la otra, no
podríamos mejorar nuestro aprendizaje, si hay un buen habito habrá un buen resultado
en la técnica que utilicemos.

Las técnicas de estudio o estrategias de estudio, son las distintas formas de aprender
en general. Existe gran variedad de estas que van enfocadas en la organización de
información y retención de la misma, con la finalidad de superar una prueba o examen
del estudiante.

La palabra estudio viene del latín stadium que significa empeño, dedicación, mirar con
detenimiento una cosa. En términos generales, implica aplicar la atención metódica y
estructurada al objeto en el cual se centra el interés de aprender (Agudelo Figueroa,
Santa Gutiérrez, & Santa Gutiérrez, 2009, pág. 51).

La manera en que se formulan, y agrupan las técnicas, se ve relacionada con el


proceso de estudio, como la planificación, subrayado, resumen, mapas mentales,
mapas conceptuales, etc. De forma más amplia, una técnica que ayuda a estudiar y
superar exámenes puede ser llamada técnica de estudio, incluyendo administración del
tiempo y motivación.

La enseñanza de las técnicas ayuda al mejoramiento de procesos constructivos de


partes mentales que influyen en la parte cognitiva. Es pieza fundamental de la práctica
educativa, a veces heredada por generaciones anteriores de alumnos o por la
necesidad de aprender de forma rápida y efectiva. Las estrategias didácticas son muy
ideales para promover un aprendizaje más profundo con respecto de aplicar la teoría a
la práctica y viceversa.

Identificación de los Factores que Influyen en el Estudio

El éxito académico depende principalmente de cuatro aspectos:

1. Aptitudes intelectuales
2. Conocimientos previos
3. Motivación
4. Técnicas y hábitos de estudio.

Se debe aclarar que la lectura simple de las técnicas de estudio o asistencia a un curso
de las mismas no garantiza resultados. Para sacar provecho a las técnicas de estudio
no basta con leerlas o conocerlas, deben ser aplicadas.

Respecto a las actitudes intelectuales, pueden ser la espacial, numérica, razonamiento


abstracto y aptitud verbal. Los conocimientos previos están formados por la
información que un alumno tiene almacenada en su memoria, debido a experiencias
pasadas.

La motivación es sinónimo de una necesidad e incentivo. Influye en dos principales


aspectos de la conducta que son la dirección e intensidad del aprendizaje (Chóliz
Montañés, 2004, pág. 13).

Podemos identificar las buenas técnicas y hábitos de estudio como: "Las costumbres
que posee el estudiante al momento de llevar a cabo sus tareas escolares con el fin de
mejorar su actividad, además de ayudarle a obtener un rendimiento escolar
satisfactorio". Los malos hábitos, al contrario, provocan que se retrasen en las tareas y
sufran durante el periodo de exámenes.

El alumno debe conocer su propio proceso de aprendizaje, programar ciertas


estrategias de memoria, resolución de problemas, elección y toma de decisiones, para
el estudiante se convierta en autodidacta y autorregule su enseñanza. La eficacia y
capacidad del conocimiento se verá reflejada en la práctica.

Algunos factores importantes que influyen para la aplicación de las técnicas de estudio
son: lectura y análisis, recursos personales, interés, objetivos del trabajo, tiempo, lugar,
planificación, etc.

Habilidades Cognitivas y Técnicas de Estudio

Una técnica de aprendizaje toma en cuenta los distintos detalles que intervienen en la
acción eficaz y adecuada. No hay técnica de estudio perfecta; una técnica es una
herramienta concreta y por tanto, previamente se identifica la habilidad cognitiva que se
va a desarrollar.

En las técnicas que conducen al conocimiento, se puede mencionar:

 Auto-observación (sujeto y objeto que se centran en uno mismo).


 Observación directa (se observa el hecho o elemento en su lugar natural de
acción).
 Observación indirecta (se aprovechan las observaciones de otras personas o
registros).

Los métodos de memorización incluyen estrategias básicas de cualquier información


que son repetibles cada vez que se estudia, por lo general se aplican: leer notas de un
libro de texto o reescribirlas.
Algunos métodos de habilidades de comunicación incluyen los de leer, escuchar y
visualizar. Educadores como John Dewey han argumentado que los estudiantes
necesitan aprender a utilizar el pensamiento crítico –cuestionar y complementar
evidencias a medida que aprenden. Pueden hacerlo durante la asistencia a
conferencias o en la lectura (Wikipedia, 2012).

Es mejor adquirir pocos conocimientos de una manera firme y lógica, que muchos de
manera superficial, y desordenadamente, ya que la deficiencia de los contenidos
impide su fácil asimilación y se olvidan con facilidad.

Genaro Ambrosio (1983) sostiene que las herramientas mentales que se deben usar
para el estudio son: analizar, comparar, definir, generalizar y particularizar, resumir,
evaluar, deducir e investigar. Cuando se aseveraron estas herramientas hace 35 años
los alumnos poseían necesidades distintas a los de la generación actual, sin embargo,
la educación al evolucionar, también lo hace con las técnicas y hábitos, pero no con las
herramienta mentales que se usan de forma cotidiana y permanente en cualquier
situación de la vida.

Para comprobar que las técnicas de estudio son efectivas, se experimentan en la


práctica, donde cada alumno responderá de manera afirmativa o negativa, lo cual
causara que el estudiante busque distintas maneras de complementar su aprendizaje.
Se concluye que la finalidad de las técnicas de estudio es proporcionar aprendizaje
cognitivo, de comprensión e interacción.

También podría gustarte