Está en la página 1de 7

En busca de la PAZ

José: Hola… yo soy José. ¿Cómo están? Tengo mucho rato con una pregunta
que me ronda la cabeza pero no encuentro la respuesta… ¿Qué es la Paz?

Tardé mucho para encontrar la respuesta. ¡Ésta es mi historia!

-Desde muy pequeño me inculcaron mucho la religión católica, muy poco iba
para misa pero siempre me parecía raro que cada vez que iba el cura hablaba
de la Paz…Me parecía tanta coincidencia. Decía el cura que hay que vivir en
paz, que la paz se lleva por dentro… Bueno tantas cosas que ya ni me
acuerdo.

-Ya con un poco mas de edad empecé a buscar el significado de la paz y un


día caminando por la calle me encuentro al hijo de la señora que limpia la
iglesia que es la misma que hace el rosario en las tardes y la misma que
recoge en la ofrenda y otras cosas mas, Uds. Saben como son…. Me dijo.

Emmanuel: ¿chamo que mas? ¿Cómo está todo?

José: epale ¿bien y tú?

Emmanuel: bien gracias a Dios, ¿te pasa algo? Te noto raro.

José: no dale tranquilo…

Emmanuel: vamos pa misa pues a ver si eso te levanta el ánimo.

José: Tú y tu misa vale. Hablamos después.

-Yo solo quería saber que es la Paz… me encontré saliendo de mi casa a un


vecino y sabiendo que era un HERMANO ENTREGADO le pregunté: ¿Tu sabes
que es Paz?

Diego: ¡varón, bendecido! yo si se que es la paz. Ud me acompaña a mi


iglesia, ahí no solo va a encontrar la paz sino que es la ÚNICA salvación para
su alma. No se condene creyendo en imágenes.
José: La curiosidad me mató, me invitó hasta su casa pero estando allí pasó
algo.

Diego: aguántame ahí varón, voy a buscar algo y nos vamos pal culto.

Mama de Diego: (Desde adentro de su casa) ¡hijo ven a acá mi amor por
favor que necesito que me hagas algo!

Diego: hay mamá deja el fastidio que ando apurado me voy al culto, llego en
la noche.

Mamá de Diego: pero hijo un segundo que es un favor pequeño.

Diego: ahorita no, deja el fastidio mamá.

José: Señor… me vas a disculpar pero si yo no sabía que era la paz este
mucho menos.

-Pero quise saber que había en el culto. A ver que me encontraba.

Diego: vamos pues. A curarte hermano.

-Cuando llegamos al culto lo que vi fue esto.

LE HACE SEÑAS DIEGO AL PASTOR Y EL PASTOR LO MANDA A ACERCARQUE


MIENTRAS TODOS SE ENCUENTRAN BRINCANDO Y EN ORACIÓN.

DIEGO ES EMPUJADO POR EL PASTOR POR PRIMERA VES Y ÉSTE NO SE CAE.


EL PASTOR LO VUELVE A EMPUJAR ESTA VES MÁS FUERTE DICIENDOLE ALGO
AL OIDO Y AHORA SI CAE AL PISO.

José: (SALIENDO DEL CULTO) aquí lo mínimo que me va a dar es miedo.


Parecen poseídos y no específicamente por el Espíritu Santo.

-y por esta razón descarté la idea. Ahí de Paz como que nada de nada.

-estaba comprando unos detalles para unos amigos un día por el centro y me
atendió una artesana muy linda, como me pareció bien simpática volví para
verla y como ellos siempre andan en la onda del “paz y amor” pues quise
preguntarle lo que necesitaba saber.
Karen: ¿Te gustaron las pulseras que te hice para tus amigos?

José: Si vale. A mis amigos les gustó mucho el detalle.

Karen: tu sabes que estamos a la orden.

José: Oye disculpa, tengo una pregunta para ti ¿Tu sabes que es la paz? ¿Qué
es eso o como se hace para estar en paz?

Karen: ¡no te azotes hermanito! ¡Bájale dos a tu vida y te ayudo a encontrar


la paz!

José: ok. Pero ¿qué es lo primero que tengo que hacer?

Karen: primero relax, todo positivo y fuera esas preocupaciones, para


encontrar tu paz tienes que dejar los libros, dejar de bañarte y cero religión.

José: ¿ajá y ahora?

Karen: Lo segundo, acompáñame al prado y sabrás de que te hablo,

José: Fuimos al prado por la cuestión de alejarse del mundo y buscar paz
exterior para así encontrar la interior. O eso decía ella.

-cuando llegamos dijo que nos sentarnos.

Karen: ¡Vamos a meditar!

KAREN SACA UN INCIENSO, LO PRENDE Y COMIENZA A MEDITAR.

¡AAAAAAAAAUUUUUUUMMMMMMMMM!

¡AAAAAAAAAUUUUUUUMMMMMMMMM!

¡AAAAAAAAAUUUUUUUMMMMMMMMM!

José: (tocando a Karen y desconcentrándola) voy al “baño”

-Hay no Diosito… ya esto es mucho, con este olor y esa bulla de esta loca no
siento nadita de paz… está bonita pero me asusta.
Un tiempo después me encontré con el muchacho de la iglesia. Ese que es
hijo de la Señora que se la pasa metida en la iglesia.

Emmanuel: ¿Qué tal amigo cómo te va?

José: Hola Emmanuel ¿Bien y tu? Te ves cambiado.

Emmanuel: Pues sí…Mi vida está mas en paz. Soy seminarista y le sirvo al
Señor. En cambio a ti te veo igual que hace un tiempo. No me hiciste caso
verdad. No fuiste a misa.

José: Tu eres justo la persona que quería. Háblame un poco de la Paz. Tengo
mucho tiempo encontrando una respuesta y creo que tu si me vas a decir, lo
de la misa hablamos después.

Emmanuel: mírame y dime qué me ves.

José: pues el mismo enano y feo como siempre, de resto nada fuera de
común.

Emmanuel: ahí está la respuesta no está por fuera. La paz está por dentro. Y
no la encontré por ser seminarista. Es que tengo a Dios en mi corazón. Pero
me tengo que ir hermano, Dios te bendiga, tengo unas diligencias que hacer y
unos problemas que resolver.

José: ¡Na! Otro que me cae a cobas…. Cual paz si tu tiene rollos.

Emmanuel: en eso también va la paz. Pero me tengo que ir. ¡Hasta luego!

José: a este si se le zafó un tornillo. Me dice que tiene problemas pero igual
tiene paz… ¡si claro!

-ya estaba como cansado de tratar de encontrar la paz. Pero cuando menos
lo pensé se me acercó ese desconocido…

XXX: disculpe amigo. ¿Le pasa algo?

José: nada tranquilo, no se preocupe.


XXX: disculpe de nuevo pero lo veo preocupado. Yo vivo por aquí cerca y a
veces lo veo pasar pero lo noto mas preocupado que siempre.

José: Pues si… son problemas personales.

XXX: Me imagino, Yo soy consejero. Usted puede confiar en mí. Le aseguro


que yo le voy a escuchar.

José: pues desde hace mucho estoy buscando el significado de la paz pero
nada.

XXX: ¿y que ha intentado?

José: Fui a un culto pero eso fue pura bulla y parecían locos, una hippie me
puso a meditar pero era medio loca y un seminarista y que con paz y anda
con problemas también.

XXX: ¿y en Dios no has pensado? El se manifiesta de muchas maneras y por


medio de las personas también. Muchos dicen que han encontrado la paz
estando con Dios.

José: pues no le digo amigo que ese seminarista y que Dios para aquí y para
allá y también tiene problemas.

XXX: ¿y tu crees que el tener problemas es no estar en paz?

José: pues si… ¿o no? Ahora estoy mas confundido… ah mire ahí viene el
seminarista…

Emmanuel: Como sigues con lo de la paz mi hermanito.

EN ESE MOMENTO EL DESCONOCIDO SE VA DEL LUGAR

José: creo que mas enrollado que nunca pero después hablamos que tengo
una conversación muy buena aquí.

EMMANUEL LO MIRA CON CARA DE EXTRAÑADO Y LE DICE

Emmanuel: ¡Si claro! Voy a misa… si te animas te espero allá.


José: Ajá seguíamos… ¡hey! ¿qué pasó? ¿A donde te fuiste?… Bueno estaría
ocupado… A ver… ¿que fue lo último que dijo? Que si creía que porque
tuviese problemas no estaba en paz… bueno ni tan loco suena.

-Me fui a la iglesia a esperar que saliera el seminarista para comentarle lo


que me dijo este señor…

Emmanuel: Ajá no… viniste a misa.

José: no vale llegué tarde y esperé que salieras para comentarte lo que me
dijo el señor con el que estaba hablando cuando pasaste por la plaza ¿te
acuerdas?

Emmanuel: Mi hermano tu estabas solo.

José: no… cuando me saludaste él estaba conmigo pero de una vez se fue.

Emmanuel: hermanito tu como que te estas volviendo loco… Te ví desde


mucho antes y estabas como hablando solo.

José: Te juro que si estaba hablando con alguien. Me dijo que no hace falta
tener problemas para lograr la paz y eso te lo quería comentar porque fue lo
que me dijiste.

Emmanuel: te noto estresado. Cálmate un poco. Vamos a hacer algo. Vente


el domingo a misa y le pides al Señor que le de discernimiento en tu
búsqueda de la paz.

José: muy intrigado sin saber que pasaba esperé el domingo y me fui a a
iglesia. Estaba muy distraído pero me acordé que el seminarista me dijo que
le pidiera a Dios y cuando estaba en el momento de la consagración le sentí
una tranquilidad profunda y le dije a Dios: Quiero de paz.

-Y ese momento Dios me respondió:

Dios: HIJO MIO, NO HACE FALTA DAR GRITOS Y CAERSE AL SUELO… (entra el
amigo evangélico y el pastor y caen de rodillas), NO HACE FALTA ALEJARSE DE
TODO NI PONERSE A MEDITAR (entra la hippie y cae de rodillas), NO
TAMPOCO ESTAR SIN PROBLEMAS (el seminarista se arrodilla suavemente).
LA PAZ ESTÁ EN TI Y EN ÉSTA LA ÚNICA IGLESIA QUE FUNDÉ ENCONTRARÁS
LAS HERRAMIETAS PARA ESTAR EN PAZ, LOS PASOS PARA SER FELIZ Y EL
CAMINO PARA LA SALVACÓN. SOLO TU ERES DUEÑO DE TU PAZ Y YO QUE
SOY TU PADRE QUE TE ESCUCHA EN LO SECRETO ORA A MI EN LO SECRETO Y
TEN POR SEGURO QUE MIENTRAS ESTÉN EN COMÚN UNIÓN COMINGO YO
ESTARÉ EN TI Y CUANDO SIENTAS UNA MANO EN TU HOMBRE SABRÁS QUE
ESTOY CONTIGO.

(EN ESE MOMENO JOSÉ MIRA A SUS LADOS Y VE A LAS PERSONAS QUE
PENSABAN TENER PAZ RENDIDAS A DIOS Y CAE RODILLAS. CUANDO POR
DETRÁS SE LE ACERCA ESE DESCONOCIDO Y LE TOCA EL HOMBRE)

CANCIÓN:…

También podría gustarte