Está en la página 1de 2

Bonfil, Guillermo (1990) México Profundo

La historia reciente de México la de los últimos 500 años, es la historia del enfrentamiento
permanente entre quienes pretenden encauzar el país en el proyecto de la civilización
occidental y quienes resisten arraigados en formas de vida de estirpe mesoamericana
(:10) Confrontación entre México profundo y México imaginario (excluyente y negador de
la civilización mesoamericana)

(:11) una característica sustantiva de toda sociedad colonial es que el grupo invasor, que
pertenece a una cultura distinta de la de los pueblos sobre los que ejerce su dominio, afirma
ideológicamente su superioridad inmanente en todos los órdenes de la vida y, en
consecuencia niega y excluye a la cultura del colonizado.
Los pueblos del mexico profundo crean y recrean continuamente su cultura, la ajustan a las
presiones cambiantes, refuerzan sus ambitos propios y privados, hacen suyos elementos
culturales ajenos para ponerlos a su servicio, reiteran ciclicamente los actos colectivos que
son una manera de expresar y renovar su identidad propia; callan o se rebelan, según una
estrategia afinada por siglos de resistencia. (:11)
30 mil años que el hombre habita en tierras que hoy son México. Los primeros grupos se
ocupaban de la cacería y la recolección de productos silvestres. (:24)
Surgen las aldeas permanentes donde, además, se fabrica cerámica inventada hacia el año
2300. Puede decirse que en ese momento (1500 antes de nuestra era) da comienzo a la
civilización americana. Inicios de la cultura olmeca al sur de Veracruz, considerada como
la cultura madre de la civilización mesoamericana. (:26)
numero 13 como número ritual :29)
La civilización mesoamericana no es producto de la intrusión de elementos culturales
foráneos, ajenos a la región, sino del desarrollo acumulado de experiencias locales, propias.
(:30) Es sólo a partir de la invasión europea y la instauración del régimen colonial cuando
el país se convierte en tierra ignota cuyos secretos y apariencias deben "descubrirse". La
mirada del colonizador ignora la ancestral mirada profunda del indio para ver y entender
esta tierra, como ignora su experiencia y su memoria.
En el fondo de esta cuestión está el hecho de que nombrar es conocer, es crear. Lo que
tiene nombre tiene significado o, si se prefiere, lo que significa algo tiene necesariamente
un nombre. En el caso de los toponímicos, su riqueza demuestra el conocimiento que se
tiene de esta geografía: muchos son puntualmente descriptivos del sitio que nombran y
otros se refieren a la abundancia de ciertos elementos naturales que caracterizan al lugar
nombrado. (:37)
Los nombres son como sólidos puntos de referencia que impiden que los cambios
lingüísiticos produzcan un rompimiento de los esquemas básicos de pensamiento con los
que ha sido posible comprender el mundo y ubicarse en el (:39)
Esto es lo que se expresa en identidad. Saberse y asumirse como integrante de un pueblo, y
ser reconocido como tal por propios y extraños (:48)
Uno de los rasgos que con mayor frecuencia llaman la atención de los estudiosos de la vida
indígena es el tratamiento benévolo y respetuoso que dan los padres a los hijos. Rara vez se
educa mediante la violencia física. No se coarta la participación de los niños en la charla
familiar. Hay un margen de tolerancia muy amplio para las experiencias sexuales pre
maritales que abarca, en ciertos grupos, la aceptación de relaciones homosexuales durante
la adolescencia. Se privilegia la comunicación entre abuelos y nietos, lo que
simultáneamente, ofrece un espacio importante para ubicar y aprovechar socialmente la
experiencia de los ancianos. (:59).
Cooperación en base a la reciprocidad. (:60)
Las ocasiones de trabajo cooperativo y colectivo conllevan un contenido de fiesta, de
convivencia social entre los miembros del linaje, del barrio o de la comunidad entera (:61)

Mi definición de cultura: nivel social y biológico, no están uno en función del otro pero
tampoco son fenómenos inconexos.
Bienes materiales, geografía