Está en la página 1de 14

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CAMPECHE

ESCUELA SUPERIOR DE CIENCIAS AGROPECUARIAS

IMPORTANCIA DE LA PARASITOLOGÍA

PARASITOLOGÍA VETERINARIA

ELABORADO POR:
CASTILLEJOS SANSORES MICHELLE SALOMÉ

ASESOR:
MVZ JUAN JOSÉ VARGAS MAGAÑA

ESCÁRCEGA, CAMPECHE, MÉXICO. ENERO, 2018

1
INTRODUCCIÓN

La parasitología es la ciencia encargada del estudio del parasitismo, siendo


esta una relación entre dos organismos de distintas especies. Teniendo
énfasis en el parásito, quien obtendrá sus beneficios a expensas de otro ser
más desarrollado que él.

Gracias a la inquietud de nuestros antepasados que iban notando cambios


por medio de la observación, se pudo determinar que quienes afectaban tanto
a sus alimentos como los animales y tanto a ellos mismos, eran otros
organismos que llegaban a habitar el organismo propio.

Parte de este desarrollo se hace mención en este análisis de lectura, se


comparan ciertos criterios de distintos autores, entre ellos Cordero del
Campillo, Quiroz y Efraín Benavides. Así como los tipos de relaciones que
pueden existir entre los parásitos.

Como se sabe la vida parasitaria es la forma de vida más abundante, es por


ellos que llega a ser tan extenso su estudio. Este apartado hace énfasis en
lo esencial de su historia hasta llegar a lo más avanzado de su estudio.

2
ÍNDICE

1.- Parasitología contemporánea……………………………………………………..4


1.1 Quimioterapia…………………………………………………………………...5
1.2 Inmunología…………………………………………………… ……………....5
2.- El parasitismo y otras asociaciones biológicas…………………………………..5
2.1 Mutualismo, parasitismo………………………………………………………7
2.2 Coacciones……………………………………………………………………..8
2.2.2 Comensalismo……………………………………………………………….8
2.2.3 Tendencias adaptativas……………………………………………………..8
2.4 Parásitos y hospedadores………………………………………………………….9
2.4.1 Parásitos……………………………….. …………………………………….9
2.4.2 Hospedadores………………………………………………………………..10
2..5 Ciclos vitales………………………………………………………………………..10
3.- Relaciones parásito-hospedador……………………………………………………11
3.1 Especificidad parasitaria………………………………………………………..11
3.2 Mecanismos de patogenicidad de los parásitos……………………………...11
3.3 Respuesta del hospedador……………………………………………………..12
4.- Conclusión…………………………………………………………………………….13
5.- Bibliografía…………………………………………………………………………….14

3
CAP. 1 HISTORIA DE LA PARASITOLOGÍA Y ENFERMEDADES PARASITARIA.
1.- PARASITOLOGÍA CONTEMPORÁNEA
Desde aquella época, hasta en tiempos actuales se tiene considerado que
es muy poca la investigación obtenida sobre el parasitismo, pues en sí los
estudios se centraban más en saber sobre el parásito y su relación con el
huésped y el medio ambiente.

Conforme las ocupaciones territoriales de los países iban avanzando, se


iban consolidando nuevos métodos en la producción ganadera, conjugada
con estrategias que no eran muy agradables para el medio ambiente, lo que
los llevó a tener índices mayores de problemas parasitarios. Esto los orientó
a entrar en el campo de la investigación, en el estudio de la relación parásito-
hospedador, impartiendo conocimiento de parasitología en las facultades
sanitarias y de medicina, relacionarse con la industria quimicofarmacéutica.
Teniendo así relaciones con otros especialistas de distintos campos, entre
ellos, biólogos, bioquímicos, biólogos moleculares.

Entre los caminos que los llevó a esta situación en la que nos encontramos
en la actualidad, podemos encontrar que se trata de: la metodología, la
quimioterapia, la inmunología, taxonomía y sistémica, la fisiología y
bioquímica, y por último la epidemiología.

1.1 Metodología

Fue uno de los más importantes para el progreso de la investigación, entre


ellos el embudo de Baermann para coprología (1917), así hasta llegar a la
tinción de protozoos (Romanowski y derivados). Gracias a los avances de la
tecnología, se pudieron perfeccionar los aparatos ya existentes, como lo
fueron el microscopio óptico y eléctrico, junto con el diseño de modelos
experimentales, que de esta manera se podía tener un mejor análisis para la
valoración de los estudios.

4
1.2 Quimioterapia

Un portador importante para poder llevarse a cabo fue el señor


Romanowski en el año de 1891. Y fue desarrollándose con aportaciones de
Ehrlich, quien inició su ensayo con productos contra tripanosomas, el
buscaba afinidades específicas de los mismo contra ellos. El avance de la
quimioterapia dependió mucho de los modelos experimentales. El hecho de
que la quimioterapia y la epidemiología puedan trabajar de la mano, ayuda
en poder llevar un control de las diversas parasitosis, al igual que en mejorar
los sistemas de aplicación de los distintos fármacos; siendo más racionales
y poder llevar su acción a periodos de tiempo más largos.

1.3 Inmunología

Se llevó a cabo, por medio del estudio de la fagocitosis, realizada por


Metchnikoff, siendo una aportación en general, ya que el pionero en
parasitología fue Taliaferro, descubriendo la acción de la ablastina en lo que
es a inmunidad de la rata, frente a Trypanosoma lewisi, de igual forma
publicando lo que sería la primera monografía sobre inmunidad en las
parasitosis.

Siendo parte del gran campo de estudio para poder llevarse a cabo lo que
tenemos hoy en día, lo más avanzado en el estudio de la parasitología.

CAP. 2.- EL PARASITISMO Y OTRAS ASOCIACIONES BIOLÓGICAS.


PARÁSITOS Y HOSPEDADORES.

Conforme fueron pasando los años y los avances en la tecnología iban mejorando
para el bien de la sistemática molecular, se pudo sacar en conclusión que la
totalidad de los seres vivos actuales pertenecen a tres linajes unitarios:
arqueobacterias, eubacterias y los eucariotas. Y lo que es más importante en sí, es

5
que el origen de estos se pudo determinar por el ensayo realizado de una serie de
asociaciones mutuales. (Cordero, 1999)

Así es como Cordero (1999), llega a definir que el parasitismo es una de las
modalidades de asociación de los seres vivos, en definición de simbiosis, vida en
común. La simbiosis es una de las formas básicas por las cual se crearon y se
lograron diferencias las eucariotas. Y es sobre estas, las eucariotas, desde los
protozoos al hombre, donde se fueron desarrollando los muchos casos de simbiosis
que conocemos como: mutualismo, comensalismo, parasitismo, entre otros.

Quiroz (1990), nos menciona que desde hace muchísimos años los animales y
las plantas han tenido cierta competencia, y esto es debido al alimento y al espacio.
Los parásitos han abarcado gran parte de estos organismos; que vienen siendo sus
huéspedes u hospedadores, estos le proporcionan al parásito no sólo el alimento
que los ayuda en su supervivencia, si no que además los protegen.

El parásito llega a tener una gran función en lo que es la regulación de las


poblaciones de huéspedes, ya que algunas veces llega a acabar con sus vidas y
otras va disminuyendo la reproducción.

Los parásitos tienen una buena característica, es la del poder adaptarse a los
distintos hábitats del huésped, como pueden ser: la piel, el tejido subcutáneo,
cavidades, los tejidos y sangre. La especie animal vienen resguardando una o varias
especies de parásitos, ahí nos vamos dando cuenta de lo grande que es la familia
parasitaria.

Entre la variedad de las especies de parásitos, se debe mencionar que las más
importantes en el ámbito del veterinario, están los protozoos, helmintos, artrópodos
y pentastómidos. (Quiroz, 1990).

Un parásito puede ser desde un vegetal o un animal, que de forma permanente o


temporal y de manera obligatoria debe de nutrirse a expensas de otro organismo, al
que venimos llamando huésped, pero esta relación no debe llevar a la muerte del
huésped como lo haría un depredador. (Quiroz,1990).

6
2.1 Mutualismo, parasitismo y otras asociaciones biológicas

El mutualismo y parasitismo vienen siendo los dos caminos opuestos de la


simbiosis. El mutualismo, cuando ya pasó la interacción inicial, va teniendo
constantes cambios de cooperación, primero con dependencia fisiológica y después
poco a poco va perdiendo la identidad individual de uno de los asociados (el
albergado). Cuando este logra llegar al extremo, llamada simbiosis estricta, se
vuelve irreversible el daño para ambos asociados. El último grado de su avance
sucede en que el albergado no conserva de su genoma, más que sólo lo necesario
para mantener su estructura, y lo que pueda a ayudarlo a ser un poco útil.
(Cordero,1999).

De una manera más explícita, Quiroz (1990), define al mutualismo como la


asociación en la que ambos miembros se benefician.

Su camino contrario, que viene siendo el parasitismo que tiene en sí muy poca
cooperación. No llega a tener un buen intercambio de intereses entre los asociados,
es por ello por lo que en este caso sólo uno de los asociados se llega a beneficiar
en todo. De manera fija el asociado menor vivirá a expensas del que lo alberga, de
su metabolismo, pero sin aportar beneficio importante. (Cordero, 1990).

El parasitismo, en una asociación entre dos organismos de distinta especie, en la


que la dependencia del parásito respecto al huésped viene siendo metabólica y da
así un mutuo intercambio de sustancias. Como menciona Quiroz (1990), viene
siendo una forma normal y a la vez útil para un organismo que vive ya sea sobre o
dentro del huésped, que viene siendo una especie más desarrollada que el parásito.
El parásito se ve nutriendo de su huésped sin fin de destruirlo, más sin embargo la
mayoría de las veces le viene causando daños que afectan de manera considerable
su salud, llegando a sí a su muerte.

En un sentido más general, las acciones que llegan a ser perjudiciales son mutuas
o en ambas direcciones, la posible “no maldad” de algunos parasitismos, se puede
decir que no llega a existir tal cual. Ya que algunos hospedadores parasitados van
cambiando su metabolismo, ganando peso, o modificando su forma del

7
comportamiento. Por su contrario, los parásitos auténticos buscan una ventaja
adaptativa en mantener la expresión genética de la virulencia. Si esta se puede
llegar a mantener por la selección natural, y llega a ocasionar una baja del bienestar
del hospedador, inevitablemente se producirá la selección para la resistencia del
hospedador. Es así como se mantiene el equilibrio inestable y dinámico de la
comunidad antagónica de dos seres vivos de distinta especie que se encuentre en
asociación, con la que Cordero (1963), definía al parasitismo.

2.2 Coacciones

La relación de seres vivos, se pueden clasificar de diferentes formas, entre ellas


la primaria, la relación viene siendo homotípica (isoespecíficas u homogenéticas),
cuando se llegan a producir entre individuos que pertenecen a la misma especie,
como, por ejemplo: el rebaño, colonia, grupo familiar. También están las
heterotípicas (anisoespecíficas o heterogenéticas), donde pertenecen las que
conocemos como mutualismo, inquilinismo, comensalismo, parasitismo, etc.

2.2.2 Comensalismo

Quiroz (1990), menciona que esta asociación se da por dos organismos; donde
por lo general el más pequeño recibe el mayor beneficio, mientras el otro no recibe
ninguna parte, aunque tampoco recibe ningún daño. La relación que puede existir
entre estos dos puede ser de protección de defensa, transporte o de alimento. Si la
relación llega a ser sólo por transporte pasivo del comensal por el huésped, llega a
recibir el nombre de foresis.

Para Cordero (1999), el comensalismo viene siendo algo más complejo, pues
para él está algo mal definida, puesto que se haya entre el inquilinismo o
mutualismo, por un lado, y por otro entre el parasitismo o la simbiosis

2.3 Tendencias adaptativas

Entre los rasgos que nos llevan a la selección el parasitismo, unas nos negativas y
otras positivas. Cordero (años), las clasifica de la siguiente forma.

8
Positivas: La ausencia o ilimitada competencia por el espacio, el alimento, entre
otros. Otro igual puede ser la abundancia del alimento y uniformidad de las
condiciones físicas, lo que ayuda en un ahorro de energía para su búsqueda. La
facilidad para su reproducción ya sea porque son hermafroditas o porque siendo un
espacio muy reducido las feromonas de atracción sexual actúan más fácilmente.

Negativas: entre sus mecanismos de expulsión del hospedador. El parásito puede


contar con diversos mecanismos para mantenerse en el lugar que se localice, lo
que más lo ayuda viene siendo su propia morfología, su estructura en sí, como
pueden ser que estos tengan ventosas, ganchos, una armadura bucal, una gran
producción de huevos, entre otros.

2.4 Parásitos y hospedadores

2.4.1 Parásitos

Tomando en cuenta la variedad de criterios, se puede llegar a determinar las


categorías de parásitos, eso sí, no omitiendo que una misma especie parasitaria
puede pertenecer a varias de ellas. Por su naturaleza, y en sugerencia de Cordero
(1999), se refiere a zooparásitos a los parásitos del reino animal, mientras a los
fitoparásitos los pertenecientes del reino vegetal. Llamándolos de igual manera a
los zooparásitos a los que invaden a los animales y fitoparásitos a quienes afectan
a los vegetales.

Se debe mencionar que dependiendo de su relación con los hospedadores se


dan diferentes situaciones. Lo mismo que con su localización, ya que reciben otros
tipos de nombre, ectoparásitos o parásitos externos a los situados sobre la piel,
plumas, etc. De lo contrario para los endoparásitos que viven en el interior de los
organismos. Cuando los parásitos obtienen su estado adulto, llegan a tener una
localización fija en el organismo, mientras los que no se encuentran en situación
habitual se han denominado como erráticos. (Cordero, 1999). Mientras tanto, Quiroz
(1990), definiendo a los parásitos erráticos de forma más concisa, dice que son
aquellos que en su etapa adulta llegan a ser encontrados en órganos donde
normalmente no habitan en su evolución.

9
El mundo parasitario viene siendo muy amplio, por lo que es considerado como la
forma de vida más abundante. Puesto que sus mecanismos de adaptación vienen
siendo favorable para su supervivencia.

Es así como Cordero (1999), menciona que, aunque se determinen ciertas


variedades de parásitos, se debe tener en cuenta que una misma especie
parasitaria puede pertenecer a varias de ellas.

2.4.2 Hospedador

En términos de la parasitología este viene siendo el que alberga al parásito, de igual


forma puede hacerse mención como hospedero.

Tomado en cuenta sus distintas características de los parásitos, en su forma de


vida, desarrollo, es como se dividirá el tipo de huésped para el mismo.

Estos pueden ser, hospedador intermediario u hospedador definitivo, el primero


es más bien utilizado por el parásito durante su vida evolutiva, en estos mismos se
van desarrollando las formas larvarias o los estados asexuales. El segundo, el
hospedador definitivo será el ser en el que el parásito alcanzará su completo
desarrollo, ya sea estado adulto o fase sexual. (Quiroz, 1990)

2.5 Ciclos vitales

Podría ser llamado igual como ciclo biológico o evolutivo de cierto ser, desde el
comienzo de su vida, como se desarrolla, pasa su madurez, se reproduce y así
hasta llegar a su muerte. Encontramos la etapa externa, en la que el parásito puede
llevar su vida a lugares inespecíficos o hasta en el suelo. Por otro lado, está igual la
etapa intermedia, que inicia con la llegada del hospedador, ya siendo este
intermediario o definitivo, va continuando hasta lograr llegar a su localización
definitiva. Se dice que el paso será directo cuando el parásito no hace escala en
ningún otro lugar, y por otro lado el ciclo será indirecto si llega a tener uno o más
hospedadores intermediarios. (Cordero, 1999).

10
CAP. 3.- RELACIONES PARÁSITO HOSPEDADOR

3.1 Especificidad parasitaria

Para que esta relación pueda ser de modo estable, es necesario que se lleven a
cabo sus etapas, primero que el parásito pueda entrar en el hospedador, que de
este mismo modo su hospedador le pueda ofrecer lo necesario para su desarrollo,
y, por último, que el parásito pueda adaptarse de cierto modo y resistir al mecanismo
del hospedador en llegar a tener una reacción. (Cordero, 1999).

La especificidad parasitaria tendrá un constante cambio a través de ciertos


caminos, los que vendrían siendo contrarios entre sí, está la eurixenia (de poca
especificidad), y la estenoxenia (con gran especificidad). Estas fases son muy
importantes no sólo por el hospedador, si no también para los ciclos del parásito.

Cordero (1999), hace mención sobre que el parásito no sólo tiene que encontrar
un huésped del que obtendrá beneficio, si no que tiene que tener la capacidad de
atravesar las diferentes barreras, que vienen siendo la primera línea de defensa del
organismo (Hospedador). Parte de ello es por lo que la especificidad se divide en
fisiológica, ya que además de penetrar tendrá que ver como poder sobrevivir. Del
otro extremo está la especificidad filogenética, que lleva muy bien marcada la unión
del parásito y el hospedador, por periodos aún no definidos, a lo largo del desarrollo
de ambas especies.

3.2 Mecanismos de patogenicidad de los parásitos

Este mecanismo, lleno de características diferentes tanto por la diversidad de


familias parasitarias, como por las diferentes formas que tienen de agredir cada una.

Para hacer más entendible el estudio de sus mecanismos se divide en directos


e indirectos. Los efectos directos se producirán por consecuencia de la invasión, de
su localización, del alimento y la multiplicación en el hospedador. En los indirectos
viene siendo mayor la influencia en la productividad y bienestar del hospedador.
(Cordero, 1999).

11
3.3 Respuesta del hospedador frente a la invasión parasitaria

En los mecanismos que llegan a presentar los huéspedes en respuesta al parásito


que quiere albergarse en ellos, es de importancia reconocer la función de la
inmunología, sus primeras barreras de defensa, como los mecanismos celular e
intracelular que ocurren para que se pueda llevar a cabo estos procesos de reacción
frente al parásito. En los vertebrados la respuesta de un hospedador será de una
respuesta innata no específica y en una respuesta inmunitaria de tipo adaptativa.

Menciona Cox (1993), que existen cinco posibles respuestas a la invasión de un


hospedador por parte de un parásito: 1) El parásito no logra llegar a su localidad
normal, ya que llega a un hospedador que no tendrá lo que el necesita para su
supervivencia. 2) El parásito llega al hospedador, dañándolo y llevándolo a su
muerte, quedando así sin poder obtener sus beneficios. 3) El parásito llega al
hospedador, pero este tiene buen mecanismo de reconocimiento, activando sus
mecanismos por los cuales se va a defender (respuesta inmunitaria), pero en lugar
de poder atacar al parásito, se provoca un daño a sí mismo. 4) El parásito llega a
un hospedador que sólo será capaz de eliminar temporalmente la infección
(inestable), esta viene siendo una de las mayores situaciones que se presentan en
la invasión.

12
Conclusión:

Es así como entendemos que un parásito será esa especie que aprovechará de una
especie distinta a él, mejor desarrollada, para poder llevar a cabo su proceso
evolutivo de vida.

La importancia que tiene el estudio de la parasitología viene siendo desde lo


económico, puesto que un animal parasitado, será de un costo extra para poder
llevar a cabo su tratamiento. Por esto mismo el animal producirá menos, será
propenso a más enfermedades, será una fuente de infección para el resto de su
grupo. Y no es sólo que perjudique a externos, si no en sí su salud no será nada
favorecida (tomando en cuenta que el parásito provoque grandes daños hasta llegar
a su muerte, lo que será perjudicial para ambos, parásito-hospedador). Los
parásitos y los hospedadores constituyen una comunidad de organismos que viven
en una estrecha relación y ejercen un efecto profundo mutuo.

Es una disciplina necesaria e importante en la formación del médico veterinario,


dado que dependiendo de la labor que ejerza debe de conocer los parásitos de
dichas zonas. De igual forma se debe tener en cuenta que las parasitosis son
causas de múltiples enfermedades, tanto en seres humanos como plantas y
animales, causando una gran baja en la producción de especies vegetales y
animales destinados a la producción de alimentos.

La finalidad de la parasitología en el campo de la medicina veterinaria es conocer,


identificar, para así poder luchar contra los parásitos, tanto en el hospedador como
en el medio, para de otra forma controlar y de igual manera disminuir el impacto que
provoca en los animales domésticos y del medio.

13
BIBLIOGRAFÍAS:

- Cordero, (1999). Parasitología veterinaria. McGraw-Hill Interamericana. Pp.


13-48 pp.
- Quiroz, (1990). Parasitología. Editorial Limusa. Pp15-43 pp.
- E. Benavides, Ortiz. (2012). Enseñanzas de la parasitología Veterinaria.

14