Está en la página 1de 834

OBRAS DE SAN

BUENAVENTURA
TOMO SEGUNDO
JESUCRISTO:
Jesucristo en su ciencia d iv in a y huma­
na.-Jesucristo, árbol de la v i d a . - J e s u ­
cristo en sus mislerios: A) En su infancia.
BJ En la E u c a r i s t í a . C) En la Pasión.
E l católico culto español no d is­
pone en abu n d an cia ele libros c lá ­
sicos y m odernos de carácter fu n ­
d a m en tal. T ie n e tju e b uscarlos,
cotí penoso esfu erzo y con sacri­
ficios eco n ó m ico s, en el e x tr a n je ­
ro. L e faltan tam bién o rien tacio ­
nes b ib liográficas. N o le es fácil
saber qué d eb e le e r, ni aun sa­
biéndolo puede b ailarlo a m ano.
M u ch o m enos tien e a su alcan ce
lina bib lioteca o rg a n ica , varia y
selectísim a , que abarque todas las
p rin cip ales cien cia s del esp íritu .
Por ello , la cu ltu ra es desigual
y h a sta desorden ada en m uchos
hom bres d e estu d io ; an acrón ica
y pobre en los dem ás.
A ten d ien d o a lta s inspiraciones
y deseando servir d ócilm en te a la
Ig lesia tul com o ella quiera ser
servid a , la 13. A . C . se propone
rem ed iar tal estad o de cosas, in ­
digno de n u estras glo riosas tra d i­
c io n e s, d el vigor in telectu a l de
n u estra raza y de la m isión reser­
vada a los pueblos h isp án icos.
Q u erem o s que e l cató lico ten ga
los instru m en to s esen ciales para
su form ación in telectu a l en libros
d en sos, escogidos, bien ed itad os y
económ icos, que form en una bi­
b lioteca o rgá n ica y com p leta.
Q uerem os reunir en las m anos
de cada cató lico , bajo los auspi­
cios y a lta dirección d e la P o n ti­
ficia U n iversid ad <íe S a la m a n c a ,
el con jun to d e libros (jue n ecesita
y d esea.
O b r a s
de

S a n B u e n a v e n t u r a
O bras
DE

Sa n Bu e n a v e n t u r a
ED ICIO N B ILIN G Ü E

T O M O SEGUNDO

Jesucristo en su ciencia divina y huma­


na.— Jesucristo, A rbol de la v id a.— Jesu­
cristo en sus misterios: I. En su infancia.
II. En la Eucaristía. «HI, Hn su Pasión.

E D IC IO N D IR IG ID A , A N O T A D A
Y CON IN T R O D U C C IO N E S

POR LO S PADKES

FR. LEO N A M O R O S , O. F . M.
LKCTOR G tN E R A L I>E SAGRAD A TEOLOT.ÍA

FR . B E R N A R D O A P E R R IB A Y , O . F. M.
LECTOR GENERAL DE SAGRADA TEOLOGÍA

FR. M IG U E L O ROM ), O. F. M.
DOCTOS. U l F I L O S O F Í A

H IB I-IO T E C A ))H AUTORES ÜNISTI A N O S


M A D R ID . M CM XLV]
N IH IL O B S T A T :

D k. A n d ré s d l L u cas,
C en sor.
M a d rid , 23 d« m a rz o 1946.

I M l'K I M I l ’O T E S T

Er . A g u s t ín Z v iu a g a ,

R e l. G ra l O . F . M.

I M P R IM A T U K

C asimiro ,
O b isp o A u x . y ViC. G e n .
d fl AH BOL D E L A V ID A . ■
Dep ira d a en e! diseño d e l m ism o S en B «en»\eiU ui».
____ p.v<g k ;«¿‘ w - i <Tw. <£,O h^f
H- r v« i i . . » ! - ^ * i r ^ . b Í " cprf ^(h3>4Ii .^ aA
^ €mAw r'AliTti1q>{ •
^ y iflo M w ll'A h ig jdi4 4^<n ihri/i'Vf.t^i^ *mSj^ i< L r t>«r jv T u f^ tfi «rt» •
g,ry * i< ^ íw * - »^ * »»a ir «í,
Vr*'"r*r fcr*fCfcf (*> ujMMf
_ . , MI iw*rf| -•X-- r %■ -A — »<*m »Cig «Ul«f?*<S-i fafo <n¿)/<»»«#»}»** ■*!<*
fc-O"í »*JTO*Í»A' {W «*~ a i-
; 44»«f,r;ag<^it?rini7t'i«>l>lLi4 >M¡«||«iii'iial^ •" •
•>•«*•
>«< ^otf. 1| din»*
0 < y nrV i i M f if | 4 H y \
jt.t A l*£»
hJafii^ylufuli^ ^ ia íi R i ^ tf
fülpijir inífci^/wiWiTljTiíBn n4 i-n
Á « r « I « C a A ^ s « v Ikj | w ,;(« (y ' A I J y.» m M
ViiUm••* tiíÍ'q w í | J>twi r^ ifi > / «Ji»w!1^1^
iiWfc-}i< Mfp,pi«'! «•*«>i«^árn.<pf t f |fc« 3 ■*' f 'í f l M»|W fT P¿« N .if \? ^ Í - Í
^,A1»<1«V-Mi*»"41f”1añí'-«‘*<T"‘*'»T■TcTdiCoífc» ^ A 4 f4nrMI*j|il^tuS4U^ ..«^r<fr
l3HA~|HlAlíUTnirlj tlí ll”^ ^fip^frí» i«M^irt (n ^ c i/y|U> (m-i\firt(fei<fi»
¿3 r-«2 | f> ^
ilurAiir p __ ., 9 ■____ __ 'V *
* J^ n ------r
i u » V ( (w ^ w W rt
5 i w Í '
^ ||um¿^¿tt rflliri liw to j wHi^ lW1? j" lf igatfál
p i^ l 11*^ ^ h|fi"lit/>~A» yaJfctti CQi ^
1.HW 8^J ií I*i fI fi y ) ? » ft "NT»- t— *>f < iii»ii/tt» M & f-
*■>dnfr^i f » ■
■ 4í iii>rff i jT ftanfcih
,I¿|, . ifw í Mr Cipi3r(^¿AuÚÉ<4Ulil^Ú<J
pplíULiniid “ ' — ■
“ * “
»Vfí“i*«*''-&»^irt,,i,“:nj t»Hfy^y<» (WTiAiA^MAtMK ¿ ivpIjhmtUfi* li
<SJ« M i f •'■Mslqri <p {¿f u íu du ^ iH tfr •
^ffimoi^itlin
• f" r.il»«ilrti>fli m2«i^cyrmfiiMO^i £)MMtf4BÍ4r 4 é^«
• . « i * * » p **1 ►V** »*>ilmlli/n>»fÁytffcf. flw» <iui?if fip (Hwr «uudti
yyy»^»yirfgft»jfrf«rf,yy^Pr ^ W»/fa7- ÍW||iitii^,/“| ^ t f ^ i r 4
^ 1 <»H i ^ f ■ r tiiOl1 f Wj r f f c Bf r f <ie<)>Wl
Jq> ¿«rotirf j m u» r 441m i m V ' f 4 b t i4 j* d É t' '(ti' A tar c W a f a t f a u tu u p L iu if ■
41< T^riiuL ^ &r {4 b in iW >
éus aféi
itfypn; fu/í uifgtitvHrfim^^HViWá^rf.^gliilb ¿\nm ti-* k * u« i m a •
« ■ j l,r «u* h á ^ áCu¿ j i í rlMUjt^CW* y o t r t i ^ « 3 1)4• 4W 4
<TV **iíflfitr
«•í /rfW^rñi i d i v i r é N j í y i J ftuul t4 fu* luiiudklr •
’***. « « r f ñ ^ « f ifá; W « «riftt j^ R ^ W u j . l f - I V iiI frita r i W i W r i Adll* ttoneitifijarf
k? i¿,-.■
u«rw »» % ifr^ » < v> *w fr w | w u i!^ ' ■f~ím *- O
e Jf- hu»
k ■ “
•’ífj^ti -iÚimIí r^mimiiii^ f0 ir Ép « í? J ^ lu T ^ B vrú-^fAt f í
^ W r>«il q t t f ifi% rfT*Tr M i fJj¡4q á *t¡k¿-w«*-Cf u J — * »
i V ‘« r n n ^ ( > i l f a r B i ^ ^ . t*4ÍC*¡^a j f y . ]S U n »r f
rt^ í i n í ^ H ¿ w ^ M r í (í ¿ < í ^ « ^ » & ^ P d i i > a tulw^b ««¿Érof pluí^A
C W '- ^ C r t t r -y» ^ n.*aJt-r.j \
»^ir3A
^ v<?imrtiiu illi 'j|>Wup(«<f(w4 f&iM•* ■ uqi tallr Ci«i(i^^f^j4HrIfenet -AÉK
Íí{w i¿ ' u i ' ii OW j j r «lf/ - Ifti.m Th-fvrn ifi^ ril r fc W i f ’l í ' v i ^ ü ^ W * }
i»|** ' ctrd« tifb tk.« 0 |>cw r -|— n i / , -^1— ~ - f ^
* .«M -A «q r fjr^4»uftuÁmíbllÍHaf y£i úr-f* rt>»
^ 1 K ‘ « Ti "tiT ^ r nir«i|**irtili|f r ^ J^ -iT f|iií iuiiM •f f 4 4 R iu t r w ú l t f t Gil» o f

»fa’<. A a|V l»^">rWlír 'I***
fcb“ '-.1flJlí‘<¿r{^¡lÉt n|rffltif.'fl||imi«|
1mf Gae 4ü 4^«úíft*
y ifc r i d T i f c
ú ÚLZ4 «1*
. .;#!!■»■* ^ r 4¿ a e e y J ^ •s * 14 ^ * *

, ---------- rrn^i < H á tta p>*fd 4 lililifn lfe gfcm r (v f l v f i i f h


a it A g - É
^ i< im / M 6 n * A ü B l< ^ J

^ ® ^ (m i| d «l C d d iQ e d* l e B í b l . V a t ic a n a , 6 12, del «í^ lo iu r , C o n t ie n e la s Q u a tá tio n * *


dé S e itm ia C h r i s t i d e S a n B u e n a v e n tu r a .
tu é k * U ru tm « M V ^ i<a iu a f A « í w ( / « lf< ¿ , * 1 * W i
_ írÜM fktm i- p r ¿ 4 d r f i j i m • J i i i f a > tB v
J A fr fr ¿ fd lH íi/ S iií . f iH !!ij\ H *W *r ■u^. n ^ot; ¡jS t m j " ü*¡ tiiplMtui<l¡ 0 u 4- fe l
p Jy ¿r a^-frr 4i »fc £ ffmua • ^rjí(»«fl^ííéfnifii
C
- 4 M d A M H B k 't f
jr f t a u * * n t « w / ( r A w «f d lfm a f
r f i r r t f i « r » * ® * P f t |íf f / « í : - 1 r í * « • « * * • « * 4 » . / «i M ^ r w * ^rj.t.uüC, « i r o í ¿ £ * »
í e ¿ ^ &«r 4Í <«4 u tunea» ««• «i tifl ■
6-flf-

*rl «i « 4tfr* * ® 4 t»tfuí,<í*JiUTiG*4 r*«S*i o A iiI¿ iA r n | m M


^ I b f r é u V r t i i f ¿ u v r a b J tñ j-i ^ ) ' U e ¿ t ¿ C ^ mi«i uilWrOmitir al ía^^páAlV'nni¿irtJi|w¿f
% , « S « 0t ^ « ^ ^ ( Ú l S a á T ^ lj) Ü f t ‘ ^ b 4 1 | ( ¿ n i f < v * h ú í« s f A m t j 4
j f fi flVi -1 <£r 4 u ¿ ífa u tn AÍT1¿ r n M l ^ 4 T ^ M r ft| <9d e { A a M r ^ l U b b l¡ 4 4 ^ * 4 1 & k .ip l l ó f c i o w e
«T ^ (v nfcV#nt»/|4rt*i intuar toV*Hr*ELi f&úhúitíofwita Gtír$i)4fk&íiftw *{4&i
+ ***-Jífü ¡ á S f m b w A ^ ip u - mf Tñu n.<£ |c<fc W b iió H é f $C4¿uurf’ \ ¡ ) i t f 4 '
^«láCnrtí-AwiB' (^ ik iA ff JCi^* <j\^¿am[A¡' 'H » i l u y i g a i f n / > J 6 t f m i^ /
J f Éiii-f a aúr p¿4* u/«tr> » A * r • W t jií4 t ^ faxtov^ ^ ^ ¿ W &£«■•)■ fiui-
Ü f tir i w u r t í a ^ ' ^ r i l i a r f # b h I' W *juimfr>>w tuíAMniif >ifir b4r>(
J l j t j f i rM i b th u u v • 1*<i * 4 ^ * T,M * r t >
V ^ w v r í ci< 4 í 'f f t u r f V »* ¿ ír a W fc
¿ r ,« T 7 « < U A t ó «r flM r fA g w fe r « f t t a ^ » 1¡iJ>inifr r kiM iM t ¿ < tftiix 4 > -| >
fcr a f A r > ír G i f t u « <u t ty H M M U M t a A fc V ogps » e s » ¿ U ü í f c m í r f f « í u A M ' n g M if ín r U « t e r c - a
M U - kaw ftffdi'íifiir Jim-Aja &ubi}*fi)£iufvf ‘
m U t & / ■ n ' « “’ ^ G u a P * dCi; A U « 4 4 a ii 4 ^b om f, ]¡ / l«í « h i i f } m M ; *m -
4m 4 ü¿ » < t¡r A u a »> ’ J í ^ u i r - i á
fytféútms'-fjfiSi muin£-*¿¿ iuIiu^ij»L»ptn ufw Q Ú e f i 6 liftif é iit4 te(tv3 .■ik "
j » 4 ¿ i* t v i u u fi l r i V ¡ M «¡I m • t a ifa ¡ f « W • itw i^Ar^ilkA^Art.ikíAiCir'witiiii^vnii
r . “T ■
* « iki
P * - tfUio #ír -í a l ' Jfr u f a r + 'í ü v x m J K W f ir- ------
< y*i»¿I m i / i l f r f f l g B j y
n liá m to V i^ lia p -jp ^ liiM U a r *■!>• 044^*2^»fuli
, , ’ uM V W kW ]
M i ^ r M h A r ^ r < A i ( 0'< f ^ U i » ¿tu : n > 4 f t in t o * » f 9 w w f i ' t o i ' t j tr > O i ^ i j p - «g u r ih r í A < *
V Á h h 'c ó w t é itf * ± ¡ r ¿ « J - A * * * * ¥ a i A a# ¿ l* y f t ir -tia mdü -Ta^un f f i l i e ’ 5>í -i
«»C i* i » w 4 } - Aitaa¥-{¡ t f 4 r ^ p f r f a r r f m u - t , __
4 r « { 4 i ¿ i 4 t f ¿s» Á f ^ é i r 4 h w r«tw
h t id l a r neq: <ouMQr j A 4 r H M l ^ 4 t ^ i i r « « W
1 ¡Vu- o ¿ w fíy filiiF '^ li l4^fiuf i«4lt Mlí* /»rf cp'i -pf4i M'nT^n i « t *M tf
^ offbfittr Qftntto í l *.m4* íft ft «rfak*-*^ 4wp fttrArtu<U>M'f «MUat I^q;^li(W ut# ~
tm -4Í irtm w r l » t lf t ) f|M ^ 4 Í A
jBf4tu}u4f liitttt^riiui^lf^átftllim ¡MltAf ftJ tÁ 4lwMkMuir 1^; ¿ tP ÍA ir^ W
fcf*^íiHg1i¿r,jvrtiíii3írífr ^ tw > y 4 j/4* ¡ § n t r ujw u m i t m i A ^ u i’*bn^t^klM^i '
« h « ! J W f t í 4^ (y iitf ( f ft iio & ú • * + 4 < l i y F e 4 * 4 r T & » c ü * f * i * t ^ i m
J* " & * & • * **" *<* ^ a ü f a r f uwüí» ié S # í 4 ^ » 2 w sB bm » « ' * » -* ¥ ♦ !• ■ ^ # r » ^ "
S & A iM ilt n 4* a r t f i r f m íi ^ é
Ü¿+fZüluf\k'<'<túattn«<i*iA.rb; farf«
«y r l^ a . < '• * > * » » . • & Á A tt< u e ^ / «* A v ro r
M v r M d / i / y d W i k '.c i W j i i i i i i t f ñ * •> » b » d í t í f a f « M Ü « f f t í i # t
* ' 4‘J> ‘ ' « m í - J * . . < « - '. « r * au *»:, <1♦ a w ^ * fiiV m u í /. ^ R b u a f ú M
3* JJ-S t,¡J L « U t f k n r ü - f ~ c ■ ^ « ■ 4« * 9 r * f ■ 0 * 1 ^ »^A> f bP j . á j ■CñfimSÚVt
^ u - d M lo ig ». i . « i ¿ 7 w . tiW k u fu il « W ^ ^ T o ^ M r ffiaisa-tyfi' 4 <*ÍVíe <«II u íjw^r
¿ * * ^ 7 * ■ ■X’ J « . f i s A . . 4 « « r * J < t 4 f t * ía W / i i i i d t f i r fA a i H i
r * * ¿ ¡fo u « j c ~ r r A «r a - y a i t A i f JKity J frj* K # M M tT *r6i ^ f <
tfi^flprfriw/r^rtHibiírrt -yjMifraí
‘ **“ * A u n » T | «I» iMÍr«^* w Í t 9á$ J i* ie í‘ «ibiei#i42iii3 <il|
^"A/*J^- a-■
U<F«*
■r£•"“
<u.•*»*
.É¿urUr i ¿—
í„^./. -.->- « ¿ |»r
w ^ t i f t i a <* plnM iral
p m t f í r t í f r » l L r f f r f \*i •

'i 4rtAtiiití«¡ií4 f •r^ltá/r<i>* á f .VTj^íiiJU^1


j ' — - *»™fjíf* Bii^na■•* <»n3 SeíBflí f Kg«¿tr<Jot;
' *7 » " ' ' ,- 4* - « ■ « ' . i « r ^ < e W i 4. ¿ * w u Z ir ^ i u ito c «y V jo ^ f"
C. J ' í * ' ¿ W < r i< fM '4 a i« > l> 'V ^ rn r ^ « W ^
; J Í T ® f< P “ V * * f c » n a m - „ r fr r f 4 n H i r » *p u i- (w « A o líA ;
W u a u ip ^ n M .,- .!^ a - íü m ¿ fp a m »* V it a M * / > V i - f ú l 4 fl* U o*f
I N D I C E g e n e r a l

I N T R O D U C C IO N GENERAL

C R IST O I.O G IA M IST IC A T>E SA N B U E N A V E N T U R A Pd£S.

i. T e o c e n trism o y C r isto c e n trism o ................................................... 4


ii, F lo ra c ió n d e « so rito s ....................................................................... *
n i. P e rs p e c tiv a s s in té tic a s ........................ .................... .................. 11
iv. C r is to , e je m p la r de lo s p re d e stin a d o s ....................... 21
T. C r is to , r a y o fo n ta l ....................................................................................... 32
t i. C risto , v id a d e l a lm a ............................................ ....................................... 53
m i. C risto , té rm in o d e n u estro s d ese o s ......................................... ............ *3
Conclusión ..................... .............................................................................................. 9o

C R IS T O E N S U C I E N C I A D I V I N A Y H U M A N A

C U ESTIO N ES D ISP U T A D A S SO BKE I.A C IE N C IA D E C KISTO

In tro d u cció n ..................... ..................... ............... 9;


C u estión 1. S e p r e g u n ta s i la c ie n c ia de C r is to , e n cu an to
V e r b o , s e e x t ie n d e a c tu a lm e n te a in fin ito s o b ­
je to s .................................................................................... 117
C uestión 11. Se p re g u n ta s i D io s co n o ce las c o sa s p o r sus
e se n c ia s .......................................................... ................. 131
C u estión m . S e p r e g u n ta s i D io s co n o c e la s c o sa s p o r sus s e ­
m e ja n za s re a lm e n te d is tin ta s ................................. 149
C u estión iv . S e p r e g u n ta s i todo lo que p o r n o so tro s e s c o ­
n o cid o con c e rte z a e s c o n u cid o e ll la s m ism as
ra zo n e s e te rn a s .............................................................. 1714
C u e stió n v. S e p r e g u n ta s i e l a lm a d e C r is to fu é s a b ia fiólo
co n la s a b id u ría in cre a d a o ta m b ié n con la s a ­
b id u r ía c re a d a e n u n ió n ro n la in c r e a d a ............ an
C u e stió n «i. P r e g ú n ta s e s i e l a lm a d e C r is to c o m p re n d e la
s a b id u r ía in cre a d a ........................................................ ¿3«
C u estió n v il. P r e g ú n ta s e s i e l a lm a d e C r is to c o m p re n d e to ­
d a s la s co sa s qu e c o m p re n d e la sa b id u ría in ­
creada. ........................................ 25J

C R IS T O , A R B O L D E I.A V ID A

E l. AKHOL UK LA V ID A

In tro d u cció n ..................................... ..... 281


P ró lo g o ........................... . .................................................................................. ..... 2 Q I
D e l m iste rio d e l o r ig e n .....................................................................................299
D e l m is te r io d e la p a sió n .................................................................................314
D el m iste r io d e la g lo r ific a c ió n .................................................................... 335

C R IS T O E N S U S M I S T E R I O S

I EN SU IN F A N C IA

I.AS CINCO F E S T IV ID A D E S DEL N d JO JE SV S

In tro d u cció n 35?


P r ó lo g o 365
F e s tiv id a d I. C ó m o J e su c ris to , H ijo d e D io s , e s c o n ce b id o
e sp ir ic u a lm e n te d e l a lm a d e v o t a ..................... 367
F e s tiv id a d 11 D e q u e m a n e ra e l I l i j o d e D io s n a c e e sp iri-
ttia'm euL e e n e l a lm a d e v o ta ........................... 375
F e s tiv id a d 111. C ó m o e l N iñ o Jesú s e s n o m b rad o e s p ír itu ai-
m en te d e l a lm a d e v o ta ........................................ 377
I-'estividad iv . C ó m o e l a lm a d e v o ta d eb e e s p ir itu a lm e n te bus­
c a r y a d o rar co n los M a g o s a l H ijo d e D io s. 379
F e s tiv id a d v. C ó m o e l H ijo d e D io s e s p r e s e n ta d o e s p ir itu a l­
m en te en e l tem p lo p o r e l a lm a d e v o ta ....... 383

DISCURSO SO B R E L A C IR C U N C ISIO N B E L S E K O R

In tro d u cció n ............................. 389


C o m ie n za e l te x t o .................................................. 409
In tro d u c c ió n 431
C o m ien za e l t e x t o ........................................ W

C R IS T O EN SU S M IS T E R IO S

II. EN LA E U C A R IS T IA

K E L S A N T ISIM O C U E S T O D E CHISTO

Introducción ....... .........................................................- 489


Comienza e l texto 498

EN LA CENA D EL SESÓW

In trod u cción ........ S45


C om ienza e l te x t» 551

T R A T A D O D E LA ]>KKl'ARACIt'»J 1’AJiA I.A S A N T A MISA

Introilucrión 57Q
Prólogo ............... ......................... ................................................................... ..........583
C ap ítu lo 1. H ay que p rep ara rse c o n c u a tr o e x á m e n e s ¿83
C a p ítu lo 11. De la c o n tric ió n y c o n fe s ió n , d e la p rep a ra ció n
próxima. ▼ d«: 1» m ism a relehrsríón ........................607

C R IS T O E N S U S M IST K R IO .S

III. I 5N S U S S U F R I M I E N T O S

BISCUBSCl SO B R E I.A PA SIO N DF.I. SFflO N

In tro d u cció n ....... .............. cái ^


Comienza el te x to fijfi

I. »i IID MISTICA

In tr o d u c c ió n 655

Pr61°K<5 663
C a ii( tu la 1. D e la s p r o p ie d a d e s de la v id ... 66.1
C a p ítu lo 11. D e la poda de la v id 665

^ p itu lo itt. D e 1« c a v a de la v id 669


C a p ítu lo iv . L ig a d u r a d e la v id ...................................................... 675
C a p ítu lo v. E l tro n c o d e la v id y e l cu e rp o d e C r i s t o :
p rim e ra s e m e ja n za ................................................. 683
C a p ítu lo v i. S e g u n d a s e m e ja n za : la s h o ja s d e la v id y las
p a la b r a s de J e sú s, e n g e n e r a l ........................ 691
C a p ítu lo v ir. L o s p á m p an o s e n p a rtic u la r : p rim e ra p a la ­
b ra d e C r is to e n la c r u z ..................................... 693
C a p ítu lo vm . S e g u n d a p a la b ra .......................................................... 695
C a p ítu lo ix . T e r c e r a p a la b ra ............................................................ 697
C a p ítu lo x. C u a rta p a la b r a .............................................................. 699
C a p ítu lo x i. Q u in ta p a la b r a ............................................................. 701
C a p ítu lo X ir. S e x t a p a la b r a ................................................................ 705
C a p ítu lo XIII. S é p tim a p a la b r a ........................................................... 707
C a p ítn lo x iv . L a s flo res d e la vid : te rc e ra s e m e ja n za .......... 707
C a p ítu lo xv. L a flo r d e la ro sa e n c a rn a d a y a rd ie n te , en
gen eral ......................................................................... 709
C a p ítu lo x v i. L a rosa de la ca rid a d ........................ 715
C a p ítu lo x v ii. L a r o s a d e la p asió n .................................................. 715
C a p ítu lo x v ill. P r im e r a e fu s ió n d e la sa n g re d e J e s u c ris to ... 717
C a p ítu lo x ix . S e g u n d a e fu sió n d e la sa n a re ........................ ........ 719
C a p ítu lo xx. T e r c e r a efusión, de la sa n g re ................................. 721
C a p ítu lo x x i. C u a rta e fn s ió n d e la s a n g r e ................................. 721
C a p itu lo x x ii. Q u in ta e fu s ió n d e la s a n g r e ................................. 723
C a p ítu lo x x i i i . S e x t a y s é p tim a e fu s ió n de la sa n g re ........... 725
C a p ítu lo XXIV. E x h o r ta c ió n a c o n te m p la r la p a sió n y la c a ri­
d a d d e C r is to ........................................................ 727

MEDITACIONES DE I.A PASION DE JESUCRISTO

In tro d u cció n .... ................................................ ................................................. 735


C a p ítu lo 1. D e la cen a d e l S e ñ o r, d el la v a to r io d e los p ies,
d e la in s titu c ió n d e la E u c a r is tía y d e cin co
c o sa s qu e se h an d e m e d ita r d el serm ó n
d el S e ñ o r ................................................................... 719
C a p ítu lo 11. M ed ita ció n d e la P a s ió n d e l S e ñ o r e n g e n e ra l. 761
C a p ítu lo n i. M ed ita ció n d e la P a s ió n d e l S e ñ o r a n te s d e
M a itin e s ......................................... .......................... 765
C a p ítu lo (v. M ed ica ció n d e la P a s ió n de C r is to p ara la h ora
d e P r im a ................ 777
C a p ítu lo v. M ed ita ció n d e la P a sió n d e C r is to p a ra la h ora
d e T e r c ia .................................................. ................. 781
C a p ítu lo v i. M ed ita ció n de la P a sió n d e C r is to p ara la h o ra
d e S e x t a .............................. ..................... 78.S
Capitulo v il. M editación de )a Pasión de] Señor pare la
h o ra de N o u a ......................................................... 791
C a p ítu lo vm . D e l a abertura del costado de Cristo ......... . 795
Capítulo ix . M editación para la hora de V i s a r a s ........... 799
C a p ítu lo x. H o ra d e C o m p le ta s ................................................. . 800
C a p ítu lo x i. M e d ita c ió n p a ra d esp u é s d e C o m p le ta s ...... . 807
Capítulo x ii. M editación acerca de N u estra Señora y sos
com pañeras para e l dia del sábado ........... 611
Capítulo x iii. M editación acerca d e N u estro Señ or Jesu­
cristo descendiendo a los infiernos el día
del sábado ..................................... ...................... 815

L exicón bonaventlkiano ....................................................................... 831


Indice de nombres ............................................. 837
I n d i c e d e m a t u r i a s ............................................................................. . 841
INTRODUCCION GENERAL
C R . I S T O L O G I A M I S T I C A DE
SAN B U E N A V E N T U R A <*>

“E l hom bre, ta n lo individual como colectivam en te con­


siderado, aun cuando se co n v irtiera todo en lenguas, jam á s
podría tr a ta r suficien tem en te de C risto ” “, escribe San B u e­
naventura. Y en verdad, el m isterio de Ja encarnación per­
tenece al núm ero de aquellos dogm as que, conocidos en
cuanto a su existencia por la lu z de la revelación, quedan,
sin em bargo, en cuanto a su esencia íntim a, en cubiertos

1 B ib lio g ra fía : S a n B u e n a v e n tu r a : O pera oim tia (E J . J e Q iia-


rn cclii), i - i x . — H a u z e u r , M . : C o lla tiu tu tiu s th e o io g ia e in te r íiia iv ics
nostros h . A le x a n d r u m H a le n s e m ..., S . B o n a v cn tu ra m . , F . lo a n -
netn D u n s S e o tu m ... ad m e n tc m S . A u g n s tin i. L i e ja y N a in u r, 1646-
1652. - - R c c iE X srs, M . d e : S u m m a S c r a p h ic a , M a rs e lla , j 56g .—
B a u tju n io , M . de : P a m d U u s th e o lo g ic u s , L y ó n , 1661-166,5 — Jdkm :
C o m p en d iu m th e o io g ia e ia m sp c c u ia tiv a c qu am p ra ctica e. f.y ó n ,
167J-— IIa rü fh tis , B . d e : C a r ia s th e o lo g ic u s su p er qu atuor libros
S tn tu n tia r u m ad m e n te m S e r a p h ic i D o c to r is S . B o n a v cn tn ra e. L y ó n ,
r687.— L o n c p h é , E ., O . F . M . ; L a th é o lo g ic m y stiq u e d e S a in l FIO'
naventure, en A r c h iv u m F r a n c is c a n n m R is to r ic u m , 1921, XIV, jfi-
ro8.— Ip . ; L a R oy an le de J e s u i-C h r is t ch ez S a in t B o n a v en tu re et
Ouns S c o t, M o n tr e a l, 1927.— Ii>, : S . A u g u s iin e t la p e n s é e fra n cis-
catne, e n L a F ra n ca F r a n c iic a in e , 1932, XV, p á g s . 1-73.— B is s e n , J. 31 .,
1 '■ 1' M . : L 'e x tm p la r is m e d iv in e se lo n S a in t B o n a v en tu r e, Parí.-,
1929.— I d . : O s m o tiv o in ca rn a tio n is d is q v is itio h isto rico -d og m a tica ,
«n A n to n ia n v m , 1Q32, v n , p á g s . 334 s s .— U o n k ü fo Y j J. F ., O . F . M . :
i-f- S a in t-E sp r it e t ses d o n s s e lo n S a in l B ü im v en tu re, P a rís , 1929.—
• •'m*' ^ IJC so m m e b o n a v cn lu rien n e d e tM o lo g ie m y s tiq u e : L e <¡Dc
/ I T “ v ú1*- en. La F ra n ce F r a n c is c a in e , 1933, ¿ v , p á g s. 77-86,
3 i t -359 i ib id ., 1933, x v i , p á g s. 259-326. — B r e t ó n , V . S I.,
• ; i- -j» p e n s é e fr a n c isca in e , e n L a F ra n ce F r a n c isc a in e . 193.1,
11, p á g s. 5-37.— Id . ; P h ilo s o p h ie e t c o n tem p la tio n . e n L a F ranee
H o u * 4-6? 11*?' I93° ’ X III> P^gs. 32S-394- — B o x ik , D . : L a sig n itica -
T . , ,n :' : °n c o -d o c tr iiia le de S a in t B o n a v en tu r e, « n R e c h c r c h e ¿ d e
l r ‘ P h ilo s o p h ie et H ió to ire (La, F r a n c e F r a n c is c a in e ), 193 ;,
j, V? — S m e lt s , E . : B o n a v en tu re ( S a in t ) , e n D ic tio n n a ir e
>rotugle c a th o liq u e , P a r ís , 1539, col. 962-986.— B ib lio g r a fía com -
tnra ra a te ria p u e d e v e r s e en O b ra s de S a n B u tu a v cii*
^ X h V x jc x i) 194S' ' B iblÍQ Íeca ris A u to r e s C r istia n o s, p á g in a s
Comntenl. in loan., prooem., q. i, ai\ 2, t. 6, 2,]2.
b ajo el velo de la fe y como envueltos en caligin o sa obscu­
r id a d 8. De ahí que, no sin razón, y a en el sig lo V , en plena
con troversia nestoriana, aquel g ra n doctor de la en carna­
ción, San C irilo de A leja n d ría, llam ase secreta e inefable a
la unión de D ios con el hom bre en la persona del V e r i» \
Sari B u en aven tu ra se com place en su b ra y a r la n ota m iste­
rio sa de unión tan sin gu lar y trascendente. Y ju n to con la
unión h ip o stá tica estud ia su s secuelas, la pasión y ex a lta ­
ción de C risto y sus irradiaciones v ita le s en la Ig lesia y
en los m iem bros de la Ig lesia ; es decir, todo el m isterio de
C risto. "G ran de e in escru tab le y, por lo m ism o, adm irable
es el m isterio de la encarnación” ", dice el santo Doctor.
A sus o jo s viene a se r tan arcano, tan elevado y ta n pro­
fundo, que sup era la persp icacia com pren siva de todo in g e­
nio, la vivacid ad in vestig ad o ra de toda inteligen cia y la f a ­
cu ltad ex p resiv a de tod a elocuencia*. P o r eso, recogiendo
en una tod as sus consideraciones y consciente siem pre de la
gran d eza del m isterio, in ten ta pen etrarlo algún tanto, "a
fin de h a b la r un poquillo nada m ás de cosas in efab les” ; y
eso, Deo revelante, esto es, ilu strad o de la luz revelad ora
que de D ios p ro ced e’ .

I. TEOCENTKISMO Y CR1STOCENTRISMO

E n Jesucristo, m isterio escondido en D ios desde los si­


glos, es donde f i j a la m irad a el S eráfico D octor, deseoso de
e sc ru ta r y am ar las inconm ensurables riq u ezas de C risto *.
C ierto que su alm a se d irige con incoercible im pulso, como
las a g u ja s g ó tica s al espacio, a la adorable m orada de la
S an tísim a Trinidad. Innegable que la esp iritu alid ad bona-
ven tu rian a se caracte riza por su cesiv as jornadas, cu y a esta­
ción ú ltim a es D ios". D e suerte que, desde este punto de
v ista, no dudamos en colocar a San B u en aven tu ra en tre los
que se m ueven en la e sfe ra de un teocentrism o tan dogm á­
tic o como ava salla d o r P ero Dios, sum o bien, en cu ya
’ C a n d i . V aticanv.m , se ss. 3, C o n s t. d o g m a tie a «de fid e ca th o li-
cr a, c-,. ,1 ; D H ., n. 1.796.
* E p h t . 4 ('*.“• a í ie s lo r io ) ; P G 77, col. 43.
5 C o m m en t. in E v a n g , L u c a e, c. i , n. 52, t. 7, 3:*,
0 I n d o m in ica I A d v e n t u i. s«r;n. 7, t. 9, 33.
7 m S en t... p ro fiera ., t. 3, 3.
“ E p b e s ., 3, g.
• ¡lin . m e n tís in D e u m . p r o l., n . 3 : « K fíig ie s ig it u r s e x alatu rn
R eraph icarutn , in s in u a t s e x íilu m in a tio n e s sc a la r e s, q u a e a c r e a tu r is
in c ip iu n t, e t p p rd u cu n t u sq u e a d D e u m i.
L a E sc u e la F r a n c is c a n a se b a só sie m p re e n e l p e n sa m ie n to de
la I g le s ia : P e r C h r is tu m aií P u lrem . T a l e s la te s is d e l P . M aria n o
lliiU e r , O . F . M ., G o tle s k in d e r vor d e m V a ler, H e rd e r, 1938. E s
iina de la s ta rea s m ás im p o rta n c e — d ic e e l P . M ü lle r, p á g . 21— expo-
f r u i c i ó n consiste la felicidad, está sobre nosotros E s el
término aquietan te de nuestros pensam ientos, afectos y ope­
raciones I2. N ad ie sube a E l sino por un a escala. N adie llega
a E l sino po r un cam ino y un medio. Y esa escala, cam ino
v m edio es C r is t o ” , D ios y hom bre, A lfa y O mega, circun ­
ferencia y centro, cread or y creatu ra y causa y efecto a un
tiempo O ficio suyo es ser m ediador en tre D ios y los hom ­
bres y lo ha ejercid o reduciéndolos a D ios. T raslad arse
plenamente a la vid a que circula en el san tu ario de la S an ­
tísima Trinidad, p a sa r de este mundo con C risto y po r C ris­
to a! P ad re...: he aquí el ideal indispensable de todo cris­
tiano *. P o r donde razón es concluir que tod as las cosas
se reducen por C risto al P ad re, plenitud fo n ta l, cu y a e x ­
pansión com unicativa exp lica el m isterio trin ita rio . De aquí
nace, sin duda, aunque en un sentido relativo, el criatocen-
trismo bonaventuriano. C risto ocupa el centro de la teo­
logía, en cuanto es su su jeto in t e g r a l1'. P ero, sobre todo,
es centro, por se r el árbol de la v id a plantado en m edio del
paraíso *, puesto que ningún otro hom bre se nos ha dado
bajo el cielo, entre los hom bres, por el cual podamos ser

11er v e s c la r e c e r n o só lo c u á l e s y e n q u é co n siste e l p u e sto que


ocupa «1 D io s P a d re en la v id a e s p ir itu a l y e n la p ie d a d c ris tia n a ,
sino tnm bién cnAJ e s su re la c ió n in te rn a con los h o m b re s. L a s p á ­
ginas de e s ta h e rm o s a ob ra c o n trib u y e n , s in d u d a , a c o n ju ra r el
peligro d e un P a u -C ris lo c e u tris m o e x c lu s iv is ta , q u e h a lla ¿rauca
e n trad a e n c ie rto s e s c r ito r e s m o d e rn o s.
“ ¡tin . i m iit is in D e u m , c. i , n . i .
“ liv e v il., p r 6 !., n. 5 : « ...et p e r h a n c n o titia m p e rv e n ire [pos-
sinius] ¿id p le n iss im a m n o titia m e t e x c e s s iv u m a m o re m b e a tiss:m a e
I'rivútaus, qu o S u n c to ru m d e s id e ria te n d u n t, in q u o e s t sta tu s et
^ om plem en m m o m n is lion i e t veri».
a llU t. m e n tís in D e u m , c. 4, n. 2 ¡ «Non p o tu it a n im a p e rfe c ta ab
his scn sib ilib u s r e le v a r i ad c o n tu itu m s u i e t a e te rn a e v e r ita tis in
s« ipsa n isi v e r ita s , a ssu m ta fo rm a h u m a n a in C h ris to , fie re t sib i
sca!a reparn n s prio retn scn lam , q u ae fr a c la fu e ra t ir. Arlaran. Ib id ,,

11 Jb iJ., c. 6, n 7.
M 1 * 1 11 . 2, 5-6.
. * l i m . me l i l i s ¡11 Di'i/m , c 1 , u. o. : « ...u t sin in s e tia m v e r i c h ri-
stiam cu m C h r is lo tra n s e ú n te s e x h o c m u n d o ad P a trem » . Ib id ..
e- 7 , n. 6.
' . I S e u t., p ro o e m .. q. i , in Co rp., t. i , 7 : a su b iectu m q u o q u e, a<l
quod o m n ia re d u r.u n u ir. u t ad tn tu m in te g ru m , e s t C h ris tu s , p r o u t
co m p reh en d it n a tu ra m d iv in a m e t h u m a n a ra s iv e c re a tu m e t in crea-
J’ 1'11’ - S e g ú n e l s a u io D o c to r, D io s e s e l s u je to d e la c ie n c ia teo-
oirtca ; y lo e s e n c u a n to to d as la s v e r d a d e s d e e s ta c ie n c ia s e
uucen a E 1 co m o a p r in c ip io , lo sa n d o d e la te r m in o lo g ía b o n av e n -
¿ív/lfln a ’ <^et’ urlo-s <Ju.e D io s e s e l s u je t o ra d ic a l d e la te o lo g ía : sub-
mu radicale. C f B r e v il., p , i , c. 1 : a C s t tam en (T h e o lo gia )
,.J,e i U l a cu iu s s u b ise tu m a nuo o m n ia , e s t D e u s : u t p e r q uod
om nia, C h ristu s» .
i p la iila lio n e pa rad isi, n. 8, t. 5, 577 ; J iiii. m í n í i í jm D e u m ,
-l> 11 J. ; In S a t iv a D o m in i, se rm . jo , t. 9, 116-117.
salvos ", y por ser la luz ilum inadora de todas las in teligen ­
c ia s creadas.
Sin d ificu ltad , pues, se com prende la irresistib le a tra c ­
ción que C risto ejerce sobre su s fie le s servidores. San P a ­
blo es claro testim onio de la fu erza tra n sfo rm a tiv a que se
le d eriva de C risto, su dulce cen tro L o son asim ism o to ­
dos los Santos, los cu ales se orien tan ardorosam en te a C ris­
to, como las m a rg a rita s al sol; y en tre ellos fig u r a el bien­
aven tu rad o P ad re Francisco, a quien el am or al C ru cificad o
lo absorbió de ta l m anera, que llevó en su cuerpo, durante
dos años, las sa cra tísim as llag as de la P asión
San B uen aven tura se rig e de esa m ism a ley de gra vita -
ción cristocéntriea. Su anhelo in extingu ible es te n er ham bre
de C risto, pan del cielo; tsn er sed de C risto, fu en te de vid a ;
buscarle y en con trarle y d escan sar dulcem ente en su divino
Corazón ” , A San F ran cisco, aunque hubiese vivid o h asta
la consum ación de loa siglos, hubiérale b astad o un solo
lib ro: C risto crucificado. San B u en aven tu ra siente una in­
clinación in n ata a la s ciencias. L a s am a y las cu ltiva con
ardor. P ero no las estudia, ni las puede estu d iar, parando
en ellas, como en lu g a r de descanso, sino reduciéndolas to ­
das a la teología, tem plo santo v iv ifica d o por los resplan­
dores del V erb o en cam ad o a. E n todo y po r todo ve a C risto,
su avísim a obsesión de su alm a. E n presencia del sol des­
aparecen las estrellas. Jesús, presente en el alm a por cono­
cim iento y am or, la h a de dom inar totalm ente. Todo otro
pensam iento debe se r suprim ido por el de Jesú s o subordi­
nado a l de Jesús, pu erta para e n tra r en la Jerusalén celes­
tial. “ Y a leas, y a enseñes, y a ejecu tes cu alq u iera labor, nada
te agrad e, nada te deleite sino J e s ú s M. A sí, con seráfico
acento, escribe San B uenaventura. T an dulce, tan em b ria ga ­
dor, tan con fo rtan te es el pensam iento de Jesús

II. F l o r a c ió n l>e e s c r it o s

P o r tanto, nada extrañ o tiene que de su plum a brotaran


num erosas obras cristo ló gicas de sublim e inspiración. Siem ­
pre es verdad que de la abundancia del corazón habla la
boca. Y esto ocurre con San B u en aven tu ra. De su corazón,
” A c t., 4, 12.
31 G a l., z, 19-20.
a I tiv . ra ^ íitü in D e u m , p r ó l., n. 3
^ S o li lo q .. c. 1, 3, n . 18, t. 8, 35.
s D e K e d u c t. a riiu m ad T h e o l., n. 1-2 6 ; h i H c x ., c o ll. 1 , n. t<»-3S.
t- 5 , 3ÍO-335
•“ D e q iim g n e (cslivtt. pu cr i Iesu s, fe s t iv 3, n. 1.
55 p ról.
inflam ado de am or a C risto, em ana su producción lite ra ­
r i a a n t e la cual se inclinan reveren tes los siglos.
Y porque el Seráfico D octor era un alm a r ic a y opulenta,
no sólo por su esp iritualid ad , sino tam bién por su s recursos
de ciencia y arte, se expresó en todos los estilo s y en todas
las tonalidades a cerca del V erb o encarnado. Sabe presen­
tarse com o un perfecto escolástico, proponiendo la cuestión,
agrupando los argum en tos en pro y en contra, adoptando,
después de p recisar con m a estría los térm inos, una posición
firm e y decidida, y dando, po r fin , respu esta adecuada a to­
das las objeciones. L im itán donos a la criBtologia, m agn ífico
ejem plo de este método, hallam os en la s veintidós d istin cio­
nes prim eras de] Com entario al tercer libro de las Sen ten­
cias que se d estaca por su m onum entalidad: y tam bién
en las C uestion es disputadas acerca de la ciencia de C risto ",
m onografía de va lo r inapreciable, verd ad era cim a esp iritu al
desda donde puede uno otear inm ensas persp ectivas, no sólo
cristológicas, sino tam bién filo só f ico-m ísticas. Sabe asim is­
mo desprenderse de la s form as convencionales de escuela y
ofrecer a n u estros ojos, bajo un án gu lo visu al su gestivo y
radiante, la s b ellezas in agotables de la cristo lo gía. T al ocu­
rre en el B reviloquio “ , en cu ya p a rte cu arta, empezando
siempre de las lum inosas irrad iacion es del prim er P rin ci­
pio, esclarece la doctrin a del V erb o encarnado, en cuanto
a la unión de las dos n aturalezas, en cuanto a los carism as
de g ra cia s y en cuanto a la obra redentora en virtu d de
la Pasión

“* \ í '. i i i - c |n i r '. r r i l 'i - . ild x in in c s u m iT iiji» » \ c la s ific a d lo poi


"I 1‘ . A n iu ró*, / nir<»i/i»t'ri7í« í..-tu m í. d t ,<u« B u e n J v fn tu fa , l,
!%>. i'XM- Adorné* Je las obras anl^titiCM ¡nclnfclai es la 'diri/ir
m on u m en tal (le (Ju aracch i, e l I*. A m oros n os o fr e c e la lis t a de
¡as h a lla d a s d e s p u é s d e «sa m ism a e d ic ió n . Cf. loe c it ., pág.
■ ' líl co m e n ta rio a lo s iv lib ro s d e 1.ts S e n te n c ia s e s v erd ad era*
tilin te m a g n ífic o . tiKs ta l v e z , por la riq u e za d e la d o c trin a , d ire
l-rrabniann (H is to r ia de la 'te o lo g ía ca tó lica , v e rsió n e sp a ñ o la por
l->avid G u tié r r e z , O . S . A ., M a d rid , ig40, p¿¡?. ¿4), e l m ás im p o r­
tante de toda la l í'c o l i s t ic a .» T r a tá n d o se d el C o m e n ta rio a l 111 lib ro
las S e n te n c ia s , a firm an c a te g ó ric a m e n te lo s au ro re s a n tig u o s la
p rim a cía que se lle v a so b re tod os lo s J e n iá - e s c o lá s tic o s . C f. A n g e l
K o cca c.le l ’ o rn m erin o , C o n m e h l. ad (I ¿icttt. A e g id a llo m a m , cita d o
por los p p . K d ito re s de Q u a ra c c h i, p r o le g ó m e n o s a l 1 lib ro d e la s
•’ f ' i í í H c i í i s , c. j , 5 4, p á g l x i i . C f . B a r t o l o m é d e B a k h e b h s , U . F . jVI
L a p ., L u is a s th e o lo g ic iis ad m e n te m S e r a p k ic i D o cto r is A'. B ona ven tn -
■ 1 2, p ro em io a la se g u n d a p a rte , p á g . 1 ; L u g d u n i, 1687. A si­
m ism o, los I’I ’ . K d ito re s d e Q u a ra c c h i p on an d e r e lie v e las e x c e le n -
naí'. '! í e ste C o m e n ta rio a l m lib ro de la * S e n te n c ia s , § i, t. 3, p. t u .
‘s O p e a o m tiia, t. 5, 1-43.
. O pera c u m ia , t. 5 , 241-Í53.
con ¡Íí ‘ l ‘ " ^ ■*' n 1 : *Pl)StQl'a m c ir c a V e rb u m in ra rn a tu m
r j ' ■eríl^a ef>t u n ió n a tu ra ru in , c o n sid e ra ta n ih ilo m im is p le n itu d o
v ■r ,s:Tia ti,n i, c o n sid e ra n d o e s t to le ra n tia passion u m » . E s t a e s la di-
0,1 • en lin e a s ¡jt-n erales, d e la c u a rta p a rte d el B rev ilo q n ío .
A veces se reviste de form as m ás sencillas, m ás a se­
quibles. H ácese d ifu sivo , cordial. A trav és de la palabra
escrita se tran sparen tan su s pensam ientos, su s afectos, sus
sentim ientos, toda su alm a, ungida de divino aliento. Y tan
bellas y a tra c tiv a s son las resplandecien tes llam as de am or
que difunde en tod as direcciones, que el lec to r queda su a­
vem ente cautivado de tan saludable in flu jo . L os tratad os,
cortos, pero preciosos, ta les como el A rb o l de la vida Las
cinco festivida des del N iño J e s ú s * , L a vid m í s t i c a L a s
m editaciones de la pasión de J esu cristo M y L a Preparación
para la M isa ” , son otras ta n tas m u estras de la efica z v ir ­
tu d que tienen las obras del Santo para conducir las alm as
a C risto en su s m isterios. A veces San B u en aven tu ra actúa
como orador o conferencian te de p e rsu asiva palabra. ‘‘C uan­
do hablaba— dice el beato F ra n cisco de F ab rian o— enm ude­
cía toda len gua” *. Y el santo D octor puso en ju eg o los re­
sortes de su elocuencia, acom odándose a los m ás distin tos
auditorios, desde los sectores intelectu ales a los sim ples
fieles.
E n el ocaso de la vid a del Santo arreció la tem pestad de
peligrosos errores en el medio filo só fico m edieval. Cundía
el averroism o, proclam ando la eternidad del mundo, la u n i­
dad del entendim iento y el determ inism o de la voluntad
hum ana, erro r su b versivo de todo el orden m oral. E x a g e ­
rábanse los fu ero s de la filo so fía , em ancipándola de la teo­
lo g ía ; se ad u lterab a con audacia el sentido de la S ag ra d a
E s c r itu r a ; y desenfrenadam ente irrum pían las pasiones en
el am biente social. E ntonces fu é cuando San B uen aventura
levantó su autorizad a voz y pronunció ante la U niversidad
da P arís, a la sazón cerebro de E u rop a, aquellas fam osas
conferencias, llam adas C ollationes in H exaem eron *. Son
é stas no sólo una g ra v e am onestación en un arriesgad o cru ­
ce de cam inos, sino tam bién la plena expresión de un a sín ­
tesis sublim e, el canto de cisne, por decirlo así, del pensa­
m iento bonaventuriano. A h í, en esas conferencias, llam adas
la batalla del H exaem eron, el D octor S erá fico establece las
disposiciones requerid as en los oyen tes de la d ivin a palabra:

11 O pera o m n ia . t. 8, f>8-86.
” O p era o m n ia . t. 8, 88-95.
" O p e r a o m n ia , t . 8 , 15 9 -1 8 4 .
** C f . O b r a s de $ . B u e n a v e n tu ra , ir . H i b l i o t e c a Je A uto re* L ris-
t ia n o s .
" O pera o m n ia , t. 8, 95-106.
■ * l'. B „ t 4, p. 3, c ita d o por e l P. L e m n ie n s , O . F . M ., I ' M . j de
Han B u en a v en tu ra , v e rsió n e sp a ñ o la por el I*. B e rn ard o d e K rhíi-
la r , O. F . M . C a p ., I g u a la d a , p á g. 90.
” O p e r a n m v i a . t . 5 . 339-449 C Í . L o n g i'k k , I l o i i a v m l u r r ¡ S a i n t 1.
en D icliou n a ire d ’ H i s t o i r e e t de, G e o g r a p h ic - e c c i e z i a s t i q i i e i . P .'irís,
1957, t. ix, col. 755, 777 ; tí. I’ . Amokós, <>]j. n i , ]i¡'ij{m. 23-24.
«Non dandum est sanctum canibus, nec m a rg arita e spar-
gendae sun t an te p o r c o s " S e ñ a l a asim ism o el térm ino
de todo conocim iento, fiján d o lo en la sabid u ría, cuyo requi­
sito previo es el ejercicio del don de entendim iento: “In ple­
nitudine sive adim pletione sp iritu s sapien tiae et intellec­
tus” Y con un v ig o r jam ás superado, pone a C risto en
el centro de todo conocim iento, tanto n atu ral como sobrena­
tural. D e su erte que to d a ilum inación de la inteligencia,
elevada y no elevada, em ana de C risto, como del sol proce­
den sus lum inosos ra y o s : “ D ebet incipcrc a medio, quod
est C h r is tu s 4". Y aun quedam os cortos, pues C risto no es
solam ente el foco irrad iad or de todo conocim iento, sino
también el núcleo v ita l de potencialidad in fin ita, cu ya s e x ­
pansiones vivifican a los hom bres, reduciéndolos a D ios
Conferencias m agn íficas, en verdad, donde C risto lo dirige
todo, como desde esplendente trono, al sa n tu ario de la T r i­
nidad. Con razón Be lam enta el reportad or de que, prom ovido
el Santo al card en alato y a causa de su m uerte, hubiese de
suspender sus discursos sin lleg a r a su térm ino c.
A u d ito rio selecto suponen tam bién otros discursos, refe­
rentes a C risto, ta les como C hristus units om nium m agister
¡n Coena D om ini ¡n Parasceve D e sanctissim o Corpore
C h r istim y m uchos o tr o s ” , en los cuales el santo D octor
aclara cun erudición afectu osa im portantes aspectos de la
cristología. Y es de a d v ertir que m uchísim os otros discur­
sos se dirigen a sim ples fieles D e su erte que letrados e

" In H e x ., c o l!. I, i>. l , t. 5, 329 ; ibid. n. 2-9, t. 5, 3S9-330.


Ib id co ll. i , n. 1, 5, 339 ; ib id ., col. i , n. 1-34, t. 336-343 ;
luid., coll. 3, n . j-32, t. .s, 343-348.
Ib id ., co ll. t , n . t , t . 5, 3 2 9 ; ib id ., n 10-38, t 5, 330-335; i b i d ,
« i’ú u - 3* *■343 > ib id -’ n - m "3 s» 1 5> 347-348-
’ cuU - 3 > n - 30-21, t. 5, 345-347. L é a n s e la s b e lla s p& gín as
‘ _ !>- Long-pró e n sn ob ra La R o y a u tt d e J e su s -C h r is l ch e z S . Bo-
VQi'citture e l le B. D u n s S c o t, 2.1 e d ., M b n tre a l, 1957, p á g s. 10-16.
' R»bio m e d ie v a lis ta fr a n c isc a n o d e s a rr o lla b rilla n te m e n te e l p en -
« m u en to Ijo n a v en tu ria n o : C h r istu s i n ó m n ib u s m é d iu m te n e n s . P o r
ser e l c e n tro d el o rd e n o n to ló g ic o , C r is ta e s m é d iu m e s s e n tia e ; sisn -
•o com o e? e l c e n tro d e lo d o e l o rd e n so b re n a tu ra l, m é d iu m v íta le ;
P>>rque e n é l s e c o n c e n tr a n tod as la s v irtu d e s y e s r e g la y m ed id a
tod a p e rfe c c ió n v e r d a d e r a , m é d iu m m e ta le ; y p o rq u e C r is to n o
coi? c0 ,lac* lo d a s las c o s a s , sin o q u e h a c e co n o c e r to d a s c u a n ta s se
TOCí¡íu in o m n iu m scien tia ru m . C (. C a y k é , D . : F r c cis de
at™ l°g ie , , i f p á R s. 520 ss.
„ I ' " 1 , coll. 23, a d d ita m e n tu m , t. 5, 450.
„ i / f ™ o m n ia . t 5, 567-574.
•nciini " r:n ,,i t -M-, O. F . M .p Joannis d e P e d ia 111 Q u o d lib et Ro-
« 'ir p e n d ix 1, p á g s. 137-152, R o m a , 1938.
“ ñ * * ‘ ^ p e n d i x 11, 125-172.
" n í ¿ ¡ '¡ 1 5 - 55^-556.
„ y p ' - i o u iu ia . t 9, passin i.
' P?*a o t i m í a , t . g , p a s s i m .
ignorantes, ■eclesiásticos y laicos, religiosos y seculares, todos
quedaron ilu strad os, enardecidos y edificados por el ardiente
celo de San B uen aventura, que angelaba siem pre can ta r en
coro him nos de g lo ria a C risto " Y a t s t a pu jan te floración
cristo ló gica, debida a la plum a de San B uen aventura, aun se
han de añ ad ir no sólo sus Conferenciáis sobre el Evangelio
de San Juan sin o tam bién dos escritos su yo s de carácte r
cxegético, que son: el uno, su Com entario al E vangelio de
Han L u c a s ", y el otro, su Com entario al E vangelio de San
Juan Y a F r a y Salim bene de T arm a “ calificó de herm o-'
sas y óptim as las lecciones ex eg ética s de S an B uen aventu ra
a cerca del E v a n g elio de San L u ca s, las cuales fueron enco­
m iadas de consuno por los escrito res contem poráneos y pos­
teriores. L a s escribió el Santo con un fin p ráctico; es decir,
con el de su m in istrar m aterial saludable y abundante a los
predicadores *'. E l Com entario al E vangelio de San Juan
está redactado en estilo conciso y esquem ático, acom odado
a l curso escolar; pero, así y todo, es excelen te, sobre todo
por las num erosas cuestiones que propone y resuelve. L os
dos com entarios contribuyen a escla recer a m aravilla la
vida de n uestro divino S a lv a d o r ”".
Y hacem os una observación, y es que, adem ás de los
escritos en que ex profeso se tr a t a de los m isterios del D ios
Hombre, m erecen con sign arse otros muchos, en treverad os de
geniales intuiciones que a rrojan llam arad as de luz sobre la
cristo lo gia. Recordem os algunos nada m ás. E l Itin era rio "
nos ofrece sublim es conceptos de la unión hipostática, cu ya
especulación m arca la cim a de las ilum inaciones que dispo­
nen el alm a p ara el exceso m en ta l; el tratad o De las tren
v ía s " , la m anera de ilum inarse .por la cruz, c ifra y com­
pendio de los esplendores de la verd ad que llevan al ju sto
al reposo m ístico, que es la verdadera sabid u ría; el Solilo­
q u io n, lo s eficaces im pulsos al bien, que nacen de la con­
sideración de C risto que contiene tod a felicidad , su fre en
la cru z y rein a en la, glo ria ; la A polog ía de los y ó b r e s L',
ejem plos y enseñanzas de vid a que dió C risto a todos los

*• In l l e x . . c o l. i , n. 5, 1. 5, 330.
“ O pera o im iia , t. 6, 533-634.
O p era om n ia , t. 7, p á g s . 1-604.
M O pera o m n ia , t. 6, 239-530.
0 C h ron ica , e d ició n d« Prirm a, p á g . 129, c ita d o por lo s P P . E d ito ­
re s d e Q u iu iic c h i, Ó pera o m n ia , t. 7, p r o le g o m e n a , c. 1, § 2, n. v m .
O pera om n ia , t . 7, p r o le g o m e n a , c. i , § 3, p . i x .
K l ‘ P . E d it o r e s <3e Q u a ra c c h i, loe. cit.
“ C f. c. 6, n . 4-7, t. 5, 311-31*.
" C f. c, 3. 5 j , n. 3-5. H, w i ; .
“ C f. c. 1. 5 i . 11. u - l 't . t. S, At-VÑ ; il’i '1 . 5 I. 1» t S, ;
ib M .. c. 4, 5 n . i i - i j , l S, ¡,1jr ( x '; ib i'J ., <¡ j . n. í j , 1. N, 5».
“ C f. c. i, n. 1 11, » 8, > 3 6 -4 3 9 ; c ». 1». > 1 -1 5 , •m í - h -; :
.'i-:. I.
estados de la Ig le sia y a toda su erte de alm as esp iritu a les;
y, por últim o, las Conferencias sobre los dones del E sp íritu
Santo “ y el pequeño tratad o De la !plantación del paraíso ",
interesantes puntos de vista de fecun das aplicaciones prác­
ticas para la esp iritualid ad cristian a. E s toa y o tros escri­
tos del San to son de tal im portancia, que no se pueden
olvidar por los que desean p en etrar a fondo el pensam iento
c r i s t o l ó g i c o b onaventuriano. Y p ara term inar, añadim os que
apenas h a y escrito del Santo en que, a modo de relám pago,
no brille algú n pensam iento re la tiv o a C risto. Y creem os
que aun estos relam pagueos fu gaces se han de aprovechar
para conocer a Jesucristo, verdadero abism o de m aravillas,
que, no teniendo sem ejan tes en las cosas creadas, exceden
toda perspicacia de hum ano entendim iento B.

III. P e r s p e c t iv a s s in t é t ic a s

Grato, m uy g ra to es al teólogo ir acom pañado h a sta la


cima de las verd ad es revelad as por los grandes doctores de
la Iglesia. D an te m irab a con fru ición desde los cielos, que
iba sucesivam ente recorriendo, a l punto dim inuto de la tie ­
rra, perdido en el espacio. Tam bién el teólogo siente a g r a ­
dable emoción cuando mira, desde la a lta región de los prin­
cipios, el v a sto sistem a de verd ad es subalternas, bañadas
en resplandores.
S eguir a San B uen aven tu ra es su b ir; subir con él a la
cima del pensam iento y v iv ir deliciosam ente en las lum i­
nosas esferas de la eternidad. San B u en aven tu ra es, sin
duda, uno de los doctores que m ás ansiosam ente han b u sca­
do y logrado la un idad: unidad, y no separación, entre la
filosofía y la teología, la s cuales se ordenan conu> lo p er­
fectible a lo p e rfe cto ; unidad en tre la especulación, el a fe c ­
to y la acción, v a lo res que han de jerarq u iza rse en orden a
*a paz ex tá tica, térm ino de la activid ad esp iritu a l; unidad,
en fin, en el o b jeto de la teología, que es la única ciencia y
sabiduría p erfecta. C iencia perfecta, “ y a que sólo ella co­
mienza por lo prim ero, que e s el prim er P rincipio, y llega
a lo últim o, que es el prem io etern o ; com ienza por lo sumo,
es Dios altísim o, creador de todas la s cosas, y llega a
Infimo, que e s el suplicio in fern al” Sabid u ría perfec*
**> “ porque com ienza por la C au sa suprem a en cuan to es
Principio de los seres creados, donde term ina el conocimien-
• •
" r f 11 *• 5. 45SN 5 9 ¡ ‘ •■
o1- 3 . ¡ h t- 5 , <171-
« V í n 8-m >. t. s , 576-579.
' tn. m e n tís in D e u m , c. 7, n. j .
P- 1, c. 1, 2.
to filosófico, y pasa por ella en cuanto es rem edio de los
pecados y vuelve a ella, en cuanto ea prem io de loa m éritos
y m eta de tod as las aspiracion es" **.
E n m a gn ifica sín tesis describe San B u en av en tu ra el con­
tenido de la teología, en cerrada en lo s cu atro libros de las
Sentencias de Pedro Lom bardo ", D ios en su u n id ad de essn-
cia y trin id ad de personas, las cria tu ra s en la producción,
elevación y caíd a; la reparación por D io s H om bre, la cu ra­
ción de los pecados por 3a m edicina de los sacram entos y
la liberación plena de n u estras m iserias p o r la consecución
de la g lo ria eterna, todos estos elem entos m últiples nos los
presenta, no y u xtap u estos en confuso tropel, sino o rgan iza­
dos según un plan ordenado, desde e l punto de v ista de
la causa m aterial, form al, eficien te y fin a l Y hem os de
a ñ ad ir que S an B u en aven tu ra nos los presenta, plasm ados
en una form a bellam ente sugeridora, inspirad a por las ana­
lo g ía s existen tes entre la s propiedades del río y las re a li­
dades teológicas
San A g u stín , en su ob ra D e civíta te Dei**, trasciende
de vuelo el reducido ám bito de hechos even tu ales y descubre
Ta existen cia de dos ciudades, la de D ios y la de la tierra
o la del demonio, fun dad as sobre dos am ores antagónicos.
Y m ás que h isto ria o filo so fía de la h isto ria , escribe, en
gran d iosa sín tesis, la teología de la h isto ria , aclarand o el
dram a del género hum ano “ . M aestro en la sín tesis es tam ­
bién San to Tom ás. D ios, los seres creados en cuanto dicen
respecto a D ios como a su principio y a su fin, C risto, ca­
m ino que nos conduce a D ios..., éstos son los p ilares donde
se a sien ta el incom parable ed ificio de la Sum m a Theologica.
Santo T om ás todo lo considera sub ratione Dei™; y aquí,
en esta como central de sus especulaciones, h a lla plena con­
cordia la incontable serie de las realidades de la teología.
A l lado de tan gran d es m aestros ha de colocarse tam bién
San B uen aventura.
San B u en aven tu ra se desprende de las cosas, su jeta s al
tiem po, y se eleva a la región pura de los principios. Y desde
allí dom ina lo va rio , lo fragm en tad o, lo m últiple, todo ese
acervo de cosas y episodios fenom énicos que aparecen y
desaparecen en el seno de la realidad. P u esto s a escoger
una inscripción p ara la portad a de su filo so fía y de su teo­
logía, no h allaríam os otra tan propia ni ex p resiv a como esta
** ftr e v il., loe. c it .. n. v
“ F r o o cm . in I S c iU ., I. i , :-<i-
•’ L o e . cit.
" T.oc. cit,
w M ig u e , P L 41.
’ ’ P o rt.a i.ik , E ., A n g itílin ( S a in t), e n D ic lío n n a fr c d e H u n iccJ .c
C d th o liq u c . I’ a rís, co l. 2.290
C f. 1 .“ . q. i , a. 7, in corp . ; m .» pro:.
ardorosa expansión de su a lm a : “Dom ine, ex ivi a te summo,
venio ad te sum m um c t per te sum m um A sp ira ció n v ig o ­
rosa y concen trada que contiene el program a esp iritu al del
Seráfico D octor, que es uno de los genios m ás sin tetizad ores
de la h isto ria del pensam iento h u m a n o ” .
*
* *í
Viniendo ah ora a la cristo lo gía bonaventuriana, hem os
de decir que recoge to d a la fu erza sin té tic a qu e caracte riza
al Santo. Verbum increatum , V erbum incam a tu m , Verbum
inapiratnm ". T a l es la prim era trilo g ía en la que S an B u e­
naventura resum e to d a la d o ctrin a re la tiv a a C risto.
E l V erbo increado, en quien el P a d re dice todas las co­
sas “ , h a sido ob jeto de las especulaciones bonaventurianas.
P ara m an ifestar el m isterio de C risto, San Juan, en su
Evangelio, se elev a sobre las cosas tem porales y revela la
existencia del V erbo, antes de todo tiem po, en su inm utable
eternidad: í h i él principio era el Verbo, y el Verbo estaba
en Dios, y e l Verbo era D ios '6. San B u en aventu ra, rem on­
tando el vuelo sobre las cosas creadas, se ad entra tam bién
en la vid a ín tim a de D ios, y contem pla al V erb o en com pa­
ración con el P ad re: idéntico y uno en la esencia, d istin to
en la persona, coigual en la m ajestad y coetem o en la du­
ra c ió n ’*. Y continúa San Juan describiendo la acción del
Verbo en el m un do: Todas la s cosas fueron hechas por E l v ;
En E l estaba la vida y la v iá a era la lu z de lo s h o m b res".
Asim ism o, San B u en aven tu ra ilu stra la actuación del
Verbo en las cosas creadas. E l V erb o no sólo las representa
todas, sino tam bién todas la s dispone en orden a la e x is ­
tencia, viniendo a re su lta r el fundam ento y exp licación ta n ­
to de la ciencia y operación d ivin a como de todo conoci­
miento cierto que b rilla en las in teligen cias creadas, E s prin­
cipio suficiente y principio ind eficien te a un t i e m p o P r i n ­
cipio suficiente, por su virtu d efica císim a p a ra producir to ­
das las cosas. Y principio indeficiente, porque el P ad re nada

11 ¡n H e x ., co ll. i , n. 17, t. 5, 332. I b id . : cH o c e s t m éd iu m m eta-


p h ysicu m re d u c e n s , e t h a se e s t tota nostrn m e tu p liy sic a : d e tra a n a -
tione, d e e x e m p lá n t a t e , co n su m m a tio n e , s c ilic e t ¡Ilu m in a n p e r ra d io s
■’ P in tu a le s e t re d u c i a d sum m u m » .
n C f. G rab m a n n , loe. c it ., p á g . S3.
c In H e x ., c o ll. 3, n . 2, t. 5, 543 ; ib id ., c o ll. y, n. 1-8 ; D e doiu's
¿ p ititín S a n c ti, c o ll. i , n, 5-8, t. j , 4i;8-4;a ; lL in . iirtn íís in D c:tm ,
n- 3 ; B r e v il., p. c. i . n. 4
Jn H e x y c o ll. 9, n. 2, t. 5, 372-373 * iV c r b u m et P atrem ct se
psum e t S p ir it u m S a n c l u m e x p r i m i t c t o m n ia alia».
^ lo a n ., i , i .
w C o m m e n t . in J o a n ., c . t r n i , t. 6, 1,1b
loan., I, -2,
w l o a n . , i t 4.
}>* h v a u g . Io a n n is, c. i , n . 9-10, t, 6, 245.
hace sin su V erbo *. L a s cria tu ra s tam poco obran cosa a l­
gu na sin su intervención Y así por el V erb o y en el V erbo
el P ad re crea, conserva y d irige a su fin tod as la s c o s a s " .
E l V erb o es la sim ilitud in fin itam en te exp resiva de to ­
das las cosas y el a rte divina, llena de razon es eternas, en
la s cuales viven , a n tes de se r hechas, las cria tu ras, como un
a rte fa c to viv e en la m ente del a rtífice aun antes de tr a s la ­
darse a la existen cia P o r lo cual San B u en aven tu ra a firm a
que el V erbo es principium praecognoscens M. Y , por últim o,
según el S eráfico D octor, el V erb o no sólo es el principio
en el que el P ad re se conoce a sí m ism o y tod as las cosas ” ,
sino tam bién el principio en el que la s in teligen cias creadas
conocen cuanto conocen con c erteza : principium cogni­
tionem praebens “ A si como el ojo no ve si no está ilum i­
nado por la luz m aterial, así el entendim iento hum ano nada
conoce íi no se r ilu strad o por aquella lu z esp iritu alísim a,
que es el V erbo.
*
* *

El V erb o encarnado es el segundo o b jeto de la trilo g ía


bonaventuriana. E l D octor S eráfico hunde su pupila de se­
rafín en el suavísim o m isterio de la encarnación. E r ig ir un
hom bre D ios... éste es el m ila g ro culm inante, al cual se di­
rigen todos los dem ás m ilagros E s un prodigio tan estu ­
pendo, que en su virtu d D ios es hom bre y el hom bre es
D ios “ . P or donde C risto hom bre h a de ser adorado con
culto de la tría **. E n la línea de las com unicaciones divinas
ad extra, n o cabe sub ir m ás arriba, po r cuanto la unión hi-
po stática es la m áxim a exaltación de pa rte de la c ria tu ra y
la m áxim a dignación de parte de D io s " . Y en correspon­
d encia con d ign idad tan encum brada, la n atu ra le za hum ana
de C risto e stá adornada de todo género de c a r is m a s ’ 1; y
es fra g a n tísim a por las gracias, opulentísim a por la sabidu­
ría, bellísim a por los fu lgo res de la g lo ria “ y eficacísim a por
su actuación m eritoria, que en cierra in agotable plenitud
“ l S e n t., d . 27, p. 2. a. u n ., q. 2, in Corp., t. i , 485 ; C o n u n c n l. 1»
lo a n ., c. i , n. 10, t, 6, 248 : iN a m P a te r sin e V e r b o n ih il facit».
1,1 C o m m c n t. in loe. cit. : ■'Similiter c re a tu r a fa c it s in e V erb o
co o p e ra n te n ih il» . “ Tí S e n t., d. 13, d u b . 4, t. 2, 332-333.
® 1 S e n t., d. 36, a. 2, q. 1, in c o rp ., i. 1, 623-634 ; 'Iñ d ., a d 2,
t. 1, 62/]. " C o m in en t. in lo a n ., c . j . ri. 11, t. 6, 349
a 1 S e n t., d . 27, p . 2, a. u n ., q. 2, i 11 co rp ., t. 1, 485.
“ C o in m cn t. in lo a r,., c, 1, n, 13, t. 6, 249.
M Iu H c x . , c o ll. 3, n 13, t. 5 , 343.
“ I II S e n t., d . 5, a . r, q . t , a d 6, t 3, 150.
*” TIJ S e n t ., d. 9, a. 1, q. 1, in c o rp ., t. 3, 2or ; B r cv il., p . 4, c. j ,
n. 2 4. w I I I S e n l.. d. 6, a. 2, q. 2, in cc v p ., t, 3, ie>i.
BI I I I S e n t., d . 13 e t 14 p e r totu n i, t. 3, 275*326 : B rev il., p 4,
e i, ^ el v ra ím dotnht. I A d i'e n tv s , serm . i , t. 9, -jy.
“ I II S e n i.. d. jR p e r to ta m , t. 3, 379-39Ó.
San. B u en aven tu ra subordin a la en cam ación a la reden-
ción", principio m eritorio de todos los m éritos y de la e fi­
cacia de los sacram entos. In flu ye, Bin duda, la encarnación
en la g ra cia , pero no independientem ente de la pasión, re­
frendo indispensable en orden a la aceptación d ivin a de todos
los actos m eritorios de C risto. In flu it nobis gratiam , per
Verbum incarnatm n e t per Verbum crufñ}ixum ,‘s. N u estro
reparador, suprem o jera rca , une, por consiguiente, el cielo
y la tierra, la divinidad y la hum anidad. Su b aja d a a la
tierra tuvo tres estad ios: la encarnación, la pasión y el
descendim iento a l lim bo de los ju stos. D e la mi3ma m anera
su subida a lo s cielos se rea liza po r tre s tram os glorioso*,
que son la resurrección, la ascensión 3' la consum ación del
reino etern o en el cén it de la vid a e t e r n a - .
*
* *

E l V erb o inspirado es el tercer objeto, señalado en la


trilogía bonaventuriana. E l V erbo se dice ijisrfMracio cuando
se intim a en el alm a, haciéndose vid a de su vid a P oco
nos serviría acu m u lar un inm enso cap ital de riq u ezas in ­
u tiliz a r e s en bien nuestro. De la m ism a m anera los teso­
ros de gracias, adquiridos po r los m éritos de C risto, habían
de sernos infru ctu oso s y sin provecho, caso de que no se
com unicaran a nosotros. C risto in flu ye, no sólo en la ad­
quisición de las g ra cia s, sino tam bién en la distribución de
ellas. Y en cuanto ejerce el oficio de d istrib u irla s y viene al
alma, por el don de la inh abitación, como V erbo increado “
y, por la fe que ob ra por la dilección, como V erb o en carna­
do ", la persona adorable de C risto se llam a V erb o in sp ira ­
do. Y se llam a así, no sólo por su ven id a o m isión al alm a
en gracia, sino tam bién porque se le atrib u yen todos los efe c­
tos luminosos inherentes a la m ism a gracia, com o revela cio ­
nes e ilustracion es propósitos ,D1 y la firm eza de la f¿

m I I I .S e iií., d . i , a . 3 , q . 2, in c o rp ., t. 3, 23-25.
D e d o n is S p ir itu s S a n c ti. co ll. 1, u . 6, t. 3, 458.
“ I n H e x ., c o ll. 8, n . 15-16. t. 5, 371
Itin . m e n tis in D e u m , c. 4, n. 3.
I S e n t., d . 13, p. 2, a . u n ., q . 1, in Corp., t. ], 270.
i« í 11 S e n t., <3- 13, a. 2, q. t, a d 2, t. 3, 285.
It a d . 15, p. 2, a . u n ., q . t , ad 3, t. 1, 2J1.
¡Je q u in q u é fe s tin it P u er i J e su , fe s tiv . I , n. 1 ; C o tu m e n t. 111
L u t ., c . 8, n. 22, t. 7, 194. A q u í, V erb u m in s p iiv tu in e s la
im , a d iv in a , re c ib id a en eí a lm a .
¡ y * H e x ., c o ll. 9, n . 6-g, t. 3, 37?. H e m o s ro n sid « rad o al V e r b o
t n '^ lri,'* ° e n s e c ^ ° p le n o , es d e c ir, e n cu a n to e stá p resen te al a lm a
jjj £ra r ia , la c u a l d e tal m a n e ra lo p o see qu« p u ed e fr u ir d e E l. C re e-
'ib T ’ em ^a r B °¡ ’J116 d e n tr o d e 'a d o c trin a b o n a v e n tu ria n a e s po-
~ p. h a b la r d el V erb o in sp ira d o '-n un se n tid o im p e rfe c to y m en os
'*Pio, tra tá n d o se , p o r e je m p lo , de Ins g r a c ia s a c tu a le s o g m tis rfrt-
P o r consiguiente, la g ra c ia nos viene, no sólo del Verbo
encarnado y crucificad o, sin o tam bién del V erbo inspira­
do Y en verdad, la encarnación y la redención nofl serían
estérile s y van as si, de hecho, n o participásem os de la g r a ­
cia, cu ya posesión hace del V erb o increado y encarnado Ver~
bo inspirado. Su acción se extiende en todas direcciones y se
m ultiplica y se propaga en in fin ita s ondulaciones de am or,
fundando el reino de las alm as, vestid o de resplandeciente
herm osura.
E n resum en: por el V erbo increado todo se produce, po r
el V erb o en cam ad o todo se rep ara y por el V erb o inspirado
todo se revela e ilustra. E l que con perspicaz m irada en ­
tiende estas tres m aneras de ser y o b ra r del m ism o Verbo,
tiene a b iertas de par en p a r la 9 p u ertas para la contem pla­
ción. Como se ve, la. doctrin a es exten sísim a; pero San B u e­
n aventura la com pendia en tres palab ras de inm enso con­
tenido.
*

O tra de las trilo gías, que San B u en aven tu ra desarrolla


vigorosam ente, se fu n da en C risto, m edio en todas las cosas.
Su prim acía sobre todas ellas y su oficio de m ediador entre
D ios y los hom bres se afirm an claram ente por San P ab lo **.
Y San B u en aven tu ra profundizó con predilección el pensa­
m iento paulino referen te a C risto m ediador. E n su cristo-
logia, la expresión in óm nibus prim atum tenens se m atiza
de intensos colores, convirtiéndose en tenens 7médium, in óm ni­
bus *“ . E l V erbo, en efecto, tiene razón de medio en el m is­
te rio trin ita rio , puesto que, m ientras el P ad re sólo produce
y el E sp íritu Santo sólo es producido, el H ijo es producido
y produce ,M. E n la línea recta trin ita ria , el P a d re señala el
extrem o prin cip iativo de plenitud in fin ita ; y el E sp íritu
Santo, el extrem o term inativo, exhalación de in fin ito amor.
E n el medio e stá el Verbo, fu lgu ra ció n in fin ita de la m ente
patern a. E l E sp íritu S an to procede del P ad re y del H ijo y,
em pleando o tra fórm ula, del P ad re por el H ijo.
E l V erb o es tam bién medio en la salid a o producción de

fíií, que no su p o n e n de su y o e l a lm a e n g r a c ia . C f. I S e n t., d. i$,


p. 2, a. u n ., q. 2, in C o rp., t . 1, 270 ; ib id ., ad 3, t. 1, 271.
1”’ D e dntás S p ir itu s Sanct.i, c o ll. 1, n. 5, t. 5, 458 : iR e s p o n d e o e t
d ico , q uod g r a t ia d e s c e n d it su p e r m en te s r a tio n a le s p e r V e rb u m in-
ca rn a fu m , p er V e r b u m c r u c ifix 'jm e t per V e r b u m in s p ír a tu im .
1,1 C o io s., i , 18 ; 1 T im ., 2, j .
¡n H e x ., c o ll. 1, n , 10, t. 5. 330 : ilp s e e st ra e d ia to r D e i e t h o ­
m in u m , te n e n s m e d iu m in óm n ib u s» .
R r e r ll., t. 4, c. 2, ti. 6 : D e red n et. a r tiim ad T h eo lo g ia m , n. « ;
III S e n t ., d . i , a . s, q. 3, f. 1, t . 3, 29.
jos seres creados: m édium in e g r e s s u m. E l P ad re los pro­
duce en el V erbo y por el V erbo, en quien ha dicho todas las
cosas, expresando todo 3u poder. E l V erb o es el ejem plar,
en el cual, según el cual y por el cual el P ad re hace cuanto
hace.
El V erbo ea, por últim o, m edio en el retorno o reducción
de los hom bres a D io s: médium in r e g r e s s u Y lo es en
cuanto V erb o encarnado. C risto reparó, no sólo el honor di­
vino, arrebatado po r el pecado, sino tam bién la ruin a del
hombre, precipitado en la culpa, reduciéndolo enteram ente
a Dios. Une en su persona dos extrem os sum am ente d istan ­
tes: la divinidad y la hum anidad; y, en consonancia con su
oficio de m ediador, obró la redención del hum ano linaje,
pacificando el cielo y la tierra.
Y todo esto lo dice en compendio San B u en aven tu ra;
y herm osam ente, por cierto: “ Fué, en verdad, conveniente
que el que ocupaba el medio en el trono, lo ocupara tam bién
en el o ficio ; y que el medio en la creación lo fu e ra en la
re-creación, de su erte que el mundo que por el V erb o habia
sido hecho, por el V erb o quedara tam bién re-hecho”
Y tanto acentúa la idea de reducción o retorno al prin­
cipio fon tal, que es el Padre, que la trasla d a a la esfera t r i­
nitaria. “ Ipse S p iritu s Sanctus, cum procedat a Filio, per
Filium cum a iiis ad P atrem red u citu r; et propterea F ilio
appropriatur red uctio” P o r donde, así como todas las em a­
naciones se origin an del P rin cip io fon tal, que es el P ad re,
todas ellas se recogen, por una recirculación sublim e, m e­
diante el H ijo, en la plenitud prim era que las origin ó: las
que son ad extra , conservando su grad o de ser infinitam ente
inferior a D ios; y la del E sp íritu San to, sin m enoscabo d '
su divinidad. San B u en aven tu ra hace s u y a la m ediación per­
sona] en tre el P ad re y las cria tu ra s enseñada por la tr a d i­
ción a n tig u a ’” , y, depurándola de toda im perfección inh e­
rente a las cosas creadas, la aplica a las em anaciones trin i­
tarias. No pudo elevarse más.
*
♦ *

En el prólogo de su Com entario al tercer libro de las


Sentencias San B u en aven tu ra organ iza toda la cristología
en función a la vid a superior y d ivin a que Dios com unicó al

mi
no ,
, r c J u c l. a rtiu m ad T lic o !., n. 33.
rfd « c t. a rtiu m ad T h e o l., loe. cit,
n i A á v e n tu s , se rm . 1, t. 9, 57.
1 -VHr . a . 3I> p 2i d(lly ?i t r> 5J2
, hissen , J. M ,, L 'c x e m p la r is m e d ivin seloti S a in t B o iia icn -
1,3• ,r®N' 1 V ; R é c .u o s , falm ies su r la S a tn te T r in ité , II, pág. 568,
'•'peí-,I u w n la . t. 3, 1-2
hum ano lin aje. D ios nos dió la vida en C risto, con C risto,
por C risto y según C risto . He aqui todo el argum en to de su
adm irable Com entario.
E l H ijo, v id a por esencia, al asu m ir n u estra naturaleza
m ortal, la asoció a su vida verd ad era e in m o rta l: “ Convivi-
fic a v it nos in C h risto ” . T a l es el m isterio de la unión hipos-
tá tic a y de sus consecuencias, que el Seráfico D octor estudia
honda y profusam ente
C risto, que es la vida, convivió con los hom bres, condu­
ciéndose como perfecto hom bre, pero sin Bombra de pecado
“ C o n vivifica v it n os cum C h risto ” . San B u en aven tu ra se e x ­
tiende pia y m orosam ente en dilucidar la n a tu ra le za pasible
y las perfecciones em inentísim as de C risto hom bre
C risto dió su vid a por nosotros. Y D ios, en atención a la
m uerte de C risto, nos sacó de las tin ieb las del pecado a los
esplendores de la vid a d ivin a: "C o n v iv ific a v it nos per
C hristu m ” . Y aquí pondera San B u en aventu ra, en páginas
im pregnadas de será fico ardor, el m isterio de la redención,
asunto continuo de sus m editaciones
Y , por últim o, dando cim a a la vid a del S alvad or, viene
su exaltación sobre todo nom bre, coronam iento digno de
C risto. Desde los esplendores de su glo ria , se a tra e seguido­
res e im itadores sin cuento y derram a sobre ellos sus abun­
d antes dones: “ C o n v iv ific a v it nos secundum C hristu m ” . Y el
S eráfico D octor no olvid a la últim a fa se de la vid a de C risto,
nim bada de g lo ria y esp len d o r1M.
E ste m ism o plan aparece con claridad en el B rcviloquio,
como puede verse en el sigu iente cuadro sin óptico:

I j b r a de la e n c a rn a c ió n
¿ de la s d o sl
¡s u m odo
8a naturalezas .... 1
Isu tiempo
p le n it u d e n l a p o t e n c i a a f e c t i v a

(
5 o
•o p le n it u d e n la p o t e n c i a in t e le c t iv a
■ss p le n itu d e n l a a c t u a c ió n e f e c t i v a
oe
, e s t a d o d e l p a c ie n t e
s u f r i m ie n t o e n le s )
■m o d o d e p a d e c e r i d e s c e n d im ie n t o
° ° T e S ............. I e f e c t o s d e la p a s ió n ...I r u s u r r e c c ió n
I M M ftS io n
_______ . ' m is ió n d e l E . S .
m 111 S e n t.. d. 13. t. 3, 7-275.
Iliid ., ti. 13-19, t. 3, 275-399-
I b id ., d. 19-27, t. 3, 099-459 - „ , £ ,
,1" Ib id ., <3. 27, <j. 4, 5 e t 6, t. 3, 458-464 ; d n b . e, 2 et 3, L 3, /,61-463.
Y se ha d e a ñ a d ir q u e S a n B u e n a v e n tu ra c o n e cta con ln r r is to lo g ía
las d istin c io n e s q u e v e r s a n so b re Ins v irtu d e s , d o n es y p recep to» .
C f. iir S e ú l., p ro o e m ., t. 3, 2.
En el Com entario a tas Sentencias y en el B revüoquio,
San B uen aventura procede como teólogo. En su s obras exe-
géticas sobre el E van gelio, com o com entador que ard e y re s­
plandece a un tiempo. P ero siem pre tiene en cuenta la s m is­
mas fa ses de la vid a de] S alvad or: encarnación, convivencia
o m inisterio público, pasión y exaltación Y añadim os que
no es otro el contenido de su. L ig n u m vitae, lindísim a jo y a
del hombre interior, donde, en un árbol ideal, v a resum ido
todo el argum en to de la c risto lo g ia : el origen y la v id a del
Salvador en la ram ificación in fe rio r; en el medio, la pasión;
y la glorificación , en la cim a ,:\

♦ ♦

Bien puede d ecirse que la d octrin a cristo ló gica de San


Buenaventura, ta l como aparece en su s d ive rsa s síntesis, em­
pieza en la etern id ad y term ina en la eternidad. Y en efecto,
viene a se r un m a gn ifico com en tario de las p alab ras de
Cristo en San J u a n : Salí del Padre y vine al m undo; de nue­
vo dejo é l m undo, y me voy a l Padre "\ T odos los m isterios
de C risto, bellísim o rosario de realid ad es divin as y hum anas,
se cierran en un grand ioso círculo, cuyo punto de partida
y punto de llegad a es el P ad re.
Los libros preferidos, donde h a de ocuparse el discípulo
de Cristo, son los de la S ag ra d a E sc r itu r a San B u en a­
ventura los ten ía en g ra n veneración se los sabía de me­
moria y los com entaba con piadoso respeto y am or Tan­
to que en ellos en con traba la fu en te p rim aria de su m a ra vi­
llosa c ie n c ia 1M. Y así la cristo lo gia bonaventuriana está in­
fluenciada de lo s L ib ro s santos principalm ente. A continua­
ción vienen loa escrito s de los P ad res en tre los cuales me­
rece lu ga r esp ecial San A g u stín , el m ás au tén tico exp ositor
de las S ag ra d a s E scritu ra s “\ L u ego desfilan los m aestros
de las Sum as Y , por últim o, los filósofos que han de uti-

ik P'.o o e,n. C o m m e iil. I.u c ., n . 17, t. 7, í


11. v ita e , p ró l., n. 2,
l.n ' 7, 28.
1:1 \, e x ■
■™>i- io , ». y, t. í ,
l0 . t- S, 422 .
la ü U i'l! ■ PTÓ1.. n . 6 .
la ^ ^ K iien a ven tu rn c o m en tó e l lib ro d t l E ele~¡íi“.té% e l lih ro de
” •u rí‘ i, e! E v a n g e lio cié S an Juan y e l Ue S o n Lucra*. C I I*. AmO-
‘lo n í ' 'i genera/. O bras cte San B u en a v en tu ra , 1, p á g. 40,
i?,' ¡ “ <scri!)e la p ro d u cció n e x e g t t ic a d el S a n to D o cto t

=» i¡, f 011- -9’ "■ 7' 5> 421-
n . . ■ 1 ,o c - C l t > n - 15 . t. 5, 4J2.
1 > l f ,c " tla C h r is ti, q . 4, in corp
,n H c x ., !oc. c it.
tizarse con cautela L o s santos P ad res, lo s m aestros y los
filósofo s han de serv ir para entender el te xto sagrad o, sobre
cu yas excelen cias San B u en aven tu ra nos h a dejada páginas
que son de las m ás sublim es y elevadas que se han escrito
jam ás
L a S a g ra d a E sc ritu ra nos describe a C risto en si m is­
mo y en sus irradiaciones. L a sín tesis b onaventu riana abar­
ca tam bién al C risto to ta l: a l C risto físico, con sus dos na­
turalezas, d ivin a y hum ana, que convergen en la ún ica per­
sona del V erbo, y al C risto q>ue se tran sfu n d e vitalm ente
en su cuerpo m ístico, que es la Ig lesia. M as aún: C risto
ejerce v ita l in flu jo en la Ig lesia y en los m iem bros de la
I g l e s i a E n los seres viv o s h a y una com o m utua p royec­
ción de vid as: la de las p a rtes al todo y la del todo a las
partes. C ad a célula, po r m icroscópica que sea, es un centro
de vid a propia, ordenada a la vid a y bien estar de todo el
organism o. Y la vid a y el bienestar del organism o se refu n ­
den en el bien de cada tejid o celular. O tro tan to ocurre con
el organism o de la Ig lesia . H a y una especie de sim biosis
íntim a entre los m iem bros que lo in tegran y el conjunto
orgánico un iversal C ada m iem bro no viv e p a ra si sino
viviendo p a r a el organism o de la Iglesia. Y no h a y bien
común de la Ig lesia que no ceda en bien de cada miembro.
E s preciso p a sa r las fro n tera s del pequeño y o y lan zarse a
la am plia a tm ó sfe ra del bien común. Y ta n to el individuo
como la comunidad, si han de ten er vid a cum plida, han de
sa lir de sí, pad ecer una especie de éx ta sis, traslad án d ose a!
bien sumo p o r am or fru itiv o , núcleo cen tral de la fe li­
cidad. Y C risto es quien, com unicando v ita le s irradiaciones
en los m iem bros de la Ig lesia y en la Ig lesia , integrad a por
los m iem bros, lo d irige y vivifica todo, reduciéndolo a Dios.

¿ P a ra qué d erram arse en m uchos pensam ientos, en m u­


chas ciencias, en m uchos afectos y d eseos? San B uenaven­
tu ra quiere una ciencia que sea sa b id u ría; una ciencia qiue
se encierre en un solo lib ro; y un solo libro que se resum a
en una sola p alab ra. Y ese libro e s C risto ; y esa palabra
es el V erbo increado, encarnado e inspirado. C risto es, en
efecto, el libro sellado, escrito por dentro y por fu era ; el
128 l n l í c x . , loe. cit.
12> H rev il., p ról. ; i n H e x ., c o ll. 13-19, t, 5, 387-434.
,5W í t ln . m e n sis in D e u m , c. 4, n. 5, 131.
131 S a n B u e n a v e n tu ra d e s c rib e a d m ira b le m e n te lo s e fe c to s <le 1a K.i-
c a ris tía en c u a n to .sacramento y en c u a n to sa c r ific io e n o rd en a í c u e r­
po m ístico de C r is to , que es ta I g le s ia Cf. De sa n ctissim o Corpa?''
C h r isti, n. 5 ; B r e v il., p. 6, r . 9
131 D e sa n c tissim o C orpore C h r isti, n 27.
v erd ad ero libro d e la vid a en el que D ios P ad re escondió
todos los tesoros de la sabiduría y ciencia ,a. S an B uenaven­
tura am a ese libro. E s e libro, "cu yo origen es etern o; su
e s e n c ia , incorrup tible; au conocim iento, v id a ; au escritu ra,
in d e l e b le ; su m editación, deseable; fá cil, su d octrin a; dul­
ce, su cien cia; inescrutable, b u profu n d idad ; inefables, sus
palabras; y todas sus palabras, un solo V erb o A h í , en
ese libro, es donde el Seráfico D octor lab ra su síntesis. P en ­
samientos, a fecto s, ciencia, vid a, acción, contem plación, todo
lo concentra en ese libro, que es el libro de la Sabiduría.
Quien lo halla, h a lla rá la bienaventuranza.

IV , C r is t o ejem plar de los p r e d e s t in a d o s

Según San P ablo, La carid ad de C risto supera a toda


ciencia E n tron izad a, com o en re g ia m orada, en su d ivi­
no Corazón, a ctú a sin interm itencias ni descanso. Tiene la
dulce ex igen cia de com unicarse con los hom bres. Y su s sa ­
ludables avenidas, no circu n scritas a la g e o g ra fía ni al
tiempo, dan a entender que C risto es cam ino, verdad y vida
y térm ino deseado de los corazones. E n cu an to es cam ino,
conduce; en cuanto «s verdad, ilu m ina; en cuanto es vida,
apacienta; y, por fin, en cnanto térm ino de los deseos, hace
felices a los hom bres. T ratem os, pues, brevem ente, sin s a ­
lir de la d octrin a bonaventuriana, de la s am ables irra d ia ­
ciones del V erb o encarnado.
Em pecem os por a sen tar que, segú n San B uenaventura,
C risto ejem plar y C risto cam ino dicen la m ism a cosa. P ro-
pio es del cam ino lle v a r al vian d an te de un lu g a r a otro
sin error. "C risto es cam ino del cielo— dice F r a y L u is de
León— porque, si n o es poniendo las pisadas en E l y sigu ien ­
do b u s huellas, nadie v a al cielo” 1*'. Y en o tra p a rte : " E s
grada para la en trad a del tem plo del cielo y sendero que
guía sin erro r a lo alto del m onte, adonde la virtu d hace
v ida; y calzada, en ju ta y firm e, en quien nunca o el paso
engaña o d esliza o titu b ea e l pie” “ . A sí, con fina precisión,
el gran m aestro agu stin o ap lica a C risto el nom bre bíblico
que v a comentando.
T al concepto de cam ino e r a m u y fa m ilia r a San B u en a­
ventura. Según él, C risto es via dirigens: cam ino que dhrige
v ita e, fr u c t. 12, n, ,16
Ib id ., loe. cit.
„ E p h ., 3l 19.
lo a n ., 14, 6
n D e los n o m b res de C r isio , lib . i . C a m in o ; O bras C o m p leta s Cas~
e d ició n re v isa d a p o r e l P . F é lix G n rcia , O . S. A . (B ib lio le c a
¡ ¿ M o r e s C r i s t i a n o s ) . M ad rid , 1944, 457.
o]), c it., p á g. 440.
n uestros pasos. Via non errans: cam ino sin e rro r; norm a,
ayuda, aliento y a tra c tiv a invitación a un tiem po. Via exem~
pío... Via in exem plo per honeatatem vitae: cam ino por ser
m odelo o ejem p lar, o lo que e s lo mism o, po r razón de sus
ejem plos de v id a sa n ta y h o n e s ta lü”. E ste ejem plarism o m o­
ra l es, sobre todo, lo que San B u en aven tu ra considera «n
C risto y adquiere relieve sin gu lar en sus obras.
“ A r d e r sin alum brar es poco, y alu m b rar sin ard er es
van o; pero alu m b rar y ard er juntam en te, eso es lo perfec­
to ” asegu rab a San B ernardo, E l D ootor S eráfico recoge,
y desenvuelve el pensam iento del abad de C larav al El
buen ejem plo que prende, no en fo rm as vaporosas y abs­
tra c ta s, sino en un bello ideal, aureolado de g ra c ia y en­
canto, tiene la virtu d de con vertirse en cen tro de atracción
p ara las alm as, sedientas de v iv ir €n la pura atm ósfera de
]as virtudes. P o r el contrario, la palabra, si no v a respal­
dada del buen ejem plo, es como un cim iento sin arg am a sa
ni c a l: árid a y sin •eficacia alg u n a 1". A llí donde la s palabras
vuelan y suenan com o el cím balo que retiñe sin apenas lo­
g r a r saludable efecto, el buen ejem plo es seguido y copía­
lo con am or. “ T en atiu s inhaer^t d octrin a operum quam
verb oru m ” dice San B uenaventura.
*
* #
C risto es el ejem p lar divino, levan tado en medio de los
siglo s p ara que los elegidos lo im iten con prim or. Y lo es
en cuan to V erbo increado y en cu an to V erbo encarnado :M.
San B uen aventura recu rre a brillan tes pinceladas para
d escrib ir la ejem p laridad del V erbo increado. T od as la s co­
sas creadas, desde las corporales h a sta las espirituales, re­
lucen en el ejem p lar divino, que es el V erb o. R especto del
universo, el V erbo es no sólo espejo intelectual que todo
lo representa, sino tam bién ejem p lar que, adem ás de exp re­
sarlo todo, todo lo dispone en orden a la ex iste n cia **. T oda
esa va ried ad de cosas que constituyen la g ra d e ría del uní-
verso, según particip an m ás o m enos de la s com unicacio­
nes del sumo bien, im itan tam bién m ás o m enos el divino
ejem p lar, uno e indiviso, viniendo a resu lta r copias su-

■” C o m m e n l. in lo a n .. <:. t i , n. 7, t. 6, 434 ; C o lla i. Í11 ¡oan ., onll. 53,


n n not. 57, í. 6, 602 ; In d o m in . X X I I p o st P e n i., se rin . 1, t. 9, 44.3 ;
In A sce n s. D o m in i, se rm . o, t. 9, 626.
1,0 Cf. A’fr'iii. in N a tiv it. ¡o a n . B a p tista e, n. 3.
111 In d o m in . X X I I p o st I 'e n t., loe. cit.
1,3 D e s e x alis S er a p h iv 1, c. 6, n. g, t. 8, 142.
" 3 I b id ., loe. cit.
A p o lo g . p a u p ern m . c . 2, n. 12, t. 8, 242 : « D ú p le x e st in C h r i't o
ra tio e x e m p la r itis , a e te rn a e v id e lic e t e t tem p n ralis» .
1,5 Ibid., lor. cit.
yas m ás o m enos exp resivas. Y como no hubiese criatu ra al­
guna en la que se difundiese plenam ente el sum o bien, D ios
p r o d u jo incontable m uchedum bre de ellas en d istin tos gra»
dos y especies, perfeccionando así el universo, seccionado
en m uchas copias e im itaciones, a fin de que por ellas, como
p o r v ista s parciales, se viniese en conocim iento del C re a ­
d or'". Y po r eso el V erb o increado, esplendor de la glo ria
def Padre e im agen de su substancia, ea esp ejo sin m ancha
de Jas obras de D ios.
*
•» *

Pero ejem p lar es adem ás C risto , en cuanto V erbo en car­


nado. Toda la Ig le sia m ilitante, tabernáculo de Dios, h a de
erigirse en conform idad con C risto hom bre, espejo y modelo
de todas las g ra cia s, m éritos y virtu d es Ixis diversos
estados, grados y órdenes de ia Iglesia, según es varia, no
sólo la distribución cariam ática, sin o tam bién la perfec­
ción im ita tiva , se derivan del ejem plar. C risto Jesús, prin ­
cipio fo n ta l d¿ tod as las g ra cia s y espejo fú lgid o en el que
se representa y del que se origin a la plenitud y la herm osu­
ra de toda santidad y sabiduría. Y en los estad os y grados
de la Iglesia, de ta l m anera se halla repartida, según las
muchas m aneras de la donación de C risto, su perfección
m ultiform e, que sim ultáneam ente se m anifiesta en todos,
pero p riva tiva y singularm ente en ninguno, según tod a la
extensión de su om nim oda plenitud. Y la razón es porque
cada estado o grado, en conform idad con su capacidad re­
ceptiva e im itativa, im ita m ás o menos a C risto y recibe de
El m ayor o m enor influencia
Colocados en tan lum inosa altu ra , m irem os los actos de
Cristo, convertidos en saludables ejem plos para nosotros.
E l hombre, a lejad o da D ios, se precipitó en la debilidad,
ignorancia y m alicia, haciéndose incapaz de im itar la d iv i­
na virtud, conocer la divin a lu z y am ar la divin a bondad.
No conocía, ni am aba, ni seg u ía sino lo carnal, lo anim al y
lo sensual, es decir, lo que le era sem ejan te y proporcionado.
* para librarle de estado tan miss rabie, el V erbo se hizo
carne y se m anifestó conocible, am able e im itable Se pre-
sentó a los ojos del hombre como un modelo a tra c tiv o y en ­
cantador. T a n to que conocerle es am arle; y am arle, im i­
tarle,
San B uen aventura determ ina con precisión los actos en
lflS iu e C risto ha de ser im itado, Porque se hn. de n otar q u e
en C risto, ejem p lar y principio ds n u estra salvación, brillan
v a ria s d iferen cias de a c t o s U n o s m anifiestan la alteza de
su poder, como cam in ar sobre las aguas, m u ltiplicar los pa­
nes, ser tran sfigu rado y ob rar los dem ás m ilagros. Otros
nos decubren los esplendores de su ciencia, como anunciar
los m isterios celestiales, escu d riñ ar los secretos de los co­
razon es y pred ecir las cosas fu tu ra s. E s to s se refieran a la
severidad de los juicios, como a rr o ja r a los vendedores del
tem plo, d errib ar los asientos de los que negociaban con las
palom as y fu lm in ar duros an atem as con tra los pontífices.
A quéllos m iran a la dignidad de su oñcio, como confeccio­
nar el sacram ento de su santísim o Cuerpo, im poner las ma­
nos y perdon ar los pecados. H ay, por últim o, en C risto otras
dos suertes de a cto s: los que encierran condescendencia con
n u estra fra g ilid a d —-ocultarse en la persecución y en triste­
cerse en la presencia de la m uerte— iy los que nos enseñan
la vid a p erfecta — pobreza, virginidad, obediencia, p asar las
noches en oración, ro g a r por los que le crucificaban y en tre­
garse con carid ad sum a aun por su s enem igos— . E n sum a:
el Seráfico D octor d istin gu e seis géneros de a ctos en Jesu­
cristo. E n tre ellos, ¿ cu á les se proponen a la im itación de to­
d os? Desde luego, pretender im itarle, fu e ra de los casos de
especial p rivilegio, en los a ctos ds excelen cia sin gu lar, o
sea, en los que m anifiestan su poder tau m atú rg ico y au cien­
cia, descubridora de cosas arcan as, sería no sólo impío, sino
tam bién propio de esp íritu diabólico. T am poco es u n iversal­
mente im itable en los a cto s que denotan severidad de ju i­
cio y dignidad de oficio, exclusivos tan sólo de los prelados
y de los m iem bros destacados de la Iglesia. Q uedan, pues,
como im itables dos ca teg o ría s de a c to s: los que incluyen con­
descendencia con la m iseria respecto a los im perfectos y loa
que contienen virtu d excelente respecto a los perfectos
Lo m ás alto y lo m ás arcan o de la v id a p e rfe cta tuvo
plena realización en C risto N u estro Señor, m onte sublim e
de toda s a n t i d a d A h í , en esa cim a trascendente, es donde
se h a lla el esplendor, espejo y ejem p lar de toda perfección,
cu ya raíz, form a, fin, com plem ento y vín cu lo es la caridad.
Y a la virtud de la caridad reduce C risto, m aestro único de
todos, la L e y y los P ro fe ta s y, por lo mism o, todos los do­
cum entos divinos que rigen la vid a esp iritu al L a caridad,
por tanto, está un iversalm ente p rescrita y h a de ser obser­
vad a por los discípulos de C risto : en el grad o ínfimo, por

A p o lo g . fa u p e r u m , c. 2, n. i j , t. 8. 243 : « K e fa lg e n t a u te m a
C h ris to tam q u a m a to tiu s noM rae snlt:tis. e x e m p la r i et o r ig iiia li p r in ­
c ip io a c tu s m u ltifo rm es» .
JÍ1 I b i d . , lo e c it.
Ib id ., c. 3. n . 8, t. í , 246.
I b id ., c. i?, n. 2, t. 5, 245.
la práctica de los preceptos necesarios y obligatorios a lo ­
dos; en el grado medio, cum pliendo los consejos evan géli­
cos, los cu ales lig a n solam ente a los que espontánea o es­
pecialmente ss han com prom etido a segu irlos; y, por fin, en
el grado Último, experim entando las fruicion es de la vida
exuberante que nace del ejercicio de las bienaventuranzas,
código inm ortal de perfección, prom ulgado por el divino
Maestro
C risto, m aestro que d icta leyes para todos, :s modelo
acabado y bellísim o, no sólo para los p erfectos, sino tam ­
bién para los im perfectos, para los cuales tu vo delicadezas
finísimas. Y en verdad, particip ó tam bién en sus ob ras; pero
no en cu alesquiera, sino sólo en aquellas que no repugnan
a la perfección ev an gélica o a la dignidad de su persona
Sin duda, aqui se impone una e x p lic a c ió n ; y San B u en aven ­
tura nos la da m agistralm ente. Todas las acciones de Jesús,
interiormente consideradas, son p erfectas en grado super­
lativo. Todas ellas provienen del ejercicio libre de la volun­
tad, a im pulsos de un a caridad sin m edida "s. Y de aquí es
que sus acciones, aun la s m ás insignificantes en cuanto a su
objeto, a ven ta jaran a las m ás excelentes y heroicas de sus
más fieles servidores
Eso sí; C risto condescendió con los im perfectos, pero
sólo en la su p erficie y corteza de la obra exterior, la cual,
a lo que ap arecía a los ojos de los hom bres, no reve stía im ­
portancia especial. P ero dentro iba encerrado el teso ro : la
caridad, m otivándola y realizán d ola; y la persona divina,
dignificándola inconm ensurablem ente. P or eso las obras de
Cristo, aun las que son propias de los im perfectos, adquirían
inestimables q uilates de perfección D ios se unió con el
hombre en la persona de Jesucristo. Com unicó, por d ign a­
ción sin igual, con n u estra n atu ra leza hum ilde, pero sin de­
trimento de su divinidad, inalterable en su ex celsa grand eza.
Algo asi ocurre con C risto, ejem p lar nuestro. E n virtu d de
su inagotable caridad, com unica con la s obras de los im per­
fectos; pero en esa a ctitu d condescensiva con serva con d i­
vina elegancia la línea recta de la perfección P o r donde
tenemos que C risto es ejem p lar para todos: p ara los per-
rectos, porque los a ctos de au vid a se ciernen en a ltu ra s in­
mensamente superiores al grad o esp iritu al de las alm as, por
le v a d a s que se hallan; y p a ra Iob im perfectos, po r condes­
cender a veces con sus obras, aunque sin m enoscabo de los

/; h - . \ ' fS , ¡I.M . n i
■- J¡; j • ' n (i, i. s. au . ilii.l.. i* \ t >
■«. CU.
n i i , t. S , a v ,.
” n..o:: n ><'. I *. 2V¡.
' !’ •' 1 , 1
ápices de la perfección. P ara todos ea fuerza, aliento y recto
cam ino que conduce al a lcá zar de la glo ria.
*
V: *

Y nadie piense que C risto es m odelo nuestro en uno o v a ­


rios m isterios de bu vid a nada m ás. L o es en todos, absolu­
tam ente en todos. Mandó D ios a Moisés que hiciera el can ­
delabro de oro conform e al m odelo que se le había m ostrado
en la m o n t a ñ a T a m b i é n los seguidores de C risto, para
lab rarse su corona eterna, han de se r y o b rar conform e al
modelo que se les m u estra en la a ltísim a cum bre de la pre­
destinación. P orque D ios a los que conoció, a ésos ios pre­
d estinó a ser conform es con la im agen de sit H i j o Y en
verdad, aunque la predestinación de C risto acuse d iferen cias
esenciales con la n uestra, encierra, sin em bargo, coinciden­
c ia s innegables con ella C risto en su hum anidad fu é pre­
destinado, no sólo a la unión h ip o stá tica en la persona del
V erbo, sino tam bién a la g ra cia y g lo ria sum a, correspon­
diente a tan excelsa d ign idad T odo cristia n o debe ser cris-
tifo rm e en el sentido m ás profundo de la palabra. H a de ser
una reproducción v iv a de C risto, su m odelo, adornado de los
en can tos de la gra cia . In vestid u ra de los m oradores de la
casa de Dios, sello m arcado en la fren te de los elegidos,
ad o rn o bellísim o en que reverb era la vid a divina, todo eso
y m uchísim o m ás es la g ra c ia para el cristian o. Todo c ris­
tiano, in scrito por C risto en la fa m ilia de la S an tísim a T ri­
nidad, h a de o sten tar la insignia de su a lcu rn ia g lo rio sa ; y
esa insignia es la que adorna a C risto, prim ogénito entre
m uchos herm anoB . De aquí es que ex iste una conform idad
profunda entre C risto, ejem p lar del cristiano, y el cristiano,
copia de C risto ; y e sa conform idad, principal y prim aria, es
una conform idad ontológica, fundam ento indispensable de
o tra conform idad de índole m oral “ V
C risto, predestinado a la g ra c ia y a. la glo ria, a estas dos
realidades elevan tes y b eatifican tes, las poseyó siem pre in­
separablem ente Sólo en cuanto a la v id a corporal y a la
porción in ferio r del alm a fu é via d o r; y como ta l se som etió
a toda su erte de penalidades, incluso a la m u erte Y pre­
cisam ente su. hum illación h a sta la m uerte, y m u erte de cruz,
fu é principio m eritorio de su exaltación g lo rio sa desde los
,ou E x o d ., s j , 40.
1,1 R o m ., 8, 29.
1B I II S c u t ., d . i i , a. 1, q. 1, in c c r p ., t. 3, 244.
" J I b id ., loe. cit.
IM I b id ., q. 2, in c o r p ., t. 3, 246.
:u I b id ., d . 11, a . 1, q . 1, in C o rp ., t 3, 244.
"" I I I S e n t-. , d. 18, a . 2, q. 2, in e o r p , t 3, 390.
B r c v il., p. .1, c. 7.
vítores y aclam aciones de los m oradores del lim bo h a sta el
establecim iento del reino etern o en la cumbre de la glo ria.
DI cristian o, si bien incorporado a C risto por la g ra cia ,
es totalm ente viad or acá en la tie r r a ; está cam ino de la
patria; pero aun no e stá en la m ism a patria. R equisito n e­
cesario para a rr ib a r a ella es im itar a Cristo-, vivien do se­
gún sus ejem plos y enseñanzas Y e sta correspondencia
entre dos vid a s, en tre la del cristian o y la de C risto, entre
los pensam ientos, a fecto s y acciones del copista y los ejem ­
plos y p alab ras del modelo, es una conform idad m oral que,
s¡ bien, por un a parte, se su sten ta en la conform idad onto-
lógica, condiciona a su v e z a ésta, en orden a su conserva­
ción y desenvolvim iento, h asta el logro de la deiform idad
perfecta en el estado de g lo ria en el c i e l o Y así nos h ace­
mos cristiform es, no sólo en el ser, sino tam bién en el obrar.
Corramos a l com bate que se «os ofrece, ‘p uestos los ojos en
el autor 'y conservador de la fe , J esú s; el cual, en ves del
gozo que se le ofrecía, soportó la cruz, sin hacer caso de la
ignominia m. Porque y o os he dado el ejem plo, para que vo s­
otros hagáis com o yo he heoho Ya que C risto padeció por
vosotros, os d ejó ejem plo para que sigáis su s pasos m. Quien
dice que perm anece en E l, debe andar como E l anduvo E s­
tos y otros pasajes de la E scritu ra han dejado profunda hue­
lla en el S eráfico D octor para quien la configu ración con
Cristo glo rioso e x ig e como condición indispensable la im ita ­
ción del C risto paciente.
E l pin tor que tr a ta de tra s la d a r al lienzo la s bellezas de
un paisaje, suele situ arse en un lu g a r airoso y destacado.
San B uenaventura, en plan de contem plar el modelo divino,
Cristo Jesús, para copiarlo con prim or, se coloca en la p ro­
minencia culm inante de la predestinación. Desde allí lo m ira
en todos los estad ios de su v id a ; y lo proclam a ejem plar de
los predestinados. “ V ita C h risti e t m odus viven d i fu it norm a
vivendi ipsis m em bris C h risti" T od a la vid a del divino
Salvador viene a ser u n a re g la de conducta, que nunca puede
desviarse, y, por lo mism o, San B u en aven tu ra la acoge con
devoción en tre los pensam ientos dom inantes de su alm a

III S f n t ,, il. I I , a. i , t| i 11 fu r ji., t. 3, 246: «l\t n o s i’ps:, si


ad u ltim u m p r a e d e s tin a tio n is te rm in u m p e rv e n ire ,
a n uetnrem fid e i e t c o n su m m a to r e m a sp ic e re , qui e x tm p lu m
*«• t»116 <l"em ¡idiTiodum ipse fe c it e r nos fa c ia m u s» .
i« V e s c x a^'s S e r a p h im , c. 5, n. 9, t. 8, 142. in H e b r., n , 2
n. f í ’? n ; ’ 15- m I P e t r ., 2, 21. 1 ínan , 2, fi.
><• S e n i., loe. c it. ; K p ís í. d e iw it. C h r is ti, n. 3.
enim • ' o c c ' 1-- f- i 1 (- 3- 245 1 Vií/3 m y stic a . c . 5, ¡1. ¿ ; «Tuta
»■ .,VUa. C lir is ti e x e m p lu m fu it e t ín arty rm m » .
'Ilú is i f u ' ' ' y ,n l: m orÍalH>us, n . 22, t. 8, ■156: »... n u n r tntm -; v it a e
p(ín s Tris-:-.', d e e u r s u m t u a e o b liq u it a t i v e l u t r e c titu c lin i^ lin e íim p ro
P a r a los que tienen vista de á g u ila como el D octor Seráfico,
buen ob servatorio es la predestinación de C risto p ara abar­
car todo el decurso de su vida. San B u en aven tu ra g u sta de
considerarlo todo entero. M ira a l V erbo como esplendor que
em ana del P ad re, lu z inm ensa y sim plicísim a, fulgentísim a
y sum am ente m iste rio sa 1” ; como sol, cu ya s condescensivas
b aja d a s em piezan en la en cam ació n y term inan en la cárcel
del limbo de los ju sto s™ ; y como sol que, clausurado el tiem ­
po de su m ortal carre ra , su rge resplandeciente para a legrar
con su presencia nuevos cielos y tie rra s n u evas Y ese d i­
vino sol se m uestra siem pre com o ejem p lar sin mancilla,
cu ya im itación nos conduce a la g lo ria etern a.
R ecurriend o a otro sím il bonaventuriano, llegam os a la
m ism a conclusión. C risto es el árb ol de la vid a plantado en
m edio del paraíso. E l árbol lleva doce ram os con doce fru ­
tos, que son los m isterios de la vida- de C risto, desde su ori­
gen eterno en el seno del P adre h a sta el establecim iento del
reino etern o en la m orada del cielo T a l m ovim iento circu ­
latorio de la vid a de C risto rea liza plenam ente el plan de la
divina predestinación, según el cual C risto es m odelo y ejem ­
plar de cuantos, desde e l principio de la hum anidad h a sta la
consum ación de los siglos, h ayan de con segu ir la salvación
eterna.
E m ocionante es, en verdad, la m editación que San Ig n a ­
cio de L o y o la escribe en su libro E je rcicio s E spirituales
acerca del llam am iento del re y tem poral a la conquista de
toda la tie rra de los infieles. “ Quien quiere ven ir conmigo
ha de ser contento de com er como yo, e t c .; de tr a b a ja r como
yo en el d ía y v ig ila r de noche; porque así después tenga
parte conm igo en la v icto ria , com o la h a tenido en lo s tra ­
b a jo s” . B ellísim a a legoría del llam am iento de Jesucristo, R ey
eterno, a la conquista del cielo “ . A l igu al que el C risto igna-
ciano, el C risto bonaventuriano v a por d elante; y en pos
lleva su co rtejo de m agn ates, que han de poner el pie donde
lo pone su caudillo. C risto v a por delante; y precediendo al
gru p o de sus seguidores, les alum bra el cam ino del cielo,
como el que, en noche obscura, an to rch a en mano, va ilum i­
nando los pasos del viand an te C risto v a por delante, y es
vadeador del proceloso río de las tribulaciones. H an de v a ­
dearlo igualm ente los que le siguen, convirtiendo las amar-
l:: LiguitHi v i ta e , í n x t . j , n. i.
D e dccem . p r a c c e p tis , c o ll. 7, ti. 15, t. 5, 531.
;:i> /i i A s c c n s . D o m in i, serm . 1, t. 9, 317.
:M Lignum vitae, pról-, 11. 4.
1,1 C f. S e g u n d a ¿ e m a n a , E l lla m a m ien to d e l rey tem p o ral a y u d a «
co n tem p la r la v id a d e l rey ete r n a l, p . 1.a, p u n co 1, y p . 2.a, p u n to 1
(Jbra e d ita d a p o r e l P . José C a lv e ra s, S . J. ; B a rc e lo n a , 1944, p á g i­
n as 9 3 - 9 3 -
,!l- In A s e e n s . D o m in i. serm . 9, g, 326.
guras de Ia cruz en S ° zo sem piterno C risto va delante;
traspasa la profu n d a fo sa que divide los lím ites del tiem po
de los lim ites de la eternidad Y este ejercicio, superior al
de los m ás audaces aeróbatas, ha de p ra ctica r tam bién el
e j é r c i t o de sus seguidores. Y siem pre y dondequiera C risto
es m o d e lo y ejem p lar. A todos los dirige, a todos los anim a,
a todos les ayud a. D irección, ayuda, estím ulo, ta les son las
irradiaciones que se origin an en tod o sentido de C risto, «le­
chado perfectísim o de todo género de virtudes.

Y aquí, sin d esv irtu ar nuestro pensam iento, quédese con­


signado que S an B u en aven tu ra es el gran teólogo de la pa­
sión. Y aun direm os m ás: San B u en aventu ra es el can tor
por excelencia del dram a doloroso del C alvario. “ L o que el
Santo ha escrito sobre el S alvad or paciente, dice el P . Lem -
mens, apenas si podrá ser superado. E s de un a tern u ra que
llega al corazón” “ P arece que tú, ¡oh S eráfico D octor!,
no tuviste, al escrib ir tus obras, otro papel que el de la cruz,
otra plum a que la lanza, o tra tin ta que la sangre de Jesu­
cristo1’ ” \ A sí a p o stro fa b a en uno de sus serm ones San F ra n ­
cisco de Sales a San B uen aventura. M aestros especializados
en la esp iritualid ad bonaventuriana abundan en el m ism o
sentir San B u en aven tu ra es el doctor de la p a sió n ; la v e s­
tidura de 3 U pensam iento está hum edecida y teñida con la
sangre del R edentor; en cada palab ra de sus escritos, habla
una g o ta de ese precioso licor que ha pu rificad o y salvado
el mundo.
Im itable es C risto en toda su vida, pero lo es, sobre todo,
en cuanto se nos ofrece como varón de dolores en el patíbulo
de la cruz ,8*. A h í, en e sa cátedra, se expresa m ejor que en
otros m isterios para ser entendido de todos los m ortales.
Ahí, levantado en alto, con los b razos extendidos en actitu d
suplicante, C risto, nuestro m odelo, adquiere el grado m áxi-
m° de in flu jo en los hom bres. N o sólo incita, sino tam bién
enseña a sub ir a la cim a de la s virtu d es “ . No h a y cosa que

« lüc- cit
.v 1 ’ ^or- cit-
« op cic-’ Pá«- 63 -
pout l’ ln v e n tio n d e la. ±uinte C r o ix , e n O m in e s , ed. la -
iví ; >647, p á g. 299.
, • Lont.i-ré, La T é o lo g ie m y stiq u e d e S a in t B o n a v m lu r e . en
tov Fra-nciscanum I fis to r ic n m , xiv, 1821, págs. 68-72 ; Bonve-
165 • r S a í,,t'E sp T Íl e t ses d o n s s e lo n S a in t B v n a v e n lu r e , pAgs. 159-
e¡na ^ anEe lis te d e S a in t-B e a l, e n E tu d e s Jra n cisca ln s, iv , 1900, pá-

’í-ivirri6 . e v a n g élic a , q. 2, a. 1, (und. r<¡, t. 5, 126. «Christus


>■» iv * " 11 i-nitabilis secundum statum . quem habuit iu cruce».
P- 4, e. 9.
m ás apriete y fuerce al hom bre a a m ar a Dios, como aquella
benignidad tan grande por la cual el altísim o H ijo de Dios,
existiendo de n u estra parte, n o m éritos, sino m uchos demé­
ritos, puso la v id a po r n o so tr o s3” . N ad a enseña tanto al
hom bre en orden a su salvación como el ejem plo del que
m uere po r la ju stic ia y obediencia a D ios; no con una m uerte
cualquiera, sin o extrem adam ente penosa Y nada m ás cle­
m ente, nada m ás benigno ni nada m ás am igable puede con­
cebirse Reducidos como estam os a la s m iserias de la vida
presente, p ara ser cristiform es, hem os de se r cruciform es.
N u estra configuración con C risto se m ide prineipalmerfte
con n u estra configuración con C risto cru cificad o * . E l cris­
tiano h a de m orir al hombre viejo, al pecado y a sus conse­
cuencias. H a de exp erim entar en sí m ism o la m uerte m ística,
que, por a n títesis m isteriosa, se con vierte en ju b ilo sa s co­
rrien tes ds vida. L a paBión de Jesús no sólo nos m ueve al
am or de D ios, sino tam bién nos lleva a m orir al pecado,
m uerte que se torn a vida, v id a nueva, de todo en todo con­
form e con C risto re su c ita d o JW. P a r a liberarse, pues, de todo
m al y crecer de virtud en virtu d h a sta que sea visto D ios en
el m onte Sión, n ad a h a y ta n eficaz com o la continua me­
m oria de la pasión del Señor
D iríase que San B u en aven tu ra escuch a las p alab ras de
Jesús crucificado, como San F ran cisco las del C risto de San
Dam ián. Y ta l como las escucha, las tran sm ite al alm a se­
dienta de tran q u ila quietud. "V u élvete una vez más, ¡oh
alm a!, le dice el S eráfico D octor. C risto en la cruz te es­
pera, inclinada la cabeza para darte beso de paz, tendidos
lo s brazos para estrech arte, las m anos a b ierta s para g a la r ­
don arte, el cuerpo extendido p a ra en trega rse todo a ti, los
pies clavados p ara quedarse contigo, el pecho traspasado
p a ra recib irte en. él” E l cristian o ha de e n trar por esa
pu erta a b ierta h a sta el divino C orazón sin bu scar nada, sin
desear nada, sin saborear o tra cosa sino la cru z del Señor.
N o cabe duda alguna. E n San B u en aven tu ra hallan plena
realización e sta s palabras de C r is to : Cuando yo fuere levan­
tado en alto, atraeré todos a mi

L a respu esta de San B u en aven tu ra a la invitación de Je­


sús es decisiva, sin reservas, total. T odos los m isterios de
1M I b i d ., lu c . c i l . IC1 I b i.l ., lo e . c i l . >IJ I b id ., c. i , t. j , 2^1
,M A p o ln g . p a tip en n u , c . 4, n . 2, t. 8.
1,1 I I I S r.n L. d . io , a . t , q. j , in c o r p , t 3, 401.
D e r e g i m i n e anim ae, 15. 10, t. S, 130
JK S o lü o q ., 1:. i , § 4, 11. 39, t. 8, <(i
lo a n ,, 12, 32
C r i s t o nutren las alm as devotas, según los diversos e sta ­
dos, divinidades, virtu d es y obras, con solaces m ultiform es
San B uen aventura nos ex h o rta a reco ge r los pensam ientos
y afectos en un solo punto m, para así, sin vagueaciones, a n ­
teponiendo la fe a la razón, la devoción al estudio y la sen­
cillez a la curiosidad, y, finalm ente, la sa grad a cruz de C risto
a todo carnal sentim iento exam in ar una por una todas las
cosas que se dicen de Jesús. Y esto, no de corrida, sino des­
pacio; no ligera, sino rep o sad am en te101.
P ero discípulo fie l del cru cificad o del A lv e m a , San B u e ­
naventura tiende, sobre todo, a la pasión de Jesús. Ahí ea
donde brotan flo res, berm ejas po r la sangre y encendidas,
como la rosa, por la caridad. E l alm a debe vo lar, como o fi­
ciosa abeja, de flo r en flo r y lib a r el n éctar de todos sus
cálices. A rro y o s de san gre vierten las flores, y a de un lado,
ya de o tr o ; a nosotros toca in trod u cim os en ellas cada vez
más íntim am ente ” . D olores del cuerpo, tristeza s del alm a,
incendios del corazón, todo se ha de reco rrer con pía y com­
pasiva m irada. M irar las disposiciones íntim as de Jesús,
amarlas y con figu rarse con ellas, ta l es la ta re a del que sube
al monte de la m irra y collado del incienso. Y en esta sa lu ­
dable tarea, en conform idad con Ja fo rm a de oración que se
tenga, pónese en ejercicio el esp íritu todo entero c^n su en­
tendimiento, volu n tad , corazón y aun la im aginación, cu ya
fuerza rep resen ta tiv a e im presionante no desprecia San B ue­
naventura, antes en señ a a u tilizarla en la pasión del Señor
D espués de recorrer ta n to s torm entos, ta n ta s Hagas,
tantos dolores, S an B uen aventura señ ala como cen tro de
reposo al Corazón de Jesús, cu ya s divin as llam as explican
e iluminan y caldean, no sólo el cuadro doloroso del C a lv a ­
rio, sino tam bién la serie incontable de sus donaciones. E se
corazón resp ira am or. E s huerto y paraíso del amor. A h í
es donde la s alm as labran el dulce panal de la devoción. Co­
razón hum ildísim o, está pronto para recib ir en audiencia a
os hombres. A qu í e s tá escondido el tesoro in efab le y de­
seable de la carid ad ; aquí se en cuentra la devoción, se ob­
tiene la g ra cia de las lágrim as, apréndese la m ansedum bre
V la paciencia en la s adversidades, la com pasión p ara con
jos afligidos, y, sobre todo, aqui se halla un corazón con-
-rito y h u m illad o ” 1. Como se ve, San B u en aventu ra sube y
enseña a subir al Corazón de Jesús y a en cerrarse en él, I l­

la» ;-(£>'!'¡J1 t í í .i í , p r ó l,, n. 4.


: Í ÍÍ5 ” <ysiica, c . 24 , n . 1.
!w v ita e , loe. cit.
2» V-1 ’ *oc- c’t-
, r' r' l>. lo e : c it.
¡■
•i , '. ? " !tQ tioncs ele I'a ssio n e D o m in i, m e d it. 2.
• ’ its m y s t i f a , lo e. c it.
hre del estrép ito de las preocupaciones que a g ita n el alma..
No podía exp resarse de o tra m anera el D octor, cu ya tinta,
al escribir, era la san gre del R edentor.
Y no se crea que San B uenaventura, cuando recom iem
da el recuerdo v iv o de la pasión, se ciñe tan sólo al Cristo
histórico. L a pasión de C risto trasciende tanto el tiempo
como el lu g a r de su desenvolvim iento. A c tú a en los sacra­
m entos y fu era de los sacram entos, y, sobre todo, se pro­
longa. reproduciéndose m ísticam ente en el sacrificio euca­
rístico. P or esta razón el D octor Seráfico, tan am artelado
am ante de la pasión, lo es asim ism o de la E u ca ristía , s a ­
crificio de oblación, sacram ento de com unión y viá tico de
refección. Y de hecho, la espiritualidad bonaventuriana, ar­
m oniza adm irablem ente el C enáculo con el C alvario, la E u ­
caristía con la cruz**. Y <así, teñid a de las hondas purpú­
reas de la san g re redentora, conduce la s alm as a la cima
de las virtudes, cu ya ra íz y com plem ento e s la caridad. La
redención es, ante todo, obra de am or. Y S an B uen aventu­
ra e x ig e a los redim idos el recam bio de am or: am or entero,
sin division es; am or conform ativo, que a ca ta , sin contra­
dicción, om ním odam ente la volu ntad d ivin a; am or absór­
bante, que ex clu ye olvid os y descuidos ™. Y como térm ino
de todo, un am or tran sform ativo, como el de San P ab lo o
el del bienaventurado F ran cisco. D ios, por am or a l hom­
bre, tom ó la n atu ra leza del hom bre. E l hom bre, por amor
a C risto, h a de tran sfo rm arse en C risto. E s ta es la aspi­
ración ardien te de San B u e n a v e n tu ra ” 7.

V, C r is t o r a y o f o n t a l

E l a lm a bonaventuriana no se alim enta de sentim enta­


lism os ciegos, obscuros, m orbosos. Siente irresistibles im­
pulsos h a cia la verdad. C au tiva la verdad, la gu ía y la su­
m erge en un océano de seráfico am or. C ierto que la especu­
lación bonaventuriana g ir a alrededor de la caridad, deli-
cioso cen tro del alm a, ansiosa de Dios. Pero la carid ad va
en com pañía de la verdad. V iv e de la verd ad y según la ve r­
dad; y ex iste, sin perju icio de su prim acía, inseparablem en­
te unida con la verdad.
P o r eso San B uen aventura, D octor Seráfico por antono
m asia, experim enta ham bre y sed de ilum inarse. T a n to que,
entre los doctores que adornan, como estrella s de prim sra
m agnitud, el firm am ento de la Ig lesia, apen as se conoce otro
que con ta n ta in sisten cia tra te de trasla d arse a los fulgu-
T ra ct, de pra cp ara iio n e ad M issa m , c. i, § 3, n. 10 : «Hoc sur**'
om nia est necessaria C hristi morti* memoria in Missa?.
a* D e p erfect v ita e ad so ro res, c. 7, 11. 2-4. t. 8, 124-125.
:cr Jbifl., lo r cit,
r a n t e s dom inios de la verdad. Y cuando decim os verdad,
no ro s referim os a a lg o a ta tracto y general, a un axiom a
de geom etría, por ejem plo. P o r ai sola, sem ejante verdad
«eria Insípida para el p alad ar de S an B u en aventu ra. L a ú n i­
c a que sa tisfa ce y aq u ieta la s exigencias intim as de su alm a,
es la que v a expresada en estas p a lab ras: Y o soy la ver­
dad” 1. L a verdad bonaventuriana, dotada de dulces a tra c ti­
vos, no ea o tra que C risto JesÚB. C risto es la verdad que
nunca en gañ a: “ V a rita s non fa lle n s" Y com o la verdad
es luz, y la luz ilum ina, C risto es la verdad, cu ya fú lgid a
emanación es la luz brillad ora: “ V e rita s lu cens” 2:‘ . R a yo so-
breesencial que, siendo uno con el Padre, todo lo puede, y,
siendo inm utable, todo lo renueva. O rigin ación purísim a de
la claridad d ivin a y, po r lo mism o, ra y o fon tal, que resplan ­
dece sin m ancilla "V A este m anantial, reluciente de v e rd a ­
des y luces, e s adonde el D octor Seráfico lev an ta el vuelo,
en busca de las ¡Iluminaciones. Y paseando la v ista intelec­
tual por C risto, po r C risto va al V erb o ; y por el V erb o al
ser divino, hallando como tres centrales de la verdad suma,
indivisa y única en su trip le m odalidad.

Dios es la m ism a verd ad ; y lo es, no com o quiera, sino


de un modo plenario y trascendente. Y a se considere la v e r ­
dad ontológicam ente, y a se considere form al o lógicam ente,
Dios es la verdad prim era, origen de las dem ás verdades.
La verdad on tológica no es sino el se r de una c o s a : su m is­
ma e n tid a d ”3. Y en este sentido, D ios es la verdad sum a,
en cuya com paración nada m ayo r ni m ás excelente puede
pensarse. E s un ser que no puede m enos de e x is tir y que
no es posible concebirlo como no existen te A cto purísim o,
elimina tod a posibilidad que viene siem pre en m ezcla con
no ser; y está esencialm ente inm une de tod o flujo o m u­
d an za21*. L a divin a esencia, que, en sentido ontológico, es
la verdad divina, se ofrece a n u estro entendim iento, inclu ­
yendo totalm ente el ser y excluyendo po r com pleto el no
sér 1,\ Im plica inm utable consistencia y firm eza, que no pue­
de conciliarse con a ltern a tiva s o variaciones. P or donde se

£ loan., t4, 6.
C o m m en t. in [o a n ., c. i , n. 7, t 6, 4 3 7; C o ll. i 11 lo a n ., v .'ll ¿3,
• ^ 4» a n n ot. ¿7, t. 6. 602. “ * I b k l., loe. c il.
fru c t. 12, n. 47.
:j|' sc ie n tia C h r is li, q. 2 ad q.
*!< ****•» <3. 8f p. i , a. i F -q. 2, t 1, 1.55 ; D e m y sterfo T r b iita
1 P er to tu m , t. 5, 45 ss. ¡ mcrnftó in D n ttn , c 5,
co11- 5 , n- 28-33, t- 5 , 3S8-3jg.
:>| d 7 , P - >, a . 1 , q . r, i n c o r p . , t . 3 , i j o .
‘ ■m en tís itt D e u m . c . 5, 3 . 3.
sigue que la verdad divina es “ ipsum e sse ", el ser por esen­
c ia que se ofrece al entendim iento.
V iniendo a h o ra a la verd ad lógica o form al, no ea otra
cosa que la evidente y adecuada correspondencia entre el
entendim iento y su objeto. F rente al o b jeto conocible, la f a ­
cu ltad in telectiva form a una sem ejan za e x a c ta del mismo,
lo representa consciente y evidentem ente y lo fotocopia, por
d ecirlo así. Pues bien, esa como copia intelectual del objeto
inteligible, lum inosa y adecuada a un tiem po, es lo que lla­
m am os verdad form al o lógica. O para u sar de una exp re­
sión gráfica de San B uen aventura, la verdad form al t s “ lux
ex p ressiva in cognitione in tellectu ali” ’*
S em ejante concepto de la verdad com pete a D ios de m a­
nera em inente. L a esencia divin a se m u estra de p ar en par
al divino entendim iento, cu ya v irtu a lid a d cogn oscitiva es
infinita; y el divino entendim iento aharca y comprende de
una sim ple m irada el contenido in agotable de la d ivin a esen­
cia. M ás aún: el divino entendim iento conoce y expresa,
no sólo la divina esencia en sí mism a, sino tam bién en sus
im itabilidades ad extra. Y asi la sem ejan za expresiva, brote
refu lge n te de la esencia e inteligen cia d ivin a, m anifiesta dos
cosas: el se r divino en si m ism o y el ser divino im itable por
las m a tu r a s Y en esta referen cia de D ios a lo que no es
D ios aparecen ru tila n tes y b ellas las ideas d ivin as que tan
sublim es p á g in a s han inspirado a l Seráfico D octor.
L a palabra idea; en efecto, cuando se aplica a Dios, de­
sign a la d ivin a esencia referid a o com parada a las c ria tu ­
ras, excluid a, sin em bargo, tod a relaiCión real, la cual en
m anera algu n a puede com ponerse con la soberana preem i­
nencia del divino s e r ,l". L a idea no es sino la sem ejanza
intelectual de la cosa c o n o cid a 11’ . Y en nuestro caso viene
a ser la sem ejanza, existen te en el divino entendim iento, de
las cosas cread as o creables, no porque ella s se hallen en
D ios en su ser propio o q uiditativo, sino porque están re­
presen tad as y exp resad as en el divino entendim iento La
idea, pues, denota sem ejanza, y sem ejan za exp resiva, la
cual, aunque, considerada en si m ism a, no adm ita plurall-
2ación alguna en au connotación term in ativa, o sea, en re­
lación con los objetos que exp resa, se m u ltiplica infinita­
m ente, según es infinita la divina esencia, im itable ad « o
i r a Y por esta razón las razones ideales en D ios son. in­
fin itas en n ú m e r o " .

D e scien tia C h r is ti, q. 2, a4 9 ; I S f u í . , d . 35, a. un , q. 1, ad 3,


t 1, 602. 217 I .Sen t., [>. r, d. a . u n ., q. 3, in en rp ., t. 1, 608.
ri»id. Inc. c it. Ib id ., q . r, in C o rp., t. 1, 601.
D e sc ie n tia C h r is ti, q. 2, in co rp . ; I S e n l . , lo e. cit.
:u D e s c i e n t i a C h r i s t i . <j. 3, in c-orp.
H I b id ., q. j , 111 cor.
D ios conoce las cosas en sus representaciones y por 3us
representaciones. Y , si bien la razón de en ten der no es la
razón d e producir™ , existe, sin em bargo, en tre am bas co­
nexión estrech a e intim a. L o que equivale a decir que la
idea d ivin a tien e innegable afinidad con el ejem p lar divino,
el cual inclu ye no sólo razón de sem ejanza, sino tam bién
la de modelo de producción E l ejem p lar divino, adem ás
de represen tar las cosas, las dispone en orden a su rea liza ­
ción. Ws su prototipo, su cau sa form al as. E n cuanto repre­
senta infinitos posibles, se llam a ejem p lar representativo
o exp resivo; en cuanto ordena y dispone los seres en orden
a su existencia, se llam a ejem p lar op erativo o productivo ■*.
Am bos valores, la idea y el ejem plar, se dan la mano, no
siendo éste sino una m anera o m atización de aquélla. Y así
San B uen aven tura extiende con frecu encia el concepto de
la idea al del ejem p lar, identificándolos como exp resivos de
una m ism a realid ad . “ L a idea, dice el Santo, es la sem e­
janza de una cosa, por la cual ésta es conocida y produci­
d a ” '. E so mismo se puede decir del ejem plar, el cual, sin
embargo, no adm ite pluralización , por referirse, ante todo,
al principio producente, y no a la cosa producida. H a y un
solo ejem p lar divino, no m u c h o síM. Con todo, sin fa lta r a
la propiedad de la expresión, a d jetivan d o la palabra ejem ­
plar, la podemos p luralizar, diciendo form as o ideas ejem ­
plares sem ejan zas ejem p lares ” , razones ejem plares
las cuales coinciden con las razones eternas.
Puestos a h a lla r alg u n a distinción en tre estas exp resio­
nes, diríam os que todo eB cuestión de m atices dentro de la
misma realidad. Idea sería la sem ejanza rep resen tativa de
las cria tu ra s en la m ente divina. Ideas, esa m ism a sem ejan­
za, no en ai m ism a, sino en su referen cia term in ativa, que
son las c ria tu ra s; ejem plar, con el que se identifica a veces
la idea en su acepción m ás am plia, la idea divina, en cu an ­
to eq no sólo rep resen tativa, sino tam bién d ispositiva y ope­
rativa de las cosas cread as; ideas ejem plares, laa razones
ideales en orden a la producción; rosones ejem plares, las
mismas id: as ejem p lares en cuanto son principio de cono­
cim ien to’'’ . Dios, en efecto, conoce las cosas ad extra en
*as razones etern as y por las razones eternas. Y las cria-

• S>h i ., loe. r it. riji ] , J. 3 1, p. í , a. 1, ;id 3, l. 1, .^ o.


¡>e sc ie n tia C h r is ti, q 7, in c o rp
1 S e n t.. d . 31, p. 2, a. i , in co ro ., t. 1, 340 ; De ¡.íic n lia C h r iíti,
¿ - fn n d . 8.
d. 3 j, a. u n ., q. t , fu n d . 2, t. j , 600.
™ íía<1 ' .*1' ¡,<1 2> l - Io8-
>*„ s c ‘ e n t i a C h r i s t i , t| 2, in c o r p .
,,, "/I.. 1nc. cit. *>' I b id .. ad 5, l . ..; , 1 5 ; ilm l., :id 1 ].
[ . ' <l- 111 LOrP > *• S> 8'9 : 1 S ? " 1 - d - i 9. «■ t . <1- ir
tu ras, todo cuanto conocen con certeza, lo conocen m edian­
te esas m ism as razones etern as **.
N o vam os a e n trar ah ora en e l fondo de la cuestión, que
quedó dilucidado en el p rim er tom o de las O bras de Batí
B uenaventura pero, volviendo atrá s, nos place in sistir
en el pensam iento bonaven tu riano. E l divino entendim iento
todo lo exp resa, en tre esplendores vivísim os de evidencia
y certeza : la esencia infinita de D ios y las criatu ras, im ita­
ciones de D ios. Todo lo con oce: a D ios en si mism o "secun-
dum rationem id en tita tis” ,M y las cosas que no son Dios
“ secundum rationem. ■diversitatis e t cau aalitatia” 1M. A llí todo
e s u n o : la esencia, e l entendim iento, la expresión ia. A llí todo
es v e rd a d : la esencia ” , razón m otiva y term in a tiv a del en­
tendim iento; el en ten d im ien to1” , cuyo objeto adecuado es
la e se n c ia ; y la expresión que a g o ta el inexhaurible con­
tenido de la esencia. A llí todo es luz sin obscuridades ni
som b ras: luz, Dios, acto puto que exclu ye esencialm ente
toda com posición con la m ateria L u z es el entendim ien­
to, poderoso para exp resar todas las cosas ” *; y luz, po r ú l­
tim o, la m ism a expresión, lucidísim a y perfectisim a, de todo
cu an to ex iste o puede e x is t ir ” 2. P o r donde se sigue que en
D ios tiene plena y p erfecta realización el concepto bonaven-
tu rian o de la verd a d : “ lux exp ressiva in cogn ition e intel-
le c tu a li” L u z infinitam ente e x p re siv a que, brillando en
el entendim iento divino, recoge en sí el ser purísim o en
su m an ifestab ilid ad to ta l: en orden a sí mismo, ad intra,
y en orden a las criatu ras, ad extra. P or lo que encierra am ­
b a s verdades, la increada y la cread a; y ésta, no en su ser
q u id ita tiv o o propio, sino representándola en el divino
ejem p lar.
E l se r de las cria tu ra s y, por lo mismo, la verdad onto-
ló g ic a de las m ism as, si se considera en siu propio género y
n atu ra leza o en la inteligen cia an g élica o hum ana, es un
s e r participado, m ezclado de acto y potencia, su jeta al flujo
y re flu jo de la s cosas in estables; un ser que lleva entrañada

“ D e scien tia C h r is ti, q. z, iu c o rp ., t. 5, 8-9 ; ib id ., q. 4, t. 5. 22 ss.


J * C f. F. \ m o k ó s , lo e . c it ., p á g s. 121-131.
I S e n t., d J9, a. j , q. r, in c o rp ., t. r, 693,
a" I b id ., loe. c it
^ In H e x ., c o ll. 3, 1». 4, t. 5, 343 ; D e m y ste r io T r in ita tis . q. 4,
s . 2, ad S, t. .s, 87 ; 1 S e n t., d . 1, dnb. 1, t. 1. 60-61.
I S e n t.. <1 3, p. 1, d ub . 4, t. 1, 79-80 ; I b id ., d . 8, p. 1, a. 1,
q . 2, in c o rp ., t. i , 155.
“ • D e scien tia C h r is ti, q. a, in corp .
11“ Ib id ., q . 3, in co rp , t. 5, 13-14 ; I S e n t., d, 35, a. u n ., q . 1, in
o o r iv , t. 1, 601
II S e n t .. <1. 13, a. 3, q. 1, ad 4, t- 2, 3 1 8 ; ib id ., d. 7 , p. a, a. 1.
q ü, ¡id 3-4, t. 3, 193-
D e scien tia C h r is ti, q. 2, in Iln d ., q. 3, in
s,< Ibid , q. a , ad 9 ; ib id ., ad 1 2 .
la v a n id a d s“ . Sólo tienen inm utable firm eza en la verdad
divina, en la expresión fu lgu ra n te del a rte divino L as
c r ia t u r a s todas son exp resiones de la m ism a verdad, refle­
jos máa o m enos vivos de un m ism o fono lum inoso. Su cen­
tro fijo es D ios. Sin recurso a Dios, que es la verd ad que
no se cam bia, no puede su b sistir el se r o la verdad de laa
criaturas.
Otro tanto se h a de decir, en cuanto a la verd ad lógica
o form al que reside en la in teligen cia creada. L a luz in te­
lectual nn nos da una verdad suficiente ni se su stenta por
si misma. Sus d iversos rayo3 no pueden su sten tarse de una
manera píen a ria si no es polarizándose h a cia una verdad
superior, que es la verdad divina, la cual, en nuestro caso,
se concreta en las razones eternas, regu lad oras y m otivas
de todo conocim iento cierto. Toda certeza, en efecto, re­
clama dos condiciones: inm utabilidad de parte del objeto co­
nocible e infalibilidad de parte del su jeto cognoscente. Y cier­
to es que los ob jetos creados, que son las verdades creadas,
en sentido ontológico, no pueden llenar el p rim er requisito,
que es la inm utabilidad L a razón es porque las c ria tu ras
son de suyo m udables y variab les. Tienen en sí incrustada
la nota c a ra c te rístic a de lo co n tin g en te: m ezcla de se r y no
ser, de potencia y acto E ngendran de si una sem ejanza
c o g n o s c i t i v a p e r o im p erfecta com o el origen de donde
proceden. Y aun consideradas como im itacion es del divino
ejem plar*” , son en orden a éste m ás desem ejantes que se­
m ejan tes10': so m b ra s1” , en expresión de San B uen aventura.
Por donde es necesario apelar al divino ejem p lar que las re­
presenta de m anera inm utable e invariable.
En cuanto a la segunda condición de conocim iento cierto,
es claro que el su je to cognosoínte, o sea la inteligen cia crea ­
da. carece de lu z in falible. Y es que se tr a ta de una potencia
que puede en gañ arse u obscurecerse. L a expresión intelec­
tual de la verdad creada, resultado, por una parte, del objeto
versátil y sin fije za , y por o tra de la fa cu lta d intelectiva,
falible y crepuscular, es necesario que se -halle som breada
de una especie de eclipse parcial. L os principios creados in­
tervienen, es verdad, esencialm ente en el conocim iento cier-
to \ pero por sí solos no bastan p a ra exp licarlo. A fin de

r ¿ ieiil., d . J7, p. ] , a . i, q. I, in c o r p ., t. i , 639.


E c c le s ., c. r. p. t, m em b . 1, a. 1, t. 6, 11 ; II S e n t., d. 13,
‘ 3 ' '• .in c o r P> d- 2» 312-
ire scien tia C h r is ti, q . 4, 111 c o rp . ; C h r istu s m m s o m n iu m Ma-
„ 7. 1 Sení loc cjt
^ ¡tu i. tn en lis in D e u m , c . 3, n. 7.
■" f í e x . , co ll, 11, n. 33, t. 5, 383 ; I tín . m e n tís in D i uní, c 3, n. ?
vr * . <1 . 3 5 , a. 1 , q . I, a d 2 , t. 7 , 6 or.
- iJ1 d oniiit. 1 A ü v en litS , serm. 1, t. 9, 29.
s c ifu tia C h r isti, q. 4, ad rs
inm unizar los conocim ientos con tra toda m udanza, se ha de
f ija r la m irada en las razones etern as, que se iden tifican con
la vid a de Dios. Y para c la rific a rlo s de m anera evidente, ea
preciso d ejarse ilum inar de la luz que no conoce ocaso, que
es la lu z de la s razones etern as. Son é s ta s regla y dirección.
P o r ser regla, com unican a n u estros conocim ientos incon­
trastab le firm e za; y por ser dirección, los conectan con la
lu z etern a, que es la m ism a e v id e n c ia “ Son, em pleando las
p a lab ras sig n ifica tiv a s de San B uen aventura, “ regulantes
e t m oventes” “ . Y no es que Be vean las razones etern as en
si m is m a s !M, p rivileg io exclu sivo de lo s bienaventurados. San
B u en aven tu ra proscribe todo resabio de ontologism o. Laa
razones etern a s se tocan se cointuyen en las especies in­
n a ta s inm ediatam ente im presas por D ios en la ¡parte supe­
rior del alm a. B ato s h ábito s innatos, influ encia de la verdad
etern a que se crista liza en el alm a, son sem ejan zas y repre­
sen taciones inm ed iatas de las razon es etern as as‘. L a s razo­
nes eternas, presentes en su s sem ejanzas, se espejan en ellas,
viniendo a re su lta r la luz ilum inadora de todo conocimiento
cierto.
L a s cria tu ras, en cuanto im itaciones del divino ejemplar,
son vestigio s, sem ejan zas e im ágen es de Dios. Y en las que
son vestigio s, y lo son todas, D ios obra com o principio crea­
dor; en las q u e son adem ás im ágenes, es decir, en las d ota­
das de inteligen cia, como razón m o tiva; y. i>or últim o, en
las que son sem ejanzas, como don infuso “ . Solam ente en las
que son im ágenes se recibe la influencia divina, en cuanto
es razón m o tiv a ; es decir, la acción regu lad ora y orien ta­
d ora de las razones eternas, a la que San B u en aven tu ra llama
ilum inación. Solam ente en esas im ágen es según la porción
su p erior del esp íritu quedan im presas, como reluciente juego
de 'brillantes, las especies o sem ejan zas in n atas de las razo­
nes eternas, en cu ya virtu d nuestros ju icio s y conocim ientos
se reducen a la suprem a expresión de inm utabilidad y evi­
dencia.
N u estra alm a ocupa el puesto medio en tre D ios y la
creación; y en conform idad con su s dos porciones, aparees
b ifacial según m ire arriba, a Dios, o abajo, a la crea­
ción*™. Y al elabo rar su s conocim ientos se conduce como
el alp inista, que pisa las cum bres m ás a ltas y desde allí
observa los sistem as o rográfico s que gradualm en te van des-
:3‘ I b id ., in co rp .
I b id ., loe c it. ; ifiid ., ad 2.
I b id ., in Corp. ; ib id ., ait 16.
^ I b id ., a d ; lti-n. luetilis hi í)<-rfin. r . ti. 4.
II S e n t., il. 3, j>. i , n. a, ad 4, t 2, 1 2 3 ; I S e ni d 5, p 1.
a. u n ., q. J, ad 5, t. 1, 70.
D e s c h n tin C l n is li, q 4, in c o tji. ; U r e fr l.. 1> 2, c 12, 11 2
f íe scicn tia ( /tris//, loe. cit.
t e n d ie n d o al v a lle; soleándose e n las razones eternas, e x ­
tiende l a vista intelectual, bañada en resplandores, a las ve r­
dades m ás hum ildes del orden contingente, que, en últim o
a n á li s i s , g ra d o por grado, van resolviéndose en la verdad
s u p r e m a , sol que ilum ina todo espíritu c r e a d o s*1.
Como se ve, la s razones etern as son centro de conver­
gencia de la verd ad etern a y creada. L a luz existen te en el
e n t e n d im i e n t o divin o se constitu ye en u n a cim a de pano­
ramas bellísim os, en un belvedere desde donde Dios conoce
las cria tu ra s y adonde las cria tu ra s se d i r i g e n p a ra ver
c u a n t o ven con certeza Y é sta es la prim era concen tra­
ción de la verdad y de la luz, que tan herm osam ente exp lica
San B uenaventura.
*
* *

L a segunda cen tralización de la verdad la fija en el


Verbo. Y no sin razón. L a verdad, la sem ejan za intelectual
adecuada, m anifestad ora de la d ivin a esen cia; la luz, c la rí­
simo resplandor de la verd ad ; el ejem p lar, form a exp resiva
y operativa de las cria tu ra s en el divino entendim iento,
todos estos valores divinos dicen esp ecial razón de referen ­
cia a la generación personal del V erbo, en quien se dicen,
se declaran y aclaran todas las cosas. Y siendo aplicables
a las tres d ivin as personas, se atribuyen con preferencia
al Verbo, por el parentesco que tienen con su em anación
personal, o hablando en un len gu aje teológico, por a p ro ­
piación*". M ás to d a v ía ; el H ijo se llam a ejem plar, no sólo
por apropiación, sino tam bién po r propiedad. Y es que pue­
de considerarse el divino ejem plar, no y a como sem ejanza
expresiva y d isp o sitiva ex iste n te en el divino entendim iento,
y, por lo tan to, común a las tres d ivin as personas, sino ta m ­
bién como térm ino de la dicción patern a, que es el V erbo.
Y en este sentido, c] V erb o es propiam ente ejemplar***, pues
se origina del P ad re “ per m odum ex em p larita tis"
Conocerse a sí m ismo y conocer las dem ás cosas es ab­
solutam ente n ecesario al Padre. Y ' por lo m ism o que las
conoce, el P ad re se conoce como principio u n iversal de todas
ellas. P ero el entendim iento paterno, in fin itam en te fecundo
de suyo, tiene un conocer que es concebir y decir una pa-
•abra interior, infinita y personal como el principio de donde
procede ' ”. Y esa palabra es el V erbo, pensam iento, prole,
Jk’ d-j cl- 4 . ‘i d i-
^ I . y h/.. il. 35, j . m i , q. i , ¡n C o rp., t. i , 6oj .
. *bid., d, 3, p. i, d u b . ¿, l. i . 79-S¿j ; ilm l., d. 6, a mi , q -,i,

ñ I !’,í! , lo e. cit.
.. (J- 3. in rn rp , t. i . 1:0-130.
V u í . , (1. 2 j, p. 2, a. 1111., q . 3, in c o r p ., l. 1, 484.
im agen y declaración de la m ente patern a en todo su es­
plendor M:. Propiedad su y a es ex p resar; y exp resa de hecho
todas la s cosas. Todas las representa: ai Padre, a s i mismo
y al E sp íritu S an to; y, pasando al orden contingente, todas
las c r ia tu r a s ” *. Y esta representación o expresión univer­
sal es tan d ign a p a ra el V erbo, com o p ara el P ad re lo es el
origin ar las em anaciones personales, y al E sp íritu Santo
el term in arlas en un abrazo de su bsistente a m o r 3*.
E l V erbo e s sem ejanza, y sem ejan za p e rfe ctís im a : res­
pecto al P ad re, Bemejanza im ita tiv a ; y respecto a las cria­
turas, cuyo arquetipo y m odelo es, sem ejan za ejem plativa
y op erativa Y como quiera que en el V erbo, en este medio
y a rte suprem a, quedan no sólo representadas, sin o también
dispuestas en orden a su realización, las criatu ras, es no
sólo “ principium essendi” , sino tam bién “ principium r.og-
noscendi” P rincipio de la existencia de las criatu ras, poi­
que el P ad re por el V erbo y en el V erbo las produjo todas:
y principio del conocim iento, porque no sólo es el medio
en que el P ad re las conoce " , sino tam bién el medio po r el
que las inteligen cias cread as llegan a l conocim iento cierto.
E s la verd ad que b rilla en toda verd ad creada. De suerte
que n in gun a verdad ex iste sino en virtu d de aquella ver­
dad, que es el V e r b o ” ". E jem plar, sem ejan za, verdad, todo
esto es el V erbo, Y todo ello, no sólo en sentido esencial,
sin o tam bién nocional iM. Sin tenebrosidades ni dudas, en
un am biente de luz inm arcesible, la irra d ia sobre tod as las
inteligen cias cread as: lUumina't omnem hom inem venientem
in hunc mundum™ .
A h i, en e l V erbo, se hallan las razones ejem plares con­
cebidas ab aeterrio en el seno de la d ivin a sabid u ría ™. B u ­
llen en arm onioso y lum inoso concierto en el V erbo; y del
V erbo descienden en perennes irrad iacion es sobre las inte­
ligen cias a n g élica s y h um aras. P a ra e n tr a r en el reino de
los esplendores ejem plares, la pu erta eB el Verbo. Quien lo
conoce, conoce al P adre y al E sp íritu Santo, a quienes ex­
presa. Y conoce tam bién el centro etern o donde las cria-
“ 7 I S e v t.. <t 18, a. u n ., q. 5, ad 4, t. 1, 331.
18.1 In H t x .. i-oll. 9, n . 2, l. 5, 372-373-
I b id ., c o ll. 1, n. 12, t. 5, 331.
m I S e n t , d . 27, p. s, q. u n ., q. 2, in c o rp ., t. i , 484
1.1 ¡ti I I e x ., loe. c it.
I S e n t.. d . 3 1, t. 2, d u b . 2, t. 1, 550.
5I* I n H e z ., lo e. c it.
™ I S e n t.. d . 6, a. u n ., <¡. 3, a d 4, t. 1, 13 0 ; D e m y stcrio Triiiihi-
tis, q. 4, a. 2, a il 8, t. 3, 97 ; In H e x ., loe. c it. T r a tá n d o se de la v e r­
d ad , no h e m o s h a lla d o n in g u n a e x p re s ió n q u e ¿« proprits te n u in
in d iq u e c a rá c te r n o cio n a l, pero nos na p a re c id o u n a co n se c u e n cia de
lo s p rin c ip io s h o n a v e n tn risn o s .
r'J lo a n ., 7, y.
In H e x ., c o ll. 20, n. 5, t. j , 490.
turas son luz y vida. E l V erbo concentra en si toda verdad
iluminadora.
*
tt *

V pasemos ahora a la tercera cen tralización de la verdad


y de la luz. que se realiza en Jesucristo. J esu cristo es el
Verbo, hecho hom bre. E¡n el m isterio de la unión hipostática,
el Verbo subsiste en dos n atu ralezas, una d ivin a y otra h u ­
mana E l V erbo, que, desde toda la eternidad, era hipós-
ta6is respecto de la n atu raleza divina, hízose, en el tiem po,
hipóstasis respecto de la naturaleza h u m a n a 5'". D e suerte
que, en virtud de la g ra cia de la unión, su p erior a toda g r a ­
cia, Dios es hom bre y el hom bre es D ios predicación que
se extiende tam bién a las propiedades y operaciones, corres­
pondientes a am bas n atu ralezas, siem pre que se tomen en
concreto, y no en abstracto, pues entonces las hum anas se
dicen de las divinas, y las divinas de las hum anas. Y esto,
no por la identidad de las n atu ralezas, propiedades y op era­
ciones en tre sí, sino por la unidad de persona, en quien lo
divino y lo hum ano se sustentan hipostáticam en te, sin d ivi­
sión ni confusión s“ .
Hecha esta ad verten cia previa, añadim os que en C risto
se centralizan todas las ilum inaciones, procedentes de la luz
increada. Y esto por v a rio s títulos. C risto, en efecto, es D ios
verdadero; y, por lo mismo, ju n ta en sí la verd ad de la divina
esencia, infinitam ente man i fes tab le y conocible; la verdad
en el entendim iento divino que exp resa de m anera deslum ­
bradora el ser divino y sus incitabilidades ad extra, y la ve r­
dad de las razones ejem plares, sem ejanzas o expresiones don­
de se leen la s verdades de las criatu ras. Y como quiera
que su adorable persona es la del V erbo, esplendor de la
gloria del P ad re e im agen de su substancia, y porque en
el Verbo concentra tanto apropiada como propiam ente toda
■ a ¿luminosidad divina, síguese que C risto se convierte, por
este título, en cen tral de los esplendores que rego cijan la
retina in telectiva de los esp íritu s creados. Y , por últim o,
Por la ley de la com unicación de idiom as, hemos de con­
cluir que C risto hom bre, no por razón de hum anidad, sino
Por la de la persona, en quien su b siste hipostáticam ente,
es susceptible de las propiedades lum inosas, que de D ios
Predicamos. A ñ adam os a esto los sobreabundantes caris-
Jjiaa que adornan la inteligen cia hum ana de C risto, y ten-
remos que en él ss hallan todos los tesoros de la ciencia

• íí? ^ I0’ a‘ ’ ><1' T> a<^ 3 ’ 3 ’ ***■


Ti,” , ’ Í 1 ,( 5 ’ ■in ' 3’
^ r i „ i ’ ■ I0’ . u- J> (i- r ' at1 22é-
y sabid uría de D ios. San B u en aventu ra se com place en afir-
m arlo en b rillan tes fórm u las. Y , sin duda, éste es uno de los
puntos teológico-m ísticos de su especial predilección.
N o se cansa de m ira r el mundo de lo s espíritus, movién­
dose en un am biente de risueña claridad. Bello ornato del
firm am ento e s el sol brillador, que com unica su luz y vida
a nuestro sistem a planetario. E l cielo de las inteligencias
cread as tiene tam bién su a stro r e y : J esu cristo Y Cristo
es quien vierte efluvios de rad ian tes y vivifican tes ray o s tn
todas direcciones Ilum ina, en efecto, conocim ientos natu­
rales y so b re n a tu ra le s1", esp ecu lativos y prácticos :l“, ánge­
les y hom bres 285, viadores y com prensores * , ju sto s y peca­
d o r e s " 1 y los estad os por los que va pasando la naturaleza
hum ana, desde los albores de la inocencia p arad isíaca hasta
los esplendores de la glo ria
C risto , pues, a ctú a como sol perceptible para el ojo de la
in te lig e n c ia ; y la inteligen cia queda ilum inada de sus amables
rayos®*. E sen cia su y a es b rilla r; y b rilla com o si fu era ol
único foco de luces. Tan grand e ss su preponderante lumino­
sidad, en medio de las criatu ras, d otad as de luz intelectual
L u z es, y como luz ilum ina y conserva en todo su vigor
toda o tra luz N o h a y sino ve r cómo este sol visible, con
e«r uno solo, difunde muchos rayos. A sí es C risto, luz y ojo
del mundo, “ lux mundi et oculus" ■*. E s uno sólo; y es el
m aestro único de todos. Y , sin em bargo, de ese sol espiritual,
fuen te y origen de todo n uestro conocim iento cierto, proceden
los esplendores de todas las ciencias h u m a n a s3M, Y de esta
su erte C risto viene a ser “ fon ta le principium om nis vsrae
íllrm in a tio n is ad scien tiam ” :iH.
Siguiendo el pensam iento bonaventuriano, hem os de decir
In H c x ., c o ll. I, n . 13, t. 5, 331.
fu l'igil nativit. D o m in i , s e n » , o, l. y. 1Q5 : . OrLus est Jtfi
F ilia s in ca rn e ‘ ic u t sol in firm a m e n to im elli^ ciiLi.'ie ad u n iversalcn i
irra d ia d o n e m t t in fla m n ia U o n e m cu ^ itatiom im » ; In n aliv it. Domini,
se rm ao, l. 9, 122 ; S a n f r a n c is c o de A sís o u itsk lerü e l h e rm a n o Sol
com o e x p re sió n ra d ia n te de D io s, fila n d o tlioe : «De T i, A ltísim o,
lle v a sig n ific n ríó n » . Cf. CVmtiro ilel rie rn in n o S o l ; lí s c r ilo s completo»
de San F i a n c h c o de .4 ¡l* y h i ó gr a jo s th’ su épo cc, e dic ión preparada
poT l t w P P . .T. R . <1e L e n ísim a v L . O C n n ed o . <>. K 51., J la ilr iil, 194J
¡ b i b lio t e c a de A u to r e s C r isti an o s), 71.
545 D e m y slcr io T r in ita tis , q. 1, a . 2, in corp. 1. 5 , 55 ; D í C in tilo
ituo onmht.H M a g iftro . n. o ; In H c i . , co ll. 1, 11. n , t. 3, ,131.
I 11 H e x ., luc. cit , n. m , t. 5, .132; ¡l>kl . 11. 31-3Í,' t.' 5, 334-335-
* L i g n u m vita e, íru rt. 13. n. 46.
“ * In d om in ica i A d v e n ía s , s e n il. 1, 1. y, 26.
w [n lic c lc s ., c. i , t. 6, 23-24; í»; l í e » . , c o ll. 7, n. *>, t. 366-36"
” /)E scien tia C h r is ti. q. «j in corp.
” In S a p ie n tia m , c . 5, t. fi, 139.
m Ih iil., loe. c it. P e sai,'i tissiin o C orpore C h r is ti, n.
,K Mi sapientiam, loe. ci t.
,jm In do m inic. X X I I post P e n i . , se rm , 1, t. y, 442.
^ !n d o m in . I A á v e v tiis , sevm . 14, t. 9, 38.
flue el hombre, en orden a su s conocim ientos n aturales, dis­
pone de especies o sem ejan zas abstraíd as de los objetos sen­
s ib le s ; dispone tam bién de los prim eros principióos, de los
q'ufi se derivan las conclusiones; y, por últim o, de especies
o hábitos innatos, inm ediatam ente im presos por Dios en la
p o r c ió n sup erior del alm a. E l hom bre conoce la s cosas sensi­
bles» Y Pa r a conocerlas es preciso que entren en el entendi­
miento, no en sí m ism as, sino en 9us sem ejanzas, las cuales,
sensiblemente recibid as po r los sentidos, se abstraen y de­
puran por la. poten cia in telectiva en virtu d de la operación
a la que San B u en aven tu ra llam a “ d iiu d icatio” Conoce
asimismo los prim eros principios, y los conoce parte por
abstracción y parte por innatism o. P o r abstracción , porque
para form ularlos n ecesita el entendim iento especies de cosas
sensibles, que son lo s térm inos del ju icio que enuncia. Y por
innatismo, porque inn ata es la luz en cu y a virtu d nuestro
entendimiento, viendo la conveniencia o disconveniencia de
los términos, los asocia o disocia, elaborando un principio
inconcuso. P o r donde se colige que los prim eros principios
son mitad adquiridos y m itad innatos Y conoce, por ú lti­
mo, inm ediatam ente, sin recu rrir a las especies recibidas de
los sentidos m ediante los conceptos o hábitos innatos g ra ­
bados de modo d irecto por D ios en el alm a, en cuanto es ésta
imagen d iv in a '" . Son sem ejan zas o especies rep resen tativas
de las razones etern as. Y ellas y la presencia de la luz eterna,
reflejada en «lias, se requieren ju n tas p a ra todo conocim iento
cierto en las c ria tu ra s "".
Vienen a ser, repetim os, la te rsu ra y pulim entación su­
prema donde brillan las razones etern as. Y , por lo mismo,
ahí en esas especies inm ediatam ente im presas por D ios en el
alma reluce el sol qiue preside el firm am ento de las in teli­
gencias, que es Jesucristo. C ie rto que, en estado de viadores,
hemos de m irarlo con cristal ahum ado. Y es porque acá, en
la tierra, nunca llegam os a conocer en las razones etern as,
descorriendo por com pleto el velo y disipando todo enigm a.
Pues está obscurecida el alm a, im agen de D ios “ . Pero, a si y
iodo, el sol eterno. C risto Jesús, a tr a v é s de las especies in­
natas donde fu lgu ra , derram a lum bre suficiente e indeficiente,
no 3°lo a la región de los conocim ientos de los prim eros prin-

fti'i. s i f »lis ¡n Deum, c. 2, n. 6 ; el Sent.. d. 24, p 1, a 2,


t .V-ji t. j , 570 ; ib id ., d. ;,g, a. 1, q. a, fld q u a e st. in cid « m e m ,
i í fr*;
n l(, r c j; ,j t . d c ,fn„ ; s s p i r¡tus S a n c ti, coll 8,
t. 5, 496.
in onr e,ii > c it- > L. í, 904 ; I <1. 17, p. 1, a. u n ., q. 4,
hi» M í • \\ 3 ° i- J 02 ; I S e n t .. d. 3, p. j , a. u n ., q. i, a d 5, t. i Y 70 ;
„ in T V tim , c. 3, n. 2.
„ Jijpjjffc iif Heitm. Inc. cit. ; ibi ti., c. $f n. z.
sricntin C hristi, c. 5, in corp. Tbtrt.. lor. cit. ad 22.
cipios, sino tam bién a la d« los ab stra cto s o totalm ente ad­
quiridos por com unicarles infalible evid encia e inm utabi­
lidad, requisitos n ecesarios para toda certeza.
#•
* *
Y si hem os de ser fieles al pensam iento bonaventuriano,
no se tr a t a solam ente del fundam ento m etafísico de tndon los
conocim ientos hum anos, y, por tanto, ds todas las ciencias.
San B u en aven tu ra las considera tam bién en cuanto son, por
vía de analogía, rep resen tativas de los m isterios de Cristo.
Y bien pueden describirse las ciencias dentro de I03 conceptos
bonaventurianos, como un m agnifico tem plo. A la entrada,
las ilum inaciones de las artes m ecánicas, cu yo fin es la pro*
ducción de los objetos artificiales “ , y las del conocimiento
sen sitivo E n el interior, la filosofía, dividida como en tres
n aves: n atu ral (veritas reru m ), racional (veritas sermonum)
y m oral (veritas m orum ) E l tra y e cto de cada una de las
naves científicas ofrece tres estadios bien definidos. Y en
verdad, la filosofía n atural se gubdivide en m etafísica, física
y m atem áticas; la filosofía racional, en lógica, gra m ática >
re tó ric a ; y, finalm ente, la filosofía m oral, en m onástica, que
ordena la vid a in d iv id u a l; en dom éstica, que regu la la vida
fam iliar, y en política, que gobiern a la vid a social “ . L a s tres
naves, junto con las ilum inaciones de la entrada, nos llevan
al ábside, que es la S ag ra d a E scritu ra , “ lumen su p eriu s” , la
cual nos ilum ina en orden a las verdades conducentes a la
salvación e t e r n a " . Y la S ag ra d a E sc ritu ra señala, como
radiante estrella, a C risto Jesú s contenido, como en regio
tabernáculo, en sus págin as divinas
Todo se reduce, pues, a la S agrad a E scritu ra y, por la
S ag ra d a E scritu ra , a C risto, lám para rad iosa del luminoso
tem plo de las ciencias. L a S ag ra d a E scritu ra , en efecto, nos
enseña, no sólo la m anera d e v iv ir santam en te y la de unir-
nos estrecham ente con Dios, sino tam bién la generación
etern a y la encarnación tem poral de C risto m. Y las ciencias
todas, irrad iacion es de C risto, representan analógicamente-
no* sólo k . vid a ordenada y el modo de unirse el alm a con
,M Jn H e x ., t o ll. 12, n. ¡i, t. 5, 385.
n e r e d n e t a r t i v m ad T h c o l . , n . 2.
m T b id ., 71. 3.
¡“ I b id ., n. 4.
I b i d ., lo e . c i t . E s ta m ism a d e s c r i p c ió n d e la filo s o fía s e n os oíre '
i e en e l Itin era rio, c . .1, n. 6, y en el H e x a e m e r o n , c o ll 4, n. a-3 á:
d o n d e s e d e s a r r o l la m á s , v c o n m o t iv o s p e c u li a r e s , e l c o n t e n id o
q u c m á t ic o q u e a c a b a m o ? d e in d ic a r .
” I b id ., n. 1.
¡n E p ip h a u . serm . 1
1I* D e r ed u c t. a riiu m ad T h c o l.. lo e c it
*l* Ib id ., loe. c it.
D io s , sino tam bién a C risto, ta n to en su generación etern a
com o en s u encarnación, cuyo m otivo y fin s e cifra e n r e d u ­
cirnos plenam ente a Dios™ .
San B uen aven tura m anifiesta, en bellísim as pinceladas,
las an alogías profundas que m edian entre la s ciencias y Je­
s u c r i s t o . T od as las vía s rom anas partían del F o ro y condu­
cían al Koro, cen tro de Rom a. L a s ciencias em anan de C risto
y, por sus representaciones bellam ente su gerid oras de los
m isterios de C risto, llevan a C risto, ejem p lar suprem o, no
sólo del ser, sino tam bién del pensam iento. Tienen su len gu a­
je. Un len gu aje que anim a el tem plo sagrado, entonando un
himno de am or a Jesucristo.
San B uen aven tura es, sin duda, m aestro en h a lla r en los
conocimientos ricas fa ce ta s que encantan por su vistosid ad
y herm osura. H ace de la filosofía, incluyendo la teología, una
dismembración sorprendente y nueva, brindándonos un inte­
resante septenario d= ciencias. Son las siete ilum inaciones
sapienciales, los siete candelabros de oro, cuyo centro ea
C risto; los siete o jo s del cordero y lo s siete días que se o rig i­
nan de la luz prim era E l medio, o po r m ejor decir, el cora­
zón de todas ellas es C risto. “ Ipse est m édium omnium scien-
tiarum ” E s decir: en correspondencia con la división adop­
tada por el sa n to D octor. C risto es “ médium sepLiform e”
Ocupa el medio de la m etafísica, que ve rsa sobre la esencia
de las cosas: “ médium essen tiae” *M; el de la física, que se
ocupa de la s n aturalezas, virtu d es y operaciones d ifu siva s:
"médium n atu rae ” ; el de las m atem áticas, cuyo ob jeto son
los núm eros y las figuras: “ médium d ista n tia e” el de la
lógica, cu ya eficacia hace al hom bre perspicaz para a rg ü ir:
“médium doct ri nae’’ el de la m oral, enderezada a ensa­
ñarnos las norm as de las costum bres: “ médium m odestiae”
el de la ju stic ia , d erivad a de la ciencia política en orden a la
retribución: “ m édium iu stitia e ’” “ ; y, por últim o, el de la
teología, reina de todas las ciencias " , que tr a ta principal­
mente de la obra d-e la reconciliación de los hom bres con
D ios: “ m édium concordiae”
N o h a y duda de que C risto es el principio de todas las
ciencias, en cuanto es el fundam ento o el últim o apoyo de

I b id ., nn. 8, 12, 16, 20 y 23.


‘ In H e x ., co ll. 1, n. 39, t. 5. J j.v I b id .. 11 ■1, t. 5, 3,11.
I b id ., loe. c it.
li e red u ci o r liv v i art T ite o !., n 1 ; Itin ki ¿litis ¡11 D e mu.
c j , 1 . 6. In H e x ., lo e. c it.
¡t iu m e n tis in D e;i» i, loe. c it. ; in H e x .. loe. c it.
M I b id ., loe. c it. Ib id ., loe. c it.
m O í r e d u c l. a rtiu m ad T k e o l., n. 4.
■„ H í * < co11- n - M i »• S, 33S-
^ O c r ed u c l. a rtin m ad T h e o l . n. 26.
l>‘ H e x ., loe. c it ., n. 37. t. 5, 335-
la verd ad de n uestros conocim ientos. P ero aquí, en este pa­
sa je del Hexa&meron, San B uen aventu ra inten ta otra cosa.
Procede com o contem plativo que m ira las cosas reducidas a
unidad. Y las d iversas ciencias las v e com o tran sferid as y
trasp a sad a s a los m isterios de C risto, donde hallan la exp re­
sión trascen d en te de que carecen en su contenido concreto
y p articu lar. Si por una parte la s ciencias tienen, por vía
de la analogía, sem ejanza rep resen tativa de los m isterios
de C risto, po r o tra los m isterios de C risto realizan y con­
tienen, sin género de duda, de modo em inente, e l concep­
to de la3 ciencias. Son los tipos suprem os, los predicam entos,
p o r decirlo asi, que contienen en toda su puridad lo que las
ciencias van balbuciendo graciosam en te en su s m ultiform es
irradiaciones. E l sol es :1 rey de los a stro s; la rosa, reina
de las flo res; el diam ante, de las pied ras preciosas; y, por
últim o, el oro, de los m etales. C risto en sus m isterios es el
expolíente m áxim o de todos los conocim ientos cien tíficos: en
su generación etern a, “ per modum ex em p larita tis” expresa
trascín d en talm en te la ciencia m etafísica; en su encarnación,
por su a ctiv a difusión, la ciencia fís ic a ; en su crucifixión, por
sus condescensivas b ajadas h a sta el centro, la ciencia m ate­
m á tica ; en su resurrección, por los deslum bradores y ta ja n te s
silogism os, la ciencia lóg ica; en su ascensión, térm ino de la
vid a virtuosa, la ciencia m oral; y en su ju icio retribu tivo, la
ciencia ju d ic ia l; y, por últim o, sn su oficio de pacificador uni­
versal, toda la c k n c ia teológica
T al visión de las ciencias es elevada en extrem o. A los
que trab a ja m o s en los valles, quizá nos parezcan logom aquias
indescifrables. P ero hemos de U n e r en cuenta que “ apa*
m ontis com petit contem plantibus” ra. L os contem plativos mo­
ran en la cim a del alm a, y desde allí ven la varied ad reducida
a la unidad. Y San B uen aventu ra es uno ás los m oradores
de los vé rtices del espiritu. N ad a de extrañ o tiene que, cuando
dcscicnde de la m ontaña, nos d iga cosas a rcan a s e inefables.
*
£ *

,Í1 I b id ., loe. c it , 11. iT , t .5, 331 ; ib id ., n . 12 s s ., t. 5 , 331-335.


E l I*. P la l/ e o k , O . !•', M ., en su ob ra in titu la d a 1,1 pensar arnufnico.
M a d rid , ir)4_5, pág.s. j i 6 s s ., in te rp re ta d esd e o tra p u n to de v ista el
p e n sa m ie n to h o n a v e n tu ria n o , co n d en an do en la p rim e ra c o n fe re n cia
d el H e x a e m c r n n « C on form e co n n u e s tra e x p lic a c ió n d e analogía m -
lix— dice e l I*. F la tz e c k — , p o d ría m o s ta l v e z in te rp re ta r a l D o cto r
S e rá fic o d ic ie n d o : J e su cris to es a q u e l té rm in o m ed io tjue h ace faltn
en la filo s o fía ipu ra» para p o d e r re la c io n a r e l m u n d o en su ser-tal
co n D io s, ta c a u sa e je m p la r. I>esde este p u n to d e v is t a , la p ro p o si­
ción de H o m o -M en su ra to m a ría el a sp e c to d e Ü c n s -H o tn o -N «tisuiíii
C f. o. c ., p ájf. 117.
*" t ' o m m c n l . i » K i - t n g . I. tir ar. 0. o, n 7=, t. 7. n o .
L a ilum inación, proveniente de C risto, es un iversal. Se
extiende a todas las in teligen cias creadas, capaces de elabo­
rar un ju icio cierto. P ero adm ite su s m ás y aus menos. AI
recaer sobre ellas, se d osifica según los grad os de deiform i-
dad, inherentes a l esp íritu creado. De suerte que bien puede
decirse que cuanto m ás deiform es se a n los h ábito s que lo in ­
f o r m a n , tanto m ás eficaces y lum inosas son las irradiaciones
de la Iiuz e tern a sobre las especies o form as innatas, im pre­
sas en los seres intelectuales en cuanto son im ágen es d ivin as.
Por donde se colige que los grad os de aproxim ación al sol
eterno, C risto Jesús, se fundan en los grad os de deiform idad,
incrustados en la cria tu ra intelectu al
E l prim er grad o de deiform idad consiste en la im agen
divina, cincelada en el esp íritu creado. N o es el m ás intenso,
pero sí el m ás extenso, puesto que es el sello divino g r a ­
bado en la m ism a esencia de la& criatu ras, dotadas de inte­
ligencia*''. Y esa im agen jam á s puede borrarse. Cuando-
quiera y dondequiera, es expresión de D ios y fo rm a recep­
tiva de las divin as influencias, que se traducen, en espccics
o sem ejanzas innatas, donde reverb era con luz indeficiente
la verdad divina.
E l segundo grad o de deiform idad consiste en la gracia,
realidad absolutam ente sobrenatural, que nos hace n o sólo
imágenes, sino tam bién sem ejan zas de D ios E s de suyo
elevante. N os levanta, en efecto, h asta la participación de
la divina n atu raleza. Sobreañadida a la deiform idad, pro*
veniente de la im agen, la sublim a, com pleta y perfecciona,
comunicándole nuevo brillo para c ap ta r las irradiaciones
de las razones etern as
El tercer grad o de deiform idad, que todo lo consum a, es
el lumen gloriae, que nos h a b ilita para ver a D ios cara a
cara, sin ob jetos interm edios creados. T a l hábito sobrenatu ­
ral, que, inform ando el entendim iento, lo h ace apto p a ra la
visión in tu itiva de Dios, exp resa el grad o m áxim o de dei­
formidad. P o r lo cual San B u en aven tu ra, en sentido pleno,
•o llam a deiform itas por excelencia. A h í, en esa lum bre de
gloria, es donde la im agen divina, patrim onio común de las
criaturas esp irituales, halla su expresión últim a p ara re­
cibir la s ilum inaciones que dim anan del centro de las ra­
zones eternas, en tronizadas en el V erb o increado =\
P o r tanto, hem os de concluir que, según son diversos
los hábitos o form as deiform es, d iversos son tam bién los
conocimientos que de la s razones etern a s se derivan. Todo
hombre, que viene a este mundo, está ilum inado por el V e r ­
ía ¥e scien tia C h r isti. q. 4, in co rp . ■
i:' lin t*., lr><\ c il.
" r e v il., p 2, c. 12, n. 3 ; 11 S e n t., d, 16, & 2, q 3 in Corp.,
" V ,V\- ' 1,1 H e x .. co ll. 21, n. 17, l. 434.
<’ n -1., lo e . i-¡t.
bo encarnado. P aro en estas participaciones ilum inadoras,
m ansiones m ultae sunt
L os pecadores, privados de la deiform idad de la gracia,
son, sin em bargo, por borrosas que sean, im ágenes de Dios.
Son o b jeto de la influencia de la luz etern a. “ P e r ipsam (la
luz etern a) cognoscunt” ™. P ero no la ven ni la com prenden:
“ et ipsam non com prehendunt” T an ob scu ra es la niebla
que el pecado extiende a las fa cu lta d es espirituales.
L os que se hallan en posesión de la g r a c ia son h ijos de
la luz. Y en verdad, efecto es del don de la g ra cia ilum inar
el alm a L a ilum ina, en efecto, revistién d ola de brillo
deiform e, que contribuye a d esp ejar la niebla que se inter
pone entre el rayo de la verdad divin a y su s reflectores, que
son las especies o sem ejan zas in n atas im presas en el alma,
im agen de Dios
Y como q u iera que la g ra cia es un don que debe ser con­
servad o y cu ltivad o “ , brotan para su ejercicio como tres
ram as suyas, la s virtud es, dones y bienaventuranzas, cortejo
g ra tu ito y d eiform e de h ábito s que cla rifica n laa operacio­
nes del alm a ™. De esta eflorescen cia tern aria de hábitos,
San B u en aven tu ra no olvida lo s que nos h abilitan para el
conocim iento sobrenatural, que acá en la tierra v a cre­
ciendo h a sta lo g ra r toda la plenitud, asign ab le al estado
de los viadores
L a fe nos hace p resta r piadoso asentim iento a la suma
V erdad, que es D io s ” ; el don de entendim iento, entender
lo que creem os ” ; y la bienaventu ranza de los lim pios de
corazón, ve r lo que entendem os ai“, que es lo mism o que ver
a D ios con sencilla y perspicaz m irada, sea en sí mismo,
aunque no in tuitivam en te sea en sus cria tu ras **'. Son
tres tram os de un mismo cam ino, tres jorn ad as de un m is­
mo via je, tres ilum inaciones de un solo día. E l grupo te r ­
n ario de hábitos, en su actuación .jerárquica, c la rea la im a ­
gen divina, pintada en el alm a, la cual se to m a g ra d u a l­
m ente m ás apta para ilum inarse de la s razon es eternas.

’■* lo a n ., 14, 2. L o m iiir n i. in lo a n ., c. 1, n. :a , t. 6, 245


* I b id ., loe. c it.
I I S e n t., d . 16, a. u n ., q. 2, in c o rp ., t. 2, 636.
*" I tin . m e n tís in D e u m , c. 3, n . 3.
*“ D e d o n is S p ir itu s S a n c ti, co ll. 1, n . 9-16, t. 5, 439-461.
"* Ibid., n. 17, t. 5, 461 ; Brevil., p. 5, c, 4-6, 5-7.
ím B revil.. p. 5, c . 6. n. 1-6; 111 S en t , d. 34, p. 1, a. 1, in co rp ,
t. 1, 737; Christus uttvs omnium M agister, n. 1
“ Brevil., loe. c it., c. 4, n. 3.
I b id ., loe. c it. ™ Ibid-, loe. c it.
*" II ■ S’í k í .. d . 33, a. 2, q. 3, ad 6, t. í , 546.
" Ihirl , in c o rp ., t. 2, 545.
Y aqui hace al caso mencionar, siguiendo a San Buena­
tres clases de conocimientos: esciencial, sapiencial
ven tu ra ,
y excesivo Desde luego, el esciencial y el sapiencial ofre­
cen coincidencias y diferencias. Ambos son el resultado de
dos factores, de los cuales el uno es creado y el otro in­
creado. Ambos reclaman para su existencia especies o há­
bitos innatos, semejanzas representativas de las razones
eternas, y la presencia de las razones eternas en las seme­
janzas que las representan “ . Pero entre ambos existen tam­
bién diferencias.
El que conoce esciencialmente llega a tocar o cointuir las
razones eternas, pero no en su fuente luminosa, sino en los
efectos que implican su presencia, es decir, en los principios
causativos dei conocimiento, cuyas propiedades de inmuta­
bilidad e infalibilidad nos llevan a admitir la actuación
de las razones eternas en la inteligencia. Cuando vemos bor­
botar el agua a flor de tierra deducimos la presencia del
manantial, invisible a nuestros ojos. De la misma manera,
al aparecer en el hemisferio de nuestra inteligencia conoci­
mientos ciertos, inexplicables sólo por los principios de co­
nocimientos creados, somos obligados a admitir el foco ra­
dioso de las razones eternas, como suprema explicación,
no total, sino parcial, de la verdad creada “\ En este sen­
tido afirma San Buenaventura, refiriéndose al conocimiento
esciencial, que las razones eternas se tocan y se cointuyen
como motivas y conductivas. “ Huiusmodi rationes attingun-
tur ab intellectibus scientium ut ductivae” Hemos de aña­
dir a esto que en el conocimiento esciencial, por presentes
que se hallen las razones eternas, no se tiene conciencia
de acción iluminadora “ . Y en verdad, puede uno conocer
muchas verdades, ignorando el último apoyo donde se fun­
damentan.
El que conoce, en cambio, sapiencialmente, fija la vista
espiritual, aunque no de modo intuitivo, en el mismo foco
de las razones eternas5". Cara a ellas, el alma ve a Dios
por la luz y en la luz. Por la luz, en cuanto lo contempla
como por espejo, a través de las especies innatas, seme­
janzas de la verdad eterna. En la luz, en cuanto lo con­
templa, como en espejo, en la verdad eterna que fulgura
deslumbradoramente en la3 especies innatas, que informan
el alma y representan y expresan las razones eternas" ,
Cljya acción en la inteligencia es llamada por San Buena-
j.J*! ^ ¡c ic u tia C hristi, q. 4, in corp. ; ibid., ad 2 ; ibid., ail 10 ,
"■'« > ¡i- 5 . m Corp. ; ibid., q. 7, in corp. ; ibid., ad t g - » .
3,3 q. 5, in cor. Ibid., q. 4, in corp.
•> ^ i d ., q. 4, ad i<j ; ibid., ad 2.
Ibid., <J 1, ad 10. ;t’ Ibui., ad 2.
Iliu . m en tís in ü c iim . c. 5, n. 1 ; ibid , c. 7, 11 í
ventura “ quietans” y “ reductiva” Y es que estas ra­
zones obran en la inteligencia reduciéndola a su término y
aquietándola en el reposo que comunica el logro del fin,
en consonancia, empero, con la condición da los viadores.
Además, se ha de advertir que propio es del que conoce
sapiencialmente cointsuir las razones eternas y saber que
las cointuye De suerte que vive en un ambiente ilumina­
do por la luz eterna, cuyas irradiaciones capta consciente­
mente.
La razón de la diferencia entre ambos conocimientos no
es otra que la deiformidad que informa la imagen, esculpida
en todo espíritu creado. Según los grados deiformes vienen
a resultar también las disponibilidades, que existen para re­
cibir la acción iluminadora de las razones eternas. Los pe­
cadores nunca podrán conocer sapiencialmente, pero sí es-
ciencialmenteJM. Pero aun este conocimiento esciencial lo tie­
nen envuelto en las espesas sombras del pecado. Conocen
merced a la luz fontal de las razones eternas, pero perma­
neciendo lejos de su experiencia clarificadora. Inmensamen­
te más cerca de ella, si bien sin pasar los limites del cono­
cimiento esciencial, se hallan los adornados de los hábitos
gratuitos de la gracia, de las virtudes y de los dones del
Espíritu Santo. En conformidad con la excelencia de los
hábitos que se ejercitan, se mide la aproximación a la luz
de las razones eternas1". Pero cuando el alma, ejercitada
en la bienaventuranza de los limpios de corazón, tiene puro
el ojo de la contemplación, aparece fulgurante el conoci­
miento sapiencia] *\ Brilla en todo su esplendor la eterna
verdad, que se concreta en su noticia concebida en la mente,
imagen divina. La. noticia o la especie innata informa la
imagen, la habilita y la eleva para su actuación culminante.
Y la sabiduría eterna, en cuyo seno viven las razones eter­
nas, regula, mueve y aquieta la inteligencia creada, redu­
ciéndola a su exipresión fontal “ . Esta feliz conjugación de
las especies o formas innatas y la bienaventuranza de los
limpios de corazón dispone el alma perfecta para que el sol
de la inteligencia, Cristo Jesús, fulgure en ella con los es­
plendores del mediodía “ .
Cabría subir más arriba, pero no sin entrar en la esfera
*“ D e sciútília C h r is ti , loe i-it ; iliúl , q. 5, in corp.
“ Ibid., q. 4, ad 19.
*" Ibitl., loe. cit.
“ * Ibid., q. 4 , ad 23, 24, 25, jfi ; ibid., ad 2 .
“ Ibid., 111 corp. ; ibid., «il 2 ; dtrisius muís onnúum
ter. n. 1 .
i)e scientia Chriili, loe. cit., ¡id 3 ; Christus muís oínnitiui AIj-
gister. loe. cit ; 1 Sent., comment. in prol , dub. s, t. i, 24.
“ s De scientia Christi, q. 5 , in corp.
” ■ In IIex., col], 2u, n, 12 , t. 5, 42 J.
del conocimiento excesivo, el cual es llamado por San Buena­
ventura "ultimus modus cognoscendi et nobiliasimua"
modo de conocer último y nobilísimo, en el que más vale el
ajlencio interior que la palabra exterior*". El conocimiento
excesivo, en efecto, se caracteriza por su singularidad. En él
todo dice excedencia: el objeto, el aujeto y el modo de cono­
cimiento. El alma, en efecto, se lanza al conocimiento di
Dios, que la excede infinitamente; y se lanza a El, ‘‘erigendo
supra se” , levantándose sobre sí misma, y “ excessivo modo” ,
sobrepujando toda su potencia cognoscitiva No abarca el
objeto conocible, sino que es abarcada y embargada comple­
tamente por el objsto conocible; no lo aprehende según nin­
guna forma determinada, pero queda su apetencia del todo
colmada. Ahí se agota toda posibilidad de conocer excesiva­
mente, pero se abre a maravilla camino para conocer com­
prensivamente, es decir, para seguir fotocopiando n u e v o 3
grados o facetas de la realidad divina, que es infinita ™, los
cuales motivan nuevos excesos mentales.
En nuestro estado de viadores n-o existe conocimiento su­
perior al conocimiento excesivo. En la gloria, tanto el sa­
piencial como el exessivo quedan sublimados y sobrepasados.
E: excesivo, cuando quedamos embriagados totalmente del
'.orrente de d e l i c i a s p r o p i a s de los que entran en ¿1 gozo
del Señor; y el sapiencial, cuando el espejo de nuestra mente
se torne de todo en todo deiforme, quedándose terso y sin
cancilla para ver intuitivamente a Dios A esta sublima­
ción gloriosa se refiere San Buenaventura cuando describe
los esplendores de luz que se derivan de Cristo, objeto de los
espíritus beatificados. "Por eso, dice el santo Doctor, el Uni­
génito de Dios, como Verbo increado, es el libro de la sabi­
duría, y en la mente del sumo artífice la luz llena de razones
vivas y eternas; como V>arbo inspirado, irradia en las inteli­
gencias de los ángeles y bienaventurados; como Verbo encar­
nado. alumbra las almas conjuntas a la carne. Y así, la
multiforme sabiduría de Dios de El y en En reverbera por
todo el reino, como en un espejo de belleza, comprensivo de
toda especie y de toda luz y como en Libro donde, según los
Profundos arcanos de Dios, se encuentran descritas todas
33 e<>sas Y el Seráfico Doctor prorrumpe en esta ardorosa
exclamación: “ ¡Oh alma qua naturalmente apeteces la sabi-
Uria!> haz por ver este espejo; en él desea leer y estudiar,
Pues una vez visto, sabrás todas las cosas. Realmente en
p*te espejo se verán y reputarán por necedades las teorías de
tetón, la filosofía de Aristóteles, la astronomía de Tolomeo;
“• u 5 s c í c n t 'a Cíwtsli, q. ad jg, 20, «1. “ * Ibid., loe. cit.
í. !*'■> ' n Corp. “ “ Ibid., loe. rll. " Ibid., <1. 6, in corp.
4. i» Corp.
■Ik'iinm i Hae, fritrl. 72, 11. 46.
porque cuantas cosas a c á B abem os, son una mínima parte
de las que ignoramos. Entonces verás y abundarás y se m a ra ­
villará y ensanchará tu corazón” "4.

Los conocimientos todos, naturales y sobrenaturales, es­


peculativos y morales, se derivan de Cristo, centro esplen­
doroso de las inteligencias y voluntades, elevadas o no eleva­
das. Cristo es, no sólo la luz reveladora de todas las revela­
ciones o visiones proféticas “ , sino también la luz salvadora
que nos lleva a aceptarlas y penetrarlas “ , por especulaciones
afectuosas y escalonadas que, empezando por las criaturas,
nos conducen a Dios Ocupa el punto culminante de las
sucesivas comunicaciones de verdades divinas, notificadas a
los Profetas, siendo como es su recapitulación y culminación
consumada. Patriarcas, Profetas, Apóstoles, la historia de la
revelación verdadera halla en Cristo autoridad y firmeza
incontrastable. Y, al manifestarse a los hombres, amtenticó
la verdad de las Escrituras, contenida tanto en el Antiguo
como en el Nuevo Testamento. La fundó, la confirmó y la
perfeccionó, centrándola en el inconmovible cimiento de su
adorable Persona Y, sin duda, su testimonio, superior a
todo otro testimonio, angélico o humano, ofrece irrecusables
garantías de crédito. “Anima eius omnia vidit” K>.
Cristo, no sólo como Dios, por su ciencia infinita, sino
también como hombre, a causa de los carismas que adornaron
su inteligencia, y más en concreto por la visión beatífica, pudo
decir con toda verdad: Hablamos de lo que sabemos y de lo
que hemos visto domaos testimonio *".
En cuanto a la vida de la gracia, San Buenaventura limitó
la actuación de Cristo a la raza de los redimidos. Y desd«
este punto de vista, la doctrina bonaventuriana quedó ampli­
ficada y perfeccionada por el Doctor de la primacía de Cristo,
e) B. Juan Duns Escoto. Para el Doctor Sutil Cristo tiene
primacía en to d o : en los decretos divinos, por ser el primer
pensamiento de Dios ad extra; en la jerarquía de los fines,
porqua en atención a El salió a la existencia la creación ente­
ra; y en el mundo de la gracia, porque toda ella se deriva de
su mediación verdaderamente universal La doctrina de San
Buenaventura contribuyó, sin duda, a laa geniales intuicio-
S a liloq .. c. 4, § 5, n. 24, t. 8, 65.
“ C hristus unas nniimim M a g ister, n. 1.
“ • Ibid., loe. cit. ; In H e x . , coll. 9, n. 7, t. 5. 343.
“ Itm . m en tís i 11 D eu m . p ró l., n. 3 ; iliid., c. 1, n. í>.
In H e x ., loe cit. ; C hristus unus om n iu m M agisU 'r, n 4-5.
"* In H e x ., loe. cit., n. 4, t. 5, 373. 1,0 loan.. 3, n
O x . Iir, (1. 7, q 3, n 3 ; ibid., d. 19, n. 6 ; ibid., d. r3, q. 4, n 17
nes cristocéntricas de Escoto. Con todo, hemos de decir que
el Doctor Seráfico es de Jos que subordinan esencialmente
la encamación a la redención.

Pero donde aparees esplendoroso e] cristóeentrismo bona­


venturiano es en la doctrina de la iluminación, en el concepto
de las ciencias y en el desenvolvimiento de los. conocimientos
humanos hasta los fulgores de la gloria. San Buenaventura
es un doctor que vive y enseña en el santuario. En el santua­
rio, donde mora Cristo. Al decir de Tertuliano, el alma es
naturalmente cristiana. Otro tanto puede decirse d :l pen­
samiento bonaventuriano, Es esencialmete cristiano.

V I. C r i s t o v id a d e l a lm a

Vivir, y vivir por siempre feliz, ésa es la aspiración


más íntima del corazón humano. Mirado en el orden mera­
mente natural, el hombre es ya un compendio maravilloso de
vidas en progresión ascendente. Crece como las plantas,
siente com o los animales, entiende y qaiiere como los ángeles.
Es una como oficina de vitalidad, repartida en actos vegeta­
tivos, sensitivos, intelectivos y volitivos, cuyo principio ener­
gético es el alma. Viene a ser ésta una substancia tan simple,
que ninguna otra puede entrar en ella y morar de asiento que
la purísima y simplícisima Trinidad ; tan capaz, que ningu­
na criatura, fuera de Dios, basta a saciar ats deseos y tan
incorruptible, qua atesora en sí una vida perpetua e inmor­
tal “ Su mayor nobleza y excelencia estriba en qiue, para
honor suyo y hermosura, lleva impresa la imagen de la Trini­
dad beatísima ™. Por su condición natural, el hombre es rey
y sacerdote a un tiempo: rey, en cuanto preside la creación
visible r"; y sacerdote, porque resulta pupila de lo que no ve,
oído de lo que no oye y corazón de lo que no ama. A lgo aai
como micrófono espiritual, donde resuenan, convertidas en
conocimiento, amor y alabanza divina, las inconscientes, pero
armoniosas voces del coro de las criaturas inferiores *\
Pero el hombre natural, por grande que sea su dignidad
y excelencia, queda aún fuera de la vida íntima de Dios.
Halla cerrado el triángulo trinitario, que contiene toda vita­
lidad en circulación infinita de amor. Cierto que lleva impresa
en su mente la idea de Dios, al cual puede conocer per ea
qu-ae facta sunt por las criaturas y a través de las criatu­
ras, que son representaciones e imitaciones divinas más o
menos expresivas. Puede amarle y poseerle y, en cierto grado,
ser feliz; pero su felicidad, posesión y amor son de suyo im­
perfectos, como imperfecto es el conocimiento mediato y
parcial que de las divinas perfecciones obtiene. Por ¿so el
hombre, en su estado natural, aunque sea sacerdote y liturgo
de la creación, es un ser extraño a la familia de la beatísima
Trinidad; una criatura que como efecto sale de Dios, pero
nu vuelve a Dios; una linea recta sin retorno inmediato al
origen de donde p artió:™.
Pero es posible elevar la condición de la criatura racional.
Cabe doblar la línea recta de la creación, trocándola en línea
refleja que llaga inmediatamente hasta Dios. La paloma que
Noé echo a volar, salió del arca y volvió al arca. El hombre,
elevado por la gracia hasta la participación de la divina
naturaleza, viene de Dios y va de. manera directa a Dios™.
Conviértese de siervo en hijo, de extraño en familiar y de
extranjero en ciudadano. Diríase que el triángulo trinitario
se abre y acoge en Bit intimidad verdaderamente admirable a
la criatura racional, cuyas exigencias y fuerzas nativas no
traspasan el medio que, por vía natural, tiene de conocer y
amar a Dios. Sobreviene al hombre en gracia nuevo modo de
ser y nuevo modo de obrar, y ambos deiformes; en principio
de vida sobrenatural y divino que amplía y deifica la natu­
raleza humana, que de suyo no es sino nn principio vital de
operaciones naturales.

♦ «

Y en esta obra elsvante y admirable, entra en escena el


protagonista del drama humano, Cristo Jesús. San Buena­
ventura no se cansa de proclamarlo “ vita indeficiens, vita
pascens, vita sine morte”
Cristo, en cuanto Dios, posee la vida en sí mismo; y puede
ejercer vital influjo, "virtutem vitalem” “ , en orden a nuestra
salvación. E í alma, para vivir espiritualmente y hacer obras
saludables, neessita de Cristo **, quien, asumiendo la vida de
nuestra naturaleza, nos comunicó la vida de la gracia” *.

Rom ., i, jo.
i S e n l . . d. J7, p . 7, mi 3, t¡. z , in C o r p . , t. i , 648
“ * I l ii d . , l o e . c i t .
IH C om m en t in liv a n g Ioannis, v. 14, n. 7, t. 6, 43; ; Collat. in
E va n g . Ioa nnis, coll .53, c. 14, í i n n o t . ¿7, 1. 6, 602
I V S e n t . , p r o o e m . , t. 4, 3.
“ * I b i r l .. il. 26, a. 1, <■ [. 1, a d 4, t 4. 663
Cristo es la puerta por donde entró la vida en el mundo.
•Vita intravit in mundum per Christum"
propio es de la cabeza ser conforme a los demás miem­
bros del cuerpo, darles principio y origen e imprimirles, por
bu vital influjo, movimiento y virtud sensitiva A causa de
su posición eminente, los domina como desde regio alcázar
los preside y ios dirige “ . Centraliza también perfectamente
todos los sentidos del organismo Todas estas propiedades
de la cabeza orgánica dicen expresa analogía con Cristo, prin­
cipio irradiador de la vida divina en la raza de los redimi­
dos **. Y por eso Cristo se llama, no en sentido propio, sino
metafórico calesa de la Iglesia, que es su místico cuerpo
Existe conformidad de naturaleza entre la cabeza, que es
Cristo, y los miembros que integran su cuerpo Es de la
estirpe humana por materna generación no de origen eté­
reo, celestial “ Tiene la misma naturaleza que nosotros, ex­
cepto el pecado3": real, no aparente; íntegra, no mutilada1”7.
Los dos elementos constitutivos del hombre, el cuerpo y el
alma, están en Cristo substan-cialmente unidos. Y ambos tam­
bién se hallan hipostática y personalmente asumidos por el
Verbo **. Y tanta fué la condescensiva caridad ds Cristo,
que se nos asemejó durante su vida en la tierra en las mise­
rias y penalidades anejas a nuestra naturaleza*". De su:-rte
que Cristo es, en toda la extensión de la palabra, ‘‘nobis con-
similis in natura" **. Y esta dignación que procedía de la
caridad sin límites de Cristo, hería las fibras más íntimas
del corazón de San Buenaventura, quedándose cautivo de tan
condescensivo amor
*” IV S e n t., (i. /¡, p. 2, ad 2, q. i , funtl. 3, t. 4, 112.
3K III S en t , d. J3, n 2, q. j , in corp , t. 3, 284.
** Ibid., q. 3 , ad 1 , t. 3 , 2S9 . * p. 4 , c. 5 ,
“ UI Scnf , loe. cit., q. J, in Corp., t. 3, 2P4 ; ibid., q 3, ad 1, t.
*89 ; Bre-vil., loe. cit.
^ ITI S en t., loe. cit. q. 1, ¡n Corp., t 3, 284 ; U rev il., loe. cit.
“ III S en t., loe. cit
Ibid.. loe. cit. ; ifiirl., funtl. 1, t. 3, 283 ; iliiil., q. 3, funtl. 2, t. 3,
; De p e r fe c i. e v a u e e lic a , q. 4, a 3, íund. is , t. 102
“ III ■‘¡fu i., loe- cit'.
Ibid., <3 . 13, a. 1, q. i, in Corp., t. 3, 262-263 ; ibid., «I. 2, q, t,
" “ ' P- , t - 3 , 4 5 -
UI loe. cit,* in rnrp., t. 4,s ¡ ibid., ad 2.
loe. cit. ; ibid., d 15, a. 1, q z, in corp , t. 3, 332*333 '»
a. 1-2, a. 2, q, 'i, in corp., t. 3, 266*267 ; ibiil., ti. i<?, <1. 1, ti.
^ ^orp., t. 231.
III .Seni., d. 2, íí . 2, <j. i, in Corp., t. 44-43 ; il>ic!.p q. 2, in
r0í r ' J V 3 * 4 ^ ' 47 *
„ B d. 5, a. 2, q. i, ad 4, t. 3, 131 ; ibid , q 2, »J 3, t. 3, 134
*’ w n*.2■
^ d. 15, a . 1, q. 1 , 111 corp.> t. y, 330-331 ; UrevU., p 4,
B revU ,, loe. cit., c. n 5.
r un v ita e, fn irh 7, n. 26 ; fruct. 8, 11. 32 ; 171 Js uiYstita.
•Il 11. s.
Cristo es no sólo consanguíneo nuestro por razón de su
origen humano, 3Íno también el coronamiento da todas las
obras de Dios ad extra por razón de la unión personal con
el Verbo. Ocupa, en efecto, el puesto más eminente entre los
innumerables miembros que componen su místico cuerpo. En
virtud de su misma constitución ontológica es medio entre
Dios y el hombre; y lo e 9 en cuanto su adorable persona viene
a ser nudo de unión de entrambos Punto culminante de las
divinas comunicaciones ad extra, la unión hipostática es
gracia sobre toda gracia: increada e infinita, de parte de la
divina naturaleza que se une con la humana en la persona del
Verbo; y creada y finita, aunque en la línea de las operacio­
nes de Dios ad extra trascendente y suma, de parte de la hu­
manidad asumida h ipost át i cam ente por el Verbo *3. “ Omne
donum creatum est hac unione inferius" >M. La unión hipos­
tática, en efecto, marca la eminencia más alta del organismo
místico, la cual a su vez se ramifica en otras eminencias,
igualmente trascendentes, de carismas, perfecciones y ac­
tuaciones, adornando y sublimando inconmensurablemente la
capitalidad de Cristo.
Y así Cristo se halla en lo más alto de su cuerpo, presi­
diéndolo, como desde una esbelta ciudadela, en calidad de
cabeza **.
Los sentidos, siluadoB en el cuerpo, lo están también
en la cabeza; y con mayor perfección por cierto. Cristo re­
sume en sí plenamente todos los carismas que resplandecen
en los que son sus miembros San Buenaventura gusta de
contemplarle, lleno de luces, brillando por su ciencia divina
y humana; grato y acepto a Dios, por la plenitud de gracias
multiformes; excelso y sobresaliente, por su potencia, ori­
gen de todos ios milagros y, sobre todo, de la obra redento­
ra; y cubierto de mil laureles, a causa de sus innumerables
victorias y triunfos * . Verdaderamente que en Cristo habitó
el Espíritu Santo, enriqueciéndole con tal avenida de gra­
cias que no puede imaginarse otra mayor. Y esta plenitud
de gracias no es plenitud de suficiencia, como en los San­
tos; ni plenitud de prerrogativa, como en la Virgen; ni ple­
nitud de número, como en la Iglesia. Es plenitud de sobre­
abundancia, de la que participamos t o d o s E s t a es la ple­
nitud fontal, radical y original de toda gracia, la cual re-

** III S en t., d. 19, a. 2, q. 3, in Corp., t. 3, 4 1 0 ; ibid., d. 6 , a. 2,


q. 1, ad 2, t. 3, 158.
*■ Ibid., d. 3, a 3, q. 2, ad 6, t. 3, 53 ; D e scien lia C h rh ti. q. 6.
a. 1 ; In H e x ., cnll. 3, n. 17, t. 5, 346. III S eú l,, loe. cit.
Ibid.. d. 13, o. 2, q . i, in Corp., t. 3, 287.
* " Ibid., d. 13, a. i , q. 2, in Corp., t. 3, 279 ; H revil., p. 4, e ¡, 11. 5
*" Ibid., loe. cit., ad 1, t 3, 280.
** Ibid , q. j , in <orp., t. 3, 282.
aide en Cristo como en su origen Cierto que )a gracia
que tan copiosamente adornó su humana naturaleza, era
un don criado, y, como tal, limitado y sujeto a la medi­
da Pero en comparación con las gracias de los demás
Santos, las excede, por razón de la unión hipostática, “ in-
proportionaliter” “ in infinitum, incommensurabiliter” 4,‘.
Ea decir, de manera inconmensurable e ilimitada. ¥ no sólo
la gracia de los Santos, sino también los hábitos gratuitos
de que están adornados, los ejercicios virtuosos y los méri­
tos inherentes a ellos, quedan inmensamente superados por
Cristo, rebosante de toda gracia y perfección Y es que
Cristo, en quien se encierran todos los tesoros de la ciencia
y de la sabiduría de Dios, está lleno de gracia y verdad
Y de su plenitud recibimos todos
Es oficio de la cabeza ejercer vital influjo en todo e)
organismo. De ella parten los nervios, como hilos transmi­
sores de laB sensaciones y del movimiento. Compete a Cris­
to influir vitalmente en todos sus místicos miembros. A
cuantos llegan a El, comunica el beneficio de la gracia y
espíritu Influye en ellos “ sensum et motum" San Bue­
naventura se encarga de explicamos estos dos términos, que
exigen aclaración. “ Tratándose de seres espirituales, dice e l
Seráfico Doctor, la palabra sensus designa conocimiento; y
la palabra motus} dilección y amor, ese peso que inclina y
lleva cada espíritu a su correspondiente centro. Por consi­
guiente, influir sensación y movimiento, “ sensum et moti m” ,
no es otra cosa que causar en nosotros la fe y la dilección,
o la fe que obra por la dilección; cb decir, conocimiento y
amor”
Cristo, en cuanto cabeza, pone en circulación la plenitud
de vida que posee. Anima y vivifica toda la Iglesia, inun­
dándola en las corrientes de gracia, luz y amor. Ea fuente,
y fuente que jamás puede agotarse; y en las purísimas
aguas que de ella manan se aclaran los ignorantes, se pu­
rifican los manchados con la culpa, reanímanse los ascetas
en sus ejercicios de virtud, deléitanse los contemplativos en
*u sabrosa quietud, y los espíritus beatificados quedan su­
mergidos gozosamente en la gloria eterna. Fuente de la sa-
«,• 'n o>tj» , i j >o

. <|- •>. >n errp.. t- 3. i”‘*


. loe. cit.

,„ 1<X. cit.
... Joí,n . 14
« w - W f. . p 4, c n 5; 111 S e n t . . <1 . 13. <| 1, in c o r : . ,
"' {•* ■” ^.. rX ‘ij,Cn*n.^' 1'•, q. i,* '1in1 rorp.. t.
Mi’ -**r»i| tf.v
■'«d., q. .i, in rorp.. t. .1 , í.So.
biduría, fuente de la misericordia, fuente de las delician y
fuente de la vida eterna, todo esto es Cristo a un tiempo
Y su saludable influjo se recibe como vida, como resplan­
dor, corno triunfo y como gloría perdurable **. Y se traducá
en lo que San Buenaventura llama “ aensificatio” que vie­
ne a ser la vivificación de la Iglesia universal. Cristo ea
quien la rige, la vivifica y la fecunda, no sólo exteriormsnte
por sus representantes jerárquicos, sino también interior­
mente por la comunicación de sus carismas Y no se re­
fiere San Buenaventura de manera exclusiva a la influencia
vital que ejerce en los miembros que le están unidos por la
gracia. Tiene en cuenta también la acción por la que se in­
corpora a los que no son todavía miembros suyos Y en
este sentido Cristo es llamado cabeza por ser autor y ori­
gen de la Iglesia, asociación sublime que en acepción más
amplia abarca todos los justos desde Abel hasta el último
predestinado “ *. En los que son miembros suyos, Cristo ac­
túa como Dios y como hombre. Como Dios, inyectándoles,
por vía de eficiencia, corrientes vivificadoras de conoci­
miento y amor; y como hombre, por via de merecimiento,
obteniéndolas a favor suyo
De la misma manera obra Cristo como cafcsza que da
origen a sus miembros. En cuanto Dios, hace miembros su­
yos a los que no lo son. Y en cuanto hombre, merece que
lo sean ®\ Téngase también en cuenta que Cristo, en cuan­
to hombre, es el principio de sus miembros, puesto que nues­
tra incorporación en El se sustenta, como en su fundamen­
to, en lu fe en el mediador único entre Dios y los hom­
bres 4SI. Uin extraño puede interesarse por otro, venir en su
ayuda, pagar sus deudas, prestarle servicios y mostrarle
simpatía y amabilidad. Cristo no es ningún extraño para
nosotros. Es nuestro, totalmente nuestro. Prole gloriosa de
nuestra raza, quédase inscrito en la familia humana. Y na­
ciendo de ella y viviendo en ella, compartió con ella la copa
del dolor. Hízose solidario de nuestra causa, de nuestros
intereses y de todas nuestras aspiraciones De ser solo
hombre, hubiese perecido con el hombre. Pero, aunque per­
tenecía a Ja familia humana, descollaba sobre toda ella en
4,0 C ollat. tu lo a n ., c. 14, coll. 14, 2-4, t. 6, 555.
In domln. I Adventos, serm . jo , t. 9, 42.
III S e n t., a . 2 , <J. 2, in c o r p . t. 3 , 2S 7.
D e p cr te ct. ivait/^eliLO, q. 4, a. 4, in Corp., l. 5. 194.
III S efli., loe. cit. q. 3, ad 2, t. 3, 290.
4’H I b i d . , <J. 1, 111 (,-orp ., 1, 3 , 284.
4!i Ibid., loe. ■cil., t. 3, 284-285.
4” Ibid., loe. c i t . , q. 3 , ad t. 3, 2 9 c .
, ! I Ibid , loe. c iL ., q. i , ad 3 , t . 3 ,
“ * In H cdc., coll. g, n. 2 6 , 1. 3 , 3 7 6 .
v irtu d de la unión hipostática, por la que Dios ir a hombre
y el hombre era Dios. Y asi en Cristo venía a realizarse la
exaltación de la naturaleza humana y, junto con ella, la de
la creación toda entera. Es que, por unión tan inafable, todo
el conjunto universal se hallaba sublimado hasta Dios y
abrazado con Dios, pero no en sí mismo, sino en Cristo,
que lo representa. Por donde en Cristo se perfecciona y con­
suma la unión de Dios con la criatura en un beso de amor
Todo esto es, no sólo un título de honor, sino también un
título de congruencia suma en orden a la gracia capital de
Cristo, congruencia qttft Dios, constituyéndole, de hecho, en
cabeza del cuerpo místico, la redujo a acto, Y aquí hubo
para todos gloria y honor. Para Cristo, por ser cabeza de
sus miembros; y para los miembros, por tener como cabeza
a Cristo.

• «
Es verdad; Cristo, ya desde su encarnación en el seno
purísimo de la Virgen, es cabeza de la familia humanaro;
pero no lo es en sentido íntegro y pleno, sino en el solio
misericordioso de la cru z "1. Aihí es donde, como cabeza re­
presentativa y responsable del género humano, lo redimió
por su pasión y muerte, recabando de Dios, removido el im­
pedimento de su ira, toda suerte de gracias y bendiciones
Cierto qiue todas las acciones, trabajos y penalidades de
Cristo, desde su concepción hasta su muerte, encerraban un
valor infinito Pero no se aceptaron por Dios en orden
a nuestra redención, sino coronados por el mérito de la pa­
sión. Requeríase, para valorarlos meritoriamente, una rú­
brica y una firma. La firma de Cristo, y Cristo crucificado;
y la rúbrica <fc su sangre redentora. Así se acumuló un
capital de gracias inmenso por su contenido, universal por
su extensión e inestimable por su v a lor4” . Todo un tesoro
de bienes celestiales, no a precio ds oro ni plata, sino a
precio de la sangre del cordero inmaculado, Cristo Jesús;
tn verdadero abismo de tesoros, qus se valora, no por gua­
rismos, sino por la eficacia infinita que contienen en el
divino acatamiento. Dignidad de la persona, dolor, amor.
tal es el fondo inexhausto de tan inapreciable tesoro. De-
^ HI •%£»/., 0 , i ,a. 2, q . i , ín C o r p ., t . 3 , 2 ; !n natlvit. D o m in i .
?■ 9. 110 ¡ 1 S e n t., (1. 73, a, 2, q. 2, in Corp., t. 1, 648.
lí. i 1,1 * ' n corP - 3 » 28/-
<11 í!51*'', <1- 1, in corp., t. ,1, 284.
• » ” '!■’ 1<>c' c ’ 1 - > (I- J 9 . o. 1 , q . 1 , t 3 , 4 0 0 -1 0 1.
t . .'Ji 1 ^ a- 1 2> ’n t'<>rl> > *• 3 . 3^4 ¡ ib iií., <J- 3 . co rp .,
I l ' k l . , *1. 1 3 , a . 1 . (j, 2, ¡ n i ' o r p . , t . 3 , 2 -0 .
pósito, venero, río de gracias que jamás se seca, eso viene
a ser la pasión de Cristo, constituido, en virtud de su muer­
te, cabeza perfectísima de la. Iglesia.
Cristo tuvo prisa, mucha prisa por adquirir loa bienes
celestiales en beneficio nuestro. Y no la tuvo menor para
difundirlos entre los hombres. Sentía imperiosa exigencia
de completarse en sus miembros, transfundiéndose y vi­
viendo en ellos. Y así de la adquisición de las gracias pasó
a la distribución de ellas.
Cuando las nubes suben a lo alto y encapotan el cielo,
se deshacen en abundantes lluvias. Subió Cristo a los cielos,
y derramó a la tierra la plenitud de sus carismas Vióse
salir del trono de Dios un río brillante como cristal. Erase
el Etepíribu: Santo, don increado *", en el que ss dan todos
los dones creados Es caridad y se posee por la caridad.
Y, siendo el origen de todos los carismas, los derrama ple­
namente en su advenimiento para perfeccionar el cuerpo
místico de C r i s t a E l Espíritu Santo procede no sólo del
Padre, sino también del Verbo; y es, por lo mismo, el Es­
píritu de Cristo, Verbo hecho hombre. Y comunicóse pri­
mero a Cristo en su humanidad, adornándola de toda suel­
te de gracias*” , y después, en virtud de los merecimientos
de Cristo, a todos sus miembros, llenándolos de sus dones,
según la medida de la donación del mismo Cristo. Tal es la
liberal largueza de nuestra cabeza y mediador, el cual, por
ser el principio de vitales comunicaciones divinas con res­
pecto a sus miembros que han de vivir en el siglo venidero,
es Llamado Padre del siglo futuro ***.
Influye, sin duda, en los ángeles y en los hombres, pero
de distinta manera4*1. Eis cabeza de ios ángeles, no sólo en
cuanto Dios —, sino también en cuanto hombre puesto
que, aun como hombre, tiene sobre ellos la dignidad presi­
dencial "* e influjo vital, influjo que, si bien no se reduce
a la gracia y a la gloria substancial, contiene, sin embargo,
inenarrable felicidad accidental, pues muchos y grandes son
los motivos de gozo y alegría qme de Cristo reciben *“.
Pero, según hemos explicado, en sentido más pleno y
“ In H e x .. culi. 3, n. 19. t 5, 3 48 ; R revit.. p. 4, c. jo, n. 7.
"■ B rcvil., p. c. i, n. 1.
Itin. m e n l i s in Dettin-, c. 6, n ¿ ; In / J e x . . coll. 3, n 19, t. 5, 3-|S
“ B revil., p , 4 , c . 10 , n . 8.
*“ C on im en t. in hlvang. L u cae. <■ /|^ n. 3, t. 7, 97 ; i"
b'vang. lo a n ., c. 1, n. 67, 1. 6, 260; ibid , c. 3, n. 57. t. 6, 288.
■“ ln H e x .. loe. tit., t. 5, 346.
*" 111 S rn l., <1. 13, a. 2, q. 3, in Corp., t. 3. 389.
Ibid., (1. 1, a. 2, q. 2, a-d 7, t. 3, 27.
Ibid., «1. 13, a. j, q. 3, ad 3, t. 3, 390,
“ ■ Ibid., d. 14, duh. 4, t. 316.
■* iliiU., d. 13, a. 2, q. 3, in corp., t. 389 ; ibid., ad -5-4. t. 3, ’ qu.
perfecto es Cristo cabeza de los hombres; y, por ]o mismo,
jos hombres miembros de Cristo. Claro que aqui se dan sus
más y sus menos; diversos .grados, de reducción a Cristo
San Buenaventura considera con frecuencia al Cristo mís­
tico. o sea, la cabeza con los miembros, formando una socie­
dad de santos, desde el principio del género humano basta
la consumación de los siglos. Cristo es el que anima esa in­
mensa muchedumbre, irradiando sobre ella influencias mul­
tiformes: las gracias actuales, llamadas por el Santo gracias
gratis datas1" ; la gracia gratificante, o sea, santificante,
principio de vida divina en nosotros las gracias carismá-
ticas, ordenadas a la utilidad del prójimo *“ ; la comunicación
del Espíritu Santo y la gloria perdurable 4S1.
Cristo crucificado ocupa el centro de todos los tiempos
Y la cruz señala la línea divisoria de la historia religiosa de
la humanidad, seccionándola en dos testamentos, uno anti­
guo y nuevo el otro. Tanto los tiempos que la precedieron
como los que la siguieron, quedan envueltos en las miseri­
cordiosas ondas de la sangre del Calvario*9. Todos gozan de
su influjo. Los que vivieron antes de Cristo, "propter meri­
tum passionis Christi promisBum” ; y los que existieron o
existirán después de Cristo, “ propter meritum exhibitum.”
Pero más abundantemente, los que están situados a esta
parte que los que lo están a la otra parte del Calvario, sus­
pirando, durante largo adviento de la humanidad, por la
venida del Redentor Y esto es precisamente lo que lis va a
San Buenaventura a la consideración del Cristo místico en
fases más radiantes todavía.

Decir Cristo místico es decir el Cristo total: el Cristo


físico, individual y personal, coronando y vivificando, como
cabeza, au místico cuerpo, que es la Iglesia. El Cristo místico
es Cristo, pero Cristo en su transfusión, no subsistente ni
Personal, sino carismática y vital, en los que son sus miem-
, Ibid., loo. cit.
- IJ S e n t d 2S, a. 2, q. i, in cor])., t 2, 682.
luid., <1. 3yt a. 1, q. 1, in Corp., t. 2, 654 ; m Sent., d. iq. a. 1,
« ’,i nt.corP-, I. 3 ,
_ je n í., d, 28, a 2, q. i, in corp., t 2, 682.
J1,1 H ex., loe. cit., t. j , 3 4 6 ; Ittn . m en tis in ¡)ew m , c. 7, n. 4 -6 ;
<-< Í o s t ’ serm- 7 > t- 9 . J37 - 33 8-
.. ¡ u A chí ., <] i j , a 2, q. j , in corp., t. 3, 389.
H e x ., col!. 1, n. 20, l. í, aom itt. I I ! A d v cu tu s,
-- II
rrí’,S«í-en9t>>5S-
loe. cit.
!. .¡-> '«C. cit.
- it'<í 1 loc- ril-
Ib|rt., loe cit.
bros. Cristo místico es Cristo en su iplenitud, no sólo inten­
siva, sino también extensiva; y abarca, por lo mismo, ¡
Cristo con sus dos naturalezas personadas en el Verbo, y a
la Iglesia, proyección vital del mismo Cristo. Cristo sustenta
su Iglesia y vive en la Iglesia. Y la Iglesia, reproducción de
Cristo, es como una segunda persona de Cristo no por la
extensión de la unión hipostática a sus miembros, sino por
la comunicación de la vida de la gracia a ellos.
La Iglesia, en verdad, es obra de Jesucristo. Es un orga.
nismo maravilloso, compuesto de muchos miembros, social,
jerárquica y monárquicamente constituidos. Para explicar
su contextura íntima, San Buenaventura, fiel intérprete de
lo doctrina paulina, recurre a la analogía que ofrece con el
cuerpo humano1” . Nuestro cuerpo, en efecto, consta de mu­
chos miembros, solidariamente unidos entre sí, los cuales,
aunque cada uno de ellos tiene su función privativa y propia,
se traban y se ligan en una reciprocidad admirable de inte­
reses, compartiéndose tanto las impresiones agradables como
las desagradables. Y todos, por último, obedeciendo a su
principio unificador y vivificador, que es la cabeza, tienden
a un fin determinado y común. Algo así ocurre con la Iglesia
de Cristo. Hay en ella incontable muchedumbre de miembros
que conspiran a un mismo fin, que primariamente es la glo­
rificación de Dios y secundariamente la bienaventuranza
eterna de los hombres. Hay también diversos oficios y di­
versas funciones Unos mandan y enseñan; otros obedecen
y se instruyen. Estos están ordenados al ministerio sagrado;
aquéllos, excluidos de él. Es un todo orgánico y jerárquico
La jerarquía, dividida en la de jurisdicción y en la de
orden, es propia de los miembros que descuellan en la Igle­
sia, los cuales conducen la grey de Cristo, por la dirección
del gobierno y por la administración de los sacramentos, a
su fin supremo, que es la gloria de Dios y la bienaventu­
ranza de cada uno de los miembros del místico cuerpo. Esta
es la ley constitucional de la Iglesia, en la que no interviene
ningún poder humano, sino sólo el de Cristo, cuyo poder es
divino Y por lo mismo la Iglesia es superior a toda potes­
tad terrera, siendo como es intangible en sus derechos de
constitución, que se le derivan de su divino Fundador A lo»

** I L o r , , 1 2 , 1 2 ; A i t , , 7 , 4 ; 22 , 4 ; 2 6 , 14 ; t ' 0 1 1 1 m c i i í . i n l i v a n / ; . I "
cae, c. 9, n . 1 1 , t. 7, 4 4 6 ; D e X X V n i e m o i i a l i b i i s , n . 1 9 , t . H, 4 9 5
" * I V S e n t . . ti, 2 4 , p 1 , EI. 2 , q 1 , f u n t l . 1 , l . 4 , 6 1 4 ; f i r e v i t . , ]j.
c . j o , n . 8 ; D e p e r f c c t . c v a n / f c l l c a . q . 4 , a . .1, f . 1 5 , t 5 , 1 9 2 .
lirerit.. loe. cit.
o ü is fo s compete, p o r derecho divino, la potestad de juris­
dicción en sus diócesis respectivas, pero en comunión con
el P a p a y dependiente mente del Papa, cuya potestad juris­
diccional sobre toda la Iglesia es, por voluntad de Cristo,
a u p rem a , ordinaria, plena, inmediata y universal*1". La po­
testad del orden es asimismo de derecho divino; y ordenada
como está a la santificación del místico cuerpo, se pone en
ejercicio principalmente por la administración de los sacra­
mentos y por la celebración del santo sacrificio de la Misa,
reproducción incruenta del cruento sacrificio de la Cruz“ \
Ningún escolástico ha tratado tan profusa y hermosa­
mente del primado del Romano Pontífice como San Buena­
ventura*". La autoridad de la Iglesia, sin detrimento de la
potestad episcopal, es monárquica. Se concentra en uno solo,
“padre de los padres, que con razón es llamado el Papa; el
único, primero y supremo padre espiritual de todos los pa­
dres y de todos los fieles, jerarca principal, esposo único,
cabeza indivisa, pontífice sumo, vicario de Cristo, fuente,
origen y regla de todos los principados eclesiásticos. De él,
com o de lo más alto, se deriva la potestad ordenada, según
lo e x ig e la suprema dignidad de la jerarquía de la Iglesia”
Corno se ve, la Iglesia es visible, y no exclusivamente neu­
mática; orgánica y jerárquica, y no multitud acéfala y con­
fusa. Es una sublime congregación de fieles unidos en un
mismo credo, en un mismo culto y en una misma jerarquía,
coronada, unificada e inmunizada contra toda eventual ruina
por una cabeza visible, representante de Cristo en la tierra,
que es el Romano Pontífice. Y sobre esta cabeza visible, so­
bre la jerarquía toda, sobre los fieles, sobre todo el cuerpo
místico, se halla bu cabeza invisible, que es Cristo, suipremo
jera rca qu e dirige y vivifica todo, interiormente por sus gra-
ciaa y exteriormente por los que son representantes suyos
Aquí, en esta sociedad única y singular, existe una unión
dulce, amable, inquebrantable. Los miembros están unidos
entre sí y lo están con su cabeza, que es Cristo. Y toda esta
asam blea de Santos tiene un nudo común que los une, no
creado, sino increado: el Espíritu Santo. Ajnor subsistente
y Personal, este divino Espíritu difunde caridad y, junto con
® ca rid a d , se da a sí mismo. Está todo en la cabeza, todo en
cuerpo místico y todo en cada uno de sus miembros. Por
influjo mediador de Cristo, nuestra cabeza, derrama en
a iglesia, su místico cuerpo, las gracias multiformes, en co­
rrespondencia con los oficios, funciones y grados de perfec­
ción de los miembros que lo constituyen El alma informa
el cuerpo, lo anima, lo vivifica, comunicándole calor, vi<jj
y movimiento. Alma de la Iglesia es el Espíritu Santo. N0
la informa ni puede informarla, cosa que es imposible de]
todo; pero, sin entrar en composición con la Iglesia ni con
los miembros de la Iglesia, la vivifica y la santifica, purifi.
candóla, iluminándola y perfeccionándola El Espíritu San­
to es nexo de amor. Sobre todo, nexo de amor. Y en ese nexo
viviente se enlazan entre sí y con la cabeza todos los miem­
bros de la Iglesia'” .
£
-?:• *

Tratándose de ella, es -preciso trascender las fronteras


del tiempo. Término glorioso de la vida de Cristo fué la As­
censión. También sus miembros han de ascender a lo alto.
Y día llegará en que la Iglesia que peregrina, entre odios
y persecuciones, a través del desierto de la tierra, se con­
vertirá en reino eterno y esplendoroso, lleno de una felicidad
inefable. También allí, en aquella dichosísima muchedumbre
de bienaventurados, Cristo los presidirá como cabeza y los
regirá como Rey. Entre tanto, mientras continúe colmándose
la plenitud extensiva de Cristo, habrá en su místico cuerpo
miembros, sometidos a la ruda prueba del tiempo o a las
penas purificadoras del purgatorio o elevados a la cima de
la vida eterna Cristo está en todos ellos. Sufre y goza en
los moradores de la tierra, padece en los del purgatorio
y disfruta plenamente en los del cielo. Y siempre y en todas
partes rige la misma ley: la caridad que se nos difunde por
el Espíritu Santo, Comprensores, purgantes y viadores, an-
teriorí 3 o posteriores a la venida de Cristo, todos c u a n to s
son miembros suyos se hallan ligados por un vínculo único,
irrompible, vital. Y eae vínculo es la caridad. No se rompe
por la distancia ni se separa por los siglos; y dondequiera
y cuando quiera hayan existido, existan o existieren los
son miembros de Cristo, templos del Espíritu Santo e hijos
del Padre, forman el místico cuerpo y reciben c o n o c im ie n t o
y amor de la única cabeza que influye en fuerza de la píen*'
tud fontal, radical y original de toda gracia, la cual reside
en Cristo como en su fuente
Hay amables influencias entre astro y astro, entre «s‘
t relia y estrella y entre los planetas y el sol. Las hay i n m e n ­
samente más íntimas y suaves entre los espíritus que gira®

*“ H iev ii.. p. 4, e. lo, n. 8.


In H e x .. colí 3, n. ig, t. 5, 346
a I S en l., d. 14, ¡1. 2, fund. 4, t. 1, 249.
IV S en t.. d. 33, p. i, a. 3, 4. 3, in corp., 1. 4, 286.
,t! Jiirríi., loe. cit.
(rededor de la dulcísima hoguera de la caridad. De los jus­
tos de la tierra sube a los moradores del cielo alabanza,
,^-adecimiento y plegaria; de los moradores del cielo baja
]os justos de la tierra ayuda y protección. Y del cielo y de
la tierra se dirigen al purgatorio consuelos, sufragios, ince­
sante oración.
Ahora sucede así. Mas luego, cuando dejaren de existir
la Iglesia de Iob que luchan y la Iglesia de los que se pu­
rifican, y brillare en todo su esplendor la Iglesia, de los que
triunfan, entonces no habrá lágrimas que enjugar, ni pe-
ñas que aliviar, ni peligros ni catástrofes que lamentar. Se­
rá el momento eterno de la plenitud de Cristo, glorificado
en los miembros dichosísimos del palacio celestial. Enton­
ces exultará de gozo el ilustre colegio de los bienaventura­
dos, repletos de intensísima caridad. “ Por más que allí, se­
gún la diferencia de los méritos, se den a unos cosas más
excelentes que a otros, ninguna, con todo, según enseña
San Gregorio, se posee como propiedad singular y privada,
por causa de la inestimable bondad divina. Todas las cosas
son comunes a todos, gracias a aquel que en todo es todas
las cosas” Porque del estrecho y perfectíeimo vínculo de
candad resultará que tenga cada cual en el otro lo que no
tiene en el mérito propio. Y este efusivo gozo mutuo, esta
amable correspondencia entre los ángeles y bienaventura­
dos es tan excelente, “ que toda la pompa ds este mundo en
su comparación apenas será una pequeña gota”
Todos los cantos de alabanza y amor que se riman en
el místico cuerpo, Cristo los dirige, los eleva y los trans­
forma. En El. con El y por El, los acentos religiosos de la
Iglesia hacen las delicias de la beatísima Trinidad. Los de
la Iglesia de la tierra, por el sacrificio e u c a r í s t i c o ; y los
'a Iglesia del cielo, por Cristo, que reina con los San­
tos en el reino de su Padre Per ipsum et cum ipso et in
lP$Q, esí Ubi Deo Patri omnipotenti, in unitate Sj>mfw.s Sane-
winis honor et gloria

Sj lni«ndo ahora a cada uno de los miembros de la Igle-


imi-iíe m ° 3 'k c*ecir 1 ue Cristo es ei supremo jerarca que los
vid *os ilumina y los perfecciona transfiriéndoles la
•«a superior y divina. Ahí, en esos puntos vivos, en esas
- ÍV'-í'0'?- • § 3> n* 15 , t. 8, 61.
IOC. C Ít.
C orp ore C hristi, n
** tV /■'* ’ 0c' n- 5Q.
4n íií’.i 0n
in D eu m , c. 4, 11. 5.
células, por decirlo asi, del organismo místico, prende, por
influjo mediador de Cristo, el misterio de la deificación que
tan maravillosamente interpretó y formuló San Buenaven­
tu r a ". Está demás decir que esa inefable realidad de nues­
tra exaltación sobrenatural se apoya, como en su fundamen­
to, en Cristo Jesús, de quien desciende, por vía de mérito,
la gracia ” , principio vital, cuya expansión definitiva es la
vida eterna Y don tan insigne y precioso, en cuya virtud
pasamos del estado de la injusticia al de la justicia, no s:
recibe por los adultos sin las debidas disposiciones, las cua­
les tienen razón de mérito de congruo en orden a la justifi­
cación ®”. Y nótese que todo el conjunto de actos prepara­
torios para la gracia que justifica, procede del hombre, no
meramente natural, sino prevenido y ayudado de la gracia
actual, a la que, como hemos dicho, San Buenaventura lla­
ma, por ser gratuitamente comunicada, gratia gratis da­
ta El Seráfico Doctor la describe con precisión. La gra­
cia actual es iluminación en el entendimiento excitación
o moción en la voluntad ayuda o auxilio41*; una verda­
dera inspiración que. proviniendo de Dios, se recibe inte­
riormente en las facultades superiores del alma **.
Más todavía. En conformidad con el pensamiento bona-
venturiano, la gracia actual bien puede concebirse, ya como
insinuante voz o habla divina'^, ya como dulce invitación
o llamamiento de lo a lto4™, ora como relámpago que bri­
lla ora como sonido que retumba en el fondo de la con­
ciencia o también como soplo del divino espíritu que re­
suelve en fecundantes lluvias de compunción las nubes de
iniquidad, que de suyo no se atraen sino la ira de D ios*.
Propiedad suya es no sólo disponer al hombre para la gra­
cia santificante, sino también, una vez justificado, condu­
cirlo, por la resistencia al mal y por la práctica del bien

I;l> II S en t.. il. 26, íi. un., cj. 2, in cor»., t. 3, 635-656 ; ■ S en t,, 1 tj,
fl. 2, q. i, in Corp., t. 1, 349-250 ; Jifcríí., p. 5, c. 1, n. 2.
I I I S e n t . , <1 i g , a. 1, c). "i, in c o r p . , t. 3, 4UÜ-401 ; D e d o u i s
rilus S a n cti. c o l ! . 1, n. 4, v. 5, 484,
II S e n t., <1 . 27, a. 1, <|. 3, in t-orp., t. 3, 660.
fíre v il., t. 5, v. 3, 11. 2 \ ir S c u l., d, 27, u. 2, <¡. 2, in corp., 1 2, 66.V
4,3 II S en t . d. 38, a. 2, in corp., t. 2, 682 ; llre\ il.. loe. rit
* l II -S'cii/.. d. '28, a. 2, q. 3, 111 Corp., 1 . 2, Ó8g.

“ I b i d . , lo e . c i t .
*■ Tbid., rj. 1, ii\ C o r p ., t. 2, 682 ; ibid., ad 1, 1. 2, 683.
w III S en i ., <1. ig, a. j , cj. 3 , in corp., t. 3, 4 0 6 ; u S en t., d. 38, a. 1
í|. 2, in Corp., t 2, 682.
^ II S c u t.. loe. rit. ; S o lilo q . c. 1, $ 3, n. 16, l. 8, 34.
** II S ent... loe. cit., ad 1, t. 2, 683. ‘
“* ¡n clon/in. ¡ I ! Q ttsd ra e., serm. 2, v. g, 226.
™ Ibid., loe. cit.
I b i d , , lo e . ci t.
llu II S a i <J. 38, a. 2, q. 3, i:i corp., t. 2, 689 ; ibid., loe. cit.
a ja eterna bienaventuranza. Toda la ascesís cristiana e s t á
vin culad a a la gracia, que nos ilustra para conocer la vir­
tud, nos mueve para amarla y nos ayuda para practicaría
cu m p lid a m e n te tw. Y así, todas las gracias, desde el primer
p en sa m ie n to saludable *" hasta la moción fortísima d e l Es­
píritu Santo que domina la mística cumbre aunque di­
m anan, por vía de eficiencia, de las tres divinas Personas,
se derivan, por vía de mérito, de la pasión ds Cristo*". Por
donde tenemos que Cristo es como una central de irradia­
ciones vitales que, difundiéndose en todas direcciones, nos
habilita para los actos saludables, precedan o no a la gra­
cia de la justificación.
*
* *
Grande, inmensamente grande es, sin duda, el beneficio
de semejante lluvia de gracias, procedente de Cristo. Pero,
en su comparación, muchísimo mayor es todavía el de la
donación que Cristo nos hace de la gracia santificante, la
cual traslada al alma la vida divina, comunicándole al E s­
píritu Santo Fruto suyo es la gloria eterna, premio de
nuestros trabajos, “ tan multiplicado, qnie no se puede con­
tar; tan grande, que no se puede medir; de tan subido va­
lor, que no se puede estimar, y tan copioso, que no se puede
acabar’""*. Es decir: contiene en ciernes la verdadera vida,
que es vida de luz, gozo y amor; vida tan sublime que ni oju
vio, ni oído oyó, ni pudo caber en corazón humano ÍN.
San Buenaventura queda extasiado a la vista de las ma­
ravillas que encierra la vida de la gracia; y nos ha dejado
una de las interpretaciones teológicas más bellas y com­
pletas que de ella se conocen. El misterio de la gracia coin­
cide por completo con el misterio de nuestra deificación.
y para explicarlo, el Doctor Seráfico recurre a dos factores,
inseparables el uno del o tr o : a la gracia creada y a la gra­
cia increada. La gracia increada es el mismo Dios, uno y
trino, puesto al alcance directo de la criatura racional. Es
mismo Dios que condesciende y se pone a nuestro ni-
vcl- " Y, si hacemos referencia a la comunicación del Espí­
ritu Santo, bien podemos decir que es el don increado m. La
S^aeia creada, en cambio, es lo que San Buenaventura llama
~ toHat in loan., coll. 3*1, n n not. 5-6, t. 6 > 574.
m , < *1. 28, a. 2, cj. i , ¡n corp., t. 2, ó«2.
^ \WHcx ■ 2- n- 1
•. S,'«II . <1. ly . ;i. !, q. .1, ir, rn rp ., I
1 ■ j,,<>
„ I'*!*).. I01 r i t . ; ilñ il , r| i . ill .|*«*■ |, .j
• V ’ l ' í o i j . i-, . f „ 1, 1. S,
• i!1' • l" 1 ‘ 'l
-- • 1’ c‘ ¡ »'■ 1 . 11 v . ii '> '•'( il 11. u n . iii i m j i . t * ;v
. I.»-', t i l .
“ don c r e a d o " v i d a luz y calor del alma Es el prin-
cipio vital que nos da el ser perfecto, “ bene esse” " , ut
modo de ser que, traspasando los límites de nuestra natu­
raleza, la eleva hasta Dios™, un h ábito"', una cualidad ac.
cidental £“, una forma absolutamente sobrenatural que ad­
herida al alma, lá dignifica, haciéndola agradable a los di­
vinos o j o s E s , sobre todo, lo que el Santo llama “ influen-
tia", la cual, en nuestro caso, es un hábito o forma creada
deiforme, que procede de Dios y reduce a Dios
Ambos elementos, la gracia creada y la gracia increa
da, el don creado y el don increado, se requieren para la
participación de la vida divina por la criatura racional
De parte de Dios, tenemos dignativa condescendencia y con*
descendiente dignación, pues baja hasta al hombre “ *; y de
parte del hombre, elevación y sublimación que trasciende
todo el orden creado y creable, pues sube hasta Dios El
que participa de la vida divina está en perfecta posesión de
un don perfecto que incluye esencialmente el don creado y e!
don increado. Dios baja hasta el nivel de la criatura, no
por la realidad de su inalterable esencia, sino por una in­
fluencia o forma que de El procede‘ “ j y el hombre sube has­
ta Dios, no por movimiento local, sino por un hábito deifor­
me que es la gracia gratificante y santificante.
Considérese, como se quiera, este don perfecto. Como ba­
jada de Dios hasta la criatura, “ condescensio, descendere,
dignatio condescensiva", o como subida de la criatura hasta
Dios, “ exaltatio, sublimatio, elevatio". Siempre llegaremos i
la misma conclusión: la deificación de la criatura implica,
por una parte, la gracia creada; y por otra, la gracia increa­
da. Las fórmulas caritológicas que San Buenaventura nos
propone, son claras, categóricas, decisivas.
La gracia creada es un don que se nos da y se nos in'

m Ibid., loe. cit. ; n S en t., d. 36, a. un., q. 3, futid, a, t. 3, 651 ;


ibid., q. 5, ad opp., l. 2, 641.
II S e ú l., loe. cit.
** IV S e n t . . d. 18, p. i, dub. 3, t. 4, 496.
“ Ibid., loe. cit.
101 II S e n l., d . 36, a. un., <j. 6, fund. 5, t. 2, 64,5 ; ibid., d. 37, a ■>
q. i, i:i Corp., p. z, 654.
B rcv il., loe. cit., n. 2 ; ir .Sent,, d. 29, a, 1, q . 1, in Corp., t. 3, 695-
“• IT Sr.nt., d. 26, a. un., q. 3, fnnd. o, t. 3, 637.
Ibid., loe. cit., in corp., t. 2, 6^8.
“ * Ibid., loe. cit., dub. 3, t. 3, é¿)8 ; ibid., a. un., q. 3, fun<l. 1
1. 2, 634 ; ibid., q. 3, in corp., t. 2, 639.
B rcv il.. loe. cit., n. 3 ; 11 S e n t , loe. cit., <}. 6, in corp., t. í . 6-!°-
™ I .‘>íní., d. r4, a. 3, <(. 1, in corp., t. 1, *49-250.
"" B r cv il. , loe. cit. ; ] i S e n l . . d. 37, a. 1, q. 3, in corp., t. 2. 660;
ibid., d. 39, a. i, q, 1, in corp., t. 2, ógj.
*” Hic vil., lo e n t .
m Ibid., loe. cit.
s” I b i d . , l o e . 1 1 1 . , II S e n l . , il. 3 9 , n . 1 , q i , i:i c o r p . , L. 3, 6<j6.
inmediatamente por el mismo Dios. Con ella y en ella
fu n d e
nos da el Espíritu Santo, que es el don increado"*. Es
una influencia o don que no sólo procede inmediatamente de
Dios, sino también inmediatamente nos reduce a Dios y nos
conforma con D iosi,#, que es la gracia increada. “ Gratia est
influentia a Deo exiens et ad Deum reducens" Establece
una comunicación directa e inmediata entre Dios y el alma.
El alma posee a Dios, delicioso objeto de fruición; y Dios
posee al alma, encantadora residencia de la divinidad Aquí
todo es íntimo, todo amigable, todo familiar. La gracia crea­
da, que es la gracia gratificante, informa el alma, la eleva
y sublima, haciéndola participante de la divina naturaleza
Santificar, conformar, adornar y hacer grato a Dios tales
son los actos imprescindibles de ese principio de vida divina,
inherente en el espíritu racional, cuyo ser y operación natu­
ral sobrepujan inconmensurablemente. “ Est supra naturale
complementum omnis creaturae” IM, dice San Buenaventura,
refiriéndose al don de la gracia creada.
*
* *
Respecto al hombre caído que se levanta de ia culpa, se
da el hecho de la justificación, obra más excelente que La
creación de los cielos y de la tierra1*. Justificar, en sentido
privativo es lo mismo que hacer justo al que es injusto
Denota un paso, un cambio, y cambio dichoso, del estado de
la injusticia al de la justicia. De suerte que, en virtud de la
justificación, “ el alma pecadora, que era enemiga de Dios,
tugurio del diablo y esclava del pecado, se convierte en es­
posa de Cristo, templo del Espíritu Santo e hija del Padre
Eterno” principio formal de tan admirable mudanza es el
<fc>n de la gracia santificante que se infunde en el alm a6". San
Buenaventura se ocupa en perfilar detalladamente el conte­
nido de la justificación que con tanta claridad y maestría
lw ftrcí ji , |oc cit. !l* Ibid., loe. cit.
“ > tt1/ 6'." ' , 11' 2’ “ ■ <1 ■ J' . in corP-, c' 3. 57
hi d. 27, a. i, q, j , in Corp., t. 7, 160.
•« í. ■ ’ I i <1- m corP-, 2i 660.
K. d- 39, a- 1. <1- in Corp., t. 2, 696.
a I ’!l* > toe. cit.
í, -J’Wif., <]. 5, a. j , <4. 1, fnnd. 1, t. 4, 127.
H.-S’ent., <1. 5, a 3, q. i, ad i , t. 3 , 155. Justificar es convertir
nian * ^U6^° cn justo. La palabra n o junto puede entenderse tic dos
^ 'icras. Negativamente, como sujeto que, no teniendo la mancha
Un £lpie 3 ad, carece de la gracia (en este sentido faeroti justificado!.
,]j " “ Selts), y privativamente, es decir, como sujeto que, siendo in-
honl,°*1>or j | culPa> est^ privado de la gracia. Y as( es justificado el

a. 1 íí* il. .10, a. 1, q 2. in rorn., t. 3, 888 ; ibid., d. 17, p. i,


íj' *1 ' n<l r, t. 4 19 ,
' . ]). I’. J, 11. 5S“ Ibill., loi-\ cit.
enseñó y definió más tarde el Conr.ilio Tridentino. La remi­
sión de los pecados la renovación y santidad interna son
efectos que formalmente proceden de la gracia, investidura
ontológica que eleva y adorna el alma. Lo demás, así la vida
moral de los justificados 533 como los múltiples hábitos ope­
rativos que la condicionan depende de esa transformación
física primordial, derivación de la gracia. La influencia dei­
forme, o sea la gracia, “ purifica, ilumina y .perfecciona el
alma; la vivifica, la reforma y la consolida; la eleva, la asi-
mila y la une con Dios, haciéndola aceptable a sus divinos
ojos” Tal es la honda reforma interior, “ reformatio"
que llega a lo má9 íntimo del alma; tal, la nueva creación,
“ recreatio” complemento gratuito de la primera; y tal,
por último, la vida verdadera, “ vivificatio” íin, que palpita en
los justificados. Vida de justicia, de claridad y caridad: “ in-
fluentia secundum rectitudinem clcctionis” ”*.
Pero San Buenaventura no para en estas saludables ope­
raciones de la gracia. Considérala con atención en cuanto es
medio que nos conecta directamente con Dios; “ secundum
quietudinem fruitionis” La gracia, al paso que ennoblece
el alma, la consuma y aquieta, poniéndola en contacto inme­
diato con Dios, en quien se halla toda perfección y todo
cúmulo de bienes, y, por lo mismo, la suma felicidad i“. En la
literatura bonaventuriana fulguran, como pequeña constela­
ción de estrellas, los títulos de dignidad que se aplican al
alma, encumbrada a la participación de la vida divina. El
alma en gracia es, en efecto, templo, hija y esposa de Dios “ .
Y lo es, no como quiera, sino de manera estupenda e inefable.
Constituyese en templo, no vacío, sino habitado por D ios:‘c;
en hija, que, siendo reproducción divina, ostenta el derecho a
la herencia eterna en esposa, no separada del celestial
esposo, sino unida a 'El indisoluble y cuasi matrimonialmente
por el acto del amor
Santa Teresa de Jesús, aquella incomparable Doctora Mís­
tica, trazó en L as Moradas una bellísima descripción del alms

510 Ibid., loe. rit. ; 11 .Sen/,. *3. 38, n.; 1, 11. 1, in corp., t. 2, 676;
ibid., loo. cit., ad 1-3, t. 2, 676-677; ibid., d. 2S. a. I, <). j, fluid. 5,
t- 2, <374- . ,
ah f)r ev ¡] ' iol. t.¡f . u .v n f .. d. 36, a. un., <|. 2, in Corp., t. 2, *>.’/•
-1- IV S e n l., <1. 19, p. 2, dul). 3, t. 4, 496.
Ibid., loe. cit. ; B rcv il., p. c. 9, n. 2 ; ibid., c. n. 1.
H rcv il., loe. cit., c. j , n. 2.
*” II .S eat., ti. 26, a. e n ., t| ad 2-10, t. 3, 636.
M8 Ibid., loe. cit. Ibid., loe. cit.
** P r e s tí., luc. cit. ™ 111i(.1.. luí-. cit.
*“ Ibid., loe. cit. ; 11 S e n t., d. 26, a. u n . , <j. 3, in Corp., t. 2, 63^

1JI II S en t.. ti. 29, a. 1. q. 1, in corp., t. ?. 696 ; h r t v i l.. loe. cit
•'“2 H rcvil., loe. cit. ; 11 S en l., d. 37, a. 1, q. 3, in corp., t. 2, 660
*“ U revil., loe. cit, ; 11 .SViif., d. 29, a. i, q. i, in corp., t. 2, 6qó
K ici'ii., loe. cil.
de] justo, verdadero paraíso, donde Dios tiene sus deleites.
C on sid era a nuestra alma “ como un castillo todo de dia­
m antes y muy claro cristal” El castillo tiene “ muchas mu­
radas, unas en alto, otras a los lados; y en el centro y mitad
de todas éstas tiene la más principal, que es adonde pasan
las cosas de muchos secretos entre Dios y el alma” M. La
caritología bonaventuriana puede considerarse también como
un castillo o palacio encantador, embellecido con todo género
de perlas y piedras preciosas y habitado por el rey. EL castillo
es el alma; la ornamentación del castillo, la gracia con el
■cortejo de los dones gratuitos; y el rey del palacio, el mismo
Dios, uno y trino.
Ni el don creado sin el don increado; ni el don increado
sin el don creado. Ambos dones son los que constituyen la
realidad caritológica que San Buenaventura esclarece: el
templo y el morador del templo, la hija y el Padre, la esposa
y el Esposo. El don o la gracia creada consagra el templo,
que es el alma; la erige en hija, por la semejanza divina; en
esposa, según son encantadoramente graciosas las joyas que
la adornan Sin la gracia, el alma es como un espejo sin
pulimentación ni tersura” *. Carece de virtud reflectora. “ Si
sobre un cristal que está al sol. dice Santa Teresa, se pusiese
un paño muy negro, claro está que, aunque el sol dé en él, no
haría claridad ni operación en el cristal” 5*'. Y esto es lo que
ocurre con el alma privada de la gracia. Aunque Dios está
presente a ella, ella, incapaz de recibir la claridad divina, está
ausente de Dios Sin la gracia increada, el alma, por muy
tersa y pulimentada que estuviese en virtud de la gracia
creada, seria, como un espejo sin el resplandor. “ In nocte
Bpeeulum nihil reddit”
La gracia creada es un medio, una disposición para la
gracia increada. Y la gracia increada es una bajada, una
condescendencia, un ilapso de Dios en el alma, adornada de
los encantos de la gracia santificante. Este es, sin duda, el
aspecto más interesante de nuestra deificación. Y San Bue­
naventura gusta de estudiarlo con especial cariño.
*
* «

Según el pensamiento bonaventuriano, eco fiel de la doc-


trina de la Tradición, Dios, tal como es, en su unidad de
naturaleza y trinidad de personas, se traslada al centro del
14 r
- i /., P rim eras M ora,las. c. t ; Obras eo m p leta s ( H ibhotcca del
rir la P i t u s o ), t. 2, Madrid, 1920, p. 199
,, i ' , ° 1-- <-'ít., p. 2 00 ; 11 S en t.. loe. cit. Iljid., loe. cit.
... ' » H c x .. coll. 5, n. 25, l. c, i :«
alma. Y precisamente aquí, en este hecho, que sólo se expli^
por la liberalidad del divino amor, se halla el núcleo vital ije
toda la caritología. San Buenaventura lo conoce perfecta-
mente y se esfuerza por descifrar, en cuanto cabe, misterio
tan profundo. La comunicación e inhabitación de las personas
trinitarias en el alma del justo la venida del Padre u
misión del Hijo y del Espíritu Santo” , la procesión y do­
nación temporal del que, procediendo, por vía de amor, del
Padre y del Hijo, es lazo de unión de entrambos todas
estas modalidades de la gracia increada son otras tantas rea-
lidades inefables a q¡ue San Buenaventura recurre en materia
tan subida y delicada.
“ No es otra cosa el alma del justo, sino un paraÍBo” , es­
cribe Santa Teresa Toda la Trinidad está de asiento en
ella por presencia substancial y sobrenaturalM", la cual es
fundamento indispensable de los actos psicológicos aprehen­
sivos y fruitivos de la realidad infinita de Dios. Tal es el don
de la inhabitación. Quien lo tiene, posee a Dios y es poseído
por Dios tesoro sin límites de los espíritus creados.
Privilegiado objeto de complacencias trinitarias es el
alma en gracia. El alma d?l justo convive amigablemente con
la nobilísima familia divina, constituida de las personas de .U
Santísima Trinidad. Viene a ella el Padre, plenitud fontal*:
y a ella también son enviados el Hijo y el Espíritu Santo*:
el Hijo, por el Padre; y el Espíritu Santo, por el Padre y el
Hijo Envío tan íntimo y cordial es lo que en la teología
se llama misión divina, la cual, a los ojos de San Buenaven­
tura, incluye precioso juego de notas caritológico-trinitarias:
emanación, término de operación, inhabitación y manifesta­
ción
Y primero, la emanación. Lá persona enviada protede de
la persona que la envía. De ella emana etemalmente. Y como
quiera que las personas divinas son infinitamente perfectas,
coiguales en la esencia, virtud y dignidad, y de todo en todo
inmutables, no se da otro orden entre ellas que írl de la origi'
nación, emanación o procedencia De ahí que el Padre, qu*

B r cv il., p. r, c. s, ii. 3 ; i S en t., <3. 18, q. s in « ir p ., t. r, jiS


“• Collat. in lo a n ., c 14, coll. 54, t. 6, 603-611/1.
M 1 S e ú l., d. 15, p. 2, a. un., q. 2, in Corp., t. i, 3711,
ü ■» Ji > a* I? ^ T> ín corP > 1i 245- 246'
Jbul., <L 18, a. un., q, 4, in corp., t. 1, 32*.
Cf. op. cit., M oradas p rin w ra s, c. i, pii¿. jgq
*“ B r ev il., loe. cit.
™ I S en t., d. 14, a. 2, q. r, a*l 3, t. 1, 250.
“ * Collat. in lo a n ., loe. c it .; 1 S ctit., d. is, T>- 1, <1. i, q. 4. ’*
corp., t. i, 266.
t*1 R revit., p. t, c. n. t,.
■* Ibid.. lor. c:t.
es innascible, envíe y no sea enviado; que el Hijo, que es pro­
ducido y produce, envíe y sea enviado; y que el Espíritu
Santo, que no produce, pero es producido, no envíe y sea
enviado
Y aegiundo. el término de la operación. La misión no sólo
dice que una persona divina procede de otra persona, igual­
mente divina, sino también, denota referencia al tiempo. Dice,
en efecto, orden a algo nuevo que, no pudiendo recaer en Dios,
recae necesariamente en la criatura. Y esa operación divina,
cuyo término es un efecto creado, se recibe en la criatura
racional; y se recibe para su santificación m. Y, por lo mismo,
término de la misión divina es o la gracia santificante o los
hábitos, basados en la gracia santificante o loa actos que de
la poseBión y ejercicio de lates hábitos se originan.
Y tercero, la inhabitación. Efectivamente, tan pronto
como la gracia santificante o un hábito nuevo o actuación
suya nueva se comunica, la persona divina enviada está subs­
tancial y sobrsnaturalmente presente al alma; y el alma está
presente a la persona enviada, convirtiéndose en receptáculo
de la divinidad. Y añadimos que la persona divina es enviada,
no sólo como don de la inhabitación, sino también como ob­
jeto de fruición y principio de opsración.
Por último, la manifestación. No existen misiones divi­
nas sin que se manifieste o se conozca, no bó Io que la persona
divina enviada procedc de la que la envía, sino también que
hace morada en ta. criatura racional Y es de advertir qut
la manifestación o conocimiento tanto de la procedencia
eterna como de la inhabitación de la persona divina, objeto
de la misión, no ha de ser necesariamente actual, “ in actu” “ \
Basta que sea habitual, “ in habitu” “ , conocimicnto que exige
tan sólo un efecto, capaz dft llevarnos a conocerlas en acto,
aunque las ignoramos de hecho °T0. Y añadimos que tal cono-
«miento o manifestación no es preciso que sea del todo
cierto; basta que sea conjetural"’.
Está demás indicar que San Buenaventura, según aea
asequible o no a los sentidos el efecto que, procediendo de
Yj°s, manifiesta a la persona enviada en orden a sil proce-
“*¡ncia e inhabitación, admite dos géneros de misiones divi-
unas visibles y otras invisibles. Las visibles, además
an ■ . ,n o*-aa esenciales inherentes a toda misión, implican
Punción externa de la persona divina, sea en la humanidad
- jHCJ-, loe. cit, q. 2, in Corp., t. i. 261 -262.
>1 ? :! ■ ,oc- <’’ *■> <! 2 , in Corp., t. 3 , 261-262; ibid., p. 2, a. un ,
" 'i r i / ' T ’ *■l « 2?*•
n : i ' oc- cll-> <]■ 3, i " Corp., t. t, 263,

l,u ' ' ,-o c- 0 ,t-


' ' ri.í.í■’ '! a’ un‘ , *i- ■> a<^ -i» r>
‘ * 15. p- 1. <». un., q. j, ad 4, t i, 271.
asunta, como en el misterio de la encarnación, sea en algún
signo, como las referentes al Espíritu Santo en la ley de la
g r a c i a M á s importantes son, en nuestro caso, las misiones
invisibles, llamadas así porque es oculta e inaccesible a lo$
sentidos la realidad o efecto gratuilo que manifiesta la pro­
cedencia o la inhabitación de la persona divina que se envía:
la gracia santificante, los dones que radican en ella, los acto»
de iluminación e inflamado amor, provenientes de los hábitos
deiformes de los justos. Siempre que se infunde la gracia
o nuevos hábitos gratuitos, o se usa de una manera nueva
de ellos, hay misión del H ijo y del Espíritu Santo al alma de]
justo. Nunca se envía, tratándose de las misiones in visibles,
la persona del Verbo, sin enviar al mismo tiempo la persona
del que es el don increado: el Espíritu SantoITJ.
Y vamos a otra variante caritológica, consignada con fre­
cuencia en el pensamiento bonaventuriano. Nos referimos 4
la comunicación de Dios al alma del justo. El amor es de suyo
difusivo. Sumo y liberalísimo es Dios. Y, por lo mismo, Dios
se da y se comunica a la criatura racional mediante la gracia.
Desde el punto de vista de la liberalidad, la comunicación
divina es común a las personas trinitarias. '‘Tota Trinitas dat
se” Y es que comunicarse liberalmente compete a las tre?
divinas personas.
Pero en la comunicación divina puede consideraras no sólo
la liberalidad, sino también la autoridad y la sub-autoridac.
Fijando la mirada en las emanaciones trinitarias, halla­
mos, ante todo, un principio que, poseyendo por sí el tesoro
de la divinidad, lo comunica totalmente: el Padre. El Padn
es innacible, no sólo por carecer de principio de emanación,
sino también por contener todo ser, toda luz, todo amor y
todo poder en toda su infinitud. Propiedad suya es ser prin­
cipio y plenitud fontal, que, en su fuerza expansiva, comunica
la divina esencia, virtud y vitalidad al Hijo y al Espíritu
Santo. Y como quiera que “ auctoritas in divinis est principa-
litas” la autoridad es un término nocional que se aplica
sobre todo, al Padre.
El H ijo es Dios. Tiene la misma substancia, la misma vir­
tud y la misma divinidad que el Padre. Pero todo esto lp
tiene, no por si, sino recibido del Padre. Es un término prin-
Ripiarlo, coigual, consubstancial y coeterno al Padre, de quiep
dimana. Y porque la sub-autoridad in divinis no denota s¡nc
la nota mocional que declara la originación del término pnn’
cipiado, q>ie recibe la divinidad del principio de donde &

Ibiil., il ifi, a. un., q. 3, in i-orp., i, i, 283 ; ibiil., a. un., a- :


in rorp., t 1 , 279 ; jíml., ad 3 .
571 d . J5, p . 2, ¿1. u n . 1 q . 2 , i n corp., 1. i , 2 7 ? ; i b i d . , q- ;
i ti corp.» 273. 311 JlñtL, il. i S , a . un., q. 4, in co rp , t . 1, .í-'
iTa I l m V , ti 12, ci u iv, q 2, a d 4, t. r, 22 2 .
origina, de ahí que al Hijo convenga propiamente la sub-
autoridad. Y al mismo tiempo, puesto que el H ijo es junta­
mente con el Padre principio de espiración respecto al Espí­
ritu Santo, tiene respecto a éste autoridad.
El Espíritu Santo, que recibe la divinidad, por vía de la
voluntad infinitamente fecunda, del Padre y del Hijo, no
tiene sino la sub-autoridad, Y asi al Padre competa la auto­
ridad sin la sub-autoridad; al Hijo, la autoridad con la sub-
a u t o r i d a d ; y al Espíritu Santo, la sub-autoridad sin la auto­

ridad. Este panorama trinitario no se pierde de vísta con


San Buenaventura. Ni al explicar el misterio de la Santísima
Trinidad en sí mismo ni al referirlo a las operaciones divinas
ad extra.
Mirada, pues, la comunicación divina por parte de la
liberalidad y autoridad, conviene propiamente al Hijo y al
Espíritu Santo. Y demos otro paso más. Desde el punto de
vista no sólo de la liberalidad y autoridad, sino también del
modo de la producción, la comunicación divina es propia
del Espíritu Santo, pues que es propio de El proceder por
vía de desinteresado y mutuo a m o r E l Padre 33 da y
se comunica; el" H ijo es dado por el Padre y se da a sí mis-
mo; y el Espíritu Santo es dado y comunicado por el Padre
y el Hijo, dándose también en su propia p e r s o n a Y en­
tonces se dan cuando son poseídos; y son poseídos por el
alma cuando están a su disposición y alcance, y entonces
se hallan, como un tesoro en manos del poseedor, cuando
son objeto de fruición para el alma*". “Tune datur simpli­
citer, quando simpliciter habetur, non tantum ad usum, sed
ad fructum” 5!\
Y esto nos lleva como de la mano a otra modalidad ca-
rttológica, que es la donación temporal del Espíritu Santo,
persona divina que, por proceder “ secundum rationem libe-
rcilitatis” IS", se llama propiamente don Y lo es en efec­
to: primero, porque, en fuerza de su misma emanación per
sonal, es apto para ser donado, “ donabile” ; segundo, por­
gue, en virtud del decreto y determinación divina, había de
donado; y tercero, por haber sido donado de hecho” .
113 el amor subsistente y personal, primero e hi postático,
en el que se donan todos los d o n e s E s el don increado,
qUe 3e nos da con la gracia y en la gracia “ *.
«i l!1!'?-! <1 - 1 8 , a . un,, q. 4, in e : u r p . , 1 . i, 318 .
», cit. ; ibid., il. 1.;, a. un., q. 1, in Corp., I. 1, 270.
i,. d. 14 , a. j, q. 1 , ir r o r p . , L t, 2 4 9 -2 5 11
>- . d. 15, a. un., q . 1 , i n C o r p . , t. 1 , 2 7 a.
«»i j.,: ■ d. 10 , a. 1 , q . i, i n C o r p . , 1 . 1 , 1 9 5 ; i b i d . , CJ. 2, t. i, i.};.
j . d. 18 , a. 1 , q . 4 , ¡ti c o r p . , t. 1 , .-5 2 8 .
** n ' u ; ’ <1- 5 , i n corp., t. t. 3 3 0 ; i b i d . , q. 3, in corp., I. 1 , 345.
’■ " * COrP > * >. 3 2 3 -3 2 4 -
P- c. 1, n. 2.
Y no olvidemos otra modalidad carit o lógica: la proce­
sión temporal del Espíritu Santo'". Se explica, no en cuan,
to es emanación eterna del amor del Padre al H ijo y de|
H ijo al Padre, sino en cuanto se recibe en el tiempo por «i
alma, el Espíritu Santo, que eternamente procede del Padre
y del H ijo"".
Todas estas realidades caritológico-divinas encierran la
que es primordial y básica. Esa es la que San Buenaventura
llama “ descendere” “ condescensio" o “ dignativa conde»
censio” , “ condescensio dignativa” Todas ellas hallan su
perfección consumada en lo que se dice “aperta visio” , vi­
sión de Dios cara a cara en la gloria eterna
*
* *

Intuición teológica maravillosa es, sin duda, la que Sai


Buenaventura nos presenta. En ella todo es equilibrio y
armonía. Los hábitos creados y gratuitos y deiformes redu­
cen el alma inmediatamente a Dios y la convierten en san*
tuario de Dios, uno y trino. Dios se abaja, no por mudan­
za de su esencia, sino por un influjo que de El procede,
hasta nivelarse con: la criatura. Ambas realidades, la crea­
da y la increada, deifican el alma. La gracia creada, con su
acompañamiento de dones gratuitos, reforma y transforma
el ser espiritual, purificándolo, iluminándolo y perfeccionán­
dolo. Y ésta es la doctrina de la Iglesia, sancionada por el
Concilio Tridentino. En consonancia con la Tradición, San
Buenaventura tiende a interpretar todas las maravillas de
la gracia en función a la presencia especial de Dios en «1
alma del justo. Dios está en todas partes y en todas las
cosas ^que de £ 1 provienen, tanto en el orden natural como
en el orden sobrenatural; y está en ellas por esencia, por
potencia y por presencia. Ambos órdenes se distinguen ne-
tamente. Dentro del ámbito de la naturaleza, las criatura*
vienen de Dios “ ad modum exeuntis” . Las que son imáge­
nes suyas, y lo son todos los seres espirituales creados, pue*
den conocer y amar a Dios, pero permaneciendo en el atrio
de la creación, sin llegar nunca a la visión directa ni al arad
fruitivo que de ella se deriva. La gracia, en cambio, es m>
efecto gratuito “ ad modum redeuntis” . Procede de Dios )'
nos reduce inmediatamente a Dios, que se hace accesible
no sólo a nuestra inteligencia, que lo aprehende mediante
la fe en la tierra y mediante la visión en el cielo, sino tai®'
bién. a nuestra voluntad, que lo ama fruitivamente. Tanto
e] mundo de la naturaleza como el mundo de la gracia crea­
da es término de la operación divina ad extra. Y como tal,
com ún a las tres divinas personas.
Esa es la convicción intima de San Buenaventura, quien,
en perfecto acuerdo con los documentos eclesiásticos y la
doctrina de la Revelación, rechaza toda obra divina ad ex­
tra, reservada exclusivamente a una de las divinas personas.
Y, por otra parte, las fórmulas escriturarias y tradiciona­
les, según las cuales ciertas operaciones caritológicas se
reá irva n propiamente para una de las divinas personas, tie­
nen una explicación, no supresiva ni atenuante, sino deci­
siva y vigorizante. El Dios uno y trino, que se abaja, por
dignación amorosa, hasta el nivel de la criatura, se parti­
cipa por ésta. Y se participa tal como es. Y así en la re­
ducción terminativa de la gracia creada, que dimana de las
tres divinas personas, se ha de implantar, no sólo la apro­
piación, sino también la propiedad personal. De hecho, el
Dios Padre viene y se da al alma en propia persona; el
Padre envía y comunica a su H ijo en sí m ism o; y el Padre
y el H ijo envían y donan al Espíritu Santo en sí mismo
también. Encumbramiento tan sublime no se da sino en
virtud de lo que San Buenaventura Uama “ influentia dei-
formis” , efecto gratuito proveniente de las tres divinas per­
sonas, pero que, por apropiación, se atribuyen al Espíritu
Santo. Esto no impide que allí donde la comunicación de
Dios es inmediata y directa, es decir, en la meta de la re­
ducción del alma a Dios, las personas trinitarias se tomen
asequibles según sus propiedades personales; y que, por lo
mismo, por esta connotación que lo increado tiene respecto
a lo creado, puedan atribuirse, no sólo apropiada, sino tam­
bién propiamente, efectos que, desde el punto de vista de
causalidad, reclaman necesariamente la operación común
de toda la Trinidad. De suerte que las personas juntas obra­
ban un efecto temporal, relacionando a cada una de ellas
el alma. Así se explicaría un fenómeno que se nota en la
hagiografía. Almas santas hay que se sienten especialmente
^traídas por una persona divina. Unas sienten particular
ev°ción al Padre Eterno; otras, a la Sabiduría eterna, que
es e* Verbo; y otras, por último, al Espíritu Santo. Y aun
f^Perimcntan unas veces al Padre, otras al H ijo y otras al
?*Píritu Santo, obrando en ellas. La caritologia bonaventu-
!?ana vendría a probar esas devociones y esas experiencias
tes almas santas. Y todo ello, sin menoscabo del honor
y Sloria, de todo en todo igual, que se ha de tributar a cada
d<- las divinas personas. Cuestión harto dificultosa es
? ta Para pretender el monopolio de la verdad, cosa que
^ Buenaventura aborrece muchísimo. Pero creemos que
la doctrina del Seráfico Doctor, feliz hermenéutica de los
datos caritológicos revelados, no carece de interés. Sobre
todo, en nuestros dias. Pues cosa sabida es que teólogos
respetables no se avienen hoy acerca de las operaciones
hipostáticas o no hipostáticas de las personas trinitarias
en la obra de la santificación de las almas, sobre todo.

♦ *
Otro de los .puntos que merecen nuestra atención es la
sobre naturalidad de la gracia que nos eleva y deifica. A lo
que se colige de lo que hemos escrito ya, la gracia santifi­
cante es absolutamente sobrenatural, no sólo por razón del
principio de donde se deriva, sino también por razón de su
misma realidad, que nos eleva “ ultra términos sive status
naturae". Aqui el atrio se convierte en santuario, donde
habita Dios. El hombre, siervo por condición natural, se
convierte en hijo amado que vive en el paterno hogar. El
alma, pobre doncella por la creación, es asumida por es­
posa que se une “ quasi matrimonialiter” a su celestial Es­
poso, que es Dios. Todo esto trasciende de vuelo todo el
orden natural creado y creable. Y por eso la gracia santi­
ficante, que se lleva aneja una presencia tan admirable y
especial de Dios en el alma, es absoluta y entitativamente
sobrenatural. Aunque inmensamente inferior a la gracia de
la unión, por la que el hombre es Dios y Dios es hombre,
es inmensamente superior a todos los efectos que se encie­
rran en el orden natural, los cuales se producen “ad mo-
dum exeuntis” .
*
■ »
Y ivo hemos de olvidar otro aspecto de la caritología
bonaventuriana. San Buenaventura identifica substancial-
mente la gracia y la gloria; y las distingue modalmente
La gloria es la gracia consumada: el B a zon a d o fruto que
viene de la perfumada flor, los esplendores del mediodía
de u n a risueña aurora en crescendo. La gracia y la gloria
son un influjo divino, en cuya virtud el alma posee a D ios
y Dios habita en el alma. La posesión de Dios por la gloria
es perfecta y llena de imperturbable quietud; la de Dios
por la gracia.no es plena y va dominada de una tendencia
impulsiva hacia el sumo bien, objeto beatificante de los bien'
aventurados. Lo que aqui es vida ds destierro, allí es vida
de la patria. Lo que aquí es un transitorio acto meritorio-
allí se convierte en perpetuo y glorioso reinado. Y, por con­
siguiente, de la gracia a la gloria va lo que va de un gra d a
*" Ibid., <]. 27, a. i, q 3, 111 corp ., t. 1. 660.
in ferior a otro superior. Hay entre ambos identidad esen­
cial, per° también una diferencia inmensa, que no es, sin
em bargo, más que accidental.

* *
Eso mismo, y aun con mayor razón, afirmamos de los
diversos gradoB de la vida espiritual. Dentro de una misma
realidad común se dan modalidades que la van completando
v matizando indefinidamente. La gracia inicial de un justo
contiene en embrión todos los tesoros vitales de su vida
perfecta. En el principio, en el medio y en el fin, el justo
posee la gracia, las virtudes, los dones y las bienaventuran­
zas que la hacen deiforme. Posee asimismo el don de la in-
habitación de la beatísima Trinidad junto con las demás
formaB comunicativas que incluye la dignativa condescen­
dencia divina. Pero los hábitos elevantes' y gratuitos son
más o menos deiformes, según va uno desarrollándose más
o menos en la vida espiritual. Y en relación a la gracia in­
creada, lo que el Seráfico Doctor llama ''profundatio” que
es como una inmersión en Dios, es mayor o menor, según
la gradual y progresiva perfección de la vida de la gracia.
No parece el alma toda deiforme desde el principio. Prin­
cipio y fundamento de la vida espiritual es la gracia santi­
ficante. Junto con ella se nos infunden “ quoad habitum"
toda la comitiva de hábitos gratuitos, que son las virtudes,
los dones y las bienaventuranzas Pero en cuanto a su
ejercicio, no se actúan todos simultáneamente. El que al
anochecer observa el cielo sereno, ve que ahora aparece una
estrella, a continuación otra y luego otras y otras, hasta
que todo él se ve convertido en inmensa bóveda estrellada.
Algo así ocurre con el alma del justo respecto de los dones
gratuitos que ejercita. Tan pronto como la gracia se infun­
de en ella, enriéndense las virtudes en cuanto a su ejercicio.
Luego, al paso que se desarrolla, se encienden lo» dones
ei» cuanto a su uso. Y, por último, hermoseando la bóveda
espiritual del alma, pónense en juego las bienaventuranzas
hasta conseguir el uso de la de los pacíficos, cuyo acto cul­
minante es la "sapientia nulliformis”
Los grados de deiformidad, inherentes a la. gracia y a
sus ramificaciones, que son los hábitos gratuitos, y los gra-
dos de profundación o entrada en Dios, son, sin duda, no

*■ m Hj x ' ' co11- 3 . " • 32. t- 5 , 348.


3,1 *■ b c h l ., (1. 36, a. un., q. 2, 111 Corp., t. 3, 795. hstá de más
'T.Ur cuanto decimos <le la sucesiva actuación de los hábitos
,F( 1,Ul'' enrai/.a<los en la gracia santificante k> referimos a los que
^ *} uel uso de la razón o a los adultos
" l H c x . , coll. j , 11. 38-33, l. 5, 340-3-1:.
sólo factores que explican las diversas fases evolutivas de
la vida espiritual, simo también el criterio que distingue
unas de otras. Y esto no sólo en orden a uno mismo, sino
también en orden a los demás seres elevados al consorcio de
la divina naturaleza. Angeles, bienaventurados y justos de
la tierra se diferencian unos de otros, por razón de la per­
fección de la vida divina que participan. Y su graduación
perfectiva proviene, de una parte, de la mayor o menor dei-
formidad, y de otra, de las órbitas más o menos profundas
que trazan en el fondo sin límites de la esencia divina y
del misterio trinitario.
El alma del justo, por lo tanto, es un santuario, un tem­
plo, un cielo y un paraíso de Dios. Y lo es, sobre todo, en
el cielo; y, limitándonos al estado de los viadores, lo es
principalmente en la cumbre de la perfección. Pero no deja
de serlo en el mismo comienzo de la vida espiritual, inaugu­
rada por el advenimiento de la gracia al reino interior del
alma. Y ese santuario y templo está sustentado, levantado
y terminado por la sincerísima caridad da Cristo este
cielo y paraíso se halla adornado de luces y flores por la
mano del supremo Jerarca, Cristo Jesús, principio meritorio
de todas las gracias.
Cierto que entre el comienzo de la vida espiritual en el
momento de la justificación y su pleno desarrollo en la
mística cumbre, media una distancia inmensa. San Buena­
ventura lo sabe perfectamente. Y lo que sabe, escribe en
vigoroso estilo. El alma privada de la gracia de la contem­
plación es como el firmamento sin sol, sin luna ni estre­
llas. Pero la que gracia tan excelente posee, es como el fir­
mamento esmaltado de relucientes luceros. Más todavía.
Según el Seráfico Doctor, de la cima de la vida contempla­
tiva al valle de los imperfectos va lo que va del cielo a la
tierra; o, para usar de una frase gráfica, de un ángel a
un animal. “Bestialis est homo carcns his et habens faciem
inclinatam ad terram sicut animal; sed plenus luminibus
est totus angelicus” Ni dirían otra cosa Santa Teresa y
San Juan de la Cruz, maestros de la mística teología.
Y, sin embargo, nada de diferencias substanciales: La
gracia lleva en germen toda la vitalidad exuberante de la
vida perfecta. Afirmar lo contrario sería adulterar el ipen-
samiento bonaventuriano.
Los árboles frutales viven durante el invierno. Viven,
en forma esquelética, sin que 92 manifieste su vigor. Pero
llega la primavera, la atmósfera se templa, desaparecen lafl
“ * /fin . nifwWs in D eu m , c. 4, n. S.
™ In H e x ., coll. 20, n. 2, t. 5, 425. lisia diferencia, expresada con
frase tan fuerte, no indica diferencia tle grado esencial ; es una frase
meramente ponderativa.
helada3, y la luz y el calor actúan en creciente intensidad.
La savia vital se activa y circula con fuerza por todos los
puntos vivos de la planta. Y las yemas se abren en flores,
hojas y frutos en agraz, los auales, cuando se sazonan y
se recogen y se gustan, deleitan y sustentan al hombre por
5u sabrosidad saludable. Bs lo que acontece con el alma
del justo, la cual, para usar de un símil bonaventuriano,
tiene su invierno, primavera, verano y otoño. Los princi­
piantes viven la vida divina, comunicada por la gracia. Pero
]a viven sin calor ni pujanza; en estado endémico y latente,
La gracia eleva el alma hasta conectarse con Dios. Las vir­
tudes se actúan en cuanto son necesarias para la conser*
vación de la gracia. Y los dones y las bienaventuranzas,
estos hábitos deiformes superiores, duermen, en estado la­
tente, en el fondo del alma. Pero, al paso que el alma va
ejercitándose en las virtudes, el sol eterno, que es Dios,
influye con mayor fuerza en ellas. Y entonces brotan, en
orden ascendente, primero los dones y luego las bienaven­
turanzas. Y emerge toda una floración de obras meritorias,
las cuales, llegadas a sazón ¡por la luz y calor estival, pro­
veniente de Dios, que, sin nubes ni borrascas, domina ya el
hemisferio del alma, se recogen en el otoño y se gustan y
fie saborean con fruitiva complacencia. Y ésta es la felici­
dad suprema en la tierra
Y en esta expansión vital de la gracia, San Buenaventu­
ra hace referencia constantemente a Cristo. Todo el orga­
nismo espiritual, constituido por la gracia y los dones gra­
tuitos, brotes espontáneos de la gracia, viene del influjo
mediador de Cristo Jesús. La energía que pone en movimien­
to toda esa contextura orgánica no es Bino un mensaje de
amor que emana de su divino Corazón. Y merced a Cristo,
autor de la gracia, que cura y sana, ilumina y perfecciona,
quedamos purificados, rectificados, llenos de luz y de re­
bosante vida. Casa sosegada y jardín delicioso ha de ser el
alma que desea comunicarse íntimamente con Dios. Y Cristo
ordena y pacifica la casa y el huerto de nuestra concien-
c*a‘ La guarnece de temor santo, la escolta con su luz y
fortaleza y la adorna de viñedos, bosquecillos y frutales, los
guales simbolizan el amor generoso como el vino, las virtu­
des numerosas como los árboles de la selva, y las buenas
i ras. olorosas y perfumadas, como los sabrosos frutos de
09 frutales m. Hermoso es el huerto con su ccrco y abun­
dancia de fuentes de aguas cristalinas. Y está plantado por
a mano del Amado, Cristo Jesús.
Varón de deseos es el Seráfico Doctor. El logro de su

a. • to e o í» ., n . g . t . >.
* rtinmrnt in )•.('( U s . » j, n ::
ideal, siempre antiguo y siempre nuevo, exige, no pies para
caminar, sino alas para volar. Su Itinerario es una subida a
Dios '”", a la Jerusalén de a rrib a ", al monte Sión. Es un paso
de Egipto, por el mar R ojo y el desierto de este mundo, aj
P a d re ". Y en esta ascensión de verticalidad pasmosa, el
alma ha de remontarse, acompañada, apoyada y ayudada por
Cristo, camino y puerta, vehículo y escala, propiciatorio eo-
locado sobre el arca y sacramento escondido por Dios desde
los sig lo s* . Nadie entra en Dios sino por el Crucificado'.
Nadie penetra por la contemplación en la Jerusalén celestial,
si no es entrando por la sangre del Cordero como por la
p u erta "’. Nadie escala sino por la gracia que nos viene de
Cristo, excelso monte donde se ve al Dios de los dioses en
Sión™. Y para entrar de nuevo en la fruición de la verdad,
como en otro paraíso, «s necesario que ingresemos mediante
la íe, esperanza y caridad del mediador entre Dios y los hom­
bres, Cristo Jesús El cristiano ha de pasar de Egipto, lu­
gar de concupiscencias y tinieblas, a la tierra prometida, que
es la paz, el reposo místico, la verdadera sabiduría, término
deseado de las almas. Y este tránsito venturoso no se realizi
sino en virtud de la vara de la Cruz. Con Cristo y por Cristo
pasamos de este mundo al Padre, aspiración incoercible del
varón de deseos
Acción, y acción incesante y saludable, ejerce Cristo en
las almas. Y San Buenaventura la palpó y experimentó con
eficacia singular. Y esas experiencias misteriosas quedaron
engarzadas, en consorcio amigable con la teología, al sistema
espiritual bonaventuriano. De abajo arriba, esto es. del suelo
al cielo, San Buenaventura establece como un alado correo:
Cristo, que traslada a los suyos a la gloria eterna. “ Tú, más
veloz que el águila, diste saltos como gigante que devora el
camino para cumplir el misterio de la Encarnación, hasta
que, como águila que provoca sus polluelos a volar, exten­
diste las de tus brazos en cruz y, revoloteando sobre nosotros,
nos tomaste y llevaste sobre tus hombros y en tu fo rtaleza
a tu morada santa y al palacio de tu familiaridad y cari­
dad” "K, escribe San Buenaventura, dirigiéndose a Cristo.
Cristo fundó su ciudad y reino, que es la Iglesia, mediante
la gracia; y la consumó y la beatificó mediante la gloria.

I tiii. m en tís in D eu m , prol., n. 3 ; ibid , c. 1. n. j ; ibid., ti |i-


Ibid., pról., loe. cit. '
',011 Ibid c. " , 11. 1.
Ibid., n. i.
“ Ibid., pról.. !<>•■. k-it.
™ Ibid., luc. lit.
Ibid., c. I, 11. 8.
Ibid., i-, 4, n. i.
“ Ibid., c. 7, n. 2.
V itis niystú'a, c. 5, n. 6.
irismo con lo s ciudadanos d e esa ciudad santa, que son
sus seguidores. Los justificó, loa santificó y los glorificó,
co n s titu y é n d o s e en centro beatificante de lo s ángeles y de
jos bienaventurados. Y esto es ser vida: “Vita pascens” .

VII.— C h is t o t é r m i n o de n u e s t r o s d e s e o s

Ni gozos ni consuelos de la tierra. San Buenaventura los


y renuncia por completo. Y, libre de tan pesada
d esp re cia
carga, se le agolpa toda la fuerza del alma en la voluntad.
Y la voluntad se enciende en un acto de amor puro, inflamado
y seráfico, el cual anima, dirige y termina todo el dinamismo
espiritual del Seráfico Doctor. Sello característico de su espi­
ritualidad es el amor. A¡qmel amor cuyo centro de atracción
es Cristo. Cristo, en efecto, e 3 fuente de toda hermosura,
de toda dulcedumbre y fragancia, de toda sabiduría, rsgalo
y suavidad Y con más ímpetu que la piedra que de lo alto
baja a lo profundo del valle, San Buenaventura se encamina
al objeto de su amor, que es Cristo, “ sumamente hermoso,
sumamente armonioso, sumamente odorífico, sumamente sua­
ve y sumamente deleitoso" Como que Cristo es amoroso
nido donde vive, trabaja y descansa el espíritu de San Bue­
naventura.
La Mística Doctora, Santa Teresa de Jesús, proscribe el
error de los que excluyen la consideración de la humanidad
de Cristo en las almas elevadas a los altos grados de oración.
Semejante camino sería peligroso por demás. “ Cuanto mAs
adelante va un alma, dice la Santa, más acompañada es da
este buen Jesús” *". Profundamente cristocéntrico es San Ig­
nacio de Loyola. En la segunda 3 emana de los Ejercicios
Espirituales, eliminadas ya las obscuridades de la primera,
preséntase Jesús, maestro y modelo; y, a lo largo del camino
de las virtudes hasta la unión con Dios, conduce, sostiene y
absorbe el alma que nunca se separa del divino in flujo'".
Otro tanto enseña San Buenaventura, amartelado amante
“ .Verbo encarnado, a fuer de fiel discípulo del Llagado Se­
rafín de Asís. Asocia a sus más sublimes inLuiciones místicas
a ardiente devoción a Cristo hombre. La doctrina bonaven-
Uriana, precisa y diáfana, se ha impuesto en los escritores
Posteriores, tanto franciscanos como no franciscanos.
Pulso del amor es la memoria. Y en verdad, lo que mucho
ama, mucho se recuerda. San Buenaventura entendía, sen­
tía y amaba a Cristo, y tenía continua presencia de Cristo '*
Ojos, lengua., oído, gusto, entendimiento, memoria, voluntad,
todas las energías, todas lav facultades y toda el alma del
Seráfico Doctor se transfería a Cristo con el suave e incon­
tenible peso del amor. Bien puede decirse que el alma de
San Buenaventura residía en Cristo, cuyos misterios éranle
mansiones o, mejor dicho, dulces prisiones de amor.

* *
La primera mansión bonaventuriana, espaciosa más que
los cielos y más luminosa, ardorosa y hermosa que toda pura
criatura, es la encamación del Verbo. Ante misterio tan
inefable, San Buenaventura especula, se admira, ama. “ ¿Y
qué mayor poder que el unir los extremos más distantes en
una sola persona? ¿Qué cosa más sabia y conveniente que
realizar, para la perfección de todo el universo, la unión de
lo primero y de lo último, esto es, del Verbo de Dios, principio
de todas las cosas, y de la naturaleza humana, la última de
todas las criaturas? ¿Qiué mayor benevolencia que tomar el
Señor la forma de siervo para rescatar al siervo? A tanto
llega la dignación, que nada más piadoso, nada más benigno,
nada más amigable puede concebirse” " ’ . Asi contempla el
Seráfico Doctor, quedándose pasmado a la vista de los con­
trastes de ideas y realidades, armonizadas por la potencia
suma del infinito amor. Y así también se inflama su voluntad
y se dispone para los incendios sobrehumanos que dominan
la mistica cumbre
La segunda mansión que liga y cautiva el alma de San
Buenaventura, es la pasión de Cristo. A;hí, en ese inmenso
mar de dolores, es donde ve el Seráfico Doctor lo ancho y lo
largo, lo alto y lo profundo de la caridad de nuestro Redentor.
Ahí conoce y entiende todas las cosas, porque la Cruz es el
libro en el qwe se contiene la noticia de todas ellas Me­
diante la pasión de Cristo, en efecto, se nos descubren y mani­
fiestan las realidades que nos interesan para la salvación-
Cristo crucificado es “ la llave, la puerta, el camino y el es­
plendor de toda verdad” Y quien le sigue, ése no anda e»
tinieblas, sino que tendrá la luz de vida™. Concentra en sí
toda llama, ardiente y reluciente, convirtiéndose en objeto
central de iluminaciones, que llevan el alma al extático amor.
A los esplendores de la Cruz, todo se aclara: Dios, admirable

*l¡ D e p c r fe c t. v ita e ad só ro res, c n. 4, t. 8, 115.


*“ H revil., p. 4, n. 2.
’ 1J ftiu . m en tís in D eu m , 1 6 , n 7.
D e IriplU i vía. v. 3, (i 3, 11. 3, t 8, 13.
Ibwi . r.. 5. i. i’i
*" lo a n ., s . 1:
en su sabiduría, justicia y amor, “ Deus admirabilis” ; el mun­
do de las inteligencias, benigno en los ángeles, precioso en el
alma humana y cruel en los demonios, “ spiritus inteiligibi-
]¡s’’ ; el mundo, puesto en el maligno, a causa de su ceguera,
esterilidad y perversidad, “ xnundus sensibilis” ; el paraíso
deseable, fastigio de la gloria, espectáculo de todo gozo y
alegría y venero de toda riqueza y opulencia, "paradisus desi-
derabilis” ; el infierno, que es lugar de terror y horror, repleto
de indigencia, vileza, ignominia, calamidad y miseria, “ infer-
nus horribilis” ; la virtud, laudable por su preciosidad, f r i ­
tos y hermosura, “ virtus laudabilis” ; y, por último, el reato
de la culpa, detestable en todas sus manifestaciones, "reatus
culpabilis”
San Buenaventura siente sed de luz y de amor, y para
calmar sus ansias recurre a la Cruz. “ Lignum crucis est li-
gnum sapientiae” Dios es fuego, cuyo horno está en Jeru­
salén, es decir, en el alma santa, elevada a la cima de la
perfección. Y ese honor lo encendió Cristo en el fervor de
su ardentísima pasión, y lo experimenta aquel que muere
místicamente y puede decir: Mi alma ha deseado el suplicio
y mis huesos la muerte m. “Ergo crux est fons sapientiae”
La tercera mansión bonaventuriana es la Eucaristía, sa­
crificio de oblación, sacramento de comunión y viático de
r e f e c c i ó n C o m o sacrificio, prolonga y renueva el del Cal­
vario y centra en sí todo el culto de la Iglesia y de los
miembros de la Iglesia. Como sacramento de comunión, nos
abrasa en mutua caridad, uniéndonos con nuestra Cabeza,
qte es Cristo. Y como viático de refección infunde en el
corazón del hombre sobrenaturales delicias. Y en verdad,
aparta de él cuanto puede afligirle y lo transforma en Cristo,
que, siendo bienaventurado por esencia, hace a los demás
bienaventurados por gracia “ Es todo un tesoro, superior a
todo precio: tesoro de toda esencia, puesto que todas las
cosas, actuales y posibles, son por El, en El y para E l ; tesoro
de toda sabiduría, porque no sólo conoce todas las cosas que
son. y pueden ser, sino también nos hace conocer cuanto cono»
cemos con certeza; tesoro de toda gracia, porque lleno está
de la gracia y de la verdad, y de su plenitud dimanan las
gracias todas; tesoro de toda gloria, porque toda ella se nos
deriva de El, como de su propio tesoro **. Manjar es, y man­
jar nobilísimo en la esencia, suavísimo en el sabor, exoelen-
' 81010 en su contenido y de todo en todo admirable en «u
«ncacia “ .

•ii Iriplici vin, loe. cit., t. 8 , 13 - 14 .


•n Á e maneto A n d r e a , serm, j, t. g, jó g Iob, 7, 15.
«ia , / s o n e to A n d r e a , loe. cit. fl:c fírev ii.. p. 6, c. 9, n. 2-3.
n ^ tSa,,cí- C orp o re C hristi, n. 4 Ibid., n. 3 :.
Ib,‘ l■, n. 36-40
Cristo, real, verdadera y substancialmente presente bajo
las especies sacramentales, es víctima de nuestros altares,
alimento de nuestras almas y compañero nuestro en la pere­
grinación de la tierra al cielo. Y el Seráfico Doctor vive del
sacrificio de la misa, del sacramento eucarístico y de la ado­
ración y amor a Cristo, que está de continuo con nosotros
hasta la consumación de los siglos. Fortalecerse para el bien,
elevarse en alas de la contemplación hasta el monte santo
del Señor, recibir las luminosas y ardorosas visitas y sus­
pirar por la eternidad, tales son los saludables efectos que de
la Eucaristía se originan. El Seráfico Doctor, adentrado en
el Cristo eucarístico, muere para el mundo y vive para Dios,
gozando de exuberante vida
A los rayos del sol se derretía el maná, figura de la
Eucaristía. Y el alma de San Buenaventura, en presencia
de Cristo, sol oculto bajo los velos eucarísticos, queda ds-
rretida y desfallecida de incandescente a m o r"1.
La cuarta mansión bonaventuriana es el Corazón de
Jesús"'. Esa es su pacífica morada; ésa, su residencia de
sabrosa quietud. “ ¡Oh cuán dulce y jocunda cosa es vivir
en este Corazón!” 01" Así exclama San Buenaventura, recor­
dando domicilio tan amable. Nada de estrépitos ni ruidos,
nada de pensamientos, cuidados ni amores extraños. San
Buenaventura entra y mora todo entero en tan suave Co­
razón.
Entiéndese por Corazón de Jesús, no sólo el órgano físico
que integra su divino cuerpo y está destinado a distribuir
la sangre a todos los puntos vivos de su organismo. Lo ado­
ramos, sí, pero no en su mera materialidad, sino en cuanto
es el símbolo natural del amor de Jesús6H0. Lo adoramos en
si, pero no por sí, sino en cuanto está hipostáticamente
unido al Verbo. Y en ese Corazón se nos ofrece excelentísimo
motivo para adorarlo y consagramos a El. Y es que amar
y adorar el Corazón de Jesús ea amar y adorar a aquel
Corazón que es el punto de cita de dos amores: del increado,
proveniente de Dios, y del creado, emanación de la voluntad
humana, la cual, supositada en el Verbo, ss diluye en infi­
nitas delicadezas, en irrompible consorcio con la vida sensi­
ble. Y así todas las efusiones y palpitaciones del amor de
Jesús se expresan naturalmente por su deífico Corazón, ex­
plicación viviente de todas las amorosas comunicaciones
divinas a favor de los redimidos. San Buenaventura se en­
tusiasma y, no pudiendo contener su emoción, prorrumpa

Ibid., n 1 3 - 1 6 ; il i i t l . , n . 25.
™ Ibid., n. 40.
** Y i í í i m ysti ca , c. 3, n. 3-3.
" Ibid., n. 1.
Ibid., n. 5.
en estas palabras: “Tu corazón, ¡oh buen Jesús!, es el rico
teso ro , la preciosa margarita que hemos descubierto en tu
cu erp o herido, como en campo cavado” Entra en el divino
C ora zón . Y aquí, en este templo, en este santuario, adora al
S eñ or y alaba su 3 anto nombre.
Y adelantándose a los tiempos modernos, no sólo delinea
con mano maestra el objeto de tan excelente culto, sino tam~
bién precisa su atrayente finalidad, la cual se cifra toda en
amar al que nos ama, expiar nuestras culpas y entregarnos
por completo al divino Corazón"0. Bien se está en E i; y el
Seráfico Doctor no puede separarse de El y a todos quiere
arrebatarlos a El, dulce objeto de amor, y como deseando
numerosa compañía en tan delicioso centro, se convierte en
apóstol de la devoción al Corazón de Jesús, cuando exhorta
así al alma piadosa: “Levántate, pue3 , ¡oh amiga de Cristo!,
y sé la paloma quo labra su nido en los agujeros de la peña;
sé el pájaro que halla su techo y vela siempre; sé tortolilla,
y esconde los polluelos de tu casto amor en aquella abertura
sacratísima. Aplica a ella tus labios para que bebas las
aguas de la fuente dsl Salvador. Porque ésta es la fuente
que mana en medio del paraíso, y dividida en cuatro ríos,
derramados en los corazones devotos, riega y fecunda toda
la tierra”
La quinta mansión bonaventuriana es el Cristo glorio­
so'"'. El que tantos y tan vehementes deseos anagógicos
experimentaba, por necesidad tenía que subir, Y San Bue­
naventura subía espiritualmente a la región de luz y ciudad
santa, morada segura y patria que contiene todo deleite.
Repasada de -continuo los celestiales gozos, haciendo ds este
destierro un suburbio del reino eterno*?. Tan hermosa es,
en efecto, y tan suave la gloria del cielo, que, vista una vez,
no hay cosa en adelante que deleite; vence toda dulzura
y sobrepuja a todo deseo. Y en aquella dichosa morada,
San Buenaventura gusta de contemplar al Rey del cielo
su gloria, a Jesús, hermano nuestro, un tiempo perdido,
abatido y despreciado, ahora hallado, ahora ensalzado, aho-
ra reinando, ahora emperador del universo Jesús es nues­
tra cabeza; y sus miembros que se le asemejan en los pa­
decimientos, se le asemejarán en el triun fo0". Y San Bue­
naventura se llena de inenarrable g o z o ; y, a la vista de Jesús»
glorificado, se le avivan las virtudes que le sustentan sus-
pensó en alto, pronto a sufrir contento y alegre todas la*
tribulaciones de esta vida.

fc

t V

Estos son los misterios que principalmente absorbían el


pensamiento y el afecto del Seráfico Doctor. Pero para de­
cir mucho en poco, añadimos que no son loa únicos ni ex­
clusivos. Suave objeto de las consideraciones bonaventuria-
ñas es Cristo todo entero, en todas las manifestaciones de
su vida, modelo de todas laa virtudes. Mas cada santo y
cada doctor de la Iglesia tiene sus preferencias. Y San Bue­
naventura tiene las suyas; y ésas son las que dejamos con­
signadas. Y aun todas ésas las resumiríamos en una: en
la pasión, que, siendo la razón motiva de la existencia de
Jesús, ea al propio tiempo principio de su plena glorifica­
ción. Y en efecto, por más que, para solaz y recreo del alma
piadosa, propone Dios gran variedad de materias saluda­
bles, aptas para nutrir la devoción, ninguna, sin embargo,
la alimenta y perfecciona tanto como la consideración de
Jesucristo, y Jesucristo crucificado objeto no sólo prin­
cipal, sino también suficiente por si solo para el hombre,
deseosa de subir de virtud en virtud y ver a Dios en el vér­
tice de la contemplación. Nada mejor puede meditarse por
las almas sencillas que los misterios de Cristo, y en par­
ticular el de su santísima pasión, fructuoso punto de refe­
rencia del programa de ejercicios espirituales que conser­
van y cultivan el amor sagrado. Todo esto se explica por
San Buenaventura mediante una metáfora transparente'".
El alma que se ejercita en la devoción humilde y sen­
cilla es el paraíso terrenal, en cuyo medio descuella el ár­
bol de la vida, que es el Verbo encarnado y crucificado.
Y en torno de ese árbol de eminencia singular, cuyos fru­
tos son suficientes para refocilar el alma y trasladarla a
Dios por extático amor, hay otros muchos árboles u ob­
jetos de santa meditación, los cualcs se traducen en apro­
vechamiento espiritual del alma que Iob considera. Pero
de tal manera ha de discurrir el alma por los diversos
árboles o diversas consideraciones, que al fin venga a pa­
rar en el árbol de la vida, Jesucristo, y Jesucristo cruci­
ficado, que respecto a lo que San Buenaventura llama '“sur-
sumactio" es no sólo causa qua influye a modo de mérito
sino también el objeto, cuya consideración ultima las dis­
posiciones del contemplativo para el caliginoso exceso msntal.
Y con lo que vamos diciendo, apuntamos otro pensa­
miento bonaventuriano de capital importancia. Y es que
“ • De p'.antatione paradi$i, n. o, t. 5 , -¡"5 .
“ * Ibid.. n. 8 ss., t 5 , 576-578.
firisto en su humanidad viene a ser, no término, sino ca­
mino; no cima, sino escala; no fin, sino medio. Un arco
maravilloso, vigoroso, esplendente e incandescente, tendi­
do entre lo increado y lo creado. “ In Christum pie inten-
rtentibus aspectus carnis, qui patebat, vía erat divinitatis,
quae Intebat” Toda gracia baja de Dios al hombre por
medio de Cristo; y por Cristo sube el hombre, deiforme
por la gracia, hasta Dios, principio que todo lo produce,
todo io gobierna y Lodo lo beatifica en la gloriosa eterni­
dad. Y, en este sentido, como lo dijimos al principio de
la I n t r o d u c c ió n , San Buenaventura profesa un cristocen-
trismo, no absoluto, sino relativo. Por lo que coloca tanto
en la cumbre mística como en la cumbre de la gloria la
realidad infinita de Dios, uno y trino, suprema aspiración
de la criatura racional, elevada al consorcio de la divina
naturaleza.
Paraíso, no ya terrenal, Bino celestial, es el alma que
de hito en hito mira a Dios en el excelso monte de la con'
tempTación, llenándose primero de vivísimos resplandores
y encendiéndose después, por fortísima moción del Espí­
ritu Santo, en refrigerantes llamas de amor. El águila, rei­
na de las aves, no puede seguir volando de continuo por
el espacio azul. Acá y allá ba de ponerse en contacto con
la tierra y hallar punto de apoyo en los elevados picos
de la montaña para trazar en el aire nuevos circuios de
amplio vuelo. Dada la fragilidad de los mortales, no pue­
den éstos, por elevados que se encuentren, conservarse,
sin interrupción, cara a los rayos refulgentísimos y ardo­
res inflamadísimos del sol eterno, que es Dios. Han me­
nester convertirse, aunque permaneciendo unidos a El, a
objetos de la porción inferior del alma, es decir, a las co­
sas creadas que representan claramente las divinas per­
fecciones. De estas entradas y salidas, subidas y bajadas,
se teje y forma la espiritualidad de San Buenaventura.
* no ¡se ha de olvidar que, en estas introversiones por
reducción a Dios y extraversiones por la expansión en las
criaturas, todo se compendia en Cristo Dios y en Cristo
Hombre. Y en verdad, hay dos clases de contemplación,
en correspondencia con la doble diferencia del alma: una,
cuyo cbjeto es la deidad de Cristo; y otra, cuyo objeto es
su hum anidad". El Verbo increado, manjar de los ánge­
les; y ej Verbo encarnado, que es la leche de ios peque-
•uielos ***.
*

r* l - 5> 574-575
hnu5 om niu m M a g istcr, nn. n-rj,
loe. cit , 11 13.
El Doctor Seráfico sube y baja, baja y sube, a imitación
de los ángeles en la escala de Jacob, aplicándose a la con­
sideración de tan distintas y, al mismo tiempo, tan idénti­
cas realidades. Cristo en su divinidad es, junto con el Pa­
dre y el Espíritu Santo, el objeto beatificante de los es­
píritus racionales. Y en su humanidad lo es de los que
están unidos a la carne, o, por mejor decir, de los cuerpos
gloriosos en la vida eterna. Por lo que bien puede decirse
Cristo término de nuestros deseos. "A Ti, pues, deseado
Jesús, fin de todas las cosas, sea yo llevado, creyendo en
Ti, esperando en Ti y amándote de todo corazón, con toda
la mente y con toda el alma, con todas las fuerzas. Tú
solo salvas. Tú solo eres bueno y suave para los que te
buscad y aman tu nombre” “ \
Si pudiéramos hacer una selección de Santos especiales
amantes de Jesús, sería de justicia nombrar a San Bue­
naventura. Sus encendidos acentos nutren La piedad sacer­
dotal, orientada diariamente al Cristo de nuestros altares.
“ Ea, dulcísimo Jesús, traspasa las entrañas de mi alma
con la dulcísima llaga de tu amor, para que verdaderamen­
te arda, y languidezca, y se derrita, y desfallezca con sólo
el deseo de T i; desee ser desatado y estar contigo***.

C o n c l u s ió n

Entre las múltiples producciones artísticas cuyo moti­


vo es la personalidad de San Buenaventura, hay una que
lo representa como prelado de la Iglesia, revestido di
pontífice, mitra en la cabeza, háculo en la mano derecha
y sosteniendo con la izquierda, aplicado al pecho y abierto,
El Arbol de la vida, bellísima joya de la espiritualidad
bonaventuriana. Y hay otra en que el Seráfico Doctor
aparece dialogando, en suaves confidencias, con el que
será más tarde el Patrono de todas las escuelas católicas.
¿Cuál ea el libro de donde sacas tu ciencia maravillosa?,
pregunta el Doctor Angélico al Seráfico Doctor. Y San
Buenaventura descorre graciosamente la cortina, y, se­
ñalando la imagen del Crucificado, responde a su santo
amigo: He ahí toda mi biblioteca.
Ambas representaciones artísticas expresan la misma
cosa. Revelan un rasgo característico de la p e r s o n a l i d a d
del Seráfico D octor: el cristocentrismo. Tal fué la intui­
ción de los antig-uos plasmada en el arte. Y tal es también
la conclusión que de nuestras páginas se infiere. El alma

í,:l Ligvuni. vita e, fru ct. u n. 48.


811 Solilo;} , < : . > , § z, n. 18, t. S,
¿el gran maestro franciscano se transparenta en sus es­
crito3- Y sus escritos nos manifiestan a Cristo ocupando
el centro en todas las cosas. A todos da normas y ejem­
plos saludables, como camino ejemplar de los predestina­
dos; a todos ilumina, como rayo fontal; a todos eleva y
v iv ifica , como vida de las almas; y como objeto atrayen­
te y absorbente de los corazones, a todos arrebata a Sí,
término de nuestros deseos.
*
W *
Y digamos también algo del segundo tomo de las Obras
de, San Buenaventura. Como se echa de ver, está confec­
cionado todo él con los escritos bonaventurianos referentes
a Cristo,
Con toda verdad puede figurar el Seráfico Doctor, aun
sin salir de la materia cristológica. com o un eminente maes­
tro escolástico que formula, precisa y determina mil intrin­
cadas cuestiones relativas al tratado De Verbo Incarnatc.
Sabe, analizar como Escoto y sintetizar como Santo Tomás,
con quien comparte la autoridad doctrinal en la Iglesia de
Cristo. Excelente prueba da lo que vamos diciendo sería, sin
duda, presentar al público las XXII distinciones del Comenta­
rio al LH libro de las Sentencias, maravillosa producción bo-
naventuriana. Veríase entonces a las claras que a San Buena­
ventura le viene perfectamente la cátedra, y cátedra será­
fica, difusiva de luz y calor.
Asi y todo hemos optado, no por un San Buenaventura
catedrático, cohibido forzosamente por la forma árida y
silogística de las escuelas, sino por un San Buenaventura
suave, íntimo, cordial. Presentamos, pues, al público es­
pañol toda una gama delicada y fina de sentimientos, pen­
samientos y afectos que nacieron, vivieron y se vistieron
con los encantos de la belleza en el corazón de San Buena­
ventura, en contacto inmediato con el Corazón de Jesús.
Y no hemos prescindido por completo de manifestar a
San Buenaventura como gran maestro de la Escolástica.
Ani está, encabezando el segundo tomo, un escrito suyo de
altos vuelos, vaciado en los moldes de lo que se llama quae-tt-
*«> disputata. Nos referimos a la obra bonaventuriana inti­
mada De Scientia Christi.
No es extraño que descuelle, aunque sin desentonar del
conjunto, de entre todos los escritos que componen el se­
cundo tomo, pues descuella también, por su inspiración y
’ S°r, entre los libros que acerca de la doctrina de la ilu­
tación han aparecido a lo largo de los siglos,
nre • ^c*ewí*a Christi, en efecto, es una monografía. Una
ciosa monografía acerca de la ciencia divina y humana
de Cristo; y aun hemos de decir que tal objeto de investí,
gación es todavía demasiado amplío. San Buenaventura lo
quiere más reducido, más particularizado. Por eso no con-
sidera la ciencia de Cristo en toda su amplitud, sino en
cuanto dice relación con las ideas ejemplares, cuyo foco cen­
tral está en el Verbo. Para un teólogo vulgar semejante
labor investigadora hubiera sido un trabajo sin perspec­
tivas, una mirada por microscopio, que no trasciende- loa
límites de estrecho panorama.
Pero San Buenaventura es un genio del pensamiento:
se eleva de la vulgaridad como el ciprés del humilde hisopo.
Y ocurrió que el objeto reducido y especial, escogido para
su especulación, se convirtió en alta y esplendorosa cima,
cuya luz indeficiente ilumina varios hemisferios de la mente
humana, El cristolágico, pues, dilucida la ciencia de Cristo,
desde el punto de vista de las razones eternas; el filosófico,
por fundamentar en Cristo todas las certezas de las intell'
gencias creadas; y el místico, puesto que, según los diversos
grados de deiformidad, el Santo Doctor va clasificando y
explicando las sucesivas y graduales iluminaciones que des­
cienden del Padre de las luces, desde las del orden mera­
mente natural hasta las que fulguran en la gloria eterna.
Ningún filósofo, teólogo o escritor místico que desee co­
nocer a fondo las cuestiones de su respectivo ramo, puede
desentenderse de la doctrina contenida en las cuestiones
disputadas De Scientia Christi.
Prueba evidente del genio especulativo del Seráfico Doc­
tor, esa gran obra es al mismo tiempo toda íntima, todo
interior. De ahí que pueda conectarse a perfección con los
demás escritos suyos del segundo tomo.
Los demás tratados que lo constituyen, se ordenan por
sí mismos, habida consideración de las devociones más se­
ñaladas que San Buenaventura tuvo a Cristo Jesús.
El Doctor Seráfico amó e imitó toda la vida de Cristo,
desde su origen eterno en el seno del Padre hasta el esta­
blecimiento de su reino en la gloriosa eternidad. A esa devo­
ción ardiente y vital de San Buenaventura corresponde el
opúsculo cuyo titulo es El Arbol de la vida.
Además, como tranquilos remansos en una corriente
perenne o diversas iluminaciones de ron mismo dia, se distin­
guen en la devoción bonaventuriana, siempre una e indivisa,
ciertos claros más intensos, ciertos fondos más profundos.
Y éstas son las devociones especialisimas suyas, que, a fuer
de franciscano, las redujo a la encarnación y nacimiento del
H ijo de Dios, a la pasión y a la Eucaristía.
Belén - Greccio, Calvario-Al vema, Cenáculo-las iglesia*
que hay en todo el mundo. Estos son los puntos geográficos
que enlaza la devoción de San Francisco a Cristo Jesús.
Encarnación-De las cinco Festividades del Niño Jesús,
paíión-Lo vid mística, Eucaristía-£>e sanctissimo Corpore
Chrisli- Así se unen ideal y misteriosamente las obras del
g^pundo tomo con las devociones especialísimas de San Bue­
naventura a Cristo Jesús. Y tal como se hallan unidas, las
presentamos nosotros. Tolle et lege.
P . B e r n a r d o A p e r r ib a y , O. F . M.

Madrid, San Francisco el Grande, fiesta de la Natividad


del Señor de 1945.
CUESTIONES DISPUTADAS
S O B R E

LA C I E N C I A DE C R I S T O
I N T R O D U C C I O N

A fin de que el lector pueda formarse una. idea de lo que


eran las Cuestiones disputadas en el ambiente escolar de la
Universidad de París en la Edad Media, nos ha parecido
oportuno, antes de entrar a hablar directamente de este es­
crito del santo Doctor, dar unas nociones sucintas de la na­
turaleza de este ejercicio Escolástico y de la estructura del
género literario nacido al calor del ambiente de eBtoB actos
académicos.
Al hablar de las Disputas escolásticas habidas en el seno
de las universidades medievales, ocurren dos clases de las
mismas: las Disputas ordinarias y las Disputas quodlibé­
ticas. La estructura interna y el proceso de las mismas son
idénticos en entrambas. La diferencia entre ellas estriba
en esto: laa Disputas ordinarias eran más frecuentes, y au
realización dependía de la voluntad del maestro regente.
Así vemos que hay Disputas ordinarias desde dos veces por
semana hasta una o dos veces por año. Además, los temas
que so habían de discutir en las Disputas ordinarias eran
escogidos y ordenados con antelación por el mismo maestro,
y el personal que intervenía ordinariamente en ellas no era
tan numeroso com o en las Disputas quodlibéticas, aunque no
impedía se dieran casos, y no con poca frecuencia, en que
estas Disputéis ordinarias alcanzaran gran resonancia en el
ambiente universitario, como ocurrió, por ejemplo, en laB
Cuestiones disputadas de Gonzalo Hispano, O. F. M., habl­
a s en la Universidad de París entre los años 1301-1303.
Las Disputas quodlibéticas tenjan de propio que los temas
n° eran preparados con antelación. Estos temas eran pro­
puestos, en el mismo momento de la sesión, por cualquiera
*“ los asistentes, a quólibet, quien de su propia voluntad
Podía escoger el punto doctrinal filosófico o teológico que se
TA
había dé discutir, de qiolvbct, de donde Ies vino el nombre
de Disputas quodlibéticaa o quodlibetalex, Estas disputas
tenían un carácter de mayor solemnidad que las anteriores;
por eso ss celebraban dos veces al año: por el Adviento
(disputas de Navidad) y por la Cuaresma (disputas de
Pascua).
Hechas estas advertencias, veamos lo que era la Disputa
escolástica.
El fin primordial de estos ejercicios escolares era adies­
trar a los discípulos, especialmente aquellos' que estaban eu
camino de la consecución de los grados universitarios (los
bachilleres en sus distintos estadios), en la dialéctica de la
argumentación escolástica.
La forma dialéctica de la disputa es la misma que coau
cemoa de las Cuestiones encuadradas en los diversos Comen­
tarios de las Set encías: los argumentos in utramque partem,
el cuerpo de la respuesta o solución del problema planteada,
y, finalmente, la. solución de las objeciones.
Los argumentos -pro y contra podían ser propuestos, por
uno o por varios, de viva voz o por escrito, y se da el caso
de que un mismo adversario proponga las dos series de argu­
mentos pro y contra. Estos argumentos podían ser los que
realmente corrian entonces por las escuelas o sacados de las
obras ya publicadas, y en este caso constituían lo que hoy
llamamos el status: guaextionis; o bien, eran preparados en el
momento de la disputa.
El cuerpo de la respuesta constituye el centro de la cues­
tión, donde el maestro asienta la solución definitiva del pro­
blema debatido. El modo de proponer la solución en esta parte
de la cuestión aparece de distintas formas, que hay que tener
sn cuenta para conocer bien hasta dónde se extiende el pen­
samiento del maestro. Unas vcccs se proponen diversas opi­
niones y toma posición frente a cada una de ellas; o simple­
mente relatándolas sin pronunciarse en favor ni en contra
de ninguna de ellas. Otras veces se entretiene en nociones
generales sin entrar en el fondo del problema. No pocas veces,
aun tratando la cuestión a fondo, no propone sus afirmacio­
nes como solución decisiva, insinuando la probabilidad de
otras soluciones. Estos y otros matices del pensamiento del
maestro aparecen en las distintas piezas de este género lite­
rario al expresar su parecer narrando, dubitando, inquirendo,
non asserendo, etc.
La exposición plena y auténtica del pensamiento del
maestro aparece cuando habla asserendo o determinando.
Estamos, pues, en la determinatio de la cuestión, palabra
que responde a dos significados, de los cuales el uno es el
resultado del o tr o : o bien significa la segunda sesión de este
acto académico, del cual hablaremos lusgo, en la que Ínter-
v¿nía el maestro dando la solución definitiva a la cuestión
propuesta, o bien es esta misma solución ya propuesta y
definitivamente asentada en el cuerpo de la cuestión. Cier­
tamente, la determinatio, en este segundo sentido, es la que
nos ofrece la posición clara y segura del pensamiento dfil
maestro frente al problema propuesto.
En la tercera parte de la disputa, o sea en la solución
de las objeciones, el maestro pasa revista a los argumentos
/pro y contra propuestos en la primera parto, y trata de re­
solver aquellas objeciones que pudieran estar en oposición
con la posición tomada en la determinatio. Tanto en [as
cuestiones de los diversos Comentarios, donde es el autor el
único personaje que redacta la cuestión desde el principio
hasta el fin, como en las múltiples Cuestiones disputadas,
donde son diversos los personajes que concurren a la redac­
ción de las mismas, como luego veremos, siempre nos será
posible conocer el pensamiento del autor en esta parte d?
la solución de las objeciones en los problemas resueltos en
ellas, ya que ellas aparecen siempre como complemento ma­
gistral de la determinatio.

« tt
L a D is p u t a o r d in a r ia .— Según hemos indicado arriba, en
este ejercicio escolar el maestro preparaba de antemano los
temas que se habían de discutir, los cuales podían ser múlti­
ples en cuanto a los puntos doctrinales que habían de ser
debatidos, o lógicamente encadenados alrededor de un solo
punto doctrinal, como, por ejemplo, las Quaestiones ditspu-
tatae de scientia Christi, De Trinitate y Da perfectione evan­
gélica de San Buenaventura. El proceso de la discusión se
desarrolla en dos sesiones. En la primera, la disputa propia­
mente dicha, se debatía el problema planteado con los argu­
mentos pro y contra en la forma anteriormente expuesta. En
esta primera, parte intervenían tres personas: el respondens,
el opponp.ns y el magister. El respondens era, generalmente,
un bachiller, aunque esto no impedía el que esta misión fuera
cumplida también algunas veces por un simple estudiante.
Se daba igualmente el caso de que en una misma disputa se
sucedieran diversos re&pondentes. Ciertamente, para este oii-
se escogían sujetos de serenidad bien equilibrada, larga
tormación teológica y solidez y extensión de conocimientos.
Oficio del respondens era exponer y sostener la tesis, ha-
^■ frente a las objeciones dando solución a las mismas,
r r horizontes a nuevas soluciones, etc. Sin embargo, el
£*pondens no obraba con entera independencia. Allí estaba
maestro, bajo cuya vigilancia se desarrollaba toda la dis-
°n. el cual intervenía, o bien para sacar de una situación
comprometida al respondens, o bien para marcarle el camino
en caso de desvío, o bien para discutir con é), como oponente,
para agudizar más su ingenio, <?te.
El opponens podía ser una sola persona, pero esto era lo
menos frecuente. Lo ordinario era que fueran varias. La
viveza de las discusiones, las diversas posiciones de la parte
adversaria, unas veces contrarias y otras contradictorias,
acusan diversidad de objetantes. Los testimonios que nos han
dejado los doei; mentos de este género señalan frecuentemente
la presencia de los diversos opponvntes. Estos no siempre eran
preparados de antemano, sino que, dada la resonancia que
en no pocas ocasiones tenían estas disputas en el ambiente
universitario, a las cuales asistían personas eminentes de
los diversos centros de París, del mismo auditorio surgían
éstos espontáneamente para combatir la posición sostenida,
como ocurrió, por ejemplo, en las Cuestiones disputadas de
Gonsalo Hispano, durante las cuales se levantaron, como
opponentes, Juan de Quidort— Joannes jacobita, como se le
nombra en las mismas Cuestiones— , Joannea Sapiens (¿.luán
de Puilly?) et alii.
Cometido del opponcns era formular los argumentos pro
y contra la tesis propuesta según los casos; durante el debate
establecido, presentar objeciones, en los distintos momentos
del mismo, a las que liabia de responder el responden*.
La intervención, pues, del respondente, del oponente v
del maestro en la forma que acabamos de indicar, constituía
la primera sesión de la disputa.
Después de este primer ejercicio, el maestro, en el tiempo
que mediaba entre esta sesión y la siguiente, y en su celda
o gabinete de estudio particular, recopilaba todo cuanto se
había dicho, daba solución definitiva a la cuestión debatida,
tomaba posición frente a los argumentos pro y contra, y
frecuentemente tomaba igualmente posición frente a algu­
nos argumentos de particular interés, en la misma solución
de la tesis propuesta.
Hecho este trabajo, venía la segunda sesión, que daba
cima a la disputa con la determinatio, la cual tenía lugar el
primer dia legibilis después de la primera sesión. En este
momento es cuando aparece ya en su forma definitiva la
exposición plena del tema debatido. La redacción rie la cues­
tión, hecha a base de la determinatio, da origen a la cuestión
o serie de cuestiones disputadas tal como aparees en los es­
critos de este género de los distintos maestros de la escolás­
tica. La determinatio, pues, ds las Cuestiones disputadas es
siempre un acto magistral reservado únicamente a los maes­
tros.
A estoa actos podían asistir de todos los centros de la
Universidad, y, a fin de q ie las hcciones de las otras aulas
,10 fueran obstáculo que impidieran la asistencia, el día en
liue algún maestro tenía uno de estos actos académicos, los
otros maestros, y con mayor razón ios bachilleres, cesaban
tn sus lecciones. Unicamente el maestro en cuestión expli­
caba una lectio brevis para dar lugar a los asistentes de acu­
dir a tiempo.
* *

Expuestas estas breves nociones de lo que era la Disputa


escolástica, ya le es fácil al lector conocer el medio ambiente
en que nacieron las Cuestiones disputadas acerca de la ciencia
de Cristo de San Buenaventura que editamos a continuación.
Igualmente, conociendo la estructura de las mismas, sabrá a
qué partea de ellas deberá acudir para encontrar el pensa­
miento del santo Doctor, o sea al cuerpo de la Cuestión, que,
respetando nosotros la terminología de los PP. Editores de
Quaracchi, va indicado con el nombre de “ Conclusio", aunque
nos hubiera parecido más en consonancia con el uso medie­
val la palabra “ Solutio” . En esta parte, pues, el santo Doctor
expone su pensamiento, no recitando, debitando o inquirendo,
sino asserendo o determinando. La seguridad y firmeza con
que deja asentada su doctrina en estas delicadas cuestiones
salta fácilmente a la vista. La posición que íl santo Doctor
toma frente a los argumentos pro y contra de la cuestión, la
encontrará el lector en la tercera parte de la misma: Solución
de las objeciones.

L a s C u e s t io n e s d is p u t a d a s sobre la c ie n c ia de C r is ­
to de S a n B u e n a v e n t u r a .— E l
Doctor Seráfico escribió va­
rias series de Cuestiones disputadas, de las que ya se hizo
mención en nuestra edición Obra$ de San Buenaventura, 1.1,
Páginas 54 ss. Entre todas estas series de Cuestiones dispu­
tadas ocupan un lu'gar preeminente los tres grupos De scien­
tia Christi, De mysterio Ss. Trinitatis y De perfectione evan­
gélica, las cuales, por su índole, entran en la clasificación de
!as Cuestiones disputadas ordinarias. Es cosa verdadera­
mente extraña que estas cuestiones hayan sido desconocidas
hasta tiempo reciente, en que fueron editadas por los PP. Edi­
tores de Quaracchi, porque, si exceptuamos la cuestión De
Püupertate, varias veces impresa,, aunque no en toda su inte­
gridad, desde el siglo XV, de las demás nada absolutamente
Con°cía. Son escritos, no cabe duda, de gran contenido
octrinal, algunos de los cuales, sobre todo los que tratan
d misterio de la Santísima Trinidad, enfocan los problemas
e Una manera tan singular, tan propia y tan personal del
ant° Doctor, que se pueden considerar entre los escritos de
mayor altura salidos de su pluma. A l igual de lo que ocurre
con otros escritos de capital importancia de los grandes
maestros de la escolástica, también aquí las vicisitudes de
los tiempos han obrado en sentido adverso para que estos
escritos entraran en la corriente transmisora de las obraB
del Doctor Seráfico hasta nuestros dias.
Sin embargo, las trazas de que San Buenaventura escri­
biera estas Cuestiones vienen desde el mismo siglo XIII, o
sea del año 1276, doB después de la muerte del santo Doctor,
como lo prueba el inventario de varios tratados contenidos
en el manuscrito de la Bibl. Municip. de Todi, Cód. 185, fo­
lio 18, procedente de la antigua biblioteca del convento de
San Fortunato, donde se leen estas palabras: Item,, quvs-
tiones dispútate fratría Gullielmi Baglionis, fratris Bonaven-
ture, fratris Barthólomei, fratría GuUielmi de Mara, fratría
Gualterii, in uno volumine (Opera om., V, p. III s.). De
estas Cuestiones habla también Pedro de Juan Olivi, contem­
poráneo de San Ruenaventura, con el cual convivió en el
convento de París, como lo atestigua el manuscrito de la
Bibl. Borgh. Cód. 5J¡, fol. 134va: Et idem vult Bonaventura
in suis questionibus disputad?, qvestione: Utrum Deum
esse, sit vcrwm indubitabile, o sea la primera cuestión dispu­
tada De rn.ystt.rio Ss. Trinitatis. Finalmente, el texto com­
pleto de estas Cuestiones, expresamente atribuido a San
Buenaventura, nos lo da el Cód. de la Bibl. Vaticana 612,
del siglo XIII. el cual nos da el incipit de estas Cuestiones
en esta form a: Incipiunt questiones bone venture de scien­
tia Christi. De este códice es el facsímil que va al principio
de esta introducción con el titulo de las cuestiones y el
principio de las De scientia Christi.
La edición está hecha por los PP. Editores de Quarac-
chi según el testimonio de ocho códices. Además de los có­
dices empleados por los PP. Editores existe en España otro
manuscrito de estas cuestiones en la Bibl. de la Catedral
de Oviedo, Cód. 31¡., desconocido de los PP. Editores. Este
códice, anónimo, fué examinado por el P. Beltrán de He-
redia, quien erróneamente lo señaló como un Quodlihet de
Alejandro de Halés (La Ciencia Tomista, 1928, p. 6 6 ),
de quien tomó la misma indicación, con la misma atribu­
ción, F. Pelstcr (Scholastik, III (1928), p. 447). Efectiva­
mente, las cuestiones del códice referido no son de Ale­
jandro de Halés; son más bien los tres grupos de las cues­
tiones disputadas de San Buenaventura De scientia Christi,
De mysterio- Trinitatis y De perfectione evangélica, como
ya lo advirtió el P. Albano Heysse (Archivum Franciscanum
Historicum, XXII (1929), p. 587).
Como ya hemos indicado arriba, las Cuestiones dispu­
tadas, como acto académico en el curso escolar de la Uní-
v e rs id a d de París, eran necesariamente una función magis­
tral, cuya parte principa!, la determinatio, estaba reserva­
da únicamente al maestro. Esto constituye precisamente la
prueba palmaria de la actuación de San Buenaventura como
maestro en la Universidad entre las fechas de 1253, en que
re cib ió el doctorado, y 1257, en que hubo (Je apartarse de
las tareas escolares por haberse hecho cargo del gobierno
de la Orden por su elección al Generalato, como ya adver­
timos en la biografía del santo Doctor (Cf. Obras de San
B u e n a v e n t u r a , I, p. 10 s . ) .
Estos datos nos dan pie para establecer el tiempo en que
fueron escritos estos tres grupos de Cuestiones disputadas,
lo mismo que los otros a que hemos aludido arriba, o sea,
entre los años 1253 y 1257, durante su actuación como maes­
tro en la Universidad de París.

• •
C o n t e n id o d o c t r in a l de l a sC u e s t io n e s d is p u t a d a s a c e r ­
ca d e l a c ie n c ia d e C r is t o .— 'Cristo es Dios y Hombre. E s­
te hecho da pie a San Buenaventura para establecer el plan
a desarrollar en estaB Cuestiones. Fijando su penetrante mi­
rada en los anchurosos senos de la Divinidad, trata, en pri­
mer lugar, el santo Doctor de escvdriñar la amplitud y los
modos del conocer divino. En las tres primeras cuestiones
plantea y resuelve maravillosamente estos problemas. La ac­
tuación de la luz divina en el conocimiento creado, en cuyos
reverberos encuentra la criatura la solidez y certeza de las
verdades que posee, es el tema que desarrolla en la cuestión
cuarta. Esta idea de la dependencia del conocimiento creado
respecto de la luz divina está tan incrustada en la filosofía
del Doctor Seráfico que la veremos venir con mucha frecuen­
cia en sus escritos.
Cristo, como hombre, tuvo su ciencia propia creada. Sin
embargo, unida como estaba la naturaleza humana a la di­
vina en unidad de persona, ei entendimiento humano de
Cristo había de tener tambiún relaciones especiales a la
ciencia increada. La naturaleza y amplitud de estas rela­
ciones constituyen los problemas que el santo Doctor re­
serva para las tres últimas cuestiones.

• •
La amplitud o extensión del conocimiento divino es el
Problema que plantea San Buenaventura en la cuestión pri­
mera. Dios conoce objetos infinitos, y en esto convienen los
A ctores antiguos, entre los cuales aduce San Agustín, y
s modernos. Si bien este conocimiento es uno y simple en
por razón de los objetos que connota, puede ser consi­
derado bajo tres aspectos: conocimiento de aprobación, de
visión y de simple inteligencia. Las cosas existentes en su
triple categoría de presentes, actuales y futuras, son el ob­
jeto de los doa primeros modos de conocer; pero así como
el conocimiento de aprobación abarca solamente las cosas
buenas, el de visión incluye, juntamente eon éstas, también
las malas. Las cosas adornadas de existencia actual en la
triple forma que hemos dicho son queridas y dispuestas
por Dios según el número y medida, por ser extrínsecas al
mismo Dios y sumergidas en el proceso del tiempo. De don­
de, si bien el conocer en Dios es en sí acto infinito, por
razón de la finitud y limitación actual de las cosas extrín­
secas que connota, es finito.
El tercer miembro de la división del conocimiento divino
es el de simple inteligencia. Es éste un conocer que perma­
nece encerrado en la vida íntima de Dios; es, por lo tanto,
un acto intrínseco en Dios, no tanto por ser él el principio
de donde toma su origen, sino también porque a Dios se
ordena, el cual, en la visión de sí mismo como verdad, co­
noce toda verdad. Es también intrínseco por el medio con
que se realiza este conocimiento, o sea, Dios conoce y ve
la infinidad de las cosas en el espejo terso e infinito de las
razones eternas o semejanzas ejemplares, que son una mis­
ma cosa con su esencia. Es, Analmente, intrínseco este co­
nocer divino por el modo de efectuarse, totalmente desliga­
do de todo asomo de causalidad que pueda connotar efecto al­
guno exterior. Conoce, pues, con esta ciencia de simple in­
teligencia el mal, del cual no es causa; las cosas futuras
que todavía no ha ¡puesto en la existencia; las cosas posi­
bles, a las que nunca dará existencia actual. Este acto exis­
te, pues, en Dios a modo de hábito, o sea es un acto plena
mente adecuado a la misma potencia divina, sin limitación
alguna, tanto respecto de sí mismo como en cuanto a lo que
connota. De donde se sigue que la amplitud de este cono­
cimiento abarca todos los lugares, tiempos y cosas. Entre
éstas, además de las que caen en el orden de la existencia
actual, están las que no tienen más que una aptitud de ser,
encerradas, por lo tanto, en el orden potencial o posible.
Siendo infinitos los seres de este orden, como infinitas son
las imitaciones posibles de la esencia divina, y al mismo
tiempo objeto del conocimiento divino, se sigue necesaria­
mente que la esencia divina de simple inteligencia, que es
la que abarca todos los seres posibles, se entiende a objetos
infinitos.
*
* *
Ciertamente, Dios conoce las cosas. Cabe ahora pregun­
tar: ¿en qué forma existen las cosas en la mente divina?
He aqu* el problema que plantea y resuelve San Buenaven­
tura en la segunda y tercera cuestión.
San Agustín dice que en Dios existen las razones de to­
das las cosas. ¿Qué se entiende aquí por razones de las co­
sas? San Buenaventura nos lo declara. No son las substan­
cias de las mismas cosas, porque éstas son distintas del
Creador. Son estas razones las formas ejemplares según las
cuales han sido o pueden ser producidas las cosas. Siendo,
pues, formas ejemplares, necesariamente son también se­
mejanzas representativas de las cosas, las cuales, por su
parte, son expresión del ejemplar de ellas existente en Dios,
y en este ejemplar o semejanza es donde Dios conoce las
cosas. De aq¡uí que estas semejanzas son las verdaderas
razones del conocer divino, que, por carecer de toda limi­
tación de tiempo, se llaman razones eternas.
Para alcanzar un conocimiento más cabal de lo dicho,
el santo Doctor estudia la naturaleza de esta semejanza.
Esta, considerada en la criatura, es imitativa, por cuanto
el ser creado es imitación y copia del ejemplar existente
en el Creador. Considerada la semejanza en el Creador, es
ejemplativa, por cuaito ella es el modelo o ejemplar según
el cual ha sido o puede ser hecha la copia, o sea la cosa
creada. De aquí que en Dios la razón ejemplar es la seme­
janza de la criatura. Una y otra semejanza son exprfonenteí
y expresivas, o sea son aptas para producir en el entendi­
miento el conocimiento de las cosas.
Si miramos ahora los modos de conocer humano y di­
vino, observamos que el primero es causado por las cosas.
Entra, pues, aquí la semejanza imitativa, la cual viene de
fuera y constituye algo compuesto y añadido en el entendi­
miento; acusa, por lo tanto, imperfección. El conocimien­
to divino, en cambio, es el que causa las cosas y les comu­
nica su razón de ser, respecto de las cuales tiene semejan­
za ejemplativa, la cual no viene del exterior ni supone com­
posición ni imperfección alguna. Es perfección total y aca­
bada.
Esclarecidos estos conceptos, concluye el santo Doctor:
el entendimiento divino es luz suma, verdad plena y acto
Puro capaz de expresar todas las cosas, al igual que la po­
tencia divina puede, por sí sola, producirlo todo. Expresar
acto intrínseco en Dios, y, como tal, eterno. Siendo, pues,
« expresión una suerte de semejanza—es la reproducción
ejemplar existente en Dios por la criatura— , de aquí
que el entendimiento divino, expresando eternamente en
verdad suma todas las cosas, eternalmente posee las sé-
f ia n z a s ejemplares de todas ellas; semejanzas que en él
J*na misma cosa con su esencia.
El entendimiento divino lo expresa todo en cuanto es
luz suma y acto puro; de aquí que esta expresión sea ne­
cesariamente lucidísima y perfectísima en grado sumo, y
la semejanza que de ella se deriva sea de todo punto per-
fecta. El conocimiento divino, pues, por estaa y en estas
semejanzas ejemplares— las razones eternas— ha de ser per-
feotísimo, distintísimo e integérrimo.
*
* *
Dios conoce las cosas por las semejanzas ejemplares o
expresivas existentes en sí mismo, según hemos visto en
lo que acabamos de, decir. Llegado a este punto, pregunta
San Buenaventura.: ¿qué clase de distinción hay entre es­
tas semejanzas, objeto del conocimiento divino? fisto es
lo que trata de averiguar el Doctor Seráfico en la cuestión
tercera.
No cabe duda que Dios conoce las cosas, que se conoce
a sí mismo y que se conoce como semejanza de otras cosas.
Igualmente es cierto que esta semejanza no le viene de
fuera, sino que es en su esencia la misma verdad expresiva.
Esto es lo mismo que decir que Dios conoce las cosas en sí
mismo como verdad o luz suma que todo lo expresa. Lo
mismo que la potencia divina tiene virtud para producir
totalmente todas las cosas, de la misma manera la verdad
suma es potente ¡para expresarlo todo y totalmente. Do
aqui que Dios conozca en sí mismo la multiplicidad de las
cosas, como verdad que lo expresa todo y de un modo total;
verdad que, siendo una, lo expresa todo a modo de seme­
janza ejemplar.
En este modo de expresar hemos de considerar tres co­
sas: la Verdad que expresa, la expresión misma y la cosa
expresada. La Verdad que expresa es una sola, con iden­
tidad r; al y de razón. Las cosas expresadas, en su estado ac­
tual o posible, tienen multiplicidad de formas. La expresión,
considerada en su propia esencia, se identifica con la verdad
misma, y en este sentido no cabe plurificación de cosas;
considerada en orden a las cosas, se plurifica únicamente
en éstas por razón de la connotación.
Estas expresiones de la Verdad divina respecto de las
cosas, que el santo Doctor llama también ratones ideales,
en cuanto son una misma cosa con la esencia divina, no
indican relación real a las cosas, sino sólo relación de razón,
a la cual, de parte de las cosas, corresponde la relación real,
sea actual o aptitudinal, según se trate de las cosas exis­
tentes en acto o posibleB.
Concluye, pues, el santo Doctor, que las razones ideales,
o las expresiones de la Verdad divina, o las semejanzas
ejemplares, por las cuales Dios conoce las cosas, tienen en
la esencia divina, no una distinción real, sino solamente de
razón, distinción que, no obstante, no solamente se funda
en la’ inteligencia raciocinante, sino que también encuentra
su fundamento en la realidad del objeto entendido. Este fun­
damento que atisba aquí San Buenaventura, ¿será acaso
el principio de la distinción formal de que hablarán más
adelante los maestros de la Escuela Franciscana?
*
* tt
Las semejanzas ejemplares o razones eternas son la luz
o el medio del conocer en el entendimiento divino. Los ful­
gores de esta luz eterna, independientemente de su reflejo
en las cosas, ¿llegan también hasta el entendimiento crea­
do en sus funciones de conocer? Tocamos, pues, el deba-
üdo problema del conocimiento humano, y ésta es la tesis
que propone San Buenaventura en la cuestión cuarta.
Antes de asentar su doctrina, puntualiza el 3anto Doc­
tor la cuestión, rechazando dos posiciones según las cuales
pudiera entenderse la acción de las razones eternas en el
conocer humano. El primero es el de los platónicos, que
recurrían al mundo ideal o arquetipo como único medio de
conocer, de donde, en la imposibilidad de la mente humana
de alcanzar este mundo ideal, se derivó otro error peor que
el anterior: el escepticismo aristotélico. La segunda opi­
nión que no admite el santo Doctor, por insuficiente, es la
que afirma que las razones eternas tocan al entendimiento
humano, no por sí en su acción directa, sino por su, influen­
ciaj la cual, en último término, se reduce al concurso gene­
ral de Dios en todas las cosaB, influencia que, en el caso
propuesto, no resuelve nada. Esta opinión no puede ser con­
siderada, de ninguna de las maneras, como doctrina au­
téntica de San Agustín.
La solución que propone San Buenaventura al proble­
ma del conocimiento según el sentir de San Agustín, como
lo prueba por los textos aducidos, es la siguiente: las ra-
2enes eternas concurren al acto de conocer como regulado-
y como motivas en las funciones del entendimiento. Es-
as razones no actúan solas y de un modo exclusivo, sino
íue con ellas concurre la acción propia del entendimiento
creado. Además, la luz de estas razones no se manifiesta a'
atendimiento con su plena claridad, sino que éste las per
jj*"* Parcialmente, o sea, la3 razones eternas, en sí mi3mas
n para la mente humana un objeto desconocido; sin. em
«Tío. los efectos de ellas, actuando como reguladoras y
otivas de todas las operaciones del ,pensamiento( acusan Ir.
PJj-Sencia de estas razones, y en esta forma y sólo con estr
ldad, que es el único modo compatible con el estado de
viador en que se halla actualmente el hombre, se establece
el contacto del entendimiento humano con la luz de las ra.
zones eternas. Cabe, no obstante, en la participación de cata
claridad u n a gradación en I03 distintos grados de conocer,
desde el estado de comprensor, propio de los bienaventura­
dos en el cielo, hasta el acto del conocimiento más común
y simple de cualquier hombre aquí en la tierra, como luego
declara el mismo santo Doctor.
¿Dónde radica la necesidad de la actuación de las ra­
zones eternas en los actos del conocimiento humano? San
Buenaventura aduce dos motivos que reclaman imperiosa­
mente la necesidad de esta actuación: la nobleza del cono­
cimiento. que pide estabilidad perfecta, de una parte, y la
dignidad del entendimiento que conoce, el cual, para sub­
sistir, necesita de certeza infalible.
Viniendo a lo primero, dice el santo Doctor, la estabi­
lidad o inmutabilidad requerida para la certeza del conoci­
miento no puede venir del ser que tienen las cosas en sí
mismas, ni del ser que tienen en el entendimiento al ser
aprendidas, porque este ser, según esta doble acepción, es
mudable, vano y perecedero bajo muchos puntos de vista,
entre los cuales no es el menor su misma condición de con­
tingente. Para obtener esta inmutabilidad cabal es preciso
que el entendimiento humano llegue a alcanzar las cosas
en el ser inmutable y eterno que tienen en las razones eter­
nas o ideas ejemplares existentes en la mente divina, de las
cuales no son más que copias movibles del ejemplar o mo­
delo que no cambia.
EJn cuanto a la dignidad del entendimiento que conoce,
éste reclama infalibilidad en el conocimiento, la cual le
viene no de su propia luz, que con suma facilidad puede
ser oscurecida, sino de su condición de ser imagen de Dios-
■Rn efecto: el espíritu racional, compuesto de la porción in­
ferior y superior, cuando delibera por medio del juicio de­
liberativo en orden al obrar, no procede la porción inferior
sin la superior. Pues bien, otro tanto acaece en el orden
eSipeculativo. En esta porción superior del alma reside la
razón de ser imagen de Dios, que, por esto mismo, es aquí
donde recibe el contacto de las reglas eternas, y en ella*
halla la certeza de todo cuanto juzga y dcñnc.
El espíritu racional, según venimos diciendo, es siern*
pre imagen de Dios. Esta imagen puede representar con
mayor o menor fuerza el modelo según el grado de deifoí'
midad que exista en el alma, y, conforme a esto, se allega
más o menos a las razones eternas; nunca, sin embarga
puede perder el contacto con ellas, porque nunca puede peí'
der la razón de imagen de Dios. Aplicando esto a los di'
versos estados en que puede hallarse el hombre, dice el
D o c t o r Seráfico, en el estado de inocencia era imagen sin
la deformidad de culpa, pero no tenía la plena deiformidad
de gloria; de ahí que en eBta condición, el contacto con laa
razones eternaa, si bien no era todavía perfecto, sin em­
bargo, no andaba envuelto en enigmas. En el estado de na-
tuTtüesa caída, además de carecer de la deiformidad, tiene
también la deformidad de la culpa; de aquí que en esta
condición, este contacto sea imperfecto y, además, envuelto
en enigmas. En el estado de la gloria carece de toda defor­
midad y posee, además, la deiformidad plena; de aquí que
en esta condición alcance las razones eternas de un modo
pleno y perspicuo.
Advierte San Buenaventura que, si bien el alma es ima­
gen de Dios, no lo es en su totalidad. Sumergido como está
e] hombre en el mundo de las cosas, a ellas se dirige según
una porción de su propio ser; de ellas abstrae los conceptos
que constituyen las razones propias y distintas de conocer,
las cuales concurren al acto del conocimiento, juntamente
con la luz de las razones eternas, durante todo el tiempo
de su condición de viador, a no ser que, por especial privilegio
de. Dios, le sea dado trascender en algún caso particular el
orden actual en que se encuentra, como ocurre en el rapto
místico y en las revelaciones de algunos profetas.
Finalmente, como epílogo de todo lo dicho, y corrobo­
rado con la autoridad de San Agustín, asienta el santo Doc­
tor que, en todo conocimiento cierto, el entendimiento nece­
sariamente alcanza aquellas razones eternas, aunque con
claridad distinta. De un modo las alcanza el viador y de
otro el comprensor; de un modo el que posee la ciencia y
de otro el que tiene la sabiduría; de un modo el profeta y
de otro el que comúnmente conoce.

*
Después de estudiar la irradiación de la luz divina en
la mente humana para llegar a la certeza en el entendi­
miento creado, pasa el santo Doctor a tratar el caso par­
ticular del conocimiento en el alma de Cristo, en el cual,
P or efecto de la elevación a la unión hipostática, ya no es
un ^mero modo común de conocer que pudiera ser conside­
rado al margen de la actuación de la gracia, como lo po-
i?am?s considerar en cualquier hombre que careciera de
sino que en el alma de Jesucristo, por su profundo v
1 Sular contacto con la misma Verdad eterna, derivado de
unión personal con ella, además de la iluminación co-
a todo ser racional, tiene otra iluminación de un o r -
trascendente, cuyo resultado es lo que llama el Doctor
seráfico el conocimiento sapiencial. Estamos, pues, en el
orden trascendente o sobrenatural, donde encontramos ya
el ser racional orientado en toda su integridad y de un
modo que supera a las exigencias de la simple naturaleza,
a Dios, o, como dice el santo Doctor, a la sabiduría fontal,
Para comprender esta iluminación trascendente de la
sabiduría, propone San Buenaventura el paralelismo que
tiene con el simple conocimiento de certeza. En efecto: la
iluminación en .el conocimiento de certeza requiere dos con­
diciones: la influencia de la luz eterna y su misma presen­
cia en las operaciones del conocimiento. De Igual manera,
en la iluminación sapiencial concurren la presencia de esta
luz divina y la influencia de ella en el espíritu racional.
Ya conocemos de la cuestión anterior lo que entiende
San Buenaventura por influencia en el conocimiento común
de certeza. Encontrándonos ahora en el orden sobrenatural,
este concepto de influencia supone una actuación más pro­
funda en el espíritu racional. En efecto: estando situada
el alma en un plano inferior, en el natural, necesita ésta
una adaptación total de todo su ser para situarse y obrar
en un plano superior, en el sobrenatural. Ha de conocer y
amar a Dios como Dios se conoce y se ama a sí mismo,
o sea, como dice el santo Doctor, se ha de hacer deiforme,
o, lo que es Jo mismo, ha de ser elevada sobre sí a este
nuevo estado, y, una vez situada en él, debe recibir de lo
alto todos aquellos adminículos que la habiliten para obrar
en consonancia con su nueva situación. Esta cualidad, que
le es infundlda de lo alto, proporcionada al alma e inhe­
rente en su misma esencia, es lo que entiende San Buena­
ventura por influencia de la luz eterna en el conocimiento
sapiencial; cualidad creada en la misma alma, que, por
habituarla a este nuevo modo de conocer, llamado sapien­
cial, se denomina sabiduría creada.
Además de la influencia se requiere la presencia de la
luz eterna. En efecto: la elevación y habilitación del alma
no puede existir si, con ella, no continúa obrando esta luz
como principio movente, razón dirigente y fin de pleno
reposo. Esta operación de la luz eterna en el alma es lo
que llamamos sabiduría increada. Si a la influencia de la
luz eterna se la llama sabiduría, es precisamente porque se
deriva de la sabiduría increada, por la cual guía a! alma,
y a la cual la hace llegar como a su término.
Explanada esta doctrina, concluya San Buenaventura en
lo concerniente al alma de Jesucristo, y dice como solución
aJ problema que plantea en la cuestión quinta: el alma de
Cristo es criatura, y como tal está adornada de esta doble
sabiduría; increada y creada. Increada, como principio pri­
mordial que mueve, regula y como término de perfecto re­
poso. Creada, como principio informante, habilitante y ele­
van te que la dispone para que pueda llegar a la sabiduría
increada. ^
* *

, Por la unión hipostática, el alma de Cristo está más


cerca del Verbo eterno que cualquiera otra criatura; su en­
tendimiento penetra y escudriña los infinitos senos de la
sabiduría increada más que entendimiento otro alguno crea­
do. Ciertamente, este conocimiento que el alma de Cristo
tiene de la esencia divina es inmenso. Ahora bien: esta idea
de la esencia divina en el entendimiento humano de Cristo,
¿llega a abarcar en toda su amplitud la sabiduría increada?
Este es el problema que plantea el Doctor Seráfico en la
cuestión sexta.
L a solución del mismo le viene como a la mano de la
misma teoría del conocimiento, tal como la ha expuesto en
las cuestiones que preceden.
En efecto, dice el santo Doctor, al conocimiento perfecto
y cierto de todo entendimiento creado concurren, no sólo
la presencia de la luz eterna, sino también b u influencia;
no sólo el Verbo increado, sino también el verbo interior­
mente concebido, o sea, el concepto formado en el entendi­
miento; no sólo la sabiduría eterna, sino también la noti­
cia que queda impresa en la misma alma; no sólo la Verdad
que causa o crea, sino también la verdad que informa e
ilustra el entendimiento. La magnitud de la idea de Dios
existente en el entendimiento creado dependerá siempre de
la mayor o menor medida de la influencia del Verbo, y,
como consecuencia, de la mayor o menor claridad de la no­
ticia que interiormente informa la mente.
Esto sentado, es cierto que la influencia de la luz eter­
na de pai te del alma, el verbo engendrado en la mente, la
noticia impresa y la verdad que interiormente informa al
entendimiento, por grandes e inmensos que 3e les suponga,
siempre son algo creado en el sujeto donde residen, y, por
10 tanta, finito y limitado. Siendo esto así, esta noticia, idea
0 c°ncepto nunca podrá igualar a la sabiduría o idea divi-
^a' es, bajo todo punto de vista, infinita e incapaz de
.coartada por límite alguno. De donde, el alma de Cristo,
' blen ®s inmensa cuanto cabc en una criatura por su unión
r>n e' Verbo, no por eso pierde su limitación nativa, porque
unión hipostática no destruye lo que es propio de cada
iiíf' laa c*0 3 naturalezas: ni la naturaleza humana se hace
i ll\Ita. ni la naturaleza divina se hace finita. De aquí que,
enírt ^ n' to y limitado el entendimiento humano de Jesu-
o ¡d ‘ ser f ° rzosainente finito y limitado el verbo
ea de la esencia divina en él engendrado, y, por lo tanto,
nunca podrá igualar al Verbo increado o idea infinita que
Dios tiene de sí mismo.
Concluye, pues, el santo Doctor que el alma de Cristo
no puede comprender la sabiduría increada, hablando de
comprensión en su sentido propio y estricto tal como se
ha expuesto.
Si queremos averiguar cómo está el alma de Cristo su­
mergida en los esplendores de la divinidad, diremos que
Cristo, aun aqui, fn la tierra, era comprensor; por lo tanto,
su entendimiento, en cuanto a esto, gozaba de las mismas
prerrogativas que los bienaventurados en el cielo. Estos,
por la deiformidad plena a que han llegado, tienen la clara
visión de Dios, y por una elevación misteriosa sobre sí mis­
mos, excedendo, como dice el santo Doctor, son embriaga­
dos, inebríate enajenados o transportados en loa anchuro­
sos senos de la divinidad, de manera que, como dice San
Anselmo, son más bien ellos sumergidos en los goces divi­
nos, que no estos goces entren en el corazón de ellos.
Viniendo ahora al alma de Cristo, unida, como estaba, al
Verbo, se hallaba adornada de una gracia, no sólo suficien­
te, sino sobreexcelente, superexcellens, según expresión del
Doctor Seráfico; de aquí que esta alma 3 ea deiforme en grado
sumo. Conforme a eBto, los fulgores divinos irradiados a
esta alma, y la claridad inmensa con que ella ve a La sabi­
duría divina, exeedit in ipsam, es transportada e inmergida
en ella en grado sumo, cuanto es posible a una criatura
elevada a la unión personal con el Verbo, sin llegar, no
obstajite, a comprenderla en su totalidad.
*
# #
El Verbo divino o la idea del Padre se ve a si mismo
de u na forma adecuada y perfecta. Contemplándose a sí
mismo, ve también en las razones eternas o semejanzas ejem­
plares la infinidad de las cosas actuales y posibles. Ya he­
mos visto en la cuestión precedente el modo cómo el alma
de Jesucristo contempla la sabiduría eterna. Pero, además
de esto, el entendimiento humano de Cristo, unido al Verbo,
ve en el mismo las cosas por las semejanzas ejemplarRS.
Cabe ahora preguntar: ¿en qué límites se halla contenida
la visión de las cosas en el Verbo percibida por el alma de
Cristo? Esta es la ultima tesis que dilucida San Buena­
ventura en la cuestión séptima de esta serie.
Ante todo propone el santo Doctor una distinción en el
saber divino que le da inmediatamente la clave para la solu­
ción del problema planteado. Al hablar de la sabiduría
increada, dice, podemos hacerlo de dos maneras: en cuanto
es ejemplar ¡activo y dispositivo de todas las coséis y cu
cuanto es ejemplar expresivo o representativo de las mismas.
Considerada la sabiduría in cread a en el primer modo,
decimos que en ella se hallan los modelos o ejemplares eter­
nos de todos los seres dotados de existencia a c t u a l ; relucen,
pues, en ella con inextinguibles fulgores todas las cosas su­
mergidas en el proceso del tiempo: las que fueron, son y
serán, Como la divina sabiduría es operativa bajo este punto
de vista, y lo dispone todo en orden a la existencia en número
y m edida, se le denomina con el nombre de arte divino. Las
cosas producidas por el arte divino están sujetas al proceso
del tiempo en su existencia, y, por lo tanto, son finitas, hasta
completar el número previsto por este divino arte.
Si consideramos la sabiduría increada como ejemplar ex­
presivo, decimos que la virtud infinita que ésta posee de
expresar infinitas imitaciones, se proyecta sobre un mundo
de infinitos posibles; seres y objetos cuya existencia queda
terminada únicamente en las ideas ejemplares que d; toda
eternidad posee la inteligencia divina. Naturalmente, estaa
ideas infinitas e idénticas con la divina esencia connotan una
infinidad de cosas posibles.
Volviendo ahora al conocimiento del entendimiento hu
mano de Cristo en orden a las cosas, dice el santo Doctor
que alcanza la sabiduría divina según el doble modo que
acabamos de exponer, pero de distinta manera. En efecto:
se llega al conocimiento de la sabiduría divina, en cuanto
ejemplar factivo, comprendiéndola y abarcándola en todos
sus ámbitos, por cuanto todas las cosas qce en ella se repre­
sentan, bajo este punto d-e vista, son finitas, y como tales
están al alcance de la perspicacia inmensa y fulgurante cla­
ridad del entendimiento de Jesucristo.
Considerada la divina sabiduría como ejemplar expresivo
o representativo, como bajo este punto de vista se representa
el mundo infinito de los posibles, el conocimiento de éste no
puede ser abarcado por una substancia ñnita. El alma de
Jesucristo, ai bien inmensa en su conocimiento por su unión
'° n Verbo, no por eso deja de ser criatura, y por lo tanto
im eX£tder ni igualar a la infinidad de las posibles
^'taciones de la sabiduría increada; de aquí que el entendi-
*ento humano de Cristo no puede apoderarse de ella en su
"^ lid ad , sino más bien es ella la que se apodera de é l ; el
^ d¡miento Cristo, pues, alcanza la sabiduría increada,
a modo de comprensión, sino más bien a modo de exceso.
aquí que e j conocimiento qua Cristo tiene de los posibles
caeesiuo.
a'10ra preguntar: ¿qué se entiende por conocimiento
palah1?0* ^an ®uenaventura mismo nos lo declara con estas
setu. [ ^ se dice que el conocimiento es excesivo, no en el
^e que el entendimiento que conoce exceda al objeto
8 a
conocido, sino en el sentido de que el entendimiento oognoj.
cente se dirige al objeto que le sobrepasa en alguna manera
erigiéndose sobre ai, sobre su modo propio de conocer, patj
ser transportado y abarcado por el objeto que le excede. Hst«
modo de conocer se puede dar en el estado de viador y, con
plena realización, sn el estado de comprensor. Aquí en |a
tierra se da ex parte, de un modo imperfecto; en la gloria,
con la plenitud de perfección. Considerado este modo de cono­
cer en los bienaventurados o comprensores y en el alma de
Jesucristo, se diferencian en cuanto a la medida, pues así como
aquéllos lo tienen de una manera ajustada a los grados de la
gracia propia de cada uno, y también según la voluntad di­
vina, que no se ofr:ce a todos indistintamente con su plena
familiaridad, en cambio, al alma de Cristo este conocimiento
Be le ha dado de un modo liberalísimo, ya sea por la gracia
de que se halla adornada, que llena en toda su totalidad su
capacidad receptiva, ya sea porque aquel espejo eterno,
donde fulguran las ideas ejemplares, se le manifiesta con una
familiaridad omnimoda.
Se dan, pues, algunas diferencias entre estos dos modos
de conocer en el alma de Cristo. Primera, en el conocimiento
comprensivo el cognoscente se apodera del objeto conocido; en
el excesivo es el objeto conocido el que se apodera del cognos­
cente. Segunda, en el comprensivo el aspecto o mirada de la
Inteligencia termina y se completa en el ob jeto; en el excesivo
es el apetito de la misma inteligencia el que queda plena­
mente saciado. Tercera, en el comprensivo la inteligencia con­
sidera de un modo actual y presente todas las cosas pasadas,
presentes y futuras; en el excesivo, o más bien en el exceso,
la inteligencia es dispuesta pronta para toda consideración
o contemplación. Cuarta, percibidas ya las cosas con la com*
prensión plena, la inteligencia, de hecho, ya no puede apren­
der nada de nuevo; en el excesivo, de tal manera queda satu­
rada su capacidad de conocer, que ya no le es posible apren­
der nada más de lo que conoce.
Concluyendo, pues, dice el santo Doctor, si hablamos del
conocimiento excesivo del entendimiento humano de JeS«'
cristo, podemos decir que se refiere a cosas infinitas; pero
si hablamos del conocimiento comprensivo, éste se reali**
solamente en orden a objetos finitos. De donde, si décimo3
que el alma de Cristo conoce todo lo que conoce el Verbo, 68
ha de entender de las cosas pasadas, presentes y futuras, que
en alguna manera concurren a la integridad del universo-
El conocimiento de estas cosas estuvo plena y totalmente
impreso en el alma de Cristo desde el primer instante de ^
concepción. En este sentido, ptes, se dicc que aquella bendtt*
alma de Jesucristo tuvo toda ciencia.
QUAESTIONES D I S P U T A T a
DE S C I E N T I A CHRIST

Q U A E S T I O I

Utrum scientia Christi, secundum quod est Verbum,


actu se extendat ad infinita
Quaeritur de scientia Ohristi, secundum quod Vertir
utrum actu se extendat ad infinita E t quod sic, ostenditur
1. Primo auctorítate Augustini, duodécimo De ciwfó
Dei, décimo octavo capitulo: "Infinitas numeri, quamvis in£
nitorum numerorum nullus sit numerus, non est tamen c
comprehensihilis ei cuius intelligentiae non est numerua."
2. Item, idem undécimo De civitate Dei, décimo capituli
loquens de sapientia Dei, ait s ic : “ Ñeque multae, sed una ce
sapientia, in qua sunt infinita quaedam eique finiti thesaur
rerum intelíigibilium” , etc.
3. Item, per rationem ostenditur sic. Quanto substant#
simplicior, tanto plurium est cognoscitiva *: ergo substantia
quae in infinitum magis simplex est quam aliqua substant
creata, in infinitum plura scit qiuam. aliqua creatura: ere1
et cetera.
4. Item, Deus comprehendit actualiter et suam esst'
tiam et suam potentiam; sed Deus potest infinita: ergo*
actualiter cognoscit totum suum posse, actualiter comP11
hendit infinita: ergo, etc.
5. Item, nobilitatis est in creatura cognosccre multa. 1
maioris nobilitatis adhuc scire plura*: ergo scientia, <3U‘
est infinitae nobilitatis, a tí infinita se extendit: eTgo, etc.
’ D e scien tia C hristi in g e n e re c.i. m Sent., d. 14 ; de hsr. ^
quaes tione 1 S e n t . , d. 3 5 , q. 5 ; d. 39 , a. r, q. 1-3 ; d. 43 , q- ,-
e t Quaest. disp. de T rin ., q, 6, a. 1,
■ N um . 3, u b i textu s o rig in a lis immensi quídam atque
p ro infinita quaedam eique fin iti. Iiiem locu s o c e u m t infr-n 3'
in corp ore. ,
* C í. L ibcr de causis, prop. 10 c t 17, uecaun A risto t., m De 1
ma, text, 3 seqq . (c. 4). ,
• S ecu n d u m A ristot., I M etaph.. c 2 : «S apien tis est omnia,
p ossib iie eSt, s c ir e .»
CUESTIONES DISPUTADAS
SOBRE LA CIENCIA DE C R I S T O

C U E S T I O N I

Se pregunta si la ciencia de Cristo, en cuanto Verbo,


se extiende actualmente a infinitos objetos

Inquiérese si la ciencia de Cristo, en cuanto Verbo,


se extiende actualmente a infinitos objetos. Se demuestra
que sí:
1. Primeramente por la autoridad de San Agustín, en
el libro X II De civitate Dei, cap. 18: "La infinidad del nú­
mero, aunque no haya número de números infinitos, con
todo, no es incomprensible a aquel cuya inteligencia no
tiene número” .
2. Además, él mismo, en el libro X I De civitate Dei,
capítulo 10, hablando de la sabiduría de Dios dice a sí: “ Por­
que no son muchas, sino una la sabiduría, donde residen
infinitas cosas y tesoros infinitos de cosas inteligibles, que
para ella son finitos” , etc.
_ 3. Además, se demuestra racionalmente .así. Cuanto
““as simple es una substancia, tanto mayor es el número de
cosas que conoce; luego la substancia que sobrepuja infini­
tamente en simplicidad a toda substancia creada, abarca
en 811 conocimiento infinitamente más objetos que cualquie-
ra otra creatura; luego etc.
Además, Dios en un solo acto de conocimiento com­
prende no sólo su propia esencia, sino también su poder;
el poder de Dioa es infinito; luego, puesto que conoce
ctualinente todo su poder, también actualmente compren-
objetos infinitos; luego etc.
. • Además, es perfección ce la creatura conocer muchas
j0 sa.a> y mayor perfección conocer más; por consiguiente,
^K<Clenc*a de perfección infinita se extiende a infinidad de
obfet05.; lueg0 etc.
6 . Item, Deus scit plura, quam possit, quia scit mu,
culpae, quae non potest fac¿re; sed potest infinita; ergo «t
scit plura inñnitis.
7. Item, qui cognoscit punctum secundum suam subj.
tantifim et "virtutem cognoscit iUum non solum in se, sed
etiam illa quae possunt ab eo emanare; sed infinitae lineat
possunt emanare a b uno puncto: ergo si in qualibet linea Sunt
infinita puncta, et a. quolibet puncto infinitae possunt uxi«
lineae et Deus posse omnis creaturae comprehendit; ergo
non tantum scit infinita, sed etiam infinities infinita.
8 . Item, quidquid intellectus humanus intelligit in po.
tentia vel habet in potentia, intellectus divinus habet in actu
et amplius, quia creatum nec actu nec potentia aequari potest
increato; sed intellectus humanus possibilis est ad infinita,
quia nunquam tot scit, quin plura possit scire; ergo si intel­
lectus divinus actu esl in plura quam intellectus humanua,
actualiter se extendit ad plura quam infinita.
9. Item, per impossibile: quia si Deus tantum sciret
finita, cum omni finito possit maius excogitar!, aliquid possel
cogitari maius divina scientia ‘ ; sed non potest: ergo, etc.
10. Item, si finita sciret, aut posset aliquid ultra scire,
aut non. Si non: ergo limilata esset eius scientia; si sic: sed
qui potest aliquid scire, quod nescit, potest addiscere; quod
de Deo nefas est dioere: ergo, etc.
11. Item, si sciret tantum ea quae sunt, et non ea quae
possunt fieri; cum artifex creatus cognoscat multa, quae
potest facere et nunquam faciet, aliquid sciret homo, quod
lateret Deum; sed hoc est falsum et impossibile: ergo, etc.

C o n t h a :

1. Omne scitum verum, omne verum eas 11: ergo si infi­


nita sunt scita, infinita sunt entia; sed consequens est impon-
aibile: ergo et antecedens.
2. Item, quaecumque Deus scit iudicat; sed quaecumqu6
iudicat talia sunt, qualia iudicat, et t o t ; quaecumque autew
Deus iudicat accipit ut finita: ergo quaecumque c o g n o sc it
sunt finita.—Si tu dicas, quod non sequitur: quia est finitu®
Deo, ergo est finitum; contra: tale es unumquodque in se.
a Ps. 146, 5 : Sapientiae eius n o n est num erus.
" S . A u g u st., lib 11 Soliloq., c. n. 8 : «N am veru m mihi
de tur esse id quod e s t.» A risto t., 1 P o s t., c. 2, de conditionibus 3“
scire requisitis disserens ait : «V era (seil. principia) quidem opof'
tet e sse , quoniam quod ro n e st, non est «cire.»
6 . Además, el conocimiento de Dios es más extenso que
p¿der, porque Dios conoce el mal de culpa, que no tiene
n su poder realizarlo; mas el poder de Dios es infinito;
luego conoce lo infinito y aun máa.
7 . Además, quien conoce el punto en bu substancia y
en su virtualidad, lo conoce no sólo en sí, mas también
conoce todo cuarto de él puede proceder; ahora bien, de
un punto pueden pra ceder lineas infinitas en número; luego,
si en una sola línea hay infinidad de puntos, y de cada
punto puede salir infinidad de líneas, y Dios comprende todo
el poder de las creaturas, Dios no sólo conoce objetos infi­
nitos, sino también infinitamente infinitos.
8 . Además, todo lo que el entendimiento humano en­
tiende o contiene en potencia lo tiene en acto el entendi­
miento divino y aun más, porque lo creado ni en potencia
ni en acto puede equipararse a lo increado; ahora bien, la
facultad del entendimiento creado es potencialmente infi­
nita, porque nunca conoce tanto que no pueda conocer más;
luego, puesto que el entendimiento divino comprende en acto
más que el humano en potencia, síguese que se extiende ac­
tualmente a más que infinidad de objetos.
9. Además, por reducción a lo imposible: Si el número
de objetos conocidos por Dio 3 fuese finito, podría pensarse
algo mayor que la divina ciencia, .puesto que siempre puede
pensarse algo mayor que cualquier finito; lo que no puede
ser; luego etc.
10. Además, si el número de las cosas conocidas por
Dios fuese finito, .podría aumentar o no. Si no, su ciencia
seria limitada; si lo pudiera, el que puede conocer algo
que no conoce, puede aprender, lo que es blasfemia afirmar
de Dios; luego etc.
11. Además, si Dios conociese solamente las cosas rea-
les y no las posibles, como cualquier artífice creado conoce
muchas cosas que puede realizar, pero que jamás realizará,
sucedería que el hombre tendría conocimiento de cosas igno­
radas por Dios; lo que es falso e imposible; luego etc.

Pon EL CONTRABIO:
1- Todo lo conocido es verdadero y todo lo verdadero
es T ''’ lue®° Ia* cosas conocidas son infinitas, infinito
hn n“ mero de los Beres; mas el consiguiente es imposible:
6 ° también lo es el antecedente.
Además, Dios juzga lo que conoce, y lo que Dios
l o * es.en cualidad y cuantidad tal como lo juzga; mas
cuanT ^ ios i uz£a es considerado por El como finito; luego
con ¿° ^ Í08 conoce finito.—Mas si tú dices que no hay
cu«ncia al afirmar que por ser para Dios finito, en sí
qua le est apud iudicium veritatis: ergo si aliquid est finita
Deo, necesse est, quod sit finitum simpliciter.
3. Item, omne infinitum est impertransibile tam ab ¡njj
nito quam a finito 7, quia «i quocumque pertransiretur accij*.
ret terminum: ergo esset ñnitum; sed quaecumque divina
intellectus cognoscit comprehendit et pertranait: ergo si in|.
nita sunt impertransibilia, infinita sunt incognoscibilia.
4. Item, quaecumque Deus cognoscit di atinóte cognoscit
sed quaecumque distinguí! numerat, quaecumque autem nu.
merantur mensurantur, et omnia talia Bunt finita': ergo
quaecumque cognoscuntuir a Deo sunt finita.
5. Item, omnis numerus aut est par aut impar: ergo
quaecumque numerantur a Deo numerantur numero pari vel
impari; sed omnis numerus par est divisibilis in dúo aeq.ualiL
similiter et omnis numerus impar, unitate sublata; omni
autem talis numerus est finitus; ergo si Deus numerat quae-
cumque scit, necesse est, quod illa numeret numero finito:
ergo sunt finita: ergo, etc.
6 . Item, quaecumque Deus scit ordinate scit; sed ubh
cumque est ordo, ibi est ratio primi et ultim is, quae est ratio
finiti: ai ergo ubicumque est ratio ordinis est ratio finitatii
et Deus nulla novit sine ordine, quia nulla scit inordinale
impossibile est, Deum infinita scire.
7. Item, si Deus scit infinita, aut infinita sibi, awt nobis
aut in se. Si infinita nobis, hoc non est magnum quid diecrt,
quia illa sunt finita simpliciter. Si sibi; sed quaecumque sunt
infinita alicui non sunt ab illo oognoBCibilia nec ab illo coa-
prehenduntur: ergo si Deus scit infinita, non comprehendi1
infinita. Si infinita in se; sed res alia a Deo, hoc ipso quod
est alia, est creatura, et hoc ipso quod creatura, est limitata:
ergo 3cire res alias infinitas, hoc est scire finita infinita; quO<¡
falsum est et non intelligibile, quia implicat in se contradi»
tíonem.
8 . Item, si Deus scit infinita, aut infinita in causa, 3 Li
in proprio genere. Si infinita in causa; sed omne, quod est i1
causa, est unum ergo quaecumque cognoscit ut in caus»
cognoscit per modum unius, non ergo per modum infinitoru»
Si infinita actu et in proprio genere; sed esse infinita actu i®
proprio genere eat falsum et impossibile: ergo falsum est
impossibile, Deum infinita scire.
9. Item, omne scibile a Deo appelletur A : tune quaei®
' A r is io l., i P o s t., c. 18 (c, 2 t)f x i M eta p h ., c. 9 (x , c. 10) e l roal‘
tis aliis locis, ubi textu s original is pro perlransiri h a b«t pertransM
* Secundum A risto t., v P h y s ic ., te x t. 24 (c. 3), e l x M etal1,1
text. a-5 (IX , c. 1}.
“ Suh hoc respectu P hilo Indaeus, D e m u n d i op ificio. d ie i; : « O í*
e st consequentia e t series rerum praecedentium. et sequentium -*
10 Cf. L íb er de. causis, prop. 12.
también finito, respondo que tal ea cada uno en sí m ism o
■^1 es ante el juicio de la verdad; por consiguiente, si algo
finito para Dios, por necesidad ae sigue que es en sí
mismo finito.
3 . Además, ]o infinito es intransitable tanto para el
ser infinito cuanto para el finito, porque cualquiera de los
dos que sobrepasase lo infinito, éste tendría un término, y
por consiguiente sería finito; ahora bien, lo que conoce el
entendimiento divino es por él comprendido y sobrepasado;
luego si lo infinito es intransitable, es también inconocible.
4 . Además, lo que Dios conoce, lo conoce distintamente;
ahora bien, el que distingue numera, y lo que es numerado
es mensurado, y todo lo que es tal es finito; luego lo que
Dios conoce es finito.
5. Además, todo número es par o impar; por tanto,
lo que es numerado por Dios, lo es mediante un número
par o impar; ahora bien, todo número par es divisible en
dos iguales, y del mismo modo lo es todo número impar des­
pués de substraída una unidad; y todo número divisible
es finito; luego si Dios numera lo que conoce, por necesi­
dad lo numera mediante un número finito; luego es finito;
luego etc.
6 . Además, lo que Dios conoce, conócelo con orden;
mas donde hay orden hay también razón de primero y de
último, razón propia de lo finito; .por consiguiente, si donde
hay orden hay finitud y Dios nada conoce sin orden, por­
que desordenadamente nada conoce, es imposible que Dios
conozca infinitos objetos.
7. Además, si Dios conoce objetos infinitos, éstos son
infinitos para El o para nosotros o en si mismos. Si son in-
finitos respecto de nosotros, no es gran cosa, porque pueden
ser en aí mismos finitos. Si son infinitos respecto de Dios,
Porque lo que respecto de alguien es infinito no puede ser
P°r él conocido ni comprendido, si Dios conoce infinitos ob­
jetos, no los comprende. Si son infinitos en sí mismos, pues-
Que toda cosa distinta de Dios es por lo mismo creatura,
y Por ser creatura es limitada, conocer cosas infinitas seria
°°nocer finitos infinitos, lo que es falso e ininteligible, por-
‘• ^ P l i c a contradicción.
- Además, si Dios conoce infinitos objetos, estos in-
^ t o s o lo son en su causa o en sí mismos. Si son infini-
^ en su causa, porque todo lo que existe en su causa es
a que es conocido en su causa es conocido
en a( •<*e unn y no a modo de infinito. Si infinitos actuales
dad nil8lnoa» porque ser infinito actual en su propia enti-
e imposible, es falso e imposible que Dios co-
,nfinitos objetos.
Además, llamemos A a todo lo conocible por D ios;
sic: A aut eat Deus, aut aliud a Deo. Si est D í u s : ergo scitim
a Deo est Deus: ergo aainus est Deus. Si aliud a Deo; omn¡
tale est actu finitum: ergo A est actu finitum; ct A nomina
omnia acibilia: ergo omnia scibilia sunt finita: ergo, etc.
10. Item, A aut est aequale Deo, aut eat m im s, a*
maius. Si minus Deo; ergo finitum; si aequale, vel maius;
ergo est Deus: ergo ai Deus acit infinita, Deus non scit nisj
Deum; et si non scit nisi Deum, non scit infinita: ergo «¡
acit infinita, non scit infinita.
11. Item, cum sit potentia faciendi et potentia cognoi-
cendi in Deo, et utraque infinita, et potentia faciendi semper
faciat finita; videtur, quod potentia cognoscendi sempo
cognoscat finita acta'; aut si non, quare non? Hoc est qu»
rere, cum in Deo sit velle, scire et facere, et velle et faceré
non se extendant ad infinita; quomodo scire se extendat üj
Infinita, cum médium non excedat extrema.

[CONCL.HSIO]

D eus scie n tia simplir.is in tel.ligen tiae s r it et com-hr.>


h en d it in fin ita

R e s p o n d e o :

Ad praedictorum intelligsntiam est notandum, quod se­


cundum doctores antiquos compellimur poneré, Deum scii*
infinita, propheta David dicente in Psalmo 11 : Magnus DoW
ñus noster et magna virtus eius, et sapientiae eius n o n e*1
numerus; et Augustino non solum iatud asserente, veril®
etiam probante duodécimo De civitate Dei, décimo octsí*
capitulo, ubi ait sic: "Illud erg-o, quod dicunt quídam scilif*1
philosophi, nec. Dei scientia posse infinita comprehendi: rust»1
eis, ut dicere audeant atque huic se voragini impietatis i®'
mergant, quod non omnes números Deus noverit. Eos qviPP'
infinitos esse, ccrtissimum est, quoniam in quncumque nuirie^
finem ponendum putaveris, idem ipse, non dico, uno add'*f
augeri, sed quantumlibet sit m,agnus et quamlibet multitud1'
nem continens, in ipsa ratione atque scientia numerorun» ^
solum duplicari, verum etiam multiplican potest. Ita v e r o
quisque numerus proprietatibus terrrinatur, ut nullus eorU^
par esse cuiquam alteri possit: ergo et dispares ínter se aMjJ'
diverai sunt, et singuli quique finiti sv'nt, et omnes ínfif'
•hora pregunto: A o es Dios o diverso de Dios. Si A es
Dios, luego lo que Dios conoce es Dios; luego un asno es
Oíos. Si es diverso de Dios, todo ello es actualmente fi-
->ito; luego A es actualmente finito; mas A representa todo
io conocible, luego todo lo conocible es f i n i t o ; lu ego etc.
10. Ademáa, A o es igual a Dios o menor o mayor.
Si es menor, es finito; si igual o m a y o r , es Dios; luego si
Dios conoce infinitos, Dios se conoce tan sólo a sí mismo;
y si no se conoce más que a sí mismo, no conoce infinitos
objetos; luego si Dios conoce objetos infinitos, no conoce
infinitos objetos.
11. Además, teniendo Dios potencia de obrar y poten­
cia de conocer, ambas infinitas, y la potencia de obrar pro­
duce siempre objetos finitos, parece seguirse que la poten­
cia de conocer siempre conoce finitos actuales; y si no,
¿por que no? Esto equivale a indagar por qué teniendo Dios
querer, saber y obrar, y no extendiéndose el obrar al infi­
nito, se ha de extender el saber al infinito; siendo así que
el medio no excede a los extremos.

[CONCLUSION]
Dios conoce y co m prend e, in fin ito s o b jeto s con la ciencia
de sim p le in te lig e n c ia

R e s p o n d o :

Para inteligencia de lo dicho se ha de notar que la auto­


ridad de los antiguos Doctores nos induce a afirmar que
Oíos conoce cosas infinitas en número; el profeta David
en el Salmo: Grande es el Señor nuestro y grande su
Poderío y sin límites su sabiduría; y San Agustín no sólo lo
«inna, sino también lo prueba- en el libro X II De civitate
^ei, capitulo 18, donde dice: "Sobre lo que dicen algunos,
a saber, ciertos filósofos, que ni la ciencia de Dios puede
Aprender cosas infinitas, les resta el atreverse a decir,
niergiéndose en este profundo abismo de impiedad, que
ble ConGce Dios todos los números. Porque éstos es induda-
^ que son infinitos, pues en cualquier número que os pa-
W ei* p*rar y hacer fin, eate mismo puede, no digo yo
añadiéndole nj.no, acrecentarse, sino que, por alto que
zón y illKnenaa la multitud que abrace, en la misma ra-
de los números puede no sólo duplicarse, sino
con P ia rse. Y de tal modo cada número acaba y termina
a otro 3 ,proPiec*ades, que ninguno de ellos puede ser igual
carja a,Suno. Así que son desiguales entre sí y diferentes;
n° es finito y lodos son infinitos. ¿P or ventura, se-
sunt. Itane números propter infinitatem nescit Deus omni»
et usque ad quandam summam numerorum scientia Dei pe^
venit et ceteros ignorat? Quis hoc vel dementissimus dixj.
rit?” Et parum infra: "Infinitas itaque numeri, quamvis inj.
nitor.ni numerorum nullus sit numerus, non est tamej
incomprebensibilis ei cuius intelligentiae non est numera *
Quapropter, si quidquid scientia comprehenditur scientij
comprehensione finitur; profecto et omnis infinitas quodaa
incffabili modo Deo finita est, quia scientiae ipsius incom-
prehensibilis non est. Quare si infinitas numerorum scien-
tías Dei, qua comprehenditur, esse non potest infinita; qu¡
tándem nos sumus homunculi, qui eius scientiae figere limi-
tem praesumamus ?” — His ergo, tamquam certissimis tes.
tibus compellimur dicere vel ponere, Deum scire infinita.
Modus autem istius positionis assignatur per doctores
moderniores, qui dixerunt, quod triplex est motiue divinae
cognitionis, non propter div^rsitatsm divinae scientiae in se.
sed in connotatione. Est enim in Deo cognitio approbationis
visionis et intelligentiae. Cognitio approbationis est bonorum
tantum et finitorum. Cognitio visionis est malorum et bono-
rum, et finitorum, pro eo quod concernit tempus; est enim
eorum solum, quae fuerunt, sunt et futura sunt. Cognitio
vero intelligentiae est inflnitorum, pro eo quod Deus ÍDtelligit
non tantum futura, verum etiam possibilia; possibilia autem
Deo non sunt finita, sed infinita
Ratio autem huiue positionis quare videlioct ponimue,
Deum scire infinita et non facere vel velle vel disponere, est,
quia divinum scire secundum tertium modum accipiendi est
actus Dei intrinsecus. ‘Intrinsecum autem dico, non tantum,
quia fit ab intrínseco, sed etiam, quia est ad intrinsecum el
per intrinsecum o í sccundim modum intrinsecum. Aid intrio-
secum, inquam, est, quia divinus aspectus in cogn oscen d o
non desilit extra se, sed aspiciendo se ut veritatem c ogn oscit
omnem veritatem,—Per intrinsecum, quia per rationes aetei*
ñas, quae sunt idem quod ipse, cognoscit quaecumque cognos­
cit —Secundum modum intrinsecum, quia divinum acire no»
solum abstrahit a ratione causas actualis, sed etiam causac
simpliciter. Scit eríím mala, quorum non est causa; scit etia®
futura, quae nondum facit; scit etiam possibilia, quae nuB'
quam faciet. Et ideo, quia ipsum scire non concernit neqt*
connotat aliquifl actúale exteriua, ideo dicit ibi actum P*1
modum habitus, actum, inquam, ipsi potentiae a d a e q u a tu ®
— quidquid enim Deus postest scire scit— actum etiam die'1

" L oe. cit.


” C f. i S e n t., d. 39, a. i, q. 3 , « l 111 S e n t., d. 14, a. 3, q- 3 1
rp o rt.
V id e iníra q . 3. D e «eqq. cfr. 1 S e n t., d. 35, q. 1.
c£to, ignora Dios todos los números por su infinidad,
£ü” c¡encia de Dios llega a cierta suma de números, igno-
°Jdo los demás?
Q uién habra que pueda decirlo, por más ignorante y
¡¡¿rio que sea? Y un poco más abajo: "Así que la infinidad
dfl número, aunque no haya número de números infinitos,
con todo no es incomprensible a aquel cuya inteligencia no
tiene número. Por lo cual, 3 i lo que se comprende con la
ciencia se limita con la comprensión del que lo conoce, sin
duda que cualquiera infinidad en cierto modo inefable es
finita y limitada para Dios, pues no es incomprensible a
gu ciencia. Por lo tanto, si la infinidad de los números para
la ciencia de Dios, que la comprende, no puede ser infinita,
¿quiénes somos nosotros, hombrecillos, para poner límites
a au ciencia?1’ Estos testimonios, certísimos sin duda, nos
fuerzan a sentar y decir que Dios conoce cosas infinitas.
El sentido de esta afirmación es precisado por los Doc­
tores modernos, según los cuales es triple el modo de co­
nocer divino, no por razón de la diversidad de la ciencia
divina en sí misma, sino ,por la referencia connotativa que
implica a s u b objetos. Hay en Dios conocimiento de apro­
bación, de visión y de inteligencia. El conocimiento de apro­
bación se refiere a lo bueno y finito; el conocimiento de
visión, tanto a lo malo como a lo bueno, pero finito, porque
concierne a las cosas que se realizan en el tiempo, exten­
diéndose tan sólo a lo que ha sido, es o lia de ser. El cono­
cimiento de inteligencia se refiere a cosas infinitas, porque
Dios no sólo conoce las cosas futuras, sino también las po­
sibles, y los posibles para Dios no son finitos, sino infinitos.
La razón de esta aserción, a saber, que Dios conoce in­
finitas cosas, mas no las produce, quiere ni dispone, ea por­
que el conocimiento divino en su tercera acepción es un
act? intrínseco de Dios. Y lo llamo intrínseco no sólo porque
intrínseco su principio, sino también porque su término,
u medio y su modo son intrínsecos. Es intrínseco su tér-
Sjin?> Porque la mirada divina al conocer no sale fuera de
31no contemplándose a sí como verdad, conoce toda ver-
idÉ mef^ ° es intrínseco, porque en las razones eternas,
«ticas consigo mismo, conoce todo cuanto conoce.— Su
° conocer es también intrínseco, porque el conocí-
mas t no sólo prescinde de la razón de causa actual,
que n Ia misma razón de causa simplemente. Par­
eja los males, de los que no es causa; los futuros
<ie nr<T ay*a no ha producido y los posibles que nunca ha
ni CQ° üucir' Por lo cual, dado que el saber divino no incluye
act0 annota realidad actual externa alguna, significa 'un
t«nci * odo de hábito, acto totalmente adecuado a su po-
■'o que Dios puede saber lo sabe— , acto sin limita-
in millo coarctatum nec quantum ad se nec quantum ad cot,
notatum, ideo universalem quantum ad loca, quantum ^
témpora et quantum ad obiccta. Quidquid eniiu. alicubi scñfc
ubique novit, et quidquid semel scit s.'mper scit, et aicm
untan novit, ita omnia scibilia novit Unde quia scibilla n#
tantummodo sunt entia actu, sed etiam in potentia; cum n^,
sit Inconveniens ponere infinita in potentia, non est incanv*
nicns ponere infinita actu a Deo scita.—*Et per hoc pata
responsio ad quaestionem et ad obiecta.

[SOLUTIO OBIECTORUM]

1. Ad illud ergo quod obiicitur: Omne scitum verum


et celera; dicendum, quod dúplex est scientia, scilicet tan
sana res et causa t a a rebus. Scitum a scientia causata
rebus est verum in se ef. in effectu; scitum autem a sciei
tía causante res est verum in causa et in potentia, et illuu
verum non infert ens actu, sed ens in potentia causae; ti
ideo ex hoc non sequitur, quodsi Deus scit infinita, ouoc
infinita sunt entia, sed quod infinita Deo sunt possibil»
2. Ad illud quod obiicitur, quod Deus quaecumque sil
iudicat, ele.; dicendum. quod Deus in cognoscendo infinta
iudicat illa infinita simpliciter, sed finita sibi; et hoc non
est inconveniens. Sicut enim non sequitur, quodsi aliquic
est infinitum finito, quod sit infinitum simpliciter; sic not
sequitur, quodsi aliquid est finitum infinito, quod sit finí’
tum simpliciter; et hoc est quod dicit Augustinus in prae­
missa auctoritate ".
3. Ad illud quod obiicitur, quod omne infinitum eSl
impertransibile, etc.; dicendum, quod pertransibile dicit®
duobus modis: uno modo per modum discursivum ab uno ^
aliud; et hoc modo habet veritatem verbum praemiasuD-
et sic intelligit philosophus in sexto Physicorumí:; al¡°
modo per universal-:m et plenariuzn contuitum eius quod cof
noscitur ab intelligentia; et sic infinitum, cum non sit
comprehensibile infinito, non est ei impertransibile, sed f'-
nito tantum.
4. Ad illud quod obiicitur, quod quaecumque scit í!
cognoscit distincte cognoscit, etc.; dieendum, quod illa
sequentia déficit in hoc, quod dicit; quaecumque disting1'1,

“ Cf. i S e n t ., <L 41, a. 3, q. a, et <3, 45, a. 1, q. 1.


" In principio corp. Cf. .\ug;ust,, <S3 Q u a est., q. 15, et 1 Se1"
J 35 » Q- 5 , ad 1
'■ l e x t . 10 s e q q .. e t t e x i. 60 se q q . (ti. : et 7).
lón alguna resfl£fcto a ai propio y respecto a su objeto con-
Cotado; p<V consiguiente, acto universal en cuanto a loa lu­
gares, a los tiempos y a los objetos. Lo que en un punto
supo, 'doquiera lo Babe; lo que supo una vez, lo sabe siem-
^ y como conoce uno, asi conoce todos los conocibles. De
donde se sigue que siendo conocibles no solamente los seres
actuales, mas también los .posibles, y no habiendo inconve­
niente alguno en poner infinidad de seres posibles, tampoco
lo haya en afirmar que Dios conoce actualmente infinitos
aere8>—De esta suerte es clara la respuesta a la cuestión
y a las objeciones.

[S o l u c ió n de l a s o b j e c io n e s ]

1. A aquello, pues, que se objeta: Todo lo conocido es


verdadero, etc., hase de decir que la ciencia es doble, a sa­
ber, una que causa las cosas y otra causada por las cosas.
Lo conocido por la ciencia causada por las cosas es verda­
dero en si y en su efecto; mas lo conocido por la ciencia
que causa las cosas es verdadero en su causa y en la po­
tencia, y esta verdad no supone entidad actual, sino sólo
potencial, incluida en la potencia de la causa; no se sigue,
por tanto, de qua conozca Dios infinitos objetos, que haya
Infinitos seres, sino que hay infinitos posibles para Dios.
2. A lo que se objeta que Dios conoce lo que juzga, etc.,
hase de decir que Dios, al conocer infinitos objetos, los
juzga como infinitos simplemente, mas finitos respecto de
si mismo; en lo cual no hay inconveniente alguno, pues
asi como no se sigue que si algo es infinito ¿>ara un ser
ijnito, sea simplemente infinito, así tampoco se sigue que,
31 algo es finito para un ser infinito, sea simplemente fi-
01 to; y esto es lo que San Agustín dice en el lugar alegado.

3- a lo que se objeta que lo infinito es intransitable, ctc.,


de decir que una cosa puede ser transitable en dos
Atidos: uno por discurso raciocinativo, que conduce de
rr® C03a a otra, y en este sentido es verdadero el pasaje
ou^3^0’ ^ a8* entiende el filósofo en el VI De los Físicos;
por una visión plena y total de lo conocido por la in-
PrJPív*3, y en esLe sentido 1 ° infinito, no siendo incom-
sitahi •Para ei ser infinito, tampoco es para él intran-
e> sino solamente para el ser finito.

^ lo que se obj eta <l ue lo Que D ' 0 9 c° n° ce lo conoce


aj .^am enté, etc., hase de decir que falla la consecuencia
g®*ir distingue lo que numera, porque distinguir es más
numerat; quia distinguere est in plus “ •quam numera^
Vel dic, quod quaecumque distinguit numerat numero
vel infinito; sed tune non sequitur, quod mensuret,
mensura dicit quid finitum tantum.
5. Ad illud quod obiicitur: si numerat, aut numero pari
vel imipari, etc.; dicendum, quod illa consequentia non t»
net, pro eo quod numerus infinitus comprehendit utnm,
que; unde sicut non tenet ista consequentia: homo et asi
ñus sunt animalia, ergo rationalia, vel irrationalia; sic nec
consaquentia praedicta.
6 . Ad illud quod obiicitur, qvod cmaeciimmie Deus r-r
noscit ordinate cognoscit, etc.; dicendum, quod divina cog-
nitio habet comparationem et ad cognoscentem et ad cog.
nitum; per comparationem ad cognoscentem quidquid cog-
noscit simul cognoscit. sicut simul et semel dicit quidquid
d ic it"; per comparationem a,utem ad cognitum, dico, quod
ordinate cognoscit; sed sicut cognitum & Deo non tanta
est praesens, sed etiam futurum et poaaibile; sic et ordo
ille non est tantum ordo actualis, sed etiam potentialis, quis
non tantum cognoscit res ordinate ordine, qui factus est, sei
etiam ordine, quem potest facere.—Quod ergo dicit, quod
omnis ordo habet primum et ultimum; verum est de ordin
actuali, non de ordine potentiali; sicut patet in numeró,
qui infinitatem habent; et tamen sunt ordinati; habent enii
ordinem possibilem, sicut et infinitatem.
7. Ad illud quod obiicitur: aut scit infinita nobis, etc.
dicendum, quod scit infinita in se, non quidem actu infinita,
sed in potentia; quae autem sunt in potentia sunt actu a
Deo scita. Unde infinidas potentialis in cognitis sufficit W
infinitatem actualem divinae comprehensionis; sicut ergo
infinitas in potentia non repugnat fmitati actuali in creí
tura, sic nec infinitas actualis cognitionis divinae repugn*1
finitati creaturae.
u A iis to t., D e p ra ed ica m en tis , c. D e d en om in a tivis in fine : «O»*11,
do alterum de altero pra«*riicatiir ut de subiecto. quaecum que rt* f
quod praedicatur dicuntur, om nia e tia m de subiecto dioentur.» H**1
propositio innuit principium aífirm ativi syllo-jism i, quod vocal*5
diei de om n i. V id e A ristot., i P rior., c. i seqq. A risto t., II W
c. 14 (c. 12), ait : «D iro autem in plus e s te quaecum que insunt <if
dem unicuique universaliter, nt vero e t alii.» H a ec su n t, ut ihi
nuitur, duplicis rationis ; quaedam sunt ita in p lus, ut Sint e i*
extra g e m ís , ut sunt conceptus prirai analogi, v . g . e ss e aliquid
pee tu ternarii ; q u a e d a m vero sunt ita in fl u s , u t tam en non 11
ex tra g e tm s , cuiusm odi su n t conceptus univoci generici, v. g- &
numcru.nl im p arem respectu ternani Pprphyrius, [J b r. d e p roco’-
bilibus, ponit superabundat loen e s l in plus. H in c verbis
pTaedicatur in plus Tcí ñeque intellige praedicatum , quod v el e
m a io ri; e xte n sion is, v. r . Renus, vel eiu sdem e x te n sio m s ac
tum , v. g . gen u s cum differentia specifica et proprium . Cf.
D ialogas I {n P o rp h yr., c. D e g e n e r e . “ Ps. 61 : S e m e l lo**
u t D e u s ; cfr. 1 S » n t., d. 27, p. a, q. a, # x plica ti o ¿ u i u í v«rbi.
num erar. — O dígase que distingue lo que numera con
número que puede ser tanto finito como infinito; mas no
se sigue de esto que también lo mensura, porque la medida
indica solamente algo finito.

0. A lo que se objeta que si lo numera lo hace con nú­


mero Par 0 inlPar* etc., hase de decir que no hay consecuen-
cia, porque el número infinito abarca entrambos; por tanto,
como no es válida esta consecuencia, el hombre y el asno
son animales, luego racionales o irracionales, tampoco lo
es la consecuencia dicha.

6. A lo que se objeta que lo que Dios conoce lo conoce


ordenadamente, incluye referencia al cognoscente y a lo cono­
cido; respecto al cognoscente Dios conoce simultáneamente
cuanto conoce, como simultáneamente y de una vez expresa
cuanto expresa; mas con respecto a lo conocido, digo que lo
conoce ordenadamente; pero así como lo conocido por Dios no
e3 tan sólo lo presente, sino también lo futuro y lo posible,
asi el orden no es sólo el orden actual, mas también el po­
sible, por cuanto no solamente conoce las cosas ordenadas
según el orden creado, más también según cualquier orden
posible de crear.— En lo que se dice que todo orden supone
un primero y un último, es verdad del orden actual, mas no
del orden potencial, como lo muestran los números, los cua­
jes, aunque infinitos, están, sin embargo, ordenados en un
orden puramente posible, como su misma, infinidad.

7- A lo que se objeta que o conoce las cosas infinitas


P®ra nosotros, etc., hase de decir que Dios conoce infinitos
Jetos en sí, no actuales, sino posibles, porque lo que es en
Posible es objeto actual del conocimiento de Dios. Por
n °i la infinidad potencial en ei objeto del conocimiento
Ko .para la infinidad actual del conocimiento divino; lue-
asi como la infinidad potencial no contradice a la limi-
a *°n actual de la creatura, así la infinidad actual del co-
ra,ento divino tampoco contradice a la limitación de la
^S-tura.
'J »
8 . Ad illud quod obiicitur: aut scit infinita in cau^
et cétera, dicendum quod utroque modo.— Et si obiicias,
in causa sunt unum; non valet, quia, licet sit una ara et j,
tentia, tamen plures sunt rationes rerum cognoscendarum»
Si obiicias, quod in proprio genere sint finita; verum «¡
secundum esse, quod habent; sed tamen secundum c9Sf
quod possunt habere, sunt saltem infinita in potentia, ?
sic infinita a Deo scita, quia, ut saepe dictum est, qua,
sunt in potentia sunt actu a Deo scita.
9. Ad illud quod obiicitur; A aut est Deus, aut aliui
a Deo, etc.; dicendum, quod scitum a Deo aliquando nonu
nat ipsam rationem cognoscendi, aliquando ipsum eognitm
extra. Primo modo est Deus, quia, ut dicit Anaelmus ¡t
Monologio11, “ crcatura in Creatore est creatrix essentia'
Secundo autem modo est aliud a Deo; sed tune non seqit
tur, quod sit infinitum actu, quia ad hoc, quod infinita sin
actu scita a Deo, non oportet, quod sint actu infinita, set
sufficit, quod sint infinita in potentia in proprio genere.
10. Ad illud quod obiicitur: aut A est aequale Deo, et
cetera; dicendum secundum distinctionem praedictam, quoi
primo modo est idem quod Deus; secundo modo est ali®
a Deo, pro eo quod, licet habeat infinitatem in potentia, not
tamen habet infinitatem actualem; Deus autem habet ac
tualcm.
11. Ad illud quod obiicitur ultimo de potentia faeiendi
et sciendi et de velle sicut et facere, patet responsio ex prto
cipali solutione®.

QUAESTIO II
Utrum Deus res cognoscat per similitudines rerum, an
.per eanim essentiam

Supposito, quod Deus cognoscat infinita, quaeritur, utm®


cognoscat illa quae cognoscit per similitudines rerum,
per earum essentiam” . Et quod per similitudines v id e tu r
1. Primo auetoritate Seripturae. Ioannis primo “ : Qtt0>
factum est in ipso vita erat: ergo omnia, quae facta san*
prius erant in Deo cognoscente: ergo vel per similitudine®
vel per veritatem; sed non per veritatem, cum n o n d u m
quid esset: ergo per similitudinem.
V id e infra q. 3 -, . „
n Cap. 34 • «E te n im ir se ipsis sunt essen tia m utabilU secund®?
im rautabilem ration em creata, in ip so v ero sunt ipsa prim a essí0 >
et prim a ex iste n d i veritas.» H a ec p rim a essen tia ibid . c . 36 voc®
«essentia c re a tr ix ». a Cf. 1 Sent., d. 45, a. 1, q. 3 in ^
“ De hac qn a estion e cf. 1 Sent., d . 35, q . 1. 34 V ers. 3 ^
8 . A lo que se objeta que o conoce infinitos en causa,
etcétera, hase da decir que de entrambos modos.— Y si obje­
ta que en la causa son una misma cosa, no es válida la
objeción, porque aunque uno es el a rte ' y una la potencia,
las razones de las cosas que se h a n de conocer son muchas.—
Y si objetas que estas cosas en su propio género sor infi­
nitas, verdad es si se atiende a l ser que tienen; mas aten­
diendo al ser que pueden tener, son a l menos infinitas en
potencia, y así infinitas son conocidas por Dios, porque,
comn repetidamente hemos dicho, lo que está en potencia
es conocido por Dios en acto.
9. A lo que se objeta que A o es Dios o diverso de
Dios, etc., hase de decir que lo conocido ,por Dios indica
unas veces la razón de conocer y otras el objeto externo
conocido. Según la primera acepción, es el mismo Dios, por­
que, como dice San Anselmo en el Monologio: “ La creatura
en el creador es la esencia creadora” . Según la acepción se­
gunda, es diverso de Dios, mas entonces no se sigue que
lo conocido por Dios sea infinito en acto, porque para que
las cosas infinitas sean conocidas en acto por Dios no ea
necesario que sean actualmente infinitas, sino basta que
en su propio género sean infinitas en potencia.
10. A lo que se objeta que A o es igual a Dios, etc., hase
de decir, conforme a la distinción hecha, que en la primera
acepción es igual a Dios y en la segunda diverso de Dios,
porque su infinidad es potencial y no actual, mientras Dios
tiene infinidad actual.
11. A lo que en último lugar se objeta sobre la potencia
de obrar, de saber y de querer como de obrar, la respuesta
se desprende de la solución principal.

CUESTIÓN TI
Se pregunta si Dios conoce las cosas por sus semejanzas
o por mus esencias

Sl ^Puesto que Dios conoce objetos infinitos, inquiérese


^ Jo que conoce lo conoce por las semejanzas de las cosas
Por aus esencias. Se prueba que conoce por semejanzas:
^ . * Por la autoridad de la Sagrada Escritura. San Juan,
t í i I: ^uanio f u¿ hecho en él era vida; por consiguien*
conr -° cuanta ha sido hecho existía con anterioridad en el
verdC!ín Íe n *0 c*e Dios; luego existía por semejanza o por
todaví ’ mas í10 existiendo P°r verdad, porque nada existía
existia por semejanza.
2. Item, Augustinus, 3 exto De Trinitate djpit, qÜD(j
“ Filius est ars plena omnium rationum viventium incommii.
tabilium” ; aed rationes in arte nihil aliud sunt quam simi,
litudines rerum artificiatarum et ab artífice cognitaru®.
ergo idem quod prius.
3. Item, Augustinus, nono De Trinitate, capitulo unde.
cimo *, dicit: “ Omnia secundum speciem notitia similis eat
ei rei, quam novit” ; sed divina cognitio, cum non sit secun-
dum privationem, est Becundum speciem: ergo necease e»t,
quod sit similis ei rei. quam novit. Sed non esset similis,
nisi haberet rei aimilitudinem: ergo etc.
4. Item, Philosophus" dicit, “ quod intellectus quodaa
modo est om nia"; sed hoc non est ob aliud, nisi quia intel-
ligens hoc ipso, quod intelligit, assimilatur intellecto: ergo
si hoc eBt de gcncrali ratione intelligendi; si Deus aliquid
intelligit et cognoscit, necesse est, quod habeat similitudines
rerum, quas cognoscit: ergo etc.
5. Item, ad hoc, quod aliquid perfecte cognoacatur, ne­
cesse est, esse adaequationem intellectus ad intelligibile";
sed res creata non potest adaequari intellectui crean ti p«r
propriam naturam, cum ille sit simplex, et ipsa composita:
ergo necesse est, quod adaequetur ei per aimilitudinem ali-
quam simplicem et ab omni materia aeparatam: ergo etc.
6 . Item, eodem modo cognoscit Deus res, postquam fac-
tae sunt, quo modo cognoscebat, antequam íierent, qui»
divina notitia non mutatur; sed antequam fierent, non po-
terat eas cagnoacere per proprias essentias; et cogn oscebat
eas vel per similitudines earum, vel per essentias; et noo
per essentias: ergo per similitudines. Et eodem modo cog-
noscit nunc, quo tune: ergo etc.
7. Item, Deus est agens a p rop osito"; sed omne aged
* C ap. io , n . t i .
“ Ib id ., n. 16, ubi verbis praedictin a d d it : «E st e n im alia notiM
secu n du m p riv a tio n e m , quam c u m im p rob a m u s, loqu im u r ¡ e t ha*
p riv ation is im p ro b a tio ap eciem laudat, id eoqu e ap p rob atu r.»
” L ib . n i V e anim a, text. %¡ (c. 8).
* In ju a ad aeq u ation e co n sistit veritas. H a e c d efin itio verjlat*
c om m iin iter a S cn olasticis aut A.ri«toteli attribu ebatur, aut cuida10
Isaa c, q o i scrip sit librum De dcfhiit'ionibus. S i verba tantum sp*^
tas, deC nitio veri talis a S. D o cto re h ic p rop osita ñ eque in uno O?'
que in altero o ccu rrit, sed si ad sen te ti t iam in ten d is, illíi deftn'r®
Bnbetnr ajíud utrurfique. A ristó te le s m ultis lo cis d e veritate et '*■
sítate ora tion is loqn en s d o ce t ora tio n e m e?se v e ra m sí enu ntiet
sicu tí est ; at fa lsam , si e n u n tiet rem sicu t non est. C f. lib . Da f>líl.
dicatnenlis, c. D e substantia; i Periherm ., c. 7 ¡c. g) ; i i f De **'
tna, text. 21 se q q . (c. 6) ; e t iv M etapk., te x t. 27 ( m , c. 71, !*eí’
n o n v Metaph., t e x t. 34 ¡iv, c. 2gl. .¡
■ C f. A ristot., í i i E th ic . , c . 2, e t 1 Magnor. Moralium-, c . 16,
affitur de probaeresi, quod Vf-rbum g ra e cu m in antiquis versionilJ'*
latinis m od o redd itu r v oce oelectio» (sic loe. cit. E th ic.), m od o vo£
«p rop ositu m » (sic !o c. cit. Utagnor. M oralium ); in ed itio n e í a ' 1’
(F :rm in -D id o t) v-erbum prahaertsi oonetantar vertitur «consiliu!9’
2 . Además, San Agustín, en el libro VI De Trinitate,
dice que "el H ijo ea el arte llena de todas las ideas vivientes
e invariables*1; mas la s ideas en el arte no son otra cosa
sino las semejanzas de las cosas, que siendo producidas por
el arte son conocidas por el artífice; síguese la misma con­
clusión anterior.

3. Además, San Agustín, en el libro IX De Trinitate,


capitulo 11, dice: “ Todo conocimiento realizado en confor­
midad con la especie es semejante a la cosa conocida; mas
el conocimiento divino, no siendo por negación, se realiza
aegún la especie; luego es necesario que sea semejante a la
cosa conocida. Ahora bien, no sería semejante si no tuviera
la semejanza de la cosa; luego etc.

4. Además, el Filósofo dice “ que el entendimiento es


en cierta manera todas las cosas” ; cuya razón no es otra
sino que el inteligente al entender se asemeja a lo enten­
dido; luego, siendo tal la condición general de todo enten­
der, si Dios alguna cosa entiende y conoce, es necesario que
tenga en sí las semejanzas de las cosas que conoce; lue­
go etc.

5. Además, para llegar al perfecto conocimiento de al­


guna cosa es necesario que haya adecuación del entendi­
miento con lo inteligible; mas lo creado no puede adecuarse
al entendimiento creador por su propia naturaleza, por ser
éste simple y las cosas compuestas; por consiguiente, es ne­
cesario que se le adecúe por alguna semejanza simple y se­
parada de toda materia; luego etc.

6 . Además, Dios conoce las cosas despuós de hechaB del


modo como las conocía antes de que fueran hechas, porque
el conocimiento de Dios es inmutable; ahora 'bien, antes de
Ser techas no era posible conocerlas por sus propias esen­
cias; y ai conocerlas las conocia por sus semejanzas o por
aua esencias; mas no por sus esencias, luego por sus seme­
janzas; y del mismo modo conoce ahora que entonces; lue-
So etc.

'• Además, Dios es agente voluntario; ahora bien, todo


a proposito praeconcipit illud quod facturum est; omne
autem, quod praeconcipit aliquid, habet aliquo modo illmj
penes se vel per veritatem, vel per similitudinem: ergo si,
antequam res fierent, non habebat cas Deus penes se quan.
tum ad suas essentias, ergo quantum ad earum similitudinea,
8 . Item, Deus est exemplar vere et proprie, sicut vere
et proprie est efficiens et finís; sed exemplar vero ct proprie
non est, nisi quod habet sirailitudines rerum exemplatarum,
per quas illas cognoscit et facit: ergo sicut Deo competil
ratio exemplaritatis, sic et ratio similitudinis “ .
9. Item, Deus vere est sipeculum aeternum, ductivum ir
omne aliud cognoscibile cognoscendum; sed speculum non
ducit in aliud cognoscendum, nisi eius habeat similitudinem;
ergo idem quod prius.
10. Item, Deus vere et proprie est verbum; sed verbum
est similitudo eius quod dicitur: ergo si Filius Dei est ver­
bum, quo dicuntur omnia®', necease est, quod in ipso sint
simiiitudines omnium dictorum.
11. Item, ad perfectionem cognitionis dúo concurrunt,
scilicet lux et similitudo; sed ratio perfectissimac lucis om­
nino salvatur in divina cognitione: ergo similiter et ratio
expressivae similitudinis.

C o n t r a :

1. Anselmus, in Monologio, trigésimo primo capitulo:


“Manifestum est, in Verbo, per quod facta sunt om nia'’,
non esse ipsorum similitudinem, sed veram simplicemque
essentiam” : ergo si Deus non cognoscit per aliquid extra se,
non cognoscit per similitudinem, sed potius per essentiam.
2 . Item, ubicumque est similitudo, ibi est convenientia,
ubicumque autem est convenientia, ibi est communicatio ali-
cuius unius a .pluribus; sed Deus et creatura nihil unum com-
municant, quia tune illud esset simpliclus Creatore; ergo
impossibile est, quod aliqua sit similitudo in Creatore res­
pecta creaturae, vel e converso.
3. Item, similitudo est relatio aequiparantiae M; sed in-
" R espicitur in hoc argum ento d efin id o ideae, i. e. exem plaris,
ad quod r-espiciens artifex id quod proposuit effirit. Sic enim habe-
tur definitio ideae apud Senecam , E p ist. b ¡ ad L v c ilitim : «Idea est
e x ?m p !a r ad quod respiciens artifex in quod d estin a!;at, efficit».
Ibidem ct haec platónica d e fin itio ideae invenitur : «Idea est eoru’D
quae naturaliter fiunc exem plar aetern u n u .
11 V id e i S e n t., d. 27, p. 2, q. 2.
•* lo a n ., I, 3 : O muta p er ip su m facta sunt.
“ Quia universaüus, sicut genu s sim plicius e st speciebus ; cf. Aris­
tóteles, x i M e ta p h ., c. 1 ( x i, c . 1}.
“ Scilicet in qua sunt eiiisdem rationis et eodem nom ine denomi-
nantur extrem a.
agente voluntario concibe primero lo que ha de hacer, y todo
e] que concibe algo, lo tiene de alguna manera ante al, o en
gu verdad o en su semejanza; por consiguiente, ai antea de
hacer las cosas Dios no las tenía en si en cuanto a b u s esen­
cias, las tenía en cuanto a sus semejanzas.
8. Además, Dios es verdadera y propiamente causa
ejem plar como verdadera y propiamente es causa eficiente
y final; pero verdadera y .propiamente no es causa ejemplar
sino la que tiene las semejanzas de las cosas ejempladas,
por las cuales las conoce y las hace; luego asi como a Dios
compete la razón de ejemplaridad, le. compete igualmente la
razón de semejanza.
9. Además, Dios es en verdad espejo eterno, que con­
duce al conocimiento de todo otro conocible; mas no con­
duce el espejo al conocimiento de otro conocible sino a con­
dición de tener su semejanza; luego se sigue lo que antes.
10. Además, Dios es verdadera y propiamente Verbo,
y el verbo es semejanza de lo que se expresa; luego si el
Hijo de Dios es el Verbo, en el que todo se expresa, es ne­
cesario que se encuentren en él las semejanzas de todas las
cosas que se expresan.
11. Además, dos cosas concurren a la perfección del co*
cocimiento: la luz y la semejanza; ahora bien, la razón de
luz perfectísima ae salva en el conocimiento divino; luego
Igualmente la razón de semejanza expresiva.

P or e l c o n t r a r io :

1. San Anselmo, en el Monolagio, capítulo 31, dice: “Es


evidente que en el Verbo, por quien todas las cosas han sido
aechas, no existe su semejanza, sino su esencia simple y ver­
dadera” ; luego si Dios no conoce por algo exterior, no co*
ri0Ce mediante semejanza, sino mtás bien mediante la esencia.
2- Además, dondequiera que hay semejanza, allí hay
conveniencia, y dondequiera que hay conveniencia, allí hay
comunicación en una realidad con muchos; ahora bien, Dios y
** creatura no comunican en realidad alguna, porque entonces
®sta sería más simple que el mismo Creador; luego es im­
posible que haya en el Creador semejanza alguna respecto
a la creatura o al revés.
3. Además, la semejanza es una relación de equiparan-
a ¡ ahora bien, entre el Creador y la creatura no puede ha-
ter Creatorem et creaturam nulla potest esse relatio aequi-
parantiae: ergo nec similitudo.
4. Item, sicut aequalitas causatur ab unitate in quanti­
tate, sic similitudo causatur ab unitate in qualitate" ; sed
ínter Creatorem et creaturam nullo modo reperitur aequa­
litas, nec vere nec transumtive: ergo nec similitudo consi-
mili ratione; aut si ibi reperitur similitudo et non aequali­
tas, quaeritur, unde hoc sit.
5. Item, si aliqua est similitudo Ínter Creatorem et crea­
turam, mínima est: ergo si similitudo est ratio cognoscendi,
per se loquendo, .ubi maior similitudo, ibi maior ratio cog­
noscendi, et ubi mínima, mínima; si ergo Deus cognoscit res
per similitudines, sequitur ex hoc, quod minimam habeat re-
rum cognitionem; quod blasphemum. est dicere.
6 . Item, una creatura magis assimilatur Deo quam alia,
sicut illa quae est, vi vit et 3 en ti t, quam illa quae tantum est:
si ergo maior similitudo est maior ratio cognoscendi, ergo
Deus magis cognoscit unam creaturam quam aliam.
7. Item, si intellectus noster esset omnino in actu, non
indigeret similitudine: ergo cum divinus intellectus omnino
sit in actu et lux respectu omnis cognoscibilis, videtur, quod
ad Dei cognitionem nulla requiritur ratio similitudinis.
8 . Item, similitudo est ratio ductiva in aliud, scilicet in
illud cuius est similitudo; ubi autem est talis doctio, ibi est
decursus et collatio ratiocinativa, hoc autem nullo modo coni-
petit divinae cognitioni: ergo nec ratio similitudinis.
9. Item, veritas eat ratio cognoscendi, ergo in potissima
cognitione potissime salvatur intentio veritatis: sed veritas
magis salvatur in ipsa re quam in eius similitudine: ergo
si divina cognitio est nobilissima, non cognoscit res per si-
militudines, sed per essentias.
10. Item, Philosophus, in tertio De anim a*: “ In sepa-
ratis a materia idem est quod intelligitur et quo” ; sed Deus
est omnino separatus a materia: ergo quod cognoscit et quo
cognoscit est idem. Sed cognoscit res extra: ergo cognoscit
eab per suas essentias, non per similitudines aliquas.
11. Item, ubicumque est immediata et indivisa coniunc-
tio cognoscentis et cognoscibilis, non est opus similitudine;
sed Deus est intimus euilibet rei creatae: ergo ad eius cog'
nitionem non indiget aliqua similitudine.
12. Item, nobilior est modus cognoscendi. per essentiam
“ t 't d o w t A risto t., v M e ta f h ., te x t. so (iv, c. 15).
** T e s t . 15 (1:. 4 ), ubi d o c ít in substautiis irom atírialibus idem es**
m t*llig«n& ac in telligib ile, et sic idem a se et per se in tellig;.
ber relación alguna de equiparancia, luego tampoco seme­
janza.
4 . Además, como la igualdad es causada por la unidad
cuantitativa, asi la semejanza lo es por la unidad cualita­
tiva; mas entre el Creador y la creatura no se da igualdad
alguna, ni verdadera ni metafórica, luego tampoco la seme­
janza por la misma razón; o en caso de hallarse semejanza,
mas no igualdad, pregúntase cómo pueda ser ello.
5 . Además, si entre el Creador y la creatura hay alguna
semejanza, ésta es mínima; luego si la semejanza es la ra­
zón de conocer, hablando en propiedad, donde mayor es la
semejanza, mayor es la razón de conocer, y donde mínima,
mínima; si, pues, Dios conoce las cosas por sus semejan­
zas, síguese que tiene de ellas un conocimiento mínimo, lo
que es una blasfemia.
6 . Además, unas creaturas se asemejan a Dios más que
otras, como la que tiene ser, vida y sentido, más que la que
solamente tiene ser; si, pues, la mayor semejanza es razón
mayor de conocer, Dios conoce una creatura más que otra.
7. Además, si nuestro entendimiento estuviese total­
mente en acto, no necesitaría de semejanza alguna; luego
como el entendimiento divino está siempre en acto y es luz
respecto a todo objeto conocible, parece que el conocimiento
divino no precisa de semejanza alguna.
8 . Además, la semejanza conduce de por si a otra cosa,
a saber, a aquello cuya semejanza es; mas donde hay tal
conducción hay discurso y raciocinio, lo que en manera al­
guna conviene al entendimiento divino; luego tampoco la
razón de semejanza.
0. Además, la verdad es razón de conocer; por consi­
guiente, en el más perfecto conocimiento más perfectamente
Be salva la noción de verdad; ahora bien, la verdad se salva
mas en la misma cosa que en su semejanza; luego si el co­
nocimiento divino es el más perfecto, no conoce las cosas
Por sus semejanzas, sino por sus esencias.
*0. Además, el Filósofo, en el libro De anima, dice:
1 J a 3 sul}8tancias separadas de la materia se identifican
el objeto conocido y el medio de conocer; ahora bien, Dios
*■9 .substancia totalmente separada de la materia; luego el
Ojeto y el medio de su conocimiento son idénticos. Mas co-
oce las cosas externas; luego las conoce por sus esencias
y ao por semejanza alguna.
11. Además, donde hay inmediata e indivisible unión
cognoscente con lo conocible, no es necesaria semejanza
~*yi>a; ahora bien, Dios es intimo a toda cosa creada: luego
KUna con°*m iento éstas no necesita de semejanza al-

*2. Además, de mayor perfección es conocer por esen-


quam. per similitudinem; quod patet, quia iste modus cognos­
cendi spectat ad tertium caelum, sicut dicit Augustinus duo­
décimo super Gsnesim ad l i t t e r a m ergo si nobiliora sunt
Deo tribuenda, videtur, quod magis conveniens sit ponere,
quod Deus cognoscat res per essentias quam per similitu­
dines.
13. Item, quanto cognitio est nobilior tanto immedia-
tior est coniunctio et unió cognoscentis et cognoscible; sed
divina cognitio habet omnimodam nobilitatcm: ergo et per-
fectissimam unionem. Sed immediatior est coniunctio et unió,
quando cognoscens unitur cognoscibili quantum ad eius es
sentiam, quam. quantum ad eius similitudinem: ergo etc.

[CONCLUSIO]
Deus cognoscit res per rationes aeternas, quae sunt
rerum similitudines exemplares et perfectissime reprae-
sentativae ac expressivae atque idem essentialiter, quod
est ipse Deus

R e s p o n d e o :

Dicendum, quod secundum beatum Dionysium ct secun-


dum beatum Ajugustinum in pluribus locis, Deus cognoscit
res per rationes aeternas, Ait enim beatus Dionysius, in li­
bro De divinis Nominibus, capitulo quintoE: “ Exemplaria
dicimus esse in Deo existentium rationes substantificatas et
singulariter praeexietentes, quas thcologia praedifinitiones
vocat, et divinas et bonas voluntates existentium determina­
tivas et effectivas, secundum quas supersubstantialis exis-
tentia omnia praedefinivit et produxit” . Item, Augustinus,
in primo Conftssionum, circa principium, ad Deum loquens,
ait sic: “ Deus et Dominus omnium quae creasti, et apud te
rerum omnium instabilium stant causae, et rerum omnium
mutabilium immutabiles manent origines, et omnium irra-
tionabilium et temporalium sempiternae vivunt rationes” .
Item, in décimo De emítate Dei, capitulo décimo ", ait idem:
“ Non multae, sed una sapientia est, in qua sunt infinita quae­
dam eique finiti thesauri rerum intelligibilium, in quibus
sunt omnes invísi-biles atque incommutabiles rationes rerum,
etiam visibilium et mutabilium, quae per ipsam factae sunt,
quoniam Deus non aliquid nesciens fecit” , etc.
Hae autem sempiternae rationes non sunt rerum essen-
” Cap. 6, n. 15 set¡t|., ubi distinguífc triplieem v i s io i t m , sciJ. enr-
poraWra (per eorporis se n su s), spiritua'.em et in te lle e tu a íe m ; ulti­
ma respondet tertio cáelo, id quod rapius est -\postolus Paulas
(II Cor., 12, 2). “ Paragr. 8. *’ N u m . 3.
cia que por semejanza; lo que es evidente, porque eate modo
de c o n o c e r corresponde al tercer cielo, según dice San Agus­
tín en el libro XII De Genesi ad litteram; luego si a Dios se
debe atribuir l o más perfecto, parece que es má 9 conve­
n ien te afirmar que conoce las cosas por sus esencias que por
sus semejanzas.
13. Además, cuanto más perfecto es el conocimiento
tanto £s más inmediata la unión del cognoscente con lo cono­
cible; ahora bien, el conocimiento divino posee la máxima
perfección; luego también la máxima unión. Pero más inme­
diata es la unión cuando el conocente se une a lo conocible
por su csencia que por su semejanza; luego etc.

[ CONCLUSION 1
Dios conoce las cosas por las razones eternas, que son
sus semejanzas ejemplares, y perfecltsimamenie repre­
sentativas y expresivas, que esencialmente son wna
misma cosa con Dios
R e s p o n d o :

Se ha de decir que, según San Dionisio y San Agustín


en muchos lugares, Dios conoce las cosas por las razones
eternas J. Dice San Dioniso «n el libro De divinis Nominibus,
capitulo 5: “'Decimos que ¡días ejemplares son. las razones
consistentes y singularmente preexistentes de las cosas que
existen en Dios, razones a las que la teología da el nombre
de predefiniciones y el de santas disposiciones divinas deter­
minativas y efectivas de lo que existe, según las cuales el
ser sobresubstancial predefinió y produjo todas las cosas".
Por su parte, San Agustín, en el libro I Confessionum, ha­
cia el principio, hablando con Dios dice: “ Sois Dios y Señor
de todo lo que habéis creado; y en Vos se hallan estables
las causas de todas las cosas inestables, y permanecen sin
Mudanza los orígenes de todas las cosas que se mudan, y vi-
ven Jas ideas eternas de todas las creaturas irracionales
y temporales” ; y en el libro X I De civitate Dei, capítulo 10,
“ ‘ ce el mismo: *'No son muchas, sino una la Sabiduría, don-
residen cosas infinitas y tesoros, finitos para él, de las
'osas inteligibles, en las cuales existen todas las razones
inviaibie 3 e inmutables de las cosas, aun de las visibles y
mjdables, las cuales fueron hechas y creadas por la misma
**M<hiria. Porque Dios no ejecutó operación alguna igno-
*° que debía hacer".
_ Justas razones eternas no son las verdaderas esencias
tiae verae et quidditates, cum non flint aliud a Creatore;
creatura autem et Creator necessario habent essentias dif-
ferantes: et ideo necesse est, quod sint formae ejemplares,
ac ;per hoc ipsarum rerum similitudines rejraesentativae; et
ideo cognoscendi rationes sunt, quia cognitio, hoc ipso quod
cognitio, assimilationem dicit et exprcssionem ínter cognos-
centem et cognoscibile. E¡t ideo ponendum eat, secundum quod
Sancti dicunt et rationes ostendunt, Deum cognoscere res
per earum similitudines.

Ad intclligentiam autem ipsius quaestionls et obiectorum


notandum est, quod similitudo dupliciter dicitur: uno modo
per convenientiam duorum in tertio, per quem modum dici­
tur esse “ similitudo rerum differentium eadem qualitas" *.
Alio modo dicitur similitudo, quia unum est similitudo alte-
rius; et hoc est dupliciter: quaedam est similitudo imitativa,
et sic creatura est similitudo Creatoris; quaedam autem est
similitudo exeimplativa, et sic in Creatore ratio exemplaria
est similitudo creaturae. Utroque autem modo dicta simili­
tudo, videlicet imitativa et exemplativa, est exprimens et
expressiva “ ; et haec est similitudo, quae requiritur ad re-
rum notitiam habendam. Sed notitia quaedam est causans
res, quaedam est causata a rebus. Ad notitiam causatam a
rebus requiritur similitudo imitativa; et haec similitudo est
ab extra, et ideo aliquam compositionem et additioncm pouit
circa intellectum cognoscentem; et inde est quod attestatui
imperfcctioni.— Ad notitiam autem causantem res requiri­
tur similitudo exemplativa, et haec quidem non e3t ab extra
nec induclt aliquam compositionem nec atteatatur alicui im-
perfectioni, sed omnimodae perfectioni. Quia enim Ipse intel­
lectus divinus est summa lux et veritas plena et actúa purus;
sicut divina virtus in causando res sufñciens est se ipsa
omnia producere, sic divina lux et veritas omnia exprimere;
et quia exprimere est actus intrinsecus, ideo aeternus; et
quia expressio est quaedam assimilatio, ideo divinus intellec-
tus, sua summa veritate omnia aeternaliter exprimens, habet
aeternaliter omnium rerum similitudines exemplares, quae
non sunt aliud ab ipso, sed sunt quod est essentialiter.-—Rur-
sus, quia exprimit in quantum summa lux et actus purus.
Ideo exprimit lucidissime, expressissime, perfectissime, ac
per hoc aequaliter et secundum intentionem similitudinis in

" C t ait B o e th ., m D e differentiis lo p ic .— D e duplici hac sim ililu-


dine cf. i S e n t., d. 35, q. j in corpore e t ad 2, ubi refertur sim ili­
tudo unlvocationis (duorum in tertio), t imita Lionis et exp ressionis
“ S cilicet quatenus intellectui facit obiecta cognoscere ; c f. 1 Sent.,
d J5, q. 1 in corpore, et H e x a lm c r o n , coll. i í , « t etiam solut. ad 9
-uidditatlvas de las cosas, pues no son distintas del Creador,
m ien tras la creatura y el Creador difieren esencialmente;
tanto, es necesario que sean formas ejem plares' de las
cosas y, consiguientemente, semejanzas representativas de
iag mismas; son, pues, razones de conocer, porque e] cono­
cim iento como tal importa semejanza y expresión entre el
auc conoce y lo conocido. En consecuencia debe afirmarse,
de conformidad con las enseñanzas de los Santos y los dic­
tados de la razón, que Dios conoce las cosas por sus seme­
janzas.
Para mejor inteligencia de la cuestión y de las objecio­
nes ha de notarse que semejanza se predica de algo en dos
sentidos: el primero importa la conveniencia de dos cosas
en una tercera, y en este sentido se define la semejanza: la
cualidad idéntica de cosas diferentes. En el segundo sentido
se dice semejanza por serlo una cosa de otra; y aun ésta
puede serlo de dos modos: hay una semejanza imitativa,
y según ella la creatura es semejanza del Creador; otra se­
mejanza es ejemplar, y de esta suerte la idea ejemplar en
el Creador es semejanza de la creatura. De entrambos mo­
dos, dicha semejanza, imitativa y ejemplar, es exprimente
y expresiva, y esta semejanza es necesaria para el conoci­
miento de las cosas.— Ahora bien, hay un conocimiento que
causa las cosas, y otro que es causado por ellas. El conoci­
miento causado por las cosas requiere la semejanza imita­
tiva, semejanza que es recibida del exterior, por lo cual lleva
siempre consigo alguna composición y adición sobre el en­
tendimiento que conoce, siendo, por lo mismo, Indice de im­
perfección. Mas el conocimiento que causa las cosas no re­
quiere sino la semejanza ejemplar, la que no tiene su origen
fl’era del sujeto cognoscente ni comporta composición alguna,
nI indica imperfección, sino, por el contrario, omnímoda
y total perfección. El entendimiento divino es suma luz,
vcrdad plena y acto puro, y como la virtud divina, cuando
causa, eB suficiente para producir por sí sola todas las co-
Bas: así la luz y verdad divina lo es para expresarlas todas:
y siendo el expresar un acto intrínseco, es también eterno;
i, ^l0r la expresión una especie de asimilación, el enten-
divino, que expresa en su suma verdad eternamen-
de h2 3 ' aa cosaa> tiene en sí eternamente las semejanzas
fdas, las cuales, lejos de ser diferentes, son esencial­
mente idénticas a El.
Puro ^em^S| PU^to que Dios expresa por ser suma luz y acto
la j ’ au exPresión es lucidísima, perfectísima, llegando hasta
_ J ^ ldacl conforme a la exigencia total de la expresión;
I
nullo diminutae; et hinc est, quod omnia cognoscit perfectl»
sime, distinetissime et integerrime.— His visis, facile eat ^
obiecta responderé.

[SO L U T IO OBIECTORUM]

1. Ad illud ergo quod primo obiicitur de Anselmo, dj-


cendum, quod Anselmus loquitur ibi de similitudine, quat
est causata a rei veritate; unde accipit ibi similitudinem, a*,
cundum quod exprimit sub ratione imitationis potius quam
exemplaritatis; et hoc modo ponitur in producto respectu
producentis, et non e converso, sicut subdit alio vero mofo
nihil impedit poni in producente respectu producti.
2. Ad illud quod obiicitur: ubicumquc est similitudo
ibi est convenientia, etc.; dicendum, quod similitudo, quae
est convenientia duorum in tertio, non ponitur in Deo rea.
pectu creaturae; sed aimilitudinem, qua aliquid dicitur esse
imitativum alicuius, bene contingit ponere in creatura respec­
tu Creatoris, et similitudinem, qua aliquid dicitur ssse exem-
plativum alicuius, in Creatore respectu creaturae. Ad hanc
enim similitudinem non requiritur convenientia per participa-
tionem alicuius communis, sed sufficit convenientia ordinia s>
cundum rationem causantis et causati, exprimentis et expressi
3. 4. Ad illud quod obiicitur, quod similitudo est re-
latió aequiparantiae, etc.; dicendum, quod verum est de
illa similitudine, quae causatur per convenientiam unius ter-
til participati; et hoc modo non ponimus eam hic.— Et per
hoc patet responsio ad illud quod obiicitur de aequalitate.—
Quod tamen quaeritur: cur non est aliquo modo aequalitafl,
sicut similitudo? dicendum, quod aequalitas includit in se
commensurationem, quae nullo modo potest esse inter ñoi-
tum et infinitum; similitudo autem dicit expressionem. et
haec bene potest esse inter Crsatorem et creaturam. Unde
sicut non sequitur: hoc non aequatur illi, ergo non imítate
illud, vel non exemplatur ab illo; sic intelligendum est i®
proposito.
S. Ad illud quod obiicitur, quod si aliqua est similitudo
inter Creatorem et creaturam, mínima, est, etc.; iam palel
responsio: quia similitudo per participationem non solui*
mínima est, verum etiam nulla; similitudo vero per imita-
tionem est maior et minor in creatura, secundum quod ip9*
plus vel minus accedit ad bonitatem divinam; similitudo ac"
** L o e . cit. : «In farfis vero non esse sim plicem absolutamqtK
sen tiam , sed verae illius cssentiae v ix aliquam im itationem .
necesse e s t, non idem V e rb u m &ecundum rerum creatarum sin1'1'"
tudinein m agis vel m inus esse veru m . sed om nem creatam natura^
eo aitior: !>radu essentiae djgnitatisque consistcre, quo m agis 1
propinquare videtur.»
¡jocrie se sigue que conoce todas las cosas con la máxima
perfección, distinción c integridad.— Después de lo dicho es
jicil responder a las objeciones.

f S o l u c ió n de las o b j e c io n e s ]

1 . A lo que se objeta, pues, en primer lugar tomado de


g u Anselmo, hase de decir que el Santo habla allí de la
« m ejan za causada .por la verdad de la cosa, tomando, por
tanto, la semejanza en cuanto expresa como Imitación m&s
bien que como ejem plar'; en este ssntido se pone en lo pro­
ducido respecto del producente y no al revés; en el otro sen­
tido no hay inconveniente en que se ponga en el produ­
cente respecto de lo producido.
2. A lo que se objeta que donde hay semejanza hay con­
veniencia, etc., hase de decir que la semejanza que es con­
veniencia de dos en un tercero, no se pone en Dios reBpecto
de la creatura; mas la semejanza por la cual una cosa se
dice imitación de otra puede ponerse en la creatura res­
pecto del Creador, y la semejanza por la que una cosa se
dice ejemplar de otra, en'el Creador respecto de la creatura.
Esta semejanza no exige la conveniencia por participación
de algo común, mas bástale la conveniencia de orden, según
la razón de causante y causado, expresivo y expresado.
3-4. A lo que se objeta que la semejanza es relación de
equiparancia, etc., hase de decir que dice verdad si se re­
fiere a la semejanza causada por la conveniencia en un ter­
cero participado; mas no es este el modo como aquí la po­
nemos.—La misma respuesta vale para la objeción tomada
c igualdad.— A lo que se pregunta por qué no se equi*
Paran la igualdad y la semejanza, se responde que la Igual-
1 Ocluye en sí conmensuración, que no puede en manera
iti^lna ex*3tir entre lo finito y lo infinito; mas la semejanza
aica solamente expresión, que es posible entre el Creador
est3 cre?tura- De donde no hay consecuencia al decir, si
a 0 ,?° iguala a aquello, tampoco esto imita a aquello, ni
er 1 es A m p ia r de esto; de este mudo ha de entenderse
0 <lüe vamos diciendo.

tora k A 9Ue M objeta que si entre el Creador y la crea-


Puest y al®una semejanza, ésta es mínima, etc., la res*
Un í* .es Patente, ya que la semejanza por participación no
6 3 minima- mas a“ n pero la semejanza por
aPfoaM10n es. en Ia creatura mayor o menor según que se
««m p más o menos a la bondad divina; la semejanza
tem per exemplationem et expressionem summa est in Cr^
tore respectu omnis creaturae, quia ipsa veritas, cum y
summa lux, summe exprimit omnia; et ideo non séquito,
quod magis cognoscat unam creaturam quam aliam.
6 . Ad illud quod obiicitur, quod una creatura ma¡¡)
aasimilatur Deo quam alia, etc.; iam similiter patet resp®,
sio: hoc enim verum est de similitudine imitativa ex parte
creaturae; sed haec non est ratio cognoscendi, sed alten,
videlicet excmplativa, quae summe et aequaliter exprimit
omnia.
7. A d illud quod obiicitur, quod si intellectus noat#
esset omnino in actu, non indigeret similitudine, etc.; di­
cendum, quod verum est, quod non indigeret simili tudin
accepta vel recepta ab extra, sed nihilominus ipse uteretw
se ut similitudine ad cognoscendum alia; et hoc modo, nm
alio, ponimus similitudinem in cognitione divina.
8 . A d illud quod obiicitur, quod similitudo, est ratio
ducljiva in aliud, etc.; dicendum, quod verum est de simi­
litudine, quae dependet a re extra; de alia autem similitu-
diñe non est verum, quod per modum decursus et viae, sed
solum per modum lucís perfecte exprimentia et quietante
ipsum cognoscentem.
9. Ad illud quod obiicitur, quod veritas est ratio cog-
noscendi, etc.; dicendum, quod veritas dupliciter dicitur: um
modo veritas idem est quod rei entitas, secundum quod dicit
Augustinus, in Soliloquiis", quod “ verum. est id quod eat". i
A.lio modo veritas est lux expressiva in cognitione inteliee-’
luali, secundum quod dicit Anselmus, in libro De veritate*
quod "veritas est rectitudo sola mente perceptibilis” . Friiw
modo veritas est ratio cognoscendi, sed remota; secundo
modo est ratio cognoscendi próxima et immediata. Cum ergo
dicitur, quod veritas magia salvatur in ipsa rei entitate quam
in similitudine; verum est de veritate primo modo, non se­
cundo. Sed veritas illa, quae est ratio cognoscendi próxima
et immediata, illa magis salvatur in similitudine, quae est
apud intellectum, máxime et potissime in illa similituJi^ 1
quae est exempiativa rerum; illa enim similitudo exe®'
plaris perfectius exprimit rem, quam ipsa res causata i*
primat se ipsam. Et propter hoc Deus perfectius c o g n o 9-
cit res per similitudines illas, quam cognosceret per
essentias; et Angelí perfectius cognoscunt in Verbo quan»1’
proprio genere. Propter quod et Augustinus frequenter^’
c i t ", quod cognitio in Verbo assimilatur luci diei, c o g n i f 0
” L ib . II, C. 5 , n. S : «V erum m ih i videtur e ste id quod e s t>
* S iv e in Dialogo d : veritate, c. m. .
* C f. i i S e ttí., d , 4, a. 3, q . 3, ubi tliversi loci A u g u stin i in now *
allegati sunt.
elemplar y expresiva es máxima en el Creador respecto de
toda creatura, porque la verdad esencial, siendo luz suma,
en grado sumo expresa todas las cosas; de donde no se
Bigue que conozca a una creatura más que a otra.
6 . A lo que se objeta que una creatura se asemeja a
Dios más que otra es también fácil la respuesta; esto es
verd ad respecto a la semejanza imitativa por parte de la
creatura, mas ésta no es razón de conocer sino la otra, la
ejemplar, que en sumo grado y por modo igual expresa to­
das las cosas.
7 . A lo que se objeta que si nuestro entendimiento es­
tuviese totalmente en acto no necesitaría de semejanza, etc.,
haBe de decir que no necesitaría de semejanza recibida del
exterior, pero, sin embargo, se serviría a sí mismo de seme­
janza para conocer lo demás; en este sentido y no en otro
ponemos la semejanza en el conocimiento divino.
8 . A lo que se objeta que ln semejanza es razón que
conduce a otro, etc., hase de decir que es verdad de la se­
mejanza que depende de la cosa externa; mas no lo es de
la otra semejanza, que obra no a modo de progresión y ca­
mino, sino a modo de lus ‘ que expresa perfectamente y aquie­
ta al mismo cognoscente.
9. A lo que se objeta que la verdad es razón de cono
cer, etc., hase de decir que la verdad" pued Lomarse en dos
acepciones: una según la cual la verdad se identifica con la
entidad de la cosa, como dice San Agustín en los Solilo­
quios: “ la verdad es lo que es” . Otra, según la cual la verdad
es luz expresiva en el conocimiento intelectual, como dice
San Anselmo en el Dialog. de Veritate: "verdad es la recti­
tud perceptible por sola la mente” . En la primera acepción,
la verdad es razón remota de conocer; en la segunda es razón
próxima e inmediata, Cuando, pues, se dice que la verdad
mejor se salva en la entidad de la cosa que en su semejanza,
Je toma la verdad en la primera acepción, no en la segunda.
Mas la verdad, como razón de conocer próxima e inmediata,
mejor se salva en la semejanza que reside en el entendi­
miento, y en grado máximo y primario en la semejanza que
es ejemplar de las cosas, pues la semejanza ejemplar más
Perfectamente expresa la cosa que la misma cosa causada
,e expresa a sí misma. Por esta razón Dios conoce las cosan
™ eatas semejanzas más perfectamente que las conocería
sus propias esencias; y los ángeles más perfectamente
®nocen en el Verbo que en la propia realidad. Por eso dice
Agu stín frecuentemente que el conocimiento en el Verbo
_ j 1 3 eme ja a la luz del día, y el conocimiento en la realidad
autem in proprio genere assimilatur vcsperi, propter ho
quud omnis creatura tenebra est respectu divinae lucis.
10. Ad illud autem quod obiicitur, quod in separatic
a materia non differt, etc.; dicendum, quod verbum illur'.
non tantum intelligatur de separatis a materia a parte in-
telligentium, verum etiam intelligibilium, utpote quando se-
paratum a materia intelligit separatum a materia, «.un.; ide:.,
erit quod intelligit et quo intelligitur; et hoc non semper,
sed quando intellectus eonvertitur in se ipsum. Et hoc locum
habet, quando Deus intelligit se; non autem locum in ipse
respectu creaturae, quia, licot Deus sit separatas a materia,
non tamen res inteUectae.
11. Ad illud autem quod obiicitur, quod ubi est imme-
diatio cognoscentis et cognoscibilis, ctc .; dicendum, quo.'
unió cognoscentis et cognoscibilis dupliciter potest esse: aut
secundum rationem essendi et conservandi et causandi; aut
ac cundum rationem cognoscendi, Tune autem est immediata
coniunctio secundum rationem causandi, quando causa imme­
díate producit et causat et tenet affectum; tune autem est
immediata coniunctio secundum rationem cognoscendi, quan-
do cognoscens cognoscit cognoscibile vel per essentiam cog­
noscentis, ver per essentiam cogniti; et tune non est opus
similitudine intermedia, quae differat ab utroque extremo-
rum. Nihilominus tamen ipsa essentia, in quantum est ratio
cognoscendi, tenet rationem similitudinis; et hoc modo poni-
mus similitudinem circa divinam cognitionem, quae non est
aliud quam ipsa essentia cognoscentis.
12. Ad illud quod obiicitur, quod nobilior est cognitio
per essentiam quam per similitudinem, etc.; dicendum, quod
verum est de illa similitudine, quae est abstracta et causata
ab ipsa rei essentia, cuiusmodi requiritur similitudo ad cog­
nitionem causatam; sed non est verum de similitudine, quae
est idem quod essentia cognoscentis. Perfectior enim est
cognitio, qua cognoscens utitur se ipso ut similitudine ad
cognoscendum aliquid, quam cognitio, qua cognoscens reci-
pit aliquid ex parte cogniti *.
13. Ad illud autem quod obiicitur, quod quanto cogni­
tio est nobilior, tanto immediatior est coniunctio et unió
cognoscentis ad cognoscibile, etc.; iam patet responsio: quia
similitudo, quae non est aliud quam ipsum cognoscens, non
ponit distantiam aliquam secundum rem nec etiam secundum
rationem, quia cognoscens in quantum cognoscens dicit ra­
tionem similitudinis; et ideo similitudo, quae est ratio cog-
noscendi, in nullo egreditur extra rationem cognoscentis et
cognoscibilis.
* V id e 1 S e iií., d. 35, <j. 1 ad 3.
0 nja a la de la tarde, pues toda creatura es tiniebla com­
parada con la luz divina.

10. A lo que se objeta que en loa seres inmateriales no


difiere, etc., hase de decir que aquel texto no se entiende so­
lamente de los seres inmateriales inteligentes, mas también
¡je ios inteligibles, como al conocer un ser inmaterial a otro
también inmaterial, entonces se identifican el que conoce
y el medio de conocer, lo que no siempre ocurre, sino tan
sólo cuando el entendimiento se convierte hacia sí mismo.
Esto ha lugar cuando Dios se conoce a sí mismo, mas no
cuando conoce a la creatura, porque, aunque Dios es inma­
terial, no lo es el objeto conocido.
11. A lo que se objeta que donde hay inmediación entre
el cognoscente y lo conocible, etc., hase de decir que la unión
de lo cognoscente y lo conocible puede realizarse de dos ma­
neras, según se refiera al orden del ser, conservar y causar,
o al orden del conocer. Hay unión inmediata en el orden del
causar cuando la causa inmediatamente produce, causa y
conserva su efecto; y hay unión inmediata en el orden del
conocer cuando el cognoscente conoce al conocible o por la
misma esencia del cognoscente o por la misma esencia del co­
nocible, no habiendo en uno y otro caso semejanza alguna in­
termedia diferente de uno u otro extremo. Sin embargo, la
esencia misma, en cuanto ea razón de conocer, desempeña
la función de semejanza, y en este sentido ponemos la se­
mejanza en el conocimiento divino, semejanza que no es
otra cosa que la esencia misma del cognoscente.
12. A lo que se objeta que más perfecto es el conoci­
miento por esencia que por semejanza, etc., hase de decir
que os verdad de la semejanza abstracta y causada por la
cosa, cual se requiere para el conocimiento causado, mas no
lo es de la semejanza que se identifica con la esincia del cog­
noscente. Más perfecto es el conocimiento en el que al cognos­
cente se sirve a si mismo de semejanza para conocer alguna
®osa, que el conocimiento en el que el cognoscente recibe algo
parte de lo conocido.
13. A lo que se objeta que cuanto más perfecto es un
nocimiento tanto es más inmediata la unión del cognoscente
lo conocido, etc., la respuesta es clara, pues la seme-
■J nza q Ue gg i d e n t if ic a con el cognoscente no introduce dife-
en alguna real ni de razón, porque el mismo cognoscente
la oUan*° tal se sirve a si propio de semejanza, por lo cual
e 'Bmejanza que es razón de conocer no está fuera de la
"Cncla del cognoscente y de lo conocido.
QUAESTIO III
Utrum Deus res cognoscat per similitudines realiter
differentes
Supposito, quod Deus cognoscat res per similitudines
exemplares, quaeritur, utrum per similitudines realiter dif­
ferentes. Et quod sic, videtur:
1. Anjctoritate. Augustinus, Octoginta trium quaestio-
num, quaestione de ideis'1' : “ Si diei recte aut credi non po­
test, Deum condidisse omnia irrationabiliter; restat, ut om­
nia sint ratione condita, nec eadem ratione homo, qua cquua;
hoc enim absurdum est existimare: singula igitur propriis
sunt creata rationibus” .
2. Item, ibidem “ : "Ideae sunt formae incommutabiles,
quae divina intelligentia continentur” ; sed omnis forma res:
ergo si plures 9unt formae, plures sunt res. Si ergo ideae
sunt plures, neceBse eat, eas realiter esse differentes.
3. Item, Dionysius, De divinis Nominibus, capitulo quin­
t o * : “ Exemplaria in Deo esse dicimus existentium rationes
substantiñeas et singulariter praeexistentes, quas theologia
prae definitiones vocat” ; sed diversarum rerum diversae sunt
rationes substantificae: ergo cum res creatae realiter sint
diversae, necesse est, rationes illas substantificas esse rea­
liter distinctas.
4. Item. Philosophus, séptimo M'etapliysicae “ : “ Omne
agens per exemplar in fine operationis est forma rei actac";
sed Deus est agens ad exemplar: ergo si formae completi-
vae rerum factarum habent differentiam realera, necesse est,
rationes illas exemplares habere diversitaten realem.
5. Item, hoc ipso videtur ratione. Deus est agens a pro­
p o sito "; sed agens a proposito non producit res, nisi ha-
beat eas penes se: ergo si producit rerum diversitatem, ne­
cease e3t, quod penes se habeat ipsas sub ratione diversita-
tis. Sed non habet cas nisi per earum rationes: ergo ne­
cease est, rerum rationes realiter diversifican.
" Q uest. 46, n. 2. C f. 1 S e n i.. d. 35, q . 1 se q q ., ubi eadem quaeí-
tio solvitur.
“ T e x tu s o r ig in a lis: *Sunt nainque ideae principales form ae quae-
dam vel rationes Tcrum stabilcs atque incom m utabiles, quae ipsa*
fórm am e non sunt, ac per hoc aeternae ac sem p er eodem m od o ses«
h abentes, quae in divina, in telligentia con tin en tu r.»
“ P aragr. 8.
" T e x t. 23 (vi, c. 7), ubi ostendit quom odo íían t ea quae fiunt 8&
arte [i. e. quorum form a est in a n im a ], seil. ex sanitate, v. g ., et e*
d om o in anim a existen te fieri s-anitatem et dom u m in materia.
“ V id e supra, p 132-33, n. 5.
CUESTIÓN III
ge pregunta si Dios conoce las cosas por semejanzas
realmente distintas ■

Supuesto que Dios conoce las cosas mediante semejanzas


ejemplares, se inquiere si estas semejanzas son realmente
distintas entre si. Se prueba que s í:
1, Por la autoridad. San Agustín, en el libro 85 Qmes-
tioñum, en la cuestión sobre las ideas dice: “ Si no puede
rectamente decirse ni creerse que Dios creó las cosas irra­
cionalmente, resta que digamos que todas han sido crea­
das según razón, mas no según la misma razón el hombre
y el caballo, lo que es absurdo; cada una ha sido, pues,
creada según su propia razón".
2. Además, en el mismo lugar: ‘‘Las ideas son formas
inmutables contenidas en la inteligencia divina” ; mas toda
forma es una cosa; luego si muchas son las formas, muchas
son también las cosas. Si las ideas, pues, son muchas, por
necesidad son realmente entre si diferentes.
3* Además, Dionisio, De divinis Nominibus, capitulo 5.
“Llamamos ejemplares a laa razones de lo existente substan-
tificadas y en particular preexistentes en Dios, que la teo­
logía denomina predefiniciones"; ahora bien, las ideas subs­
tantivas de las cosas diversas son también diversas; luego,
siendo las cosas creadas realmente diversas, necesariamente
io «on también las ideas substantivas.
Además, el Filósofo, en el libro VII Metaphysicae.
Cuando el agente obra conforme a ejemplar, el fln de la
acción es la forma de la cosa producida’’ ; ahora bien, Dios
conforme a ejemplar; luego si las formas perfectivas
sta a coaas producidas se diferencian realmente, por ne ce­
real. €ntre las *d e a 3 ejemplares hay también diversidad

5- Además, lo mismo se prueba por la razón. Dios es


^®ente voluntario; ahora bien, el agente voluntario no pro-
Prort cosaB si no las tiene previamente en sí; luego si
en a'ÜCe ^'Vera’ dad entre las cosas, por necesidad las tiene
SU8 * conio diversas. Mas en sí no las tiene sino mediantn
«ntri ?S; lu.e&° es necesario que se diversifiquen realmente
si las ideas de las cosas.
6 . Item, quidquid res habent accipiunt a Deo: ergo cu*
habeant diversitatem ad invicem, recipiunt illam ab
nobilissima arte: ergo si illam inde accipiunt, necessc egt,
illam ibi reperiri. Sed non est ibi nisi in rationibus exemplj,
ribus: ergo necease est, illas realiter distingui.
7. Item, oppositorum effectuum oppositae aunt causít
proximac et immediate et uniformiter a gen tes"; sed ratio,
aes exemplares rerum sunt causae proximae et immediate
et uniformiter agentes: ergo cum sint causae rerum non
tantum diveraarum, verum etiam oppositarum; necesse ea:,
quod non tantum distinguantur realiter, verum etiam ad ir.,
vicem oppunantur.
8 . Item, “ numerus, ut dicit Bofithius ” , fluit máximumln
animo Conditoris exemplar"; et Augustinus, in secundo U
libero arbitrio, dicit, quod idem est numerus et sapientia,
et constans est, quod non reperitur in Deo numerus exciu-
plaris nisi quantum ad rationes exemplares. Si ergo nume-
rus veram ponit pluralitatem, et in illis rationibus vere et
proprie ponitur ratio numeri: vere ergo et proprie ponitur
diversitas realis.
9. Item, ad perfeetioncm cognitionis facit distincte cog-
noscere: ergo perfectissima cognitio distinctissime cognoj-
cit; sed Deus non cognoscit res nisi eo modo, quo eas penes
se habet: ergo necesse est, quod cas penes se habeat día-
tinctissime. Sed non habet eas nisi per rationes suas: ergo
necesse est, eas esse difltinctissimas: ergo no tantum est iti
distinetio secundum rationem, verum ítiam secundum reo-
10. Item, Deus non aliter cognoscit res intra se et ex­
tra se, immo uniformiter; sed extra cognoscit eas sub reali
distinctione: ergo et intra. Sed eo modo cognoscit, quo h®'
bet: ergo penes se habet eas ut realiter distinctas.
11. Item, simile simili cognoscitur; haec est per sf
vera, cum dicat Augustinus, nono De Trinitate “ Omnil
secundum speciem notitia similis est ei rei, quae cognosci-
tur” : ergo ab oppositis, dissimile dissimili cognoscitur; sed
dissimilia sunt cognita realiter” : ergo et rationes cogno#'
cendi sunt realiter dissimiles, ergo et realiter differentes.
12. Item, quod est simile uni oppositorum in quantum
tale est dissimile eius opposito: ergo si idea albi est simili5
ÍJ A ristot., i i D e gen era l, e i corru p t., te x t. ,56 (c. 10), et iv M e M 1''
te x t. 41 (c. j ) : iCoiUrariae contrariorum causae.»
M T.ib. 1 Á r ith m e t.. c. 2 : «H oc en im fuit prin cip óle in anim o
d itoris exem plar.» Se n te n tia A u gu stini habetur 11 Da U bero J " * '
trio, c. i i , 11. 30 seqq. Cf. Citossa ordinaria (ex Rabano) in Sap. 111
s i : O m nia in m eitsura e t n u m ero et p o n d e r e d isp osu isti.
" Cap. t i , n. 16 : «Sed om nis. . ei re i, quam novit.»
" Supple : dissim ilia.
6 Además, lo que tienen Jas cosas lo reciben de Dios;
fto al tener diversidad mutua la reciben de aquel perfec-
lísüno arte; luego si de allí la reciben, necesariamente alii
■ encuentra. Ma9 no puede estar allí sino en las ideas ejem­
plares; luego eB necesario que éstas se distingan entre sí
realmente,
7. Además, los efectos opuestos tienen también opues­
tas sus causas próximas, inmediatas y uniformes en el obrar;
ahora bien, las ideas ejemplares son causas próximas, inme­
diatas y uniformes en su obrar; luego, al ser causa de cosas
no solamente diversas, mas también opuestas, es necesario
que no tan sólo sean entre sí realmente distintas, mas tam'
bién mutuamente opuestas.
8 . Además, “ el número, dice Boecio, fué el ejemplar
principal en la mente del Creador” ; y San Agustín, en el
libro II De libero arbitrio, dice que el número y la sabiduría
son idénticos; ahora bien, es cierto que en Dios no se en­
cuentra número ejemplar sino en las ideas ejemplares. Lue­
go, si el número entraña verdadera pluralidad y en las ideas
se ha de poner verdadera y propiamente la razón de número,
síguese que con verdad y propiedad se pone entre ellas di­
versidad real.
9. Además, la distinción contribuye a la perfección del
conocimiento; luego el conocimiento más perfecto conoce con
la. máxima distinción; ahora bien, Dios conoce las cosas se­
gún el modo como en sí las tiene, luego necesariamente las
tiene en sí con la máxima distinción. Mas no las tUne sino
Por sus ideas, luego necesariamente son éstas distintísimas;
luego no sólo se ha de poner entre ellas distinción de razón,
toas también real.
10. Además, Dios no conoce las cosas diversamente en
sl y fuera de sí, sino uniformemente; mas fuera de sí las
conoce como realmente distintas, luego también en sí. Mas
** conocer sigue en el modo a su contener; luego en si las
ene como realmente distintas.
I1-, Además, cada cosa es conocida por su semejante;
Un-?<^ p 1^n en 6* verdadera, porque, como dicc San Agus-
El conocimiento según la especie es semejante a la
que por él se conoce” ; luego en virtud de la ley de o po­
ja^ 0 cad& cosa desemejante es conocida por su deseme-
cido^Sa^Qra Í5ien> <3 ue es desemejante es realmente cono-
ja ’ ’uego las razones de conocer son realmente deseme-
es. luego también realmente distintas.
°í>Ues Además, lo que eB semejante a uno de Jos términos
t0. |^L° 5 en cuanto tal, es desemejante a su término opues-
si la idea de blanco es semejante a lo blanco, es
albo, est dissimilis nigro, pari ratione et idea nigri diasirr,
lis eat albo: ergo necease est, ideas albi et nigri esse ^
símiles a se invicem: ergo ct realiter differentes.
13. Item, idea eat similitudo; aut ergo secundum totm,
aut secundum partem. Si secundum partem: ergo nunqu^
per eam totaliter res cognoscitur. Si secundum totum; 3¡,
quaecumque sunt Similía secundum totum alicui uní, s-ec®,
dum totum in nullo sunt dissimilia: ergo si una esset ainú
litudo creaturarum secundum rem, impossibile esset, eji
realiter esse differentes. Sed constat, quod realiter djffe
runt: ergo necesse est, quod eis correapondeat real i8 dif.
ferentia airnilitudizmm exemplarium.
14. Item, ratio exemplaria est similitudo rei cognitae
aut ergo similitudo communis, aut propria. Si commuüia:
ergo per eam non cognoscuntur proprietatea rerum; si pro­
pria; sed similitudines propriae multiplicantur secundM
pluralitatem rerum: si igitur res creatac sunt realiter di­
versae, necesse est, et earum similitudines realiter differn
ad invicem.
15. Item, appelletur A ratio, qua factus est homo; B a ­
tió, qua factus est aainus; constans est, quod A non est B: si
ergo illa quorum unum de altero non praedicativr in divinis
differunt realiter, et non solum secundum rationem; vide-
tur, quod illa sint realiter diversa. Minor manifesta est, quia
licet bonitas, sapientia et potentia Bint differentia ratione,
nihilominus tamen praedicantur de se invicem.
16. Item, A non est similitudo asini, nec B similitud)
hominis: ergo A aliquo modo plus accedit ad hominem quam
ad asinum; sed hoc non esset, nisi aliquo modo plus conve-
niret cum homine A quam B; hoc autem esse non possel,
nisi aliquo modo haiberet differentiam realcm: ergo etc.
17. Item, si rationes illae ideales plurificantur rationíi
aut rationi respondet aliquid, aut nihil. Si nihil: ergo van»
est; si aliquid; ergo necesse est aliquo modo, quod in ilB*
rationibus sit differentia realis.
18. Item, rationes illae aut differunt ratione conno-
tati, aut ratione sui. Si ratione connotati: ergo cum ill®1*
sit temporale, erit causa aeterni; si ratione sui; sed qua*
se ipsis distinguuntur, realiter differunt: ergo rationes ill**
realiter diversifleantur.
19. Item, si differunt ratione connotati: ergo cum ver-
bum magis connotet effectum quam ratio vel idea— quia, u*
dicitur Octoyinta tribus Quaestiontíbua ", “Verbum dicit o pe*

** Q uaest. 6 3 : «Sed hoc loco m elius v erb u m interpretam u r, ut s«í


n ificetu r non solum ad P atrem resp ectas, sed ad illa eciam quae ?c_
V erb um ía c ta su n t o p erativa potentia ; raiio au tem , etsi nihil
illam fiat, recte ratio dicitur.»
mgjanto a lo negro, y por la misma razón la idea de
lio es desemejante a lo blanco; por consiguiente, laa ideas
¡i blanco y de negro son necesariamente desemejantes entre
5* luego realmente distintas.
13. Además, la idea es semejanza; ahora bien, total
o parcial. Si parcial, nunca la cosa puede ser mediante ella
c o n o c id a íntegramente; si total, las cosas totalmente seme­
jantes, en nada son desemejantes; luego si una sola fuera
ia semejanza real de las creaturas, seria imposible que éstas
fuesen entre si diferentes. Mas consta que difieren realmen­
te; luego necesariamente les corresponde una diferencia real
en las semejanzas ejemplares.
14. Además, la idea ejemplar es semejanza de la cosa
conocida; ahora bien, esta semejanza o es común o propia.
Si en común, no se conocen por ella las propiedades de las
cosas; si propia, las semejanzas propias se multiplican con
la pluralidad de las cosas; si las coBas creadas son, pues,
realmente diversas, necesariamente sus semejanzas difieren
realmente entre sí.
15. Además, llámese A la idea según la cual el hombre
ha sido creado y £ la idea según la que ha sido crcado el
asno; es evidente que A no es B; por tanto, si las cosas
que mutuamente no se predican difieren en lo divino con
distinción real y no sólo de razón, parecen ser realmente
distintas. La menor es patente, porque aunque la bondad, )a
sabiduría y la potencia difieren con distinción de razón, sin
embargo se predican mutuamente una de otra.
16. Además, A no es semejanza del asno, ni B del hom-
I luego A en alguna manera más se aproxima al hombr»
^ue ® 1 asno, lo que no sería verdad si de alguna manera no
conviniera más con el hombre A que B ; lo que exige que w
®tingan realmente.
Además, si las razones ideales se multiplican y dis
"fuen según distinción de razón, a eBta distinción corres­
ponde algo o nada; si nada, la distinción es vana; si algo,
^ « « a r i o que haya en algún modo distinción real entre
fuellas razones ideales.
^ 1 8 . Además, las ideas o difieren por razón de lo conno-
«te ° por raz°n de si mismas. Si por razón de lo connotado,
de a|Sle-n^° temporal, es causa de algo eterno; si por razón
di£iermÍSmas’ Pue3to 1ue Ia® cosas 1ue Por s* Be distinguen
etL talm ente, las ideas difieren realmente.
a°tadñ. pongamos que difieran por razón de lo con-
0 'a id COIno el Verbo más connota el efecto que la razón
el v erk*T'p^rflue’ como se dice en el libro Sí Quaestionum,
00 indica la potencia operativa— , parece que si ésta
rativam potentiam”— videtur ergo, quod si hoc esset caí*
plura in divinis dicerentur esse verba; sed constat, quod i,
est falsum: ergo ad hoc, quod plures rationes dicantur, 6
suCñcit differentia connotatorum.
20. Item, rea cauaatae sunt a rationibus et non e
verso: ergo et pluralitas rationum est prior pluralik
rerum connotatarum: ergo si plurificantur, hoc non fe,
differentia connotatorum; necesse est ergo, quod se
realiter distinguantur.
21. Item, pluralitas personarum maior est quam pin»
litas specierum vel rationum; sed divinae simplicitati
repugnat realis differentia p sr so n a ru m •. ergo nec pin,
litas realis rationum idealium. Si ergo Sancti dicunt, c
esse plures; videtur, quod fatendum sit, eas esse realit
differentes.

S ed contra :

1. Dionyaius, capitulo quinto “ De divinis Nominibi


loquens de Deo dicit sic: “ Omnia quidem in se ipraehab;
secundum unam simplicitatis excellentiam, omnem duplb
tatcm renuena", Si ergo Deua praehabet in se res per rero
rationes; et illae refugiunt omnem duplicitatem; ergo mita
habent realem diversitatem.
2. Item, ibidem"”: “Multorum participantium u n u s »
causas in se ipso uniformiter praeaccipit; multo f o r t i u s ó
causa ipsius et omnium praeexistere existentium omniw»
exemplaria secundum supersubstantialem unionem est cM'
cedendum"; sed hoc non esset, si rationes illae essent res-
liter distinctae: ergo nullam habent realem diversitatem.
3. Item, Augustinus, sexto De Trinitate, décimo cap
tulo®: “ Filius est ars omnipotentis plena omnium ratio»»*
viventium, et omnia in ipso unum sunt” ; sed hoc non esa6*
si rationes illae essent realiter diversae: ergo necessario sul‘
realiter indistinctae.
4. Item, hoc ipsum ostendit Dionysius, De divinis fío**
nibus, quinto capitulo01, tali ratione: omnes lineae origi®*
liter sunt in puncto; et omnes numeri in unitate; et ta®^
ex hoc non ponitur in puncto et in unitate realis diversi^ 5
in creatura: ergo nec in causa suprema.

"T V id e S. Bonaventurae Q naestioncs de T rinitate, q. 3 , a. 2


™ Paragr. 9. Pro renuens Scolu s E rigen a et abbas Vercellensis ur“'
tur voce respHCus. “ P arasr. 8. .
^ N n m . 11 : «A rs quaedam om nip otentis atque sapientia Dei P**"
om nium rationum viventium incom m utabiliutn, et om n es unum i#
sicut ipsa unum <5c uno, cum quo unum .*
” Para¡,rr, 6. N on n u lü códices allegan ! etiajn n. a, ubi § 5 de ’1>“
ajfitur.
ra la causa, se pronunciaría en Dios multitud de verbos,
i que consta ser falso; luego para que se pongan muchas
,j ea3 no es suficiente la diferencia de lo connotado.
20. Además, las cosas son causadas mediante las ideas
v no al revés; luego la pluralidad de las ideas es anterior
á la pluralidad de las cosas connotadas; por consiguiente,
si se multiplican no es en virtud de los connotados; luego
se distinguen realmente entre sí.
21. Además, la pluralidad de laa personas es mayor que
la pluralidad de las especies o ideas; mas a la simplicidad
divina no contradice la diferencia real de las personas, luego
tampoco la pluralidad real de las razones ideales; por con­
siguiente, si los Santos enseñan que éstas son muchas, pa­
rece que haya de sostenerse que son entre sí realmente dis­
tintas.

P o r el c o n t r a r io :

1. Dionisio, en el capítulo 5 De áivinia Nominibus, ha


blando de Dios, dice a s í; "Todas las cosas con antelación
tiene en si según la excelencia única de la simplicidad, que
rechaza de si toda duplicidad” . Si Dios, pues, con antelación
tiene en sí las cosas mediante las ideas y éstas rechazan
toda duplicidad, síguese que no hay entre ellas diversidad
real.

2. _ Además, en el mismo: “ El sol, siendo único, con an­


telación recibe en sí uniformemente las cansas de la multi­
tud de sus participaciones; luego debe concederse con mayor
razón que en su causa preexisten según una unión super-
subatanti al los ejemplares de todas las cosas existentes” , lo
jWe seria falso si aquellas razones fuesen realmente distin­
ga; luego no incluyen diversidad alguna real.

3- Además, San Agustín, en el libro VI De Trinitate,


t,J| u, “ El H ijo es el arte del Omnipotente, lleno de
10 85 'aa razones vivientes, y todas las cosas son en El u n a";
)Ue^Ue Seria falso si las ideas fuesen realmente distintas;
'j0 F0r necesidad son realmente indistintas.

Además, lo mismo muestra Dionisio, De divinia No-


fcente**' ^°r e3*a raz°n : todas las líneas están originaría-
de ejloen el punto y todos los números en la unidad; a pesar
tratánd**0 Se P°ne diversidad real en el punto ni en la unidad
prema. 086 áe la criatura; luego tampoco en la causa su-
5. Item, non eat status nisi in uno; sed in quolfc
genere causae necesse est ponere statum. ergo bí ¿ e|(
est causa exemplaria, in qua eat status omnium causan],
formalium; necesse est ergo, quod habeat omnimodam
tatem secundum rem.
6 . Item, quod est perfectius Deo est attribuendum; s»
perfectius est uno cognoscere plura, quam pluribua p l^
ergo etc.
7. Item, divina cognitio est infinita, ergo nullo modo és
arctata nec limitata: ergo nec ratio cognoscendi in Deo aliqj
modo limitatur; sed si ad plures res cognoscendas requiren*
tur plures rationes realiter differentes, tune esset aliquo moi
limitata et arctata: ergo si hoc est impossibile ponere, imp»
sibile est, quod rationes illae sint realiter diversae.
8 . Item, ratio cognoscendi in divinis nominat quid &
sentíale, quia commune tribus personis; sed quae essentijlii
sunt in divinis, nullo modo plurificantur secundum rem, quia
si realiter plurificarentur, essent in divinis plures essentiae
sed hoc est impossibile: ergo impossibile est, rationes illas
realiter differre.
9. Item, quaecumque distinguuntur realiter atit distin
guuntur origine, aut qualitate, sicut dicit Richardus” ; se;
rationes illae non possunt distinguí qualitate, quia talis &
tinctio non cadit in divinis; nec origine, quia una non rnans
ab alia: ergo impossibile est, eas esse realiter diversas.
10. Item, rationes illae aeternae sunt rerum productivas
aut ergo .producentes tantum, aut producentes et p r o d u c t o
Si producentes et productae: ergo cum producens et pro
ductum diatinguantur realiter, rationes illae realiter a D*
distinguerentur, cum non sit daré aliquid aliud, a quo pro
ducantur: ergo non esaeut ipse Deus, nec Deus se ipso coi
nosceret res; quod eat impossibile. Si sunt producentes tan-
tum: ergo tenent rationem principii solius; sed principi«n
tale est principium primum, et principium primum non ^
nisi unice unum: ergo impossibile est, quod rationes iH®1
realiter distinguantur.
11. Item, ratio exemplaria nominat illud, per quod res
cognoscitur; sed illud quo res cognoscitur non est nisi f#1-
ma: ergo si Deus cognosceret res per rationes exempia1^
realiter differentes, necesse esset, ipsum divinum esse es#
multiforme. Sed hoc est omnino impossibile: ergo et primuH-

T_'t ostendit A risto t., II M eta p h , te x t. 5 seq q. (i brevíor, c. 11


“ S cilicet a S . V ictore, iv D e T rin itate, c. i j seq . Seeunrinm ips**
persona sive existentia variacur et distin gu itu r «aut secundnm
rei qualitatera [p rop rie tate s], aut secundum solam reí originera,
secuudum u tn u squ e con cu rsion em ... In an gélica au tem natura
est propagado [o r ig o ], sed sola sim p le x creatio. E s t ergo siDSj":
s:m ui «t « m n iu u unum solu m íadiifereu squ e principium »,
5 . Además, no hay término sino en ]a unidad; ahora
bien, en todo género de causalidad es necesario llegar a un
término; luego, si Dios es la causa ejemplar en la que ha­
yan término todas las causas formales, es necesario que en­
cierre en sí la total unidad real.

6 . Además, ha de atribuirse a Dios lo que es más per­


fecto; ahora bien, más perfecto es conocer muchas cosas en
una que en muchas; luego etc.

7. Además, el conocimiento divino es infinito, en modo


alguno coartado ni limitado; por tanto, tampoco su razón
de conocer es en modo alguno limitada; ahora bien, si para
conocer muchas cosas le fuesen necesarias muchas ideas
realmente diferentes, sería en cierto modo limitada y coar­
tada; luego, si esto es imposible de afirmar, también lo es
que las razones sean realmente diversas.

8 . Además, la razón de conocer indica en Dios algo


esencial, común a las tres Personas; ahora bien, lo que en
Dios es esencial no se multiplica realmente, porque si real­
mente se multiplicase, se daría en Dios pluralidad de esen­
cias, lo que es imposible; luego también lo es que las razones
difieran realmente.

9. Además, lo que realmente se distingue, o se distin­


gue por su origen o por su cualidad, como dice Ricardo;
ahora bien, las ideas no pueden distinguirse por su cualidad,
porque no cabe en Dios tal distinción; ni por su origen, por­
que una no es causa de otra ; luego no ea posible que sean
realmente diversas.

10. Además, las ideas eternas son productivas de las


cosas; ahora bien, o son productoras solamente o producto­
r a y producidas. Si son productoras y producidas, se dis­
tinguen realmente de Dios, como del productor lo producido,
ya que no hay otro por quien puedan ser producidas; ,por
consiguiente no son Dios, ni Dios por sí mismo conoce las
cosas, lo que es imposible. Si solamente son productoras,
leñen razón de principio único; principio que no es sino el
PT¡laer Principio; primer principio que es solamente uno;
g0 es imposible que las ideaB se distingan realmente.

Además, la idea ejemplar es aquello por lo que se


la cosa; ahora bien, aquello .por lo que se conoce la
efem ef ^orm a> luego si Dios conociera las cosas por ideas
formf realmente diferentes, el ser divino sería multi-
lo que es imposible; luego también lo es lo primero.
12. Item, si realiter distinguuntur; cum sint res, quj.
bus est fmendum, et res, quibus est fruendum, faciunt noa
beatos"*; nullus esset beatus, nisi cognosceret omnes rationes
exemplares, sicut nullus est beatus, cui deest notitia alicuiiu
trium personarum. Sed hoc est falsum et absurdum: ergo
ct primum.

13. Item, ratio ¡dealis in Deo non dicit quid inhaereng,


sed magis per se stans, quemadmodum et Verbum: ergo si
piures essent rationes realiter differentes; quot sunt ibi ra­
tiones, tot essent substantia® per se s tantes: ergo tot essent
divinae personae, vel essentiae, quot sunt ideae. Sed hoc eat
falsum et contra íidem: ergo erroneum est dicere, eas rea­
liter differre.

14. Item, si realiter differunt, aut sicut res absolutae,


aut sicut respectus; sed non sicut respectus, quia nullus res­
pectas censetur nomine eius, ad quod refertur, máxime in
relatione superpositionis 41 ,hia; sed ratio hominis dicitur ipse
homo: in Deo ergo ratio idealis non est imposita a respectu
reali. Si igitur plurificantur realiter, plurificantur sicut for­
mas absolutae; ergo si hoc eat impossibile, impossibile eBt,
rationes illas realiter diferre.

15. Item, si distinguuntur realiter sicut diversi respec-


tus reales; cum in respectu reali relativa sint simul natura
simul natura essent idea et ideatum, ergo Creator et crea-
tura; sed hoc est omnino absurdum: ergo impossibile est,
quod rationes illae diversificentur sicut diversi respectus
reales; nec sicut diversae res absolutae; hoc constat: ergo
nullam habent realem divcrsitatcm.

16. Item, omnis rcalis diversitas aut facit aliud et aliud,


aut alium et alium, aut alterum et alterum “ ; sed nullo iato-
rum modorum est ponere circa illas aeternas rationes, quia
nec est ibi essentialis diversitas ncc personalis nec acciden­
taos: ergo nullo modo est distinctin vel differentia realis-

M Secundum August., i D e doctr. christiana, c. 31, n. 34.


« b:a R elatio praedicam enlulis dividilur in relationem aequipaiO'1'
tiac, v. g . sim ilitu d in is, et relationem disquiparantiai'.; posterior íh?
se coTitinet r e la jo n e s super p o sitio n is, v . g . relationcs patris, dominv
causae, p roducentis, e tc ., et relationcs su p p o sitio n is, v . g . filii, serví,
effectu s, producti, etc.
" V id e A ristot., D e p ra cd ica n en tis, c. D e his quae ad aliquid.
C£. tJorp h y r., D e praedicab.. c. D e differentia.
12. Además, supongamos que se distingan realmente;
como quiera que hay cosas fruibles y éstas son las que nos
h a cen bienaventurados, seguirías^ que ninguno es bienaven­
turado sino e) que conoce todas las ideas ejemplares, como
no lo es aquel a quien falta el conocimiento de alguna de
las tres Personas. Mas esto es falso y absurdo; luego tam­
bién lo primero.

13. Además, la razón ideal no indica en Dios algo inhe­


rente, Bino más bien algo substancial, como el V erbo; luego
supuesto que haya pluralidad de ideas diferentes, cuantas
fueren las ideas tantas serán las substancias; por consi­
guiente habrá tantas personas divinas o esencias cuantas
son las ideas. Mas esto es falso y contra la fe; luego es
erróneo afirmar que difieren realmente.

14. Además, si difieren realmente, o difieren como rea­


lidades absolutas o como relativas; mas no difieren como
relaciones, porque ninguna relación recibe su denominación
del término de referencia, especialmente la relación de su­
perposición, mientras que la razón de hombre es el mismo
hombre; luego en Dios la razón ideal no significa una rela­
ción real. Por consiguiente, si se multiplican realmente, se
multiplican como formas absolutas; luego, siendo esto im­
posible, imposible es que las ideas difieran realmente.

15. Además, supuesto que se distingan realmente como


diversas relaciones reales, como los términos de la relación
real son por naturaleza simultáneos, serían simultáneos por
naturaleza la idea y lo ideado, y por tanto el Creador y la
creatura; mas esto es totalmente absurdo; luego es impo­
sible que las ideas se distingan como las relaciones reales
diversas; mas como tampoco se distinguen como cosas ab­
solutas diversas, síguese qie no tienen diversidad alguna
real.

16. Además, toda diversidad r?al o tiene lugar entre


cosa y cosa, o entre persona y persona, o entre accidente
y accidente; mas de ninguna de estas maneras podemos po-
sv ¡ü entre '■as ideas eternas, por no haber entre ellas diver­
j o ? esencial, personal ni accidental; luego no hay entre
“ •S distinción o diferencia real.
[OONCLUSIO]

Deus res cognoscit se ipso ut similitudine expressiva.


omnium, ita ut rationes ideales non filurificen tur in Deo
secundum rem, sed tantum secundum rationem

R e s p o n d e o :

Ad praedictorum intelligentiam est notandum. quod aba­


que dubio Deus res cognoscit; et quod se ipso cognoscit; et
quod cognoscit se ipso ut similitudine; et quod similitudo
illa, qua cognoscit, non est accepta similitudo ab extra nec
similitudo per convenientiam in aliqua tertia natura, sed si-
militudo illa nihil aliid est quam veritas expressiva, sicut os-
tensum fuit in quaestione praemissa. Dicere ergo, quod Deus
cognoscit res se ipso ut similitudine, non est aliud quam
dicere, quod Deus cognoscat res se ipso ut veritate aive ut
summa luce íes ceteras exprimente. Kt quoniam divina ve-
ritas potentissima est ad res omnes totaliter exprimendas,
sicut divina virtus ad res omnes totaliter faciendas; ideo
Deus cognoscit se ipso ut veritate exprimente res multimo-
das et totaliter. Potens est autem divina veritas, quamvjs
sit una, omnia exprimere per modum similitudinis exempla-
ris, quia ipsa est omnino extra genus et ad nihil coarctata;
ipsa etiam eat actus purus, cetera autem respectu eius sunt
materialia et possibilia. Quoniam ergo unum secundum for­
mam potest assimilari pluribus secundum materiam, sicut
patet de albedine in homine et lapide; cum ipsa veritas iQ‘
differenter se habeat ad omnia, ct cetera sint sibi materia-
lia, ipsa ut actus purus esse potest similitudo expressiva
omnium.

In hac autem expressione est tria intelligere, scilicet


ipsam veritatem, ipsam expressionem et ipsam rem. Veritas
exprimens una sola est et re ct ratione-; ipsae autem res, quae
exprimuntur, habent multiformitatem vel actualcm, vel pos-
sibilem; expressio vero, secundum id quod est, nihil aliud
est quam ipsa veritas; sed secundum id ad quod est, teñe*
se ex parte rerum, quae exprimuntur. Unde exprcsBio unius
reí et altcrius rei in divina, vel a divina veritate, secundui»
id quod est, non est aliud et aliud; sed secundum id ad quod
est, plurificari dicitur; quia exprimere hominem non est ex*
primere asinum, sicut praedestinare Petrum non est prae-
[ CONCLUSION]
Dios c o n o c e las cosas en sí mismo en cuanto es seme-
janza expresiva de todas ellas, de tal manera que en
til las razones ideales no se multiplican realmente sino
según razón
R e s p o n d o :
P a ra inteligencia de lo dicho se ha de notar que induda­
blemente Dios conoce las cosas, que las conoce en sí mis­
mo. que las conoce sirviéndose a si mismo de semejanza7,
y que la semejanza por la que conoce no es recibida de fue­
ra, ni nacida de la conveniencia de ambos extremos conve­
nientes en una tercera naturaleza; antes aquella semejanza
no es otra cosa que la misma verdad ’ expresiva, según se ha
demostrado en la cuestión precedente. Decir, pues, que Dios
conocc las cosas en sí mismo en cuanto semejanza, es de­
cir que Dios conoce las cosas en sí mismo en cuanto verdad
o luz expresiva de todas. Y siendo la verdad divina muy ca­
paz de expresar plenaments todas las cosas, como la poten­
cia divina lo es para producirlas todas totalmente, síguese
que Dios conoce en sí mismo, en cuanto verdad expresiva,
todas las cosas y totalmente. Poder tiene la divina verdad,
aunque es una, para expresar ’ todas las cosas a manera de
semejanza ejemplar, porque trasciende todo género y re­
chaza toda limitación; es también ella acto puro, y todo el
resto comparado con ella es material y potencial; y porque
lo que es formalmente uno puede asemejarse a lo que es
materialmente múltiple, como la blancura puede ser partici­
pada por e l hombre y por la piedra, habiéndose la verdad
Indiferente hacia todas las cosas y siendo éstas materiales
respecto de ella, la verdad como acto puro puede ser seme­
janza expresiva de todas.
En esta expresión han de distinguirse tres cosas, a sa-
r: la verdad, la expresión y la cosa. La verdad expresiva
So^a real y según la razón; las cosas expresadas son
uiiiformea actuaj 0 potencialmente; la expresión, consi-
rada en sí misma, no es diversa de la verdad; mas consi-
con en ^ Ormino de su referencia, debe atenderse a las
d¡vaS ^Ue P °r ella son expresadas. La expresión de cosas
en la verdad y por la verdad divina no lleva con-
la Versidad alguna; pero, si se atienda al término de
T-ora ereDcia> puede afirmarse que la expresión se pluriflca,
_ e a p resa r al hombre no «s expresar al asno, como
’ Cf H ;x iron : S em eja n za . ” ff L exicón : Verdad
J--CX1C03J ‘ F .X 'firfiS id ft

UA
destinare Paulum, nec creare hominem est creare Angela,
licet actus divinus sit unus. Quoniam ergo rationes idéale
nominant ipsas expressiones divinae veritatis respectu j(,
rum, ideo plurificari dicuntur non secundum id quod sij.
nificant, sed secundum id quod connotant, non secundan
id quod sunt, sed secundum id ad quod sunt sive ad quftj
comparan tur. EJt quia ad illud sunt non secundum realen
respectum, qui sit in Deo, quia Deus ad nihil extrinsemun
realiter refertur, sed solum secundum rationem intelligeo
di, eui correspondet realis respectus in actu vel aptitudin»
ex parte rerum : 07 ideo dicendum, quod rationes ideales ii
Deo plurificantur non secundum rem, sed secundum ratio­
nem, quae quidem ratio non tantum. est ex parte intelligen-
tía, sed etiam ex parte reí intellectae.

Huius autem simile non perfecte reperitur in creatura;


sed si inteUigeretur per impossibile, quod lux esset ana
iilumínatio et irradiatio; dicere possumus, quod eiusdem
lucis et luminis essent plures irradiationes, propter hoc quod
irradiatio dicit diametralem sive orthogonalem " ipsius la-
minis directionem; propter quod diversorum iliuminatoruiD
plures dicerentmr irradiationes, in una tanuen luce et in une
lumine. Sic et in proposito intelligendum est, quia ipsa di­
vina veritas est lux, et ipsius expressiones respectu rerum
sunt quasi luminosae irradiationes, licet intrinsecae, quae
determínate ducunt et dirigunt in id quod exprimitur. Et
hoc est quod dicit Dionysitis, séptimo capitulo" De diviné
Nominibw. "Non ex entibus entia dicens novit divinus in-
tellectus, sed ex se ipso et in ipso secundum omnium cau-
sam, notitiam et scientiam ct substantiam praehabet c'
praeconcipit, non secundum ideam singulis se immitens'
hoc est, non secundum ideas realiter differentes, sed *•
cundum unam causae excellentiam omnia noscens e t conti-
nena, sicut et lux secundum causam in se notitiam tenebra-
rum praeaccepit et non aliunde cognoscens tenebras qua®
a lucis defectu. Sese igitur divina sapientia agnoscens, cog'
noscit omnia malerialia immaterialiter, et indivisim divis1'
bilia, et singulariter multa, ipso uno omnia cognoscens íl
producens” . In quo manifestó ostendit Dionysius, quod >D
ratione cognoscendi non cadit realis pluralitas, quia
" C f. 1 S e n t., d . 30, q. 3.
“■ S iv e rectangularem .
“ Farajjr. 2.
nredestinar a Pedro no es predestinar a Pablo, ni crear un
h om b re crear un ángel, aunque la acción divina sea única.
Ahora bien, las razones ideales” designan las expresiones
de Ja verdad divina en relación con las cosas, por lo que se
dice qi^e se multiplican, no en razón de lo que significan,
sino en razón del término connotado, no atendiendo a lo que
en si son. si*10 a aquello hacia lo que san o a lo que se refie­
ren. Y porque se refieren a su término no en virtud de una
relación real existente en Dios, puesto que en Dios no cabe
relación alguna real hacia fuera de si, sino en virtud de una
relación lógica, a la cual corresponde, sin embargo, una re­
lación real actual o aptitudinal por parte de las cosas; por
lo cual debe decirse que las razones ideales se multiplican
en Dios no realmente, sino según la razón, la cual no sólo
existe de parte del que conoce, sino también de parte de la
cosa conocida.
No es posible encontrar en las creaturas semejanza al­
pina perfecta de lo que 'vamos diciendo; pero si, lo que es
imposible, fingimos que la luz >es su misma iluminación e
irradiación, podríase decir que de una misma luz hay mu­
chas irradiaciones, porque la irradiación es la dirección dia­
metral o rectangular de la luz, en cuyo caso habría mu­
chas irradiaciones, tantas como seres diversos iluminados,
p?ro una sola y única luz. De esta suerte ha de entenderse
lo que vamos diciendo, porque la verdad divina es la lu z",
y sus expresiones respecto de las cosas son como las irra­
diaciones luminosas, aunque intrínsecas, q ie llevan y con­
ducen determinadamente hacia aquello que en ellas se ex­
presa. Esto es lo que dice Dionisio en el capítulo 7 De di-
***** Nominibus: “El entendimiento divino no conoce los
seres por otros seres, sino por sí mismo y en sí mismo, en
cuanto es causa de todas las cosas, con antelación concibe
y contiene la substancia, el conocimiento y la ciencia de las
"ñamas no como introduciéndose según la idea en cada una
sllas, o sea, no según ideas realmente distintas, sino en
«uanto conoce y contiene todas las cosas como única causa
r^ih^ntisima de todas: al modo Que la luz, como causa,
bió Con antelación en sí el conocimiento de las tinieblas,
^esto n0 de otra manera sino conociéndolas por carencia
«m ism a ltz. Así, pues, la Sabiduría divina, conociéndose
*1 misma, conoce todas las cosas materiales de una mane-
las lntl}ateria'» todas las divisibles indivisiblemente y todas
n^J!nulUPles singularmente; y las conoce y las produce,
n^neciendo Ella «na.”
nde manifiestamente enseña Dionisio que no hay plu-
derogaret perfectioni cognitionis divinae; et hoc ipsum ptI
fectius oatendit in quinto capitulo, sicut supra 10 allegatuj,
eat. Et ideo concedendae sunt rationes, quae factae sum
ad partem istam.

[SO LUTIO OBIECTORUM]

1. Ad illud ergo quod primo obiicitur in contrarium 4,


Augustino, quod alia ratione conditus est homo, alia equia,
et cetera; dicendum, quod alietas ibi non dicit realem
ferentiam, sed tantum secundum rationem.
2. Ad illud quod obiicitur, quod idea est forma et re»
et cetera; dicendum, quod idea et dicit rem et dicit modui
rsi—dicit enim formam comparatam ad illud quod expri-
mitur— nec plurittcatur, in quantum dicit rom, sed in quau
tum dicit modum tei; et ideo cum procedit a plura lítate
idearum ad pluralitatem rerum in divinis, procedit a plurali-
tale modi ad pluralitatem re i; et ideo peccat secundum ac.
cidens, vel secundum figurara dictionis” .
3. Ad illud quod obiicitur, quod, secundum Dionysium,
ideae sunt rationeB substantificae; dicendum, quod substanti-
ficae dicuntur, vel quia in se subsistunt, vel quia substantiu
rerum efficiunt, vel substantias rerum exprimunt, non quia
sint substantiae vel essentiae ipsarum rerum. Licet su tem
essentiae ipsarrm rerum in rebus multiplicentur, quia ipsis
rebus intrinaecae sunt; non tamen oportet de illis rationibus
exemplaribus, quia constitutionem rerum non ingrediuntur
4. Ad illud quod obiicitur, quod agens ad exemplar est
forma rei operatae; dicendum, quod illud intelligitur de
agente ad exemplar, quod ab ipso exemplari dirigitur et
regulatur, sicut est agens creatum; nec de illo adhuc intel­
ligitur proprie, quod secundum veritatem sit forma rei pro-
ductae, sed aliquid penes se habet, quod tenet rei produ-
cendae similitudinem, sicut medicus in curando prius »■
nitatem habet in mente et arte, quam postea facit in op*"
re; et ita ex duplici parte déficit ratio introducta.
5. Ad illud quod obiicitur, quod agens a proposito no»
producit res, nisi eas habeat penes se; dicendum, quod no»
oportet, quod eas habeat per veritatem, sed per similitU"
dinem, quam quidem similitudinem non esl necesse per o®’
nia esse conformem his quorum est similitudo; sicut patet.
n F u n d am . 1, 2, 4, et qu aest. praeced. in corpore.
11 Cf. A risto t., 1 E le n c h ., c. 3 (c. 4). A c c id en s npud S . D o c t o r e é
ídem e st ac fallada accideitiis, de qua A risto t., loe. c it., c. 4 (c- j ;
dicit : « E x accidente quidem paralogism i su n t, quam quidvis P0>!jí
latutn fuerit aeque rei atque a c d d e n ti ¡uesse. Q uon iam enim
cidera accid u n l, non est necesse, óm nib us prnedlcatis et eubiacto,
quo illa praedicantur, haec om nia inesse ; nam alioquin om nia eru11
eadetu.»
lidad real en la razón de conocer, lo que atentaría contra
r8 perfección del conocimiento divino; lo mismo demues­
tra con mayor perfección en el capítulo 5, alegado más arri­
ba Han de concederse, pues, las razones que en favor de
esta parte 36 han aducido-

[ S o l u c ió n de las o b j e c io n e s ]

1. A lo que ae objeta, pues, en primer lugar por la parte


tomado de San Agustín, que por una razón es
c on tra ria ,
creado el hombre y por otra el caballo, etc., hase de decir
que la razón constitutiva de lo uno y lo otro aquí no signi­
fica distinción real, sino sólo de razón.
2. A lo que se objeta que la idea es forma y cosa, etc.,
hase de decir que idea significa no sólo la. cosa, sino también
el modo de la cosa— significa la forma comparada a lo que
se expresa—, y no se multiplica en cuanto significa la cosa,
sino en cuanto significa el modo de la cosa; por tanto, al
concluir de la pluralidad de las ideas a la pluralidad de las
cosas en Dios, concluye de la pluralidad de los modos a la
pluralidad de las cosas, pecando, por consiguiente, según ac­
cidente o según figura de dicción.
3. A lo que se objeta que, según Dionisio, las ideas son
razones substantivas, hase de decir que se diosn substanti­
vas porque subsisten en si o porque producen las subs­
tancias reales o porque representan las substancias ds las
cosas, mas no porque son las substancias o esencias de las
mismas cosas. Las esencias de las cosas se multiplican con
ellas, porque les son intrínsecas; mas no las ideas ejempla­
res, que no entran en la constitución de las cosas.
4. A lo que se objeta que el agente que obra conforme
a «jemplar es forma de la cosa producida, hase de decir
que debe entenderse del agente que obra conforme al ejem-
P‘ar. que es dirigido y regulado por el mismo ejemplar, cual
todo agente creado, y no debe entenderse que propiamen-
® el es la forma de la cosa producida, sino que encierra en
que es semejanza de la cosa por producir, como el
al curar tiene primero la salud en su mente y en su
‘encia, y luego la realiza en la obra; asi, pues, doblemen-
* falla la razón aducida.
da ^ lo se °k jeta <lue el agente voluntario no pro-
den? c°sas si previamente no las tiene en sí, hase de
su s ^Ue 110 es Preciso que las tenga en au realidad, sino en
en *e*Jlej anza. la cual tampoco es necesario que sea de todo
e o m‘ conforme a las cosas, cuya semejanza es; como se
Prueba porque la razón o idea de lo material es inma-
quia materia) ium est ratio vel idea immaterialis, corrup^.
bilium incorruptibilis, ac per hoc et multorum potest eas*
uniformis et differcntium indivisa; et ideo non séquito
quodsi pluralitas repraesentatur ab ipsis rationibus exea!
plaribug, quod ipsae sint realiter plures; sicut non sequitur
quod materialium sint materiales.
6 . Ad illud quod obiicitur, quod quidquid res habent
accipiunt a Deo; dicendum, quod accipiunt ab eo, sicut ai
eo qui de nihilo potest aliquid facere, non quia accipiant
aliquid, quod sit suae substantiae; et ideo non sequitur,
quodsi creatura habeat aliquid in proprio geneie, quod prop’
ter hoc necesse sit illud reperire in dante actu; sed suffi.
cit, quod solum reperiatur secundum potentiam efficientem
vel exemplañtatem repraesentantem.
7. Ad illud quod obiicitur, quod oppositorum effectuum
oppositae sunt causae proximae et immediate, etc.; dicen-
dum» quod illud habet veritatem in causis coarctatis, quee
non producunt multa nisi per multa, ideo nec opposita nisi
per opposita; non autem in causa causarum, quae nullam
coarctationem seu limitationem. habet, sed omnimodam 1¡-
bertatem respectu effectuum producendorum, quantumciim-
que differentium
8 . Ad illud quod obiicitur, quod numerus fuit máxi­
mum exemplar in animo Conditoris; dicendum, quod hoc
dicitur, non quia in Deo proprie sit numerus, cum iile sit
ex aggregatione diversarum unitatuin ” , sed quia Deus ipse
cognoscit numerum, secundum quem omnes proportiones re­
rum creandarum att«nduntur.— Vel si dicatur alicubi, quod
in Deo sit numerus idearum, ille distrahit a ratione numeri
proprie dicti, sicut et numerus personarum, qui non est per
plurificationem unitatum, sed per replicationem eitisdem
unitatis circa diversas hypostasesM; sic í t numerus idea­
rum vel rationum non dicit plurificationem unitatum aeter-
nalium, cum illa sit tantum una, sed comparationem ipsius
ad plures res exprimendas.
9. Ad illud quod obiicitur, quod ad perfectionem cog-
nitionis facit distmete cognoscere, etc.; dicendum, quod ac­
tus cognoscendi respicit ipsum cognoscentem et ip3um cog-
nitum: unde distinetc cognoscere potest dupliciter accipl;
vel ex parte ipsius cognoscentis, vel ex parte cogniti. Licet
73 Cf. i S e n t., d. 4 j , a. ¿, q. 2 in corpore.
a Averrocs, tip ilo m . m eta p h .. Ir. i , agens de uno ait : «XurnerJ»
[e st] aggTegatio unitatu m .» C om m unis 'd efin itio num eri, sum ta t!i
Ariütotele, iv P h y s ., text. 133 (c. u lt.j ; v M e ta p h ., text. 71 et 2°'
ac X M eta p h ., te x t. 2I (iv, c. 6 et 15, ac IX, c. 6), haec est : oMuinf*
rus est m ultitnüo m pnsurata per uaum.n V e l e x B o ctli., 1 D e ariil''
m ítica , c. 3 : «N um erus e st unitatum collectio, vel quantitatis acíi"
vus ex unitatibus profusits.» Cf. etiam D e T rinitate, r. 3.
“ C f. 1 i e n í . , d . 19, p. a, q . 4 , ad 1 seqq.
erial, de lo corruptible incorruptible, y, por tanto, bien
Duede ser ■uniforme la idea de lo múltiple e indivisa la de lo
diverso ; no se sigue, por tanto, que si las ideas “ ejemplares
re p r e s e n ta n la multiplicidad, sean en realidad múltiples,
como no se sigue que sean materiales las de lo material.

6. A lo que se objeta que lo que tienen las cosas lo


reciben de Dios, etc., hase de decir que lo reciben de él como
de quien puede producir algo de la nada, mas no reciben
en sí parte de su substancia; no se sigue, por tanto, que
si la creatura tiene alguna cosa en su propia realidad, haya
por necesidad de encontraras en el dante de modo actual;
hasta que se encuentre según la potencia eficiente o la re­
presentación e.jamplar.

7. A. lo que se objeta que las causas próximas e inme­


diatas de cfectos opuestos son también opuestas, etc., hase
de decir que es verdad refiriéndose a las causas limitadas
que no producen muchos cfectos sino mediante muchas po­
tencias, ni efectos opuestos sino mediante potencias opues­
tas, mas no lo es de la primera causa, que no tiene limita­
ción ni coartación alguna, sino omnímoda libertad respecto
de sus efectos por muy diversos que ellos sean.

8 . A lo que se objeta que el número fué el principal


ejemplar en la mente del Creador, hase de decir que esto
significa no que en Dios haya propiamente número, produ­
cido por la agregación de diversas unidades, sino que Dios
conoce el número que regula todas las proporciones de las
cosas creadas. O si en algún lugar se dice que existe en
Dios el número de las ideas, no se alude al número pro­
piamente dicho, como tampoco por el número de las per­
sonas, que no se originan por multiplicación de unidades,
sino por replicación de una idéntica unidad en diversas per­
sonas; del mismo modo, el número de las ideas o razones
significa plurificación de unidades eternas, sino su com­
paración con la pluralidad de las cosas que expresan.

A. lo que se objeta que la distinción contribuye a la


j e ecc*ún del conocimiento, etc., hase de decir que el acto
obW»*°n° Cer se re' ac^ona con el sujeto cognoscente, y con el
ente í» conoc*d°> Por '° cual el conocer distintamente puede
Parf0 ^os manera8: P°r parte del que conoce y por
Part *° 1Ue ee conocido. El conocer distintamente poi
__ e la cosa conocida contribuye a la perfección del
autem distincte cognoscere ex parte rei cognltae faciat a<)
perfectionem cognitionis, non tamen ex parte cognoscentis
quia perfectius est uno multa cognoscere quam multis.— Au’.
ter potest dici, quod distincte cognoscere dupliciter est: ve]
ita, quod dicat distinetionem secundum diversitatem essea.
tialem, vel ita, quod dicat expressionem exemplarem sive
cognoscitivam. Primo modo facit ad perfectionem cognitio­
nis ex parte rei cognitae; secundo modo ex parte cognos­
centis; et hoc modo Deus distinctissime cognoscit, quia ve-
ritas aeterna, licet una, varias tamen res di3 tinctissim¡e ex­
primit, nulla in se ex hoc reperta distinctione.
10. Ad illud quod obiicitur, quod uniformiter Deus cog­
noscit res intra et extra, etc.; dicendum, quod 6 i ita intel­
ligatur, quod non habet cognitionem rerum ab extra, sed
solum ab intra; sic sermo praemissus habet veritatem. Si
autem intelligatur, quod cognoscit, res eodem modo se ha-
berc intra et extra; habet falsitatem: quia intra se habet
eas swb omnímoda indifferentia reali, et sic scit, se habere
eas; extra vero scit eas habere esse sub differentia multi-
formi,
11. Ad illud quod obiicitur, quod simile simili cognoe-
citur; dicendum, quod illa illatio tenet in similitudine coar-
ctata, quae est in genere; et ideo non habet locum in pro­
posito.— Vel dicendum, quod haec non est similitudo aecun-
dum convenientiam, sed solum secundum expressionem exera-
plativam; et haec similitudo sive dissimilitudo non ponit
differentiam rationis ad rationem, sive similitudinem ad
similitudinem, sed secundum id quod connotat et exprimit
extra se ipsam.
12. A d illud quod obiicitur, quod simile uní opposito
est dissimile eius opposito; dicendum, quod illud habet
locum in similitudine, quae est per participationem naturae
communis, vel per Iimitatam expressionem, sicut illa, quae
est accepta a re extra.
13. Ad illud quod obiicitur: aut similitudo illa est se­
cundum totum, aut secundum partcm; dicendum, quod se­
cundum totum, quia dicitur similitudo; in quantum expri-
mens et totum exprimit.— Et si obiieiat, quod nulla diversa
possunt secundum totum eidem assimilari; dicendum, quod
verum est de illa similitudine, quae est per communicatio-
nem, non per expressionem.— Et si quaerat, qualiter possit
illud intelligi; dicendum, sicut dictum fuit supra” , quod hoc
est, quia illa similitudo est extra genus et actus purus, e*
cetera sunt materialia respectu illius.
14. Ad illud quod obiicitur, quod aut est similitudo
communis, aut propria; diccndum, quod Deo attribuenduifl

74 H ic in corpore et quaestione praecedenti,


mas no por parte del cognoscente, porqué más
c o n o c im ie n to ,
n e rfe c to es conocer muchas cosas en una sola Idea que en
Relias.— De otro modo puede responderse diciendo que e l
c o n o c im ie n to distinto puede ser doble: o indica distinción
aegún diversidad esencial o según expresión ejemplar o cog­
n o scitiv a . En el primer caso contribuye a la perfección del
c o n o c im ie n to por parte de la cosa conocida; en el segundo
por parte del cognoscente; y de este modo Dios conoce con la
máxima distinción, porque la verdad eterna, aun siendo una,
e xp resa distintísimamente la variedad de las cosas, sin que
esta expresión introduzca en ella distinción alguna.

10. A lo que se objeta que Dios conoce uniformemente


las cosas dentro y fuera de si, etc., hase de decir que enten­
diendo que no tiene Dios conocimiento recibido de fuera,
sino de dentro, es verdadero el razonamiento; mas si ss en­
tiende que Dios conoce que las cosas igualmente se encuen­
tran dentro que fuera de sí, es falso, porque dentro de sí
las tiene en total indiferenciación real, y conoce que de este
modo las tiene; mas fuera sabe que tienen ser según múl­
tiples diferencias.
11. A lo que se objeta que cada cosa es conocida por
su semejante, hase de decir que esta consecuencia se veri­
fica en la semejanza limitada en su propia realidad y no
ha, por tanto, lugar a propósito.— O se puede decir que ésta
no es semejanza sígún conveniencia, sino según expresión
ejemplar, y esta semejanza o desemejanza no pone diferen­
cia entre las ideas o entre las semejanzas, aino según lo que
connota o significa fuera de sí.
12. A lo que se objeta que lo que es semejante a uno
oe los términos opuestos es desemejante a su opuesto, hase
ae decir que esto ha lugar en la semejanza por participa­
ción de una naturaleza común, o por expresión limitada,
como lo es la recibida de la cosa externa.

. *3- A lo que se objeta: o la semejanza es total o par-


haae de decir que es total, porque se llama semejanza
cuanto expresa, y lo expresa todo.—;Y si objeta que las
as diversas no pueden asemejarse totalmente a una mis-
* 3e. responde que es verdad respecto a la semejanza por
eStc,U? ÍCaCÍÓn- mas no Por expresión. Y si inquiere cómo
qüe‘ dl,^a entenderse, se dice, como arriba queda ya dicho,
y es63 por<í ne esta semejanza se halla fuera de todo género
acto puro, y el resto en su comparación material.
^ 1 ° que se objeta: o es semejanza común o propia,
de ¿ecir que a Dios debe atribuirse cuanto hay de
est quidquid est completionis in creatura; et ideo quoda*
modo communis, quia omnia communiter exprimit; et quo.
dam modo propria, quia perfecte et integre exprimit unum.
quodque.
15. Ad illud quod obiicitur, quod A non eat B ; dicen*
dum, quod in divinia ad hoc, ut unum vere negetur de al­
tero, non oportet, quod sit ibi realis distinctio secundum
id quod sunt, sed secundum id quod connotant; sicut patet,
quod praedestinatio non est reprobatio, et hoc est, quia,
licet utriusque 9ignificatum sit idem, scilicet divina essentis
vel voluntas, connotatum, tamen est alterum et alterum,
scilicet gloria et poena™.
16. Ad illud quod obiicitur, quod similitudo hominü
non est similitudo asini, etc.; patet responsio; hoc enim
non est ratione divinae veritatis, quae aequaliter se habet
ad hominem exprimendum et asinum, sed ratione conno.
tati; sicut dicimus, quod creare hominem non est crean
Angelum.
17. Ad illud quod obiicitur, quod si est ibi pluralitas se­
cundum rationem, aut aliquid respondet ei in re, aut nihil;
dicendum, quod aliquid respondet.— Si autem quaeratur, quid
sit illud; dico, quod ex parte veritatis divinae non respon­
det nisi unum, quod tamen est potentius in repraesentando
multa quam aliqua multiformitas creata, quia, licet illa ve-
ritas sit simplex, est tamen infinita. Ex parte vero colino-
tatorum respondet pluralitas vet actualis, vel ¡potentialis,
Plura enim possibilia sunt plura actu scita, licet actu ñor.
sint in natura propria.
18. Ad illud quod obiicitur, quod si differunt ratione
connotati, tune temporale est causa aeterni; dicendum, quod
dupliciter est loqui de connotato; aut quantum ad esse pro-
prium, aut in quantum connotatur. Quantum ad esse pro-
prium verum est, quod temporale est; verumtamen aeter-
naliter connotatur, quia quod est temporale in esse propn«
aeternaliter scitur a Deo.
19. Ad illud quod obiicitur, quod tune Verbum debel
similiter pluirificari, si ratio plurificatur ratione c o n n o ta ti:
dicendum, q u o d non est simile: quia Verbum dicit ipsa®
divinam virtutem " operativam vel expressivam, quae se'
cundum rem et rationem intelligendi magis se tenet ex parí*
Dei. Idea autem vel ratio dicit expressionem vel similitu-
dinem, quae, licet secundum rem plus se teneat ex p artí
Dei cognoscentis, secundum tamen modum intelligendi pl115
se tenet ex parte cogniti; et ideo, licet habeant u n itate®
re, ut possint plures ideae dici una veritas et unum Ver
" Cf. i Sciil., d. 40, a. 1, q. 1.
" Quare virtus approprietur F i l i o , docetur 1 S e n t ,, d. 32, a . 2, Q-
sd 4 , et d . 34, dub. 7.
erfección en la creatura; por tanto, en cierto modo es co-
m6 n. porque exprisa comúnmente todas las cosas, y en
derto m odo propia, porque perfecta e íntegramente expresa
cada una.
15. A lo que se objeta que A no es B, hase de decir
oue en Dios, para que uno se niegue de otro, no es necesa­
rio poner distinción real entre lo que ellos son, sino entre
lo que connotan; así, la predestinación no es la reproba­
ción, porque aunque el significado de entrambas sea idén­
tico,' la voluntad o esencia divina, sin embargo lo connota­
do es diverso en una y otra, la pena y la gloria.
16. A lo que se objeta que la semejanza del hombre
no es la del asno, es obvia la respuesta; esta diferencia no
s3 da por razón de la verdad divina, que es idéntica en la
expresión del hombre y del asno, sino por razón del objeto
connotado, como decimos que crear un hombre no es crear
un ángel.
17. A lo que se objeta que si hay pluralidad según
distinción de razón, o le corresponde algo en la realidad
o nada, hase de decir que le corresponde algo; y si se pre­
gunta qué sea, respondo que por parte de la verdad divina
no corresponde sino uno, más capaz de representar muchas
cosas que cualquier multitud creada, porque, aunque aque­
lla verdad sea Bimple, es, sin embargo, infinita. Mas por
parte dsl objeto connotado corresponde pluralidad actual
o potencial. Muchos posibles son muchos conocidos en acto,
aunque actualmente no existan en su propia naturaleza,
18. A lo que se objeta que, si difieren por razón del
objeto connotado, lo temporal es causa de lo eterno, hase
de decir que en dos sentidos puede hablarse de lo connota-
en cuanto a su ser propio o en cuanto a su ser conno-
1 ? n cuanto a su ser propio, es verdad qus es tempo-
raU sin embargo, es connotado eternamente, porque lo que
fü 8U propio ser es temporal, es eternamente conocido por
uios.
.|®- A. lo que se objeta que el Verbo debe igualmente
„JJ''Aplicarse, si la idea se multiplica por razón de lo con-
!,„>■ 1 hase de decir que no hay paridad; porque el Verbo
Un£a ^ -m' 3nia v*rtu(* divina operativa o expresiva, que,
, ?eSún la realidad como según la razón de entender,
se considera de parte de Dios, Razón e idea in-
o semejanza, la cual aunque según la reali-
entt ¿laa elación dice a Dios cognoscente, según el mpdo die
r*alid *^ce a 1 ° conocido; por tanto, aunque en la
^ un tenSan unidad y pueda afirmarse que muchas ideas
a verdad y un verbo, no pueden tener unidad según
bnm, non tamen possunt habere unitatem ratione, ut po».
sint dici plures ideae vel rationes una idea vel una ratio,
20. Ad illud quod obiicitur, quod res sunt causatae ¿
rationibus, ergo et pluralitas, etc.; dicendum, quod plurj.
litas rerum in proprio genere est a pluralitate rationum-
sed pluralitas rationum nihil aliud est quam ipsae res, ut
sunt existentes in causa. Unde quamvis pluralitas idearuo
vel rationum aliquo modn habeat sibi correspondentem pl»
ralitatcm rerum, non tamen ab illa causatur, quia non ideo
Deus acit plura, vel divina veritas exprimit plura, quia plura
futura sunt; sed magis e converso, quia plura scit, ideo
plura fiunt, sicut dicit Augustinus, undécimo De civitak
D e in : “Iste mundus nobis notus esse non possct, niai es­
set ; Deo autem nisi notus esset, esse non posset” .
2 1 . Ad illud quod obiicitur, quod pluralitas persona-
rum maior est quam pluralitas specierum; dicendum, quod
non est simile hinc inde: quia pluralitas personarum es!
propter originem et propter respectum mutuum peraonae
ad personam et intrinsecum; idea aultem vel ratio una noi
oritur ab altera, nec habent respectum mutuum vel intrin-
secum, nec respectum realem ad aliquid extra habere pos­
sunt, quia habere respectum ad extrinsecum aliquo modo
importat dependentiam nec permittit, illud, circa quod po­
nitur, esse summe simplex et absolutum. Et ideo realis plu­
ralitas idearum nullo modo competit divino esse, quod est
simplicissimum et absolutissimum. Si ergo ponitur ibi plu­
ralitas, ponencia esset secundum rationem intelligendi, sicut
prius dictum est, et antiqui doctores communiter sense-
runt.— Et per hoc patet solutio obiectorum.

QUAESTIO IV
Utrum quidquid a nobis certitudinaliter cognoscitur
cognoscatur in ipsis rationibus aeternis
Suppcsito, quod rationes aeternae sint realiter indistinc'
tae in divina arte sive cognitione, quaeritur, utrum sint ratio­
nes cognoscendi in omni certitudinali cognitione; hoc
quaerere, utrum quidquid certitudinaliter cognoscitur a nobi®
cognoscatiur in ipsis rationibus aeternis Et quod sic, vide
tur auctoritate multiplicl,
79 Cap. i o , n . 3. C f. i S ent., Ütt. M agistri, d. x x x v i i i , c. >• c
Com m cnt., c. i, q. z, fundani. i. i,
'* H aec qu aestio primum e d ita iu it a PP. E d itorih u s in opuse1
De huinattac cognitionis ratione anécdota quaedam, ad Claras
(Q u aracch i), 1883, p ag. 50 se q q ., ubi in d isserta tiou e p raefixa '/
haec sen ten tia e x p ü ca tu r et plurim i auctorum lo ci cita n tu r.
^ r a z ó n , de suerte que pueda decirse que muchas ideas o
razones son una sola idea o razón.
2 0 . A lo que se objeta que laa cosas son causadas por
las ideas, luego también su pluralidad, etc., hase de dccir
nue la pluralidad de las cosas en su propia entidad es cau­
sada por la pluralidad de ideas; mas esta pluralidad de
ideas son las mismas cosas en cuanto existentes en su
causa. De donde se sigue que aunque la pluralidad de ideas
o razones ~n algún modo corresponde a la pluralidad de
cosas, no es, sin embargo, causada por ésta, ya que Dios
no conoce muchas cosas o las expresa la verdad divina
porque han de ser muchaa; antes al contrario, porque mu­
chas conoce, muchas son producidas, como dice San Agus­
tín en el libro X I De civitate D ei: "Este mundo no podría
sernos conocido si no fuese; mas no sería si no fuese pre­
viamente conocido por Dios".
21. A lo que se objeta que la pluralidad de personas
ea mayor que la pluralidad de especies, hase de decir que
no hay semejanza entre lo uno y lo otro; porque la plura­
lidad de personas es por razón del origen y mutua e intrín­
seca relación entre las personas; mas una idea o razón no
nace- de otra ni tienen entre si relación mutua o intrínseca,
ni pueden tener relación alguna real con algo exterior,
porque tener relación con lo exterior lleva consigo alguna
dependencia e impide que el término de la relación real sea
en sumo grado simple y absoluto. Por consiguiente, la plu­
ralidad real de ideas no conviene en modo alguno al ser di­
vino, que es simplicísimo y absolutísimo. Si, pues, se pone
«n él esta pluralidad, ha de ponerse según nuestro modo de
entender, como antes se ha dicho y los antiguos Doctores
comúnmente opinaron. Por esto queda patente la solución
a las objeciones.

CUESTIÓN TV
Se pregunta sí todo lo que por nosotros es conocido con
‘fcrteza es conocido en las mismas razones eternas

t¡nt^UPUesto ^ue las razones eternas son realmente indis-


U m V ® " el arte o conocimiento divino, inquiérese si son
t8 razones de conocer en todo conocimiento cierto;
cqjjT - I ’ s‘ cuanto nosotros conocemos con certeza, es
Do* en las mismas razones eternas. Y parece que 3i
‘ «u ch as autoridades.
1. Augustinus, De Magiatro ” s “ De univerais, quae inOsi.
iigimus, non loquentem, qui peraonat foris, sed intus ip3j
mentí praesidentem consulimus veritatem. Ille autem, qu¡
consulitur, docet, qui in interiore homine habitare dictas- est,
Christus, incommutabilis D ü virtus et sapientia sempiterna^
quam quidem omnis rationalis anima consulit” .
2. Item, idem De vera Religione “ : “ Apparet supra men.
tem nostram legem esse, quae veritaB dicitur; nec iam illud
ambigendum est, incommutabilsm naturam, quae supra men*
tem humanam est, Deim esse. Nam haec est illa incommuta-
bilis veritas, quae lex omnium artium recte dicitur et ars
omnipotentis artificia” .
3. Item, Augustinus, in secundo libro De lipero arbitrio
“Illa pulchritudo sapientiae ct veritatis nec peragitur tem*
pore nec migrat locis nec nocte intercipitur nec umbra
interduditur nec sensibus corporis subiacet; de toto mundo
ad se conversis, q'ui diligunt eam, ómnibus próxima est, om*
nibus sempiterna, nullo loco est, nusquam deest, foris admo.
net, intus docet. Nullus de illa iudicat, nullus sine illa indicat
bene; ac per hoc manifestum est, eam mentibus nostris, quae
ab ipsa una fiunt singulae sapientes et non de ipsa, sed par
ipsam de ceteris iudicant, sine dubitatione esse potiorem” .—
Si tu dicas, quod ex hoc non sequitur. quod in veritate vel in
rationibus, sed quod a rationibus videamus; contra: Augus­
tinus, duodécimo Conjessionv/m, 93: “ Si ambo videmus, verum
esse quod dicls, et ambo videmus, verum esse quod d ico ; ubi,
quaeso, id videmus ? Nec ego in te, nec tu in me, sed ambo in
ipsa quae supra mentes nostras est incommutabili veritate”.
4. Item, octavo De civitate Dei ", loquens de philosophis
dicit: “ Hi quos mérito ómnibus anteponimus lumsn mentium
esse dixerunt ad discenda omnia eundem ipsum Deum, a
quo facta sunt omnia” .
5. Item, octavo De Trinitate, capitulo tertio" : “ Cum.
“ Cap. i i , n. 38. Post v er ita tem textus originalis addit verbis /w-
ta sse ut consttlam us a d m o n iti, et id est post C h r is iu s .
“ Cap. 30 seq., n. 56 seq. : «Satis apparet... naluram, quae supra
rationalem animam sit, Deum esse, et ibi esse primam vitam et pri-
tnam essentiam, ubi est prima sapientia. Nam haec», etc.
" Cap. 14 : «At illa veritatis et sapientiae pulchritudo, tantum ad-
sit persev-srans voluntas fruendi, n ec multitudine audientium constí­
pate seeludit venientes nec peragitur.-. intus docet, cem entes se rom.
mutat omnes in mejius, a nullo in deterius coromutatur. Nullus dt
illa... de teteris iudices, sine dubitatione esse potiorem .»
“ Cap. 25, n. 3í.
“ Cap. 7 : « H i vero, <juos mérito ceteris nnteponimus, d i s c r e v e r u n t
ea quae mente conspiciuntur ab iis quae sensibus zttm guntur, nec
sensibus adimentes quod possunt, nec eis dantes ultra quam p o s s u n t .
Lv¡men autem m entium i, etc.
“ Num. 5 : «Cum [anim us] ita nobis placet, ut eum om ni etia’11
lucí corporeae, eum bene intelligimna, praeferaoius... Inde eniiu ap-
probatur factus, ut vidatur», etc..
1 San Agustín, en el libro D e M agtetro : “ D e todas las
que entendemos, consultamos, no al que habla desde
^ r a . sino a la verdad que preside la misma mente en su
" 't e r i o r . Y aquel que es consultado enseña, del cual se ha
11‘ ho que habita en el hombre interior; y ése es Cristo,
v ir t u d inconmutable de D i o s y su sabiduría eterna, a la
cual consulta en verdad toda alma racional” .

2. Además, el mismo en el libro De vera Religione'.


“Echase de ver que por encima de nuestra inteligencia hay
una ley. Uamada la verdad, y no se debe poner en duda que
a q u e lla naturaleza inmutable, que reside sobre la inteligen­
cia humana, es Dios. Pues ésta es la verdad inmutable, que
con gran propiedad se Uama norma de todas las ciencias
y arte del artífioe omnipotente” .

3 . Además, San Agustín, en el libro II De libero arbi­


trio: “ La belleza propia de la sabiduría y de la verdad ni
se desvanece con el tiempo, ni emigra de lugar en lugar,
ni la noche la impide, ni la sombra la oculta, ni a los sen­
tidos corporales se somete; a todos los que la aman y hacia
ella se vuelven desde cualquier parte del mundo, se en­
cuentra cercana, para todos sempiterna, no está en lugar
alguno y en ninguno falta, externamente advierte, interna­
mente enseña. Ninguno la juzga y sin ella ninguno juzga
rectamente; por lo cual es evidente que es superior a nues­
tras inteligencias, que por ella sola cada una es sabia sin
que nadie pueda juzgarla, sino por ella juzgamos de las
otras cosas” .—-Si dices que de esto no se sigue que vemos
en la verdad o en las razones, sino m¿s bien por las razo­
nes, en contra está San Agustín en el libro XII Confessto­
man.: “ Si entrambos vemos ser verdad lo que tú dice$, y
entrambos vemos ser verdad lo que yo digo, ¿dónde, pre­
sunto, lo vemos? No yo en ti, ni tú. en mí, mas ambos en
la misma verdad inmutable, que está sobre nuestras inteli­
gencias” .

Además, el mismo, en el libro VIII De civitate Dei,


“ablando de los filósofos, dice: “ Los que a todos con jus­
ticia preferimos, enseñaron que la luz de la3 inteligencias,
9Ue todo lo enseña, es el mismo Dios, que todo lo produjo” .

5- Además, en el libro VIII De Trinitate, capítulo 3;


animus nobis placet, ut eum omni luci corporeae praefej^,
mus, non in se ipso nobis placet, sed in illa arte, qua factuj
est. Inde enim approbatur factus, unde videtur fuisse facie».
dus; haec est veritas et simplex bonum1’.
6 . Item, nono De Trinitate, capitulo sexto “ Aliis oií.
nino regulis, supra mentem nostram incommutabiliter
nentibus, vel approbare, vel improbare convincimur, tina
recte aliquid approbamus, vel improbamos’'.
7. Item, eodem, capitulo séptim o": “ In illa aeterna
veritate, ex qua temporalia facta sunt omnia, formam, secua.
dum quam sumus et secundum quam vel in nobis vel in cor-
poribus vera et recta ratione aliquid operamur, visu mentís
aspicimus” .
S. Item, libro decimoquarto De Trinitate, capitulo deci­
moquinto ,a: “ Cum impii regulas vidcnt, secundum quas quis­
que vivere debeat, ubi eas vident? Non in sua natura, cum
constet, mentes eorum esse inutabiles, has vero regulas im-
mutabiles; nec in habitu suae mentis, cum illae regulae sint
iustitiae. U'bi cemit, habendum esse quod ipse non habet?
Ubi ergo scriptae sunt, nisi in libro lucis illius, quae veritas
dicitur, unde omnis lex iusta describitur ?"— Si dicas, quod re-
tractavit; contra: Augustinus, libro primo Retractationum'•
“ Credibile est, de quibusdam disciplinis vera responde!»
etiam imperitos earum, quando capere possunt lumen ratio-
nís aeternum, ubi haec incommutabilia vera conspiciunt, non
qtia prius scierunt et post obliti sunt, sicut Platoni visum est".
Item “ : "Natura intellectualis non solum conníctitur intel-
ligibilibus, verum etiam immutabilibus rebus, eo ordine fac­
ta, ut, cum se ad eas movet, quibus conexa est, vel ad se ip­
sam, in quantum eas videt, in tantum de eis vera respondeat”.
Ex his auctoritatibus Augustini manifeste patet, quod
omnia sciuntur in rationibus aeternis.
9. Item. AJmbrosius “ : “Per me ipsum nihil video nisi
vana, fluxa et caduca” : ergo sí aliquid certitudinaliter video,
video per aliquid, quod est supra me.

w Num. io. *T Num. 12.


“ Num, 2i ; sed pluribüB a S. Bonaventura omissis.
“ Cap. 4, n. i) : «Cjedibilius est enim, propterea vera responderé
de quibufvdfim disciplinis etiam im peritos earum, quando bene inter­
rogan tur, quia prnesens est eis, quantum id capere possunt, lutntD
rationis aeternae, ubi h scc», ctc,
“ Lib. i R elract., c. 8, n. 3 : iFieri enim potest... ut hoc [ad inter
rogata respondere vera] ideo possit, quia natura intelligibilis est
connectitur... ut, cum se ad eas res m ovet... in tantum de his vera
respondeat.»
“ Verba haec nunc non in operibus Am brosii, sed Augustini u*-
vtniuntur, scilicet in Solilnq.. capitulo ultim o, e tenebris eruto a Ioafl-,
Trom belli (ed. M igne, PL 47, 1158) : «Per me enim non video
vana, fluxa eL caduca, nec video nisi f¡\lsa et corpurea. pías mata ; Pe:
me nihil sum nisi mors et abyssus tenebrosa et im perfecta.»
ajina nos complace hasta el punto de preferirla a todo
co rp óreo, mas no por sí misma, sino por el arte que la
£6r p r o d u c id o . La aprobación d e una obra se funda e n el
^ ío r de la causa la produjo. Esta es la bondad y la
v e r d a d pura” .

g_ Además, en el libro IX De Trinitate, capítulo 6 :


■>Ai aprobar o reprobar algo con justicia, somos a ello indu­
cidos Por ^a 3 normas inmutables, que residen sobre nuestras
inteligencias” .

7 . Además, en el mismo libro, capítulo 7: “En la ver­


dad eterna, por la qi;e han sido producidas todas las cosas
temporales, contemplamos con la mirada de la mente la
form a según la cual somos y según la cual obramos algo,
ya en nosotros, ya en los cuerpos con verdadera y recta
razón” .

8 . Además, en el libro XIV De Trinitate, capituló 15:


“Cuando los impíos conocen las reglas que deben regir la
vida de cada uno, ¿dónde las conocen? No en su propia
naturaleza, pues sus inteligencias son mudables y las re­
glas inmutables, ni en el hábito de su mente, pues estas
reglas son de justicia. ¿Dónde advierte que debe tenerse lo
que en realidad él no tiene? ¿Dónde se encuentran escritas
sino en el libro de aquella luz que se llama la verdad, donde
está escrita toda ley justa?” — Si dices que San Agustín
se retractó, te contradice en el libro I Retractationum: “ Eb
de creer que hasta los inSactos son capaces de responder
sobre determinadas disciplinas cuando pueden alcanzar la
luz eterna de la razón, donde contemplan estas verdades
inmutables, mas no porque previamente las conocieron y
luego las olvidaron, como afirmó Platón” .—lAdemás: “ La
naturaleza intelectual no solamente está unida a las cosas
inteligibles, mas también a las inmutables, como creada en
tal disposición, que al tornarse hacia ellas, a las que vive
unida, o hacia sí misma, en tanto responde adecuadamente
acerca de ellas en cuanto las contempla” . Por estos lugares
San Agustín se dí muestra con evidencia que todo es co­
nocido en las razones eternas.

9- Además, San Ambrosio: “ Por mis fuerzas propias


no veo sino lo vano, fluyente y caduco” ; luego si alguna
«osa veo con certeza, la veo en virtud de alguna fuerza
superior a mí.
U
10. Item, Gregorius, super illud Ioannis decimoquarto;
lile vos docebit omnia. d i c i t “ Nisi idem Spiritus cordi adsit
audieiitis, otiosua est Berma doctoris; nemo ergo docenti ho-
mini tribuat, quod ex ore docentis intelligit, quia, niai intug
sit qui doceat, doctoris lingua exterius in vacu'um laborar.

11. Item, idem ibidem " : “Ecce unam loquen tía vocem
omnes pariter auditis, nec tamen sensum auditae vocis omnes
acqualiter perpenditia. Cum ergo vox dispar non sit, cur in
cordibus vestris dispar est vocis intelligentia, nisi quia per
hoc, quod vox loquentis communiter admonet, est magister
interior, qui de vocis intelligentia quoadam specialiter do.
cet?" Sed si intellectius noster sufficeret sibi ad intclligendum
per lumen veritatis creatae, non indigeret superno doctore:
cum igitur indigeat, patet, etc.

12. Item, Anselmus, in Proslogio, decimoquarto capitulo:


“ Quanta lux est, de qua micat omne verum, quod rationali
mentí lucst! Quam ampia est ista ventas, in qua est omne
quod verum est, et extra quam non nisi nihil et falsum est!”
Ergo si verum non videtur, nisi ubi est, nullum videtur niai
in veritate aeterna.

13. Item, Orígenes **: "Humana natura, etsi non pec-


casset, suis propriis viribus lucere non posset". Sed intelli-
gere est quoddam lucere: ergo etiam si non peccasset, pro*
priis viribus non posset intelligere, ergo indiget superiori
agente.

14. Item, super illud Psalmi “ : Manus tuae fecerunt me


et plasmaverunt me, da mihi inteltectum; Gloafta: “SoluB
Deus dat intellectiim; Deus enim per se ipsum, qui lux est,
illuminat pias mentes” ,
15. Item, Isaac, tractans illud Psalm i: In lumine tuo i>
“ Lib. 11 H om il. in E vang., homil. 30, n. 3. Verba Seripturae sunt
luc. cit., v. *6.
™ L o c o in p r a e c e d e n ti n o t a a ll é g a l o : « E c c e u n a m ... a u d is t is . nec
ta m e n p a r ite r s e n s u m a u d ita e vocis p e r c ip it is . C u m e r g o i , e tc.
" In. antiquis edd. operum OriginLs, v. g . Parisienst, impressa 1
loan. Parvo (drea annum i ¿ i 2), t. J ii, habentur novem H om iü a e i*
diversos, quae in Patrología Graeco-Latina a M igne edita attribuuntnr
Scoto Erigenae sub titulo Homilía in Prolog. S. Evang. loan>‘<!
(PL 122, 283 seqq.). In dicta ed. operum Originis textus, de quo affi"
tur, invenitur ir homilía 2 (fol. 118), in ed. operum Scoti Erigen26
in praenotata homilía in Prolog. Si. Ioannis (1, 3, col. 290) : «Physic»
vero horum verborum [ lux in tenebris luceí] theorifi talÍR est : hu­
mana natura, etsi non peccaret, suis propriis viribus lucere non po®"
set. Non enim naturaliter lux est, sed pariiceps lucia», ele.
■ Ps. n 8 , 73. Glossa. ordinaria apud Strabum et Lyranum est e*
Augustino, Enarral. in hunc locum , serm, iS, n. 4.
Además, San Gregorio, sobre aquel texto del capi-
14 de San Juan: El os lo enseñará todo, dice: “ Si el
1 • mo Espíritu Santo no asiste al corazón del que escucha,
út¡j €s el sermón del que enseña; nadie atribuya, pues,
■ huma*0 maestro lo que aprende de la boca del que ins­
truye. porque, si no asiste internamente el que enseña, la
lengua del doctor en vano trabaja externamente” .

11 . Además, el mismo sobre lo mismo: “ He aquí que


,ma misma voz escucháis igualmente todos, mas no todos
alcanzáis igualmente el sentido de la voz que escucháis. No
siendo en sí la voz desigual, ¿por qué en vuestros cora­
zones es desigual la inteligencia de la voz, sino porque,
además de la voz del que a todos advierte, hay un maestro
interior, que muestra a algunos el sentido particular ence­
rrado «n la voz?” Ahora bien, s i a nuestro entendimiento
bastase para entender la luz de la verdad creada, no nece­
sitaría del doctor superior; mas lo necesita, luego etc.

12. Además, San Anselmo, en el Proslogium, capítu­


lo 14: “ ¡Cuánta es la luz de donda sale toda verdad, que
ilustra la mente racional! ¡Cuánta la amplitud de la ver­
dad, que abarca todo lo verdadero y fuera de lo cual no
hay sino falsedad!” Luego si la verdad no se contempla
sino donde se halla, ninguna se ve sino en la verdad eterna.

13. Además, Orígenes: “ La naturaleza humana, aun­


que no hubiera pecado, hubiera sido incapaz ds brillar por
sus propias fuerzas’'. Mas el entender es úna manera de
brillar; luego aunque no hubiera pecado, por sus propias
finrzas no podría entender; necesita, por tanto, de un agen­
te superior.

14. Además, sobre el versículo del Salmo: Tus manos,


Señor, me hicieron y me formaron: dame el don de enten-
^nisnto, dice la Glosa: “ Sólo Dios da entendimiento; Dios,
es luz p0r 3j mismo, ilumina las inteligencias piadosas” .

Además, Isaac, comentando el pasaje del Salmo:


debimus lumen, dicit “ Sicut de gole exit unde sol videtj
possit, et tamen solem non deserit quod solem oatendit; jja
in Deo lux, quae exit a Deo, mentem irradiat, ut prius ipsan
coruscationem, sine qua non videret, videat et in ipsa ceterj
videat” : ergo omnia secundum hoc videntur in luce divin^
16. Item, Philosophua, sexto EthicorUm, capitulo tertio
secundum novam transiationem K: “ Omnes suspicamur, quo<}
scimus non contingere aliter se habere; contingentia sute»)
aliter, cum extra speculari fiant, latent si sunt, vel non.
necessitate ergo est scibile aeternum; ex necessitate enin
entia simpliciter omnia aeterna; aeterna autem ingénita et
incorruptibilia” : ergo nullo modo potest esse cognitio certi.
tudinalis, quin cadat ibi ratio aeternae veritatis. Hoc autem
non est nisi in rationibua a ctcm is: ergo, etc.
Item, hoc idem ostenditur rationibus, et primo rationibm
sumtis ex verbis Augustini, secundo vero ex aliis rationibua,
Innuit enim Augustinus, in secundo libro De libero arbitrio",
et De vera Religione, et De Magistro, sexto Musicae et octavo
De Trinitate, huiusmodi rationes.
17. Omne immutabile est superius mutabili; sed illud
quo certitudinaliter cognoscitur est immutabile, quia verum
necessarium; sed mens nostra est mutabilis: ergo illud quo
cognoscimus est supra mentes nostras. Sed quod est supra
mentes nostras non est nisi Deus et veritas aeterna: ergo
illud quo est cognitio est divina veritas et ratio sempiterna.
18. Item, omne iniudicabile est superius iudicabili; sed
lex, qua iudicamus, est iniudicabilis, mens autem nostra est
iudicabilis: ergo illud quo cognoscimus et iudicamus est
supra mentem nostram. Hoc artem non est nisi veritas et
ratio sempiterna: ergo, etc.
19. Item, omne infallibile est superius fallibili; sed luí
et veritas, qua cognoscimus certitudinaliter, est infallibilfa
mens autem nostra fallí potest: ergo lux illa et veritas eat
" Isaac, abbas conventus C isterciensium de S tella in dioecesi IV-
tavíetisi, unde et cognom-en Stellensis accep it, floru it ab an, iiíi'- r w
(cf. H ist. Ut. de France, x n , 678), scripsit epistolam De anima. V
qua iu xta ed. M igue (P L 194, j8S8) sic liabetur : «/» luminü, inqui
Prophetes (Ps. 35, 10), tuo videbim us lumen. Quare, sicut de 5Cle
e x it, unde videri possit, nec tam en solem deserit, sea in jilo mane1
quod de ipso exien s illum ostendit ; ita m anens in D eo lux, qua*
e x it ab eo, m entem irrad ial, ut prim um ipsam coruscationem 'uClí'
sine qua nihil videtur, videat et in ip sa cetera videat.»
" Cum hac n ova translatione plu nm um con ven it illa quae ex5ÍL‘
in ed. operum S. Thom ae (Parm ae, :866, t. 21, p. tg9) : «Omnes enU*
su spicam ur... latent, v e l si sunt, vel non sunt. E x n ecessitate eW
scibile, aeternum ergo. E x n ecessitate enim», etc.
m Praesertirn c. 9-15, h. 35-39. — /V vera R eligione, c. 3^ selt'
n - 54-59.— D'-' Ñ x g ú tro , c. 11 seqq., ti. 38. — De música, vi, c.
n. 35 seqq. — ¡Je Trinitate, v m , c. 3, n. 4 seq. et c. 6, n. 9.
fU luz veremos la luz, dice: “ Como del sol sale lo que
m ism o sol hace visible, y, sin embargo, no deja el sol lo
.e al sol muestra; así en Dios la luz que de Dio» sale,
lustra la mente para que ante todo vea la misma irradia­
ción, sin la cual nada vería, y vea después en ella todo lo de­
más” ; lue6°> según esto, cuanto se ve, se ve en la luz divina.

1 6 . Además, el Filósofo, en el libro VI Ethieorum, ca­


pítulo 3, según la versión reciente: "Todos pensamos que
lo que por la ciencia sabemos no suele acaecer de otra ma-
nera; mas lo contingente, cuantas veces se halla remoto
de nuestra mirada, se halla oculto de otra manera si es o
no ea. Necesariamente, pues el objeto de la ciencia es etei-
no; porque necesariamente lo es todo lo que es simplemente
ser; lo eterno es ingenerable e incorruptible” ; por consi­
gu ien te, en manera alguna puede haber conocimiento cierto
sin la intervención de la razón de la verdad eterna. Ahora,
bien, esto no se verifica sino por las razones eternas; lue­
go etc.
Además, lo mismo puede demostrarse por argumentos
racionales, primero basados en las palabras de San Agus­
tín, segundo por otras razones. San Agustín insinúa estos
argumentos en el libro II De libero arbitrio, De vera Reli-
gione, De Magistro, en el VI De\ música y en el VIII De Tri­
nitate.

17. Lo inmutable es superior a lo mudable; ahora bien,


la causa de la certeza de nuestro conocimiento es inmuta­
ble, porque la verdad es necesaria; ahora bien, aquello por
lo que se conoce con certeza es inmutable, por ser verdad
necesaria; luego aquello por lo que conocemos está sobre
nuestras mentes. Pero lo que está sobre nuestras mentes,
no es sino Dios y la verdad eterna; luego aquello por lo
<¡Lal existe el conocimiento, es la divina verdad y razón
eterna.

18. Además, lo que no puede ser juzgado es superior


a lo que puede serlo; ahora bien, la ley por la que juzga­
dos no puede ser juzgada y sí nuestra inteligencia; luego
Por lo que conocemos y juzgamos está sobre nuestra mente.
tal no es sino la verdad y la razón eterna; luego etc.

19. Además, lo infalible ea superior a lo falible; mas


luz y la verdad por las que conocemos con certeza son
111'alibles, mientras que nuestra mente puede engañarse,
supra mentem nostram. Sed haec est lux et veritas aeterna.
ergo, etc.
20. Item, omne lumen certitudinale est inco jrctabile
quia universis se ostendit et exhibet cognoscibile Bub cade&¡
certitudine, lumsn autem incoarctabile necessario non est
lumen creatum, sed increatum, quia omne creatum eat lirnt.
tatum .et finitum et in diversis multiplicatur: ergo hoc lumen
necesse est esse increatun. Sed hoc lumine certitudinaliter
cognoscimus: ergo, etc.
21. Item, omne necessarium est interminabile, quia nullo
modo potest nec poterit aliter se habí re ; sed illud quo certi-
tudinaliter scimus est verum necessarium: ergo intermin*.
bile. Sed omne tale est supra omne creatum, cum omnis crea*
tura prodiírit de non-esse ad esse, et quantum est de ae,
ait vertibilis in non-esse: ergo illud quo cognoscimus excecüt
omne verum creatum, ergo est verum increatum.
22. Item, omne creatum, quantum est de se, est com-
prehensibile; sed leges numerorum, figurarum et de mona-
trationum, cum augeantur in infinitum, secundum Philoso-
phum “ sunt incomprehensibiles ab intellectu bu m ano: ergo
huiusmodi leges, cum ab humano intellectu videntur, necesse
est quod videantur in aliquo, quod exccdit omne creatum.
Huiusmodi autem non est nisi Deus et ratio sempiterna:
ergo, ctc.
23. Item, cum impius homo cognoscit iustitiam, aut
cognoscit eam per sui praesentiam, aut per similitudinem
acceptam ab extra, aut per aliquid, quod est supra; sed non
per eius praesentiam, cum illa non sit praesens e i ; non per
speciem acceptam ab extra, cum non habeat similitudinem
abstrahibilem per sensum: ergo necesse est, quod cognoscat
illam per aliquid aliud, quod est supra intellectum suum;
pari ratione et omnia alia cognoscibilia spiritualia, quae cog­
noscit. Ergo si impius cognoscit in rationibus aeternis, multo
fortius alii.— Si dicas, quod cognoscit eam per effectum;
obiicitur contra h o c ’" : quia quod nullo modo cognoscitur.

“ L ib . i Phys., te x t. 35 (c. 4). A ristóteles docet in fin itu m , secun­


dum quod in fin itum est, esse ignotum . Ibid. 111, te s t. 68 (c. 7), affir-
m at iinweritm íiugreri posse in infinitum . L ib. D e sen su et sensato.
c. 4, asserit, figuras esse innúm eras. L ib . Elenchornm , c . 8 (c. 9), >»'
sinuat, quod sicut íurtasse in fin itae sunt scientiae, sic e t dem onsM -
tiones. C f. A ugust., II D e libero arbitrio, c. 8, n. 20 seqq. ; D e veri
R eltgionc, c. jo, n. 56 ; XI De Trinitate, c. 8, n. 12 seqq., necno»
supra, <j. 1.
Quídam códices addunt Augustinus, qui revera hoc argumentan»,
v m De Trinitate, c. 6, n. 9, proponit et hanc obiectioncm cum scln-
tione sic exh ibet : «Ubi ergo novit qu id sit iustus, qui nondum est,
atqne ut sit, d ilig it maturo ? A n sipna quaedam [sive effectus] Per
motum corporis em ican t, quibus ille aut ille hom o esse iustus í>P‘
p a re t’ Sed nnde novit illa signa esse anim i iu « i, nesotens,
nivni'in ’ il iustus ? N o vit t r jn .i
0 aquella luz y verdad están sobre nuestra mente. Mas
l0[* ia ]uz y la verdad eterna; luego etc.
tí* **
20 Además, toda luz productora de certeza es ilimi-
ble ya porque a todos se muestra, ya porque representa
l* c o n o c ib le con idéntica certeza; mas una luz ilimitable
necesidad es no creada, sino increada, porque todo lo
í^ado es limitado y finito y en sujetos diversos diversifi­
cado; luego necesario es que tal luz sea increada. Ahora
bien, mediante ella conocemos con certeza; luego etc.

21. Además, lo necesario es interminable, porque de


n¡nguna manera puede ni podrá haberse diversamente;
mas aquello por lo que conocemos con certeza es la verdad
n e ce sa ria , luego es interminable. Ahora bien, lo que es tal
<8 superior a todo lo creado, ya que toda creatura ha pa­
sado de no ser a ser, y cuanto es de su parte, es reductible
a la nada; luego aquello por lo que conocemos supera a toda
verdad creada, luego es la verdad increada.

22. Además, todo lo creado, cuanto es de si, es com­


prensible; mas las leyes de los números, figuras y demos*
traciones prolongadas hasta lo infinito son, según el Filó*
gofo, incomprensibles para el entendimiento humano; luego
tales leyes, al ser conocidas por el entendimiento humano,
necesariamente son conocidas en alguna luz que excede a
todo lo creado. Mas tal luz no es sino Dios y la razón eter­
na; luego etc.

23. Además, cuando el injusto conoce la justicia, o la


conoce por su presencia, o por su semejanza recibida de
fuera; o por algo superior; ahora bien, no por su presencia,
Porque no la tiene, ni por semejanza recibida de fuera,
Porque no tiene semejanza abstraíble por el sentido; luego
€* necesario que la conozca por algo superior a su propio
atendimiento; y por la misma razón todo lo concibe del
wden espiritual que conoce. Luego si el injusto conoce en
las razones eternas, con mayor motivo los demás.— Si obje-
tl* Que la conoce por sus efectos, respondo que lo que de
ü*n&ún modo se conoce no se sabe cuáles sean sus cfcctos;
nescitur, quid ab eo afficiatur—-si enim nescio, quid ul
homo, nunquam scio, quid fiat ab homine— : ergo si pr¡1J#
non habetur notitia de iustitia, nunquam scietur quod
vel illud fiat ab illa. R«stat ergo, quod cognoscatur in ^
tione aeterna. Similiter potest argui de qualibet forma fo.
telligibili substantiali, ac per hoc de omni cognitione certi.
tudinali.
24. Item, sicut Deus est causa essendi, ita est ratio intel-
ligendi et ordo vivendi ” ; sed Deus sic est causa essendi
quod nihil potest ab aliqua causa eflici, quin ipse se ipso et
sua aeterna virtute moveat operantem: ergo nihil potest ij.
telligi, quin ipse sua aeterna veritate immediate iIlustra
intelligentem.
25. Item, nullum ens defcctivum, quantum est de agt
cognoscitur nisi per ens perfectum sed omne verum crea-
tum, quantum est de se, est tenebra et defectus: ergo nihil
in intellectu cadit nisi per illud summum verum.
26. Item, nihil recte et certitudinaliter cognoscitur, msj
applicetur ad regulara, quae nullo modo potest obliquari; haec
autem regula non est nisi illa, quae est essentialiter ipsa
rectibudo, et haec non est nisi veritas et ratio aeterna: ergo
nihil certitudinaliter cognoscitur, nisi applicetur ad regulan
aeternam.
27. Item, cum dúplex sit portio animae, superior et infe­
rior, ratio inferior ortum habet a superiori, et non e con­
verso; sed ratio superior dicitur, in quantum convertltur ad
leges actcrnas; inferior vero, in quantum versatur circa
temporalia 1M: ergo per prius et naturaliter inest animae cog-
nitio aeternalium quam temporalium: ergo impossibile est,
quod aliquid ab ipsa cognoscatur certitudinaliter, nisi ab illis
aeternis rationibua adiuvetur.
Hae omnes rationes praedictae ex verbis Augustini eli-
ciuntur in diversis voluminibus.
Item, hoc idem videtur et aliis rationibua.
28. Cognitio eiusdem sensibilis a diversis simul et semel
non potest haberi nisi per aliquod commune et pari ratione
“ Secundum Augustinum, v m D e clyitate D el, c. 4, Plato possuít
quod in D eo ninveniatur et causa siibsistendi et ratio intelligendi st
ordo vivendi. Quorum trium unum ad naturalem, altenim ad ratio-
nalem, tertium ad moralem partem inlelligitur pertiuerei. — De
nori ct. 11 Sent., d. 37, a. I, q. 1.
104 Boeth., 111 De c o m o h lio n e , prosa 10 : tOmne enim quod impet.
fectum esse dicitur, id im minutione perfecti im perfeclum esse perhi*
betur. Quo fit, ut si in quolibet genere im perfectum quid esse vide*-
tur, in eu perfectum quoque aliquod esse necesse sit. Etenim perfe^
tione subíate, unde illud, quod im perfectum perhibetur, exstiterit,
fingí quidem potest», etc.
Secundum Augustinum ; vide 11 S ent., lit. Magistri, d. x x iv , c. 5>
et ibidem Commeñt., p. 1, a. 2, q. 2.
m Cf. August., 11 De libero arbitrio, c. 7, n. 15 seqq.
3i ignoro lo que ea el hombre, también ignoro lo que
P> hombre °^ra ' » previamente no se tiene algún
** ocimiento de la justicia, nunca se sabrá si este o aquel
*f*cto es producido por ella. No queda otro recurso que
firmar que es conocida en la razón eterna. Lo mismo puede
2 eüirae de cualquier forma inteligible substancial y, en
general, de todo conocimiento cierto.

24 . Además, como Dios es causa del ser, así es razón


¿el entender y norma del vivir; mas Dios de tal susrte es
causa del ser que nada puede ser producido por causa al-
euna si El por si mismo y por su eterna virtud no mueve
al que obra; luego nada tampoco puede ser entendido si El
mis-Tio por su «tem a verdad no ilustra inmediatamente al
que entiende.

25. Además, ningún ser imperfecto, cuanto es de sí,


es conocido sino por medio del ser perfecto; mas toda ver­
dad creada, cuanto es de su parte, es tiniebla y defecto;
luego nada es recibido en el entendimiento sino por inter­
vención de la suma verdad.

26. Además, nada es conocido rectamente y con cer­


teza si no le es aplicada la regla que no puede en manera
alguna torcerse; mas tal regla no es sino aquella que por
esencia es la misma rectitud, y ésta no es otra que la ver-
dad y la razón eterna; luego nada es conocido con certeza
sino le es aplicada la regla eterna.

27. Además, siendo dos las porciones del alma, supe­


rior e inferior, la razón inferior nace de la superior, y no
al revés; mas la razón se dice superior en cuanto se vuelve
hacia las leyes eternas, e inferior en cuanto se ocupa de las
cosas temporales; luego primera y más naturalmente tiene
el alma conocimiento de las cosas eternas que de las tem­
porales; luego es imposible que sea por ella conocida cosa
alguna con certeza si no recibe ayuda de las razones eternas.
Los argumentos expuestos se deducen de las palabras
* San Agustín en diversos libros.

28. Además, lo mismo se prueba por otros argumen-


conocimiento de un mismo objeto sensible por mu-
en°® simultáneamente y a una vez, no puede tenerse sino
v'rtud de algo común, valiendo la misma razón para el
cognitio eiusdem intelligibilis; sed aliquod unum verum ijmi
modo multiplicatum a diversis potest intelligi, sicut et en,^
tiari: ergo necesse est, quod per aliquod unum nullo
im .ltiplicatum intelligatur. Sed unum in diversis nullo
multiplicatum non potést esse nisi Deus: ergo ratio bi(¿
ligendi unumquodque est ipsa veritas, quae est Deus.
29. Item, sicut affectus se habet ad bonum, ita intellectu
se habet ad verum, et sicut omne bonum a summa bonitas
ita omne verum a summa veritate; sed impossibile e9t,
affectus noster directe feratur in bonum, quin aliquo
attingat summam bonitatem: ergo impossibile est, quod inteU
lectus noster certitudinaliter cognoscat aliquod verum, q Ull)
attinga* aliquo modo summam veritatem
30. Item, verum non cognoscitur nisi v e r i t a t e e t non
quaou-mque, sed veritate nota, et illa potissimum veritate
quae est máxime nota; sed haec veritas est illa quae naii
potest cogí tari non esse; sed talis non est veritas creata, sed
increata: ergo quidquid certitudinaliter cognoscitur scitui
in veritate et ratione aetema.
31. Item, anima nata est converti super intelligibile, qu«
est extra, et super intelligibile, quod est intra, et super inlel-
ligibile, quod est supra. Conversio autem ad intelligibile, qutó
est extra, est minime simplex; ad intelligibile vero, quod est
intra, est magia simplex; ad intelligibile, quod est supra,
est máxime simplex, quia illud est ei magis intimum qua»
ipsa sibi. Sed quanto aliquid simplicius, tanto prius m: erg»
naturaliter est prior conversio animae super ipsam veritatem
sibi intimam, quam super se ipsam vel vera extrínseca: ergo
impossibile est, quod aliquid cognoscat, nisi illa summa veri­
tate praccognita.
32. Item, omne en3 in potentia reducitur ad actum peí
aliquid actu existens in illo genere ” ; sed intellectus no3t:r
est in potentia, ut intellectus in puero: ergo ad hoc, quoí
fiat in actu intelllgens, necesse est, quod per eum fiat, qui est
actu omnia sciens. Sed hoc non est nisi aeterna sa p ie n tia :
ergo, etc.— Si tu dicas, quod ille est agens intellectus; tun:
quaero: aut intellectus agens actu intelligebat illud qnoi
iste addiscit, aut non; si non: ergo per illum non poterat
fieri actu intelligens; si sic: ergo vel iste qui addiscit si­
mul idem intelligit et ignorat, vel intellectus agens non
est aliquid animae, sed supra animam: restat igitur, q»otl
“ * De hoc argumento quoad bonitatem c f. Augus., viix De T,‘t '
tate, e. 3, n 4 seq., quoad veritatem Ansehn., Dialog. de verií*1-
c. jo et 13. „
us Nam, ut ait Augustinus, fij Qua-; si., q. 1, om ne verum a v e rita ■
ver jm e s :. Cf. ibidem , q . 23,
m Cf. Aristot., x t .Metaph., c. 1 (x, c. t).
1M Vide Aristot., IX M etaph., text. 13 (v ía , c. 8) ; cf. ibideni 1
text. 4 (i brevior, c. il.
.¡m ie n t o de lo inteligible; mas algún objeto uno y ver­
t e r * . de ninguna manera multiplicado, puede ser por mu-
o e n te n d id o y también enunciado; luego es nec:Bario
c sea entendido por medio de algo uno de ninguna ma-
multiplicado; mas uno en muchos, en manera alguna
n* muitiplicado, no puede ser sino Dios; luego la razón de
entender cada cosa es la misma verdad, que es Dios.
2$. Además, com o la voluntad al bien, asi el entendi­
miento se ordena a la verdad; y como todo bien procede
¿c la bondad suma, asi toda verdad de la verdad suma; mas
no es posible que nuestra voluntad se dirija directamente
hacía el bien sin que se aproxime de algún modo la suma
bondad; luego es también imposible que nuestro entendi­
miento conozca con certeza alguna verdad sin aproximarse
a la vez de alguna manera la suma verdad.
30. Además, la verdad no se conoce sino en virtud de
la verdad, y no de cualquiera, sino de la verdad conocida,
v principalmente de la verdad en grado máximo conocida;
ahora bien, ésta es la verdad de la que no puede pensarse
que no sea; mas tal no ea la verdad creada, sino la increa­
da; luego todo cuanto con certeza se conoce, se conoce en
la verdad y razón eterna.
31- Además, el alma es apta para convertirse hacia
todo lo inteligible, tanto lo exterior como lo interior y lo
superior. La conversión hacia lo inteligible exterior no es
simple; hacia lo interior es más simple; hacia lo superior
es en máximo grado simple, porque le es más íntimo que
ella a si mi3ma, Ahora bien, cuanto algo es más simple,
goza de mayor prioridad; luego naturalmente anterior es la
conversión del alma hacia la misma verdad íntima a sí, que
hacia sí propia o hacia la verdad exterior; luego es imposi­
ble algo sino por la suma verdad previamente conocida.
32. Además, todo 3er en potencia es reducido al acto
por otro ya en acto en el mismo orden; mas nuestro enten­
dimiento está en potencia como lo está en el niño; luego
para pasar a ser inteligente en acto necesita que lo sea por
a<Juel que conoce en acto todas las cosas, lo que es cxclii,-
Slv° dc la Sabiduría eterna; luego etc.— Si respondes que
ese es el entendimiento agente, inquiero: o el entendimiento
^S^nte entendía ya en acto aquello que el cognososnte apren-
il ° no¡ dado que no, no podía por su medio pasar a inte-
Berite en acto; dado que si, entonces el que aprende, si-
^ ltaneamente entiende e ignora, o el entendimiento agente
B Parte del alma, sino superior al alma. No queda, pues,
admitir que lo que el alma al entender alcanza, lo al-
quidquid anima intelligens apprehendit per aliquid, qU0(j
est supra animam, apprehendat. Sed supra animam n0ll
dicitur agens, quia actu intelligit, sed quia intelligere jj.
c i t 1" ; contra: omne intelligens est superius et melius non
iuleiligente: ergo si intellectus agens non est intclligena.
cum. non possit facere aliquid melius et superius supjj
se, nunquam faciet se vel alium actu intelligentem: ergo
si fit actu intelligens, necesse est, quod fiat per aliquy
quod est supra se. Hoc autem. non est daré aliud quam aete¿
nam rationem et veritatem: ergo, etc.
33. Item, de6 tructis ómnibus creaturis, remanente solo
spiritu rationali, remanet apud eum cognitio disciplinarme
utpote numerortm et figurarum; sed hoc non est propter
verum esse, quod habeant apud ipsum, nec apud universum;
ergo necesse est, quod propter tsse, quod habent apud sum-
mura artiñeem.
34. Item, secundum omnes Sane tos Deus dicitur esse
doctor omnig scientiae; aut igitur quia generaliter cooperaiur
omni intellectui, sicut et aliis creaturis, aut quia donum
gratiae infundit, aut quia intellectus in cognoscendo ipsum
attingit. Si quia generaliter eooperatur: ergo ita diceretur
docere sensum, sicut intellectum; quod absurdum est. Si quia
donum gratiae infundit: ergo omnis cognitio erit gratuita
vel inÍLsa, nulla ergo acquisita, vel innata; quod absurdi*
simum est. Restat ergo, quod hoc dicitur, quia intellectus
noster ad ipsum attingit tanquam ad lumen mentium et
rationem cognoscendi omne verum.

[ C o n t r a ]

Sed contra hoc obiicitur primo auctorítate, deinde ratio­


ne; auctoritate sic.
1. Primae ad Timotheum ultimo dicitur de Deo: íM
solus habet imniortalitatem et lucem habitat inaccessibileffl,
quem nullus hominum vidit, sed nec videre potest. Ssd omne
illud, quo vel in quo cognoscimiB, est cognoacenti accessibi-
le: ergo illud, quo vel in quo cognoscimus, non potest esse
lux rationis w l veritatis aeternae.
2. Item, Augustinus, primo De Trinitate*'1: ‘‘Mentí»
humanae acies invalida in tam excellenti luce non figitur, nisi
per iustitiam fidei emundetur” . Ergo si lux veritatis aeterna*
esset ratio cognoscendi omnia vera, mulla anima verum cog-
nosceret nisi purga ta et sancta. Sed hoc est falsum: ergo ct
illud, ex quo sequitur.
100 Cf. II S eni., d. 24, p. 1, a. 2, q . 4.
u> V ers. 16.
Cap. 2, n. 4. ubi te x lu s origin alis pro em;tndi¡tur habet
vegetetxr. Cf. lam en 1 Seni., Ut. M ag istri, d. I I , c. 1.
nza Por medio de algo superior a si misma. Mas sobre el
^oiei nada hay sino Dios; luego etc.— Sí de nuevo raspon­
e s que el entendimiento agente no se dice agente por en-
rtider erL acto> s'no porque hace entender, replico: todo in-
raligente es suí)ei'iür y m ejor que el no inteligente; luego si
1 entendimiento agente no entiende, no pudiendo hacer
‘ mejor y superior a sí, nunca se hará a sí propio o a
otro inteligente en acto; luego si en realidad se reduce a
inteligente en acto, es necesario que lo haga por algo supe­
rior a sí. Mas esto es conceder la verdad y razón eterna;
luego etc.
3 3 . Además, destruidas todas las creaturas y quedando
sólo el espíritu racional, conserva en sí el conocimiento de
las ciencias, como la aritmética y geometría; mas esto no
es en virtud de la verdad que tienen on el espíritu, ni en el
universo; luego es en virtud del ser que tienen en el supre­
mo artífice.
34. Además, según los Santos, Dios se dice Doctor de
toda ciencia; ahora bien, o es porque coopera de un modo
general con todo entendimiento, como con las demás crea-
turas, o porque infunde el don de la gracia, o porque el
entendimiento lo alcanza al conocer. Si es por la coopera­
ción general; luego con la misma propiedad se diría que
enseña al sentido como al entendimiento, lo que es absurdo.
Si porque infunde la gracia, luego todo conocimiento sería
gratuito o infuso, ninguno adquirido o innato; lo que es
absurdísimo. No queda, por consiguiente, sino decir que
nuestro entendimiento lo alcanza como luz de las inteli­
gencias y razón de conocer toda verdad.

P o r e l c o n t r a r io :

M&3 contra esto se arguye primero con autoridades, des­


pués con razones; por la autoridad de este modo:
1. En el capítulo último de la primera a Timoteo: El
solo que es inmortal por esencia y que kabita en una luz
'^accesible, al que ninguno de los hombres ha visto, « i tam­
poco puede ver. Mas aquello por lo que conocemos, o en lo
íue conocemos es accesible al que conoce; luego aquello por
J° que conocemos o en lo que conocemos no puede ser la
luz de la razón o verdad eterna.
Además, San Agustín, en el libro I De Trinitate:
' ápice de La mente humana es incapaz de fijarse en luz
Resiente, si no es ¡purificada por la justicia de la fe” .
'-*2 ° si la luz de la verdad eterna fuese la razón de cono-
no1^ T ^ 3 verdad, ningún alma sino la purgada y santa co-
*¡„c.ena la verdad. Mas esto es falso; luego también el prin-
P10 de donde se sigue.
3. Item, nono D e T r i n i t a t e : “Mens ergo ipsa, sicut co^
porearum rerum notitiam per sensus eorporis colligit, ^
incorporearum per semetipsam” : ergo videtur, quod in COg
noscendo non sit necesse, quod quidquid cognoscit cognoseS
per rationes aeternas.
4. Item, Augi&tinus, duodécimo De T rinitate"’ ;
dendum est, mentis intellectualis ita conditam esse natura»
ut rebus intelligibilibus naturali ordine, disponente Coa¿
tore, subiecta, sic ista videat in quadam luce sui genenj
incorporca, quemadmodum oculus carnis videt quae in hac
corporea luo? circumiacent’’. Mrgo videtur, quod sicut ad cog.
noscendum sensibilia sufficit lux natirae corporeae creata,
similiter ad intelligibilia. sufficiat lux spiritualis creata eius-
dem generis cum potentia cognitiva.
5. Item, Gregorius, in Morálibus 114: “ Cum mens in con.
templatione suspenditur, quidquid perfecte videt Deus non
e s t"; sed ratio cognoscendi perfecte conspicitur in cognitione
certitudinali: ergo huiusmodi ratio non est Deus nec aliquid
in Deo: ergo, etc.
6 . Item, Dionysius, in Epístola ad Caium'x : “ Si quis
Deum vidsns intellexit quod vidit, non ipsum vidit, sed quid-
dam eorum quae sunt entium et cognitorum; ipse au.tem est
supra intellectum et substantiam stabilitus” . Ergo in cognos-
cendo mens nostra in praesenti vita non attingit venm
increatum.
7. Item, Philosophus, in tertio De anima'", dicit, quod
“ nostrum intelligere est cum continuo et tempore” ; sed ratio­
nes illae aeternae omnino sunt supra tem pus: ergo in intelli-
gendo intellectus noster nullalenus ad illas rationes pertingit
8 . Item, ibidem "T dicit: “ Sicut in omni natura est ali­
quid, quo est omnia facere, et aliquid, quo est omnia fleri; ib
et circa intellectum intelligere oportet, quod est intellectus
agens et intellectus possibilis” ; sed haec sufficiunt ad per-
fectam cognitionem: ergo non est opus adminiculo rationis
aeternae.

,ia Cap. 3, n. 3. _
us Cap. 15, n. 24, ubi textus origin alis sublímela pro snbieda <■
circuinadiacent pro circumiacent.
” • Lib. v, c. 36 (alias 26), n. 66 : «Mens cum in conlem pluti0111'
suhlim itate suspendí tur, quidquid perfecte conspicere praevalet Deuí
non est.» .
1,1 E p ist. 1. V erb a haec satis conveniunt cuín versione S coti lin g f
nae : «Et si qu is... non jpsum contem platus est, sed quid eoru,n al
ipso existen tium et cognitorum . Ipse autem super anim um et essí’1-
tiam sivpcrcollocatus. _
"• T e x t. 12-24 (c - 6) hoc in sin u a tu r; verba aut-em ipsa potius **
bentur in libro De memoria et rem itiiscentia. c. 1 : «Non continí^
in telliijere aliquid sine continuo neq-.ie sine tempore», etc.
T e s t. 17 »eq. (c. $).
3 Además, en el libro IX De Trinitate: “ La misma
n¿ei como recoge la noticia de las cosas corpóreas por los
"Vtidós del cuerpo, así de las incorpóreas por si misma";
eso, «i parecer, 110 es necesario que cuando se conoce, que
jo qué se conoce, se conozca por las razones eternas.

4 . Además, San Agustín, en el libro X II De Trinitate;


"Ha de creerse que de tal naturaleza ha sido formada la
mente intelectual, que por disposición del Creador está na
t u r a ! mente subordinada a lo inteligible, viéndolo en una
especie de luz incorpórea, como el o jo camal ve su objeto
inundado de luz corpórea” . Parece, pues, que como para
co n o ce r las cosas sensibles basta la luz creada de naturale­
za corporal, de igual modo para las inteligibles basta la
luz espiritual creada del mismo orden que la potencia cog­
noscitiva.

5 . Además, San Gregorio, en el libro Moralium: “ Cuan­


do la mente queda suspendida en la contemplación, lo que en
realidad ve, no es Dios” ; mas la razón de conocer es per­
fectamente conocida en el conocimiento cierto; luego esta
razón no es Dios ni algo divino; luego etc.

6 . Además, Dionisio, en la Epístola ad- Caium: “ Si algu-


uo, al contemplar a Dios, entendió lo que vió, no vió a Dios
mismo, sino algo de aquellos seres que existen y se conocen;
porque él reside sobro todo entendimiento y substancia” .
Luego nuestro entendimiento, al conocer en la vida pre­
sente, no alcanza la verdad increada.

7. Además, el Filósofo, en el libro IH De anima, dice


que nuestro entender se realiza con continuidad y tiempo;
maa las razones eternas son totalmente fuera del tiempo;
'uego al entender nuestro entendimiento en manera alguna
las alcanza.

Además, en el mismo dice: “ Como en toda naturale-


za hay algo en cuya virtud produce todas las cosas, y en
««ya virtud se producen en todas ellas, asi también se ha
’ e entender respecto de nuestro entendimiento, que hay
““ entendimiento agente y otro posible"; mas bastando
dos entendimientos para el conocimiento perfecto, no
y necesidad de recurrir a la ayuda de la razón eterna.
9. Item, experientia docet. quod “ ex mullía sensibu3
fit memoria, ex multis memoriis unum experimentumBJ%
multis experimentis unum universale, quod est princip¡ **
artis et acientiae” m, quia, amittentes unum sensum,
timus acientiam illorum quae sunt circa illum sensual. S í
cognitio certitudinalis in statu viae venit ab inferiori, coim
tio autem in rationibus aeternis venit a supcriori: crgó q1¿7'
diu sumus in statu viatorum, non competit nobis coguj^
per lumen aeternarum rationum.
10. Item, cognitio imaginativa non indiget lum ine aun.
riori, immo sola virtus potentiae imaginativae sufficit u
aliquid imaginandum: ergo si intellectus est potentior
imaginatio, multo fortius per se sufficiet sine superiori lua¡.
ne ad aliquid certitudinaliter cognosoendum.
11. Item, certitudinalis cognitio potest esse in sensu ahs-
que certitudine rationis sempiternae: ergo si potentior est
intellectus quam sensus. multo fortius absque illo lumia,
poterit certitcdinaliter cognoscere et intelligere.
12. Item, ad integram cognitionem non plus requiritui
nisi cognoscens et cognoscibile abstractum et converaio huiut
super huc; sed hoc totum potest esse per potentiam intellec­
tus nostri sine ratione aeterna: ergo, etc.
13. Item, in quaecumque potentia aliqua libere potest
non indiget adminiculo alieno; sed “ intelligimus, quando
volumus’’ ergo ad hoc, ut aliquid certitudinaliter cognos-
camus, non indigemus lumine aeternarum rationum.
14. Item, eadem sunt principia essendi et cognoscen-
d i ,M: ergo si principia essendi propria et intrínseca ipsanm
creaturarum non sunt nisi creata, quidquid cognoscitur sci-
tur per rationes creatas: non ergo per rationes et lumina
sempiterna.
15. Item, unicuique cognoscibili respondet propria ratio
cognoscendi ad hoc, ut de ipso habeatur cognitio certitud-
nalis: sed rationes illae cognoscendi non percipiuntur diatinc-
te ab aliquo intellectu viatoris: ergo nihil in illis habet pi®-
prie et determínate cognosci.
16. Item, si quidquid certitudinaliter cognoscitur cog-
noscitur in ratione aeterna; sed “ propter quod unumqu®0'
que, et illud magia” 1*1: ergo et rationes illae aeternac su®
nobis magis notae; quod manifeste falsum est, cum sint
bis máxime occultae. ...
17. Item, impossibile est aliquid videre in speculo. 9 ^
116 Secundum ArístuLelem, II P osier., c. 18 (c. ijj), et I
c. i, — R atio addita guía, am ittentes, etc., est e x eiusdem I “ *■
14 (c. 18). “* A ris to t., 11 D e anima, t e x t . 60 (c. 5 )-
1“ A r is lo t ., 11 M e t a p l te x t. 4 [I b re v io r, e. 1) : « Q u a r e ut
dnm e s s é u n um quorfque se h a b e t, ita e tia m se c u n d u m v e r i t a t e
Aristot , t Pos (fr , c. 3.
Además, enseña la experiencia que 4,de muchas sen-
.**' s se form a un recuerdo, de m ucho3 recuerdos una
,3aci'>ne -a ^ m uchas experiencias una idea universal, prin-
cxper|f ar!t<J y ,je cien cia", porque al perder un sentido
vm os la ciencia de los objetos correspondientes a dicho
^ r r i o Luego el conocim iento cierto en el estado de vía
a- ' sú principio en lo inferior, m ientras el conocim iento
razones eternas lo tiene en lo superior; por consi­
e n t e , mientras vivim os en la condición de viadores, no
®U1Í" corresponde el conocimiento por la ilum inación de las
Tazones eternas.
r jq Adem ás, el conocim iento im aginativo no necesita
. ía ’]UZ superior, porque para im agin ar algo basta la fa­
cultad im aginativa; luego si la virtud del entendim iento es
más perfecta que la de la im aginación, m ejor se bastará
por si solo para conocer algo con certeza sin la superior
ilustración.
11 . Además, puede hallarse conocimiento cierto en el
sentido sin la certeza de la razón eterna; luego si el en­
tendimiento es más excelente que el sentido, con mayor ra­
zón podrá sin aquella luz conocer y entender con certeza.
12. Además, para la integridad del conocimiento no se
requiere sino el cognoscente, lo conocible abstracto y la con­
versión de aquél hacia éste, todo lo cual puede verificarse
por la sola potencia de nuestro entendimiento sin la razón
eterna; luego etc.
13. Además, en aquello que libremente puede una fa ­
cultad, no nícesita de auxilio ajeno; ahora bien: “entende­
mos cuando queremos"; luego para conocer algo con certeza
no necesitamos de la luz de las razones eternas.
14. Además, los principios del ser y del conocer s<?n los
mismos; luego si los principios del &sr propios e intrínse­
cos de las ere aturas son creados, lo que se conoce se conoce
por razones creadas; luego no por razones o iluminación:s
«ternas.
15. Además, a cada conocible corresponde su propia ra*
wn de conocer, para que sea posible tenerse acerca de él
conocimiento cierto; mas aquellas razones de conocer no son
Percibidas con distinción por el entendimiento de los via-
Oe'nt ’ ^Ue®° nac*a se conoce en ellas propia y definitiva*

Además, supongamos que todo lo que es conocido


*»¡ataerteza con°cido en la razón eterna; ahora bien: “ toda
*onca M Per^ecta <Jte au efecto” ; luego aquellas ra-
^]0a etemas debieran ser para nosotros más conocidas
es abiertamente falso— , siéndonos ocultas en má-
Erado,
'■ Además, es imposible ver cosa alguna en un espejo
ipsum speculum videatur: ergo ai quidquid certitudinalitct
cognoscitur in illis rationibus aeternis videtur, necesse est
quod primum lumen et aeterna ratio videatur. Sed hoc e»
f al sum et absurdum: ergo et primum.
18. Item, si rationibus illis aeternis cognoscitur
quid certitudinaliter cognoscitur; sed rationes illae sunt ae.
que certae resipectu contingentium, sicut respectu neceasa.
riorum, et respectu futurorum, sicut rcepectu praesentium
ergo ita haberemus certitudinalem cognitionem de contin-
gentibus, sicut de necessariis, ita de futuris, sicut de prae-
sentibus; quod falsum est: ergo et primum.
19. Item, si in rationibus aeternis cognoscimus; sed ra­
tiones aeternae sunt causae altissimae; sapientia autem est
cognitio causarum altissimarum ergo quicumque aliquid
certitudinaliter cognoscit est sapiens. Sed hoc est falsum;
ergo etc.
20. Item, si cognitio ipatriae est cognitio .per ration«
aeternas, in quibus Beati vident quidquid vident: ergo si
omnis cognitio certitudinalis esset per illas rationes aeter­
nas, omnes certitudinaliter cognoscentes essent beati, et aoli
Beati certitudinaliter cognoscerent; sed hoc est falsum.
21. Item, si quidquid cognoscitur videtur in rationibus
aeternis; cum speculum aeternarum rationum sit volunta-
rium, et quod cognoscitur in speculo voluntario cognoscitur
per revelationem: ergo quidquid cognoscitur secundum hoc
cognoscitur modo prophetico vel revelatione.
22. Item, si quidquid cognoscitur cognoscitur rationl-
bus aeternis; aut ergo velate, aut sine velamine. Si vélate:
ergo nihil clare cognoscitur; si sine velamine: ergo omnes
vident Deum et exemplar aeternum absque omni aenigma-
te. Sed hoc est falsum secundum statum v ia e 153: ergo etc,
Item obiicitur contra rationes Augustini sic:
23. Quia, si omnis veritas incommutabilis est supra ani­
mam ac per hoc aeterna et Deus; cum omnis veritas princi-
pii demonetrativi sit incommutabilis J!\ omnis talis veritas
esset Deus: ergo nihil sciretur nisi Deus.
24. Item, si omnis veritas incommutabilis est veritas
artis aetemae, et illa non est nisi una; omnis veritas inco»-
mutabilis non esset nisi una; sed circa quodlibet cns contin-
git reperire aliquam veritatem incommutabilem— sicut patet;
haec enim est veritas incommutabilis: si Sócrates currit, So-
crates movetur— , ergo secundum hoc omnia entia csseo1
unum.
25. Item, si omne, quod est Deus, est adorandum latría-
et omnis veritas principii incommutabilis est Deus: erg0
m Vide Aristot , i M etaph., c. i seq.
m I Cor., 13, i2 : Videmus ttunc per speeulum in aenigm ati. **
m Cf. Aristot., 1 P óster., c. 4.
■„ ver el espejo mismo; luego si lo que con certeza Be co-
* eg conocido en las razones eternas, necesariamente se
® oCS la luz primera y razón eterna. Mas esto es falso y
t¿urdo; luego también lo es lo primero.
11 18 . A d em ás, supongam os que en la s razones eternas
_ conoce cuanto se conoce con certeza; ahora b ien : las
razones son tan ciertas respecto de lo contingente com o de
lo n e c e s a r io , respecto de lo fu tu ro como de lo p resen te; Iue-
eo tendríamos de eBta suerte conocim iento cierto tanto de
fo co n tin g e n te como de lo necesario, de lo fu turo com o de lo
p resen te, todo lo cual es fa ls o ; luego tam bién lo prim ero.
19. Además, supongamos que conocemos en las razone»
eternas, las cuales son las causas más altas; ahora bien:
l a sabiduría ea el conocimiento de las más altas causas; lue­

go todo el que conoce alguna cosa con certeza es sabio. Mas


esto es fa ls o ; luego etc.
0. A dem ás, si el conocim iento de la gloria se realiza
por las razones eternas, en las que los bienaventurados ven
cnanto ven, y si todo conocimiento cierto se realizase por
aquellas razones, tod os los que con certeza conocen serán
bienaventurados y sólo los bienaventurados conocerían con
certeza; m as todo esto es falso.
21. Además, 9i cuanto se conoce se ve en las razones
eternas, siendo voluntario el espejo de las razones eternas,
y lo que en el espejo voluntario se conoce es conocido por
revelación, síguese que todo lo que de este modo se conoce
es conocido de modo profético o por revelación.
22. Además, ai lo que se conoce es conocido en las ra­
zones eternas, este conocimiento se verifica veladamente o
sin velo; si veladamente, ninguna cosa es conocida con cla­
ridad; si sin velo, todos ven a Dios y al ejemplar eterno sin
enigma alguno. Mas esto es falso en la situación de vía;
'uego etc.
Además se arguye contra las razones de San Agustín
de este modo:
23. Si toda verdad inmutable es superior al alma y por
esta causa eterna y Dios, siendo inmutable toda verdad de
lf>s principios demostrativos, seguiríase que toda su verdad
sena Dios; luego ninguna cosa se conocería sino sólo a Dios.
24. Además, si toda verdad inmutable fuera la verdad
^{conocimiento eterno, siendo éste uno, toda verdad inmu­
tóle no sería sino una; mas respecto a cualquier ser es po-
® le hallar alguna verdad inmutable— lo que es evidente,
pues esta verdad es inmutable: si Sócrates corre, Sócrates
mueve— , luego según esto todos los seres son uno.
. 25- Además, ai todo lo que es Dios ha de ser adorado
ea rvUlt0 y *a verdad de los principios inmutables
1 ios, toda verdad inmutable debe ser adorada; luego la
omnia talis veritas debet adorari: ergo veritas huius prop0.
sitionis: dúo et tria sunt quinqué, debet adorari.
26. Item, si omnis veritas incommutabilis est Deus: ergo
quicumque clare videt aliquam veritatem incommutabilem
clare videt Deum; sed daemonea et damnati clare vident ali.
quas veritates incommutabiles: ergo clare vident Deum. Sed
hoc est esse beatum: ergo damnati sunt beati; sed hoc nihil
absurdius: ergo absurdissimum est, quod quidquid cognosci­
tur cognoscitur rationibus aeternis, si certitudinaliter cog.
noscitur.
[CONCLUSIO]
Ad certitudinalem cognitionem intellectus etiam in tia-
tore requirítur, ut aliquo modo allingaiitr ratio aeterna
111 ratio regulans ei motiva, non tamen ut sola el in sua
claritate, sed simul cum propria ratione creata et ut i«
speculo et aenigmate cognita
R E sp o N de o :
Ad praedictorum intelligentiam est notandum, quod cum
dicitur, quod omne, quod cognoscitur certitudinaliter, cog­
noscitur in luce aeternarum rationum, hoc tripliciter potest
intelligi: uno modo, ut intelligatur, quod ad certitudinalem
cognitionem concurrit lucis aetemae evidentia tanquam ra­
tio cognoscendi tota et sola.—Et haec intelligentia est mi-
ñus recta, pro eo quod secundum hoc nulla esset rercm
cognitio nisi in Verbo; et tune non differret cognitio viae
a cognitione patriae, nec cognitio in Verbo a cognitione in
proprio genere, nec cognitio schntiae a cognitione sapientiae,
nec cognitio naturae a cognitione gratiae, nec cognitio ra-
tionis a cognitione revelationis; quae omnia cum sint falsa,
nullo modo est ista via tenenda.—'Ex hac enim senUntia,
quam quídam posuerunt, nihil certitudinaliter eognosci nisi
in mundo archetypo et intelligibili, sicut fuerunt Acadcraici
primi, natus fuit error, ut dicit Augistinus contra Académi­
cos libro secundo” , quod nihil omnino contingeret scire,
sicut posuerunt Academici novi, pro eo quod ille mundus
intelligibilis est occultus mentibus humanis. Et ideo, volen-
tes primam tenere sententiam ct suam poaitionem, incide*
runt in manifestum errorem; quia "modicus error in pritt"
cipio magnus est in fine”
Alio modo, ut intelligatur, quod ad cognitionem certita-
dinalem necessario concurrit ratio aeterna quantum ad suam
Cap. 5 seqq.. n. 11 seqq. Cf ibidem III, c. 17 Seq., n. 37 seq?<
et xv De Trinilale, c. 12, n. 21.
Insinnatur ab Aristotele 1 De cacto ct mundo, test. 33 (c. í!>®
quasi iisdem verbis exhibetur ab Averroí in suo Cummentario 1
hnne locum.
verdad de esta proposición: 2 y 3 son 5, debe también ser

Además, si toda verdad inmutable es Dios, qulen-


. r¿ que conoce alguna verdad con claridad ve a Dios;
<,u' ios demonios y condenados conocen con claridad mu-
" L g v e rd a d e s inm'Ltables; luego ven con claridad a Dios.
r r ora b ie n : en esto consista el ser bienaventurado; luego
s condenados son bienaventurados; mas esto es el mayor
° b s u r d o ; luego absurdísimo es decir que todo lo que se cono­
ce se co n o ce en las razones eternas, si se conoce con certeza.

[CONCLUSION]
p o ra el conocimiento de certeza del entendimiento, in
c lü íd o el del viador, se requiere que en a l g u n a manera,
se aproxime o llegue a tocar la razón eterna como razón
legutedora y motiva, y esto no en cuanto sola y en su
cla r id a d , sino juntamente con la razón propia creada, y
esto como en un espejo y enigma
R e s p o n d o :

Para la inteligencia ds lo dicho ha de advertirse que


cuando se afirma que todo lo que es conocido con certeza, es
conocido en la luz de las razones eternas, puede entend:rse
de tr:s maneras: la primera, que al conocimiento cierto 11 con­
curre la evidencia de la luz eterna como única y total razón
de conocer. Esta interpretación no es recta, pues según ella
no habría otro conocimiento de las cosas sino en el Verbo;
en cuyo caso el conocimiento del viador no se distinguiría del
conocimiento del bienaventurado; el conocimiento en el Ver­
bo, del conocimiento en la realidad propia; el conocimiento
de la ckncia, del de la sabiduría; el natural, del gratuito,
ni el racional del revelado, todo lo cual siendo falso, en
manera alguna puede ser sostenido. Llevados de esta opi­
nión, algunos defendieron que nada es conocido con certeza
aino en el mundo arquetipico e inteligible, como los primeros
académicos, de donde nació el error, según dice San Agua­
to fContra Académicos, libro II), que en realidad nada se
conoce, como sostuvieron los académicos nuevos, ya que
*quel mundo inteligible permanece siempre oculto a las in­
digencias humanas. Por lo cual, pretendiendo sostener la
P“ mera opinión, vinieron a caer en manifiesto error, porque
, „ ei’ror que en los principios es pequeño, es grande en las
'ilu s io n e s .
ml segunda manera de entender es que la razón eterna
_wj_^viene necesariamente en el conocimiento cierto, mas
influentiam, ita quod cognoscens in cognoscendo non ipsam
rationem aeternam attingit, sed influentiam eius solum
Et hic quidem modus dicendi est insufficiens secundum ver­
ba beati Augustini, qui verbis expresáis et rationibus osteij-
dit, quod mens in certitudinali cognitione per incommutabiles
et aetemas regulas habeat regular i, non tanquam per habí-
tum suae mentía, sed tanquam per eas quae annt supra se
in veritate aeterna, Et ideo dicere, quod mens nostra in
cognoscendo non extendat se ultra influentiam lucis inerea-
tae, est dicere, Augustinum deceptum fuisse, cum auctoríta-
tes ipsius exponendo non sit facile ad istum sensum trahere;
et hoc valde absurdum est dicere de tanto Patre et Doctore
máxime authentico inter omnes expositores sacrae Seripturae.
Praeterea, illa lucis influentia aut est generalis, quan­
tum Deus influit in ómnibus creaturis, aut est apecialia, sí.
cut Deus influit per gratiam. Si est generalis: ergo Deus
non magis debet dici dator sapientiae quam fecumdator ter-
rac, nec magis ab eo diceretur esse scientia quam pecunia;
si specialis, cuiusmodi est in gratia: ergo secundum hoc
omnis cognitio est infusa, et nulla est acquisita, vel innata;
quae omnia sunt absurda.
Et ideo est tertius modus intclligendi, quasi médium te.
nens inter utramque viam, scilicet quod ad certitudinalem
cognitionem necessario requiritur ratio aeterna ut regu-
lans et ratio motiva, non quidem ut sola et in sua omnímo­
da claritate, sed cum ratione creata, et ut ex parte "* a no­
bis contuita secundum statum viae.
Et hoc est quod Augustinus insinuat, décimo quarto De
Trinitate, capítulo décimo quinto "Commemoratur impius,
ut convertatur ad Dominum tanquam ad eam lucem, qua
etiam, cum ab illo averteretur, quodam modo tangebatur.
Nam hiñe est, quod et impii cogitant aeternitatem et multa
recte reprehendunt reeteque laudant in hominum moribus".
Ubi et subdit ” , quod hoc faciunt per regulas, quae “ scrip-
tae sunt in libro lucis illius, quae veritas dicitur” .— Quod
autem mens nostra in certitudinali cognitione aliquo modo
attingat illas regulas et incommutabiles rationes, requirit
1!T Iniluentia in sensu activo accipitur apud Scholasticos de qua-
cu ñique Dei actione transeúnte. S. lionaventura hoc lo co non ñ>;
fluentia activa in se, sed de effeetu eiusdem creato (habitu inenoj*
loqui videtur : infre autem post Praeterea m anifesie loquitur «e
cooperatione divina ad aclus creaturae. Cf. quaestio sequ-ens in col*
pore.
m I Cor., i j , 12 : Nunc cognosco e x parte. — E x hoc loquendi m0.
iam sequitur secundum principia Serapliici D octaris, hanc intuiti®"
nem non esse immediatam, cum duceat, per immediatam visiones
Díiira videri totum, licet non totaliter. Cf. l l Sent., d. 23, a. 2, q- ■>'
et n i Sent., d. i j , a. 1, q. a seq.
m N u m . s i.
1W Ibidem ; cf supra fundam. H.
,,0 con au influencia, de suerte que e l cognoscente al conocer
a lcanza la razón eterna misma, sino solamente su in ­
fluencia. Esta interpretación es insuficiente según San Agus­
tín q u ien con expresas palabras y razones demuestra que
la in te lig e n cia en el conocimiento cierto “ es regulada por laa
reglas inmutables y eternas, laa cuales obran no por medio
de un hábito impreso en la mente, sino por sí mismas en
cuanto están sobre ella en la verdad eterna. Por consiguien­
te decir que nuestra mente al conocer no alcanza más allá
¿e la influencia de la luz increada es decir que se engañó
San A g u s tín , pues no es fácil interpretar sus palabras en este
s e n tid o ; y es absurdo decir semejante cosa de tan gran Pa­
dre y Doctor, el más auténtico de todos los expositores de
la Sagrada Escritura.

Además, la influencia “ de la luz eterna o es la general,


por la que Dios influye en todas las creaturas, o la espe­
cial, como influye por la gracia. Si es la influencia general,
luego Dios no debería llamarse con más propiedad dador de
la sabiduría que fecundador de la tierra, ni se diría que más
propiamente procede de él la ciencia que el dinero; si la
especial, cual es la de la gracia, seguiriase que todo conoci­
miento es infuso y ninguno adquirido o innato, todo lo cual
es absurdo.

Hay, por tanto, una tercera manera de entender, que


ocupa el término medio entre las dos dichas, a saber, que
para el conocimiento cierto necesariamente se requiere la
razón eterna como regulante ” y motiva ", mas no sola y en su
claridad total, sino juntamente con la razón creada y coin-
tuída parcialmente por nosotros según las condiciones del
estada de vía.

Esto es lo que San Agustín insinúa en el libro X IV Dr-


Trinitate, capítulo 15: “Es advertido el impío que se con­
vierta a Dios, como a la luz aquella por la que aun cuando
se desviaba de ella, era en cierto modo alcanzado. De ahí, en
efecto, que aun los impíos no sólo piensan en la eternidad,
nías también muchas cosas reprenden y alaban con justicia
** la3 costumbres de los hombres". Donde añade que esto
“ hacen mediante las reglas que “ están escritas en el libro
la luz, que es la verdad” . Que nuestra mente alcance de
gun modo en el conocimiento cierto aquellas reglas y ra-
inmutables, In exige necesariamente tanto la excelen-
" Lexicón : Cierlo. Cf. L exicón : InfluÉnr.io
L íx icon : R egulante, 11 C£. L éxicon : Motriz.
necessario nobilitas cognitionis et dignitas cognoscentia *
Nobilitas, inquam, cognitionis, quia cognitio certitudi.
nalis esse non potest. nisi sit ex parte scibilis immutabili.
tas, et infallibilitaa ex parte scientis. Veritas autem creata
non est immutabilis simpliciter, sed ex suppositione; simi.
liter nec lux creaturae est omnino infallibilis ex propria
virtuto, cum utraque sit creata et prodierit de non-esse in
esse. Si ergo ad plenam cognitionem fit recursus ad verita.
tem omnino immutabilem et atabilem et ad lucem. omnino
infallibilem; necesse est, quod in huiusmodi cognitionem re.
curratur ad artem supernam ut ad luc. m et veritatem: l\j.
cem, inquam, dantem infallibilitatem selenti, et veritatem
dantem immutabilitatem scibili. Unde cum res habeant esse
in mente et in proprio genere et in aetema arte, non suf.
ficit ipgi animae ad certitudinalem scientiam veritas re.
rum, secundum quod esse tiabent in se, vel secundum quod
esae habent in proprio genere, quia utrobique sunt muta-
biles, nisi aliquo modo attingat eas, in quantum sunt u
arte aeterna.
Ipsum etiam requirit dignitas ex parte scientis. Cum
enim spiritus rationalis habeat superiorem portionem ra-
tionis et inferiorem; sicut ad plcnum iudicium rationis de-
liberativuai in agendis non sufficit portio inferior sine su-
periori, sic et ad plenum rationis iudicium in speculandis
Haec autem portio superior est illa, in qua est imago Dei,
quae et íieternis regulis inhaerescit et per eas quidquid de-
finit certitudinaliter iudicat et definit; et hoc competifc ei,
in quantum est imago Dei.
Creatura enim comparatur ad Deum in ratione vestigii,
imaginis et similitudinis. In quantum vestigium, compara-
tur ad Deum ut ad principium; in quantum imago, compa­
ratur ad Deum ut ad obiectum; sed in quantum similitudo,
comparatur ad Deum ut ad donum infusura. Et ideo omni»
creatura est vestigium, quae est a Deo; omnis est imago,
quae cognoscit Deum; omnis et sola est similitudo, in qoa
habitat Deus 1M. Et secundum istum triplicem gradum com*
parationis triplex est gradus divinae cooperationis.
In opere, quod est a creatura ,per modum veetigii, co-
operatur Deus per modum principii creativi; in opere vero
quod est a creatura per modum similitudinis, sicut est opus
meritorium et Deo placitum, coo-peratur Deus per modaH

1:1 Quae sequuntur in coropendium redacta, sed fere iisdent verh*


invenmntur in sermone D e txcellen tia m agisterii Christi iam a 3 °®''
edito tom. 1, pag. 710 seqq., qui est primiis serm o pro doral®
ca x x r i post Pentecostea. Invenitur hic sermo, a PP. Editoribus f*1'
tus. tom. ix , pag. 141 seqq.
Id est, quando cognoscit prima principia et universalia.
“ Vide J Sen t., d. 3, p. i, q. a in fine, et Breviloq., p. 2, c. J3 ■
j ei acto de conocer como la dignidad del sujeto que
C l“ >
conoce.
En primer lugar la excelencia del conocimiento, porque
no puede existir conocimiento cierto si no lleva consigo in­
mutabilidad por parte del objeto conocido e infalibilidad
por parte del sujeto cognoscente; mas la verdad creada no es
simple, sino supositivamente inmutable; igualmente tampo-
c0 la. luz de la creatura es infalible por su propia virtud,
porque tanto la una como la otra son creadas y han pasado
¿el no ser al ser. Por consiguiente, si para la plenitud del
conocimiento sa ha de recurrir a la verdad del todo inmuta­
r e y estable y a la lu z del todo infalible, es necesario que
en tal conocimiento se recurra al arte '* supremo como a la
luz y a la verdad, luz que otorga infalibilidad al que conoce,
verdad que confiere inmutabilidad a lo conocido.

Por lo cual, siendo triple el ser que tienen las cosas


—a saber, en la mente humana, en su propia entidad y en
el arte eterno—•, no basta al alma para el conocimiento
cierto la verdad de las cosas según el ser que tienen en sí
mismas ni en au¡ entidad propia, porque entrambos son mu­
dables, si de algún modo no los alcanza en el ser que tienen
en el arte eterno.
Lo mismo exige la dignidad del que conoce. Teniendo el
espíritu racional una porción superior de la razón y otra in~
ferior, así como no basta para la plenitud del juicio delibe­
rativo práctico la porción inferior sin la superior, tampoco
para la plenitud del juicio de la razón especulativa. Esta
porción superior es aquella en la que reside la imagen de
Dios, la cual no sólo se adhiere a las reglas eternas, mas
también por ellas juzga y define cuanto con certeza define;
esto le compete por su dignidad de imagen de Dios.
La creatura dice referencia a Dios como vestigio, ima-
Em y semejanza ” En cuanto vestigio, la creatura se relacio­
na con Dios como con su principio; en cuanto imagen, como
con. su objeto; en cuanto semejanza, como con don infuso.
Por tanto, toda creatura que procede de Dios es vestigio;
Imagen la que conoce a Dios, y semejanza tan sólo aque­
ja en la que mora Dios. Según este triple grado de referen-
tía> es también triple el grado de la divina cooperación.
A.1 acto que la creatura produce en cuanto vestigio
“o&Pera Dios a modo de principio creador; al que produce
31 cuanto semejanza— como son los actos meritorios y agra-

ii i;' le x ic ó n : A rt e.
■ Lexicón : V estigio, Imagen, Semejanza.
doni lnfusi; in opere vero, quod est a creatura per modum
imaginis, cooperatur Deus per modum rationis moventis;
et tale est opus certitudinalis cognitionis, quod quidem
est a ratione inferiori sine superiori.
Quoniam igitur certitudinalis cognitio competit spirltui
rationali, in quantum est imago Dei, ideo in hac cognitione
aeternas rationes attingit. Sed quia in statu viae non est
adhuic .plene deiformis, ideo non attingit eas clare et píen?
et distincte; sed secundum quod magis vel minus ad deifor.
mitatem accedit, secundum hoc magis vel minus eas attin­
git. semper tamen aliquo modo, quia nunquam potest ab
eo ratio imaginis separari. Unde quia in statu innocentiao
erat imago sine deformitate culpae, nondum tamen habens
plenam deiformitatem gloriae, ideo attingebat “ ex parte,
sed non in aenigmate. In statu vero naturae lapsae caret
deiformitate et habet deíormitatem, ideo attingit eas ex
parte et in aenigmate. In statu vero gloriae caret omni de­
formitate et habet plenam deiformitatem, ideo attingit eas
plcnc et pcrspicue.
Rursus, quia non ex se tota est anima imago, ideo cum
his attingit rerum similitudines abstractas a phantasmate
tanquam proprias et distinctas cognoscendi rationes, sine
quibus non sufficit sibi ad cognoscendum lumen rationis
aetemae, quamdiu est in statu viae, nisi forte per specia-
lem revelationem hunc statum transcenderet, sicut in his
qui rapiuntur, et in aliquorum revelationibus Prophetarum.
Concedendum est igitur. sicut rationes ostendunt et Au-
gustini a uc tonta tes expresse asserunt, quod in omni certi­
tudinali cognitione rationes illae cognoscendi a cognoscen-
te attinguntur, licet aliter a viatore et aliter a comprehen-
dente, aliter a sciente et aliter a sapiente, aliter a propho-
tante et aliter a communiter intelligente, sicut iam patuit
et patebit in obiectorum solutionibus.

[SOLUTIO OBIECTORUM]

1. Ad illud ergo quod obiicitu>r primo, quod lucera ha­


bitat inaccessibilem; dicendum, quod loquitur de illo ac-
cessu, qui est ad illam lucem in suae claritatis plenitudine
et fulgore, quo modo non acceditur ad ipsam per potentia®
creaturae, sed per deiformitatem gloriae.
2. Ad illud quod obiicitur, quod mentis humanac acies
invalida in tam excellenti luce non figitur, etc.; dicenduW>
quod ad hoc, quod cognoscat per aeternas rationes, nofl
oportet, quod in illis figatur, nisi in quantum, cognoscit sa*
Cf. de his II S ent., d. 23, a. 2, q. }.
Viles a D i ° 8— . a m odo de don in fu so ; m as al que p rodtce
cu a n to imagen, a modo de razón motiva; tal ea el acto
jgl conocimiento cierto, el cual, por otra parte, no procede
la razón inferior sin el auxilio de la superior.
6 por convenir el conocimiento cierto al espíritu racional, en
uanto éste es imagen de Dios, alcanza en tal conocimiento
f s rabones eternas. Mas parque en el estado de viador no es
todavía completamente deiforme, no las alcanza clara, ple­
na y distintamente, sino según su mayor o menor aproxi­
mación a la deiformidad” , más o menos las alcanza; pero
gjejnpre de algún modo, porque nunca puede desprenderse
del carácter de imagen. De donde—¡porque en el estado de
inocencia era imagen sin la deformidad de la culpa, aunque
sjn ]a completa deiformidad de la gloria— , las alcanzaba par­
cialmente, mas no entre enigmas. En el estado da naturaleza
caída no es deiforme, sino deforme, y por eso las alcanza
parcialmente y entre enigmas. Pero en el estado glorioso, al
carecer de toda deformidad y conseguir la perfecta deifor*
midad, las alcanza plena y claramente.
Además, por no ser t i alm a de sí íntegram ente im agen
de Dios, ju n tam en te con las razones eternas alcanza las
semejanzas abstraídas de los fan tasm as como razones pro­
pias y distintas del conocer, sin las cuales no le es suficiente
la luz de la razón eterna, m ien tras perm anece en el estado
de vía, a no ser que por una revelación especial sea elevada
sobre «ate estado, como acaece a los que tienen raptos y en
las revelaciones a algunos profetas.
Ha de admitirse, por consiguiente, como lo demuestran
los argumentos y Iob textos de San Agustín expresamente
afirman, que en todo conocimiento cierto aquellas razones
del conocer son alcanzadas por el cognoscente, de manera dis­
tinta, sin embargo, por el viador y por el comprensor, por
el científico que por el sabio, por el profeta que por el in­
teligente común, como se ha hecho ya patente y se hará
más en la solución a las objeciones.

[ S o l u c ió n de l a s o b j e c i o n e s ]

1. A lo que se objeta, pues, en primer lugar que Dios


habita en una luz inaccesible, hase de decir que habla del
acceso a aquella luz en la fulgente plenitud de su claridad,
y de este modo no es posible acercarse a ella por la poten­
cia de la creatura, sino por la deiformidad de la gloria.
2. A lo que se objeta que el ápice de la mente es in-
a Pa2 de fijarse en tan esplendente luz, etc., hase de decir
para conocer en las razones eternas no es necesario que
en ellas sino en cuanto su conocimiento es sabiduría91.
pientíaliter. Aliter enim attingit illas rationes sapiens,
aliter seiens: sciens attingit illas ut moventes, sapiens verQ
ut quietantes; et ad hanc sapientiam nemo pervenit, “ uis¡
primo per fidei iustitiam emurdetur”
3. Ad illud quod crfciicitur, quod mena incorporearm^
rerum per se ipsam habet notitiam; dicendum, quod sicut
in operibus creaturae non excluditur cooperatio Creatorig
sic in ratione cognoscendi creata non excluditur ratio cogí
noscendi increata, sed potius includitur in eadem.
4. A d illud quod obiicitur, quod vid et in luce sui gene,
r is ; diei potest, quod large dicitur lux sui generis omnis
lu x incorpórea, sive creata sive increata; vel ai intelligatur
de luce creata, per hoc non excluditur lux in creata; nec
sequitur, quod non cognoscam us in verita te aeterna, sed
quod non in illa sola, verum etiam in lum ine verita tis crea-
tae; et hoc quidem verum est nec obviat positioni praedictae,
5-6. Ad illud quod obiicitur de Gregorio et Dionysio,
dicendum, quod neuter negat, quin illud lumen verum, quod
illuminat omnem hominem vcnicntem in hunc mundum a
nostris mentibus attingatur, sed quod in hac vita nondnm
plene videtur.
7-8-9. Ad illud quod obiicitur de Philosopho, quod in-
telligimus cum continuo et tempore, et quod habemus Intel-
lectum possibilem et agentem, et de experientia cognitionis
humanae; dicendum, quod hoc ponit, ad nostram intelligen-
tiam concurrere lumen et rationem veritatis creatae; sed
tamen, ut in praecedentibus dictum est, non excluditur lux
et ratio veritatis aetemae, quia possibile est, quod anima
secundum inferiorem portionem attingat quae sunt infra,
superiori nihilominus portione attingente quae sunt supra.
10. Ad illud quod obiicitur de cognitione imaginativa,
dicendum, quod non est simile, quia illa non habet certitu-
dinezn, et ideo non recurrit ad immutabile.
11. Ad illud quod obiicitur de sensu, dicendum, quod
non est simile de certitu diñe sensus ct intellectus. Csrtitudo
enim aensus venit ex alligatione potentia e operantis per m0 ‘
dum naturae circa aliquid determinatae. Certitudo autem
intellectus non potest venire ex hac parte, cum sit poten­
tia libera ad intelligendum om nia'31; et ideo oportet, quod
veniat per aliquid non habens alligationem, sed libertatcm
sine defectibilitate mutabilitatis et fallibilitatis; et talis est
lux et ratio sempitemae veritatis: et ideo ad illam recurri-
tur sicut ad fontem omnis ccrtitudinis.
12. Ad illud quod obiicitur, quod ad cognitionem nihil
,ra Ut dicit Augustinus in ipsa obieetione allega tu s; cf. i Sent-,
d. 2, dab. 3 . 1,1 loa n ., i , g.
,r Cf. Aristot., ix M etaph., text. 3 et 10 (v m , e. 3 et 5I ; i t i Ve
anima, text. 3 seqq. (c. 4).
v niie de otra suerte las alcanza el sabio que el científico:
-«¡te las alcanza como motivas, aquél como aquietantes; y
e n<rimo llega a esta sabiduría si no es previamente purifi­
cado p°r la justicia de fe-
3 . A lo que se objeta que la mente tisne por sí misma
conocimiento de las cosas incorpóreas, hase de decir que
como Ia3 acciones de la creatura no excluyen la cooperación
del Creador, así la razón creada del conocer no excluye la
ra z ó n increada, antes va en ella incluida.
4 . A lo que se objeta que ve en una luz propia, puede
decirse que en sentido amplio se dice luz propia toda luz
incorpórea, creada o increada; o si Be entiende de la luz
creada, no se excluye por ello la increada, ni se sigue que
no conozcamos en la verdad eterna, sino que no en ella sola,
pas también en la luz de la verdad creada; lo cual ea ver­
dadero y no contraría la tesis propuesta.
5-6. A lo que se objeta de San Gregorio y Dionisio,
hase de dccir que ninguno de los dos niega que la luz ver­
dadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo,
sea alcanzada por nuestras inteligencias, sino que en esta
vida no es plenamente conocida.
7-8-9. A lo que se objeta, tomado del Filósofo, que en­
tendemos con continuidad y tiempo, que tenemos entendi­
miento agente y posible, y sobre la función de la experien­
cia en el conocimiento humano, hase ds decir que esto es
afirmar que con nuestra inteligencia concurre la luz de la
verdad creada, mas, como queda ya dicho, no excluye la
luz y razón de la verdad eterna, pues es posible que el alma
por au porción inferior alcance lo que es bajo ella, y por su
porción superior lo que tiene sobre sí.
10. A lo que se objeta del conocimiento imaginativo,
hase de decir que no hay paridad, porque este conocimiento
no tiene certeza, y por e3o no es necesario recurrir a lo in­
mutable.
11. A lo que se objeta del sentido, hase de decir que
no hay semejanza entre la certeza del sentido y la del en­
tendimiento. Pues la certeza del sentido proviene de la de­
pendencia de la potencia que obra en virtud de una deter­
minación natural hacía su objeto. Mas la certeza dsl en­
tendimiento no puede originarse de esta determinación, por­
que es potencia libre para entender todas las cosas; por
'o cual es necesario que se origine de algo que no implique
dependencia, sino libre, mas sin la defectibilidad de lo mi>
íable y falible; y tal es la luz y razón de la verdad eterna;
Por lo cual a ella es menester recurrir como a la fuente
toda certeza.
12. A lo que se objeta que para el conocimiento sólo
plus requiritur nisi cognoscens et cognoscibile et conversio
nuius super hoc; dicendum, quod haec conversio includit
iudicium; iudicium autem certum non fit nisi per legem
certam el iniudicabilem. secundum quod dicit Augustinus,
in libro De vera rvligione et in libro De libero arbitrio
quod "nullus de veritate iudicat, et sine veritate nullus bene
iudicat” ; et ideo hic includitur ratio et veritas aeterna.
13. Ad illud quod obiicitur, quod intelligimus, quando
volumus, ergo non egemus adminiculo alieno; dicendum,
quod adminiculum alienum est dúplex: quoddam, quod sem­
per est praesto, quoddam quod est absens et distans. Ratio
illa nou concltdit de primo adminiculo, sed de secundo, sicut
patet: quia, si lux corporalis semp:r esset praesens in oculo,
sicut lux spiritualis est semper praesens in mente; videre-
mus, quando vellemus, sicut intelligimus, quando volumus.
14. Ad illud quod obiicitur, quod eadem sunt principia
essendi et cognoscendi; dicendum, quod sicut principia es-
scndi intrínseca non sufficiunt sine illo primo principio ex­
tra, quod est Deus, ad esse, sic nec ad plenum cognoscere.
Unde licet illa principia sint aliquo modo ratio cognoscendi,
non propter hoc excludunt illam rationem cognoscendi pri-
mam a nostra cognitione, sicut nec excludunt in actu essen­
di a crcatione.
15. Ad illud quod obiicitur, quod unicuique cognosci-
bíli respondet propria ratio cognoscendi; dicendum, quod
quia non omnino distincte videmus illas rationes in se, ideo
non sunt tota ratio cognoscendi; sed requiritur cum illis
lumen creatum principiorum et similitudines rerum cogni-
tarum, ex quibus propria ratio cognoscendi habetur respec­
tu cuiuslibet cogniti.
16. Ad illud quod obiicitur, quod "propter quod unum-
quodque, et illud magis” ; dicendum, quod, sicut iam patet,
ratio aeterna non sola movet ad cognoscendum, sed cum ve-
rltatc principiorum, non spccialitcr de se, sed gcncralitcr in
statu viae; et ideo non sequitur, quod ipsa sit nobis nota
secundum se, sed prout relucsnt in suis principiis et in sua
generalitate; et sic quodam modo est nobis certissima, quia
intellectus noster nullo modo potest cogitare, ipsam non esse;
quod quidem non potest dici de aliqua veritate creata.
j.7. A d illud quod obiicitur de apéenlo, dicendum, q u od
illud verum est de speculo, quod habet rationem repraesen-
tandi proprie et distincte, et quod cum ratione repraesen-
tandi habet rationem tenninandi; sicut patet in isto specu­
lo materiali, quod speciem visibilem distincte et proprie re-

“ Vide supra fundatn. 2 et 3.


110 Dicitur sttis, quatenus principia intellectus immutabilia «radican-
tur La luce aeterna et ducunt in eam» (HexaSmeron, ooll. 2).
requiere el cognoscente, lo conocible y la convei-sión de
* uél hacia éste, hase de decir que esta conversión incluye un
"nido; mas el juicio cierto no se realiza sino por medio de
íinft ley cierta y superior al propio juicio, según lo que dice
<5an Agustín en el libro De vera Religione y en el De libero
arbitrio, que ninguno juzga de la verdad y sin la verdad
ninguno juzga con rectitud; por lo que en todo juicio ac in­
cluye la razón y verdad eterna.
1 3 . A lo que se objeta que entendemos cuando quere­
mos, por 1° <lue 110 necesitamos de ayuda alguna ajena, hase
de decir que la ayuda ajena es doble: una siempre pronta,
otra ausente y distante. La objeción no es concluyente res­
pecto de la primera, sino de la segunda, como es claro; pues
8¡ la luz corporal estuviese siempre presente al ojo, como
lo está a la mente la luz espiritual, veríamos cuando qui*
siéramos, como conocemos cuando queremos.
14. A lo que se objeta que son los mismos los princi­
pios del ser y del conocer, hase de decir que así como los
principios intrínsecos del ser no son suficientes sin la pri­
mera causa exterior, que es Dios, para ser, del mismo modo
para el perfecto conocer. Por consiguiente, aunque aquellos
principios son en cierto modo razón del conocer, no exclu­
yen de nuestro conocimiento la primera razón del conocer,
como tampoco excluyen la creación en el acto de ser.
15. A lo que se objeta que a cada conocible corresponde
su propia razón de conocer, hase de decir que, ¡por no ofre
cérsenos aquellas razones en sí mismas con plena distin­
ción, no son razón total del conocer, sino requieren con
ellas la luz creada de los principios y las semejanzas de las
cosas conocidas, que proporcionan la razón propia de cono­
cer respecto de cualquier obieto conocido.
16. A lo que se objeta que “ la causa es más perfecta
que su efecto” , hase de decir que, como es patente, la ra­
zón eterna no mueve sola para conocer, sino con la verdad
de loa principios, y no de un modo especial, sino general en
el estado de vía; por lo que no se sigue que nos sea cono­
cida en sí, sino en cuanto brilla en sus principios y en su
generalidad; y de esta suerte es ipara nosotros certísima,
Porque nuestro entendimiento en modo alguno puede pensar
<lue no sea, lo que no se puede decir de verdad alguna creada.
A lo que se objeta del espejo, hase de decir que es
verdad del espejo que representa propia y distintamente,
y Que además de representar es término y objeto del acto
conocer, como es patente del espejo material, que re-
PPesenta propia y distintamente la forma visible y termina
praesentat et terminal visum. Hae autem. conditiones com.
petunt speculo aeterno respectu comprehensorum, sicut pa-
tet ex his quae dicta sunt prius
18. Ad illud quod obiicitur, quod illae rationes sunt
aeque certae respectu contingentium, sicut respectu necea-
sariorum; dicendum, quod illa ratio bene concluderet, si ra­
tiones illae cssent tota ratio cognoscendi, et si in illis vide-
retur plenaríe; nunc autem non est sic secundum statum
praesentis temporis, quia cum illis indigemus similitudinibus
propriis et rerum principiis determínate acceptis, quae qui­
dem non reperiuntur in contingentibus, Bed solum in neces-
sariis “ .
19. Ad illud quod obiicitur, qt:odsi in illis rationibus cog-
no3CÍmu3, quod omnis cognoscens est sapiens; dicendum, quod
non sequitur, quia attingere rationes illas non facit sapien-
tem, nisi quis in eis quiescat et sciat, se illas attingere, quod
quidem spectat ad sapientem. Huiusmodi enim rationes attin-
guntur ab intellectibus scientium ut ductivae, sed ab intellec-
tibus sapientium ut reductivae et quietativae. Et quia pauci
sunt, qui isto modo illas attingant, id-co pauci sunt sapientes,
licet multi scientes; pauci quidem sunt, qui illas rationes
sciant se attingere; immo quod plus est, pauci sunt, qui velint
hoc credere, quia difficilc videtur intellectui ad alterna con-
templanda nondum elevato, quod ita habeat Deum praesen-
tem et propinquim, cum tamen dicat Paulus Actuum décimo
séptimo quod non longe est ab unoquoque nostrum.
20. Ad illud quod obiicitur de cognitione patriae, iam
patet reBponsio, quia magna est diffcreiUia inter cognitio-
nem, quae est ex parte et in aenigmate, ad eam, quae est
perfecte et distincte, ut supra tac tum est.
21. Ad illud quod obiicitur, quod speculum aeternarum
rationum est voluntarium, etc.; dicendum, quod, sicut dicit
Apostolus ad Romanos primo quod tiotum est Dei mará-
festum est i» illis: licet Dsus sit simplex et uniformis, ta­
men lux illa aeterna et exemplar illud quaedam repraesen-
tat quasi exterius et aperte, quaedam vero magis profunde
et occulte. Prima sunt, quae fiunt secundum necessariam

UJ Q uom odo se habeat cogn itio per speculum ad alios dúos cognos.
cendi modos, scilicet per praesentiam essentiae reí cognilae et per
praesentiam suae similitiidinis, illustratur exem plo quod afrert
t r . JiusLachius, discipulus S. Bonavemurae (D e liiimauae coj;iiitioiñs
ratione, pag. 186, 167) : «Per islas regulas vel irradiationes mentís
direclivas iudicat mens de óm nibus, et tamen non videt illam v « ¡-
latem incrcatam, cuius sunt expressae sim ilim dines ; sicut video fa-
ciem hominis in speculo, qi¡im non video ¡mmediate praesenterti,
quia est retro me, sic istas reculas mens n ovil in se ipsa et cetera
novit per ipsas, nec tnmen Deum videt im m fdiate.»
Vide Aristot., 1 Poster,, c. 6 seqq, et 24 [c. 30 seq.).
** Vers. 111 V«rs. iy.
o b je to el acto de ver, condiciones que competen al
C° in eterno respecto de los comprensores, como se ha
«*»•
jg, A lo que se objeta que dichas razones tienen ]a mis-
certeza respecto de lo contingente que de lo necesario,,
de decir que este argumento concluiría rectamente sí
las razones fuesen causa total del conocer y ai la visión
en ellas se tiene fuese plenaria; mas no es así en el
estado presente, porque además de ellas necesitamos de
[as semejanzas propias y de los principios de las cosas reci­
bidos determinadamente, los que no se encuentran en lo
contingente, sino sólo en lo necesario,

19 .A lo que se objeta que si conocemos en aquellas


razones, todo el que conoce es sabio, hase de decir que no
concluye, porque el mero alcanzar las razones no hace sabio,
sino el descansar en ellas y el saber que se han alcanzado,
lo cual compete al sabio. Estas razones son alcanzadas por
los que tienen ciencia como conductoras ” , y por los que tie­
nen sabiduría como aquietantes y reductivas53, Por ser pocos
los que de esta manera las alcanzan, son pocos los sabios,
aunque sean muchos los que tienen ciencia; pocos son ver­
daderamente los que saben que alcanzan aquellas razones,
y lo que aun es más, son pocos los que quieren admitir esto,
porque parece difícil al entendimiento no elevado todavía
& la contemplación de lo eterno el tener a Dios tan pre­
sente y cercano, habiendo dicho San Pablo en el capítulo 17
de los Actos que no está lejos de cada uno de nosotros.

20. A lo que se objeta sobra el conocimiento de la pa­


tria, la respuesta es obvia, puesto que hay gran diferencia
satre ei conocimiento parcial y entre enigmas y el conocí-
«liento pleno y distinto, como se ha dicho más arriba.

21- A lo que se objeta que el espejo de las razones eter-


ías ea voluntario, etc., hase de decir, como dice el Apóstol
ea ®11 a los Romanos, que lo que se puede conocer de Dios
Qfl1 nMtn^ *e s Í 0 en eRas; aunque Dios sea simple y unifor-
sin embargo, su luz ejemplar representa algunas cosas
, >mt> externa y abiertamente y otras más profunda y ve-
^ mente. Las primeras son las que Be realizan según la
ordenationem artis divinae; secunda vero sunt, quae fiUnt
secundum dispositionem voluntatis oceultae. Et quod dic¡.
tur apeculum voluntarium, hoc non est respectu exempia_
torum primo modo, sed secundo; et ideo in rationrbus aeter.
nis naturalia cognoscuntur naturali iudicatorio rationis, su.
pernaturalia vero et futura non nisi dono revelationis su.
pernae; et ideo illa ratio non repugnat positioni praemiasae,
22. A d illud quod obiicitur, quod quidquid cognoscitur
in illis, aut cum velamine, aut sine velamine; dicendum.
quod in statu viae non cognoscitur in rationíbuB illis aeter.
nis sine velamine et acnigmate propter divinae imaginia
obscurationemM. Ex hoc tamen non sequitur, quod nihil
certitudinaliter cognoscatur et clare, pro eo quod principia
creata, quae aliquo modo S’jn t media cognoscendi, licet non
sine illis rationibus, possunt perspicue et sine velamine a
nostra mente viderL—Si tamen dicsretur, quod nihil in hac
vita seitur plenarie, non esset magnum inconveniens.
23-24-25-26. Ad illud quod obiicitur contra rationes
Augustini, quodsi veritas incommutabilis est Deus, quod tune
veritas principii demonstrativi esset Deus, et quod omaes
veritates essent unum, et quod deberent adorari, et quod dae-
mones viderent Deum; ad haec omnia dicendum, quod ve-
ritas incommutabilis dicitur dupliciter, scilicet simpliciter
et ex suppositione. Cum autem dicitur, quod veritas in­
commutabilis est supra mentem et Deus, hoc intelligitur
de veritate, quae est incommutabilis simpliciter. Cum au­
tem dicitur de veritate principii demonstrativi, quod est
incommutabilis; si veritas illa nominat qi-id creatum, cons-
tat, quod non est incommutabilis simpliciter, sed ex sup-
positionc, quia omnis creatura incipit a non-es&e et est
vertibils in non-esse.— E t si obiieiatur, quod illa veritas est
simpliciter certa ipsi animae per se ipsam; dicendum, quod
licet principium demonstrativum, secundum quod dicit quid
complexxm, sit creatum: veritas tamen significata per il­
lud potest significan vel secundum quod est in materia,
vel secundum quod est in anima, vel secundum quod est
in arte divina, vel certe ómnibus bis modis simul. Veri-
tas enim in signo exteriori signum est veritatis, quae est
apud animam, quia “ voces sunt notae earum passionm»-
quae sunt in anima” l<:¡; anima autem secundum suum su*
premum habet respectum ad superiora, sicut secundum suu®
inferius ad haec inferiora, cum sit médium inter res creatas
et Deum; et ideo veritas in anima habet respectum ad
duplicem veritatem, sicut médium ad dúo extrema, ita q“°"
ab inferiori recipit certitudinem aecundían quid, a superiorl

■" Vide n Sent., d. 23, a. 2 , q. 3.


115 Aristot., 1 Periherm ., c, x.
C¡Ó5 necesaria del arte divino; las segundas, laa que
0 ea'izan seS^n dispensación de la voluntad oculta, Y
96 ndo se dice el espejo voluntario, no se refiere a lo ejem-
cuat ,je i primer modo, sino del segundo. Por lo cual en
rl;' raZonea eternas las cosas naturales son conocidas por
laS „ tura¡ potencia racional de juzgar, y las sobrenaturales
12futuras, por el don de la revelación superior; este argu­
mento, pues, no contradice a la tesis propuesta.
22. A lo que se objeta que lo que en ellas se conoce
con ocidovelada o desveladamcnte, hase de decir que en
*• estado de viador no se conoce en las razones eternas sino
f ^ 0 velos y entre enigmas por el obscurecimiento de la
maffen divina. De lo cual, sin embargo, no se sigue que
nada sea conocido con certeza y claramente ,por cuanto los
principios creados, que intervienen de algún modo como
medi03 de conocer, aunque no sin las razones eternas, pue­
den presentarse a nuestra inteligencia claramente y sin
velo. Más aún: si se dijese que nada es en esta vida cono­
cido plenamente, no seria gran inconveniente.
23-24-25-26. A lo que se objeta contra los argumentos
de San Agustín, que Si Dios es la verdad inmutable, El mis­
mo seria la verdad del principio demostrativo, todas las
verdades serían una sola, deberian ser adoradas y los de­
monios gozarían de la visión de Dios, a todo esto hase de
decir que la verdad se dice inmutable en dos sentidos: sim­
ple y supositivamente. Cuando se afirma que la verdad in­
mutable reside sobre la mente y es Dios, esto se entiende
de la verdad que es simplemente inmutable. Mas cuando se
afirma que la verdad del principio demostrativo es inmu­
table si por esto verdad se entiende algo creado, es evidente
que no es simplemente inmutable, sino supositivamente, por­
que toda creatura empieza en el no-ser y es convertible en
no-ser.— Si se objeta que esta verdad es simplemente cier­
ta para el alma por sí misma, hase de decir que, aunque
«I principio de la demostración en sin complejidad es crea-
ao' sin embargo, la verdad que por 61 se expresa puede en-
tíndersc según su. modo de existir en la materia, en el alma,
™ la ciencia divina o en los tres modos simultáneamente.
^ verdad de la palabra es un signo de la verdad residente
e' alma, porque las palabras son notificaciones de las
acciones dei alma; mas el alma por su porción superior
R elacion a con los seres superiores y por su porción in-
■°r con los inferiores, porque ocupa el lugar intermedio
resto de las cosas creadas y Dios. Por lo cual la
ei1 «1 alma se refiere a aquellas dos verdades, como
«na a ^os extremos, de suerte que recibe de lo inferior
Csrteza relativa y de lo superior una certeza absoluta;
vero rccipit certitudinem simpliciter, Et ideo huiusmodi ve*
tas ut incommutabilis simpliciter supra animam est, secnnj
dum quod ostendunt rationes Augustini Rationes vero
oppositim procedunt de veritate incommutabili ex suppj
sitione, quam proprie considerat demonstrator, quae multipj:
catur in diversis et non est adorabilis, et contuibilis est a
monibus et damnatis. Nam illa veritas simpliciter incomnn.
tabilis perspicie videri non potest, nisi ab illis qui intra*
possunt ad intimum siientium mentís, ad quod nullus peccator
pervenit, sed ille solus, qui est summus amator aeterniutis

QUAESTIO V
Utrum anima Christi fuerit sapiens tantum sapientia in-
creata, an etiam sapientia creata cum increata
Postquam habitum est de sapientia Christi secundum
quod Verbum, quaeritur de sapientia animae Christi. El
primo quaeritur, utrum anima Christi fuerit sapiens sapho.
tia increata tantum, an etiam sapientia creata cum increata,
Hit quod sapiens fuerit sapientia increata tantum, videtur,
1. Ecclesiastici prim o141: Omnis sapientia a Domino
Deo est et cum tilo fuit semper et est ante aevum; sed omne.
quod est ante aevum. est aeternum; ergo omnia sapientia
est aeterna: ergo si anima Christi non est sapiens nisi aliqua
sapientia, non est sapiens nisi sapientia aeterna.— Si dicas,
quod sapientia dicitvr fuisse cum Deo sicut in causa; pari ra­
tione potest diei de qualibet creatura, et hoc non multum red-
dit laudabilem sapientiam ipsam.— Si dicas, quod omnis sa-
pisntia, id est perfecta sapientia; cum hoc non concordat se-
quens littera 1<s, quia loquitur de illa sapientia, ad quam acqui-
rendam invitat, sicut ex consequentibus manifeste colligitur.
2. Item, Augustinus, secundo De libero arbitrio “Ve-
Doctrinam hanc de suprema humnnae cognitionis ratione ad di­
vinara veritatem redneentia in scholis aetate S. Uonaventurae sati*
com m unem fuisse, eamquc reputntam esse sincerara S. Auffus*1*1
sententiam, multis testimoniis |irob;itur, qnae in opusculo ph’.rief 0-
tato De humanae cognitionis ratione, pag-, 17, nota 1, praesertim "
dissertatione praeambula exhibentur. H oc ennfirmatur quadarn ep0-
tola Fr. Ioannis Peehami, O. F . M., arc’iicpiscopi Cantuariensi. srriP-
ta 1 iun. 12SS, quam ci. P. Ehrle, S. I., iterv.m publicavit in Per^
dico Zeitschrift ¡ür K atkalische T heologie, Insbruck, 1885, p 1 -
Ibi enim anctor eonqueritur, quod quadam novel la doctrina, citra ?'•
ginti annos introducta, oppugnetui «quidquid docct Augustinus j*
regnlis aeternis et luce incommutabili, de potentiis animae, de r>l|r
nibus seminalibtis inditis materiae et eonsimilibus innumerist.
1,7 Vers. 1. — Cf. i n S eni., d. 14, a. 1, q. r, et a. 3, q. 1, ubi ea»**
quaestio solvitur. “ * Vers. 10 se:jq. . .
"• Cap. 19, n. 52. Tex-rus originalis vocibus sapientes fiunt
serit ct beaii, post altor beatas atídit plura et circa finem pro
m utcblltter ponit incorruptibiliter.
verdad, pues, como simplemente inmutable, es superior
6] alma, como lo demuestran los argumentos, de San Agus-
* j j as ios argumentos opuestos hanse de entender de la
fllrdad supositivamente inmutable, la que propiamente con-
vf, a el arguyente, y ésta se multiplica siguiendo la va-
s! dalj de las cosas, no es adorable, y es visible para los
demonios y condenados. La verdad simplemente inmutable
0 puede ser contemplada con total claridad sino por aque­
llos que son capaces de entrar en el silencio intimo de la
mente, adonde no llega pecador alguno, sino sólo quien es
amante sumo de la eternidad.

CUESTIÓN V

Pregúntase si el a lm a de Cristo fu é sabia isólo con la


sabiduría increada o tam bién con la sabiduría creada
on unión con la increada

Después de haber tratado de la sabiduría de Cristo en


cuanto Verbo, investigaremos acerca de la sabiduría del
alma de Cristo. Y en primer lugar se inquiere si el alma de
Cristo fué sabia sólo con la sabiduría increada o con la
creada en unión con la increada. Y parece que lo fué sólo
con la increada.

1. Dice el Eclesiástico, capítulo I: Toda subid,uría vie­


ne del Señor Dios y con él estuvo siempre y existe antes de
loa siglos; pero lo que existe antes del tiempo es eterno;
luego toda sabiduría es eterna; luego si el alma de Cristo
no es sabia sino con una sabiduría, no lo es sino con la eter­
na.-—Si replicas que la sabiduría se dice existió en Dios
como en su causa, lo mismo se puede afirmar de toda crea-
.Ura' lo que cede en alabanza de la misma sabiduría,'— Si lo
^*Ces de sola la sabiduría perfecta, con esta interpretación
Concuerda el texto siguiente, que habla de aquella sabi-
„ a a cuya adquisición invita, como aparece claro de lo
sigue.

San Agustín, en el libro II De libero arbitrio, dice;


rítate atque sapientia, quae communis est ómnibus, ornnes
sapientes fiunt inhaerendo illi; beatitudine autem alberi^g
non fit alter beatus, nec iustitia alterius fit after iustug
sed coaptando animum illis incommutabilibus regulig
minibusque virtutum, quae incommutabiliter vivunt In
veritate sapentiaque communi". Si ergo una est sapientia
omnium sapientium, et non est una beatitudo omnium bea-
torum; cum, causaliter loquendo, utrobique sit reperire un¡.
tatem, necease est ponere, quod formaliter et proprie una
sit sapientia, qua omnes sunt sapientes; et haec non po­
test esse sapientia creata: ergo si anima Christi est sapiens
est sapiens sapientia increata.
3. Item, Augustinus, libro Octoginta trium Quaeslionum.
quaestione de modis habendi,M>: “Sapientia cum accedit ho-
mini, non ipsa mutatur, sed hominem mutat, quem de stulto
sapicntem facit” ; sed si sapientia diceret habitum creatum,
tune utique imiaretur, quia introduceretur de non-esse in
esse; ergo dicit solum quid increatum: ergo ídem quod prius.
4. Item, Hugo, in tractatu De Sapientia animae Chris-
fi : “ Una est sapientia, qua omnes sapiunt. nec tamen uno
modo sapiunt; multo magis sapuit hac sapientia illa anima,
quae ipsi sapientiae unita fuit, quae non sorte participa-
tionis ex illa viguit, sed privilegio unitatis plenitudinem
possedit” : ergo si .plenitudo sapientiae non est nisi sapien­
tia increata, videtur, etc.
5. Item, Hugo 113 arguit sic; Si sapientia est accidens;
cum sapientia sit id quo sapientes fiunt beati, beatitudo
nostra in accidente consistet; sed accidentia mutabilia sunt:
ergo et beatitudo nostra erit máxime mutabilis.
6 . Item, quod dat aliquid alicui aliquo modo illud ha-
bst ; sed sapientia dat sap ere sapienti: ergo sapientia sapit.
Sed si sapit, non alio q'uam se ipsa sapit; ergo omnis sapien­
tia, qua sapiens sapit, est sapientia, quae se ipsa sapit. Sel
talis sapientia non est nisi sapientia increata: ergo si anima
Ohristi est sapiens tali sapientia, manifestum est, etc.
7. Item, perfectio nobilior est perfect.ihili, et sapiens
nobilius non sapiente, et intelligens non intelligente: ergo
cum sapientia sit perfectio sapientia, et sapientia sapiens sa-
piat et intelligat; necesse est ergo, sapientiam sapere et in-
telligere. Sed non potest sapere nisi se ipsa, et talis est sa­
pientia increata: ergo etc.
His rationibus et auctoritatibus ostenditur, quod anám»
Christi sit sapiens solum sapientia incrcata, et non solum
ipsa, sed etiam quaelibet alia, quae habet sapientiam.
150 Q u a e st. 71, n. 1 : « S a p ie n tia , cu m a e c id it h o ra in i» , e tc .
Circa médium.
1,1 Loe. cit., ubi etiam plura seqq. argg. insinuantur.
’** Nillil dat quod non habet , cf. Aristot., II Elench., c. 3 (c-
<*T'odo9 1°3 8 abios se hacen tales por la adquisición de la
‘ j ad y sabiduría, que es común a todoa; mas con la feli-
V*|ad de uno no se hace feliz el otro, ni justo con la ajena
c' tjcia, sino ajustando el ánimo a las inmutables normas
\ luces de virtudes que inmutablemente residen en la verdad
* sabiduría comunes” . Por tanto, si una es la sabiduría de
todos los sabios, y no es una la felicidad de todos los fcli-
. giendo asi que hablando de la causa hemos de hallar la
unidad de ambos conceptos, hay que decir que, formal y pro­
piamente hablando, una sola es la sabiduría, que hace sabios
a todos los sabios; y ésta no puede ser La creada; por lo que
a¡ ei a]ma de Cristo es sabia, lo es en virtud de sola la sabi­
duría increada.
3 . Además, San Agustín, en el libro 83 Quaestionum,
en la cuestión sobre los modos de saber: “Cuando la sabi­
duría se une al hombre, no es ella la que se muda, sino que
muda el hombre, a quien de ignorante cambia en sabio” ;
mas si la sabiduría significara un hábito creado, se mudaría
en verdad, porque se verificaría el cambio del no ser al s e r:
significa, por tanto, algo increado.
4. Además, Hugo, en el tratado De Sapientia animae
Christi: “Una es la sabiduría que hace sabios a todos, y, sin
embargo, no del mismo m odo; porque mucho más conoció
con esta sabiduría aquella alma que fué unida a la sabiduría
por esencia, que no la tuvo ¡por participación, sino que la
poseyó por plenitud de unidad” ; luego si la plenitud de sabi­
duría no es otra cosa que la sabiduría increada, parece etc.
5. Además, Hugo arguye del siguiente modo: Si la sa­
biduría es un accidente, y la sabiduría es lo que hace bien­
aventurados a los sabios, nuestra bienaventuranza consisti­
ría en un accidente; mas los accidentes son mudables, luego
nuestra bienaventuranza asimismo lo seria.
6 . Además, el que da algo a alguien, en alguna manera
lo tiene; ahora bien, la sabiduría da al sabio el saber; luego
la sabiduría sabe. Mas si sabe, sabe por sí misma; por lo
que toda sabiduría, por la que el sabio sabe, es sabiduría
aabe por sí misma. Tal sabiduría eB increada; luego si
tí ajma de Cristo es sabia con tal sabiduría, está claro etc.
"• Además, Ja perfección es más noble que lo perfecti*
y el sabio más noble que el no sabio, y el que entiende
Que el que no entiende; luego, siendo así que la sabi­
d a es la perfección del sabio, ya que por ella el sabio sabe
atiende, se sigue que la sabiduría sabe y entiende. Mas
7° Puede saber sino por sí misma, y esta sabiduría no es
«ra que ^ increada; luego etc.
Por estas razones y autoridades se prueba que el alma
ain *Sto es sal3ia sól° con sabiduría increada, y no ella sola,
0 también toda otra alma que posea la sabiduría. Mas en
Sed specialius de anima Christi ostenditur sic.
8 . Sapientia facit eum cui unitur sapientem; sed sapien>
tía increata unitur animae Christi: ergo sapientia increat¡
anima Christi fit sapiens.—¡Si dicas, quod non unitur nisj
mediante sapientia creata, quae disponit ipsam animam a<j
unionem; contra: dispositio intermedia est prior et immedia,
tior et essentialior, quam illud, ad quod disponitur, quia
tenet rationem medii introductivi; sed anima Christi prius
et immediatius et esssntialius comparatur ad h y postas^
quam ad aliquod accidens, quod est in ipsa: ergo si Verbutn
aeternum et sapientia Dei est hypostasis et persona respectu
divinae naturae et humanae, priorem et iramediatiorem et
essentialiorem comparationem habet anima Christi ad sapien.
tiam increatam quam.ad crea tam: ergo etc.
9. Item, quanto sapientia maior est, tanto magis est cog.
noscibilis et faciens cognoscere; sed sapientia creata rainor
est quam sapientia increata et facit animam, cui praesens
est, esse cognoscentem: ergo multo fortius sapientia increa­
ta. Sed talis sapientia erat animae Christi praesentissima:
ergo etc.
10. Item, nihil plus requiritur ad cognitionem nisi sciena
et scibile et ratio cognoscendi praesens; sed hoc totum erat
in illa anima, in quantum erat Verbo aeterno unita: ergo
sapiens erat sapientia increata, omni sapientia creata cir-
cumscripta.
11. Item, “ sicut anima est vita corporis, ita Deus est
vita animae” et multo excellentius; sed anima se ipsa
potest vivificare corpus: ergo multo fortius ipse Deus se ipse
viviñeahit animam, et máxime illam, cui máxime est unitua;
sed talis erat anima Christi: ergo etc.
12. Item, si Deus cognosceret per aliud a se, vilesceret
eius cognitio, quia aut ratio cognoscendi esset nobilior, aut
minus nobilis; quocumque autem horum dato, esset vilificata
divina cognitio: ergo si anima Christi cognoscit per aliud a
se creatum, vilificatiir eius cognitio; quia illud aut est minus
nobile, et sic perfleitur ab ignobiliori; aut est magis nobile,
et tune anima Christi non est nobilissima omnium creatura*
rum: si ergo nobilissima est in fine totius nobilitatis crea-
tae '■*, impossibile est, quod cognoscat aliquid nisi per se, vel
per sapientiam increataiu.
13. Item, quanto aliquis intellectus immediatius accedit
ad fontem sapientiae, tanto sapientior est; sed anima Christi
est sapientissima: ergo immediatissime accedit ad sapien*

154 L't docet Augustinus ¡n loan. E vang., tract. 19, n. 12 ; tract. jJ;
n. 7 ¡ tract. 47, n. 8 ; Serm. 6 2 , c. 1, n. 3 (alias D e verbis Domini. ó) ¡
x i i i De ch ila te D ei, c. 2.
“ * V id e G lo s s a m A u g u s tin i a d d u cu n n 1 a Sen l . , d . i s , a. «, <1-
íundam . 1.
ticular se .prueba esto del alma de Cristo de esta manera.
g La sabiduría hace sabio a quien se une; ahora bien,
sabiduría increada se une al alma de Cristo; luego la sa­
biduría increada hace sabia al alma de Cristo.—Si alegares
' e n0 se une sino mediante la sabiduría creada, que dispone
ai alma para la unión, replico: la disposición intermedia es
n t e r io r , más inmediata y esencial que aquello a lo que dis-
® n6( por tener razón de medio introductivo; mas el alma
{Je Cris t 0 se comPar& anterior, más inmediata y esencial­
m en te a la hipóstasis que a cualquier accidente que esté en
ella; luego si el Verbo eterno y la sabiduría de Dios es hi-
nóst'asia y persona con relación a la naturaleza divina y hu­
mana, el alma de Cristo tiene una relación anterior, más in­
mediata y esencial con la sabiduría increada que con la crea­
da; luego etc.
g. A d em ás, cuanto m ay or es la sabiduría, tanto es m ás
conocible y capaz de ayudar a conocer; m as la sabiduría
creada es m enor que la increada y hace cognoscente al alm a,
en que reside; luego m ucho m ás eficazm ente la sabiduría in­
creada. Pero tal sabiduría esta ba presentísim a al alm a de
Cristo; luego etc.
10. Además, para conocer sólo se requiere el sujeto, el
objeto y la razón de conocer; mas todo esto existía en el
alma de Cristo, en cuanto estaba unida al Verbo; luego co­
nocía con la sabiduría increada, excluida toda sabiduría
creada.
11. Además, “ como el alma es vida del cuerpo, as! Dios
es vida del alma", y aun mucho más excelentemente; mas el
alma puede por sí misma vivificar al cuerpo; luego con ma­
yor eficacia Dioá por sí mismo vivificará al alma, y aun más
a aquella a la que está íntimamente unida, cual es el alma
de Cristo; luego etc.
1 2 . Además, si Dios conociera por algo distinto de si,
su conocimiento se rebajaría, porque esta razón de conocer
sería más o menos noble; mas en ambos casos el conoci­
miento divino quedaría rebajado; luego, si el alma de Cristo
conoce por alguna causa creada, su conocimiento se rebaja.
Porque esta causa o es menos noble, en cuyo caso es perfec­
cionada por lo menos noble, o es más noble, en cuyo caso el
alma de Cristo no es la más noble de las creaturas; luego,
si es la más noble en el ápice de toda la naturaleza creada,
es imposible que conozca por otra causa distinta de sí mis-
ttlai ca decir, que conoce por sí o por la sabiduría increada.
13. Además, tanto es más sabio el entendimiento, cuan­
to más se acerca a la fuente de la sabiduría; mas como el
alma de Cristo es sapientísima, se ha de concluir que se
Werca lo más inmediatamente posible a la sabiduría increa-
tiam in cre atam : ergo omni a lia sapientia circum scripta, eat
sapiens illa aeterna sapientia.
14. Item, anima Christi sic est unita aeternae maiestati
quod eodem honore est honoranda, quo honoratur aeterna
maiestas ; ergo pari ratione sic est unita aetemae luci, quofl
eadem sapientia sapit, qua lux sempiterna: sed haec eat
sapientia increata tantum: ergo anima Ohristi est sapienB
tantum sapientia increata.
15. Item, ubi est plenitudo sapientiae, superfluum est
ponere quod est ex parte; sed in Christo est plenitudo sapi-n.
tiae, quia in ipso complacuit omnem plenitudinem inhabitare
ad Colossenses p rim o"": ergo si omnis sapientia creata est
ex parte, superfluum est ponere in Ohristo vel eius anima
sapientiam creatam.
10. Item, natura non facit per phira quod potest facera
per pauciora et hoc spectat ad laudem naturae creatae:
ergo si quidquid laudis attribuitur naturae creatae potest
attribui naturas increatae; cum sapientia increata sit per
se suíficientissima, quia ex omni parte completa et plena;
ergo videtur, quod sapientia creata in Ohristo sit superflua.
Sed nihil tale ponendtm est in Ohristo: ergo etc.
17. Item , quandocumque lum ina m aterialia concurrunt
ad ídem m édium , ita quod unum exced it reliquum , unum
offu scat aliud, non propter repugnantiam , sed propter su-
perexcellentiam : erg o si m ulto plus superexcellit sapientia
increata creatam , quam aliquod lumen m ateriale exoedat re*
liquum quantum cum que m odicum , sapientia increata offua-
cabit aliam . Sed non est ponere in Christo aliqu am aapien-
tiam offu sca ta m : ergo etc.
18. Item, plus distat cognitio creata ab increata, quam
opinio a scientia, vel fides a visione aperta; sed in eodem non
potest simul esse opinio et scientia, nec fides et visio aperta
ergo nec sapientia creata cum increata.

Sed contba:

1 . Iesus proficiébat sapientia et aetate et gratia apvd


Deum et homines sed hoc non poterat esse per sapientiam
increatam: ergo praeter illam habebat sapientiam creatam.
2. Item, D a m a s c e n u s d ic it, quod in Christo propter
duas naturas necesse est ponere in eo duas fuisse volun ta tea:
1M S c ilic e t la tria e ; cf. m Sent., d. 9, a. 1, q . 1.
1,7 V e r s . 19. — X C o r ., 13, 9 : E x parte enim cogiioscim us, etc.
■“ A r is to t., v i i i T o p i c ., c . 4 (c. 9) : « E st a n te m ... p e c c a tu m , quando
o s te n d itu r p e r Io n giora q uod c o n tin g it p e r b re v io ra .» C f. I PhysiC
t e x t . 41 (c. 6).
C f. I C o r., 13, 9 se q q .. e t A r is to t., I Póster., c . 26 (c. ¿3).
,w I.tic., 2, 52.
” L ib . III D e fid e orthoetoxa, c . 13 seq . C f. m S e n t , d 17, a i , q 1
da luego es sabia con la sabiduría eterna, excluida toda otra
sabiduría.
] 4 . Además, el alma de Cristo de tal manera está unida
a la majestad eterna, que merece el mismo honor que e lla ;
juego por la misma razón, de tal manera está unida a la luz
etern a, que conoce con la misma sabiduría que la luz eterna;
la cu al siendo increada, se concluye que el alma de Cristo
e9 sabia sólo por la sabiduría increada.

1 5 . Además, donde se da plenitud de sabiduría, es sii-


perfluo poner parte de ella; mas esta plenitud se da en Cris­
to, Pues plu9 ° Padre poner en él la plenitud de todo ser,
a los Col. 1; luego si toda sabiduría creada es parte de sa­
biduría, es superfluo admitir en Cristo o en su alma sabi­
duría creada.
16. Además, la naturaleza no usa muchos medios para
conseguir lo que puede con pocos lo que cede en alabanza
de la naturaleza creada; luego si toda alabanza que se tri­
buta a la naturaleza creada se puede tributar a la increada;
siendo la sabiduría increada 3uficientísima de por si, por sei
totalmente completa y plena, parece que la sabiduría creada
es superflua en Cristo. Mas nada superfluo ha de ponerse
en Cristo; luego etc.
17. Además, siempre que varios haces luminosos con­
vergen en el mismo medio, y ninguno es más luminoso que
otro, si uno obscurece a los otros, será no porque sean opues­
tos entre sí, sino por su mayor excelencia; luego si la sabi­
duría increada excede a la creada mucho más que la luz ma­
terial puede exceder a otra cualquiera, la sabiduría increada
obscurecerá a la creada. Mas tal sabiduría no debe .ponerse
en Cristo; luego etc,
18. Además, el conocimiento creado dista del increado
más que la opinión de la ciencia o la fe de la clara -visión;
pero en el mismo sujeto no se puede dar juntamente opinión
y ciencia, fe y visión clara; luego ni la sabiduría creada con
■a increada.

P or e l c o n t r a r io :

1- Jesús entre tanto crecía eti sabiduría, en edad y en


gracia delante de Dios y de loa hombres; mas esto no puede
decirse de la sabiduría increada; luego además de la increa-
poseía también la creada.
2. Además, dice el Damasceno que en Cristo, por razón
86 sus dos naturalezas, es necesario poner también dos vo-
ergo pari ratione et duas cognitiones, ergo et duas scientiaa
ergo et duas sapientias.
3. Item, nullus est bonuB nisi bonitate informante, erg0
nullus est sapiens nisi sapientia informante; sed sapientia
increata nullius creaturae potest esse informativa, sed tan.
tum exemplativa: ergo si anima Christi est sapiens aliqUa
sapientia informante ipsam, neossse eat, quod praeter 9a.
pientiam increatam habeat etiam creatam informan tem
ipsam.
4. Item, sapientia accidit sapienti creato, qui non eat
sapiens Be ipso; sed sapientia increata, cum sit Deus, nulli
potest accidere: ergo necease est, quod praeter illam sapien-
tiam ponatur in anima Christi sapientia aliqua creata, cum
ei non sit esssntialis, sed accidat sapientia.
5. Item, est perfectio esse et bene esse; sed Deus nulliug
creaturae est forma perfectiva quantum ad easa: ergo nec
qvantum ad bene esse. Sed sapientia est forma perfectiva
ipsius animae Christi sapientia quantum ad bene esae: ergo
huiusmodi sapientia non potest esse sapientia increata:
ergo etc.
6 . Item, anima Christi non est sapiens per essíntiam,
cum sit sapiens per aliud a se: ergo si est sapiens, est sapiens
per participationem; sed non capit partem aeternas sapien.
tiae secundum essentiam, cum sit simplex: ergo necesse est,
quod capiat secundum influentiam. Sed talis influentia est
creata: ergo necesse est, quod anima Christi sit sapiens per
sapientiam creatam.
7. Item, anima Christi est de natura aliarum anima­
rum; sed nulla anima plene attingit ad fontem sapientiae
aeternas, nisi sit deiformis; sed deiformis non potest esse
nisi per aliquid sibi datum, quod eam informet et conformet
Deo; tale autem est gratia et sapientia creata: ergo necesse
est, quod anima Christi sit sapiens per sapientiam creatam.
8 . Item, Deus, cum sit lux et sapientia, diversimode cog-
noscitur a diversis, et ab anima Christi excellentius quaffl
ab aliis; aut ergo hoc est ratione ipsius Dei cogniti, aut
ratione potentiae cognoscentis, aut ratione alicuius dispo­
nen tis. Non ratione ipsius Dei, oom ipse in se nullam habeat
varietatem; nec ratione potentiae cognoscentis solum, quia
tune qui meliora haberent naturalia sapientiores et msliores
essent; quod. falsum e st: ergo hoc erit ratione alicuius habí;
tus intormedii disponentis. Sed talis habitus non est nisi
sapientia creata: ergo etc.
9. Item, sapientia Dei increata per sui essentiam est
ómnibus intelleotibus praesentissima: ergo si sola sui p r e ­
sentía faceret sapientes, quilibet intellectus essít sapien9’
quod si manifeste falsum est, ergo ultra praesentiam ips>uS
tades; luego por la m ism a razón dos conocim ientos, dos
¿"ncia9 y dos sabidurías.
3 Adem ás, nadie es bueno Bino por la bondad in for-
ante, y Por la mi9nia razón, ninguno es sabio sino por la
^biduría in form an te; m as la sabiduría increada de ninguna
3 eatura pu-íde llam arse inform ante, sino e je m p la r ; luego si
C[ r.Ima de Cristo es sabia por alguna sabiduría que la in­
forme, es necesario poner, adem ás de la increada, la sabi­
duría creada inform ante.
4 . Además, la sabiduría es un accidente para el hombre
ue ia, posee, y que no es sabio por su misma naturaleza;
¿as la increada no puede ser accidente, por ser D ios; luego
el alma de Cristo, que no es sabia por naturaleza, necesita
¿e la sabiduría creada además de la increada.
5 . Además, el ser y el ser bien son perfección; mas Dios
no puede ser forma perfectiva de creatura alguna en cuanto
al s e r ; luego ni en cuanto al ser bien. Mas la sabiduría es
form a perfectiva del alma de Cristo en cuanto al ser bien;
luego tal sabiduría no puede ser la increada; luego etc.
6 . Además, el alma de Cristo no es sabia por su esencia,
pue3to que lo es por algo distinto de sí misma; luego, si es
sabia, lo es por participación; esta participación no puede
ser de la sabiduría eterna, porque es simple, sino de su in*
fluencia. Mas tal influencia es creada; luego el alma de
Cristo debe ser sabia por la sabiduría creada.
7. Además, el alma de Cristo es de la misma natura­
leza que las otras almas; mas las almas no llegan a la fuente
de la sabiduría eterna si no son deiformes; lo que no se
consigue sino por un don de Dios, que la informa confor­
mándola a s í; tal don es la gracia y sabiduría creada; luego
es necesario que el alma de Cristo sea sabia con la sabiduría
creada.
8 . Además, Dios, que es luz y sabiduría, es conocido di­
gnamente por los seres, y por el alma de Cristo de modo
más excelente que por los demás; esto ha de ser o por razón
del mismo Dios conocido, o de la potencia cognoscitiva, o de
uta previa disposición. Lo primero 110 puede ser, pues Dios
es invariable; tampoco lo segundo, porque en este caso quien
tuviera más perfectas las potencias cognoscitivas, sería más
sabio y perfecto; lo que es falso; luego habrá de ser por
'Síón de alguna disposición intermedia habitual. Tal hábito.
110 es otra cosa que la sabiduría creada; luego etc.
Además, la sabiduría increada por su misma esencial
presentísima a todos los entendimientos; luego si sola
Presencia hiciera sabio, todo entendimiento lo sería; lo
"al siendo falso, se concluye que además de su presencia
necessario requiritur ipsius influentia. E rgo si anima C h n»
tst sapiens, patet, etc.
10. Item, Verbum Dei, quod eat sapientia, est unitum
oculo, et tamen oculus non est sapiens: ergo ad hoc,
anima sit sapiens, non sufficit ei unió in hypostasi: erg0
necesse est, quod uniatur sicut cognoscens cognoscibili, 0 ^.
nis autem talis unió est per assimilationem1" ; sed orani9
assimilatio est secundum aliquam qualitatem: ergo ncceaa*
est, quod ipsi animae detur qualitas spiritualis creata, per
quam sit ad cognoscendum idónea. Hanc autem V0 RAmi,g
sapientiam creatam: ergo etc.

[CONCLtrSIO]
Anima Christi, cum sil creatura,, sapiens fuit utraque
sapientia, creata scilicet et increata
R e s p o n d e o :

Ad praedictorum intelligentiam est notandum, quod, si­


cut ex quaestione praecedenti apparet, ad certitudinalem
cognitionem non sufficit lucis aeternae influentia sine sui
praesentia, pro eo quod nihil creatum potest animam per­
fecta certitudine stabilire, quousque pertingat ad veritatem
immutabilem et infallibilem lucem. Sic est intelligendmn,
quod ad sapientialem cognitionem non sufficit illius lucis
aeternae praesentia sine sui influentia, non .propter defec-
tum ex parte sui, sed propter dcfectum ex parte nostri, pro
eo quod intelligentia creata non pertingit ad illam fontalem
sapientiam, nisi sit deiformis eíFecta, ac per hoc elevata
et habilitata: elevata supra se, et habilitata in se. Ideo ne-
cessarium est, quod detur aliquid ci veniens desuper quod
tamen sit proportionale et ei inhaerens; hanc autem voca-
mus lucis aeternae influentiam; et quia animam ad sapien-
tiam habilitat, vocatur sapientia creata. Quia tamen ipsa
influentia non habilitat nec elevat, nisi continuetur cum luce
aeterna tanquam cum principio movente et ratione dirigen­
te et fine quietante; ideo non sortitur rationem sapientiae
ex se, sed ratione eius a quo fluit, secundum quod dirigit
et ad quod ducit; et haec est sapientia increata.— Et ideo
secundum illos sapientes, quibus est datum supra se ipso9
aseendere, nomen sapientiae principaliter et proprie attri-
buitur soli sapientiae fontali et increatae sed secundum
communiter loquentes et intelligentes non solum ei attri-
Aristot., v i E t h i c . , c. i : «Si quidera e x sim ilitu d in e qu ad am at'
q u e a fíin ita te c o g n itio e x is t it ipsis (potentiis anim ae).»
Iac., i, 17 : Omne datum optim um ... dcsursittn est, d e s c e ñ i d
a Paire lumimtm, etc. Cf. infra, solutio a<J 2-5.
requíere 9U influencia. Luego ei el alma de Cristo ea ea-
? es patente...
IQ, Además, el Verbo divino, que es sabiduría, eatá
ido al ojo, y no por eso éste es sabio; luego por la misma
^"¡ón, para que el alma sea sabia, no le basta la unión con
bThipÓtesis> 3*no es necesario que se unan como el cog-
¡jeente con lo conocible. Esta unión se verifica por asimi-
r^ión; rna.8 toda asimilación se realiza en virtud de alguna
c u a l i d a d ; luego es necesario que el alma esté dotada de al-
na cualidad creada, que la habilite para conocer. A esta
c u a lid a d llamamos sabiduría creada; luego etc.

[CONCLUSION]
de Cristo, siendo creatura, fué sabia con entram­
E l alm a
pas sabidurías, o sea con la creada y con la increada

R e s p o n d o :

para mejor inteligencia de lo dicho se ha de notar que,


según consta por la cuestión precedente, no basta para la
certeza del conocimiento la influencia" de la luz eterna sin
su presencia, porque ninguna cosa creada puede fundar la
certeza perfecta del alma, hasta que alcance la verdad in­
mutable y la luz infalible. Del mismo modo se ha de enten­
der que para el conocimiento sapiencial no basta la presen­
cia de aquella luz eterna sin su influencia, no por defecto
alguno de su parte, sino por nuestra insuficiencia, ya que
la inteligencia creada no alcanza aquella sabiduría fontal si
previamente no es deiforme, que la eleva y habilita: la eleva
sobre sí y la habilita en.sí. Es, pues, necesario que se le co ­
munique algo venido de lo alto, que le sea proporcionado
e inherente; a esto llamamos influencia de la luz eterna; la
cual, en cuanto habilita al alma para la sabiduría, es lla­
mada sabiduría creada. Mas como esta influencia no habilita
ni eleva, sino siguiendo unida con la luz eterna, como con
su principio motor, su razón directriz y fin quietante por
lo cual no tiene por sí la razón de sabiduría, sino por razón
^ 1 principio de donde emana, su acción conductora y el fin
al que conduce; y ésta es la sabiduría increada. Por consi­
guiente, según aquellos sabios, a los que ha sido dado ele­
varse sobre sí mismos, el nombre de sabiduría se atribuye
Principal y propiamente a la sabiduría fontal e increada;
Pero según el lenguaje y la inteligencia común de estas co-
eas>Ko sólo a ella Be atribuye, sino también a su influencia,
buitnr, sed etiam suae influentiae, quae est habilitatlva
tis humanac ad perfectam cognitionem. E í secundum ^
coneedendum est, quod anima Christi, cum sit creatura, ^
piens fuerit utraque sapientia, creata scilicet et increatj'
increata sicut principaliter moventc et regulante et q ^ ’
tante; creata vero sicut informante, habilitante et elevaste
ut ad illam increatam possit plene pertingere.
Et quod utraque simul concurrat, patet per illud
dicit Augustinus, nono De Trinitate, capitulo séptimo*
“ In illa aeterna veritate, ex qua temporalia facta sunt om!
nía formam, secundum quam sumus et secundum quam ve
in nobis vel in corporibua vera et recta ratione aliquid op^
ramur, visu mentis aspicimus, atque inde conceptam renuj
veracem. notitiam tanquam verbum apud nos habemus, et
dicendo intus gignimus, nec a nobis nascendo discedit".
quo apparet, quod ad sapientiam concurrit aeterna veritas
et concepta apud noB veritatis notitia, quae quidem est ip.
sius animae nostrae informativa

[SOLUTIO OBIECTORUM]

1. Ad illud quod primo obiicitur, quod omnis sapientia


a Domino Deo est; dicendum, quod sapientia ibi non acd-
pitur pro habitu, quo informatur anima sapientis, et quo
habilitatur ad cognoscendum, sed pro ratione cognoscendi
incommutabili. Omnis autem talis ratio est in arte divina,
pro eo quod est sempiterna, et sine illa non potest esse sa-
pientia creata, sicut ostensum est supra Unde ex illa aue-
toritate non potest concludi, quod sapientia creata non de-
beat poni.
2-3. Ad illud quod obiicitur de duplici auctoritate Au*
gustini, dicendum, quod utraque intelllgenda e st de sapien*
tía increata, quae tam en, sicut ex praem issis patet, non ex-
clu dit creatam . Verumtamen Augustinus, loquendo de sa­
pientia, sem per vel ut in pluribus fert intellectum suum ad
illam 3apientiam increatam , pro eo quod comparatione il*
Jius non reputat sapientiam creatam nom ine sapientiae díg-
n a m ; vel quia ad m odum influentiae totaliter pendet ex illa,
unde m agis est en tis quam ens “ . et m agis effectu s et iría*
■diatio sapientiae quam sapientia n u n cu p an d a — E t si W
quaeras, quare non sim iliter de beatitudine potest dici, cu®
ipsa om nino flu at a beatitudine a etern a; dicendum, qu0“
beatitudo aeterna dicit affection em inhaerentem summo bo*

m Num. 12.
Vide I Senl.. d. j , p. i, <J. i ad s, et d. 17, p. 1, q. 4-
1,1 H ic in corpore et quae&tione praecedsnti.
Sicut secundum Aristot., vil M ctaph., text. t (vi, c. i), accnH0'
tía a o a tam sunt entia, quam quid entis (substantiae).
habilita la mente humana para el perfecto conocimiento.
vU«egún esto hase d e conceder que el alma de Cristo, siendo
atura, estuvo dotada d e ambas sabidurías, creada e in­
vada: de la increada corno principal movente, regulante
a u i e t a n t e ; de la creada como informante, habilitante y ele­
v a n te , Pa r a poder alcanzar plenamente la increada.

Que entrambas concurran simultáneamente, se prueba


r jo que dice San Agustín en el libro IX De Trinitate, ca­
pitulo 7: “ En aquella verdad eterna, por la que todas las
cosas temporales han sido hechas, contemplamos la forma,
conforme a la cual somos y conforme a la cual en nosotros
o en los cuerpos obramos algo con verdadera y recta razón,
y por ella como verbo concebimos en nosotros el conoci­
miento veraz de las cosas, y al pronunciarlo internamente lo
e n g e n d r a m o s , y al engendrarlo no se distancia de nosotros” .
De todo lo cual se concluye que en la sabiduría concurre la
v erd a d eterna c o n el conocimiento de la verdad engendrado
en nosotros, la que es informativa de la misma alma.

[SO L U C IÓ N DE LAS O BJECIO N ES]

1. A lo que se objeta que toda sabiduría viene del Señor


Dios, hase de decir que en el lugar alegado la palabra sabi­
duría no se toma por el hábito que informa el alma del sa­
bio y la dispone para conocer, sino por la razón inmutable
del conocer. Tal razón reside en la ciencia divina, por cuanto
es eterna, y sin ella no se da sabiduría 11 creada, según ya
queda probado. Por lo que de la citada autoridad no se pue­
de concluir que no deba admitirse la sabiduría creada.
2-3. A lo que se objeta tomado de los dos textos de San
Agustín, hase de decir que ambos se han de entender do
la sabiduría increada, que no excluye la creada, como cla­
ramente se ve por lo que precede. Sin embargo, San Agus­
tín, hablando de la sabiduría, siempre o las más de las
veces hace referencia a la sabiduría increada, porque en
su comparación no considera a la creada merecedora del
nombra de sabiduría; o también porque a modo de influen­
cia depende totalmente de ella; por lo cual mejor la (*ua*
el nombre de accidente q'ue el de substancia, y mejor
*1 de efecto e irradiación de la sabiduría que el de sabi­
duría propiamente tal.— Si inquieres por qué no se aplica
mismo a la bienaventuranza, dependiendo ella total­
mente de la bienaventuranza eterna, hase de decir que la
- «naventuranza eterna incluye amor de adhesión al sumo
no. sapientia vero dicit cognitionem contemplantem sum.
mura bonum; affectio autem dicit ut ab anima, cognitio v«r0
ut ad animam ct propterea, quia diversarum affectionum
diversae sunt origines, ideo formaliter et originaliter diver.
sae ponuntur beatitudines. Non sic autem est in sapientia
quae, quantum est de se, respicit originem unam, lueerri
scilicet sempitemam, a qua et secundum quam est otnnis
cognitio certa.
4-5. Ad iilud quod obiicitur de Hugoiie, dicendum, quod
verba Hugonis concordant verbis Augustini, quia ipse tan-
quam homo excedens ”* et sapiens intellectum suum fert
potissime ad ipsum sapientiae fontem.—'Unde et quod obií-
cit, quod in accidentibus non potest esse beatitudo nostra,
non intelligit, quin per aliquod accidens ad beatitudineni
disponamur, sed quod quidquid est accidens habet potius
rationem viae conductivae in alterum quam quietativi et
consummativi. E t hoc modo poní mus sapientiam creatam
in anima Christi et in alia quacumque anima, non sicut. il.
lud, in quo quiescat illa beata anima, sed sicut illud, quo
reducitur et disponitur ad sapientiam increatam, qua prin-
cipaliter et potissime (it beata.
6-7. Ad illud quod obiicitur, quod sapientia dat sapere,
et quod sapientia nobilior est sapiente; dicendum, quod ipsa
sapientia creata non dicitur proprie dare sapere, sed magis
ipsa sapientia increata dat nobis sapere in se ipsa, dispo-
nendo nos per illam sapientiam creatam; et ideo non sequi-
tur de illa sapientia creata, quod sit sapiens vel habeat ac­
tum sapiendi, pro eo quod non tenet rationem entis com-
pleti, sed potius rationem viae et cuiusdam medii disposi-
tivi, sicut manifeSle habetur ex ipraedictis.
8 . Ad illud quod obiicitur, quod sapientia facit ¡lluro
cui unitur sap ien tem ; dicendum, quod sapientia potest ali-
cui uniri multipliciter, vel sicut hypostasis unitur naturae
substantificatae in ipsa, vel sicut ratio et lux cognoscendi
unitur cognoscenti illuminato per ipsam. Primo modo non
facit aa píen tem, quia tune corpus Christi, cum unía tur sa­
pientiae. esset sapiens, sed secundo modo. Hoc autem modo
non unitur animae Christi nisi mediante dono sapientiae
creatae, quae est tanquam lux informativa ipsius animae.
reddens eam deiformem et habilem ad contuendam lucero
sapientiae increatac l” .
9. Ad illud quod obiicitur, quod sapientia, quanto maior

*" Gf. Aristot., m D e anima, leKt. 38, 46 et 54 c. 8-10) M*11’


vi Meíapli., text. 8 (v, c. 4), respectu obiecti horum actuuni Uif1-
quod bonum e( malum sint jn retjus, sed verum et falsum ¡n men1*;
Sensus huius vocíb expliratur infra in corpore, ubi agitur 111
cognitione exeesslí-a.
1:1 C f, i i r .SV11I.. d. 2, ;i. .i, t¡. : a d 3 e t 4.
. y la sabiduría implica conocimiento contemplativo
bien supremo; el amor se dice en cuanto procede del
I a y el conocimiento en cuanto termina en el alma; y
* r w r diferentes loa principios de entrambas afecciones.
Cornial y originalmente se admiten diversas bienaventu­
r a s - No puede decirse otro tanto de la sabiduría, la cual,
Considerada en sí, tiene un solo origen, a saber, la luz
Eterna, por la cual y segiin la cual tiene certeza todo co­
nocimiento.
4 -3 .
A lo que se objeta tomado de Hugo, hase de decir
que las palabras de Hugo concuerdan con las de San Agus­
tín. porque él, como hombre extático y sabio, dirige su
atención preferentemente a la fuente misma de la sabidu­
ría. Por esta razón, lo que objeta de que en los accidente»
no puede consistir nuestra bienaventuranza, tampoco dsbe
entenderse en el sentido que por un accidente seamos or­
denados a la bienaventuranza, sino en el sentido que todo
accidente tiene más bien razón de vía conductiva hacia
otro que de quietativa y consumativa. D e este modo admi­
timos sabiduría creada en el alma de Cristo y en otra cual
quiera alma, no como algo en que repose el alma, sino
como algo que la conduce y dispone para la sabiduría in­
creada, por la que principal y esencialmente se hace bien­
aventurada.
G-7. A lo que se objeta que la sabiduría da el saber y
qus es más noble que el sabio, hase de decir que la sabidu­
ría creada no da propiamente el saber, sino que esto lo hace
la sabiduría increada al disponer para la sabiduría creada;
por tanto, no se sigue que quien posea la sabiduría creada
sí a sabio o esté actualmente en posesión del saber, porque no
encierra en sí la razón de ser completo, sino más bien de via
y medio dispositivo, como se hace manifiesto por lo dicho.
6- A lo que se objeta que la sabiduría hace sabio a
quien se une, hase de decir que la sabiduría puede uniría
a otro de diversas maneras: o como la hipóatasis se une a
naturaleza sustentada en sí misma, o comc la razón y
luz del conocer al que conocs iluminado por ella. Enten­
dida en el primer sentido, no hace sabio, pues en este caso
cuerpo de Cristo, al unirse a la sabiduría, sería sabio;
jiase de entender, pues, en el segundo sentido. En este sen-
* h- 710 une a* de Cristo sino mediante el don de la
abiduría creada, que es como la luz informativa del alma,
íclen hace deiforme y habilita para ver la luz de la sa-
mduría increada.
A ¡o que se objeta que la sabiduría tanto es más
eat, tanto magis est cognoscibilis et faciens cognoscere; (j[.
cendum, quod verum est per modum influentis; sed per mo.
dum informantis non est verum, nisi sit talis sapientia, quae
sit nata informare et perficere et uniri alteri per modum
formae. Talis autem non est sapientia increata, aed creata,
et ideo non concludit ratio illa.
10. Ad illud quod obiicitur, quod nihil plus r:quiritut
nisi sciens et scibile et ratio cognoscendi; dicendcm, quod
scicns potest nominare potentiam cognoscendi, vel potentiam
cum habitu. Si potentiam cum habitu; veritatem habet, et
tune includitur ibi scientia creata, quae est animae hábil],
tativa. Si autem nominet potentiam tantum; tune illa eat
falsa, et respondendum est per interemptionem ad rationem
praemissam.
11. Ad illud quod obiicitur, quod Deus est vita animae,
sicut anima est vita eorporis; dioendum, q¡uod anima dicitur
vita eorporis dupliciter, scilicet val per modum informan-
tis vel per modum influentis, quia anima comparatur ad
corpus dupliciter, videlicet per modum perfectionis et per
modum motoris Cum ergo ostendit, quod anima in vi­
vificando assimilatur Deo; dioendum, quod ista intelligitur
de ipsa, in quantum est motor, non in quantum est perfectio.
Movet autem anima corpus mediante potentia ct mediante
dispositione eorporis, quae reddit corpus idoneum ad anima;
influentiam; et hoc modo divina lux et amor movet et vivi-
ficat ipsam animam mediante gratia ct sapientia sibi infusa.
12. Ad illud quod obiicitur, quodsi Deus cognoscit per
aliud a se, quod vilescet sius cognitio; dicendum, quod non
est simile: quia Deus, cum sit nobilissimus, nihil potest se
ipso habere nobiliius, nec simpliciter nec secundum quid, nec
quantum ad esse nec quantum ad bene esse, quia ipsum esse
est sibi bene esse; anima vero Christi licet sit nobilior ceteris
creaturis ratione gratiae unionis, tamen differunt in ipsa essf
et bene esse, substantia et dispositio accidentalis. E t quia per
illam dispositionem aliquam acquirit completionem, ideo non
repugnat nobilitati suae in genere creaturac, quod habeat
aliquid nobilius se saltem secundum quid; nam ultima com
pletio et perfectio, ad quam terminatur illius animae apDeti-
tus, est sapientia increata, et ad Hlam disponitur per creatfti»
influentiam, sicut patet ex his quas supra dicta sunt.
13. Ad illud quod obiicitur de intellectu accedente a<¡
fontem sapientiae immediate; dicendum, quod est mediu®
disponens et est médium deducens Primum est intrin**’
cum, secundum extrinsecum; primum facit magis aproximé
Sive ¡>cr neKatkmem. — Vide Arislm... n /)<? anim a, tes*-
se<j. (c. 5), ubi similis distinctio insinuatur.
m Cf. Aristot., IT fíe anima, lext. 5 stíjq., text. 13 seqq et texl- ’
seq. (c. 1, 2 et 4). IT* Vide i! ScuL, 0 . 23, a. 2, q. 3 '
nocible y capaz de ayudar a conocer, hase de decir que
C v e r d a d si ae considera como causa influyente; psro no
¿ se considera como causa informante, a no ser que se
trate de una sabiduría cuya naturaleza oea informar, per­
f e c c i o n a r y unirse a otra substancia como forma. Esto no
conviene a la sabiduría increada, sino a la creada, por lo
que es concluyente el argumento.
10. A lo que se objeta que para el acto de conocer sólo
s » r e q u ie r e el sujeto, el objeto y la razón de conocer, hase
de d e c ir que e l sujeto puede ser la facultad de conocer o la
f a c u lt a d con el hábito. S i designa la facultad con el hábi-
t0j es verdadera, y en ella se incluye entonces la ciencia
cre a d a , que habilita al alma. Si designa solamente la fa­
cultad, es falsa, y se ha de responder por negación total
¡je la razón propuesta.
U. A lo que se objeta que Dios es vida del alma, como
ésta lo es del cuerpo, hase de decir q-te el alma es vida del
cuerpo de dos maneras, a saber, como informante o como
influyente, porque el alma se relaciona con el cuerpo de
dos maneras, como perfección o como motor. Cuando se
dice que el alma vivificando sa asemeja a Dios, se ha de
entender del alma en cuanto motor, no en cuanto perfec­
ción. El alma mueve al cuerpo mediante su potencia y la
disposición del cuerpo, que lo capacita para recibir su in­
fluencia; de este modo la luz divina y el amor mueven y
vivifican al alma mediante la gracia y la sabiduría inf-sa.
12. A lo que se objeta que, si Dios conociera por otro
medio fuera de si, su conocimianto se rebajaría, hase de
decir que la comparación no vale; porque Dios, que es no­
bilísimo, no admite sobre sí nada más noble, ni absoluta
ni relativamente, ni en cuanto al ser ni en cuanto al ssr
bien, porque su ser es su propia perfección; mas el alma de
Cnsto, aun siendo más perfecta que todas las criaturas
por la gracia de la unión, sin embargo difieren en ella el
y el ser bien, la substancia y la disposición accidental,
como en virtud de esta disposición recibe algún comple­
mento, no repugna a su perfección creada el tener alguna
perfección superior a sí, al menos relativamente; porque
^ e m e n t o y perfección última, en que termina el apeti-
la i a*rna' es sabiduría increada, a la que se dispone por
,n-¡uencia creada, como es patente por lo dicho arriba.
Un A 1° que se objeta sobre el entendimiento que se
deci lnme(^'atamente a la fuente de la sabiduría, hase de
Prirtv»<3ue un medio que dispone y otro que aleja. El
2r° es intrínseco; el segundo, extrínseco; el primero
re, secundum vero facit distare. Praedicta autem proposita
veritatem habet de medio dedueente; sapientia autem criat»
quae ponitur in Christo, tenet rationem medii disponentia a<i
hoc, quod perfecte et immediate hauriat de fonte sapientiae
aeternalis. Et sic patet, quod illa ratio non procedit.
14. Ad illud quod obiicitur, quod anima Christi adoratur
latría propter unionem cum maicstate, e tc .; dicendcm, qUo(j
non est simile, quia ado ratio est actus, qui debetur ipsi na-
turae ratione personae. Honor enim, qui exhibetur Christo
nec animae per se nec corpori exhibetur, sed personae.
qua illa dúo subsistunt; cognitio autem est actus exiens a
potentia ipsius animae. E t sicut nabura divina et humana ¡n
Ohristo distinctae sunt, sic habsnt diversas virtutes et ope-
rationes, ac per hoc diversas sapienlias et cognit io n e s ¿on
aic diverso honores. Et ideo non est simile.
15. Ad illud quod obiicitur, quod ubi est ponere plenitu­
dinem sapientiae, superfluit ponere quod est ex parte; d¡.
cendum, quod verum est in eodem et secundum idem. Cum
autem dicitur. qttod Christus habuit plenitudinem sapien.
tiae, hoc est secundum naturam increatam, si íuuihgatui
de plenitudine simpliciter et extra genus; si vero intelliga-
tur de plenitudine in genere, sic competere potest naturae
creatae, et haec quodam modo est ex parte respectu pleni-
tudinis simpliciter; nec est superflua, quia magis proportic-
nalis est ipsi animae, quia per se nudam capere non poterat
illam sapientiae iacreatae immensitatem.
16. Ad illud quod obiicitur, quod natura non facit per
plura, etc.; dicendum, quod illud verum eat, si aeque ber.e
et ordinate per unum fíat, sicut per plura; sic autem non est
hic, et hoc non est propter dcfectum ipsius sapientiae illus-
trantis, sed propter nabüram ipsius animae suscipientis, sicut
patet ex iis quae dicta sunt supra
17. Ad illud quod obiicitur de luminibus materialibus.
dicendum, quo3 non est simile: quia unum illorum luminum
non disponit ad aliud, immo unumquodque per se habet pro-
prium esse et distinctum; et ideo operatio unius minus appa-
r«t quam operatio alterius, quae pro sua excellentía sibi vindi-
nat dominiim. Non sic autem est in proposito, quia sapientia
creata disponit ad incrcatam, nec creata lucet nisi per íncrea-
tam, nec ad increatam attingitur, nisi disponente creata.
18. Ad illud quod obiicitur de distantia ínter scientiatn
creatam et increatam, et opinionern et scientiam; dicendüWi
quod non est simile: quia opinio et scientia sunt in eode!"
et secundum idem et respectu eiusdem, liabentes divers*3

Cí. etiam trr Seiil., d. 14, a j , q. 1 ad 3. ThWrm, ad A f l 5 •ílt'


tina tui seque ns el praecedens solwtio
roxim a , el segundo distancia. La proposición es verda-
ai se refiere al medio que distancia; mas la sabiduría
%pada, que admitimos en Cristo, tiene razón de medio dis-
Lwenté, para que perfecta e inmediatamente beba de la
de la eterna sabiduría. Por donde se ve cómo la ra-
¿ o predicha nada prueba.
1 4 . A lo que se objeta que el alma de Cristo ea ado­
rada co n culto de latría por su unión con la majestad, etc.,
vage de dacir que no hay paridad, porque la adoración ea
un acto q'i-e se debe a la naturaleza por razón de la persona,
pues el honor que se tributa a Cristo, ni se tributa al alma
w si misma ni al cuerpo, sino a la persona en que ambos
subsistan; mas el conocimiento es un acto que nace del alma
ffl¡sma. Y como la naturaleza divina y humana en Cristo
son distintas, así también son distintas sus facultades y
operaciones, como sus sabidurías y conocimientos, mas no
son diversos los honores. Por lo que no hay paridad.
15. A lo que se objeta que en donde se da plenitud de
aabiduría, es superfluo poner parte de ella, hase de decir que
es verdad refiriéndose al mismo sujeto sobre el mismo ob­
jeto. Mas cuando se refiere a Cristo, que tuvo plenitud de
sabiduría, hay que entenderlo según su naturaleza increa-
da, si se aplica a una plenitud absoluta fuera de todo géne­
ro; pero si se aplica a una plenitud genérica, puede atribuir­
se también a la naturaleza creada, la que es parcial respec­
to de la plenitud total; ni puede decirse superflua, porque
es más proporcionada al alma, que por sí sola no podría al­
canzar la plenitud de la sabiduría increada.
.16. A ]o que s? objeta que la naturaleza no emplea mu­
chos medios, etc,, hase de decir que es verdad si se hace
ordenada e igualmente bien por un medio lo que se hace
por muchos; lo que no ocurre en este caso, no por defecto
d’ la sabiduría q>ue ilumina, sino por la naturaleza del alma
que la recibe, como se ve por lo dicho más arriba.
17. A lo que se objeta de los haces luminosos materia-
,e3>hase de decir que no hay paridad, porque uno de aque­
llos haces no dispone para otro; es más, cada uno de ellos
tiene su propio y distinto ser; por lo que la operación de
uno luce menos que la del otro, que por su excelencia se
arroga la superioridad. Nio sucede lo mismo en nuestro caso,
porque la sabiduría creada dispone para la increada, y ni
•* creada luce sino por la increada, ni se llega a la increada
S1 antes no dispone la creada.
18- A lo qui se objeta tomado de la distancia que me-
>a entre la ciencia creada y la increada, y la opinión y la
r»eneia, hase de decir que no hay semejanza, porque la opi-
^i°it y ia ciencia radican en el mismo Bujeto, y verBan sobre
m,sn|o objeto bajo la misma razón, teniendo diversas
et opposítaa conditiones; sapientia autem creata et increa.
ta, licet differant in natura, non tamen secundum idem ja.
sunt. nec sic oppositas et incompossibiles habent conditi0.
nes, immo ne ce 33 a rio concomitantes, quia nihil rsreatum sufa.
sistit nisi per increatum. Et sic patet reaponsio omniu^
oiiectorum.

QUAESTIO VI
Utrum anima Christi coirjprehendat ipsam sapientiam
increatam
Supposito, quod anima Ohristi sit sapiens (sapientia m.
creata pariter et creata, quaeritur consequenter, utrum com-
prehendat ipsam sapientiam increatam. Et quod sic, vid*tur.
1. Ioannis te rtio'": Non ad mensuram dat Deus spin.
tum; Glofifta: “ Hominibus ad mensuram, Filio vero non ad
mensuram; sed sicut totum. ex se to'to genuit, ita incamato
Filio totum Spiritum suum dedit, non partialiter et per sub­
divisiones, sed generaliter et universaliter” ; sed iuxta men­
suram spiritus dati mensura est in cognitione veri: ergo si
anima Christi immenso modo accepit Spiritum sanctum,
immenso modo cognoscit Deum; ct hoc non est aliud quam
comprehendere ipsam divinam sapientiam: ergo etc.
2. Item, Augustinus. décimo tertio De Trinitate, capi­
tulo décimo n on o"’ : “ In Verbo intelligo verum Dei Filium,
in carne verum hominis filium, utrumque in una persona
Dei et hominis ineffabilis gratiae largitate coniunetum”.
Gratia igitur unionis est ineffabilis, ergo immensa et in-
comprehensibilis; sed iuxta qujmtitatem gratiae est quan-
tita9 cognitionis: ergo si cognitione incomprehensibili infi-
nitum est comíprehensibile: quantaecumque sit immensita-
tis, comprehendetur ab anima sibi unita.
3. Item, H u g o’7' dicit, De sapientia Christi: "A n im a
Ohristi habet omnia per gratiam, quae Deus habet per na-
turara’’ ; sed Deus per naturam habet comprehensionem suae
sapientiae: ergo anima Christi hoc habet per gratiam.
4. Item, tantum vel plus est esse Deum quam comprf-
hendere Deum; sed gratia unionis potest in hoc, ut faciat
creaturam esse Deum: ergo multo fortius faciet creaturam
ib V ers. 34 — O los ¡a est ordinaria a]>ud Strnbnni et Lyrnnt''"
cf. A u gu stin u s In Joan. F v a n g .. tract. 14, 11. jo seq. — fía d em qn *eí>-
tto solv itu r t u S e n t., d. 74, a. 1, q. 2.
171 Miini. 24 : *In V erbo... et .utrnm<jue simul in imam persona'1
Dei et hominis ineffíibtli gratiae largitate coniunctum .»
m Com pletáis : de Sapientia animae Christi, ubi circa fineiii -i34’
v e r i» tu am Ambrosio attrilmiintiir. Tbitlem insuper sequen* -ir?»'
mentnm insimialur
. aun opuestas condiciones; mas la sabiduría creada e in-
y aunque difieran en su naturaleza, no radican en el
Cf^eto 'según la misma razón, ni tienen tan opuestas e in-
3 iitpiitibtes condiciones; es más, son necesariamente con­
tinuantes, porque nada creado subsiste Bino por Lo increa-
Es, pues, patente la solución de todas las objeciones.

CUKSTIÓN VI
pregúntase si el alma de Cristo comprende la sabiduría
increada

S u p u e sto que el alma de Cristo es sabia con la sabiduría


creada e increada, se inquiere, como una consecuencia, si
com prende la sabiduría increada. Y parece que si.

1 . San Juan, capítulo 3: No le ha dado su espíritu con


medida; la Glosa: "A los hombres da Dios con medida, mas
al Hijo n o da c o n medida; sino que como lo engendró de
toda su substancia, así le dió todo su Espíritu, no parcial­
mente y por subdivisiones, sino general y universalmente” ;
mas la medida en el conocimiento de la verdad ea la medida
de la donación del Espíritu; luego ai el alma de Cristo re­
cibió al Espíritu sin medida, de la misma manera conoce a
D ios; lo que no es otra cosa que comprender la sabiduría
divina; lu e g o etc.

2 . Además, San Agustín, en el libro De Trinitate. ca­


pitulo 19; ‘‘En el Verbo reconozco al verdadero Hijo de Dios,
en la carne al verdadero H ijo del hombre, ambos unidos por
la liberalidad de la gracia inefable en una persona de Dios
y del hombre” . Por tanto, la gracia de unión es inefable,
luego inmensa e incomprensible; mas el grado de conoci­
miento sigue al grado de la gracia; luego si por un cono­
cimiento incomprensible es comprensible lo infinito, cual­
quiera que sea su inmensidad será comprensible por el alma
unida.

3. Además, Hugo dice, De Sapientia Christi: "El alma


* Cristo tiene por gracia lo que Dios tiene por naturaleza";
Wioa por su naturaleza se comprende, luego el alma de
' ^**0 comprende a Dios por gracia.

Además, tanto o máa es ser Dios que comprender a


S; mas la gracia de unión hace a la creatura D ios; luego
comprehenderc Deum. Sed non aliara quam Christi animam:
ergo etc,
5. Item, Bemardus, Ad Eugeniwm, dicit, quod eat
unitas nativa, dignativa et superdignativa: illa imitas dig.
nativa non est tanta, quanta est unitas Trinitatis, quae est
superdignativa, et maior quam nativa; sed tom in unltat»
nativa quam in unitate superdignativa unum extremoruin
comprehenditur ab altero, et e converso: ergo pari ratione
videtur et multo fortiori in unitate dignativa. Sed secundum
hanc unitur anima Christi cum sapientia increata: ergo etc.
6 . Item, Isidorus “Trinitas aibi sol i nota est et ho-
roini assumto” , et constat, quod hoc non intelligitur de qua.
cinaque notitia, aed de illa solum, in qua non communicat
Trinitas cum creatura pura; sed ista non est nisi cognitio
comprehensiva: ergo hanc habet creatura unita.
7. Item, Cassiodorus “ Illam lucem inaccessibilem s»
nitas mentís super omnes claritates intelligit” ; 3ed anima
unita Verbo fuit 3 anisBima: ergo intelligebat illam sapee
omnem aliam claritatem: ergo aut nuilam aliam claritatem
comprehendebat, aut si aliquam comprehendebat, et illam.
8 . Item, gratia unionis exeedit quantamcumque gratiam
comprehensionis improportionaliter: ergo improportionaliter
facit Deum cognosci clarius; sed hoc non est aliud quam
comprehenderc divinam sapientiam: ergo etc. Nihil enim
Improportionaliter exeedit omne finitum nisi infinitum".
9. Item, Augustinus, nono De Trinitate dicit, quod
quia anima simplex est, ideo, cum se novit, totaliter se nc-
vit, non secundum partem: ergo cum sapientia aeterna sit
simplex, si ab anima Ohristi cognoscitur, totaliter oognos-
citur; sed rem totaliter cognoscere non est aliud quam com-
prehendere: ergo etc.
10. Item, haec est per se vera: simplex, cum attingi-
*" S iv e lib. v D e consideratione, c. 8 et 8, n. 18-21, ubi ínter nm i*
modos unitatis (cf. I I I S e ttt., d. 6. a. 2, q. 2) recenset unitattm
ram , i. e. qua lim us noster a D ei V erbo in unnm assum tus est pfr'
sonam ; et nnitatem T rin ilalis (superdignativam ), i, e. qua tres J*r‘
sonae una substantia sunt, et quae arcem ten et ínter om nes imítate*1
De unitate dignativa subinde ostendit (n. 20) : quod haec unitas duí'
rnm [scilicet T rin itatis et n ativa e], consisten* m edía unitatum , aitf'
Miccumbere, alteri praeem inere ropnoscitiir ; qunntiim superif>re
ferior, tantum inferior? superior». " ll* U b . ) S e n i., c. 3, n-.:.
** I^ib. D e a u im a , c. 3, ubi ostendit nos im m orlalcs et lumen d1'
pof.se propter im aginen) Dei : ilp&e enim D eus om nipotens **•’
h a bet im m o r ta lita tem e t lum en h a b ita t ¡naccesibile (I T im ., 6.
quod supra om nes claritates vei adm iratione* nanitas jnrntis *n**
Iigit, sed im ago tiliquam habet sim ilitudinem . C elerum haec In™11
habere non potest quod veritas», etc.
* A risto t., 1 D e cáelo et ntundo, te s t 52 et 04 (c. 6 et 7) ’ •**'
autem n ulla est in fin iti ad finitum.»
" * Cap. 4, n . 7 ; clarius ibidem x , c j , n. 6 ; cf. vu De C('it'1
litteram . c. a r , n. 28.
con mucha mayor razón hace a la creatura comprender a
p j0S) y no a otra sino al alma de Cristo; luego etc.

5. Además, San Bernardo, Ad Eugenwm, dice, que hay


unidad nativa, dignativa y superdignativa; la dignativa no
es tanta cuanta en la Santísima Trinidad, que es superdig­
nativa, y mayor que la nativa; mas tanto en la nativa como
en la superdignativa uno de loa extremos es objeto de la
c o m p r e n s ió n del otro y viceversa; luego igualmente y con
m ayor razón se dará en la unidad dignativa. Mas el alma
3e une a la sabiduría divina según esta última; luego etc.

6 . Además, San Isidoro: "La Trinidad es conocida por


ella sola y por el hombre unido” , y consta que esta opinión
nú se entiende de cualquier conocimiento, sino de aquel en
que la Trinidad no comunica con la pura creatura; mas este
conocimiento no es otro que el comprensivo; de donde se
sigue que lo tiene la creatura unida.

7. Además, Casiodoro: “ El alma en gracia percibe aque­


lla luz inaccesible sobre todas las otras claridades” ; mas el
alma unida al Verbo fué llena de gracia; de donde se sigue
que percibía aquella claridad sobre todas las demás; por con­
siguiente, que o no comprendía claridad alguna o aquélla
también la comprendía.

8 . Además, la gracia de unión sobrepasa absolutamente


a toda otra cualquiera gracia de comprensión; luego en el
mismo grado nos hace conocer a Dios; mas esto no es otra
cosa que comprender la sabiduría divina; luego etc. Nada,
en efecto, sobrepasa absolutamente a lo finito, sino lo in­
finito.

Además, San Agustín, en el libro IX De Trinitate,


dice que, siendo el alma simple, se conoce totalmente, no en
Iarte; por lo mismo, siendo simple la sabiduría eterna, de-
ser conocida por el alma de Cristo totalmente; mas
'onoeer totalmente una cosa es comprenderla; luego etc.

W- Además, esta proposición es de por sí verdadera;


’ £;mple se comprende totalmente cuando se comprende; lo
tur, totum attingitur " ; ergo simplicius totaliter attingj.
tur, et simplicissimum totalissime attingitur; sed Verhuj,
increatum habet summam simlplicitatem: ergo totalissime
attingitur. Sed hoc est ipsum perfectiaaime comprehendere-
ergo perfectissime comprehenditur ab anima Christi.
11. Item, anima Christi in cognoscendo Verbum aut to-
tum habet patens, aut aliquid Verbi habet latens et aliquid
patena. Si omnino habet patens: ergo omnino comprehen­
dit; si aliquid habet latens et aliquid patens: ergo in Verbo
est aliquid et aliquid. Sed hoc est inconveniens, quia non
esset summa simplicitas: ergo etc.
12. Item, si aliquid latet, aut illud est Deus, aut non.
Si non: ergo propter latentiam illius nihilominus compré
hendit Deum. Si est Deus: ergo Deus latet animam Christi;
sed nulla anima, quam. Deus latet, est beata; ergo secun­
dum. hoc anima Christi non est beata. Sed hoc est absnr.
dum: ergo et illud, ex quo hoc sequitur.
13. Item, sicut, eat in Deo vere inmiensitas, ita vere
eat in Deo simplicitas; sed sicut immensitatis est nunquam
omnino capi, ita simplicilatis est a quocumque capitur totali-
ter capi: ergo qua ratione dicitur incomprehensibilis ratior,;
immensitatis, dicetur comprehensibilis ratione simplicitatis.
14. Item, si in puncto idem esset essentia et virtus,
quod attingeret ipsum totaliter secundum essentiam atrin-
geret ipsum totaliter secundum potentiam; sed in Deo idem
est sua essentia et virtus sua, et quidquid est essentiale in
ipso totum est idem et simplicissimum: aut ergo nihil Dei
attingitur, aut si aliquid attingitur, totum et totaliter attin­
gitur, ergo totum et totaliter comprehenditur: ergo non ao-
lum anima Christi Verbum comprehendit, sed omnis anima,
quae qua lite rcumque Deum cognoscit.
15. Item, Beda dicit, quod “ animam nihil minus Deo
implere potest"; sed si capacitas animae posset aliquo finito
impleri, aliquod minus Deo ipsam repleret: ergo extendit
se animae capacitas ad infinitum ut infinitum. Sed anima
Christi comprehendit omne, ad quod se extendit sua capí-
citas. cum sit plene perfecta: ergo comprehendit infinitum
16. Item anima Christi diligit Deum, quantum debet
diligi; sed debet diligi Deus sine modo et m en su ra ": erg0
eum tantum cognoscat, quantum diligit, cognoscit ergo sine
mensura: ergo etc.
17. Item, natura intellectus est, quod vigoratur in ¡n'

A r i s t o t ., D e Hitéis iiiseca bilions, a it : * R c s , qune pn rtih us


t a n g it rem p a r tih u s r a r e n te m , to ta t o ta m , e r g o e u n d r m loriim l* *
s id e b u n t [d ú o p u n e ta se s e ta n g e n t i.i] .»
,B l'.xpos, in A c t ., 5, 3.
11,1 Bernardas, De diligendo Deo, c. 1, n. 1 : «Causa diligen di O**"
D í « s est ; m odus, sine m odo diligeTe.»
_¿6 gimple más totalmente, y lo simplicísimo totalísiraa-
mente; mas el Ver’o o goza de simplicidad absoluta; luego
totaj¡3 irnamcnte se conoce. Mas esto equivale a compren­
derlo perfectísimamente; luego así lo conoce el alma de
Cristo.
11 . Además, el alma de Cristo, al conocer al Verbo, o lo
tiene todo patente, o algo oculto y algo patente. Si del todo
lo tiene patente, se sigue que lo conoce absolutamente; si
z\f;Q tiene .patente y algo oculto, se sigue que en el Verbo
hay partes diversas. Mas esto es inconveniente, porque no
sería en sumo grado simple; luego etc.
12. Además, si algo está oculto, o esto es Dios o no lo es.
Si no lo es, no obstante su ocultamiento, conoce perfecta­
mente a Dios. Si lo es, luego Dios es ignorado por el alma
de Cristo; mas ningún alma a quien Dios se oculta es bien*
aventurada; luego según esto el alma de Cristo no sería
bienaventurada. Mas esto es absurdo; luego el principio de
donde se sigue.
13. Además, en Dios hay verdadera inmensidad, como
hay verdadera simplicidad; mas como es propio de la inmen­
sidad el jamás ser del todo comprendida, así de la simpli­
cidad es ser totalmente comprendida por quien la compren­
de; luego por la misma razón que se dice incomprensible
por razón de su inmensidad, se dice comprensible por razón
de su simplicidad.
14. Además, si en el punto se identificasen su esencia
y su potencia, quien conociera totalmente su esencia, cono­
cería asimismo totalmente su potencia; mas en Dios se iden­
tifican. su esencia y su potencia, y lo que ea esencial en él,
es uno y simplicísimo; de donde se concluya que o nada se
conoce de Dios, o, de conocerse algo, todo y totalmente se
conoce; luego todo y totalmente se comprende; luego no
sólo el alma de Cristo conoce al Verbo, sino también toda
alma que de alguna manera conoce a Dios.
15. Además, dice Beda que “ al alma sólo Dios la puede
llenar” ; mas si la capacidad del alma se pudiera llenar con
alguna cosa finita, algo inferior a Dios la llenaría; luego la
capacidad del alma se extiende a lo infinito como tal. Pero
el alma de Cristo comprende todo aquello a que Be extiende
capacidad, por ser totalmente perfecta; luego comprende
'o infinito.
16. Además, el alma de Cristo ama a Dios como merece
9er amado, sin modo ni medida; luego como el conocimiento
acompaña al amor, conoce, .por consiguiente, sin medida;
luego etc.
Adamas, tal es la naturaleza del entendimiento que
telligendn summum intelligibile ergo quanto anima Chri3.
ti clarius intclligit, tanto nata est ad clarius intelligendum:
ergo vel nunquam habebit statum, vel totaliter comprehen-
det Verbum sibi unitum.
IS. Item, si aliquid esset, quod capiendo aliquid amplia,
retur eius capacitas, aut nunquam. impieretur per illud, aut
infinitum apponeretur; sed capacitas animae Christi est ta­
lia: ergo vel reman et ex aliqua parte sui vacua, vel com­
prehendit sapientiam infinitam.
19. Item, tantum distat finitum ab infinito, quantum
distat creatum ab increato; sed distantia creati ab increato
non impedit, quin intellectus elevet se ad cognoscendum in-
creatum aub ratione increati; ergo parí ratione finitum po-
terit elevari ad cognoscendum infinitum suib ratione infiniti.
Sed hoc non est dari in alio quam in anima Christi: ergo etc.
20. Item, quantum distat finitas ab infinítate, tantum
distat simplkiLas a compositióme; sed intellectus animae
Christi, licet habeat aliquam compositionem, tamen capit
et cognoscit ipsum Verbum sub ratione simplicitatis sum-
mae: ergo similiter sub ratione summae infinitatis. Sed hoc
est comprehendere totam Verbi sapientiam: ergo anima
Christi comprehendit sapientiam increatam.

C o n t r a :

1. Damascenus, primo lib ro 1", capitulo quarto: “ Infi-


nitus est Deus et incomprehensibilis, et hoc substantiae eius
comprehensibile infinitas et incompreliensibilitas eiu s": ergo
quod dicatur incomprchcnsibile, non est ratione sui, sed res­
pectu naturae creatae: si ergo anima Ohristi est creatura,
incomprehensibilis est ei sapientia increata.
2. Item, Augu 9 tinus, duodécimo De civitate Dei m: “ Quid-
quid scitur scientis comprehensione flnitur"; sed infinitum
nullo modo potest esse finitum fin ito: ergo nullo modo com­
prehenditur a finito. Sed anima Christi est finita, cum sit
creatura: ergo etc.
3. Item, omne cognoscens cognoscit secundum faculta»
tem c o n g n o s c e n t i s s e d facultas cognoscentis animae
Christi finita e s t: ergo quidquid cognoscit cognoscit ut fini­
tum et modo finito: ergo nullo modo comprehendit infinitum.
4. Item, omne, quod comprehendit aliquid, in se tota­
liter capit, ergo vel maius est illo, vel aequale illi; sed atii‘
lr Cf. f Smtt., d. t, n. 3, q. j ad s.
S c ilic tt De fid¿ orthodoxa, Recentior versio (ed. \fign e) ■ «l11-
finirus igitur est Deus et incom prehensibilis, atque hoc unuiu est-
quod <ie eo ixircipi possit et com prehendi.» *" Cap. 18.
,w S e cu n d u m B o e tliiu m , v coitsnlatiotiC. p ro sa : «O m ne en '1'1
qu od co giio M 'ilu r. non se c u n d u m su i v im , sed se c u n d n m co gn n scefl'
tinn> p o tiu s t-ífiip relieiu litliT fncultKltM ii.i
w vigoriza cuando su objeto es lo sumo inteligible; luego
cuanto el alma de Cristo más claramente entiende, tanto se
hace más capaz de entender con mayor claridad; luego o ja-
jnás llegará a su perfección o totalmente comprende al Ver­
bo unido a sí.
18. Además, si se diese un sujeto que agrandase bu ca­
pacidad siempre que alcanza su objeto, o nunca sería sacia­
do por su objeto o llegaría a lo infinito; mas tal es la capa­
cidad del alma de Cristo; luego o permanece insaciado o
comprende la sabiduría infinita.
1 9 . Además, tanto dista lo finito de lo infinito cuanto
lo creado de lo increado; mas la distancia de lo creado a lo
increado no impide que el entendimiento sea elevado a co­
nocer lo increado como tal; y por la misma razón lo finito
puede ser elevado a conocer a lo infinito como tal. Mas esto
no es posible que suceda sino en el alma de Cristo; luego etc.
20. Además, cuanto dista lo finito de lo infinito, tanto
dista lo simple de lo compuesto; mas el entendimiento del
alma de Cristo, aun cuando tenga alguna composición, co­
noce al Verbo en su máxima simplicidad; luego del mismo
modo en su máxima infinidad. Mas esto es comprender toda
la sabiduría del Verbo; luego el alma de Cristo comprende
ta sabiduría increada.

P or el c o n t r a r io :

1. El Damasceno, en el libro I, capitulo 4: “ Dios es in­


finito e incomprensible, y lo que de su esencia podemos com­
prender es su infinidad e incomprensibilidad; luego, cuando
se dice incomprensible, no es por su esencia, sino con rela­
ción a la naturaleza creada; luego si el alma de Cristo es
creatura, la sabiduría increada le es incomprensible.
2. Además, San Agustín, en el libro XET De civitate
Dei: “ Lo que se sabe termina por la comprensión del que
sabe’1; mas el infinito en manera alguna puede ser limitado
Por lo finito; luego en manera alguna es comprendido por
lo finito. Ahora bien, el alma de Cristo es finita por set-
creatura; luego ctc.
3- Además, cada uno conoce según su facultad de co­
nocer; mas la facultad de conocer del alma de Cristo es fi-
jjrta; luego cuanto conoce, lo conoce como finito y de modo
'nito; luego en manera alguna comprende lo infinito.
, 4. Además, el conocimiento se verifica por la compren-
10n total del objeto, lo que exige que el sujeto sea igual
ma Christi non est maior Verbo aeterno nec aequalis: ergo
nullo modo ipsum comprehendit.
5. Item, omni eo, quod anima comprehendit, potest ali.
quid raaius cogitari, quia, cum fines eius attingat, adhuc ul-
tra cogitatus eius potest prntcndi; sed sapientia Dei nihil
maius cogitari potest: ergo necesse est, sapientiam Dei ap.
prehandi ab anima Ohristi incomprehensibiliter.
6 . Item, anima Christi, licet summe sit -unita Verbo, non
tamen claudit in se Verbum quantum ad existentiam, pro
eo quod existit extra eam, et alicubi est Verbum, ubi non est
anima Christi sibi.unita: ergo pari ratione nec intellectus
animae Christi capiet in se totaliter divinam sapientiam:
ergo non comprehendit ipsam.
7. Item, comprehendere aliquid est plene illud capere;
plsne autem capere infinitum. non est nisi per actum infi­
nitum; actus autem infinites esse non potest, nisi sit virtus
infinita; nec virtus potest esse infinita, nisi pariter et subs­
tantia infinita sit: si ergo anima Christi comprehenderet
divinam sapientiam; cum illa sit infinita, esset infinita quoad
substantiam, virtutem et operationem. Sed hoc est falsum
et impossibile: ergo, etc.
tí. Item, quod comprehendit aliquid secundum quantita-
tem molis coextenditur cum illo ad coaequalitatem extensio-
nis: ergo quod comprehendit aliqiid secundum excellentiam
claritatis aequatur illi secundum claritatem; sed impossi­
bile est, animam Ohristi aequari divinae sapientiae secun­
dum claritatem, cum illa sit pura lux, et ipsa sit tenebra, in
quantum, creatura: ergo impossibile est, aeternam Dei sa­
pientiam comprehendi ab anima Christi.
9. Item, aeternitas comparatur ad aeviternitatem sicut
circulus maior ad minorem; sed impossibile est, maiorem
circuli m a minori comprehendi: ergo impossibile sst, subs­
tantiam aeternam comprehendi a substantia aeviterna. Sed
sapientia Dei est aeterna, anima Christi non est aeterna, sed
aeviterna1" : ergo etc.
10. Item, quod comprehendit aliquid perfectissime cog­
noscit illud: ergo si anima Christi comprehendit aeternam
sapientiam, necesse est, eam esse summe sapientem, ergo
per conaequens summe beatam: ergo est aequalis Deo i*
beatitudine et bonitate, carot ergo principio et fine: erg®
non est creatura nec anima. Si ergo h a;c sunt inconvenie®-
tia, et multa alia, quae possunt ex hoc sequi; im possibile
est, divinam sapientiam ab anima Christi comprehendi.

,K Cf. II Sent., c1.. 2, p. i, u. i, q. n.


mayor que el objeto; mas el alma de Criato no es mayor
al Verbo; luego en manera alguna lo comprende.
ni ig u a l

5. Además, siempre puede darse un objeto mayor que


] comprendido por el alma, porque como el conocimiento
abarca todo el objeto, puede todavía extenderse más allá
de su pensamiento; mas nada puede imaginarse mayor que
la s a b i d u r í a divina; luego el alma de Cristo debe aprehen­
der la sabiduría divina como incomprensible.
G. Además, el alma de Cristo, aunque substancialmente
unida al Verbo, no lo encierra en sí misma en cuanto a su
existencia, por cuanto existe fuera de ella, estando el Verbo
donde no está el alma unida; luego por la misma razón el
entendimiento del alma de Cristo no encierra en sí total­
mente la divina sabiduría; luego ni la comprende.
7 . Además, comprender una cosa es abarcarla o ence­
rrarla totalmente; encerrar totalmente lo infinito no se hace
sino por un acto infinito; mas tal acto supone una potencia
infinita, y ésta a su vez una substancia infinita; por lo que
si el alma de Cristo comprendiese la sabiduría divina, siendo
ésta infinita, ella lo sería en la substancia, en la potencia
y en la operación. Mas esto es falso e imposible; luego etc.
8 . Además, el sujeto que comprende una cosa según su
cuantidad dímensiva se coextiende con ella en igualdad de
extensión; luego el sujeto que comprende alguna cosa según
la excelencia de su claridad, se iguala a él en la claridad;
mas es imposible que el alma de Cristo se iguale a la divina
sabiduría según la claridad, pues ésta es luz pura; y aquélla,
tiniebla por ser creatura; luego es imposible que el alma
de Cristo comprenda la divina sabiduría.
9. Además, la eternidad se compara a la eviternidad
como el círculo mayor al menor; pues como es imposible que
«1 círculo menor comprenda al mayor, así lo es que la subs­
tancia eviterna comprenda a la eterna. Mas la sabiduría de
Dios es eterna, y el alma de Cristo no lo es, sino eviterna;
luego etc.
10. Además, el sujeto que comprende una cosa, la co­
noce perfectísimamente; luego si el alma de Cristo compren­
diese la sabiduría eterna, necesariamente seria en sumo
grado sabia y, por consiguiente, en sumo grado bienaventu­
r a ; luego igual a Dios en la bienaventuranza y bondad,
R ocería de principio y de fin; luego no sería creatura ni
®.Ina- Si estas y otras muchas consecuencias son inconve-
>l|entes, es imposible que el alma de Cristo conozca la sabi­
duría divina.
[CONCLUSIO]
Anima Christi non potest proprie compreheiiiiere sapien-
tiam increatani
R e s p o n d e o :

Ad praedlctorum intelligentiam est notandum, qiuod, si­


cut habitum est ex quatstione praeambula, ad cognitionem
cuiuscumque creaturae perfectam et certitudinalem concur-
rit non tantum lucis aeternae praesentia, aed etiam lucia
aeternae influentia; non tantum Verbum increatum, venim
etiam verbum intus conceptum; non tantum sapientia ae­
terna, verum etiam notitia animae impressa; non tantum ve-
ritas eausans, verum etiam veritas informans. Cum igi­
tur anima Christi et quaelibet anima, quae Deum cognoa-
cit, cognoscat secundum mensuram infliuentiae Verbi et no-
titiae intus informantis mentem; huiusmodi autem verbum
et notilia, cum habeat esse creatum, ac per hoc et limita-
tum, non possit divinae sapientiae adaequari, cum ipsa sit
per omnem modum infinita: fatendum est, quod sapientia
increata comprehendi non potest ab anima sibi unita nec
ab alia quacumque creatura, secundum quod comprehendi
dicitur aliquid, quod comprehendena totum et totaliter se­
cundum omnem modum capit in se ipso, iuxta quod diei:
Augustinus, ad Puulinam, De videndo D s o : “ Plenitudi-
nem Dei nullus non solum oaulis eorporis, sed nec ipsa men­
te aliquando comprehendit; aliud est enim videre, aliud vi-
dendo totum comprehendere, quandoquidem id videtur, quod
praesens uteumque sentí tur; totum autem comprehenditur,
quod ita videtur, ut nihil eius lateat videntem, aut cuius
fines circumspici possunt". Ad huiusmodi autem visionem
necessario requiritur, ut comprehendens secundum actum,
habitum et virtutem vel aequetur ipsi comprehensc, vel
excedat; et hoc nullo modo potest esse in anima Ohristi,
vel in aliqua creatura in comparatione ad sapientiam ae­
ternam; oum illa sit infinita, haec autem finita, ideo illa
improportionaliter exeedit istam. Et hoc est quod dicit Au-
gustinus, nono De Trinitate, capitulo undécimo1” : "In quan­
tum Deum novimus, símiles ei sumus, sed non ad aequalita-
tem símiles, quia non tantum eum novimus, quantum ipse
sese” . Et post: “ Cum Deum novimus, quamvis meliore3 ef-
ficiamur, quam eramus, antequam nossemus, máxime cum
eadem notitia placita digneque amata verbum est; fit ft^!'
,K Sive Epístola 147 (alias 112), c. 9, n. 21 : «Non quia Dei ple#l'
tudinem quisquam non solum oculis eorporis, sed vel ipsa n>6Dr
alk ju anio com prehendit», etc. ,w Nnru. 16.
[CONCLUSION]
¡r¡ t/fmíi de í'rislo tro puede comprender propiamente
la sabiduría inc rea-da

R e spo nd o ;

Para la inteligencia de lo dicho hase de notar que, según


queda expuesto en una cuestión anterior, en el conocimiento
cierto y perfecto de cualquiera creatura concurre la luz l:
eterna, no con sola su presencia, mas también con su influen­
cia no sólo el Verbo increado, mas también el verbo “ in­
ternamente concebido; no sólo la eterna sabiduría, mas tam­
bién la especie impresa en el alma; no sola la verdad causal.
mas también la informante. El alma de Cristo y cualquiera
otra alma, que conoce a Dios, conoce según la medida de la
influencia del Verbo y de la especie que internamente la in­
form a; mas como este verbo y especie tienen un ser creado,
y por tanto limitado, por lo que no puede adeudar a la sabi­
duría divina, que es infinita, hase de afirmar que la sabidu­
ría increada no puede ser comprendida por el alm a que está
a ella unida ni por -cualquier otra creatura, en cuanto que
comprender significa que el comprensor abarca todo, total
y omnímodamente, según lo que San Agustín dice a Paulina
en si libro De videndo Deo: “ Ninguna creatura puede abar­
car el conocimiento de Dios, no ya sólo con los ojos del cuer­
po, mas tampoco con los del alma; porque una cosa es ver
y otra comprender lo que se va, pues lo que se ve, de algún
modo se siente como presente; mas lo que se comprende se
ve de tal modo, que nada suyo se oculta al vidente, o sea, de
tal manera que sus límites pueden ser vistos en derredor” .
Para una visión semejante necesariamente se requiere que
el comprensor adecúe a lo comprendido en acto, hábito y po­
tencia, o que lo exceda; lo que en manera alguna podrá ve­
rificarse en el alma de Cristo ni en creatura alguna respecto
a la sabiduría eterna, siendo ésta infinita y aquélla finita,
excediéndola fuera de toda proporción. Esto mismo dice San
Agustín en el libro IX De Trinitate, capítulo 11: “ Cuando
conocemos a Dios, nos hacemos a El semejantes; mas esta
semejanza no llega a la igualdad, puesto que no lo conoce-
ra°s cuanto El mismo se conoce” . Y más adelante: “Cuando
conocemos a Dios, aunque nos hacemos mejores de lo que
wamos antes de conocerlo, debido principalmente a que tal
“ oticia grata y dignamente amada es verbo; aquella noti-
. C f L e x ic ó n : ¡juz.
, V*- L e x ic ó n : In flu en cia .
'->■ 1-íxicoii : V erbo.
qua Dei similitudo illa notitia, tamen inferior est, quia u
inferiore natura est; creatura quippe animus, Creator aiJ,
tem Deus". Cum igitur anima Christi non possit in CQJ
noscendo Verbi m asternum gignere verbum illi aequa¡e
manifestum est, quod non potest illud comprehendere, pr<¿
prie accepta comprehensione.— Unde concedendae sunt r3.
tiones ad istam partem.
Ad intelligentiam autem obiectorum in contrarium, quo.
niam ex triplici via procedunt, videlicet ex immensitate gra.
tiae unionis, ex simplicitate Verbi et sapientiae Dsi, ex ca­
pacítate et quietatione desiderii ipsius animae cognoscen*
tis; int^lligendum est, quod, licet divina natura et humana
distent per finitum ©t infinitum, possunt tamen unir i, sal-
va proprietate utriusque naturae, in unitate hypostasis.
Nunquam tamen ipsa divina natura ñt finita, nec humana
fit infinita. Umde licet Deus sit homo, et homo Deus propter
unitatem personae e l hypostasis, salvae tamen sunt opera,
tiones utriusque naturae et inconfusae, licet invicem prae*
dicentur propter idiomatum communicationem
Rursus, licet divinum Verbum 3it simplex, est tamen
nihilominus infinitum, non quantitate molis, sed quantitate
virtutis; quia quanto aliquid simpliciiua, tanto eius virtus
est magis unita; et “ virtus magis unita magis est infinita
quam virtus multiplicata” et ideo Verbum divinum, hoc
ipso quod simplicissimum est, est et infinitissimum; et ideo,
licet totum sit, ubicumque est, nunquam tamen circumscri-
bitur nec ab aliquo creato comprehenditur.
Postremo, licet intellectus et affectus animae rationalis
nunquam quiescat nisi in D io et in bono infinito, hoc non
est, quia illud comprehendat, sed quia nihil sufficit animae,
nisi eius capacitatem cxcedat. Unde verum est, quod ipsfcs
animae rationalis et affectus et intellectus feruntur in in­
finitum bonum et verum m et ut infinitum; aed ferri in illud
hoc potest esse sex modis, scilicet credendo, arguendo. ad­
mirando, contuendo, exoedendo et comprehendendo. Primas
modus est imperfectionis et viae, ultimus modus est sum-
mae perfectionis et proprius est Trinitatis aeternae et in-
finitae; secundus et tertius mudus psrtinent ad progreasum

,M Com m m ikatio idiomacnm .1 Damasetno. u t De fide ortlwJM*-


c. 3, !1 explicatur : «V eibuni porro, «jtiiu íj)síuk sum quae sancW'
eius carnis sunt, ea quae huiiiauimli conven mnt sibi v indi tat, ei '-1
cissim carni quae sua sunt impertit ; illo niminim alternae comí".'1’
nicationís modo, ob mutuam inter ‘ .e partiiim rommealionetn uní1’’
neiuve hypostaticam.. Ho purro nomine Dom inu» ipsae gloriae •f1'
cifixus dicitur, (¡uamvis alioqui divina ipsius natura minime P3SSÍ
sit. etc. (ei.l. Migne.).
Líber de causis, propos. 17. — De ijiuinlitate ni<)íív 1*
lis cf. A u . s í u s I í t i u s , De qu an lita ie animae, v . j , t i . 4 .
I!n C f . i 1' S ritt., ¡ 1. 4 9 , p . 1 , q . 1 seq.
. form a cierta semejanza de Dios, inferior sin embargo,
c’ r dallarse en una naturaleza inferior; pues el alma es
p atura, y Dios es creador” . Como el alma de Cristo, al
conocer al Verbo eterno, no puede engendrar en sí un verbo
e je sea en todo igual, claro ea que no lo puede compren­
der tomada la comprensión en su sentido propio. Por lo que
9e deben conceder las razones que abogan por esta opinión.

Mas para inteligencia de las razones de la parte contra­


ria, ptesto que proceden de tras principios, a saber: de la
inmensidad de la gracia de unión, de la simplicidad del Ver­
bo y sabiduría de Dios y de la capacidad y aquíetamiento
del deseo del alma cognoscente; hase de entender que, aun­
que las naturalezas divina y humana disten entre ai, por ser
la una finita c infinita la otra, pueden unirse, quedando a
salvo laa propiedades de entrambas naturalezas en unidad
de la hipóstasis o persona. Sin embargo, ni la naturaleza
divina se hace finita ni la humana infinita. De donde se si­
gue que, aunque Dios sea hombre y .1 hombre Dios en vir­
tud de la unidad personal e hipostática, quedan integras
y sin confundirse las operaciones de cada naturaleza, aun­
que mutuamente se prediquen en virtud de la comunicación
de idiomas. -*

Además, aun siendo simple el Verbo divino, es, sin em­


bargo, infinito, no en cuantidad dimensiva, sino en cuantidad
de virtud; porque cuanto algo es más simple, tanto su virtud
es más unificada; y “ la virtud unificada es más infinita que
la dispersa” ; por consiguiente, el Verbo divino, por ser sim-
plicísimo, es también infinitísimo; y por tanto, aun estando
todo allí donde está, nunca es circunscrito ni totalmente com­
prendido por creatura alguna.

Finalmente, aunque el entendimiento y la voluntad del


alma racional no hallen descanso sino en Dios y en el bien
infinito, la razón de ello no es porque lo comprendan, sino
porque nada es bastante al alma si no excede su capacidad.
Es, pues, verdad qus el entendimiento y la voluntad del alma
racional se dirigen hacia el bien y la verdad infinitos, bajo
esta razón de infinitos; mas dirigirse a ellos puede realizar­
se de seis modos, a saber, por la fe, por raciocinio, por ad­
miración, por la cointuición, por el éxtasis y por la com­
prensión. El primer modo es imperfecto y propio del esta­
co de viador, y el último, de suma perfección, propio de la
eterna e infinita Trinidad; los modos segundo y tercero per­
tenecen al progreso en el estado de viador; los modos cuar­
to y quinto, a la consumación de la patria. En el estado de
viae; quaríus et quintus ad consummationem patriae. In via
enim possumus divinam immensitatem contemplan ratiocj.
nando et admirando; in patria vero contuendo, quando er¡.
mus deiformes effecti, et excedendo, q>uando erimus omni.
no inebriati; propter quam ebrietatem dicit Anselmas, in
fine Pronlogii" , quod magis inti abimus in gaudium <üvi-
nunt, quam divinum gaudium. intret in cor nostrum.—
quoniam anima illa Verbo unita et magis est deiformis «f.
fecta et magis inebriata propter gratiam non tantum suf.
ficientem, sed etiam superexceJlentem; ideo conbuetur divi­
nam sapientiam et contuendo exeedit in ipsam, licet non
comprehendat eam. E t pro hac causa admiratio non tantum
habet locum in via, verum etiam in patria; non tantum in
Angelis, verum etiam in anima assumta a Deo, ut dicat:
Mirabilis facta est scientia tua ex me, confortata est, et non
potero ad eam ',c®; sicut GZossa exponit de homine assurato
a Verbo, quod “ non potest ei aequari in sapientia nec in ali-
quo alio” .— His visis. de fací le respondetur ad obiecta.

[SOLUTIO OBIECTORUM]

1-2-3-4. Ad illud enini q¡uod primo obiiciLur de Glossa,


quod gratia data, est Christo non ad mensuram; et de aucto-
ritate Augustini, quod gratia illa ineffabilis est; et de auc-
toritate Hugonis et de ratione illa, quam adducit, quod gra­
tia illa facit, quod homo sit Deus; ad haec omnia responden-
dum est, quod haec omnia vera sunt et intelligenda secan-
dum concursum duarum naturarum in unam personam; ex
quo fit, ut propter immensitatem illius personae et illa unio-
nis gratia dicatur immensa et ineffabilis, et propter unita-
tem personae possit Deus et ea quae sunt Del de homine
praedicari; non tamen fit ex hoc, quod ipsa anima nec eius
virtus et habitúa nec actus perdat esse creatum, ac per hoc
flnitum et limitatum. Et ideo non sequitiur, quod competa!
ei actus comprehensivus sapientiae aeternae, cum ille sit
infinitus et ab infinita virtute.
5. Ad illud quod obiicitur de verbo Bernardi de illa trl-
plici unione vel unitate, dicendum, quod non est simile:
quia in unitate nativa et superdignativa extrema sunt pro-
portionalia; utraque enim est unitas connaturalis; sed in
unitate dignativa secus est, quia ista unitas est solrus con-
descensionis et gratiae; et ideo non est necesse, ex hac
parte mutuam esse comprehensionem.
6 . Ad illud quod obiicitur de Isidoro, quod Trinitas sibi

’ K C a p . 26 : «Non eri^u to tu m illu d g a u d iu m in tra b it in g a u d e n l£ a<


sed lirti g iu rlp n te s m lm b n n t in g a u d iu m (rf. Y fíittY , 35, 21 e t 23).
Ph. 138, 6. — Glossa est secundum Cussiodurum, in hiinc loconip
'flíita a Magibtro, n i Seni.. d. x n , c. 1.
v¡a podemos contemplar la divina inmensidad mediante el
raciocinio y la admiración; mas en la patria, mediante la
^intuición, cuando seamos hechos deiformes, y el éxtasis,
al llegar al estado de espiritual embriaguez; aludiendo a esto
¿¡ce San Anselmo al final del Proslogium que más bien en­
tra re m o s nosotros dentro del divino gozo que el gozo di­
vino entrará en nuestro corazón. Y ya que el alma unida
81 Verbo se hace más deiforme, y más se embriaga por la
gracia no tan sólo suficiente, mas sobreexcelente; por eso
coin tu ye la divina sabiduría, y al cointuirla, se sumerge en
ej]a, aun sin llegar a comprenderla. Por esta causa, la ad­
miración ha lugar no sólo en el estado de vía, mas también
en la patria; no sólo en los ángeles, mas también en e l alma
asumida por Dios, que llega a decir: admirable se ha mos­
trado tu sabiduría en mi creación, que es superior a mi al­
cance; como expone la Glosa, hablando del hombre asumi­
do por el Verbo, que “no puede igualársele ni en sabiduría
ni en cosa otra alguna” . Tras estas aclaraciones fácil es la
respuesta a las objeciones.

[ S o l u c ió n de las o b j e c io n e s ]

1-2-3-4. A lo que se objeta, pues, en primer lugar to­


mado de la Glosa, que a Cristo ha sido la gracia dada sin
medida, y de la autoridad de San Agustín, que dice que
esta gracia es inefable; y de la de Hugo, y de la razón que
aduce, a saber, que la gracia hace del hombre Dios; hase de
decir que estas cosas son verdaderas y que hay q-ce enten­
derlas, supuesto el concurso de las dos naturalezas en la uni­
dad de persona; de donde resulta que aquella gracia de
unión se dice inmensa e inefable por razón de la inmensidad
de la persona, y la unidad de persona permite atribuir al
hombre la divinidad y sus propiedades; mas no se sigue de
esto que el alma, su potencia, hábito y acto pierdan su ser
creado, finito y limitado. Por lo que no se sigue que le com ­
peta el acto comprensivo de la sabiduría eterna, que es in­
finito y procede de virtud infinita.
5. A lo que se objeta tomado de San Bernardo, que
distingue tres clases de unión o de unidad, hase de decir
que no vale la comparación, porque en la unidad nativa y
superdignativa los extremos son proporcionales; pues» en­
trambas son connaturales; mientras que en la unidad dig­
nativa sucede lo contrario, porque o t a unidad es de sola
condescendencia y gracia; por lo que no se requiere mutua
comprensión. 1

6. A lo que se objeta tomado de San Isidoro, que la


soli nota est, etc.; dicendum, quod hoc non dicit nisi prop.
ter communicationem idiomatum, vel propter familiarisg).
mum modum revelationis arcanorum suorum communicato-
rum illi animae sihi imitae, secundum quod melius patebit
in sequenLi quaestione
7. Ad illud quod obiicitur de Cassiodoro, de luce inac-
cessibili, quod a sana mente su,per omines claritates intelli.
gitur; dicendum, quod illud est verum, accipiendo sanitatem
pro perfecta deiformitate. Sed ex hoc non sequitur, quod
comprehendatur, pro eo quod aliae claritates sunt minoras
ct comprehensibiles, illa vero maior; et ideo, licet limpidiua
ab anima cognoscatur quam aliae claritates, non tamen ao-
qui tur, quod comprehendatur.
8 . Ad illud quod obiicitur, quod gratia unionis exeedit
omnem gratiam comprehensionis; dicendum. quod istud est
verum; sed hoc non est, quia gratia unionis det ipsi animae
Christi virtutem infinitam, cum ei non auferat esse crea-
turae, sed quia ponit eam in hypostasi infinita. Operatio
autem egrediens a potentia attenditur secundum ipsius po­
tentiae virtutem maiorem vel minorem; et ideo gratia unio­
nis et comprehensionis non sunt eiusdem generis. Propter
hoc. quamvis sint imiproportionales, non sequitur propter
hoc, quod gratia unionis eliciat ab anima actum infinitum;
sicut non sequitur, quod linea sit actu infinita, licet impro­
portionaliter excedat punctum.
9. Ad illud quod obiicitur de Augustino, quod anima,
quia simplex. ideo, cum se novit, totaliter. etc.; dicendum,
quod hoc est, quia anima habet simplicitatem limitatam,
ad quam sequitur finitas et impartibilitas; et ideo, cum se
novit, totam et totaliter se novit. Simplicitas autem divinae
sapientiae, sicut prius ostensum est, coniuncta est infini-
tati; et ideo, licet possit a creatura attingi et apprehendi,
nunquam tamen potest a creatura comprehendi vel circums-
cri-bi.
10. Ad ¡Huid quod obiicitur, quod haec est per se vera,
quod simplex, cum attingitur, totum attingitur; dicendum,
quod de simplici finito veritatem habet; de simplici vero
infinito quodam modo habet veritatem, quodam modo non.
Si sic intelligitur, quod attingitur totum, id est non sccun-
dum partem et partem, veritatem habet; si vero intelliga-
tur, quod attingitur totum, id est secundum omnimodan
*ui plenitudinem et perfectionem, ita quod non excedat com-
prehendentem, falsitatem habet. Et ideo communiter dic-
tum est et ab antiquo, quod licet totum attingatur, non ta­
men totaliter; quia totum., cum sit nomen, dicit djspositio-
nem a parte>‘ subiecti vel obiecti secundum se; totaliter vero.

l'í . etiam III S e n i.. d. 14, a. i , q. i ad 3.


jnj¿-d es conocida por tila, etc., hase de decir que se debe
\erpreLar en virtud de la comunicación de idiomas o por
na muy familiar revelación de sus arcanos misterios co-
“ n¡cada a sola el alma asumida, como se comprenderá
mejor por la cuestión siguiente.
7. A lo que se objeta tomado de Casiodoro acerca de
tna lu* inaccesible que el alma en gracia percibe sobre las
otras claridades, hase de decir que es verdadero si se toma
la voz ‘sanidad" por una perfecta deiformidad. Mas de esto
no se sigue que sea comprendida, por cuanto las otras cla­
ridades son menores y comprensibles, y aquélla, mayor;
ñor consiguiente, aun cuando el alma la conozca con más
p e r f e c c i ó n que las demás claridades, no se deduce que la
com p rend a.

8 . A lo que se objeta que la gracia de unión sobrepasa


a toda otra gracia de comprensión, hase de decir que es ver­
dad; pero no porque la gracia de unión dé al alma de Cris­
to una potencia infinita, pues no la priva del ser creatura,
sino que la eleva a la hipóstasis infinita. La operación de
una potencia debe medirse por el mayor o menor grado de
virtualidad de la potencia; y por esta razón la gracia de
unión y de comprensión no son del mismo género. Por lo
cual, aunque sean desproporcionadas, no se sigue que la
gracia de unión produzca en el alma un acto infinito; como
tampoco se sigue que la línea sea infinita actualmente, aun­
que exceda al punto fuera de toda proporción.
9. A lo que se objeta tomado de San Agustín, que siín-
do el alma simple se conoce total y no parcialmente, etc.,
hase de decir que hay que tomarlo en el sentido que el alma
tiene una simplicidad limitada, a la que acompañan su fi-
nitud e indivisibilidad; y por tanto, cuando se conoce, se
conoce toda y totalmente. Mas la simplicidad de la divina
sabiduría, como más arriba se ha demostrado, va unida a la
infinidad; por lo que aun cuando la creatura pueda llegar
a ella, nunca la podrá comprender ni circunscribir.
10. A lo que se objeta q'.e esta proposición es verda­
dera; que lo simple, cuando S 3 conoce, se conoce totalmen­
te; hase de decir que es verdadera de lo simple finito;
de lo simple infinito, en un sentido es verdadera y en
°tro no. Si se toma en el sentido de que se conoce todo, no
por partes, es verdadera; mas si se toma en el sentido que
se conoce todo, es decir, en su omnímoda plenitud y perfec-
? ot1' de tal manera que no exceda al comprendente, es falsa.
en este ssntido se emplea la expresión ya antigua, que,
'Ufiquc ae conozca todo, no se conoce totalmente; porque
oao” , por ser nombre, indica disposición de parte del su-
. to o del objeto en si considerado; “ totalmente” , por ser
cum ait adverbium, dicit dispositionem verbi ac per hoc
ponit omnimodam perfectionem et aequalitatem in actu coni.
prehendentis respectu comprehensi, quod non potest case
in finito respectu infiniti.
11-12. Ad illud quod obiicitur: aut totum latet, aut to-
tum patet, etc.; iam patet rcsponsio, quia totum latet,
totum patet. Totum enim patet apprehendenti, cum non ap-
prehendat secundum partem et partem; totum etiam latet
quantum ad comprehensionem, quia nihil Verbi comprehendi
potest ab intellectu creato; totum enim est infinitum, et
idem ipsum est simplex. Elt ideo id ipsum, quod apprehen-
ditur, non comprehenditur. Sicut Verbum aeternum idem et
totum et secundum idem est in aliqua creatura et est extra
illam; sic capitur ab aliqua intelligentia, et tamen non coto,
prehenditur ab illa, quia excedit illam.— Et per hoc patet
responsio ad sequens, quod obiicitur, quod ¿i aliquid lateret,
non esset intellectus beatus; sicut enim iam dictum est, non
dicitur incomprehensibilis propter latentiam alicuius partís,
sed propter immcnsitatem suae simplicitatis.
13. Ad illud quod obiicitur, quod sicut est vere infini-
tum, ita vere simplex; dicendum, quod verum est.— Quod
ultra obiicitur, quod sicut incomprehensibilitas infinito, ita
comprehensibilitas simplici; dicendum, quod falsunt est,
quia infinitum, eo ipso quod infinitum est, dicit excessum
improportionalem respectu cuíuslibet finiti; sed simplex,
eo ipso quod simplex, non dteit adaequationem, vel limita*
tioncm, nec absolute in se nec in comiparatione ad aJterum;
quia, sicut ostensum fuit prius, simplicissimum, eo quod
simplicissimum, necesse est esse infinitum. Cum enim dú­
plex sit quantitas, scilicet molis et virtutis, in quantitate
molis simplex et infinitum super diversa fundantur, in quan-
titatc vero virtutis super idem fundantur, quia magnitudo
simplicitatis facit ad unitionem et magnificationem virtu­
tis; et ideo propter summam simplicitatem non communi-
catur comprehensibilitas. sed potius incomprehensibilitas et
virtus im¡mensa.
14. A d illud quod obiicitur de puncto, quodsi idem es­
set in eo essentia et virtus, etc.; dicendum, quod Verbum
aeternum non comprehendi tur, nec secundum essentiam nec
secundum potentiam, ab aliqua creatura, quia tam virtus
quam essentia immensitatem h a b e t in infinitum e x c e d e n t e »
omnem virtutem creatam. E t ideo non est simile de puncto,
cuius essentia e s t circumscripta.
15. Ad illud quod obiicitur, quod animam nihil miuus
Deo i tupiere potest; dicendum quod illud verum est, sicut
“ I'risciamis, x i GranimaUcae, c. 2 : «Adverbium rdiciturj,
verlx> a d iim g itu r (of. ib id . XV, c. i ) — De ipsa so lu tio n e v id e n iS * ™ "
<T. i,;, a. i, q. 2 ad 4 ; íbkkin ad 5 seq. so lu tio insin uatu r.
,¡j v e r b i o . dice disposición del verbo, y por tanto pone om­
nímoda perfección e igualdad en el acto de comprender
respect0 d- 1° compilen dido, lo que no puede verificarse en
¡o finito con relación a lo infinito.

11 - 1 2 . A lo que se objeta: o todo está oculto o todo


tente, etc., la respuesta es obvia, porque todo es mani­
fiesto y todo oculto. Pues todo es manifiesto a.1 que apre­
h e n d e , porque no lo aprehende por partes; y todo es oculto
en cuanto a la comprensión, porque nada del Verbo puede
s=r comprendido por el entendimiento creado; pues que todo
ÉS infinito y simple, Por tanto, lo que de él se aprehende
n0 se comprende. Asi como el Verbo eterno él mismo está todo
y totalmente en la creatura y fuera de ella, así es entendido
por la creatura, pero no comprendido, por cuanto la excede.
Por la solución a esta dificultad es evidente la que se da a
la siguiente, que dice que si algo está oculto, no sería el
entendimiento bienaventurado; pues como ya se ha dicho,
no se dice incomprensible por el ocultamiento de alguna d p
sus partes, sino por la inmensidad de su simplicidad.

13. A lo que se objeta que como es verdaderamente in­


finito así es verdaderamente simple, hase de decir que €3
verdad. Lo que además; añade: que la incomprensibilidad
es a lo infinito como la comprensibilidad a lo simple, hase
de decir que es falso, porque lo infinito, por serlo, significa
exceso improporcionado respecto a todo finito; mas lo sim­
ple, por el hecho de serlo, no dice adecuación o limitación,
ni absoluta ni relativamente; pues como se demostró antes,
lo simplicísimo, por serlo, debe ser infinito. Siendo doble
la cuantidad, a saber, dimensiva y de virtud, en la cuanti­
dad dimensiva lo simple y lo infinito se Fundan sobre diver­
sos conceptos, al paso que en la de virtud se fundan sobre
lo mismo, porque la perfección de la simplicidad contribuye
a la unión y engrandecimiento de la potencia; y así por la
suma simplicidad no se comunica la comprensibilidad, sino
máa bien la incomprensibilidad y la potencia suma.

14. A lo que se objeta del punto, que si en él se iden­


tificaran la esencia y la potencia, etc., hase de decir que el
Verbo eterno no se comprende ni según la esencia ni según
k potencia, porque tanto la potencia como la esencia divi-
nas exceden infinitamente a toda potencia crcada. Por tanto
n° vale el símil del punto, cuya esencia es circunscrita.

.. 15. A lo que se objeta que al alma sólo Dios la puedo


enar, hase de decir que es verdad, como se ha dicho, porque
tactum est, quia anima non est contenta aliquo bono, quod
capiat et comprehendat, quia nihil tale est summum; sefl
bono tali et tanto, quod capiat et apprehendat per aspectutQ
et affectum, et a quo capiatur per superexcedentiam et ex-
cea su m .
16. Ad illud quod obiicitur, quod anima Christi tantum
diligit. quantum debet; dicendum, quod verum est; sed ta-
men ex hoc non sequitur, quod tantum diligat Deum, quan­
tum ipse Deus diligit se, quia amor, quo Deus se ipsum dili-
git, est aeternus et imznensus ct coaequalis amato; affectus
autem, quia egreditur a Christi volúntate, non potest esse
nisi finitus.— Et quod dicitur, quod modus diligendi Deum
est sine modo diligerc; hoc non e9t, quia amor ille careat fi-
nitate et mensura, cum illa sit coaequalis omni crealurae,
sed quod affectus in amando non debet sibi figere limitcm
et terminum coarctantem, sed potius excessivo modo toto
conatu mentís ferri in illam infinitisaimam bonitaUm.501.
17-18. Ad illud quod obiicitur, quod intellectus vigora-
tur in intelligendo máximum intelligibile, et quod capaci­
tas eius crescit in capiendo inaius; dicendum, quod illud
dupliciter potest intelligi: uno modo, quod ipsa ex hoc, quod
¡ntelligit summum intelligibile et capit illud, quod vigoro-
sior est et potentior respectu eorum quae sunt infra illud;
et hoc habet veritatem Alio modo, ut intelligatur, quod
maioris adhuc lucís et veritatis capax sit, quam ceperit;
et hoc habet falsitat«m, quia caipacitas animae attenditur
secundum quantitatem suae virtutis, quae radicatur super
substantiam finitam; et ideo ipsa finita est actu et suffi-
cienter complebilis per deiformit&tem finitam, quae, assimi-
Jando ipsam ad Deum secundum suam omnimodam possibi-
¡ ita tem, facit eam, excedere in bonum infinitum, ac per hoc
dat ei perfectionem et statum.
19-20. Ad illud quod obiicitur, quod anima Christi at-
tingit ad increatum et simplicissimum, licet sit creata et
composita, ergo pari ratione ad infinitum, secundum quod
infinitum, licet ipsa sit finita; dicendum, quod concedi po­
test conclusio, quod attingit ad infinitum sicut ad increa-
tum et simpliciasimum. Sicut enim ad infinitum non attin-
git comprehendendo, sed apprehendendo et excedendo, sif
nec ad increatum et simplicissimum.— Posset tamen diei
quod non est simile hinc et inde: quia cognoscere simple*
ut simplex et increatum ut increatum non includit nisi as-
similationem cognoscentis ad cognitum; cognoscere autern
infinitum ut infinitum non tantum dicit asaimilationem, se**
etiam quandam adaequationem.—infinitum enim ut infini'

Cf. n i .fciií., d. 2/, a. 3, q. 5 ad 1.


•I,; Idem docet Aristóteles, in D r animu, lexl. 7 (c 4).
• alma no se satisface con cualquier bi;n que alcanza y
e‘ mprende, pues ninguno de estos ea sumo; sino sólo por
un bien tal y de tal magnitud, que lo alcance y aprehenda
r ]a mirada y por el amor, y del cual qusde prendida por
¡ju grandeza y sobreexcelencia.
16 . A lo que se objeta que el alma de Cristo ama tanto
debe amar, haBe de decir que es verdad; pero de aquí
c u a n to
no se sigue que ame a Dioa tanto cuanto Dios se ama a si
mismo, porque el amor con que Dios se ama. es eterno, in­
menso y sn todo igual al amado; mientras que el amor que
nace de la voluntad de Cristo, tiene que ser finito. Y cuan­
do se añade que el modo de amar a Dios es amarlo sin me­
dida, no hay quo entenderlo en el sentido de que ese amor
sea infinito e inmenso, puesto que la finitud y la medida son
propiedades de toda creatura, sino que se ha de entendar
en el sentido de que al amor no debe fijarse un término que
la limite, sino de un modo excesivo tender con todo el cona­
to a aquella infinitísima bondad.
17-18. A. lo Que sa objeta que el entendimiento se vi­
goriza cuando su objeto es lo sumo inteligible y su capaci­
dad se agranda siempre que alcanza su objeto, hase de decir
que esto puede entenderse de dos modos: de un primer modo,
en el sentido de que cuando se conoce lo sumo inteligible
y lo alcanza, se hace más vigoroso y potente respecto de
aquellas cosas que le son inferiores; en este sentido la ob­
jeción es verdadera. De otro modo, en el sentido de que sea
capaz de mayor luz y verdad al fin que al principio; y en este
sentido es falsa, porque la capacidad del alma se mide por
la cantidad de au potsneia, que se apoya en una substancia
finita; y por tanto ella es finita en acto y suficientemente
perfectible por una deiformidad finita, que, asimilándola a
Dios según su total posibilidad, la hace llegar al bien infi­
nito, dándole perfección y estabilidad.
19-20. A lo que se objeta que si el alma de Cristo co­
noce lo increado y simplicísimo, a pesar de ser creada y com­
puesta, también conoce lo infinito como tal, aunque sea
ella finita, hasa de decir que se puede conceder la conclusión,
a saber, que conoce lo infinito como increado y simplicísi-
fflo. Porque como no conoce lo infinito por comprensión,
sino por aprehensión y éxtasis, de la misma manera conoce
lo increado y simplicísimo.— Podría también decirse que
no hay paridad en ambas cosas: porque conocer lo simple
Wftio simple y jo increado como increado no incluye sino
«■ asimilación del sujeto cognoscente con el objeto conocido ;
conocer lo infinito como infinito no sólo incluye aaimi-
ac'ón, sino también cierta adecuación—/pues lo infinito en
tum nominat quantum—el ideo non sequitur ratio praetjj
ta; sicut non sequitur. si creatura potest Deo assimi]arC-'
quod propter hoc possit Deo aeqtiari.—‘Fatemur autem, an¡'
mam Christi esse deiformem, non tajnen esse Deo aeqii,
lem; et ideo concedimus et tenemus, quod ipsam sapienti^
sibi unitam, licet clare et perspicue apprehendat, non tamen
t.otaliter comprehendit.

Qü A E S T I O V II
Utrum anima Christi coiriprehenriat omnia quae rom.
prehendit sapienlía. hicreata
Quaeritur utrum anima Christi comprchcndat omnia
quae comprehendit sapientia. increata. Et videtur, quod sic.
1. Ad Romanos u n d é c i m o O altitudo divitiurum m-
pientiae et scientiae Dei! quam incomprehensibüia sunt j».
dicta eius, et. iwvestigabites viae eius! Ex quo colligitur. quod
illa quae pertinent ad divinam sapientiam magis compre-
hensibilia sunt quam divina iudicia; sed Toannis quinto di­
citur, quod Pater omne iudicium dedit Filio, quia FAím-s
hominifí est; ex quo colligitur, quod anima Christi compre­
hendit divina iudicia: ergo ai illa sunt minus comprehensi-
bilia quam alia, mulLo, fortius comprehendit omnia alia.
2. Item, Apocalypsis q u i n t o : Dignvs est Agnus, qui
occisus est, accipere sapientiam; Gíossa: "Cognitionem om-
nium, sicut Verbum siti unitum” ; sed Verbum unitum enm-
prehendit quaecumque cognoscit: ergo et anima Christi.
3. Item, Damascenus, in tertio lib ro1”': "Aimus, Chris­
tum hominem omnia scientcm; in Christo enim sunt omnes
thesauri sapientiae".—Si dicas, quod intelligitur secundum
divinam naturam; contra: nihil scit aliquis, quod anima
eius ignorat: ergo si Christus omnia comprehendit, neceas?
est, quod et illud comprehendat eius anima.
4. Item, Gregorius, in DicUogis x : "Animae videnti Crea-
torem angusta est omnis creatura": ergo si anima. C hristi
perfecte videt Verbum sibi unitum, angusta est ergo sibi
omnis creatura; sed ultra omnem creaturam nihil restat nisi
Vers. J3- Deinde citatur loan., 5, 22 et 27. — Eadem fjuaesufl
solvitur iii Sckí., d. 14, a. 2, q. 3
“ Vers. 1 2 : Dif/Mus accipere viihilem et dii'iiütalem et
tiam. — Glosui Haymums est ordhuiria apud Strabum et Lyranuin:
»Cognitionem omnium r«rum, sicut habet Verbum », etc.
•* O'.’ fide orthodaxa, c. 21. Locus Seripturae c t t Col., 2, 3
™ L.ib. 11, c. 35. Cf. einsdem auctoris lil>. 11 Moraliuni, c. 3, n- 3.
«Quid enim de his quae soienda sunt, nescinnt f[ui scientem oirm-
scw nt ?»
nto tal pertenece a la cuantidad— , y, por tanto, no vaJe
cua ¿n dicha; como no se sigue que si la creatura puede
'* enejarse a Dios, podría igualarse a El. Confesamos que
^ i m a de Cristo es deiforme, pero no igual a Dios; y con-
Ldemos, por tanto, y afirmamos que, aunque el alma c l á ­
m en te aprehenda la sabiduría divina, no por eso la com­
prende totalmente.

CUESTIÓN VI I
p r e g ú n ta s e si el alma de Cristo comprende todas las
cosas que comprende la sabiduría increada

Inquiérese si el alma de Cristo comprende todas las


coaas que comprende la sabiduría increada. Y parece que sí.

1 . Epístola a los Romanos, capítulo 11: ¡Oh profun­


didad de los tesoros de la sabiduría y de la ciencia de Dios!
¡Cuán incomprensible?! son .tus juicios, cuán inapelables sus
cam inos! De donde se sigue que lo que pertenece a la sabidu­
ría divina es más comprensible qiue los juicios divinos; mas
en San Juan, capítulo 5, se dice que el Padre todo el 'poder
de juzgar lo dió al HijOj ‘porque es él Hijo del hombre;
de donde se deduce que el alma de Cristo comprende los
divinos juicios; luego si éstos son menos comprensibles que
e. resto, con mayor razón, comprende todas las demás cosas.
2. Además, en eJ Apocalipsis, capítulo 5: Digno es el
Cordero que ha sido sacrificado de recibir la sabiduría; la
Olosa: “ El conocimiento de todas las cosas, como a Verbo
que Ic estaba unido” ; mas el Verbo unido comprende todo
cuanto conoce; luego también el alma de Cristo.

3. Además, el Damasceno, en el libro n i : “Decimos


qte Cristo hombre todo lo sabe; en Cristo están todos los
tesoros de la sabiduría".— Si dices que este pasaje se aplica
a la naturaleza divina, respondo: nada se sabe que ignore
su alma; luego ai Cristo comprende todas las cosas, se sigue
?ue su alma las debe comprender.

4- Además, Gregorio, en los Diálogos: “ Toda creatura


es pequeña para el alma que ve al Creador” ; luego si el
birria de Cristo ve perfectamente al Verbo, toda creatura le
''era pequeña; pero fuera de la creatura no queda sino la
immensitas eorum quae sunt Deo possihilia: ergo anin,
Christi comprehendit illa omnia. a
5. Item, anima Christi perfectissime eat unita V et^
et secundum quod est Verbum et secundum quod est exenu
piar; sed si aliquid esset in Verbo vel in exemplari aetern0
quod animam Christi lateret, posset cogitari adhuc p«rfecJ
tius unita: si ergo unita est unione perfectissima, neceas*
est, quod comprehendat omnia.
6 . Item, anima Christi cognoscit in Verbo: et quia unü
cognoscit multa, ideo simul multa cognoscit, licet de natu.
rali cognitione non habeat intclligerc nisi unum : ergo
cum illud unum non tantum se extendat ad multa, verum
etiam ad infinita; qua ratione simul multa cognoscit, eadem
ratione infinita cognoscit.
7. Item, Verbum aeternum aequaliter repraesentat quae­
cumque repraesentat, cum sit unum et uniforme: ergo non
alia ratione di:cit in unum, et in quodlibet: ergo anima Christi
aut nulla in Verbo videt, aut si aliqua videt, infinita videt.
8 . Item, potentior est anima Christi ad cognoscendum
per Verbum sibi unitum, quam aliqua anima .per habitum
sibi datum; sed anima habens habitum sapientiae compre-
hendit omnia, ad quae se extendit habitúa ille: ergo pari
ratione anima Christi per Verbum aeternum comprehendit
omnia. ad quae se extendit ipsum Verbum.
9. Item, anima Christi cognoscit ipsum Verbum totum,
cum totum habeat sibi unitum; sed in Verbo idem sunt po-
tentia et essentia: ergo comprehendit totam potentiam Ver­
bi. Sed potcntia Verbi se extendit ad infinita: ergo anima
Christi comprehendit infinita.
10. Item, propinquior est anima Christi ipsis rebus, ut
sunt in Verbo, quam secundum quod sunt in proprio genere;
sed nulla res habet esse in proprio genere, qi.án cognoscatur ab
anima Christi; scit enim omnia, quaecumque fiunt: ergo multo
fortius scit omnia, quaecumque sciuntur a Verbo aetemo.
1 1 . Item, aeque impossibile est contingentia certitudi-
naliter scire sicut comprehendere infinita; sed anima
Ohristi propter unionem sui ad Verbum certltudinaliter ba­
te t scientiam futurorum contingentium: ergo pari ratione
et infinitorum.
12. Item, aeque difficile est cognoscere secreta, sicut
cognoscere multa; sed anima Christi propter unionem sui
ad Verbum scit secretissima cordium, quantumcumque sint
íntima: ergo pari ratione cognoscit quantumcumque mi Ita:
ergo infinita.

Aristot., II T o p i t . , c. 4 (c. 10) : « C on tin jfit e n im p ln ra se iré,


tíllisrere a u t e m nnii.n
™ V i :1e A risiol., 1 P crih erm ., i\ 7 le. q), e t 1 P o s ta ., c. (<•'-
n s id a d d e las cosas a Dios posibles; luego también las
‘“ “prende el alma de Cristo.
^ 5 . Además, el alma de Cristo está perfectísimamente
da a* Verbo, como Verbo y como ejemplar; mas si exis-
»“ a l g u n a cosa en el Verbo o ejemplar eterno oculta al
‘"L, ¿ e Cristo, ae podría pensar una unión más perfccta;
r tanto, si esta unión es perfectísima, es necesario que
P0 ppenda todas las cosas.
c° 5 . Además, el alma de Cristo conoce en el Verbo; y por
'onocer en un solo acto muchas cosas, las conoce simultá-
Leamente, aunque naturalmente no pueda conocer sino una
mía; luego extendiéndose este conocimiento único no sólo
a muchas, sino más bien a infinitas cosas, se sigue que por
la misma razón que conoce muchas cosas, las conoce infi­
nitas.
7. Además, el Verbo eterno eternamente representa lo
aue representa por ser uno y uniforme; luego por la misma
razón conduce a todos y a cada uno de los objetos repre­
sentados; luego el alma de Cristo o nada conoce en el Verbo
o, si alg° conoce, conoce infinitas cosas.
S. Además, el alma de Cristo es más capaz para cono-
rer por el Verbo a que está unida que cualquier otra alma
por medio del hábito recibido; mas el alma que tiene el há­
bito de la sabiduría comprende todas las cosas, a las que
se extiende tal hábito; luego por la misma razón el alma
de Cristo comprende por el Verbo eterno todas las cosas,
a las que el Verbo alcanza.
9. Además, el alma de Cristo conoce al Verbo todo
entero, pues todo entero lo tiene unido; mas en el Verbo
son una misma cosa la esencia y la potencia; luego com­
prende toda la potencia del Verbo, y como ésta se extiende
a cosas infinitas, se sigue que el alma de Cristo comprende
coaas infinitas.
10. Además, más íntima está el alma de Cristo a las
cosas como están en el Verbo que como están en su propia
entidad; mas ninguna cosa tiene ser en su propia entidad
sn que la conozca el alma de Cristo, puesto que conoce
todas las cosas existentes; luego con mucha mayor razón
conoce chanto conoce el Verbo de Dios.
11. Además, tan imposible es conocer lo contingente
certeza, como comprender infinitas cosas; mas el alma
- Cristo, por su unión con el Verbo, conoce con certeza los fu-
uros contingentes; luego por la misma razón infinitas cosas.
12. Además, tan difícil es conocer los secretos como
^onocer muchas cosas; mas el alma de Cristo, por su unión
* *1 Verbo, conoce los secretos del corazón, por íntimos
1 luego por la misma razón conoce las cosas, por
chaa qUfi gean; iuego conoce infinitas cosas.
13. Item, anima Ohristi comprehendit omne corruprejw
sibile a creatura; sed quaelibet species numeri est compjJ
hensibilis a creatuia: ergo comprehendit omnes speciea
meri. Sed species numeri, ut dicit Augustinus, duodec¡lai
De c i v i t a t e sunt infinJtae: ergo anima Christi comprg
hendit infinita.
14. Item, anima Christi comprehendit totum universa
ergo ens et omnes entis differentias: ergo non solum co«'
nosdt differentias generales, verum etiam individuales, hq,,
solum ens actu, verum etiam ens in potentia; sed quaelibjt
species, quantum est de se, habet individua infinita in pq.
tentia2": ergo anima Christi comprehendit infinita.
15. Item, anima Christi comprehendit aliquod finituo
utpote lineam, ergo cognoscit principium lineae; sed pr¡n.’
cipium lineae est punctus: ergo comprehendit punctum. Sed
qui comprehendit aliquid novit illud secundum totum. pog^
suum: ergo cum potentia puncti se extendat ad infinitas ]¡.
neas, et anima Christi comprehendat totam puncti poten-
tiam; necesse est, quod comprehendat infinita.
16. Item, anima Christi amat omne amabile, ergo pari
ratione scit omne scibile; sed omne, quod seitur a Deo, est
scibile: ergo anima Christi scit omne, quod seitur a Deo.
17. Item, anima Christi est omnino perfecta; sed in eo
quod est omnino perfectum omne, quod est in potentia., est
reductum ad actum; intellectus autem animae Christi est
in potentia ad infinita, quia nunquam intelligít tot, quin
plura possit intelligere: ergo cum intelligihilia in intelligen-
te non se coan gu stent". ergo si tota ipsius potentia est ad
actum reduela, necesse est, quod cognoscat infinita.
18. Item, si intellectus agens esset in plena actualitatc
respectu. omnium. ad quae est possibiüs in potentia; quili-
bet intclligeret infinita111: ergo cum in anima Ohristi Ver­
bum sibi unitum sit in plena actualitate respectu omnium.
respectu quorum est intellectus animae Christi in potentia:
ergo anima Christi intelligit infinita.
19. Item, anima Christi aut potest aliquid addiscere
aut nihil. Si aliquid potest addiscere: ergo non est pl®f
perfecta in scientia, pari ratione nec in gratia; si nihil P9-
test addiscere: ergo tot scit, quod non potest plura scire
ergo necease est, quod cognoscat infinita.
20. Item, anima Christi aut cognoscit aliqua eorulE

“ * Cap. 18. Vide supra q. i in corporc.


r’* 'Porphyr., De practicab., c. De s p e c ic : «Individua, quae s'~
post speciálissima |j. e. ultimam speciem ], infinita áunt-> ^
" Quia spjrituali m odo animae insunt. Cf. Aristot , in De
text. 3 seqq., et 37 seq. (c. 4. et 8), necaon 1 S en t., d. ¿Si Q- 1
-13 A d em ás, el alma de Cristo comprende todo lo com-
a la creatura; mas toda especie de número ea
l,r e ” r c n s i b l e a la creatura; luego comprende toda especie
C°número. Mas estas eBpecies, como dice San Agustín en
ubro XII De civitate Dei, son infinitas; luego el alma
í i Cristo conoce cosas infinitas.
j 4 Además, el alma de Cristo comprende todo el uni-
r rso y Por m*srno Ber y todas sus diferencias; luego
o solamente conoce las diferencias genéricas, sino también
individuales; no sólo el ser actual, sino también el po­
tencial; mas toda especie de por sí encierra individuos infi­
nitos en potencia; luego ei alma de Cristo comprende indi­
viduos infinitos.
15 . Además, el alma de Cristo comprenda algo finito,
como la línea; luego conoce el principio de la línea; mas el
principio de la línea es el punto; luego comprende el punto,
y as quien comprende alguna cosa, la comprende en toda
su potencialidad; luego como la potencia del punto se ex­
tiende a líneas infinitas, y el alma de Cristo comprende
toda la potencialidad del prcnto, síguese que comprende ob­
jetos infinitos.
16. Además, el alma de Cristo ama todo lo amable, y
por lo mismo conoce todo lo conocible; mas todo cuanto
Dios conoce es conocible; luego el alma de Cristo conoce
todo cuanto Dios conoce.
17. Además, el alma de Cristo es absolutamente per­
fecta; mas en el ser absolutamente perfecto, todo lo poten­
cial está reducido al acto; mas el entendimiento del alma
de Cristo está en potencia con relación a infinidad de obje­
tos, porque nunca entiende tanto, que nu pueda entender
más; luego como los inteligibles en el inteligente mutua­
mente no se impiden, si toda su potencia está reducida al
acto, debe conocer objetos infinitos.
18. Además, si el entendimiento agente estuviese en
plena actualidad respecto de todas las cosas a las cuales
está en potencia, cualquier entendimiento entendería cosas
infinitas; luego como en el alma de Cristo el Verbo a que
sstá unida es plenamente actual respecto a todas las cosas
el entendimiento del alma de Cristo está en potencia,
conoce objstos infinitos.
19. Además, el alma de Cristo o puede aprender algo
' no- Si puede aprender algo, se sigue que no es absoluta-
j*nte perfecta en la ciencia, y por lo mismo en la gracia;
puede aprender, es tanto lo que sabe, que nada más
aprender; luego necesariamente conocc objetos infi­

do. Además, el alma de Cristo o conoce algunas cosas


quae Deus potest facere et non faciet, aut nihil. Si uj-.
cognoscit eom m ; quaero, quid impediat; aut enim hoc ^
quia ipsa non potest ad illa se extendere, et illud est m»?*’
feste falsum; aut quia Deus non vult sibi revelare, et hoc^et
manifestum inconveniens, quia aufcrt illi animae auminJj
familiaritatem ad Verbum sibi unitum. Si cognoscit aü<¿:
eorum quae potest facere et non fa ciet; sed non est maior ra
tio, quare magis cognoscat hoc quam. illud: ergo videtur,
cognoscat omnia, quae sunt Deo possibilia: ergo infinita
21. Item, anima Christi aut cognoscit finita, aut ij¿.
nita. Si finita cognoBcit; cum ómnibus finitia possint cogí,
tari plura: ergo poterit aliqua anima plura cogitare,
cognoscat anima Christi: sed hoc est inconveniens, qu0(j
aliqua anima in aliquo illam excedat: ergo necesse eat po.
nere, quod cognoscat infinita.
C o n t r a :
1. Psalmus *1>: Mirabilis facta «s í scientia tua etc.; GIo»
sa'. “ Homo assumtus divinae substantiae non potest aequari
in substantia nec in aliquo a lio": ergo anima Christi non
comprehendit omnia, quae comprehenduntur a sapienti;
acteroa.
2. Item, Augustinus, duodécimo De civitate D ei:u: “In-
finitas numcrorum scientiae Dei, quae comprehendit, non
potest esse infinita” : ergo si anima Christi comprehendit
infinita, infinita sunt ei finita; sed si infinita sunt ei finita,
cum ipsa sit ñnita, non sunt infinita: ergo si comprehendit
finita, non comprehendiL infinita.
3. Item, Hugo, De sapientia animae C h r i s t i "Hoc
unum indubitanter affirmo, quod alia sapientia praeter di­
vina m in anima Christi non fuit, aut si aliqua fuit, aequa-
lis illi non fuit” ; sed constans est, quod alia fuit, sicut ex
praemissis apparet: ergo cum sapientia informativa et per­
fectiva animae et habilitativa non possit esse nisi creata,
sapientia illa in Christo non se extendet ad c o m p r e h e n d e n d a
omnia, quae comprehendit sapientia increata.
4. Item, omne creatum dispositu.m est in certo pondew,
a' Ps. 138. 6. — Gíossa est secundum Cassiodorum in hunc Inem1
“ * Cap. 18, ubi textus originalis qua coinprehendltur pro qiiJc cí,1,~
prehendit.
” ■ In fine : «Sed in rebus dnbiis, si m.inifesta ruictoritate non vale ,
ab aliis quidem sic aí'cipi voló, ut q'jaerentem me adiuvent,
ni-cntem non refutent. Quicumque autem in eo persistunt, ut
asserere conteadant, quod alia fuerit illa sapientia, qua anima Chrv‘;
sapiens exstitit, alia quae animae Christi unita fuit ; ego ¡
praeindicium faceré voto ; videant ipsi, quo sensu h oc asserafl*-. j
Forte carnalis sit, majjis sua quam vera prrmuntians. H oc u n u ® " ¡
induhitanter affirino, quod aut alia sapientia praeter divinam 10*1 ;
ma Christi non fuit, aut si alia fuit, qunlis illi non fuit.i Cf. n 1 ■“ j
d. 14, a. 1, q. 1 — Mínflr ostensa est supra q. 5. }
ue Dios puede hacer y no hará, o no laa conoce. Si no las
c o n o c e , pregunto qué lo impide: o es porque no puede ex­
t e n d e r s e hasta ellas,
lo que es absolutamente falso; o que
píos no se las quiere revelar, y esto es inconveniente, pues
ue priva al alma de la suma familiaridad con el Verbo a
Que está unida. Si las conoce, la misma razón hay para que
c o n o z c a una que otra; luego parece que debe conocer todos
los posibles; luego los infinitos.

2 1 , Además, el alma de Cristo o conoce cosas finitas


o infinitas. Si conoce cosas finitas, como siempre se pueden
pensar más cosas que laa finitas, se seguiría que un alma
podría pensar más cosas que las que conoce el alma de
Cristo; lo que es inconveniente; luego es necesario admitii
que conoce objetos infinitos.

P or el contrario :

1. El Salmo: Admirable se ha mostrado tu sabiduría,


etcétera; la Glosa: “ El hombre asumido no puede igualarse
a la divina substancia ni en cuanto a la substancia ni en
cuanto a cosa otra alguna” ; luego el alma de Cristo no
comprende todo lo que la eterna sabiduría.

2. Además, San Agustín, en el libro X II De civitate


Dei: "La infinidad de los números para la ciencia de Dios,
que la comprende, no puede ser infinita” ; luego si el alma
de Cristo comprende objetos infinitos, estos infinitos son
para ella finitos; mas si los infinitos son para ella finitos,
siendo ella finita, no son infinitos; luego si comprende ob­
jetos finitos, no comprende infinitos.

3. Además, Hugo, De sapientia animae Christi: “ Afir­


mo absolutamente que en el alma de Cristo no hubo otra
sabiduría que la divina, o si otra alguna hubo, no fué igual
a ella” ; mas consta que tuvo otra, como aparece por lo
dicho; luego, como la sabiduría informativa, perfectiva y
habilitativa del alma no puede ser otra que la creada, la
sabiduría de Cristo no se extenderá a la comprensión de
cuanto comprende la increada.

4. Además, todo lo creado está dispuesto en peBO, nú-


numfíro eí mensura : ergo anima Christi et eius sapientia
habeL certum numcrum et mensuran); ergo non se extendit
ad infinita.
5. Item, comprehendere infinita est actus pertransiena
totaliter super immensitatem cognoscibilium; omnis autem
talis actus est infinitus; actus autem infinitua non est niai
a virtute infinita, ñeque virtus infinita nisi in substantia in­
finita*’’ : si ergo anima Christi finita est et Iimitata, cum
ait creatura, impossiblle est, quod infinita comprehendat.
6 . Item, quanto substantia simplicior, tanto plurium est
c o g n o s c i t i v a s e d anima Christi nec per naturam nec per
gratiam sublimatur usque ad divinam simplicitatem: ergo
non elevatur ad tot cognoscenda, quot cognoscit divina sa­
pientia.
7. Item, sapientia Verbi est immensa limpiditate et nu-
merositate; sed anima Christi nunquam pervenit ad compre-
hendendum immensitatem lucis aeternae secundum omnimo-
dam limpiditatcm: ergo nunquam pervenit ad cognoscendam
omnimodam numerositatem.
8 . Item, licet anima ChriBti uniatur essentiae Verbi,
nunquam tamen in tot existit rebus, in quot est ipflum Ver­
bum; sed sicut se habet essentia ad essentiam, ita scientia
ad scientiam: ergo nunquam cognoscit omnia, quae cognos-
cit ipsum Verbum.
9. Item, scientia includit .potentiam, quia posse scire
posse aliquid est""; sed anima Christi non est CApax poten­
tiae iníinitae, sicut potentiae creandi: ergo parí ratione nec
scientiae se extendentis ad infinita.
10. Item, infinitas in creaturis attestatur imperfectio-
n e m s i ergo sa,pientía animae Christi est perfectissima,
ergo non admittit infinitatem nec ex parte cognoscentis nec
ex parte cogniti nec ex parte modi cognoscendi.
11. Item, nullum creatum excedit altad creatum in infi-
nitum; sed si anima Christi cognosceret infinita; cum aliae
animae non cognoscant nisi finita, excederet illas in infini-
tum: ergo exiret extra genus crcatum. Sed hoc eat mani­
festé falsum: ergo et illud, ex quo sequitur, scilicet quod
anima Christi sit comprehensiva infinitorum.

“ • Sap., i i , 2i : Omnia in mensura e i num ero et pondere disp1*


suisti. :n Nam, ut cornmuniter dicitur, operari sequitur esse.
" " Cf. Liber de causis, propos. io et 17, necnon Arístot., n i
anima, text. 3 seqq. (c. 4).
Kic:hardus a S. V irtore, vi D e Trinitaie, c . 35 : i l ’ otest esse mul'
tip]ex potentia, ubi [v. g. in insensatis et brutis] nuTla potest esse
sapientia ; econtra autem ubi nulla potentia est, nulla sapientia ilien­
se potest. Nam posse sapere absque d tibio est aliquid posse ;
igitur ef.se posse non sapientia potentiae, sed potentia sapientiae-*
m T t in materia secundum Aristotelem, m Physic,, text.
(c. 6 et 7), et Averroes in Commentarío supra praedictos textos
mer0 y medida; luego el alma de Cristo y su sabiduría
tienen cierto número y medida; luego no se extiende a obje­
tos infinitos.
5 . Además, comprender lo infinito es un acto que so­
b r e p a s a totalmente la inmensidad de los objetos conocidos;
rnas tal acto es infinito; y el acto infinito radica en una
p o t e n c ia infinita, y no h a y potencia infinita sino en una
s u b s t a n c ia infinita; de donde se sigue que si el alma de
Cristo es finita y limitada, por ser creatura, es imposible
q Ue comprenda objetos infinitos.

6.Además, cuanto más simple es una substancia, más


abarca S'U conocimiento; mas el alma de Cristo ni
o b je to s
por naturaleza ni por gracia se eleva hasta la divina sim­
plicidad; luego tampoco se eleva al conocimiento de tantos
objetos cuantos conoce la sabiduría divina.
7. Además, la sabiduría del Verbo es inmensa por su
claridad y amplitud; mas el alma de Cristo nunca llega a
comprender la amplitud de la luz eterna en su omnímoda
claridad; luego nunca llega a conocer su omnímoda am­
plitud.
8 . Además, aunque el alma de Crista se una a la subs­
tancia d«l Verbo, nunca, sin embargo, se encuentra pre­
sente en tantas cosas en cuantas lo está el Verbo; mas la
misma relación que se da entre esencia y esencia se da
entre ciencia y ciencia; luego nunca conoce cuanto conoce
el Verbo.
9. Además, el concepto de ciencia incluye el de poten*
cia, porque el poder saber es una manera de poder; mas el
alma de Cristo no es capaz de potencia infinita, como es la
potencia de crear; luego por la misma razón ni de una
ciencia cuyos objetos sean infinitos.
10. Además, Ja infinidad atestigua imperfección en las
creaturas; por lo que si el alma de Cristo es perfectísima,
no admite la infinidad ni por parte del sujeto que conoce,
ni por parte del objeto conocido, ni por parte del modo de
conocer. ,
11. Además, ningún ser creado excede infinitamente a
otro creado; mas si el alma de Cristo conociese objetos
^finitos, no conociéndolos las demás almas, las excedería
grado infinito: lo que la sacará del género de ser creado,
esto es manifiestamente falso; luego también el prin­
cipio de donde se deduce, a saber. qn:e el alma de Cristo
comprensiva de cosas infinitas.
12. Item, omne cognitum est in cognoscente l:' : ergo a¡
anima Christi actu comprelienderet infinita, infinita acta eg.
sent in anima Christi; sed impossibile est pon ere infinitum
actu circa ens creatum: ergo impossibile est, quod anima
Christi sit comprehensiva infinitorum.

[ CONCLUSIOJ
Anima Christi in Verbo non comprehendit propne infi­
nita; qualenus tamen Verbum est exemplar factivum, fet-
iur in illud comprehendendo; sed qualenus est exemplm
‘.‘xpressivuni, in idem fertur non comprehendendo, <cd
excedendo

R e s p o n d e o ;

Ad praedictorum intelliRentia.ni est notandum, quod du-


pliciter contingit loqui de sapientia increata: aut secundum
quod est exemplar factivum et dispositivu m, aut secundum
quod est exemplar expreasivum. sive repraesentativum. Pri­
mo modo relucent in arte divinae sapientiae ea quae sunt,
fuerunt et erunt; et haec sunt finita. Secundo modo relucent
omnia, quae Deus potest faceré et intellipere; et haec qul-
dem sunt infinita, sicut in .praecedentibus *" monBtratum fuit,
et Augustinus expresse dicit, duodécimo De civitate Dei.—
Anima igitur Christi utroque modo per cognitionem fertur
in divinam sapientiam, sed differenter. In ipsam enim, se*
cundum quod est exemplar factivum, fertur comprehenden­
do, quia illa quae in exemplari ut factivo et dispositivo con-
tinentur et repraesentantur finita sunt, ac per hoc et corn-
prehensibilia. In exemplar vero, secundum quod est exem­
plar expressivum seu repraesentativum, fertur non compre­
hendendo, sed excedendo; quia, cum in ipso ropraeaententur
infinita, incomprehcnsibilia sunt, scilicet a substantia finita.
Et ideo anima Christi, cum sit creatura ac per hoc finita,
quantumcumique sit unita Verbo, infinita non c o m p r e h e n d it ,
quia nec illis aequatur nec illa excedit; et ideo illa non om-
nimode capit, sed potius capitur, ac per hoc in illa non fertur
per modum comprehensionis, sed potius per modum e x ce8-
:-P
* Collipitur e x eo, quod cogn itio sit actio ¡mmanens, d e qua vidi
A ris to t, rx M ctaph., test. 16 (v m , 81 ; et siippom liir ab Aristot,.
Jir De anima, text. 6 et 37-39 (o. 4 et 8), ubi dicit animam esse locum
formarnm, ipsam cogn oscendo quadammodo esüe omnia, in ipsa non
esse jpsas res, sed formas earum intellectumque esse formam fol-
m.irum.
m Qiiíiest. 1, in cuius 1 fundnm. atque in corpore allegatur etw1*1
Antfustinus, JHT De civitate Dei, c. 18, et in 2 fundnm. citatiir lib x*'
10, 11 3.
]2. Además, el objeto del conocimiento está en el su-
. t0 que conoce; luego si el alma de Cristo comprendiese
de modo actual cosas infinitas, éstas estarían de modo ac­
tual en el alma de Cristo; mas es imposible que una crea-
tura contenga un infinito actual; luego es imposible que
C1 alma de Cristo comprenda objetos infinitos.

f CONCLUSION]

/j¡ alma Je Cristo no comprende propiamente cosas infi­


nitas en el I’erbo; sin embargo, en cuanto el Verbo es
e je m p la r operativo, es llevada a lil comprendiendo; mas
en cuanto es ejemplar expresivo, eí llevada al mismo, no
comprendiendo, sino excediendo o elevándose sobre si

R e s p o n d o :

Para inteligencia de lo dicho hase de notar que de la


sabiduría increada puede hablarse de dos maneras: en cuan­
to ejemplar factor y dispositivo o en cuanto ejem plar" ex­
presivo o representativo. De la primera manera están repre­
sentadas en la divina sabiduría las cosas que son, han sido
y serán, y éstas finitas. De la segunda, las que Dios puede
producir y entender; y éstas son infinitas, como se ha de­
mostrado en las cuestiones precedentes, y expresamente lo
afirma San Agustín en el libro X II De civitate D e i- £1
alma de Cristo es conducida mediante el conocimiento a la
sabiduría divina de entrambos modos, mas diversamente.
Es conducida hacia ella en cuanto ejemplar factor por com­
prensión, pues las cosas qiue se contienen y representan en
el ejemplar como factor dispositivo son finitas, y por ende
comprensibles. Mas hacia el ejemplar en cuanto expresivo
y representativo, es conducida no por comprensión, sino
Por éxtasis; porque representándose en él objetos infinitos,
éstos son incomprensibles para la substancia finita. Por
tanto, el alma de Cristo, que es creatura, y por ello finita,
aunque este unida al Verbo, no comprende cosas infinitan,
Porque ni las iguala ni las sobrepasa; por consiguiente no
las comprende, sino más bien es por ellas comprendida, y
P°r eso no se dirige hacia ellas mediante la comprensión,
bus. Excessivum autem modum cognoscendi dico, non qUo
cognoscens excedat cognitum, aed quo cognoacens ferlur ¡n
Obiectum excedens excessivo quodam modo, erigendo se gy.
pra se ipsum. De quo cognoscendi modo Dionysius loquitur
in libro De mystica Theologia, et séptimo capitulo De
mis Norninibun dicit sic: "Oportet agnoscere, nostrum in.
tellectum quandam habere potentiam ad intelligendum, p?r
quam videt intelligibilia, unionem vero cxcedentem intcllj<..
tus naturam, per quam coniungitur ad ea quae sunt ultra
se. Secundum hanc igitur divina intelligendo, non secundum
nos, sed nos totos a nobis totis extra factos et totos deifi-
catos; melius est enim Dei esse et non esse sui; sic enim
erunt omnia credibilia iis qui sunt cum Deo".— Hic autem
modus cognoscendi per exeeesum est in via et in patria; sed
in via ex parte, in patria vero est perfecte in ChrisLo et in
aliis comprehensoritus; sed in aliis e3 t eoarctate tum ex
parte mensurae propriae gratiae, tum ex parte voluntatis
divinae, quae non se cuilibet offert in omnímoda familiari-
tate; sed in anima Christi est liberalissime, tum quia ab
ipsa habet gratiam implentem omnimode capacitatem suam,
tum quia speculum aeternum p rae bet se ei manifestabile se­
cundum famiüaritatem omnimodam.

Differt autem in Christo modus comprehensionis et ex­


cessus multipliciter: primo, quia In comprehensivo cognoa-
cens capit cognitum, in excessivo vero cognitum capit cog-
noscentem.— Secundo, quia in comprehensivo terminatur in-
telligentiae aspectus, in excessivo vsro intelligentiae appe-
titus.— Tertio, quia in comprehensivo fit actu considerad
omnia praeterita, pra.esentia et futura; in excessu vero fi'
ad considerandum prompta.— Quarto, quia ex comprehen-
sione percepta ñt, ut nihil de novo addiscat; propter vero
excessíim fit, ut nihil addiscere possit5” ; et ideo, licet cog-
nitio animae Christi per modum excessus quodam modo did
possit respectu infinitorum, cognitio tamen c o m p r e h e n s i v a
non est nisi respectu finitorum. Unde si secundum illam di*
catur anima Christi cognoscere quaecumque Verbum cog-
íioacit, hoc intelligitur de praeteritis, praesentibus et fu-
turis, qitae aliquo modo faciunt ad integritatem ipsius uni-
versi, quod plenc et totaliter fuit ab instanti c o n c e p t i o n t s
descriptum in anima Christi Iesu. E t pro tanto dicitur
ma illa habuisse omnem scientiam, non quia c o m p r e h e n d i t
omnia, quae cognoscit divina sapientia, cum illa Sit in fim -
ta et comprehendi non possit a potentia finita, sccundui°

r * Paragr. t, px quo seqq. verba. D e Mystica Theologia of. c. i. ? 1


C f . infra sohitio ad 1 9 , 2 0 , a i .
¡no mediante el éxtasis Llamo modo extático de conocer
S- Uel en el cual el sujeto no sobrepasa al objeto, sino aquel
el cual el cognoscente es llevado hacia su objeto, que lo
« b r e p a s a de cierto modo excesivo, elevándose sobre sí mis­
ino. Dc este modo de conocer habla Dionisio en el libro De
ltlystica Theologia y en el capítulo 7 De divinis Norrúnibus,
d ic ie n d o : “Es preciso reconocer que nuestro entendimiento
uosee cierta facultad de conocer, por la que contempla las
c^sas inteligibles, y una unión que sobrepasa la naturaleza
del entendimiento, por la que se une a las cosas que están
¡¡obre si. Por medio de la cual entendiendo las cosas divi­
nas. no según nuestra capacidad, sino en cuanto somos de
todo en todo extrañados de nosotros mismos y totalmente
deificados; pues m ejor es ser de Dios que ser de s í; de esta
suerte todo es creíble para el que ea con Dios” .—Este modo
de conocer por éxtasis ha lugar tanto en la vía cuanto en
la patria; mas en Ja vía parcialmente, y en la patria per­
fectamente en Cristo y en los comprensores; y en los demás
de un modo limitado, ya por parte de la medida de la pro­
pia gracia, ya por parte de la voluntad divina, que no se
ofrece a todos con total familiaridad; mas en el alma de
Cristo se encuentra con la máxima liberalidad, bien porque
posee la gracia que llena totalmente su capacidad, bien por­
gue el espejo eterno se le manifiesta en su total familiaridad.
En Cristo difieren de muchas maneras la comprensión
y el éxtasis: primeramente, porque en la comprensión el
cognoscente abarca lo conocido, mas en el éxtasis lo conocido
abarca al cognoscente.—En ssgwiido lugar, porque en la com­
prensión se aquieta la mirada de la inteligencia, y en el
éxtasis el apetito de la misma.— En tercer lugar, porque en
la comprensión conoce de modo actual Jo pasado, presente
y futuro; mas en el éxtasis adquiere la prontitud para este
conocimiento.— En cuarto lugar, porque en virtud de la
comprensión percibida nada de nuevo aprende; mas por el
éxtasis nada nuevo puede aprender; y por consiguiente,
aunque el conocimiento del alma de Cristo por el éxtasis
sea capaz de objdtos infinitos, sin embargo, su comprensión
no se extiende sino a objetos finitos; por lo cual si según
esta distinción se dice que el alma de Cristo conoce cuan­
tas cosas conoce el Verbo, esto hase de entender de las
w>Bas pretéritas, presentes y futuras, que contribuyen de
alguna manera a la integración deJ mismo universo, des­
crito plena y totalmente en el alma de Cristo desde el ins­
tante de su concepción. Por esto se dice que el alma de
pristo poseyó toda la ciencia, no por haber comprendido
to<Jo lo que conoce la sabiduría divina, porque ésta es infi-
quod ostensum est supra “ .— Unde rationes, quae hoc osten.
dunt, sunt concedendae, quia irrefragabiliter verum con.
cludunt.
[ SOLUTIO OBIECTORUM]
1-2-3. Ad illud vero quod primo obiicitur in contra-
rium, quod anima Ohristi comprehendit omnia divina iudi.
cia, et quod habet omneip scientiam, sicut habet Verbum
sibi unitum; d k i potest, quod illa dicuntur de hominc as-
sumto propter eommunicationem idiomatum; vel certe di-
cuntur de iis quae sunt, fuerunt et erunt, quae quidem ab
anima Ohristi comprehendi poseunt; non autem est verum
respectu omnium, quae intelligit divina sapientia, otra. in.
finita cognoscat, sicut patet ex iis quae sunt pracdetermi-
nata.—(Illud tamen quod obiicitur, quod nullus potest ali­
quid scire, quod anima eius ignorat; ven tatem habet, cum
aliquis nihil cognoscat nisi per animam, sicut est purus
homo. In Christo autem, qui non tantum cognoscit per ani­
mara, sed etiam per divinam naturam, locum non habet pro-
positio illa. Et per hoc patet responsio ad tria prima obiecta.
4. Aid illud quod obiicitur, quod animae videnti Deum
angusta est omnis creatura; dicendum, quod illud est. verum
de creatura secundum esse, quod habet in proprio genere,
non tamen secundum esse, quod habet in arte, quia ara illa
nobilissima et perfectissima est, non angustiam habens, sed
potius perfectionem. Unde si anima cognosceret totum uni-
versum secundum esse, quod habet in proprio genere; non
tamen adhuc esset in perfecta cognitione et comprehensione,
nisi et artem illam cognosceret, per qiuam universa fiunt.
E t quia anima Christi omnia facta pcrfcctissime compre­
hendit in illa arte, ideo in illa et per illam dicitur habere
comprehensionem perfectam.
5. Ad illud quod obiicitur, quod anima Christi perfectis-
sime est unita V erbo; dicendum, quod verum est, salva tamen
limilatione naturae creatae, quam anima Christi non perdit,
quia non desinit esse creatura; et quia infinita comprehendere
repugnat limitationi creatlirae: hinc est, quod non potest
inferri ex unione illa, quantumcumque infcelligatur perfecta.
6 . Ad illud quod obiicitur, quod anima Christi simul
cognoscit multa, quia cognoscit uno, quod pari ratione de-
beat cognoscere infinita; dicendum, quod non est simile:
quia multitudo cum simultate non repugnat limitationi crea-
Ííü.rae, infinitas autem cum actu&litate et simultate omnim0-
de repugnat; et ideo non est argumentum a simili, sed a
val de dissimili.
7. Ad illud quod obiicitur, quod Verbum aeternum ¿e'
“ Q ua estion e praecedenti.
no puede ser comprendida por una potencia finita,
B't8 se ha demostrado más arriba.'—Han de concederse,
c0Ca0 las razones que esto prueban, porque irrefragable­
m ente concluyen la verdad.

[ S o l u c ió n de las o b j e c io n e s ]

j„2 -3 . A lo que se objeta, pues, en primer lugar por


oarte contraria, que el alma de Cristo comprende to-
los juicios divinos, y que posee toda la ciencia del
Verbo a <Jue e s t ®1 Uíl*da> puédese decir que esto se atribuye
1 hombre asumido por comunicación de idiomas; o bien se
dice de la8 cosas que son, fueron y serán, por cuanto éstas
comprendidas por el alma de Cristo; mas no es verdadero
,especio tle las cosas que entiende la divina sabiduría, la
0ue conoce objetos infinitos, como es patente por lo ante­
riormente expuesto.— Lo que se objeta que nadie puede
saber lo que su alma ignora, es verdad cuanto se conoce
po.- el alma sola, como acontece en el puro hombre. Mas
esta proposición no tiene lugar en Cristo, que no sólo co­
noce por el alma, sino también por la divina sabiduría. Es.
pues, clara la respuesta a las tres primeras objeciones.
4 . A lo que se objeta que al alma que ve a Dios es pe­
queña toda creatura, hase de decir que es verdad, tomando
la creatura en su propia entidad, mas no según el ser que
tiene en el arte divino, que es nobilísimo y perfectisimo,
no limitado, sino perfecto. De donde se sigue que si el alma
conociera todo el universo en su propia entidad, no gozaría
aún de su perfecto conocimiento y comprensión si no lo
conoce también en el arte por el que todas las cosas Be
hacen. Y por cuanto el alma de Cristo comprende en aquel
arte todas las cosas, por eso se dice que en él y por él
tiene comprensión perfecta de las mismas.
5. A lo que se objeta que el alma de Cristo catá per-
fectísimamente .unida al Verbo, hase de decir que es ver­
dad, salva siempre la limitación de la naturaleza creada,
que no pierde, porque no deja de ser creatura; y por repug-
nar a la limitación creada el comprender infinitas cosas;
de aquí es que de aquella unión, por