Está en la página 1de 140

Trabajo de Investigación CST/MIH

Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de


Regiones D Tridimensionales mediante
Modelos de Bielas y Tirantes

Por:

Carlos Meléndez Gimeno

Julio 2012

Autor / Author: Fecha / Date:

Carlos Meléndez Gimeno 06/07/2012


Título / Title

Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de Regiones D


Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Directores del trabajo / Supervisores: Código / Code: Nº páginas / Pages:

Pedro Miguel Sosa – Luis Pallarés Rubio CST/MIH 140

Departamento / Department:

INGENIERÍA DE LA CONSTRUCCIÓN Y PROYECTOS DE INGENIERÍA CIVIL

Universidad / University:

UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE VALENCIA

Palabras clave / Keywords:


Hormigón armado; método de bielas y tirantes; método de los elementos finitos; proyecto regiones D
tridimensionales / Reinforced concrete; strut-and-tie method; finite element method; three dimensional D
Regions.

Código Unesco:
3305/05 Ciencias tecnológicas / Tecnología de la construcción / Tecnología del Hormigón
RESUMEN

El método de bielas y tirantes se ha convertido en la herramienta preferente para el proyecto


de las regiones D de estructuras de hormigón armado, en las que se producen campos
tensionales complejos y no es válida la hipótesis de Navier-Bernoulli. Se trata de un método
de diseño consistente, racional, simple de aplicar, validado experimentalmente, y
consecuentemente numerosas normas lo han incorporado. Su aplicación a regiones D
bidimensionales está bastante extendida. Sin embargo, tal y como señala el Boletín 61 de la
fib (2011) [23], apenas existen directrices para su uso en regiones D cuyo comportamiento en
rotura es marcadamente tridimensional. Como ejemplo de elementos estructurales que
constituyen regiones D tridimensionales pueden citarse los encepados sobre pilotes, las
zapatas rígidas o los diafragmas para la conexión de elementos en puentes segmentados.

Aunque el método de bielas y tirantes es conceptualmente sencillo, el proyectista puede


encontrar dificultades en la definición de un modelo adecuado para una determinada región
D, ya que esta elección se fundamenta básicamente en la experiencia e intuición. Existen
herramientas informáticas aplicables a regiones D bidimensionales que facilitan esta tarea,
pero no para regiones D tridimensionales.

En este trabajo fin de máster se ha desarrollado un modelo numérico para estructuras de


hormigón armado tridimensionales que es capaz de generar automáticamente el campo
tensional a partir de la configuración de armado proporcionada por el proyectista. Este
modelo numérico se ha implementado en MATLAB para posteriormente aplicarlo al análisis
de un bloque de anclaje y un encepado de pilotes. De la comparación de los resultados
obtenidos con los presentados por otros autores se puede concluir que, al menos para los
elementos estudiados, el modelo numérico propuesto es capaz de generar modelos de bielas y
tirantes tridimensionales coherentes y de predecir correctamente la carga última. No obstante
existen algunos aspectos del modelo numérico que pueden ser mejorados, siendo el objetivo
último de la investigación desarrollar una herramienta informática para el proyecto de
regiones D tridimensionales similares a las que ya existen para 2D.

i
ABSTRACT

The strut-and-tie method has become the most used tool for the design of D-Regions in
reinforced concrete structures, where there is a complex stress field and Navier-Bernoulli
hypothesis is not valid. It is a consistent, rational, easy to use, experimentally validated
method, and therefore many design codes have included it. Its application to bidimensional
D-Regions is widespread. Nevertheless there is little guidance for D-Regions with a
tridimensional behavior in failure, as remarked by Bulletin 61 fib (2011) [23]. Some
examples of structural elements that belong to the group of three-dimensional D-Regions are
pile caps, pad foundations and diaphragms in segmental bridges.

Although the strut-and-tie method is conceptually simple, finding a suitable model for a
certain D-Region can be tedious, since this choice is based on experience and intuition of the
designer. There are some computer tools that help to overcome these difficulties for
bidimensional D-Regions, but not for 3D.

In this master thesis a numerical model has been developed for three-dimensional reinforced
concrete structures which is capable to generate automatically the stress field based on the
bars location proposed by the designer. Based on this field a 3D strut-and-tie model can be
suggested. This numerical model has been implemented in MATLAB and applied to the
analysis of an anchorage block and a pile cap. Through comparison between the obtained
results and other author´s results it can be stated that at least for the assessed elements the
proposed numerical model is able to generate consistent three-dimensional strut-and-tie
models and predict correctly the ultimate strength. However there are some points of the
numerical model that can be improved, since the final aim of this research program is to
developed a computer-based tool for the design of three-dimensional D-Regions similar to
those available in 2D.

ii
AGRADECIMIENTOS

En primer lugar agradezco al Ministerio de Ciencia e Innovación de España la financiación al


proyecto BIA2009-11369, dentro del cual ha tenido lugar el presente trabajo fin de máster.
En la situación económica actual se debe valorar todavía más si cabe el apoyo económico a la
investigación.

Me gustaría agradecer a mis tutores Pedro Miguel Sosa y Luis Pallarés Rubio el interés que
siempre han mostrado, que representa una motivación para seguir trabajando. Gracias
también por la oportunidad de poder participar en este proyecto de investigación.

No puedo olvidarme de las personas con las que he compartido despacho durante las horas
empleadas en la realización de este trabajo, Karen, Javier, Jaime, Moisés, Agustín,... Aunque
no sea mucho el tiempo desde que nos conocemos, siempre me han hecho sentir muy a gusto.

A mis compañeros y amigos del máster: Juan Ángel, José, Ion, Andrés, y por partida múltiple
a las Cristinas y los Javieres. Algunos ya nos conocíamos, otros no, pero igualmente hacen
que me lleve un muy buen recuerdo de este año.

A mis amigos de Teruel y de Valencia por los buenos ratos que pasamos. Aunque cada vez
vaya siendo más difícil poder juntarse, me alegra saber que todo sigue igual y que están ahí
siempre que se les necesita.

Para el final guardo el agradecimiento más especial para mis padres Vicente y Pilar y mi
hermana Marta. Con su ejemplo me han enseñado el valor del trabajo, pero también me han
recordado la importancia de disfrutar de la vida y de no preocuparse demasiado por los
problemas.

iii
ÍNDICE

RESUMEN _________________________________________________________________ i
ABSTRACT _________________________________________________________________ ii
AGRADECIMIENTOS ________________________________________________________ iii
ÍNDICE ___________________________________________________________________ iv
LISTA DE FIGURAS__________________________________________________________ vii
LISTA DE TABLAS___________________________________________________________ ix

1 Introducción _________________________________________________________ 1-1


1.1 Motivación ______________________________________________________________ 1-1
1.2 Descripción general del trabajo _____________________________________________ 1-2
1.3 Antecedentes ____________________________________________________________ 1-3
1.4 Organización del documento _______________________________________________ 1-3

2 Estado del conocimiento _______________________________________________ 2-1


2.1 Introducción _____________________________________________________________ 2-1
2.2 Proyecto de regiones D ____________________________________________________ 2-2
2.3 Partes fundamentales de un modelo de bielas y tirantes _________________________ 2-3
2.3.1 Bielas _______________________________________________________________________ 2-3
2.3.2 Tirantes _____________________________________________________________________ 2-4
2.3.3 Nudos _______________________________________________________________________ 2-4

2.4 Procedimiento de diseño __________________________________________________ 2-5


2.4.1 Identificación y delimitación de las regiones D _______________________________________ 2-6
2.4.2 Definición del sistema de fuerzas equivalente _______________________________________ 2-7
2.4.3 Definición del modelo de bielas y tirantes __________________________________________ 2-7
2.4.4 Cálculo de las fuerzas resultantes en bielas y tirantes _________________________________ 2-9
2.4.5 Cálculo de la armadura necesaria ________________________________________________ 2-10
2.4.6 Comprobación de bielas y nudos ________________________________________________ 2-11
2.4.7 Distribución del área calculada en cada tirante en armadura real dispuesta y diseño del anclaje de
las armaduras ______________________________________________________________________ 2-11

2.5 Modelos de bielas y tirantes para regiones D bidimensionales ___________________ 2-11


2.5.1 Capacidad resistente de bielas, tirantes y nudos ____________________________________ 2-12
2.5.2 Recomendaciones angulares ____________________________________________________ 2-17
2.5.3 Elementos estructurales que constituyen regiones D bidimensionales ___________________ 2-17

iv
2.6 Herramientas informáticas para el proyecto y análisis de regiones D bidimensionales 2-23
2.6.1 Introducción _________________________________________________________________ 2-23
2.6.2 Rückert (1991) [38] ___________________________________________________________ 2-24
2.6.3 CAST–Computer-Aided Strut-and-Tie (Tjhin y Kuchma(2004)[48]) ______________________ 2-26
2.6.4 Método de los Elementos Finitos Bielas y Tirantes MEFBT (Miguel et al. (2002) [32]) _______ 2-30

2.7 Modelos de bielas y tirantes para regiones D tridimensionales ___________________ 2-32


2.7.1 Capacidad resistente de las zonas nodales tridimensionales ___________________________ 2-33
2.7.2 Recomendaciones angulares ____________________________________________________ 2-35
2.7.3 Elementos estructurales que constituyen regiones D tridimensionales __________________ 2-35

2.8 Herramientas informáticas para el proyecto y análisis de regiones D tridimensionales2-38


2.8.1 Leu et al. (2006) [27] __________________________________________________________ 2-38

3 Objetivos específicos y alcance __________________________________________ 3-1


3.1 Objetivos específicos ______________________________________________________ 3-1
3.2 Alcance _________________________________________________________________ 3-3

4 Descripción del modelo numérico propuesto _______________________________ 4-1


4.1 Planteamiento general del método de los elementos finitos ______________________ 4-1
4.1.1 Introducción __________________________________________________________________ 4-1
4.1.2 Formulación del método de los elementos finitos ____________________________________ 4-2

4.2 Métodos de resolución de sistemas de ecuaciones no lineales ____________________ 4-8


4.2.1 Método de Newton-Raphson ____________________________________________________ 4-8
4.2.2 Métodos globalmente convergentes _____________________________________________ 4-10

4.3 Descripción del elemento finito ____________________________________________ 4-15


4.3.1 Justificación de la elección______________________________________________________ 4-15
4.3.2 El tetraedro lineal ____________________________________________________________ 4-15
4.3.3 Cálculo de la matriz Be _________________________________________________________ 4-19
4.3.4 Fuerzas de volumen ___________________________________________________________ 4-22

4.4 Matriz constitutiva De ____________________________________________________ 4-22


4.4.1 Modelo de fisuración __________________________________________________________ 4-24
4.4.2 Matriz constitutiva secante DSe __________________________________________________ 4-24
4.4.3 Matriz constitutiva tangente DTe _________________________________________________ 4-28

4.5 Matriz de rigidez Ke ______________________________________________________ 4-32


4.6 Contribución armado ____________________________________________________ 4-32
4.6.1 Representación de la armadura _________________________________________________ 4-32
4.6.2 Descripción del elemento finito _________________________________________________ 4-33
4.6.3 Comportamiento no lineal del acero______________________________________________ 4-33
4.6.4 Matriz de rigidez armadura Ke ___________________________________________________ 4-34

4.7 Estructura de la herramienta informática ____________________________________ 4-35


4.8 Entorno MATLAB ________________________________________________________ 4-37
4.9 Limitaciones del modelo numérico _________________________________________ 4-37

v
5 Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales ___________________ 5-1
5.1 Bloque de anclaje ________________________________________________________ 5-1
5.1.1 Descripción __________________________________________________________________ 5-1
5.1.2 Modelización _________________________________________________________________ 5-3
5.1.3 Análisis elástico lineal __________________________________________________________ 5-3
5.1.4 Definición del modelo de bielas y tirantes __________________________________________ 5-5
5.1.5 Análisis del modelo de bielas y tirantes propuesto____________________________________ 5-6
5.1.6 Soluciones alternativas ________________________________________________________ 5-12
5.1.7 Comparación de soluciones _____________________________________________________ 5-16

5.2 Encepado de pilotes _____________________________________________________ 5-18


5.2.1 Descripción _________________________________________________________________ 5-18
5.2.2 Modelización ________________________________________________________________ 5-20
5.2.3 Campo tensional resultante ____________________________________________________ 5-20
5.2.4 Análisis de los resultados obtenidos ______________________________________________ 5-21
5.2.5 Soluciones alternativas ________________________________________________________ 5-30

6 Conclusiones y futuras líneas de investigación ______________________________ 6-1


6.1 Conclusiones ____________________________________________________________ 6-1
6.2 Futuras líneas de investigación ______________________________________________ 6-3

7 Bibliografía __________________________________________________________ 7-1

vi
LISTA DE FIGURAS
Figura II. 1: Tipos básicos de bielas (Schlaich y Schäfer (2001)[41]) .................................................... 2-3
Figura II. 2: Partes fundamentales de un modelo de BT (Miguel et al. (2009) [31])............................ 2-4
Figura II. 3: Esquema procedimiento de diseño con el MBT ............................................................... 2-5
Figura II. 4: Delimitación de las regiones D .......................................................................................... 2-6
Figura II. 5: Evolución durante la optimización topológica de una pila de puente y propuesta de
modelo de BT (Liang et al. (2002) [28])................................................................................................ 2-8
Figura II. 6: Descomposición de un modelo estáticamente indeterminado en dos modelos isostáticos
(Miguel y Pallarés (2011) [33]) ........................................................................................................... 2-10
Figura II. 7: Tipos de biela en una región de discontinuidad (a) biela prismática no fisurada (b) biela
prismática con fisuración paralela a las bielas (c) biela prismática con fisuración no paralela a las
bielas (d) biela en botella en zona fisurada armada (e) biela en botella en zona fisurada no armada y
(f) biela confinada (Tjhin y Kuchma (2002) [47]) ............................................................................... 2-13
Figura II. 8: Recomendaciones angulares para modelos bidimensionales ........................................ 2-17
Figura II. 9: Modelo de BT para ménsula corta .................................................................................. 2-18
Figura II. 10: Modelo de BT para soporte con dos ménsulas cortas [3] ............................................ 2-19
Figura II. 11: Soporte con dos ménsulas cortas tras rotura [3] .......................................................... 2-19
Figura II. 12: Modelo de BT para viga de gran canto [3] .................................................................... 2-20
Figura II. 13: Modelo de BT para viga de gran canto con hueco [3] .................................................. 2-21
Figura II. 14: Modelo de BT para pantalla con huecos [3] ................................................................. 2-21
Figura II. 15: Modelo de BT para apoyo a media madera (izq. [3] y der. [42]) .................................. 2-22
Figura II. 16: Modelo de BT para apoyo a media madera con disposición de armado alternativa
(ACI SP-273 (2011) [4]) ....................................................................................................................... 2-22
Figura II. 17: Modelo de BT para diafragma (cortante) [4] ................................................................ 2-23
Figura II. 18: Modelo a partir de las trayectorias [38] ....................................................................... 2-25
Figura II. 19: Representación esquemática de la estructura interna de CAST [48] ........................... 2-26
Figura II. 20: Ejemplo tratamiento de una zona nodal por descomposición en triángulos [48]........ 2-27
Figura II. 21: Salida de resultados tras el análisis de la celosía [48]................................................... 2-29
Figura II. 22: Representación esquemática de la estructura interna de CAST2FEA [36] ................... 2-29
Figura II. 23: Representación esquemática de la estructura interna de MEFBT................................ 2-30
Figura II. 24: Análisis de una pantalla con huecos sometida a cargas laterales con el MEFBT
(Miguel y Fernández (2011) [34]) ...................................................................................................... 2-32
Figura II. 25: Biela hexagonal a partir de zona nodal paralelepípeda ................................................ 2-33
Figura II. 26: Resultados de ensayos triaxiales de compresión sobre probetas cúbicas de hormigón
(Chuan-zhi et al. (1987) [14]) ............................................................................................................. 2-34
Figura II. 28: Planta encepados ensayados por Adebar et al. (1990) [5] ........................................... 2-36
Figura II. 27: Modelo de BT tridimensional para un encepado de cuatro pilotes
(Adebar y Zhou (1996) [6]) ................................................................................................................. 2-37
Figura II. 29: Modelo de BT para encepado con pilote en tracción [4].............................................. 2-38
Figura II. 30: Optimización topológica bidimensional aplicada a una viga a flexión [27] .................. 2-39
Figura II. 31: Área efectiva vs. radio de influencia para una biela de compresión (ud.cm)[27] ........ 2-39

vii
Figura IV. 1: Método de Newton-Raphson para la resolución de sistemas de ecuaciones no lineales
(Delgado (2008) [17]) ........................................................................................................................... 4-9
Figura IV. 2: Residuos obtenidos aplicando el método Newton-Raphson aplicado a dos estructuras
con diferente comportamiento ......................................................................................................... 4-11
Figura IV. 3: Tetraedro de cuatro nodos o lineal (Felipa (2012) [20])................................................ 4-15
Figura IV. 4: Descripción coordenadas tetraédricas naturales [20] ................................................... 4-16
Figura IV. 5: Matriz de rigidez tangente vs. matriz de rigidez secante .............................................. 4-23
Figura IV. 6: Representación discreta de la armadura (Delgado (2008) [17]) ................................... 4-33
Figura V. 1: Configuración bloque de anclaje ...................................................................................... 5-2
Figura V. 2: Discretización con elementos finitos del bloque de anclaje de hormigón ....................... 5-3
Figura V. 3: Flujos de tracciones y compresiones del análisis elástico lineal del bloque de anclaje ... 5-4
Figura V. 4: Campo tensional del análisis elástico-lineal y modelo de BT propuesto .......................... 5-5
Figura V. 5: Discretización del tirante en función del mallado seleccionado ...................................... 5-6
Figura V. 6: Evolución del residuo con el número de iteraciones ........................................................ 5-6
Figura V. 7: Campo tensional resultante del modelo propuesto para el bloque de anclaje ............... 5-7
Figura V. 8: Variación de la fuerza a lo largo de los tirantes ................................................................ 5-9
Figura V. 9: Vista en planta del campo tensional generado y dirección de la biela C6-8 .................... 5-10
Figura V. 10: Modelo de BT del bloque de anclaje propuesto por el FIB (2002) ............................... 5-12
Figura V. 11: Campo tensional resultante del modelo de FIB............................................................ 5-13
Figura V. 12: Modelo de BT del bloque de anclaje obtenido por eliminación de armaduras ........... 5-15
Figura V. 13: Fuerza actuante en cada uno de los elementos que forman los tirantes ................... 5-15
Figura V. 14: Vista en planta de la disposición de armado, y posición de columna y pilotes ............ 5-19
Figura V. 15: Discretización con elementos finitos del encepado de cuatro pilotes de hormigón ... 5-20
Figura V. 16: Campo tensional generado por la herramienta informática ........................................ 5-21
Figura V. 17. Deformaciones longitudinales medidas para varios estados de carga [5] ................... 5-22
Figura V. 18: Representación gráfica 3D de la deformación εx en el plano de corte X=0.4m ........... 5-22
Figura V. 19: Variación de la deformación εx para distintas fibras en el plano X=0.4m (P=320kN) .. 5-23
Figura V. 20: Tensión σx para distintos planos de corte X=cte.(Unidades m. y KPa) ......................... 5-24
Figura V. 21: Variación de la tensión σx para distintas fibras en los planos de corte X=0.2m, X=0.4m,
X=0.6m ............................................................................................................................................... 5-25
Figura V. 22: Curva carga-desplazamiento obtenida del modelo numérico vs. carga de plastificación y
última de Suzuki et al. (1998) y Souza et al. (2007) ........................................................................... 5-26
Figura V. 23: Tensión armaduras ....................................................................................................... 5-27
Figura V. 24: Variación de la deformación εx para distintas fibras para Y=0.15m ............................. 5-29
Figura V. 25: Curva fuerza-desplazamiento obtenida del modelo numérico para comportamiento del
hormigón en compresión elástico lineal y elasto-plástico................................................................. 5-30
Figura V. 26: Vista en planta de las zonas plastificadas para el modelo elasto-plástico para diferentes
cargas ................................................................................................................................................. 5-31
Figura V. 27: Encepado con armado y pilotes dispuestos en cruz ..................................................... 5-32
Figura V. 28: Esquema bielas y tirantes con distribución de armadura en banda y en cruz ............. 5-33
Figura V. 29: Curva fuerza-desplazamiento obtenida del modelo numérico para encepado con
armado en banda y encepado con armado en cruz con misma cuantía de armado total ................ 5-33
Figura V. 30 Curva fuerza-desplazamiento obtenida del modelo numérico para encepado con área de
columna 30x30cm y 20x20cm............................................................................................................ 5-34

viii
LISTA DE TABLAS
Tabla V. 1: Relación de fuerzas resultantes en cada uno de los elementos del análisis de la estructura
de barras para el modelo propuesto ................................................................................................... 5-7
Tabla V. 2: Relación de fuerzas resultantes en cada uno de los elementos del análisis de la estructura
de barras para el modelo propuesto por FIB (2002) ......................................................................... 5-13
Tabla V. 3: Comparación soluciones propuestas para bloque de anclaje ......................................... 5-16
Tabla V. 4: Deformación máxima de hormigón y acero para distintos niveles de carga ................... 5-25
Tabla V. 5: Comparación de los resultados experimentales obtenidos por Suzuki et al. (1998), los
numéricos de Souza et al. (2007) y los numéricos del modelo numérico desarrollado .................... 5-26

ix
1 Introducción

1.1 Motivación
El método de las bielas y tirantes (en adelante MBT) es un método aplicable para el proyecto
de ciertas zonas de las estructuras de hormigón donde se producen campos tensionales
complejos debido a la presencia de discontinuidades en la geometría o las cargas, más
comúnmente conocidas como regiones D. El MBT proporciona una herramienta de diseño
más consistente y racional que los métodos empíricos empleados tradicionalmente para este
tipo de regiones y como consecuencia numerosas normas para el proyecto de estructuras de
hormigón han incorporado este método. Algunos ejemplos son la americana ACI 318 (2011)
[2], la canadiense CSA (2004) [16], el eurocódigo EC-2 (2004) [18] y la norma española
EHE-08 (2008) [19]. Además, debido a que el MBT se basa en el teorema del límite inferior
de la elasticidad, su utilización permite cierta libertad a los proyectistas para disponer la
armadura en la estructura.

La aptitud del MBT para el proyecto de regiones D bidimensionales ha sido verificada


experimentalmente y está bastante extendida. Existen numerosos ejemplos que pueden
consultarse y algunas herramientas informáticas (Bairán (2012) [9], MEFBT (2002)[32],
Rückert (1991) [38], CAST (2004) [48]) para ayudar al proyectista a la hora de abordar su
diseño. Ménsulas cortas, apoyos a media madera, vigas de gran canto, codos y nudos de
pórticos, zonas con cambios bruscos de sección, paneles sometidos a tensión plana con
huecos,… son algunos de los ejemplos de elementos estructurales que pueden ser estudiados
y proyectados con el método.

1-1
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Sin embargo, la aplicación del MBT a regiones D cuyo comportamiento en rotura es


marcadamente tridimensional se encuentra escasamente desarrollada. De acuerdo con
Reineck et al. (fib bulletin 61, 2011) [23]:

“Hay muy pocas directrices para la aplicación de modelos 3D. A menudo se


ha recurrido a la descomposición de una región 3D en modelos planos para
evitar la complejidad de estos modelos. Pero cuando esta analogía 2D no es
posible, como es el caso de los grandes encepados, la formulación de un
modelo espacial puede ser bastante compleja, así como el encontrar
geometrías congruentes para las zonas nodales 3D. Para geometrías
complejas de zonas nodales 3D, los factores de eficacia desarrollados para
estados biaxiales de tensiones pueden ser inapropiados. Por consiguiente,
debe llevarse a cabo una mayor investigación sobre estos aspectos, así como
deben ser definidos los criterios adecuados de rotura para la resistencia de
los nodos 3D.”

Como ejemplos de regiones con marcado comportamiento tridimensional pueden citarse los
encepados sobre pilotes, las zapatas rígidas, los cálices de cimentación de soportes
prefabricados, los diafragmas para la conexión de los elementos en puentes segmentados,
entre otros.

En el plano experimental, la mayoría de los ensayos versan fundamentalmente sobre


encepados de pilotes con carga exclusivamente vertical centrada y monótona. En el ámbito de
análisis numérico no se dispone en la actualidad de herramientas informáticas que permitan el
uso del MBT en modelos tridimensionales, aunque sí que existen algunos modelos teóricos.

1.2 Descripción general del trabajo


Debido a la ausencia de una herramienta informática para el estudio de regiones D
tridimensionales con el MBT, la finalidad de este trabajo fin de máster es desarrollar un
modelo numérico en 3D capaz de generar automáticamente modelos de bielas y tirantes (en
adelante modelos de BT) a partir exclusivamente de la configuración de armado
proporcionada por el proyectista. Posteriormente para comprobar la validez del mismo se
aplicará al estudio de algunas regiones D tridimensionales y se comparará con los resultados
obtenidos por otros autores.

El desarrollo del presente trabajo se enmarca dentro del proyecto de investigación BIA2009-
11369 con título “Estudio Experimental y Numérico de Regiones D Planas y Espaciales en
Estructuras de Hormigón. Aplicación a Apoyos a Media Madera y Cálices” financiado por el
Ministerio de Ciencia e Innovación de España.

1-2
Capítulo 1
Introducción

1.3 Antecedentes
El antecedente directo del modelo numérico que se plantea en este trabajo fin de máster es el
programa MEFBT (Método de Elementos Finitos Bielas y Tirantes) (Miguel et al. (2002)
[32], Sola et al. (2011) [42]) desarrollado en la unidad docente de Hormigón del
Departamento de Ingeniería de la Construcción y Proyectos de Ingeniería Civil de la
Universidad Politécnica de Valencia. Se trata de un modelo bidimensional que permite el
dimensionamiento de una región a de partir de la configuración de armado que se desea
disponer, sin necesidad de tener que definir la geometría completa del modelo de BT.

Existen otros modelos materializados en herramientas informáticas para regiones D


bidimensionales entre los que cabe destacar el programa Computer-Aided Strut-and-Tie
CAST desarrollado en la University of Illinois [36] [48]. Para regiones D tridimensionales
existen algunos modelos teóricos de elementos finitos que generan el modelo de BT
aplicando técnicas de optimización topológica (Leu et al. (2006) [27], Liang et al. (2002)
[28]).

1.4 Organización del documento


Este documento se ha organizado en los siguientes capítulos:

Capítulo 1 – Introducción:

Se plantean los aspectos que motivan el presente trabajo fin de máster, así como los objetivos
generales a cubrir. También se hace referencia brevemente a los antecedentes.

Capítulo 2 – Estado del conocimiento

Se revisa el estado actual del conocimiento del MBT. Tras una breve introducción histórica,
se describe el procedimiento de diseño para el proyecto de regiones D según el MBT. A
continuación se comentan los aspectos más relevantes de su aplicación, ejemplos de
elementos estructurales que pueden ser estudiados con el método y se describen algunas
herramientas informáticas existentes que facilitan el proyecto de estas zonas, tanto para
regiones D bidimensionales como tridimensionales.

Capítulo 3 – Objetivos específicos y alcance

Se establecen los objetivos específicos que se pretenden alcanzar con la investigación así
como las limitaciones de la misma.

Capítulo 4 – Descripción del modelo numérico propuesto

Tras realizar una introducción al método de los elementos finitos y a los métodos de
resolución de sistemas de ecuaciones no lineales, se exponen los aspectos más relevantes del
modelo numérico desarrollado. Se describe el elemento finito elegido para la modelización y
la manera en la que se ha tratado para considerar la fisuración del hormigón. Finalmente un

1-3
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

esquema presenta la estructura de la herramienta informática desarrollada y se mencionan las


limitaciones del modelo.

Capítulo 5 – Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

Se estudian varias regiones D tridimensionales mediante la aplicación del modelo numérico


implementado para comprobar la aptitud del mismo. Algunos de los ejemplos que se
presentan han sido estudiados por otros autores y se realiza una comparación de los
resultados obtenidos.

Capítulo 6 – Conclusiones y futuras líneas de investigación

Se presentan las conclusiones derivadas de la investigación realizada y se apuntan futuras


líneas de investigación que sería interesante estudiar.

Capítulo 7 - Bibliografía

Bibliografía empleada durante la redacción del presente documento.

1-4
2 Estado del conocimiento

2.1 Introducción
Desde Marti (1985) [29] y Schlaich et al. (1987) [40], el MBT ha ido ganando aceptación
como herramienta de análisis y diseño de estructuras de hormigón armado y pretensado. Así
lo recogen numerosas normativas como la española EHE-08 [19], el eurocódigo EC-2 (2004)
[18], la americana ACI-318 (2011) [2] y la canadiense CSA (2004) [16], entre otras. Aunque
el método se puede aplicar a cualquier parte de una estructura, en la práctica se limita a
aquellas zonas conocidas como regiones de discontinuidad (regiones D). De hecho el método
nace de la necesidad de realizar un diseño racional para estas regiones D, que históricamente
se han proyectado en base a fórmulas empíricas o semiempíricas, en oposición al
dimensionamiento s basado en principios bien establecidos del resto de zonas de no
discontinuidad.

El MBT consiste en sustituir una región de una estructura por una estructura sencilla de
barras articuladas que represente su comportamiento. Esta idea de sustituir una estructura de
hormigón por una equivalente formada por bielas comprimidas de hormigón y tirantes de
acero data de inicios del siglo XX con las ideas de Ritter (1899) [37] y Mörsch (1908) [35].
Marti (1985) [29] y sobre todo Schlaich et al. (1987) [40] generalizaron esta idea para su
aplicación a cualquier región de una estructura y no sólo a vigas.

2-1
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

El MBT está basado en el teorema del límite inferior de la plasticidad, según el cual si para
una estructura se encuentra un campo de tensiones que es estáticamente admisible con la
carga aplicada, y las tensiones que aparecen no superan en ningún punto la resistencia de los
materiales, se puede afirmar que el valor de la carga aplicada es una cota inferior del valor de
la carga última de la estructura. Para que esto se cumpla la estructura debe ser lo
suficientemente dúctil para permitir la redistribución de esfuerzos. Así pues, en contra del
diseño seccional donde la solución es única, con el MBT puede haber varias soluciones
válidas. Sin embargo, lo que en principio puede resultar una ventaja para el proyectista,
puede llegar a ser un problema para sistemas complejos debido precisamente a esa
flexibilidad que ofrece.

Acciones Cargas de Valores límites de


agotamiento tensiones o deformaciones
Cargas <
Modelos de comportamiento en rotura:
comportamiento elasto-plástico, fisurado

Una de las ventajas que presentan los modelos de BT es que ayudan al proyectista a entender
el comportamiento mecánico de estas zonas, lo que deriva en diseños más eficientes. Sin
embargo su implementación puede requerir mucho tiempo de cálculo, ya que se trata de un
proceso iterativo. Existen herramientas informáticas que ayudan a reducir el tiempo de
cálculo, algunas de las cuales se presentan en este capítulo.

También el proyectista debe ser consciente de que el procedimiento se basa en un diseño por
capacidad resistente máxima, pero no tiene en cuenta flechas ni aberturas de fisura, que
pueden ser condicionantes en el estado límite de servicio. Existen algunas recomendaciones
para evitar este tipo de problemas.

2.2 Proyecto de regiones D


Las estructuras de hormigón pueden dividirse en regiones B y regiones D. A las zonas en las
que es válida la hipótesis de distribución plana de deformaciones de Navier-Bernouilli se les
conoce como regiones B. En estas zonas el estado tensional se puede obtener fácilmente a
partir de los esfuerzos en cada sección. Existen otras zonas, conocidas como regiones de
discontinuidad o regiones D, donde la distribución de deformaciones es no lineal y no es
válida la teoría de Navier-Bernouilli.

La norma española EHE-08 [19] define las regiones D en el artículo 24.1 como:

“Son regiones D (regiones de discontinuidad) las estructuras o partes de una


estructura en las que no sea válida la teoría general de flexión, es decir, donde
no sean aplicables las hipótesis de Bernouilli-Navier o Kirchhoff”

2-2
Capítulo 2
Estado del conocimiento

Esta discontinuidad puede deberse a tres causas:

(i) Discontinuidad geométrica: se da en aquellas zonas donde existe un cambio


brusco en la geometría.

(ii) Discontinuidad estática: zonas donde existen cargas puntuales.

(iii) Discontinuidad generalizada: para aquellas zonas donde se dan varios factores que
impiden la aplicación de la hipótesis de Navier-Bernouilli. Ejemplos típicos de
este tipo de discontinuidad son las vigas de gran canto y las zapatas rígidas.

Aunque no existe ninguna limitación que impida la aplicación del MBT para regiones B, los
métodos de cálculo resistente existentes para estas zonas son más precisos que el MBT, por lo
que la aplicación del MBT se limita a las regiones D.

2.3 Partes fundamentales de un modelo de bielas y tirantes


Las partes fundamentales de un modelo de BT son:

2.3.1 Bielas
Son los elementos sometidos a compresión. Se suele materializar con hormigón debido a su
capacidad resistente a compresión, aunque también se podría disponer armaduras
comprimidas para aumentar su resistencia.

(a) Prismática (b) Abanico (c) En botella

Figura II. 1: Tipos básicos de bielas (Schlaich y Schäfer (2001)[41])

2-3
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Existen fundamentalmente tres tipos básicos de bielas (Figura II. 1):

(i) Bielas prismáticas: se producen en zonas donde pueda existir una limitación bien
física o bien mecánica para que se produzca la difusión de las tensiones. El cordón
comprimido de una viga sometida a flexión sería un ejemplo de este tipo de bielas.

(ii) Bielas en abanico: se producen en zonas donde no existe ninguna limitación para
que se produzca una dispersión del flujo de tensiones. Este tipo de biela se da por
ejemplo en el apoyo extremo de una viga.

(iii) Bielas en botella: cuando la dispersión de tensiones es posible en todas las


direcciones, como ocurre por ejemplo en las cargas sobre macizos.

2.3.2 Tirantes
Son los elementos resistentes sometidos a tracción. En una estructura de hormigón se
materializan con armadura pasiva o armadura activa. Las armaduras activas únicamente se
pueden considerar cuando sean adherentes.

2.3.3 Nudos
Son las zonas del modelo donde confluye bielas y/o tirantes. A pesar de que se representan en
el modelo por el punto de intersección entre estos elementos, en realidad son zonas nodales
donde se producirá el equilibrio entre las bielas y tirantes y donde se producirá un estado de
tensiones biaxial o triaxial, lo que influirá en su capacidad de resistente. Más adelante se
comentarán los diferentes tipos de nudos que pueden aparecer en un modelo de BT.

Figura II. 2: Partes fundamentales de un modelo de BT (Miguel et al. (2009) [31])

2-4
Capítulo 2
Estado del conocimiento

2.4 Procedimiento de diseño


El siguiente diagrama de flujo muestra el procedimiento a seguir para el diseño de un
elemento estructural de hormigón armado mediante el MBT.

Identificación y delimitación de las


regiones D de la estructura (2.4.1)

Definición del sistema de fuerzas equivalente


en el contorno de la región D (2.4.2)

Definición del modelo de BT que esté en


equilibrio con las cargas aplicadas (2.4.3)

Cálculo de las fuerzas resultantes en


las bielas y tirantes (2.4.4)

Cálculo de la armadura necesaria


en cada tirante (2.4.5)

Definición de un nuevo
modelo BT

Comprobación de que las


bielas de hormigón y las No OK
zonas nodales no agotan su
capacidad resistente (2.4.6)

OK

Distribución área calculada en cada tirante


en armadura y diseño del anclaje

Figura II. 3: Esquema procedimiento de diseño con el MBT

2-5
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Previamente a aplicar el MBT, el proyectista debe ser consciente de que existen una serie de
normas que deben cumplirse para garantizar que la estructura proyectada sea segura:

1. El modelo de BT debe estar en equilibrio con las fuerzas aplicadas mayoradas.

2. La capacidad resistente de las bielas, tirantes y zonas nodales debe ser igual o superior
a las fuerzas que aparecen en estos elementos.

3. Para una aproximación inicial al problema es suficiente considerar únicamente los


ejes de las bielas y tirantes para generar el modelo. No obstante, en las etapas
posteriores se deben considerar sus dimensiones.

4. Dos bielas no pueden solaparse. Como las dimensiones de las bielas se obtienen
considerando la resistencia efectiva del hormigón, si dos bielas se solaparan se
excedería la capacidad resistente del hormigón.

5. Se permite que un tirante cruce una biela u otro tirante.

6. Existen limitaciones sobre los ángulos que pueden formar bielas y tirantes (ver
apartado 2.5.2).

2.4.1 Identificación y delimitación de las regiones D


Una vez identificadas las regiones D en la estructura, el proyectista debe proceder a
delimitarlas. Según el principio de St. Venant el efecto localizado de una carga concentrada o
una discontinuidad geométrica muere aproximadamente a una distancia igual al canto del
elemento. Siguiendo este principio se considera que una región D se extiende a ambos lados
de una discontinuidad (de carga o de geometría) una distancia igual al canto del elemento.

h2
h1
h

h h h1 h2

(a) Discontinuidad estática (b) Discontinuidad geométrica

Figura II. 4: Delimitación de las regiones D

En regiones D por discontinuidad generalizada la totalidad del elemento estructural debe


considerase como una región (vigas de gran canto, zapatas, ménsulas corta,…).

2-6
Capítulo 2
Estado del conocimiento

2.4.2 Definición del sistema de fuerzas equivalente


Una vez identificada y delimitada la región D es necesario determinar las cargas aplicadas
sobre dicha región, que pueden proceder:

(i) Cargas exteriores: cargas que estén directamente aplicadas sobre la región D.
Pueden ser cargas concentradas, distribuidas en superficie o distribuidas en
volumen. Para poder después generar un modelo de BT es necesario que las
cargas distribuidas se simplifiquen a un sistema de fuerzas puntuales equivalente.

(ii) Sección de continuidad entre las regiones B y D: al igual que en cualquier sección
de una estructura, se va a producir unas tensiones en la sección que conecta la
región D con el resto de la estructura adyacente. Estas tensiones se deben
considerar como cargas sobre la región D y su distribución se puede calcular
fácilmente de igual manera que se realizaría en cualquier región B. Del mismo
modo que se ha comentado para las cargas distribuidas, el campo tensional debe
simplificarse a un sistema de fuerzas puntuales equivalente.

(iii) Reacciones: en caso de que existan coacciones a los desplazamientos en algún


punto también se producirán reacciones que tendrán que considerarse. Al igual
que las cargas exteriores las reacciones pueden ser concentradas (ejemplo aparato
de apoyo) o distribuidas (ejemplo cimentación superficial).

Finalmente es necesario comprobar que el sistema de fuerzas equivalente está en equilibrio.

El grado de simplificación a la hora de obtener el sistema de fuerzas puntuales equivalente


puede tener una influencia considerable en el modelo de BT resultante así como en los
resultados finales. El número de fuerzas en el que se debe descomponer las cargas
distribuidas dependerá del grado de precisión requerido.

2.4.3 Definición del modelo de bielas y tirantes


A continuación se dan una serie de reglas prácticas que deben seguirse para la construcción
del modelo de BT de forma intuitiva, si bien el resultado final dependerá mucho de la
experiencia y habilidad del proyectista.

- Las bielas y tirantes deben empezar en los puntos de aplicación de las fuerzas
equivalentes calculadas previamente y deben tener su misma dirección.

- Para que se pueda dar la transmisión de las fuerzas externas de uno a otro extremo es
necesario unos esfuerzos internos en la región D que desvíen las trayectorias iniciales
generando una estructura interna.

- Todo el modelo de BT debe estar contenido dentro de la región D.

- La presencia de una armadura doblada supone la presencia de una biela y otro tirante.

2-7
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Se pueden encontrar en la bibliografía varios ejemplos en los que se explica paso a paso la
obtención de un modelo BT para estructuras sencillas (Miguel et al. (2009) [31]).

Existen otras maneras de abordar el problema de definición de un modelo BT:


- Usando ejemplos estándar o adaptando estos ejemplos que hayan sido estudiados
previamente y para los que se haya definido modelos BT.
- Aplicando el conocido como método de trayectoria de cargas (load path method)
(Schlaich y Schäfer (1987) [40]), donde el proyectista debe intuir el flujo de tensiones
que se va a producir y proponer un modelo de acorde.
- Para elementos más complejos se puede comenzar con un análisis con elementos
finitos suponiendo un comportamiento elástico lineal del material. Después las bielas
se alinean con la resultante de las tensiones de compresión dentro de un rango de ±15º
y los tirantes se alinean con la resultante de las tensiones de tracción dentro de un
rango de ±15º.
- Generando el modelo tras la aplicación de un algoritmo de optimización topológica de
una estructura continua donde se van eliminando aquellos elementos que menos
trabajan (Liang et al. (2002) [28]). Existen algoritmos similares que optimizan
estructuras de barras por eliminación que también se pueden aplicar (Ali et al. (2001)
[7]).

Figura II. 5: Evolución durante la optimización topológica de una pila de puente y propuesta de modelo de BT
(Liang et al. (2002) [28])

2-8
Capítulo 2
Estado del conocimiento

Para un problema determinado existen diferentes modelos de BT que pueden ser propuestos y
que cumplan con las especificaciones requeridas para el estado límite último. Sin embargo,
algunos serán más eficientes que otros y el proyectista deberá de buscar siempre los diseños
óptimos. El diseño óptimo es aquel que minimiza la energía de deformación, lo que se
traduce en un menor volumen de armado. Cada posible solución para una misma región D
requerirá una ductilidad diferente. Esta ductilidad es necesaria para que se pueda producir una
redistribución de tensiones antes de la rotura. A pesar de que el diseño de regiones D se
aplica para el estado límite último, es importante que el modelo BT propuesto se aproxime lo
máximo posible al flujo de tensiones obtenido del análisis elástico lineal para reducir el
requerimiento de ductilidad, que suele ser escasa en estructuras de hormigón. Además, con
modelos de BT que se aproximen al campo tensional elástico lineal se garantiza un mejor
comportamiento para el estado límite de servicio reduciendo la fisuración.

A pesar de la ayuda que representan ciertas herramientas numéricas desarrolladas para


facilitar la definición del modelo BT (Bairán (2012) [9], MEFBT (2002) [32], CAST (2004)
[48]), debe ser el proyectista el que tome la decisión final, ya que el modelo resultante
dependerá de la disposición de las armaduras y de los puntos de paso de las bielas que éste
defina. Para facilitar el proceso constructivo se tratará de disponer siempre que sea posible
armadura ortogonal o paralela a los paramentos de la estructura, incluso cuando ello derive en
una pérdida de eficiencia.

2.4.4 Cálculo de las fuerzas resultantes en bielas y tirantes


Una vez definida la estructura interna de barras que forma el modelo de BT se debe proceder
al cálculo de las fuerzas que aparecen en cada uno de los elementos. Los elementos que se
encuentren sometidos a compresión constituirán las bielas y los elementos a tracción los
tirantes.

2.4.4.1 Modelos isostáticos vs. modelos hiperestáticos

Dependiendo del modelo de BT propuesto, la estructura interna resultante será una estructura
isostática o hiperestática. Al igual que ocurre en cualquier estructura, para la obtención de las
fuerzas que aparecerán en cada miembro en una estructura hiperestática es necesario utilizar
las ecuaciones de compatibilidad y calcular la rigidez de cada uno de los elementos
previamente. Para los modelos de BT, estas barras que conforman la estructura equivalente
no existen físicamente y por tanto no es posible asignarles una geometría que permita calcular
su rigidez.

En algunas ocasiones, los modelos hiperestáticos serán preferibles ya que se aproximarán


más al estado tensional elástico, lo que implica un mejor comportamiento en servicio y una
menor demanda de ductilidad. En estas situaciones existen tres posibilidades:

(i) Resolver el problema por superposición de dos modelos isostáticos estáticamente


determinados y asignar a cada uno de ellos una fracción de la carga aplicada, ya
que para estructuras isostáticas se pueden obtener las fuerzas que actúan en las
barras directamente del equilibrio.
2-9
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Figura II. 6: Descomposición de un modelo estáticamente indeterminado en dos modelos isostáticos (Miguel y
Pallarés (2011) [33])

(ii) Suponer que los tirantes más solicitados de la celosía han plastificado y
sustituirlos en el modelo por las fuerzas equivalentes a su plastificación,
sustituyendo un número de tirantes tal que la estructura resultante sea
estáticamente determinada. Hay que tener en cuenta no obstante la necesidad de
compatibilidad de deformaciones y la limitada ductilidad del hormigón.

(iii) Algunos autores (Leu et al. (2006) [27] y Liang et al. (2002) [28]) sí que proponen
el cálculo de estructuras de bielas y tirantes hiperestáticas mediante el empleo de
las ecuaciones de compatibilidad. Para obtener la rigidez de cada uno de los
elementos se basan en los elementos que permanecen tras haber realizado una
optimización topológica de la estructura.

2.4.5 Cálculo de la armadura necesaria


A partir de la fuerza que debe ser resistida por cada tirante se procede al cálculo de la
armadura necesaria para cada uno de ellos. Cada tirante puede representar una armadura o un
conjunto de varias armaduras. En este último caso la posición del tirante en el modelo debe
coincidir con el centro de gravedad del conjunto de armaduras.

Normalmente es necesario disponer además de las armaduras para materializar los tirantes
otras adicionales para reducir la fisuración en determinadas zonas de fisuración que no
queden identificados como tal en el modelo de BT. Por ejemplo, dependiendo del grado de
simplificación a la hora de considerar las fuerzas distribuidas se puede obtener un modelo que
no identifique tracciones en algunas zonas del hormigón que en la realidad sí que se dan.
También, a pesar de que en el modelo las trayectorias de compresión en el hormigón se
simplifican a una biela, no se debe olvidar que los estados de tensiones que representan son
en realidad mucho más complejos. En ocasiones estas tracciones serán tan pequeñas que
podrán ser absorbidas por el propio hormigón, pero en otras se hará necesaria la disposición
de armadura.

2-10
Capítulo 2
Estado del conocimiento

2.4.6 Comprobación de bielas y nudos


En cuanto a las bielas se debe comprobar que su capacidad resistente no se vea superada en
ninguna de las secciones. Esta capacidad está condicionada no sólo por la propia capacidad
resistente del hormigón si no también por la geometría de la biela y por la posible existencia
de armaduras que la atraviesen, entre otras. Posteriormente se procederá a una descripción
más detallada de cómo debe realizarse la comprobación de la capacidad resistente de las
bielas.

También se debe garantizar que no se exceda la capacidad resistente de los nudos. Como se
verá a continuación existen diferentes tipos de nudos y en función del estado tensional que se
dé se deberán realizar unas u otras comprobaciones.

En caso de que se supere la capacidad resistente de alguna biela o algún nudo se debe
proponer un nuevo modelo o bien modificar las características del hormigón, hasta obtener un
sistema que cumpla todas las especificaciones.

2.4.7 Distribución del área calculada en cada tirante en armadura real


dispuesta y diseño del anclaje de las armaduras
Finalmente el área de armadura necesaria calculada se debe materializar en número de
redondos, con la condición de que el área dispuesta para cada tirante sea superior a la
calculada según 2.4.5. Para garantizar que la armadura pueda llegar a alcanzar la fuerza
requerida por el tirante será necesario disponer una longitud adicional de armadura en cada
uno de los extremos del tirante igual o superior a la longitud de anclaje calculada según la
normativa.

2.5 Modelos de bielas y tirantes para regiones D bidimensionales


La aplicación del MBT a regiones D bidimensionales está bastante extendida y aceptada por
numerosas normas. Las limitaciones en cuanto a la capacidad resistente del hormigón y de los
nudos en función del estado de tensiones o deformaciones del hormigón están bien
establecidas y también la geometría de las zonas nodales. Se han realizado numerosos
ensayos experimentales para validar el MBT para regiones D bidimensionales, algunos
recogidos en la bibliografía (Kuchma et al. (2008) [25], Ley et al. (2007) [26]).

En este apartado se comentan los aspectos más relevantes recogidos en la normativa para el
proyecto de regiones D bidimensionales mediante el MBT y se presentan algunos elementos
estructurales que constituyen regiones D bidimensionales.

2-11
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

2.5.1 Capacidad resistente de bielas, tirantes y nudos


2.5.1.1 Bielas

La capacidad resistente de una biela está determinada por el área de hormigón que constituye
la biela y la resistencia efectiva fcu del hormigón.

Cd = Ac f cu (2.1) E
donde:

f cu = υf c ' (2.2) E

siendo ν un factor de efectividad o factor reductor. Con este factor se considera en el cálculo
la influencia que pueden tener algunos factores en la resistencia a compresión del hormigón.
Hay que tener en cuenta que el valor que define la resistencia del hormigón se obtiene
habitualmente de ensayos monoaxiales y por tanto no corresponde siempre con la situación
real que se da dentro de una biela. Fundamentalmente existen tres factores que afectan al
factor de efectividad que son: (i) los efectos de la duración de la aplicación de la carga, (ii) la
fisuración de las bielas y (iii) el confinamiento del hormigón. En función de la importancia
que se le da a cada uno de los factores el valor de fcu varía de un código a otro. Otros factores
como el armado, las fuerzas de fricción y el efecto de engranamiento de áridos en piezas
fisuradas tienen también cierta influencia.

La instrucción española EHE-08 [19], en el artículo 40.3, clasifica las bielas en cuatro grupos
para asignar diferentes factores reductores.

(i) Bielas en zonas con estados de compresión uniaxial: se puede considerar un


diagrama rectangular de tensiones o un diagrama parábola rectángulo. Se admite
que la resistencia efectiva del hormigón sea igual a la de cálculo.

f ck
f cd = α cc (2.3) E
γc

donde αcc es el coeficiente que tiene en cuenta el cansancio, que puede tomar
valores entre 0.85 y 1.

(ii) Bielas en zonas con fisuración paralela a las bielas: cuando el hormigón está
fisurado es capaz de transmitir compresiones, pero es necesario aplicar un
coeficiente reductor debido a las tracciones que aparecen en la dirección
transversal a la principal. Este tipo de fisuración se produce por la difusión del
flujo de compresiones de una biela, siendo necesario que la armadura transversal
esté suficientemente anclada. En estas situaciones se reduce la resistencia del
hormigón a 0.70 fcd.

2-12
Capítulo 2
Estado del conocimiento

(iii) Bielas en zonas con fisuración no paralela a las bielas: se debe aplicar un
coeficiente reductor de 0.60. Este tipo de fisuración se produce cuando las
armaduras dispuestas no son ortogonales a las bielas como ocurre por ejemplo en
las bielas diagonales en una viga sometida a flexión.

(iv) Bielas en zonas con fisuras de gran abertura: el coeficiente reductor que se aplica
a estas bielas es de 0.40. Se da en elementos sometidos a tracción o en las bielas
que se forman para resistir los esfuerzos rasantes en las uniones de las secciones
en T entre las alas y el alma.

El EC-2 [18] recomienda otros valores para la resistencia del hormigón a considerar, aunque
son muy similares a los del EHE-08. Para bielas en las que no haya tensiones transversales o
están sean de compresión se puede considerar una resistencia del hormigón igual a la de
cálculo. Para bielas con tensiones de tracción en su dirección transversal la resistencia de
cálculo se reducirá según la siguiente fórmula:

σ Rd , max = 0.6υ ' f cd (2.4) E


f ck
υ' = 1 − (2.5) E
250

Aunque la normativa española no contempla el efecto del confinamiento, se podría plantear


aumentar la capacidad en función del grado de confinamiento. Como se deriva de los ensayos
biaxiales, el aumento de la tensión transversal sobre el hormigón produce un aumento de su
capacidad resistente.

Figura II. 7: Tipos de biela en una región de discontinuidad (a) biela prismática no fisurada (b) biela
prismática con fisuración paralela a las bielas (c) biela prismática con fisuración no paralela a las bielas (d)
biela en botella en zona fisurada armada (e) biela en botella en zona fisurada no armada y (f) biela confinada
(Tjhin y Kuchma (2002) [47])

Para considerar la contribución de la armadura dispuesta en la dirección de la biela (como


ocurre por ejemplo en el cordón comprimido de una viga sometida a flexión) se suma a la
capacidad resistente del hormigón la fuerza de compresión que absorbe la armadura. Para
obtener esta fuerza se debe considerar la deformación que tendrá el acero cuando agote el
hormigón.

2-13
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Para el cálculo del volumen contribuyente de hormigón se deberá tener en cuenta en caso de
que la biela esté atravesada por armadura activa postesa la reducción de sección que suponen
las vainas. Según la EHE-08 [19] esta disminución de la sección se puede despreciar si la
suma de los diámetros de las vainas es inferior a un sexto del ancho de la sección.

2.5.1.2 Tirantes

Los tirantes se materializan por medio tanto de armadura pasiva como de armadura activa. Su
tratamiento resulta más sencillo que el de las bielas de hormigón ya que trabajan únicamente
en su dirección axial y no se ven influidos por el estado tensional del hormigón que se
encuentra a su alrededor. La capacidad de los tirantes se obtiene directamente del producto
del área de acero dispuesta y la capacidad resistente del acero.

Td ≤ Tu = Asσ sd (2.6) E

Para las armaduras pasivas se limita la tensión de cálculo del acero a 400 MPa. Con esta
limitación se pretende satisfacer el estado límite de servicio en fisuración sin necesidad de
realizar un análisis adicional. En realidad lo que se está imponiendo con esta limitación de
tensión es que la deformación máxima del acero no supere el 2‰.

En cuanto a las armaduras activas, si son adherentes pueden considerarse como tirantes. Su
capacidad resistente se obtiene como diferencia de la resistencia de cálculo de la armadura
activa y el valor de cálculo de la fuerza de pretensado.

Tu = Ap f pd − γ p Pk = Ap ∆σ pd (2.7) E

donde Pk es el valor utilizado para calcular el sistema de fuerzas equivalente al pretensando.


Δσpd está limitado también a 400 MPa.

Se recomienda que las armaduras activas no adherentes no se consideren como tirantes


resistentes en el modelo de BT. Sí que se tendrán en cuenta las fuerzas puntuales que
introduce en la región D.

2.5.1.3 Nudos

En el modelo de BT los nudos están representados por puntos donde se produce un cambio en
la dirección de las fuerzas internas por la intersección de bielas y/o tirantes. En realidad esta
desviación se produce en una zona con unas dimensiones determinadas que se conoce como
zona nodal donde las fuerzas actuantes deben estar en equilibrio.

En función del estado tensional existente en un nudo se pueden distinguir dos tipos de nudos:
(i) nudos singulares y (ii) nudos distribuidos. Sobre los primeros se debe comprobar que no se
exceda su capacidad resistente ya que el estado tensional al que pueden estar sometidos puede
ser más desfavorable que el de las bielas que confluyen en él. Este tipo de nudos se da cuando
existe una restricción geométrica que limita el área en la que se puede materializar el

2-14
Capítulo 2
Estado del conocimiento

encuentro de las bielas y/o tirantes. En cuanto a los nudos distribuidos, como no se produce
un estado tensional crítico no es necesario realizar ninguna comprobación.

Para comprobar la capacidad resistente de las zonas nodales es necesario determinar en


primer lugar la geometría de la zona nodal. Esta geometría depende de la línea de acción de
las bielas, tirantes y de las fuerzas externas actuantes sobre el nudo, y de los anchos y ángulos
de las bielas que confluyen en el nudo. Después se debe verificar que en ningún punto se
alcanza la condición de rotura bajo un estado biaxial o triaxial de tensiones. Las normas
suelen aplicar coeficientes reductores. Así la EHE-08 [19] permite seleccionar para nudos
multicomprimidos una resistencia igual a la de cálculo. En el caso de que sean nudos donde
haya tirantes anclados la resistencia de cálculo se debe reducir con un factor de 0.70.

Los nudos se pueden clasificar en cuatro grupos en función del tipo de elementos que
confluyen en ellos.

(i) Nudo compresión-compresión-compresión (C-C-C)

La zona nodal generada por el encuentro de tres bielas es un triángulo cuyos vértices quedan
definidos por la intersección de las líneas que definen los anchos de cada una de las bielas. En
general el triángulo que se forma no tiene sus lados perpendiculares a las líneas de acción que
definen las bielas y, por tanto, aparecen tensiones normales y tangenciales en los lados del
triángulo. Estas tensiones se pueden obtener para cada lado del triángulo en función del
esfuerzo de la biela que actúa sobre el ancho de la biela y el ángulo que forma la línea de
acción de la biela con el lado del triángulo.

El hecho de que la tensión provocada por las tres bielas sobre el triángulo sea constante
reduce la verificación del nudo a una única comprobación. Una vez conocidas las tensiones
normales y tangenciales que se dan en dos caras del triángulo el círculo de Mohr queda
completamente definido y se puede obtener la tensión máxima y mínima. Se debe comprobar
que la tensión máxima no supera la capacidad resistente máxima supuesta para el hormigón.

τ 22 − τ 12 + σ 22 − σ 12
σm =
2(σ 2 − σ 1 )
R = (σ 1 − x) 2 + τ 12
σ min = σ m − R
σ max = σ m + R

2-15
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

(ii) Nudo compresión-compresión-tracción (C-C-T)

Este nudo queda definido por el encuentro de dos bielas y un tirante. Por lo tanto, dentro de la
zona nodal se va a producir una transmisión de esfuerzos entre el tirante y el hormigón por
tensiones tangenciales de adherencia. Si las dimensiones de la zona nodal están limitadas por
la anchura de las otras dos bielas habrá que comprobar si la longitud en la que se va a
producir la transmisión de tensiones es suficiente o no. En la práctica esto se comprueba
comparando la longitud de anclaje necesaria para la armadura y la longitud disponible dentro
de la zona nodal. Cuando la longitud de la zona nodal sea inferior a la longitud de anclaje, el
tirante terminará de “atravesar” la zona nodal sin haber transmitido toda su tensión. Esto
provocará la generación de un bloque de compresión tras el tirante que se equilibra con las
otras dos bielas que forman el nudo.

Para la verificación de este tipo de zonas nodales existen tres opciones. Para más información
consultar la bibliografía (Miguel et al. (2009) [31]).

(iii) Nudo compresión-tracción-tracción (C-T-T)

Normalmente este tipo de nudos se dan por el encuentro de dos tirantes que constituyen una
misma armadura pero que se encuentra doblada. Esto genera una biela, que será la que
condiciona la rotura del nudo y que deberá ser comprobada. Para comprobar la biela es
necesario conocer sus dimensiones, que vienen determinadas por la disposición de las
armaduras que forman los tirantes. La anchura de la biela se calcula como:

1 + cos α 1 + cos α
a = min(2 R sin θ ,2 R sin(α − θ )) (2.8) E
sin α sin α

donde R es el radio de doblado de las armaduras (que dependerá de su diámetro), α el ángulo


que forman los tirantes entre sí y θ el ángulo que forma la biela con uno de los tirantes.

El espesor de la biela a considerar está limitado a 6 veces el diámetro de la armadura


transversal y nunca podrá ser mayor que dos veces el recubrimiento mínimo para bielas
cercanas al borde.

En este tipo de nudos se debe colocar armadura transversal a la armadura principal para que
no se produzca un efecto de corte sobre el hormigón.

(iv) Nudo tracción-tracción-tracción (T-T-T)

Este tipo de nudos aparecen rara vez y no son recomendables. Se debe garantizar para los tres
tirantes una longitud de anclaje tal que se puedan generar tres bielas que se equilibren en una
zona nodal C-C-C.

(v) Nudos hidrostáticos

En el inicio del MBT se utilizaban zonas nodales hidrostáticas, que todavía se emplean para
la comprobación de nudos C-C-C. Este tipo de zonas nodales se da cuando los lados del

2-16
Capítulo 2
Estado del conocimiento

triángulo son perpendiculares a la línea de acción de las bielas. En estas circunstancias las
tensiones tangenciales son nulas. Este tipo de nudos no requiere comprobación, ya que el
círculo de Mohr se reduce a un único punto.

Las zonas nodales hidrostáticas se extendían no sólo a los nudos C-C-C, si no también a los
C-C-T y C-T-T asumiendo que los tirantes atraviesan la zona nodal y mediante una placa de
anclaje hipotética tras el nudo trasmiten una compresión a la zona nodal.

2.5.2 Recomendaciones angulares


Existen ciertas limitaciones en cuanto a los ángulos máximos y mínimos que se pueden dar
entre bielas y/o tirantes. Con su cumplimiento se pretenden evitar demandas de redistribución
plástica excesivas y problemas de compatibilidad de deformaciones entre bielas y tirantes.

α ≈ 30º α < 45º


θ 1 ≈ 60º θ 1 > 45º
θ 2 ≈ 45º θ 2 > 30º
θ 3 ≈ 45º θ 3 > 30º

Figura II. 8: Recomendaciones angulares para modelos bidimensionales

Cuando el ángulo formado por la biela y el tirante sea pequeño, se puede configurar una
celosía auxiliar formada por bielas cuya inclinación con el tirante sea próxima a 45º.

2.5.3 Elementos estructurales que constituyen regiones D


bidimensionales
El uso de modelos de BT para el proyecto de elementos estructurales que constituyen
regiones D bidimensionales está muy extendido. Las fórmulas empíricas que históricamente
se han utilizado para estos elementos tienen limitaciones en cuanto a su aplicación. Como
alternativa, el MBT permite que el proyectista tenga un mejor conocimiento de cómo se
comporta realmente el elemento estructural, lo que deriva finalmente en diseños más
eficientes. A continuación se presentan algunos elementos estructurales que constituyen
regiones D bidimensionales.

2-17
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

2.5.3.1 Ménsula corta

Se definen como aquellas ménsulas cuyas distancia a entre la línea de acción de la carga
vertical principal y la sección adyacente al soporte, es menor o igual que el canto útil en dicha
sección d. El canto útil d´ medido en el borde exterior del área donde se aplica la carga debe
ser mayor o igual que 0.5 d.

(a) Geometría y carga (ACI SP-208 (2002) [3]) (b) Modelo de BT [3]

(c) Difusión de las tensiones de compresión en la ménsula corta (Miguel et al. (2009) [31])

Figura II. 9: Modelo de BT para ménsula corta

Según el modelo de BT que se propone es necesario disponer tres tirantes (BC, AB y AD).
Adicionalmente es necesario disponer de armadura secundaria horizontal distribuida en un
canto igual a 2/3 d para controlar la fisuración que puede aparecer transversalmente a la biela
CD por difusión de las compresiones (Figura II. 9(c)).

2-18
Capítulo 2
Estado del conocimiento

2.5.3.2 Soporte con dos ménsulas cortas

Si las cargas aplicadas sobre las dos ménsulas son de igual valor y simétricas en el modelo de
BT aparece un único tirante horizontal. Al igual que para la ménsula corta es necesario
disponer de armadura horizontal secundaria para controlar la fisuración.

(a) Modelo de BT (b) Disposición armado

Figura II. 10: Modelo de BT para soporte con dos ménsulas cortas [3]

La figura inferior muestra una imagen de un soporte con dos ménsulas cortas tras su rotura en
un ensayo experimental. Como se puede observar aparecen dos fisuras diagonales y otras dos
verticales a la altura del soporte. Las primeras corresponden a las fisuras que aparecen por la
difusión de las bielas inclinadas (razón por la que se dispone armadura horizontal secundaria)
y las segundas son debidas a la tracción horizontal que debe ser resistida por el tirante
horizontal del modelo de BT.

Figura II. 11: Soporte con dos ménsulas cortas tras rotura [3]

2-19
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

2.5.3.3 Viga de gran canto

Son aquellas vigas cuya relación entre la luz l y el canto total h es inferior a 2 en vigas
simplemente apoyadas y 2.5 en vigas continuas. Sin considerar las posibles cargas puntuales
que puedan estar aplicadas en la viga y que generen una discontinuidad, las vigas de gran
canto son un ejemplo de discontinuidad generalizada. Incluso para situaciones de carga donde
sólo esté sometida a peso propio no es aplicable la ley de deformaciones planas. Se pueden
dimensionar mediante modelos de BT, cuya validez ha sido verificada experimentalmente.
Como cualquier región D el grado de detalle del modelo va a tener influencia en la estructura
interna resultante como se puede observar de las siguientes imágenes. En el modelo (b), más
refinado, aparece un tirante horizontal en la mitad del canto que no aparece en el modelo (a).
Se si dispone un armado como el modelo (a), aun siendo admisible, aparecerían fisuras
verticales importantes por falta de armadura.

(a) Modelo simplificado (b) Modelo refinado

Figura II. 12: Modelo de BT para viga de gran canto [3]

2.5.3.4 Viga de gran canto con hueco

También se pueden aplicar modelos de BT para el proyecto de vigas de gran canto en las que
puedan existir huecos (Figura II. 13).

2.5.3.1 Pantalla con hueco

Las pantallas con huecos también constituyen una discontinuidad generalizada debido a la
existencia de los huecos. El modelo de BT aplicable variará en función de las cargas
aplicadas y la localización de los apoyos. Como ejemplo se presenta un modelo que sería
adecuado para una pantalla sometida a dos cargas verticales en su parte superior y dos apoyos
en su parte inferior (Figura II. 14).

2-20
Capítulo 2
Estado del conocimiento

Figura II. 13: Modelo de BT para viga de gran canto con hueco [3]

Figura II. 14: Modelo de BT para pantalla con huecos [3]

2-21
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

2.5.3.2 Apoyo a media madera

Los apoyos a media madera constituyen una región D que se utiliza tanto en edificación
como en obra civil. Son frecuentes los problemas debidos a la fisuración y degradación del
hormigón, por lo que resulta importante conocer como se comportan. La validez del MBT
para apoyos de media madera ha sido verificada por numerosos autores (ACI SP-208 (2012)
[3], Sola et al. (2011) [42]).

Figura II. 15: Modelo de BT para apoyo a media madera (izq. [3] y der. [42])

Existen otras configuraciones de armado alternativas para los apoyos a media madera como
la que se presenta en la figura inferior. La capacidad de adaptación de los modelos de BT
permite que se puedan aplicar para diferentes configuraciones de armado que pueda plantear
el proyectista.

Figura II. 16: Modelo de BT para apoyo a media madera con disposición de armado alternativa (ACI SP-273 (2011) [4])

2-22
Capítulo 2
Estado del conocimiento

2.5.3.3 Diafragma

Debido a las grandes cargas que transmite los diafragmas para la conexión de los elementos
segmentados también se considerar regiones de discontinuidad que pueden ser estudiados
mediante el MBT. Normalmente se define una estructura interna que se encarga de transmitir
las cargas de cortante y otra que se encarga de los esfuerzos de torsión. De la combinación de
ambos modelos resulta el armado final del diafragma.

Figura II. 17: Modelo de BT para diafragma (cortante) [4]

2.6 Herramientas informáticas para el proyecto y análisis de regiones


D bidimensionales

2.6.1 Introducción
A pesar de la amplia aceptación del MBT en los códigos de diseño y de la sencillez del
concepto teórico, pueden existir ciertas dificultades para su aplicación debido principalmente
a:

(i) Selección de un modelo de BT adecuado:

Como ya se ha comentado anteriormente existen numerosas posibilidades, pero debido a


la limitada capacidad de redistribución plástica de las estructuras de hormigón sólo
algunas son viables. Es recomendable que el modelo de BT se adapte lo máximo posible a
las trayectorias de tensiones obtenidas de un cálculo elástico lineal, admitiendo
desviaciones de ±15º. Existe un método que mide a través de un parámetro la aptitud de
un determinado modelo de BT en función de cuánto se aleja de la solución elástica lineal
(Ali et al. (2001) [7]).

(ii) Adaptación iterativa de la geometría y las dimensiones de la estructura interna:

En muchas ocasiones es necesario modificar el modelo inicialmente propuesto debido al


incumplimiento de alguno de los criterios de rotura o para explorar otras soluciones que
puedan resultar más óptimas. Sin la ayuda de una herramienta informática el tiempo de
cálculo necesario puede llegar a ser muy elevado.

2-23
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

(iii) Obtención de la geometría de nudos y tirantes:

Como ya se comentó en 2.5.1.3 existen diferentes opciones para la comprobación de


nudos, que dependerá de su tipología. El proceso de comprobación de los nudos puede
llegar a ser muy laborioso, más si se tiene que realizar varias veces hasta ajustar la
solución.

(iv) Cálculo de modelos de bielas y tirantes estáticamente indeterminados: ver 2.4.4.1.

(v) Diferentes casos de carga y combinaciones de carga:

Para cada caso de carga se debe definir un modelo de BT. Además no es posible la
obtención de la combinación de cargas directamente de la superposición de los casos de
carga.

Para solventar estos problemas se han desarrollado herramientas informáticas que son
aplicables al proyecto y análisis de regiones D bidimensionales. Entre éstas se encuentran las
aplicaciones desarrolladas en Purdue Univeristy [10], Swiss Federal Institute of Technology
(ETH Zürich)[8], Stuttgart Universität [38], University of Illinois at Urbana-Champaign [48],
Kyungpook National University [51], Universidad Politécnica de Valencia [32] y Cornell
University [7]. Algunas de estos programas se describen a continuación.

2.6.2 Rückert (1991) [38]


2.6.2.1 Introducción

De la Stuttgart Universität, bajo la supervisión de Schlaich y Schäfer, procede uno de los


primeros programas para el análisis de regiones D bidimensionales. La representación gráfica
no puede ser comparada con otros programas que se presentan a continuación debido a la
diferencia de tiempo que los separa. El objetivo principal que se pretende conseguir
implementando los modelos de BT en un programa de ordenador es ayudar al proyectista con
una herramienta fácil de usar, con un entorno gráfico, que le permita definir, modificar,
analizar y diseñar regiones D bidimensionales; y conseguir así aumentar la difusión del MBT.
El paso de implementar el MBT en un ordenador necesita de algunas adaptaciones ya que
inicialmente el método está pensado para aplicarse a mano.

2.6.2.2 Estructura del programa

Las tareas necesarias para el proyecto de regiones D por el MBT son: (i) diseño conceptual,
(ii) idealización del modelo estructural, (iii) análisis del mismo, (iv) dimensionamiento de los
elementos, (v) definición de los detalles y (vi) dibujo de planos. Previo al desarrollo del
programa existían programas que podían realizar estas tareas, pero de manera aislada, pero no
existía un programa que los integrara. Por tanto debía ser el propio usuario el que transfiriera
los resultados de salida de un programa como datos de entrada del otro, teniendo incluso que
adaptarlos según los requerimientos de cada uno. Con el programa que se describe en este
apartado se pretende desarrollar un sistema integrado que agrupe en un solo programa todas
estas tareas. Los módulos de los que está compuesto son:

2-24
Capítulo 2
Estado del conocimiento

(i) Programa de diseño asistido por ordenador (CAD) donde el usuario pueda definir
y modificar los modelos, y donde se representen los resultados de salida.

(ii) Programa de elementos finitos para analizar la estructura.

(iii) Programa para el dimensionamiento de los elementos según el MBT.

Todos ellos conectados por una base datos donde se almacenan los resultados de cada uno de
los módulos. Para facilitar su manejo también se dispone de una interfaz gráfica interactiva y
un programa de control.

2.6.2.3 Proceso de diseño

La principal aportación de este programa es que permite transformar automáticamente las


trayectorias de tensiones obtenidas de un análisis lineal con elementos finitos en un modelo
de BT. También permite que el usuario defina el modelo de BT previamente obtenido a mano
o adaptado de casos comunes conocidos. Se proponen estructuras internas que sean
mecanismos en equilibrio, ya que así se garantiza que existe una única geometría estable para
la transmisión de cargas, ya que para estructuras internas estáticamente determinadas o
indeterminadas su geometría puede ser casi cualquiera cumpliendo con el equilibrio, a pesar
de que estén muy lejos de lo natural. Para solventar el problema que supone analizar un
mecanismo se usa un programa de análisis no lineal geométrico, similar al que se pueda
utilizar para el cálculo de estructuras de cables. Si el modelo propuesto es el obtenido
directamente de las trayectorias de tensiones se tiene la ventaja de que el modelo ya está en
una posición estable y representa el flujo de cargas.

Figura II. 18: Modelo a partir de las trayectorias [38]

2-25
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

2.6.3 CAST–Computer-Aided Strut-and-Tie (Tjhin y Kuchma(2004)[48])


2.6.3.1 Introducción

Se trata de una herramienta informática de descarga gratuita y desarrollada desde 1998 en la


University of Illinois, pensando tanto para su aplicación académica como profesional,
haciendo el proceso de proyecto de regiones D mucho más eficiente y transparente,
permitiendo también la posibilidad de explorar otras soluciones alternativas. Se dispone de
una interfaz única donde se generan y modifican los posibles modelos de BT, se realiza el
cálculo de las fuerzas que aparecen en los elementos, se selecciona el armado y se comprueba
la capacidad resistente de bielas y nudos.

2.6.3.2 Estructura del programa

Propuesta modelo análisis y diseño Resultados

USUARIO
Interfaz gráfica de usuario
ORDENADOR

Módulo de análisis Procesamiento de las Módulo de análisis de


carga-deformación combinaciones de carga las zonas nodales

Análisis de la celosía interna Módulo de dimensionamiento

Figura II. 19: Representación esquemática de la estructura interna de CAST [48]

2.6.3.3 Tratamiento de las bielas, tirantes y zonas nodales

Los elementos disponibles para la definición del modelo son bielas de hormigón, tirantes de
armadura y zonas nodales. Se considera una forma prismática para las bielas y se asume que
la distribución de tensiones a lo largo del ancho de la biela es uniformemente distribuida. Por
lo tanto, la tensión en cada biela se calcula directamente dividiendo la fuerza por el área de la
biela, que es igual al producto del ancho por la dimensión de la pieza en la dirección
perpendicular al plano de estudio.

Fc
fc = (2.9) E
wct

2-26
Capítulo 2
Estado del conocimiento

Los tirantes pueden estar constituidos por una o varias capas de armadura. Se considera que
la armadura está embebida y uniformemente distribuida a lo largo de una zona prismática de
hormigón. El propio tirante se considera con una forma ideal prismática y el cálculo de la
tensión se realiza de manera similar a las bielas.

Ft
ft = (2.10) E
wt t

La geometría de las zonas nodales queda definida directamente por la intersección de los
anchos efectivos de las bielas y los tirantes y se discretizan en triángulos para estimar su
estado tensional. La tensión en cada uno de estos triángulos es constante y el salto de tensión
entre triángulos se produce en las líneas que los separan. Estas líneas de discontinuidad se
introducen a partir de los vértices de la zona nodal para poder satisfacer la condición de
equilibrio en las mismas.

El número de mínimo de triángulos nt en el que se debe dividir una zona nodal para que se
pueda alcanzar las condiciones de equilibrio depende del número de lados que define la zona
nodal ns. Si el número de lados es par se aplica la ecuación (2.11) y si es impar la ecuación
(2.12). Así, para el ejemplo de la Figura II. 20, donde el número de lados de la zona nodal es
cinco se deben disponer al menos cinco triángulos.

nt = 2ns − 4 (2.11) E
nt = 2ns − 5 (2.12) E

Figura II. 20: Ejemplo tratamiento de una zona nodal por descomposición en triángulos [48]

Para el cálculo de la fuerza que aparece en cada elemento, si la estructura interna propuesta es
estáticamente determinada se obtienen directamente del equilibrio. Si el modelo de BT
propuesto es estáticamente indeterminado existen dos opciones (i) considerar la rigidez de
cada uno de los elementos para calcular la distribución de fuerzas o (ii) simplificar el modelo
a la suma de estructuras estáticamente determinadas.

2-27
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Una vez conocidas las fuerzas que aparecen en cada uno de los elementos de la estructura
interna se debe proceder a su dimensionamiento. El dimensionamiento de las bielas es
sencillo ya que se selecciona un ancho efectivo para cada biela tal que la capacidad resistente
de la biela sea superior a la demandada. Se aplica un coeficiente reductor que varía entre 0 y
1 para tener en cuenta las diferentes circunstancias que se pueden dar en una biela y que
afectan a su resistencia.

El proceso para el dimensionamiento de los tirantes es similar. Se dispone una o varias capas
de armado para que la capacidad resistente del tirante sea superior a la demandada. El ancho
efectivo de cada tirante se selecciona de manera que no se supere la tensión máxima en los
extremos del tirante. Se deberá garantizar que:

As f y
f tu = ≥ ft (2.13) E
wt t

Para comprobar las zonas nodales se verifica que en ninguno de los triángulos en los que ha
quedado divida la zona nodal se supera el criterio de fallo biaxial de tensiones. Para los nudos
C-C-C se emplea el criterio de Mohr-Coulomb modificado, despreciando la posible
contribución del acero. Para los nudos C-C-T, C-T-T y T-T-T, la contribución del hormigón
se tiene en cuenta a través del criterio de Mohr-Coulomb y la del acero considerando un
comportamiento elasto-plástico. Como el número de incógnitas es superior al número de
ecuaciones para la resolución del sistema se emplea el método simplex.

2.6.3.4 Proceso de diseño

El proceso a seguir para el diseño y análisis de una región mediante el programa CAST es el
siguiente:

- Se definen los límites de la región D, bien numéricamente, mediante el ratón o


seleccionando una de las plantillas disponibles. En caso de que sea necesario
modificar la geometría de la región se puede ajustar la posición de los nodos en
cualquier instante del proceso de diseño. Las cargas aplicadas, las placas de carga, las
propiedades de los materiales y las condiciones de apoyo se definen mediante la barra
de herramientas.

- El usuario define la celosía interna para la transmisión de las cargas.

- Se procede al análisis de la misma y como resultados se obtienen las fuerzas que


aparecen en cada uno de los elementos (Figura II. 21).

- El usuario selecciona y dispone el armado de refuerzo y el ancho de cada una de las


bielas.

- Se evalúa la capacidad resistente de bielas y tirantes así como las tensiones que
aparecen en las zonas nodales. Tras este primer análisis el usuario puede modificar las
características de los nudos. Esta modificación provoca una variación de la geometría

2-28
Capítulo 2
Estado del conocimiento

de la estructura interna y de los propios nudos y, por tanto, de las tensiones en las
zonas nodales. Una vez que el usuario considera que alcanzado un buen diseño puede
proceder a su impresión.

Figura II. 21: Salida de resultados tras el análisis de la celosía [48]

2.6.3.5 Evolución CAST2FEA (Park et al. (2010) [36])

Parámetros de entrada

CAST PlaneNL
Diseño de la estructura Análisis no lineal con
por el MBT elementos finitos
Mejora del diseño

Generador de malla Comprobación de la Postproceso


Generación automática capacidad resistente y Representación de los
de la malla de EF criterios de diseño resultados

Solución final

Figura II. 22: Representación esquemática de la estructura interna de CAST2FEA [36]

2-29
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

El CAST2FEA integra en una misma herramienta el programa CAST y un programa de


análisis no lineal de elementos finitos llamado PlaneNL, que incluye el comportamiento del
hormigón mediante el conocido modelo constitutivo MCFT (Modified Compression Field
Theory) (Vecchio y Collins (1986) [50]). La idea principal reside en evaluar mediante un
análisis no lineal de elementos finitos el modelo de BT definido en el CAST.

El CAST2FEA está compuesto de una serie de módulos para (i) la generación automática de
los resultados de entrada para PlaneNL a partir de los resultados de CAST, (ii) la creación de
una malla para el análisis de elementos finitos y (iii) un postproceso para la representación de
los resultados. Permite evaluar el estado límite de servicio y el estado límite último.

2.6.4 Método de los Elementos Finitos Bielas y Tirantes MEFBT


(Miguel et al. (2002) [32])
2.6.4.1 Introducción

El MEFBT (Método de los Elementos Finitos Bielas y Tirantes) [32] es un programa


desarrollado por la Unidad Docente del Departamento de Ingeniería de la Construcción y
Proyectos de Ingeniería Civil de la Universidad Politécnica de Valencia para el análisis y
proyecto de regiones D bidimensionales. Esta herramienta está basada en el método de los
elementos finitos y es capaz de configurar automáticamente un modelo de BT a partir de la
configuración de armado propuesta por el proyectista, siendo capaz incluso de configurar
estructuras hiperestáticas internas de bielas y tirantes.

2.6.4.2 Estructura del programa

Def. geometría, condicio- Def. armado (localización; Def. modelo


nes de contorno y cargas localización y cuantía) de BT Resultados

USUARIO
Interfaz gráfica de usuario
ORDENADOR

Análisis lineal Dimensiona- Dimensiona- Comprobación Comprobación


miento lineal miento no lineal armado modelo de BT

Figura II. 23: Representación esquemática de la estructura interna de MEFBT

2.6.4.3 Particularidades

(i) Modelización de las condiciones de contorno

Para evitar los problemas de convergencia que se pueden generar debido a las distorsiones
que generan los apoyos puntuales, el programa permite definir apoyos tipo placa que se
extienden a lo largo de una determinada longitud definida por el usuario. También las cargas
aplicadas sobre la región pueden ser puntuales o distribuidas

2-30
Capítulo 2
Estado del conocimiento

(ii) Armadura

El programa permite la consideración de las armaduras a través de elementos finitos tipo


barra, representando cada armadura bien por un único elemento o por varios tramos. También
permite una representación difusa en la que el usuario define la orientación de la armadura y
la cuantía.

(iii) Anclaje armaduras

Existe la posibilidad de comprobar o dimensionar el anclaje de las armaduras según la EHE,


el eurocódigo EC-2 o la norma americana ACI. En caso de querer aprovechar esta opción el
usuario debe definir el tipo de anclaje (prolongación recta, patilla o gancho en U, o barra
transversal soldada), las condiciones de adherencia (buena o deficiente) y el recubrimiento de
hormigón.

2.6.4.4 Proceso de diseño

El proceso a seguir para el diseño y análisis de una región con el MEFBT es el siguiente:

- El usuario debe comenzar por la definición de la geometría de la región D, bien


mediante el ratón o introduciendo las coordenadas del contorno numéricamente.
Paralelamente se puede definir la resistencia y los coeficientes de seguridad del
hormigón y el acero y los coeficientes de eficiencia para la comprobación de bielas y
zonas nodales.

- Tras haber definido la geometría se habilita la opción de mallado, mediante la cual el


área definida se divide en elementos finitos triangulares automáticamente. Como
resultado aparece en pantalla el número total de elementos finitos y nodos generados.

- Se definen las condiciones de contorno y las cargas aplicadas sobre la región.

- El usuario puede optar por realizar un análisis lineal para identificar los flujos de
tensiones y disponer de acorde a ellos la armadura en las zonas donde aparezcan
tracciones o directamente disponer la armadura.

- Si el usuario durante la definición del armado también ha fijado la cuantía el


programa comprueba si se excede la capacidad resistente de la región o no.

- Si se ha definido la localización de las armaduras pero no su cuantía se procede al


dimensionamiento de la armadura, bien considerando un comportamiento lineal en
compresión del hormigón (dimensionamiento lineal) o considerando un
comportamiento elasto-plástico (dimensionamiento no lineal). En caso de que alguna
armadura no sea necesaria el programa la elimina.

2-31
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Figura II. 24: Análisis de una pantalla con huecos sometida a cargas laterales con el MEFBT
(Miguel y Fernández (2011) [34])

Tras el dimensionamiento o comprobación de la región se puede definir un modelo de BT


mediante elementos tipo barra y comprobar la capacidad resistente de las bielas y de las
zonas nodales. Durante el proceso de definición del modelo el programa va guiando al
usuario para que finalmente se defina una estructura de barras estáticamente determinada. Sí
que es posible definir configuraciones de armado que den lugar a estructuras hiperestáticas,
pero no en el módulo de comprobación del modelo de BT.

2.7 Modelos de bielas y tirantes para regiones D tridimensionales


El estudio de regiones D tridimensionales se suele simplificar en la mayoría de las ocasiones
al análisis de modelos bidimensionales debido a que no existen recomendaciones sobre cómo
considerar la intersección entre bielas y tirantes ni una formulación específica para
comprobar las zonas nodales. Sin embargo ya en 1987 Schlaich et al. [40] enunciaban que “si
el estado tensional no es predominantemente plano, como en el caso del punzonamiento o
cargas concentradas, se deberían utilizar modelos de bielas y tirantes tridimensionales”. De
acuerdo con Reineck et al. (2011) [23] cuando la analogía 2D no es posible la formulación de
un modelo espacial puede ser bastante compleja, así como encontrar geometrías congruentes
para las zonas nodales 3D. Por consiguiente debe llevarse a cabo una mayor investigación
sobre estos aspectos y definirse criterios adecuados de rotura para la resistencia de zonas
nodales tridimensionales.

2-32
Capítulo 2
Estado del conocimiento

2.7.1 Capacidad resistente de las zonas nodales tridimensionales


2.7.1.1 Geometría de las zonas nodales

A pesar de la importancia de las zonas nodales, que en la práctica en muchas ocasiones da


lugar a la rotura del elemento estructural, no existe casi información sobre cómo comprobar
su capacidad resistente en modelos tridimensionales. Una de las dificultades que se presenta
reside en cómo definir la geometría de la zona nodal, no existiendo muchas recomendaciones
al respecto.

Chantelot y Mathern (2010) [13] proponen un método para definir una geometría nodal
consistente. El método consiste en identificar las esquinas que forman la zona nodal a partir
de conocer las dimensiones de las placas de apoyo y de la altura de la zona nodal. Proponen
una geometría paralelepípeda para las zonas nodales, que tiene como ventaja que el centro de
gravedad de un paralelepípedo resultado de la intersección de varias bielas coincide con la
intersección de los ejes de las bielas hexagonales que la forman. Una vez definida la
geometría de la zona nodal a partir de la geometría de las bielas conocidas, la geometría del
resto de bielas se puede obtener por proyección del paralelepípedo que forma la zona nodal
en la dirección del vector que define la biela. Darse cuenta que esta proyección genera una
forma hexagonal, que se puede dividir en un paralelogramo y dos triángulos. El
paralelogramo resulta de proyectar la cara diagonal del paralelepípedo y los dos triángulos de
la mitad de las caras inferior y superior. El centro de gravedad del hexágono coincide con el
del paralelogramo, que coincide a su vez con la proyección del centro de gravedad del
paralelepípedo, por lo que se garantiza el equilibrio de momentos en el nudo.

Figura II. 25: Biela hexagonal a partir de zona nodal paralelepípeda

2-33
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

El área de la biela depende de la geometría de la zona nodal y de la dirección de la biela.


Según demuestran los autores el área de las bielas que se obtiene con este método es siempre
mayor o igual que utilizando la analogía 2D por lo que la capacidad resistente estimada para
las bielas es también mayor.

A' B' = AB − ( AB ⋅ v)v (2.14) E


Área(hexágono) = f ( A' B' , B' C ' , C ' D' , D' E ' , E ' F ' , F ' A' ) (2.15) E

2.7.1.2 Resistencia del hormigón

Según resultados experimentales llevados a cabo en cubos sometidos a un estado triaxial de


compresiones, la capacidad resistente del hormigón aumenta considerablemente con
compresiones transversales (Figura II. 26). Este incremento puede llegar a ser de cinco veces
la resistencia a compresión uniaxial si la tensión de compresión transversal es igual a la
resistencia uniaxial del hormigón. Este aumento se puede tener en cuenta a la hora de
comprobar zonas nodales que resulten de la intersección de varias bielas.

Figura II. 26: Resultados de ensayos triaxiales de compresión sobre probetas cúbicas de hormigón
(Chuan-zhi et al. (1987) [14])

Algunas normas dan recomendaciones sobre cómo cuantificar este incremento de resistencia.
El EC-2 [18] permite en los casos donde las tensiones transversales superen el valor de
0.75fck aumentar la resistencia de cálculo del hormigón hasta:

 f 
f cd 4 = k 4 1 − ck  f cd (2.16) E
 250 
donde k4 es igual a 3.0.

2-34
Capítulo 2
Estado del conocimiento

2.7.2 Recomendaciones angulares


Las mismas limitaciones angulares para las regiones D bidimensionales comentadas en el
apartado 2.5.2 son extensibles a las regiones tridimensionales, haciéndose referencia al
ángulo real que forman las bielas y/o los tirantes en el espacio. Este ángulo se calcula según:

vbiela ⋅ vtirante
θ = a cos (2.17) E
vbiela ⋅ vtirante

2.7.3 Elementos estructurales que constituyen regiones D


tridimensionales
Como ejemplos de elementos estructurales que constituyen regiones D y cuyo
comportamiento en rotura es marcadamente tridimensional pueden citarse los encepados de
pilotes, las zapatas rígidas, los cálices de cimentación de soportes prefabricados y los
diafragmas para la conexión de los elementos en puentes segmentados, entre otros.

La bibliografía existente respecto a regiones D tridimensionales se limita casi exclusivamente


al estudio experimental de encepados de pilotes y a la comprobación de la aptitud del MBT
para predecir los resultados experimentales. Las conclusiones y resultados obtenidos ponen
de manifiesto que el empleo del MBT para el proyecto de encepado de pilotes es mucho más
racional y da lugar a un diseño más eficiente que otros métodos.

2.7.3.1 Encepados de pilotes

2.7.3.1.1 Campañas experimentales

El método de diseño para encepados de pilotes que históricamente se ha usado es el


dimensionamiento a nivel sección. Este método se divide en dos pasos: (i) dimensionamiento
a cortante, donde se calcula el canto mínimo del encepado para que la resistencia a cortante
del hormigón sea superior al cortante actuante y (ii) dimensionamiento a flexión, donde se
calcula el armado longitudinal necesario al igual que se haría para un viga de hormigón
armado sometida a flexión, asumiendo una ley plana de deformaciones. Sin embargo, como
bien han concluido numerosos autores tras la realización de campañas experimentales, este
método de dimensionamiento no resulta adecuado e incluso puede llegar a quedar del lado de
la inseguridad.

Como alternativa se propone la aplicación del MBT. El hecho de que el MBT tenga en cuenta
el flujo de fuerzas dentro de la estructura y no sólo las fuerzas que aparecen en algunas zonas
lo hace mucho más fiable a la hora de predecir el comportamiento de los encepados de pilotes
y, por tanto poder dimensionarlos.

El estudio experimental de los encepados de pilotes es anterior al nacimiento del MBT debido
a los problemas frecuentes que ha acarreado su uso. Entre 1955 y 1958 Blevot y Fremy [12]
ensayaron alrededor de 100 encepados, aunque la mayoría reducidos a escala 1:2 y 1:3 para

2-35
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

estudiar la influencia de la configuración de armado (armadura en bandas, en cruz o


distribuida). De estos ensayos se concluyó que concentrar el armado sobre los pilotes (tal y
como se deriva de la aplicación del MBT) supone un incremento de la capacidad resistente
para los encepados de 4 pilares del 20% comparado con una distribución uniforme, que era la
distribución recomendada por la norma de construcción ACI.

Clarke (1973) [15] tras ensayar 15 encepados de 4 pilotes llego a conclusiones similares a las
obtenidas por Blevot y Fremy, aunque el incremento de la capacidad resistente lo reducía al
14%. También observó que cuando se disponía la armadura sobre los pilotes el anclaje de la
misma se veía favorecido por el efecto de confinamiento causado por la biela inclinada.

Sabnis y Gogate (1984) [39], tras ensayar 9 encepados de cuatro pilotes a escala 1:5 variando
la cantidad de armado, concluyeron que el ACI Building Code, basado en un diseño
seccional, debía ser revisado porque no captaba el comportamiento real de los encepados,
especialmente de los de gran canto.

Ya tras la aparición del MBT, Adebar et al. (1990) [5], realizaron la primera campaña
experimental para verificar la aptitud del MBT para encepados. En total ensayaron 6
encepados, 4 de ellos en forma de diamante con diferentes disposiciones de armado, un
encepado rectangular con armaduras en banda y otro encepado en cruz.

(a) (b) (c)

(d) (e) (f)


Figura II. 27: Planta encepados ensayados por Adebar et al. (1990) [5]

De los ensayos obtuvieron varias conclusiones. Por un lado observaron que suponer una
distribución plana de tensiones está muy lejos de la realidad y que las cargas de rotura que
estimaba el código ACI 318-83 estaban en muchas ocasiones del lado de la inseguridad,
debido principalmente a la sobrevaloración de la importancia del canto efectivo en la
resistencia, despreciando la importancia del armado longitudinal. También, la norma ACI
predecía incorrectamente la resistencia del encepado (f) comparado con el (d), suponiendo
que la ausencia de hormigón en las esquinas supone una disminución importante de la
capacidad resistente. Pero en realidad, y según asume el MBT, esta parte no tiene influencia.

2-36
Capítulo 2
Estado del conocimiento

En cuanto a la rotura de los encepados, no se produjo por aplastamiento del hormigón si no


por la aparición de una fisura de splitting longitudinal a la biela. A pesar de haberse
alcanzado la plastificación de las armaduras en la rotura, la ductilidad era escasa.

Más tarde Adebar y Zhou (1996) [6] propusieron limitar la tensión de las bielas en las zonas
nodales para que las armaduras alcancen la plastificación y evitar que se produzca la fisura de
splitting de las bielas.

Figura II. 28: Modelo de BT tridimensional para un encepado de cuatro pilotes (Adebar y Zhou (1996) [6])

Suzuki et al. (2000) [45] ensayaron 34 encepados con el objetivo de evaluar la influencia de
la distancia de los pilotes al borde del encepado. En muchos de los ensayos la rotura se
produjo por cortante antes de plastificar la armadura horizontal, aun cuando estaban
dimensionados para romper por flexión según el MBT. Esto se debía a la escasa longitud
disponible para el anclaje de la armadura.

Más recientemente Gu et al (2009) [24] estudiaron el comportamiento de 4 encepados de


cuatro pilotes con diferentes configuraciones de armado: distribuida, en bandas perimetrales,
en aspa y una combinación de las dos anteriores. Concluyeron que la configuración de
armado en aspa es la de mayor resistencia y la configuración en bandas entre pilotes
adyacentes la de mayor ductilidad sin pérdida de capacidad resistente importante.

2.7.3.1.2 Modelos de bielas y tirantes para encepados

El modelo de BT para una carga centrada es sencillo y ha sido estudiado experimentalmente


como se ha comentado. Para los casos en los que pueda aparecer flexión los modelos
recomendados ya no son tan sencillos, además de que no han sido comprobados
experimentalmente.

En la siguiente ilustración se plantean dos modelos de bielas y tirantes que se proponen en la


bibliografía (ACI SP-273 (2011) [4]) para el caso en el que el momento sea tal que genere
tracciones en dos de los pilotes. En una de las configuraciones toda la armadura es ortogonal
(a) y en la otra se dispone armado inclinado (b).
2-37
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

(a) Armado ortogonal (b) Armado inclinado

Figura II. 29: Modelo de BT para encepado con pilote en tracción [4]

2.8 Herramientas informáticas para el proyecto y análisis de regiones


D tridimensionales
No existen en la actualidad herramientas informáticas para el estudio de regiones D
tridimensionales. Sí que se han realizado estudios numéricos de regiones D tridimensionales,
pero estos están limitados a la proposición de un modelo de BT tridimensional y al análisis
del mismo mediante un programa de elementos finitos de barras (Chantelot y Mathern (2010)
[13]). También existen algunos modelos teóricos de elementos finitos que generan
automáticamente el modelo de BT aplicando técnicas de optimización topológica. Un
ejemplo de estos últimos se comenta a continuación.

2.8.1 Leu et al. (2006) [27]


Aunque no se puede considerar como un programa específico para el proyecto de regiones D
tridimensionales, Leu et al. (2006) proponen una metodología para facilitar la definición de
modelos de BT tridimensionales a partir de una optimización topológica. Inicialmente se
parte de un modelo de elementos finitos sometido a unas cargas determinadas y con unas
condiciones de contorno, asumiendo un comportamiento elástico lineal del material. A partir
de esta configuración inicial se procede a eliminar aquellos elementos que menos energía de
deformación acumulan, que de algún modo es un indicador de que apenas colaboran en la
capacidad resistente de la estructura. Este proceso se repite eliminando en cada iteración un
número máximo de elementos, hasta que se encuentra una estructura con una nueva topología
más óptima que la inicial. Esta nueva configuración en la que únicamente permanece el
material estrictamente necesario es la que define el modelo de BT tridimensional. En la
Figura II. 30 se muestra un ejemplo de la optimización topológica para una viga
bidimensional.

2-38
Capítulo 2
Estado del conocimiento

Figura II. 30: Optimización topológica bidimensional aplicada a una viga a flexión [27]

Según los autores esta metodología permite incluso resolver problemas estáticamente
indeterminados. Para calcular la rigidez relativa de cada uno de las bielas se considera la
contribución de los elementos finitos existentes en su entorno. Se suman los volúmenes de
todos los elementos finitos que hayan permanecido tras la optimización topológica y se
encuentren dentro del radio de influencia de la directriz de la biela. Por lo tanto, se debe
definir un radio de influencia alrededor de la directriz de cada biela (r en la Figura II. 31), lo
que en un espacio tridimensional genera un cilindro y dos semiesferas en los extremos.
Finalmente el área de esa biela se calcula dividiendo la suma de los volúmenes de los
elementos finitos entre la longitud de la biela. Evidentemente el radio de influencia elegido
influirá en los resultados (Figura II. 31) y además ese radio no tiene por qué ser el mismo
para cada todos los elementos del modelo de BT. Pese a ello los autores consideran que se
puede establecer un rango de radios válidos para cada elemento en particular para los que la
los resultados finales apenas varían. Por ejemplo, para el elemento considerado en la Figura
II. 31 el rango de radios 13-20cm sería aceptable.

Figura II. 31: Área efectiva vs. radio de influencia para una biela de compresión (ud.cm)[27]

2-39
3 Objetivos específicos y alcance

3.1 Objetivos específicos


Los objetivos específicos de la investigación son:

- Revisión y análisis del estado del conocimiento sobre el MBT:

A pesar de la relativa juventud del MBT, se han realizado grandes avances y el


uso del mismo está bastante extendido para regiones D bidimensionales. Sin
embargo, este conocimiento bastante exhaustivo sobre los modelos de BT
bidimensionales no es extensivo a las tres dimensiones en el estado actual del
conocimiento. No existen, por ejemplo reglas precisas sobre la manera de tratar
las zonas nodales en 3D.

Existen herramientas informáticas (MEFBT [32], CAST [48]) que se pueden


aplicar para el análisis de regiones D bidimensionales. La extrapolación de las
hipótesis realizadas en el campo bidimensional al campo tridimensional puede ser
la vía de abordar el problema.

Por otra parte, ha habido algunos autores que han tratado la modelización de
regiones D tridimensionales con el MBT a través de técnicas de optimización
topológica (Leu et al. (2006) [27], Liang et al. (2002) [28]).

3-1
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

- Desarrollo de un modelo teórico para la simulación del comportamiento de estructuras


de hormigón armado tridimensionales, que sea capaz de generar automáticamente el
campo tensional dada la configuración de armado proporcionada por el proyectista, a
partir del cual se pueda definir el modelo de BT.

Dado que el hormigón es un material cuya característica principal es su baja


resistencia a tracción en comparación con su resistencia a compresión en un buen
número de aplicaciones ingenieriles se puede despreciar la resistencia a la
tracción, como es el caso de los MBT. Por tanto, resulta necesario desarrollar un
modelo numérico tridimensional para la modelización de estructuras de hormigón
armado que tenga en cuenta la posible fisuración del mismo en una, dos o tres
direcciones.

El desarrollo del modelo teórico implica la implementación del algoritmo de


resolución en un lenguaje de programación computacional que permita aplicar las
técnicas numéricas propias de la ingeniería estructural.

El marcado comportamiento no lineal de las estructuras de hormigón armado


exige un elevado coste computacional para tratar en cada escalón de carga del
proceso iterativo, tanto las ecuaciones de compatibilidad como de equilibrio. A
pesar de que los métodos de resolución de sistemas de ecuaciones no lineales
representan una ayuda para garantizar que finalmente se alcance una solución de
equilibrio, es frecuente que se den problemas de convergencia. Por tanto, resulta
imprescindible la implementación de métodos que garanticen la convergencia del
proceso.

En este trabajo, se plantea la extrapolación al campo tridimensional de la


metodología planteada en el programa MEFBT (Método de Elementos Finitos
Aplicado al Método de Bielas y Tirantes) desarrollado en la unidad docente de
Hormigón del Departamento de Ingeniería de la Construcción y Proyectos de
Ingeniería Civil de la Universidad Politécnica de Valencia.

Finalmente, se plantea la validación de las hipótesis adoptadas en el modelo


numérico y su posterior implementación, a través de los resultados experimentales
obtenidos de la literatura científica sobre elementos estructurales con marcado
carácter tridimensional.

3-2
Capítulo 3
Objetivos específicos y alcance

3.2 Alcance
La investigación planteada en este trabajo se enmarca en una línea de investigación que
implica tanto la modelización numérica como experimental de elementos estructurales de
hormigón armado con un marcado comportamiento tridimensional y en los que no es válida
la aplicación de la hipótesis de Navier.

El trabajo presentado en este documento pretende abordar la extensión al campo


tridimensional del algoritmo base implementado para 2D en el MEFBT. Dicho algoritmo
consiste en proporcionar el campo de tensiones de compresión en el hormigón dada una
armadura.

Como mejoras al cuerpo del algoritmo presentado en este documento, se pueden plantear:
dimensionamiento de la armadura, estudio de zonas nodales tridimensionales,
comprobaciones sobre bielas o la modelización de la adherencia hormigón-armadura, etc...

3-3
4 Descripción del modelo numérico propuesto

4.1 Planteamiento general del método de los elementos finitos

4.1.1 Introducción
En la resolución de problemas complejos que aparecen en la vida real a menudo se recurre a
subdividirlos en problemas más sencillos que puedan ser resueltos más fácilmente y después
a partir de las soluciones de estos subsistemas obtener la respuesta del problema original.
Este procedimiento se sigue no sólo en ingeniería, si no también en otras áreas científicas y es
la idea fundamental del método de los elementos finitos.

El método de los elementos finitos es un método aproximado de resolución de problemas


continuos. El medio continúo se discretiza en un número finito de elementos, cuyo
comportamiento queda definido por un número finito de parámetros asociado a ciertos puntos
característicos denominados nodos. El sistema completo se forma por ensamblaje de los
elementos finitos y la solución se obtiene siguiendo las reglas de los problemas discretos. Las
incógnitas del problema pasan a ser los valores que toman ciertas funciones (en el caso de
estructuras los desplazamientos) en los nodos, en lugar de tener que obtener una función
válida para todos los puntos de la estructura. Posteriormente el valor de la función en el resto
de puntos se obtiene por interpolación de los valores conocidos en los nodos mediante
funciones de interpolación, también conocidas como funciones de forma.

4-1
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Aparece pues frente al medio continuo la idea de discretización. La discretización siempre


supone una aproximación a la realidad excepto si la discretización se realiza indefinidamente.
En este último caso el resultado final sería el propio medio continuo, pero el problema sólo se
podría resolver mediante ecuaciones diferenciales. Aprovechando la capacidad de los
ordenadores para resolver problemas discretos, el ingeniero debe encontrar una discretización
tal que le permita aproximarse a la solución real del problema continuo sin tener que recurrir
a la solución analítica que será muy compleja y en algunas ocasiones incluso inabordable.

La precisión de los resultados obtenidos mediante el método de los elementos finitos depende
de: (i) el número de elementos finitos en el que se ha discretizado el medio continuo y su
distribución (malla empleada), (ii) la definición de las condiciones de contorno, (iii) el
método de resolución del sistema de ecuaciones (especialmente cuando el comportamiento
del material es no lineal como en el hormigón), y (iv) las ecuaciones constitutivas empleadas
para caracterizar el comportamiento de los materiales.

En el campo de las estructuras de hormigón armado y pretensado, el uso del método de los
elementos finitos está muy extendido y proporciona resultados que se aproximan muy bien al
comportamiento real experimentado. Permite considerar fenómenos como la fisuración (tanto
de manera continua como discreta), la adherencia entre acero y hormigón, el fenómeno de
tension-stiffening, etc.

4.1.2 Formulación del método de los elementos finitos


4.1.2.1 Principios básicos del análisis estructural

La resolución de un problema estructural consiste en conocer la respuesta que tendrá una


estructura con unas determinadas características (dependiente de su geometría, materiales y
condiciones de contorno) frente a unas cargas determinadas F(x,y,z). La respuesta de la
estructura quedará caracterizada por el campo de desplazamientos u(x,y,z), las deformaciones
ε(x,y,z) y las tensiones σ(x,y,z). El problema reside en establecer cómo se relacionan estos
cuatro campos. Las ecuaciones de equilibrio, constitutivas y cinemáticas sirven de enlace
según el siguiente esquema:

F(x, y, z) ↔ σ(x, y, z) ↔ ε(x, y, z) ↔ u(x, y, z)

Equilibrio Constitutivas Cinemáticas

4-2
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

4.1.2.2 Elementos finitos, nodos y funciones de forma

En el análisis estructural la incógnita principal es el campo de desplazamientos, ya que a


partir de él se pueden calcular el resto de incógnitas. De manera general, para una estructura
continua el campo de desplazamientos podría expresarse según:

u( x, y, z ) = C( x, y, z ) A (4.1) E

donde u(x,y,z) representa el campo de desplazamientos en el medio continuo, A es un vector


que agrupa los desplazamientos del medio continuo conocidos y C(x,y,z) una matriz de
interpolación formada a partir de unos polinomios predefinidos. El problema pasa a ser la
obtención del vector A y la matriz C(x,y,z), a partir de los cuales se pueden obtener el resto
de desplazamientos.

Según se ha comentado anteriormente, en el método de los elementos se dicretiza el medio


continuo en partes más pequeñas. De igual manera que se aplica (4.1) para la estructura
completa se puede aplicar para un elemento finito de los que la forma resultando en:

u e ( x, y , z ) = C e ( x, y , z ) A e (4.2) E

donde el subíndice e hace referencia al elemento finito. Dentro de cada elemento finito los
polinomios que definen Ce(x,y,z) serán los mismos, por lo que se aplicará la misma
interpolación. A los puntos cuyos desplazamientos definen el vector Ae a partir de los cuales
se calcular el resto se les denomina nodos. Dicho de otra manera, se denominan nodos a los
puntos del elemento finito en función de cuyos desplazamientos se expresan los
desplazamientos de cualquier punto del elemento finito. Si se expresa ahora (4.2) según lo
comentado en este párrafo resulta:

u e ( x, y, z ) = N e ( x, y, z )re (4.3) E

donde re es el vector de desplazamientos nodales (serán las incógnitas a calcular) y Ne(x,y,z)


las funciones de forma del elemento finito para interpolar los desplazamientos en el resto de
puntos. Las dimensiones de ambos dependerán del espacio del problema y del número de
nodos del elemento finito. Para el tetraedro lineal que se trata posteriormente el vector re
tiene 12 filas (cuatro nodos por tres grados de libertad en cada nodo) y la matriz Ne 3 filas
(tres grados de libertad por punto en el espacio) y 12 columnas.

Según (4.3), para un determinado punto de coordenadas (xj,yj,zj) su vector desplazamiento se


calcula como:

rj = u e ( x j , y j , z j ) = ∑ N i ( x j , y j , z j )ri (4.4) E
i

4-3
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

4.1.2.3 Propiedades de las funciones de forma

Existen varias propiedades importantes de las funciones de forma que se comentan en este
apartado. En primer lugar, y partiendo de (4.4) es evidente que si el punto (xj,yj,zj)
seleccionado corresponde con un nodo del elemento finito, el vector desplazamientos rj será
igual al desplazamiento ri del nodo ya conocido. Para que esto se cumpla las funciones de
forma deben estar definidas de manera que:

N i ( x j , y j , z j ) = 1 → si i= j
(4.5) E
N i ( x j , y j , z j ) = 0 → si i≠ j

Además, aplicando un movimiento de solido rígido a sobre el elemento finito provocará que
todos los puntos del elemento se desplacen lo mismo, incluido los nodos:

a = ∑ N i ( x, y, z )a (4.6) E
i

Para que esto se cumpla es necesario que la suma de las funciones de forma en un punto
determinado del elemento finito sea igual a la unidad:

∑ N ( x, y , z ) = 1
i
i (4.7) E

lo que es coherente también con (4.5).

4.1.2.4 Ecuaciones cinemáticas

Según lo visto anteriormente las ecuaciones cinemáticas son las que relacionan las
deformaciones y los desplazamientos. Esta relación se establece de la siguiente manera:

   
ε i = ∑ Lij u j =∑ Lij ∑ N jk rk  = ∑ ∑ Lij N jk  rk = ∑ Bik rk (4.8) E
j j k  k  j  k

ε e = B e re (4.9) E

A la matriz que relaciona los desplazamientos de los nodos re con las deformaciones del
elemento finito en un punto cualquiera dentro del elemento se le conoce como matriz Be o
matriz de desplazamientos. En el apartado 4.3.3 se describe cómo se obtiene esta matriz para
el caso del tetraedro de cuatro nodos. Para ese caso el número de filas de la matriz es igual a
6 (existen seis deformaciones en el espacio) y el número de columnas 12 (cuatro nodos por
tres grados de libertad de cada nodo).

4-4
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

4.1.2.5 Ecuaciones constitutivas

Las ecuaciones constitutivas relacionan deformaciones y tensiones. Esta relación puede ser
lineal o no lineal. Para el hormigón y el acero será no lineal ya que su rigidez depende del
estado de deformación al que están sometidos.

Comportamiento lineal → σ − σ 0 = D(ε − ε 0 ) (4.10) E

∂σ (4.11) E
Comportamiento no lineal → ∆σ = D T ∆ε = ∆ε
∂ε

4.1.2.6 Ecuaciones de equilibrio

Las ecuaciones de equilibrio se obtienen aplicando el principio de los trabajos virtuales según
el cual el trabajo de las fuerzas exteriores aplicadas sobre una estructura debe ser igual al
trabajo de las fuerzas internas que aparecen debido a la deformación que experimenta la
estructura:

 
∑  ∫ δu T
e p e dV + ∫ δu Te t e dS + δu Te Pe  = ∑ ∫ δε Te σ e dV (4.12) E
e Ve Se  e Ve

El término a la izquierda de la igualdad representa el trabajo realizado por las fuerzas


externas, que pueden ser fuerzas por unidad de volumen pe, fuerzas por unidad de superficie
te o fuerzas puntuales Pe, que se integran en sus respectivos dominios. El otro término
representa el trabajo realizado por las fuerzas internas debido a la deformación que
experimenta la estructura por las cargas externas aplicadas. Este trabajo se obtiene como
suma del trabajo realizado en todos los elementos finitos que componen la estructura. El
trabajo interno de cada elemento finito se calcula al integrar en el volumen del elemento
finito el producto de las deformaciones y las tensiones. El símbolo δ hace referencia a que el
desplazamiento impuesto es virtual.

Según (4.4) y (4.9) se puede escribir:

δu Te = δreT N T (4.13) E
δε = δr B
T
e
T
e
T
e
(4.14) E

Y sustituyendo (4.13) y (4.14) en (4.12) se tiene que:

 T 
∑e e ∫ e e
δr T
 N p dV + ∫ N T
t
e e dS + N e e  = ∑ δre ∫ B e σ e dV
T
P T T
(4.15) E
V e S e  e V e

4-5
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Cada elemento finito tiene su propio sistema de referencia local. Sin embargo es necesario
que a la hora de considerar su contribución a la respuesta global de la estructura se tome
como referencia un sistema de coordenadas global común para todos los elementos finitos. El
cambio de coordenadas locales a globales se realiza mediante la matriz de cambio de ejes Te.
Aplicando esta matriz de cambio de base a los desplazamientos:

rGe = Te re (4.16) E

donde el subíndice G hace referencia a que está referido al sistema de coordenadas global.
Sustituyendo (4.16) en(4.15):

∑ δr
e
T
Ge Te Fe = ∑ δrGe
T
Te ∫ B Te σ e dV
e
(4.17) E
Ve

De la misma manera se realiza un cambio de ejes de las fuerzas exteriores aplicadas en el


elemento finito:

FGe = Te Fe (4.18) E

y sustituyendo en (4.17):

∑ δr
e
T
Ge FGe = ∑ δrGe
T
Te ∫ B Te σ e dV
e
(4.19) E
Ve

Como los desplazamientos de los grados de libertad que sean comunes a varios elementos
finitos deben ser los mismos se puede escribir:

(δrGi ) e1 = (δrGi ) e 2 = ... = (δrGi ) em = δrGi (4.20) E


   
∑i Gi  ∑e Gei  ∑i Gi ∑∑
δr  F  = δr  Teij ∫ ej e
B T
σ dV  (4.21) E
 e j V  e

donde el término ∑ δrGi puede simplificarse resultando en:


i

∑F
e
Gei = ∑ ∑ Teij ∫ B Tej σ e dV
e j
(4.22) E
Ve

El primer término representa las fuerzas nodales externas equivalentes y el segundo las
fuerzas nodales internas:

fne = ∑ FGei (4.23) E


e

fni = ∑ ∑ Teij ∫ B Tej σ e dV (4.24) E


e j Ve

4-6
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

4.1.2.7 Formulación para elasticidad lineal

Considerando un comportamiento elástico lineal del material, el vector de tensiones de (4.24)


puede escribirse como:

σ e = σ e 0 + D e (ε e − ε e 0 ) = σ e 0 + D e B e re − D e ε e 0 (4.25) E

donde σe0 y εe0 representan las tensiones internas antes de aplicar la carga y las
deformaciones no mecánicas (retracción), respectivamente. Sustituyendo (4.25) en (4.22) se
tiene:

∑F Gei = ∑ ∑ Teij ∫ B Tej (σ e 0 + D e B e re − D e ε e 0 )dV (4.26) E


e e j Ve

y desarrollando el producto:

∑F Gei = ∑ ∑ Teij ∫ B Tej D e B e TeT rGe dV + ∑∑ Teij ∫ B Tej (σ e 0 − D e ε e 0 )dV (4.27) E


e e j Ve e j Ve

  
∑F Gei = ∑ ∑ Teij ∫ B Tej D e  ∑ B el  ∑ TelkT rGek  dV + ∑ FGeoi
 k 
(4.28) E
e e j Ve  l e

Teniendo en cuenta (4.20) se tiene que:

   
∑F = ∑∑  ∑∑ Teij  ∫ B Tej D e B el dV TelkT rGk + ∑ FGeoi (4.29) E
Gei
 j l V  
e k e
  e   e

Obviando los términos Teij y Telk cuya función es realizar el cambio de ejes de locales a
T
globales, en (4.29) se puede identificar que el término ∫ B ej D e B el dV está multiplicando al
Ve
desplazamiento rGk dando lugar a una fuerza. En física a la razón entre la fuerza aplicada y el
desplazamiento obtenido debido a esa fuerza se le conoce como rigidez y se le identifica por
la letra K. Sustituyendo este término:

 
∑F Geoi = ∑∑  ∑∑ Teij K jl TelkT rGk + ∑ FGeoi (4.30) E
e k e  j l  e

∑Fe
Geoi = ∑∑ K Ge rGk + ∑ FGeoi
k e e
(4.31) E

4-7
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

F = Kr + F0 (4.32) E

donde F es el vector de fuerzas nodales externas, K la matriz de rigidez de la estructura, r el


vector desplazamiento de los nodos y F0 el vector de fuerzas debido a tensiones internas
previas a la aplicación de la carga y/o deformaciones no mecánicas.

4.2 Métodos de resolución de sistemas de ecuaciones no lineales


Puede ocurrir que para los desplazamientos nodales r calculados, las fuerzas nodales internas
no igualen a las fuerzas nodales externas. En ese caso se define una función residuo que se
obtiene como diferencia de los dos vectores de fuerza:

ψ (r ) = fne − fni (r ) (4.33) E

El residuo aparece cuando el comportamiento de la estructura es no lineal debido al material


y/o la geometría. Existen diferentes estrategias de resolución de sistemas de ecuaciones no
lineales. Habitualmente se emplean métodos iterativos con el objetivo final de obtener un
vector de desplazamiento r tal que haga nulo o minimice lo máximo posible el residuo. Se
distinguen dos grandes grupos de métodos, en función de si el nivel de carga es constante o
no durante el proceso de convergencia.

(i) Métodos con nivel de carga constante: son aquellos en los que las fuerzas externas
aplicadas sobre la estructura no varían durante el proceso de convergencia. Dentro
de este grupo se encuentran el método de iteración directa, el método incremental,
el método de Newton-Raphson, el método de Newton-Raphson modificado y el
método de Cuasi-Newton.

(ii) Métodos con nivel de carga variable o métodos de control de respuesta: son
aquellos en los que la magnitud de las fuerzas externas aplicadas no es constante.
Pertenecen a este grupo el método de control por arco (arc-length), el método de
Chrisfield, el método de camino plano y el método de control de respuesta con
desplazamiento impuesto.

En el presente trabajo fin de máster se ha empleado el método de Newton-Raphson que se


describe a continuación. Además se ha incorporado una estrategia denominada método
globalmente convergente para garantizar la convergencia.

4.2.1 Método de Newton-Raphson


El método de Newton-Raphson es un método con nivel de carga constante. El método está
basado en el empleo de la matriz tangente para la búsqueda de la solución de equilibrio que
anule la función residuo definida como:

ψ = F − ∑ T ∫ B Te σdV (4.34) E
i i e ei
V e

4-8
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

Derivando (4.34) y suponiendo que Be no depende de re la matriz tangente se calcula según:

∂σ ∂ε
dψ i = −∑ Tei ∫ B Te dre dV = −∑ Tei ∫ B Te DT B e dre dV =
e Ve
∂ε ∂r e Ve

   
= −∑ Tei ∫ B Te DT B e TdT drGe dV = −∑ ∑ Tei  ∫ B Te DT B e dV TejT drGj = (4.35) E
j  e
V  
e Ve  e  
 
= −∑ ∑ Tei K Te TejT drGj = −∑ K Tij drGj
j  e  j

donde la única variación respecto de (4.29) es que se debe emplear la matriz constitutiva
tangente DT a partir de la ley constitutiva que relaciona σ y ε. Si Be depende de re la matriz
KT tiene más términos que corresponden a la no linealidad geométrica. Sin embargo, para el
MBT no se considera la no linealidad geométrica.

Partiendo de una configuración con unos desplazamientos ri y con un residuo ψi y teniendo


en cuenta que el objetivo es alcanzar un residuo nulo, el incremento de desplazamientos
necesario es:

∆ψ (ri ) = 0 − ψ (ri ) = −K T (ri )∆ri +1 (4.36) E

Y el nuevo desplazamiento se obtiene según:

ri +1 = ri + ∆ri +1 (4.37) E

Este proceso debe repetirse hasta encontrar uno vector desplazamientos rsol tal que anulen el
residuo. Gráficamente la resolución del problema se indica en la siguiente figura.

Figura IV. 1: Método de Newton-Raphson para la resolución de sistemas de ecuaciones no lineales


(Delgado (2008) [17])

4-9
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Y de forma esquemática se resume como sigue:

ri (4.38) E

ψ (ri ) = F − ∑ Te ∫ B Te σ n (ri )dV (4.39) E


e Ve

∆ri +1 = −K T−1 (ri )ψ (r i ) (4.40) E


E

ri +1 = ri + ∆ri +1 (4.41) E
E

ψ (ri +1 ) = F − ∑ Te ∫ B Te σ n (ri +1 )dV (4.42) E


e Ve

NO
¿ ψ (ri +1 ) = 0 ? (4.43) E
(4.44) E

rsol (4.45) E

4.2.2 Métodos globalmente convergentes


4.2.2.1 Planteamiento del problema de convergencia

Es frecuente que en la resolución de sistemas de ecuaciones no lineales no se alcance una


solución de equilibrio aplicando los métodos anteriormente mencionados. Hay que tener en
cuenta las limitaciones de los mismos, sobre todo cuando el comportamiento del material es
marcadamente no lineal como ocurre en las estructuras de hormigón.

Particularizando para el método de Newton-Raphson el lector debe darse cuenta que


partiendo de una solución ri no equilibrada, el método busca una nueva solución a partir de la
rigidez tangente que tiene en ese momento. Si la variación de la rigidez de la estructura en el
tramo entre ri y ri+Δri+1 no es muy acusada el método de Newton-Raphson proporcionará una
nueva solución en la que el residuo habrá disminuido considerablemente. Sin embargo si se
produce una pérdida de rigidez importante en ese tramo, puede llegar a darse el caso de que el
residuo para la nueva solución ri+Δri+1 sea incluso mayor que el residuo de la solución

4-10
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

anterior ri. Estos estados no obstante pueden ser necesarios para llegar a la solución final,
pero frecuentemente pueden impedir que se llegue a una solución de equilibrio. De una
manera simplificada se representa este problema gráficamente en la figura inferior. Se puede
observar que aplicando el método de Newton-Raphson para la curva de comportamiento roja,
cuya derivada no varía demasiado a lo largo de Δri+1 se logra reducir el residuo
considerablemente de la iteración i a la i+1. No ocurre lo mismo para la curva azul, donde el
residuo aumenta. Para problemas unidimensionales no parece un grave problema ya que tarde
o temprano acabará convergiendo. Sin embargo en sistemas complejos de muchos grados de
libertad este problema puede llegar a producir una variación de residuos sin rumbo fijo y no
llegar a converger nunca a una solución equilibrada.

f
fne

ψi+1

ψi
ψi+1

r
ri ri+1
Δri+1

Figura IV. 2: Residuos obtenidos aplicando el método Newton-Raphson aplicado a dos estructuras con
diferente comportamiento

En estructuras de hormigón, donde sobre todo la fisuración pero también la plastificación de


las armaduras provocan una pérdida muy importante de la rigidez van a aparecer este tipo de
problemas. Por lo tanto, resulta necesario implementar un método adicional que solucione los
problemas numéricos de convergencia. En el modelo numérico aquí presentado se ha
implementado un método globalmente convergente. La implementación del mismo fue
fundamental para garantizar la convergencia del modelo numérico.

4.2.2.2 Planteamiento del método globalmente convergente

Un método globalmente convergente es aquel que utiliza una estrategia de convergencia


global de manera que en cada iteración se consigue reducir el residuo respecto de la iteración
anterior. Dicho de otra manera, en las sucesivas soluciones que se van obteniendo a lo largo
del proceso iterativo que supone un método de convergencia como el Newton-Raphson el
método globalmente convergente garantiza que en cada iteración la solución obtenida es al
menos mejor que la anterior.

4-11
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

El principio fundamental del método globalmente convergente consiste en modificar a la baja


mediante un factor λ el incremento de desplazamientos calculado según el método de método
de convergencia hasta conseguir una reducción del residuo entre dos iteraciones.

ri +1 = ri + λ∆ri +1 (4.46) E

donde el incremento de desplazamientos Δri+1 para el método de Newton-Raphson según


(4.36) se calcula como:

∆ri +1 = K T − 1 (ri )ψ (ri ) (4.47) E

Al ser el residuo un vector, se debe definir un valor numérico que permita comparar distintas
soluciones entre sí y poder determinar si la solución ha mejorado o no. Para ello se define una
función f(ri) a partir de la norma del vector residuos:

1
f (r ) = ψ (r )ψT (r ) (4.48) E
i 2 i i

A partir de (4.48) se define una función g análoga que incluye el factor λ reductor de
incrementos de desplazamientos:

1
g (λ n ) = f (ri + λn ∆ri +1 ) = ψ (ri + λn ∆ri +1 )ψ T (ri + λn ∆ri +1 ) (4.49) E
2

Si en (4.49) λ es igual a cero, g(λn) es igual a la mitad del valor de la norma del residuo al
inicio de la iteración. Y si λ es igual a la unidad g(λn) toma el valor de la mitad de la norma
del residuo para la nueva posición calculada según el método de resolución del sistema de
ecuaciones no lineales (para el caso aquí tratado Newton-Raphson):

1
λ0 = 0 → g 0 = g (0) = ψ (ri )ψT (ri ) (4.50) E
2
1
λ1 = 1 → g1 = g (1) = ψ (ri + ∆ri +1 )ψ T (ri + ∆ri +1 ) (4.51) E
2

Puede ocurrir que la norma del residuo de la iteración i+1 sea menor que la de la iteración i
(g1<g0), en cuyo caso la nueva solución obtenida por el método de Newton-Raphson se
acepta directamente. De no ser así, se define la función g(λ) como una función cuadrática que
se construye a partir de la información disponible en λ0=0 y λ1=1.

g (λ ) = f (ri + λ∆ri +1 ) = [g1 − g 0 − g 0′ ]λ2 + g 0′ λ + g 0 (4.52) E

donde g0 y g1 ya son conocidos de (4.50) y (4.51). Para calcular g´0 es necesario derivar en
primer lugar (4.49) respecto de λ:

4-12
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

( )
g ′(λ n ) = f ′(ri + λn ∆ri +1 ) = ∇f ⋅ ∆ri = (ψ (ri )K T ) − K T−1ψ T (ri ) = −ψ (ri )ψ T (ri ) (4.53) E

g ′(λn ) = −ψ(ri )ψ T (ri ) = −2g 0 (4.54) E

Sustituyendo ahora (4.54) en (4.52) se obtiene:

g (λ ) = f (ri + λ∆ri +1 ) = [g1 − g 0 + 2 g 0 ]λ2 − 2 g 0 λ + g 0 =


(4.55) E
= [g1 + g 0 ]λ2 − 2 g 0 λ + g 0

Se recuerda que el objetivo es encontrar un valor λ que minimice la norma del residuo o lo
que es lo mismo, que minimice la función g(λ). Para buscar el mínimo de (4.55) se deriva la
función y se iguala a cero:

g ′(λ ) = 2[g1 + g 0 ]λ − 2 g 0 = 0 (4.56) E

El mínimo de la función g(λ) definida según (4.55) se da para:

g0
λ= (4.57) E
g1 + g 0

Sustituyendo este nuevo valor de λ en (4.49) se puede calcular el nuevo residuo:

g0 1
λ2 = → g 2 = g (λ2 ) = ψ (ri + λ2 ∆ri +1 )ψ T (ri + λ2 ∆ri +1 ) (4.58) E
g1 + g 0 2

Si este nuevo residuo es menor que el residuo al inicio de la iteración g0 se acepta λ2 como
factor reductor del incremento de desplazamientos. Pero si sigue siendo mayor será necesario
volver a buscar un nuevo λ. Para las siguientes iteraciones de define la función g(λ) como una
función cúbica en λ, ya que ahora se dispone de un nuevo punto de información (λ0, λ1, λ2 con
sus respectivos g0, g1, g2).

g (λ ) = aλ3 − bλ2 + g 0′ λ + g 0 = aλ3 − bλ2 − 2 g 0 λ + g 0 (4.59) E

Se puede plantear un sistema de dos ecuaciones para obtener los valores de a y b a partir de
los valores conocidos de g(λ) en λ1 y λ2:

g (λ1 ) = g1 = a − b − 2 g 0 + g 0 = g1 (4.60) E

3 2
 g0   g0   g0   g0 
g (λ2 ) = g   = a  − b  − 2 g 0   + g 0 = g 2 (4.61) E
g
 1 + g 0  g
 1 + g 0  g
 1 + g 0  g
 1 + g 0 

4-13
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Que escrito en forma de sistema de ecuaciones resulta en:

a   1 / λ12 − 1 / λ22   g1 − g 0 (1 − 2λ1 ) 


b  =    (4.62) E
  − λ2 / λ1
2
λ1 / λ22   g 2 − g 0 (1 − 2λ2 )

A partir de los valores a y b calculados a partir de (4.62) se obtiene un valor λ que minimiza
la función (4.59):

− b + b2 + 6 ⋅ a ⋅ g0
λ= (4.63) E
3a

En caso de que el residuo calculado para el nuevo λ sea todavía mayor que el inicial g0 debe
continuarse el proceso. La función g(λ) seguirá siendo cúbica según (4.59) pero para definir
la nueva función se considerarán los valores de los dos últimos pasos realizados, es decir para
λn-2 y λn-1, y la información para λ=0:

a   1 / λ2n−2 − 1 / λ2n−1   g n−2 − g 0 (1 − 2λn−2 )


b  =    (4.64) E
  − λn−1 / λn−2
2
λn−2 / λ2n−1   g n−1 − g 0 (1 − 2λn−1 ) 

A partir de los valores a,b obtenidos de (4.64) se volvería a calcular el nuevo λn según (4.63).

Darse cuenta que en caso de no encontrar una solución mejor que la inicial, el método
globalmente convergente lo que hace es ir reduciendo poco a poco el incremento de
desplazamientos inicial obtenido hasta que encuentre un residuo menor. De hecho, aunque no
se puede generalizar, para los casos estudiados y que se presentan en el siguiente capítulo, el
método globalmente convergente se aplica en prácticamente todas las iteraciones y sin su
aplicación no se suele converger a una solución de equilibrio. Normalmente el factor λ2 suele
ser suficiente para disminuir el residuo respecto de la iteración anterior.

Como último apunte sobre el método globalmente convergente aplicado debe mencionarse
que para evitar problemas de convergencia numérica, el ratio entre dos λ obtenidos
λ
consecutivamente debe estar comprendido entre 0.5 y 0.1  0.1 ≤ n−1 ≤ 0.5  .
 λn 

4-14
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

4.3 Descripción del elemento finito

4.3.1 Justificación de la elección


El elemento finito que el programa emplea para la modelización de regiones D
tridimensionales es el tetraedro de cuatro nodos, también conocido como tetraedro lineal o
tetraedro de deformación constante. La razón por la que se ha escogido un tetraedro y no otro
volumen es porque permite adaptarse a cualquier geometría. Además existen algoritmos que
realizan el mallado de volúmenes a partir de tetraedros, lo que facilita su implementación. En
cuanto al número de nodos, el tetraedro de diez nodos o cuadrático es mucho más eficiente,
especialmente para el análisis tensional, y sería interesante implementarlo en el futuro, pero
por el momento se ha decidido utilizar el tetraedro lineal ya que es más sencillo.

4.3.2 El tetraedro lineal


4.3.2.1 Geometría del tetraedro

En la siguiente figura se representa la geometría de un tetraedro de cuatro nodos, que queda


definido por las coordenadas en el sistema de referencia global de sus cuatro esquinas. Se
asume que las cuatro esquinas no están contenidas en el mismo plano. El elemento tiene seis
aristas rectas, cada una definida por dos esquinas, y cuatro caras planas definidos por tres
nodos. Al dominio ocupado por el tetraedro se le denomina Ωe.

( x1 , y1 , z1 ), ( x 2 , y 2 , z 2 ), ( x3 , y 3 , z 3 ), ( x 4 , y 4 , z 4 ) (4.65) E

Figura IV. 3: Tetraedro de cuatro nodos o lineal (Felipa (2012) [20])

4-15
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

El volumen total que encierra el tetraedro, que no debe confundirse con el dominio Ωe, se
calcula fácilmente a partir de las coordenadas de los vértices según:

1 1 1 1
 x 4  1
1  x1 x2 x3 1
V = ∫ e dΩ = det
e
= det(J ) = J (4.66) E
Ω 6  y1 y2 y3 y4  6 6
 
 z1 z2 z3 z4 

A la matriz J se le conoce como matriz jacobiana J y su determinante siempre debe ser


positivo. Para que esto se cumpla, el sentido de numeración de los nodos 1,2 y 3, visto desde
el nodo 4 debe ser en el sentido contrario a las agujas del reloj. Si el determinante de J es
igual a cero indica que los cuatros nodos son coplanares y por tanto no están definiendo un
volumen. Este hecho debería identificarse como un error.

4.3.2.2 Coordenadas tetraédricas

Un punto dentro de un tetraedro se puede definir bien por sus coordenadas cartesianas (x,y,z)
o por sus coordenadas tetraédricas. Mientras que en el sistema cartesiano se necesitan tres
coordenadas para definir un punto, en coordenadas tetraédricas son necesarias cuatro
coordenadas adimensionales.

ζ 1 ,ζ 2 ,ζ 3 ,ζ 4 (4.67) E

El valor de ξi es uno en el nodo i y vale cero en el resto de nodos, incluida toda la cara
opuesta. La variación de ξi es lineal con la distancia y todos los puntos del tetraedro
contenidos en un plano paralelo a la cara opuesta al nudo i tiene la misma coordenada ξi.

Figura IV. 4: Descripción coordenadas tetraédricas naturales [20]

4-16
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

Para un punto arbitrario P perteneciente al tetraedro, su coordenada tetraédrica ξi se puede


calcular de dos modos:

h pi
(i) ζi = (4.68) E
hi

donde hpi es la distancia desde el punto P a la cara opuesta a la esquina i y hi es la distancia


desde la esquina i a su cara opuesta.

V pi
(ii) ζi = (4.69) E
V

donde Vpi es el volumen definido por el punto P y los vértices de la cara opuesta y V es el
volumen del tetraedro.

Existe una restricción que deben cumplir las cuatro coordenadas tetraédricas, ya que exceden
en uno el número necesario para definir un espacio tridimensional. Esta restricción es:

ζ1 + ζ 2 + ζ 3 + ζ 4 = 1 (4.70) E

que resulta fácil de comprobar a partir de la definición de las coordenadas tetraédricas según
la ecuación (4.69) y teniendo en cuenta que Vp1+ Vp2+ Vp3+ Vp4 debe ser igual al volumen V
del tetraedro.

V p1 + V p 2 + V p 3 + V p 4 V p1 V p2 V p3 V p4
= + + + = ζ1 + ζ 2 + ζ 3 + ζ 4 = 1 (4.71) E
V V V V V

En el sistema de coordenadas tetraédrico las coordenadas de los vértices pasan a ser (1,0,0,0),
(0,1,0,0), (0,0,1,0) y (0,0,0,1). Esto simplifica mucho las funciones de forma, lo que va a
permitir expresiones matemáticas mucho más compactas como se verá a continuación.

N i (ζ 1 , ζ 2 , ζ 3 , ζ 4 ) = ζ i i = 1,2,3,4 (4.72) E

4.3.2.3 Interpolación lineal

Cualquier función lineal F(x,y,z), cuyos valores en los vértices del tetraedro sean F1, F2, F3 y
F4 se puede interpolar en términos de las coordenadas tetraédricas como:

F ( x, y, z ) = F (ζ 1 , ζ 2 , ζ 3 , ζ 4 ) = F1ζ 1 + F2ζ 2 + F3ζ 3 + F4ζ 4 (4.73) E

4-17
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

4.3.2.4 Transformación coordenadas cartesianas-coordenadas tetraédricas

A pesar de que el uso de las coordenadas tetraédricas permite expresiones matemáticas más
sencillas, algunos resultados como desplazamientos, deformaciones o tensiones se deben
expresar en el sistema general cartesiano {x,y,z}. Por lo tanto se necesita establecer una
matriz de cambio de base entre las coordenadas cartesianas y las tetraédricas. A continuación
se describe cómo se establece este cambio de base.

El tetraedro lineal es un elemento isoparamétrico, lo que significa que se emplean las mismas
funciones de forma tanto para la geometría como para el resto de incógnitas, como pueden ser
los desplazamientos. Darse que para el esquema inferior, las funciones de forma N1, N2, N3,
N4 coinciden con las coordenadas tetraédricas según (4.72).

Coordenadas tetraédricas Geometría


ξ1, ξ2, ξ3, ξ4 x,y,z

Funciones de forma Interpolación de


N1, N2, N3, N4 desplazamientos ux, uy, uz

Y utilizando las mimas funciones empleadas para interpolar una función a partir del valor de
la función en los vértices del tetraedro (4.73), se puede establecer la relación entre las
coordenadas tetraédricas y las coordenadas cartesianas:

x(ζ 1 , ζ 2 , ζ 3 , ζ 4 ) = x1ζ 1 + x 2ζ 2 + x3ζ 3 + x 4ζ 4 = xi ζ i


y (ζ 1 , ζ 2 , ζ 3 , ζ 4 ) = y1ζ 1 + y 2ζ 2 + y 3ζ 3 + y 4ζ 4 = y i ζ i (4.74) E
z (ζ 1 , ζ 2 , ζ 3 , ζ 4 ) = z1ζ 1 + z 2ζ 2 + z 3ζ 3 + z 4ζ 4 = z i ζ i

A partir de (4.74) se establece la relación matricial:

1   1 1 1 1  ζ 1 
x  x x2 x3 x4  ζ 2 
   1
 =   (4.75) E
 y   y1 y2 y3 y4  ζ 3 
 z   z1 z2 z3

z 4  ζ 4 

Esta matriz 4x4 que relaciona coordenadas tetraédricas y cartesianas es la matriz jacobiana
definida en (4.66). La relación inversa se obtiene por inversión de la matriz jacobiana
resultando en:

4-18
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

ζ 1  6V01 y42 z32 − y32 z42 x32 z42 − x42 z32 x42 y32 − x32 y42   1 
ζ   x31 y43 − x34 y13   x 
 2  1 6V02 y31 z43 − y34 z13 x43 z31 − x13 z34
 =   (4.76) E
ζ 3  6V 6V03 y24 z14 − y14 z24 x14 z24 − x24 z14 x24 y14 − x14 y24   y 
 
ζ 4  6V04 y13 z21 − y12 z31 x21 z13 − x31 z12 x13 y21 − x12 y31   z 

Donde para simplificar la expresión se ha introducido las siguientes abreviaciones:

xij = xi − x j y ij = y i − y j z ij = z i − z j (4.77) E

6V01 = x2 ( y3 z 4 − y4 z3 ) + x3 ( y4 z 2 − y2 z 4 ) + x4 ( y2 z3 − y3 z 2 )
6V02 = x1 ( y4 z3 − y3 z 4 ) + x3 ( y1 z 4 − y4 z1 ) + x4 ( y3 z1 − y1 z3 )
(4.78) E
6V03 = x1 ( y2 z 4 − y4 z 2 ) + x2 ( y4 z1 − y1 z 4 ) + x4 ( y1 z 2 − y2 z1 )
6V04 = x1 ( y3 z 2 − y2 z3 ) + x2 ( y1 z3 − y3 z1 ) + x3 ( y2 z1 − y1 z 2 )

Si en la expresión (4.76) se hace coincidir las coordenadas (x,y,z) con el origen de


coordenadas cartesianas (0,0,0), se obtiene:

ζ 1 = V01 / V ζ 2 = V02 / V ζ 3 = V03 / V ζ 4 = V04 / V (4.79) E

que si se compara con (4.69) se identifica que V0i es el volumen que encierra el tetraedro
definido por la cara opuesta al vértice i y el origen de coordenadas cartesianas (0,0,0).

En (4.80) se compacta la expresión de (4.76) para facilitar su manejo posteriormente.

ζ 1  6V01 a1 b1 c1  1 
ζ   c2   x 
 2  1 6V02 a2 b2
 =   (4.80) E
ζ 3  6V 6V03 a3 b3 c3   y 
 
ζ 4  6V04 a4 b4 c4   z 

4.3.3 Cálculo de la matriz Be


4.3.3.1 Campo de desplazamientos

El campo de desplazamientos dentro del tetraedro se obtiene por interpolación a partir de los
desplazamientos de los vértices y de las funciones de forma. Haciendo en la expresión (4.73)
F igual ux, uy y uz se tiene que:

4-19
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

u x = u x1 N 1e + u x 2 N 2e + u x 3 N 3e + u x 4 N 4e = u x1ζ 1 + u x 2ζ 2 + u x 3ζ 3 + u x 4ζ 4
u y = u y1 N 1e + u y 2 N 2e + u y 3 N 3e + u y 4 N 4e = u y1ζ 1 + u y 2ζ 2 + u y 3ζ 3 + u y 4ζ 4 (4.81) E
u z = u z1 N 1e + u z 2 N 2e + u z 3 N 3e + u z 4 N 4e = u z1ζ 1 + u z 2ζ 2 + u z 3ζ 3 + u z 4ζ 4

Combinando (4.75) y (4.81) se obtiene la relación que evidencia el carácter isoparamétrico


del tetraedro lineal:

1  1 1 1 1 
x x x4 
   1 x2 x3
ζ 
 y   y1 y2 y3 y4   1 
    ζ 
 z  =  z1 z2 z3 z 4  2  (4.82) E
u  u ζ
ux2 ux3 ux4  3 
 x   x1  ζ 
u y  u y1 u y 2 u y3 u y4  4 
u   u u z 4 
 z   z1 u z 2 uz3

4.3.3.2 Campo de deformaciones

Las deformaciones que sufre un sólido están relacionadas con el campo de desplazamientos
según:

1  ∂u ∂u 
ε ij =  i + j  (4.83) E
2  ∂x j ∂xi 

Por lo tanto el vector de deformaciones se puede obtener a partir del vector de


desplazamientos de la siguiente manera:

∂ 0 0 
 ε xx  ε xx   ∂x 
 ε  ε   0 ∂ 0 
∂y 
 yy   yy  
 ε  ε   0 0 ∂  u x 
ε =  zz  =  zz  =  ∂ ∂z  u 
∂  y (4.84) E
2ε xy  γ xy   ∂y ∂x
0  
2ε yz  γ yz    u z 
∂ ∂ 
     0 ∂z ∂y
2ε xz  γ xz   
 ∂ ∂z 0 ∂ 
∂x 

Darse cuenta que en ingeniería, para la deformación transversal, en el vector de


deformaciones se incluye dos veces el valor calculado en (4.83), estando este valor
relacionado directamente con la variación angular que se produce.

4-20
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

Combinando (4.81) y (4.84):

∂ 0 0 
 ε xx  ε xx   ∂x 
 ε  ε   0 ∂ 0 
∂y 
 yy   yy  
 ε  ε   0 0 ∂   u x1ζ 1 + u x 2ζ 2 + u x 3ζ 3 + u x 4ζ 4 
ε =  zz  =  zz  =  ∂z  u ζ + u ζ + u ζ + u ζ 
y4 4  (4.85) E
∂ ∂ 0 
y1 1 y2 2 y3 3
2ε xy  γ xy   ∂y ∂x
2ε yz  γ yz     u z1ζ 1 + u z 2ζ 2 + u z 3ζ 3 + u z 4ζ 4 
∂ ∂ 
     0 ∂z ∂y
2ε xz  γ xz   
 ∂ ∂z 0 ∂ 
∂x 
 u x1 
 ∂ζ 1 ∂ζ 2 ∂ζ 3 ∂ζ 4   u y1 
 ∂x 0 0 0 0 0 0 0 0 
 ∂x ∂x ∂x   u z1 
∂ζ 1 ∂ζ 2 ∂ζ 3 ∂ζ 4
ε xx   0 0 0 0 0 0 0 0  u x 2 
   ∂y ∂y ∂y ∂y  
ε yy   ∂ζ 1 ∂ζ 2 ∂ζ 3 ∂ζ 4  u y 2 
ε zz   0 0
∂z
0 0
∂z
0 0
∂z
0 0 
∂z  u z 2 
ε= = ∂ζ 3 ∂ζ 3   (4.86) E
∂ζ ∂ζ 1 ∂ζ 2 ∂ζ 2 ∂ζ 4 ∂ζ 4
γ xy   1 0 0 0 0  u x3 
γ yz   ∂y ∂x ∂y ∂x ∂y ∂x ∂y ∂x 
u y3 
   ∂ζ 1 ∂ζ 1 ∂ζ 2 ∂ζ 2 ∂ζ 3 ∂ζ 3 ∂ζ 4 ∂ζ 4   
γ xz   0 ∂z ∂y
0
∂z ∂y
0
∂z ∂y
0
∂z
 u z3 
∂y   
 ∂ζ 1 ∂ζ 1 ∂ζ 2 ∂ζ 2 ∂ζ 3 ∂ζ 3 ∂ζ 4 ∂ζ 4  u x 4 
 0 0 0 0 
 ∂z ∂x ∂z ∂x ∂z ∂x ∂z ∂x  u y 4 
 
u z 4 

En (4.86) se establece la relación entre el vector desplazamientos u y el vector deformaciones


ε, donde en u se han ordenado los desplazamientos nodo a nodo. A la matriz que relaciona los
desplazamientos con las deformaciones se le conoce como matriz Be. Combinando (4.80) y
(4.86) se puede escribir:

a1 0 0 a2 0 0 a3 0 0 a4 0 0
0
 b1 0 0 b2 0 0 b3 0 0 b4 0 
1 0 0 c1 0 0 c2 0 0 c3 0 0 c4 
Be =   (4.87) E
6V  b1 a1 0 b2 a2 0 b3 a3 0 b4 a4 0
0 c1 b1 0 c2 b2 0 c3 b3 0 c4 b4 
 
 c1 0 a1 c2 0 a2 c3 0 a3 c4 0 a4 

Como puede observarse la matriz Be es una matriz constante para cada elemento finito, lo que
significa que el campo de deformaciones dentro de cada elemento finito será constante. Esto
implica que sólo va a necesitarse un punto de integración de Gauss para cada elemento finito.

4-21
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

4.3.4 Fuerzas de volumen


El cálculo de las fuerzas de volumen en regiones D puede ser necesario cuando el peso propio
de la estructura sea una carga importante, como puede ocurrir en vigas de gran canto. Las
fuerzas nodales externas equivalentes se calculan de la siguiente manera:

ζ 1 0 0
0
 ζ1 0 
0 0 ζ1 
 
ζ 2 0 0
0 ζ2 0
  b 
0 0 ζ 2  x  e
f = ∫ N bdΩ = ∫ 
e T e
b y dΩ (4.88) E
ζ 0 0  
Ωe Ωe  3  bz
0 ζ3 0  
0 0 ζ3
 
ζ 4 0 0
 
0 ζ4 0
 0 0 ζ 4 

Para el caso de peso propio resulta en la división del peso de cada elemento finito en cuatro
partes iguales para cada nodo.

4.4 Matriz constitutiva De


Como ya se ha visto anteriormente, la matriz constitutiva D relaciona deformaciones y
tensiones. Para un material con comportamiento elástico-lineal e isotrópico, la matriz
constitutiva D en tres dimensiones puede escribirse como:

σ xx  1 − ν ν ν 0 0 0  ε xx 
σ   ν  
 yy   1 −ν ν 0 0 0  ε yy 
σ zz  E  ν ν 1 −ν 0 0 0  ε zz 
 =    (4.89) E
τ xy  (1 + ν )(1 − 2ν )  0 0 0 1 / 2 −ν 0 0  γ xy 
τ yz   0 0 0 0 1 / 2 −ν 0  γ yz 
    
τ xz   0 0 0 0 0 1 / 2 − ν  γ xz 

donde E es el módulo de elasticidad del material y ν el coeficiente de Poisson.

Sin embargo, el hormigón es un material con un marcado comportamiento no lineal debido


principalmente a su baja capacidad para resistir tracciones. Esto provoca la aparición de
fisuras y por consiguiente la pérdida de rigidez. Esta particularidad debe ser tenida en cuenta
a la hora de obtener la matriz constitutiva en función del campo de deformaciones presente en
el elemento finito.

4-22
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

Además se debe distinguir entre la matriz constitutiva secante DS y la matriz constitutiva


tangente DT, a partir de las cuales se obtienen las respectivas matrices de rigidez KS y KT. La
matriz secante se utiliza para el cálculo del residuo en cada iteración y la matriz tangente para
obtener el incremento de desplazamientos en cada iteración a partir del residuo existente
según el método de Newton-Raphson anteriormente descrito (ver Figura IV. 5).

fne
fni (ri+1) ψi

∆ri +1 =
ψi
Ktangente K tangente
fni (ri +1 ) = K secante ⋅ ri +1

Ksecante
r
ri ri+1
Δri+1

Figura IV. 5: Matriz de rigidez tangente vs. matriz de rigidez secante

En cuanto a la notación que se utiliza a continuación, para diferenciar el sistema de referencia


en el que el vector o la matriz están referidos, se utilizará el superíndice i cuando se hace
referencia al sistema de coordenadas general o global y el superíndice 1 cuando se haga
referencia a la base principal. Como base principal se entiende aquella en la que las tensiones
y deformaciones tangenciales son cero y, por tanto, en la que tanto el tensor de tensiones
como el de deformaciones es una matriz diagonal. Esta base será muy importante, ya que será
en este sistema de referencia donde se comprobará si el hormigón ha fisurado o no, y en caso
de ser necesario se corregirá el módulo de elasticidad del material en una determinada
dirección. En el sistema de coordenadas general, la base principal es una base ortonormal que
queda definida por tres vectores {u, v, w}. Estos tres vectores definen las direcciones
principales 1, 2 y 3, respectivamente, y son los vectores propios que se obtienen al
diagonalizar el tensor de deformaciones expresado en el sistema global. La matriz de cambio
de la base principal a los ejes globales es:

 u1 v1 w1 
T = u2 v2 w2  (4.90) E
u3 v3 w3 

4-23
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

4.4.1 Modelo de fisuración


El modelo que se emplea para considerar la fisuración es el de aproximación difusa (smeared
crack approach). Este modelo es válido cuando se quiere conocer la respuesta global de la
estructura en servicio y en rotura, pero no permite estudiar el comportamiento local. No
requiere que la malla se modifique durante el análisis.

La idea fundamental es que la fisuración hace que el hormigón pierda rigidez, aunque siga
siendo un medio continúo. Se chequea para cada punto de integración si se rebasa o no el
criterio de fisuración. Si se ha rebasado el criterio se modifica el módulo de elasticidad en esa
dirección y, por tanto, varía la matriz constitutiva. En el modelo numérico definido en este
trabajo fin de máster se considera que el hormigón ha fisurado en una dirección principal
cuando la deformación en esa dirección principal es mayor que cero.

4.4.2 Matriz constitutiva secante DSe


Esquemáticamente, los pasos necesarios para obtener la matriz de rigidez constitutiva secante
en los ejes generales son los siguientes:

σ i = Cσ σ 1 (4.91) E

1
σ1 = DS ε1 (4.92) E

1
σ i = Cσ D S ε1 (4.93) E

ε 1 = Cε ε i (4.94) E

1 i
σ i = Cσ D S Cε ε i = D S ε i (4.95) E
Di = Cσ DS Cε
1
(4.96) E

Se parte de la relación que existe entre el vector de tensiones expresado en la base principal
σ1 y el expresado en el sistema de coordenadas global σi (4.91) (ver apartado 4.4.2.1 para el
cálculo de la matriz Cσ que los relaciona). Después se sustituye σ1 por el producto de la
matriz constitutiva en principales DS1 y el vector de deformaciones en principales ε1 (4.92).
De esta manera quedan relacionados σi y ε1 (4.93). Lo que interesa no obstante es relacionar
tensiones y deformaciones en el sistema de referencia global. Para ello se sustituye ε1 por el
vector de deformaciones en el sistema de referencia global εi. Estos dos vectores están
relacionados a partir de una matriz de cambio de base Cε (4.94) (ver apartado 4.4.2.2 para el
cálculo de Cε).

En resumen, la matriz constitutiva DSi en el sistema de coordenadas general se obtiene a


partir de la matriz constitutiva DS1 en la base principal y dos matrices Cσ y Cε que relacionan
las deformaciones y tensiones en la base principal y en el sistema de coordenadas general. De

4-24
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

esta manera, la modificación del módulo de elasticidad en función del campo de


deformaciones no se realiza en los ejes generales, si no en la base principal, que resulta muy
sencillo como se verá posteriormente.

A continuación se procede a describir cómo se obtiene cada uno de estos términos.

4.4.2.1 Matriz cambio de base tensiones Cσ

La matriz Cσ que relaciona las tensiones según (4.91) se obtiene a partir de los tensores de
tensiones en el sistema de referencia global y en la base principal. Se identifica a la matriz de
cambio de base de los ejes principales a los generales como T (4.90). La relación que existe
entre el tensor de deformaciones expresado en las dos bases es:

σ xx τ xy τ xz  σ 1 0 0 
   
τ xy σ yy τ yz  = T ×  0 σ 2 0  × T
T
(4.97) E
τ xz τ yz σ zz   0 0 σ 3 
 

σ xx τ xy τ xz   u1 v1 w1  σ 1 0 0   u1 u2 u3 
  
τ xy σ yy τ yz  = u 2 v2 w2  ×  0 σ 2 0  ×  v1 v2 v3  (4.98) E
τ xz τ yz σ zz  u3 v3 w3   0 0 σ 3   w1 w2 w3 
 

Queda claro en (4.98) que las tensiones en el sistema de coordenadas global están
relacionadas con las tensiones en la base principal a través de los vectores que definen las
direcciones principales. Para obtener de manera simplificada la relación que se establece con
cada una de las tensiones principales, se puede proceder a hacer nulas dos de las tensiones
principales. Haciendo σ2 y σ3 cero se obtiene:

σ xx τ xy τ xz  σ 1 0 0  u12 u1u2 u1u3 


    T  
τ xy σ yy τ yz  = T ×  0 0 0 × T = u1u2 u22 u2u3  × σ 1 (4.99) E
τ xz τ yz σ zz 
   0 0 0 u1u3
 u2u3 u32 

Realizando la misma operación para σ2 y σ3 y escribiendo las expresiones en forma matricial


se obtiene Cσ:

σ xx   u12 v12 w12 


σ   2 
 yy   u 2 v22 w22 
σ 1 
σ zz   u32 v32 w32   
 × σ 2  = C σ
i σ 1
σ = = (4.100) E
τ xy  u1u 2 v1v2 w1w2   
σ 3 
τ yz  u 2u3 v2 v3 w2 w3 
   
τ xz   u1u3 v1v3 w1w3 

4-25
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

4.4.2.2 Matriz cambio de base deformaciones Cε

De manera similar se puede obtener la matriz Cε. No obstante, en esta ocasión el cambio de
tensor debe ser de globales a principales y la matriz de cambio de base debe ser la inversa de
(4.90). Si la base principal es ortonormal (que lo será en nuestro caso), la inversa de la matriz
es igual a la traspuesta y la relación final que se establece es:

ε1 0 0  ε xx 0 0  u12 u1v1 u1w1 


 
0 ε
 2 0  = T ×  0
 T
0 0 × T =  u1v1 v12 v1w1  × ε xx (4.101) E
 0 0 ε 3   0 0 0 u1w1 v1w1 w12 
 

ε 1 0 0   u1 u2 u3  ε xx ε xy ε xz   u1 v1 w1 
 
0 ε
 2 0  =  v1 v2 v3  × ε xy ε yy ε yz  × u 2 v2 w2  (4.102) E
 0 0 ε 3   w1 w2 w3  ε xz ε yz ε zz  u3 v3 w3 

En el apartado 4.4.2.1 únicamente se sustituían en los valores de la diagonal, ya que al estar


en la base principal el resto eran nulos. Sin embargo, ahora el tensor donde se está realizando
la sustitución de valores es el tensor de deformaciones en el sistema global, donde los valores
fuera de la diagonal no tienen por qué ser nulos. Se sustituye pues también para los valores
fuera de la diagonal, teniendo en cuenta el carácter tensorial (el elemento 12 es igual al 21; el
elemento 23 es igual al 32; y el elemento 13 es igual al 31).

ε 1 0 0  0 ε xy 0  2u1u 2 u 2 v1 + u1v2 u 2 w1 + u1w2 


0 ε 0  = T × ε xy
 T
0 
0 × T =  u 2 v1 + u1v2 2v1v2 v2 w1 + v1w2  × ε xy =
 2
 0 0 ε 3   0 0 0 u 2 w1 + u1w2 v2 w1 + v1w2 2 w1w2 
(4.103) E
 u1u 2 (u 2 v1 + u1v2 ) / 2 (u 2 w1 + u1w2 ) / 2
=  (u 2 v1 + u1v2 ) / 2 v1v2 (v2 w1 + v1w2 ) / 2  × γ xy
(u 2 w1 + u1w2 ) / 2 (v2 w1 + v1w2 ) / 2 w1w2 

Realizando el mismo procedimiento para εyy, εzz, εyz, εxz y escribiendo las relaciones en forma
matricial se obtiene:

ε xx 
ε 
ε 1   u1
2
u 22 u32 u1u 2 u 2 u3 u1u3   yy 
    ε 
ε 1 = ε 2  =  v12 v22 v32 v1v2 v2 v3 v1v3  ×  zz  = Cε ε i (4.104) E
γ
ε   w 2
 3  1 w 2
w 2
w1w2 w2 w3 w1w3   xy 
2 3
γ yz 
 
γ xz 

4-26
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

4.4.2.3 Matriz constitutiva secante DSe en principales

La matriz constitutiva secante en principales se expresa como:

σ 1   E1 0 0  ε 1 
   
σ = σ 2  =  0 0  × ε 2  = D S ε 1
1 1
E2 (4.105) E
σ   0 0 E3  ε 3 
 3 

donde Ej es el módulo de elasticidad del hormigón en la dirección principal j. Su valor


depende del valor de la deformación principal εj en esa dirección y cada dirección principal
se trata de manera independiente, por lo que la obtención de DS1 resulta muy sencilla.

En un principio, si todas las deformaciones principales son negativas (compresión) y menores


que la tensión de plastificación, el módulo de elasticidad en las tres direcciones principales es
igual al módulo de elasticidad del hormigón. Si en una dirección principal j la deformación es
mayor que cero implica que la deformación es de tracción. Asumiendo que el hormigón no
tiene capacidad para resistir tracciones se supondrá que el hormigón ha fisurado en esa
dirección y por tanto el módulo de elasticidad Ej se hará cero en esa dirección principal. Para
evitar problemas numéricos no se hace el valor estrictamente cero, si no que se divide el
módulo de elasticidad del hormigón por 107. Este número es lo suficientemente grande como
para que a pesar de poder tener deformaciones de tracción grandes en una dirección, al
multiplicar por el módulo de elasticidad fisurado la tensión de tracción resultante sea
prácticamente cero. Por ejemplo, con un valor divisor de 103, como van a aparecer en
elementos fisurados grandes deformaciones de tracción podrían aparecer tensiones de
tracción en el hormigón no despreciables.

En el estado actual del programa se considera un comportamiento del hormigón elasto-


plástico en compresión, pero si se quisiera considerar cualquier otra ley constitutiva se podría
implementar fácilmente. El módulo de elasticidad secante se calcularía para cada
deformación εi como división de la tensión actual σi y εi.

4-27
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

4.4.3 Matriz constitutiva tangente DTe


Esquemáticamente, los pasos necesarios para obtener la matriz de rigidez constitutiva
tangente en los ejes globales son los siguientes:

σ i = Cσ σ 1 (4.106) E

∂ (4.107) E
∂ε i

∂σ i ∂Cσ 1 σ ∂σ
1
=∂ σ 1
i (C σ ) = σ + C (4.108) E
∂ε i ∂ε ∂ε i ∂ε i

Regla de la cadena (4.109) E

∂σ i ∂C σ ∂ε1 1 1
σ ∂σ ∂ε
1 1
σ ∂σ ∂ε
1
σ 1 ∂ε
1
= σ + C ≅ C = C D (4.110) E
∂ε i ∂ε1 ∂ε i ∂ε1 ∂ε i ∂ε1 ∂ε i
T
∂ε i

A diferencia de la matriz constitutiva secante que relaciona tensiones y deformaciones, la


matriz de constitutiva tangente relaciona incrementos de tensiones e incrementos de
deformaciones. Se hace necesario por tanto obtener las derivadas del vector de tensiones σi
respecto de las deformaciones εi, ambos vectores expresados en el sistema de coordenadas
global. Partiendo de (4.106) se derivan ambos términos respecto de las deformaciones en ejes
globales (4.107). Para facilitar el cálculo de las derivadas se aplica la regla de la cadena
respecto de las deformaciones principales ε1 (4.109), ya que estas derivadas resultan más
sencillas de calcular.

Según (4.110) sería necesario calcular la derivada de la matriz Cσ respecto de las direcciones
principales. En un primer momento se despreció este término debido a la dificultad de
obtener estas derivadas de forma analítica, que representan la variación de los vectores
principales cuando varían las deformaciones. En dos dimensiones resultan sencillas de
obtener analíticamente, pero no en tres dimensiones. No obstante se comprobó que el
programa converge a una solución despreciando este término, por lo que finalmente se
considera que esta simplificación es aceptable. Resultaría interesante estudiar más a fondo en
un futuro este término ya que en principio permitiría acelerar el proceso de convergencia. De
alguna manera podría decirse que este término ayudaría a centrarse más rápidamente a las
bielas durante el proceso iterativo

A continuación se procede a describir cómo se obtiene cada uno de estos términos.

4.4.3.1 Matriz constitutiva tangente DTe en principales

Se ha definido anteriormente a la base principal como aquella en la que las tensiones y


deformaciones tangenciales son cero. Sin embargo, cuando se habla de matriz tangente se
debe hablar de incrementos tanto de deformaciones como de tensiones. Un incremento de

4-28
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

deformaciones desde una configuración inicial provocará que respecto de la base principal de
la configuración inicial, las nuevas deformaciones tangenciales no sean cero y, por tanto,
tampoco las tensiones tangenciales. Es necesario por tanto tener en cuenta que va a haber
variaciones tangenciales como se considera a continuación:

dσ 1   E1 0 0 0 0 0   dε 1 
 dσ     dε 
 2 0 E2 0 0 0 0  2 
dσ 3   0 0 E3 0 0 0   dε 3 
dσ 1 =  = 
1
 = D T dε
1
(4.111) E
 d τ 12  0 0 0 Gt12 0 0  dγ 12 
dτ 23   0 0 0 0 Gt 23 0  dγ 23 
    
dτ 13   0 0 0 0 0 Gt13   dγ 13 

En la expresión anterior los valores Gtij relacionan las tensiones tangenciales con las
deformaciones angulares. A continuación se describe cómo obtener estos valores:

σ 11 = σ 1 + ∆σ 11
σ 22 = σ 2 + ∆σ 22
σ 33 = σ 3 + ∆σ 33
∆τ 12
τ 12 = 0 + ∆τ 12 → tan 2θ12 σ =
σ 11 − σ 22 (4.112) E
∆τ 23
τ 23 = 0 + ∆τ 23 → tan 2θ 23σ =
σ 22 − σ 33
∆τ 13
τ 13 = 0 + ∆τ 13 → tan 2θ13σ =
σ 11 − σ 33

ε 11 = ε 1 + ∆ε 11
ε 22 = ε 2 + ∆ε 22
ε 33 = ε 3 + ∆ε 33
∆γ 12
γ 12 = 0 + ∆γ 12 → tan 2θ12 ε =
2(ε 11 − ε 22 ) (4.113) E
∆γ 23
γ 23 = 0 + ∆γ 23 → tan 2θ 23 ε =
2(ε 22 − ε 33 )
∆γ 13
γ 13 = 0 + ∆γ 13 → tan 2θ13 ε =
2(ε 11 − ε 33 )

Partiendo de una situación inicial donde las tensiones principales son σ1, σ2, σ3, y su base
principal, se realiza un incremento de tensiones que supone que las tensiones en la base
principal de la configuración inicial son σ11, σ22, σ33, τ12, τ23, τ13. El ángulo de los nuevos ejes
principales respecto de los antiguos se puede calcular a partir de estas tensiones (4.112). Del
mismo modo se puede proceder para las deformaciones (4.113).

4-29
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Aplicando el principio de coaxialidad según el cual las direcciones principales en tensiones y


deformaciones son las mismas, los ángulos de giro también serán los mismos.
σ ε σ ε σ ε
tan 2θ12 = tan 2θ12 tan 2θ 23 = tan 2θ 23 tan 2θ13 = tan 2θ13 (4.114) E

De igualar los términos resulta que:

σ 11 − σ 22
∆τ 12 = ∆γ 12 = Gt12 ∆γ 12 (4.115) E
2(ε 11 − ε 22 )

En esta expresión queda definida la relación que existe entre las nuevas deformaciones
angulares y las tensiones tangenciales, expresadas ambas en la base principal antigua. En
principio sería necesario conocer σ11, σ22, ε11, ε22 para calcular Gt12. Es decir, que sería
necesario obtener primero los incrementos Δσ11, Δσ22, Δε11, Δε22 para calcular cuál es el
incremento de las tensiones tangenciales. Como esto no es posible ya que la solución es en
principio desconocida, se calculan los módulos de rigidez transversal Gt a partir de las
tensiones y deformaciones principales iniciales. Cuando los incrementos de tensiones y
deformaciones son pequeños el error que se comete al realizar esta aproximación es asumible.
Aplicando esto a las tres direcciones se obtiene que:

σ 11 − σ 22 σ −σ 2
Gt12 = ≅ 1
2(ε 11 − ε 22 ) 2(ε 1 − ε 2 )
σ − σ 33 σ −σ3
Gt 23 = 22 ≅ 2 (4.116) E
2(ε 22 − ε 33 ) 2(ε 2 − ε 3 )
σ − σ 33 σ −σ3
Gt13 = 11 ≅ 1
2(ε 11 − ε 33 ) 2(ε 1 − ε 3 )

Para considerar el comportamiento elasto-plástico del hormigón en compresión, cuando la


deformación del hormigón en una de las direcciones principales supere la de plastificación se
toma para el módulo de elasticidad en esa dirección un valor igual al módulo de elasticidad
del hormigón dividido entre 103.

En el estado actual del programa se considera un comportamiento del hormigón elasto-


plástico en compresión, pero si se quisiera considerar cualquier otra ley constitutiva se podría
implementar fácilmente. El módulo de elasticidad tangente en cada dirección principal se
calcularía para cada deformación εj a partir de la derivada de la función que relaciona σj y εj.

4.4.3.2 Matriz cambio de base tensiones Cσ

Comparado con el cálculo de la matriz de cambio de base de tensiones para la matriz


constitutiva secante, ahora se debe tener en cuenta que el nuevo tensor de tensiones en la base
principal antigua ya no va a tener por qué ser una matriz diagonal y, por lo tanto aparecen
nuevos términos que deben considerarse. Estos nuevos términos son τ12, τ23, τ13.

4-30
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

σ xx τ xy τ xz  σ 11 τ 12 τ 13 
 
τ xy σ yy τ yz  = T × τ 12 σ 22 τ 23  × T T (4.117) E
τ xz τ yz σ zz  τ 13 τ 23 σ 33 

Procediendo de la misma manera que en el apartado 4.4.2.1 para los estos términos no
considerados anteriormente se tiene:

σ xx τ xy τ xz   0 τ 12 0  2u1v1 u 2 v1 + u1v2 u3v1 + u1v3 


  
τ xy σ yy τ yz  = T × τ 12 0 0 × T = u 2 v1 + u1v2
 T
2u 2 v2 u3v2 + u 2 v3  × τ 12 (4.118) E
τ xz τ yz σ zz   0 0 0  u3v1 + u1v3 u3v2 + u 2 v3 2u3v3 
 

Ordenados matricialmente la matriz Cσ es la siguiente:

σ xx   u12 v12 w12 2u1v1 2v1 w1 2u1 w1  σ 11 


   2   
σ yy   u 2 v 22 w22 2u 2 v 2 2v 2 w 2 2u 2 w2  σ 22 
σ   u 2 v 32 w32 2u 3 v 3 2v 3 w 3 2u 3 w3  σ 33 
σ i =  zz  =  3 × σ 1
=C σ (4.119) E
τ xy   u1u 2 v1v 2 w1 w2 u 2 v1 + u1v 2 v 2 w1 + v1 w2 u 2 w1 + u1 w2   τ 12 
τ yz  u u v 2 v3 w 2 w3 u 3 v 2 + u 2 v3 v 3 w 2 + v 2 w3

u 3 w2 + u 2 w3  τ 23 
   2 3  
τ xz   u1u 3 v1v 3 w1 w3 u 3 v1 + u1v 3 v 3 w1 + v1 w3 u 3 w1 + u1 w3   τ 13 

A diferencia de la anterior matriz que era de 6x3 esta nueva matriz Cσ para el cálculo de la
matriz constitutiva tangente es de 6x6.

4.4.3.3 Matriz cambio de base deformaciones Cε

De igual manera también tendrá que tenerse en cuenta que ahora las deformaciones angulares
principales no van a ser nulas:

ε 11 ε 12 ε 13  ε xx ε xy ε xz 
ε   
 12 ε 22 ε 23  = T × ε xy ε yy ε yz  × T
T
(4.120) E
ε 13 ε 23 ε 33  ε xz ε yz ε zz 

ε 11 ε 12 ε 13  ε xx 0 0  u12 u1v1 u1w1 


 
ε  
 12 ε 22 ε 23  = T ×  0
T
0 0 × T =  u1v1 v12 v1w1  × ε xx (4.121) E
ε 13 ε 23 ε 33   0 0 0 u1w1 v1w1 w12 
 

4-31
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Ordenados de manera matricial:

 ε1   u12 u22 u32 u1u2 u2u3 u1u3  ε xx 


   2 2 2   
ε
 2  1 v v2 v3 v v
1 2 v v
2 3 v v
1 3  ε yy 

ε    w 2
w22
w32
w1w2 w2 w3 w1w3  ε 
ε1 =  3  =  1  ×  zz  (4.122) E
γ
 12   2 (u v
11 ) 2 (u v
2 2 ) 2 (u v
3 3 ) (u v
2 1 + u v
1 2 ) (u v
3 2 + u v
2 3 ) (u v
3 1 + u1 3  γ xy 
v )
γ 23   2(v w ) 2(v w ) 2(v w ) (v w + v w ) (v w + v w ) (v w + v w )  γ yz 
   1 1 2 2 3 3 2 1 1 2 3 2 2 3 3 1 1 3   
γ 13  2(u1w1 ) 2(u2 w2 ) 2(u3w3 ) (u2 w1 + u1w2 ) (u3w2 + u2 w3 ) (u3w1 + u1w3 ) γ xz 

Darse que a la hora de expresar el vector de deformaciones se hace referencia a las


deformaciones angulares γij mientras que de las relaciones entre tensores se obtiene εij. Por
eso, las tres últimas filas de la matriz Cε se obtienen de multiplicar por dos los resultados
obtenidos de las relaciones tensoriales.

4.5 Matriz de rigidez Ke


Como ya se ha visto anteriormente, la matriz de rigidez K para cada elemento finito se
obtiene a partir de la matriz B y de la matriz constitutiva D según:

K e = ∫ B T DBdΩ e (4.123) E
Ωe

Para la matriz de rigidez tangente se empleará la matriz constitutiva tangente DSe y para la
matriz de rigidez secante la matriz constitutiva secante DSe. Para un mismo elemento finito e
la matriz constitutiva De tendrá que actualizarse para cada iteración en función del estado
tensional del elemento finito. La matriz Be será constante para todas las iteraciones durante el
proceso no lineal ya que no se consideran no linealidades geométricas.

Como el elemento finito escogido es de deformación constante para calcular la matriz Ke


sólo es necesario un único punto de integración.

4.6 Contribución armado

4.6.1 Representación de la armadura


En el modelo numérico la armadura se modeliza por representación discreta. Las armaduras
se tratan como elementos uniaxiales. Hormigón y armadura se encuentran conectados por los
nodos de la armadura, que serán comunes con algunos nodos de los elementos finitos de
hormigón. La desventaja de esta representación es que o bien los nodos deben adaptarse a la
posición de la armadura o la posición de la armadura se debe ajustar a los nodos más
próximos.

4-32
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

Figura IV. 6: Representación discreta de la armadura (Delgado (2008) [17])

Además de esta representación existen al menos otras dos posibilidades para la modelización
de las armaduras pasivas en estructuras de hormigón armado. La más sencilla es la
representación difusa, donde se supone que la armadura está distribuida en el hormigón con
una orientación particular. Su contribución a la capacidad resistente de la estructura se tiene
en cuenta modificando la ecuación constitutiva del hormigón, dando lugar a un material
equivalente a la suma de hormigón y acero. Esta representación no es admisible para la
herramienta informática presentada donde la disposición de las armaduras va a tener una
influencia determinante en el modelo de BT resultante. Otro tipo es la representación
embebida, donde se considera que las armaduras son elementos axiales construidos en los
elementos de hormigón con un campo de desplazamientos consistente con el hormigón.

4.6.2 Descripción del elemento finito


El elemento finito elegido para modelizar la armadura es el elemento barra de 6 grados de
libertad. En realidad, debido a que únicamente se considera la capacidad resistente de la
armadura en su dirección axial, en el sistema de referencia local definido por el eje
longitudinal de la armadura únicamente interesan los dos grados de libertad que corresponden
con los dos desplazamientos longitudinales en ambos extremos. Con carácter general al pasar
del sistema local al sistema de referencia global estos dos grados de libertad se traducen en 6
grados de libertad en el espacio, aunque dependiendo de la orientación de la barra podrían ser
4 (si está contenida en un plano) o 2 (si tiene la dirección de uno de los ejes globales).

4.6.3 Comportamiento no lineal del acero


Se considera un comportamiento bilineal para el acero. El usuario puede definir los módulos
de elasticidad de ambas ramas (valores habituales son 200000 MPa para la primera rama y
1000 MPa para la segunda).

Para el cálculo de la matriz de rigidez secante, el módulo de elasticidad se calcula a partir de


la deformación de la armadura y la tensión que le corresponde para esa deformación.

4-33
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

4.6.4 Matriz de rigidez armadura Ke


La matriz de rigidez de un elemento que únicamente tiene capacidad resistente en su
dirección axial se obtiene fácilmente. Siendo su rigidez igual a EA/L, la matriz de rigidez del
elemento en el sistema de referencia local que define su eje longitudinal es:

e EA  1 − 1
KL = (4.124) E
L − 1 1 

Tras obtener la matriz de rigidez en el sistema local es necesario realizar un cambio de ejes.
Si la dirección de la armadura se define en el sistema de referencia global por un vector de
coordenadas (a1, a2, a3) el cambio de ejes se realiza de la siguiente forma:

 a1 0
a
 2 0 
e a 0   EA L − EA L  a1 a2 a3 0 0 0
K Ge = TK L T' =  3   (4.125) E
a1  − EA EA   0 a1 a2 a3 
0  L L 
0 0
0 a2 
 
 0 a3 

Para cada elemento finito que compone cada armadura se calcula su matriz de rigidez y se
ensambla en la matriz de rigidez global de la estructura que considera tanto la contribución de
las armaduras como del hormigón. Al igual que para el hormigón se deberá diferenciar para
las armaduras entre matriz de rigidez secante y matriz de rigidez tangente.

4-34
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

4.7 Estructura de la herramienta informática

Definición Definición Definición Definición


geometría armado cond.contorno cargas

Características
materiales
Usuario

Ordenador
Generación EF Generación
[4.2]
hormigón EF armado fne

Módulo resolución [4.3]


Módulo Calcula ψ(r0)=fne
problema
KTi (ri) [4.4]

Δri+1=KTi-1(ri)ψ(ri)

ri+1=ri+Δri*1

Módulo Calcula
fni (ri+1)

ψ(ri+1)=fne-fni(ri+1)

NO ri+1=ri+Δri+1
Corrige Δri+1
¿ψ(ri+1)< ψ(ri)?
Módulo método globalmente
convergente [4.5] SÍ

¿ψ(ri+1) cumple NO
criterio de [4.6]
convergencia?

FIN

4-35
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

[4.1] El usuario define:

- Geometría: límites geométricos de la región objeto de estudio y tamaño de la malla


que se aplicará para la modelización.

- Armado: localización de cada una de las barras de armado y área de las mismas.

- Condiciones de contorno.

- Cargas actuantes.

- Características de los materiales: hormigón (resistencia a compresión, módulo de


elasticidad, coeficiente de Poisson) y acero (módulo de elasticidad, límite elástico).

[4.2] A partir de la información suministrada por el usuario el ordenador genera en


primer lugar la malla y luego asigna a cada uno de los elementos sus características en
función de su geometría y las propiedades de los materiales definidas.

Para cada elemento finito de hormigón se almacena su tensor de deformaciones, su


tensor de tensiones, direcciones principales, matriz B, matriz D (secante y tangente),
matriz K (secante y tangente), fuerzas nodales internas, coordenadas de los nodos,
desplazamientos de los nodos. Para los elementos finitos de armadura se almacena su
deformación.

[4.3] Para la primera iteración el residuo es igual a las fuerzas nodales externas
aplicadas ya que se parte de la posición no deformada y por tanto las fuerzas nodales
internas son nulas.

[4.4] Para la primera iteración la matriz de rigidez tangente corresponde a la matriz


de rigidez no fisurada. Para iteraciones sucesivas la rigidez tangente para cada
elemento finito se calcula en función de su estado de deformaciones (ver apartado
4.4.3).

[4.5] Módulo método globalmente convergente. Se calcula el incremento de


desplazamientos Δri+1 a partir del residuo ψ(ri) y de la matriz de rigidez tangente. En
caso de que el nuevo residuo ψ(ri+1) sea mayor que el residuo de la iteración anterior
ψ(ri) comienza un proceso iterativo en el que se corrige el incremento de
desplazamiento hasta que el incremento corregido sea tal que ψ(ri+1) sea menor que
ψ(ri).

[4.6] El criterio de parada no sólo debe hacer terminar el proceso en caso de que se
alcance una solución de equilibrio, si no que también debe evitar un proceso iterativo
indefinido en el que no se esté mejorando la solución de una iteración a otra. Por
ejemplo, en el estado actual del programa, si no se consigue mejorar la solución en
tres iteraciones sucesivas el programa termina el proceso.

4-36
Capítulo 4
Descripción del modelo numérico propuesto

4.8 Entorno MATLAB


El modelo numérico descrito en este capítulo se ha implementado en el programa MATLAB
(MATrix LABoratory [30]), que tiene un lenguaje de programación propio de computación
técnica de alto nivel. Se emplea en muchos campos de la ciencia y la técnica y está
especialmente indicado para realizar cálculos numéricos con vectores y matrices. También es
cierto que dependiendo de las aplicaciones puede ser más lento que códigos equivalentes
desarrollados en C/C++ o Fortran.

MATLAB contiene una gran biblioteca de funciones (álgebra lineal, estadística, análisis de
Fourier, filtraje, optimización, integración numérica,…) que facilitan mucho la programación.
Algunas funciones permiten incluso integrar algoritmos basados en MATLAB con
aplicaciones y lenguajes externos como C/C++, FORTRAN, Java, COM y Microsoft Excel.

Una de las características que lo hace tan atractivo es la amplia variedad de gráficos en dos y
tres dimensiones para la visualización de datos. También se pueden crear interfaces gráficas
de usuario personalizadas lo que permite que el usuario desarrolle programas y les dote de
una presentación similar a programas comerciales (véase como ejemplo el MEFBT
presentado en el apartado 2.6.4).

4.9 Limitaciones del modelo numérico


El trabajo presentado en este documento debe entenderse como una primera aproximación a
la modelización de regiones D tridimensionales. Los resultados obtenidos del análisis de
algunas regiones D tridimensionales muestran que el modelo numérico propuesto es capaz de
generar automáticamente las bielas que se forman a partir de la disposición de armado. Sin
embargo, existen ciertas limitaciones que se enumeran a continuación.

- En el estado actual se trata de una herramienta de verificación, ya que el usuario debe


introducir la cuantía de armadura. Por lo tanto, no permite el dimensionamiento de
regiones D.

- El modelo numérico es capaz de predecir el comportamiento de la región D para


niveles cercanos a la máxima capacidad de carga, pero no para niveles de carga
menores, como los que puedan darse en estado límite de servicio. No hay que olvidar
no obstante que el MBT es de aplicación para estado límite último. Como no se
considera la resistencia a tracción del hormigón ni el efecto tension-stiffening, la
rigidez de la región calculada por el modelo numérico para niveles de carga donde
esta contribución es importante (estado no fisurado, estado límite de servicio) es
mucho menor que la real. Por lo tanto, no se puede aplicar para el análisis en el estado
límite de servicio.

- La fisuración se considera mediante una aproximación difusa. Este planteamiento es


válido cuando se quiere conocer la respuesta global de la estructura, pero no el

4-37
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

comportamiento local. Por ejemplo no se puede conocer con exactitud cuál será la
abertura máxima de fisura en rotura.

- En cuanto al comportamiento del hormigón en compresión, se considera una ley


elasto-plástica y se desprecia el efecto que tiene el estado triaxial de tensiones. Por lo
tanto, se asume que el comportamiento del hormigón sometido a un estado uniaxial de
tensiones es igual que cuando está bajo un estado triaxial. No se considera por tanto el
efecto del confinamiento. El comportamiento del hormigón en la realidad es distinto y
la resistencia del hormigón en una dirección principal está influenciado por el estado
tensional en las otras dos.

- El modelo numérico no comprueba que la capacidad de las zonas nodales no se vea


excedida.

- Se considera una adherencia perfecta entre hormigón y acero por lo que no se


considera el deslizamiento.

- El tamaño de la malla está influenciado por la posición de las armaduras, lo que puede
provocar un tamaño de malla más pequeño del realmente necesario, ralentizando el
proceso de cálculo. Además, la malla es uniforme en todo el volumen de la región
modelizada. Lo ideal sería que pudiera refinarse en aquellas zonas donde se dé un
campo tensional más complejo y emplear una malla más amplia en el resto de zonas.

- Cargas puntuales (cargas, apoyos o incluso la fuerza interna que puede introducir una
armadura en el caso de que la tensión en su extremo no sea nula) pueden dar lugar a
problemas de convergencia. Por lo tanto, antes de tomar un resultado como válido hay
que estudiar el valor del residuo para esa solución.

4-38
5 Aplicación del modelo numérico a
elementos estructurales

5.1 Bloque de anclaje


Con el análisis del bloque de anclaje que se presenta en este apartado se pretende demostrar
la capacidad del modelo numérico propuesto para generar un campo tensional en función de
la configuración de armado dispuesta. Estableciendo la analogía entre el campo tensional y el
modelo de BT equivalente se comprueba que los resultados son coherentes y que por tanto no
es necesario que el usuario defina la geometría completa del modelo de BT tridimensional. Es
más, en aquellas situaciones en las que el proyectista no tenga una configuración de armado
definida, puede optar por disponer armadura en las diferentes zonas posibles y será el propio
programa el que identificará qué armaduras son necesarias y cuáles no.

5.1.1 Descripción
Se considera un bloque de anclaje igual que el propuesto por FIB (2002) [21]. Las
dimensiones del bloque son 67.5x60x40cm y se encuentra apoyado en tres puntos en su cara
inferior (dos deslizaderas (nudos 2 y 3) y una rótula (nudo 4)). Con estas condiciones de
contorno la estructura sería un mecanismo ya que sólo hay cinco restricciones. Se restringe
adicionalmente el desplazamiento en la dirección longitudinal del nudo 1 para conseguir una
estructura isostática (posteriormente se comprobará que la reacción en el nudo 1 es cero). Las
cargas externas aplicadas son las que se representan en la Figura V. 1. Para evitar problemas

5-1
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

de convergencia, ya que las cargas aplicadas van a ser puntuales, se ha decidido disminuir las
cargas respecto de las iniciales. Por lo tanto, no debe extrañar al lector que las fuerzas que
aparecen en los tirantes resulten en cuantías de armado muy pequeñas. No obstante no debe
verse como una deficiencia, ya que el objetivo último del análisis de este bloque de anclaje es
demostrar la capacidad de generación de campos tensionales del modelo numérico.

1660 N

880 N
1660 N
z 8
370 N

y 5 4
7
40.0 cm
6
2490 N
3370 N
x 1 370 N 3
980 N

67.5 cm 2
980 N 60.0 cm

Figura V. 1: Configuración bloque de anclaje

5-2
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

5.1.2 Modelización
El bloque se ha discretizado inicialmente con 8064 elementos finitos de igual tamaño donde
los lados de los tetraedros orientados en las direcciones X, Y, Z tienen una longitud de 4.8cm,
5cm, 5cm, respectivamente (ver Figura V. 2). Las características mecánicas del material
consideradas son 26000 MPa el módulo de elasticidad del hormigón, 0.2 el coeficiente de
Poisson del hormigón y 200000 MPa el módulo de elasticidad del acero.

Figura V. 2: Discretización con elementos finitos del bloque de anclaje de hormigón

5.1.3 Análisis elástico lineal


En primer lugar se procede a realizar un análisis del bloque considerando un comportamiento
elástico lineal del hormigón, sin disponer ninguna barra de armado. En las siguientes
imágenes se pueden observar diferentes vistas de los flujos de tracciones (en azul) y
compresiones (en rojo) obtenidos. Para mayor claridad se han representado únicamente
aquellas tracciones y compresiones que superan una cierta magnitud.

En las imágenes (a), (b), (c), (d), (e) y (f) se han representado los flujos de tracciones y
compresiones separadamente. En la imagen (g) se ha representado conjuntamente el flujo de
tracciones y compresiones en la cara frontal que forman los nudos 1-2-5-6. Se observa
claramente como existe un flujo de tracciones (azul) que desvía el flujo de compresiones
(rojo) para llevarlas del nudo 2 al 5.

5-3
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

(a) Flujo tracciones. Vista general (b) Flujo compresiones. Vista general

(c) Flujo tracciones. Vista lateral plano YZ (d) Flujo compresiones.Vista lateral plano YZ

(e) Flujo tracciones. Vista planta plano XY (f) Flujo compresiones.Vista planta plano XY

(g) Flujo tracciones-compresiones. Vista alzado plano XZ ( 0<y<0.15m)


Figura V. 3: Flujos de tracciones y compresiones del análisis elástico lineal del bloque de anclaje

5-4
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

5.1.4 Definición del modelo de bielas y tirantes


En la Figura V. 4 se representa el modelo de BT que se propone para el bloque de anclaje.
Siguiendo las recomendaciones enunciadas en 2.4.3 el modelo de BT se debe aproximar lo
máximo posible al flujo de tensiones del análisis elástico lineal. Este modelo coincide con el
propuesto por Leu et al. (2006) [27], aunque en ese caso los autores lo obtuvieron tras la
aplicación de técnicas de optimización topológica.

1660 N

880 N
1660 N
T5-8 8
370 N
C6-8
5 C3-5 T3-8
4
7
T5-6 6
3370 C3-6 2490 N
1 C2-5 370 3
T2-6 980 N

2
980 N

Figura V. 4: Campo tensional del análisis elástico-lineal y modelo de BT propuesto

La solución requiere de cuatro tirantes, siendo uno de ellos inclinado (T3-8). El hecho de tener
que disponer un tirante inclinado no sólo puede generar dificultades desde un punto de vista
constructivo, si no también en la modelización. Como se describe en el apartado 4.6 cada
barra de armado con una determinada trayectoria se subdivide en elementos finitos, siendo
los extremos de cada uno de los elementos finitos los puntos resultantes de la intersección de
su trayectoria con los nodos de la malla del sólido. Con el mallado realizado para el análisis
elástico lineal el tirante inclinado queda dividido en dos elementos finitos (Figura V. 5 (a)),
por lo que se reduce mucho la capacidad de captar una posible variación de la fuerza a lo
largo del mismo. Para solventar este inconveniente se propone un nuevo mallado para
incrementar el número de elementos finitos en el que quedará subdividido este tirante. Esta
nueva malla está formada por 9000 elementos finitos, siendo las longitudes de los tetraedros
en las direcciones X, Y, Z 6.75 cm, 4 cm y 4 cm, respectivamente. Con este nuevo mallado se
consigue que el tirante inclinado quede dividido en 10 elementos (Figura V. 5 (b)).

5-5
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

40.0 cm 40.0 cm

67.5 cm 67.5 cm

(a) Mallado original (b) Mallado modificado

Figura V. 5: Discretización del tirante en función del mallado seleccionado

5.1.5 Análisis del modelo de bielas y tirantes propuesto


Con el mallado modificado se procede al análisis del bloque de anclaje habiendo dispuesto
armadura según el modelo de BT definido y considerando el comportamiento no lineal de
acero y hormigón. El número de iteraciones realizadas hasta alcanzar el criterio de
convergencia (se ha alcanzado por no reducir la norma del residuo más de 0.0001 en tres
iteraciones) es de 202, necesitando un tiempo total de casi 1hora 20minutos. La norma del
residuo obtenido tras las 202 iteraciones es menor del 0.5% de la norma del residuo inicial.
Este valor indica que los resultados cuantitativos no serán totalmente precisos. Es difícil
obtener residuos pequeños cuando las cargas son puntuales como se ha considerado en este
ejemplo. En la Figura V. 6 se representa gráficamente la evolución del residuo con el número
de iteraciones.

Figura V. 6: Evolución del residuo con el número de iteraciones

En la Figura V. 7 se representa gráficamente el flujo de compresiones en el hormigón y la


tracción en los tirantes. Las tensiones de compresión en el hormigón están representadas por
trazos de color rojo que definen la dirección de la tensión principal y cuyo grosor depende del
valor de la tensión (mayor valor, mayor espesor). Los tirantes están representados por líneas

5-6
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

continuas de color azul, cuyo grosor es directamente proporcional a la tracción que deben
resistir. En caso de que una de las armaduras resultará estar en compresión aparecería de
color rojo. Gráficamente se puede observar que los tirantes T3-8 y T5-6 son los más solicitados.

(a) Vista general

(b) Vista alzado. Plano 1256 (c) Vista superior


Figura V. 7: Campo tensional resultante del modelo propuesto para el bloque de anclaje

A continuación se procede a comparar los resultados del modelo numérico con los resultados
que se obtendrían del análisis de la estructura de barras equivalente. Estos últimos resultados
se obtienen fácilmente estableciendo el equilibrio en los nudos. En la Tabla V. 1 se recogen
las fuerzas que aparecen en cada una de las bielas y tirantes.

Tirantes Bielas
Elemento Longitud (cm) Fuerza (N) Elemento Longitud (cm) Fuerza (N)
T2-6 40.0 580.7 C2-5 78.5 -1139.1
T5-6 67.5 3181.2 C3-5 98.8 -2665.1
T5-8 60.0 1618.9 C3-6 72.1 -1046.9
T3-8 78.5 3256.2 C6-8 90.3 -3761.3
Tabla V. 1: Relación de fuerzas resultantes en cada uno de los elementos del análisis de la estructura de barras
para el modelo propuesto

5-7
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Las diferencias que aparecen entre los resultados cuantitativos obtenidos del modelo
numérico y del análisis de la estructura de barras se deben a:

(i) En el cálculo de la estructura de barras se asume que las bielas siguen una dirección
recta conectando dos nudos. En el modelo numérico pueden darse pequeñas
desviaciones respecto de este línea recta lo que provocará que el ángulo de incidencia
de la resultante de compresiones en el nudo sea diferente y por lo tanto cambien las
fuerzas de los diferentes elementos.

(ii) En el cálculo de la estructura de barras se simplifica el mecanismo de transmisión de


tensiones entre el hormigón y el acero y se considera que la transmisión de fuerzas
entre bielas y tirantes se produce sólo en los nudos. Sin embargo, con el modelo
numérico sí que se puede captar la posible variación de la fuerza a lo largo de cada
uno de los tirantes, lo que es más realista. Por ejemplo, en el caso de una biela que se
apoye en un tirante, similar a lo que ocurre en el nudo 2 del bloque de anclaje objeto
de estudio, el modelo numérico es capaz de captar que está transmisión de esfuerzos
se produce a lo largo de una cierta longitud del tirante y por lo tanto la fuerza en el
tirante T2-6 no será constante (ver Figura V. 7 (b)). Por el contrario, en la estructura de
barras la biela apoya en un único punto y todo el tirante está sometido a la misma
fuerza.

En las gráficas de la Figura V. 8 se compara para cada uno de los cuatro tirantes los
resultados obtenidos del análisis de la estructura de barras (línea roja horizontal) y los
resultados obtenidos del modelo numérico (línea azul). Las líneas verticales delimitan para
cada uno de los tirantes los elementos finitos en los que quedan divididos.

El modelo numérico es capaz de detectar la variación de fuerza que se produce en el tirante


T2-6 y que es consistente con el campo tensional representado en la Figura V. 7(b), donde se
aprecia como además de la biela inclinada C2-5 que confluye al nudo 2 existen unas
compresiones descendentes a la izquierda del tirante que hacen que la fuerza del mismo vaya
aumentando con el canto. Del análisis de la estructura de barras equivalente no se puede
obtener esta información ya que se asume que la transmisión de fuerzas entre los distintos
elementos es puntual. La diferencia entre los valores numéricos obtenidos se justifica más
adelante.

Para el resto de tirantes la fuerza predicha por el modelo numérico es prácticamente


constante, pero difiere ligeramente de la calculada a partir de la estructura de barras
equivalente. En la siguiente tabla se comparan estos valores, donde para las fuerzas
resultantes del modelo numérico se ha tomado un valor medio.

Estruct. Barras Modelo num. Dif.


Elemento
(kN) (kN) (%)
T3-8 3256.2 3405.0 +4%
T5-8 1618.9 1485.0 -9%
T5-6 3181.2 2855.3 -11%

5-8
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

800 4000

3200
600

Fuerza (N)
Fuerza (N)

2400
400
1600

200
800

0 0

(a) Tirante T2-6 (b) Tirante T3-8

2000 4000

1600 3200
Fuerza (N)
Fuerza (N)

1200 2400

800 1600

400 800

0 0

(c) Tirante T5-8 (d) Tirante T5-6

Figura V. 8: Variación de la fuerza a lo largo de los tirantes

Las diferencias entre los valores cuantitativos obtenidos no son excesivas como se deduce de
los gráficos y la tabla superiores. Son debidas a que el ángulo de incidencia que la estructura
de barras asume para las bielas no es exactamente el mismo que resulta del modelo numérico.
Aunque estas diferencias no son significativas, se justifican a continuación.

- Tirante T3-8:

El modelo de barras considera que la biela C6-8 está contenida en la cara superior
horizontal del bloque de anclaje y, por lo tanto, únicamente tiene componentes de
fuerza horizontales. Sin embargo, el modelo numérico tiene en cuenta de alguna
manera que la biela tiene un área determinada, con anchura y profundidad, y las
compresiones del nudo 6 al 8 no sólo se transmiten por el plano estrictamente
superior. Al llegar al nudo 8 las compresiones van a “buscar” el nudo y aquellas que
no discurren justo por el plano superior tendrán una pequeña componente vertical. La
suma de las pequeñas componentes verticales de las compresiones provocará que la
tracción en el tirante T3-8 sea algo superior a la predicha por la estructura de barras.

5-9
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Del equilibrio de fuerzas en la dirección z en el nudo 8:

∑F z = C 6z−8 + T3z−8 + 1660 = 0 (5.1) E


(5.2) E
∑F z = C 6z−8 − 3405.0 ⋅ sin(30.65) + 1660 = 0

C 6z−8 = 75.8kN (5.3) E

Se asume que el valor de la resultante de compresiones es igual a la fuerza de la biela


del modelo de barras (3761.3kN). Por tanto, el ángulo que forma con el plano
horizontal es igual a 1.15º. Esta pequeña desviación del ángulo de incidencia respecto
del plano horizontal provoca esa variación del 4% que se detecta en los resultados.

Se desecha la posibilidad de que haya ciertas componentes verticales por


compresiones en la trayectoria del nudo 4 al 8, ya que la reacción vertical en el nudo 4
es nula.

- Tirante T5-8:

El modelo de barras asume que la dirección de la biela C6-8 queda definida por la línea
recta que une los nudos 6 y 8. Al igual que se justificaba para el tirante T3-8, el modelo
numérico tiene en cuenta que la biela tendrá una cierta anchura y la resultante de las
compresiones no tiene por qué seguir una línea recta perfecta entre los nudos. Como
se observa en la figura inferior donde se representa una vista en planta del campo
tensional, el flujo de compresiones de desvía muy ligeramente de la línea recta a
trazos. Gráficamente se representa en trazo discontinuo la dirección de la biela
asumida en el modelo de barras y en trazo continuo la trayectoria aproximada de la
resultante de compresiones del modelo numérico. El ángulo que forma la resultante de
compresiones de la biela C6-8 con los tirantes T5-8 y T3-6 es mayor que el considerado
por el modelo de barras y, por tanto, la tracción en estos dos tirantes disminuye
respecto de la del modelo de barras.

Nudo 8

Nudo 6

Figura V. 9: Vista en planta del campo tensional generado y dirección de la biela C6-8

5-10
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

A continuación se demuestra numéricamente la diferencia de ángulos que se intuye


gráficamente. Del equilibrio de fuerzas en la dirección y en el nudo 8:

∑F y = C 6y−8 + T5−8 − 880 = 0 (5.4) E


(5.5) E
∑F z = C 6y−8 − 1485.0 − 880 = 0

C 6y−8 = 2365.0kN (5.6) E

Asumiendo que la resultante de compresiones de la biela C6-8 es igual a la del modelo


de barras (3761.3kN), el ángulo que forma con el tirante T5-8 es de 51.03º, frente a los
48.37º del modelo de barras. Al aumentar el ángulo disminuye la tracción del tirante
T5-8. Este ángulo de 51.03º es consistente con el ángulo que forma la biela C6-8 y el
tirante T3-8 en el plano horizontal, que se puede obtener del equilibrio de fuerzas en la
dirección x en el nudo 8:

∑F x = C 6x−8 + T5x−8 = 0 (5.7) E


(5.8) E
∑F x = C 6−8 cos θ z cos θ x − T5−8 cos(30.65) = 0

∑F x = 3761.3 cos(1.15) cos θ x − 3405.0 cos(30.65) = 0 (5.9) E

θ x = 38.83º (5.10)

Si se suman ambos ángulos, obtenidos a partir de los resultados numéricos del modelo
numérico y que hacen referencia a la resultante de compresiones, se comprueba que
efectivamente ambos suman 90º.

- Tirante T3-6:

Al igual que para el tirante T5-8, el ángulo entre el tirante y la biela que predice el
modelo numérico no es exactamente igual que el supuesto por el modelo de barras.
Del equilibrio de fuerzas en la dirección x en el nudo 6 se tiene:

∑F x = C 6x−8 + T5−6 − 370 = 0 (5.11) E

∑F x = 3761.3 cos θ z cos θ x − 2855.3 + 370 = 0 (5.12) E

donde θz se obtiene del equilibrio de fuerzas verticales en el nudo 6:

5-11
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

739.5 − 580.7
θ z = arcsin = 2.42º (5.13) E
3761.3
Finalmente se tiene que el ángulo θx es igual a 48.60º, mientras que el modelo de
barras supone un ángulo de 41.63º. De ahí la diferencia que se registra en la tracción
del tirante T5-6 para ambos modelos.

5.1.6 Soluciones alternativas


5.1.6.1 Solución FIB (2002)

A continuación se procede a comparar el modelo de BT con la propuesta de FIB (2002) [21]


representada en la Figura V. 10. Comparando ambos modelos se puede observar que son
similares. La principal diferencia es cómo se transmite la fuerza vertical aplicada en el nudo 8
que se equilibra en el nudo 5.

En el modelo de BT propuesto en base a la trayectoria de tensiones obtenida del análisis


elástico lineal, la carga vertical en el nudo 8 se transmite íntegramente a través del tirante T3-8
para después subdividirse por dos caminos hasta llegar al nudo 5 (por un lado directamente a
través de la biela C3-5 y por otro realizando el recorrido C3-6, T2-6 y C2-5).

En la solución propuesta por FIB (2002) esta misma carga vertical para transmitirse al nudo 3
lo hace a través de la estructura que forman los tirantes T4-8, T7-8, T3-7, T3-4 y C4-7. A partir de
ahí esta carga se transmite hasta el nudo 5 de igual manera que en la solución anterior.

1660 N

880 N
1660 N
z T5-8 8
T7-8
370 N T4-8 C6-8
C3-5 C4-7
y 5 4
7
T5-6 T3-4 T3-7
6
3370 N C3-6 2490 N
x 1 C2-5 370 N 3
980 N
T2-6

2
980 N

Figura V. 10: Modelo de BT del bloque de anclaje propuesto por el FIB (2002)

Introduciendo la disposición de armado que propone FIB (2002) se obtiene el campo


tensional que se presenta a continuación. Como se puede observar, tras finalizar el cálculo se
ha establecido un flujo de compresiones en el hormigón que coincide con las bielas
dispuestas en el modelo.

5-12
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

(a) Vista general

(b) Vista alzado posterior. Plano 3478 (c) Vista superior


Figura V. 11: Campo tensional resultante del modelo de FIB

En la Tabla V. 2 se recogen las fuerzas en cada uno de los elementos obtenidas del equilibrio
en los nudos de la estructura de barras resultante.

Tirantes Bielas
Elemento Longitud (cm) Fuerza (N) Elemento Longitud (cm) Fuerza (N)
T2-6 40.0 580.7 C2-5 78.5 -1139.1
T5-6 67.5 3181.2 C3-5 98.8 -2665.1
T5-8 60.0 1618.9 C3-6 72.1 -1046.9
T7-8 67.5 2800.0 C4-7 78.5 -3761.3
T4-8 40.0 1660.0 C6-8 90.3 -3256.2
T3-7 40.0 1660.0
T3-4 67.5 2800.0
Tabla V. 2: Relación de fuerzas resultantes en cada uno de los elementos del análisis de la estructura de barras
para el modelo propuesto por FIB (2002)

5-13
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Para evaluar la eficiencia de cada uno de los modelos, siguiendo las recomendaciones de
Schlaich et al. (1987) [40], se compara el volumen de armado necesario, que está
directamente relacionado con la suma de los productos de la longitud de los tirantes por su
fuerza (5.14)(5.15).

Modelo propuesto

∑T Li i = 580.7 × 0.40 +3171.2 × 0.675 + 1618.0 × 0.60 + 3267.8 × 0.785 = 5908.9 Nm (5.14) E
Modelo propuesto por FIB

∑T Li i = 580.7 × 0.40 +3171.2 × 0.675 + 1618.0 × 0.60 + 2800.0 × 0.675 +


(5.15) E
+ 1660.0 × 0.40 + 1660.0 × 0.40 + 2800.0 × 0.675 = 8451.6 Nm

En base a los valores obtenidos, el volumen de armadura necesario para la configuración


propuesta por FIB es un 43% superior. Por lo tanto, el modelo propuesto inicialmente es más
óptimo (no sólo desde un punto de vista económico, si no también porque reduce la energía
de deformación). Sin embargo, el hecho de que en la solución del FIB todos los tirantes sean
paralelos a los paramentos de la estructura simplifica el proceso constructivo. Ambos
aspectos deben de ser tenidos en cuenta a la hora del diseño final.

5.1.6.2 Solución generada por eliminación de los tirantes que menos trabajan

En el caso de regiones D muy complejas puede ocurrir que el proyectista tenga dificultades a
la hora de definir un modelo de BT que transmita las cargas aplicadas sobre la estructura,
incluso disponiendo del flujo de tensiones del análisis elástico lineal. Para estos casos puede
resultar muy útil seguir el procedimiento que aquí se explica para generar un modelo de BT,
sin tener que analizar inicialmente a fondo la estructura. También da una idea de las
posibilidades que ofrece el modelo numérico.

En problemas en los que resulte complicado definir un modelo de BT se recomienda disponer


armaduras en todas las posiciones potenciales. El propio programa se encargará de configurar
un modelo de BT tras el análisis no lineal y obtener los flujos de compresiones en el
hormigón que configurarán las bielas y las tracciones que aparecen en las armaduras.
Seguramente, la tensión que aparezca en alguno de los tirantes será muy inferior al resto,
señal de que en realidad ese tirante no es necesario. Con esta información inicial se puede
proceder a la eliminación de algunos tirantes y volver a analizar la región. Establecer que
tirantes son necesarios y cuales no en función de la fuerza a la que están sometidos debe ser
decisión del proyectista en última instancia.

Procediendo de este modo para el bloque de anclaje objeto de estudio se han dispuesto
armaduras en cada una de las doce aristas. Tras realizar el análisis no lineal del cuerpo, el
campo tensional en el hormigón es el que se presenta en la Figura V. 12 (a). A partir de ahí se
puede definir el nuevo modelo (Figura V. 12 (b)). En este caso se han eliminado los tirantes
T1-5, T6-7 y T2-3. En la Figura V. 12 (a), donde el grosor del tirante es proporcional a la
tracción, se observa claramente por comparación con el resto que la fuerza a la que están
5-14
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

sometidos estos tres tirantes es inferior al resto. Numéricamente también se comprueba esta
menor magnitud de la fuerza en estos tres tirantes (ver Figura V. 13).
1660 N

880 N
1660 N
T5-8 8 T7-8
370 N C6-8
T4-8
C4-5 C4-7
5 4
7
T1-4 T3-4 T3-7
C2-5 6 C3-6 2490 N
1 C1-3 370 3
3370 N
T2-6
T1-2 980 N

2
980 N

(a) Campo tensional previo a la eliminación de


(b) Modelo bielas y tirantes alternativo
armaduras

Figura V. 12: Modelo de BT del bloque de anclaje obtenido por eliminación de armaduras

2800
T5-6
T3-4
2400
T4-8
2000 T7-8
T2-6
Fuerza (N)

1600
T3-7
T1-2
1200
T1-4
800 T5-8
T2-3
400
T6-7
T1-5
0

1
Figura V. 13: Fuerza actuante en cada uno de los elementos que forman los tirantes

1
No debe despistar al lector que haya cuatro tirantes que se extiendan más que el resto. Cada una de las
líneas verticales separa los segmentos en los que quedan divididos los tirantes. Estos cuatro tirantes que se
extienden más son precisamente los dispuestos en la dirección Y, que están subdivididos en 15 elementos,
mientras que el resto están subdivididos en 10.

5-15
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Darse cuenta que el nuevo modelo de BT es una estructura estáticamente indeterminada. Si


quisiera analizarse se debería o (i) calcular una rigidez equivalente para cada uno de los
elementos (difícil de determinar para las bielas de hormigón), (ii) subdividir el sistema en
varias estructuras isostáticas o (iii) sustituir aquellos elementos más solicitados por su fuerza
de plastificación hasta conseguir una estructura estáticamente determinada. Con el modelo
numérico desarrollado en este trabajo final de máster se puede proceder a su análisis
directamente sin tener que realizar ninguna de estas simplificaciones.

5.1.7 Comparación de soluciones


En la Tabla V. 3 se comparan las cuatro soluciones propuestas para el bloque de anclaje.
Respecto al hormigón se compara la tensión máxima que se registra y el nudo donde se
produce. Para el armado se ha calculado la suma del producto de la tracción de los tirantes
por su longitud para poder determinar qué soluciones son más óptimas. En lugar de obtener
este valor del modelo de la estructura de barras equivalente como se había hecho
anteriormente, se ha calculado a partir de cada uno de los segmentos que componen cada
tirante en el modelo numérico. Como se ha comentado para las soluciones (3) y (4) ello
hubiera supuesto analizar una estructura de barras estáticamente indeterminada. Así todos los
datos empleados para el cálculo de ∑ T L proceden de los resultados del modelo numérico.
i i

σc,max Nmax ∑T e
i Le i Diff (%)

Solución inicial propuesta (1) 6.2 MPa 6 5751.1 Nm -


Solución propuesta FIB (2) 6.4 MPa 6 8218.1 Nm +43%
Solución armado completo (3) 4.9 MPa 6 7971.2 Nm +39%
Solución tras eliminación tirantes menos solicitados (4) 5.0 MPa 6 7501.2 Nm +30%
Tabla V. 3: Comparación soluciones propuestas para bloque de anclaje

La solución que menos solicita al hormigón es la (3) y la que más la (2). El pico te tensión en
el hormigón se produce en todos los modelos de BT en el entorno del nudo 6.

En cuanto al armado, la solución que menos volumen requiere es la (1). Esto implica que es
la solución óptima ya que minimiza la energía de deformación. No obstante, como ya se
comentó, la existencia de un tirante inclinado puede dificultar el proceso constructivo. La
solución (4) es la siguiente que presenta un menor volumen de armado y en ella todo el
armado es paralelo a los paramentos de la estructura, por lo que no supondría una mayor
dificultad constructiva respecto de la solución que propone el FIB (solución 2).

Según los resultados obtenidos, existe un modelo de BT en el que todas las armaduras son
paralelas a los paramentos de la estructura y que requiere un menor volumen de armado y,
por tanto, más óptima que la solución que propone FIB (2002). La razón por la que FIB
propone la solución (2) y no la (4) puede ser porque la solución (4) presenta un modelo de BT
estáticamente indeterminado, con las dificultades que ello conlleva. No existe una normativa
concreta para el análisis de sistemas internos estáticamente indeterminados y por tanto se
5-16
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

tratan de evitar siempre que sea posible. De ahí la importancia de profundizar más en este
tema ya que soluciones hiperestáticas podrían resultar más óptimas que las isostáticas como
aquí se demuestra.

Se ha asumido que para todas las configuraciones de armado planteadas la estructura es lo


suficientemente dúctil como para que se redistribuyan los esfuerzos.

5-17
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

5.2 Encepado de pilotes


Como se ha comentado en el apartado 2.7.3, la bibliografía existente sobre modelos de BT
para regiones D tridimensionales se limita casi exclusivamente al estudio experimental de
encepados de pilotes. En este apartado se presentan los resultados obtenidos del análisis con
la aplicación del modelo numérico de un encepado de 4 pilotes y se comparan con los
resultados experimentales publicados por Suzuki et al. (1998) [46] y los numéricos de Souza
et al. (2007) [43] con el programa de análisis no lineal de elementos finitos DIANA. Debido a
que no se ha podido acceder al documento original publicado por Suzuki et al., toda la
información se ha tomado de Souza et al., donde se hace referencia a los resultados
experimentales. Este hecho hace que algunos aspectos del ensayo no estén perfectamente
definidos por lo que será necesario suponer parte de la información.

Con el análisis de este encepado de pilotes se pretende demostrar la capacidad del modelo
numérico de predecir correctamente la carga de plastificación y última de una región D con
un comportamiento tridimensional. Tras el análisis del encepado inicial se realizan algunas
variaciones para ver como afectan estos cambios a la solución.

5.2.1 Descripción
Las características del encepado de 4 pilotes estudiado son las siguientes:

L d e a=b fc fy Asx
Muestra
(m) (m) (m) (m) (MPa) (MPa) Asy
BPC-20-30-1.2 0.80 0.15 0.50 0.30 29.80 413 6ϕ10

L = longitud y anchura del encepado


d = canto efectivo
e = distancia entre centros de pilotes
a,b = longitud y anchura del pilar que transmite la carga
fc = resistencia a compresión del hormigón
fy = límite elástico del acero
Asx = armadura total dispuesta en la dirección x
Asy = armadura total dispuesta en la dirección y

5-18
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

Se trata de un encepado de planta cuadrada y con armadura dispuesta en banda. Debido a que
la geometría no está perfectamente definida por Souza et al., es necesario tomar una serie de
suposiciones que son:

(i) El área de los pilotes es 0.15x0.15m.

(ii) La distancia desde el borde del pilote al borde del encepado es de 0.05m.

(iii) La disposición de armado considerada ha sido la siguiente:

Figura V. 14: Vista en planta de la disposición de armado, y posición de columna y pilotes

donde la separación entre barra y barra es de 5cm. La superficie del pilar y de los
pilotes se puede ver en la imagen superior sombreada.

(iv) El recubrimiento es igual a 3.75 cm. Sumados al canto efectivo de 0.15 m resulta
en un canto total de 0.1875 m.

(v) Por falta de información no se establece un criterio de rotura por deformaciones


excesivas en el hormigón en compresión ni en el acero. Por lo tanto, teóricamente
pueden llegar a alcanzarse deformaciones infinitas. Será tras el análisis de los
resultados del modelo numérico cuando se determine si las deformaciones
máximas registradas son excesivas y, por tanto, si esa carga es superior a la
capacidad resistente máxima que se puede estimar para el encepado.

Según la EHE-08 (2008) [19] el encepado de pilotes definido pertenece al grupo de


cimentaciones rígidas, ya que el vuelo en la dirección principal de mayor vuelo (12.5cm) es
menor que dos veces el canto (2x18.75cm). Según la misma norma, para cimentaciones de
tipo rígido, al no ser la distribución de deformaciones lineal a nivel de sección, el método
general de análisis más adecuado es el MBT.

5-19
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

5.2.2 Modelización
La separación entre nodos considerada ha sido de 5cm en la dirección X, 5cm en la dirección
Y y 3.75cm en la dirección Z. Este mallado genera un total de 7680 elementos finitos
tetraédricos (6x16x16x5). Las características mecánicas del hormigón consideradas son
26000MPa el módulo de elasticidad, 0.2 el coeficiente de Poisson del hormigón y 29.8MPa la
resistencia a compresión, asumiendo un comportamiento elasto-plástico. Se desprecia la
resistencia a tracción del hormigón. No se impone ningún criterio de rotura para el hormigón
basado en deformaciones máximas admisibles.

Figura V. 15: Discretización con elementos finitos del encepado de cuatro pilotes de hormigón

192 elementos finitos modelizan las 12 armaduras dispuestas, siendo la longitud de cada uno
de estos elementos finitos igual a 5 cm. Se considera un módulo de elasticidad para el acero
de 200000 MPa y un límite elástico de 413 MPa. No se impone ningún criterio de rotura para
las armaduras basado en deformaciones máximas admisibles.

En cuanto a las condiciones de contorno se restringe el desplazamiento vertical de todos los


nodos que pertenezcan a la superficie de contacto pilote-losa. En total son 64 nodos (16 por
pilote). Adicionalmente, para que el sistema sea estáticamente determinado se restringen los
dos desplazamientos horizontales en uno de los 64 nodos y un desplazamiento horizontal
adicional en otro.

5.2.3 Campo tensional resultante


Una vez definida la disposición de armado, el modelo numérico genera automáticamente el
campo tensional. Las tensiones de compresión en el hormigón están representadas por trazos
de color rojo que definen la dirección de la tensión principal y cuyo grosor depende del valor
de la tensión (mayor valor, mayor espesor). Los tirantes están representados por líneas
continuas de color azul, cuyo grosor es directamente proporcional a la tracción que deben
resistir.

5-20
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

De las trayectorias de compresiones que se forman en el encepado se distinguen cuatro bielas


diagonales que partiendo del centro acaban en los pilotes. La componente vertical de las
bielas es absorbida por la reacción en los pilotes y la componente horizontal por la armadura.

Figura V. 16: Campo tensional generado por la herramienta informática

5.2.4 Análisis de los resultados obtenidos


A continuación se presentan algunos de los resultados obtenidos del modelo numérico.

5.2.4.1 Deformaciones

Como se comentó en el apartado 2.7.3.1, el método de cálculo de encepados que


tradicionalmente se ha empleado asume una ley plana de deformaciones. Sin embargo
Adebar et al. (1990) [5] demostraron experimentalmente que esta hipótesis es incorrecta.

5-21
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Figura V. 17. Deformaciones longitudinales medidas para varios estados de carga [5]

Se procede a continuación a estudiar las deformaciones longitudinales que aparecen en el


encepado para ver si efectivamente suponer una ley plana de deformaciones es incorrecto. En
la Figura V. 18 se representa gráficamente la ley de deformaciones εx para el plano de corte
X=0.40 m (que coincide con el centro del encepado) obtenidas del modelo numérico para una
carga actuante de 320kN. Como puede observarse claramente suponer una ley plana de
deformaciones en la anchura Y no sería adecuado, ya que las deformaciones en la parte
central del ancho son mucho mayores.

0.1875m

0.8 0.8m
z
x
y

Figura V. 18: Representación gráfica 3D de la deformación εx en el plano de corte X=0.4m (P=320kN)

En la Figura V. 19 se representa la variación de la deformación εx en el mismo plano de corte


X=0.40m pero de manera separada para cada una de las fibras y=cte. Para hacer el gráfico
más legible únicamente se representan las deformaciones para las fibras y=0.00m, 0.10m,
0.20m, 0.30m, 0.40m, de diferentes colores tal y como queda definido en la imagen inferior
izquierda. Como existe simetría, las fibras y=0.50m, 0.60m, 0.70m, 0.80m, son iguales a las
representadas.

5-22
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

y=0.10 y=0.00 y=0.20 y=0.30 y=0.40


0.1875

0.15

0.1125

z (m)
0.075

z 0.0375

y x 0
-0.001 0.001 0.003 0.005
Deformación x

Figura V. 19: Variación de la deformación εx para distintas fibras en el plano X=0.4m (P=320kN)

En base a los resultados representados, aunque las deformaciones no definen líneas rectas
perfectas, sí que parece razonable asumir que la variación de la deformación con el canto es
aproximadamente lineal. Esto va en contra de los resultados experimentales de Adebar et al.
(1990) [5]. La razón puede encontrarse en que los encepados que estos autores estudiaron
tienen una mayor relación canto distancia entre pilotes, lo que hace que se asemeje más a una
viga de gran canto. Para el caso aquí estudiado, con un canto de 0.1875m y una distancia
entre pilotes de 0.50m, esta relación esta todavía lejos del valor que establece el límite para
las vigas de gran canto.

Como existe doble simetría, el comportamiento en la dirección X e Y será idéntico (salvo


pequeños errores numéricos), y lo mencionado para la dirección X es extrapolable a la
dirección Y.

5.2.4.2 Tensiones

En la Figura V. 20 se representa el campo de tensiones σx para distintos planos de corte


X=cte para una carga de 320kN. Distribuciones iguales se obtendrían para σy con planos de
corte Y=cte.

Para el plano de corte X=0.40m, que corresponde con el eje central del encepado, la
profundidad de la fibra neutra es pequeña y se producen tensiones elevadas (≈12MPa) que se
concentran en la parte central de la anchura. Conforme los planos de corte se aproximan a los
pilotes las tensiones van disminuyendo ya que como se observa en la Figura V. 16 la biela
inclinada va aumentando sus dimensiones. Cuando llega al plano de corte X=0.20m, que
corresponde con el inicio de la superficie de apoyo, prácticamente todas las tensiones
longitudinales están en el nivel inferior para ser absorbidas por los pilotes. Darse cuenta
como la tensión va disminuyendo para los diferentes planos de corte X=0.20m, X=0.15m,
X=0.10m y X=0.05m que coinciden con la localización de los pilotes. Al llegar a X=0.00m
todavía quedan algunas tensiones pero ya mucho más pequeñas que se compensan con la
tensión residual en el extremo de las armaduras.

5-23
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

(a) X=0.40m (b) X=0.35m ≡X=0.45m

(c) X=0.25m ≡X=0.55m (d) X=0.20m ≡X=0.60m

(e) X=0.15m ≡X=0.65m (f) X=0.10m ≡X=0.70m

(g) X=0.05m ≡X=0.75m (h) X=0.00m ≡X=0.80m

Figura V. 20: Tensión σx para distintos planos de corte X=cte.(Unidades m. y KPa)

5-24
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

En la Figura V. 21 se representa la variación de la tensión σx para los planos de corte


X=0.40m y X=0.20m, para las fibras y=0.00m, 0.10m, 0.20m, 0.30m, 0.40m (ver Figura V.
19 para la correspondencia de los colores utilizados para cada una de las fibras). Se observa
como en el plano X=0.40m las tensiones máximas se dan en la zona central del ancho en la
parte superior. Conforme se avanza hacia los pilotes las tensiones máximas se van
desplazando hacia la parte inferior y hacia el exterior, tal y como se observa también en la
Figura V. 16.

0.1875 0.1875

0.15 0.15

0.1125 0.1125

0.075 0.075

0.0375 0.0375

0
0
-14000 -12000 -10000 -8000 -6000 -4000 -2000 0
-6000 -5000 -4000 -3000 -2000 -1000 0
σx (KPa) σx (KPa)

(a) X=0.40m (b) X=0.20m X=0.60m ≡

Figura V. 21: Variación de la tensión σx para distintas fibras en los planos de corte X=0.2m, X=0.4m, X=0.6m

5.2.4.3 Ley carga-flecha

5.2.4.3.1 Determinación de la carga de plastificación y última

Debido a la ausencia de información en cuanto a las deformaciones máximas admisibles para


el hormigón y el acero se ha decidido realizar el análisis para diferentes cargas obviando este
criterio de rotura y después comprobar sin las deformaciones máximas resultantes pueden ser
admisibles o no. En la tabla siguiente se presenta para diferentes niveles de carga la
deformación máxima alcanzadas por el hormigón εc,max y el acero εs,max.

P(kN) 150 320 379.6 450 490 497.5 505 515


εc,max (‰) 0.8 3.0 4.1 5.4 6.4 6.7 6.9 10.6
εs,max (‰) 1.4 1.5 1.8 2.8 3.9 4.3 4.6 10.98
Tabla V. 4: Deformación máxima de hormigón y acero para distintos niveles de carga

A falta de resultados experimentales parece razonable asumir una deformación última para el
hormigón del orden del 5-7 ‰ y para el acero del orden del 15‰. Comparando estos valores
con los de la tabla superior podría estimarse que la carga última del encepado debe estar entre
450kN y 505kN, produciéndose la rotura por exceso de deformación en el hormigón.

La carga de plastificación se obtiene de la curva carga-desplazamiento que se muestra en la


Figura V. 22.

5-25
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

5.2.4.3.2 Comparación de resultados

En la Tabla V. 5 se comparan las cargas de plastificación y últimas según Suzuki et al., Souza
et al. y las obtenidas con el modelo numérico desarrollado. El modelo numérico propuesto
predice bien las cargas de plastificación y última obtenidas experimentalmente. De hecho los
resultados son mejores que los obtenidos por Souza et al.

Nexperimental Nnumérico N exp Nnumérico N exp


(Suzuki et al.) (Souza et al.) N num (modelo) N num
Carga plastificación Fy (kN) 490 312.0 1.57 490 1.00
Carga última Fu (kN) 490.75 379.6 1.29 450-505 1.09-0.97
Tabla V. 5: Comparación de los resultados experimentales obtenidos por Suzuki et al. (1998), los numéricos de
Souza et al. (2007) y los numéricos del modelo numérico desarrollado

En la Figura V. 22 se representa gráficamente la curva-carga desplazamiento obtenida


mediante el modelo numérico comparada con las cargas de plastificación y últimas de los
otros dos autores.

600

500

400
Modelo numérico
Fuerza (kN)

300 Fy Suzuki et al. (1998)


Fu Suzuki et al. (1998)
200 Fy Souza et al. (2007)
Fu Souza et al. (2007)
100

0
0 1 2 3 4
Desplazamiento (mm)

Figura V. 22: Curva carga-desplazamiento obtenida del modelo numérico vs. carga de plastificación y última
de Suzuki et al. (1998) y Souza et al. (2007)

5.2.4.3.3 Discusión de los resultados

A continuación se representa gráficamente la tensión en las armaduras para niveles de carga


de 379.6kN (carga última según Souza et al.), 490kN (carga de plastificación según Suzuki et
al.), 497.5kN (carga última según Suzuki et al) y 510kN (carga próxima al máximo impuesto,
que aunque supera a la última predicha es estáticamente admisible). En las gráficas se ha
superpuesto una línea horizontal a trazos que representa la tensión de plastificación de la
armadura (413). Como el sistema es simétrico respecto de dos ejes, será suficiente con
representar las deformaciones de tres armaduras de una de las bandas.

5-26
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

500 500

400 400
σ (MPa)

300 300

σ (MPa)
200 200

100 100

0 0
0 0.2 0.4 0.6 0.8 0 0.2 0.4 0.6 0.8

(a) Armadura a 0.05m del borde (b) Armadura a 0.10m del borde

500

400
σ (MPa)

300

200

100

0
0 0.2 0.4 0.6 0.8

(c)Armadura a 0.15m del borde (d) Disposición barras de armado

Figura V. 23: Tensión armaduras

Para una carga de 379.6kN, según Souza et al. se alcanza la carga última del encepado. Sin
embargo según el modelo numérico propuesto ninguna de las armaduras habría plastificado
para ese nivel de carga. Para este nivel de carga la deformación de compresión máxima que
se alcanza en el hormigón es del 4.1 ‰, que no supera las deformaciones últimas habituales
en el hormigón.

Según los resultados experimentales la carga de plastificación es igual a 490kN. Este valor es
prácticamente el mismo que el que se deduce de la curva carga-desplazamiento representada
en la Figura V. 22. El modelo numérico predice que para este nivel de carga la armadura
situada a 0.15 m del borde ya habrá plastificado y la situada a 0.10m del borde plastificará
aproximadamente para esa carga. Esta plastificación de 8 de las 12 armaduras provoca el
cambio de pendiente en la curva carga-desplazamiento y coincide con los resultados
experimentales. Para este nivel de carga la deformación de compresión máxima alcanzada en
el hormigón es del 6.4 ‰. A falta de más datos, es posible que esta deformación exceda la
deformación última admisible del hormigón, en cuyo caso la rotura del encepado se
produciría por rotura del hormigón antes de alcanzar la carga de plastificación.

Dejando fuera de consideración las deformaciones del hormigón, según el modelo numérico
es posible seguir incrementando la carga por encima de los 497kN estimados
experimentalmente como carga última. La carga máxima admisible con un residuo que pueda
5-27
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

ser despreciable es 515kN. No obstante, para una carga de 515kN la deformación máxima del
hormigón es del 10.6 ‰, lo que no parece admisible para un hormigón de 30MPa.

Para cargas mayores de 515kN no es posible alcanzar el equilibrio. La explicación puede


encontrase en que las armaduras han agotado su capacidad resistente y por lo tanto aunque el
hormigón pueda aguantar más las armaduras no son capaces de equilibrar esas fuerzas.

5.2.4.4 Comparación con la EHE-08

Según la EHE-08 [19], en el caso de encepados de cuatro pilotes con el pilar situado en el
centro del cuadrado, la tracción correspondiente a cada banda puede obtenerse a partir de la
siguiente expresión:

Nd
T1d = (0.50l1 − 0.25a1 ) = AS f yd (5.16) E
0.85d

donde Nd es el axil de cálculo del pilote más cargado, d es el canto útil del encepado, l1 la
distancia entre los ejes de los pilotes, a1 la anchura de la columna. Sustituyendo por los
valores del encepado descrito anteriormente y multiplicando por cuatro para obtener el axil
de cálculo del encepado (todos los pilotes se llevan la misma carga) se obtiene:

3 ⋅ π 10
2
AS f yd 0.85d ⋅ 400 ⋅ 0.85 ⋅ 0.15
4Nd = 4 =4 4 = 240332 N = 240.3kN (5.17) E
0.50l1 − 0.25a1 0.50 ⋅ 0.55 − 0.25 ⋅ 0.3

La carga última estimada por la EHE-08 es un 52% inferior a la obtenida experimentalmente


y predicha por el modelo numérico.

5.2.4.5 Comentarios adicionales

La deformación de los tramos de armadura plastificados obtenida del modelo numérico no se


puede tomar como un valor válido ya que al ser la rigidez tangente de estos tramos
prácticamente nula un pequeño residuo provocará un desplazamiento considerable que
distorsiona las deformaciones que se producen en los tramos plastificados. Sin embargo, esta
deformación se puede obtener indirectamente de manera aproximada a partir de los elementos
finitos de hormigón, ya que al considerar adherencia perfecta, la deformación en los nodos
compartidos por armadura y hormigón debe ser la misma. A continuación se representa en la
Figura V. 24 la deformación del hormigón εx en un plano de corte Y=0.15m (que corresponde
precisamente con la posición de la armadura más interna) para distintos valores de x. Queda
claro que εx a la altura de 0.0375m (que es donde está localizada la armadura) es mayor para
posiciones cercanas a centro luz (x=0.40m) y va disminuyendo conforme se acerca a los
pilotes.

5-28
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

x=0.40m x=0.45m x=0.50m x=0.55m x=0.60m


0.1875

0.15
z (m)

0.1125

0.075

0.0375

0
0 0.001 0.002 0.003 0.004 0.005 0.006 0.007
Deformación

Figura V. 24: Variación de la deformación εx para distintas fibras para Y=0.15m

La validez de los resultados obtenidos no se puede extender a toda la curva obtenida. En la


realidad esta curva debe estar caracterizada por un tramo inicial de una rigidez muy superior
al resto, que corresponde al estado en el que el hormigón todavía no ha fisurado. Sin
embargo, como el modelo numérico desprecia la resistencia a tracción del hormigón, este
tramo no aparece. Sería necesario modificar la ecuación constitutiva del hormigón en tracción
y considerar la resistencia a tracción del mismo hasta que se alcanza la fisuración. No
obstante no hay que olvidar que el MBT es de aplicación para el dimensionamiento en estado
límite último y por lo tanto lo que interesa es poder obtener la carga última que resistiría la
estructura. Como bien demuestran los resultados obtenidos del encepado analizado, el
modelo numérico predice con exactitud la carga última.

5-29
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

5.2.5 Soluciones alternativas


A continuación se realizan algunas variaciones sobre el encepado original para analizar cómo
afecta a los resultados.

5.2.5.1 Comportamiento elástico lineal del hormigón en compresión

En los resultados presentados anteriormente se ha asumido un comportamiento del hormigón


en compresión elasto-plástico. A continuación se comparan las curvas carga-desplazamiento
obtenidas asumiendo un comportamiento elástico y un comportamiento elasto-plástico. En
esta ocasión no se impone ningún criterio de rotura por deformaciones para ninguno de los
dos comportamientos.

Elástico Elasto-plástico
600

500

400
Fuerza (kN)

300

200

100

0
0 1 2 3 4 5 6 7
Desplazamiento (mm)

Figura V. 25: Curva fuerza-desplazamiento obtenida del modelo numérico para comportamiento del hormigón
en compresión elástico lineal y elasto-plástico

Los resultados obtenidos muestran que la capacidad resistente sólo aumenta un 8%, ya que la
máxima carga está limitada por la máxima fuerza admisible en las armaduras. La variación
que se registra se puede deber a que cambia ligeramente el ángulo de incidencia de las bielas
sobre los tirantes y por lo tanto la solicitación de los mismos para una misma carga.

A continuación se analizan por separado las respuestas de ambos encepados:

- Comportamiento elasto-plástico:

La tensión máxima de compresión en el hormigón está limitada 29.80MPa. Por tanto, una
vez alcanzada esa tensión en un elemento finito, aunque puede seguir deformándose no
admite más carga y el exceso de carga debe fluir hacia otros elementos finitos con reserva
de capacidad resistente. A continuación se muestran señaladas en rojo aquellas zonas del
encepado que han alcanzado el límite elástico del hormigón y han plastificado para cargas
de 320 kN, 450kN y 500 kN.

5-30
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

(a) P=320kN (b) P=450kN (c) P=500kN

Figura V. 26: Vista en planta de las zonas plastificadas para el modelo elasto-plástico para diferentes cargas

La distribución de esfuerzos hacia los elementos finitos menos solicitados está limitada
por el hecho de que las cargas tienen que fluir a lo largo de la estructura para acabar en
los pilotes. No se va a poder transmitir carga a elementos finitos que no vayan a ser
capaces de llevarla hasta los apoyos por su localización.

- Comportamiento elástico:

Al no existir límite de resistencia para el hormigón, los elementos finitos pueden llegar a
resistir teóricamente una carga infinita. Sin embargo la fuerza máxima admisible por las
armaduras limita la carga última a 560kN. Para esta carga se registra una tensión máxima
de 150 MPa y una deformación máxima del acero igual al 14‰.

5-31
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

5.2.5.2 Encepado con armado y pilotes dispuestos en cruz

A continuación se plantea realizar un cambio en la disposición de los pilotes en planta y del


armado. En la nueva configuración los pilotes están localizados formando un rombo, cuyos
vértices están definidos por los puntos medios de las aristas de la losa del encepado. La
armadura total dispuesta es la misma (6 ϕ10 en cada una de las direcciones), pero colocada en
cruz tal y como se indica en la Figura V. 27(a).

En la Figura V. 27 se representan algunas vistas del campo tensional generado por la herramienta
informática para esta disposición de armado.

(a) Vista en planta de disposición de apoyos y (b) Vista 3D del campo tensional generado por
armado la herramienta informática

(c) Planta del campo tensional (d) Alzado del campo tensional

Figura V. 27: Encepado con armado y pilotes dispuestos en cruz

La principal diferencia entre los dos modelos de BT es el número de tirantes. Mientras que en
la configuración antigua se disponían cuatro, en la nueva únicamente hay dos. En la siguiente
figura se representa de manera simplificada estos dos modelos.

5-32
Capítulo 5
Aplicación del modelo numérico a elementos estructurales

P P

h h
a a
a 2

a a

Figura V. 28: Esquema bielas y tirantes con distribución de armadura en banda y en cruz

Aproximadamente ya que los modelos representados arriba son simplificaciones de la


realidad, según (5.18) la fuerza que deben soportar los tirantes en los dos modelos de BT es la
misma. No obstante, darse cuenta que para un mismo volumen total de armadura, el área de
los tirantes en la configuración en cruz será el doble que en la configuración en banda ya que
únicamente hay dos tirantes. Por lo tanto, la carga última será aproximadamente el doble. De
hecho, si se comparan las curvas carga-desplazamientos (Figura V. 29) se observa que la
carga última que puede llegar a alcanzarse con esta segunda configuración aumenta de 505kN
a aproximadamente 900kN (εc,max,900kN=6.3‰).

P a 2 2
Tbanda 4 h 2
= =1 (5.18) E
Tcruz P a
4h
También se logran reducir los desplazamientos ya que con el armado en cruz se rigidiza la
zona central. Pero no todo son ventajas, ya que el nuevo encepado es menos dúctil como se
observa en la Figura V. 29.

Armado en cruz Armado en banda


1000
900
800
700
Fuerza (kN)

600
500
400
300
200
100
0
0 1 2 3 4
Desplazamiento (mm)

Figura V. 29: Curva fuerza-desplazamiento obtenida del modelo numérico para encepado con armado en
banda y encepado con armado en cruz con misma cuantía de armado total

5-33
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

5.2.5.3 Reducción de la superficie de la columna

El área de la columna a través de la cual se aplica la carga sobre el encepado también tiene
influencia en el comportamiento del mismo. Se propone reducir este área de 30x30cm a
20x20cm. La curva fuerza-desplazamiento para ambos casos se representa en la Figura V.
30Figura V. 30

Columna 20x20 Columna 30x30

600

500

400
Fuerza (kN)

300

200

100

0
0 1 2 3 4
Desplazamiento (mm)

Figura V. 30 Curva fuerza-desplazamiento obtenida del modelo numérico para encepado con área de columna
30x30cm y 20x20cm

La carga máxima disminuye de 505 kN a 410 kN (-18.8%). También cambia la zona de fallo
y mientras que con una superficie de 30x30cm la deformación máxima del hormigón que
previsiblemente produciría la rotura se da en la zona de apoyo sobre los pilotes, para una
superficie de 20x20cm la deformación máxima se da en la zona bajo la aplicación de la carga.
Esta reducción es del mismo orden que los resultados experimentales obtenidos por Suzuki et
al. (1998) [46] donde para un pilote de 80x80x25cm reducir el área de la columna de
30x30cm a 25x25cm supuso una reducción de la resistencia última del pilote de -16.6%.

5-34
6 Conclusiones y futuras líneas de
investigación

6.1 Conclusiones
Las principales conclusiones derivadas del análisis de la revisión bibliográfica realizada son:

- A pesar de que el MBT está muy extendido para el proyecto de regiones D


bidimensionales, hay muy pocas directrices para su aplicación a modelos 3D.

- La flexibilidad del MBT al estar basado en el teorema del límite inferior de la


plasticidad puede llegar a ser un problema para el proyectista, sobre todo para
sistemas complejos. El uso de programas informáticos que automáticamente generan
un modelo de BT a partir de la configuración de armado puede resultar de gran ayuda.

- No se han desarrollado herramientas informáticas para el análisis de regiones D


tridimensionales. Únicamente existen algunos modelos teóricos de elementos finitos
que generan automáticamente el modelo de BT aplicando técnicas de optimización
topológica.

6-1
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

Las principales conclusiones obtenidas tras la implementación del modelo numérico en


MATLAB y el estudio de algunos ejemplos son:

- El modelo numérico es capaz de generar el campo tensional que se produce en la


región D tridimensional a partir de la configuración de armado proporcionada por el
proyectista. Los flujos principales de compresiones son coherentes con las bielas que
se forman en el modelo de barras equivalente. Por lo tanto no es necesario que el
proyectista defina completamente la geometría completa del modelo de BT. En
aquellas situaciones en las que el proyectista no tenga una configuración de armado
definida, puede optar por disponer armadura en las diferentes zonas posibles y será el
propio programa el que identificará qué armaduras son necesarias y cuáles no.

- El modelo numérico es capaz de predecir bien la carga última y de plastificación de


regiones D tridimensionales como demuestran los resultados obtenidos para el
encepado estudiado.

- Para una misma región D modelos de BT hiperestáticos pueden ser más eficientes que
modelos isostáticos. Aunque existen algunas recomendaciones sobre cómo tratar los
modelos hiperestáticos, en la mayoría de las ocasiones se recomienda que sean
isostáticos. Con el modelo numérico desarrollado el análisis de modelos hiperestáticos
no representa un problema, por lo que sí se pueden considerar soluciones de ese tipo.

- Se requieren muchos elementos finitos para obtener una respuesta adecuada de la


región D tridimensional modelizada. El tetraedro de cuatro nodos es un elemento
finito habitual en la modelización de sólidos tridimensionales por su sencillez. Sin
embargo como es un elemento finito de deformación constante para captar la
variación de tensiones que se produce en el sólido es necesario disponer muchos, lo
que ralentiza el proceso de cálculo.

- Los métodos de resolución de sistemas de ecuaciones no lineales necesitan de


algoritmos adicionales para garantizar la convergencia. La fisuración que se produce
en el hormigón por la aparición de tracciones provoca cambios bruscos en la rigidez
de las estructuras de hormigón que para sistemas complejos como es un sólido
tridimensional hace que se generen muchos problemas para alcanzar la solución de
equilibrio. Para resolver este problema en el modelo numérico presentado se propone
utilizar una estrategia de convergencia global para garantizar la obtención de una
solución de equilibrio con la aplicación del método de Newton-Raphson. Se le conoce
como método globalmente convergente y de forma simplificada se puede decir que
disminuye progresivamente el incremento de desplazamientos obtenido por Newton-
Raphson hasta encontrar una solución que mejore la anterior.

- La aplicación de cargas puntuales (externas, reacciones o fuerzas internas por tensión


residual en los extremos de las armaduras) puede generar problemas de convergencia.
Es necesario profundizar más en este tema ya que esto impide que se alcance una
solución equilibrada en determinadas circunstancias.

6-2
Capítulo 6
Conclusiones y futuras líneas de investigación

- Para el encepado de pilotes analizado según la configuración del ensayo experimental


de Suzuki et al. (1998) [46], asumiendo valores de deformación última para el
hormigón entre 5‰ y 7‰, la ductilidad es muy escasa. Esto es debido a que la
plastificación del acero se produce para deformaciones elevadas en el hormigón, por
lo que la reserva de deformación en la rama plástica de algunos elementos finitos está
prácticamente agotada. De hecho, si se asume una deformación última del hormigón
del 5‰ la rotura se produce previa a la plastificación de la armadura.

- Los encepados de pilotes con disposición de armado y pilotes en cruz tiene una mayor
capacidad resistente que los encepados con armadura en banda y planta rectangular,
pero la ductilidad es menor.

- Disminuir la superficie de aplicación de la carga en un encepado de pilotes supone


una disminución de la carga de plastificación y última.

6.2 Futuras líneas de investigación


A la vista de los resultados y conclusiones obtenidos se proponen las siguientes líneas de
trabajo futuro en lo que se refiere al MBT:

- Estudiar las zonas nodales tridimensionales y definir directrices para comprobar su


capacidad resistente.

- Obtener recomendaciones prácticas y métodos simplificados de diseño para regiones


D tridimensionales.

- Profundizar en el estudio de modelos de BT hiperestáticos, que en algunas ocasiones


pueden ser más óptimos que los isostáticos.

- Aplicar el MBT para diseño sísmico. Las directrices existentes se basan en cargas
monotónicas, por lo que para su aplicación a cargas cíclicas es necesario investigar
más.

En cuanto a las mejoras que se pueden realizar sobre el modelo numérico implementado en
MATLAB con el objetivo final de desarrollar un programa para el análisis de regiones D
tridimensionales se propone:

- Sustituir el tetraedro de cuatro nodos por el de diez nodos. Tiene la misma flexibilidad
para adaptarse a geometrías complejas, pero permite mayor precisión con un menor
número de grados de libertad. Esto se traduce en una reducción del tiempo de cálculo
necesario.

- Estudiar la implementación de geometrías más complejas como pueden ser los


diafragmas de unión en puentes segmentados.

- Representar la armadura mediante un modelo embebido, lo que permitiría que el


mallado del hormigón fuera independiente de la posición de las armaduras.

6-3
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

- Permitir un tamaño de malla diferente para cada zona de la región D. De esta manera
se podría disponer una malla más pequeña en aquellas zonas donde se produzcan
variaciones más importantes y en el resto utilizar un mallado mayor, con la
consiguiente disminución de elementos finitos totales y la aceleración del proceso de
cálculo.

- Para cada elemento finito de hormigón considerar la influencia que tiene sobre el
comportamiento en una de las direcciones principales las deformaciones en las otros
dos. En el estado actual la ley constitutiva del hormigón está basada en un
comportamiento uniaxial. Por lo tanto no permite considerar efectos como el
confinamiento.

- Modelizar la adherencia hormigón-acero.

- Disminuir el tiempo de cálculo necesario proponiendo una numeración de los nodos


más óptima que permita una resolución del sistema de ecuaciones más eficiente y una
estrategia de convergencia global que permita la obtención de una solución de
equilibrio más rápidamente.

- Calibrar el modelo numérico mediante resultados experimentales obtenidos de la


bibliografía y del proyecto que el grupo de investigación ha presentado como
continuación del proyecto BIA2009-11369.

- Proponer elementos de distribución de cargas puntuales para evitar residuos


excesivos. Estas cargas puntuales pueden ser provocadas tanto por una acción
exterior, una reacción o incluso internamente por la fuerza actuante en un extremo de
una armadura

6-4
7 Bibliografía

[1] ACHE Comisión 1 GT1/3 (2003). El método de las bielas y tirantes. Monografía M-6, Ed. ACHE
[2] ACI 318-11 (2011). Building Code Requirements for Structural Concrete and Comentary. ACI
Committee 318, American Concrete Institute.
[3] ACI SP-208 (2002). Examples for the Design of Structural Concrete with Strut and Tie Models.
Ed. K.H. Reineck, ISBN 0-87031-086-0,Farmington Hills, Michigan, Estados Unidos.
[4] ACI SP-273 (2011). Further Examples for the Design of Structural Concrete with Strut-and-Tie
Models. Ed. K.H. Reineck y L.C. Novak, 0-87031-392-9, Farmington Hills, Michigan, Estados
Unidos.
[5] Adebar P., Kuchma D. y Collins M.P. (1990). Strut-and-Tie Models for the Design of Piles Caps:
An Experimental Study. ACI Structural Journal, Jan.-Feb. 1990, pp.81-92.
[6] Adebar P., Zhou L. (1996). Design of Deep Pile Caps by Strut-and-Tie Models. ACI Structural
Journal, V.93, No. 4, pp. 437-447.
[7] Ali M.A., White R.N. (2001). Automated Generation of Truss Model for Optimal Design of
Reinforced Concrete Structures. ACI Structural Journal, V.98, No.4, Jul-Ago 2007, pp.431-442.
[8] Anderheggen E. y Schlaich M. (1990). Computer Aided Design of Reinforced Concrete Structures
using the Truss Model Approach. Proceedings of the Second International Conference on
Computer Aided Analysis and Design of Concrete Structures, Zell am See, Austria, Abr. 1990,
pp.539-550.
[9] Bairán J.M. (2012). Generación automática de esquemas de bielas y tirantes considerando
criterios constructivos. Hormigón y Acero, V.63, No.264, abril-junio, pp. 67-79.
[10] Benabdallah S., Ramírez J.A., Lee R.H. (1989). Computer Graphics in Truss-Model Design
Approach. Journal of Computing in Civil Engineering, ASCE, V.3, No.3, July 1989, pp.285-301.

7-1
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

[11] Bergmeister K., Breen J.E., Jirsa J.O. y Kreger M.E. (1993). Detailing for structural concrete.
Research Report 1127-3F, Center for Transportation Research University of Texas Austin,
Austin, TX, 300 pp.
[12] Blévot J., Frémy R (1967). Smelles sur Pieux. Annales, Institut Technique du Batiment et des
Travaux Publics (Paris), V.20, No. 230, Feb. 1967, pp.223-295.
[13] Chantelot G. y Mathern A. (2010). Strut-and-tie modeling of reinforced concrete piles. Master
of Science Thesis, Chalmer University of Technology. Goteborg, Suecia, pp. 207.
[14] Chuan-zhi W., Zhen-hai G., y Xiu-qin Z. (1987). Experimental Investigation of Biaxial and
Triaxial Compressive Concrete Strength. ACI Materials Journal, Mar.-Abr. 1987, pp. 92-100.
[15] Clarke J.L. (1973). Behaviour and Design of Pile Caps with Four Piles. Technical Report
No.42.489, Cement and Concrete Association, London, Nov. 1973, pp.35-39.
[16] CSA (2004). Design of Concrete Structures. A32.3-04, Canadian Standard Association,
Ontario, Canadá, 232 pp.
[17] Delgado Bueno C. (2008). Modelización numérica del comportamiento adherente acero-
hormigón en presencia de compresión transversal. Tesis Doctoral, Departamento de Ingeniería de
la Construcción y Proyectos de Ingeniería Civil, Universidad Politécnica de Valencia.
[18] EC-2 (2004). Eurocode 2: Design of concrete structures – Part 1.1: General rules and rules
for buildings. CEN EN 1992.1.1:2004, 225 pp.
[19] EHE-08 (2008). Instrucción de Hormigón Estructural EHE-08. 1ª Edición, Comisión
Permanente del Hormigón, Ministerio de Fomento, Madrid, 722 pp.
[20] Felipa C.A. (2012). Apuntes de la asignatura Advanced Finite Elements for Solids, Plates and
Shells. Aerospace Engineering Sciences, University of Colorado at Boulder.
[21] FIB (2002). Design examples for the 1996 FIP recommendations – Practical design of
structural concrete. Technical Rep., International Federation for Structural Concrete, Londres.
[22] FIB Bulletin No.45 (2008). Practitioner´s guide to finite element modelling of reinforced
concrete structures. ISBN 978-2-99394-085-7, Lausanne, 344 pp.
[23] FIB Bulletin No.61 (2011). Design examples for strut-and-tie models. ISBN 978-2-88394-
101-4, Lausanne, 219 pp.
[24] Gu Q. Sun CH., Peng SH (2009). Experimental Study onsed on 3D Strut-and-Tie Analogy.
Key Engineering Materials, Vol. 400-402, pp.917-922.
[25] Kuchma D., Yindeesuk S., Nagle T., Hart J., Lee H.H. (2008). Experimental Validation of
Strut-and-Tie Method for Complex Regions. ACI Structural Journal, Sept.-Oct. 2008, pp. 578-589.
[26] Ley M.T., Riding K.A., Widianto, Bae S y Breen J.E. (2007). Experimental Verification of
Strut-and-Tie Model Design Method. ACI Structural Journal, Nov.-Dec. 2007, pp. 749-755.
[27] Leu L.J., Huang C.W., Chen C.S., M.ASCE y Liao Y.P. (2006). Strut-and-Tie Design
Methodology for Three-Dimensional Reinforced Concrete Structures. Journal of Structural
Engineering, June 2006, pp.929-938.
[28] Liang Q.Q., Uy B., M.ASCE y Grant P. S (2002). Performance-Based Optimization for Strut-
and-Tie Modeling of Structural Concrete. Journal of Structural Engineering, Junio 2002, pp. 815-
823.
[29] Marti P. (1985). Basic Tools of Reinforces Concrete Beam Design. ACI Journal, V.82, No. 4,
pp. 46-56.
[30] MatLab 7.12.0 (R2011a). Software, The MathWorks Inc., Natick, Massachusetts, Estados
Unidos.

7-2
Capítulo 7
Bibliografía

[31] Miguel P.F., Fernández M.A., Bonet J.L., Martí J.R., Navarro K., Castro M.C. y Pallarés L.
(2009). Proyecto de Estructuras de hormigón mediante el Método de las Bielas y Tirantes. 2ª Ed.
Ediciones Vj, ISBN 978-84-96937-82-6, Valencia, 346 pp.
[32] Miguel P.F., Fernández M.A., Bonet, J.L., Pastor J.M. (2002). Modelo automático para
determinar el esquema de bielas y tirantes de una región D de forma cualquiera. II Congreso de
ACHE.
[33] Miguel P.F. y Pallarés L. (2011). Apuntes de la asignatura Proyecto de Elementos
Estructurales de Hormigón. Máster en Ingeniería del Hormigón, Departamento de Ingeniería de la
Construcción y Proyectos de Ingeniería Civil, Universidad Politécnica de Valencia.
[34] Miguel P.F. y Fernández M.A. (2011). Apuntes de la asignatura Modelización de Estructuras
de Hormigón mediante Elementos Finitos. Máster en Ingeniería del Hormigón, Departamento de
Ingeniería de la Construcción y Proyectos de Ingeniería Civil, Universidad Politécnica de
Valencia.
[35] Mörsch, E. (1908). Der Eisenbetonbauer, seine Theorie und Anwendung. Verlag von Konrad
Witter, 3º Ed.
[36] Park J., Yindeesuk S., Tjhin T. y Kuchma D. (2010). Automated Finite-Element-Based
Validation of Structures Designed by Strut-and-Tie Method. Journal of Structural Engineering,
ASCE, Feb., pp.203-210.
[37] Ritter, W. (1899). Die Bauweise Hennebique. Schweizerische Bauzeitung. XXXIII, Nº7,
pp.41-61.
[38] Rückert K.J. (1991). Design and Analysis with Strut-and-Tie Models- Computer Aided
Methods. Structural Concrete, IABSE Colloquium, Stuttgart, International Association for Bridge
and Structural Engineering, Mar. 1991, pp. 379-384.
[39] Sabnis G.M. y Gogate A.B. (1984). Investigation of Thick Slabs (Pile Cap) Behavior. ACI
Journal, Proceedings V.81, No.1, Jan.-Feb. 1967, pp.223-295.
[40] Schlaich J., Schäfer K.. y Jennewein M. (1987). Toward a consistent design of reinforced
structural concrete. Journal of prestressed concrete institute, V. 32, No. 3, pp. 74-150.
[41] Schlaich J., Schäfer K. (2001). Konstruieren im Stahlbetonbau. Betonkalender 90, Ersnt &
Sohn Verlag, Berlin, pp.563-715.
[42] Sola García C., Miguel Sosa P.F., Pallarés Rubio L., Mata Falcón J. (2011). Aplicación de la
Herramienta Informática MEFBT para el Diseño y Análisis de Ensayos Experimentales de
Apoyos a Media Madera. V Congreso de ACHE, ISBN 978-84-89670-62-4, Valencia.
[43] Souza R., Kuchma D., Park J., y Bittencourt T. (2007). Non-Linear Finite Element Analysis of
Four-Pile Caps Supporting Columns Subjected to Generic Loading. Computers and Concrete, V.
4, No. 5, pp.363-376.
[44] Souza R., Kuchma D., Park J.W., y Bittencourt T. (2009). Adaptable Strut-and-Tie Model for
Design and Verification of Four-Pile Caps. ACI Structural Journal, Mar.-Abr. 2009, pp. 142-150.
[45] Suzuki K., Otsuki K., y Tsubata T. (2000). Influence of Edge Distance on Failure Mechanism
of Pile Caps. Transactions of the Japan Concrete Institute, V.22, pp. 361-367.
[46] Suzuki K., Otsuki K., Tsubata T. (1998). Influence of Bar Arrangement on Ultimate Strength
of Four-Pile Caps. Transactions of the Japan Concrete Institute, V.20, pp.195-202.
[47] Tjhin T. y Kuchma D. (2002). Computer-Based Tools for Design by Strut-and-Tie Method:
Advances and Challenges. ACI Structural Journal, V.99, No. 5, Sept-Oct 2002, pp. 586-594.
[48] Tjhin T. y Kuchma D. (2004). CAST – Computer-Aided Strut-and-Tie. University of Illinois at
Urbana-Champaign, disponible gratuitamente www.dankuchma.com/stm/CAST

7-3
Modelo Numérico de Elementos Finitos para el Estudio de
Regiones D Tridimensionales mediante Modelos de Bielas y Tirantes

[49] Tjhin T.N., Kuchma D. (2007). Integrated analysis and design tool for the strut-and-tie
method. Engineering Structures, V.29 (2007), pp.3042-3052.
[50] Vecchio F.J. y Collins M.P. (1986). Modified Compression Field Theory for Reinforced
Concrete Elements subjected to Shear. ACI J. Proceedings, Vol. 83, No.2, pp. 219-231.
[51] Yun Y.M. (2000). Computer Graphics for Nonlinear Strut-and-Tie Model Approach. Journal
of Computing Engineering, Abr. 2000, pp.127-133.
[52] Zienkiewick, O.C. (1982). El método de los elementos finitos. Reverté, Barcelona.

7-4

También podría gustarte