Está en la página 1de 3

COMO PREPARAR, PLANTEAR Y ORGANIZAR UNA SESION DE ENTRENAMIENTO

Consejos respecto a los entrenamientos:

Antes de empezar el entrenamiento:

• Ten la mente abierta.


• Piensa en que, posiblemente, el entrenamiento no saldrá como tú esperabas.
• Los objetivos deben buscar la optimización, no la mejora.
• Prepara la sesión buscando la máxima participación de todos los jugadores.
• Lo importante no son las tareas: es el contenido que queremos que practiquen.
• El correcto desarrollo de la sesión es más importante que el cumplimiento de la
misma.
• Preocúpate por el estado de tus jugadores antes del entrenamiento.
• Son más importantes los jugadores que tu sesión de entrenamiento (a pesar de
haber estado horas preparándola).
• Modifica la sesión sobre la marcha (SLM) si ves que es lo que se necesita en
ese momento.
• Plantea tareas siempre con el balón como protagonista.
• Plantea tareas abiertas, donde no haya una solución única.
• Plantea tareas donde se incida en la faceta creativa de los jugadores.
• Plantea tareas donde se incida en la comunicación y la interacción entre los
compañeros.
• Plantea tareas donde no se “corte” la dinámica del juego (no separes ataque y
defensa).

Durante el entrenamiento:

• Dedica más tiempo en preocuparte por el estado de tus jugadores que en


explicar tus “tácticas”.
• Tus “tácticas” deben ser explicadas a través de tus tareas.
• Como técnico debes guiar y no dirigir.
• No por usar mucho material serás mejor entrenador.
• Observa antes de corregir; puede que lo que tú consideres un error no sea más
que una “fluctuación” en el proceso de aprendizaje del jugador.
• No finalices una tarea sin tener antes todo preparado para la siguiente.
• Hazte prescindible, que el entrenamiento pueda transcurrir sin tu presencia.
• Ahorra tiempo en las explicaciones, no esperes que todos lo entiendan a la
primera. Al empezar el juego les será más fácil entenderlo y “reengancharse”.
• Utiliza estrategias para desestabilizar emocionalmente a los jugadores (mal
arbitraje, permisión/no permisión de faltas, desigualdad en el nivel de los grupos,
favorecer un grupo de trabajo, etc.).

Después del entrenamiento:

• No quieras arreglar tus errores al final del entrenamiento. Nada de charlas. Se


acabó el entrenamiento.

Conclusión:

• Para que el aprendizaje sea significativo se necesita diversión y motivación.

(Este artículo es de Pau Martí, entrenador del Tai Chung (2ª División de Hong Kong)
y Director de la cantera del Kitchee SC y que ha sido Director Técnico de la FCB
Escuela del FC Barcelona).

Consejos respecto a los ejercicios de los entrenamientos:

En algunas ocasiones, los preparadores físicos nos enfrentamos con la sensación de que
una sesión de entrenamiento cuidadosamente planeada no funciona como se esperaba y
parece que nadie está aprovechando el tiempo.

Cuando la sesión ha finalizado e intentamos analizar donde nos equivocamos, la primera


opción: “Fueron los jugadores” no estaban escuchando, no estaban motivados o
simplemente, estaban fuera de control… Normalmente el error es debido al entrenador y a
los ejercicios que escogió y preparó.

Un buen entrenador debe ser capaz de seleccionar los ejercicios que funcionarán con su
equipo, modificar los ejercicios mediocres para adaptarlos a sus necesidades y descartar
aquellos ejercicios que no son adecuados.

Teniendo siempre en cuenta que estamos tratando de futbol amateur (formativo) o


profesional; esta es una guía de las doce cualidades que creemos deben reunir las tareas
o ejercicios de tu entrenamiento.

Puede ayudarte a seleccionar los ejercicios, para adaptarlos a las necesidades de tu


equipo o para intentar descubrir por qué un ejercicio que en un principio creíste que reunía
las condiciones necesarias no resultó como se esperaba.
¿Cómo deben ser los ejercicios o tareas de un entrenamiento?:

• Simple: el ejercicio debe poder ser explicado en menos de 30 segundos y


demostrado con un grupo de jugadores que lo desconozca previamente en
menos de 2 minutos.
• Repetitivo: el ejercicio plantea casi continuamente situaciones en que se repite
la técnica o aspecto que queremos trabajar.
• Con objetivos claros: el ejercicio tiene un objetivo simple que los jugadores
deben conseguir, y que no plantee dudas al decidir cuando han tenido éxito.
• Con ritmo: el ejercicio requiere que los jugadores actúen rápidamente y con
intensidad para tener éxito.
• Participativo: el ejercicio implica a todos los jugadores, evitando jugadores
esperando su turno para participar o realizando tareas no orientadas al objetivo.
• Competitivo: el ejercicio debe ser un juego y el jugador o grupo que se esfuerce
más debe ser el vencedor.
• Justo: el mejor método para ganar en el juego/ejercicio debe ser la práctica
correcta de la habilidad objetivo.
• Específico: el ejercicio no debe llevar la habilidad objetivo tan fuera de contexto,
que ya no se parezca a la habilidad tal y como se aplica en el partido.
• Independiente: el ejercicio debe poder ser ejecutado por los jugadores con
poca o ninguna intervención del entrenador.
• Con una dificultad ponderada: el ejercicio debe estar dentro de las
posibilidades de los jugadores y al mismo tiempo plantearles un reto.
• Factible: el ejercicio debe ser posible con el espacio, tiempo, jugadores y
material disponible.
• Divertido: el ejercicio debe ser divertido.

Albert Ruiz
www.futbolsesion.com