Está en la página 1de 3

Un sueño americano... La saga.

A punto de preparar mi cuarto ensayo para el ODR, miro hacia atrás y mudarme a U.S
fue una de las mejores decisiones que he tomado jamás. Porque cuando te marchas,
cuando conviertes tu vida en un viaje de incertidumbres, como el que me a tocada
vivir, sin la menor duda creces, el proceso es doloroso, a veces muy dudoso, nada
claro es el panorama, pero no hay otra forma de forjarse camino que salir de
nuestra zona de confort, y esto hice con el empujón del Observatorio de
Discriminacion Racial, al que le agradezco la confianza depositada.
Me enfrente a nuevos retos, descubrí en mi, facetas que desconocía, me sorprendí
muchas veces, y me deje sorprender por el mundo. Sin la menor duda ha sido un
aprendizaje constante, en el que también han crecido mis perspectivas; en este
camino he tenido que desaprendes a travez de algunos golpes y unas cuantas
lecciones. Pero lo mas relevante es verme a mi misma y ver como he crecido.
Desde el primer momento que decidí irme, mi vida se convierte en un vaivén de
emociones, lo inesperado, y la improvisación se convirtieron en mi bastión, puedo
decir que jamas he vuelto a dormir como antes, la rutina desapareció desde que pise
suelo Estadounidense, cada día ha sido una nueva experiencia en la que el miedo
también ha sido parte importante, la sensación de nuevos lugares, nuevas
costumbres, nuevos retos, nuevas personas; aun comenzar de cero, asunto que debo
confesar esta resultando ser un poco adictivo.
Y después de narrarles un poco de mi experiencia emocional de vivir en Estados
Unidos, también les contaré de mi perspectiva en materia racial, esta vez desde una
mirada socio-económica, aquí mis conceptos han cambiado de manera significativa.
He venido participando de una investigación social que involucra a comunidades
negras en algunos países, de la mano del profesor Terry Silver, experto en temas
raciales de la universidad San Diego State, hemos siguiendo el rastro desde libros,
documentales, periódicos, y conversaciones con los principales actores, los negros
y negras quienes viven la discriminacion racial en su diario vivir, y también otros
que no la viven tanto.
Aquí les describiré un poco el panorama, que como de costumbre no resulta ser muy
alentador, países de Europa como Francia, donde esta población negra se denomina
Afroeupeos, se a realizado un estudio reciente donde se revela que el racismo
está en aumento, y la mitad de la población francesa admite tener prejuicios
raciales, totalmente contrario a lo que se cree popularmente que la población
racista son las personas de edad con creencias muy conservadoras, el estudio
muestra que el 65% de las personas menores de 30 años creen que hay demasiados
inmigrantes negros en Francia, y esto no resulta para ellos agradable. Esta
población negra vive en situaciones de mucha desventajas frente al resto de la
población, pero hay aquí un fenómeno particular, las personas negras con un nivel
económico alto pueden sin la menor duda vivir en Francia como nativos franceses y
no son discriminados al igual que los mas pobres, los de ingresos económicos bajo,
sufren toda clase de discriminacion racial. Aquí nos surge la pregunta, ¿depende
de tu economía el que seas discriminado o no? ¿Del tamaño del poder adquisitivo
que tenga un negro dependerá la discriminacion racial, o el racismo al que será
sometido por parte de la población blanco o mestiza que lo rodea? ¿El problema es
ser pobre o negro? Con frecuencia nos hacemos este tipo de preguntas, mientras nos
sumergimos en el polémico tema racial. Y lo que hemos concluido es que la forma de
contribuir de manera significativa en la erradicación de la discriminacion racial
es sin duda mejorar la economía y la educación de la población vulnerable, porque
la respuesta es cruel, si eres negro y pobre serás doblemente discriminado, o mejor
mas discriminado.
Al día de hoy no existen estadísticas étnicas precisas en Francia, y mucho menos
estadísticas sobre la cantidad de personas negras que viven en el país europeo, lo
que si es evidente de conformidad con el informe anual del Consejo Representativo
de las Asociaciones Negras en Francia, es que la población negra es la mas pobre y
cuenta con mucho menor poder adquisitivo que el resto de la población francesa, se
ha intentado hacer una estadística exacta del numero de personas negras residentes
en este territorio pero ha sido imposible, debido a que esta prohibido por el
gobierno y la constitución las estadísticas étnicas ya que reconocer las
diferencias basadas en la raza, la religión o el sexo es discriminatorio, un poco
sin sentido este postulado, teniendo encuentra que la población negra-pobre es
víctima a diarios de la discriminacion y el racismo.
Francia es según sus habitantes negros un país con múltiples patrones de racismo,
y lo mas problemático es que pretenden demostrar que este no existe, es muy común
que en nombre de la libertad de expresión, los prejuicios raciales y religiosos
invadan el espacio público. Y cuando los activistas intentan llevar a cabo acciones
para la erradicación de este fenómeno los denuncian y son acusados de paranoicos y
a su vez son también censurados.
Lo mas triste es que para el poder político los grupos étnico-minoritarios son una
anomalía, y no hay asistencia gubernamental que contribuyan a la terminación de
este flagelo.
Ahora nos vamos a el continente de Oceanía, a las Islas Salomon y Australia, aquí
también haremos criticas de la forma como el sistema sigue marginado a la población
negra, en este punto tengo un elemento de juicio y es el que a la gente negra se
les vulnera sus derecho también por el hecho de ser pobres. En Australia de acuerdo
con el documental BEING BLACK IN AUSTRALIA publicado en noviembre 2014 la
situación de racismo y discriminacion facial, son una constante en todos los
ámbitos de la vida social de los negros en este país, los refugiados provenientes
de países como Nigeria, Tanzania entre otros países africanos, en busca de una
mejor vida, son tratados como personas de tercera categoría, los entrevistados en
el documental manifiestan tener que vivir una vida totalmente caótica, llena de
estereotipos, el problema se evidencia desde la búsqueda de trabajo hasta en la
utilización del transportes públicos o simplemente caminar por las calles; pero
insisto esto le ocurre mayormente al negro de a pie, al pobre, al que llega a este
país sin dinero y con la intención de aquí mejorar su situación económica, el negro
con poder adquisitivo alto no tiene que pasar por este tipo de vejámenes o por lo
menos no con tanta frecuencia.
La situación no es menos alentadora en las Islas Salomon, aquí la población vive en
condiciones de discriminacion y racismo estatal, ademas su territorio es saqueado
por las grandes empresas madereras, exactamente como ocurre en Choco-Colombia.
La Asociación para la Conservación de las Islas Salomon trabajan hoy arduamente con
el objetivo de conservar su territorio y a su vez le apuestan al turismo ecológico
para a travez de este general recursos económicos que les permita una vida mejor.
Ver estas comunidades y sus problemáticas es ver exactamente la de nuestros
territorios en Colombia.
Necesitamos economías solidas y sostenibles, con enfoques raciales, con nuestras
particularidades culturales y de territorio, urgente fortalecer nuestra economía.
Esta es mi apuesta para la erradicación de una gran parte de discriminacion racial.
En países como Japón podemos decir que el panorama es distinto, la población negra
goza de respeto y aceptación, y nos preguntamos por qué, y la respuesta resulta ser
un tanto sencilla, la comunidad negra que llega a este territorio esta integrada en
su mayoría por docentes o artistas, quienes enseñan ingles y arte, en este orden de
ideas, llegan con un estatus importante pues ser profesor en Japón es
significativo, es esta profesión una de las mas relevantes en este país, en
consecuencia, aquí podríamos decir que mientras goces de un estatus elevado y no
hagas parte de los marginados tu color de piel pasa a ser lo menos importante.
No puedo terminar este ensayo sin hablar de la situación de esclavitud a la que
están siendo sometidos nuestros hermanos africanos, por insurgentes Libaneses. Aquí
el poder económico juega un papel importante, por un lado está la comunidad negra
que no cuenta con nada, y por otro esta la comunidad de Libia quienes tienen armas
por que cuentan con poder económico, en este orden de ideas, subyugan al mas
indefenso, al desprotegido, al que quiere salir del territorio por que las
condiciones socio económicas del suyo no le permite vivir de manera satisfactoria.
De conformidad con lo expresado, concluyó que es mediante la educación y el
mejoramiento de nuestra economía que podremos un día vivir en un mundo menos
discriminatorio y racista.
Es por eso he insistido tantas veces en obtener esta beca, es mi apuesta, es la
apuesta para poder contribuir de manera significativa a mi población, a mi entorno,
a mi raza, es la educación el instrumento.
La población negra del mundo reclama a gritos nuevas formas de liderazgo, porque
aunque hasta el momento se han logrados avances importantes estos no han sido
suficientes, es hora de cambiar el mundo, es el momento de replantearnos y para eso
insisto hay que dar educación de calidad a las nuevas voces, armarlos de
conocimientos, de herramientas intelectuales, que nos permitan derrotar al enemigo
mas letal de la humanidad, el racismo y la discriminacion; y sigo pensando en todo
el potencial que tenemos en Colombia, reafirmo mi compromiso de seguir el camino y
contribuir con la defensa de los Derechos Humanos de las comunidades étnicas y hoy
no solo en Colombia sino en el mundo.
Y a la pregunta de qué como me veo en e l futuro, es simple y siempre lo he dicho…
continuar con mis aspiraciones políticas, sociales y civiles, en lucha en contra
de la discriminación racial y la terminación de las brechas sociales y económicas
que aun existe en nuestras poblaciones, a través de planes y programas que
contribuyan a mejorar la vida de las comunidades.
Y como lo he dicho siempre, mientras viva serviré a mi pueblo, porque es la única
forme que encontré de servirme a mí misma.

Amelia Prado.