Está en la página 1de 18

La Memoria Celular

 Conectarte con el bienestar, con la libertad y el goce interno es posible. Sentir la plenitud de estar
en armonía con lo que te rodea y la dicha de estar vivo en cada poro de tu piel, es posible. Y,
paradójicamente, también es posible a través del dolor, haciendo pie en el sufrimiento para elevarte
y alcanzar la paz. Una paz nacida de la aceptación, de la reconciliación con tu propio ser y con el
devenir, de la comunión con el universo.
Si estás sufriendo, estás en camino. Si de alguna manera hay una parte tuya que sabe, que intuye
que existe algo más que lo que se puede percibir con los sentidos, si crees que no es posible que
tanto dolor en el mundo no fructifique en un despertar, estás en camino.
Si tienes estas leyendo esto, puedes empezar la tarea de re­construir el signo de tu existencia. Tal
vez no puedas modificar lo que te sucede, pero seguramente puedes cambiar lo que eso que sucede
te provoca y te significa.
Recuerda: Hay una Inteligencia increíblemente vasta dentro de ti, la misma que opera en todo el
universo
El Proceso CMR nos ayuda a acceder y liberar la energía vital que ha estado estancada y atrapada 
dentro de las células de nuestro cuerpo desde la infancia, de la vida intrauterina o quizás por varias 
generaciones anteriores a nosotros. El estancamiento de esta energía vital dentro de la memoria 
celular, es la raíz causal de la mayoría de los desequilibrios manifiestos en nuestra vida, ya sean 
físicos, emocionales, psicológicos o espirituales.
En nuestra cultura no se nos enseña a vivir en contacto con nuestra verdad, ni se nos permite 
encarar las emociones difíciles que llamamos emociones negativas.
Pero no importa la profundidad de los desafíos que encuentres, ni las limitaciones que tengas que 
enfrentar en tu vida, siempre tienes la posibilidad de sanar y liberarte del sufrimiento. Para ello 
deberás tomar responsabilidad por todas las cosas que se manifiesten y se hayan manifestado en tu 
vida, y así serás capaz de llegar a la raíz causal que permite la transformación y sanación en todos 
los niveles de tu ser holístico.
Desde el momento del nacimiento existe una increíble y vasta inteligencia en nosotros, esperando 
ser liberada y utilizada. Tiene la sabiduría y el poder de sanarnos y guiarnos a como vivir nuestra 
vida accediendo a nuestro máximo potencial.
Nuestro ser tiene la imperiosa necesidad de fluir con todo aquello que tiene que enfrentar en la vida.
Habitualmente, nos sentimos bloqueados o incapaces para vivir en ese estado que es 
verdaderamente nuestro derecho de nacimiento. Cuando nuestro potencial está sofocado, nos 
hacemos trampas en forma inconsciente. Esas estrategias están generadas en los miedos, traumas y 
heridas pasadas que han sido almacenadas dentro de la memoria celular de nuestros cuerpos. 
Cuando esto sucede nos podemos enfermar o desarrollamos comportamientos que crean sufrimiento
en nosotros mismos y en aquellos que amamos. Así, la repetición de estos comportamientos crea 
una forma de resonancia en nuestro campo energético que se vuelve adictiva y compulsiva. Esta 
dinámica de repetición, solo se refuerza y fortalece a si misma creando una cortina de humo 
inconsciente, que nos mantiene ignorantes de nuestra situación. 
A través del Proceso CMR para la transformación de la Memoria Celular, tenemos la posibilidad de
convertir nuestros miedos en paz y nuestros dolores en disfrute, permitiendo así el comienzo del 
proceso completo de sanación. A medida que descubrimos y liberamos, todo aquello que no nos 
sirve mas en el momento presente, abrimos la puerta a nuevas posibilidades en nuestras vidas. La 
inteligencia interna que todos tenemos y que mencionamos anteriormente, es la fuerza que crea y 
manifiesta todas las circunstancias de nuestra vida. No manifiesta nunca, aquello que tú no puedas 
conquistar, y está siempre anhelando tu liberación. Tu puedes ser uno de los muchos que se están 
beneficiando con este poderoso trabajo; ya que CMR es un sistema diseñado para ayudarnos a 
alcanzar ese estado de salud y paz interna que todos anhelamos.
Si tú crees que todo esto es posible, este trabajo puede ser la respuesta. Si tú deseas escuchar lo que 
otros tienen para contar acerca del Proceso CMR tómate el tiempo de mirar o leer los testimonios 
vivientes de personas como tú que han sido clientes, estudiantes y practicantes de este trabajo.La 
Historia de Sessions

 Luis Angel Díaz se ha dedicado al despertar de la conciencia y a 
la medicina natural y holística desde muy joven. A la edad de de 21 años dejo sus estudios en 
Arquitectura en su país natal, Argentina y se dedico a buscar lo que no tiene nombre; esa realidad 
tan elusiva que es el componente principal de todo camino espiritual. En esa necesidad de 
transformación interna recibió capacitación y entrenamiento en Yoga, Medicina Oriental, Shiatsu, 
herbologia, nutrición, Acupuntura, Chi Kung, Homeopatía y variadas formas de trabajo corporal. 
Siguió a maestros del despertar y practico lo aprendido en si mismo y lo aplico con todos aquellos 
que estaban abiertos a recibir. Años mas tarde, se entreno en los conceptos básicos de memoria 
celular, Touch For Health (Toque para la salud), Kinesiología Especializada, PNL/ Programación 
Neuro Lingüística , Hipnoterapia, EFT/ Emotional Freedom Technique y varias otras herramientas 
para acceder la programación y las causas mas profundas de los problemas físicos, emocionales y 
mentales que el hombre enfrenta. Su capacitación y experiencia se vieron grandemente fortalecidas 
a través de los años por la práctica diaria y consistente consigo mismo, con consultantes privados y 
estudiantes que asistían a sus clases en las Sierras Nevadas del norte de California. En esta ultima 
década, Luis descubrió un hilo conductor común, a la mayoría de los desequilibrios del sistema 
cuerpo­mente­espíritu. Este componente común, según el, es la acumulación y almacenamiento de 
carga emocional negativa (CEN) en los órganos, músculos a través del cuerpo emocional y mental. 
Su experiencia y enseñanza practica, dieron un giro importante en el año 1998 al perder 
repentinamente a Adriana, su compañera y esposa, al sufrir un aneurisma cerebral. Después de tener
15 años y tres hijos juntos, esa experiencia significo, según sus propias palabras: "el dolor mas 
profundo y la transformación mas grande que nunca antes haya conocido". Un profundo cambio 
empezó a suceder en su vida y por consiguiente en su trabajo y enseñanza:"Antes de su muerte yo 
estaba 'vivo a medias'. Aprendí a verme de una manera muy diferente y pude ver niveles en mi 
mismo que no tenia idea que existían antes. La transformación de esas capas de dolor acumulado en
mi, me puso en contacto con un potencial en mi que estaba dormido y sofocado de manera 
totalmente inconciente." Aplicando lo que aprendió consigo mismo en si mismo, Luis comenzó a 
darse cuenta que sus consultantes y estudiantes experimentaban mejorías y más paz en sus vidas 
cuando contactaban y transformaban estas capas de carga emocional almacenadas en la memoria 
celular de sus cuerpos. Luis denominó a ese trabajo de autoayuda, el Proceso CMR (Cellular 
Memory Release) que en español significa 'Liberación de la memoria celular' y así creó un sistema 
de capacitación y entrenamiento simple y fácil de aprender llamado el Proceso CMR. Al mismo 
tiempo que estos descubrimientos se sucedían, Luis dio y enseño CMR a miles de personas tanto en 
USA como en Latinoamérica incluyendo a profesionales de la salud y a todo aquel que tuviera el 
necesario interés en despertar y ayudarse a curarse a si mismo. La mayoría de las personas que 
recibieron CMR testimonian que este trabajo tuvo un gran impacto en sus vidas y que les genero 
cambios de salud y consciencia muy importantes (clic aquí para acceder a los testimonios escritos y 
videos). Desde la concepción de CMR, las experiencias de su propia vida y el feedback de sus 
consultantes y estudiantes, contribuyeron a hacer el sistema mas simple y eficiente . Actualmente, 
su pasión y esfuerzo se concentran en la enseñanza a grupos de personas en talleres intensivos y 
retiros el varios países del mundo (ver calendario de actividades). Su primer libro llamado; "LA 
MEMORIA EN LAS CELULAS" de la Editorial Kier de Bs as Argentina, salio a la luz en Octubre 
del 2007 y se distribuye en todos los países de habla Hispana. 

Conócete a ti mismo, descubriendo lo que no eres

CMR­Cellular Memory Release es un proceso que esta diseñado para liberar rápidamente los 
bloqueos que causan disturbios físicos, emocionales y mentales en nosotros. Cuando se lo aplica, 
activa los disparadores que estimulan los mas efectivos mecanismos de sanación y transformación 
hasta ahora conocidos: el estado de PRESENCIA con la consiguiente liberación de las 
CONTRACCIONES EMOCIONALES y la investigación del SISTEMA DE CREENCIAS. Esto es 
muy necesario para que los patrones energéticos no se repitan.
El proceso CMR puede ser usado en uno mismo o facilitado a los demás y no
requiere ningún entrenamiento previo para aprenderlo. Así activa los mecanismos interiores que nos
permiten removernos del papel de la victima ("porque a mi?"), hacia el lugar de auto­
responsabilidad donde nos espera el potencial ilimitado que todo ser humano posee.
¡CMR es para aquellos que están listos para una transformación de vida!

La transformación permanente es cuando sucede a través del cuerpo
El Proceso CMR acelera la sanación y la transformación de la consciencia.
El mayor objetivo de este proceso, es el de despertar a los niveles interiores que van a generar la 
sanación. Los beneficios que se obtienen son la resultante de alinear simultáneamente el cuerpo 
físico y la mente. Muchos maestros y científicos han hablado en el pasado de cómo nuestros 
cuerpos guardan información en bancos de memoria celulares y de que estas cargas de energía 
estancada no nos dejan vivir en bienestar. CMR nos ayuda a acceder esos bancos de memoria de 
manera totalmente consciente, eficiente y segura.

CMR puede ser incorporado en cualquier área de trabajo interior
Ya que este proceso es tan versátil, se lo puede aplicar a diferentes metodologías de trabajo interno. 
Desde nuestra "vocación" o "el significado en la vida", a patrones que se repiten como: "depresión" 
"culpa y vergüenza" o "ansiedad y miedo" o "enojo y resentimiento", "intimidad y sexualidad" y 
"comunicación en las relaciones". Es por ello que hemos creado talleres para poder trabajar con 
estos temas de manera puntual y focalizada.
Además el Proceso CMR se lo puede aprender para facilitarlo en otros a través del entrenamiento de
Certificación para Facilitadores. Si así lo deseas, tómate un momento para leer con detenimiento los
eventos que ofrecemos.
 
­ La energía del Sistema cuerpo­mente

En la memoria de nuestras células esta escrito el programa completo de tu existencia. Ella refleja la 
expresión de ti como un ser holístico. Es importante que no nos dejemos confundir por los viejos 
conceptos de "mente", "cuerpo" y "espíritu". Ellos son simplemente rótulos que han sido creados 
por la mente humana para tratar de definir los diferentes niveles de experiencia. Pero la experiencia 
humana es multidimencional. Esa separación por nombres es virtual. No es real. Cada punto dentro 
de la memoria celular, contiene la información completa del todo holístico. Esta información es 
infinitamente accesible a todas y cada una de las células del cuerpo. Si reducimos una célula hasta 
el nivel del átomo, veríamos que está conformada por haces sutiles de lo que se ha llamado "info­
energía." Esta info­energía incluye la información física, mental, emocional y espiritual que 
proviene de toda la experiencia de vida, herencia genética y generaciones pasadas. Nada de lo que 
experimentamos, escapa de quedar impreso y grabado dentro del holograma celular, en la forma de 
memoria. Lo que comúnmente llamamos "memoria celular" es el campo energético celular 
colectivo, generado por estas memorias celulares individuales.
La información guardada en la memoria celular nos condiciona de tal manera, que nos predispone a 
percibir y comportarnos de una cierta, determinada manera. Para usar la analogía de una 
computadora, el ser holístico sería el disco duro. La memoria celular es la base de datos de ese 
disco. Los archivos dentro de la base de datos, son las memorias celulares. Todas las cosas que 
alguna vez nos han pasado, están grabadas en las células de nuestro cuerpo, en forma similar a los 
archivos que han sido guardados en una computadora. De esta manera, lo que esta guardado allí, 
influencia nuestras relaciones con cada una y todas las cosas, que nos estén sucediendo. Esto afecta 
la forma en que nosotros realizamos nuestras tareas rutinarias y el modo en que reaccionamos al 
stress y de como manejamos los desafíos emocionales en nuestras vidas.
Dentro de la memoria celular, están almacenados todas las improntas concientes e inconscientes de 
comportamientos improductivos, que no nos permiten sentirnos felices, saludables, alcanzar 
nuestros objetivos despertando a nuestro potencial. De esta manera, nuestros cuerpos han sido 
diseñados para auto curarse.
Pero si nuestros cuerpos han sido creados para mantener la salud, armonía y conexión entre sus 
partes; cual es la razón por la que las enfermedades se vuelven crónicas?
Si nuestros cuerpos están diseñados para mantener la vitalidad y la salud, por qué ello no sucede 
naturalmente? La respuesta más simple en nuestra experiencia de estos últimos veinte años, es que 
nuestros cuerpos por naturaleza son hechos de CEP (Carga Emocional Positiva). La CEP es la 
energía vital que esta fluyendo constantemente e influenciando en forma saludable el estado de 
nuestra mente y de nuestro cuerpo. Todas las funciones físicas, mentales y emocionales requieren 
de esta fuerza para su acción. La CEP viene con el derecho de nacimiento de todo ser humano. 
Estas cargas pueden ser descriptas como un campo energético que está fluyendo libremente, 
expandiendo paz, confianza, amor y libertad en nosotros. CEP es lo que abunda en los bebes y niños
pequeños. También lo encontramos en la naturaleza y en los animales. La naturaleza de la CEP es la
de fluir y moverse. A este campo energético le llamamos el "Cuerpo de luz".
Por el contrario, CEN (Carga Emocional Negativa), es el nombre que le damos a la misma energía 
cundo se halla estancada. Hoy día, es una parte muy importante de la condición humana. Puede ser 
descripta como el campo energético contraído y restringido de nuestra energía vital, y es creado por 
experiencias dolorosas o traumáticas vividas en el pasado que no han sido procesadas o digeridas. 
Esto determina decisiones y creencias negativas acerca de nosotros mismos y otras personas, 
ansiedad, temor y cualquier emoción derivada de temores tales como culpa, vergüenza, 
incomodidad, resentimiento, ira, etc.
La acumulación en el sistema cuerpo­mente de CEN crea una resonancia energética que 
denominamos "Cuerpo del dolor."
Cuando la CEN es altamente desproporcionada con respecto a la CEP, se llega a una disfunción 
masiva en el sistema humano cuerpo – mente.
Candace Pert, Jefa del Área de Bioquímica Cerebral de la Clínica de Neurociencia del National 
Institute of Mental Health en los Estados Unidos, estudia como la neuro­química influencia la salud 
humana. Ella expresó recientemente, que "reprimir las emociones negativas pueden ser causales de
enfermedades. El no expresarlas apropiadamente, nos provoca 'cocernos en nuestra propia salsa."
Día tras día, esta inmersión crónica en la negatividad, produce influencias dañosas para nuestra 
salud. La clave según Pert, está en unas moléculas complejas llamadas 'neuropéptidos'. El cerebro 
contiene cerca de 60 diferentes neuropéptidos, incluyendo endorfinas. Estos neuropéptidos son los 
condicionantes por los cuales, todas las células en tu cuerpo se comunican unas con otras. Esto 
incluye mensajes cerebro a cerebro, cerebro a cuerpo, cuerpo a cuerpo y cuerpo a cerebro. Las 
células individuales incluyendo las células cerebrales, células inmunitarias y otras células del 
cuerpo, tienen receptores que reciben neuropéptidos. Las diferentes clases de neuropéptidos 
disponibles para las células, están cambiando constantemente, reflejando variaciones en tus 
emociones durante el día. La clase y número de emociones, conectadas con los neuropéptidos 
disponibles en los receptores de las células, influencian tus probabilidades de sentirte bien o sentirte
enfermo.
Los virus usan estos mismos receptores para entrar a las células, y dependiendo de cuanto péptido 
natural haya para ese receptor, al virus le resultará más o menos difícil entrar en la célula. Para 
decirlo simple, Candace dijo, "Los químicos que circulan en nuestro cuerpo y cerebro son los 
mismos químicos que están involucrados en las emociones. Y esto me dice que . . . es mejor que le 
prestemos más atención a las emociones con respecto a la salud. Bajo la influencia de cantidades 
masivas de contracciones, nuestras células comienzan a funcionar ineficientemente." La carga 
emocional resultante de la acumulación de CEN, impide que los receptores de tus células reciban el 
mensaje de mantener las funciones básicas. Ellas no pueden realizar en adelante, tareas rutinarias de
la producción de proteínas, que es una tarea básica para mantener al cuerpo en un perfecto estado de
salud. No es que las células crean la enfermedad y los desequilibrios, es la ausencia de equilibrio, lo
que lo crea.
Aún con una dieta "estricta", "correcta", o "ideal", los nutrientes no pueden ser asimilados 
eficientemente dentro del cuerpo. Este es un hecho interesante, ya que se ha puesto mucho énfasis 
en la importancia de la dieta y el ejercicio, para eliminar y prevenir la toxicidad dentro del cuerpo.
En muchas prácticas alternativas, hubo siempre credibilidad y aceptación de que hay un nexo 
común entre la emoción reprimida y el lugar del cuerpo donde se manifiesta la enfermedad o 
desequilibrio. De acuerdo a la Medicina Oriental, cada órgano o glándula tiene una o más 
emociones que la influencian.
Frecuentemente, el trauma emocional comienza a manifestar su desequilibrio en el órgano o 
glándula correspondiente. Con toda esta sabiduría antigua e investigación científica moderna como 
evidencia de respaldo, no podemos ignorar por más tiempo el hecho de que la toxicidad emocional 
juega un rol igual o quizás más dominante en conseguir una óptima salud. El Proceso CMR para la 
transformación de la memoria celular, es un método creado para encontrar y transformar la 
toxicidad emocional del 'cuerpo del dolor', permitiendo que todas las partes – espiritual, emocional 
y físicas, se comuniquen y recuperen el estado natural de equilibrio. Te invitamos a hacer clic aquí 
para aprender más acerca del 'cuerpo del dolor', cuya acumulación de toxicidad energética, juega un
rol muy importante en la calidad de nuestras vidas.
También te sugerimos que leas el reporte sobre la Memoria Celular, que adjuntamos como 
suplemento a la información que acabas de leer. Es una rápida referencia para entender y explicar 
estos conceptos. Imprimelo y pásaselo a otros!

 el Reporte sobre la Memoria Celular   baja ahora! 

El Cuerpo del Dolor ­ La acumulación CEN en las células
Links Relacionados  
La Historia El Proceso La Memoria Celular Cuerpo Del Dolor Las Redes Neuronales
Por medio de nuestra experiencia en Medicina Oriental, hemos llegado a ver al ser humano como a 
un campo electromagnético que se puede llenar con estratos de energía innecesaria estancada. Esta 
energía le llamamos Carga Emocional Negativa/CEN.
Eckhart Tolle, el autor del libro The Power of Now (El Poder del Ahora), llama a estos estratos de 
energía acumulada, "Cuerpo del Dolor" (Pain­Body) y lo describe "como casi una entidad con su 
propia agenda" que se aloja en nosotros y usa a nuestro fuerza vital. Cuando esto sucede, las células
de nuestro cuerpo que guardan el dolor físico o emocional del pasado, funcionan en un modelo de 
supervivencia que “no es real para nadie mas excepto para la persona que lo mantiene”. Cuando hay
dolores no resueltos, esto causa estancamiento de energía en algún lugar del campo 
electromagnético humano e impide el flujo de la fuerza vital. Con frecuencia esto ocurre en el 
órgano, la articulación o el músculo mas relacionado con dicha área del campo energético.
Hemos observado también que la energía estancada literalmente parte y subdivide al campo 
electromagnético humano en compartimientos estancos sin posible comunicación entre ellos, 
creando un estado interno de fragmentación que genera en si mismo mucha incomodidad. Cuando 
los dolores del pasado no son transformados en forma conciente, si saberlo, estamos permitiendo 
que se acumulen mas estratos de CEN haciendo la situación todavía mas difícil y compleja.
Por ejemplo: “te sientes enojado y frustrado contigo mismo después de lastimarte el tobillo cuando
te apurabas tratando de llegar a tiempo a tu trabajo. Te enojas por no poner mas atención a tu 
caminar y quizás te culpas diciéndote cosas como; Siempre estas atrasado. Te lo mereces por 
idiota!, siempre haces lo mismo!, te acuestas tarde y después no te puedes levantar a tiempo."
Ahora no solo sientes el dolor físico que es real sino también le agregas el enojo, la culpa, el miedo,
el juicio y la auto condenación. Así, este proceso puede seguir interminablemente!
Tapas Fleming, (acupunturita) en su libro "Puedes Curarte Ya"­ dice que en el momento en que 
ocurre un trauma (físico, mental o emocional), podemos tener la sensación que la vida es 
insoportable y le decimos que NO a cualquier cosa que nos este pasando.­ Algunas variaciones son­
"Esto no puede estar pasándome a mi", o "porque a mi?", o "Esto es demasiado para que yo lo 
soporte", o "Si esto ocurre, no lo sobreviviré"­ La implicación interna es ­me encargare de esto mas
tarde. Lo enfrentare cuando me sienta capaz o cuando no me sienta tan amenazado/a.
Generalmente, dejamos a un lado lo que no queremos enfrentar ahora y la energía del dolor 
irresuelto se queda con nosotros. Podemos tratar de distanciarnos de lo ocurrido pero la experiencia 
actual con la CEN esta detenida e irresuelta en nuestro campo electromagnético. Otro modo de 
responder es el de negar que el trauma sucedió. "entre mi madre y yo todo esta bien, no hay ningún 
problema", o "fue una pavada, cosa de chicos".
Sin embargo, cuanto mas tratamos de mantener la CEN encerrada en el pasado más nos 
fragmentamos y mas tratamos de contactamos con ella.
Cuantas más situaciones de dolor o trauma se mantienen irresueltas en nosotros, mas limitaciones 
vamos a encontrar en nuestras vidas. Las contracciones energéticas sofocan y reducen la carga 
emocional positiva/CEP proveniente del cuerpo de luz. Esto resulta en severa disfunción física o 
emocional. La disparidad entre la CEP y el cuerpo del dolor es tal que las actividades naturales se 
afectan profundamente. Piensa por un momento en la cantidad de energía vital que lleva mantener 
esas cargas guardadas en las células todo el tiempo! Imagina por un momento como te sentirías 
trasformándola y haciéndola disponible para simplemente vivir tu vida tal como se presenta, 
sintiéndote en paz, libre y saludable!
Cuando transformamos la información guardada en la memoria celular (referida en delante como 
Proceso CMR­Cellular Memory Release) no borramos la memoria. Lo que se transforma es la carga
que no se proceso en el momento en que el trauma o dolor ocurrió, dejando así que la energía vital 
de las células sea utilizarla en la sanación y transformación necesaria.

La ignorancia de si es causa fundamental del sufrimiento ­ El Buda
Desde muy jóvenes aprendimos a resistir nuestros sentimientos y emociones cosa que nos afecto en 
forma negativa emocional y físicamente. Lo hicimos porque no sabíamos lo que hacíamos y porque 
imitábamos a otros que creíamos que si sabían lo que hacían (nuestros padres, familiares, maestros, 
religiosos, programas de televisión, revistas, etc.) Cada vez que discriminamos un sentimiento 
estamos resistiendo su existencia. Así, tratamos de cambiarlo por algo que se parece mas a nuestro 
propia imagen de como las cosas deben de ser. Cuando resistimos nuestra vida en el presente y la 
existencia de los sentimientos presentes, no los podemos digerir y como consecuencia se quedan 
estancados energéticamente en nosotros esperando ser digeridos algún día.

Como la carga emocional negativa se guarda en nuestro sistema cuerpo­mente, 
creando al cuerpo del dolor (Pain­Body)
El cuerpo del dolor es la acumulación de sentimientos emocionales que fueron resistidos en el 
momento en que sucedieron. No nos permitimos sentirlos allí, y en muchos casos, ni siquiera hemos
reconocido el hecho de que sucedieron. Quizás nos propusimos hacerlo alguna vez en el futuro 
cuando se mejoraran las condiciones en que nos encontrábamos y ese momento nunca llego. En 
consecuencia, nunca fueron digeridos o procesados. Para entenderlo con más claridad, obsérvalo 
como un proceso similar al que sucede cuando tenemos una indigestión: la comida se queda 
estancada y fermenta o pudre en el tracto digestivo, intoxicando la sangre y así a todo el organismo. 
La expulsión de esa materia toxica es necesaria para que la transformación del estado suceda y la 
salud sea re­establecida.
El cuerpo del dolor es un campo energético interno que actúa casi como una entidad separada que 
tiene su propio programación. Este campo energético de creencias y decisiones que hicimos 
respecto a nosotros mismos alguna vez en el pasado, controla nuestras reacciones cuando "algo nos 
mueve" o "alguien nos aprieta el botón" en el presente. A veces el evento que estimula al cuerpo del
dolor en nosotros es una pequeñez y los otros no comprenden nuestra dramática y desproporcionada
reacción. Este proceso se retroalimenta a si mismo produciendo mas negatividad en nuestros 
pensamientos, atrayendo así mas circunstancias negativas a nuestras experiencias.

Lo que nutre el cuerpo del dolor es la inconciencia de si mismo
Debido a la falta de conciencia de nosotros mismos que habitualmente tenemos, no queremos tener 
nada que ver con el dolor. En realidad no sabemos como hacerlo. Todo lo que se nos enseño es a 
escapar de el y a pelear o acusar a otros cuando sucede. Ha habido hombres y mujeres en la historia 
de la humanidad que supieron como hacerlo. La crucifixión de Jesucristo fue uno de los tantos 
ejemplos de la transformación del dolor a través de aceptación total y profunda de lo que le sucedía.
Después de perder todo lo que tiene valor en nuestra cultura, como popularidad, reconocimiento y 
lealtad, el fue apedreado, torturado, juzgado y crucificado como a un criminal más.
El cuerpo del dolor se puede transformar cuando la carga emocional estancada en el sistema es 
reconocida y sentida en toda su magnitud. En los entrenamientos del Proceso CMR­ Cellular 
Memory Release, aprendemos a transformar al cuerpo del dolor, transformando la CEN creada por 
la resistencia y los sentimientos de separación, culpa, autocrítica negativa y la falta de perdón hacia 
nosotros mismos.

La Red Neuronal ­ La Casa de la 'Imagen de Si'

¿Llevaríamos las bolsas de desperdicios a un templo sagrado? Seguramente, no. Sin embargo, 
nuestra cultura, que nos provee la programación que recibimos desde el primer momento de vida, 
tiene varios “virus” o mentiras, que contaminan nuestra mente.
Podríamos pensar la palabra emoción como e­moción = energía en movimiento. 
Las emociones son originadas en nuestro cuerpo por aquellos pensamientos en los cuales creemos. 
Si creemos en una mentira, se producirá en nosotros una acumulación de elementos energéticos 
tóxicos y sobrevendrán disfunciones y falta de vitalidad. Es fundamental considerar a los 
pensamientos como herramientas invalorables que nos pueden ayudar en nuestra experiencia de 
vida. El hecho de que no los podamos ver, sopesar o medir no disminuye su importancia. La mente 
racional –con todos sus pensamientos y sus opiniones sobre nosotros mismos y sobre la vida en 
general– tiene el poder de mover poderosas energías en nosotros. La mente racional es una creación
milagrosa y merece ser tratada como tal.
La mente está continuamente disparando sensaciones y sentimientos en nuestro cuerpo. Nuestra 
manera de pensar condiciona nuestras sensaciones y, por ende, nuestro campo de energía en el que 
estamos. El campo energético es muy dinámico y experimenta permanentes cambios que, la 
mayoría de las veces, empiezan con nuestros pensamientos.
El escritor y poeta Percy Bysshe Shelley (1792­1822) escribió en su Defensa de la poesía, "Todas 
las cosas existen como se perciben, por lo menos en lo referente al perceptor."

Exponiendo el sistema de creencias
La ciencia moderna compara el cerebro humano con un extraordinario centro de comandos que 
procesa datos e instrucciones recibidas desde diversas localizaciones del organismo. 
En nuestro cerebro se alojan trillones de células llamadas neuronas; se dice que en el sistema 
nervioso hay tantas neuronas como estrellas hay en nuestra galaxia. Esas neuronas se unen 
formando las cadenas neuronales y todas las cadenas neuronales integran la red neuronal.
Ahora bien, la red neuronal es activada por impulsos eléctrico­químicos generados en el cerebro. 
Este flujo cargado de información, que recorre de una punta a la otra el sistema nervioso, es 
llamado info­energía y viaja de una célula a la otra a una altísima velocidad. La info­energía está 
constituida, entre otros elementos, por los neurotransmisores.
En realidad, los neurotransmisores actúan como mensajeros eléctrico­químicos que las neuronas 
“usan” para comunicarse unas con otras. Así, un simple pensamiento puede disparar enormes 
cantidades de neurotransmisores. Cuando una neurona envía sus neurotransmisores a las otras 
neuronas con las que está conectada, se genera una experiencia interna en forma de sensaciones y 
emociones, y la relación entre esas neuronas crea lo que llamamos cadena neuronal.
En síntesis, cuando un pensamiento se presenta, la red neuronal se activa y sucede internamente una
experiencia en forma de emoción o de sensación.
Pero, si el mismo estímulo, con la misma calidad de info­energía, es enviado una y otra vez, las 
cadenas neuronales desarrollan una relación muy cercana e íntima que se mantiene a través del 
tiempo. Las dendritas y el axón, que son como brazos que poseen las neuronas, se extienden 
tratando de conectar más y más neuronas vecinas, de modo que la cadena neuronal se fortalece. 
Todas las adicciones y compulsiones conocidas se ajustan a este patrón neuro­energético y es esto 
precisamente lo que resulta en una resonancia electromagnética.
Una resonancia es un patrón inconsciente en acción, que manifiesta externamente la realidad con la 
que está resonando internamente. Cuando diariamente se usan los mismos patrones de pensamiento,
esas relaciones internas son reforzadas, y así se reproduce la misma reacción emocional. Como 
consecuencia, atraemos externamente las frecuencias que están resonando internamente.
A partir de la repetición de los mismos patrones se construye la imagen de sí, que, como sabemos, 
es una reacción a heridas emocionales o físicas sufridas en el pasado. Es simplemente una imagen y 
como tal, no es real, nunca fue real y nunca lo será. Ego, yo inferior, falsa personalidad, falso yo o 
máscara son otras denominaciones que se usan para definir el mismo concepto.
Trabajando con la memoria celular, hemos descubierto que debajo de todo estado negativo se 
esconde una motivación positiva. Esto es así aun en el caso de esos dolores físicos o emocionales 
que desearíamos poder erradicar de nuestras vidas. 

Articulos

Hay que agudizar el dolor para que luego se libere
Fecha: 02 Junio 2007

Para este argentino radicado en California, cada célula contiene toda la información del ser 
humano desde su nacimiento, e incluso desde generaciones anteriores. Por eso, el trabajo de 
búsqueda y el hallazgo terminan por aliviar los traumas.
La primera de sus crisis lo agarró poco después de cumplir 21 años. Casi que lo único que sabía era 
que se llamaba Luis Ángel Díaz. Estudiaba arquitectura en Argentina y aún creía en los preceptos y 
mandamientos que le habían inculcado en el colegio y la casa. Como decía una canción de moda 
por aquellos años 70, “Que nadie sepa mi sufrir”. Había que pensar, analizar, comprender. Eran 
muy pocos los que dejaban que sus sentimientos afloraran, y menos aquellos que permitían que los 
demás se enteraran. “Nos han educado con énfasis muy especiales en todo lo que tiene que ver con 
la mente y el cerebro, dejando a un lado las emociones y lo que realmente sucede con nuestro 
cuerpo”.
Las dudas lo llevaron, entonces, a abandonar sus estudios universitarios. A partir de esa ruptura, 
Díaz se dedicó a buscar lo que no tenía nombre, lo que para los hombres del común no existía. 
Estudió yoga, medicina oriental, shiatsu, herbología, nutrición, acupuntura, chi kung, homeopatía y 
diversas formas de trabajo corporal. A cada maestro le sacó algo y en cada texto encontró una 
porción de la verdad que necesitaba. Así, poco a poco, fue llegando a sus propias conclusiones.
Luego, en los 90, le sobrevino la peor de sus crisis por la muerte de su esposa, Adriana, la madre de 
sus tres hijos, la compañera de siempre. Sintió un dolor sin nombre, pero fue precisamente ese dolor
el que terminaría por llevarlo a las respuestas que necesitaba. “Descubrí que el dolor tenía un 
proceso de transformación, y que allí estaban las claves de nuestros temores, angustias, depresiones 
y demás. Por una parte, yo intuía que reprimir las emociones era dañino. Con la muerte de mi 
compañera, mi dolor llegó hasta el punto más agudo, pero yo no lo detuve, dejé que prosiguiera su 
camino, y de esa forma se empezaron a abrir todos los archivos de mis células, empecé a conocer la 
información que había guardada ahí, por años y siglos”. 
Por aquellos días, se enteró de una frase de la doctora Candace Pert, jefa del área de bioquímica 
cerebral de la clínica de Neurociencia del Instituto Nacional de Salud Mental en los Estados Unidos,
que sustentaba su teoría: “Reprimir las emociones negativas puede ser causal de enfermedades. El 
no expresarlas apropiadamente nos lleva a cocernos en nuestra propia salsa”. La clave, para ella, se 
encuentra en unas complejas moléculas llamadas neuropéptidos, que son los condicionantes por los 
cuales todas las células del cuerpo se comunican. Las diversas clases de neuropéptidos varían 
constantemente, dependiendo de las emociones, y las emociones influyen en el estado físico y 
anímico del ser humano.
Díaz empezó a trabajar en su propio proceso celular, al que bautizó como Cellular Memory Release 
(CMR). “El trabajo no es propiamente una terapia, es un proceso, una dinámica de ejercicios que 
aprenden a usar por sí mismos los pacientes, y en seminarios y talleres que les enseñan cómo 
conectarse con la información que está dentro del cuerpo. Esta labor requiere de un profundo 
sentido de introspección, de que cada quien se permita conocer y sentir lo que está sucediendo, 
conectarse con sus sentimientos, emociones. Esa es la manera en que el cuerpo cuenta su historia, 
yo sé que es difícil hacerlo para el hombre civilizado actual, tipo medio, acostumbrado a pasar todo 
lo que le sucede y percibe por el filtro de la mente y el análisis, pero la mía es una invitación a hacer
algo diferente, dejar que el cuerpo cuente lo que quiere”. 
Hoy, después de más de 10 años de investigaciones, trabajos, viajes, cursos, Díaz concluye que “el 
dolor es una suma de contracciones energéticas donde se puede encontrar mucha información. Nos 
han enseñado a evitarlo y negarlo, y con esa actitud lo que hacemos es guardarlo, entonces el 
cuerpo se va contrayendo en diferentes áreas y surgen las enfermedades, se generan los problemas 
psicológicos y de relaciones. Yo estoy más que convencido de que nuestra naturaleza es de paz 
interior, de paz y libertad, así es como fuimos creados, así nacemos, cuerpos y mentes y espíritus de
paz, conexión, libertad, espontaneidad. Cuando crecemos y nos rodeamos y nos llenamos de 
experiencias, perdemos nuestra naturaleza, nos corrompemos”.

En Colombia
En Colombia, Díaz comenzó a trabajar hace ya varios años, y ha logrado reunir un grupo de 30 
especialistas de diversas áreas que lideran y practican su método. Marianella Vallejo, por ejemplo, 
recuerda que se enteró de CMR por un video. En sus propias palabras, cuenta que “al conocer esa 
metodología de intervención tuve especial interés en entrenarme para estar segura de lo que yo iba a
entregarles a quienes me consultaban y recibí unas sesiones de parte de Luis Díaz. Esta metodología
de facilitación hace que el despertar de la conciencia sea profundo, rápido, y eficaz, porque a partir 
de experiencias humanas de dolor, al atravesarlas, se puede llegar dentro de una sesión a la vivencia
de nuestra conciencia expandida, es decir, a la vivencia de nuestra verdadera esencia. En esta 
experiencia se puede descubrir que aceptando y encarando las experiencias que llamamos 
traumáticas, podemos atravesar el túnel de la oscuridad para llegar a la luz del despertar”.
Esa luz del despertar la sintió Margot, una de sus pacientes, después de años y años de 
desesperación, de tomar medicamentos antidepresivos y pensar en la muerte reiteradamente. Era 
estudiante de matemáticas y la exactitud de los números la llevaba a confiar únicamente en la 
medicina tradicional. Sin embargo, su vida iba de mal en peor. Una amiga le comentó de las 
sesiones de Luis Ángel Díaz y ella comenzó a pensar en otras alternativas. Uno de los ejercicios que
Díaz le asignó a Margot fue el de golpetear un punto especial en sus manos cuando llegaran a su 
mente pensamientos negativos. Ella siguió con voluntad férrea todas las indicaciones. “Seguí sus 
indicaciones durante cuatro días y debo decir que no fue agradable. No me sentía bien, estaba 
exhausta, cansada y lloraba mucho. Pero con la práctica, los pensamientos negativos comenzaron a 
desaparecer”.
Luis Ángel Díaz afirma que a través de la práctica de la Liberación de la Memoria Celular ha 
descubierto infinidad de traumas transgeneracionales, de soluciones y de aparentes locuras. Ha visto
a sus pacientes desgarrarse hasta el punto de llorar por horas y horas, y luego, sonreír con una paz 
muy profunda. “Toda la información, desde el momento de la concepción, está guardada en el 
interior del cuerpo de las personas como en un gran archivo con varios niveles: desde lo más 
profundo hasta lo más superficial. Y cuando algo fuera de control sucede, es que se da la 
oportunidad de conocer lo que está guardado. Un proceso incómodo para el ego, pero beneficioso 
para la totalidad del ser. Nuestro proceso es para aquellos que están listos, lo que significa que el 
sufrimiento, la confusión y el dolor emocional o físico ya son suficientes, ya no hay más espacio. Y 
la desesperación a veces es el espacio más apropiado para realizar este tipo de trabajo”.
Para Díaz, las sensaciones de pesadez, las zonas de frío, el calor, adormecimiento en algunas áreas o
dolores agudos en el cuerpo, son las formas como el cuerpo se expresa. En esos casos hay una 
contracción de la energía vital que impide la circulación de la fuerza de vida y la curación del 
órgano. Esa misma represión produce autodestrucción, ya que la carga negativa no se expresa. “No 
es raro encontrar a personas que parecen muy relajadas, con emociones reprimidas y con 
enfermedades graves”.
Luis Díaz hace el paralelo con un computador. Si se siente enojo, ese enojo va a su propio archivo; 
si es tristeza, al de tristeza, y así sucesivamente. A esos lugares energéticos les corresponde uno 
físico, que finalmente se manifiesta en forma de dolor o enfermedad. Por ejemplo, la rabia se 
expresa en el hígado, los hombros y la mandíbula. La tristeza, en el pecho y en los intestinos.

Para mayores informes, teléfonos: 6109775 ­ 310 8807082. 

Las cargas emocionales
La información guardada en la memoria celular condiciona de tal manera, que predispone al ser 
humano a percibir y comportarse de una cierta manera. Para usar la analogía de una computadora, el
ser holístico sería el disco duro. La memoria celular es la base de datos de ese disco. Los archivos 
dentro de la base de datos son las memorias celulares. Todas las cosas que alguna vez nos han 
pasado, están grabadas en las células de nuestro cuerpo, en forma similar a los archivos que han 
sido guardados en una computadora. De esta manera, lo que esta guardado allí, influye nuestras 
relaciones. Esto afecta la forma en que realizamos nuestras tareas rutinarias y el modo en que 
reaccionamos al estrés y cómo manejamos los desafíos emocionales en nuestras vidas. Dentro de la 
memoria celular están almacenados todas las improntas conscientes e inconscientes de 
comportamientos improductivos, que no nos permiten sentirnos bien, felices, saludables, alcanzar 
nuestros objetivos despertando a nuestro máximo potencial.
De esta manera, nuestros cuerpos han sido diseñados para autocurarse, con el protagonismo de las 
cargas emocionales positivas, que son las energías vitales que fluyen constantemente. Todas las 
funciones físicas, mentales y emocionales requieren de esta fuerza para su acción. Las cargas 
emocionales vienen con el derecho de nacimiento de todo ser humano. Estas cargas pueden ser 
descritas como un campo energético que está fluyendo libremente, expandiendo paz, confianza, 
amor y libertad en nosotros, y es lo que abunda en los bebés y niños pequeños.
Reflexiones
02 Junio 2007 ­ El Elefante
Cuando yo era chico, me encantaban los circos, y lo que mas me gustaba de los circos eran los 
animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante.
Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de peso, tamaño y fuerza descomunal.. pero 
después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto 
solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el 
suelo.
Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros 
en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que este animal capaz de 
arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad, arrancar la estaca y huir.
El misterio es evidente: Qué lo mantiene entonces? Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes.
Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno 
de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.
Hice entonces la pregunta obvia: Si está amaestrado.... Por que lo encadenan?
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca ... y sólo lo recordaba cuando me 
encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.
Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para 
encontrar la respuesta:
"El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy 
pequeño". 
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que aquel momento el elefante empujó, tiró y sudó tratando de soltarse, y a pesar 
de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió 
agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro día y el que siguió.
Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su 
destino. Este elefante enorme y poderoso no escapa porque CREE QUE NO PUEDE. El tiene 
registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que se siente poco después de nacer. Y 
lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. 
Jamás, jamás.... intentó poner a prueba su fuerza otra vez.
Cada uno de nosotros somos un poco como ese elefante: vamos por el mundo atados a cientos de 
estacas que nos restan libertad. Vivimos creyendo que un montón de cosas "no podemos" 
simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos. 
Grabamos en nuestro recuerdo: No puedo .... y nunca podré. Crecimos portando ese mensaje que 
nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar. 
Aprende a ser libre, vive sin ataduras...No te rindas..!! 
Filipenses 4:13 "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece"
Somos una madeja energética
La Fecha del Articulo: 04 Sept 2006
En el hígado se acumula el enojo. En el estómago, lo hace la ansiedad. Y los riñones almacenan 
miedo. Somos una madeja de energía. Todas las enfermedades son disturbios energéticos 
concentrados en puntos específicos del cuerpo. Al menos así lo creen quienes practican la terapia de
memoria celular.
Aunque el nombre con que bautizaron esta terapia hace pensar en una nueva especialidad de la 
genética o la biología, en realidad se trata de una curiosa mezcla de medicina oriental, técnicas de 
relajación, algo de física cuántica, un poco de psicoanálisis y, por qué no: yoga, shiatsu, herbología, 
nutrición y varias formas de trabajo corporal.
Según Luis Ángel Díaz, un argentino de paso por Colombia, y uno de los impulsores de la terapia 
de memoria celular, se trata de “un conjunto de técnicas que aprende el cliente —no le llamamos 
paciente porque esa palabra implica pasividad—, que le permiten liberar los bloqueos energéticos 
resultado de emociones reprimidas”.
Luis Ángel, quien viaja desde California hasta Buenos Aires entrenando “facilitadores” o 
enseñando directamente a sus “clientes” los secretos de la terapia, comenzó a descubrir los caminos 
de la energía del cuerpo después de un difícil trance: la muerte de su esposa en 1998.

Una búsqueda personal
Después de abandonar sus estudios de arquitectura en Argentina, Díaz comenzó una búsqueda 
espiritual a través de distintas prácticas de medicina alternativa. Pero no sería hasta la súbita muerte 
de su esposa y el dolor que esto le produjo, que encontraría el camino que buscaba.
“Esa experiencia significó el dolor más profundo y la transformación más grande”, recuerda el 
argentino, y añade: “Un profundo cambio empezó a suceder. Antes yo estaba vivo a medias, luego 
aprendí a verme de una manera muy diferente. La transformación de esas capas de dolor acumulado
me puso en contacto con un potencial que estaba dormido”.
Comenzó una vida itinerante por toda Latinoamérica y Estados Unidos, explicando que todas las 
sensaciones físicas están conectadas a emociones y las emociones son energías en movimiento. En 
sesiones que en promedio duran 90 minutos, un “facilitador” orienta al “paciente” o, mejor, 
“cliente” para que haga conciencia de su cuerpo.

Conciencia del cuerpo
Dejando de lado la concepción racional y lógica de lo que le rodea, a través de meditación en las 
sensaciones del cuerpo, comienza a despertar la percepción de los bloqueos.
“Cuando la energía que recorre la mente, que es la energía de la atención y la presencia, comienza a
recorrer el cuerpo, empiezan a suceder milagros”, dice Díaz.
“Uno va perdiendo la noción del tiempo. A veces salen imágenes. Es una terapia muy liberadora. 
Sientes que toda la energía se mueve”, cuenta María Alexandra Cabrera, quien se decidió a 
practicar esta terapia.
Se supone que cada evento emocional queda grabado en las células de alguna parte del cuerpo. Las 
emociones que se producen en un niño que ve maltratar a su madre, por ejemplo, se traducen en 
bloqueos energéticos que se manifiestan con el pasar del tiempo como debilidad, odios, inseguridad.
A través de un entrenamiento en esta terapia, el interesado descubre una técnica de 
autoconocimiento, autocrecimiento y autoempoderamiento que le va a permitir “desbloquearse”.
En Colombia, un grupo de personas han comenzado a formarse como “facilitadores”. Una especie 
de guias entrenados para orientar a otras personas. En promedio, se considera que tres sesiones 
pueden ser suficientes para resolver buena parte de los bloqueos.
Eso si, antes de decidirse por la terapia de memoria celular, vale la pena advertir que tres de estas 
sesiones, cada una de 90 minutos en promedio, tienen un costo de 300 dólares.
Para Luis Ángel Díaz, se trata de una buena inversión si se piensa que después de estas terapias el 
“cliente” aprende a resolver buena parte de sus disturbios energéticos por su propia cuenta.

Sentimientos negativos... ¡fuera!
Fecha: 5 Noviembre 2005
CMR­Cellular Memory Release, un metodo revolucionario que enseña a liberar la carga emocional 
negativa, a pesar de que en ese proceso se sienta dolor. Una batalla contra la costumbre de reprimir 
las emociones, esconderlas y avergonzarse de ellas. 
Margot sufría episodios continuos de depresión desde su adolescencia. Ella no recordaba otras 
situaciones en su juventud distintas a su lucha contra síntomas como dormir mal, no querer 
levantarse de la cama, bajo rendimiento en el trabajo y pensamientos suicidas. Aunque en algunos 
periodos se sentía bien.
Por cerca de ocho años, desde los 22 hasta los 30, veía al siquiatra una vez a la semana. Probó cerca
de 15 antidepresivos, 25 distintos tipos de tratamientos y todas las formas de consulta con 
profesionales sin que nada hiciera efecto. “Estaba pensando en someterme a los choques eléctricos, 
los cuales eran la última opción que me ofrecía la medicina”, recuerda.
Ella, estudiante de Estadística y Matemática, no creía en nada distinto a la medicina tradicional. 
Pero la voluntad de ayudarse la llevó a mirar otras alternativas y se encontró con el especialista en 
memoria celular, Luis Ángel Díaz, un argentino que le enseñaría en detalle la llamada CMR­
Cellular Memory Release o Liberación Memoria Celular en español.
En diversas sesiones él aplicaba en el caso de Margot sus conocimientos en medicina oriental y en 
kinesiología. Uno de los ejercicios que asignó a Margot fue el de golpetear un punto especial en sus 
manos cuando vinieran a su mente pensamientos negativos.
Ella siguió con voluntad férrea todas las indicaciones del especialista. “Seguí las indicaciones sus 
indicaciones durante cuatro días y debo decir que no fue agradable. No me sentía bien, estaba 
exhausta, cansada y lloraba mucho. Pero con la práctica, los pensamientos negativos comenzaron a 
desaparecer”, asegura.
Ante los resultados, Margot se arriesgó a dejar del todo los tratamientos de la medicina tradicional y
decidió seguir solamente los consejos del doctor Díaz. Hoy, aunque a veces regresan los episodios 
de depresión, ya no necesita de las otras consultas. Ella asegura que, a diferencia de los otros 
métodos, éste la llevó a sanar por sí misma.

Aprender a sentir
Esta es la premisa de una terapia en la cual el profesional funciona como un guía para que el 
paciente por sí solo llegue al interior de su ser y descubra qué es lo que le hace daño.
“Esto depende de la capacidad de las personas de tomar responsabilidad por sus vidas. Cuando 
alguien en realidad quiere que otros le curen y le resuelvan sus problemas, pero no está dispuesto a 
asumirlos, el trabajo no funciona”, asegura Luis Díaz.
Seguramente muchas personas no están dispuestas a darle la cara a sus problemas porque saben que 
eso representa dolor. Luis Diaz lo explica: “La idea es liberar la carga emocional negativa. Cuando 
un masajista te toca los músculos contraídos, duele. Y tienes que respirar profundo para permitir 
que el dolor acumulado se libere. En el ámbito celular energético ocurre igual: cuando las carga 
negativa salen, a veces produce dolor.
Pero, ¿cómo es que ese dolor se acumula? El creador de CMR explica que los seres humanos 
estamos diseñados para ‘reciclar’ energía y cuando algo nos afecta emocionalmente o físicamente, 
esa sensación debe salir de nuestro ser naturalmente. El problema es que la sociedad nos enseña 
desde niños a reprimir nuestras emociones, a esconderlas y avergonzarnos de ellas. Y con el paso 
del tiempo dejamos de ser auténticos porque nos olvidamos de quien somos en realidad.
“La ‘planta de transformación’, que es el conjunto de cuerpo, mente y espíritu, está tan saturada que
se convierte en una de almacenamiento, donde guardas cosas hasta que el límite se excede y busca 
alguna forma de salirse.”
Luis Díaz hace el paralelo con un computador. Si se siente enojo, ese enojo va a su propio archivo; 
si es tristeza, al de tristeza, y así sucesivamente. A esos lugares energéticos les corresponde uno 
físico, que finalmente se manifiesta en forma de dolor o enfermedad. Por ejemplo, la rabia se 
expresa en el hígado, los hombros y la mandíbula. La tristeza, en el pecho y en los intestinos.

Suficiente sufrimiento
Luis Diaz asegura que a través de la práctica de CMR o de la Liberación de la Memoria Celular y 
del Cuerpo del Dolor ha descubierto que toda la información, desde el momento de la concepción, 
está guardada en el interior del cuerpo de las personas como en un gran archivo con varios niveles: 
desde lo más profundo hasta lo más superficial. Y cuando algo fuera de control sucede, es que se da
la oportunidad de conocer lo que está guardado. Un proceso incómodo para el ego, pero beneficioso
para la totalidad del ser.
“CMR es para aquellos que están listos, lo que significa que el sufrimiento, la confusión y el dolor 
emocional o físico ya son suficientes, ya no hay más espacio. Y la desesperación a veces es el 
espacio más apropiado para realizar este tipo de trabajo”, aclara el especialista.
Según el creador de CMR, sensaciones de pesadez, zonas de frío, de calor, adormecimiento en 
algunas áreas o dolores agudos en el cuerpo, son las formas como el cuerpo se expresa. En esos 
casos hay una contracción de la energía vital que impide la circulación de la fuerza de vida y la 
curación del órgano. Esa misma represión produce autodestrucción, ya que la carga negativa no se 
expresa. “No es raro encontrar a personas que parecen muy relajadas con emociones reprimidas y 
con enfermedades graves”. 

A revivir los sentimientos
El método de CMR se practica en sesiones individuales o grupales. El facilitador pregunta a las 
personas cómo sería su vida si mágicamente todo cambiara y ocurriera un milagro. De acuerdo con 
la respuesta los motiva a hacer su sueño realidad.
Luego viene el análisis del problema. “Si se trata de un dolor de espalda crónico, o de una situación 
repetitiva como la de una adicción o por ejemplo nunca encontrar un buen trabajo, eso es causado 
por la carga emocional negativa atascada que forma el cuerpo del dolor. Se le enseña a la persona a 
transformar esa carga y a liberarla mediante técnicas muy efectivas y fáciles de aprender”. Esta es 
una explicación muy sencilla, en realidad el procedimiento es concienzudo y requiere mucha 
dedicación.
En las sesiones no hay trabajo físico. El proceso consiste en hacer las preguntas correctas y ayudar 
así a la persona a encontrar los lugares por sí misma. El paciente recuerda, revive los sentimientos 
gentilmente, y de los más tenues llega a los más profundos. Entonces está listo para expulsarlos.
Luis Ángel Díaz ya tenía experiencia y estudios en medicina china y tibetana, adquiridos en viajes 
por varios de los países donde éstas se han desarrollado, y gracias a la instrucción de maestros en 
esas áreas. Él desarrolló este método hace ocho años, después de la muerte repentina de su esposa. 
Él lo recuerda como el dolor más grande de su vida, pero también la mejor oportunidad de auto­
transformación y de ayuda a los demás también.
“Allí se me mostraron mis dimensiones energéticas y por fin descubrí cómo funciona la memoria 
celular y cómo almacenamos todo en nuestro cuerpo”. Esto se sumó a su inquietud para querer 
tratar a sus clientes de manera mas efectiva, porque hasta ese momento no había logrado eliminar 
de raíz las memorias negativas en ellos.”

¿REPRIMIR LO MEJOR DE SÍ MISMO?
Fecha: 30 Agosto 2007
Hay gente muerta, y hay gente viva, claro. Pero también hay un tercer rango: la gente semi­muerta.
Aquélla que se imposibilita a sí misma, el estar TOTALMENTE VIVA (así, con mayúsculas).

Todos reprimimos asuntos densos: ira, instintos tumultuosos, complejos, conflictos...
Pero existe algo más: cuando uno reprime su real Naturaleza (aquello que vino a Ser, aquello que le 
hace único: su Potencia Esencial...)
En la Psicología Transpersonal se le llama represión del Atman: sofocar esa porción del Todo que 
cada uno de nosotros encarna (eso es el Atman: la chispa de lo Divino encarnada en cada humano).
El Creador encarcelado con barrotes de "No puedo". Nuestra identidad más sagrada es ese preso.
Pero hay una buena noticia: nosotros mismos somos el carcelero. NADIE MÁS tiene la llave para 
abrir definitivamente esa celda.
La condena auto­impuesta consiste en inhibir quien se Es, sobre­adaptándose para encajar en el 
entorno, y tomando como propios antiguos mandatos que debieran haber caducado. Y la represión 
de la propia Esencia genera síntomas muy concretos, tal como enfermedades físicas, angustia 
crónica, ansiedad, y, sobre todo, depresión: la infinita tristeza de un alma que pudo obtener una vida
humana, un cuerpo, una circunstancia para desplegarse ... y que siente que va perdiendo esa 
oportunidad día a día.
Eso es estar semi­muerto.
En algunas personas, lo único que falta morírseles es el cuerpo...
Si es glorioso declarar la independencia de un país respecto de cualquier tiranía, y celebrar cada año
esa fecha, es necesario convertirnos en nuestros propios libertadores: declarar la propia 
independencia, respecto del opresor.

Y EL OPRESOR ES UNO MISMO. Nadie más.

Casi siempre, si hay un opresor AFUERA, es que le hemos firmado una autorización interna para 
que ejerza. Des­reprimir nuestra Esencia es recuperar el Sentido, la alegría... Es volver a estar Vivos
por completo.
Ojalá seamos todos, poco a poco, nuestros propios libertarios... En otras palabras:
POTENCIA ESENCIAL
"Tengo miedo", clamaba la semilla;
y a pesar de absorber sol y humedades,
renunció a germinar en sus verdores,
reprimiendo su yémula incipiente.
El águila gritó: “Ay, yo no puedo!”
y, plegando sus alas, desde el suelo,
resignándose, ansiaba las alturas,
cual si fuera un reptil definitivo.
"No sé cómo se hace", dijo el árbol,
sin animarse a dar flores ni frutos
ante el reclamo de la Primavera,
turbulenta, urgente, impostergable.
¿Qué verías si la Naturaleza
negara su potencia, su destino?
Frutales secos y pájaros rastreros,
sembradíos estériles y yermos...
Que no me pase a mí: que no me quede
anhelando accesibles utopías.
Que no viva como un muerto insepulto,
amortajadándome en lo rutinario.
Que no se me adormezca la Vigilia.
Que no se me amordace la Llamada.
Que entre mis bordeleses no se agrie
el Vino sin haberlo convidado.
Que me lance al estreno, y no eternice
mis ensayos detrás de los telones
sin que vibren los tímpanos del mundo
con la música de mis instrumentos.
Que el miedo no me encoja,
no me vuelva un bonsái de mí misma,
mustio y triste,
retrayendo mis raíces temerosas,
adaptadas a un magro recipiente.
Que me atreva y te atrevas,
fogueando los mejores valores
de la especie en brasas
de discretos esplendores
para que al fin refuljan plenamente.
Que la modestia no nos vuelva tibios,
porque la Vida hierve,
y necesita que indefectiblemente
se le otorgue poder al Bien
en manos de los buenos.
Que el Tiempo Señalado es este tiempo,
porque el átomo estalla y se hace tarde.
Tejamos una Red con Hilos Vivos:
no dejemos que ganen los que matan. 
Virginia Gawel
Virginia Gawel & Eduardo Sosa
CENTRO TRANSPERSONAL DE BUENOS AIRES

De La Contratapa
Gran parte de los problemas físicos, psicológicos y emocionales que padecemos provienen de 
bloqueos y perturbaciones energéticas de nuestros órganos, internos glándulas, articulaciones, 
músculos, y muchas veces, son el resultado directo de la manera en que percibimos nuestra vida y 
las experiencias que atravesamos. Esas imágenes que tenemos de nosostros mismos y esos sistemas 
de creencias que establecemos controlan nuestra vida.
Desde hace más de una década, Luis Angel Díaz ­terapeuta argentino radicado en California, EE. 
UU.­ desarolla métodos efectivos para acceder a la información mente­cuerpo a través de CMR, 
Cellular Memory Release, una metodologia que integra elementos de medicina oriental, fisica 
cuántica, Programación Neurolinguistica (PNL), hipnoterapia, psicología energética, Touch for 
Health, kinesiologia especializada y otras disciplinas.
La memoria en las células recoge su experiencia personal de vida y presenta diferentes maneras de 
hacer conscientes las capas más profundas y menos registradas de experiencias del pasado que 
dejaron marcas en nuestros cuerpos fisico, mental y emocional.
Abrirnos a esta información y liberar nuestra memoria celular nos ofrece la posibilidad de 
transformar ese desafio en un don y vivir más plenamente.
***