Está en la página 1de 15

TERAPIA COGNITIVA BASADA EN MINDFULNESS Y REDUCCIÓN DE LOS

Ansiedad y SÍNTOMAS DE ANSIEDAD EN PERSONAS CON FIBROMIALGIA

Estrés
ISSN: 1134-7937
Marta Parra Delgado, José Miguel Latorre Postigo y Juan Montañés Rodríguez

Departamento de Psicología, Universidad de Castilla-La Mancha


2012, 18(2-3), 141-154
Resumen: La ansiedad es uno de los síntomas psi- Abstract: Anxiety is one of the psychological symp-
cológicos que acompañan a la fibromialgia, un sín- toms that accompany fibromyalgia, a syndrome that
drome que cursa con dolor crónico generalizado, causes chronic pain, along with other physical and
junto con otros síntomas físicos y psicológicos, que psychological symptoms. Fibromyalgia causes a
causa un fuerte impacto en las diferentes áreas de strong impact on different areas of the patient's life.
la vida del paciente. En el presente trabajo se prue- In this study we test the effectiveness of Mindful-
ba la eficacia de la Terapia Cognitiva basada en la ness-based Cognitive Therapy (Segal, Williams, &
Conciencia Plena (Mindfulness-Based Cognitive Teasdale, 2002) in improving symptoms of anxiety
Therapy; Segal, Williams, & Teasdale, 2002) en la in a sample of participants diagnosed with fibrom-
mejora de los síntomas de ansiedad en una muestra yalgia. We performed an experimental pre-post
de personas diagnosticadas de fibromialgia. Se treatment design with a 3-month follow-up. The
realizó un diseño experimental pre-post tratamiento sample (N = 34) consisted of 33 women and 1 man
con seguimiento a los tres meses. La muestra (N= aged between 30 and 77. The results indicated that
34) estaba formada por 33 mujeres y 1 hombre con this treatment was effective in improving short-term
edades comprendidas entre 30 y 77 años. Los re- state anxiety. It is important to continue studying the
sultados indicaron que este tratamiento resultó short, medium and long term therapeutic effects of
efectivo en la mejora, a corto plazo, de la ansiedad Mindfulness-based Cognitive Therapy on the
estado. Se considera relevante continuar estudiando psychological and physical symptoms of those who
los efectos terapéuticos, a corto, medio y largo pla- suffer from fibromyalgia.
zo de la Terapia Cognitiva basada en Mindfulness
sobre los síntomas psicológicos y físicos en perso- Key words: Mindfulness, cognitive therapy, fibrom-
nas que padecen fibromialgia. yalgia, anxiety.

Palabras clave: Mindfulness, terapia cognitiva, fi- Title: Mindfulness-Based Cognitive


bromialgia, ansiedad. Therapy and reduction of anxiety
symptoms in people with
fibromyalgia

La fibromialgia es un síndrome que 2006), en este sentido se ha comprobado


puede resultar incapacitante y cuya etiolo- que el dolor crónico y la fibromialgia co-
gía es actualmente desconocida. Cursa con rrelacionan con síntomas elevados de an-
dolor crónico musculoesquelético generali- siedad (Arnold, Crofford, Martin, Young,
zado junto con otros síntomas físicos como, & Sharma, 2007; Thieme, Turk, & Flor,
por ejemplo, fatiga intensa, alteraciones del 2004) que pueden provocar un peor ajuste a
sueño, parestesias, cefaleas y psicológicos la enfermedad (Roelofs et al., 2004). Su
como ansiedad y depresión (Rivera et al., prevalencia en España, según el estudio
EPISER de la Sociedad Española de
*Dirigir la correspondencia a: Reumatología (2001), es del 2.4% en po-
Marta Parra Delgado blación general mayor de 20 años, esti-
Facultad de Educación. Departamento de Psicología. Plaza de
la Universidad, 3, Albacete (02071). mándose la prevalencia entre las mujeres
Tfno. 967 59 92 00 ext. 2506 Fax. 967 59 92 29. en un 4.2% frente a un 0.2% en los varo-
Marta.Parra@uclm.es
© Copyright 2012: de los Editores de Ansiedad y Estrés
142 Marta Parra Delgado, José Miguel Latorre Postigo y Juan Montañés Rodríguez

nes, lo que supone una relación mu- tes y profesionales en cuanto a su trata-
jer/varón de 21:1. miento, estableciéndose como un problema
A pesar de que el nexo entre los aspec- de salud pública de primer orden (Rivera et
tos psicopatológicos y la etiología y curso al., 2006) que afecta a la esfera biopsicoso-
de la fibromialgia no se ha identificado con cial de la persona causando, en la mayoría
suficiente claridad, sí que se acepta que el de los casos, un fuerte impacto vital, fami-
dolor crónico tiene un efecto negativo so- liar y laboral (Bernard, Prince, & Edsall,
bre el humor (Casanueva, 2007) y que las 2000; Neumann & Buskila, 1997; Reisine,
personas que presentan niveles más altos Fifield, Walsh, & Feinn, 2003; Söderberg,
de ansiedad y otras emociones negativas Lundman, & Norberg, 1999), con un alto
suelen presentar, a su vez, una mayor pro- índice de frecuentación y elevado consumo
babilidad de sufrir trastornos físicos cróni- de recursos sanitarios y sociales (Sicras-
cos (Cano-Vindel, 2011). Se estima espe- Mainar, Blanca-Tamayo, Navarro-Artieda,
cialmente relevante abordar el tratamiento & Rejas-Gutiérrez, 2009; Tornero, Pique-
de la fibromialgia tanto desde la disfunción ras, Carballo, & Vidal, 2002; Wolfe et al.,
física como emocional (Thieme, Turk, & 1997).
Flor, 2004). En esta línea, es importante contar con
En este sentido, los datos sobre comor- aproximaciones clínicas que proporcionen
bilidad de ansiedad y depresión en pacien- al paciente estrategias y habilidades prácti-
tes con fibromialgia muestran que el 32.3% cas para aceptar el dolor crónico y los sín-
presenta un desorden por ansiedad y el tomas que lo acompañan, en vez de tratar
34.8% un trastorno del estado de ánimo. de eliminarlo o controlarlo. Estas interven-
Estos datos indican una prevalencia de es- ciones, basadas en la aceptación, son las
tos desórdenes tres veces mayor que en la llamadas terapias de tercera generación
población general (Thieme, Turk, & Flor, (Hayes, 2004), en las que se comienza a
2004). Además, se encuentra una alta co- dar un mayor énfasis a estar en contacto
rrelación entre fibromialgia y los trastornos con el momento presente y a la aceptación
de ansiedad y depresión, pero no con otras de las experiencias internas aversivas por
patologías psiquiátricas. El grado de depre- parte del individuo. Se incorpora, por tanto,
sión/ansiedad se relaciona con mayor res- al modelo de “cambio” de conducta y/o
puesta al estrés, datos de severidad de la pensamiento, el de “aceptación” de aquello
enfermedad y mayor consumo de recursos que no se puede cambiar en la vida de una
económicos (Aparicio, Ramos-Cejudo, persona (Lavilla, Molina, & López, 2008).
Salguero, & Sanz-Blasco, 2011). Entre las intervenciones de tercera genera-
Debido a las características del síndro- ción encontramos el Programa de Reduc-
me de fibromialgia, el tratamiento aconse- ción de Estrés basado en la Atención Plena
jado es multimodal, consistente en ejercicio (REBAP) (Mindfulness-Based Stress Re-
físico suave junto con terapia cognitiva duction, Kabat-Zinn, 1982) y la Terapia
conductual y educación al paciente, resul- Cognitiva basada en la Conciencia Plena
tando efectivo en la disminución del dolor (TCBCP) (Mindfulness-Based Cognitive
y el impacto de la fibromialgia, así como Therapy; Segal, Williams & Teasdale,
en el aumento de la autoeficacia y el fun- 2002). Actualmente, diferentes estudios
cionamiento físico (Burckhardt, 2006). demuestran que la práctica de mindfulness
puede tener efectos beneficiosos sobre la
Aunque existen intervenciones eficaces
ansiedad (Chiesa, & Serretti, 2009; Cohen-
para el manejo de la fibromialgia, prevale-
Katz, Wiley, Capuano, Baker, & Shapiro,
ce una gran insatisfacción entre los pacien-
2004; Irving, Dobkin & Park, 2009; Ra-
Terapia Cognitiva basada en Mindfulness y reducción de ansiedad en Fibromialgia 143

mos, Hernández, & Blanca, 2009), el cre- y mental; f) Clarificación de valores, diri-
cimiento y autorrealización personal (Fran- giendo la conducta, conscientemente y
co, de la Fuente, & Salvador, 2011) y sobre momento a momento, hacia ellos; g) Rela-
el bienestar físico y emocional de pacientes jación, en cuanto que la práctica de la me-
con fibromialgia (Bohlmeijer, Prenger, ditación, a largo plazo, puede implicar un
Taal, & Cuijpers, 2010; Grossman, Tie- estado de mayor serenidad y h) Autocom-
fenrhaler-Gilmer, Raysz, & Kesper, 2007; pasión, en el sentido de darse a uno mismo
Lush, Salmon, Floyd, Studts, & Weissbe- el cuidado, consuelo y serenidad que de
cker, 2009). Si bien es necesario evaluar, forma natural se le hace llegar a quienes se
con rigor metodológico y validez ecológi- les quiere cuando están sufriendo (Simón,
ca, qué factores de intervención subyacen a 2011).
dicha eficacia (Schmidt et al., 2011). La TCBCP es una intervención psicoso-
Mindfulness es una técnica aliada de las cial grupal desarrollada con el objetivo
terapias de tercera generación que permite principal de prevenir la recurrencia y recaí-
tomar conciencia de la experiencia presente da en aquellas personas que son vulnera-
con aceptación (Germer, 2005) y prestar bles a padecer episodios depresivos. Inte-
atención de un modo particular, a propósi- gra técnicas de reestructuración cognitiva
to, en el momento presente, sin enjuiciarlo (Beck, Rush, Shaw, & Emery, 1979/1983;
(Kabat-Zinn, 1990/2004). Ellis, 1962/1980) con ejercicios de medita-
Los mecanismos psicoterapéuticos más ción de atención plena (mindfulness) esta-
importantes de mindfulness son (Delgado, blecidos en el programa REBAP destinado
2009; Pérez & Botella, 2006): a) Exposi- a personas con dolor crónico y/o expuestas
ción o contemplación con aceptación y sin a condiciones relacionadas con el estrés
enjuiciar los pensamientos, sentimientos, con el objetivo de mejorar su salud y bie-
emociones y sensaciones corporales que nestar.
experimenta el individuo facilitándole una Se considera que la TCBCP, puede ser
experiencia menos amenazadora; b) Cam- adecuada en el tratamiento de la ansiedad
bios cognitivos en los patrones de pensa- de las personas con fibromialgia, ya que in-
miento y en las actitudes sobre los mismos, tegra técnicas de intervención que resultan
de manera que la persona llega a compren- eficaces en el tratamiento de los síntomas
der que los pensamientos son solo pensa- de la fibromialgia, como las utilizadas en la
mientos, eventos mentales y no un reflejo terapia cognitivo conductual, que se ha es-
de la realidad; c) Auto-regulación sobre di- tablecido como tratamiento psicoterapeúti-
ferentes respuestas de afrontamiento que co aconsejado (Glombiewski et al., 2010),
faciliten el autocuidado cuando la persona y en el programa REBAP, que ha obtenido
es consciente de los pensamientos, emo- resultados muy prometedores en la mejora
ciones, dolor corporal o de las respuestas en los síntomas de ansiedad y depresión,
de estrés que está experimentando; d) percepción de calidad de vida, funciona-
Aceptación de los contenidos psicológicos miento físico y/o disminución de la inten-
y/o fenómenos corporales, como el dolor, sidad del dolor, entre otros, en pacientes
anteriormente evitados. La aceptación se con fibromialgia (Franco, Mañas, & Justo,
acompaña del reconocimiento de transito- 2010; Lush, Salmon, Floyd, Studts, &
riedad de las sensaciones y los eventos Weissbecker, 2009; Merkes, 2010; Quinta-
mentales, lo que permite al sujeto compro- na & Rincón, 2011; Rosenzweig et al.,
meterse con el posible cambio en la direc- 2010; Sephton et al., 2007; Weissbecker et
ción valiosa; e) Integración de aspectos di- al., 2002).
sociados del self de la experiencia corporal
144 Marta Parra Delgado, José Miguel Latorre Postigo y Juan Montañés Rodríguez

Lo que incorpora la práctica de Método


mindfulness a la terapia cognitiva es permi- Participantes
tir que la persona practique y experimente
La muestra inicial estaba formada por
la aceptación de sus pensamientos, emo-
46 personas (45 mujeres y 1 hombre).
ciones y sensaciones corporales, enseñán-
dole a relacionarse de manera diferente con Los criterios de inclusión para formar
su dolor y los síntomas psicológicos que le parte del presente estudio fueron:
acompañan, observándolos desde una pers- a) Estar diagnosticado/a del síndrome
pectiva más amplia, desde fuera, para llegar de fibromialgia de acuerdo a los cri-
a considerarlos simples eventos de la men- terios diagnósticos propuestos por el
te, que no necesariamente reflejan la reali- American College of Rheumatology
dad y que son transitorios. Los clientes (Wolfe et al., 1990).
practican el descentramiento de sus pensa- b) Mostrar interés por participar en la
mientos, sentimientos y sensaciones corpo- terapia así como compromiso con la
rales durante las sesiones de meditación, práctica de mindfulness en casa.
donde el sujeto procesa la experiencia pre- Los criterios de exclusión fueron:
sente con consciencia plena, sin necesidad a) Diagnóstico por dependencia y/o
de emitir juicios de valor ni de tener expec- abuso de alcohol y/o sustancias
tativas sobre lo que va a suceder a conti-
b) Estar realizando terapia psicológica
nuación.
con el equipo de fibromialgia del
La eficacia de la práctica de mindful- SESCAM de Albacete.
ness en la mejora del bienestar físico y
Atendiendo a estos criterios y a la falta
emocional en personas que padecen dolor
de remisión de los cuestionarios en la eva-
crónico, junto con otros desórdenes emo-
luación pretest, un total de 12 personas fue-
cionales, puede estar, según Kabat-Zinn
ron excluidas de nuestro estudio tal y como
(1982), en que la meditación facilita una
se refleja en la Figura 1.
postura de atención hacia la propiocepción,
conocida como observación descentrada, Se observa que, tras el proceso de se-
que parece causar un desacoplamiento de la lección, 34 participantes fueron aleatoriza-
dimensión sensorial de la experiencia del dos, a través del programa Random Num-
dolor de la dimensión cognitiva y afectiva ber Generator (Devilly, 2004a), a las dos
y, así, reducir la experiencia de sufrimien- condiciones experimentales; grupo de in-
to. Los resultados preliminares del estudio tervención con la TCBCP (n=17) y grupo
experimental de Vago y Nakamura (2011) control (n=17). De las 17 personas que
sugieren que el entrenamiento en medita- formaban parte del grupo experimental dos
ción basado en mindfulness reduce la evita- asistieron a menos de cuatro sesiones de in-
ción del dolor relacionado con la amenaza tervención. Por tanto, siguiendo el criterio
en los primeros niveles del procesamiento de Segal, Williams y Teasdale (2002), el
del mismo y facilita la desconexión de la número de personas que se considera que
amenaza del dolor en las etapas de proce- han recibido tratamiento es de 15.
samiento superior. Los participantes tenían una edad media
El objetivo principal de este estudio es de 52.09 (10.48). Con respecto a las varia-
probar la eficacia de la TCBCP en la mejo- bles sociodemográficas y clínicas, el
ra de los síntomas de ansiedad en pacientes 76.47% de ellos están casados, el 50% po-
diagnosticados de fibromialgia. see estudios primarios y el 55.88% se dedi-
ca a sus labores. El tiempo que llevan su-
friendo este síndrome, según la estimación
Terapia Cognitiva basada en Mindfulness y reducción de ansiedad en Fibromialgia 145

Figura 1. Flujo de participantes en el estudio

de los participantes, es de entre 2 y 60 años Instrumentos


(M= 21.24, DT= 14.98). La mayoría Los datos sociodemográficos, clínicos y
(76.4%) toma medicación para los sínto- sobre diferentes áreas de la vida de los par-
mas de depresión y/o ansiedad. Todos los ticipantes se recogieron a través de una en-
participantes eran miembros de la Asocia- trevista inicial desarrollada a partir del
ción de Fibromialgia de Almansa formato de entrevista semiestructurada para
(AFIBROAL).
146 Marta Parra Delgado, José Miguel Latorre Postigo y Juan Montañés Rodríguez

pacientes con dolor crónico propuesto por dez en diversos contextos (Seisdedos,
Miró (2003). 1999).
Se administraron los módulos de la Mi- Procedimiento
ni International Neuropsychiatric Interview Se llevó a cabo un diseño experimental
(MINI; Sheehan et al., 1997) (Versión en de grupos aleatorios con tres medidas repe-
español 5.0.0 adaptada por Ferrando, Bo- tidas (pretest, postest y seguimiento a los
bes, Gibert & Lecrubier, 1997), que permi- tres meses).
tieron diagnosticar las categorías clínicas El grupo experimental realizó la
decisivas para la exclusión de los aspiran- TCBCP que se compone de 8 sesiones al-
tes a participar en la investigación, así co- tamente estructuradas. Cada sesión semanal
mo los que permiten describir clínicamente tiene una duración aproximada de 2 hrs 30
la muestra en aquellos trastornos psicopato- min. Según Segal, Williams y Teasdale
lógicos que mayor prevalencia tienen en la (2002) se entiende que los participantes
población con fibromialgia. Los módulos han llevado a cabo el tratamiento si asisten,
utilizados han sido: A. Episodio depresivo al menos, a 4 de las 8 sesiones propuestas.
mayor, B. Episodio depresivo mayor reci- Siguiendo este criterio, el 88.23% de las
divante, C. Riesgo de suicidio, E. Trastorno personas del grupo experimental han parti-
de angustia, F. Agorafobia, J. Abuso y de- cipado en la terapia, siendo el 41.1% de
pendencia de Alcohol, K. Trastornos aso- ellas las que han asistido a 6 o más sesio-
ciados al uso de sustancias psicoactivas no nes. Tanto el grupo experimental como el
alcohólicas. La MINI es una entrevista grupo control siguieron con su tratamiento
diagnóstica estructurada de duración breve farmacológico habitual y continuaron nor-
(alrededor de 15 minutos) que explora los malmente con sus sesiones de rehabilita-
principales trastornos psiquiátricos del Eje ción, asistencia a reuniones y clases pro-
I, según la clasificación del DSM-IV puestas por la Asociación de Fibromialgia
(APA, 1994) y la CIE-10 (Clasificación In- de Almansa. Las sesiones fueron guiadas
ternacional de Enfermedades, 1992). Los por una psicoterapeuta con formación prác-
resultados sobre validez y fiabilidad, com- tica y teórica en la TCBCP. Las sesiones
parando la MINI con el Structured Clinical son eminentemente prácticas, realizando
Interview for DSM-III-R Patients (SCID-P; diferentes ejercicios de meditación en cada
Spitzer, Williams, Gibbon, & First, 1990), una de ellas. A continuación se presenta
demuestran que la MINI tiene una validez una breve descripción de las mismas (para
y fiabilidad bastante alta y que, además, mayor detalle consultar Parra-Delgado,
puede ser administrada en un período de 2011):
tiempo mucho más breve que el SCID-P
Primera sesión. Se proporciona al parti-
(Sheehan et al., 1997).
cipante un primer contacto experiencial de
La variable ansiedad se midió a través mindfulness a través de dos meditaciones
del State-Trait Anxiety Inventory (STAI; que permiten transmitir qué es mindfulness
Spielberger, Gorsuch, & Lushene, 1970) y qué actitudes le acompañan. Esto toma
(Validación española por Seisdedos, 1999). mayor significado cuando se facilita que la
Este cuestionario comprende dos escalas persona reflexione sobre los pensamientos
que miden, por separado, ansiedad estado y y conductas automáticas, relacionadas so-
rasgo, cada una con 20 ítems. La consisten- bre todo con el dolor, que surgen a lo largo
cia interna de esta escala es bastante buena del día.
entre (.90 y .93 en la ansiedad estado, y .84
Segunda sesión. Se trabajan las dificul-
y .87 en ansiedad rasgo), así como la vali-
tades físicas y psicológicas que han surgido
Terapia Cognitiva basada en Mindfulness y reducción de ansiedad en Fibromialgia 147

en la práctica de mindfulness y se dialoga mohadas, etc.) para hacer más cómoda la


sobre las actitudes mantenidas en el proce- práctica de mindfulness.
so. Análisis de datos
Tercera sesión. Se desarrolla principal- Para determinar si existen diferencias
mente la meditación en la respiración como significativas entre los grupos se ha em-
una herramienta que posibilita en cualquier pleado la prueba ANOVA de una vía.
momento la práctica de mindfulness. Para analizar el cambio ocurrido en ca-
Cuarta sesión. Se trabaja la habilidad de da uno de los grupos se ha realizado la
observar los estímulos aversivos, físicos y prueba t para muestras emparejadas. Tam-
psicológicos con conciencia plena, de ma- bién se ha calculado el porcentaje de cam-
nera que se pueda responder a ellos en vez bio entre el pretest y postest y el pretest y
de reaccionar de forma automática. Se seguimiento, así como el tamaño del efec-
ofrece información sobre la depresión. to, d de Cohen (Cohen, 1988), tanto para la
Quinta sesión. Se profundiza en la acep- comparación de dos grupos (control vs. ex-
tación de la experiencia de dolor, dándole perimental) como para estimar el tamaño
espacio para que ocurra. Se ofrece infor- del efecto producido intra-grupo.
mación sobre la ansiedad. Para el cálculo de los efectos principa-
Sexta sesión. Se reflexiona sobre la re- les y la interacción de las variables inde-
lación entre pensamientos y sentimientos. pendientes (grupo y tiempo) sobre la varia-
Se acompaña a la persona, a través de dife- ble dependiente se ha realizado un
rentes ejercicios y meditaciones basadas en ANOVA 2x3 con una variable indepen-
mindfulness, a practicar una relación dife- diente entre-sujetos con dos niveles (expe-
rente con sus pensamientos y emociones. rimental y control) y el tiempo (pretest,
Séptima sesión. Se invita a la persona a postest y seguimiento) como variable inde-
que descubra y/o redescubra formas senci- pendiente intra-sujetos.
llas de autocuidarse y aumentar su bienes- La mayoría de los análisis se han reali-
tar físico y psicológico. zado con el programa SPSS para Windows
Octava sesión. Trata de resumir lo v. 15.0 y v. 17.0. Además, para los cálculos
aprendido y emplearlo para responder a fu- del tamaño del efecto se han utilizado los
turos estados de ánimo y/o experiencias programas Sample Power 2.0 para Win-
corporales dolorosas. dows (Borenstein, Rothstein, & Cohen,
En todas las sesiones, al comenzar, se 2001) y ‘The Effect Size Generator for
realiza un feedback de la práctica realizada Windows: Version 2.3’ (Devilly, 2004b).
en casa y, al finalizar, se reparten las tareas En todos los casos los análisis se han
para casa y unos folletos resumen de cada efectuado con un Intervalo de Confianza
sesión. del 95%.
Las modificaciones de la TCBCP lleva-
das a cabo para el grupo de personas a las Resultados
que iba dirigida esta intervención fueron Estadísticos descriptivos
principalmente: un mayor detenimiento en
Los dos grupos eran homogéneos en
la aceptación de la experiencia de dolor en
cuanto a las variables sociodemográficas y
las diferentes meditaciones de mindfulness,
clínicas evaluadas (Tabla 1).
transmitir la importancia de no forzarse en
las posturas de yoga, la recomendación de También son grupos equilibrados en el
utilizar diferentes posturas de meditación y diagnóstico de los trastornos psiquiátricos
distintos materiales (mantas enrolladas, al- evaluados en la muestra: episodio depresi-
148 Marta Parra Delgado, José Miguel Latorre Postigo y Juan Montañés Rodríguez

Tabla 1. Variables Sociodemográficas y Clínicas del Grupo Experimental y Control

Grupo Grupo
Test de
Variables Experimental Control p
Diferencias
(n=15) (n=17)
Edad, M (SD) 53.13 (10.50) 51.53 (11.30) t = -.41 .68
Sexo
Mujeres 100% (15) 94.1% (16) χ2a = .91 1.0
Hombres 0% (0) 5.9% (1)
Nivel de estudios
Sin estudios 33.3% (5) 23.5% (4) FLevene = .10 .75
Primaria con/sin Graduado
60% (9) 58.8% (10)
Escolar
Secundaria/Universitarios 6.6% (1) 17.6% (3)
Situación Laboral
En Activo 0% (0) 35.3% (6) FLevene = 2.57 .11
Sus Labores 73.3% (11) 47.1% (8)
Baja/incapacidad 26.6% (4) 17.6% (3)
Años de inicio del síndrome t = .14
21.7 (16.64) 22.5 (13.84) .88
M (SD)
Factores de empeoramiento
de los síntomas
Físicos 6.6% (1) 11.8% (2) χ2a = 1.90 .38
Emocionales 40% (6) 58.8% (10)
Ambos 53.3% (8) 29.4% (5)
Consumo de Fármacos
Ninguno 20% (3) 23.5% (4) χ2a = .49 .92
Antidepresivos 33.3% (5) 41.2% (7)
Ansiolíticos 20% (3) 17.6% (3)
Ambos 26.6% (4) 17.6% (3)
Expectativas de Resultados
Pocas 13.3% (2) 35.3% (6) U = 99.5 .16
Buenas 86.6% (13) 64.7% (11)
Nota: χ2a = χ2corregido con el estadístico exacto de Fisher

vo mayor χ2(1) = 0.00, p = .64, episodio Es oportuno señalar que la mortandad


depresivo mayor recidivante χ2 (1) = 3.11, (n= 2) que se dio en el grupo experimental,
p = .08, riesgo de suicidio U(1) = 125.50, p debido a lo no asistencia del 50% de las se-
= .51, trastorno de angustia sin agorafobia siones, no afectó a la comparabilidad de los
χ2(1) = 0.23, p = .50 y con agorafobia χ2(1) grupos ya que se comprobó que seguían
= 0.00, p = .64 y agorafobia sin trastorno siendo equivalentes.
de angustia χ2(1) = 3.29, p = .11. En la Tabla 2 se presentan las medias,
Entre el grupo experimental y control desviaciones estándar y análisis de varianza
no existían diferencias significativas pre- de una vía para cada uno de los dos grupos
vias en las variables ansiedad rasgo F(1, (experimental y control) en los tres mo-
32) = .06, p = .80 y ansiedad estado F(1, mentos de medida: pretest, postest y se-
32) = .10, p = .74. guimiento.
Terapia Cognitiva basada en Mindfulness y reducción de ansiedad en Fibromialgia 149

Comparación entre grupos nificativas ni en el grupo experimental ni


Los resultados del ANOVA de una vía en el control. El tamaño del efecto obser-
(Tabla 2) reflejan diferencias significativas vado en el grupo experimental, en la medi-
en la disminución de los síntomas de ansie- da post-tratamiento, es mediano (d= .53) y
dad entre el grupo experimental y control el porcentaje de cambio, en reducción de
en el postest, situándose la puntuación me- los síntomas de ansiedad, del 16.57%. En
dia del grupo experimental en el percentil la medida de seguimiento, tanto el tamaño
poblacional 50. Esta disminución de la an- del efecto como el porcentaje de cambio se
siedad no se mantiene en el seguimiento consideran inapreciables. En el grupo con-
(Figura 2). trol se observa un pequeño incremento de
Comparación intragrupos los síntomas de ansiedad en la medida post-
tratamiento (d= -.25) y en el seguimiento
En cuanto a la evolución de los datos
(d= -.37).
intragrupo no se muestran diferencias sig-

Tabla 2. Medias, desviaciones estándar y análisis de varianza de una vía para los efectos de
la TCBCP en la variable ansiedad-estado

Grupo
Grupo Control
Experimental ANOVA
(n=17)
(n=15)
Variable/Momento M DE M DE F(1, 30) p
ANSIEDAD ESTADO
Pretest 27.33 8.54 29.71 8.43 .62 .43
Postest 22.80 8.45 31.94 9.44 8.23 .007
Seguimiento 27.20 7.50 33.12 9.54 3.73 .06

40 Pretest
38 Postest
36 3 meses
34
Puntuación Media de Ansiedad

32
30
28
26
24
22
20
18
16
14
12
10
Experimental Control
Grupo

Figura 2. Puntuaciones medias de ansiedad estado en el STAI del grupo experimental y con-
trol en el pretest, postest y seguimiento a los 3 meses.
150 Marta Parra Delgado, José Miguel Latorre Postigo y Juan Montañés Rodríguez

Tabla 3. ANOVA de medidas repetidas 3x2 para los efectos sobre la variable ansiedad esta-
do.

Fuente gl SS MS F ŋ2
Grupo 1 808.56 808.56 5.26* .94
Tiempo (intragrupo) 2 113.70 56.85 1.52 .048
Tiempo X Grupo 2 182.707 91.35 2.45 .076
Error (tiempo) 60 2231.71 37.19
Total 30 4609.42 153.64
* p< .05.

Efectos del tratamiento mindfulness, cuyos resultados demuestran


Los datos hallados del ANOVA de me- empíricamente los beneficios del programa
didas repetidas 3 x 2 indican que existe REBAP para los síntomas de ansiedad en
efecto de Grupo y no se observa efecto de pacientes con fibromialgia (Franco, Mañas,
interacción Tiempo X Grupo (Tabla 3). & Justo, 2010; Grossman, Tiefenthaler-
Gilmer, Raysz, & Kesper, 2007; Kaplan,
Goldenberg, & Galvin-Nadeau, 1993;
Discusión Sephton et al., 2007). Se tiene conocimien-
Se observa que las personas que han to también de los buenos resultados de la
participado en la intervención disminuyen TCBCP en el tratamiento de la ansiedad
su ansiedad tras el tratamiento de manera (Cebolla & Miró, 2009; Kaviani, Javaheri,
significativa, con un porcentaje de cambio & Hatami, 2011; McManus, Muse, &
y tamaño del efecto medianos. Surawy, 2011; Miró et al., 2011; Treanor,
Aunque existen diferentes estudios que 2011).
muestran evidencia empírica de la eficacia Nuestros datos están también en la línea
del programa REBAP en el manejo de mu- de otros abordajes psicoterapéuticos en los
chos de los síntomas que presenta este sín- que se recomienda la aceptación del dolor y
drome, dentro del campo de la investiga- de los síntomas que lo acompañan para
ción no se han encontrado, hasta la fecha, aumentar el bienestar de las personas que
publicaciones sobre la eficacia de la padecen enfermedades con dolor crónico
TCBCP en pacientes con fibromialgia. (McCracken & Eccleston 2005).
La disminución de la ansiedad tras el En el seguimiento, el grupo experimen-
tratamiento es esperable teniendo en cuenta tal no advierte cambios significativos en
que, desde diferentes estudios y metanáli- sus niveles de ansiedad en comparación
sis, los tratamientos más prometedores para con las puntuaciones en el pretest. Este re-
el síndrome de fibromialgia son: terapia sultado se halla también en el estudio de
cognitiva conductual, relajación, ejercicio Quintana y Rincón (2011) en el que las me-
físico suave con estiramientos e informa- joras obtenidas no se mantienen en el se-
ción al paciente (De Miquel et al., 2010; guimiento y encuentran que las mujeres
Glombiewski et al., 2010; Goldenberg, que continuaron con la práctica de
Burchhardt, & Crofford, 2004; Nishishin- mindfulness, en el post-tratamiento, mantu-
ya, Rivera, Alegre, & Pereda, 2006). En es- vieron en mayor medida las mejorías obte-
te sentido, hay que señalar que la TCBCP nidas.
trabaja muchas de estas habilidades, apor-
tando, además, la práctica continuada de
Terapia Cognitiva basada en Mindfulness y reducción de ansiedad en Fibromialgia 151

Una posible justificación para explicar tigación tenían unas elevadas expectativas
que los cambios en los niveles de ansiedad de resultado antes de comenzar el estudio
no se mantienen en el seguimiento podría y, aunque no existían diferencias significa-
ser que los participantes disminuyeran la tivas intergrupo, consideramos interesante
práctica de mindfulness durante esos tres observar la evolución de este dato junto a
meses. Una de las limitaciones de nuestro otras variables motivacionales en posterio-
trabajo es precisamente no llevar a cabo en res intervenciones.
el seguimiento, al menos, una sesión de re- En general, observamos que la TCBCP
cuerdo. Por otra parte, hubiese sido intere- resulta eficaz en la disminución de los sín-
sante tener datos sobre la práctica diaria de tomas de ansiedad de las personas con fi-
las diferentes habilidades de mindfulness en bromialgia, sobre todo a corto plazo. En fu-
esta fase. Así mismo, en próximos estudios turas investigaciones, dado que la TCBCP
consideramos imprescindible realizar un se basa en el programa REBAP y en la Te-
seguimiento más continuado de los sínto- rapia Cognitiva, intentaremos tratar de di-
mas de ansiedad, quizás a través de las lucidar qué programas terapéuticos resultan
nuevas tecnologías, para estudiar su rela- más eficaces. Pensamos que es importante
ción con la práctica de mindfulness. De esta profundizar en cuáles son los factores de
forma, hubiésemos podido explicar mejor intervención y los mecanismos psicotera-
el aumento de ansiedad producido en el se- péuticos que realmente hacen que la prácti-
guimiento. Consideramos igualmente ca de mindfulness resulte eficaz a corto,
deseable tener medidas de los cambios en medio y largo plazo en personas que pade-
la variable mindfulness. Esta medida no se cen algún tipo de sufrimiento.
realizó ya que, en el momento del estudio, Por último, señalar que esta interven-
no se hallaron cuestionarios validados al ción grupal puede resultar conveniente en
castellano. Actualmente sí se cuenta con la reducción del tiempo de espera para re-
estos recursos gracias a los trabajos de Ce- cibir tratamiento psicoterapéutico y en la
bolla et al. (en prensa) y Soler et al. (en disminución de los costes socio-sanitarios.
prensa).
En el trabajo experimental de Schmidt
et al. (2011) no se encuentran diferencias Artículo recibido: 17-02-2012
significativas entre los grupos en la eficacia aceptado: 02-08-2012
del programa REBAP en una serie de va-
riables, entre las que se incluye la ansiedad.
Si bien aparecen diferencias motivaciona-
les en el grupo tratado con el programa
REBAP. En este sentido, tenemos que se-
ñalar que los participantes de nuestra inves-

Referencias
Aparicio, M., Ramos-Cejudo, J., Arnold, L., Crofford, L., Martin, S., doi:10.1111/j.1526-
Salguero, J., & Sanz-Blasco, R. Young, J., & Sharma, U. 4637.2007.00332.x.
(2011). Ansiedad rasgo y salud (2007). The effect of anxiety Beck, A. T., Rush, A., Shaw, B. F.,
autoinformada como variables and depression on improve- & Emery, G. (1983). Terapia
predictoras de la atención ments in pain in a randomized, Cognitiva de la Depresión (10ª
médica en población española. controlled trial of pregabalin ed.) (Trad. De Viso Pabón, S).
Ansiedad y Estrés, 17, 125- for treatment of fibromyalgia. Bilbao. Desclée De Brouwer.
136. Pain Medicine, 8, 633-638.
152 Marta Parra Delgado, José Miguel Latorre Postigo y Juan Montañés Rodríguez

(Trabajo original publicado en Medicine, 15, 593-600. International Neuropsychiatric


1979). doi:10.1089/acm.2008.0495. Interview. En: J. Bobes, M.
Bernard, A., Prince A., & Edsall, P. Cohen, J. (1988). Statistical power Bousoño & M. P. González
(2000). Quality of life issues analysis for the behavioural (Eds.), Manejo de los trastor-
for fibromyalgia patients. Ar- sciences (2nd ed.). Hillsdale, nos mentales y del comporta-
thritis Care & Research, 13, NJ: Erlbaum. miento en Atención Primaria.
42-50. Cohen-Katz, J., Wiley, S. D., Cap- 2ª ed. Oviedo: Gofer.
Bohlmeijer, E., Prenger, R., Taal, uano, T., Baker, D. M., & Franco, C., Mañas, I., & Justo, E.
E., & Cuijpers, P. (2010). The Shapiro, S. (2004). The effects (2010). Mejora en algunas di-
effects of mindfulness-based of mindfulness-based stress re- mensiones de salud percibida
stress reduction therapy on duction on nurse stress and en pacientes con fibromialgia
mental health of adults with a burnout: A quantitative and mediante la aplicación de un
chronic medical disease: A me- qualitative study. Holistic Nur- programa de meditación
ta-analysis. Journal of Psycho- sing Practice, 18, 302-308. mindfulness. Psychology, So-
somatic Research, 68, 539-544. De Miquel, C., García-Campayo, ciety & Education, 2, 117-130.
doi:10.1016/j.jpsychores.2009. J., Tomás-Flórez, M., Gómez- Franco, C., de la Fuente, M., &
10.005 Arguelles, J., Blanco-Tarrio, Salvador, M. (2011). Impacto
Borenstein, M., Rothstein, H., & E., Gobbo-Montoya, M.,… de un programa de entrena-
Cohen, J. (2001). Sample Pow- Gómez-de-la-Cámara, A. miento en conciencia plena
er 2.0. Chicago, IL: SPSS Inc. (2010). Documento de Consen- (mindfulness) en las medidas
Burckhardt, C. S. (2006). Multidis- so interdisciplinar para el tra- del crecimiento y la autorreali-
ciplinary approaches for man- tamiento de la fibromialgia. zación personal. Psicothema,
agement of fibromyalgia. Cu- (Spanish). Actas Españolas de 23, 58-65.
rrent Pharmaceutical Design, Psiquiatría, 38(2), 108-120. Germer, C. K. (2005). Mindful-
12, 59-66. doi: Recuperado de ness. What Is It? What Does It
10.2174/138161206775193217 http://web.ebscohost.com/ehost Matter? En C. K. Germer, R.
. /pdfviewer/pdfviewer?sid=b1c D. Siegel, & P. R. Fulton
Cano-Vindel, A. (2011). Los des- c4f83-3c09-4811-98b9- (Eds.), Mindfulness and Psy-
órdenes emocionales en Aten- 1ae2e42a9f00%40sessionmgr1 chotherapy (pp. 3-27). New
ción Primaria. Ansiedad y Es- 4&vid=37&hid=11. York: Guilford.
trés, 17, 75-97. Delgado, L. C. (2009). Correlatos Glombiewski, J., Sawyer, A., Gu-
Casanueva, B. (2007). Tratado de psicofisiológicos de mindful- termann, J., Koenig, K., Rief,
Fibromialgia. Cantabria: Can- ness y la preocupación. Efica- W., & Hofmann, S. (2010).
tabria Imagen. cia de un entrenamiento en ha- Psychological treatments for
bilidades mindfulness. (Tesis fibromyalgia: A meta-analysis.
Cebolla, A., & Miró, M. T. (2009). Doctoral). Universidad de Gra- Pain, 151, 280-295. doi:
The effects of Mindfulness- nada, Granada. 10.1016/j.pain.2010.06.011.
Based Cognitive Therapy. Psy-
chology in Spain, 13, 9-16. Devilly, G. J. (2004a). Random Goldenberg, D., Burckhardt, C., &
Number Generator: Version Crofford, L. (2004). Manage-
Cebolla, A., García-Palacios, A., 1.0 [computer programme]. ment of fibromyalgia syn-
Soler, J., Guillen, V., Baños, Centre for Neuropsychology, drome. JAMA: The Journal of
R., & Botella, C. (en prensa). Swinburne University, Austral- the American Medical Associa-
Psychometric properties of the ia. tion, 292, 2388-2395.
Spanish validation of the Five
Facets of Mindfulness Ques- Devilly, G. J. (2004b). The Effect Grossman, P., Tiefenthaler-Gilmer,
tionnaire (FFMQ). European Size Generator for Windows: U., Raysz, A., & Kesper, U.
Journal of Psiquiatry. Recupe- Version 2.3 (computer pro- (2007). Mindfulness training as
rado de gramme). Centre for Neuro- an intervention for fibromyal-
http://www.amys.es/recursos/e psychology, Swinburne Uni- gia: Evidence of postinterven-
scalas-de-medida-del- versity, Australia. tion and 3-year follow-up ben-
mindfulness. Ellis, A. (1980). Razón y emoción efits in well-being. Psycho-
en psicoterapia (Trad. Ibañez, therapy and Psychosomatics,
Chiesa, A., & Serretti, A. (2009). 76, 226-233. doi:
Mindfulness-based stress re- A). Bilbao: Desclée de
Brouwer. (Trabajo original pu- 10.1159/000101501.
duction for stress management
in healthy people: A review blicado en 1962). Hayes, S. C. (2004). Acceptance
and meta-analysis. Journal of Ferrando, L., Bobes, J., Gibert, J., and commitment therapy, rela-
Alternative & Complementary & Lecrubier, Y. (1997). Mini tional frame theory, and the
third wave of behavioral and
Terapia Cognitiva basada en Mindfulness y reducción de ansiedad en Fibromialgia 153

cognitive therapies. Behavior Settings, 16, 200-207. doi Universidad de Castilla La


Therapy, 35, 639-665. 10.1007/s10880-009-9153-z. Mancha, Albacete.
Irving, J., Dobkin, P., & Park, J. McCracken, L. M., & Eccleston, C. Pérez, Mª. A., & Botella, L. (2006).
(2009). Cultivating mindful- (2005). A prospective study of Conciencia plena (mindful-
ness in health care profession- acceptance of pain and patient ness) y psicoterapia: concepto,
als: A review of empirical functioning with chronic pain. evaluación y aplicaciones clí-
studies of mindfulness-based Pain, 118, 164-169. nicas. Revista de Psicoterapia,
stress reduction (MBSR). McManus, F., Muse, K., & Su- XVII (66-67), 77-120.
Complementary Therapies in rawy, C. (2011). Mindfulness- Quintana, M., & Rincón, F. M.
Clinical Practice, 15, 61-66. based cognitive therapy (2011). Eficacia del entrena-
doi: (MBCT) for severe health anx- miento en mindfulness para
10.1016/j.ctcp.2009.01.002. iety. Healthcare Counselling & pacientes con fibromialgia.
Kabat-Zinn, J. (1982). An outpa- Psychotherapy Journal, 11, 19- Clinica y Salud, 22, 51-67.
tient program in behavioral 23. doi:10.5093/cl2011v22n1a4.
medicine for chronic pain pa- Merkes, M. (2010). Mindfulness- Ramos, N., Hernández, S., & Blan-
tients based on the practice of based stress reduction for peo- ca, M. (2009). Efecto de un
mindfulness meditation: Theo- ple with chronic diseases. Aus- programa integrado de
retical considerations and pre- tralian Journal of Primary mindfulness e inteligencia
liminary results. General Hos- Health, 16, 200-210. doi: emocional sobre las estrategias
pital Psychiatry, 4, 33-47. doi: 10.1071/PY09063. cognitivas de regulación emo-
10.1016/0.163-8343(82)90026- Miró, J. (2003). Instrumentos para cional. Ansiedad y Estrés, 15,
3. la evaluación de la experiencia 207-216.
Kabat-Zinn, J. (2004). Vivir con de dolor crónico en adultos. En Reisine, S., Fifield, J., Walsh, S., &
plenitud las crisis. Cómo utili- T. Gutiérrez, R. Mª. Raich, D. Feinn, R. (2003). Do employ-
zar la sabiduría del cuerpo y Sánchez & J. Deus (Eds.), Ins- ment and family work affect
de la mente para afrontar el trumentos de evaluación en the health status of women
estrés, el dolor y la enfermedad psicología de la salud. Madrid: with fibromyalgia? Journal of
(Trad. Satrústegui, A). Barce- Alianza Editorial. Rheumatology, 30, 2045-2053.
lona: Kairós. (Trabajo original Miró, M. T., Perestelo, L., Pérez, Rivera, J. J., Alegre, C. C., Ballina,
publicado en 1990). J., Rivero, A., González, M., F. J., Carbonell, J. J., Carmona,
Kaplan, K. H., Goldenberg, D.L., De la Fuente, J. A., & Serrano, L. L., Castel, B. B… Vidal, J.
& Galvin-Nadeau, M. (1993). P. (2011). Eficacia de los tra- (2006). Documento de consen-
The impact of a meditation- tamientos psicológicos basados so de la Sociedad Española de
based stress reduction program en mindfulness para los Reumatología sobre la fibro-
on fibromyalgia. General Hos- trastornos de ansiedad y de- mialgia. Reumatologia Clinica,
pital Psychiatry, 15, 284-289. presión: una revisión sistemáti- 2, S55-66.
Kaviani, H., Javaheri, F., & Hata- ca. Revista de Psicopatología y Roelofs, J., McCracken, L., Peters,
mi, N. (2011). Mindfulness- Psicología Clínica, 16, 1-16. M., Crombez, G., Van
based Cognitive Therapy Neumann, L., & Buskila, D. Breukelen, G., & Vlaeyen, J.
(MBCT) reduces depression (1997). Quality of life and (2004). Psychometric evaluati-
and anxiety induced by real physical functioning of rela- on of the Pain Anxiety Symp-
stressful setting in non-clinical tives of fibromyalgia patients. toms Scale (PASS) in chronic
population. International Jour- Seminars in Arthritis and pain patients. Journal of Beha-
nal of Psychology & Psycho- Rheumatism, 26, 834-839. vioral Medicine, 27, 167-183.
logical Therapy, 11, 285-296. Nishishinya, M., Rivera, J., Alegre, Rosenzweig, S., Greeson, J.,
Lavilla, M., Molina, D., & López, C., & Pereda, C. (2006). [Non Reibel, D., Green, J., Jasser, S.,
B. (2008). Mindfulness o cómo pharmacologic and alternative & Beasley, D. (2010). Mind-
practicar el aquí y ahora. Bar- treatments in fibromyalgia]. fulness-based stress reduction
celona: Paidós. Medicina Clínica, 127(8), 295- for chronic pain conditions:
Lush, E., Salmon, P., Floyd, A., 299. doi: 10.1016/S0025- Variation in treatment out-
Studts, J., & Weissbecker, I. 7753(06)72237-0. comes and role of home medi-
(2009). Mindfulness medita- Parra-Delgado, M. (2011). Eficacia tation practice. Journal of Psy-
tion for symptom reduction in de la Terapia Cognitiva-Basada chosomatic Research, 68, 29-
fibromyalgia: Psychophysio- en la Conciencia Plena 36. doi:
logical correlates. Journal of (Mindfulness) en pacientes con 10.1016/j.jpsychores.2009.03.0
Clinical Psychology in Medical Fibromialgia (Tesis Doctoral). 10.
154 Marta Parra Delgado, José Miguel Latorre Postigo y Juan Montañés Rodríguez

Schmidt, S., Grossman, P., Sch- Simón, V. (2011). Aprender a Epidemiología de la discapaci-
warzer, B., Jena, S., Naumann, practicar Mindfulness. Barce- dad laboral debida a las enfer-
J., & Walach, H. (2011). lona: Sello Editorial. medades reumáticas. Revista
Treating fibromyalgia with Sociedad Española de Reuma- Española de Reumatología, 29,
mindfulness-based stress re- tología, estudio EPISER 373-384.
duction: Results from a 3- (2001). Prevalencia e impacto Treanor, M. (2011). The potential
armed randomized controlled de las enfermedades reumáti- impact of mindfulness on ex-
trial. Pain, 152, 361-369. cas en la población adulta es- posure and extinction learning
Segal, Z. V., Williams, J. M., & pañola. Recuperado de in anxiety disorders. Clinical
Teasdale, J. D. (2002). Mind- http://www.ser.es/investigacion Psychology Review, 31, 617-
fulness-based cognitive therapy /Proyectos/Episer/Episer.php. 625.
for depression: A new ap- Söderberg S., Lundman B., & doi:10.1016/j.cpr.2011.02.003.
proach for preventing relapse. Norberg A. (1999). Struggling Vago, D. R., & Nakamura, Y.
New York: Guilford. for dignity: The meaning of (2011). Selective attentional
Seisdedos, N. (1999). Cuestionario women’s experience of living bias towards pain-related threat
de Ansiedad Estado/Rasgo with fibromyalgia. Qualitative in fibromyalgia: Preliminary
(STAI). Madrid: TEA Edi- Health Research 9(5), 575– evidence for effects of mind-
ciones. 587. doi: fulness meditation training.
Sephton, S., Salmon, P., Weiss- 10.1177/104973299129122090 Cognitive Therapy and Re-
becker, I., Ulmer, C., Floyd, Soler J., Tejedor R, Feliu A, Pas- search, 35, 581-594.
A., Hoover, K., & Studts, J. cual J, Cebolla A, Soriano J, . . doi:10.1007/s10608-011-9391-
(2007). Mindfulness medita- . Pérez V. (en prensa). Propie- x.
tion alleviates depressive dades psicométricas de la ver- Weissbecker, I., Salmon, P., Studts,
symptoms in women with fi- sión española de la escala J., Floyd, A., Dedert, E., &
bromyalgia: Results of a ran- Mindful Attention Awareness Sephton, S. (2002). Mindful-
domized clinical trial. Arthritis Scale (MAAS). Anales de Psi- ness-Based Stress Reduction
and Rheumatism, 57, 77-85. quiatría. Recuperado de and sense of coherence among
doi: 10.1002/art.22478. http://www.amys.es/recursos/e women with fibromyalgia.
Sheehan, D. V., Lecrubier, Y. Y., scalas-de-medida-del- Journal of Clinical Psychology
Sheehan, K., Janavs, J. J., mindfulness. in Medical Settings, 9(4), 297-
Weiller, E. E., Keskiner, A. Spielberger, C. D., Gorsuch, R. L., 307. doi:
A… Dumbar, G. C. (1997). & Lushene, R. E. (1970). 10.1023/A:1020786917988.
The validity of the Mini Inter- STAI. Manual for the State- Wolfe, F., Smythe, H.A., Yunus,
national Neuropsychiatric In- Trait Anxiety Inventory. Palo M.B., Bennet, R. M., Bombar-
terview (MINI) according to Alto, CA: Consulting Psy- dier, C., Goldenberg, D. L.,. . .
the SCID-P and its reliability. chologists Press. Sheon, R.P. (1990). The Amer-
European Psychiatry, 12, 232- Spitzer, R. L., Williams, J. W., ican College of Rheumatology
241. doi:10.1016/S0924- Gibbon, M., & First, M. B. 1990. Criteria for the classifi-
9338(97)83297-X. (1990). Structured Clinical In- cation of fibromyalgia. Report
Sicras-Mainar, A., Blanca-Tamayo, terview for DSM-III-R, Patient of the multicenter criteria
M., Navarro-Artieda, R., & Re- Edition/Non-patient Edition, committee. Arthritis and
jas-Gutiérrez, J. (2009). [Use (SCID-P/SCID-NP), Washing- Rheumatism, 33, 160-172.
of resources and costs profile ton: American Psychiatric Wolfe, F., Anderson, J., Harkness,
in patients with fibromyalgia or Press. D., Bennett, R.M., Caro, X. J.,
generalized anxiety disorder in Thieme, K., Turk, D., & Flor, H. Goldenberg, D. L., & Russell,
primary care settings]. Aten- (2004). Comorbid depression I. J. (1997). A prospective,
ción Primaria / Sociedad Es- and anxiety in fibromyalgia longitudinal, multicenter study
pañola de Medicina de Familia syndrome: Relationship to so- of service utilization and costs
y Comunitaria, 41, 77-84. matic and psychosocial varia- in fibromyalgia. Arthritis and
doi:10.1016/j.aprim.2008.09.0 bles. Psychosomatic Medicine, Rheumatism, 40, 1560-1570.
08. 66, 837-844. doi: 10.1002/art.1780400904.
Tornero, J., Piqueras, J. A., Caba-
llo, L. F., & Vidal, J. (2002).
Copyright of Ansiedad y Estrés is the property of Ansiedad y Estres and its content may not be copied or
emailed to multiple sites or posted to a listserv without the copyright holder's express written permission.
However, users may print, download, or email articles for individual use.