Está en la página 1de 5

La construcción de las Catedrales Medievales Percy Watson

Bárbara Barril

La construcción de las Catedrales Medievales.

1. Dónde se construyeron las catedrales y por qué.

En aquella época los eclesiásticos ayudaban a dirigir el país, por lo que Guillermo el Conquistador se preocupó de que los obispos fueran eficaces y dignos de confianza. En 1070 Lanfrane fue designado obispo de Canterbury. Las catedrales estaban situadas en importantes centros comerciales, pues ahí vivía la mayor parte de la población. La palabra catedral viene del latino cathedra que significa silla o trono (pues allí los primeros obispos se sentaban a enseñar a la cristiandad). El lugar donde se construía una catedral debía ser bien elegido para evitar traslados de esta a otros lugares.

Centros de actividad.

Las catedrales fueron el escenario de numerosas celebraciones (bautizos, matrimonios, funerales). Los poderosos podían disponer que fueran enterrados cerca de un santo. Como muchas catedrales contenían los huesos de algún santo, los peregrinos las visitaban buscando cura para sus enfermedades, para algunos la peregrinación eran vacaciones, para otros un castigo a un pecado cometido. En la E.M. las personas hacían al menos una peregrinación en toda su vida, pues era uno de los deberes de un buen cristiano. San Guillermo fue un santo de Norwich, era un joven que había sido crucificado por los judíos del lugar. Habían muchas historias similares de mártires, pero no se sabe hasta qué punto eran reales. Se creía que solo los santos pasaban al cielo directamente, el resto tenía que estar algún tiempo en el purgatorio debido a los pecados, por eso se creía también que las peregrinaciones, cruzadas y todo eso, ayudaban a reducir el tiempo en el purgatorio. La construcción de magnificas catedrales no solo estaba dirigida a impresionar a la gente por el poder y riqueza de la iglesia, si no también demostrarle a dios lo que los hombres estaban dispuestos a hacer en su servicio.

El dinero para las catedrales.

Procedía principalmente de las rentas por las tierras que la iglesia poseía, además de las donaciones.

Los normandos.

Luego de la llegada de los normandos, se llevaron a cabo muchas construcciones en Inglaterra, con edificios más espléndidos al estilo normando también llamado románico (a la manera romana). Como los normandos eran grandes constructores llevaron a cabo obras de proporciones desconocidas para los tiempos de los anglosajones.

2. La catedral Normanda.

Un ejemplo de catedral normanda es Durham.

La planta.

En el lado occidental había dos grandes torres, entre ellas la puerta occidental conducía a la nave central con filas de pilares. Aproximadamente en la mitad de la catedral venia el crucero (en sentido norte sur) encima de la intersección había una tercera torre. En la parte oriental el crucero estaba compuesto por una serie de capillas, detrás del crucero estaba el coro, cuyo extremo oriental terminaba en un ábside semicircular en donde se hallaba el trono del obispo sobre una plataforma elevada, en la arcada central tras el altar mayor. En el lado occidental se construye la capilla de Galilea y al sur estaban los edificios habituales de los monjes. La nave se construyó en tres

La construcción de las Catedrales Medievales

Percy Watson niveles: una arcada de pilares, una galería central (triforio) y una fila superior de ventanas (claristorio). En las iglesias

Bárbara Barril

medievales había que estar de pie o de rodillas, pero aquí se construyen unos bancos para los enfermos o viejos.

Arcos y torres.

El techo estaba terminado en piedra, pocas construcciones normandas estaban terminadas así. Esta innovación repercutiría en cambios que darían origen a un nuevo estilo arquitectónico. Los arcos normandos eran semicirculares como los romanos, la fuerza del arco está en el cuidado con el que se eligen, cortan y ponen las piedras. Su abertura era pequeña. Las ventanas se hallaban muy espaciadas en el muro. Las torres centrales fueron muy populares en las catedrales inglesas.

La decoración interior.

Hecha de madera. Una cruz separaba la parte pública de la monástica, delante de ésta hay un altar usado en los servicios. Más allá se encontraba el pulpitum (plataforma elevada) también hechos de madera. Había un coro y dentro de él se ubicaban las sillas de los monjes. En el caso de Durham se cree que era muy oscura porque sus ventanas eran muy pequeñas y sus colores eran el rojo, negro y dorado. En conclusión las catedrales eran súper bonitas, y dejaban perplejos a los ignorantes fieles medievales.

3. Los obreros y su oficio.

El maestro albañil.

El obispo designaba a un maestro albañil para hacerse cargo de la obra. Los albañiles eran celosos con su trabajo y no dejaban que nadie los ayudara. Eran obreros calificados, se encargaban de la organización de los suministros de la obra, organizaban al equipo de trabajo compuesto por carpinteros, carreteros, etc. para que hicieran el mejor trabajo posible, en el periodo de tiempo más breve y al precio más razonable.

Los trabajadores y los gremios.

La construcción de catedrales era una fuente de trabajo para muchos hombres. Alrededor de la obra se formaba una pequeña ciudad pues por lo general los trabajadores se iban a vivir allí con sus familias ya que sabían que tendrían que trabajar muchos años en la construcción, e incluso toda una vida. En esta época los trabajadores pertenecían a distintos gremios lo que significaba que cada grupo de trabajadores mantenía su propia disciplina y aseguraba una sólida construcción. Los aprendices pasaban por muchas pruebas antes de convertirse en jornaleros, el gremio supervisaba que mantuvieran siempre su nivel. Aprendices y jornaleros quedaban vinculados por escritos o indentaduras y juraban ante el maestro albañil que trabajarían bien.

Los materiales.

El lugar elegido para la catedral resultaba un problema, pues no siempre los materiales se encontraban cerca. Por ejemplo materiales como la piedra, el plomo y el hierro tenían que traerse de lugares muy distantes.

Los cimientos.

La dirección este- oeste de la iglesia se decidía colocando dos estacas en línea con el sol naciente en el día festivo del santo particular al que se dedicaba la iglesia. Si el suelo que había bajo la catedral era rocoso, era favorable. La

La construcción de las Catedrales Medievales

Percy Watson mayoría de los edificios se hundían un poco una vez terminados, pero siempre que lo hicieran de manera uniforme

Bárbara Barril

todo iba bien.

Los albañiles.

Los albañiles eran posiblemente los obreros más importantes ya que trabajaban la piedra. Su nombre en inglés es freemasons (albañiles libres) y en francés francmasones. La piedra utilizada era generalmente caliza o arenisca. Los francmasones hacían los bloques y ponían los trozos de muro más difícil, mientras que la mayor parte del edificio la construían los albañiles de piedra ordinaria. Hay que destacar que solo la cara exterior e interior del muro era de piedra, por dentro se rellenaba con argamasa o piedras pequeñas y desiguales, por lo que los muros no eran tan fuertes como parecían. Utilizaban como herramienta una especie de hacha similar a la de los bomberos, los francmasones comenzaron a utilizar cincel. En los días de lluvia, los francmasones trabajaban en chozas o “logias” mientras que los albañiles de piedra ordinaria levantaban los muros.

Los carpinteros.

Había diferentes tipos de carpinteros, dependiendo a lo que se dedicaban. En una catedral su trabajo principal consistía en la techumbre de madera y en la decoración del interior. Al comenzar la obra ellos disponían de un almacén de vigas, donde cuidaban que estas maduraran y estuvieran listas para cuando se necesitaran, plazo que podía tardar muchos años en llegar.

Los plomeros.

(De plomo) Su trabajo era cualificado, tenían que cubrir las agujas de madera levantadas por los carpinteros. Hoy ya no quedan vestigios de esto, porque el plomo atraía los rayos, por lo cual desapareció todo vestigio. Los plomeros preparaban el plomo: fundían unos lingotes y lo ponían sobre arena para que quedara liso, así obtenían una plancha de 4 mm de espesor aproximadamente, estas planchas se ponían en el tejado. El plomo en el tejado no duraba para siempre, debido a los efectos del sol este se agrietaba y terminaba en malas condiciones.

Los vidrieros.

Las ventanas eran pequeñas y se ponían tablas para protegerlas, más adelante se utilizaban planchas de hule debido

a que el cristal era muy caro. El vidrio se hacía tomando una gota de vidrio fundido, se ponía en una pipa y se

soplaba hasta obtener una burbuja, mientras el cristal estaba caliente se le daba forma de disco o cilindro y luego se aplanaba. Los colores se obtuvieron accidentalmente por las impurezas de la arena con que se hacía, pero luego se descubrió que la adición de determinados químicos producían colores vivos. Así hacían los mosaicos, pegando

pedacitos de vidrios de diferentes colores.

La decoración de los muros.

Los muros interiores se recubrían con yeso para poder pintarlos (dibujos medievales bla bla), incluso los de madera. El pintor molía los colores y mezclaba las pinturas él mismo; molía los pigmentos con un molino, sus pinceles eran como los de hoy. Habían distintos tipos de pintores: los de brocha gorda (trabajo menos fino) y los pintores murales.

El pan de oro era una lámina de oro martillada hasta ser más delgada que el papel, con la cual se cubrían objetos de

madera para dar la impresión de que estaban hechos de oro.

La construcción de las Catedrales Medievales Percy Watson Otros artesanos.

Bárbara Barril

Las monjas hacían paños bordados para adornar la catedral. Los fundidores de bronces: decoración de altares. Joyeros, plateros, orfebres y esmaltadores hacían los cálices sagrados. Los esmaltadores decoraban objetos metálicos con cristales de colores. Los fabricantes de campanas, los cerrajeros hacían las llaves para las puertas y tesoros.

Reparaciones y puntos débiles.

Las mayores amenazas para la catedral eran el de hundimiento o un incendio. Los pilares también estaban reforzados solo por el exterior y su interior era de argamasa que con el tiempo se convertía en arena. Esto también significaba una amenaza a la integridad de la catedral. Había un constante miedo al derrumbe del techo, etc. Las vigas de madera se podrían. Las catedrales contaban con un grupo que hacia inspecciones y trabajos de mantenimiento regular.

4. Las catedrales góticas.

El primer gótico inglés.

En el 1200 el gótico llego a sustituir el estilo normando. El término gótico sugería un distanciamiento bárbaro con respecto a las obras romanas civilizadas, pero hoy sabemos que la arquitectura gótica representó un gran avance en la edad media. Los principales rasgos del gótico fueron: arcos apuntados, ventanas más grandes, muros más delgados pero más fuertes, un hábil uso de los contrafuertes y tejados abovedados de piedra. Además el contacto con los musulmanes del mediterráneo, especialmente durante las cruzadas, debió enseñar muchas cosas a los constructores europeos. Parece que la primera catedral construida bajo este nuevo estilo Primer gótico inglés fue Old Sarum en Salisbury en 1220. Se compara con la de Durham y se ven diferencias pero también muchas similitudes.

El gótico decorado.

El estilo primer gótico inglés se impuso durante muchos años, hasta que los albañiles dominaron la geometría cuando se comienza a conducir am la arquitectura geométrica decorada, después llamado gótico decorado florido por el efecto que producía. No había líneas simples y regulares. Se adornaban las ventanas y muros con formas geométricas.

El gótico perpendicular.

También conocido como rectilíneo por el gusto por las líneas verticales rectas y la utilización frecuente de paneles rectangulares en los muros, techos y ventanas. Daba la impresión que los albañiles estuvieran tratando de copiar la obra de los carpinteros. El invento más espectacular de los albañiles en este estilo fue la introducción de una nueva bóveda: la de abanico en la que cada piedra tiene que encajar perfectamente. Los albañiles en este estilo redujeron al máximo el área del muro llegando casi a sustituirlo por ventanas.

5. Las catedrales desde la Edad Media.

La Reforma.

La reforma del siglo XVI cambio la actitud del hombre frente a la iglesia, y en Inglaterra esto repercutió en que no se dispuso dinero para la construcción de grandes iglesias. En el sur de Europa surge interés por el estilo romano,

La construcción de las Catedrales Medievales

Percy Watson llegando al fin del estilo gótico que se había mantenido por 400 años. Con la reforma las catedrales perdieron sus

riquezas, y fueron entregadas a monjes canónigos. La decoración interior sufrió daños: durante el protectorado de Cromwell los puritanos creían que un ambiente tan adornado distraía a los hombres, además las pinturas y estatuas a semejanza de ídolos podía despertar supersticiones por lo que las destruyeron.

Bárbara Barril

El siglo XIX.

En este siglo se llevaron a cabo obras de reconstrucción de catedrales, sin embargo estas reconstrucciones eran llevadas a cabo por hombres que no comprendían la intencionalidad de las catedrales, destruyeron gran parte de su interés y valor. Se levantan nuevas catedrales en Inglaterra conocidas como Fundación Moderna.