Está en la página 1de 2

DERECHO A LA NACIONALIDAD

Antes de iniciar de manera profunda este ensaño, comenzaré definiendo claramente a qué me
refiero con Derecho a la Nacionalidad, específicamente en la República Dominicana,
1-
argumentando lo siguiente sobre el significado en primer lugar de nacionalidad: La
Nacionalidad es el vínculo jurídico que liga al individuo con el Estado, el cual genera derechos
y deberes recíprocos.
 Es también es el eje transversal de lo que es el Derecho Internacional
Privado, ya que este regula la situación jurídica de las personas en el ámbito internacional, en
lo que tiene que ver con la implicación en la carrera de derecho, podemos decir que es lo
suficientemente importante, ya que todo lo relativo con este proceso, pasa a formar parte de las
labores de los profesionales del derecho, además de que esto tiene protagonismo en la
jurisprudencia y la doctrina en materia de Derecho Internacional Privado. Citado esto y
conocida la idea de la cual partiré para el desarrollo del trabajo, comenzaré a desarrollar el tema
en cuestión.

Nuestro estado y nuestros ordenamientos jurídicos establecen muy claramente en la


constitución quién es y no es dominicano, aún así nos hemos visto envuelto en contradicciones
por no reconocer el Derecho a la Nacionalidad específicamente a inmigrantes nacidos en
nuestro territorio; nuestra constitución es clara y en su artículo 18 establece de manera separada
el jus soli y el jus sanguinis. Diciendo que 2- son dominicanas las personas nacidas en territorio
dominicano (jus soli), con excepción de los hijos legítimos de representantes diplomáticos o
personas en tránsito. Son también dominicanas las personas nacidas en el extranjero de padre o
madre dominicanos (jus sanguinis) que no hayan adquirido otra nacionalidad. Lo que concierne
al Jus Solis, se ha interpretado de manera amplia causando perturbación social y de derecho,
interpretándose en ocasiones a favor y en otras ocasiones en contra con los residentes no legales
en nuestro territorio nacidos aquí pero de padres extranjeros.
Uno de las primeras contradicciones con las que nuestro Estado se topetó, fue el caso de las
niñas Yean y Bosico, las cuales eran de ascendencia haitiana pero nacidas en el territorio
dominicano, a estas se les negaba el derecho a la nacionalidad y con esto el derecho a la
3-
educación, por lo que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, tomó medidas para
prevenir la expulsión del país de las niñas y garantizarles el derecho a la educación sin
discriminación y exigió al Estado que garantizara el acceso a la educación primaria y gratuita
a todos los niños, independientemente de su ascendencia u origen. La Corte consideró que esta
obligación se deriva de la especial protección que se les debe brindar.
Notamos que la CIDH, exigió al Estado Dominicano el reconocimiento a la nacionalidad
interpretando de manera amplia el jus solis; ¿Pero qué pasaría si el Jus Solis se interpretara
de manera condicionada?

1- La Nacionalidad Dominicana, ensayo de Aurelia Gómez; 1ro. De Octubre 2017.


2- Constitución Dominicana del 2010, Artículo 18.
3- Extracto del caso de las Niñas Yean y Bosico, Corte Interamericana de Derechos
Humanos
Si se requiere que al menos uno de los padres sea dominicano obteniendo el jus sanguinis, o
por lo menos residente legal, existe la posibilidad de que los hijos que viven en la República
Dominicana el resto de su vida se queden con la nacionalidad dominicana, y por tanto, con los
derechos y responsabilidades que otorga la ciudadanía. De aplicarse así, las repatriaciones
masivas sumarias sería inviables desde el punto de vista humano, económico y político y social
ya que aquellos que se encuentran ilegales y que no cuentan con el jus sanguinis, tendrían que
abandonar nuestro territorio.
4-
La Suprema Corte de Justicia, mediante sentencia del catorce de diciembre de dos mil cinco,
relativo al recurso de inconstitucionalidad interpuesto contra la Ley General de Migración Núm.
285-04, estableció que: “no nace dominicano; que, con mayor razón, no puede serlo el hijo (a)
de la madre extranjera que al momento de dar a luz se encuentra en una situación irregular y,
por tanto, no puede justificar su entrada y permanencia en la República Dominicana´´,
condicionando así el Jus Solis, pero, en el 2010 mediante la modificación a la constitución se
volvió a dejar la brecha abierta a los nacidos en territorio dominicano sin excavar la legalidad
de la estadía de los padres.
Un caso que destapó un sin número de precedentes y de jurisprudencia fue el caso de la señor
Juliana Deguis, quien quería pretendía solicitar su cédula por haber nacido en territorio
dominicano, a la misma se la negaron bajo alegatos de que fue inscrita de manera irregular en
la Oficialía del Estado Civil, ya que era hija de nacionales haitianos ilegales. Al darle el visto
negativo, la señora Deguis quedó en un estado de indefinición por lo que recurrió ante el
Tribunal Constitucional.
5-
El Tribunal Constitucional consideró el problema en el ámbito del Derecho Interno antes de
considerarlo del domino del Derecho Internacional Público debido a que el otorgamiento de la
nacionalidad a un individuo constituye una expresión de la soberanía nacional, discrecional de
los Estados, y que en consecuencia no compete a ninguna corte internacional determinar los
mecanismos mediante los cuales un Estado decide otorgar ese privilegio.
Luego de esta polémica, el Estado crea el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, que
3-
fue un régimen especial para dotar de documentos de identidad y permiso de residencia a
nacionales extranjeros que no estaban residiendo legalmente en la República Dominicana.
Como se ve, la nacionalidad no es cuestión de tomarlo a la ligera para un Estado como el nuestro
que es colindante de un país débil jurídicamente, en donde sus habitantes se ven en la obligación
de abandonarlo para buscarse rumbos en uno como el nuestro, al ser sus primeros vecinos. La
interpretación de los textos jurídicos concernientes a este tema es inmensa y los casos antes
citados han servido de plataforma para que nuestro ordenamiento crezca y se restablezca con
cada nuevo precedente que se presente conforme pasan los días.
4- Wikipedia, Documento de la sentencia del Tribunal Constitucional no. 168.
5- Wikipedia, Ley 169-14

Yodelfi Rambalde Santana 2014-0993