Está en la página 1de 10

Proceso biotecnológico

La biotecnología es la tecnología basada en la biología, especialmente usada en agricultura,


farmacia, ciencia de los alimentos, medioambiente y medicina. Se desarrolla en un enfoque
multidisciplinario que involucra varias disciplinas y ciencias como biología, bioquímica, genética,
virología, agronomía, ingeniería, física, química, medicina y veterinaria entre otras. Tiene gran
repercusión en la farmacia, la medicina, la microbiología, la ciencia de los alimentos, la minería y la
agricultura entre otros campos.

La biotecnología tiene aplicaciones en importantes áreas industriales como lo son la atención de la


salud, con el desarrollo de nuevos enfoques para el tratamiento de enfermedades; la agricultura
con el desarrollo de cultivos y alimentos mejorados; usos no alimentarios de los cultivos, como por
ejemplo plásticos biodegradables, aceites vegetales y biocombustibles; y cuidado medioambiental
a través de la biorremediación, como el reciclaje, el tratamiento de residuos y la limpieza de sitios
contaminados por actividades industriales. A este uso específico de plantas en la biotecnología se
llama biotecnología vegetal.

 Biotecnología roja se aplica a la utilización de biotecnología en procesos médicos.


Algunos ejemplos son el diseño de organismos para producir antibióticos, el desarrollo de
vacunas más seguras y nuevos fármacos, los diagnósticos moleculares, las terapias
regenerativas y el desarrollo de la ingeniería genética para curar enfermedades a través de
la manipulación génica.
 Biotecnología blanca industrial, es aquella aplicada a procesos industriales.
 Biotecnología verde es la biotecnología aplicada a procesos agrícolas.
 Biotecnología azul también llamada biotecnología marina.

Micelas

¿Qué es?

En soluciones acuosas las moléculas anfipáticas, como jabones y detergentes forman micelas
(agregados globulares cuyos grupos de hidrocarburos están fuera de contacto con el agua).
Esta disposición molecular elimina los contactos desfavorables entre el agua y las colas
hidrófobas de los anfipáticos y permite la solvatación de los grupos de las cabezas polares.

¿Cómo se forma?
La formación de micelas es un proceso cooperativo. La formación acuosa de los anfipáticos
no forma micelas hasta que su concentración sobrepasa cierta concentración crítica de
micelas. Este valor depende de la identidad del anfifilo y las condiciones de la solución. Para
los anfifilos con colas únicas relativamente pequeñas, como el ion sulfato de dodecilo, la
concentración crítica de micelas es -1mm. Las de los lípidos biológicos la mayoría de los
cuales tiene dos colas hidrófobas grandes, en general son menores a 10-6M. (Voet, 2006).
El auto ensamblaje de los copolímeros anfifílicos es un proceso termodinámico y reversible
que depende directamente por la liberación de agua de los bloques hidrofóbicos y es
estabilizada o desestabilizada por interacciones de solventes con la cubierta hidrofílica. La
estructura de la micela está determinada por la tasa que existe entre los bloques hidrofílicos
y los hidrofóbicos, lo cual a su vez afecta la subsecuente morfología y se formaran agregados.
Si la masa del bloque hidrofóbico es muy grande, se formarían agregados uniméricos con
una estructura no micelar mientras que si la masa del bloque hidrofílico es similar o un poco
mayor a la correspondiente a la parte hidrofóbica entonces se formarían las micelas
poliméricas descritas anteriormente
Las micelas poliméricas se forman, como ya fue dicho anteriormente, a partir del
autoensamblaje espontaneo entre agregados anfifílicos (parte hidrofóbica y parte hidrofílica)
cuando las cadenas individuales de los polímeros se disuelven directamente en una solución
acuosa por encima de la concentración critica de micelas(CMC) y a una temperatura
determinada (CMT).
El bloque hidrofílico más utilizado es el glicol etileno (PEG) o el polietileno oxidado (PEO).
Ambos consisten en la misma repetición de subunidades de monómero CH2-CH2-O y sus
terminaciones pueden variar según la síntesis del procedimiento que se lleve a cabo. Por
ejemplo puede terminar con un grupo hidroxilo (OH) o con un grupo metoxi (CH3O). PEG
es extremadamente soluble y tiene un gran volumen excluido. Esto lo hace especial para las
interferencias físicas de las interacciones intramoleculares entre micelas y la posterior
agregación de micelas. PEG también bloquea las interacciones con proteínas y superficies
celulares lo cual le otorga una mayor capacidad funcional de transporte a las micelas. El
grado de protección que puede brindar esta parte hidrofílica es una función tanto de la
densidad como del largo del bloque de la PEG. (Adams, 2003)
Por otro lado, el número de los diferentes tipos de conformaciones hidrofóbicas es mucho
más amplio y diverso. En primer lugar se habla de distintas especies de L-aminoácidos,
también se han propuesto poliésteres biodegradables los cuales incluyen en su
conformación moléculas como ácido glucolico, ácido láctico y caprolactona. (Moghimi,
2001). La elección del mejor grupo hidrofóbico radica en el grado de compatibilidad que el
núcleo del compuesto o molécula escogida tenga con la droga o medicamento determinado,
pero también en la estabilidad cinética de la micela.

Ventajas
La eficacia terapéutica de muchos fármacos de bajo peso molecular se puede mejorar
combinándolos con transportadores poliméricos. El núcleo hidrófobo de las micelas
poliméricas facilita la incorporación de fármacos hidrófobos ya sea por medio de enlaces
covalentes o no covalentes, tales como interacciones hidrófobas e interacciones iónicas.
(Chen et al., 1970)
Entre las ventajas de los sistemas micelares de liberación de medicamentos se citan los
siguientes: diámetro apropiado para periodo prolongado de vida media en sangre, no
acumulación a largo plazo, alta solubilidad en agua, alta estabilidad estructural, micro-
depósito en el núcleo hidrófobo y funcionalidad separada. Como se ha descrito, la primera
ventaja de las micelas es su prolongada vida media en la sangre ya que la filtración renal se
suprime debido a su gran tamaño (las micelas poliméricas tienen diámetros mucho mayores
que las cadenas poliméricas individuales). Incluso si el peso molecular de las cadenas que las
constituyen es menor que el peso molecular crítico para la filtración renal, estas cadenas
poliméricas pueden escapar de la excreción renal formando estructuras micelares de diámetro
mayor al tamaño crítico para la filtración renal. Como resultado de la circulación a largo
plazo, la actividad del fármaco continúa después de una única inyección durante un largo
periodo de tiempo. Además El medio hidrófobo, la micela posee una serie de propiedades
potencialmente útiles. Por ejemplo, puede proteger al medicamento de ser desactivado por
enzimas u otras especies bioactivas del medio acuoso. Además, el medio hidrófobo afecta a
la velocidad de liberación del fármaco, en muchos casos disminuyéndola. (Saez, 2004)
Liberación
Una consideración importante para la liberación y transporte de drogas por medio de las
micelas, es que se debe tener en cuenta la termodinámica (potencial de disociación) y la
cinética (tasa de disociación) de las micelas en el instante en que los medicamentos han sido
inyectados por vía intravenosa y diluidos en los compartimientos vasculares. Las micelas
poliméricas deben ser lo suficientemente estables para evitar que la droga o medicamento
inyectado en su núcleo sea liberada en áreas donde no se requiera, además deben contar con
un núcleo hidrofóbico de un tamaño considerable para acumular suficiente concentración de
la molécula inyectada. Si el área de la parte hidrofóbica es grande, inmediatamente baja la
concentración critica de micelas (aumenta la estabilidad termodinámica). Mientras que si la
parte hidrolítica es mayor, la concentración crítica de micelas aumenta y por lo tanto la
estabilidad termodinámica decrece. (Francis, 2003) Por otro lado la estabilidad cinética
determina la tasa con la que la disociación de la micela ocurre. Esta estabilidad depende del
tamaño del bloque hidrofóbico, de la proporción de masa entre la parte hidrofílica y la
hidrofóbica y del estado físico en que se encuentra el núcleo de la micela
La velocidad de liberación está controlada tanto por la estabilidad de las micelas como por
la característica hidrófoba del núcleo micelar y las especies químicas empleadas para unir el
fármaco a la cadena principal del polímero
La capa externa es responsable de las interacciones con los biocomponentes. Esta capa
externa puede estar rodeada de ligandos para poder ser reconocido por receptores celulares
específicos tales como proteínas, para después ser capturado por células específicas. A través
de esto se determina el comportamiento farmacocinético y la biodistribución del fármaco.
Por tanto, la liberación del medicamento in vivo está controlada por los segmentos de la capa
externa, independientemente del núcleo micelar que expresa la actividad farmacológica. La
estructura heterogénea es más favorable para construir sistemas transportadores altamente
específicos
El primero recibe el nombre de conjugación química, el segundo es la solubilizacion y el
tercero es la formación de complejos poli-iónicos. Sin embargo, el método más eficiente y
utilizado es el segundo y por consiguiente se explicará a través de éste el proceso en que los
fármacos se agregan en los núcleos micelares y posteriormente son liberados en las células
que lo necesitan.

2.1.1 Solubilización o retención física


La incorporación física o solubilización de drogas con bloques de micelas está mucho más
difundida y practicada que el método de formación de drogas conjugadas, especialmente para
moléculas de fármacos que son de carácter hidrofóbico. De hecho muchos polímeros y
fármacos no contienen grupos funcionales reactivos para la conjugación química y por lo
tanto bloques específicos de copolímeros deben ser designados para un tipo de droga. En
contraste, una variedad de drogas puede ser físicamente incorporada al núcleo de las micelas
basándose en la conformación estructural del segmento nuclear. Adicionalmente las
características moleculares como el peso, composición, presencia de grupos funcionales,
pueden ser diseñadas para optimizar los desempeños de una droga para su correspondiente
administración, liberación y propagación en el cuerpo humano. (Yokoyama,2003).
Existen diferentes tipos de métodos utilizados para administrar las drogas y medicamentos
dentro de las micelas como por ejemplo la diálisis, emulsión de aceite en agua, disolución
directa o técnicas que involucren la evaporación del solvente. Dependiendo del método, la
solubilización del fármaco puede ocurrir durante o después del autoensamblaje de la micela.
La capacidad de carga de las micelas está influenciada por diversos factores, entre los cuales
se encuentra la estructura del núcleo micelar, estructura de la molécula farmacéutica y
características moleculares del copolimero. Sin embargo, por medio de muchos estudios
científicos se ha demostrado que el factor más importante en la solubilización de los fármacos
en el núcleo de las micelas radica en la compatibilidad entre las drogas y el núcleo recién
formado. Debido a esta razón, la elección del bloque nuclear es la más importante con el fin
de garantizar que la relación, anteriormente mencionada, se produzca de una manera eficaz.
Esta relación de compatibilidad influencia la tasa de liberación del fármaco ubicado en el
núcleo de las micelas. Cuando el medio en que se encuentra el núcleo de las micelas es más
compatible con la droga almacenada, entonces se reduce en gran medida el factor de
liberación de ésta. (Hurter, 1993)
Diferentes estudios indican que tanto la concentración del copolímero como la relación que
existe entre la concentración del fármaco y el polímero afectan el efecto en la capacidad de
carga de las micelas poliméricas. Generalmente, entre más cantidad de cadenas poliméricas
mayor será el número de sitios de absorción. Como resultado, la solubilización se incrementa
cuando la concentración de polímeros es muy alta. Sin embargo, se ha demostrado que la
capacidad de solubilidad alcanza un nivel de saturación a niveles muy altos de estas cadenas.
Por otro lado, la capacidad de carga de las micelas formadas por copolímeros con un gran
contenido hidrofóbico es independiente a la concentración polimérica. Adicionalmente, el
sitio donde las moléculas se incorporan a las micelas poliméricas también determina la tasa
de liberación de los fármacos. (Kabanov, 1989)
La tasa de liberación de los medicamentos incorporados dentro la de las micelas poliméricas,
es controlada por el nivel de difusión del fármaco en el núcleo, la estabilidad de la estructura
micelar, y la tasa de biodegradación del copolímero. Finalmente otro factor igual de
importante es el estado físico del núcleo micelar, el cual al encontrarse en un estado muy
sólido y rígido disminuye el nivel de difusión de las moléculas incorporadas dentro de las
micelas, mientras que si el núcleo es mucho más móvil entonces la tasa de difusión de estos
fármacos aumenta en gran medida.

Aplicación

Los medicamentos basados en polímeros y en la administración de fármacos se desarrollaron


a principios de los años noventa como una estrategia terapéutica para el tratamiento de ciertas
enfermedades humanas complejas. La mayoría de las propuestas para cumplir estas funciones
eran micelas de bajo peso molecular o proteínas que fueran solubles en agua con la finalidad
de aumentar la solubilidad y la estabilidad de los medicamentos. Recientemente, como un
resultado del rápido desarrollo de la nanotecnología, ha emergido una nueva generación de
terapias basadas en polímeros que usan materiales y equipos de tamaños muy pequeños que
transporten tanto medicamentos, como genes y otro tipo de moléculas. Estos materiales se
basan principalmente en micelas poliméricas, las cuales han sido llamadas como nano
medicinas. Estas moléculas atrapan en su interior los agentes biofarmacéuticos u otras drogas
de tamaños muy reducidos y los transportan por el torrente sanguíneo. La mayoría de las
nanomedicinas son construidas a partir del principio de auto ensamblaje como, por ejemplo,
la espontanea formación de micelas originada por diversas interacciones moleculares entre
partículas hidrofóbicas e hidrofilicas. (Kabanov, 2012)
Entre estas importantes aplicaciones se encuentran el tratamiento por medio de la
quimioterapia del cáncer, la liberación de medicamentos en el cerebro, las formulaciones de
agentes antifúngicos y finalmente la liberación de agentes imaginólogicos.
3. 1. Quimioterapia del cáncer
https://www.youtube.com/watch?v=f7hMhL_N4k8

Para mejorar la técnica de quimioterapia de tumores se utilizaron micelas poliméricas que


cumplieron cuatro funciones determinantes:
a) Orientación pasiva de las micelas poliméricas a tumores debido al efecto de mayor
permeabilidad y retención (tendencia de diferentes tipos de células a acumularse en
regiones donde existan tejidos tumorales)
b) Direccionamiento de micelas poliméricas a antígenos específicos que están
sobreexpresados en la superficie de las células tumorales.
c) Mejoramiento de la liberación de medicamentos en los tumores que tienen un pH muy
bajo.
d) Sensibilización de tumores resistentes a medicamentos por acción de bloques de
copolímeros
Un ejemplo notable de micelas involucradas en la quimioterapia es la PEO-b-poly (L- ácido
aspártico) incorporando CDDP. La evaluación de actividad anticancerígena utilizando
murina adenocarcinoma del colon como un modelo de tumor invivo demostró que CDDP en
micelas poliméricas tiene una mayor actividad que en aquellas que carecen de CDDP, lo cual
favorece a la erradicación del tumor.(Nishiyama, 2001) Una formulación de paclitaxel en
micelas poliméricas biodegradables de bloques poliméricos de monometoxi PEOb-poly(D,L
lactido) del Genexol-PM exhiben una elevada actividad in vivo contra el carcinoma humano
de ovario OVCAR-3 y en el carcinoma humano de mama MCF7 comparado con la
formulación normal de la droga en Cremophor EL. Adicionalmente, los antibióticos
doxorubicin y pirarubicin, incorporadas en micelas de ácido estireno revelan un potente
efecto anticancerígeno contra el sarcoma S180 de los ratones, resultando en la erradicación
completa de este tumor. (Nishiyama, 2003)
Estos estudios sugieren que diversas drogas incorporadas a las micelas mejoran el índice
terapéutico en tumores sólidos, lo cual se correlaciona con la orientación pasiva de la droga
a los sitios tumorales y el decrecimiento de efectos colaterales comparado con la formulación
y administración de estos fármacos en el cuerpo.
El direccionamiento especifico de micelas poliméricas a los marcadores expresados en las
superficies de las células cancerígenas ha sido también una fuente de estudio sumamente
importante para erradicar las células tumorales. Por ejemplo, en un estudio del grupo Gao, se
desarrolló una micela polimérica capaz de transportar en su interior dexorubicin a los células
endoteliales de tumores con integrinas λvβ3 sobreexpresadas. (Greish, 2005). Un
pentapéptido cíclico, el cRGD, fue utilizado como un ligando direccional, capaz de unirse de
manera selectiva y con alta afinidad a estas moléculas de integrina. Micelas de PEO-b-poly(ε-
caprolactona) se cargaron con doxorubicin y se unieron covalentemente con cRGD. Como
resultado de esta modificación, la recepción de micelas con contenido de doxorubicin se
incrementó en las células endoteliales del Kaposi sarcoma. Otro ejemplo, es las micelas
combinadas con PEO-b-poly (L-histidina) y PEO-b-poly (L- ácido láctico) con
dexorubicin129 solubilizado, con una superficie modificada por conjugación de moléculas
de folato en el extremo terminal libre de PEO. (Paulos, 2004). Las razones principales de
estas modificaciones de folato son debido a que facilitan el transporte y retención de fármacos
en micelas. Las estructuras micelares conjugadas con anticuerpos son capaces de reconocer
antígenos de tumores y por lo tanto mejoran la eficacia terapéutica de las practicas
anticancerígenas in vivo. Este logro puede resultar en alta selectividad en la unión,
internalización y retención de micelas en las células tumorales. (Yoo, 2004)
El aumento del efecto antitumoral de las micelas inmunológicas se relaciona con la retención
de drogas liberadas con las micelas dentro de los tumores. Estos últimos normalmente tienen
un pH muy bajo, el cual es atribuido a las altas tasas de glicolisis aeróbica y anaeróbica en
las células cancerígenas. Este fenómeno se ha empleado para generar micelas poliméricas
sensibles al pH para transportar fármacos por el torrente sanguíneo hasta los tumores. Uno
de los enfoques consiste en la conjugación química de drogas anticancerígenas a los bloques
de copolímeros a través de enlaces escindibles sensibles al pH los cuales son estables a pH
neutro pero se rompen y liberal la droga a pH moderadamente ácido. (Tannock,1989)
En investigaciones recientes, se ha confirmado que la doxorubicina en las micelas se libera
más fácilmente en sitios tumorales a menor pH. En general, los estudios en animales sugieren
que las drogas en las micelas poliméricas tienen un muy amplio marco terapéutico debido a
su creciente eficacia y poca toxicidad en comparación con las doxorubicinas libres. Un
mecanismo alternativo para la liberación de drogas a los tumores consiste en la utilización
de poliácidos sensibles a pH como bloques de construcción para las micelas poliméricas. Por
ejemplo micelas mixtas de bloques de copolímeros de PEO-b-Poly (L-histidina) y PEO-b-
poly (L-ácido láctico) incorporan polibases sensibles al pH en el núcleo hidrofóbico. Éste
núcleo también puede solubilizar drogas hidrofóbicas como el doxorubicin. La protonación
de las polibases a condiciones acidas resulta en la desestabilización del núcleo y la liberación
de la droga. (Zhang, 2003)
Este sistema también fue dirigido a los tumores a través de moléculas de folato y mostraron
una significativa actividad antitumoral y menos efectos secundarios en comparación con la
droga suministrada de manera aislada.
Un enfoque diferente fue el uso de micelas conformadas por bloques de copolímero de
plurónico para superar la resistencia a medicamentos en los tumores. Estudios realizados por
Alakhov demostraron que bloques pueden sintetizar células con este tipo de resistencia,
provocando un aumento en la actividad citotóxica de la doxorubicina, del paclitaxel y de
otras drogas utilizadas comúnmente para el tratamiento del cáncer. (Venne, 1996). El
plurónico es de gran importancia porque mejora el efecto de los fármacos en las células con
MDR (multiresistencia a drogas) por medio de la inhibición de transportadores del flujo de
salida de drogas, aboliendo el aprisionamiento de drogas en las vesículas citoplásmicas,
inhibiendo el sistema de la glutathionina S- transferosa y mejorando las señales
proapoptóticas en las células MDR. (Minko,2005)
Finalmente se demostró, a través de diferentes prácticas y estudios que el complejo
pluronico/doxorubicina es eficiente en todos los modelos propuestos mientras que la
dexorubicina sola fue efectiva en determinados tumores. Los resultados demuestran que los
tumores mostraron una mayor respuesta a los tratamientos con plurónico/doxorubicina que a
esta última sola. (Batrakova,1999)

3.2 Liberación de fármacos en el cerebro


Al restringir el transporte de drogas al cerebro, la barrera hematoencefálica (BBB) representa
un impedimento para el tratamiento de tumores en el cerebro y enfermedades
neurodegenerativas como las asociadas al VIH, demencia, Parkinson y Alzheimer. Se han
usado dos estrategias a través del uso de micelas poliméricas para reforzar la liberación de
agentes biológicos al cerebro. La primera estrategia está basada en la modificación las
micelas con anticuerpos o ligandos capaces de llevar a cabo la transcitosis a través de las
células endoteliales (en el micro vasos cerebrales). La segunda estrategia usa bloques de
copolímeros plurónicos para inhibir el sistema de flujo de fármacos particularmente Pgp y
aumentar selectivamente la permeabilidad de células cerebrales a sustratos de Pgp.
Un estudio reciente utilizo micelas de bloques de copolímeros pluronicos para la liberación
de drogas CNS en el cerebro. (Kabanov, 1989) Estas micelas fueron superficialmente
modificadas uniendo a los extremos libres de anticuerpos policlonales de PEO contra un
antígeno especifico del cerebro, la alfa 2 – glicoproteína o la insulina para tener como
objetivo el receptor en el lado luminal de la barrera sanguínea cerebral (BBB) . Las micelas
modificadas fueron usadas para solubilizar el colorante fluorescente o un fármaco
neuroléptico (haloperidol). Estas formulaciones fueron administradas por via intravenosa en
ratones. El anticuerpo y la insulina modificada de las micelas resulto en una mejora de la
liberación del colorante fluorescente al cerebro y un incremento drástico en efectos
neurolépticos de haloperidol en los animales. Estudios subsiguientes usando modelos in vitro
de BBB, demostró que las micelas modificadas por la insulina se someten a un transporte
mediado por receptores a través de células endoteliales en los microvasos cerebrales.
(Batrakova, 1998).Basado en estas observaciones, se debe esperar el desarrollo de nuevas
micelas poliméricas que tengan como objetivo receptores específicos en la superficie de los
BBB para mejorar el transporte de los fármacos incorporados al cerebro.
Otros estudios demostraron que los bloques de copolimeros pluronicos como Pluronic P85,
son potentes inhibidores de Pglicoproteina (Pgp) e incrementan la entrada de los sustratos de
estos a la entrada del cerebro a través de la BBB. Los copolímeros Pluronic no inducen un
efecto toxico en BBB como es revelado por falta de alteración en la permeabilidad de la
barrera paracelular y en estudios histológicos usando marcadores específicos para células
endoteliales en el cerebro. En general esta estrategia tiene un potencial para desarrollar
nuevas modalidades para liberar varias drogas al cerebro, incluyendo agentes anti-cáncer
para tratar los tumores metastáticos, como también inhibidores de la proteasa para erradicar
el virus del VIH en el cerebro. (Batrakova, 2001).

3.3 Formulaciones de agentes anti fúngicos


La necesidad de disponer de modalidades seguras y efectivas para la liberación de agentes
quimioterapéuticos es muy alta para tratamiento de infecciones fúngicas
inmunocomprometidas como el SIDA, cirugía y trasplante. Los desafíos para liberar agentes
anti fúngicos incluyen baja solubilidad y a veces alta toxicidad de estos agentes. Estos agentes
tales como la anfotericina B, tienen baja compatibilidad con núcleos hidrofóbicos de micelas
poliméricas formadas por varios bloques de copolímeros convencionales. Por lo tanto para
aumentar la solubilidad de este agente el núcleo forma bloques de metoxi-PEO-b-poli (L-
aspartato) los cuales fueron separados de las cadenas laterales de estearato. (Kwon, 2003)
Los bloques de copolimeros resultantes formaron micelas. La anfotericina B interaccionó
fuertemente con las cadenas laterales de estearato. Por otro lado, en el núcleo de las micelas
resulto eficiente el atrapamiento del fármaco en las micelas y posteriormente su liberación
continúa en el ambiente. Como resultado de la solubilización de anfotericina B en la micela
se inició la actividad hemolítica del fármaco hacia los eritrocitos de los bovinos, se retrasó
en relación con el fármaco libre. Usando un modelo murino neutropénico de cándidas
diseminadas, se pudo demostrar que la micela que incorporaba anfotericerica B retenía una
potente actividad celular in vivo.
También fueron utilizados bloques de copolimeros pluronicos por el mismo grupo para
encapsular un agente antifúngico con solubilidad baja. (Croy, 2004).Éste es un fármaco
comercialmente disponible y ha demostrado potencial para la administración sistémica, pero
nunca ha sido aprobado para ese propósito debido a problemas de toxicidad. La posibilidad
de usar bloques de copolímeros pluronic para superar la resistencia a ciertos agentes
antifúngicos también ha sido demostrada. En general se deberían esperar más desarrollos
científicos utilizando micelas poliméricas liberando sistemas para el tratamiento de infección
por hongos. (Jagannath, 2000)

3.4 Liberación de agentes por imaginológicos


La eficiente liberación de agentes imaginológicos en un sitio de enfermedad del cuerpo puede
ayudar mejorar los diagnósticos tempranos de cáncer y otras enfermedades. Los estudios en
esta área utilizando micelas poliméricas como portadoras de agentes imaginológicos fueron
iniciados por el grupo Torchilin. (Torchilin, 2002). Las imágenes de los linfáticos locales
fueron tomadas usando cámaras gamma y resonancia magnética (MR). Las micelas
inyectadas permanecieron con el fluido linfático, así sirviendo como agentes linfagiográficos
para MR indirecto o infografía gama. Otro sistema de micela polimérica compuesto por
bloques de copolímeros anfifílicos de methoxyPEO-b-poly, marcado con yodo, fue
administrado sistemáticamente en conejos y visualizado por una tomografía de rayos x
computarizada. Las micelas etiquetadas mostraron un excepcional tiempo de vida medio en
sangre de 24 horas, esto es probablemente debido a la arquitectura de la envoltura del núcleo
de las micelas portadoras que protegen el núcleo que contiene yodo. Además se comprobó
de manera notable que las micelas poliméricas pequeñas (< 20 nm) podrían tener ventaja
para bioimagenes de tumores comparado con PEG. (Trovetovsky, 1996)
Por otro lado, los modelos de proteínas enmarcados fueron más eficaces en la liberación de
la proteína al carcinoma del pulmón de Lewis en contraste con los liposomas de larga
circulación. (Weissig, 1998). En general, las micelas poliméricas cargadas con varios agentes
por gama, resonancia magnética y tomografía computarizada representan modalidades
prometedoras para diagnósticos no invasivos de varias enfermedad