Está en la página 1de 19

Tradición Perenne

102
Editorial Redacción
La Nube del No-Saber (IX) Anónimo
Wen Tzu (XXX) Lao Tze
Acerca de los Tres Reyes Magos (I) Pedro Luis Pascual Barroso
Mumomkan. Casos 24 a 25. Wumen Huikai
Vida y Enseñanzas del Señor Jesús (I) Swami Sivananda

Editorial
Aprovechamos para desear a todos nuestros lectores un Feliz Año 2017, y, además, que esa entrada, la
Nochevieja, sea feliz y entrañable para todos.
Aquellos que buscan un guía místico no pueden hacer nada mejor que dirigirse al autor anónimo del siglo XIV
de “La Nube del No Saber”. Se trata de un inglés, místico, teólogo y director de almas, que se sitúa en plena
corriente de la tradición espiritual de Occidente. Un escritor de gran fuerza y de notable talento literario, que,
como decíamos en nuestro anterior número, defiende que la contemplación es el camino más directo para ver
la Faz de Dios.
El Wen Tzu presenta una visión del taoísmo que es muy diferente de la proyectada por los eruditos
occidentales y que está más de acuerdo con las concepciones taoístas. Su compilación se atribuye a un
discípulo de Lao Tze, famoso autor del clásico “Tao Te King”, y la mayor parte de su contenido se atribuye al
mismo Lao Tze. La atribución de autoría en el antiguo taoísmo era generalmente simbólica más que histórica.
El blog de Pedro Luis Pascual está lleno de evocaciones literarias sobre la fiesta de la Navidad, celebración del
nacimiento de Jesucristo, Redentor, y de la Epifanía, adoración de los Magos de Oriente a Jesús cuando éste se
encontraba en el pesebre. De él hemos entresacado información sobre la historia de estos magos y las pistas
que nos han dejado en distintas manifestaciones artísticas.
Continuamos la serie del Mumonkan, que se podría traducir como «El pasado sin puerta». Obra de Wumen
Huikai (1183-1260), maestro del Chan –Zen- de la rama Yang-qi de la escuela Lin- ji. El Despertar súbito.
Algunas poesías y/o comentarios de este maestro tienen ese efecto.
Y para terminar traemos este opúsculo adorable, místico y transreligioso. Swami Sivananda nos lo indica con
sus propias palabras: “Cada año, millones de personas en todo el mundo celebran la Santa Navidad. Hay
festividad, celebraciones alegres y mucha diversión. La gente se alegra de que el Señor Jesús haya nacido hace
unos dos mil años. Ciertamente, es un evento sobre el cual toda la humanidad debería estar orgullosa y
jubilosa. Pero es esencial también comprender que el Señor Jesús tenía un mensaje para dar. Con su vida y su
sangre, Él estableció un sendero para que la humanidad siguiera”.

Por toda la hermosura


nunca yo me perderé,
sino por un no sé qué
que se alcança por ventura..
Glosa a lo Divino, San Juan de la Cruz.
Durante la oración de María vi la sucesión ininterrumpida de todos sus antepasados. Hubo en el
transcurso de los años tres veces catorce matrimonios sucesivos en los que el padre es siempre hijo
del matrimonio precedente. De cada uno de estos matrimonios salía un rayo de luz que iba a parar a
María que ahora estaba rezando.
Visiones, Anna Katharina Emmerich.

Como sugerimos en los editoriales precedentes queda abierta esta lista de correo, donde aparece esta revista,
para que los lectores hagan sugerencias, críticas y comentarios que puedan complementar las letras que aquí
traemos. Para darse de alta en el boletín y en la lista, escriban un e-mail sin asunto a la dirección:
revistatp-subscribe@yahoogroups.com.
Si lo que desean es participar en la lista, y ya forman parte de ella, escriban un e-mail a la dirección:
revistatp@yahoogroups.com.
También se ha habilitado un espacio en Facebook, página denominada Tradición Perenne (Sophia Perennis) y
grupo del mismo nombre. Para estar al tanto de novedades y descargas de textos relacionados con lo que aquí
tratamos, pueden dirigirse a la siguiente dirección web: www.traditioperennis.com.

La Nube del No-Saber (IX)


Uno de esos textos que más se mencionan en las conversaciones sobre
tradiciones espirituales, misticismo, Occidente. De fuente anónima, y datado en
el siglo XIV, eso no le quita ni una pizca de su sabor. Apartados 18 y 19.

18 19
Es cierto
que
muchos
Cómo hasta el presente las Breve defensa del autor en que
que
aparentem personas activas critican enseña
ente
habían a las contemplativas por que los contemplativos han de
dejado las ignorancia, lo mismo excusar
vanidades
mundanas que Marta criticó a María. a las personas activas que se
siguieron quejan de ellos
después
malos Así como Marta se quejó de
caminos.
María, de la misma manera en Quizá pienses que he insultado
todo tiempo las personas a Marta, uno de los amigos
activas se han quejado de las especiales de Dios,
contemplativas. Sucede con comparándola con las personas
mucha frecuencia que la gracia mundanas que critican a los
de la contemplación surge en contemplativos, o por haberlos
personas de todo estado y comparado con ella. En
condición de vida, tanto realidad, no quería ofender a
religiosos como seglares. Pero ninguno de ellos. No permita
cuando después de bucear en Dios que yo diga algo en este
su propia conciencia y buscar libro que condene a alguno de
un consejo seguro deciden los amigos de Dios en cualquier
consagrarse de lleno a la grado de santidad en que se
contemplación, su familia y sus encuentre, ni a uno solo de sus
amigos descargan sobre ellos santos. Pues creo en verdad
una tormenta furiosa de crítica que debemos excusar a Marta
tachándolos severamente de por quejarse, teniendo en
vagos. Estas personas cuenta el tiempo y las
desenterrarán toda clase de circunstancias del incidente. No
chismes horribles, verdaderos o se daba cuenta entonces de lo
falsos, en torno a aquellos que que María estaba haciendo.
emprendieron esta forma de Tampoco ha de sorprender,
vida y acabaron en terribles pues dudo que hubiera oído
males. Con toda seguridad, no hablar alguna vez de la
tienen nada bueno que contar. posibilidad de tal perfección.
Además, fue cortés y breve en
Es cierto que muchos que su queja, y por eso creo que
aparentemente habían dejado debe quedar completamente
las vanidades mundanas excusada.
siguieron después malos
caminos. Existe siempre este Pienso igualmente que los
peligro. Estas personas que críticos con mentalidad
deberían haber entrado al mundana que encuentran faltas
servicio de Dios como sus a los contemplativos han de ser
contemplativos terminaron también perdonados en
siendo esclavos del demonio y atención a su ignorancia, aun
contemplativos del diablo cuando a veces son también
porque rehusaron escuchar el desconsiderados. Así como
consejo de los auténticos guías Marta era ignorante de lo que
espirituales. Se convirtieron en decía cuando protestaba ante Así como
Marta era
hipócritas o herejes y cayeron el Señor, de la misma manera ignorante
de lo que
en delirios y otras estas personas entienden poco decía
perversidades que les llevaron a o nada sobre la vida cuando
protestab
difamar la santa Iglesia. Dudo si contemplativa. Les exaspera el a ante el
proseguir en torno a esto ahora, ardor de los jóvenes que buscan Señor, de
la misma
por miedo a oscurecer nuestro a Dios. No pueden comprender manera
estas
tema. Pero después, Dios cómo estos jóvenes pueden personas
mediante, si veo que es abandonar su carrera y entienden
poco o
necesario, te diré algunas de las oportunidades y aprestarse con nada
causas y circunstancias de su sencillez y sinceridad de sobre la
vida
caída. Dejemos por el momento corazón a ser amigos de Dios. contempl
ativa. Les
el tema y sigamos con nuestro Estoy seguro de que si algo de exaspera
argumento. esto tuviera sentido para ellos, el ardor
de los
no se comportarían como lo jóvenes
hacen. Y por lo mismo, creo que que
buscan a
debemos excusarlos. Sólo han Dios.
experimentado una forma de
vida -la suya propia- y no
pueden imaginar otra. Por otra
parte, cuando recuerdo los
caminos en que he fracasado
por ignorancia, pienso que debo
ejercer una amable tolerancia
hacia los demás. De lo contrario
no los trataría como yo quiero
que me traten.

Wen Tzu (XXX)


Lao Tze
El libro se subtitula “La comprensión de los misterios del Tao”. Está traducido
por Thomas Cleary, que siempre es un gusto. Colección Arca de la Sabiduría,
Edt. Edaf, 1994, Madrid. La introducción del libro y los dos primeros
apartados, a cargo del traductor, son muy buenos y clarificadores sobre la
evolución del taoísmo. Aquí se muestran el capítulo CVI al CX.

Algo que 106


es correcto
hacer pero Lao Tse dijo:
sobre lo
que no es
Todo el mundo conoce los efectos del orden y del caos, pero nadie conoce
correcto
hablar es los medios de preservar la totalidad de la vida. Por ello, los sabios estudian la
hacer una sociedad y trabajan por ella; evalúan lo que hacen y lo planean.
elección.
Algo sobre
lo que es Los sabios pueden ser pasivos y pueden ser activos; pueden ser flexibles y
correcto pueden ser firmes; pueden ser complacientes y pueden ser enérgicos. Activos
hablar pero
que no es o pasivos conforme a la ocasión, establecen las obras conforme a los recursos.
correcto Viendo cómo van las cosas, saben cómo acabarán. Trabajan por la totalidad,
hacer es pero observan sus transformaciones: cuando se produce un cambio, adoptan
planear un
engaño. formas en función del mismo. Y cuando hay movimiento, responden a él. De
Algo que esta manera, actuando así durante toda su vida, no son detenidos por nada.
es fácil de
Así pues, existen cosas acerca de las que es correcto hablar pero no hacer,
hacer pero
arduo de existen cosas que es correcto hacer pero no hablar de ellas. Existen cosas
completar que son fáciles de hacer pero difíciles de completar, y existen cosas que son
es trabajar.
Algo que difíciles de perfeccionar y fáciles de arruinar.
es arduo
de Algo que es correcto hacer pero sobre lo que no es correcto hablar es hacer
perfeccion
ar pero una elección. Algo sobre lo que es correcto hablar pero que no es correcto
fácil de hacer es planear un engaño. Algo que es fácil de hacer pero arduo de
arruinar es
completar es trabajar. Algo que es arduo de perfeccionar pero fácil de
la
reputación. arruinar es la reputación. Estas cuatro cosas son objetos de la atención de
los sabios, son vistas únicamente por los iluminados.

107

Lao Tse dijo:


El Camino implica respeto por lo que es pequeño y sutil, y actúa sin perder
el justo ritmo.

Redobla tu cautela incluso a la centésima ocasión y no aumentarán los


problemas. Planear la fortuna no es suficiente; preocuparse de la calamidad
es excesivo.

De entre aquellos sobre los que ha caído la helada el mismo día, quienes
estaban a cubierto no sufren daño. Cuando los ignorantes están equipados,
tienen tanto éxito como los eruditos.
El amor acumulado se convierte en buena fortuna, el odio acumulado se
convierte en desgracia. Todo el mundo sabe cómo ayudar en un problema,
pero nadie sabe cómo evitar que surja el problema.

Es fácil hacer que no surja el problema, arduo actuar útilmente en el mismo.


Las personas de hoy día no se esfuerzan por que no surja el problema, se
esfuerzan en ayudar cuando ha surgido. Incluso los sabios no pueden inventar
un plan para ellos.

Existen millones de causas de problemas y calamidad, más allá de cualquier


posibilidad de comparación. Los sabios viven inaccesiblemente para evitar los
problemas, esperando la ocasión en calma y en silencio.

Las personas de miras estrechas, que no conocen la puerta de la calamidad y


de la fortuna, son susceptibles de caer en problemas cuando actúan; aunque
tomen precauciones elaboradas, no es suficiente para mantenerlas a salvo.
Por ello, los caballeros de más alto rango evitan primero el problema y sólo
después buscan la ventaja; primero se mantienen apartados de la desgracia y
sólo después buscan la fama.

Por consiguiente, los sabios siempre trabajan en lo que no tiene forma afuera
y no mantienen sus mentes en lo que ha cobrado forma adentro. De esta
manera, la calamidad y los problemas no tienen manera de alcanzarlos, y ni el
rechazo ni la aclamación pueden salpicarlos.

108
Lao Tse dijo:

A lo largo de toda la vida humana, la atención debe ser minuciosa, mientras


que la aspiración debe ser grande; el conocimiento debe ser rotundo, mientras
que la acción debe ser recta; las capacidades deben ser muchas, mientras que
las preocupaciones deben ser pocas.

La minuciosidad de la atención significa considerar los problemas antes de


que surjan, poniéndose a salvo de la calamidad fijando la atención en las cosas
pequeñas y sutiles, no arriesgándose a caer en una actitud indulgente con los
propios deseos.

La grandeza de la aspiración significa aceptar miríadas de naciones y unificar


igualitariamente diferentes maneras de vivir, siendo un eje en el centro de una
serie de juicios sobre lo correcto y lo equivocado.

La rotundidad del conocimiento significa que éste no tenga principio ni fin,


sino que fluye lejos en todas las direcciones, brotando inagotablemente de
una fuente profunda.

La justicia de la acción significa mantenerse inconmoviblemente honrado,


permanecer puro y sin mancha, mantener el autocontrol en las dificultades
extremas, y retenerse de la autocomplacencia cuando se tiene éxito.

Tener muchas capacidades significa ser competente, tanto en la cultura como


en la defensa, y hacer precisamente lo que es justo en términos de tu propia
conducta en la acción y en el reposo, en lo que tomas y en lo que dejas de
lado, en lo que dispensas y en lo que eriges.

Tener pocas preocupaciones significa captar lo que es esencial para


comprender lo múltiple, atenerse a lo mínimo para gobernar lo máximo, vivir
tranquilamente para mantener la actividad.

Así, quienes ejercen una atención minuciosa controlan con sutilidad, aquellos
cuya aspiración es grande toman todo a pecho, aquellos que poseen un
conocimiento rotundo conocen todas las cosas, quienes actúan justamente
hacen todas las cosas, aquellos que tienen muchas capacidades lo dominan
todo, y aquellos cuyas preocupaciones son pocas minimizan lo que mantienen.
Por ello, la actitud de los sabios hacia lo bueno es que nada es demasiado
pequeño de hacer; y su actitud hacia el error es que nada es demasiado
pequeño para corregir. No utilizan a los adivinos para informarse de sus
acciones, aunque espectros y espíritus no se arriesguen a seguir adelante; a
esto puede llamarse lo más válido. Sin embargo, son extremamente cautelosos
y están alerta, siendo cuidadosos con cada día de manera cotidiana. Así es
como alcanzan la unidad espontánea.

El conocimiento de la gente ordinaria es desde luego pequeño, pero las cosas


que hacen son muchas. Por ello, sus acciones eventualmente mueren. Por
tanto, es fácil aumentar la tendencia de los acontecimientos con educación
correcta, y esto inevitablemente tiene éxito, mientras que es arduo aumentar
la tendencia de los acontecimientos con educación errónea, y esto
inevitablemente fracasa. Abandonar lo que es de éxito fácil y seguro, y
emprender lo que es arduo y de seguro fracaso, es la acción de la ignorancia
y de la confusión.

109

Lao Tse dijo:

Los principios de la fortuna son sutiles, los orígenes de la calamidad son


confusos. Los factores determinantes de la calamidad y de la fortuna son
sutiles hasta el punto de ser imperceptibles. Los sabios ven sus principios y
finales, así deben ser observados sin falta.

Las recompensas y los castigos dispensados por los gobernantes iluminados


no son por lo que la gente ha hecho por los gobernantes mismos, sino por lo
que ha hecho por el país. No conceden recompensas a quienes complacen a
los mismos gobernantes, pero no hacen nada por el país; no imponen castigos
a quienes ofenden a los mismos gobernantes, pero son útiles para el país.
Por ello, cuando la justicia y el deber reposan en lo que es apropiado, a
alguien que encarna esto se le llama persona ejemplar. A quienes descuidan
la justicia y el deber apropiados se les llama personas miserables.

El conocimiento penetrante logra su objetivo sin fatiga, el conocimiento que


viene a continuación trabaja sin sufrimiento. Los conocimientos inferiores
sufren y se fatigan.

La gente de antaño era sensible pero no posesiva. La gente de hoy día es


posesiva pero no sensible. Cuando un antiguo tirano tuvo palillos para comer
hechos de marfil, un hombre noble se lamentó; cuando los aristócratas de Lu
fueron enterrados junto a estatuas, el erudito Confucio exhaló un suspiro.
Viendo dónde había empezado todo, sabían dónde acabaría.

110

Lao Tse dijo:

La benevolencia es algo que el pueblo admira, el deber es algo que el pueblo


estima. Cuando aquellos a los que el pueblo admira y estima pierden sus vidas
y sus países, es porque no comprendieron los tiempos. Así pues, quienes
conocen la benevolencia y la obligación pero no conocen la estrategia
apropiada al tiempo no alcanzan el Camino.

Los Cinco Señores de la alta antigüedad valoraban la virtud. Los Tres


Augustos Jefes de la antigüedad media practicaban la justicia. Los Cinco
Hegemónicos de la antigua antigüedad empleaban el poder. Ahora bien,
tomar el Camino de los señores e intentar aplicarlo al tiempo de los
hegemónicos no sería el Camino.

Por ello, lo bueno y lo malo es lo mismo en el sentido de que el rechazo y el


halago dependen de las tendencias convencionales; las acciones son iguales
en el sentido de que oposición y armonía dependen de la época.

Cuando sabes lo que hace la Naturaleza y conoces cómo actúa la gente,


tienes los medios de atravesar el mundo. Si conoces la Naturaleza pero no
conoces a la gente, no tienes entonces modo alguno de interactuar con la
sociedad. Si conoces a la gente pero no conoces a la Naturaleza, no tienes
modo alguno de viajar a lo largo del Camino.

Si diriges tu intención directamente a lo que es cómodo, los inexorables y


poderosos te robarán; si utilizas tu cuerpo para trabajar por cosas, el yin y el
yang te devorarán.

Las personas que han alcanzado el Camino cambian externamente pero no


cambian internamente. El cambio externo es la manera mediante la que
conocen a las demás personas; el no cambio interno es la manera mediante la
que se preservan a sí mismos.

Por ello, si posees un control interno estable, al tiempo que eres capaz de
contraerte y expandirte externamente, fluyendo con las cosas, puedes evitar
el fracaso en todo lo que emprendas.

Lo que se estima en el Camino es la capacidad de cambiar. Si te mantienes


en una sola disciplina y llevas a cabo una sola actividad, aunque alcances con
ello la realización, aun esto no es algo diferente de bloquear el gran Camino Por ello,
cuando la
aferrándote a la pequeña preferencia.
justicia y
el deber
El Camino es silencioso, porque está vacío; no implica actuar sobre los demás reposan
en lo que
y no implica actuar sobre uno mismo. Por ello, cuando sigues el Camino al es
emprender algo, éste no es el hacer del Camino, es la aplicación del Camino. apropiado
, a alguien
que
Lo que encierra el cielo y la tierra es iluminado por el sol y la luna, calentado encarna
por el yin y el yang, humedecido por la lluvia y el rocío, y sostenido por el esto se le
llama
Camino y la virtud, todo es la misma única armonía.
persona
ejemplar.
Por tanto, quienes pueden llevar el cielo pueden caminar por la tierra; quienes A quienes
descuidan
reflejan absoluta pureza ven gran claridad. Quienes establecen gran paz viven
la justicia
en una vasta morada; quienes pueden vagar en la más profunda oscuridad y el deber
tienen la misma luz que el sol y la luna, sin forma y, sin embargo, produciendo apropiado
s se les
formas. llama
personas
Por tanto, las verdaderas personas dejan descansar sus esperanzas en la miserable
s.
base de la atención, y hacen su morada en el principio de las cosas. Miran
dentro de la más profunda oscuridad y escuchan el silencio. En medio de la
más profunda oscuridad solitaria encuentran luz; sólo en medio del silencio
esencial encuentran la iluminación. El uso que hacen de ellas es un no uso;
sólo después del no uso son capaces de utilizarlas. El conocimiento que
tienen de ellas es un no conocimiento; sólo después del no conocimiento son
capaces de conocerlas.

El Camino es lo que siguen los seres, la virtud es lo que la vida sostiene. La


humanidad es una prueba de caridad acumulada, la justicia es lo que está
cerca del corazón y se armoniza con lo que es adecuado para la comunidad.
Cuando desaparece el Camino, surge la virtud; cuando decae la virtud,
aparecen la humanidad y la justicia. Por ello, la gente de la muy remota anti-
güedad caminaba por el Camino y no por la virtud; la gente de la antigüedad
media conservaba la virtud pero no el sentimiento; mientras que la gente de los
últimos tiempos era precavida y cuidadosa para no perder la humanidad y la
justicia.

Así pues, sucede que sin justicia superior la gente no tiene modo alguno de
vivir; si pierden la justicia, pierden aquello por lo que están viviendo. Sin
provecho, las personas ordinarias no tienen una manera de vivir; si pierden el
provecho, pierden su manera de vivir. Por ello, las personas superiores temen
la pérdida de la justicia, mientras que las personas ordinarias temen la pérdida
del provecho. Observa lo que temen, y podrás ver la diferencia entre lo que
es desastroso y lo que es afortunado para ellos.

Acerca de los Tres Reyes Magos


Pedro Luis Pascual Barroso
Extracto de un capítulo del blog “Los Reyes Magos de siempre”, del autor, sito
en este enlace http://losreyesmagosdesiempreblog.blogspot.com.es. Este es el
capítulo centrado en la historia de los tres enigmáticos visitantes de Jesús en su
pesebre.

En el Antiguo Testamento, en el Libro de los Salmos, encontramos unos


versos que aluden a estos personajes cuando dicen: "que los reyes de Tarsis
Y al ver la
estrella se y de las costas lejanas le paguen tributo. Que los reyes de Arabia y de Sebá
alegraron le traigan regalos;” (Salmos 72:10).
con
extraordina
rio gozo. Y La siguiente referencia que tenemos de ellos, como supongo ya conocéis, es
entrando en el nacimiento del Niño Jesús en Belén, según relata el Evangelista San
en la casa
vieron al Mateo en las Sagradas Escrituras (Mateo 2:1-12).
niño con
María su
“Habiendo nacido Jesús en Belén de Judá por los días del rey Herodes, he
madre, y
cayendo en aquí que unos magos desde el oriente se presentaron en Jerusalén diciendo:
tierra le «¿Dónde está el que ha nacido, rey de los judíos? Porque vimos una estrella
adoraron; y
abriendo en oriente, y venimos a adorarle» Y oyendo esto el rey Herodes, se conturbó,
sus y toda Jerusalén con él; y congregando a los archisacerdotes y a los escribas
tesoros del pueblo se informaba de ello sobre dónde habría de nacer el Cristo. Y ellos
ofrecieronl
e sus les dijeron: «En Belén de Judá; así, en efecto, está escrito por el profeta: “Y
dones: oro, tú, Belém, tierra de Judá, no eres en modo alguno la más pequeña entre los
incienso y príncipes de Judá; porque de ti vendrá el guía que apacentará a mi pueblo
mirra.
Israel”»

Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, averiguó con precisión


de ellos el tiempo de aparición de la estrella; y despidiéndoles para Belén dijo:
«Id y averiguad con exactitud lo de ese niño; una vez que lo encontréis,
anunciádmelo para que yo también vaya y le adore» Y ellos, oyendo esto al
rey, se pusieron en camino y he aquí que la estrella que vieron en el oriente los
guiaba por delante hasta que, llegando, se detuvo en el lugar en que estaba el
niño. Y al ver la estrella se alegraron con extraordinario gozo. Y entrando en
la casa vieron al niño con María su madre, y cayendo en tierra le adoraron; y
abriendo sus tesoros ofrecieronle sus dones: oro, incienso y mirra. Y siendo
avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, se volvieron a
su tierra por otro camino».

De este pasaje de la Biblia viene la tradición de que los Reyes Magos traen
regalos a todos los que creemos en ellos, como en su día, hace más de dos mil
años, además de rendirle homenaje, le entregaron al recién nacido en el
pesebre regalos de una gran riqueza simbólica: oro como atributo de realeza,
incienso haciendo referencia a su divinidad, y mirra, utilizada para la
embalsamación, con el significado de su humanidad.

Serán los llamados Evangelios Apócrifos los que, en lo que puedan tener de
verdad, den algunos detalles acerca de estos Magos de Oriente. El
Evangelio Armenio de la Infancia (siglo IV), en su capítulo XII describe los
nombres y su procedencia: “El primero era Melkon, rey de los persas; el
segundo, Gaspar, rey de los indios; y el tercero, Baltasar, rey de los árabes.
Y los jefes de su ejército, investidos del mando general, eran en número de
doce. Las tropas de caballería que les acompañaban, sumaban doce mil
hombres, cuatro mil de cada reino”.

No se sabe exactamente de donde provenían estos tres sabios o magos o


reyes. Hay muchas teorías sobre su origen: Tarsis, Sabá, Seba, Persia o
Caldea. Nos quedamos con que procedían de Oriente, y desde allí año tras
año, montados en sus caballos, camellos o dromedarios, emprenden su camino,
real o virtual, guiados por una grande y brillante estrella, para seguir
ilusionándonos durante toda nuestra vida.

De este pasaje de la Biblia viene la tradición de que los Reyes Magos traen
regalos a todos los que creemos en ellos, como en su día, hace más de dos mil
años, además de rendirle homenaje, le entregaron al recién nacido en el
pesebre regalos de una gran riqueza simbólica: oro como atributo de realeza,
incienso haciendo referencia a su divinidad, y mirra, utilizada para la
embalsamación, con el significado de su humanidad.

Serán los llamados Evangelios Apócrifos los que, en lo que puedan tener de
verdad, den algunos detalles acerca de estos Magos de Oriente. El
Evangelio Armenio de la Infancia (siglo IV), en su capítulo XII describe los
nombres y su procedencia: “El primero era Melkon, rey de los persas; el
segundo, Gaspar, rey de los indios; y el tercero, Baltasar, rey de los árabes.
Y los jefes de su ejército, investidos del mando general, eran en número de
doce. Las tropas de caballería que les acompañaban, sumaban doce mil
hombres, cuatro mil de cada reino”.

No se sabe exactamente de donde provenían estos tres sabios o magos o


reyes. Hay muchas teorías sobre su origen: Tarsis, Sabá, Seba, Persia o
Caldea. Nos quedamos con que procedían de Oriente, y desde allí año tras
año, montados en sus caballos, camellos o dromedarios, emprenden su camino,
real o virtual, guiados por una grande y brillante estrella, para seguir
ilusionándonos durante toda nuestra vida.

El que fueran tres tampoco está concretado en ningún otro escrito que no
fueran los Apócrifos, pero al referirse las Sagrados Escrituras a que al niño
Jesús le entregaron oro, incienso y mirra hay que suponer que procedían de
otros tantos personajes. Posteriormente, en el siglo V, el papa San León I el
Magno estableció definitivamente ese número de tres.
San Beda, el Venerable (672-735), monje benedictino inglés, Doctor de la
Iglesia y patrón de los historiadores, describió el aspecto físico de los Reyes El primero
Magos en un códice: «Melchor, anciano de blancos cabellos y larga barba del era
Melkon,
mismo color; Gaspar, más joven y rubio; Baltasar, negro». rey de los
persas; el
Otra leyenda cuenta que, después de la resurrección de Jesucristo, el segundo,
Gaspar,
apóstol Tomás se encontró con estos tres reyes, magos o sabios en Saba rey de los
(Etiopia y Yemen). Allí fueron bautizados y consagrados obispos. En el año indios; y
el tercero,
70 sufrieron martirio y sus restos depositados en un triple sarcófago.
Baltasar,
rey de los
En el siglo IV, Santa Elena, madre de Constantino, primer emperador árabes. Y
los jefes
romano convertido al cristianismo, los llevó a Constantinopla, actual
de su
Estambul. Luego fueron trasladados a Milán, hasta que en 1162 el ejército,
emperador Federico Barbarroja saqueó la ciudad y entregó al arzobispo investidos
del
Reinaldo de Dassel los restos de los Magos como botín y regalo. Reinaldo mando
los llevó a Colonia (Alemania), donde casi cien años después se inició la general,
construcción a orillas del Rin de la actual catedral, de puro estilo gótico, pero eran en
número
finalizada en 1880, 632 años después del inicio de su construcción. de doce

Este monumento, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996, el más


visitado de Alemania, sobrevivió milagrosamente, no obstante, con grandes
destrozos, a los intensos bombardeos de esa ciudad durante la Segunda
Guerra Mundial.

Actualmente, los restos descansan en un bello y valioso relicario en forma de


basílica recubierto de oro y plata, obra del orfebre Nicolás de Verdum que lo
finalizó en 1225. Le adornan numerosas joyas y esmaltes y 74 figuras en
bajorrelieve. Es el más grande en el mundo occidental y se encuentra a la
contemplación o veneración del público detrás del altar mayor de la catedral,
habiéndose convertido en un lugar de constante peregrinación para la
cristiandad.

Mumonkan. Casos 24 a 25.


Wumen Huikai
Presentamos el “Mumonkan” o “Entrada sin puerta” (traducido del japonés). Se
trata de una colección de 48 casos, o koanes, recopilados por el autor en su
estancia en el monasterio de Longxiang (China). Wumen (1183–1260) se
inscribía en el budismo Ch’an, dentro del linaje Linji o Rinzai y recibió la
transmisión de su maestro Yuelin.

24. Sin palabras, sin silencio.

Si Un monje preguntó a Fuketsu: “Ambos, el habla y el silencio son faltas que


realmente se cometen cuando comienza la acción interna de la mente y la acción externa

puedes de la mente. ¿Cómo podemos escapar a estas faltas?”

comprende
Fuketsu observó:
r el
problema,
“Siempre recuerdo la primavera en Konan,
puedes Donde las perdices cantan;
fácilmente ¡Cuán fragantes las incontables flores!”
encontrar
la forma de Comentario de Mumon:
salir
El espíritu Zen de Fuketsu era como un relámpago y abrió un pasaje limpio.
Sin embargo, estaba demasiado enredado en el mundo de los monjes y por
esto no pudo cortar con ellos (* lamentablemente Fuketsu no fue capaz de
sentarse en las palabras de los “ancestros”).

Si realmente puedes comprender el problema, puedes fácilmente encontrar la


forma de salir (ser libre).

Ahora, sin ocupar el lenguaje samadhi, explícalo con tus propias palabras
(*…sin palabras, sin frases, ahora explica lo que es el Zen).

Verso:

Él (Fuketsu) no usó frases refinadas;


Antes de hablar, ya ha manejado el asunto.
Si parloteas sin parar,
Encontraras que has perdido tu vía.
25. La predicación desde el tercer asiento.

En un sueño, Kyozan fue a la tierra pura de Maitreya. Se reconoció a sí


mismo sentado en el tercer asiento.

Incluso si
Alguien anunció: “Hoy predicará el que se sienta en el tercer asiento.”
no abre o
cierra su
Kyozan se levantó, golpeó son el mazo y dijo: “La verdad de la enseñanza
Mahayana es trascendente a las cuatro proposiciones y las cien negaciones” boca, está

(cualquier expresión verbal). a ciento


“¡Taicho!, ¡Taicho!” (Escuchen la verdad) ocho mil
millas
Comentario de Mumon: lejos de la
verdad.
Ahora díganme, ¿Kyozan predicó o no lo hizo? Si abre su boca, está perdido;
si sella su boca, está perdido.

Incluso si no abre o cierra su boca, está a ciento ocho mil millas lejos de la
verdad.

Verso:

A plena luz del día, bajo el cielo azul,


Él (Kyozan) fragua un sueño dentro de un sueño:
Crea una monstruosa historia
Y trata de engañar a todo el público.

Vida y Enseñanzas del Señor Jesús


Swami Sivananda
Esta es la reunión de las canciones prólogo del libro mencionado arriba. No hay
un autor conocido aunque el libro está editado por la Divine Life Society (1996)
y recoge las enseñanzas de Swami Sivananda.
Canción infantil Roca de las edades

Dos pequeños ojos para mirar a Dios, Roca de las edades, surcada por mí,
Dos pequeños oídos para escuchar Su palabra, Déjame esconderme en Ti;
Dos pequeños pies para recorrer Sus caminos, Que el Agua y la Sangre
Dos pequeños labios para cantar Su alabanza, Que fluyeron de Tu costado hendido,
Dos pequeñas manos para hacer Su voluntad, Sean la doble cura para el pecado,
Y también un pequeño corazón para amarlo. Límpiame de su culpa y poder.
El trabajo de mis manos no puede
Satisfacer las demandas de Tu ley;
Guíame, Luz divina. Que mi celo no disminuya ahora,
Que mis lágrimas fluyan para siempre,
Guíame, Divina Luz, en medio de esta oscuridad que Todas mis faltas no pudieron expiarse;
me envuelve Tú debes salvarme, sólo Tú.
¡Oh Tú! Condúceme; No traigo nada en mis manos,
La noche está oscura y estoy lejos de casa, Simplemente me aferro a Tu Cruz.
¡Oh Tú! Condúceme; Desnudo, vengo a Ti por vestimenta,
Sostén mis pies, no pido ver Indefenso, busco Tu gracia;
La escena distante; un paso es suficiente para mí. Sucio, soy como una mosca para la Fuente;
Yo no era así, ni rogaba que Tú me guiaras; Lávame, Salvador, o moriré.
Amo el día brillante y a pesar de los temores Mientras extraiga este aliento fugaz,
El orgullo gobernaba mi voluntad; no recuerdo los Cuando mis párpados se cierren en la muerte,
pasados años. Cuando me remonte a través de extensiones
Mientras Tu poder me haya bendecido, desconocidas,
seguramente Que Te vea en Tu Trono de Juez,
Continuará guiándome. Roca de las edades, surcada por mí,
En el páramo y el pantano, en el despeñadero y el Déjame esconderme en Ti.
torrente,
Hasta que la noche se haya ido,
Y con el alba, aquellos rostros angelicales sonrían, Más cerca de Dios
Que había amado tiempo atrás y que había perdido
en un instante. Más cerca de Ti, mi Dios, más cerca de Ti.
Aunque sea una cruz la que me haya elevado,
Todas mi canción será -
Hazme tuyo Más cerca de Ti, mi Dios, más cerca de Ti.
Aunque como el vagabundo (el sol que se pone)
¡Toma mi vida y deja que sea La oscuridad me envuelva – mi descanso, una piedra;
Consagrada a Ti, Señor!; Aún así, en mis sueños estaré
Toma mis manos y déjalas moverse Más cerca de Ti, mi Dios, más cerca de Ti.
Al impulso de Tu amor. Luego, que aparezcan los escalones de camino al
Toma mis momentos y mis días, cielo,
Déjalos fluir en incesante plegaria. Todo lo que Tú me enviaste y me diste en
Toma mis pies y déjalos ser compasión;
Rápidos y hermosos para Ti. Ángeles para que me llamen
Toma mi voz y permíteme cantar Más cerca de Ti, mi Dios, más cerca de Ti.
Siempre, sólo para mi Rey. Entonces con mis pensamientos de vigilia
Toma mis labios y déjalos estar iluminados
Llenos de Tus mensajes. Con Tu alabanza,
Toma mi plata y mi oro; De mis penas de piedra, me levantaré como Bethel,
No debería retener ni una pizca. Para estar así, mediante infortunios,
Toma mi intelecto y usa Más cerca de Ti, mi Dios, más cerca de Ti.
Todo poder como prefieras. O si en alegre vuelo me remontara en el cielo,
Toma mi voluntad y hazme Tuyo; Y habiendo olvidado al sol, la luna y las estrellas,
No será más mía. volara hacia arriba,
Toma mi corazón; es Tuyo. Que aún así, toda mi canción sea,
Será Tu Trono Real. Más cerca de Ti, mi Dios, más cerca de Ti.
Toma mi amor; mi Señor, pongo
A Tus pies el depósito de su tesoro.
Tómame a mí y seré Cuando la niebla se disipe en el esplendor
Siempre, sólo para Ti. De la belleza de las colinas,
Y la luz del sol caiga en alegría
Sobre el río y los arroyos.
Un amor tan asombroso Recordaremos la promesa de nuestro Padre
En el arcoíris de vapor
Cuando contemplo la maravillosa Cruz Nos conoceremos mejor unos a otros
En la que murió el Príncipe de la Gloria, Cuando la niebla se disipe.
Considero mi mayor ganancia como una pérdida
Y todo mi orgullo, despreciable. CORO
Redime en la Cruz de Cristo, mi Dios; Debemos conocer como somos conocidos;
Todas las cosas vanas que me encantan más, No caminar solo nunca más,
Las sacrifico para Su Sangre. Al alba de la mañana
Veo fluir desde Su Cabeza, Sus Manos, Sus Pies, Del día brillante y feliz;
Pena y amor mezclados; Debemos conocernos mejor unos a otros
¿Alguna vez se ha visto semejante amor y pena, Cuando la niebla se disipe.
O espinas que compongan una corona tan rica? A menudo, recorremos el sendero que tenemos
La riqueza de todo el reino de la naturaleza, delante
Era una ofrenda muy pequeña; Con un corazón agobiado;
El amor tan sorprendente, tan divino, A menudo, nos esforzamos en medio de las sombras
Demanda mi alma, mi vida, mi todo, Y nuestros campos están muy apartados;
Para Cristo, que ganó la gracia para los malvados Pero el “Ven, vosotros benditos” del Salvador,
Con amargo sufrimiento y dolorosa angustia, Compensará toda nuestra labor,
Sea alabado por toda la raza redimida, Cuando nos reunamos en la mañana
Por siempre y eternamente. Cuando la niebla se disipe.
Vendremos con gozo y alegría,
Nos reuniremos alrededor del Trono;
Cara a cara con aquellos que nos aman,
Conoceremos como somos conocidos.
Y la canción de nuestra redención
Resonará a través de un día interminable,
Cuando las sombras se alejen
Y la niebla se disipe.