Está en la página 1de 40

“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

UNIVERSIDAD NACIONAL DE HUANCAVELICA


Escuela profesional de Derecho y Ciencias Políticas

TÍTULO DEL TRABAJO MONOGRÁFICO:

“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

CATEDRA : DERECHO PENAL ECONOMICO

CATEDRATICO: ABOG. PEREZ VILLANUEVA, Job Josué

CICLO : IX

SECCIÓN : “A”

ALUMNOS : CASTELLARES DURAN, Rubén Ulises


CASTRO HILARIO, Miguel Ángel

HUANCAVELICA - 2016

[1]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

Contenido
............................................................................................................................... 4

DEDICATORIA: ..................................................................................................... 5

INTRODUCCION ................................................................................................... 6

CAPITULO I ........................................................................................................... 8

ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO ............................................. 8

1.1. DEFINICION. ................................................................................................ 8

1.2. PRINCIPALES DELITOS ESTABLECIDOS EN EL CODIGO PENAL ........... 8

1.3. ANTECEDENTES. .......................................................................................... 9

1.4. CONCEPTOS PREVIOS PARA EL ANÁLISIS DEL ARTICULOS 209 AL 213


DEL CODIGO PENAL ......................................................................................... 12

1.4.1. La insolvencia. .............................................................................................................. 12


1.4.2. La quiebra ...................................................................................................................... 13
1.5. JUSTIFICACIÓN DE LA INTERVENCIÓN PUNITIVA.................................. 14

1.6. BIEN JURÍDICO PROTEGIDO. .................................................................... 15

a) La economía como bien jurídico. ................................................................................ 15


b) La confianza y la buena fe como bienes jurídicos. ................................................... 15
c) El “sistema crediticio” como bien jurídico penal ...................................................... 16
1.7. SISTEMAS LEGISLATIVOS. ........................................................................ 16

a) Sistema privatista. .............................................................................................................. 17


b) Sistema publicista. ............................................................................................................. 17
c) Sistema mixto. ..................................................................................................................... 17
1.8. CONCURSO PREVENTIVO ......................................................................... 17

a) El deudor : .................................................................................................... 17

b) El síndico : ......................................................................................................................... 18
c) El juez : ............................................................................................................................... 18
d) Los acreedores : .............................................................................................................. 18
1.9. PROCESO DE DISOLUCIÓN Y LIQUIDACIÓN ........................................ 18

a) Disolución. ........................................................................................................................ 18
b. Liquidación........................................................................................................................... 19

[2]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

1.10. TIPICIDAD OBJETIVA. .......................................................................... 19

a) Sujeto Activo .................................................................................................................... 19


b) Sujeto Pasivo.................................................................................................................... 19
1.11. DELITO DE FRAUDE CONCURSAL DOLOSO. ........................................ 20

1.12. DELITO DE OCULTAMIENTO DE BIENES ............................................... 21

1.13. DELITO DE SIMULACIÓN, ADQUISICIÓN O REALIZACIÓN DE DEUDAS,


ENAJENACIONES, GASTOS O PÉRDIDAS EN AGRAVIO DE LOS
ACREEDORES. ................................................................................................... 22

1.14. DELITO DE FAVORECIMIENTO ILÍCITO DE ACREEDORES. ................. 23

CAPITULO II ........................................................................................................ 24

2.1. ARTICULOS DEL CODIGO PENAL CON RELACIÓN A LOS ATENTADOS


............................................................................................................................. 24

CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO. .................................................................................. 24


2.1.2 . COMISIÓN DE DELITO POR CULPA DEL AGENTE .............................. 27

Artículo 210.- ............................................................................................................................ 27


2.1.3. SUSPENSIÓN ILÍCITA DE LA EXIGIBILIDAD DE LAS OBLIGACIONES
DEL DEUDOR...................................................................................................... 28

Artículo 211.- ............................................................................................................................ 28


2.1.4. BENEFICIOS POR COLABORACIÓN ...................................................... 30

Artículo 212. .............................................................................................................................. 30


2.1.5. DESARROLLO DEL PROCEDIMIENTO DE COLABORACION EFICAZ . 30

2.1.6. EJERCICIO DE LA ACCIÓN PENAL E INTERVENCIÓN DEL INDECOPI


............................................................................................................................. 31

"Artículo 213. ............................................................................................................................ 31


CONCLUSIONES ................................................................................................ 34

CRITICAS ............................................................................................................ 36

BIBLIOGRAFIA ................................................................................................... 37

ANEXOS .............................................................................................................. 38

[3]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

[4]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

DEDICATORIA:
A nuestros padres, que con su
dedicación y trabajo nos dieron el tiempo
y los medio necesarios terminar este
trabajo.

[5]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

INTRODUCCION

el presente trabajo monográfico titulado “ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA


CREDITICIO”, trata de delitos desarrollados en el código penal actual en el título
VI, “Delitos contra la confianza y la buena fe en los negocios y en los artículos que
van de 209 al 213. Los atentados contra el Sistema Crediticio, es entendida como
la conducta incriminada en los referidos tipos penales a aquellas donde el deudor
oculta bienes o simula deudas o insolvencias fraudulentas para impedir que su
acreedor pueda hacerse cobro de la deuda. Pero realizando un análisis detallado
de la conducta encontramos que este tipo penal sanciona las conductas antes
indicadas pero no en cualquier situación, sino que estas conductas solo son
sancionadas si son cometidas dentro de un procedimiento de insolvencia,
fraudulenta, de quiebra o concursal. Por la amplitud de los temas, el presente
trabajo monográfico y para su mejor estudio y compresión se ha divido en dos
capítulos, donde en el primer capítulo desarrollamos temas como: Definición,
antecedentes de los atentados contra el sistema crediticio, la insolvencia, la
quiebra, justificación de la intervención punitiva, bien jurídico protegido, los
sistemas legislativos , concurso preventivo, procesos de disolución y liquidación,
tipicidad objetiva, delito de fraude concursal doloso. delito de ocultamiento de
bienes, delito de simulación, adquisición o realización de deudas enajenaciones,
gastos o pérdidas en agravio de los acreedores y delito de favorecimiento ilícito de
acreedores. En el segundo capítulo tratamos los artículos del código penal con
relación a los atentados contra el sistema crediticio, actos ilícitos del artículo 209,
la comisión de delito por culpa del agente del artículo 210, suspensión ilícita de la
exigibilidad de las obligaciones del deudor del artículo 211, lo beneficios por
colaboración del artículo 212 y los ejercicios de la acción penal e intervención del
indecopi del artículo 213. Y es que estos tipos penales para el caso peruano solo

[6]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

sanciona aquellos actos cometidos por el deudor dirigido a recortar su patrimonio y


no dejar al acreedor cobrar su acreencia donde el deudor oculta bienes o simula
deudas o insolvencias fraudulentas. para impedir que su acreedor pueda hacerse
cobro de la deuda. Así mismo no es posible que en el Perú se sancione una
conducta defraudatoria realizada por el deudor en contra del acreedor solo dentro
de un procedimiento concursal y no se sancione la misma conducta en contra del
acreedor pero fuera de un procedimiento concursal, ya que el derecho penal
sanciona acciones y por demás está decirlo en ambos casos las acciones tienen el
mismo impacto negativo en la sociedad. Por ello debemos adoptar las técnicas
legislativas comparadas como la italiana donde tipifican en capítulos separados los
delitos de quiebra que se cometen dentro de un procedimiento concursal y los
delitos de insolvencia fraudulenta que son cometidos fuera de un procedimiento
concursal. Finalmente hacemos extensivo nuestro agradecemos a todas aquellas
personas e instituciones que nos brindaron su apoyo de forma desinteresada para
culminar el presente trabajo monográfico.

Los alumnos.

[7]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

CAPITULO I
ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO
1.1. DEFINICION.
Estos atentados o delitos se encuentran tipificados en los Artículos, 209, 210
211, 212 y 213 del Código Penal, el bien jurídico penalmente protegido es el
sistema crediticio, como integrante del orden socioeconómico, esta concepción
es central para la delimitación de los comportamientos criminalizados por parte
de los encargados de llevar a cabo el proceso de insolvencia de una sociedad
y caracterizar las técnicas de tipificación instrumentadas. Estos artículos giran
en torno al carácter patrimonial o socioeconómico de estos delitos, desde una
perspectiva estrictamente patrimonialista, se sostiene que el bien jurídico es el
derecho del acreedor a la satisfacción de su crédito con el patrimonio del
deudor, derecho de garantía que se reconoce al acreedor sobre todos los
bienes, presentes y futuros del deudor.
1.2. PRINCIPALES DELITOS ESTABLECIDOS EN EL CODIGO PENAL
Artículo 209. Código penal (el deudor, la persona que actúa en su nombre, el
administrador o el liquidador, que en un procedimiento de insolvencia,
procedimiento simplificado o concurso preventivo, realiza en perjuicio de los
acreedores, algunas de las siguientes conductas:
1) ocultamiento de bienes.
2) Simulación, adquisición o realización de deudas, enajenaciones, gastos o
pérdidas.
3) Realización de actos de disposición patrimonial o generador de obligaciones,
destinados a pagar a uno o varios acreedores, preferentes o no, posponiendo
el pago del resto de acreedores.

[8]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

Artículo 210. Si el agente realiza por culpa alguna de las conductas descritas
en el Artículo 209, los límites máximos y mínimas de las penas privativas de
libertad e inhabilitación se reducirán en una mitad.
Artículo 211. El que en un procedimiento de insolvencia, procedimiento
simplificado, concurso preventivo, procedimiento transitorio u otro
procedimiento de reprogramación de obligaciones cualesquiera fuera su
denominación, lograre la suspensión de la exigibilidad de las obligaciones del
deudor, mediante el uso de información, documentación o contabilidad falsas o
la simulación de obligaciones o pasivos.
Artículo 212. Podrá reducirse la pena hasta por debajo del mínimo legal en el
caso de autores y eximirse de pena al partícipe que, encontrándose incurso en
una investigación a cargo del Ministerio Público o en el desarrollo de un proceso
penal por cualquiera de los delitos sancionados en este Capítulo, proporcione
información eficaz que permita:
1. Evitar la continuidad o consumación del delito.
2. Conocer las circunstancias en las que se cometió el delito e identificar a
los autores y partícipes.
3. Conocer el paradero o destino de los bienes objeto material del delito y
su restitución al patrimonio del deudor. En tales casos los bienes serán
destinados al pago de las obligaciones del deudor según la ley de la
materia.
Artículo 213. .- El factor fiduciario o quien ejerza el dominio fiduciario sobre un
patrimonio fideicometido, o el director, gerente o quien ejerza la administración
de una sociedad de propósito especial que, en beneficio propio o de terceros,
efectúe actos de enajenación, gravamen, adquisición u otros en contravención
del fin para el que fue constituido el patrimonio de propósito exclusivo.
1.3. ANTECEDENTES.
1. Las más remotas expresiones negativas al sistema del crédito hallan sus
raíces tratativas en las instituciones del Derecho Civil, asumidas, luego, por
las especialidades del Derecho Comercial hasta llegar a obtener naturaleza
de hecho punible.
2. En las primeras etapas del Derecho Romano, las figuras jurídicas de la
quiebra y la insolvencia eran analizadas dentro del ámbito del derecho de las

[9]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

obligaciones. La Ley de las XII Tablas la regula en el apartado de las


garantías personales junto a las deudas generadas. Así, el acreedor no
satisfecho de la deuda, podía coger a su deudor y llevarlo a los tribunales a
fin de resolver su pago. Esta institución es conocida bajo el nomen “actio
manus iniectio”. La solución consistía en la prisión del deudor por un tiempo
de setenta días. Esto no era más que la prisión por deudas que en la
actualidad se encuentra desfasada en todas las legislaciones. En dichos
casos, la garantía personal era tan lesiva que el deudor perdía su libertad
convirtiéndose hasta en esclavo de su acreedor. Esta excesiva forma de
garantizar deudas dio lugar a un desfase de ideas, planteándose otro tipo de
garantía, pero esta vez, tomando el patrimonio del deudor. Ahora, interviene
el jurisconsulto romano para ser él, el supervisor del embargo de los bienes
del deudor, a través de las disposiciones de la Lex Poetilia Papiria. Durante
el Imperio Romano, aparece el mecanismo de la “actio doli” que permitía la
sustracción del patrimonio por medio de operaciones maliciosas. Luego,
tendría cabida la “bonarum benditio” que no era más que una especie de
ficción consistente en establecer por fallecido al deudor que no cumplía con
sus deudas, pasando de manera transitoria sus bienes a poder de su
acreedor insatisfecho hasta que se ejecute el remate público de los bienes,
y así con el dinero conseguido, se logra pagar las deudas a favor del
acreedor.
3. Luego, la quiebra, como institución autónoma de las instituciones civilistas,
aparece en las legislaciones renacentistas de corte comercialista. En Italia
tiene acogida en los Estatutos de Venecia (1435), Génova (1498) y Boloña
(1599).
4. Recién con el Derecho germánico, la quiebra y la insolvencia (“infidelidad”,
para sus tipos penales) aparece con atisbos delictivos patrimoniales con la
Constitución de la Carolina de 1532, donde el artículo 170° presenta una
figura de malversación que contenía en su estructura a la apropiación
indebida y a la infidelidad .
5. Se consolida la naturaleza delictiva de las insolvencias y quiebras en las
fórmulas penales de las legislaciones modernas. En Francia, el Código Penal
de 1810 lo ubica en su artículo 406° y (en el artículo 408°, con la reforma de

[10]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

1863). Estos preceptos cuentan como antecedentes, además de las raíces


civilistas del Derecho Romano, a las ordenanzas y leyes que la anteceden:
La Ordenanza de Francisco I en 1536, que retomaba la figura de prisión por
deudas en la que se condenaba a reclusión al sujeto que se encontraba en
bancarrota hasta que logre satisfacer todas sus deudas con los intereses y
el pago de daños y perjuicios que hubiese generado; el Edicto de Enrique en
1609, que sancionaba hasta con pena de muerte al quebrado fraudulento y
a sus cómplices; y, las Ordenanzas de Luis XIV de 1763 que sancionaban
con pena de muerte a los que se establecían fraudulentamente una situación
de bancarrota, y pena de multa por un total del doble de lo que hayan
sustraído a los partícipes y pena de galeras.
6. En España, los Códigos penales de 1822, 1848, 1850 y 1870 presentan
normas represivas para los casos de insolvencia y quiebra fraudulenta, bajo
la clásica nomen “alzamiento”, y que el vigente Código Penal de 1995 sigue
manteniendo.
7. En nuestra legislación penal, el Código de 1863 tienen como fuente
legislativa al Código Penal español de 1850, acogiendo fórmulas
sancionadoras para estos delitos en la sección “De los Delitos contra la
Propiedad particular”, específicamente, “De los deudores punibles”. El
Código Penal de 1924 presenta figuras delictivas de quiebra bajo el título
“Delitos en la quiebra y en las deudas” dentro de la sección VI “Delitos contra
el patrimonio”. Las fuentes legislativas para éste último título fueron los
preceptos del Código Penal argentino de 1921 y del Anteproyecto Suizo de
1918. Sobre el desarrollo normativo anterior, el Código Penal de 1991
mantiene las fórmulas delictivas en el Capítulo I, “Atentados contra el
Sistema crediticio”, dentro del Título VI “Delitos contra la confianza y la buena
fe en los negocios”. Durante la vigencia del actual código se han suscitado
tres modificaciones legislativas: la primera modificación dada por la décimo
primera y segunda disposición final del Decreto Legislativo 861, “Ley del
Mercado de Valores”(LMV); la segunda modificación, por la octava
disposición final de la Ley 27146 “Ley del Fortalecimiento del Sistema de
Reestructuración Patrimonial” (LFSRP); y la tercera modificación efectuada
por la primera disposición transitoria y final de la Ley 27295, Ley modificatoria

[11]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

y complementaria del Texto Único Ordenado de la Ley de Reestructuración


Patrimonial. Es de gran importancia recalcar que con la segunda
modificación se producen alternativas rotundas para los delitos concursales.
Se cambia la denominación del Capítulo I, del Título IV que era “Quiebra” por
“Atentado contra el sistema crediticio”, con ello se varían las estructuras
constitutivas de sus tipos penales, dejando la denominación de delito de
quiebra para llamarse ahora delitos de insolvencia punible. Estas
modificaciones van a perfilar la esencia del bien jurídico, abandonándose
con ello, su gran problemática.
1.4. CONCEPTOS PREVIOS PARA EL ANÁLISIS DEL ARTICULOS 209 AL 213
DEL CODIGO PENAL
1.4.1. La insolvencia.
Hay insolvencia cuando el patrimonio del deudor resulta insuficiente para
satisfacer las obligaciones que se ha contraído con el acreedor o acreedores.
Es una situación de hecho donde “el importe de las obligaciones exigibles
supera al de los bienes y derechos realizables”. Esta situación de hecho se
presenta como un desequilibrio patrimonial en el cual se encuentra una
persona, sea física o jurídica, y en el que el activo no es suficiente para hacer
frente al pasivo. La insolvencia descansa sobre un presupuesto inicial, que es
una relación jurídica obligacional, y en ella encontramos, por un lado, al
acreedor como sujeto activo de dicha relación, quien exige el cumplimiento del
crédito; y por otro, el deudor como sujeto pasivo, quien tiene que satisfacer la
exigencia.
La insolvencia es una es una situación jurídica en la que una persona física,
empresa o institución (personas jurídicas) no puede hacer frente a los pagos
que debe realizar (pasivo exigible), porque éstos son superiores a sus recursos
económicos disponibles (activos). El deudor que se encuentra en estado de
insolvencia también se la denomina fallido. Cuando el fallido se encuentra
declarado judicial en estado de insolvencia, se procede a un juicio de
insolvencia o procedimiento concursal, en el cual se examina si el fallido puede
atender a parte de la deuda con su patrimonio a las obligaciones de pago
pendientes. Los procedimientos de insolvencia han sido diseñados para
fortalecer el patrimonio de las empresas que se encuentran frente a un difícil

[12]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

panorama económico, debido a la reducción de la demanda de sus productos


o servicios, o al aumento de su cartera pesada por falta de pago de sus clientes;
lo que las conduce a enfrentar problemas de liquidez para cumplir con las
obligaciones asumidas frente a sus proveedores y trabajadores. Para estos
efectos en la actualidad, los empresarios tienen la opción de acogerse a alguno
delos procedimientos establecidos en la Ley, Procedimiento Concursal
Preventivo o Procedimiento Concursal Ordinario, según las dimensiones de la
crisis por la que esté atravesando. En estos procesos, las principales
decisiones son tomadas y promovidas por los propios acreedores en
coordinación con las empresas, asumiendo el Estado, a través del Instituto
Nacional de Defensa de la Competencia y de la Propiedad Intelectual
(INDECOPI), un rol supervisor de la legalidad de los procesos.
1.4.2. La quiebra
Es un estado jurídico en la que se da la declaración judicial de la situación de
insolvencia de la persona, sea física o jurídica. Con la declaración de la quiebra,
se extingue el patrimonio del deudor y se produce la incobrabilidad de las
deudas (artículo 99, numeral 3, Ley 27809, Ley General del Sistema Concursal
LGSC.
Así, la insolvencia se presenta como un supuesto de hecho para la quiebra e
ingresa a ser una situación jurídica con efectos generales, ejecutándose antes
de la quiebra. Con ello, el Derecho Penal ingresa más allá de aquellos efectos
jurídicos, brindando tutela a las situaciones de hecho no reconocidas
jurídicamente por leyes comerciales. La protección de los bienes jurídicos surte
efecto si el injusto se denota, incluso, en situaciones de hecho como la
insolvencia sin requerirse necesario, que ésta se haya declarado judicialmente.
Hay que distinguir cuándo nos encontramos frente a una insolvencia o frente a
una insuficiencia o falta de liquidez. En la insuficiencia, el pasivo es superior
que el activo presente, pero existen posibles expectativas que pueden generar
créditos que satisfacen las deudas. En la falta de liquidez, también el deudor
no puede cumplir con sus obligaciones, ya que una porción de su patrimonio
no es pasible de ser ejecutado al instante; pero aun así, el activo en su conjunto
es mayor que el pasivo. En estas dos últimas situaciones, se presencia una

[13]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

insuficiencia, pero que es momentánea, ya que se dan posibilidades de


enfrentar las obligaciones.
1.5. JUSTIFICACIÓN DE LA INTERVENCIÓN PUNITIVA.
En la actualidad, los contratos contribuyen en la dinámica comercial, ya sea
nacional o internacional, pero también generan problemas los cuales sólo al
derecho le es de propia solución. Así, el Derecho Civil y el Derecho Comercial,
entre otros, han planteado diferentes instituciones para darles una adecuada
solución. El derecho establece las reglas de juego en el devenir de contratos y
acuerdos basándose en la confianza y la buena fe de los individuos
intervinientes, pero suele darse situaciones donde una de las partes no cumple
las reglas prefijadas.
En nuestro caso, esas reglas pueden ser incumplidas a través de la cesación
de pagos generados por la insolvencia en que se encuentra la persona. Esta
insolvencia puede ser tratada por los mecanismos que normas extrapenales
Derecho Civil y Derecho Comercial contengan. Pero, ¿es aquí donde el
Derecho Penal debe de intervenir? De hecho, que la respuesta debe ser
negativa, ya que no se castiga la insolvencia en cuanto tal, ni siquiera cuando
su alcance económico sea extenso y los perjuicios que provoca afecten a
múltiples sujetos: Si el simple incumplimiento de una obligación fundamentara
la responsabilidad penal, se estaría instaurando la prisión por deudas,
invadiendo, sin razón, cuestiones de derecho privado y a su vez faltando a la
garantía de la intervención mínima. Sólo se debe tener como referencia o base
común al estado de insolvencia pero nunca como razón de punición. La
punición debe de identificar la finalidad del individuo antes que los hechos
ejecutados. La intervención del Derecho Penal se justifica por la actitud dolosa,
culposa o fraudulenta con la cual el individuo busca la insolvencia. Se va a
sancionar la conducta fraudulenta que causalmente haya originado tal estado,
siendo el engaño el elemento que quebranta la confianza que los acreedores
depositan en la buena fe y capacidad de pago del deudor. También es
recalcable dicha exigencia por la jurisprudencia nacional devenida durante la
vigencia del Código Penal de 1924: Para BRAMONT-ARIAS TORRES/GARCÍA
CANTIZANO la intervención del legislador penal a este campo se da con la
incriminación de dos grandes grupos de comportamientos: “por una lado,

[14]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

aquellas conductas que giran en torno a comportamientos defraudatorios, cuya


finalidad es la de eludir el correspondiente pago de créditos vencidos; y, por
otro, un grupo de conductas sustentadas sobre la idea de abuso de una
concreta posición de dominio frente al deudor, que lo sitúa en un plano de virtud
desigualdad frente al acreedor.
1.6. BIEN JURÍDICO PROTEGIDO.
Legislativamente, se puede afirmar que el bien jurídico que se pretende
proteger es el sistema crediticio pero también cabe señalar a la buena fe o la
confianza como bienes jurídicos, esto debido a los títulos y capítulos de los
delitos concursales asignados por el Código Penal, aunque esto no implique
definir en forma concluyente la tutela penal. Por ello, en la doctrina se han dado
diferentes teorías para identificar el verdadero objeto de protección.
a) La economía como bien jurídico.
La economía pública se protege frente a insolvencia fraudulenta o culposa, se
entiende entonces, como un objeto jurídico colectivo a favor de la sociedad.
Esta posición es preconizada por los mercantilistas de la época. Destaca dentro
de sus tratadistas CANDIAN, quien sostiene que la quiebra “es un delito contra
la economía pública, partiendo de la idea de que al alterarse los compromisos
contraídos por el quebrado, se perturba el calendario de compromisos de sus
acreedores y todo ello repercute negativamente dentro de la economía”.
b) La confianza y la buena fe como bienes jurídicos.
Para CARRARA, se acoge como protección a la fe pública, estableciendo que
“el crédito, o sea la creencia en la honradez, se volvió el alma, sangre y vida
del comercio en los pueblos cultos; de suerte que quien privase de esa
confianza al comercio, lo convertiría en una cadáver, en una reminiscencia
histórica. Y como la vida del comercio está ligada a la vida de las naciones el
mantener el respeto a esa confianza no es interés tan sólo de unos pocos, sino
de toda una sociedad; el crédito es el objeto de la fe pública”.
En la doctrina nacional, NOGUERA RAMOS considera que el bien jurídico
protegido es la confianza y la buena fe, de acuerdo a la legislación penal, que
ha dado origen al negocio crediticio. Precisa NOGUERA que todas las
operaciones que realiza el dador crediticio se basan principalmente en la

[15]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

confianza de que el deudor cumplirá y si no es así se vulnera no sólo la


confianza, sino también la buena fe del acreedor.
BRAMONT ARIAS/BRAMONT ARIAS TORRES establecen que el bien jurídico
es “el interés público concerniente a la inviolabilidad de la buena fe y lealtad en
las relaciones crediticias, que el Estado tutela contra las acciones que
prescinden del interés de los acreedores a una satisfacción completa o en el
más alto grado posible de sus pretensiones jurídico patrimoniales.
c) El “sistema crediticio” como bien jurídico penal
La reforma de 1999 ha sustituido la denominación del Cap. I del Tít. VI del Libro
Segundo del CP de 1991, por la expresión «Atentados contra el sistema
crediticio». Teniendo en cuenta el actual contenido y estructura de los tipos de
los arts. 209, 210 y 211, el bien jurídico penalmente protegido es el sistema
crediticio, como integrante del orden socioeconómico. Esta concepción es
central para la delimitación de los comportamientos criminalizados, caracterizar
las técnicas de tipificación instrumentadas y evaluar el sentido de la regulación
penal premial prevista en el art. 212 y las disposiciones procesales del art. 213
del CP y la 9ª Disposición Final de la Ley Nº 27146 aún en vigor. Dejando de
lado las posturas que concretan el bien jurídico en la fe pública o la
administración de justicia , el debate principal gira en torno al
carácter patrimonial o socioeconómico de estos delitos. Desde una perspectiva
estrictamente patrimonialista, se sostiene que el bien jurídico
es el derecho del acreedor a la satisfacción de su crédito con el patrimonio del
deudor, derecho de garantía que se reconoce al acreedor sobre todos los
bienes, presentes y futuros del deudor. El sistema de protección y garantía del
crédito en el ordenamiento civil está constituido por cauciones o garantías, de
carácter personal o real, por medidas coercitivas y ejecutivas , al derecho
penal le corresponde una intervención secundaria frente a los atentados graves
contra el derecho de crédito del acreedor, de modo que el contenido de injusto
vendrá representado por el peligro o daño que tal derecho pueda sufrir como
consecuencia de la propia insolvencia del deudor.
1.7. SISTEMAS LEGISLATIVOS.
A través de las diferentes legislaciones, los delitos concursales se han tipificado
De tres maneras:

[16]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

a) Sistema privatista.
Sus bases residen en las duras críticas de los penalistas iniciados por
CARRARA y que terminaron relegando los tipos penales en leyes extrapenales.
Los delitos de insolvencia y quiebra fraudulenta pasan a ser regulados por leyes
civiles o comerciales, los cuales van a fijar las penas y sanciones que
correspondan. Así tenemos a la ley alemana de 1877, la ley italiana de 1942,
la ley chilena de 1931 y la ley mexicana de 1942.
b) Sistema publicista.
Este sistema reconoce la autonomía del Derecho Penal en la tipificación de los
delitos concursales delimitando sus alcances y estableciendo las penas que les
Corresponda. Así, tenemos los códigos penales de Suiza y Argentina, entre
otros. También nuestro Código Penal acoge este sistema.
c) Sistema mixto.
Llamado también sistema franco-español, a través del cual las conductas
delictivas concursales son acogidas en las leyes civiles o comerciales,
quedando sólo la labor de fijar el marco punitivo para el Derecho Penal. Las
legislaciones que asumen este sistema contienen verdaderas normas penales
en blanco.
1.8. CONCURSO PREVENTIVO
El presupuesto para iniciar el concurso preventivo es la cesación de pagos, esto
es, la imposibilidad de cumplir con los pagos ordinarios con los medios
corrientes. Algunos presupuestos que indican este estado de cesación de
pagos pueden ser, por ejemplo entrar en estado de mora, utilización de medios
fraudulentos, fraude a acreedores, por reconocimiento judicial, etc.
El concurso es utilizado con el fin de salvar a la empresa y no de liquidarla,
como la quiebra. Las partes que van a intervenir son:

a) El deudor :
Es el único que puede pedir el concurso. Continúa administrando sus bienes y
tiene personería para participar en le juicio activamente, cuestionando créditos,
presentando propuestas de salvataje, etc. En la quiebra, no tiene la
administración de sus bienes, es un actor secundario pues se limita a dar

[17]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

elementos, información a los acreedores, etc., pero queda desapoderado de


sus bienes.
b) El síndico :
Es designado por el juez. No administra los bienes del deudor, como en la
quiebra pero sí controla las operaciones que haga aquel, sugiere e informa
acerca del deudor al juez y a los acreedores
c) El juez :
Es el “director” del proceso. A diferencia de los juicios civiles y comerciales
donde el principio es el de la voluntad de las partes, aquí el principio que rige
es el de oficiosidad, es decir que el juez actúa de oficio (o debería)
d) Los acreedores :
Se subdividen en acreedores quirografarios y acreedores privilegiados. En
ambos casos van a pretender cobrar. En la quiebra cobran de lo que se liquida
(de lo que queda) ,controlan el procedimiento de liquidación. En el concurso
tienen activa participación porque deciden si aceptan o no la propuesta del
deudor.
1.9. PROCESO DE DISOLUCIÓN Y LIQUIDACIÓN
a) Disolución.
La disolución es el acto jurídico que abre el proceso de liquidación que dará
lugar a la extinción de la sociedad como contrato y como persona jurídica. La
disolución en sí no pone fin a la sociedad ni paraliza totalmente su actividad,
aunque ésta pasa a ser liquidataria, por lo que se añade a su denominación la
expresión “en liquidación”. Para que exista disolución es preciso que se dé
alguna de las causas como:
Causas legales
1. Acuerdo de la Junta General
2. Cumplimiento del término de duración fijado en los estatutos
3. Finalización de la empresa que constituye su objeto o imposibilidad cierta
de realizar el fin social o paralización de sus órganos sociales, de forma
que no sea posible su funcionamiento.
4. Como consecuencia de pérdidas que dejen reducido el patrimonio a una
cantidad inferior a la mitad del capital social, salvo que éste se aumente o
se reduzca en la medida suficiente

[18]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

5. Reducción del capital social por debajo del mínimo lega


6. Fusión o escisión total de la sociedad
7. Cualquier otra causa establecida en los estatutos
El acuerdo de disolución se inscribe en el Registro Mercantil y se debe publicar
en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORM) y en uno de los periódicos
de mayor circulación del domicilio de la sociedad.
b. Liquidación.
Generalmente, una vez disuelta la sociedad, comienza el periodo de
liquidación y cesan automáticamente los administradores, asumiendo los
liquidadores todas sus funciones. Los liquidadores:
1. Elaboran el balance final. Este balance se debe aprobar en la Junta General
de accionistas y se ha de publicar en el BORM y en uno de los periódicos
de mayor circulación del domicilio social.
2. Determinan la parte del patrimonio resultante que corresponde por acción
bien en la forma prevista en los estatutos bien en proporción al importe
nominal de las acciones. En esta misma proporción se sufrirían las posibles
pérdidas, teniendo en cuenta que las acciones sin voto no se ven afectadas
en reducciones de capital por pérdidas, salvo que la reducción supere el
valor del resto de las acciones.
1.10. TIPICIDAD OBJETIVA.
a) Sujeto Activo
Debido de que se trata de un delito especial propio, el administrador
quien es elegido por la junta de acreedores acuerda la administración
temporal que deberá tener la sociedad en el proceso de restructuración
patrimonial, en todo caso la imputación jurídico penal recaerá sobre la
persona física que ejerce el cargo, por su parte el liquidador asume sus
funciones cuando el insolvente es declarado en liquidación mediante
resolución, el cual será nombrado por votación directa de los acreedores.
b) Sujeto Pasivo
Son aquellos acreedores cuyo crédito ha sido reconocido por la
autoridad concursal puede tratarse de una persona natural o una
persona jurídica, se incluye a los trabajadores que cuyos créditos
laborales pueden verse burlados.

[19]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

1.11. DELITO DE FRAUDE CONCURSAL DOLOSO.


Conforme a lo establecido en el artículo 209 del Código Penal,
evidentemente que se trata de un delito de naturaleza dolosa que requiere
la voluntad en la realización de los actos objeto del cuestionamiento, en
el presente caso materializados a través del mismo deudor, la persona
que puede actúa en su nombre o el liquidador. El dolo obedece a un
sencillo de lucrarse no satisfaciendo sus deudas .Al respecto, es
importante señalar que aunque la Ley General del Sistema Concursal
actualmente vigente establece y determina los procedimientos
concursales a realizarse (procedimiento concursal ordinario y
procedimiento concursal preventivo), los mismos que no están señalados
en el artículo del Código Penal que analizamos, la cláusula indeterminada
a que se refiere la tercera disposición final de la citada ley deja en claro
que el “procedimiento de insolvencia”, debe entenderse y está referido
tanto al procedimiento concursal ordinario, al preventivo y a cualquier otro
procedimiento de reprogramación de obligaciones cualquiera que sea su
denominación y que se incorpore. Esta cláusula indeterminada permite,
por otra parte, como lo menciona García Cavero que el artículo 209 del
Código Penal pueda también aplicarse a los fraudes concursales
realizados en los procedimientos de insolvencia especiales, como los
regulados para las administradoras de fondos de pensiones, las entidades
del sistema financiero y de seguros, entre otras.
Un aspecto particularmente importante y al que ya hemos hecho
referencia y que marca la diferencia con la normatividad anterior, es que,
a diferencia de la legislación penal anterior que reprimía el denominado
“delito de quiebra fraudulenta” conforme al Código Penal de 1924, con la
legislación actual para que se configure el tipo penal de fraude concursal
no es necesario que el deudor haya sido declarado como quebrado, sino
que basta que esté dentro de cualquiera de los procedimientos
concursales que señala la ley de la materia. Conforme a lo señalado,
cualquier acto o transacción que se habría realizado fuera del
procedimiento concursal respectivo, incluso de naturaleza fraudulenta,
para los fines del tipo penal que es objeto de análisis no tendría relevancia

[20]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

penal por lo menos como delito concursal o de insolvencia fraudulenta.


Tratándose de una persona jurídica que hubiera sido sometida a
cualquiera de los procedimientos concursales y que se señalan en la ley
de la materia, en tanto que los administradores o representantes de la
persona jurídica no tendrían la calidad exigida por el tipo penal (ser un
deudor sometido a un procedimiento concursal o la persona que actúa en
su representación), pues, conforme a la redacción del artículo 27 del
Código Penal, existiría un vacío. A esta regulación, como lo señala García
Cavero, se le ha reprochado sobre todo no reconocer el actuar en lugar
de otro entre particulares y asumir únicamente la teoría de la
representación en general, sin dar pie a incluir los supuestos de la
representación fáctica. Es de esta manera que el artículo 209 señala como
sujeto activo del delito “a la persona que actúa en su nombre (...)”, lo cual
no justifica, que se haga una extensión en estos términos solo a los delitos
concursales, en consideración a que las limitaciones que aparecen en el
artículo 27 del Código Penal implican una reforma del citado artículo. Con
esta solución no solo se estaría arreglando parcialmente una deficiencia
de la parte general del Código Penal mediante un “parche” en el tipo penal
de la parte especial, sino también dando un trato desigual en la
persecución de los delitos.
1.12. DELITO DE OCULTAMIENTO DE BIENES
Se refiere al acto de ocultar bienes para los fines de perjudicar a los
acreedores, haciéndose la salvedad de que este acto el de ocultamiento
tiene que llevarse a cabo en el devenir conforme a la legislación nacional,
en cualquiera de los procedimientos que señala la misma ley. Lo
característico es la “causación” de la insolvencia, o la agravación de la
misma mediante la ocultación de los bienes, impidiendo de esta manera
con ello que los acreedores puedan realizar sus créditos en el patrimonio
del deudor. Cualquier medio que procure este resultado es válido,
entendiéndose los procedimientos de ocultación física (esconder objetos
valiosos, o trasladarlos a lugares para que no sean ubicados), como los
jurídicos (enajenaciones ficticias, traspaso de créditos, constitución de
hipotecas sobre los mismos, donaciones, simulación de deudas, etcétera).

[21]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

Incluso la presentación de datos o información falsa relativa al estado de


insolvencia. No cabe la comisión por omisión puesto que la ocultación solo
se genera mediante comportamientos activos. La ocultación de bienes en
el balance es un supuesto de ocultación activa y no omisiva, puesto que
lo importante es la conducta de presentar el balance y no que en él no
figuren algunos elementos del activo. En igual sentido, la insolvencia
punible o fraudulenta es la consecuencia directa de la ocultación o de la
disposición fraudulenta de bienes. Como lo cita Gonzáles Rus, puede ser
total (cuando se hacen desaparecer todos los bienes) o parcial (cuando
solo se oculta una parte de ellos; siempre que esta sea suficiente para
impedir que los acreedores consigan la efectividad de sus créditos. En
todo caso, lo importante es que, como consecuencia de tales
comportamientos, en términos de causalidad, el activo aparezca inferior
al pasivo, resultando insuficiente para atender las obligaciones
pendientes. Debe insistirse que no se castiga la insolvencia en sí misma,
ni la situación de insolvencia, sino la situación dolosa que ha producido la
misma que, como ya se ha mencionado, supone antes que nada un
desequilibrio económico entre el activo y la prestación o prestaciones
realizables y que en este supuesto delictivo exigen que actúen en forma
sincronizada, esto es, que el cumplimiento de tales prestaciones sea
consecuencia de la referida actuación dolosa o fraudulenta del deudor,
excluyéndose no solo, y por supuesto, los acontecimientos fortuitos, sino
también aquellos que son consecuencia de una culpabilidad culposa,
aunque no resulten excluidas aquellas conductas que, partiendo de
situaciones fortuitas (o de fuerza mayor) o simplemente culpables, graven
dolosamente la situación de insolvencia parcial.

1.13. DELITO DE SIMULACIÓN, ADQUISICIÓN O REALIZACIÓN DE DEUDAS,


ENAJENACIONES, GASTOS O PÉRDIDAS EN AGRAVIO DE LOS
ACREEDORES.
Se trata del aumento del pasivo del deudor concursado de una manera
fraudulenta y como consecuencia de ello de una disminución del pasivo. La
ley señala diferentes conceptos por los que se puede ver disminuido el
patrimonio del deudor; a saber: deudas, enajenaciones, gastos o pérdidas.

[22]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

Aunque cada uno de estos conceptos tienen diferentes significados y cada


uno de ellos sus propias connotaciones sobre todo en el terreno jurídico,
como lo señala Peña Cabrera, no toda disminución del patrimonio por
cualquiera de los conceptos mencionados adquiere relevancia típica, sino
que es necesario cierto elemento defraudatorio. Se refiere a cuando el
deudor de una forma fraudulenta incrementa su pasivo simulando pérdidas
o gastos que son o han sido inexistentes en la labor comercial del deudor.
El hecho de que el deudor recurra a una simulación fraudulenta en
detrimento de su patrimonio, configura por sí misma un acto de
defraudación suficiente para dar relevancia típica a esta conducta. En ese
sentido, esta conducta no adquiere relevancia típica per se, sino que debe
de tratarse de actos de endeudamiento o de reducción patrimonial no
justificados o autorizados.
1.14. DELITO DE FAVORECIMIENTO ILÍCITO DE ACREEDORES.
En el presente caso, se trata del deudor que una vez sometido a trámite
cualquiera de los procedimientos que establece la ley del sistema concursal,
sin estar autorizado para ello ni judicialmente ni por los órganos concursales,
y fuera de los casos permitidos por la ley, realice cualquier acto de
disposición patrimonial o generador de obligaciones, destinado a pagar a uno
o a varios acreedores, preferentes o no, con posposición del resto
(afectación de la comunidad de pérdidas a la que pertenece todos los
acreedores). En el presente caso, conforme a lo señalado, el sujeto activo
de este delito en realidad no tiene intención de sustraerse de sus
obligaciones, acreencias. El injusto o acto fraudulento tiene como objetivo
principal favorecer solo a uno o a varios acreedores con el pago de sus
créditos, en desmedro del resto de acreedores.

[23]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

CAPITULO II

2.1. ARTICULOS DEL CODIGO PENAL CON RELACIÓN A LOS


ATENTADOS
CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO.
ACTOS ILÍCITOS

Artículo 209.- Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de
seis años e inhabilitación de tres a cinco años conforme al Artículo 36 incisos 2) y 4), el
deudor, la persona que actúa en su nombre, el administrador o el liquidador, que en un
procedimiento de insolvencia, procedimiento simplificado, concurso preventivo,
procedimiento transitorio u otro procedimiento de reprogramación de obligaciones
cualesquiera fuera su denominación, realizara, en perjuicio de los acreedores, alguna de
las siguientes conductas:

1. Ocultamiento de bienes;

2. Simulación, adquisición o realización de deudas, enajenaciones, gastos o pérdidas; y,

3. Realización de actos de disposición patrimonial o generador de obligaciones, destinados


a pagar a uno o varios acreedores, preferentes o no, posponiendo el pago del resto de
acreedores. Si ha existido connivencia con el acreedor beneficiado, éste o la persona que
haya actuado en su nombre, será reprimido con la misma pena.

Si la Junta de Acreedores hubiere aprobado la reprogramación de obligaciones en un


procedimiento de insolvencia, procedimiento simplificado, concurso preventivo,
procedimiento transitorio u otro procedimiento de reprogramación de obligaciones
cualesquiera fuera su denominación, según el caso o, el convenio de liquidación o convenio
concursal, las conductas tipificadas en el inciso 3) sólo serán sancionadas si contravienen
dicha reprogramación o convenio. Asimismo, si fuera el caos de una liquidación declarada

[24]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

por la Comisión, conforme a lo señalado en la ley de la materia, las conductas tipificadas


en el inciso 3) sólo serán sancionadas si contravienen el desarrollo de dicha liquidación.

Si el agente realiza alguna de las conductas descritas en los incisos 1), 2) o 3) cuando
se encontrare suspendida la exigibilidad de obligaciones del deudor, como consecuencia
de un procedimiento de insolvencia, procedimiento simplificado, concurso preventivo,
procedimiento transitorio u otro procedimiento de reprogramación de obligaciones
cualesquiera fuera su denominación, será reprimido con pena privativa de libertad no
menor de cuatro ni mayor de ocho años e inhabilitación de cuatro a cinco años, conforme
al Artículo 36 incisos 2) y 4)."

A. ANÁLISIS DE LOS INCISOS.

1) Ocultamiento de bienes

Este inciso da referencia cuando debe existir una relación detallada sobre los
bienes muebles e inmuebles de la sociedad indicando los gravámenes y cargas que
pesan sobre ellos, relación que debe no tener dos meses de antigüedad de la
presentación de dicha solicitud, teniendo como naturaleza a una declaración jurada.
La punición se da cuando el sujeto activo sustraer los bienes (muebles) del ámbito
de custodia de la administración de la insolvencia, ocultamiento de balances
económicos, la sustracción u ocultamiento se da a los bienes (dinero, titulo,
documentos), siendo medios para ocultar bienes, falsificar, alterar los libros de
comercio, se dará la figura de tentativa cuando los informes fraguados no adquieren
efectividad material.

2) Simulación, adquisición o realización de deudas, enajenaciones, gastos o


pérdidas.

Simular nos da referencia al hecho que no corresponde con la realidad, para efectos
del presente trabajo en forma específica nos señala a la documentación falsificada.
La simulación o suposición de enajenaciones se refiere a la transmisión de bienes,
mediante un acto jurídico permita al deudor aparentar falencia. La enajenación es
la transmisión de un título dominical a un tercero a merced de un precio o título
gratuito en cuanto a la traslación de propiedad del mismo. Simula gastos o pérdidas
en los libros contables como el pago de honorario a profesionales externos que en
realidad no se ha producido esto con lleva a presentar un desbalance patrimonial

[25]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

representando un patrimonio insuficiente para asumir las acreencias para con la


masa concursal.

3) Realización de actos de disposición patrimonial o generador de obligaciones,


destinados a pagar a uno o varios acreedores, preferentes o no, posponiendo el
pago del resto de acreedores. Si ha existido conveniencia con el acreedor
beneficiado, éste o la persona que haya actuado en su nombre, será reprimido con
la misma pena.

Este inciso aplica a la lista de acreedores que se presenta en la masa concursal y


cada uno de ellos cuenta con un rango de prestación de crédito, y se someten a
ese orden a fin de ver satisfecho sus acreencias, pero si obviando este concepto
se favorece a cualquier acreedor se está vulnerando el principio de igualdad ante
la masa de bienes implicando un atentado contra la integridad de garantía, pues
disminuye el monto perjudicando a otros acreedores, si este acto no llegara a
materializarse será reputado como delito de tentativa.

4) Si el agente realiza alguna de las conductas descritas en los incisos 1), 2) ó3)
cuando se encontrare suspendida la exigibilidad de obligaciones del deudor, como
consecuencia de un procedimiento de insolvencia, procedimiento simplificado,
concurso preventivo, procedimiento transitorio u otro procedimiento de
reprogramación de obligaciones cualesquiera fuera su denominación, será
reprimido con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de ocho años
e inhabilitación de cuatro a cinco años, conforme al Artículo 36 incisos 2) y 4).

De acuerdo con el Artículo 16 se suspenderá la exigibilidad de todas las


obligaciones que el insolvente tuviera pendientes de pago a dicha fecha, sin que
este hecho constituya una novación de tales obligaciones, aplicándose a estas,
cuando corresponda, la tasa de interés que estuviese pactada o, a falta de pacto,
legal. En este caso, no correrán intereses moratorios por los adeudos mencionados,
ni tampoco procederá la capitalización de intereses La suspensión mencionada en
el párrafo anterior durará hasta que se apruebe un Plan de Reestructuración,
Convenio de Liquidación o Convenio Concursal en los que se establezcan
condiciones diferentes, referidas a la exigibilidad de todas las obligaciones
comprendidas en el procedimiento y la tasa de interés aplicable en cada caso. Lo

[26]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

establecido en el Plan de Reestructuración, Convenio de Liquidación o Convenio


Concursal respecto a la exigibilidad de las obligaciones será oponible a todos los
acreedores. Todo esto radica en la protección del patrimonio social para evitar que
este se vea mermado generando una defraudación de las legítimas expectativas
de los acreedores que sus créditos reconocidos sean pagados conforme al orden
de pago que haya convenido el convenio concursal. Por último conforme a la
Novena Disposición Final el cual menciona REQUISITO DE PROCEDIBILIDAD de
la Ley N° 27146, publicada el 24-06-99, antes de ejercer la acción penal en lo
relacionado con la materia de reestructuración patrimonial, el Fiscal deberá solicitar
el informe técnico del INDECOPI, el cual deberá emitirlo en el término de 5 (cinco)
días hábiles. Dicho informe deberá ser valorado por los órganos competentes del
Ministerio Público y del Poder Judicial en la fundamentación de los dictámenes o
resoluciones respectivas; la misma que ha sido recogida por el Decreto Supremo
N° 014-99-ITINCI, Texto Único Ordenado de la Ley de Reestructuración
Patrimonial, publicado el 01-11-99.

2.1.2 . COMISIÓN DE DELITO POR CULPA DEL AGENTE


Artículo 210.-
Si el agente realiza por culpa alguna de las conductas descritas en el Artículo
209, los límites máximo y mínimo de las penas privativas de libertad e
inhabilitación se reducirán en una mitad." (*)
(*) De conformidad con la Novena Disposición Final de la Ley N° 27146,
publicada el 24-06-99, antes de ejercer la acción penal en lo relacionado
con la materia de reestructuración patrimonial, el Fiscal deberá solicitar
el informe técnico del INDECOPI, el cual deberá emitirlo en el término de
5 (cinco) días hábiles. Dicho informe deberá ser valorado por los órganos
competentes del Ministerio Público y del Poder Judicial en la
fundamentación de los dictámenes o resoluciones respectivas; la misma
que ha sido recogida por el Decreto Supremo N° 014-99-ITINCI, Texto
Unico Ordenado de la Ley de Reestructuración Patrimonial, publicado el
01-11-99. Suspensión ilícita de la exigibilidad de las obligaciones del
deudor
Debemos precisar que el bien jurídico protegido está conformado por el sistema
de crédito en el ámbito económico de la nación. Para el derecho penal la
[27]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

quiebra culposa es aquella que se produce en la imprudencia o negligencia del


mismo titular. Por ello es un delito de resultado que requiere de una declaración
de la comisión de la restructuración patrimonial, aceptando la suspensión que
persigue el sujeto activo
TENTATIVA Y CONSUMACIÓN
Se consuma el delito cuando el sujeto activo logra la suspensión de la
exigibilidad de las obligaciones del deudor, por ello se dice que es un delito de
resultado, que requiere la declaración por parte de la comisión de la
restructuración patrimonial. Es tentativa los actos anteriores que comprenden
los gastos simulados, confección de documentos inveraces, etc.
TIPICIDAD SUBJETIVA
El agente busca con conciencia y voluntad (dolo), obtener la declaración
administrativa de la suspensión de exigibilidad de obligaciones del deudor. El
tipo subjetivo se agota en la exigencia de dolo, donde el sujeto debe conocer
que la documentación o información falsa que presenta al procedimiento
concursal es idónea para lograr la suspensión de la exigibilidad de las
obligaciones.
2.1.3. SUSPENSIÓN ILÍCITA DE LA EXIGIBILIDAD DE LAS OBLIGACIONES
DEL DEUDOR
Artículo 211.-
El que en un procedimiento de insolvencia, procedimiento simplificado,
concurso preventivo, procedimiento transitorio u otro procedimiento de
reprogramación de obligaciones cualesquiera fuera su denominación, lograre
la suspensión de la exigibilidad de las obligaciones del deudor, mediante el uso
de información, documentación o contabilidad falsas o la simulación de
obligaciones o pasivos, será reprimido con pena privativa de libertad no menor
de cuatro ni mayor de seis años e inhabilitación de cuatro a cinco años,
conforme al Artículo 36 incisos 2) y 4)."
a) TIPICIDAD OBJETIVA Sujeto activo
El tipo no describe a un sujeto determinado para considerar autor a efectos
penales. Sin embargo, la vinculación del autor al uso de información,
documentos, etc., en un procedimiento concursal y en el que debe obtener
la suspensión de la exigibilidad de obligaciones del deudor, expresa una

[28]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

restricción importante del núcleo de posibles autores. En tal sentido, el sujeto


activo deberá ser parte activa en el procedimiento concursal, tales como el
deudor, a quien actúa en su nombre, y al acreedor. En determinados casos
la actuación fraudulenta puede corresponder al administrador o liquidador,
también vinculados a deberes de veracidad.
b) Sujeto pasivo
Son todos aquellos que tienen la facultad de exigir el cobro de una obligación
contraída por el sujeto activo.
c) Modalidad típica
Se da Dentro del proceso concursal en conductas fraudulentas orientada a
emplear «información, documentación o contabilidad falsas o la simulación
de obligaciones o pasivos, es decir hacer constar en ciertos documentos un
contenido que no refleja la verdadera situación patrimonial de la empresa.
Por lo tanto, la conducta típica es cuando el deudor o los acreedores, en la
solicitud de declaración de insolvencia presentan una serie de información
falsa y así se produzca la suspensión de la exigibilidad de las obligaciones.
por ello es un delito de resultado que requiere de una declaración de la
comisión de la restructuración patrimonial, aceptando la suspensión que
persigue el sujeto activo
d) Tentativa y consumación
Se consuma el delito cuando el sujeto activo logra la suspensión de la
exigibilidad de las obligaciones del deudor, por ello se dice que un delito de
resultado, que requiere la declaración por parte de la comisión de la
restructuración patrimonial. Es tentativa los actos anteriores que
comprenden los gastos simulados, confección de documentos inveraces,
etc.
e) Tipicidad subjetiva
El agente busca con conciencia y voluntad (dolo), obtener la declaración
administrativa de la suspensión de exigibilidad de obligaciones del deudor.
El tipo subjetivo se agota en la exigencia de dolo, donde el sujeto debe
conocer que la documentación o información falsa que presenta al
procedimiento concursal es idónea para lograr la suspensión de la
exigibilidad de las obligaciones.

[29]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

2.1.4. BENEFICIOS POR COLABORACIÓN


Artículo 212.
Podrá reducirse la pena hasta por debajo del mínimo legal en el caso de
autores y eximirse de pena al partícipe que, encontrándose incurso en una
investigación a cargo del Ministerio Público o en el desarrollo de un proceso
penal por cualquiera de los delitos sancionados en este Capítulo,
proporcione información eficaz que permita:
1. Evitar la continuidad o consumación del delito.
2. Conocer las circunstancias en las que se cometió el delito e identificar a
los autores y partícipes.
3. Conocer el paradero o destino de los bienes objeto material del delito y
su restitución al patrimonio del deudor. En tales casos los bienes serán
destinados al pago de las obligaciones del deudor según la ley de la
materia.
La pena del autor se reducirá en dos tercios respecto del máximo legal y el
partícipe quedará exento de pena si, durante la investigación a cargo del
Ministerio Público o en el desarrollo del proceso penal en el que estuvieran
incursos, restituye voluntariamente los bienes o entrega una suma
equivalente a su valor, los mismos que serán destinados al pago de sus
obligaciones según la ley de la materia. La reducción o exención de pena
sólo se aplicará a quien o quienes realicen la restitución o entrega del valor
señalado."

2.1.5. DESARROLLO DEL PROCEDIMIENTO DE COLABORACION EFICAZ


Del precepto mencionado en el art.212 se deduce que al procedimiento
podrán acogerse tanto el autor como el participe por tanto podrán someterse
a aquellos coautores, cuando se trata de pluralidad de imputados a quienes
se les atribuye el codominio funcional del hecho así como el autor mediato
cuando este utiliza a un instrumento no doloso para la perpetración del injusto.
Serán siempre aquellas personas físicas que ejercen en el son de la persona
jurídica los órganos más representativos de la sociedad o aquellas que actúan
en su nombre según el mencionado del artículo 212, cuando del autor se trata,
sea como autor inmediato autor mediato, o coautores la pena podrá ser
rebajada por debajo del mínimo legal de igual forma sucede cuando el

[30]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

imputado se acoge a los beneficios de la confesión sincera. Por lo cual cabe


mencionar que el participé ya sea primario o secundario a diferencia del autor
debe recibir siempre una pena menor con arreglo a los principios de
proporcionalidad y culpabilidad, ya que ellos a pesar que no tuvieron dominio
material del hecho estos han intervenido de manera decisiva para que así se
logre cometer el delito En el caso de un solo agente que ha cometido de forma
individual el delito difícilmente podrá acogerse a este procedimiento, al
carecer de datos que pueden involucrar a otro individuo por lo tanto el participé
que ha intervenido en la realización delictiva permitiendo el ocultamiento de
los bines se encuentra en la posición de informar sobre el paradero de los
bienes buscando así un beneficio la exención de la pena . Si son varios
coautores únicamente podrá ser beneficiado aquel que de forma primera se
acerque al ministerio público y brinde la información eficaz por lo que al otro
coautor no le quedara otra que someterse a la investigación y luego al proceso
penal

2.1.6. EJERCICIO DE LA ACCIÓN PENAL E INTERVENCIÓN DEL INDECOPI

"Artículo 213.

En los delitos previstos en este Capítulo sólo se procederá por acción privada
ante el Ministerio Público. El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia
y Protección de la Propiedad Intelectual (INDECOPI), a través de sus órganos
correspondientes, podrá denunciar el hecho en defecto del ejercicio de la
acción privada y en todo caso podrá intervenir como parte interesada en el
proceso penal que se instaure."
Manejo ilegal de patrimonio de propósito exclusivo
"Artículo 213-A.- El factor fiduciario o quien ejerza el dominio fiduciario sobre
un patrimonio fideicometido, o el director, gerente o quien ejerza la
administración de una sociedad de propósito especial que, en beneficio propio
o de terceros, efectúe actos de enajenación, gravamen, adquisición u otros en
contravención del fin para el que fue constituído el patrimonio de propósito
exclusivo, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos (2), ni
mayor de cuatro (4) años e inhabilitación de uno a dos (2) años conforme al
Artículo 36, incisos 2) y 4)." (*)
[31]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

(*) Artículo añadido por la Décimo Segunda Disposición Final del Decreto
Legislativo Nº 861, publicado el 22-10-96.

a) INTERPRETACIÓN DE LOS ARTÍCULOS


1. En estos delitos solo se determinara por la acción privada ante la fiscalía.
Por otra parte INDECOPI podrá denunciar el hecho que afecte al ejercicio
de la acción privada por medio de sus órganos correspondientes y también
puede intervenir como persona interesada del proceso penal.
2. Cualquier persona que actué sobre el patrimonio fideicometido con la
intención de enajenar, gravamen u otras acciones con el fin perjudicar el
patrimonio de propósito exclusivo para el cual fue creado. Los que realizan
esa acción serán reprimidos con pena privativa de libertad no menor de 2
ni mayor de 4 y la inhabilitación de un año, lo dispuesto por el art.36.inciso
2 y 4. Como defensor del pueblo o de la sociedad; la fiscalía de la nación
lleva hacia el órgano jurisdiccional cualquier reclamo, imponiendo la debida
sanción para los distintos delitos que se susciten dentro del sistema
crediticio.
1er lugar: Al realizar esta protesta se tiene que observar la naturaleza social
del bien jurídico protegido que son objeto de lesión.
2do lugar: la función tutelar que le confiere la ley a la fiscalía. Adenda: la
fiscalía procede por (acción privada) solo en algunos delitos como el
atentado contra el honor y la intimidad. Solo el titular puede determinar cuál
es la lesión que se realizó contra él; o si el daño causado se puede
considerar a como un estado de perturbación social. El art 213ª; fue
añadido al decreto legislativo N° 861, ley de mercado de valores; donde la
ley está orientada a regular el mercado de valores resguardando los
legítimos derechos que le pertenecen a los inversionistas en sus diversas
operaciones. Por otra parte los patrimonios fideicomiso o los llamados
propósito exclusivo, deben sujetarse conforme a los intereses de su
representada, siempre que no perjudique la integridad de los patrimonios.
La comisión de estos delitos puede generar un riesgo para el orden
económico en grupo de no cumplir con sus funciones correspondientes.
b) TIPICIDAD OBJETIVA
¿Quién es el sujeto activo?

[32]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

Es el autor del fiduciario o quien ejerza el dominio fiduciario. ¿Quién el sujeto


pasivo? Es el fideicomisario, más conocido como el inversionista, también se
les conoce como los accionistas de la inversiones que respalda a las
sociedades anónimas.

[33]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

CONCLUSIONES

1. Los atentados contra el sistema crediticio, se encuentran ubicados en el


titulo VI, dentro de los delitos contra la confianza y la buena fe en los
negocios, del Código Penal desde el artículo 209 hasta el artículo 213.
2. Los atentados contra el sistema crediticio en nuestro código penal están
relacionados con actividades que vienen por parte de los deudores y o
representantes que para no solventar sus deudas realizan actos como
ocultamientos de bienes, simulación, adquisición o realización de
deudas, enajenaciones gastos o perdidas, actos de disposición
patrimonial o pagos a acreedores preferentes, que en un proceso de
insolvencia, concurso preventivo se dé la suspensión de obligaciones del
deudor mediante documentos o contabilidad falsas, así como de director
o gerente quien ejerce la administración de un sociedad que en beneficio
propio o de tercero efectúa actos de enajenación gravamen, adquisición
en contravención y perjuicio de la sociedad fiduciaria.
3. A diferencia de los demás artículos, el artículo 212 del código penal está
relacionado con la reducción de pena por debajo del mínimo legal en el
caso de autores y participes que encontrándose incurso en una
investigación a cargo del Ministerio Público, proporcionen información
eficaz que permita evitar la continuidad o consumación del delito, conocer
las circunstancias en las que se cometió el delito e identificar a los autores
y participes y conocer el paradero o destino de los bienes objeto material
del delito.
4. En la actualidad, los contratos contribuyen en la dinámica comercial, ya
sea nacional o internacional, pero también generan problemas los cuales
sólo al derecho le es de propia solución. Así, el Derecho Civil y el Derecho
Comercial, entre otros, han planteado diferentes instituciones para darles
una adecuada solución. El derecho establece las reglas de juego en el
devenir de contratos y acuerdos basándose en la confianza y la buena fe
de los individuos intervinientes, pero suele darse situaciones donde una
de las partes no cumple las reglas prefijadas perjudicando así a los
acreedores.

[34]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

5. No se trata de sancionar a todos los deudores que son calificados


jurídicamente como quebrados, sino solo suscitar una reacción punitiva
contra aquellos que han procedido de una manera premeditada,
fraudulenta y dolosa, con la intención de eximirse o evadir el pago que
les corresponde hacer a favor de sus acreedores y no perjudicarlos.
6. La quiebra “es un delito contra la economía pública, partiendo de la idea
de que al alterarse los compromisos contraídos por el quebrado, se
perturba el calendario de compromisos de sus acreedores y todo ello
repercute negativamente dentro de la economía”.

[35]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

CRITICAS
1. Entrando en un análisis crítico detallado de la conducta encontramos que este tipo
penal sanciona las conductas antes indicadas pero no en cualquier situación, sino que
estas conductas solo son sancionadas si son cometidas dentro de un procedimiento
concursal. Y es que este tipo penal solo sanciona aquellos actos cometidos por el
deudor dirigido a recortar su patrimonio y no dejar al acreedor cobrar su acreencia
pero siempre y cuando el deudor esté sometido a un procedimiento concursal.
Entonces si el verbo rector de este tipo penal no puede consumarse si no se realiza
dentro de un procedimiento concursal, este capítulo de los delitos contra la confianza
y la buena fe en los negocios denominado atentados contra el sistema crediticio
devendría en demasiado amplio, por lo que a mi parecer debe ser modificado, y es
que de continuar así se podría llegar a mal entender que para el derecho penal el
sistema crediticio radica únicamente en los procedimientos concursales, situación
que es por demás equivocada debido a que el sistema crediticio es mucho más amplio
que un procedimiento concursal. Por ello soy de la opinión que es necesaria la
modificación del Capítulo denominado atentados contra el sistema crediticio, siendo
la opción más lógica y correcta la de denominar a este capítulo fraude concursal o
delitos concursales.
2. Seguidamente Todo ello se suma a la idea de que este delito tipifica un hecho por
demás limitado y que ya es momento de ampliar el ámbito de imputación, y me
refiero a que no es posible que en el Perú se sancione una conducta defraudatoria
realizada por el deudor en contra del acreedor solo dentro de un procedimiento
concursal y no se sancione la misma conducta en contra del acreedor pero fuera de
un procedimiento concursal, ya que el derecho penal sanciona acciones y por demás
está decirlo en ambos casos las acciones tienen el mismo impacto negativo en la
sociedad. Por ello debemos adoptar las técnicas legislativas comparadas como la
italiana donde tipifican en capítulos separados los delitos de quiebra que se cometen
dentro de un procedimiento concursal y los delitos de insolvencia fraudulenta que
son cometidos fuera de un procedimiento concursal. En España se utiliza la
denominación genérica de insolvencias punibles y dentro de ese capítulo están las
insolvencias que se cometen fuera y dentro de un procedimiento concursal

[36]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

BIBLIOGRAFIA

1. PEÑA CABRERA. Tratado de Derecho penal, parte especial. II-B. Lima,


1995. p. 698.
2. GONZÁLES RUS, Juan José. “Delitos contra el patrimonio y contra el orden
socioeconómico”
3. BAJO FERNÁDEZ, Miguel. Derecho penal económico aplicado a la actividad
empresarial. Madrid: Civitas, 1978. pp. 169 y 170.
4. RIPOLLES, Quintano. Tratado de Derecho penal. Tomo II. Madrid, 1966. p.
17. (23)
5. DE LA RÚA, Jorge. Los delitos contra la confianza en los negocios. Op. cit.;
p. 55.
6. DELPALMA, José Luis y otros. Las insolvencias punibles. Derecho penal
económico. p. 248.
7. NIETO, Martín. El delito de quiebra. pp. 14.
8. García Cantizano en, “Sección Actualidad Jurídica” Nº 68-B, 1999, p. 59.
9. LUIS A. BRAMONT – ARIAS TORRES/MARÍA DEL CARMEN GARCÍA
CANTIZANO: Manual de derecho penal, Parte especial, 4a. ed., Edit. San
Marcos, Lima 1998.

[37]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

ANEXOS

[38]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

CASO N° 01

INSOLVENCIA FRAUDULENTA

Como su patrimonio se habría reducido a menos de la tercera parte por las pérdidas
asumidas en los últimos ejercicios fiscales, la Compañía
Industrial Oleaginosa S.A. (CINOLSA) solicitó el 26 de agosto de 1997 su
declaración de insolvencia. El 2 de septiembre, TRANSUR S.A. también solicitó la
insolvencia de CINOLSA porque sería acreedora de una obligación superior a 50
UITs, representada en una letra de cambio por S/.146.000,00 en la que
CINOLSA habría avalado al aceptante. La Comisión de Calificación Empresarial del
Colegio de Contadores Públicos de Lima resolvió ambos pedidos
simultáneamente, solo amparó la solicitud de TRANSUR S.A. Y CINOLSA fue
declarada insolvente.
1. Sin embargo, el Tribunal de Defensa de la Competencia del Indecopi constató
una maquinación fraudulenta, ambas empresas estaban económicamente
vinculadas y la letra de cambio se refería a un crédito inexistente
2. Se declaró la nulidad de la Resolución de insolvencia y se puso el caso a
consideración del Ministerio Público, pero los delitos de quiebra fraudulenta de los
arts. 209 y ss. del texto original del CP de 1991 no sancionaban estas formas
de criminalidad concursal. El Documento de Trabajo Nº 0021999 del Área de
Estudios Económicos del Indecopi, titulado «Fortalecimiento del sistema de
reestructuración patrimonial: diagnóstico y propuesta»
3. Precisa que no estamos ante casos aislados, la simulación de créditos es un
instrumento utilizado por acreedores y deudores para obtener una declaración de
insolvencia fraudulenta o para lograr una posición favorable en la junta de
acreedores, en perjuicio del funcionamiento del mercado de créditos. Incluso se
recurre a medios sofisticados de uso defraudatorio del sistema de reestructuración
patrimonial, difíciles de detectar como el falseamiento de un crédito en un
procedimiento judicial a fin de obtener una sentencia que, en calidad de cosa
juzgada, se utiliza luego en un procedimiento concursal.
En el Derecho comparado es común controlar estas actuaciones fraudulentas con
los medios del ordenamiento civil y mercantil, por ejemplo la nulidad de los
negocios jurídicos que disminuyen ilícitamente el patrimonio del deudor.

[39]
“ATENTADOS CONTRA EL SISTEMA CREDITICIO”

En nuestro caso, también puede recurrirse al Derecho administrativo, con mayores


expectativas desde la vigencia de la Ley Nº 27146 de 24 de junio de 1999, de
Fortalecimiento del Sistema de Reestructuración Patrimonial, cuya Disposición
Complementaria por primera vez otorgó a la Comisión de Reestructuración
Empresarial del Indecopi la facultad de sancionar hasta con 100 UITs las
conductas fraudulentas que se realicen en un procedimiento concursal.

[40]