Está en la página 1de 51
PREFACIO Los modemistas parecen nuestros contemporineos en muchos sentidos. Sus problemas tienen gran se- mejanza con los actuales. Sin embargo, nadie ha querido damos la historia nila antologia del mo- demismo mexicano. Quizés ello se deba a dos dift cultades. La primera es puramente literaria: 1a com- plicacién de hacer un deslinde entre lo que cs y no es modernismo, De acuerdo con la teoria “ofi- ial” nuestro modemismo queda Timitado a las obras de Efrén Rebolledo y Rafael Lépez y a una parte de Jo. que escribieron’ Amado Nero y José Juan Tablada. Gutiérrez Najera y Diaz Mirén_resultan ““precursores”, Urbina “‘éltio roméntico”, Othén “cima de la poesta neoclésica”, que se opuso a los modernistas en cuanta oportunidad se le present; Ramén Lépez Velarde y Francisco Gonzélez Leon “poetas de la provincia”; Enrique Gonzlez Mart nez viene a ser finalmente el Angel exterminador, La segunda dificu'tad ¢s politica: el porfiriato no produjo al modemismo, como podsfa sostener ua Geterminista; pero, naturalmente, el_modernismo estuvo condicionado por el porfiriato, Y lo que es peor: casi todos los modemnistas fueron huertistas. Para comprender el modernismo hay que estudiar €l lenguaje de fin de siglo. Sin el dominio de esta lengua mueria no hay entendimiento posible. Los poemas deben verse bajo las categorias de la litera- vn tora curopea dela época y situarse en las condiciones locates en que se produjeron, evitando el peligro de que los contextos nos hagan perder de vista los textos, A través de catorce poetas y unos ciento cincuen- ta poemas Ia antologia-aspira a representar la apor- tacton mexicana al modemismo de lengua espatiola. Para sus fines encierta el movimiento entre 1884 y 1921, desde Ja primera recleceién de Porfirio Diaz hasta Ia Megada al poder de Alvaro Obregén; esto es, va de “La Duquesa Job” de Gutiérrez Néjera a ‘La suave patria” de Lépez Velarde. Sin embargo, incluye piginas escritas en 1951 por Gonzi'ez Mar- ténez, Con su muerte al afio siguiente queda cerrado el ciclo modemista. No es una obra erudita sino un libro de aivulga- cién que trata de ser a la vez riguroso e informa- tivo. Todo el trabajo del compilador esté al servicio de Tos poemas que incluye, se destina a facilitar su lectura y disfrute. Cada seleceién se halla antece- dida de un prélogo en miniatura que junto a la biografia y el juicio general acerca del poeta da al- gunos datos bibliogrificos y en algunos casos he- merogrificos, Con excepoién de Gutiérrez Néjera los autores aparecen en orden cronolégico, Cuando ha sido po- sible conocer les fechas los textos se publican en secuencia de composicién. Se mantiene Ia integri- dad textual y nunca se resume ni recorta. Si ello no altera el sentido ni el tono de los versos, ortografia y puntuacién se conforman a pricticas vigent El autor quiere dejar testimonio de su gratitad hacia todos aquellos que le ayndaron a hacer la pre- sente antologia: Gastén Garcia Canti le confié vur su preparacién; Miguel Gonzélez, Porfirio Martinez Pefialoza, Julio Ortega, Femando Rafful y Juan Manuel Torres leyeron y criticaron la seleccién y el manuscrito; Antonio Acevedo Escobedo, Miguel Ca- pistrén, Enrique Caracciolo, Emesto Flores, Henri que Gonzilez Casanova, Emesto Mejia Sinchez, Carlos Monsivais, Ernesto Prado Velizquez, Efrén Rebolledo Jr, Marfa del Carmen Ruiz Castatieda, Kazaya Sakai, Rodolfo Usigli y Héctor Valdés Ie proporcionaron datos que no aban aparecido en ningén otro libro; Jess Arellano y Marnja Valcarce tuvieron a su cargo la particularmente ardua correc: cign de pruebas; Femando Benitez en La Cultura en México y Luis Spota en El Heraldo Cultural pu- Dlicaron algunas de estas péginas. Finalmente, pero ‘en primer término, expresa st. agtadecimiento hacia Ja Universidad de Essex que le permitié trabajar durante un afio en Inglaterra y le proporcioné todos los medios econdmicos y bibliogrificas sin los cuales hhubiera sido imposible la preparacién de un libro como éte, Junio de 1969 INTRODUCCION I No hay modernismo sino modernsmos: los de cada poeta importante que comienza a escribir on lengua Ppatola entre 1880 y 1910, Como los roméntices fpamasianos y simbolistas franceses, los pookss THe" Pastas son distintos entre si y adaptan a su propia ceonstancia Teceiones aprendidas en otnasTiters~ cine Su origindlidad se logra en un momento de ciroulacién universal de ideas y estilos, EI modernismo sc inscribe en. el dmbito del idio- ana, se empera en no verse Limitado por las fronts, vt sacionales, Al ser la negacién do toda escuela, texigi a cada poeta el hallazgo de su individualidad, oP Stodernisma es un circulo cuyo centro estd om todas partes y su circunferencia en ninguna. Por snétrica y sw vocabulario es féell reconocer un Pre voir oddernisa e incluso decir si un texto se esrbié ‘ton o. después del movimiento. Pero el térmtino rece de toda connotacién tangible. Es una volsry tat de situarse en el ahora, de encontrar el estilo de 1a época, Modus hodiernvs, lo moderna son log so, y costumbres de hoy, un hoy que no ee parece al Iyer y nocesariamente diferid del mafiana. She 1605 los Siglos de Oro Hegaron a su fin at noni Sor Juana Inés de la Cruz. Fueron necesarlos “Jowientos afios para que Tas letras espafiolas recu x jperaran su lugar, Esta empresa tuvo su origen en ta periferia y no en el centro. Empexé por un afér, de independencia cultural que siguiera a 1a autono- ‘mia politica y termind en un movimiento que s¢ vio como hispanoamericano primero y en seguida den- fro de la peropectiva general del idioma. ‘Al comienzo del imperio espatiol la revolucién poética de Gareilaso de la Vega abre las puertes al lenguaje del Renacimiento. En esa época se exer ben los primoros poems castellanos de América. Cuando el imperio Hega a su fin en Cuba y Puerto Rico, la revolucién postica consumada —si no ini- ciad’— por Rubén Dario abre las puertas al lene guaje del mundo modemo, Entonces simbolismo parnasismo eran el dolce stil nuovo: Tos medios para crear una poesia nunca ates escrita en espaol, "Ningin movimiento ha encontrado y sigue en contrando tanta hoslilidad, sobre todo en Espata. Pero los espaftoles més sagaces se dieron cuenta de que el modernismo significaba la continuidad y el enriquecimiento de la gran tvadicién castellana fre- nada por el neoclasicismo 0 academismo del siglo xvi, fa vuelta a un “estado de naturaleza” que usur- paron los neocldsicos cuando al intentor Ta aclime tacién de la sobriedad Wicida y la pureza idiometica ‘observadas on Francia silenciaron el lenguaje de Cervantes, Calderéu, Géngora y Quevedo. El término “modernismo” favorece la confusién y la ambigitedad. La critica on lengua inglesa lo tefiere a to que Hamamos vanguardia, En el habla comin de nuestros paises es sinénimo de contem- pordneo, En cambio la historia Uteraria recogié esta palabra para agrupar ta pluralidad de tendencias gue se originaron en Hispanoamérica fines del xt sax y principios del xx. La acepeién corriente iden- fica al modernismo con un estilo de su primera etepa, el que se manifiesta en Prosas profanas (1896) y que no tardé en abandonar el propio Dario, La polémica en tomo a la definicién, la pugna nacionalista sobre quiénes fucron precursores, ini ciadores y epigonos hace olvidar que lo importante son las obras y no Tos ardides que ensplean tos hie toriadores para clasificarlas. Del mistno modo,’ la critica con pretensiones sociolégicas se ha limitado @ darnos su versién acerca de to que debié haber hecho ef modernismo para redimir a nuestras socie- dades, en ver de emplear tos instrumentor de and. lisis a fin de explicarnos su cardcter socialmente condicionado. ‘Ast pues, de todas las épocas literarias hispano- americanas la del modernismo es la més comentada y la menos entendida, Sin embargo, los medios para a comprensién abundan en las péginas de los gran- des cpiticas que se han preocupado por explicar et movimiento. A juicio de Max Henriquez. Urefia, * el modernismo es la revolucién Titersria que tuvo su origen en la América espaftola durante tas dos tiltimas décadas del xxx y posteriormente se exter dié a Espana, En su primera etapa el culto preciosista de la forma favorece el desartallo de una voluntad de estilo que culmina en refina. miento attificioso y en inevitable amaneramien. to (...) En la segunda etapa se tealiza un proceso inverso, dentro del cual, 2 Ta vez que el lirismo per- sonal alcanza manifestaciones intensas ante cl etesno misterio de la vida y la muerte, el ansia de lograr * Breve historia del moderniamo, 1954. xa tuna expresién artistiea cuyo sentido fuera genuina- regte ameicang ef Io que prevalece, Capa a wa y el ambiente de los pueblos de América, traducix sus inguictudes, sus idesles y sus esperancas, a eso tendié el moderismo en su etapa final, sin abdicar ppor ello de su rasgo caracteristico principal: traba- jae el lenguaje con arte. Esta divisién temética hecha por Henriques Ureiia puede conspletarse escalonando el movi- miento en tres fases: durante la primera el poeta se siente “desterrado en tierras americanas”, Duran- te Ia segunda, desde Parls y Madrid, pierde las ilu- siones de europetsmo, adquiiere una perspectiva con- finental, siente que pertenece a una nacionalidad tinica formada por todos nuestros paises. El enemi- go ya no es la tradiciin espaiiola sino el imperia- lismo norteamericano, La unidad defensiva silo posible mediante la lengua comin. Hay que afinar y perfeccionar este vinculo, y de la operacién el castellano sale transformado por América, Final- mente el poeta moderista comprende que las dife- eneias son tantas como las semejanzas y que el proyecto continental no puede lograrse @ menos que arta de un estado previo de individuatidad cultural en cada pets. A. estos periodos correspon: den el exotismo y diabolismo iniciales, la reflexion metafisica y el continentatismo después, y por alti mo el criollismo 0 coloquialismo vernacular —etapa incierta que se ha dado en Warar posmodernismo, ereando un yacio entre Tos «iltimos resplandores modernistas y la gran Wamarada de la vanguardia, El esquema anterior, como todos los intentos para poner cierto orden en el férrago, es una categoria empirica sélo aplicable en Uneas muy generales. xv Para Federico de Onis el modemismo significa la incorporacién de América a la literatura univer: sal, el logro de su independencia literaria comien- 0 y origen del gran desarrollo posterior de las letras hispénicas— el principio de su influencia on Espaiia y la transformacién mds profunda de la poesia espariola desde Garcilaso, ‘Tuvo su origen en un hecho universal de la época: 1a influencia francesa que paradéjicamente signi- fied la liberacién del afrancesamiento cast exclusivo de fos siglos xvux y sax. Es un fenémeno de “inde- pendencia involuntaria” (Reyes), que a la yuelta de ‘su viaje por lo exético y to remoto acabé en el des- cubrimiento de una nueva visién de las reatidades hispanoamericanas, El americanismo modernista se halla en la capa- cidad de sintetizar, asimildndolas, tendencias litera- rias que en Europa fueron sucesivas ¢ incompatibles, caracteristica que ya aparece en el estilo de Sor Juana, Porque si Ia poesia de Hispanoamérica nace con la madurez del Siglo de Oro, también adquiere desde un principio un tono propio y consciente de st mismo. La transformacién y avance hacia una poesia nueva fue obra de poetas americanos que, cada uno por su parte, renovaron la poesta en tal forma que, cuando el genio sintético de Dario evs a los frutos iltimos de aquella evolucién, ejercié en la metrépoli un influjo definitive, AL perder Espafia sus postreras colonias y ace- lerarse la expansion de lor Estados Unidos, los his- panoamericanos depusieron su actitud hostil ¢ in- tentaron crear una nocién de unidad hispdnica a la (que tio se oponta el gusto por la literatura francesa, xv y2 que los imismos metros importados por los. pri ‘meros modernistas —el alejandrino y el eneasilabo— fueron introducidos de la propia Francia por Gon- alo de Berceo y el Arcipreste de Hita. Por todo To anterior Onis ve el modernismo como: la forma higpiinica de la crisis universal de las ietias y cl espicitu, que inicia hacia 1885 la disola- cid del siglo xix y que sc habria de manifestar en el arte, la ciencia, la religion y gradualmente en los demis aspectos de la vida entera, con todos los ca. mecteres, por tanto, de un hondo cambio histérico ‘eayo proceso continda hasta hoy. En los ensayos fundamentales de Onis que los pérrajos anteriores tratan de resumir, aparece tam- bién 1a idea de que los Wamados precursores —José Marti, Manuel Gutiérrez Ndjeta, José Asuncién Silva, Julién del Casal— son en realidad los inicia- dores del modernismo; por tanto debe rechazarse 1g interpretacién parcial que lo reduce a la escuela de Prosas profanas, El rubendarismo, la manera de Dario anterior a 1900, no es todo et modernisino aunque, como afirma Angel Rama, Azul y Prosas profanas determinan su ténica, apartan definitiva- mente el verso y la prosa hispanoamericanos de la diccién espaiola de la épocd, El modernismo, y asi Jo ha visto Manuel Pedro Goneélez, es una empresa generdcional, no la tarea de un solo individuo, El enfrentamiento modernismo / noventa y ocko, Mar- 4 / Darlo muestra que la polémica estd lejos de * Préloges a la Antologia de la poesia espafiola ¢ hispano- anarcana (1934), dvcloia de le pow ibeoanercana (1954) y el estudio “Sobre el concepto del modemismo” en Espana en América (1955). a haberse terminado. El peligro es siempre comentar Ia opinién de tos critices en vez de la obra de los poetas. La bibliografia indirecta es tan amplia que Si pretendemos abarcarla nos faltard tiempo para leer los libros de versos. Nuestra dificultad para explicar el modernismo proviene de la carencia de manifiestos. En oposi- cién a los esetitores franceses que reflexionan me- t6dicamente sobre lo que estén haciendo, nuestros oetas suelen corecer de sistema y_progama Sin. @ta manera los_modernistas. pudieconabarcasan gran miimero de tendencias dogméticamente hostiles como nunca, en la hipstesis de condiciones simila- tes, Io hubiera hecho un autor europeo. Lo mds aproximado a la teoria son algunos pré- logos de Dario y en especial dos textos, el primero de 1883 y el segundo 18%, En aguél, Dario traza ung estétiea de las correspondencias, habla de evar el arte de ta palabra al terreno de las otras aiteste ta pintor-verbigracia, dela escultura, de la misica (...).Pintar ol color de un sonido, el perfume de un_astro, algo como aprisionar el lima de las cosas... Y en “Log colores del estandarte”,* explica su empento por lograr una sintesis creadora: ‘Al penetrar en ciertos secretos de armonia, de matiz, de sugestién que hay en la lengua de Francia foe mi pensamiento descubritlos en espatiol 0 aplicarlos (...) La sonoridad oratoria, los cobres castellanos, ‘sis fogosidades gpor qué no podrian adquirit las *La Necém, noviembne 27, 1896. Citsdo por Enrique Anderson Imbert en La originldad te Rubén Devo (1961). xv notas intermedlias y revestir las ideas indecisas en que el alma tiende a manifestarse con mayor fre- cuencia? Luego, ambos idiomas estin, por decitlo asi, hechos con'el mismo matcrial. En cuanto a la forma, en ambos puede haber idénticos artifices. La evolucién que llevara al castellano a este rena- imiento, habria de verifiearse en Amética, puesto que Espaiia est amurallada de tradicion, cereads y erizada de tradicionalismo (...) Qui pourmaisje imiter pour etre originel2, me decia yo. Pues, a todos. A cada cual Je aprendia lo que me agradaba, lo que cuadraba a mi sed de nove- dad y 2 mi delirio de arte; los elementos. constitui- rh, sods wn mel de mont individual caso es que result original (...) S& ti mismo: a es la wegla. Si soy veuleniano no. puedo ser 10- reista, 0 mallarmista, pues son maneras distintas. Se conocen, ¢50 si los instrumentos diversos y uno hace su melodia cantando en su propia lengua, iniciado en el mistetio de la mésica ideal y ritmica. De esto se desprende una posible dofinicién det modernismo nto como escuela literaria sino como una completa renovacién del idioma, una reforma total de la prosodia espaitola, una nueva estética de libertad opuesta a la tirania diddctica de la Acade- mia que erige en norma del presente la obra maes: tra del pasado, ‘Dario dijo: “EL modernismo es el anarquismo en el arte”, parafraseando a Victor Hugo (EL tomanticismo es el liberalismo en literatura”). Sintesis de las artes que arranca de un impulso wagneriano, el modernismo une la solitaria rebel- dia roméntica, 1a musica de la palabra aprendida en Ios simbolistas y la precisién pldstica tomada de los pornasianos. No es un simple reflejo de la poesia europea: asume caracteristicas propias y arrai- xv ga en la tradicién barroca espaitola. La originalidad consiste en crear lo inesperado con la materia de To existente. El trabajo artistico es un proceso de travisformaciones y reordenamientos. Unos afios des- pués de Darfo otro escritor —como él catélico y lingiisticamente marginal— enlaza naturalisimo y simbotismo para crear con Ulysses la novela del siglo xx. Aunque al ser puesta en prdctica la teoria se degrade muchas veces en artificio, los aciertos del modernismo son més interesantes que sus errores, En realidad el modernismo es una operacién de mediacién, una tontativa de-convertir Ta cultura planetaria (y no sélo europea) en lenguaje america no, El modernismo significa para las literaturas de lengua espafiola la primera etapa del movimiento moderno que, simulténeamente cn la poesia y en 1a novela, comienza en Europa hacia 1860 y a par tir de 1880 establece una nueva sensibilidad. E] movimiento modemo —afirma Cyril Connol- Wy—* se inicid como una revuelta contra los bus gueses en Francia, los viclorianos en Inglaterra, cl puitanismo y el materialismo en Norteamérica. El espicitu_modeme_fue-anamnezcla_de_ciertas cuali Eales intelectuales heredadas. de Ta TTastractn te 4, cidez, ironfa,, escepticisin,...curiosidad .intcleetsal ‘que se combinaron con Ia apasionada_intensidad v exicerbada sensibilidad de Tos rominticos, su_tebe- lién y su sentido del experimento téenico, su con. cienéia de-vivir en una cra trdgica_(...) Aunque mucho de lo que escribieron pertenezca al pasado, sentimos que todos estos artistas tienen algo que ega hasta nuestra época; todos son dificles “de * The Modern Moveinent: 100 Key Books from England, France and America: 1860-1950 (Londres, 1965) a acosar, analizar, clasificar, debido a la dualidad de sus naturalezas que heredaron inteligencia critica y Sensibilidad penetrante. En su connotecién més inmediata el modernismo 3 Ia literatura que corresponde al mundo moderno, @ las sociedades transformadas por las revoluciones social, industrial, cfentifica y tecnolégicd, Ast, et modernismo no podta darse en el démbito castellano hasta que existiera una base minima de modemidad en los procesos socioecondmicos, una burguesia en ascenso, grandes aldeas que empezaran a convertirse en grandes ciudades. A fines de siglo el desarrollo de la industria y la téenica, y por tanto del comercio y las comunica- ciones, habia hecho que ta literatura alcanzara una historia verdadesamente universal, EI internaciona- lismo y la simultaneidad del movimiento fueron dofinidos por W. B. Yeats en 1897: La reaccién cont el lismo del siglo xv se ha merclado con una reaccién contra el materia. lismo del xtx y el movimiento simbélieo que Mega a Ja perfeccién en Alemania con Wegner, en Ingla- terra con los preerafaclistas y en Francia con Villiers de Pisle Adam, Mallarmé y Mecterlinck, y estimala Jas imaginaciones de Ibsen y D'Annunzio, es cier tumente el Yinico movimiento que esti diciendo cosas nuevas. En Ia base del modernismo hispanoamericano se halla el fenémeno imperial que extrae materias pri- mas de las regiones periféricas, crea en estas zonas nuevos consumidores y expulsa a ellag ol exceso de poblacién europea. Un mismo sistema se impone; al hacerlo, universaliza ciertos principios sociales, a econdriicos y cultusales. Confuse vertiginosamen- te se dan en Amérioa respuestas semejantes « las que se hablan dado en Europe. * ‘Nuestro siglo xxx comienza en los ochenta. El mo- demnismo tiene que. cubtir en cudrenta afios el carnino que la literatura europea recorrié en una ‘centuria: ser al mismo, tiempo, romanticismo, putrna- sismo_y simbolismo, Tres modalidades que sien Europa fueron sucesivas y excluyentes son tres caras de, un mismo fenémend: la revolucién roméntica del siglo xvi cuyas consecuencias atin no terminan y Teaparecen con nuevas caracteristicas en el arte de muestros dias. fd El movimiento moderno es en gran parte resul- tado de lo que lama Welter Benjamin la expe- riencia hostil, enceguecedora do la época de la gran industria, EL cosmos ordenado de Aristételes se con- vierte en ef ininteligible universo en expansidn de Newton. A la légica racionalista Tos tomdnticos ‘oponen lo subjetivo, lo demoniaco, el conflicto y el caos. Aspiran a recobrar ta unidad magica con el todo mediante un proceso que yuelva a fundirlos con la naturaleza, de la que el hombre ha dejado de ser parte y se ha yuelto explotador. Se niegan a con- finar Ia realidad exclusivamente en el orden fisico, El mito y el stmbolo se_reinstauran como instre mgntos ~arlisticos—universales. Schopenhauer (El mundo como voluntad y representacién, 1818) pos * Ange! Rama: “Las opciones de Rubén Dasio” on Cass de tae Américas (La Habana, mayojunio, 1967). x tula como sinicas vias de escape del horror violento de estar vivo y el delito de haber nacido la contem- placion estética y la ascesis mistica que anulan las apariencias, En tanto el positivimmo de Auguste Comte suprime la metefisica y la religién, sistema- tiza las nociones de progreso, orden y ciencia, Si el hombre vive en la historia, estd inmerso en el devenir y puede progresar y transformar el mundo —se dijo el siglo x1x— luego es divinizable; por tanto Dios resulta innecesario. Si somos el producto aoci- dental de Ia herencia y et medio no hay libre albe- drio ni existen responsabilidades morales. La fe tradicional no resiste el asalto de Ia ciencia materia. lista, Por primera vez la sociedad humana vive sin la idea de Dios. Entonces se da a erigir sustitutos de la religién, explicaciones totalizadoras que orde- nen el coos de la realidad y la pesadilla de la historia, Para quienes se aislan de Ia historia y niegan ol progreso 0 son negados por él, el arte Se convierte en otra religiin sustitutiva. La poesta va al roen- cuentro del lenguaje de la dlquimia y la edbala que de los ritos érficos pasé a Platén, a los neoplat6- niicos, a las seotas gndsticas y el cristianismo; “el lenguaje de la divina analogia” (William Blake), 1a tradicin del ocultismo rejuvenecida por Entanuel ‘Swedenborg y Est Theodor Amadeus Hoffmann, ‘Amiprrado en Pitdgoras, Gérard de Nerval dice en Vers dorés que el espiritu palpita en todas Ias cosas terrenales y Un mystére d'amour dans le métal re- pose, Para Baudelaire en el soneto “Corresponden- ces” la naturaleza es un templo, el hombre atraviesa bosques de simbolos, y en unidad perfecta se res- ponden perfumes, colores y sonidos. xa Aqui se advierte que nada de lo aparentemente caprichoso 0 extrafo que hay en la poesia moderna % gratuito: responde al deseo de resolver ta oposi- cién entre la unided y la fluralidad mediante el ritmo y la armonia. Desemperados ante la muerte, frente al abismo fiueco de la nada y la erosion de Jos tradicionales conceptos religiosos, los poetas del siglo xnx buscan otras cteencias y otra espiritual- dad. El interés ‘por las doctrinas esotéricas y por las religiones orientales —sobre todo el budlismo que como el arte roméntico es la negacién misma del dogma— domina el movimiento moderno en sus primeras etapas.* Por otra parte, desde 1789 el poeta pierde el lu- gar humildisimo que durante siglos tuvo asignado en la sociedad occidental. Sin ef mecenazgo de la aristocracia ha de buscarse una misién. Queda sin ‘apoyo, pero encuentra un priblico: el burgués recién afabetizado por la ensenanza democrética. Se dirige a desde el piilpito o desde la tribuna. Las figuras del poeta y el orador se confunden, ta poesta se hace ocuaz y grandilocuente, Tras el desengano de la revolucién que fracasa en 1848, el poeta remencia a tratar de injluir en sus contempordneos y opta por la revuelta individual contra el sistema, Entre el mecenazgo y la aceptacién del mercado hay una etapa intermedia: la bohemia.** El proceso + Ricado Guilin: "Pagorimo y moderns” en Mun do Noevo (Pats, ena, 1067). + "Todas ls ideas de este plirafo, sn as eles no pode twos aspinr entender el motemisno, provinem de Walter Benin (1892199) 9 et op craps ery te fst. des xan, Jahrhunderts” y-Eimige Motive bet late” secoplads en lumitationen (Freakut, 1961). Teatuooén faglva de Ben Breoter "Pars, Capital of Die xen industrial convierto ol arte en moreancia sujeta las leyes de competencia y al artista en productor. El avance téenico encierra el arte en la torre de ‘marfil. EL arte que comienza a tener dudas dcerca de su funcién y deja de ser inseparable de la utilt. dad es obligado @ hacer de la novedad su mayor valor. La nouveauté se vuelve ef canon, fos perid- dicos marchan junto @ los grandes almacenes que yenden los productos de la industria, El desarrollo de Tas fuerzas productivas libera del arte las for- mas de creacién, del mismo modo que en el siglo xv1 las ciencias se liberason del pensamiento filosé fico. Tras la reproduccién de ta naturdleza como fotografia, la creacién de fantasias se vuelve préc- tica, se convierte en arte comercial y, como folletin, 1a literatura creadora se somete a las exigencias del formato.,La prensa organiza Ta bolsa de valores ¢s- pirituales. Los_no conformistas se rebelan contra esta capitulacién del arte frente al mercado y se. reiinen bajo la divisa de Vart pour V'att.que trata. de aislarlo ante el desarrollo de la tecnologia. Contra Ia mecanizacién, homogenizacién y uniformidad del proceso industrial, contra sus infinitas repeticiones y redundancias, los poetas intentan subrayar la cua. Tidad tinica de la experiencia, Frente @ la ilusién de Ia infinita similitud del articulo de consumo apa- rece la ilusién de noveddd: Au fond de Vinconnu pour trouver du nouveau. EL mal det siglo es et spleen, destructor det ideal; mezcla de tedio y me- ‘Nineteenth Century” en New Left Review (Londres, matzo- abr, 1968) Tradncén eatola de HA. Mute: "Sobre algunos temas de Baudeize”, en Ensyyos esogidar de ‘Walter Benjamin (Buenos Airs, 1967). xxv Jancolia del hombre que transforma la naturdleza y hacerlo sustituye lo orgénico por lo inorgénico. EL poete cree apartarse del muntlo moderno,. del mundo burgués —feo, vulgar, mecdnico, innoble—. Pero no se retira: es segregado. Encuentra su ima- gen en el cisne de Baudelaire que se ahoga en el Yoda del arroyo. desecado por el crecimiento. de la siudad. 86lo en un punto hay un acuerdo tdeito centre al poeta y el empresario industrial: ambos bus- can To nuevo, to novedoso, fo moderno, A propésito de Les fleurs du mal Victor Hugo eseribe célebre- mente a Baudelaire: Vous dotez le ciel de Yart d’on ne sait quel rayon macabre, vons créez un frisson nouveau, Téophile Gautier y los hermanos Gon- court acurian hacia 1860 la palabra modemité, En medio de todo esto, surge una nueva aspira cién a Io clésico, una porsta que acepta la objetivi- dud positivista y anhela la exactitud de la ciencia, Los poetas reunidos en Le Parnase Contemporain, FeeTE des vers nowveaux (166-1876) rechasan la iaprovisacién y ta desmenira (Sculpte, lime, cistle, aconscja Gautier). A la agonia romdntica enfrentan 1s serenidad de la escultura helénica; se néegan al his- trionisino confesional, a vender suefios y penas, a desrudarse en friblico, Fundan un exotismo este- icista que trata de hallar en la poesia la plenitud barbara negada por la mezquindad del mundo in- dustrial. (Esta tendencia se apoya en las imdgenes que descubre el proceso de expansiin imperialista hacia los trépicos. Ademds, como ha visto Mario Prax, e1 amor a lo exdtico es generalmente una Proyeccién imaginative del deseo sexual.) xxv EEE A mediados de los ochenta el romanticismo eg a su fin con la riwerte de Hugo y se produce una. séginda revolucién roméntica el_simbolismo (0 “decadentismo” como to Lamé Charles Maurras) definido_por_dos_ libros: Les_pottes maudits (1883) _-J 1888) de Paul Verlaing, que. descubre al piiblico Tes nombres y las obras de Arthur Rimbaud, Sté- plane Mallarmé, Tristan Corbidre,, Marceline Des- hordes-Valmore, Villiers de Isle Adam y el “Paw yre Lélian”, es decir el mismo Verlaing; y la n ‘A rebours (1884) de Joris-Karl -Huysmans, viario de la decadencia”, A rebowrs resume en un personae, Des Esseintes, el callején sin salida del “estetd” que se aparta de la vide reat para hundirse en un mundo al revés donde nada se debe a la ne: turaleza y todo ha sido creado por el artificio huma- nno, hasta las sensaciones que le producen los esti- mulantes. Pava_los romdnticos_el_burgués.era el enemigo; hacia fines de siglo el burgués era tan fuerte que pareca indi oponerse a él. En vez de desofiar « 1a sociedad los simbolistas prefirieron. apartarse de tin mundo utilitario en el que los poetas ya no tenian ningtin sitio, Para expresar ls i sleroni sentirlas en carmg vez actos esponténeos de la vida al dominio del arte, los simbolistas experimentaron las sugestiones mons- truosas de imaginaciones alimentadas con horrores literarios. * Los textos erlticos de Edgar Allan Poe sonla base. del simbolismio. Ségin Poe, a fin-de_aleanzar * Edmund Wilson, Axes Castle. A study in, the Imaging tive Literature of 1870-1930. (Nueva York, 1931.) 21 eectos espirituales 1a poesta debe. tomar la indefi- ida sugestion de la musica, (“La miisica nos acerca fal alma del mundo”, escribié Schopenhauer.) De alii que el “Art postique” de Verlaine aconseje: De la musique avant toute chose... Rien de plus cher que la chanson grise / Ot l'Indécis au Prévis se joint... Prends Véloquence et tordslui son con... Et tout le reste est littérature, Internacionalismo: el- movimiento parte de tas teflexiones de un norteamericano y recibe la in- fluencia decisiva de un alemén, Richard Wagner. Correspondencias: si todo se corresponde en la simé- trica naturaleza lo mismo debe ocurtir en las artes, “Las artes, apunta Baudelaire, aspitan si no @ su plirse, por lo menos a prestarse recfprocamente fuer- zas nuevas.” La miisica roméntica s¢ acerea a la Hteratura, Esta a su vex se siente atraida por la mui- 30 de scs,-mezcla entre el mundo teal y et imaginario. Para Mallarmé emociones y sensaciones deben cons- tituir el tema central det arte, Los senttimientos personales son tinicos, cada conciencia es tinica; por tanto ef lenguaje que los nombre debe también ser iinico y no representar sino sugerir y evocar en. for- mas sutiles © inesperadas. EL simbolismo, dice Kathleen Raine, * es ef tinico Tenguaje que tenemos para expreser no metamente la apariencia, sino el contenido, la cualidad de la * Defending, Ancient Springs (Oxford, 1968). sn OEE EEE = experiencia, Da cuerpo a profundas necesidades emo- tivas y eg vélido para hablar de verdades que la razén'no concibe, Pero, interviene Edmund Wilson, todo lo que hicieron los simbolistas lo habian hecho sin teorizar los grandes poctas del xvm: gno es éte el Lenguaje natural de la lirica, la norma contra la cual el neoclasicismo del xviu fue una herejia? a Espatia estd presente en el movimiento romdn tico sélo como inspiracin y por la grandeza de su pasado literario. Victima de la contrarreforma y perdido su imperio, Espaiia quedé a margen del progres europeo, tan feudal, atrasada e inestable como sus antiguas colonias. Su marginalidad histé- rica y el absolutismo casticista de la Academia im- pedian que el castellano sirviera para hablar de una realidad absolutariente rueva, De espaldas a sw gran tradicién el poeta espaitol se consumia imitan- do a los franceses en un yocabulario que ya no se relacionaba con el ambiente det siglo, Unamuno comprendié muy bien la situacién al escribirle a Dario en 1899: “(Usted) quiere decir, en castellano, cosas que ni en castellano se han pensado nunca ni pueden, hoy, con é pensarse ...” Sin embargo, algunos poctas peninsulares repre- sentaron un poderoso estimulo para la renovacién que iba a iniciarse en las antiguas colonias, histé- icamente mejor situadas que la vieja metrépoli, En otros paises los roménticos dejaron intacta la ‘métrica tradicional, en cambio Espronceda y algu- ‘nog mds experimentaron con nuevas combinaciones svat silabicas, Suele olvidarse la destreza ritmica Zonrilla y Gaspar Niiiez de Arce, autor de Uamentaciones por el mundo que se deshace en el max_En cambio se cita a dos figures admirables, Rosalia de Castro y Gustavo. Adolfo Bécquer, cuya smilveca fue escdndalo para el gusto oratorio, Pero 3a Max Aub ha dicho que las Rimas son flores del Bien y los jévenes buseaban flores del mel. Londres era el centro politico y econdmico det mundo, mas la injluencia verdadoramente romana en su universalidad la ejercta Francia. Paris fue, en palabras de Walter Benjamin, ta capital del siglo xxx. Hacia ella se volvieron todos los artistas de Occi- dente, por ella descubrievon otras culturas. Ante ¢L_hispanoamericano, Paris tena un_atractivo adi- cional: representar ef centro de la latinidad contra la amenaza del poderio anglosajén. Para romper el senvilismo del colonizado et hispanoamericano ata- caba a Espaiia; para encontrar una vaga rafe de lati niidad, de comunidad, se volvia hacia la heredera de Grecia y de Roma: la cultura francesa que fue desde la_Independencia-_ i ta muestra} ~ Muchas veces se ha insistido en el cardcter iinico de Ia colonizacién espaiiola que no impuso el siste ma imperial conservando la estructura aborigen —como los ingleses en Ia India— sino que Io des- truy6 todo para rehacerlo todo y crear un mestizaje masivo sin paralelo, Ast pues, aunque rompicra con Espaiia, América no tenia mds camino que mirar a Europa, Europeos son su idioma, sus institu ciones, la mitad de su ser. Imposible restaurar en la edad del progreso el imperio inca o la lengua ndhuatl, El pecado original de la independencia mexicana Jue que los criollos consumaron la revolucién poli tica por miedo a la revolucién social. No hicieron a ruptura para obtener la libertad de las mayorias sino para conservar sus privitegios aristocraticos. La precaria codlicién entre mestizos insurgentes y criollos realistas no tardé en polarizarse en la lucha de liberales y conservadores que se tradujo en medio siglo de guerias civiles, invasiones extranjeras, des- ojos territoriales, miseria y anarquia, En estas condiciones, antes que el capital extran- jero triunfe sobre México, la sombra que proyectan los romdnticos europeos ‘no puede significar para nosotros wna visién y una conciencia sino pura y Mana rebeldia. A grandes rasgos simplificadores, los romdnticos son mestizos y liberates; tos neocldsicos © académicos, criolles y conservadores. En los pri- meros afios de la Repiiblica, franceses, ingloses e italianos representan el modelo para la nueva poe- sia, Mds tarde las influencias son exclusivamente espaftolas. La unica posibitidad de explicarlo es el deteriora de la educacién de minorias provocado por el quebrantamiento del orden colonial. No obstante, quienes siguen oferrados a las rui- nas del antigua régimen pueden recibir en los semi- narios los beneficios de las humanidades. Los poetas de este nivel aprenden latin, leen a tos clisicos es- patioles, se mantienen fieles a la norma académica. Naturalmente hay contaminacién entre ambas es- euelas: asi como el tomédntico Ignacio Rodriguez Galvin y ef académico José Joaquin Pesado coinei- den en la tentativa de resucitar algo del ignorado ‘mundo indigena, Ignacio Ramfrez El Nigromante, woe d més radical de los jacobinos, cuando escribe en verso Io hace al gusto neoclésico, Los datos de nuestro romanticismo son-la rebel- dia, la sinceridad, el subjetivismo apasionado, la elo- Guencia Guejumbrosa, la improvisacién, Los rasgas de nuestro academismo son el cuidado formal, la fresencia constante de la mitologia grecolatina, ef ales pew at ficiaile snailiana y, ipa Soper ad que al menos en intencién sitia a los académai- €os muy cerca de los parnasionos franceses, Manuel Carpio se adelanta a éstos al escribir composiciones de diseo pictorico y con temas de ta historia y la iblia. Para muestra desgracia, Carpio no es un recursor porque ya habia sonetos anteparnasianos 5 iaigad aati por ejemplo “AL triunfo de Judit” en Tas Rimas lramanas de Lope. Estas. dos corrientes forman la base de sustenta- cién para quo pueden adeptarse las tnfluencias que @ través de un acelerado proceso dieron origen al Hioderniano mexicano, 1884 —el 18 Brumario de Porfirio Dias— representa la consumacién de la lianza entre conservadores y liberates. Las diver- gencias literarias se amulan junto con las politicas J se procede a una sintesis de las tendencias en fpugna, sintesis que ya habia comenzado en 1869 euando Ignacio Menuel Altanirano funda El Re- nacimiento.* 1867 contempla ef apogeo del segundo tmperio. Paris queda confirmado en ta posicién de centro del arte, el lujo y la moda. Se afianza el mito de Paris capital del mundo, Babilonia industriosa y romén- + Vase: Huberto Batis: fries de EL Renacimiento (3963) tica. En plena Gran Exposicién aparecen las letras del Festin de Baltazar: la noticia del fusilamiento de Maximitiano en Querétaro, Terminan los inten- tos ewropeos de conguista armada y se inicia la con- quista econémica, Los franceses ya no podrén hacer de México otro Vietnam (Indochina) u otra Argelia bajo el disfraz de un imperio latinocatélioo. Ten- drain que Weger a un acuerdo con los Estados Uni- dos que han decretado como zona de influencia el Continente americano. Por ef momenta Washington no puede organizer ofra empresa expansionista por- que cnexarse muevos territorios fortaleceria al Sut derrotado en la Guerra de Secesin. Mientras tanto, Benito Judrez se enfrenta a la tarea de construir el pats. * Medio indispensable para este fin es la educacién. Gabino Barreda —que habia asistido veinte aris antes a las conferencias de Comte en el Palais Royal— asegura a Judrez que el positivismo es el correctivo de la anarguta y Jo mejor que Europa puede ofrecer para crear tos cimientos ideolégicos del nuevo orden que hard po- sible el progreso buscado por la revolucién liberal EL positiviemo despojard al clero de su tltimo re ducto, la escoldstica; sustituird la enseftanza huma- nista, la teologia y la metafisica; serd ef arma en el proceso de descolonizacién. Es el nico medio de imponer un muevo orden que termine con la vio- encia y el oaos; un sistema de pensar y asimilar Ta vano (1957). Leopoldo Zea: Bt positivismo en México: nnacimiento, gpageo.y decadencia (1968), Henry Bamford Patkess: A History of Mexico (Londres, 1962). om eultura evropea a fin de obtener el desarrollo de muestras potencialidades, la base ideolégica de una sociedad inspirada por los ideales de libertad eco- némica y progreso cientifico. (Sin embargo, México uo podid convertirse en un estado industrial mo- derno mientras Ia estructura siga siendo oligérquica y feudalista,) Lograda la victoria contra el invasor se rompe la unidad del Partido Liberal. El congreso se opone a las medidas para remediar el desorden econémico, Tos caciques ven amenazados sus privilegioe: si Jud tez no los domiina continuarén ta guerra civil y el proceso desintegrador. Sin fondos para sostener ¢jetcito y temeroso del militarismo, Judrez licencia los soldados republicanos, que se transforman. en bandidos u organizan rebeliones, ahogadas en san- gre por el general Séstenes Rocha, Judrez tampoco recompensa ql més brillante de sus lugartenientes ¥ el mds honesto en el manejo de las finanzas: Por- firio Diaz. Diaz esperaba que sus victorias le abrie- ran el cantino del poder (el imperator es siempre el general triunfante) y se convierte en caudillo natu- ral de Tos descontentos. Vencido en 1871 durante la revuelta de La Noria, el Plan de Tuxtepec lo Yeva al poder en 1876. Se erige en dictador por- que ast 10 quiere al grupo Uamado por Justo Sierra Ia burguesta mexicana, que ve en Diaz al hombre fuerte capaz de salvaguardar sus intereses y conducir al pais de la era militar a la era industrial. Los argumentos de la contrarevolucién europea surge en La Libertad, “Periddico liberal-conserva- dor”, drgano de los positivistas mexicanos, La Cons- titucién del 57 es condenada por uidpiod. Se niega € liberdlismo reyolucionario y se afirma que la de- wom mocracia es prematura pues sélo ha conducido a la desorganizacién y la perpetua guerra civil. Unica mente la “‘tirania honrada” sobse bases cientificas puede garantizar ta paz y afianzar la estabilidad. Sin ella no habré desarrollo y sin desarrollo es impo- sible el cumplimiento de los postulados de la Re- forma y la defensa de la soberania nacional contra Ta expansién. norteamericana. EL positivismo se transforma en la eolumna inte. lectual del porfiriato. Se trata de aleaizar-et progreso mediante el orden. El comtismo se inslaura en el campo educativo, pero en el econémico y en el po- Utico se adoptan los lineamientos tedricos del posi- tivismo spenceriano. Fs la mejor expresion del espt- ritu préctico y justifica la libertad que mds interesa a muestra burguesia: 1a libertad de enriquecerse ili mitadamente, Para impedir que comprobemos la teoria darwiniana a través de la absorcién de Méxi- co por los Estados Unidos, los positivistas se em pefian en crear hombres “egoistas, violentos, ambi- ciosos, materialistas”; dan al mexicano la misién de alcanzar cualidades sajonas, Se rechazan todos tos caracteres Wamados latinos porque pertenecen a la anterior era metafisica. Espaia, Francia, Italia pa- saron a la historia. El siglo se halla dominado por Inglaterra y Norteamérica. Esta ética inspirada en las leyes biolégicas de la supervivencia del mis fuerte se yuelve la-justificacién de la jesarquia y autoridad de la dictadura, engendra tna ortodoxia en que et fanatismo de la ciencia interpretada positivamente sustituye al fanatismo religioso, admite la suprestin de las libertades y la exclavitud de las masas como un precio que vale la pena pagar por la prosperidad., En yer de seguir luckando entre sf los grupos XXXIV poderosos se -unen contra todos tog que no tienen poder ni voces que reclamen sus intereses. La formula da resultado, México se pacifica y puede consagrarse al desarrollo econémico. Los millones comienzan a entrar en un pais que para proteger la inversién extranjera permite el saqueo de sus recursos naturales, El imperialismo financiero nes libra de ta anarquia, pero trae consigo el vacio espiritual y la ceguera ante la indignidad, Las com- paitas deslindadoras arrebatan sus tierras @ campe- sinos que’ de pequetios propietarios se convierten en peones, un cédigo’ minero da a los poseedores dela superficie ta propiedad de los yacimientos de petréteo y hulta, La burguesta nacional que se ve a st misma como ‘el més apto agente del progreso explota los latifun- dios y el ercrio piiblico. La industria queda reser- yada a los grandes capiteles, se estimula de preferen- cia al inversionista europeo en un vano intento de contrarrestar ta hegemionta norteamericana, Se tiene la ilusién de vivir en la nacién mds rica de la tierra, segin el mito propagado por Humboldt, no en una superficie sin agua, continuamente sojuzgada por el desierto. Indios, campesinos y obreros estdn al mar- gen de la justicia, los veredictos invariablemente favorecen al empresario. México es. “el padre de. los extranjeros. y-el-padrastro de_los. mexicanas”, Cuan- do los antiguos bandidos trasmutados en policias rurales no bastan para eliminar a quien se oponga al abuso de poder, se emplea al ejército: las guerras contra los. mayas-»los-yaquis-son-1os-cpisodios ands sangtientog-delporfirato. ELafén_es logrer.el pro 1es0 toda. costa Los. indios.son un. obstéculo debido a su indolencia e inconstancia, ya. que una sow EI método més piadoso para forzarlos a tra- bojer es la servidumnbre por deudas, la institucién de ia tienda de raya. Hobitantes de un mundo mégica anterior al mue- ‘yo mundo positivo, indiferentes a la nocién de lucro, a pesar de todo los indios son fuertes, capaces de hacer en un dia el doble de trabajo que un blanco y tan inteligentes que en poco tiempo aprenden ‘cuanto se les quiera ensefiar, Pero los creadores.de des. negocios .nacionales-no-se- preocupan par fundar eseuelas técnicas para -el pueblo-ni-por di- fundir los métodos. modemnes de agricultura. Con- denan al mexicano “a ser siempre discipulo, em __ pleado o siervo del maestro, del patrén o del cepataz extranjero, qe venfan deafuera. a. ordenarle, sin ensefurle, lo que. habia.de hacer en el-pais” (Reyes). Los empresarios tratan de importar inmigrantes que desarrolten la riqueza minera y agricola y al mez- clarse “embellezcan” a la poblacién. La disparidad de sueldos, las condiciones misérrimas del traba jador mexicano harén que durante la Revolucién las reivindicaciones nacionalistas se sumen a las de rismo del pueblo, El odio no se dirige al extranjero en abstracto sino contra aquel que viene a enrique ceree on un pais al que desprecia, “No somos ene- migosde-los_extzanjeros. sino de Ta éxploti los. titanos”, diré Ricardo Flores Magén. Muertos los antiguos liberales y los compafieros de armas de Diaz, forman la nueva pandilla-det pader los Cientificos—mote impuesto a los miem- bros de la Unién Liberal integrada en 1592 para apoyar la reeleccién y reu a los tedricos del porft- res XXXVE riato que antes de ser politicos activos habian ex: presado sus ideas en La Libertad (1878-1884). Como todos los grupos denominados desde fuera por la hostilidad ambiente, cada uno de los Cientificos nniega serlo. Constituyen la primera generacién edu- cada bajo el positivismo,.sé Initlan dé las. del liberalismo revolucionario, a Tas ideas de liber tad / igualdad | fraternidad oponen la ilusiin det progresa_perpetua.a tyés de la ciencia, Excepto Justo Sierra que como Marit y Gonzdlez Prada de- muestra la falsedad de la teoria de las sazas infe- Tiores, los Cientificas desprecian a sus.compatriotas dios. mestizos —bestias de carga, mano de obra ‘barata— y_se.consideran los blancos que deben go- bemar euando la evolucién haga superflua la mano de hierro_del mestizo Porfirio Diaz, Com ef ascenso de los Cientificos el porfiriato pierde, toda refz mexicana para volverse un simple intermediario del capitalismo internacional, Sélo que, como los primeros saintsimonianos, los Cientt- ficos tienen tanta confianza en la. industrializacién gue se olvidan de ta lucha de clases, Para ellos el individuo no debe nada a ta sociedad, Miseria, mor talidad infantil, insalubridad, prostitucién, alcoho- lismo no son taras sociales: son conflicios indivi- duales, El Estado no debe resolver problemas. colec- tivos sino crear condiciones fropicias para que «una iniciativa. privada_fecunda se.encarguede. levar adelante Ia sociedad. ./ Extraordinario capitén de guerillas, maestro de 1a intriga, Porfirio Diaz no os un especialista que pueda entender las complefidades econémicas. Deja todas estas cuestiones a los cientificos, Quienes de i6venes se presentaron como abogados de la hones- sont fidad y la eficacia, terminan por ser millonarios que eplican la metodologia positivista para refinar al arte del robo hasta los niveles de Wall Street, No obstante, bajo el ministerio de Limantour la administracién se hace més eficiente y honrada, la prosperidad se afianza, México es admitido en la comunidad de naciones civilizadas. A nombre del bienestar del quinee por ciento (del cual un tercio esti formado por extranjeros) se condena a la mi seria ala inmensa mayoria de los mexicanos. Li mantour, hébil en su terreno, no tiene curiosidad de ver cémo afecten a esta mayoria las mismas fuer a3 que hacen crecer las estadisticas y dan testimo- tnio del desarrollo —el desarrollo que no se convierte ‘en progreso social: México sirve a la produccién y mo la produccién a México. La visién radical de Morelos —destruit fas hacien- das y librar a los campesinos del peonaje-— queda sin cumplirse. El eapitalisio industrial se expande fen und repiiblica que en cuanto a la tenencia de ta tierra contimia en la Edad Media; cuya alimenta- cién depende de hacendados que cultivan con mé- todos arcaicos simples fracciones de sus latifundios, La calidad del suelo sigue disminuyendo, la erosién continia, Dentro de los célculos cientificos no fi- ura la urgencia de un plan de irrigacién, y en Tos filtimos afios del porfiriato habrd que importar ce- reales, Subalimentados, prisioneros del alcoholismo y las enfermedades endémicas, vietimas del patrén y 21 capataz, los campesinos ganan cuarenta centavos diarios, Con el alza de precios, para 1910 casi las tres cusrtas partes de la poblacién padecen hambre. Pero-1a-industria crea. una-clase. obtera, un prole- tariado urbano de ex peones que reciben hasta seis seo pesos semanales por doce | eatorce horas de trabajo. Innigrantes espafioles traen ideas anarcosindicats- tas, Se lee a Bakunin, a Kropotkin, a Eliseo Rectus. Enmigrantes mexicanos se convierten en wobbies, miembros de Industrial Workers of the World. Los hermanos Flores Magén propagan el anarquismo, Los obreros mejor pagatios se declaran en huelga, Al ser teprimidos los movimientos de Cananea y Rio Blanco parece que todo esfuerzo revolucionario © aun Yeformista es imposible. Sin embargo Diaz cosecha la enemistad norteamericana, la. entrevista con Creelman disipa et terror, Ja crisis de~ Street tiene inevitables repercusiones, en México, y sobre todo ta oligarquia fermada al amparo_de Lt mantour, dentro del juego de la libre.campatencia se impone al resto de la burguesia, se.apodera de los mejores negocios y es el gran agente en la bnutel explotacién de México por los capitales extranje- 703.jLa burguesia aspira entonces a destruir un go- Bierno convertido en obstdculo para sus intereses, Las urgencias de cambio encuentran su centro en Francisco I. Madero que en La sucesién presiden- cial ha osado levantar la voz contra don Porfirio, Como todos los capitalistes nacionales la familia Madero sufrié por los privilegios concedidos 4 los grandes monopolios det exterior. Se repite el fens: meno de la Independencia: los criollos politicamen- te radicales son conservadores socialmente, Madero pide sufragio efectivo mientras los campesinos s0- licitan tierras, esté seguro de que los mexicanos quieren la no reeleccién antes del 0 sin el pan. La chispa encendida por la reyuelta politica con- tra Diaz hace estallar la guerra social de tos campe- sinos contra los grandes hacendados, el cerco de las som ciudades por los campos. La Revolucién arde en todo el pais, Las guerrillas vencen al ejército federal y no tardan en derribar a un gobierno que tanto ‘mal y tanto bien ha hecho, pero que estd roido por 1a senectud, la corrupeidn, las feroces luchas inter- nas. Madero es la més noble figura del eformismo latinoamericano que se caracteriza por la intencién de conciliar las contradicciones sin lesionar intereses Profundos. Los problemas de México ya no pueden resolverse mediante el planteamiento evolucionista sino a través de cambios estructurales, Sélo un pro- grama radical —que no es ciertamente el programa del Partido Antirreleccionista— puede evitar males mayores, La politica bondadosa de Madero lo ene- mista con reyolucionarios y reaccionarios, El efército federal 10 asesina. El huertismo es una tentati- va de restouracién, una abyecta caricatura de por- firiato, La lucha seguird para que México haga con la Carta Constitucional de 1917 la revolucién de 1789 que medio siglo atrds Judrez no jpudo realizar enteramente, Vv En 1854 una yoluntad de renovacién que se esbo- zaba en los poemas de Agustin F. Cuenca y Justo Sierra aparece claramente definida en “La Duquesa Job”. Manuel Gutiérrez Néjera se decide al fin @ hacer en verso lo que alos atrds habia comenzado a hacer en prosa. “La Duquesa Job” es el pris poema que se escribe para una clase-media urbe La protagonista no es “gran sefiora” ni es “la cria- dita de pies mudosos": es la “griseta”, la modista, x La moda ¢5 la aparicién figurativa de la moderné- ded. La_moda supone el proceso industrial. Si la sociedad importa los productos de las fébricas pari- sinas, Najera importard a su vez el esprit, la gracia, el matiz, la frivolidad. Siente la nostalgia de la des. conocida capital del siglo xxx y quiere mostrarle a Manuel Puga y Acal —el amigo recién Negado do Paris, donde traté a Verlaine y Rimbaud— que no estamos tan atrasados; cuando menos leemos pur Dlicaciones francesas, consumimos lo que Francia produce, Nejera se dirige a un amigo, no al pueblo mexi- cano ni ¢ la humanidad, Su actitud no es la del orador nila del profeta sino la del conversador: escribe yersos “en dulce charla de sobremesa” y cuando ha Uegado la especializacién y los problemas politicos son problemas de los politicos. En todo aso el desarrollo de la prensa hace que él articulo sea un medio de persuasién mucho mds efectivo que el poema, Li importancia énformativa.del-arte hha deseparecido por yirtud de los nuevos medios de Comunicacién, Si la pintura reacciona ante Ta foto- grafia subrayando los, elementos coloristicos de ta imagen, la poesia reacciona ante el petiodismo sub- rayandoTes elementos verbales. El pueblo no sabe Keer y anula cualquier posibilidad de literatura’ pe pular. De todos modos se escribe para la clase” mie- dia y hay que hablarle en un lenguaje apropiado al nuevo ambiente, La clase media a que pertenece el poeta se halla por entonces del lado de Porfirio Diaz, la “dictadura homrada” que trae la paz a una Repiiblica en que todas las generaciones vivientes no han conocido sino los desastres de la guerra, Los modernistas ponen en Diaz una esperanza similar xu a Ia que depositaron en Napoleén los primeros ro- mdnticos. Mas tarde el pesimismo.¢s-sin_proponér- selo_una critica del porfiriato. | En primera instancia el pesimismo responde a que los escritores han tenido que rendirse ante el mer- cado. Si en el periodismo la literatura ha de relacio- narse con trabajo, pago y uso, los modernistas pre- servardn la poesia contra el proceso industrial: hain carte por el arte.,No escribirén pera el burgués sino para un grupo que como toda minora amenazada se cierra anie la hostilidad del medio, AL pragma- tismo de la sociedad porfirista oponen un ideal aristocrético —et de una “aristocracia en harapos”, dice Nervo—, pero también la posibilidad de con- sagrarse a la busca de valores no personales. Al centro de una prosperidad cada vez mds in- sultante para la privacion de las mayorias surge en México un grupo de escritores hastiadas por el sw: puesto progreso, dvidos de vivir como sus semejan- tes de otras sociedades. Ya que casi todos los objetos que rodeaban su vida cotidiana eran franceses, fa talmente quisieron escribir como se escribia en Fran id, y probarlo todo para. expresario todos Ni tas drogas ni el pensamiento mdgico (de la necroman- cia a la astrologa) dierom talento a las mediccrida- des ni estorbaron el desarrollo de los auténticos es- critores, Manuel Gutiérrez Najera tuvo la visién de profesionalizarse y eligié entre miiltiples posibilida- des la que a la postre resulté mds conveniente para la literatura nacional. Tan importante como su obra aparece ahora la Revista Azul* que dio et primer * Ana Elena Diaz Alejo y Emesto Prado Velizquez: fie die Rena a “ an impulso decisivo para renovar las letras mexicanas, Publicada entre 1894 y 1896 la Revista Aza’ se plan teé su tarea en términos continentales y a! credo tinieo prefirié una politica de puertas abiertas. Su mérito consistié en superar las formas ya anquile das y en sustituirlas por otras abiertas al porvenir, . ‘capaces de expresar una realidad inexpresable por. medio de un arte sujeto a los precepptos-acadénai- cos. ;Conagudeza eritica Néjera entendié que sin lo que él llamaba “cruzamiento” no podria haber nunca una literatura hispanoamericana; pero com- prendié al mismo tiempo el peligro de la simple” imitacién refleja si la insurgencia tenovadora no se cumplia dentro del cauce de la propia tradicién espatiola, Entouces el mundo poético hispanoamericano se ena con imagenes de todas las mitologias, se pue- bla de palacios versallescos, jardines e interiores orientates, dioses, ondinas, ninfas, sdtivos, efebos, cisnes, ndyades, centauros, Tibétulas, princesas, aba- tes, colombinas —toda la utileria de la cultura hi manista, mise en’scine que hoy nos parece exética y jena al medio americano, pero que en tiempos de los modernistas formaba et sostén de la instruc- cién para las clases media y alta, y resultaba tan fa- miliar como ahora pueden serlo los personajes de leas series de television y los comics, El invernadero y las flores artificiales parecen preferibles a la na- furaleza uspada y destruida por los afares mer- contiles, EL-munde-industriel-comienza-a-sustituir al natural ¢ isrumpe dondequiera el. objeto: biom- bos, divanes, jarrones, colgadura, lacas, oro, japone- Hiss, miniaturas, joyeleros, frascos.de- perfumes, acua- reles, porcelanas, lémparas, marfil, pertas, esmaltesy xan A los veinte afios Najera intuye este proceso: es- cribe en el prélogo a Ultima lamentacién de Lord Byron por Gaspar Nuitiez de Arce (1879): La poesia va huyendo a todo correr de nuestra vida (-.-) Hemos encontrado una evolucién mis posi- tivay en medio del estrépito de tantas fbrias, entre el tiumulto de tan vatias empresas, In poesia, Ja antigua poesia, In enamorada etema de la natu. Jeza, deja las ciudades, octiltase en los bosques, pero como alli también la persiguen el ido de los talle- ss y In tos asmitica de las locomotoras, tiende el vyuelo en pos de atmésferas serenas, temerosas de que el humo de nucstras fabricas In asfixie y de que manche sns alas el negrisimo hollin de nucstras Lo moderno es la industria, la produccién masiva inipone la moda. Para que ef desarrollo contimte tuna moda debe sustituir vertiginosamente a la otra. ‘Todas las transformaciones se aceleran, La poesia ya no tiene siguiera el recurso de detener el instante porque se ha inventado el cinematégrafo (“meca- niismo reproductor de instantes”, lo Mama Nervo). Muerto el trabajo artesanal, la misin del arte en 1a industria es crear artificios. Los hombres se saben como munea fugaces. La aspiracién a la duracin se revela en.la humildad de buscar una forma poe: tica perfecta, El euidar la forma es un acto moral. EL primero entre-tos valores sociales de la poesta 03 Tiantener en circulacién el lenguaje porque s6lo mediante Tas palabras podemos aspirar a entender.” nos y a entender e! mundo: Pero el busto no sobre- vyivird a la ciudad, como crota Gautier, Los valores mueren con la época que los produce y en la fuga- cidad del modernismo leemos la nuestra, Hombres =v «¢ quienes la historia tomdé por asalto, los modernis- tas_ven caer una a una todas sus defensas. La poesia se repliega a una de sus mds antiguas funciones: expresar el dolor del mundo en el dolor de la con: ia individual, ‘Como no tienen piblico Jos modernistas deciden tornar desafio a la sociedad lo que proviene del des- én colectivo a la literatura: hacen wn arte para ar- tistas, Este a la vuelta de algunos artos serd el arte del pueblo y su popularidad lo hard despreciable para el nuevo esteticismo. Aqui hallamos otro fend- meno tipicamente hispancamericano, pues Tas can- ciones francesas de 1930 no se parecen a Baudelaire come las letras de Agustin Lara se asemejan al mo- dernismo. Nervo * presagié to que iba a ocurrir: El estremecimicnto nuevo creado por Baudelaire ¢s hoy ya un. estremecimiento viejo; pronto seh um estremecimiento vulgar... (La. literatura envejece muy pronto pero} no emvejece sino Jo que gozé de ogi, no se vulgasiza sino lo que fue original en su ticmpo y por su originalidad tuvo amplio uso. La originalidad de ayer, segtin. Max Nordau, es Ia’ vul- {gatidad de hoy; la originalidad de hoy, sera la valga- ridad de maiiana (...) Dentro de veinte aflos aue- ‘vos poctas, mis sutiizados (...) cantarin cosas junto a les cuales nuestros pobres modemismos de hora resultarin ingenua senectud, Y ast sucesiva- mente. Los modermistas fueron producto.de-la espacializa., ciény,dles interesé exclusivamente el arte como otros de sus contemporéneos sélo se apasionaron fpor el * Todas ls citas de Nervo, se toman de Obras Completas: Proes (Madrid, 1962) xy rovecho econémnico. La divisa del arte por el arte se corresponde con el lema de la produccién por la produccién, Al poeta como profeta 0 constructor de nacionalidades sucede el poeta como ingenioso, como dandy desafiliado de una sociedad utilitaria © miértir del filisteismo que le niega su proteccién Tanzindolo a ganarse la vida en el mercado. En tanto que periodistas los pottas de fin de siglo ‘eaen en manos de Rafael Reyes Spindola que en 1896 funda El Imparcial, nuestro primer periédico modem, Subvencionado por los Cientificos, Reyes Spindola importa vicios y virtudes de los diarios norteamericanos impress en papel amaritio, Se te atribuye Ia frase de que los priodistas son como limones, a los cuales hay que sorber el jugo para arrojar luego con desprecio la corteza. Afirma que un reportero dura tres afios, sicte un editorialista y cuatro un cronista.* Asi nada mds natural que Nero haga en Luis G. Urbina et retrato de su generacién, vea al poeta modernista condenado a ser To que no ha querido ser, gastando sus dias cn el pupitre de la oficina o en la’ redaccién de un periddico, eseribiendo de prisa sobre las 10- dillas editoriles’o cxénicas de teatro, dando a los iarios Jo mejor de su esencia juvenil y vigorosa, dertochando vitalidad en nadertas obligatorias, Precisamente a Urbina estd dedicado el poema “Onix” que aparece en la Revista Azul el 17 de junio de 1894. Con esia pagina comienza’ propia. mente el modernismo mexicano ya que los textos * Victoriano Salado Alvarez: Memoriss (1946). tiempo visio de Néjera como los de Bécquer son “flores det Bien!", Otro poema de Tablada, “Misa Negra”, pro- yoca el escdndalo de los Cientificos y de Carmen Romero Rubio de Diaz. * El autor eseribe una car- ia a sus amigos Jestis Urueta, Marcelino Dévalos, Alberto Leduc, Francisco M. de Olaguibel y José Peén del Valle para condendr la hipocresia de un piiblico que tolera garitos y prostibulos y se dlarma ‘ante un poema erético, A fin de remediar la situa- cién de una literatura que tiene que refugiarse ver- gonzosamente en los diarios, sujeta a la censura de suscriptores y anunciantes, Tablada propone fundar tuna publicacién estrictamente, exclusvamente lite- raria y attistca, intransigente con cuanto interés no fuera el estético y que proclamando su espisity in- novador deberia lamarse Revista Moderna. ‘Tras un primer raimero que sca Bernardo Couto Castillo, Jesis E. Valenzuela financia la publica cién, Luego se obtiene el mecenazgo det millonario Jesis Lujdn y la tarea puede continuar. La Revista Modema. Atte y Ciencia comiensa a publicarse en julio de 1898, A partir de septiembre de 1903 se le da ef nombre de Revista Modema de México, Maga zine mensual politico, cientifico, literario y de ac tualidad, Llona trece afios de nuesira vida literaria y termina en junio de 1911. De hecho le da muerte Iq Revolucié ha. 2 su spleen y.su.deses- peranza inconsolable. al éntusiasmo.positivista-do,la * Héctor Valdés: Indice de le Revista Moderna (1967). Porfirio Martinee Pehaloza: Introdccion a Las mdscaras 1g Revista Moderna (1968). Jolio Torti: La Revista Mo- dena de México (1953), gligarguia_yreta. con poemas.y. dibujos. lenosde eFotismo, exotismo. y.diabolismo a una. sociedad. cn que la Iglesia ha retomado su influencia. De ceuerdo “Con sus recursos y preferencias los modernistas vi- ven la bohemia en burdeles y cantinas (el alcoholis- mo extingue ¢ Couto Castillo a los veintitin afics) © bien en los paraisos artificidles, predilectos de la jeunesse doreé que se reiine en el “Boulevard”, 1a “Zona Rosa” de entonces: las calles «le San Francis: 0 y Plateros, entre el Jockey Club y el Palacio de Iturbide convertido en hotel. Ariog més tarde Ta- blada hace acto de contricién en sus memorias: Desastrosamente intentamos normar no sélo nuestra vida literaia, sino también la intima, por sus mix. tas disolventes (se rfiere a las de Baudelaire) cre. yendo asf asegurar la excelencia de nuestra obra de fiteratos (...) El mdicalismo de la religién del arte exigia el sincero despresio hacia el burgués y bur- guts era todo aquel que no pensaba como nosotros en asuntos estéticos, pues Jos sociales y econémicos nos parecfan muy secundarios, Era toda una dito. cacion de eategorias que Leguba en su grotesea inge- ruidad hasta hacemos creer que la sociedad ideal seria una integrada y regida por poetas mds o menos Daudelairianos 0 en salmuera de ajenjo como Ver Taine 0 doctorados en el claro oscuro satdnico del acuarelista Rops 0 escendgrafos de misas negras como Huysmans. La gran figura ide Ia Revista Moderna es of dibu- jante Julio Ruelas, Entre los poetas sobresalicntes que colaboran en ella se cuentin Tablada'y Nervo (copropietario y codirector en la segurida época), Manuel José Othén, Salvador Diaz Mirén, Urbina, Enrique Gonzdlez Martinez, Efrén Rebolledo, Bal- xiv | | bino Davalos, Rafael Lépez, Ologuibel, Manuel de 4a Parra y Roberto Argiilles Bringas. Si recordamos que entre 1898 y 1911 eparecen El Florilegio, Per- las negras, Lascas, Poems risticos, La Hermana Agua, Idilio salvaje, El poema del lago, Rimas ja- ponesas, La cancién del camino, Los jardines inte- iores, Pucstas de sol, Los senderos ocultos... la epoca literaria que anima la Revista Modema apa rece como una ‘de las mds importantes de la poesia mexicana y justifica la observacién de que Al terminar el siglo nx, la més intensa actividad Gel movimiento modernists se concentré en Mexico. Puede decitse que, a partir de exe momento, la eit Gad de Mésico fue la capital del modemismo 0, si se quicte, su meridiano, como hasta Ia vspera To hhabia sido ‘Buenos Aes... * El novecientos fue una década de talento y frivoli- dad, fervor ¢ irresponsabilidad en que la batalla contra el lugar comtin se resolvié muchas veces en amaneramiento y neocursilerias; pero también dio algunas obras poéticas que siguen siendo vdlidas en ‘este otro mundo que es el muestro, acaso por las dolorosas semejanzas entre las circunstancias actua- Tes y las que rodearon a los moderistas. La derrota de Espafta en 1898 provoca una nueva solidaridad de los pueblos hispénices ante el enemi- g0 conuin. A diferencia de sus contempordneas es- patioles y a semejanza de los novelistas actuales de nuestro Continent, la segunda generacién moder- nrista —enlazada con la primera por Rubén Darlo— no se desarralla en sus ptses sino que forma un * Max Henriques Ureia, op. eit xx mieleo entre Paris y Madrid. El cronista de este momento, Manuel Ugarte, dice en Escritores ibero- americanos de 1900: Nasr gencrcin mo represent Ja Amévica, de tuna reptblica ni a la América de ua sistema politico; aspitd a gesticular en representacién de una sinte- sis; porque las facetas que parccen inconciiables concuerdan siempre dentro dela suprema unidad el conjunto (...) De este esfuerzo quedard, ante todo, el empuje hacia una amplia concepciin ibero- americana (...) hacia una reestructuracién de Ja ideologia continental, con vistas a reactualizar la esperanza del movimiento de 1810 (...) AL insta Jamos entre Madrid (punto de partida) y Paris {ambiente espicitual) descubrimos dos verdades. Primera, que nuestra produccién se enlazaba dentro de una sola literatura. Segunda, que individualmen. te pertencciamos a una nacionalidad tinica, conside. rando a Iberoamérica, desde Europa en fonna pa- nnorimica (...) En Pals, en Madrid, era imposible hablar de ‘una literatura hondureiia 0 costarricen. se... [¥ contribuia decisiamente a unificarios] Ia ‘resistencia global de nuestros pafses contra cl imperialismo. EI proyecto de unidad continental parecta menos uut6pieo que en tiempos de Andrés Bello, Las coma nicaciones resulteben dificiles —para ir de México a Argentina era necesariapasar por Europa y Ta. costa africana—, pero un mismo articulo de un poe ta modemnista se reproducta en varios paises y las revistas literarias propagaban por doquier Jas nue- ‘yas corrientes, Los libros modemistas cubrian a Hispanoameérica desde Paris (Bouret y Garnier), Barcelona, Valencia y Madrid (Maueci, Sempere, Sopena, Mundo Latino). El exilio les sirvié a los. ze as para encontrarse a st mismos y conocer a sus miéros. La indiferencia.o el fratico menospre- Gio del medio intelectual parisino hacia quienes no gran, exotistas y trataban de aduefarse del instru- “mental literario europeo, les hizo cobrar conciencia de ser iberoamericanos. Casi ninguno tuvo lo que ‘podemos llamar ideologia, pero todos sin excepeién, fueron abiertamente antimperialistas. En su gran mayorla no hicieron nada para resolver la cuestién social, la existencia de la pobreza, No obstante, se dieron cuenta clara de ld injusticia, El propio Ner- vo, el menos politizado de todos, al ser poeta ofi- ial en una celebracién dijo ante Porfirio Diaz que en México iba a surgir otro Morelos. ‘Nervo fue el dnico miembro mexicano del grupo, sin grupo de los exiliados. Conflictos intimos, in- flujo de los ambientes ocultistas frecuentados en Europa lo Ievan al mismo tiempo que Darfo a wna rectificacién del modernismo, crisis que se adelanta en cuatro aos al célebre soneto de Gonzdlez Mar- nex “Tuércele el cuello al cisne”. Rusia ha perdido la guerra contra Japén, primera potencia no occi- dental que surge en el mundo moderno, y a visto al primer leyantamiento soviético en San Peters- burgo. Einstein formula la primera teoréa de la rela- fividad. Freud publica Tres ensayos sobre la vida sexual, En México, al afio siguiente del primer con- geso obrero, circula el manifiesto lanzado desde Saint Louis Missouri por los hermanos Flores Ma- gin. Poco después Cananea, Acayucan, Rio Blan co... AL lado de la opresién politica y econémica la gencracién del Centenario siente la asfixia intelectual del porfiriato, Curiosamente la primera manifesta cin de protesta que se-ve en muchos afios en la capi- tal es la organizada en abril de 1907 por los estudian: tes en contra del periodista Manuel Caballero, quien intenta resucitar la Revista Azul pdr combatir al modernismo. Mientras en las plazas se gritan mue- 1as al dictador, en los centros culturales se denmele el positivismo, Con un aiio de diferencia se funda el Ateneo de la Juventud y estalla la Revolucién. Cuando Porfirio Did se embarea hacia Europa termina para siempre un mando: Ene que Va nat ciendo ya no tienen sentido la Revista Moderna at al diabolismo ni la bohemia. Los modernists Hise atziesgan con el porvenir, los mds se comprometen decisivamente con el orden que se hunde y parti, cipan en a tentativa huertista de restaurarlo, La Revolucién les parece la recaida’en la barbarie, pues ‘acieron y se formaron “er. una época de pax y de progreso, de civilizacién y cultura progresivd” (Ta blada). Con la derrota de Huerta en 1914 la gene. racién del modernismo queda desgarrada, México atraviesa afios tan terribles como los vividos en el xix. Sin enibargo, gracias al clima creado por los modemistas el desierto cultural ya no existe: en medio de la guecra civil hay una actividad en todos los terrenos, particularmente en el editorial, como no la hubo durante la paz porfiriana. Los zapatistas irrumpen en el jardin japonés que Tablada culti- vyabst en Coyoacdn, Puede imaginarse el axombro de los campesinos ante la utileria Att Nouveat, los biombos, las figulinas, los Budas de basdlto. Se irén, pero no sin dejar su Ituella, brutal y verdadera, ‘Llega entonces el pocta.quecorraré la estacion modernista, Ramén Lépes Velarde os_el.modarnis- mo més la reyolucién, el modernismo pasado por la reyolucién, Su poesia crece en un jardin modernista, un pero en un jardin que la violencia ha devastado, Su resplandor es el de un sol poniente. Es “mas irdgico, mds completo ¢ intenso” que los anteriores porque se halla al término de un proceso y resume entera Ia situacién: el fin de la precaria Belle poque me- xicana que dgonica en los palacios de la Reforma y Tacubaya bajo el doble asalto de la modernidad y ‘de unos hombres cuyo rostro es en definitiva el ros- tro de México largamente enmascarado por la fic- cién del porfiriato, Mientras Tablada convierte.cl..modernismo on vanguardia, ta gran tentativa del movimiento se consuma a manos de Lépez Velarde en el contena- rio de la Independencia (1921)..Lo que. cuarenta. aiios atrds se inicid camo exttanjeria.en. “La. Dy- quesa Job”, concluye-en “La. Suave-Patrid”, eo. cl. reconocimiento-de la “Novedad de la Patria”. “%E ‘suefio, de los guantes.negros, pooma que pertenece ‘a la atmésfera modernista, queda simbélicamente PBeoncluso, | Los horrores-y esplendores del nov Cientos caen dentro “del. mds bien muerto mares muertos”; El modernismo termina en la apropiacién de un lenguaje. Acaso por primera vex los poetas mexi- ‘eanos han hecho suyo el espafil, lo han sometido ala prucha de los estilos universales para hablar de su experiencia vivida y la naturaleza y la sociedad del pais. Despojado de sus instrumentos estilisticos el priméro y mds reconocible, la rima— el mo- dernismo se transforma en todas las corrientes poé- ticas que Negan hasta nuestros. dias. { —Tradicin de la ruptura Wama Octavio Paz a la que funda el modernismo, Prefiero decir tradicién un de la imposibilidad del disefpulo, de la obra abierta 4@ todos los logros del pasado y a la poesia de todos Tos idiomas. No hay lineas rectas ni hay escuclas: hay obras tinicas irrepetibles ¢ insustituibles poemas. Wivenhoe Park, octubre, 1967 — Mézico, Junio, 1969) Jost Exuso Pacteco TOMO 1 MANUEL GUTIERREZ NAJERA [péxic: diciembre 22 1859 —febrevo 31895] Manvel Gutiérrez Najera hered6 de sus padres la aficién ferris y Ia religiosidad. Nunca fue enviado a la ‘Beusls, quizi para que no lo contaminaran las ideas Gtivisas. Profesores particulares le enssfiaron idiomas foras materias. Aprendié el castellano literario en los Ufitieos del siglo xV%. Desde nifio fue un lector constante tuvo gran facilidad para escribir. ‘Adolescente, inicié su carrera periodistica y durante nis de veinte afios lend las publicaciones de su época fon uno 0 dos articulos diarios, eseritos casi invaria~ Flamence al lado de Ia imprenta sin tiempo para ser forregidos. Hizo cuentas, crénicas, resefias, poemss en 'y entre ottis muchas series y secciones fue autor Je"La vida en México”, “Cuentos color de humo", SCeénicas de mil colores”, “Humoradas dominicales”. Empled innumerables scudénimos: El Duque Job {titulo de una comedia de Leén Laya, estrenada en Paris en 1859], Monsieur Can Can, Puck, Junius, Re- camier... Bue jefe de redacciin de EI Partido Liberal ¥ como suplemento de este peridico funds con Carlos Diaz Dufoo la Revista Azul (1894-1896), primer ni cleo del modernismo mexicano en que apatecieron jun tos autores de Europa e Hispanoamérica, los viejos maestros y los escritores que comenzaban. Diputado por Texcoco y presidente de la Prensa Asociada, sus Yiajs se limitaron a algunos recorridos por el interior dal pais. El inmenso trabajo lo consumié.premacuca- mente. Murié a los 36 afos, hemofilico y minado por dl alcohol. Fue el primer escritor enteramente profesional que jn servil de un pueblo enfeemo”. Con ello se pusie- Be dixancis del simtolimmo 0 decadent que ria de ser el principal estimulo de la linea que més igs der clei i Fl estilo de Gutiérrez Najera conteibuyé a determi ‘gat la excritura aztistica empleada por el joven Rubén Dario en Aza! (1888). Rompid con las letas hispanas rque atsibuia su estatismo a “falta de cruzamiento”. Roo obstante se apresuré 2 afadir: “Debemos individua- Jsrnoe pero dentro de muestra tradiciéa literaria, Ia fils”, Aleamirano, el gran alentador de una extética Sbonalists, prob I entacva de rsplanear con or joalidad y' le dijo s Gutigerez Najera en uns carta: Kige usted ese sistema. Es al bueno.” ‘Gon agudeza critica se dio cuenta de las opciones que s le presentaban y cligié Ta de asimilar todos Tox {iflujos pues al sintetizarse e integearse desembocarian Jnevitablemente en una expresiin personal. Para la épo- 1 ea que murié sus idess y sus gustos estaban ya un faoto retrasados. Mientras los jévenes Tablada y Nervo fe empefaban en demostrar su falso o verdadero spleen ¥ su diabolismo en la propia Reviste Azul, Gusiéeree Néjera lamenté el excesivo amor a Ia frase, a los ma- tices de I palabra [que] ha dado 2 Francia esa poesia de los decadentes que es como burbujeo de pantano”. ‘Sus poemas fueron publicados péreumamente por Joso Sierra. En el prologo Sierra eseribié el mejor texto de Ia ecitics mexicana durante el siglo 1x y lo Ins cofcano aun manifieto modernists nacional. ‘Sis- fm dijo que la divisa de Gutiérrez Najera fue poner “pensamientas franceses en versos espafoles ... amal= amar el espiriew francés y la forma espafols... defen zr la lengua de Espaia como el vaio nico en que Gebiamos beber el vino nuevo”. Ya que en francés y n0 fo castellano “nos ponfames en contacto con el movi- niento de la civilizacién”, la nica posibilided de ser modernos y logear la independencia literaria era apren- dee de los escritores de Paris, no del seudaclasicismo y dl zomanticismo madcilefos ya que ambos erin malas imitsciones de las cortientes francesa hhubo en México y, a semejanza de Aubrey Bearés repudié el desaliso de la bohemia y opté por la clega cia un tanto dandistica. Su meta confesida era ha respetable Ia actividad literaria vista con soma poe naciente burguesia mexicana. En vida publicé sélo un libro —Cuentor fré (1883)— pero escribid cerca de noventa narraci —Cuentos ‘completos (1951)— casi todas en 9 poética aunque a veces retinan fantasia y costumbcs mo. Algunos textos satirizan los vicios politicos xicanos y_ otros son valiosos documentos. para al cémo vivian los que pagaron con su missria el esplens | dor superficial del porfiriao, Gutiérrez Najera llevé a su perfeccién Ia erénica estilo parisino en que lo antecedieron Altamirano y Luis G Ortiz y lo reemplazaron Urbina, Nervo, Tabla Rafael Lopez y Ramén Lopez. Velarde, quien definit ‘vamente convirtié la crénica en poema en prosa. Ig importancia tiene su trabajo de eritico periodisti reviewer. Escribié tanto 0 mis que Altamirano sobre L Tetras mexicanas y se ocupé de difundir las excranj EK Mapes recopilé materiales para muchos voldme Ea diez afos ha aparecido Unicamente cl primero: Obra Critics literaria 1: Ideas y temas literarios, litera ‘mexicana, Edicién y notas de Ernesto Mejia. Sénche introduccién de Porfirio Martinez Peialoza (1959) Relegado durante mucho tiempo al modesto sitio precursor Gutiérrez N&jera es visto hoy como uno Jos iniciadores del modernismo. Su influencia perconal y ante todo su prosa parecen mis importantes que su poesia. Junto con su amigo Marti da principio. « nuevo. ciclo en_la historia de los estilos castellsnos Extando en México —dice Ivan A Schulman en Génesis del modernismo (1967)— estos dos artistas estrenan una prosa distinta, Marci clogia la tentativa de Gutiérrez Néjera: “dar gracia y elegancia al idioma espafel, al ‘que no le faltaba antes geacia pero placeril y grosea.” Ambos buscaban “un molde hispano de rafz.clésic se negeban a importar “el bizantinismo moral y Is imi Sully Prudhomme, Maurice Rollinat, Francois Catulle Mendes influyeron en él —no Baudelaize, aud, Verlaine ni Mallarmé. Contra el lugar co de su aftancessmiento, Mejia Sinchez ha. visto Ia influencia dominante en Najera es a de Gi Leopardi, En muchos de sus versos hay novedad rismi y orgullo por Ja naturaleza pietérica, colorsta de Jnspiracién. Pero su temperamento es demasiado conv tional para que haya frisson noaveat. A. los 25 ah se da el lujo de ser frivolo en “La duquesa Job”, ‘yez su mejor pocma y el primer augurio firme de Eernismo que se da en México, Pronto ese amer a culpa ni pecado cederi su lugar a Ia desesperanza Je espiritu cristiano que ve a un tiempo desvanecerse fe y diluirse sus facultades en el ejercicio vor periodismo. Entonees llega a pensar que la vida es thal, el sufsimiento zenace més alls de la muerte, ds ida despiecta a un nuevo dolor. Aspira a la bon y a Ia resistencia estoica (con ello prefigura a ‘Nevo y se anticipa en diez ios el proceso general modernismo). El arte aparece como un precatio « contra la fugacidad de todo, fugacidad acclerada progresion geométrica por el avance tecnol6gico, el arte tampoco es perdurable: la melodia que Gutié Najeca cree escuchar dentro de si queda fija en pal que las leyes del cambio desgastarin, harin triste vulgares. Gutiérrez Najera domina los metros txadick con Ia seguridad de los poctas académicos. No le i sa alterarlos: busca nuevos recursos melédicos ‘mentando con Jos acentos. Ex un reformista mis tun revolucionario, Prucba rimas asonantes para aca cl estruendo de las consonancias, Trata de hallar a tiz, la levedad, Is sugerencia de una misica en q reconoce el sollozo de todas sus pesadumbres. La mt Mega cuando apenas se inicia su madurez poética y prendido un poco mis de la antigua retérica se ac a a tonalidad que era moderna en 1895. BIBLIOGRAFLA ACIONES Y Sexnceiones: Potsias, prélogo de Justo Sars (1826). Porlas ecoida prdlogo y weciin de {us G Urbina (1918). Poesias completes, ediciéa y prologo & Francisco Gonzélez Guerrero (1953). Pra [[sctunas: Boyd G Carter: En torna @ Gutiérres Néjera las letras mexicenas del siglo xix (1960). Carlos Gémez Ga Prado: Manuel Gutiérrez Néjera, vide 4 obre (1964). Margatita Gutiérrez Najera: Reflejo, biggrafia anecdética de Mesnel Gntitrres Néjera (1960). Franciseo Monterde: ‘Gutiérrez Najera y el modernismo” en Cullwra mexicana (1346). Salvador Novo: “Evocaciin de Gutiérrez Najera” en [etrat vencidas (1962). Wwin A Schulman: Géaesis del tnolernismo: Marti, Néjera, Casal (1967). LA DUQUESA JOB! A Manuel Page 9 Aeal En dulce charla de sobremesa, rintras devoro fren tras fra ¥ abajo ronca tu perro Bob, te haré el retrato de la duquesa que adora a veces el Duque Job. No et la condess que Villasana ? caricaar, nla plana de enagua r0ja, que Prieto® amés zo es la eriadita de pies audosos, fi la que suefia con los gomosos ¥ con los gallos de Micolé. Mi daquesica, la que me adora, no tiene humos de gran seiior cla grisea de Paul de Kock. * No baila Boston, y desconoce de la carreras el alto goce, Y los placeres del five o'clock, Pero ni el suefio de algiin poeca, ni los querubes que vio Jacob, fueron tan bellos cual Ja coqueta de ojitos verdes, rubia griseta que adora a veces el Duque Job. Si pisa alfombras, no es en su casa, ai por Plateros alegre pasa y Ia saluda Madam Marnat, © no es, sin disputa, porque la vistas sf porque a casa de otra modista desde vemprano répida va. No tiene alhajas mi duquesita, pero es tan guapa, y es tan bonita, Y tiene un cuerpo tan vlan, tan pschutt;™ de tal manera trasciende a Francia que no la igualan en elegancia i has clientes de Hiéline Kossut, Desde las puertas de la Sorpresa ® hasta Ja esquina del Jockey Club, ® no hay espaiola, yanqui o frances, ti mis bonita, ni més eraviesa que la duquesa del Duque Job. j©émo resuena su_taconeo cn las baldosas! {Con qué menco Iuce su talle de centacién! iCon qué airecico de aristocracia ira a los hombres, y con qué gracia france los labios— jMimi Pinson! *® Si alguien Ia alcanza, sila requiebs alls, ligers como uns ccbeay Sige camino del slmactn; pero jay del tuno si alarga el brazo! fosdis Ie aalva del sombellazo que le descarga sobre la sien! {No hay en el mundo mujer més linda! Pie de andaluza, boca de guinds, ‘sprit rociado de Veave Clicquot; talle de avispa, cutis de ala, ojos traviesos de colegiala ‘como los ojos de Louise Théo! Agil, nerviosa, blanca, delgada, media de seda bien restirada, gola de encaje, corsé de jcract, snariz. pequelia, garbosa, cuca, y palpitantes sobre la nuca ‘zos tan rubios como el cofiae. Sus ojos verdes bailan el tango; jnada hay més bello que el arremango provocative de su nariz! Por ser tan joven y tan bonita, ‘cual mi sedosa, blanca gatica, diera su pajes la emperatriz. Ah! tt no has visto cuando se peina, sobre sus hombros de rosa reina zer lor rizns en profusion! ‘Ts no has oido que alegre canta, mientras sus brazos y su gargents de ieee espana cabre el abba! FY Jos domingos! ... ;Con qué alegria oye en su lecho bullir el dia yy hasta las nueve quieta se esta! jCuil se acurruca la perezosa, bajo la coleha color de rosa, mientras a misa la criada val fia de blanco encaje 3s, el limpio traje aguarda encima del canapé; altas, lstrosas y pequefitas, sus puntas muestran las dos botitas, abandonadas del catre al pie. Después, ligera, del lecho brincs. jOh quién Ia viera cuando se hinca bianca y esbelta sobre el colchén! 2Qué valen junto de tanta gracia {as nis ricas, la aristocracia, ni mis amigas de cotillén? “Tocos se vistes me abre; almorzamos; con apetito los dos tomamos tun par de huevos y un buen bistec, ‘media botella de rico vino, y en coche juntos, vamos camino el pintoresco Chapultepec. Desde las puertas de Ia Sorpresa hasta Ja esquina del Jockey Club, zo hay espatiola, yanqui o francesa, ani mas bonita ni mas traviesa que la duguesa del Duque Job! 1884 —Poesias 1896 PARA ENTONCES Quiero morir cuando decline el dia, en alta mar y con la cara al cielo; donde pazezca suefo Ia agoaia, y el alma, un ave que remonta el vuelo. No excuchar en los ltimos instante, ya con el cielo y con el mar a sola, ‘nds voces ni plegarias sollozantes aque el majestuoso tumbo de las ola, Morir cuando la luz, triste, retira sus fureas redes de la onda verde, ¥ ser como ese sol que lento expira: algo muy luminoso que se pierde. Moris, y joven: antes que destruya el tiempo aleve la gent corona; evando la vida dies ain: soy aya, aunque sepamos bien que nos traiciona. 1887 —Poestas 1896 ONDAS MUERTAS A Luis Mercado En la sombra debajo de tierra, donde nunca llegé la mirada, se deslizan en curso infinito silenciosas corrientes de agus. Las primeras, al fin, sorprendidas, por el hierro que rocas taladra, fen inmenso penacho de espumas hervorosas y limpidas saltan, ‘Mas las otras, en densa tiniebla, retorciéndose siempre resbalan, sin hallar la salida que busean, 4 perpetuo correr condenadas. ‘Ja mr se encaminan los ros y en su espejo movible de plata, vvan copiando los astros del cielo 6 los pilidos tintes del alba: ellos tienen cendales de flores, en su seno las ninfas se baian, fecundizan los fértiles vales, y sus ondas son de agua que canta. En Ia fuente de méemoles niveos, juguetona y traviesa es el agua, ‘como nila que en regio palacio sus collares de perlas desgranas ya cual fecha brusida ve evs, Yya en abierto abanico se alza, de diamantes salpica las hojas © se duerme cantando en vor baja. En el mar soberano las olas los pefiascos abruptos asatan; al moverse, la tierra conmueven ¥ en tumulto los cicls esealan. ‘Alli es vida y es fuerza invencible, alli es reina colérica el agua, "8 (p 19) (Después y Acal excribis un’ fous, quien a su ver fespondié con otro pocma Sep 23) Oldime Necats insctipcién de los relojes de sl aque ala potde verse en la caritula de algunos relojes mecia ficos anciguos: Vulterent omnes, allime “Todas [lst horas] hieren; 38 (p 24) Now omnis mora cio, Oda, libro. tercero, 8 (p 26) "A la Corregitora ““Esea porta, Ia dkima de Gut see, pronunciada por una sefori piedra ea el mom Dominguez, en el de México." ry a doe jot Marl al i it Godino» bane al oa ja_necat. Este eh 4a lcima, mata”, “'No moriré del todo” Hora. are ‘Note dela edicion de 183 rez Nera fue escrita para ‘xxx (“Exegi monumentum. simento 2 Ia Corregidors (Josefa Ortia de) I jardin de Santo Domingo, de la chdad WADOR D{AZ MIRON saz: diciembre 14 1853 — junio 12 1928) Diaz Misén estudia en el Seminario de Xalapa. Nas de 1874 comienza a publicar en los periddicos KGwsitiva y El Pucblo, Wlacia 1876 dificultades poli- o obligan a exiliarse en Nueva York junto con su , Manvel Disz Mitéa, que figuré como militar en Tachas liberales, fue periodista y escribié también os, En 1879 es diputado local por Jalancingo. En Gerba tiene su primer duelo con Martin Lépez Luchi PRecibe una herida en la clavieula que le inmoviliza siempre el brazo izquierdo y lo iddentifica con Ia jer de 11 fdolo Lord Byron. Dinz Miron se traza un proyecto byroniano de vida: te tres aos en cada niimero de El Diario Comercial por su pidre desafia al general Luis Mier y frin, gobernador y comandante militar de Veracruz, ie de haber cjecutado el famoso telegrama de Por- fe Disz ["Miralos en caliente”] respecto a nueve spiradores lerdistas de Alvarado. Tn 1882 se cass con Genoveva Acca. Al afi siguiente, ido por Leandro Llada, Diaz Mirén le da muerte y es eltD- Diputado, se opone al presidente Manuel Gon- lezen el asunto de la deuda inglesa. Vuelve a Veracruz ‘cups la secretaria del Cabildo. Durante las elecciones 1892 mata en legitima defensa a Federico Wolter. Tas cuatro aos en la céreel queda libre por incerven- | cin presidencial; © establece en Xalapa con su familia, ublice el periédico El Orden y da a conocer Lascas 1901), nico Libro que reconocié como suyo. En el sgreo Federal presenta una iniciativa para que en la va reeleccin se duplique el periodo de gobierno. Lo “sorbe la politica, rompe con su antiguo protector Teo- ‘A Dehess, e intriga en pro de Ramén Corral sia Gtenerse ante Ja delacién de quienes se oponen al porfi- into, En 1910 fracasa en su unica actividad militar, el tento de batie al guessillero Santana Rodriguez Santa fx. Es el poeta oficial en las Fiestas del Centenario. Rife con el diputado Juan C Chapital y lo encierran ees eas ‘ i ; do J c o¢ a yapstiencis marméreay objetiva ards [a pasidn roménti= eae aes 6 la enn de Belén. Luego dirige als Cole | cp. Diaz Mirén es ‘el poeta del orgullo, su pocsia es el beens eS Se Jost ari Et) Fro de a abr ye mal el eldmengo aut “cacknde 1 ¥ Querido Moheno, Victorino Huerta lo lm gi alma negts”, ls inmovil serenidad conera el caos del para dirigir —entre septiembre 29 de 1913 y julio 1! de) undo, Is venganza contra las ofensas de la vides 1914— EF Imparcial,drgano oficioso de la dictadura.Bq) "sys pormas se salvan de la congelacién por el chasquido sus editoriales [véase Prose, compilaci6n, prdlogo y cn gla Iujuris, pero en ellos po mentarios de Leonardo Pasquel, 1954] Huerta es Soo ee yriata' a ance Es) m0] de Enviado. de la providencia”, “hombre extraordinaigh| fy pri # i soe Se de erie croc qe ler a omaha MMMM Nts bat plotan entre nosotres deliberada, na~ cane re ee ee edad d comndera ade de regce re Be crete, al pall eo enn ee re de ie taduclda ot pitancados por cl sinestro Villa y el horrible Zapasty| Sse fal gitztdeg_por el ssnro Vale yl Reet Seam cortt 7 eve amin cane accicud colpoerpeiaee «— eaaretgpmenpramenisies ice ‘Al caer Huerta, Diaz Mirén se refugia en San naturalista y 1a precisién plastica del haiki. Dividido - iH tres planos —los hombres, la naturaleza (mar y, tie- Bap, y poco depo exible en Ls tens 2s animales— revel na inicial influencia de Te consmice del goer, En 1927 chi Ph Be roe oe Sos ay ane a ee amo: ax eratanres se SelM cele De un casi uallarmeanos pero Peer fiaiy Bo obligan a reauncier Se enciarra Gimmes ose tradicionales, De un trabajo sin mayor ineetés eee salle alt vivoids allan dco, "Los peerings, confiea en una carta a Ruf Ta sath eats Gusieres Nijes hace vencgimms se Fembons vyolos a los 25 aiios, Dizz Mirén a los 31, mantiene la valores de la generacién liberal: quiere ser “paladin 2 tea los tiranos", dar ejemplo de altivez y sebeldia, del orgullo del genio, las ansias de justicia social; esr décimas al estilo sonoro de Niifez de Arce y es el byroniano y victothuguesco de nuestros éleimos ron tices. Aunque grandilocuentes, demagégicas, efectista las composiciones en que descansa su fama popular mues sean su don deforma, eu fbn de consti ln muy cerca del ideal parnasiano, y su ofdo para las po Githecr denice df epatel Como Verlsine, pasa cuatro afios decisivos en Ia eit ‘Algjado de la oratoria deja de buscar el brill y lac por la forma perfects. El combate ya no es (210 fue verdad en algin momento?) contra los enemigos de dignidad humana sino contra la tirania del idioma. Bap { j i i No hay alli ripios ai repetida ninguna vocal acentuads, fénice o ortogrificamente en el mismo yerios ni simas ‘con otfos, ni de inflexiones verbales entre excepto de particulss, por $eUaNTER ENS supuesto. Esea actitud iba a conducilo necesariamente a Ia este- sided. Sin embargo al final de su vida Diaz Micéa Airmé tener varios libros inéditos: “Melancoliss y eéle- fs", “Astillas”, “Tiunfos”. Si en realidad existen (se fice que los herederos se niegan a publicarlos por escri- palo celigiosos) nuestra valoracin del poeta esti an for hacerse, Pero basta su obra conocida para situar a Bizz Mirén en la primera linea del modernismo me- ycano. BIBLIOGRAFIA Limnos vr Porsia: Lasces (Xalapa 1901). Los primeros zmas fueron revnidos por Vicente Riva Palacio y Francie “Arredondo en un euademno de Ia serie El Parnaso Mesica (1886). En Nueva York aparecié una edicién fraudule be Porsias (1895). Compuacioxes ¥ SeLncciones. Poesies completa: 876. 1928, edicién y_prdlogo de Antonio Castro Leal (:941)_ [quinca ed. revisida y corzegida, 1966]. Antologia beétic seleccién, estudio preliminary notas de ACL (1953). ‘ien mejores toemat de Salvador Diaz Mirdn, sleccin, p Togo y notas de ACL (1969). Lecrunas: José Almoina: Disz Miréu, sw pottica (1958), Pedro Caffazel Peralta: Diaz Mirdn om su obra (1956). Jonge ‘Cuesta; “Salvador Diaz Mirén” en Poems 9 ensayos, tomo my |. Genaro Feenindez Mac Gregor: “Salvador Disg en Cardtulas (1935). Alfonso Méndez Plancarte Diez Mirén, pocte artifice (1954). Francisco Monter de: Diez Mivin, el bombre, la obra (1986). LA NUBE, Qué te acongoja mientras que sube el horizonte del mar la nube, negro capuz? jTendrin por ella frescura el cielo, pureza el aire, verdor el suelo, ‘matiz la luz! No tiembles. Deja que el viento amague y el teueno asorde y el rayo estrague ‘campo y ciudad; tales rigores no han de ser vanos.. {Los pueblos hacen con rojas manos Ia Libertad! rcs 1890—No incluido en Lascas EL FANTASMA Blancas y finas, y en el manto apenas visibles, y con aire de azucenas, las manos —que no rompea mis cadenas. ‘Azules y con oro enarenados, ‘como las noches limpias de nublados, los ojos —que contemplan mis pecados. ‘Como albo pecho de paloma el cuello, 'y como crin de sol barba y cabello, ¥ come plata el pie descalzo y bello. Dulee y triste Ia fazs Ja veste zarca, «« ‘Asi, del mal sobre la inmensa charea, Jesds vino a mi uncién, como a la barca, Y¥ abrillanté a mi espiritu Ia cumbre con fugaz cuanto rica certidumbre, ‘como con tintas de refleja lumbre. Y suele retornar, y me reintegra Ia fe que salva y la ilusién que alegra; yun telmpago enciende mi alma negra. Chreel de Veracruz diciembre 14 1893 —Lateas 1901 AL CHORRO DEL ESTANQUE, [wuranconias ¥ cOuEnas] ‘Al chorro del estanque abri la lave, pero a la pena y al furor no pude fefir palabra consecuente y grave. Pretendo que la forma ceda y mude, y ella en mi propio gusto se precave, ¥en el encanto y en el brillo acude. Afcites usa y enjoyada viene. {Slo a esplender y 2 seducir aspira, tomo en la noche y en el mar Selene! Es coqueta en el duelo y en la ira del supremo rubor: jo en vano tiene ccarvas y nervios de mujer la lira! {Qué mucho, pues? A encono y a quebranto AGo et primor que les prendi por fuera, yen la congoja y en la safta al canto resulte gracia al iris en el globulo del Ianto y la seda en la piel de la pantera, “| gevts Moderna marzo 1899 — No recogido en Lavcas 0 aA coe IDILIO A tres leguas de un puseto bullente que 2 desbordes y grescas anima, yal que un ticmpo la gloria y el clima adornan de palmas Ia frente, hhay un agrio brefal, y en Ia cima de un alcor un casucho acubsdo que de lejos diviso a menudo, Y indiéndose apoya un costado en el tronco de tun mango copudo. Distante, la choza resulta montera con borla y al sesgo sobre una mollera. El sitio es ingrato por fétido y hosco, El cardén, el nopal y la ortiga prosperan, y el aire trasciende a boriga, & marisco y a cieno; y el mosco pulula y_hostiga. 1a flora entgica pare que indemne y pujante soporte Ja furia del soplo del norte que de octubre a febrero no es rara, y Ia prédiga Tumbre febea, que de marzo a septiembre’ caldea El oriente se inflama y colors como un épalo iamenso en un lampo, y difunde sus tintes de aurora por piélago y campo. Y¥ en Ja magia que iris. y corusca, tuna perla de plata se ofusca. Un prestigio rebelde a ta letra, ‘un misterio inviolable al idioma, un encanto circula y penetra yen el alma es edénico aroma, Con el juego cromitico gira en los pocos instances que dura, y hasta el pecho infernado respira un olor de inocencia y ventura. TAL través de la tragica historia un efluvio de antigua bonanza viene al hombre, como una memoria, Y¥ acaso como una esperanzal EI ponto es de azogue y apenas palpita. Un pesado aleatraz ejercita su instinto de caza en la frescs. Grave y lento, discurre al soslayo, escudrifa con ealma grotesca, se derrumba cual muerto de un rayo, sumérgese ¥ pesca. ¥ al trotar de un rocin flaco y macho, uun moreno, que cifie moruna, transita cantando cadente tontuna de baile jarocho. Monétono y acre gangueo que un péjaro acalla, soltando un gorjeo. Caanto es mudo y_selecto en Ia hora, en el vasto esplendor matutino, halla voz ea el ave canora, vibra y suena en el chorro ‘del trino. Y como un monolito pagano, un buey gris en un yermo altozano ‘mira fijo, pasmado y absorto, la pompa del orto. ¥ a la puerta del viejo bohio que oblicuando su ruina en la Joma se recuesta en el irbol sombrio, aN a una ristica gricil asoma, ‘como una paloma. Infantil por edad y estatura, sorprende ostentando saz6n_prematura: clisticos bultos de tetas opimas; y a juzgar por la equivoca traza, no semeja sino una rapaza aque reserva en el seno dos limas. Blondo y_gtifo e inculto el cabello, y los labios urgentes y-rojos ¥ de sértola el garbo del cuelo, ¥ al azul del zafiro en los ojos. Dientes albos, parejos, nanos, que apagado coral prende y liga, ‘que recuerdan, en curvas de granos, el maiz cuando tierno en la espiga. Ta nariz es impura, y_atesta tuna carne sensual € impetuosa; y en la faz, a sigores expucsta, Is nieve da en mbar, la pirpura en rosa y el jubilo es gracia sin velo y en cada carvillo produce un hoyuelo. La payita se llama Sidonia. Leg México en una barriga: en el vientre de infecta mendige gue, del fango sacada en Boloni formé parte de cierta colonia y tcabs de miseria y fatiga. La huérfana ignara_y ereyente busca sélo en los ciclos ef rastro, y de noche imagina que siente besos, ay, en los hilos de un astro. 2Qué ilusiéa es tan dulce y_ hermosa? Dios le ha dicho: “Sé plicida y bella y en el duclo que marque una fosa pon la fe que contemple una estrella”! 2Quién no cede al consuelo que olvida? La piedad es un santo remedio; y después, el ardor de la. vide urge y clama en la pena y el tedio yal cumulto y al goce convida, De la aafia el pesar se distrae, desplome de polvo y ascenso de nube. Del tizén Ia ceniza que cae y el humo que sube! La madre reposa con sucfio de piedra. La muchacha medra. Y por siembras y apriscos divaga con au padse, que duda de serlos y el infame la injuria y estraga y Ia triste se obstina en quererlo. Llena esti de pasidn y de bruma, tions ley en un torpe atavismo, ye al cierzo del mal una pluma jOh pobreza! Oh incurial ;Oh abismo! Vestida con sucios jirones de pafo, descalza y un lirio en la grefia, Ih pastora gentil y risuefia, camina detris del rebafo. Radioso y jovial firmamento. Zarcos fondos, con blancos celajes ‘como espumas y nieves al viento cesparcidas en copos y encajes. Y en Ie excelsa y magnifica fiesta, y cual mécula errante y funesta, endida € inmévil el ala. EL sol meridiano fulgura, suspenso en el Toros Yel paisaje, con varia verdura, parece artificio de tala y pinturs, segin sth quieto en el oro. El fausto del orbe sublime rutila en urente sosiego, yun derribo de paz y de fuego baja y cunde y escuece y oprime. Ni céfiro blando que aliente, que ase ‘que orra, que pase la mejor en figura y alifo— se copulan con ansia que tieata. La zagala se turba y empina Seats I fibre dl eo waza un grito de gusto y de anhelo iUn eambujo.patdn se aveciaal ¥ en Ia excels y magnifica fiesta, y cual mécula errante y funesta, tn vil zopiloce resbala, tendida © inmévil el Lascas 1901 Entre dunas aurinas que otean, tapetes de grama serpeun cortados a treches por brozas hostiles, aque muestran espinas y ocultan reptiles. ¥ en hojas y tallos un brillo de accite simula ua afeite, La luz torna las aguas expejos; y en el mar sin arrugas ni ruidos reverbera con tales reflejs, aque ciega, causando vahidot. El ambiente sofoca y_escalda; y encendida y sudando, la chica se despega y sacude Ia falda, y asi se abanica, Los guitiapos revuelven en ondas... La grey pace y trisca y holgindose cards ¥ al amparo de umbritics fronds lia palurda se acoge y rexguarda, Y un borrego con gran cornamenta ¥ pardos mechones de lana mugrienta, ¥ una oveja con bucles de armiio oifcactn del verdad eto info del acre Si folnaticcie Tengu, ie eds de me tle France's gu Eure td hes tune Jou hin Plan emo oi’ ramente se hacia llamar. Bajo el titulo Evotologic de Platon Fitdoe cao tv tris del nde: cea eo su novela L’Androgyne. Restitution d'impressions ebb Bac ees 2a a mye ease st te egos an ir de Moan ud ah eg Ne Papeete ere tardo da Ving), y combina li faculted scevs eon bs ome plativa en perfects fusiin de inteligencia y voluptuc dad: Inky ie ae ange ot lee ee fault: fan pa Fee Tor hp eee line manque de grice, tout autre exclusive feminine ce loaves foaaay te Dada vil eaitlo “Byzancim” ante Agony ie Mato Pry io Inge et dae Ea th emer ting a en % rian = Valle Toclin. Deere cael 2!) Kale 0 is de Brahma: nid de om cont de4 320 00000 de aos ware SPD a Jose JUAN TABLADA México: abril 31871 — Nueva York: agosto 21945] Jost Juan Tablada pass fugizmente por el Colegio Militar donde traté de nuevo a su amigo de infancia Julio Ruclas. Aficionado a la pintars, hizo algunos estu- Hos de artes plisticas. En 1891 ya era redactor de El Universal el primer periédico de Rafael Reyes Spindola, fos 23 afiosalcanz5 notoriedad por “Onix" publicado Ute Revista Azul. Este poema inicia propiamente el frovimiento simbolista 0 “decadente™ en México. Asi fp reconociecon Nervo, que llama a Tablada “intro- ductor del modernismo”, y Urbina para quien “fue el ro que dio en mi pais la nota bodeleriana”. ma negra” (1898) alarms a los Cientificos y a Carmen Romero Rubio de Diaz. Contra la hostilidad Gel. medio los “decadentes” fundaron la Reviste Mo- era a iniciativa de Tablada y con los fondos que pro- ajo a Jesis E Valenzuela Ia venta de los terrenos fen que se levantaron las “colonias” mis representativas de Ia época: Judrez y Roma, La virulencia de su ingenio, manifissto en articulos ¥y epigeamas, lo hizo célebre mas alld de los medios Kicerarios. En 1900 Jesis Lujin —mecenas de la Revista Moderna— le pagé wn viaje al Japén que Tablada habia dewcubierto ea piginas de los Goncourt. Desde alli fenvid una serie de ex6nicas, En el pais del sol, reunidas tn libro casi veinte afios después. ‘AL casarse con una sobrina de Justo Sierrs, cambié a bohemia por el deporte, se dedicé a Ia importacion de vinos y empleé sus ganancias en construirse una gran ‘eas en Coyoacin. En 1909-1910, publicé en volumen las sitiras contrarrevolucionarias aparecidas en El Impar- ial: Tiros al Blanco, actuslidedes politices, y escribit dos obras de encargo: La epopeys nacional, Porfirie Diaz (poemas) y Madero Chantecler, un procaz y bri. ante libelo que puede Ieerte en El ensamiento de la reaccién mexicana, historia documental (1810-1952), compilada por Gastén Garcia Canti, Al acerearse el triunfo revolucionario ‘Tablada se fue prudentemente a un Paris en plena renovacién estética Ley6 a los poctas japoneses en la recién aparecida ante, logia de Michel Revon y envié a Revista de Revistes lag cerénicas de Los dias y las noches de Paris. A fines dy 1912 fue nombrado jefe de redaccién de El Imparcis cargo, en que permanecié hasta julio de 1913, Moy probablemente fue el primero en califiear como “Decens trigica” los dias 9-18 de febrero en que la capital we convirtié en campo de batalla del ejército porfirists contra el_ gobierno de Madero. Luego escribié s sueldo tun increible ditirambo de Huerta: La defensa social. Historia de la campaia de la Division del Norte. Los zapatistas arrasaron su casa y prendieron fuego a sus manuscritos, entre ellos el de una novela La nao de Chins. Todavia antes de huir de México se dio tiempo para presentar a-un joven poeta desconocide, Ra- mén Lopez Velarde, a los lectores de El Mundo Tlus- trado, y publicar una monografia: Hirosbigué, el pintor de Ia wieve y de la luvie, de la noche 9 de le lung (asia). Vivid exiliado en Nueva York hasta que en 1918: el presidente Carranza indulté a los escritores huertistas y nombré 4 Tablada secretario de la represeatacién mexke gana en Caracas y Bogoté. Ese mismo aio casé en segun das aupcias con Nina Cabrera. Muerto Carranza, Ta. blada volvié a Nueva York. Alli escribié sobre el arte recortesiano y Is aueva pintura (de Rivera a Tamayo), dio « conocer una Historia del arte en México (1927), una novela corta, La resurreccién de los idolas (1924), ¢olaboré con Datius Milhaud y Vicente Huidobro en la cantata Offrandres, y recibié el homenaje de los van ‘suardistas mexicenos que lo salvaron de la demolicia ral. En la serie “Nueva York de dia y de noche” Sub. aeiiad de rom ae = tip cigutaca publih ey casa 2s fore be fa dee Pri ce del segundo volumen, “Las sombras largas”, Ee Iniversal (1926-1928). Enfermo del seit ables tn, Carnac bata 134, 7 Ghrazéa se establec sos dis anes de gue cayes a princra bomb aeémica Tobre las ciudades japonesas murié en Nueva PSLscmpetaba ef modesto cargo de vicecSnsl. Con Nervo y Rebolledo, ‘Tablada sia Peete al See gee Siesta tose ioe tee ap See Bar es doen 1945), aunque la sepresenten como, poco i ree ee ‘oe intermedia (Al sl 9 bajo la lana, 1918) ae ue See gies Ao am ae eee for jévenes en iniciar nuestra vanguardia, como wat Sora cor (ecsemaa) tl soescinene on Ts hil Z flores resultan la 4 haikis de Um die y El jaro de flores sina del moe eee So Mana ano de’ sus clementos erences: 1a imagea, tin curs de reposo y austeridad tes el dereoche sitio, What y Guetta, Table stand le gener aa todos lor haiks son foemas sobre anima eietiaas en seino que ances deje de lad i inten: peers Siete, "Thamar y ida, ernor y pec eile pote acnismo del eign, un odo en ile fade por as Ibertade moles, germiion Te Hada tseuibic enon poems concio y_perfectos qu renaltaron dessives para los “Conteroporinco, no como Gemplo sino como extimla Unos aos después que Apollinsire, Tablads hace textotideogramsticos ("Li-Po") y simalténeos (“Noce turno alterno”). Busea una expresién al mismo tiempo lirica y_gréfica que elimine lo discursivo y pueda, sin. tetizando, recrear “Ia vida moderna en su dinamismo y iplicidad”, Luego, levado por su gran entusiemg hacia Lépez Velarde y el redescubrimiento de México que fue la Revolucién, entra en una final etapa de olorismo nacionalista. La ironia lo rescata del folklore “EI loro” —animal con quien se identificé siempre Tablada y en cuyo aspecto solia representarse— parece Por momentos un regreso a las paginas de juventud; pero un regreio irénica, como si él, que se habia burlada de todos, se tiera ahora de si mismo. Nacido diez dias antes que Gonzilez Martinez, Tae blada es su opuesto y su complementario. No aspira a la madurez, se niega a la fijeza, hace del cambio una vet dadera costumbre, Singular destino el de Tablada? inicié el modernismo en 1894 y la vanguardia en 1919. Por 1a inaccesibilidad de su obra sigue siendo un desconocido, Por su abyecta conducta polities su importancia literaria ain no se reconoce. A pesar de todo, como ha dicho Octavio Paz, quizé José Juan Tablada sea nuestro posta mis joven. BIBLIOGRAFIA Linnos ox Porsia: El florilesio (1899 y 1904), AL sol 5 ‘bajo Ia luna, preliminar de Leopoldo Lugones (1918), Un Gia... poemss sintéticos (Caracas 1919), Li-Po y ‘olros ‘oemes, verscsideogrifices (Caracas 1920), EI jarro de Hlores, disociaciones livieas (Nueva York 1921). La feria, oemas mexicanos (Nueva York 1928). Conmnaciones v Sexeccionss: Antologia general de Jost Jusn Tablada por Enrique Gonzilez Martinez, 1920. Los ‘mejores focmas de Jost Juan Tablada, prélogo y'seleceion de Joss Maria Gonzilez de Mendoes (1943), Lucruras: Nina Cabrera de Tablada: Jot! Juan Teblade en 4a intimidad (1954). Enrique Diez-Canedo: “"Tablada y el sit en Leto de Amees (1944). Manuel Masks Arce Fe oa Foes Trade a Incocone y lo et eee adie Alucpee Teles 9 Best ae i eEfoemente esiord Goce Cora fier “Eotela de José Juan Tablada” en Las perat del olma (1357) ‘MISA NEGRA iEmen Hethant (Cei des Stryges au Sabbat.) ? Noche de sébadol Callada std la tierra y negro al cielos late en mi pecho una balada de doloroso ritornelo, I corsa dotngra herido bajo el cilicio de las penas y corre el plomo derr de la neurosis en mis venas. jAmada, ven!... Dale a mi frente el edredén de tu regazo ¥ a mi locura, dulcemente, lleva a la efrcel de tu abrazo! iNoche de sibadol En tu alcoba hay un perfume de incensario, cl oro brilla y la caoba tiene penumbras de sagrario, Y¥ alld en el lecho do reposa ‘tu cuerpo blanco, reverbera como custodia esplendorosa tu desatads cabellera, ‘Toma el aspecto triste y frio de la enlutada seligiosa ¥-0n el traje mas sombrio fe tu carne voluptuoss, Con el murmullo de los rezos quiero Ia vor de tu ternura, ¥ con el dleo de mis besos ungit de diosa tu hermosura; Quiero cambiar el grito ardiente de mis estrofas de otros dias, por Ia salmodia reverente de las unciosas letanias; jero en las gradas de tu lecho GGblar temblando fa rodila y hacer el ara de tu pecho ¥ de tu alcoba la capilla Y celebrar, ferviente y mudo, sobre tu cuerpo seductor, eno de esencias y desnudo, Ja Misa Negra de mi amor! 1898 EI florilegio 1899 QUINTA AVENIDA ‘Mujeres que pestis por Ia Quinta Avenida tan cerca de mis ojos tan lejos de mi vida! ¢Sobfis con perversiones de cornae 4ureo Jove pluvial como a Danae, © por ser impregnadas de un tesoro, al asalto de un toro de oro. tendéis las ancas como Pasifae? {Sobiis con perversiones de comac de broncineo elefante la trompa metilies, © trasmutiis, urentes, de Kamak Ia sala hipéstila, en filica? {Mujeres fire-proof a Ia pasién inertes, hijas de la mecénica, Venus mede in Americas de vuestra fortaleza, la de las cajas fuerte eel secreto,... idéntica combinacién numérica! AL sol y bejo ta lune 1918 HAIKUS DE “UN DIA”* EL sAGz, Tierno siz ‘casi oro, casi mbar, casi luz. BL PAVO REAL Bare at eee por el gallinero demécrata pasas como una procesiin.. HoJAS SECAS EX jardin esté Hleno de hojas secass funca vi tantas hojas en sus arboles, ‘verdes, en primavera 10s saPos Trozos de burro, por la senda en penumbra falean los sapos. MARIPOSA NOCTURNA —Devuelve a la desnuda sama, rnocturna mariposs, Tas hojas secas de tus alas, EL RUISESOR Bajo el celeste pavor dolira por Ia nica estrella cl céntico del ruisefior, LA ARARA Recorriendo su tela ‘sta luna clarisima tiene a la arafia en vela, FL Banat Cobete de larga vara, el bambit apenas sube se doblega cn lluvia de menudas esmeraldas. ta wow Es mar la noche negra, Jn nube er una conch 12 ona es una pera. Un die 1919 HAIKUS DE “EL JARRO DE FLORES” psLuLa Porfia la libélula 3 prender su cruz transparente en rama desnuda y trémula EN LILPUT Hormigas sobre un grillo inerte, Recuerdo de Gulliver en Lilipat vortos Juntos en la tarde tranquila ‘Yuelan notas de Angelus, rmurciélagos y_golondrinas. x MONO El pequefio mono me mira quisiera decicme algo que se le olvida. pin DE SOL Hay una mariposa en cada flor.- PANORAMA Bajo mi ventana, [a luna en los tejados y las sombras chinescas ¥ la misica china de los gatos. i | PECES VOLADORES Al golpe del oro solar estalla en astilas dl vidio del mar. 12 pw Parece roer el rel6 Ia medianoche y set su eco el minutero del ratén, ocrurwo Sombra del volcén al ocaso yen Ia béveda inmenss, gritos de invisibles aves de paso. ESTRELLA ERRANTE. Fugaz como el instante en que la miro, une el cielo a Ia tierra ¥ asa Ianto de oro mi suspiro. BL jarro de flores 1922 LiPo¢ Li-Po, uno de los “Siete sabios en el vino” fue un rutilante brocado de oro. we step g AE Date de major Laguna Ee aliemwon oh camina 2 ty, : Ay , ; He ge” wok x, ag 4 a mA ol \ q ive “SS BLA Ox! k —— fi Ree races te esis seat kane Ei ne evant ‘aie payed [rcshees wade sopttis fat, asteo chicas 9 hes eckson ts : Gi goaee Cie eb Sikorvec wasknctes Ja perla de la nuxa La luna es arafa de plata que tiende su telarafia en el rio que Ia retrata al divino que se bebié siente ol maleficio enigmético y se aduerme en el vicio del vino lundtico eDénde esti Li-Po?, que lo Hamen manda el Emperador desde su Yamen ‘Algo ebrio por fin centre un femenino tropel Hlega el poeta y se inclinas yet coneabina Saegede de tata de Chins, burt una seda fina pel myo ceseribe asi So lo estoy frasco de vino bajo un febol en flor a luna y dice fu rayo que ya somos Dos y mi propia sombra anuneia después que ya somos ‘Tees sunque el astro no puede beber sa parte de vino y mi sombra no quiere alejarse pues esté conmigo en esa compaiiia placentera reiré de mis dolores entre tanto que dura la Primavera he tow ans “arnadars ieee oll, tase oe bie orcs ee at aia eee sotkec teen ge Spee es "lange aos” Preis ‘tae baste 900 "ne tna? Li-Po y otros formes 1920 [por cortesia de Silo ax1 Editores) a i. NOCTURNO ALTERNO Neoyorquina noche dorada Frios muros de cal moruna Rector’s champaiia fox-trot Casas mudas y fuertes rejas ¥ volviendo la mirada Sobre las silenciosas tejas EL alma petvificada Los gatos blancos de la luna Como la mujer de Loth ¥ sin embargo en Nueva York yen Bogori: ila Luna! L-Po y otros formas 1920 ALFREDO R PLACENCIA [Jalostotitlin, Jalisco: septiembre 15 1873 — Guadalajar mayo 20 1930) Alfredo Romin Placencia vivié siempre en la pobreza yen ls oscuridad, A los doce afos llegé a Guadalsjars 7 se dedicé a vender periddicos a fin de pagar sus estudion Se ondend de sacerdote en 1899. Fue parroco en. aldess ‘empobrecidas —Temaca, Bolafios, Atoyic, Amatitlin— donde I Biblia y los libros eclesidsticos eran su Unica lectura, Alcohdlico, traicionado por sss vicarios, entré en conflicto con Ia jerarquia clerical y protest contra has injusticias de los caciques. Habit en una de lag zonas mis afeetadas por Ia RevoluciSa: Las calles de Jerez flotan en sangre ¥ en sangre el viento y las montafas flotan, Del norte vino Ia implacable guerra... Estuvo desterrado en Norteamérica y El Salvador, Al terminar la guetra cristera volvié a Guadalajara y alli_murié poco después, cuando era pirroco de ‘The auepaque, Pera Alfonso Gutiérrez Hermesillo, Placencia ‘ol punto de enlace mis evidence hasta ahora de nuestro Fomanticismo lirico, de quien hereda los temas y el teme ‘peramento, con el moderaismo americano cuyat libertader toma (...) Alia con ef modernismo tendencias populares al parecer incompatibles con tal movimiento litera, ¥ 1a arraiga mejor al suelo native, El pade Placeacia escribié la mayor parte de su obra entre 1895 y 1920. Pudo infundir al’ modernismo de sus contemporineos remotos una Ilaneza coloquial, un tos wersaciin desesperada con Dios y con Pipcion 1 eticismo, Coino Othin slo hablé ds Io atten y vivia Al rept le lamentaciones de Job Senge del campo mexicano, Placencia no intend Sipe 2 op msics sino hablar Dios de frente foo ellos Quizh por eto Please, anes de Cal fellcer, mueitro mejor poeta catéico. BIBLIOGRAFIA. at eg aa eee sore, oe eer gen Baredana 1924: £1 bo dl door io 1c0). Alfonso Gutiérrez Hermosillo [1905-1935] preparé ene Se er er BE pre Las, Verons claret, Tumbas 3 estrellas, La orecion tele patria PCTS ae CIEGO DIOs Asi te ves mejor, erucificado, Bien quiseras herr, pero no puedes. Quien acereé a ponerte en ese estado 1 hizo cota mejor. Que asi te quedes. Dices que quien tl hizo estaba ciego. No lo digas: eso es un destino. ¢Cémo es que dio con el camino luego, 4 los ciegos no dan con el camino?.- Conyén mejor en gue ni ciego era, sai fue Ia causa de tu afrenta suya. 1Qué maldad, ni qué error, ni qué cogueral Tu amor lo quiso y la ceguera es tuya. 1Cuinto tiempo hace ya, Ciego adorado, que me llamas, y corto ¥ nunca Hlego! Si'es tan aélo el amor quien te ha cegado, ciggueme a mi tombiéns quiero estar ciego, EI libro ile dios 1924 ‘MISERERE, Corre tu velo. Las antorchas celestes se han encendido y hay mas luz en tu cumbre que en el Carmelo, ‘De amor readido, ‘quiero besar la fimbria de tu vestido, J geitacce mis culpas, arrepentido, J ssomarme a tu ojos y ver el cielo Jur hasta el monte en que pisss ha descendido, Corse ta velo, jque te encubre a mis ojos y te guarda escondido, ‘Que tus ojos se aparten de mi pecado que, mansos, se inclinen a mi tristeza, 5: los yerros enormes demi pasado Son sobre los cabellos de mi exbeza, puEkio adorado: ten piedad de este pobre que va extraviado, iis que por su malici, por su flaqueza [Al pensar en lo injusto de mi desvio, siento sonrojo ‘me embriago en angustia, dulce Bien mio. ‘Aleese cu Clemencia sobre tu enojo; vyuélvanse a mi los brazos, a que me acojo, y la boca blasfema calle el impio. No me apartes ta rostro, templa tu No et blasén de tu brazo que asi persiga y_descargue su azote sobre una cafia. 2Ya olvidaste mi historia? Soy una espiga ‘que mil veces el soplo menos airado Batis y deshizo. Desde el claustro materno vengo heredado con las grandes tristezas del paraiso. ih! qué noche tan triste la noche aquella * en que de mi se dijo: "Surge a'la vida’”. iQuién pudiera dejarla sin una estrelat Génesis y principio de tanto dao, spor qué no ls tuviste siempre escondida?. Con una noche menos, zqué pierde un ao? i abrirse mis ojos estaba escrito, auto sofocarme, cuando nacia in el fardo que pesa sobze el prosctito, fuera menor lr mancha de mi deliv Ye all amor de Ia rumba, descansaria. IO. mgs manga. Que tu eso hunca mi en lor tuys miten mis ojo, Agu gum aga cre can tal de-que me indltes y me perdones Le'convieneal eulpado y a 71 te inpores que de blando y benigno ew enojo abones ¢Qué logras, al herirme, si te olvidares de que soy en tus dedos frégil arcilla? ZA quién dafias y ofendes, si perdonares?. gLos mares procelosos, que son los mares, devoraron, acus0, la blanca orilla?. Duefio adorado: por la Llaga bendica de tw costado; por Ia tristeza que en el Huerto sentiste, desamparsdo; por Is Cruz. que ha vencido tu fortaleza ten piedad de este pobre, que va extraviado por su flaqueza, Fl libro de Dios 1924 i ‘MI CRISTO DE COBRE Quiero un lecho ratdo, burdo, austero, Gel hospital mis pobre; quiero una slondra que me cante en el alero; y 3 es tal mi fortuna sea noche lunar la en que me muero, SMronces, oid bien qué es To que quiero: guiero un rayo de luna Pilido, sutilisimo, ligero De est luz quiérolo; de otra, ninguna, Como el sltimo pobre vergonzante, quiero un lecho raido Go sign hospital desconosioy ‘algiin Cristo de cobre, agonizant J a remenda inmentidad de slido ‘gue, al tiempo de sentir que me he partido, ojan la luz y vayan por delante. ‘Con es0 soy feliz, nada mis pido. Bara qué mas foreuna {que mi lecho de pobre, y mi rayo de Inna, ¥ mi alondra y mi alero, ¥ mi, Cristo de cobre, gps deo primero? ms toda esa fortuna $con mi aicor inmensidad de olvid, Contento moriré; nada més pido, BI libro de Dios 1924

También podría gustarte