Está en la página 1de 18

Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del

siglo XIX.

Tema 40
Transformaciones agrarias y proceso de
industrialización en la España del siglo XIX.
Rafael Montes Gutiérrez

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


1 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

TEMA 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del


siglo XIX

Resumen. Uno de los factores que explican el escaso desarrollo del sector
industrial y del campo español es el lento crecimiento de la población española a lo
largo del siglo XIX. Las transformaciones agrarias estuvieron vinculadas a los decretos
desamortizadores; la estructura de la propiedad agrícola y el nivel de producción
aumentaron significativamente, pero no la productividad por hectárea. La
industrialización nacional decimonónica registró un conjunto de intentos —públicos y
privados— por sentar las bases de una sociedad moderna e industrializada. Los
sectores más desarrollados fueron la industria siderúrgica y la industria textil. No
obstante, el panorama generalizado fue el fracaso de este conato de industrialización
nacional, fenómeno relacionado con la ausencia de capitales, de materias primas y
fuentes de energía, de medios de transporte, escasez de población y bajo nivel
cultural.

El desarrollo de este tema seguirá el siguiente esquema:

1. Lento crecimiento de la población

2. Transformaciones agrarias: cultivos y ganadería


Situación de la agricultura antes de las transformaciones
Transformaciones agrarias: cultivos y ganadería

3. Las desamortizaciones y sus efectos


Las desamortizaciones
Los efectos de las desamortizaciones

4. El proceso de industrialización. Carencias y realizaciones


La industria textil algodonera
La industria siderúrgica
El ferrocarril
Otras industrias

5. Causas del atraso industrial. El debate historiográfico


Causas del atraso industrial
El debate historiográfico

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


2 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

A nivel curricular los contenidos de este tema pueden ser trabajados en la


asignatura de Geografía e Historia en 4º ESO, y en la asignatura de Historia de España
en 2º de Bachillerato, tal y como establecen los siguientes currículos1:

- Para ESO el Decreto 48/2015, de 14 de mayo.


- Para Bachillerato el Decreto 52/2015, de 21 de mayo.

1
Ejemplo válido para la Comunidad Autónoma de Madrid. Cada opositor debería personalizar esta introducción
curricular adaptándola al currículo de la comunidad autónoma por la que se presente.

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


3 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

1. LENTO CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN

En opinión del historiador Josep Fontana, según su obra La época del


liberalismo (2007), a lo largo del siglo XIX España experimenta la primera etapa de
transición demográfica, que llega hasta principios del siglo XX; esta etapa se
caracteriza por un descenso progresivo de la mortalidad y el mantenimiento alto de
las tasas de natalidad. A mediados del XIX la mortalidad todavía se situaba en torno al
30‰, siendo las causas las malas cosechas (hambrunas), epidemias y guerras, tanto
civiles como coloniales. Las tasas de natalidad empezaron a descender en la última
década del siglo XIX hasta situarse en una posición intermedia (35‰) entre los países
de Europa Occidental y los de Europa Oriental. Durante la primera mitad del siglo XIX
la población española siguió creciendo a un ritmo similar al europeo-occidental a
pesar de la Guerra de la Independencia, la emancipación americana y de algunos
períodos de hambre y de epidemias. Durante la segunda mitad del siglo XIX se
recortó el crecimiento anual acumulativo —quedando reducido casi a la mitad del
europeo—, lo que se debió a las oleadas migratorias hacia a América y a las todavía
fuertes mortalidades, como la del cólera de 1885.

Se calcula para 1834 una población de 14 millones de españoles; donde se


advierte un mayor crecimiento fue en Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia y Málaga.
Con los planes de ensanche para acoger a la inmigración se inició en esta época una
remodelación urbana. La emigración del campo a la ciudad es un fenómeno que se
inició durante el Antiguo Régimen, pero que se acentúa ahora por las
transformaciones de la propiedad agraria. La población alcanzó los 18 millones en
1900, aunque la esperanza de vida seguía siendo muy baja (había pasado de 29 a 35
años).

Si nos fijamos en el modelo matrimonial percibimos una importante


disminución del celibato y un aumento de la edad media de las primeras nupcias. Lo
primero tiene que ver más con las transformaciones sociales y mentales inherentes
del desarrollo económico, mientras que lo segundo se debe a las transformaciones en
la propiedad de la tierra.

El lento crecimiento de la población española a lo largo del siglo XIX


determinaría nuestra estructura económica. Por un lado no se produjo un trasvase
efectivo de la población del campo a la ciudad —con lo cual no existía una base de
obreros abundante que ayudara a poner en marcha la revolución industrial—, y por
otro lado la pobreza generalizada del español del siglo XIX hacía que demandara
pocos productos industrializados. El porcentaje de población ocupada en el sector

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


4 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

primario en el siglo XIX era del 64%, en el sector secundario en torno al 18-20%,
aumentando el terciario en las últimas décadas del siglo.

2. TRANSFORMACIONES AGRARIAS: CULTIVOS Y GANADERÍA

SITUACIÓN DE LA AGRICULTURA ANTES DE LAS TRANSFORMACIONES

La economía española de principios del siglo XIX seguía siendo


predominantemente agraria. Los grandes propietarios y las grandes extensiones
agrarias —los latifundios— seguían siendo en muchos territorios los sostenedores del
régimen económico, anquilosados en métodos, técnicas y productos procedentes de
la Edad Media.

El modelo agrario feudal seguía siendo el dominante, estas eran sus


características: baja productividad por hectárea; uso de un utillaje rudimentario; nula
inversión de capital en la agricultura; escaso empleo de abonos de origen biológico;
producción destinada al autoconsumo; cultivos de carácter alimenticio,
predominando los cereales como el trigo. A lo largo de la centuria este modelo
agrario feudal entró en crisis debido al aumento de la población española, lo que
llevó a la necesidad de aumentar la producción para abastecer a toda la población.

Si estudiamos la estructura de la propiedad agrícola en relación con las


diferentes clases sociales en el campo, encontramos los siguientes grupos: grandes
propietarios no cultivadores, que eran la nobleza, el clero y algunos burgueses que
consideraban la tierra como paso hacia el ennoblecimiento. Todos ellos vivían de las
rentas que producían las tierras; nuevos propietarios de latifundios cultivados de
forma capitalista, siendo este último el grupo social más beneficiado por la
desamortización; pequeños propietarios cultivadores, cuya proporción disminuyó al
igual que sus ingresos; arrendatarios y aparceros a corto plazo. Su número aumentó y
su situación empeoró, ya que se les exigía cada vez mayores rentas. También eran
comunes los contratos a largo plazo como los censos y foros (arrendamientos de
tiempo indefinido) y rabassa morta (de larga duración); jornaleros campesinos, cuyo
número fue aumentando y también los problemas para conseguir trabajo. Estos dos
últimos grupos fueron los que nutrieron la industria con mano de obra barata.

TRANSFORMACIONES AGRARIAS: CULTIVOS Y GANADERÍA

La desamortización afectó en un grado muy alto a la agricultura: se vendieron


alrededor de diez millones de hectáreas, lo que supone el 20% del territorio nacional
y el 40% de la tierra cultivable. Los propietarios institucionales —la Iglesia, el Estado,

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


5 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

y los municipios— no eran empresarios productivos, ya que les faltaba capital e


iniciativa empresarial. Con el nuevo propietario nacía la figura del empresario
agrícola, que consideraba su explotación como una fuente de beneficios y de
ingresos, por lo que buscaba siempre la máxima rentabilidad. Sin embargo, si el
nuevo propietario era un latifundista que compraba por razones de prestigio, si
aspiraba simplemente a especular con un alza del precio de la tierra, o si carecía de
capital o de conocimientos para efectuar las mejoras, el cambio podía dejar intacto el
régimen de cultivo. Pese a ello, en líneas generales se puede afirmar que la
producción agrícola aumentó en el siglo XIX, pero aumentó por la ampliación de la
tierra cultivada más que por el de la productividad, lo cual implica un estancamiento
tecnológico.

La agricultura decimonónica estaba dividida entre un sector relativamente


moderno y exportador integrado por la vid, el cultivo de la naranja y los frutos secos,
y un sector de subsistencia claramente deficitario, que era el cerealícola. Durante casi
todo el período la política de protección gubernamental de los cereales, y más
concretamente el del trigo, retrasó el trasvase de mano de obra y capital hacia el
sector exportador, aunque si bien es cierto por otro lado evitó tensiones sociales que
podrían haber llevado al país a un verdadero suicidio nacional.

En cuanto a la ganadería puede afirmarse que la cabaña ganadera sufrió una


tendencia decreciente durante la mayor parte del siglo para luego iniciar una lenta
recuperación en los últimos años del XIX. Las causas de este descenso fueron la
abolición de los privilegios de la Mesta en las Cortes de Cádiz y el desplazamiento de
cultivos forrajeros por otros alimenticios —debido el aumento de la demanda
ocasionado por el crecimiento de la población española—. El incremento del censo
ganadero de los últimos años se puede deber a la crisis agraria experimentada a fin
de siglo, lo que pudo provocar que muchas tierras marginales se convirtieran en
pastizales.

3. LAS DESAMORTIZACIONES Y SUS EFECTOS

LAS DESAMORTIZACIONES

En esencia, la desamortización decimonónica consistió en la incautación por


parte del Estado —mediante compensación económica— de bienes raíces
pertenecientes en su gran mayoría a la Iglesia y a los municipios. Estos bienes
incautados —nacionalizados— fueron vendidos posteriormente en subasta pública y
constituyeron una parte importante de los ingresos de la Hacienda.

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


6 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

La existencia de una gran masa de bienes en poder de manos muertas, como


las tierras extra-comercium, cuyos titulares, por definición, no podían ni cultivarlas ni
venderlas y sólo cobraban rentas, había aparecido en los pensadores del siglo XVIII. A
partir de 1765 encontramos en España un impulso de reforma agraria motivada por
las Sociedades Económicas de Amigos del País y las ideas de ilustrados como
Jovellanos y de políticos como Campomanes y Floridablanca. El Expediente de la Ley
Agraria, con informes tan trascendentes como el de Jovellanos (1787), vino inspirado
por la legislación sobre la libertad de comercio y se centró en la estructura de la
propiedad (mayorazgos, manos muertas, arrendamientos, enfiteusis, etc.). En opinión
de Tomás y Valiente no se pensaba en la posibilidad de expropiar a la Iglesia en el
siglo XVIII, sino tan sólo de limitar su capacidad de adquirir. Los bienes de los
municipios se consideraban bajo la potestad real, eran llamados propios, comunes y
baldíos; sobre ellos Carlos III decretó que en ciertas zonas los ayuntamientos debían
hacer accesible las tierras municipales a los campesinos pobres.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, los apuros económicos del gobierno
de Godoy provocaron las primeras expropiaciones de bienes de la Iglesia, seguidas de
su venta pública y redención de títulos de la Deuda pública.

También hubo un proceso desamortizador durante el reinado de José


Bonaparte a expensas de los bienes del clero y de los aristócratas que se resistieron a
la dominación francesa; su finalidad era favorecer a los afrancesados y conseguir
fondos para la Hacienda.

Las Cortes de Cádiz elaboraron un decreto de desamortización en 1813 que


establecía la nacionalización de los bienes raíces de los afrancesados, jesuitas,
órdenes militares, de los conventos y monasterios destruidos durante la guerra, y
parte del patrimonio de la Corona. Estos bienes se podían comprar, parte en metálico
y parte mediante la redención de títulos de Deuda pública. El decreto no se aplicó
porque lo impidió el golpe de Estado de Fernando VII en mayo de 1814, aunque entró
en vigor durante el Trienio Liberal. Contenía los rasgos básicos de todas las
desamortizaciones del siglo XIX, que son la subasta pública de los bienes
nacionalizados y la admisión en pago de dinero en metálico o títulos de Deuda
Pública, o lo que es lo mismo, la concepción de la desamortización como una medida
fiscal para sanear la Hacienda y no como una reforma agraria y posterior reparto de
tierras entre los campesinos.

La desamortización de Mendizábal fue emprendida primero como ministro de


Hacienda y más tarde como jefe del gobierno. Se realizó entre 1835-1837,
destacando el Decreto de 1836 por el cual los bienes del clero regular fueron

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


7 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

nacionalizados y puestos a la venta. Perseguía un triple propósito: costear la guerra


carlista, acabar con el clero que apoyaba al carlismo y crear una copiosa familia de
propietarios adictos al régimen. Sus resultados fueron decepcionantes, ya que no se
logró enjuagar la deuda pública y además el liberalismo se granjeó enemigos entre
los católicos y un sector del campesinado se hizo antiliberal.

La posterior Ley de 1841 —puesta en marcha durante la regencia de


Espartero— nacionalizaba los bienes del clero secular, pero el regreso del partido
moderado al poder en 1844 hizo que las ventas quedaran suspendidas.

Hubo de esperar al Bienio Progresista y a su intensa labor legislativa, que tenía


como fin promover la economía española, para continuar con la desamortización.
Una de esas leyes era la Ley Madoz o "desamortización general" de 1855, por la cual
no sólo se vendían los últimos bienes de la Iglesia, sino todos los bienes amortizados
pertenecientes al Estado y a las alcaldías de los municipios.

LOS EFECTOS DE LAS DESAMORTIZACIONES

Los bienes desamortizados se vendieron en pública subasta al mejor postor


con el fin de maximizar los ingresos y minimizar el tiempo de obtención del dinero.
Los compradores fueron aristócratas, clérigos, burgueses y pequeños propietarios,
muchos de ellos tenedores de Deuda pública. Aunque la mayoría de los historiadores
coinciden en que la desamortización contribuyó a aumentar la propiedad
latifundista, según el hispanista estadounidense Richard Herr no se introdujo una
modificación fundamental en la estructura de la propiedad agraria, sino que la
propiedad cambió de manos pero no se concentró ni se dispersó significativamente;
para Herr el impacto más fuerte fue económico, ya que puso en cultivo tierras hasta
entonces poco, mal o nada explotadas, y la prueba de que la desamortización era una
solución más económica que política la encuentra en que recurrieron a ella tanto
conservadores como liberales.

En cualquier caso, todos están de acuerdo en que los beneficiarios del proceso
fueron la nobleza terrateniente, que a cambio de unos derechos señoriales —que a
menudo eran puramente simbólicos— ganó la plena propiedad de sus tierras,
además del resto de compradores, y sobre todo burgueses que habían comprado
deuda pública, porque adquirieron tierras a un precio relativamente reducido. Las
víctimas fueron la Iglesia y los municipios por razones obvias, pero también los
campesinos pobres porque hasta entonces habían venido beneficiándose de la
explotación semifurtiva de la propiedad eclesiástica o comunal. A partir de ahora el
nuevo propietario no permitiría ese tipo de explotación, por lo que no es de extrañar

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


8 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

que en la desamortización decimonónica se haya visto el origen de las rebeliones


campesinas de signo carlista y anarquista.

4. EL PROCESO DE INDUSTRIALIZACIÓN. CARENCIAS Y REALIZACIONES

LA INDUSTRIA TEXTIL ALGODONERA

Las condiciones de partida de España para el desarrollo de la industria


algodonera no eran buenas, siendo uno de nuestros grandes inconvenientes la
escasez y mala calidad del carbón localizado en el norte, por lo que Cataluña estaba
bastante alejada de los centros productores de hulla. A esta situación debemos
sumar la desaparición de la demanda colonial tras la pérdida de las colonias y la
exigua demanda interior motivada por el estancamiento demográfico y la pobreza
generalizada. La industria textil algodonera catalana creció a lo largo del siglo XIX,
aunque fue siempre a rastras de la algodonera inglesa, con una tecnología más
atrasada y unos productos de peor calidad y con precios más elevados, por lo que
nunca pudo competir con ella; porcentualmente sólo representaba un 10% de la
industria británica.

Las causas de su desarrollo se han de buscar en el adelanto relativo de


Cataluña en comparación con el resto del país, y en la protección arancelaria. El
Principado Catalán manifestó desde mediados del siglo XVIII una importante vitalidad
demográfica acompañada de una intensa actividad comercial, favoreciendo ambas la
acumulación de capital y una oferta de mano de obra barata para el nacimiento de un
pequeño núcleo textil algodonero. Durante el siglo XIX esta industria creció
basándose en el abastecimiento del mercado nacional garantizado por los aranceles a
los productos británicos, y en las últimas décadas gracias al monopolio del mercado
antillano.

Veamos su evolución: en Cataluña se creó una versión de la hiladora jenny


llamada bergadana; a principios de siglo se importó la mule de Crompton —una
máquina que resultaba de la fusión de la jenny de Hargreaves y la frame de
Arkwright—. Tras el parón que supuso el absolutismo de Fernando VII, fue en la
década de 1830 cuando se empezó a utilizar en Barcelona el vapor en el proceso de
hilado, fenómeno que recibía el nombre de bonaplata. En la década de 1840, una vez
concluida la guerra carlista, comenzaron a introducirse los primeros telares
automáticos llamados selfactinas (el nombre venía de self-acting machine), este
desarrollo se vio entorpecido por la resistencia obrera a la sustitución de hombres
por máquinas, ocasionando un severo conflicto en julio de 1854. Sin embargo, la

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


9 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

industria continuó creciendo y en 1855 se registró el año de mayor crecimiento de la


industria textil algodonera.

La política progresista de 1854-1856 abrió nuevos campos de inversión —los


ferrocarriles y las tierras desamortizadas— para la exigua clase burguesa española;
esta situación, unida a la depresión económica de 1857-1858, el "hambre del
algodón" causada por la guerra de Secesión en Estados Unidos (1861-1865), y la
depresión de 1865-1868, provocaron un freno en el desarrollo textil. A partir de
1868, aproximadamente, tuvo lugar un proceso de recuperación que duró unos
quince años. La crisis de 1882-1884 afectó gravemente a la estructura económica de
Cataluña, y en particular a su sistema bancario. Esta crisis dio lugar a un manifiesto en
defensa de los intereses de Cataluña llamado Memorial de Greuges o Memorial de los
Agravios titulado Memoria en defensa de los intereses morales y materiales de
Cataluña, fechado en 1885 y dirigido al rey Alfonso XII a la antigua usanza de las
Cortes Catalanas.

Se pensaba que la solución a la crisis, y en particular a la de la industria


algodonera, sólo podía venir por vía legislativa. A partir de esos años la industria textil
algodonera recibió una nueva ayuda con la Ley de Relaciones Comerciales con las
Antillas de 1882, que en conjunción con el arancel de 1891, estableció el librecambio
para las exportaciones españolas a Cuba y Puerto Rico y el proteccionismo para las
importaciones a las colonias y a España. Con esto la producción volvió a crecer
rápidamente en los últimos años del siglo. La pérdida de las colonias con la Guerra de
Cuba (1895-1898) no provocó el fin de las exportaciones, pues la depreciación de la
peseta y las relaciones comerciales con las ex colonias y otros países
hispanoamericanos y del Mediterráneo oriental mantuvieron altas las exportaciones.
El estancamiento definitivo de esta industria se registró durante la primera década
del siglo XX.

LA INDUSTRIA SIDERÚRGICA

Según la teoría de localización económica, la industria siderúrgica debe


situarse cerca de las fuentes de carbón de coque. En España se sitúa cerca del hierro
porque carece de yacimientos de coque, por lo que en principio estamos ante una
industria no competitiva.

En la primera etapa del desarrollo de la siderurgia española su ubicación fue


Andalucía. Los primeros altos hornos se construyeron en Málaga ya que tenía
abundantes recursos ferrosos —a manos de la empresa La Constancia en 1826,
financiada por Manuel Agustín Heredia, exportador de aceite y vino y promotor del

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


10 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

Banco de Málaga—. En Sevilla se creó la sociedad El Pedroso para explotar los


yacimientos de hierro de Cazalla de la Sierra. La primera guerra carlista puso fuera de
juego las ferrerías vizcaínas, y al calor de las circunstancias se fundó una segunda
compañía siderúrgica en Málaga, la empresa El Ángel. El hándicap andaluz era el
coste del carbón vegetal que poseía un precio muy elevado, por lo que a partir de
1860 la hegemonía andaluza comenzó a declinar ante la competencia asturiana.

La segunda etapa de esta industria es de localización mucho más racional: fue


realizada en Asturias, situada al lado de las cuencas carboníferas de hulla en Mieres y
Langreo. En esta fase destacaron dos fábricas, la de Mieres y la de Felguera. La
fábrica de Mieres fue instalada en 1848 y estuvo siempre en manos extranjeras,
primero inglesas y luego francesas. La Felguera fue una empresa nacional, perteneció
a la Sociedad Pedro Duro y Compañía.

La última etapa de la industria siderúrgica fue la siderurgia vizcaína. Los


problemas de transporte y de combustible habían mantenido a las ferrerías vizcaínas
en una situación de subdesarrollo hasta mediados del siglo XIX. La primera sociedad
anónima con métodos modernos nació en 1841 en Begoña. Otra importante empresa
fue la de la familia Ybarra, que fue ampliándose hasta formar Ybarra y Compañía. Sin
embargo, la siderurgia vizcaína no inició su gran desarrollo hasta la Restauración
Borbónica gracias a un cambio en el sistema de producción de acero que permitió el
consumo de hierro vasco, el cual se exportaba a Inglaterra y en cuyos mismos fletes
llegaban abundantes cantidades de coque que se utilizaba en la siderurgia vizcaína
como fuente de energía. A mediados de la década de 1880 se modernizó al introducir
el convertidor Bessemer y poco después los hornos Siemens-Martin y Thomas. La
siderurgia vizcaína estuvo en manos de tres grandes empresas. En 1882, Ybarra y
Compañía se convirtió en la sociedad anónima Altos Hornos de Hierro y Acero, que
combinaba capital y directivos catalanes y vascos. En ese mismo año se fundó La
Vizcaya y en 1888 Iberia; estas tres empresas se fusionaron en 1902 formando los
Altos Hornos de Vizcaya. El crecimiento de la industria siderúrgica fue espectacular,
pero aún así en 1900 la producción española era inferior a la inglesa, que había sido
superada, a la vez, por Alemania.

EL FERROCARRIL

En cuanto al ferrocarril, la primera línea Barcelona-Mataró fue inaugurada en


1848, y la línea Madrid-Aranjuez pudo inaugurarse en 1851. La construcción y la
explotación de los ferrocarriles se dejó a la iniciativa privada mediante la Ley de
Ferrocarriles de 1855, que establecía facilidades para su construcción y auxilios por
parte del Gobierno para favorecer la rápida construcción de la red. En 1876 la red

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


11 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

ascendía a 6.000 km, y entre 1876 y 1895 llegó casi a duplicarse. El objetivo de la Ley
de 1877 era paliar los desequilibrios impulsando el tendido de líneas transversales y
periféricas. Se incluyen los ferrocarriles de vía estrecha al servicio de la comunicación
comarcal de viajeros, entre otros fines. Así se completó el oligopolio entre la
Compañía del Norte y la MZA. La inversión de capital extranjero, especialmente
francés, en la construcción de la red se mantuvo superior al capital nacional; la
aportación extrajera era del 60%.

Jordi Nadal, en su obra El fracaso de la revolución industrial en España, 1814–


1913 (2009), considera que el impacto del ferrocarril en la economía española fue
muy grande: por un lado como consumidor e impulsor de la industria metalúrgica,
hullera, maderera y la específica de material ferroviario, y por otro lado como
productor de una nueva oferta de transporte de mercancías que rápidamente se
revelará sin competencia y dinamizará el intercambio. Una de sus manifestaciones
fue la desaparición de las diferencias regionales de precios agrícolas. Hasta 1900 su
principal cliente fueron las mercancías del sector agrario, de hecho el ferrocarril fue
decisivo en la gran expansión de la producción vinícola de los años ochenta. La
plantilla fija no fue numerosa: el personal cualificado, ingenieros y administradores,
llegaron de Bélgica, Francia e Inglaterra; se contrataron in situ labradores en paro
forzosos.

OTRAS INDUSTRIAS

Industria harinera. Era una industria auxiliar de la agricultura; tenía un gran


tamaño y un mercado muy amplio, aunque mostraba un fuerte estancamiento
tecnológico.

Industria vitivinícola. Estaba repartida por casi toda la geografía peninsular,


concentrándose especialmente en Andalucía y Cataluña como zonas exportadoras. La
especialidad de Cataluña era la exportación de vinos y licores a América, aunque
también exportó vino a Francia. Los vinos andaluces, de Málaga y Jerez, se
exportaban sobre todo a Inglaterra. El capital extranjero vino a instalarse en España
para organizar la exportación a sus respectivos países de origen —es el caso de las
familias inglesas Terry y Byass, y de la familia francesa Domeq—. El problema más
grave de la industria vitivinícola fue la plaga de la filoxera que atacó los viñedos
europeos en el último tercio del siglo XIX; afectó a Francia antes que a España, lo cual
produjo un decenio de prosperidad entre 1875-1885, seguido de otro decenio de
crisis.

Industria corchera. Localizada en Gerona, es una industria auxiliar de la


vinícola, y utiliza como materia prima la corteza del alcornoque. La caída de las

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


12 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

exportaciones de corcho coincide con la crisis de la filoxera francesa y española, pues


alimentaba a ambos mercados.

Industria lanera. Esta industria había tenido dos centros tradicionales: Castilla
la Vieja y Cataluña. Castilla la Vieja disfrutaba de la ventaja de ser una zona
productora de lana de primera calidad (lana de oveja merina), pero su desventaja
residía en el aislamiento económico, por ello su producción se limitó a mercados
locales. En Cataluña, el desarrollo de la industria algodonera estimuló la lanera al
utilizar los mismos factores productivos. Sabadell, Tarrasa y Barcelona fueron los
principales centros de esta industria lanera, produciendo géneros al estilo inglés y
alemán. Utilizaban como materia prima la lana castellana, sajona, australiana y
argentina.

Industria sedera. Se trataba de una industria muy tradicional en Valencia y


Murcia. A lo largo del siglo tendió a concentrarse en Barcelona, posiblemente por la
extensión del naranjo a expensas de la morera en Valencia y Murcia.

Industria del gas. Barcelona tuvo iluminadas sus calles con gas desde 1826.
Hacia 1850 había una docena de fábricas de gas localizadas principalmente en las
grandes ciudades.

Industria química. Era una industria complementaria de otras —de la textil, de


las de perfumería y de la industria minera— mediante la fabricación de explosivos,
aunque no alimentaba a la agricultura como en otros países desarrollados. Se localiza
en Barcelona, donde estaba relacionada con la textil.

Industria mecánica y metalúrgica. Fue de pequeño tamaño y producía


maquinaria para otras industrias, material naval y ferroviario, pero su importancia
económica durante este siglo fue muy reducida.

5. CAUSAS DEL ATRASO INDUSTRIAL. EL DEBATE HISTORIOGRÁFICO

CAUSAS DEL ATRASO INDUSTRIAL

El siglo XIX fue el siglo que registró el fracaso de la industrialización en España,


y fue el fracaso de una serie de intentos —tanto públicos como privados— por
conseguir industrializar nuestro país. Desde entonces, junto con Rusia e Italia, España
formó parte del grupo de rezagados frente a los países de la Europa noroccidental y
Estados Unidos. Intentos hubo muchos, por una parte tenemos los esfuerzos privados

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


13 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

de la clase empresarial catalana por crear una base industrial en el principado, y por
otra parte están los intentos del partido progresista por sentar las bases políticas y
legislativas de una sociedad moderna, es decir, industrializada. No obstante, ninguno
de estos intentos fue totalmente estéril, de hecho Barcelona desarrolló una notable
industria, y el país llevó a cabo la desamortización y la construcción ferroviaria, que
fueron necesarias para nuestro desarrollo económico.

Las causas que explican este fracaso son varias: una de ellas es el retraso de la
revolución demográfica española comparado con otros países de la Europa occidental
—un mayor aumento de la población hubiese aportado una mano de obra barata
para la industria—, otra es que tampoco hubo una auténtica revolución agrícola que
demandase productos industriales —pues como hemos explicado la agricultura
aumentó la producción pero por un aumento de la tierra cultivable, no por un
desarrollo tecnológico—, además la red de transporte española era completamente
ineficaz —obsoletos caminos de tierra, ausencia de navegación fluvial y tardío
desarrollo del ferrocarril—, y para finalizar hay que ser consciente de que en nuestro
país tampoco hubo una revolución tecnológica como consecuencia de la carencia de
capitales y del bajo nivel cultural (teníamos un 80% de analfabetos en 1860 cuando
en Francia sólo había un 30%).

EL DEBATE HISTORIOGRÁFICO

Jordi Nadal, economista e historiador español, discípulo de Jaume Vicens Vives


y considerado autoridad en la historia del proceso de industrialización en España,
analiza las causas del fracaso de nuestro intento de industrializar el país. En su obra
hace referencia a los siguientes factores: el fracaso de las desamortizaciones —del
suelo y del subsuelo— que malograron las bases naturales (agrícola y minera) en que
se debía haber asentado la revolución industrial; los apuros de la Hacienda,
perpetuados por los vicios del sistema político, culpables de restringir el mercado de
capitales para la industria y de imponer una infraestructura (red ferroviaria)
inadecuada; la inadaptación del sistema político y social a las nuevas realidades
económicas planteadas tras la pérdida de las posesiones continentales en América; el
estancamiento del sector energético y tradicionalismo del sector agrario, sin
ayudarse mutuamente; el despilfarro de recursos propios e hinchazón de las
importaciones, con desequilibrio de la balanza comercial. En resumen, falta de
coordinación y de integración de los principales sectores.

El especialista en historia agraria, Ramón Garrabou Segura, ha estudiado el


desarrollo del capitalismo y de la industrialización como un fenómeno vinculado al
desarrollo de la agricultura. Para que la industrialización tenga lugar tiene que

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


14 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

haberse dado previamente un aumento de la producción y una mejora de la


productividad —para alimentar a la población urbana y liberar mano de obra
campesina que pueda trabajar en la industria—, la concentración de la tierra en
pocas manos, la sustitución de la agricultura de auto consumo por una agricultura
comercial, y la acumulación de capitales que puedan ser reinvertidos en la agricultura
o ser canalizados hacia otros sectores productivos.

Para Miguel Artola Gallego, miembro de la Real Academia de la Historia, en


cambio, las causas del subdesarrollo serían la carencia de capitales, la limitación del
crecimiento demográfico, los costos elevados del transporte terrestre, los
insuficientes recursos energéticos y el bajo nivel cultural.

Sectorialmente a la industria textil algodonera se le ha reprochado haber


crecido a costa del consumidor español. Debido al proteccionismo y al amparo
legislativo las industrias algodoneras pudieron vender su producto a precios más
baratos que los de la competencia, por lo que los consumidores salieron perjudicados
y también los contribuyentes debido los altos aranceles —recaudaban menos
impuestos a causa del contrabando y de la menor importación—. Además, tras el
arancel Figuerola de 1869, que desmantelaba las barreras arancelarias, los
algodoneros hicieron causa común con el sector cerealista castellano, al que se
unieron más adelante los siderúrgicos vascos durante la Restauración Borbónica
hasta hacer un bloque proteccionista invencible frente a los librecambistas andaluces
y madrileños. En ese contexto obtuvieron el alto arancel de 1891, decretado por
Cánovas del Castillo. El problema del proteccionismo reside en que desacelera el
crecimiento económico nacional porque los factores productivos se concentran en
sectores no competitivos internacionalmente. Sin embargo, en el lado positivo la
industria algodonera alivió el déficit de la balanza comercial, constituyó la columna
vertebral de la industrialización de Cataluña estimulando el desarrollo de otras
industrias, y absorbió un considerable flujo migratorio.

A nivel también sectorial, una de las tópicas razones que explican el relativo
atraso de nuestra industria siderúrgica es la exención arancelaria que se dio a la
importación de material ferroviario mediante la Ley de Ferrocarriles de 1855. No
obstante, si se hubiera obligado a los constructores de ferrocarriles a consumir
hierros nacionales, evidentemente la siderurgia nacional hubiese sido mayor. Lo que
no está tan claro es si los fabricantes hubiesen podido hacer frente a esa demanda y a
qué precios, lo que pudo haber frenado la construcción ferroviaria que por otro lado
fue básica en el desarrollo de la economía española decimonónica. Otra causa del
retraso, en comparación con la siderurgia británica, es el atraso de la agricultura, ya
que éste es el sector que más demanda productos siderúrgicos.

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


15 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

CONCLUSIÓN

Tanto las transformaciones agrarias como el proceso de industrialización en la


España del siglo XIX estuvieron condicionados por una serie de factores de naturaleza
geográfica —orografía y clima—, que al unirse a un conjunto de factores humanos
como las decisiones económicas —públicas y privadas—, dieron como resultado el
retraso del país en relación a Europa Occidental. En definitiva, a lo largo del siglo XIX
España intentó una transformación económica que no acabó de cuajar. En el aspecto
agrario se afrontó la desamortización de la tierra, que permitió el aumento de la
producción, satisfaciendo así el aumento de la demanda —aunque no el hambre de
tierras de los campesinos—. A excepción de las industrias textil y siderúrgica, en el
aspecto industrial la modernización no alcanzó resultados relevantes.

BIBLIOGRAFÍA

 GUERRERO, A. C.; RUEDA, G.; PÉREZ GARZÓN, S.; ELIZALDE, M.D. y SUEIRO, S.
(2011): Historia Contemporánea de España, 1808-1923. Madrid, Akal, 2011.
 FONTANA, Joseph (2007): La época del liberalismo. Vol. 6 Historia de España.
Editorial Crítica, Barcelona.
 CARRERAS, Albert y TAFUNELL, Xavier (2010): Historia económica de la España
contemporánea (1789-2009). Editorial Crítica, Barcelona.
 TORTELLA, G. (1998): El desarrollo de la España Contemporánea. Historia
Económica de los siglos XIX y XX. Editorial Alianza, Madrid.
 MARTÍNEZ DE VELASCO, SÁNCHEZ MANTERO y MONTERO (1990): Manual de
Historia de España. Siglo XIX. Editorial Historia 16, Madrid.
 FUSI, J. P. y PALAFOX, J. (1997): España, 1808-1996. El desafío de la
modernidad. Espasa Calpe, Madrid.
 NADAL, J. (2009): El fracaso de la revolución industrial en España, 1814–1913.
Editorial Crítica, Barcelona.

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


16 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

ANEXO

POBLACIÓN ESPAÑOLA SIGLO XIX

DESAMORTIZACIONES

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


17 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4
Tema 40: Transformaciones agrarias y proceso de industrialización en la España del
siglo XIX.

INDUSTRIA ESPAÑA SIGLO XIX

FERROCARRIL ESPAÑA SIGLO XIX

Copyright © RAFAEL MONTES GUTIÉRREZ 2016


18 I.S.B.N. – 13 -978-84-616-5907-4