Está en la página 1de 13

AMITRIPTILINA

INDICACIONES Y POSOLOGIA

Tratamiento de la depresión (incluyendo pacientes con esquizofrenia o psicosis depresiva):

Administración oral:

Adultos y adolescentes entre 13 y 65 años: iniciar el tratamiento con dosis de 25 a 75 mg/día en una sóla dosis a la hora de acostarse. Esta dosis inicial puede
aumentarse en incrementos de 25 mg/dia semanales hasta 200 mg/día. La máxima dosis a administrar, en pacientes hospitalizados es de 300 mg/día.

Adultos > 65 años: Inicialmente una dosis de 10 a 25 mg a la hora de acostarse, aumentando paulatinamente la misma hasta 150 mg/dia

Niños: las dosis iniciales son de 1 mg/kg/dia en tres administraciones hasta un máximo de 1.5 mg/kg/día

Administración intramuscular: (Nota: raras veces se requiere la vía i.m. salvo en la personas incapaces de ser tratadas por vía oral)

Adultos: 20 a 30 mg tres veces al día

Niños: las dosis no han sido establecidas

Tratamiento de la neuropatía diabética:

Administración oral

Adultos: iniciar el tratamiento con dosis de 25 mg 1 a 2 horas antes de acostarse. Esta dosis inicial puede aumentarse en incrementos de 10 a 25 mg semanales
hasta 150 mg [1]

Tratamiento de la neuralgia postherpética:

Administración oral

Adultos: la amitriptilina se ha administrado en dosis crecientes a la hora de acostar. Se han observado buenas respuestas con dosis medias de 75 mg/día [2]

Niños: las dosis iniciales son de 0.1 mg/kg a la hora de acostarse. Esta dosis pueden ser aumentadas si se toleran bien hasta 0.5 a 2 mg/kg a la hora de acostarse.

Tratamiento del pánico y fobias:

Administración oral

Adultos: inicialmente dosis de 25 mg tres veces a día. Aumentar las dosis gradualmente hasta un máximo de 200 mg/día en incrementos semanales de 25 a
50 mg/día

Tratamiento de deficit de la atención asociado a un síndrome de hiperactividad:

Administración oral:

Adultos: iniciar el tratamiento con 25 mg tres veces al día por vía oral. Aumentar las dosis en incrementos de 25 a 50 mg/día semanales dependiendo de la
respuesta y de los efectos secundarios hasta un máximo de 200 mg/día. Se han observado buenas respuestas con dosis medias de 75 mg/día

Niños de 6 a 12 años: 10 a 30 mg/día o 1 a 5 mg/kg/dia en dosis divididas por vía oral

Profilaxis de la migraña:

Administración oral:

Adultos: se han utilizado dosis entre 10 y 300 mg/dia por vía oral

Tratamiento de la enuresis nocturna:

Administración oral:

Niños menores de 6 años: 10 mg al acostarse

Niños de 6 a 12 años: 10 a 20 mg al día al acostarse

Niños de 12 a 16 años: se pueden administrar dosis entre 20 y 25 mg/día

Tratamiento del hipo persistente:

Administración oral:
La amitriptilina en dosis de 10 mg p.os. tres veces al día fué eficaz en el tratamiento del hipo idiopático persistente resistente a la clorpromazina y la
metoclopramida.

No existen directrices específicas para los pacientes con insuficiencia renal. Sin embargo, parece que sean necesarios hacer reajustes en las dosis.

REACCIONES ADVERSAS

Efectos cardiovasculares: los efectos secundarios a nivel cardiovascular mostrados por los antidepresivos tricíclicos se deben a su parecido estructural con la
quinidina, a sus propiedades anticolinérgicas y a su capacidad para potenciar los efectos de la norepinefrina. Los efectos secundarios más frecuentes son
taquicardia ventricular, palpitaciones, hipertensión e hipotensión ortóstica. La imipramina y otros antidepresivos tricíclicos prolongan el intervalo QT y PR, por
lo que es posible que la amitriptilina tenga un comportamiento similar. Aunque la amitriptilina está incluída entre los fármacos que pueden ocasionar torsades
de pointes por su efecto sobre el QT, a las dosis terapeúticas este efecto has sido muy raramente observado. Raramente han sido observados efectos
cardiovasculares graves como infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca o ictus.

Efectos sobre el SNC: la modorra o somnolencia es el efecto adverso más frecuente observado durante el tratamiento con los antidepresivos tricíclicos en
general y con amitriptilina en particular. Aunque la sedación puede ser un efecto beneficioso por la noche, puede producir graves trastornos durante el día.
Los mareos están relacionados con la hipotensión ortóstatica y pueden minimizarse advirtiendo al paciente que no realice cambios bruscos de posición. En
algunos pacientes, sobre todo de la tercera edad, la amitriptilina puede ocasionar confusión.

A nivel del sistema nervioso periférico se observan temblores, seudoparkinsonismo y más raras veces síntomas extrapiramidales. En los niños o jóvenes se
observan con mayor frecuencia consulsiones y cambios en el EEG. Los pacientes con epilepsia pueden necesitar un reajuste en las dosis de los
anticonvulsivantes. En raras ocasiones se ha comunicado un síndrome parecido al síndrome neuroléptico maligno al iniciar o aumentar las dosis de amitriptilina
con síntomas de rigidez muscular, fiebre, diaforesis, taquicardia y temblores.

Debidos a sus efectos anticolinérgicos pueden aparecer sequedad de boca, visión borrosa, midriasis y un aumento de la presión intraocular, que habrá que
vigilar en pacientes con glaucoma.

Efectos sobre el aparato digestivo: los más frecuentes son constipación, estomatitis, dolor abdominal o retortijones, diarrea, íleo paralítico e ictericia. La
constipación se observa con mayor frecuencia en los ancianos.

Reacciones alérgicas: se han descrito rash cutáneo, fotosensibilización, urticaria, vasculitis, fiebre y prurito.

Reacciones hematológicas: depresión de la médula ósea, leucopenia, púrpura y trombocitopenia son algunas de las reacciones adversas que se pueden
presentar

Reacciones endocrinas: los efectos endocrinos de los antidepresivos tricíclicos incluyen disfunción sexual (disminución de la líbido), impotencia, inflamación
de los testículos y disfunción en la eyaculación. En las mujeres se han descrito galactorrea y aumento del tamaño de las mamas y en el hombre ginecomastia.
En metabolismo de la glucosa puede ser alterado por lo que se deberá comprobar en los diabéticos el control glucémico. También se ha comunicado el
síndrome de secreción inapropiada de la hormona antidiurética.

La interrupción brusca del tratamiento después de la administración prolongada puede producir un efecto rebote con naúsea, cefalea y malestar. La reducción
gradual de la dosis puede ocasionar en las dos primeras semanas intranquilidad, irritabilidad y alteración del sueño.

Nota sobre las especialidades

PRESENTACIONES

TRYTIZOL, 10 mg, 25 mg, 50 mg y 75 mg MERCK SHARP DOHME

DEPRELIO, 25 mg ESTEDI

MUTABASE Grag. 2/10 # SCHERING PLOUGH

MUTABASE Grag. 2/25 # SCHERING PLOUGH

MUTABASE Grag. 4/10 # SCHERING PLOUGH

MUTABASE Grag. 4/25 # SCHERING PLOUGH

CLOMIPRAMIDA

TRATAMIENTO DEL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO (TOC) O LA DEPRESIÓN MAYOR

Administración oral:

• Adultos: Inicialmente, 25 mg por vía oral una vez al día, aumentando gradualmente, en las dos primeras semanas, a 100 mg/día PO, dados en dosis
divididas. Durante el ajuste inicial, la dosis diaria debe administrarse en dosis divididas con las comidas para reducir los efectos secundarios gastrointestinales.
Si fuese necesario se pueden aumentar gradualmente las dosis hasta un máximo de 250 mg/día

Después de su ajuste, la dosis diaria total se puede administrar una vez al día a la hora de acostarse para minimizar la sedación durante el día.
• Adolescentes y niños > 10 años: Inicialmente, 25 mg por vía oral una vez al día, aumentando gradualmente hasta un total de 100 mg/día PO en dosis
divididas, o 3 mg/kg/día en dosis divididas durante las dos primeras semanas. Estas dosis iniciales deben dividirse y tomar con las comidas para reducir los
efectos secundarios gastrointestinales. Después de su ajuste inicial, la dosis se puede incrementar gradualmente aún más a lo largo de las próximas semanas
hasta una dosis máxima diaria de 3 mg/kg/día o 200 mg/día, la que sea menor. Esta dosis diaria total se puede administrar una vez al día a la hora de acostarse
para minimizar la sedación durante el día. En los ensayos clínicos de niños con TOC, la gama media de la dosis efectiva fue de 100-200 mg/día.

• Niños < 10 años: su uso seguro no ha sido establecido.

Para el tratamiento del autismo

Administración oral:

• Adultos: Inicialmente, 25 mg por vía oral una vez al día que se pueden aumentar a 75 y a 100 mg/día PO. Si fuese necesario una dosis mayor, se
puede aumentar gradualmente hasta un máximo de 250 mg/día.

• Niños: Inicialmente, 25 mg por vía oral una vez al día. que se pueden aumentar a 3 mg/kg/día PO e incluso más si fuese necesario hasta un máximo
de 5 mg/kg/día.

Para el tratamiento de la eyaculación precoz

Administración oral:

• Adultos varones: En un ensayo controlado, doble ciego, la clomipramina, en dosis de 25 mg/día y 50 mg/día produjo una marcada mejoría.

Límites máximos de dosificación:

• Adultos: 250 mg / día PO.

• Ancianos: 250 mg / día PO.

• Adolescentes: 3 mg / kg / día PO o 200 mg / día PO, el que sea menor.

• Niños> = 10 años: 3 mg / kg / día PO o 200 mg / día PO, el que sea menor.

• Niños <10 años: El uso seguro y eficaz no se ha establecido.

Pacientes con insuficiencia hepática: pueden ser necesarios ajustes de la dosis, si bien no se han publicado directrices específicas. En la dosificación de la
clomipramina en pacientes con enfermedad hepática, tomar precauciones comenzando con las dosis más bajas y escalando lentamente según la respuesta
clínica del paciente y su tolerancia.

Pacientes con insuficiencia renal: no parece necesario realizar ajustes de dosis.

REACCIONES ADVERSAS

Una amplia variedad de efectos secundarios cardiovasculares pueden resultar de la utilización de los antidepresivos tricíclicos debido a su acción directa,
similar a la de la quinidina, sus potentes propiedades anticolinérgicas, y su capacidad para potenciar la norepinefrina.

Pueden ocasionar taquicardia ventricular, palpitaciones, hipertensión, e hipotensión ortostática, con la posibilidad de reacciones más graves tales como infarto
de miocardio, insuficiencia cardíaca congestiva, o un derrame cerebral. La imipramina y posiblemente otros antidepresivos tricíclicos, pueden causar tanto
prolongación del PR y la prolongación del intervalo QT. Se sabe que la imipramina y la nortriptilina prolongan el intervalo QRS. Otros antidepresivos tricíclicos
como la clomipramina pueden producir cambios en el ECG similares. La respuesta cardiovascular a los antidepresivos tricíclicos depende del agente específico
y de la dosis. A pesar de que todos los antidepresivos tricíclicos que son proarrítmicos después de sobredosis agudas, en dosis terapéuticas, sus acciones sobre
el sistema de conducción del corazón pueden variar. La imipramina se ha utilizado terapéuticamente para su efecto antiarrítmico. La respuesta cardiovascular
a los antidepresivos tricíclicos es muy variada, y la mayoría de los pacientes en situación de riesgo padecen una enfermedad cardiovascular preexistente.

La somnolencia es el efecto adverso más frecuente del SNC durante la terapia con antidepresivos tricíclicos. La sedación se puede convertir en un efecto
deseable mediante la administración del antidepresivo tricíclico la hora de acostarse, lo que minimiza cualquier somnolencia indeseable y la sedación durante
el día. Los mareos, por lo general, son debidos a la hipotensión ortostática y se pueden reducir haciendo que el paciente cambie de postura más lentamente.

Algunos pacientes presentan excitación y la ansiedad. La confusión es más evidente en las personas mayores. También pueden presentarse reacciones adversas
del sistema nervioso periférico durante la terapia con antidepresivos tricíclicos. El temblor puede resultar de la recaptación de norepinefrina bloqueo. Rara
vez,

se han señalado síntomas extrapiramidales pero estos pueden ocurrir tanto en pacientes jóvenes y como de edad avanzada. El seudoparkinsonismo es más
probable que ocurra en los ancianos, especialmente si están recibiendo dosis altas.

Se han observado convulsiones y cambios EEGs con mayor frecuencia en niños que en adultos durante el tratamiento con antidepresivos tricíclicos.

Los pacientes que tienen un trastorno convulsivo preexistente pueden requerir una aumento de las dosis de su anticonvulsivo para mantener el control de las
convulsiones. Hay una alta incidencia de convulsiones (2,1%) con dosis de clomipramina superiores a 300 mg por día.
Las manifestaciones oculares de las acciones anticolinérgicas de los antidepresivos tricíclicos incluyen visión borrosa debido a cicloplejía, midriasis y aumento
de la presión intraocular. La hipertensión ocular puede precipitar una crisis en pacientes con glaucoma de ángulo cerrado. Se recomienda un examen
oftalmológico cuando hay cambios visuales.

Las manifestaciones gastrointestinales de la actividad anticolinérgica de los antidepresivos tricíclicos incluyen boca seca (xerostomía), estreñimiento, retención
urinaria, íleo paralítico, dolor abdominal o calambres, náuseas/vómitos, anorexia, diarrea e ictericia. El estreñimiento se observa con mayor frecuencia en
pacientes de edad avanzada. Si estos síntomas se vuelven severos, pueden requerir la interrupción del fármaco.

Las reacciones alérgicas a los antidepresivos tricíclicos pueden incluir fotosensibilidad, vasculitis, eritema, urticaria, fiebre, y/o prurito. La fiebre también puede
indicar una discrasia sanguínea.

Los efectos de los antidepresivos tricíclicos en el sistema endocrino pueden causar disfunción sexual, incluyendo disminución de la libido, impotencia,
inflamación testicular, disfunción de la eyaculación (ausencia. retrado de la eyaculación o eyaculación dolorosa), la disfunción del orgasmo, aumento de las
mamas y galactorrea en las mujeres y ginecomastia o en los hombres.

Se ha descrito el síndrome de secreción inapropiada de hormona antidiurética (SIADH)

El metabolismo de la glucosa puede ser alterado y debe controlarse en los pacientes con diabetes mellitus.

La clomipramina puede causar reacciones adversas hematológicas, tales como agranulocitosis, eosinofilia, púrpura, trombocitopenia, anemia y leucopenia.

Los pacientes que reciben tratamiento prolongado con altas dosis de antidepresivos tricíclicos pueden experimentar síntomas de abstinencia después de la
interrupción abrupta de los antidepresivos tricíclicos. Pueden producirse síntomas de rebote colinérgico como náuseas, vómitos o diarrea.

PRESENTACION

ANAFRANIL, comp. 10, 25 y 75 mg.

DOXEPINA

PARA EL TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN Y/O ANSIEDAD MAYOR, INCLUYENDO TRASTORNOS PSICÓTICOS DEPRESIVOS CON ANSIEDAD ASOCIADA:

Administración oral:

• Adultos: inicialmente, 50-75 mg/día PO dado en 2-3 dosis divididas o como una sola dosis antes de acostarse. Puede aumentarse en 25-50 mg a
intervalos semanales, dependiendo de la respuesta y los efectos adversos. La dosis óptima habitual es 75-150 mg / día PO. Pueden ser necesarias dosis más
altas, de hasta 300 mg / día PO, en los pacientes más gravemente enfermos. Si son necesarios más de 150 mg / día PO, las dosis deben ser divididas.

• Ancianos: Inicialmente, 25-50 mg PO por día en dosis divididas o como una sola dosis antes de acostarse. Se puede aumentar en 25-50 mg a intervalos
semanales, dependiendo de la respuesta y los efectos adversos. La dosis habitual es de 50 a 100 mg / día PO. La dosis máxima es de 150 mg / día PO.

• Adolescentes > 12 años: Inicialmente, 25-50 mg PO por día. Si es necesario, aumentar lentamente a intervalos semanales de hasta 100 mg / día.

• Niños: 1-3 mg / kg / día PO en dosis únicas o divididas, comienzan en la dosis más baja y titule lentamente a intervalos semanales.

Para el tratamiento del insomnio:

Administración oral: :

• Adultos y adolescentes: 10-50 mg PO antes de acostarse.

Para la profilaxis de migraña:

Dosificación Oral:

• Adultos: se han recomendado dosis de 10-150 mg / día PO

Para el tratamiento tópico de la dermatitis eczematosa (dermatitis atópica, eccema o liquen simple crónico):.

Administración tópica (crema al 5%):

• Adultos: Aplicar tópicamente sobre la zona afectada 4 veces por día, lo que permite al menos 3-4 horas entre cada aplicación, durante un máximo
de 8 días.

• Niños: El uso seguro y eficaz no se ha establecido.

Límites Máximos de dosificación:

• Adultos: 300 mg / día PO.

• Ancianos: 150 mg / día PO.


• Adolescentes: 100 mg / día PO.

• Niños: 3 mg / kg / día PO.

Pacientes con insuficiencia hepática: es necesario un ajuste de la dosis en la insuficiencia hepática pero no están disponibles directrices específicas. Utilizar
una dosis inicial reducida y ajustar gradualmente según la respuesta clínica y la tolerancia.

Pacientes con insuficiencia renal: no están disponibles directrices específicas para los ajustes de dosis en la insuficiencia renal ; parece que es no necesario
realizar ajustes de dosis.

REACCIONES ADVERSAS

Una amplia variedad de efectos secundarios cardiovasculares pueden resultar del uso de antidepresivos tricíclicos debido a su acción directa similar a la
quinidina, sus propiedades anticolinérgicas potentes, y su capacidad para potenciar la norepinefrina. Se pueden desarrollar taquicardia ventricular,
palpitaciones, hipertensión, e hipotensión ortostática con la posibilidad de que se produzcan reacciones más graves tales como infarto de miocardio,
insuficiencia cardiaca congestiva, o un derrame cerebral.

La imipramina y posiblemente otros antidepresivos tricíclicos, pueden causar tanto prolongación del PR y prolongación del intervalo QT. La imipramina y la
nortriptilina prolongan el intervalo QRS y antidepresivos tricíclicos pueden producir cambios en el ECG similares. La respuesta cardiovascular a los
antidepresivos tricíclicos depende del agente específico y de la dosis. Aunque todos los antidepresivos tricíclicos que son proarrítmicos después de sobredosis
agudas, en dosis terapéuticas, sus acciones sobre el sistema de conducción del corazón pueden variar. La imipramina se ha utilizado terapéuticamente por su
efecto antiarrítmico.

La respuesta cardiovascular a los antidepresivos tricíclicos es muy variada, y los pacientes con mayor riesgo son loxs que padecen una enfermedad
cardiovascular preexistente. Algunos autores consideran que la asociación entre la doxepina y la prolongación del QT o torsade de pointes es bastante rara
con las dosis terapéuticas.

La somnolencia es el efecto adverso más frecuente del SNC durante la terapia con antidepresivos tricíclicos. La sedación se puede convertir en un efecto
deseable mediante la administración del antidepresivo tricíclico la hora de acostarse, reduciendo al mínimo cualquier indeseable somnolencia y la sedación
durante el día.

Los mareos generalmente se deben a la hipotensión ortostática y pueden reducirse al cambiar los pacientes su posición más lentamente.

La sedación es el efecto sistémico más frecuente de la aplicación tópica de la doxepina, que ocurre en aproximadamente el 22% de los pacientes. Algunos
pacientes presentan excitación y la ansiedad.

La confusión es más evidente en los ancianos. La aplicación tópica de vez en cuando provoca cambios emocionales, fatiga, cefaleas.

Pueden ocurrir durante la terapia con antidepresivos tricíclicos reacciones adversas periféricas sobre el sistema nervioso. El temblor puede ser el resultado
del bloqueo de la recaptación de norepinefrina. En raras ocasiones, pueden ocurrir síntomas extrapiramidales tanto en pacientes jóvenes y ancianos. El
seudoparkinsonismo es más probable que ocurra en las personas mayores, sobre todo si están recibiendo dosis altas. Las convulsiones y cambios en el EEG se
han observado con mayor frecuencia en niños que en adultos durante la terapia con antidepresivos tricíclicos. Los pacientes que tienen un trastorno convulsivo
preexistente pueden requerir una aumento de las dosis de su anticonvulsivo para mantener control de las convulsiones.

Las manifestaciones oculares de las acciones anticolinérgicas de los antidepresivos tricíclicos incluyen visión borrosa debido a cicloplejía, midriasis, y aumento
de la presión intraocular. La hipertensión ocular puede precipitar una crisis en pacientes con glaucoma de ángulo cerrado. Se recomienda un examen
oftalmológico cuando hay cambios visuales.

Las manifestaciones gastrointestinales de actividad anticolinérgica antidepresivos tricíclicos incluyen boca seca (xerostomía), estreñimiento, retención
urinaria, íleo paralítico, dolor abdominal o calambres, náuseas/vómitos, anorexia, diarrea e ictericia. El estreñimiento se observa con mayor frecuencia en
pacientes de edad avanzada. Si estos síntomas se agravan, puede ser necesaria la retirada del fármaco.

La aplicación tópica también produce xerostomía entre 1-10% de los pacientes. Las reacciones alérgicas a los antidepresivos tricíclicos pueden incluir
fotosensibilidad, vasculitis, eritema, urticaria, fiebre, y/o prurito. La fiebre también puede indicar una discrasia sanguínea.

La aplicación tópica de doxepina frecuentemente causa ardor o escozor en el lugar de aplicación (21% de los pacientes). Con menor frecuencia (1-10% de los
pacientes) se han reportado exacerbación del eczema o prurito, y aumento de la sequedad o tirantez de la piel. Las parestesias y el edema fueron evidentes
en 1-10% de los pacientes. Menos del 1% de los pacientes reportaron irritación, sensación de hormigueo, descamación y agrietamiento de la piel en el sitio de
aplicación.
Los efectos de los antidepresivos tricíclicos en el sistema endocrino pueden causar disfunción sexual, incluyendo disminución de la líbido, hinchazón testicular,
disfunción de la eyaculación, agrandamiento de los pechos, y galactorrea en mujeres o ginecomastia en varones.

Se ha descrito el síndrome de secreción inapropiada de hormona antidiurética (SIADH).

El metabolismo de la glucosa puede ser alterada y debe controlarse en los pacientes con diabetes mellitus.

La doxepina puede provocar reacciones adversas hematológicas. Estos efectos incluyen agranulocitosis, eosinofilia, púrpura, trombocitopenia y leucopenia.

Puede ocurrir la muerte por una sobredosis con esta clase de medicamentos. La ingestión de múltiples farmacos (incluido el alcohol) es común en las sobredosis
deliberada de antidepresivos tricíclicos. Los signos y síntomas de toxicidad se desarrollan rápidamente después de una sobredosis de antidepresivos tricíclicos;
por lo tanto, es necesario un seguimiento hospitalario tan pronto como sea posible.

Las manifestaciones críticas de la sobredosis de doxepina incluyen arritmias cardíacas, hipotensión severa, convulsiones y depresión del SNC, incluyendo coma.
Los cambios en el electrocardiograma, sobre todo en el eje o la anchura del QRS, son indicadores clínicamentes ignificativos de toxicidad de los antidepresivos
tricíclicos.

Otros signos de sobredosis pueden incluir confusión, alucinaciones visuales transitorios, pupilas dilatadas, agitación, reflejos hiperactivos, estupor,
somnolencia, rigidez muscular, vómitos, hipotermia, hipertermia, o alguno de los síntomas enumerados en reacciones adversas.

Se recomienda obtener un ECG e iniciar inmediatamente la monitorización cardiaca. Las vías respiratorias del paciente se deben mantener libres, se debe
establecer una línea intravenosa e iniciar la descontaminación gástrica. Es muy recomendable un mínimo de seis horas de observación con monitorización
cardíaca y la observación de signos de SNC o depresión respiratoria, hipotensión, arritmias cardíacas y/o bloqueos de la conducción y convulsiones Se han
descrito casos de pacientes que sucumben a arritmias fatales tardías después de la sobredosis; estos pacientes tenían evidencia clínica de intoxicación
significativa antes de la muerte y la mayoría recibió descontaminación gastrointestinal inadecuada. La monitorización de los niveles plasmáticos del fármaco
no debe guiar el manejo del paciente.

Todos los pacientes con sospecha de sobredosis de antidepresivos tricíclicos deben someterse a una descontaminación gastrointestinal. Esto debe incluir el
lavado gástrico, seguido de carbón activado. Si la conciencia está alterada, la vía aérea debe ser asegurada antes de lavado. La emesis está contraindicada.

Una duración máxima de QRS = 0,10 segundos puede ser la mejor indicación de la severidad de la sobredosis. El bicarbonato de sodio intravenoso debe ser
utilizado para mantener el pH del suero en el intervalo de 7,45 a 7,55. Si la respuesta del pH es inadecuada puede utilizarse la hiperventilación. El uso
concomitante de hiperventilación y bicarbonato de sodio debe hacerse con mucho cuidado, con el monitorización frecuente del pH. Son indeseables un pH >
7,60 o una pCO2 < 20 mm Hg. Las arritmias que no respondan al bicarbonato de sodio/hiperventilación puede responder a la lidocaína, bretilio o fenitoína.
Los antiarrítmicos Tipo 1A y 1C generalmente están contraindicadas (por ejemplo, quinidina, disopiramida y procainamida).

En casos raros, la hemoperfusión puede ser beneficiosa en la inestabilidad cardiovascular refractaria pacientes con toxicidad aguda. Sin embargo, la
hemodiálisis, la diálisis peritoneal, transfusiones de intercambio, y la diuresis forzada en general se han reportado como ineficaces en la intoxicación con
antidepresivos tricíclicos.

En los pacientes con depresión del SNC, se recomienda la intubación tempranadebido a la posibilidad de un deterioro abrupto. Las convulsiones deben ser
controlados con benzodiazepinas, o si estas son ineficaces, otros anticonvulsivos (por ejemplo, fenobarbital, fenitoína). No se recomienda la fisostigmina
excepto para tratar los síntomas que amenazan la vida que no han respondido a otros tratamientos, y sólo en consulta con un centro de control de
intoxicaciones.

PRESENTACION

Doxepin Sinequan®, Zonalon®, Doxepina por Mylan

IMIPRAMIDA

TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN MAYOR (INCLUIDOS LOS PACIENTES CON ESQUIZOFRENIA O PSICOSIS):

Administración oral:

Adultos: Inicialmente, 50-100 mg / día en 1-4 dosis divididas. La administración de la dosis total diaria antes de acostarse puede minimizar la sedación durante
el día. Estas dosis se pueden aumentar, si fuese necesario, hasta 200 mg/día con incrementos de la dosis diaria de 25-50 mg a intervalos semanales,
dependiendo de la respuesta y los efectos adversos. La dosis máxima en los pacientes hospitalizados es de 300 mg por vía oral por día. Las concentraciones
plasmáticas deben ser controladas en pacientes que tienen una respuesta inadecuada o exceso de efectos adversos.

Ancianos: Inicialmente, 25-50 mg por vía oral antes de acostarse. Esta dosis se puede aumentar a intervalos semanales, si es necesario. La dosis óptima es
generalmente < 100 mg/día. La dosis máxima es de 150 mg/día.

Adolescentes: Inicialmente, 25-50 mg por vía oral antes de acostarse. Esta dosis se puede aumentar, si es necesario. La dosis óptima es generalmente < 100
mg / día. La dosis máxima es de 200 mg/día PO.Niños: Inicialmente, 1,5 mg / kg/día PO en dosis divididas. Aumentar la dosis en incrementos de 1 mg/kg por
vía oral cada 3-4 días hasta un máximo de 5 mg/kg/ día que se debe administrar en dosis divididas. Vigilar estrechamente si las dosis > 1,5 mg/kg/día.

Administración intramuscular:
Adultos: 20-30 mg por vía intramuscular tres veces al día, pasando al tratamiento oral tan pronto como sea posible

Coadyuvante en el tratamiento del dolor del cáncer:

Administración oral:

Niños: Inicialmente 0.2-0.4 mg/kg por vía oral antes de acostarse. Puede aumentar en un 50% cada 2-3 días hasta 1-3 mg/kg antes de acostarse.

Para el tratamiento del dolor neuropático (por ejemplo, neuropatía diabética, neuralgia postherpética):

Administración oral:

Adultos: 10-150 mg / día PO. Empezar con dosis bajas, escalando las dosis poco a poco según sea necesario

Tratamiento de trastorno fóbico y trastorno de pánico:

Administración oral:

Adultos: Inicialmente, 10 mg/día antes de acostarse. Aumentar en 10 mg cada 2-4 días según las tolere hasta alcanzar una dosis total de 100-200 mg/día.
Aunque algunos pacientes pueden responder a 50 mg/día o menos la mayor parte, requieren por lo menos 150 mg/día (aproximadamente 2,25 mg/kg/día)
de imipramina. La dosis máxima es de 300 mg/día. Las concentraciones séricas de 110-140 ng/ml de imipramina y desipramina (el principal metabolito activo)
combinadas se asocian con una respuesta antipánico y antifóbica.

Tratamiento de la enuresis funcional en niños:

Administración oral:

Adolescentes: Inicialmente, 10-25 mg por vía oral antes de acostarse. Si no es eficaz después de 1 semana, puede aumentarse en 25 mg/día. La dosis máxima
dosis es de 75 mg por vía oral antes de acostarse.

Niños 6-12 años: Inicialmente, 10-25 mg por vía oral antes de acostarse. Si no es eficaz después de 1 semana, se puede aumentar en 25 mg/día. No exceder
2,5 mg/kg/día o 50 mg por vía oral antes de acostarse.

Estrés resultante en incontinencia urinaria:

Administración oral:

Adultos: 10-50 mg por vía oral una vez al día. La dosis debe ser ajustada si es necesario y según la tolerancia hasta un máximo de 150 mg / día.

Tratamiento de la hiperactividad por déficit de atención, bulimia nerviosa u otros trastornos de la alimentación:

Administración oral:

Adultos y adolescentes: Inicialmente, 25 mg por vía oral tres veces al día. Esta dosis se puede aumentar hasta 200 mg/día, aumentando la dosis diaria en 25-
50 mg a intervalos semanales, dependiendo de la respuesta y efectos adversos. La dosis máxima en los pacientes hospitalizados es de 300 mg/día PO. Las
concentraciones plasmáticas deben ser controladas en pacientes que muestren una respuesta inadecuada o exceso de efectos adversos

Niños 6-12 años: 10-30 mg/día, o 5.1 mg/kg/día en dosis divididas

Pacientes con insuficiencia renal: no se han publicado directrices específicas para ajustar la dosis en la insuficiencia renal. Sin embargo, parece que no son
necesarios ajustes en la dosis.

REACCIONES ADVERSAS

Pueden resultar del uso de los antidepresivos tricíclicos una amplia variedad de efectos secundarios cardiovasculares, debido a su particular acción similar a
la de la quinidina, sus potentes propiedades anticolinérgicas, y su capacidad para potenciar la norepinefrina.

Son posibles hipotensión ortostática, taquicardia ventricular, palpitaciones, hipertensión, con la posibilidad de que se produzcan reacciones más graves tales
como infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca congestiva o ataque cerebral.

La imipramina, y posiblemente otros antidepresivos tricíclicos, pueden causar prolongación del PR y la prolongación del intervalo QT. Además, la imipramina
y la nortriptilina prolongan el intervalo QRS. La respuesta cardiovascular a los antidepresivos tricíclicos depende del agente específico y de la dosis. A pesar de
todos los antidepresivos tricíclicos son proarrítmicos tras sobredosis agudas, a dosis terapéuticas, sus acciones en el sistema de conducción del corazón puede
variar. La imipramina ha sido utilizada terapéuticamente por su efecto antiarrítmico.

La respuesta cardiovascular a los antidepresivos tricíclicos es muy variada, y o ocurre en su mayoría en pacientes en situación de riesgo por una enfermedad
cardiovascular preexistente.La somnolencia es el efecto adverso más frecuente sobre el SNC durante el tratamiento con antidepresivos tricíclicos. La sedación
puede ser un efecto deseable siempre y cuando la administración tenga lugar antes de acostarse, lo que minimiza la somnolencia y sedación durante el día.
Los mareos son, por lo general, debidos a la hipotensión ortostática y se puede reducir recomendando que los cambios de posición se hagan con mayor
lentitud. Algunos pacientes presentan excitación y la ansiedad. La confusión es más evidente en personas de edad avanzada.

Las reacciones adversas sobre el sistema nervioso periférico suelen ser temblores, consecuencia del bloqueo de la recaptación de norepinefrina, síntomas
extrapiramidales que pueden ocurrir tanto en pacientes jóvenes y ancianos, y seudoparkinsonismo más probable en los ancianos, especialmente si están
recibiendo dosis altas.

Las convulsiones y los cambios del EEG se han observado con mayor frecuencia en niños que en adultos durante el tratamiento con antidepresivos tricíclicos.
Los pacientes que tienen un trastorno convulsivo preexistente pueden requerir aumento de las dosis de su anticonvulsivante para mantener el control de las
convulsiones.

Las manifestaciones oculares de las acciones anticolinérgicas de los antidepresivos tricíclicos incluyen visión borrosa debido a la cicloplejía, midriasis, y presión
intraocular elevada. La hipertensión ocular puede precipitar una crisis en pacientes con glaucoma de ángulo cerrado. Se recomienda un examen oftalmológico
se cuando se observan alteraciones visuales.

Las manifestaciones gastrointestinales de la actividad anticolinérgica de los antidepresivos tricíclicos incluyen boca seca (xerostomía), estreñimiento, retención
urinaria, íleo paralítico, dolor o calambres abdominales, náuseas/vómitos, anorexia, diarrea e ictericia. El estreñimiento es más frecuente en pacientes de edad
avanzada. Si estos síntomas se agravan, puede ser necesaria la retirada del fármaco.

Las reacciones alérgicas a los antidepresivos tricíclicos pueden incluir fotosensibilidad, vasculitis, eritema, urticaria, fiebre, y/o prurito. La fiebre también puede
indicar una discrasia sanguínea.

Los efectos de los antidepresivos tricíclicos en el sistema endocrino puede resultar en disfunción sexual, incluida la disminución de la libido, impotencia,
inflamación testicular, la disfunción precoz (eyaculación dolorosa o retardada), la disfunción del orgasmo (orgasmo retardado), aumento de las mamas, y
galactorrea en las mujeres o la ginecomastia en los hombres .

Se ha reportado el síndrome de secreción inapropiada de hormona antidiurética (SIADH) . El metabolismo de la glucosa puede ser alterado por lo que los
pacientes con diabetes mellitus. deben ser debidamente controlados.

Los pacientes que reciben tratamiento prolongado con altas dosis de los antidepresivos tricíclicos pueden experimentar síntomas de abstinencia después de
la discontinuación abrupta del antidepresivo tricíclico. Pueden presentarse síntomas de rebote colinérgico tales como náuseas, vómitos o diarrea pueden
ocurrir.

La imipramina puede causar reacciones adversas hematológicas. Estos efectos incluyen eosinofilia agranulocitosis, púrpura, trombocitopenia y leucopenia.

PRESENTACIONES

Tofranil, comp. 10, 25 y 50 mg

Imipramina, comp 10. 25 y 50 mg

ALPHARMA

INDICACIONES Y POSOLOGIA

MAPROTILINA

TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN MAYOR (INCLUIDOS LOS PACIENTES CON HIPERACTIVIDAD Y DÉFICIT DE ATENCIÓN (TDAH), LA ESQUIZOFRENIA O LOS
TRASTORNOS PSICÓTICOS, CON SÍNTOMAS DEPRESIVOS):

Administración oral:

Adultos: inicialmente 25 mg por vía oral tres veces al día. Aumentar en 25-50 mg/día a intervalos semanales (o cada 3 días para pacientes hospitalizados),
dependiendo de la respuesta y la tolerancia. La dosis habitual de 75-150 mg/día, administrado como dosis única al día al acostarse o dividida en 3 dosis. La
dosis máxima es 150 a 225 mg/día.

Ancianos: inicialmente 25 mg por vía oral antes de acostarse. Aumentar la dosis de 25 mg/día a intervalos semanales (o cada 3 días para pacientes
hospitalizados), dependiendo de la respuesta y la tolerancia. La dosis habitual es de 50-75 mg/día, administrado como dosis única al día al acostarse o dividida
en 3 dosis. La dosis máxima es 150 a 225 mg / día PO.

Adolescentes y Niños: El uso seguro y eficaz, no ha sido establecida.

Tratamiento de la enuresis en los niños:

Administración oral:

Niños y adolescentes 6-14 años de edad: aunque los datos son limitados, se recomiendan inicialmente, 10 mg/día a la hora de acostarse. Aumentar la dosis
mediante la adición de 10-25 mg a la dosis diaria a intervalos semanales, dependiendo de la respuesta y la tolerancia. La dosis máxima sugerida es de 75
mg/día, administrado a la hora de acostarse o divididos en 3 dosis. Los efectos adversos parecen ser poco frecuentes cuando se valora a la dosis efectiva más
baja.
Límites máximos de dosis:

• Adultos: 150-225 mg / día PO.

• Ancianos: 150-225 mg / día PO.

• Adolescentes: 75 mg / día PO sugerido para la enuresis, los datos son limitados.

• Los niños > 6 años: 75 mg / día PO sugerido para la enuresis, los datos son limitados.

• Niños <6 años: El uso seguro y eficaz, no ha sido establecida.

Pacientes con insuficiencia hepática: no se han publicado directrices específicas para ajustar la dosis en la insuficiencia hepática, pero puede ser necesario un
ajuste de la dosis. La maprotilina es metabolizada en el hígado produciendo los metabolitos activos e inactivos, teniendo lugar una circulación enterohepática
del fármaco activo y de sus metabolitos

Pacientes con insuficiencia renal: no se han publicado directrices específicas para ajustar la dosis en la insuficiencia renal. Parece que no son necesarios ajustes
de las dosis

REACCIONES ADVERSAS

Aunque técnicamente la maprotilina no es un antidepresivo tricíclico, se considera que posee unas reacciones adversas similares a las de estos fármacos.
Pueden resultar una amplia de efectos secundarios cardiovasculares por el uso de los antidepresivos tricíclicos, debido a su acción directa como la quinidina,
a sus propiedades anticolinérgicas potentes, y su capacidad para potenciar la norepinefrina. Pueden producirse hipotensión, taquicardia ventricular,
palpitaciones, hipertensión, e hipotensión ortostática, con la posibilidad de que se produzcan reacciones más graves, tales como infarto de miocardio,
insuficiencia cardíaca congestiva o ataque cerebral. La imipramina y posiblemente otros antidepresivos tricíclicos, pueden causar la prolongación del intervalo
PR y la prolongación del intervalo QT. Además se sabe que la imipramina y la nortriptilina prolongan el intervalo QRS. La respuesta cardiovascular a los
antidepresivos tricíclicos depende del agente y de la dosis. Mientras que los antidepresivos tricíclicos son proarrítmicos tras sobredosis agudas, a las dosis
terapéuticas, sus acciones en el sistema de conducción del corazón puede variar. La imipramina ha sido utilizada terapéuticamente por su efecto antiarrítmico.
A pesar de que la maprotilina se incluye entre los fármacos que producen torsade de pointes, este puede ser un acontecimiento relativamente raro, sobre
todo a dosis terapéuticas.

La respuesta cardiovascular a los antidepresivos tricíclicos es variada, y los pacientes con mayor riesgo tienen enfermedad cardiovascular preexistente.

La somnolencia es la reacción adversa más frecuente sobre el sistema nervioso central (SNC). La sedación puede ser un efecto deseable si el antidepresivo
tricíclico se administra al acostarse, lo que reduce al mínimo la somnolencia y la sedación durante el día. Generalmente, los mareos se deben a la hipotensión
ortostática y se pueden reducir haciendo que el paciente se ponga de pie más lentamente.

Algunos pacientes pueden experimentar excitación y ansiedad. La confusión es más evidente en las personas mayores. Las reacciones adversas sobre en el
sistema nervioso periférico son similares a las que ocurren durante el tratamiento con antidepresivos tricíclicos.

El temblor puede ser resultado del bloque de la recaptación de noradrenalina. En raras ocasiones, pueden producirse síntomas extrapiramidales r tanto en
pacientes jóvenes y ancianos. El seudoparkinsonismo es más probable que ocurra en las personas mayores, especialmente si reciben dosis altas.

Se han observado convulsiones y cambios en el EEG se han observado con mayor frecuencia en niños que en adultos durante el tratamiento con antidepresivos
tricíclicos. Los pacientes que tienen una historia de epilepsia pueden requerir una mayor concentración de sus anticonvulsivantes para mantener el control de
las convulsiones.

Las manifestaciones oculares de las acciones de los antidepresivos tricíclicos anticolinérgicos incluyen la visión borrosa debido a la cicloplejía, midriasis, y la
presión intraocular elevada. La hipertensión ocular puede precipitar una crisis en pacientes con glaucoma de ángulo cerrado. Se aconseja un examen
oftalmológico en los pacientes que experimentan alteraciones de la visión.

Las manifestaciones gastrointestinales de la actividad anticolinérgica de los antidepresivos tricíclicos incluyen la boca seca (xerostomía), estreñimiento,
retención urinaria, íleo paralítico, dolor o calambres abdominales, náuseas/vómitos, anorexia, diarrea e ictericia. El estreñimiento es más comúnmente
observados en pacientes de edad avanzada. Si estos síntomas se agravan, puede ser necesaria la retirada del fármaco.

Las reacciones alérgicas a los antidepresivos tricíclicos pueden incluir fotosensibilidad, vasculitis, eritema, urticaria, fiebre, y prurito. La fiebre también puede
indicar una discrasia sanguínea. Los efectos de los antidepresivos tricíclicos en el sistema endocrino pueden resultar en disfunción sexual, incluyendo la
disminución de la libido, impotencia, inflamación testicular, aumento de las mamas y galactorrea en las mujeres, o ginecomastia en varones .También se ha
reportado el síndrome de secreción inapropiada de hormona antidiurética (SIADH) ha sido reportado. La maprotilina puede alterar el metabolismo de la
glucosa puede ser alterado: los pacientes con diabetes mellitus deben ser debidamente controlados.

PRESENTACIONES

Ludiomil®: Maprotilina comp. 25, 50 y 75 mg

Maprotilina Ratiopharm: Maprotilina comp. 25, 50 y 75 mg.

INDICACIONES Y POSOLOGIA
MIANSERINA

TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN MODERADA.

Admistración oral

Adultos: Las dosis recomendadas son de 30 mg una vez al día, a la hora de acostarse. Estas dosis pueden aumentarse en función de la respuesta terapeútica
hasta 60-90 mg/día. En algunos casos se pueden necesitar hasta 150 mg/día

REACCIONES ADVERSAS

Por regla general la mianserina es muy bien tolerada. Se han descrito reacciones de hipersensibilidad, naúsea, mareos, ictericia, letargia y temblores. En
ocasiones se ha informado sobre discrasias sanguíneas, convulsiones, hipomanía, hipotensión, trastornos de la función hepática, artralgia y edema.

Los primeros días del tratamiento puede aparecer somnolencia.

La frecuencia y la gravedad de los síntomas relacionados con la depresión tales como: visión borrosa, sequedad de boca y estreñimiento, no suelen aumentar
durante el tratamiento la mianserina.

PRESENTACION

• LANTANON 10 mg. ORGANON

• LANTANON 30 mg ORGANON

INDICACIONES Y POSOLOGÍA

CITALOPRAM

PARA EL TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN:

Administración oral:

Adultos: Inicialmente, 20 mg una vez al día, aumentando posteriormente la dosis a 40 mg de una vez. Los aumentos en las dosis, de 20 mg cada vez, se deben
hacer a intervalos de al menos una semana, hasta un máximo de 60 mg una vez al día. Sin embargo, como regla general, no se recomiendan más de 40 mg por
día

Ancianos: la dosis recomendada para la mayor parte de estos pacientes es de 20 mg una vez la día. En aquellos pacientes que no respondan las dosis se pueden
aumentar hasta los 40 mg al cabo de una semana.

Adolescentes y niños de > 9 años: no hay muchos estudios controlados en esta población. Sin embargo, algunas evidencias indican que las dosis entre 10-40
mg/día pueden ser adecuadas.

Niños de < 9 años: no se han establecido la eficacia y seguridad de este fármaco

Tratamiento de los desórdenes compulsivos-obsesivos:

Adultos: inicialmente 20 mg una vez al día, siendo posible aumentar al cabo de una semana la dosis a 40 mg/día y, si estos no fueran suficientes hasta los 60
mg/día al cabo de otra semana. Sin embargo, no se recomiendan dosis mayores de los 40 mg.

Ancianos: en la mayor parte de estos pacientes las dosis de 20 mg son las recomendadas aunque pueden aumentarse a 40 mg en aquellos pacientes que no
respondan

Adolescentes y niños de más de 9 años: aunque los datos son limitados en un estudio abierto en 23 pacientes las dosis de 10-40 mg/día fueron eficaces. Se
recomienda iniciar el tratamiento con las dosis más bajas posibles

Niños de < 9 años: no se han establecido la eficacia y seguridad de este fármaco

Tratamiento del pánico:

Administración oral:

Adultos: dosis de 20—30 mg una vez al día han demostrado ser más eficaces que el placebo en el control de ataques de pánico en pacientes con pánico con o
sin agarofobia. Las dosis más elevadas (40-60 mg/día) no parecen ser más efectivas que las más bajas

Ancianos: para la mayor parte de los pacientes de la tercera edad, las dosis recomendadas son de 20 mg al día. Estas dosis pueden aumentarse hasta un
máximo de 40 mg/día después de una semana en los pacientes que no respondan

Tratamiento adyuvante de la esquizofrenia crónica


Administración oral:

Adultos: en un estudio clínico controlado por placebo, el citalopram en dosis de 20 mg una vez al día durante una semana, seguida de 40 mg una vez al día fue
administrado a pacientes con esquizofrenia crónica bajo un tratamiento estable con medicación neuroléptica. Aunque al cabo de 12 semanas no se observaron
diferencias significativas en los síntomas psicopatológicos entre los sujetos tratados con citalopram y los tratados con placebo, los pacientes tratados con
citalopram mostraron un mejor estado clínico general y un mayor bienestar subjetivo.

Ancianos: la dosis recomendada es de 20 mg una vez al día que pueden incrementarse hasta 40 mg/día a intervalos de una semana

Tratamiento de la demencia:

Administración oral:

Ancianos: inicialmente una dosis de 20 mg una vez al día. Después de dos semanas de tratamiento, las dosis se deben ajustar de acuerdo con las respuestas.
Si esta no fuera satisfactoria y el tratamiento es bien tolerado se pueden aumentar las dosis a 30 mg una vez al día. Por el contrario, si el paciente no tolera
las dosis de 20 mg/día, estas se deben reducir a 10 mg/día.

Monografía del síndrome premenstrual

Para el tratamiento del síndrome disfórico premenstrual:

Administración oral:

Mujeres adultas: se han utilizado dosis de 10—30 mg una vez al día durante el ciclo menstrual. Alternativamente, pueden utilizarse las mismas dosis durante
la fase lútea del ciclo (es decir durante los 14 días anteriores al menstruo)

Dosis máximas recomendadas:

Adultos: 60 mg/día. Sin embargo, por lo general no se recomiendan, dosis por encima de 40 mg/día

Ancianos: 40 mg/día

Adolescentes: los datos son muy limitados. Se ha sugerido una dosis máxima de 40 mg/día

Niños > 9 años: los datos son muy limitados. Se ha sugerido una dosis máxima de 40 mg/día

Niños de < 9 años: no se han establecido la seguridad y eficacia en esta población

Pacientes con insuficiencia hepática: la dosis recomendada para la mayor parte de los pacientes con disfunción hepática es de 20 mg una vez al día,
aumentando hasta 40 mg/día si la respuesta no es satisfactoria. La clasificación de Child-Pugh no es un buen predictor de la insuficiencia hepática para el
ajuste de las dosis de citalopram. Las dosis se deben ajustar individualmente en función de la tolerancia y la respuesta clínica.

Pacientes con insuficiencia renal: si el aclaramiento de creatinina es de 20-70 ml/min, no se requieren reajustes en las dosis. Si el CrCl < 20 ml. el fabricante
recomienda reducir la dosis pero no facilita pautas específicas de tratamiento.

Pacientes bajo hemodiálisis intermitente: el fabricante recomienda precaución pero no facilita pautas específicas de tratamiento. Es poco probable que el
citalopram sea eliminado por hemodiálisis debido a su gran volumen de distribución.

REACCIONES ADVERSAS

Se ha observado una relación dosis-dependiente entre las dosis de citalopram de 10, 20, 40 y 60 mg en los siguientes efectos secundarios: diaforesis,
somnolencia, fatiga, impotencia e insomnio. En un total de 1063 pacientes con depresión que fueron tratados con citalopram en dosis de 10 a 80 mg/día en
una serie de estudios clínicos controlados por placebo durante 6 semanas, el 16% tuvo que ser retirado del tratamiento debido a los efectos secundarios en
comparación con el 8% de los que recibieron el placebo.

Las siguientes reacciones adversas ocasionaron la discontinuación del tratamiento con citalopram en una proporción doble de la del tratamiento con placebo,
afectando al 1-4% de los pacientes: agitación, astenia, mareos, somnolencia, insomnio, náusea/vómitos y xerostomía

Las siguientes reacciones adversas tuvieron lugar en > 2% de los pacientes tratados con citalopram con una mayor incidencia que los pacientes tratados con
placebo: dolor abdominal (3% vs. 1%), agitación (3% vs. 1%), anorexia (4% vs. 2%), ansiedad (4% vs. 3%), artralgia (2% vs. 1%), diaforesis (11% vs. 9%), diarrea
(8% vs. 5%), somnolencia (18% vs. 10%), dismenorrea (3% vs. 2%), dispepsia (5% vs. 4%), disfunción en la eyaculación (6% vs. 1%), fatiga (5% vs. 3%), fiebre
(2% vs. <1%), impotencia (3% vs. <1%), insomnio (15% vs. 14%), disminución de la líbido (2% vs. <1%), mialgia (2% vs. 1%), náusea/vómito (21% vs. 14% y 4%
vs. 3%), rinitis (5% vs. 3%), sinusitis (3% vs. <1%), tremor (8% vs. 6%), infecciones del tracto respiratorio superior (5% vs. 4%) y xerostomía (20% vs. 14%).

Otras reacciones adversas detectadas en 4422 pacientes que fueron tratados en los estudios clínicos realizados con este fármacos con una incidencia de > 1%
fueron: amenorrea, amnesia, apatía, aumento del apetito, visión borrosa, alteraciones cognitivas, confusión, tos, depresión, flatulencia, hipotensión, cefaleas
migrañosas, parestesias, poliuria, prurito, rash maculopapular, salivación, ideas de suicidio, taquicardia sinusal, disgeusia, y ganancia o pérdida de peso.

Aunque la disfunción sexual forma parte a menudo de la depresión y de otros desórdenes psiquiátricos, existen una evidencia creciente de que los inhibidores
selectivos de la recaptación de la serotonina inducen efectos secundarios de tipo sexual. Según el fabricante, una vez comercializado el citalopram la incidencia
de efectos adversos de índole sexual es mayor que el que se apreció en los estudios clínicos y, de hecho, muchos clínicos sugieren que pueden ser afectados
por estos síntomas hasta el 90% de los pacientes. Se recomienda que se discutan e investiguen estos efectos con los pacientes.

Aunque el citalopram es un fármaco de larga duración puede producirse un síndrome de retirada si la medicación se discontinua de forma abrupta, pudiendo
aparecer síntomas como fatiga, dolor abdominal, náusea, temblores y escalofríos, diaforesis e incoordinación. Los síntomas de la retirada del citalopram
aparecen a los 1-3 días y remiten al cabo de 1 a 2 semanas. Aunque este síndrome es bastante infrecuente (se han comunicado sólo 3 casos entre más de 8
millones de pacientes tratados con citalopram) se recomienda que las dosis se vayan reduciendo progresivamente hasta la total discontinuación del fármaco.

PRESENTACION

SEROPRAM Lundbeck España)

PRISDAL ALMIRALL-PRODESFARMA

Mecanismo de acción

FLUOXETINA

Inhibe selectivamente la recaptación de serotonina por neuronas del SNC.

Indicaciones terapéuticas y Posología

Fluoxetina

Oral. Ads. y ancianos:

- Episodios depresivos mayores: recomendado: 20 mg/día. Revisar y ajustar en caso necesario en las 3 a 4 sem siguientes al inicio del tto., y posteriormente
de forma clínicamente adecuada. Máx. 60 mg/día. Duración mín. 6 meses.

- Trastorno obsesivo-compulsivo: recomendado: 20 mg/día, si tras 2 sem la respuesta es insuficiente, incrementar gradualmente hasta máx. 60 mg. Si no hay
mejoría dentro de las 10 sem, reconsiderar el tto. Mantener el tto. más allá de 10 sem en aquellos pacientes con respuesta. No se ha demostrado la eficacia a
largo plazo (+ de 24 sem).

Ajuste de dosis cuidadoso e individual, para mantener al paciente con la < dosis efectiva posible. Reevaluar periódicamente el tto.

- Bulimia nerviosa (complemento a psicoterapia): 60 mg/día. No demostrada eficacia + 3 meses.

En todas las indicaciones no se han evaluado dosis > 80 mg/día.

Ancianos no exceder de 40 mg/día, máx.: 60 mg/día.

Niños ≥ 8 años y adolescentes:

- Episodios depresivos de moderados a graves, si no hay respuesta a la terapia psicológica después de 4 a 6 sesiones: inicial: 10 mg/día. Ajuste de dosis
cuidadoso e individual, para mantener al paciente con la < dosis efectiva. Tras 1-2 sem se puede incrementar hasta 20 mg/día. Reevaluar tto. tras 6 meses
para pacientes que respondan. Si no se alcanza beneficio clínico en 9 sem, reconsiderar tto.

Modo de administración

Fluoxetina

Vía oral. Administrar en dosis únicas o fraccionadas, durante o entre las comidas.

Contraindicaciones

Fluoxetina

Hipersensibilidad. En combinación con IMAO, no iniciar tto. hasta 5 sem después de suspender fluoxetina ni con fluoxetina hasta 2 sem después de suspender
el IMAO irreversible y el día después con IMAO-A reversible.

Reacciones adversas

Fluoxetina

Disminución del apetito; insomnio, ansiedad, nerviosismo, inquietud, tensión, disminución de la libido, trastornos del sueño, sueños anormales; alteración de
la atención, mareos, disgeusia, letargo, somnolencia, temblor; visión borrosa; palpitaciones; rubor; bostezos; vómitos, dispepsia, sequedad de boca; erupción,
urticaria, prurito, hiperhidrosis; artralgia; orinar con frecuencia; hemorragia ginecológica, disfunción eréctil, trastorno de la eyaculación; sensación de
nerviosismo, escalofríos; disminución del peso.

ESCITALOPRAM

Alerta farmacéutica y notas informativas


Sistema nervioso > Psicoanalépticos > Antidepresivos > Inhibidores selectivos de recaptación de serotonina

Mecanismo de acción

Escitalopram

Inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (5-HT), con alta afinidad por el sitio primario de unión. También se une a un sitio alostérico del transportador
de serotonina, con una afinidad 1.000 veces menor. Baja o nula afinidad por 5-HT1a , 5-HT2 , receptores dopaminérgicos, adrenérgicos, histaminérgicos H1 ,
colinérgicos muscarínicos, benzodiazepínicos y opioides.

Indicaciones terapéuticas y Posología

Escitalopram

Oral. Dosis única diaria.

- Tto. de episodios depresivos mayores: 10 mg. Según la respuesta individual puede aumentarse hasta máx.: 20 mg. Duración 6 meses mín. para consolidar
respuesta.

- Trastorno de angustia con o sin agorafobia: iniciar 5 mg la 1ª sem antes de aumentar a 10 mg. Máx.: 20 mg. Máx. eficacia en 3 meses. Duración varios meses.

- Trastorno de ansiedad social (fobia social): 10 mg. Según respuesta, puede reducirse a 5 mg o aumentarse hasta máx.: 20 mg. Recomendable mantener el
tto. 12 sem, para consolidar respuesta.

- Trastorno de ansiedad generalizada: 10 mg. Según respuesta, puede aumentarse hasta máx.: 20 mg.

- Trastorno obsesivo-compulsivo: 10 mg/día; máx.: 20 mg.

Ancianos: iniciar con 5 mg, según respuesta puede aumentarse hasta máx. 10 mg. Trastorno de ansiedad social no se ha estudiado eficacia.

En I.H., metabolizadores lentos de CYP2C19: 5 mg las 2 primeras sem; según respuesta individual aumentar hasta 10 mg.

Modo de administración

Escitalopram

Vía oral. Tomar con/sin alimentos. Las gotas orales en sol. pueden mezclarse con agua, zumo de naranja o manzana.

Contraindicaciones

Escitalopram

Hipersensibilidad, con antecedentes de intervalo QT alargado o síndrome congénito del segmento QT largo, tto. concomitante con IMAO no selectivos
irreversibles, con IMAO A reversibles (moclobemida), con linezolida, por riesgo de síndrome serotoninérgico; con medicamentos que prolonguen el intervalo
QT.

Reacciones adversas

Escitalopram

Náuseas, diarrea, estreñimiento, vómitos, sequedad de boca; aumento de peso; insomnio, somnolencia, mareos, parestesia, temblor; sinusitis, bostezos;
incremento de la sudoración; artralgia, mialgia; disminución del apetito, aumento del apetito; fatiga, pirexia; trastornos de la eyaculación, impotencia;
ansiedad, inquietud, sueños anormales, disminución de la libido, anorgasmia. En postcomercialización se han notificado casos de prolongación del intervalo
QT y arritmia ventricular.

También podría gustarte