Está en la página 1de 2

CAUSAS

Existen dos causas principales de ITS:

 Bacterias, incluida la clamidia, la gonorrea y la sífilis


 Virus, incluido el VIH/SIDA, el virus del herpes simple, el virus del papiloma
humano (VPH ), el virus de la hepatitis B y el citomegalovirus (CMV). Los
hongos y los parásitos protozoarios, como el trichomonas vaginalis, o los
insectos como las ladillas o los ácaros de la sarna/escabiosis, pueden
causar STD/STI.1

Cualquier STD/STI puede transmitirse mediante la penetración, y algunas de ellas


también pueden transmitirse mediante el sexo oral y los juegos sexuales. No es
necesario que haya eyaculación para que se transmita una STD/STI de persona a
persona. Compartir agujas contaminadas para inyectar drogas o equipos
contaminados para piercings o tatuajes también puede transmitir algunas
infecciones, como el VIH o la hepatitis B y C.
Algunas pocas enfermedades (como el CMV ) pueden ser de transmisión sexual
pero también pueden transmitirse de manera no sexual, a través del contacto
cercano. Independientemente de cómo haya estado expuesta una persona, una
vez que se ha contagiado una STD/STI, puede transmitir la infección a otras
personas mediante el sexo oral, vaginal o anal, incluso si no tiene síntomas.
Las STD/STI son particularmente preocupantes en las mujeres embarazadas,
porque algunas infecciones pueden transmitirse al bebé antes del nacimiento o
durante el parto. Sin embargo, el riesgo de transmisión de madre a hijo puede
disminuirse, por lo que es importante que todas las mujeres embarazadas se
realicen pruebas de detección.
Por ejemplo, el VIH puede transmitirse de la madre al bebé durante el embarazo,
durante el parto y después del parto, con el amamantamiento. 2 Esta transmisión
puede prevenirse mediante un tratamiento con determinados medicamento
durante el embarazo y cerca de la fecha de parto. Luego del parto, las mujeres
con VIH no deben amamantar a sus bebés si existen alternativas seguras, como la
fórmula, de modo de disminuir aún más los riesgos para el niño.
En otros casos, si la madre tiene una infección como gonorrea o herpes, en los
cuales los riesgos de transmisión son altos durante el parto, se pueden tomar
otras medidas para reducir las probabilidades de que el bebé se infecte. En estas
situaciones, los profesionales de la salud pueden tratar la STD/STI de una mujer
embarazada antes del parto, o el bebé puede nacer por cesárea.
El CMV afecta a alrededor del 1% de todos los nacimientos. Una mujer
embarazada que tenga el CMV puede transmitir la infección al feto en el útero o al
bebé durante el parto o el amamantamiento. También puede transmitírselo al
recién nacido después del parto si el niño entra en contacto con sus fluidos
corporales (como la saliva o la orina) que contengan el virus. Si un profesional de
la salud sospecha que una mujer tiene el CMV durante el embarazo, se realizan
una ecografía, análisis de sangre y otras pruebas para evaluar la salud del feto. La
mayoría de los bebés infectados con el virus durante el embarazo no tiene
problemas detectables luego del nacimiento. Pero entre el 10% o 20% tendrá
problemas graves, entre ellos sordera y discapacidades intelectuales. Si las
pruebas fetales muestran un riesgo alto de problemas graves para el bebé,
algunas mujeres optan por interrumpir el embarazo. Los investigadores están
estudiando medicamentos antivirales, tratamientos inmunitarios y otros enfoques
médicos para controlar la infección durante el embarazo. Algunas investigaciones
se están centrando en la elaboración de vacunas para prevenir la infección por el
CMV (infección con citomegalovirus).
Puesto que los principales factores de riesgo en la adquisición de ETS son el inicio
precoz de las relaciones sexuales, tener varias parejas sexuales y no utilizar
métodos anticonceptivos, su prevención debe ir encaminada a cambiar estas
actitudes, resultando fundamental la utilización de métodos anticonceptivos de
barrera como el preservativo.