Está en la página 1de 3

Universidad Autónoma del Noreste

Maestría en Efectividad Organizacional

Reporte

Nombre: Karen Lizeth Esparza Aguilera Fecha: 12/02/2018

MODELOS DE CALIDAD / PLANEACION ESTRATEGICA

Para muchas empresas se presenta el desafío de conocer ¿cómo van a afrontar la competencia
derivada de la globalización de la economía? Una técnica fundamental para poder responder
exitosamente a esa pregunta es la planeación estratégica.

El administrador moderno debe, básicamente administrar las oportunidades coyunturales para que las
variaciones en el mercado, la falta de conocimientos y los adelantos tecnológicos no se conviertan en
amenazas para su organización y por ende la puedan desaparecer. La supervivencia de una
organización dependerá de la capacidad que tenga para convertir sus recursos y procesos en
fortalezas y no en debilidades y vulnerabilidades. “¡No le tema a la competencia, témale a su
incompetencia! ” (Sallenave, 1994).

A inicios de la década de los cincuenta, las firmas de negocios y más tarde otros tipos de
organizaciones de producción de servicios y bienes, empezaron a preocuparse por sus desajustes con
el medio ambiente (Ansoff & Hayes, 1990). Esto dio lugar al desarrollo de la planeación estratégica.
Posteriormente, no sólo preocupó a los administradores de las organizaciones, de ahí pensar en exigir
que lo planeado se traduzca realmente en acciones adecuadas, lo que dio lugar al desarrollo del
concepto de administración estratégica. Desde la década de 1960 hasta mediados de 1980, la
planeación estratégica subrayaba un enfoque de arriba abajo respecto al establecimiento de metas y
planeación, es decir la alta dirección y los especialistas en planeación estratégica desarrollaban metas
y planes para toda la organización.

Sun Tzu, el más antiguo de los estrategas modernos (siglo IV A.C) y que durante 25 siglos ha influido
el pensamiento militar del mundo no conoció el término planeación estratégica, él hablaba de la
estrategia ofensiva. En el Capítulo VIII (Las Nueve Variables), versículo 9, de su libro El Arte de la
Guerra, dice: “El general (strategos) debe estar seguro de poder explotar la situación en su provecho,
según lo exijan las circunstancias. No está vinculado a procedimientos determinados.”

Baidaba, en su texto árabe-hindú Calila y Dimna (versión Antonio Chalita Sfair, 1995) escribía sobre
las tres cosas en que debía concentrarse la atención del gobernante:

1. “…analizar cuidadosamente los hechos pasados y las razones de su fracaso, hacer un balance
de los beneficios y perjuicios que le han traído..”;
2. “Otra reside en el estudio cuidadoso de la situación en su hora presente y de sus aspectos
buenos y malos, explotar las buenas oportunidades en tanto pueda, y evitar todo lo que pueda
causar pérdidas y fracasos” y

Página 1
Universidad Autónoma del Noreste
Maestría en Efectividad Organizacional

3. “..la tercera de estas cosas reside en el estudio del futuro y de los éxitos o fracasos que a su
juicio le reserva, preparase bien para aprovechar las buenas oportunidades y estar atento contra
todo lo que teme” .

Más tarde, Nicolás Maquiavelo en su libro El Príncipe también explica la necesidad de la planeación
para la realización de un buen gobierno. Aunque hay diversos ejemplos a través de la historia, los
precedentes son una muestra representativa acerca de cómo se desarrollaba el pensamiento
estratégico.

En la época moderna, al finalizar la segunda guerra mundial, las empresas comenzaron a darse cuenta
de algunos aspectos que no eran controlables: la incertidumbre, el riesgo, la inestabilidad y un
ambiente cambiante. Surgió, entonces, la necesidad de tener control relativo sobre los cambios
rápidos. Como respuesta a tales circunstancias los gerentes comienzan a utilizar la planificación
(planeación) estratégica.

El término dirección estratégica aparece unas cinco veces en la nueva ISO 9001:2015, la versión
antigua no lo menciona en ningún aspecto estratégico. Todas las empresas necesitan una dirección,
de forma general ese establece un sistema de dirección, para la coordinación de actividades que tienen
un fin. El nivel de desarrollo de éste depende de la complejidad de la empresa, del contexto en cuanto
a la interacción y los objetivos que se han planteado. El concepto de estrategia ha tenido una evolución
y han sido varios los expertos que han definido el término sin haber llegado a un consenso. Andrews
(1977): el patrón de los principales objetivos, propósitos o metas y las políticas y planes esenciales
para conseguirlos, se establecen de tal forma que definen en qué clase de negocio se encuentra la
organización y que clase de empresa es o quiere ser. Porter (1982): la esencia de la formulación de
una estrategia competitiva consiste en relacionar a una organización con su medio ambiente y supone
emprender acciones ofensivas o defensivas para generar una posición defendible frente a las otras
cinco fuerzas competitivas dentro del sector industrial en el que esté presente y obtener el rendimiento
necesario para la inversión de la organización. Hax y Majluf (1996): consideran que el concepto de
estrategia es de carácter multidimensional, pues abarca todas las actividades críticas de la
organización, se proporciona un sentido de unidad, dirección y propósito, además de facilitar los
cambios necesarios introducidos por su entorno.

El proceso de dirección estratégica no es único para todas las empresas, sino se manifiesta en función
de la misión y de las características de cada una de ellas, además como de las pretensiones y las
nuevas necesidades que tenga ésta, no obstante, debe seguirse un grupo de pasos generales que
son los tienen que adecuarse, los pasos o etapas son las siguientes: Determinar y establecer la misión
y las metas de la organización. Diagnóstico estratégico. Búsqueda y determinación de las opciones
estratégicas. Evaluación y selección de las estrategias. Implementar la estrategia seleccionada.
Seguimiento y control estratégico. El proceso se puede expresar en una serie de tres fases
secuenciales: Definir los objetivos estratégicos: Definir la filosofía y misión de la organización o unidad
de negocio. Establecer objetivos a corto y largo plazo para conseguir la misión de la organización, que
define las actividades de negocio presentes y futuras de la empresa. Planificación estratégica:
Formular diferentes estrategias y elegir la que será más adecuada para conseguir los objetivos
establecidos en la misión de la empresa. Desarrollar una estructura organizativa para conseguir la
estrategia. Implementación estratégica: Asegurar todas las actividades necesarias para conseguir que

Página 2
Universidad Autónoma del Noreste
Maestría en Efectividad Organizacional

la estrategia se cumpla con eficiencia. Controlar la eficiencia de la estrategia para conseguir todos los
objetivos de la organización. A la hora de tomar la decisión de implementar un Sistema de Gestión de
la Calidad según la norma ISO 9001:2015 se seguirá una decisión estratégica, por lo que el sistema
de gestión, en su fase de diseño debe resultar como un producto alineado e integrado con las acciones
y esfuerzos estratégicos que han sido seleccionados para conseguir los objetivos de la empresa.
Diferentes requisitos de la norma ISO 9001:2015 facilitan la alineación del Sistema de Gestión de la
Calidad con la estrategia y la operación de la empresa, elementos como la comprensión de la empresa,
su contexto y las necesidades de sus partes interesadas facilitando el diseño alineados con el Sistema
de Gestión de la Calidad. La norma ISO 9001 2015 presenta muchos cambios, es muy bueno que las
organizaciones que desean realizar la transición las conozcan y nosotros te las mostramos en el curso
online Transición a la nueva ISO 9001:2015. Cambios Clave.

(9001:2015, 2015)

(LOZANO, 2012)

(EUMED, s.f.)

Página 3