Está en la página 1de 84

¿QUIERES ESTAR CONMIGO?

De Augusto Cabada y Roberto Ángeles

Estrenada en octubre de 1988 en el Teatro Británico de Lima con el siguiente elenco:

ALBERTO: Javier Valdés


PAUL: Javier Delgiudice
MIGUEL: Martín Moscoso
IGOR: Roberto Barraza
BERNARDO: Jorge Quiñe / Juan Miguel Sánchez
CLAUDIA: Marisol Palacios
MARCELA: Bertha Pagaza / Gabriela Velásquez
NANI: Susette Tori
CHARO: Susel Paredes

Re-escrita y re-estrenada en junio de 1994 en el Teatro Británico con el siguiente elenco:

ALBERTO: Óscar Carrillo


PAUL: Javier Parra del Riego
MIGUEL: Lorenzo Castro
IGOR: Carlos Alberto Carlín
BERNARDO: Miguel Iza
CLAUDIA: Úrsula Marmol
MARCELA: Alexandra Barba
NANI: Mariana de Althaus
CHARO: Sandra Bernasconi

En las dos temporadas fue dirigida por Roberto Ángeles.


ACTO PRIMERO

ESCENA 1

SALÓN DE CLASES - DÍA

CLAUDIA, MARCELA, NANY y CHARO, en uniforme de colegio, ocupan sus respectivas carpetas.
CHARO y NANY terminan una tarea en sus cuadernos. CLAUDIA y MARCELA miran a NANY
con visible interés. CCLAUDIA le tira la chompa.

CLAUDIA: ¡Oye! ¿Tienen o no?


NANY: (Fastidiada) ¡Caramba, Claudia!
MARCELA: Pero di, pues... ¿Tienen pareja, sí o no?
NANY: ¡Qué sabré yo...! No me meto en los asuntos de mis hermanos. ¡Ni sé si
querrán ir a esa fiesta!
MARCELA: ¿Estás loca? ¿Cómo no van a querer ir a su fiesta de promoción?
NANY: Ah, ustedes no los conocen. (Orgullosa) Paul y Alberto no son como los
otros chicos...
CLAUDIA: ¡No! Ellos son más churros. (Se ríe)
MARCELA: Paul es para comérselo enterito...
CLAUDIA: ...y Alberto ¡para repetir y repetir...!
MARCELA: (Suspirando) ¡Y pensar que tú los ves todos los días!
CLAUDIA: ¡Y que duermes en la misma casa!
MARCELA: ¡Bajo el mismo techo!
CLAUDIA: ¡Casi cama con cama!
NANY: ¡Pero si son mis hermanos!
CLAUDIA: ¡Qué importa... si están buenazos!

(CLAUDIA y MARCELA se ríen. CHARO se vuelve hacia ellas, mortificada.)

CHARO: ¡Shhhhh! Ahorita viene la vieja. (Sigue escribiendo)


MARCELA: (A CHARO) Tú escribe nomás... ¡y apúrate, que todavía tenemos que
copiarnos!
CLAUDIA: (Cargosa) Nany, pues... ¡mira que ya no falta nada para la fiesta!
MARCELA: Y nosotras tenemos que ir.
CLAUDIA: ¿Y si les dices para ir al cine este domingo? Alberto iría conmigo, (A
MARCELA) tú irías con Paul...
MARCELA: (A NANY) ... y ya ellos que te consigan algo.
NANY: En vez de hablar tanta idiotez, deberían ponerse al día. Ahorita viene la
vieja, les pide el cuaderno, y ahí sí.
MARCELA: (En un ataque de responsabilidad) ¡Sí, caray! ¿Ya acabaste, Charo? ¿A ver?

(MARCELA intenta arrebatarle su cuaderno a CHARO, pero ella se resiste.)


CHARO: ¡Carajo, Marcela! Todavía me falta lo de la Asamblea Constituyente.
MARCELA: ¿La qué...?
CHARO: ¡La Constituyente! (Mira a MARCELA y CLAUDIA con desaprobación)
Ustedes nunca leen los periódicos, ¿no?
CLAUDIA: ¿Yo? ¡Aaaajjjj! Me ensucio.
MARCELA: Bueno, Nany, ¿en qué quedamos? ¿Les dices para el domingo?

(CLAUDIA le jala la chompa a NANY, odiosamente suplicante. MARCELA la imita.)

CLAUDIA: Sí, amiguita... di que sí, ¿ya?

(NANY mira al cielo, en el límite de su paciencia. En ese momento ingresa al salón la profesora.
Las cuatro se ponen de pie, repentinamente serias. Toman asiento. CLAUDIA se pone de pie,
mirando a la profesora entre sorprendida y nerviosa.)

CLAUDIA: ¿Yo? Sí, miss, ahorita...

(CLAUDIA finge no encontrar su cuaderno. Rebusca en su carpeta, muy preocupada.)

CLAUDIA: Pero... si yo lo había... traído... ¿dónde...?

(Las demás se divierten a costa de ella. MARCELA, aguantándose la risa, le levanta la falda por
detrás. CLAUDIA se defiende como puede.)

MARCELA: (En voz baja) Dile que estás con la regla.

(Las cuatro se ríen. CLAUDIA se vuelve hacia la profesora súbitamente.)

CLAUDIA: ¿Ay, y por qué yo? Me parece injusto, miss.

(CLAUDIA sale del salón. Se aleja haciéndole a MARCELA un gesto de amenaza.)

ESCENA 2

URINARIO - DÍA

ERNARDO y ALBERTO, en uniforme de colegio, orinan juntos.

BERNARDO: ¿Pero qué tendría de malo?


ALBERTO: ¿Ah?
BERNARDO: ¿Qué tendría de malo si fuéramos? Con eso, no le haríamos ningún daño a
nadie. Porque con nosotros o sin nosotros, va a haber fiesta de promoción
igual.

(ALBERTO termina de orinar y "se sacude".)

ALBERTO: Si tú quieres ir, anda nomás. Asunto tuyo.

(BERNARDO también termina, "se sacude" y "se guarda".)

BERNARDO: No pues, loco, así no es. ¿Qué me hago yo solo, sin mis patas? ¡La cosa sería
ir todos juntos! ¡Tú, tu hermano... todos! Si lo que se quiere es celebrar en
grupo.

(ALBERTO saca un cigarrillo que trae escondido en una media.)

ALBERTO: Podemos celebrar en grupo sin necesidad de ir a esa huevada. ¿Tienes


fósforos?

(BERNARDO saca una cajita de fósforos y le enciende el cigarrillo.)

BERNARDO: ¿Cómo, a ver?


ALBERTO: Nos juntamos los amigos nomás, en tu casa o en la mía... compramos
combo, trago... ponemos buena música...
BERNARDO: ...y armamos un torneo de ludo. ¡Mongazo! Eso lo podemos hacer cualquier
día...
ALBERTO: ¡De eso se trata, pues, Bernardito! ¿Por qué hacer tanta alharaca ese día?
BERNARDO: ¡Porque no es cualquier día, Alberto! Es algo único... ahora te parecerá
idiota, pero cuando ya no tengas pelo, vas a querer acordarte de cómo fue tu
fiesta de promoción. ¡En serio!

(ALBERTO se ríe amablemente de lo que considera una maravillosa simpleza de su amigo.


Aparecen PAUL y MIGUEL, que se alegran de descubrir a los otros fumando.)

MIGUEL: ¡Ajá... sabía que estaban aquí! Un toque...

(ALBERTO le pasa el cigarrillo a MIGUEL. PAUL saca de un bolsillo unos papeles muy pequeños
y los agita ante los demás.)

PAUL: (Pregonando) ¡Todo Física, todo Química! Supercomprimidos, prácticos y


descartables... ¡Y a sólo dos cigarrillos!
BERNARDO: Paul, convence a tu hermano. ¡Dice que no quiere ir!
PAUL: ¿A dónde? (Cayendo en cuenta) Ah, te refieres a esa cosa de la promoción.
BERNARDO: ¡Es una fiesta! ¿Qué tiene de malo?
PAUL: ¿Y qué tiene de bueno?
MIGUEL: (Apuntando a BERNARDO maliciosamente) Ya sé por qué quieres
embarcarnos en esa fiesta...
BERNARDO: ¿Qué...?
MIGUEL: ¡Confiesa, que lo sé todo!

(BERNARDO se ruboriza. Trata de desviar la atención hacia PAUL.)

BERNARDO: Dame uno de Química.

(Saca un par de cigarrillos y se los entrega. PAUL le da un comprimido.)

MIGUEL: (A ALBERTO) A este ganso se le cae la baba por una amiguita de tu


hermana. ¿Cómo se llama...? ¡Claudia!
ALBERTO: (Sonriente) ¡Ah, la famosa Claudia! ¿Conque era eso?
PAUL: (Sentencia con grandilocuencia) "Il a toujours une femme"

(BERNARDO hace gesto de no comprender.)

PAUL: "Siempre hay una mujer".

(BERNARDO le arranca a MIGUEL de la boca el cigarrillo encendido.)

ALBERTO: ¿Y piensas invitarla?


BERNARDO: (Sonríe, admitiendo su intención) Me gustaría.
PAUL: Qué romántico.
MIGUEL: (Poniéndose a orinar) ¿Y quieres que seamos tus chaperones?
BERNARDO: Miguel, ¿qué hay de malo en ir a una fiesta?
PAUL: ¿Y qué hay de bueno?

(IGOR aparece un poco apresurado, pero para en seco cuando descubre al grupo, que interrumpe
la conversación al verlo.)

IGOR: Sea lo que sea, me opongo.


MIGUEL: ¡Llegas a tiempo, Igor! Tenemos un grave problema.
PAUL: ¿Vamos o no vamos a la promo?
ALBERTO: ¿Tú que dices?

(Todos acosan a IGOR en plan bromista; él se aparta de ellos con expresión de desagrado.)

IGOR: ¡Digo que son unos enanos mentales! ¡Cuando no, los divinos hijos de la
burguesía, discutiendo su gran fiesta con el caño en la mano! Como si no
hubiera nada mejor en que pensar, ahora que están por dejar este colegio
retrógrado para enfrentar toda la inmundicia que hay afuera... ¡Ahora que el
país está al borde de la ruina, con diez años bajo la bota militar... justamente
ahora, a ustedes no se les ocurre tetudez más grande que debatir sobre su
fiesta de promoción!

(Todos se miran en silencio, apabullados por el aplastante discurso.)

BERNARDO: Perdón, mamá...


IGOR: Ya sé que no se puede esperar mucho de ustedes, pero... ¿por qué tienen que
ser tan, pero tan pacharacos?
ALBERTO: (Palmeándole la espalda) Ya, Igor... era una broma.
IGOR: Qué buena chispa, ah. Ya, lárguense.
BERNARDO: Sí, maestro.
IGOR: (Ahuyentándolos) ¡Fuera, fuera! ¿O creen que voy a orinar delante de
ustedes?

(MIGUEL, PAUL, BERNARDO y ALBERTO salen, muy risueños. Ya a solas, IGOR empieza a
orinar. Por un extremo del escenario asoman las cabezas los otros cuatro.)

LOS CUATRO: (En coro) ¡Aigor, Aigor, Aigor...!

(IGOR se sobresalta, deja de orinar y "se guarda" con rapidez y torpeza.)

ESCENA 3

CASA PFLUCKER/ SALA DE ESTUDIOS - TARDE

NANY tipea lo que le dicta CHARO, que lee unas hojas escritas a mano.

CHARO: "... y en general, las aldosas reducen a los reactivos de Tollens..."


NANY: Aguanta, aguanta...
CHARO: "Tollens" con doble ele... "al igual que ciertas cetosas, formando osazonas..."
NANY: ¿Osazonas?
CHARO: Eso decía el libro. Punto.
NANY: (Terminando de tipear) ¿Eso es todo?
CHARO: Todo lo mío. Falta lo de Claudia. ¿Te lo dio?
NANY: (Algo desanimada) Sí.

(NANY le alcanza a CHARO, casi con temor, una hoja arrancada de algún cuaderno. CHARO
mira el papel con una mezcla de rabia e incredulidad.)

CHARO: ¿Esta cochinada...?

(NANY asiente tímidamente, sin mirarla. CHARO estalla, indignada.)

CHARO: ¡No puede ser...! Pero, ¿qué vamos a hacer con esta porquería...? ¡Y encima,
toda borroneada, que ni se entiende...! También tú, Nany, como le recibes
una cosa así...
NANY: (Defendiéndose apenas) ¿Y qué querías que hiciera?
CHARO: ¡Que la cuadraras, ahí mismo! No es justo, pues... ¡Siempre somos nosotras
el único par de tetudas que termina soplándose todos los trabajos en grupo!
¿Y las niñitas, bien gracias? Marcela no hace nada porque (Remedándola)
"estuvo con cólico" y la Claudia, ¡mira la huevada que entrega! ¿Su mi-
mosa?
NANY: (Sin gran convicción) A lo mejor no tuvo tiempo...
CHARO: ¿Y cómo para las fiestas y los cines sí tiene tiempo? ¡No, si esas son un par
de frescas! Esta mañana han estado insoportables...
NANY: (Sonríe con cierta satisfacción) Es que están locas por mis hermanos.
CHARO: ¡Son unas taradas! Pensando en idioteces, cuando la situación está como
está... ¿sabes que el dólar ya está en doscientos soles?
NANY: (Pasmada) ¡No!
CHARO: Hay tal inflación, tal desempleo, tanta gente que no tiene para comer... ¡y
aún así, existe gente que no piensa más que en esas fiestas estúpidas, donde
todos se disfrazan de burgueses, chupan, tragan y botan tanta plata en una
sola noche!
NANY: Sí, es el colmo...
CHARO: Yo conozco a tus hermanos, Nany. ¡Sé que ni Alberto ni Paul se prestarían a
esa cachetada a la pobreza! Pero anda díselo a la Claudia y la Marcela...
NANY: Ellas sólo se fijan en sus caras, no en su manera de ser.

(Breve pausa. La ira de CHARO parece haberse aplacado. NANY la mira con curiosidad.)

NANY: Charo... o sea que tú... ¿nunca irías a una fiesta de promoción?
CHARO: ¿Yo? ¡Ni pagada!
NANY: ¿Nunca? ¿Por nada del mundo?
CHARO: ¡Jamás!
NANY: ¿Y si Alberto te invitara a la suya?
CHARO: (Ruborizada) ¿Qué tontería estás diciendo?
NANY: ¿Irías o no?
CHARO: (Evadiendo, incómoda) Ya, menos charla. Tenemos que avanzar.
NANY: Pero...
CHARO: (Cortándola) Título: "Oxidación".

(A NANY no le queda más que tipear.)

CHARO: "Los ácidos glico... glicoru..." (Furiosa) ¿Qué mierda dice aquí?

ESCENA 4
CASA PFLUCKER/SALA - TARDE

ALBERTO, PAUL, IGUEL, BERNARDO e IGOR revisan el listín cinematográfico de un diario.

MIGUEL: ¿Y en "El Pacífico" qué dan?


PAUL: "Grease" (A IGOR) Con John Travolta, tu ídolo.

(IGOR hace gesto de repulsión, lo que parece divertir a los demás.)

BERNARDO: ¿Y en el "San Antonio"?


PAUL: (Miente evidentemente, atento a la reacción de IGOR) Reestrenan "Fiebre
de sábado por la noche". Con Travolta.
IGOR: (Indignado) ¿Otra volta? ¡Con tanta fiebre de sábado ya debería estar en
coma!
BERNARDO: ¿Por qué lo odias? Es sólo un tipo que baila. Bailar no es nada malo...
IGOR: (Apartándose de él, mientras forma una cruz con los brazos) ¡Apártate de
mí, Satanás, que ya sé a dónde vas...! Pero ni lo sueñes, ¡yo no piso esa
fiesta!
MIGUEL: ¡Ya empezamos!
IGOR: (Señalando a BERNARDO) ¡Él es el que empieza!
BERNARDO: Mira, Igor, si tu problema es conseguir pareja, yo podría...
IGOR: (Interrumpiendo) ¡No quiero ni necesito pareja, bellaco!
ALBERTO: ¡Ya basta hombre...! Si parecen un par de criaturas, peleando todo el
tiempo...
BERNARDO: Es que hay que decidir de una vez si vamos o no. Después, todas las
hembritas ya van a estar pedidas y ahí sí...
ALBERTO: Muy bien. Opinemos.
IGOR: Ya saben lo que pienso.
ALBERTO: ¿Paul...?
PAUL: (Sin levantar la vista del diario) A mí me da lo mismo. Me abstengo.
MIGUEL: Yo apoyo democráticamente la decisión de la mayoría. Pero no tengo terno,
aviso...
PAUL: (Mirándolo de reojo) Yo te puedo prestar uno.
ALBERTO: Yo estoy por una reunión sencilla, entre nosotros...
BERNARDO: (Interrumpiéndolo) ¿Cuatro gatos?
ALBERTO: Bueno, podríamos pasarle la voz a algunos de la clase. Al gordo Miroslav, al
Gino, al Felipe...
PAUL: Toto podría animarse. Y Giancarlo.
ALBERTO: (Extrañándose) ¿Giancabro? No sé, ah...
PAUL: ¿Por qué no?

(ALBERTO, BERNARDO e IGOR intercambian una risita solapada, muy propia de esas
situaciones. MIGUEL interviene con seriedad.)
MIGUEL: A mí, Giancarlo me parece muy buen pata. Lo que él haga con su cuerpo, no
es cosa mía.
PAUL: (A ALBERTO) Ni tuya.

(ALBERTO sonríe a la defensiva, sintiéndose acorralado.)

ALBERTO: ¡Ya, está bien! Si quieren le decimos.


IGOR: Bien, señores. Ya que resolvieron sus paltas sexuales, ¿en qué quedamos?

(Suena el timbre.)

ALBERTO: (A PAUL) La puerta, Jaime.

(PAUL hace una venia disforzada y va a abrir. IGOR toma el periódico y revisa el listín. Un
barullo se aproxima: ALBERTO y MIGUEL se miran, BERNARDO se emociona. PAUL reaparece,
guiando a CLAUDIA y MARCELA. Ellas fuman y visten ropas muy coquetas.)

PAUL: Dejaron esto en la puerta.


CLAUDIA Y
MARCELA: (Al unísono) ¡Ay, oye!
BERNARDO: (Impresionado) ¡Claudita!
CLAUDIA: ¡Berni! ¡Mi amiguito...!

(Se abrazan fuerte, cariñosamente. BERNARDO luce entusiasmadísimo con ella. CLAUDIA le
desordena el pelo.)

BERNARDO: ¡Pero qué maravilla! (Besa a MARCELA) ¿Qué hacen ustedes por acá?
CLAUDIA: Quedamos con Nany en ir al cine.
ALBERTO: Me parece que anda por su cuarto.
CLAUDIA: (Echándole una bocanada a ALBERTO) ¿Le avisas, please?

(AALBERTO sale. MARCELA se acerca a PAUL e inicia una conversación privada con él,
mientras que MIGUEL e IGOR, menos familiarizados con las recién llegadas, se relegan a un
rincón, fingiendo gran interés por el periódico.)

BERNARDO: Nosotros también vamos al cine. ¿Iremos juntos?


CLAUDIA: Depende. ¿Qué van a ver ustedes?

(IGOR interrumpe la conversación con repentino entusiasmo, dirigiéndose sólo a sus amigos.)

IGOR: ¡En el "Ambassador" dan "Nos habíamos amado tanto"! ¿Por qué no la
vemos de nuevo?
CLAUDIA: ¡Qué aburrido! Nosotras vamos a ver "Grease".
(IGOR hace un nuevo gesto de repugnancia.)

BERNARDO: ¡"Grease"! Justo la que habíamos pensado.

(IGOR, malhumorado, está a punto de protestar, pero MIGUEL lo contiene con un gesto y lo dis-
trae con el diario.)

BERNARDO: (A CLAUDIA y MARCELA, en voz baja) No le hagan caso. Salió falladito.

(CLAUDIA asiente, como si ya lo hubiera notado. BERNARDO hace una breve pausa nerviosa y
adopta un tono más íntimo.)

BERNARDO: ¿Sabes, Claudia? Estaba por llamarte.


CLAUDIA: ¿Sí? ¿Para...?
BERNARDO: Quería hacerte una pregunta... (Mira en derredor, cauteloso) una pregunta
muy especial... ¡no tienes que contestarme ahora!
CLAUDIA: Pero dime, a ver.
BERNARDO: Bueno... ¿te... te gustaría ser mi pareja de promoción?

(MARCELA se ríe de alguna ocurrencia de PAUL, rompiendo la expectativa de BERNARDO, que


se siente incómodo de repente. CLAUDIA se distrae.)

CLAUDIA: ¿De qué te ríes, ah?


MARCELA: (Aún riendo) Nada, nada...
BERNARDO: (Tímido) Este... ¿qué dices?

(CLAUDIA tarda en caer en cuenta de lo que le habla BERNARDO.)

CLAUDIA: ¡Ah! No sé, Berni... por mí, te aceptaba ahorita, pero... tengo que hablar con
mi viejo. Es medio cavernícola...
BERNARDO: ¡Claro, claro, consúltalo! Pero en principio... ¿querrías ir?

(ALBERTO entra seguido por NANY, que parece acabada de despertar.)

MARCELA: ¡Nany! ¿Te olvidaste de nosotras?


CLAUDIA: ¡Qué tal cara!
NANY: ¡No! (Repara en BERNARDO, sorprendida) ¡Bernardo! (Le da un golpecito
a ALBERTO) ¡Cómo no me dices que están acá...!

(NANY se arregla el pelo, avergonzada ante BERNARDO. Él se acerca a ella sonriente y le es-
tampa en la mejilla un beso paternal.)

BERNARDO: No hay paltas, Nanita. Yo soy como de la casa, y éstos no valen la pena.
¡Más bien, cámbiate de una vez para irnos!
CLAUDIA: (Chasqueando los dedos) ¡Al toque!

(NANY Sale corriendo.)

ALBERTO: Voy sacando el auto.


CLAUDIA: (Corriendo hacia él) ¡Ay, yo te lo saco! (Le sonríe coquetona) Es que estoy
aprendiendo a manejar.

(ALBERTO sale seguido por CLAUDIA. BERNARDO va tras ellos.)

BERNARDO: ¡Hey, Claudia...!

(MIGUEL y MARCELA los siguen.)

MIGUEL: ¿Vamos?

(PAUL e IGOR son los últimos en salir. PAUL se vuelve hacia IGOR, irónico.)

PAUL: Al final saliste ganando. ¡Vamos a ver a tu ídolo John Travolta!


IGOR: (Empujándolo de mala gana) ¡Camina, nomás...!

(PAUL se ríe. Salen.)

ESCENA 5

PATIO DEL COLEGIO - DÍA

PAUL y MIGUEL, en buzo, hacen puntería en la canasta de básquet. PAUL emboca con facilidad.

PAUL: (Orgulloso) ¿Viste?


MIGUEL: Eso no es nada. ¡Mira!

(MIGUEL falla el tiro.)

PAUL: (Riéndose) ¡Eso no fue nada!


MIGUEL: (Sonriente) ¡Anda, lecherazo...!
PAUL: ¿Lecherazo? ¡A ver, quítamela, pues...!

(PAUL driblea ágilmente. MIGUEL trata de interceptarlo, pero no le es fácil. La competencia es


divertida para ambos: se ríen, gritan, se empujan. Tropiezan uno con el otro y caen al suelo,
jadeantes.)

MIGUEL: ¡Uuff... no doy más!


(PAUL ríe, tendido a su lado. Ambos miran arriba un momento, sin
hablar.)

PAUL: Oye, Miguel... estuviste genial el otro día. Pusiste a mi hermano en su sitio.
MIGUEL: ¿Cuándo?
PAUL: Cuando se burló de Giancarlo.
MIGUEL: ¡Ah! Era lo menos...
PAUL: "Lo que él haga con su cuerpo no es cosa mía." ¿De dónde sacaste eso?
MIGUEL: (Señalando su cabeza) De acá. ¿Te extraña?
PAUL: Es que suena tan... maduro...
MIGUEL: ¿No puedo ser maduro?
PAUL: Eres. Pero no es lo común. No aquí. (Pausa) En otras partes es diferente.

(MIGUEL asiente. Se produce un pequeño silencio, en el que Paul parece arrastrado por un
recuerdo agradable.)

PAUL: ¿Te hablé de Eric, ese chico que conocí en Los Angeles?

(MIGUEL niega con la cabeza.)

PAUL: Era un amigo de mi primo. Un chico muy callado, de ojos azules... ¡igualito
a Michael York! Hice un viaje con él a San Francisco. (Abandona el tono
evocativo y mira a MIGUEL a los ojos, con una intención que éste no logra
captar del todo) ¿Sabes que tú...?
MIGUEL: ¿Qué yo...?
PAUL: Tú me recuerdas a Eric. Bastante.

(MIGUEL no sabe qué comentar, incómodo ante la connotación de intimidad en las palabras de
PAUL. Permanece algo atónito, casi avergonzado, ante su persistente mirada. Un pelotazo cae en
medio de ambos, rompiendo el extraño clima. Ingresa BERNARDO, muy fresco.)

BERNARDO: Eeeehh... ¿no vieron una pelota por aquí?

(PAUL se incorpora, agarrándose los genitales.)

PAUL: ¡Dos!

(PAUL toma la pelota de BERNARDO, MIGUEL recoge la otra y los dos salen persiguiendo a
BERNARDO.)

BERNARDO: (Huyendo) ¡Suave...!

(Se oye el ruido de dos pelotazos fuera de escena.)


ESCENA 6

DORMITORIO DE PAUL - NOCHE

PAUL está echado en su cama, en calzoncillos y polo, leyendo un libro con marcado interés.
NANY, en ropa de dormir, golpea la puerta del dormitorio.

NANY: Paul.
PAUL: (Sin dejar de leer su libro) ¿Qué?
NANY: ¿Estás despierto?
PAUL: No.
NANY: Quiero hablar contigo.
PAUL: ¿A esta hora?
NANY: ¿Y a qué otra hora se te encuentra? ¿Por qué llegas tarde a la casa, ah?

(PAUL sigue leyendo. Hace un gesto de desaprobación.)

NANY: Voy a entrar.


PAUL: (Sobresaltado) No, espera...

(Pero ya NANY está ingresando a la pieza. PAUL alcanza a esconder bajo la cama el libro que
leía. Adopta una posición digna y formal.)

NANY: Necesito pedirte un gran favor.

(PAUL la escucha con interés. Ella habla con cierta dificultad, como si su petición le resultara
muy incómoda.)

NANY: ¿Me llevas a tu fiesta de promoción?


PAUL: (Incrédulo) ¿Es una broma?
NANY: ¡No! Quiero que me lleves.

(PAUL se ríe de buena gana ante la tímida irritación de NANY.)

NANY: ¡Shhhh! ¡Vas a despertar a todos!


PAUL: Es que eres tan graciosa, Nany... ¿de veras quieres ir a ese desfile de
papagallos?
NANY: Sí, me da curiosidad... ¡y a ti no te cuesta nada llevarme! ¿No decías que te
daba lo mismo ir o no ir?
PAUL: Sí, pero... (Se acerca a NANY y la examina, con expresión pícara) Dime la
verdad, Nany. ¿Es sólo por curiosidad, o...?

(NANY esconde la cara y retrocede un paso.)


NANY: ¡Ay, Paul! ¿Y qué va a ser? (Percibe algo en el exterior de la habitación y se
inquieta) ¡Ya llegó Alberto! Bueno, respóndeme: ¿me llevas, sí o no?

(PAUL sobreactúa su indecisión para mortificarla, como si le fuera muy difícil de responder.
Camina hacia su cama y se echa nuevamente.)

PAUL: Pero tú te compras la orquídea, ah...

(ALBERTO pasa cerca de la habitación, con un llavero en la mano. NANY corre a abordarlo antes
que se vaya.)

NANY: ¡Alberto!

(ALBERTO se detiene y le da un beso en la frente a NANY.)

ALBERTO: ¡Hermanita!
NANY: Necesito hablar contigo.
ALBERTO: (Mirando su reloj) ¿A esta hora?

ESCENA 7

CUARTO DE ALBERTO/CUARTO DE CHARO - DÍA

En un extremo del escenario vemos a ALBERTO discando el teléfono. CHARO, en buzo y bebiendo
una taza de café, contesta desde el otro extremo, con ademán rutinario.

CHARO: ¿Aló?
ALBERTO: ¿Aló, camarada?
CHARO: (Gratamente sorprendida) ¡Bolchevique...! ¿Cómo estás? Si buscas a Nany,
por aquí no ha venido...
ALBERTO: No, no, la cosa es contigo.
CHARO: (Intrigada) ¿Con...migo?
ALBERTO: Sí. Quería hablarte de una ocurrencia de mi querida hermanita, sobre mi
fiesta de promoción.
CHARO: ¿La fiesta? ¿Esa manifestación alienante de la pequeña burguesía?
ALBERTO: Exacto. Pues mira, a Nany se le ha metido en la cabeza que quiere ir, dice
que por curiosidad. ¡Hasta ha convencido a Paul de que la lleve!
CHARO: (Escandalizada) ¡No! ¿Quieres que yo le hable?

(NANY aparece al lado de ALBERTO, animándolo a lanzar su propuesta. ALBERTO le indica con
un gesto que se calme.)

ALBERTO: (Riéndose) ¡No, nada de eso! Más bien, quería preguntarte si te mandarías a
ir conmigo.

(A CHARO se le cae la taza de la mano: simplemente no puede creer lo que acaba de oír.)

CHARO: ¿Qué has dicho? ¿Ir... tú y yo... a esa fiesta?


ALBERTO: Espera, entiende la idea... se trata de ir, pero en plan de chongo, para
burlarnos de todo el ritual... ¡Ni Paul ni yo vamos a usar terno! Iríamos en
polo y blue jeans, como una manera de protestar contra toda esa frivolidad,
¿te das cuenta? Tú podrías hacer lo mismo.

(NANY fuerza a ALBERTO a lo largo de su argumentación, impacientándolo. CHARO parece


maravillada, ansiosa de aceptar de inmediato; pero trata de ocultar su emoción bajo un tono ra-
cional y distante.)

CHARO: Mira, si lo planteas así... pero no sé...


ALBERTO: ¿No quieres ir?
CHARO: (Temiendo perder la ocasión) ¡No! Quiero decir, ¡sí! (Intenta recuperar el
control) Mejor dicho... tal vez sea interesante lo que propones. Una especie
de happening, algo así...
ALBERTO: ¿Te animas, entonces?
CHARO: (Esforzándose en sonar indiferente) Hmmm... bueno.
ALBERTO: ¡Muy bien! Ya te llamo para ponernos de acuerdo. ¡Nos vemos, camarada!
CHARO: ¡Nos vemos, Bolchevique!

(Ambos cortan. NANY le da un beso de agradecimiento a ALBERTO, que parece displicente, como
si se arrepintiera de haberse prestado al juego. CHARO deja de lado toda formalidad y emite un
chillido de satisfacción.)

ESCENA 8

HELADERÍA - NOCHE

MARCELA y CLAUDIA están sentadas en una banca de la heladería. CLAUDIA viste con su
acostumbrada coquetería y lleva un lazo en el pelo. Fuma, algo ofuscada; MARCELA come un
helado, más tranquila.

MARCELA: No sé, Claudia. Si piensas así, mejor no aceptes.


CLAUDIA: ¿Y quedarme sin ir a esa fiesta? ¿Yo? ¡Olvídate! Con él o con otro, yo tengo
que estar ahí.
MARCELA: Te has encaprichado con Alberto, eso es lo que pasa. Y como no te han dado
bola...
CLAUDIA: (Agresiva) ¡Tú ni hables, que Paul tampoco te ha invitado!
MARCELA: ¿Y? ¿Me voy a morir, acaso? Allá él, si quiere bailar toda la noche con su
hermana. ¿No te parece rarísimo? Sólo los quedados van a las fiestas con sus
hermanas.
CLAUDIA: Más raro me parece que Alberto vaya con la plomaza de Charo. ¡Un churro
como él con ese adobe...! ¡Qué mal gusto...!
MARCELA: (Viendo acercarse a alguien) ¡Sshhh! Ahí viene Bernardo con su amigo.
(Mira a CLAUDIA muy seria, hablándole en voz baja) Piensa bien lo que le
vas a decir... él no tiene la culpa.

(CLAUDIA se alza de hombros. BERNARDO llega muy contento, seguido por MIGUEL, a quien se
le nota bastante tímido. Se saludan.)

BERNARDO: ¡Holas, holas! ¿Las hice esperar mucho?


MARCELA: (Mostrándoselo) Voy por el tercer helado.
BERNARDO: ¡Sorry! No volverá a pasar. ¿Me perdonan?

(BERNARDO se arrodilla al lado de CLAUDIA, imitando a un perrito mimoso con la lengua


afuera. CLAUDIA sonríe con sobreactuada ternura.)

CLAUDIA: ¿Cómo no lo voy a perdonar a mi cachorrito San Bernardo?

(Se abrazan cariñosamente. BERNARDO le da un besito en la mejilla. MIGUEL permanece al


margen de todo, algo inhibido.)

MARCELA: ¡Siéntense!

(BERNARDO y MIGUEL se instalan en la banca, al lado de CLAUDIA y MARCELA,


respectivamente. BERNARDO sigue mirando a CLAUDIA.)

BERNARDO: ¡Qué linda que ha venido hoy día! ¿No? Toda con su lacito, ahí... (Le
acaricia el lazo) Si hasta parece la patita Minnie.
MARCELA: (Riéndose) ¡Bruto! Daisy, será. Minnie es la ratoncita.
BERNARDO: ¿Sí, no? Bueno, pata o ratona me va a contestar ahorita si quiere ser mi
pareja.
CLAUDIA: (Sombría) Mira, Berni... mi viejo no quiere que vaya.
BERNARDO: (Contrariado) ¿Cómo?
CLAUDIA: (Pícara) ¡Pero la que manda es mi vieja!
BERNARDO: (Encantado) ¿Entonces, vamos?
CLAUDIA: ¡Claro pues, sonso!
BERNARDO: ¡Yeeeee...! (La abraza, cariñosísimo) Sabía que no me fallarías. ¡La vamos a
pasar bien chévere! Te toca Miguel.

(MIGUEL está incomodísimo. Mira a BERNARDO y a MARCELA, sin saber que decir.)

MIGUEL: ¿A mí?
BERNARDO: ¡No te achunches, pues, hombre! Miguel tiene algo que decirte, Marcela.
¡Háblale, hijo!
MARCELA: (Divertida con la timidez de MIGUEL) No lo molestes, que no es necesario.
Acepto.
MIGUEL: ¿En serio?
MARCELA: Yo siempre hablo en serio.
BERNARDO: ¿Ya ves? ¡Así se habla, caracho, aprende de ella...!

(BERNARDO aplaude, mientras MIGUEL y MARCELA intercambian una sonrisa de simpatía.)

BERNARDO: Bueno, ya que estamos empatados los cuatro, ¿qué tal un brindis?
LOS DEMÁS: ¡Claro!
BERNARDO: (Llamando a un mozo) ¡Flaco! ¡Cuatro barquillos de ron con pasas!

ESCENA 9

PUERTA DE CASA PFLUCKER - NOCHE

ALBERTO, BERNARDO, MIGUEL e IGOR están sentados en las gradas de la entrada,


conversando mientras fuman por turnos una vieja pipa. La iluminación es dirigida y concentrada,
como si viniera de un farol cercano, y dibuja en el ambiente las densas bocanadas de humo. Al
fondo se escucha un canto de grillos.

BERNARDO: Ahí tienes a mi viejo, por ejemplo. A él nadie lo ayudó; se vino a Lima solo
con mi vieja, una mano aquí y otra acá. (Se coloca las manos adelante y
atrás de la pelvis) ¡Y míralo ahora! Salió adelante solito, con su esfuerzo...
IGOR: (Interrumpiéndolo con un agresivo bostezo) ¡El disco rayado del capitalista
surgido de la nada! Mi viejo lo pone todos los días.
BERNARDO: ¡Pero es verdad, pues, cuadrúpedo!
ALBERTO: (Asumiendo un aire paternal, pipa en boca) Ya sabemos, Bernardito. Pero
no me refería a eso. Yo hablo de los tiempos difíciles que nos toca vivir
como generación, no como individuos.
MIGUEL: (Recibiendo la pipa) Y nosotros no tenemos que matarnos para salir
adelante. ¡Nosotros ya nacimos adelante!
IGOR: (A Bernardo) Aprende a mirar más allá de tus narices, amiguito. ¿No sabes
que en este país hay miles, millones de personas que viven con lo que tú
gastas en cigarrillos?
MIGUEL: Y cada vez son más los que tienen menos. ¡Con cada paquete de Silva
Ruete...! (Le pasa la pipa a IGOR)
BERNARDO: Un tío economista dice que, a la larga, es mejor que no se controlen los
precios para que no haya inflación.
IGOR: ¿Cómo se llama tu tío? ¿Milton Friedman?
BERNARDO: (Sin entender) ¿Milton...? No, Arturo.
MIGUEL: ¿Cuánto más podrá aguantar la gente pobre? Esto puede ponerse muy feo.
Agitación, violencia, guerra civil...
BERNARDO: (Muy confiado) ¡Noooo! Este es un país tranquilo, aquí no pasa nada. Todo
se va a arreglar, ya van a ver...
MIGUEL: ¿Cuándo?
BERNARDO: En un par de años, cuando entremos a la democracia.
ALBERTO: Quién sabe. Pero yo me pregunto: nosotros... ¿qué vamos a hacer nosotros?
¿Ingresar a la universidad, salir de abogados, intelectuales, ingenieros...?
MIGUEL: ...ganar algo de plata, comprar un carro, una casa...
BERNARDO: ...casarnos, tener hijos y morir de viejos.
IGOR: Ser otros mediocres egoístas que pasaron por la vida sin hacer nada por
nadie.
ALBERTO: Tenemos que reaccionar hoy mismo. Mañana será tarde, y empezaremos a
parecernos a nuestros viejos.
IGOR: (Atorándose con el humo) ¡Puta... qué espanto!
BERNARDO: ¿Y qué podemos hacer?
ALBERTO: No sé. Tiene que surgir algo. Un compromiso.
MIGUEL: (Iluminado) ¡Eso es! ¡Un compromiso... un pacto histórico!
BERNARDO: ¿Ah?
MIGUEL: ¡Vamos a comprometernos a ser siempre consecuentes con nuestras ideas...
y por escrito, para que no quede en puras palabras!
ALBERTO: (Entusiasta) ¡Linda idea! (A IGOR) ¿Tienes lápiz y papel, escritor?
IGOR: ¡Tengo! (Saca de su bolsillo un pequeño block y un lapicero; se lo entrega
a BERNARDO) Escribe tú, secretario.
BERNARDO: Escribo. ¿Quién dicta?
ALBERTO: Tu privilegio, Miguel.
MIGUEL: (Pensando) Bien... una frase bien dicha, y punto...
BERNARDO: Dila.
MIGUEL: (Algo solemne, mientras redacta mentalmente) "Los abajo firmantes,
futuros profesionales, Alberto Pflucker, Bernardo Manrique, Igor Rada y
Miguel Bermúdez..."
BERNARDO: (Terminando de escribir) ...Bermúdez...
MIGUEL: "...juran solemnemente hoy, 8 de diciembre de 1978, a las (Consultando su
reloj) diez y cincuenta y dos horas de la noche..."
BERNARDO: ...noche...
MIGUEL: "...que se mantendrán fieles a sus valores y principios... (Pensando) ...y
principios, para que la sociedad del futuro sea... sea mejor y más justa que
las anteriores." Nada más.

(Los amigos aplauden. IGOR lo hace con cierta ironía.)

ALBERTO: ¡Buena, hombre...!


IGOR: (Un poco burlón) ¡Qué liiiindo...!
MIGUEL: ¡Firmemos!
(BERNARDO arranca la hoja y firma. Todos lo hacen, menos IGOR. ALBERTO le extiende el pa-
pel, muy persuasivo. IGOR acepta firmar, casi a regañadientes.)

IGOR: Bueno, bueno... ¡qué horror! (Firma) Muy bien. (Mira a BERNARDO con
expresión de firmeza) Tú secretario, serás el guardián de este juramento.
Cuando uno de nosotros flaquee o se dé por vencido, ¡ahí estarás tú para
recordarle su compromiso! (Le entrega el papel a BERNARDO).
BERNARDO: (Lo toma y se cuadra militarmente) ¡Sí, mi general! (Se guarda el papel
doblado en un bolsillo) Bueno, chicos, yo me retiro. ¿Cómo es mañana? (A
MIGUEL) ¿Vamos juntos a comprar las orquídeas?
IGOR: (Horrorizado) ¿Las qué...?
BERNARDO: ¡Las orquídeas! Para la fiesta, pues, cuadrúpedo...
IGOR: (Muy decepcionado) Pero cómo... ¿y nuestra reunión informal?

(Los otros se miran entre sí, algo culpables.)

IGOR: Que vaya Bernardo lo puedo entender... ¡pero tú, Miguel... tú que acabas de
pronunciar esas palabras...!
MIGUEL: Ya, Igor, no es para tanto...
ALBERTO: ¡Si la cosa es estar juntos! ¿Por qué no te animas tú también?

(IGOR da un salto atrás, apartándose de ALBERTO.)

IGOR: (Asqueado) ¡Et tu, Brutus! ¡No puedo creerlo! ¿Y así piensan cumplir su
juramento?
ALBERTO: ¡Pero escucha! Nosotros iríamos en otro plan, muy diferente...
IGOR: (No lo oye) ¡Yo no me presto a esa farsa repugnante! ¡Prefiero tomar mi
leche y acostarme temprano! Ustedes, mucho de frases bonitas; pero apenas
pueden, actúan como lo que son... (Empieza a marcharse)
ALBERTO: Pero Igor...
IGOR: ¡Niñitos bien!
MIGUEL: ¡Igor!
IGOR: ¡Hipócritas!
BERNARDO: ¡Aygor!
IGOR: (Fuera de escena) ¡Travoltas!

ESCENA 10

SALA DE LA CASA PFLUCKER – NOCHE

En un extremo del escenario, NANY, CHARO, CLAUDIA y MARCELA se alistan para ir a la


fiesta. Los vestidos de noche de CLAUDIA y MARCELA son bastante llamativos e insinuantes; el
de NANY es más bien candoroso y le da una apariencia casi infantil; CHARO luce un vestido tan
austero que la hace parecer mayor. Ellas le dan los toques finales a su arreglo: CLAUDIA se ma-
quilla frente al espejo, mientras MARCELA se cepilla el pelo. NANY termina de darle unas
puntadas a la basta del vestido de CHARO, quien está parada sobre un banco, muy nerviosa.

CHARO: ¿Terminaste ya? ¡Deben estar por llegar!


NANY: Tranquila, Charo. Estarán tomándose unos tragos por ahí.
CHARO: ¡Maldito vestido! No va a estar listo a tiempo. ¡Yo sabía, lo sabía!
NANY: ¡Estáte quieta, o no voy a terminar con esto!
CHARO: ¡Au, carajo! ¡Ya me pinchaste!
NANY: Perdona.
CHARO: ¡No, si la culpa es mía, por hacerles caso a ustedes!
CLAUDIA: (Reaccionado agresivamente) ¿Todavía quieres ir a la fiesta con chompa y
blue jeans? ¡Mejor anda en uniforme único, pues!
CHARO: ¡La idea de Alberto era que fuéramos así, informales...!
CLAUDIA: (Mirando a CHARO de soslayo, con desdén) Si ese Alberto tiene sus
gustos...
MARCELA: ¡Claudia!
CHARO: ¡Déjala, déjala que hable! Ella no conoce a Alberto... ¡él es diferente al
resto!
CLAUDIA: Sí. Tan diferente que se tuvo que poner terno y corbata.
CHARO: ¿Y quién fue la que insistió? ¿Yo?
NANY: (Exasperada) ¡Chicas, por favor! ¿Qué les pasa? ¿No somos amigas, acaso?
Para estar así, mejor cada una se iba por su lado.
MARCELA: Tienes razón. Sé que están nerviosas; pero, por favor,... no malogremos esta
noche.

(NANY recoge una bandeja con cuatro copas y se las ofrece a las demás.)

NANY: Creo que éste es el momento de brindar.


MARCELA: ¡Eso!
NANY: (Alzando su copa) ¡Por la amistad!
MARCELA: ¡Salud!

(Las demás alzan también sus copas.)

ESCENA 11

BAR - NOCHE

Un coro masculino replica también desde el otro extremo del escenario.

BERNARDO,
MIGUEL,
ALBERTO Y PAUL: (Al unísono) ¡Salud!

(Los amigos, en terno y corbata, chocan sus vasos.)

BERNARDO: ¡Seco y volteado!

(Todos apuran sus tragos. PAUL mira su reloj.)

PAUL: Bueno, ya es hora, ¿no?


ALBERTO: (Chequeando el suyo) Sí. A ponerse las sogas.

(Todos sacan sus corbatas de algún bolsillo de sus sacos y se las ponen.)

ALBERTO: Y pensar que íbamos a ir en blue jeans... (Quejándose) ¡Ay-ay-ay!


MIGUEL: (Intentando anudarse la corbata sin éxito) ¡Mierda! Nunca me sale. ¡Para
las veces que he usado esta huevada...!
PAUL: A ver... (Toma la corbata de MIGUEL) ¿Cómo lo quieres, clásico o
Windsor?
MIGUEL: El que joda menos.

(PAUL le hace el nudo a MIGUEL con mucho cuidado. MIGUEL repara en la corbata de
BERNARDO, de un color verde algo chocante. La coge de la punta.)

MIGUEL: ¿Y esto? ¿Un homenaje a la palta?


BERNARDO: El verde le encanta a Claudia.
ALBERTO: ¿Y si le gusta el amarillo, te colgabas un plátano?
PAUL: Te ha agarrado fuerte lo de esa hembrita, ¿no?
BERNARDO: (Feliz) Ah, Polvito... ya te tocará a ti algún día. ¡Esta noche va a quedar para
el recuerdo!
ALBERTO: ¿Listas?
BERNARDO: (Afeminado) ¡Sí!

(BERNARDO le da la mano delicadamente a ALBERTO, que la toma como si fuera su pareja.


Caminan burlonamente juntos; PAUL y MIGUEL salen detrás de ellos.)

ESCENA 12

FIESTA - NOCHE

Secuencia de imágenes que resume el desarrollo de la fiesta de promoción sobre el tema “El
preso” de Fruko y sus Tesos. Las parejas bailan, se intercambian, juegan entre ellas. Los gestos y
actitudes de cada personaje son significativos, nos revelan sus conflictos personales. CLAUDIA
coquetea con ALBERTO, frente a la mirada inocente de BERNARDO; PAUL baila con NANY sin
dejar de mirar a MIGUEL; NANY no le quita los ojos de encima a BERNARDO; MARCELA goza
bailando mientras CHARO pierde el ritmo.

ESCENA 13

SALA DE LA CASA DE IGOR - NOCHE

Las tres parejas están en la entrada de la casa de IGOR, llamando a la puerta con insistencia. Una
luz se enciende y aparece IGOR, despeinado y con mala cara; viste una pijama estampada con ani-
malitos o algo así.

IGOR: ¡Voy, voy...! (Va a la puerta, abre y se sorprende al descubrir a sus


visitantes)
TODOS: ¡Sorpresa!
IGOR: (Aún asombrado) ¿Qué hacen aquí?
PAUL: (Apartando del camino a IGOR y entrando a la casa) Las chicas no
quisieron quedarse sin conocer el Castillo de Igor. ¡Pasen!

(El grupo sigue a PAUL al interior, ante el desconcierto de IGOR, que va detrás de ellos. Las
chicas miran en derredor.)

IGOR: ¿Tienen...? ¿Tienen idea de la hora que es? ¡Van a despertar a mis viejos!
ALBERTO: No mientas. Tus viejos todavía están en la playa.
CLAUDIA: (A BERNARDO irónica) Qué simpático, tu amiguito.
MIGUEL: (A IGOR) ¡Deberías alegrarte de que nos acordamos de ti!
BERNARDO: Si Aygor no va a la fiesta, la fiesta va a Aygor.
IGOR: Pero... ¡si yo odio las fiestas!
MIGUEL: (Abraza a IGOR, fastidiándolo) ¡Muy dulce de tu parte, Aygor!
BERNARDO: (Uniéndose al abrazo) Tu gratitud nos conmueve.
IGOR: (Zafándose) Ya, suelten...
CLAUDIA: (A IGOR) ¿Tu baño?
BERNARDO: No usa. (Risas. IGOR remeda las risas)
ALBERTO: La puerta de la derecha. Ven, te acompaño.

(NANY se adelanta a ALBERTO con visible apremio.)

NANY: ¡No! Yo voy con ella.

(Al salir con CLAUDIA, NANY y ALBERTO intercambian una mirada de mutua recriminación.)

MARCELA: (Aparte con MIGUEL, aparentemente incómoda) Oye, mejor nos vamos,
¿no? Parece que estamos molestando a Aygor.
(ALBERTO, BERNARDO, PAUL y MIGUEL se ríen. MARCELA no comprende la causa.)

MIGUEL: ¡No se llama Aygor!


MARCELA: Ay, perdón.
PAUL: ¡No temas! Aunque no lo creas, detrás de ese físico monstruoso se oculta un
ser humano.
IGOR: (Sobreactuando su resignación) Está visto que tendré que aguantarlos un
rato. ¡Qué me queda! Acomódense, siéntense donde quieran...

(Los visitantes se ponen cómodos. BERNARDO tararea una melodía.)

BERNARDO: (A IGOR) ¿No tendrás la guitarra por ahí...?


IGOR: (Horrorizado) No tendrán el mal gusto de cantar a estas horas de la noche.

(PAUL extrae un cassette de su bolsillo y lo mira distraídamente. Se lo muestra a IGOR, ame-


nazándolo discretamente.)

PAUL: Hmmmm... también podríamos poner unas canciones de los Bee Gees...
IGOR: (Reaccionando, alarmado) ¡Voy por la guitarra! (Sale rápidamente)

(ALBERTO no le presta la menor atención a CHARO: no hace más que mirar en dirección al baño
desde que CLAUDIA salió. CHARO le busca la mirada, con vaga suspicacia.)

CHARO: ¿Pasa algo?


ALBERTO: No, nada. ¿Por...?

(CHARO no le contesta: sigue mirándolo, con cierta intriga. En ese momento reaparece IGOR con
la guitarra y todos aplauden. Se la alcanza a Bernardo, que inmediatamente empieza a afinarla.)

BERNARDO: Ajá... ¿con qué empezamos?


CHARO: ¡La que vinimos cantando en el carro!
NANY: (Regresando del baño) ¡Sííí, ésa...!
BERNARDO: ¿Serrat? ¡No... otra cosa!

(Se escucha un abucheo de decepción. Todos hablan a la vez, sugiriendo diversas canciones de la
época. CLAUDIA vuelve con el grupo muy entusiasmada por la guitarra. ALBERTO deja de
mirarla. Ella se sienta al lado de BERNARDO.)

CLAUDIA: ¡Ay, Berni! ¿Qué vas a tocar?


BERNARDO: (Sonriéndole dulzonamente) Nuestra canción.

(Todos emiten un "huuuuuyyyy" de chacota que enrojece a BERNARDO. Ni ALBERTO ni


CLAUDIA sonríen. MARCELA reclina su cabeza sobre el hombro de MIGUEL, que se pone muy
nervioso. Todos empiezan a entonar la canción elegida: "Eres tú", de Mocedades. Durante el
desarrollo de la canción, NANY llama a ALBERTO a un aparte y trata, aparentemente, de
advertirle algo grave, pero él la rechaza tajantemente. Cuando regresan con los demás, CHARO le
dirige una mirada dulce y le indica que se siente a su lado. Ella duda antes de tomarle la mano; no
se atreve, finalmente. ALBERTO ni siquiera percibe nada. BERNARDO canta embelesado,
mirando a CLAUDIA. Ella mira a cualquier parte, rehuyéndole. Las voces de todos se unen en el
famoso estribillo de la canción. MARCELA algo sofocada, se aparta ligeramente del grupo. Se
palpa la frente, como si no se sintiera del todo bien. MIGUEL lo advierte y va con ella.)

MIGUEL: ¿Estás bien?


MARCELA: Creo que estoy un poco mareada.
MIGUEL: ¿Ves? ¡No debiste tomar ese segundo pisco sour!
MARCELA: Oye, ya estoy grandecita. No necesito que me cuides.
MIGUEL: (Cohibiéndose) Es que... perdona, como vi que... tú... (No sabe como seguir)

(Marcela sonríe, encantada con el nerviosismo de Miguel. Lo toma de la


mano.)

MARCELA: No hables.
MIGUEL: ¿C-cómo?
MARCELA: (Poniéndose seria) Ven aquí. Ven.

(MARCELA lo hace acercarse y le da un beso largo y jugoso. MIGUEL parece totalmente


sorprendido.)

MARCELA: Hmmmmm... qué rico besas.


MIGUEL: (Anonadado) ¿Ah, sí?

(Ella vuelve a besarlo. Esta vez, MIGUEL es más activo, le acaricia el pelo, disfruta del contacto.
Terminado el beso, MARCELA emite un suspiro de satisfacción.)

MARCELA: ¡Ahora sí que estoy mareada! Eres mejor que el pisco sour. Ya vengo.

(Sale en dirección del baño, sin apartar los ojos de MIGUEL. La canción termina y todos
aplauden.)

IGOR: ¡Qué bonito...! ¿Y ahora, qué viene?


ALBERTO: Una ronda de trago. ¿No tendrás una botellita escondida?
IGOR: Creo que sí... hay ron, y unas Coca-Colas en el refrigerador. ¡Anda, y si
encuentras algo de comer...!
CLAUDIA: (Poniéndose de pie) ¡De eso me ocupo yo! (A ALBERTO, animada)
¿Vamos?
ALBERTO: (A CHARO) Ya venimos.
CHARO: (Sospechando algo) Ya.
(ALBERTO y CLAUDIA salen de escena, ante las miradas escépticas de NANY y CHARO.
BERNARDO, que ya empieza a puntear un nuevo tema, está al margen de todo.)

ESCENA 14

JARDIN DE IGOR - NOCHE

MIGUEL sigue apartado del grupo, en reflexión solitaria. Se pone un cigarrillo en la boca y busca
fósforos en sus bolsillos. PAUL aparece detrás de él, encendedor en mano, y le prende el ciga-
rrillo.

MIGUEL: ¿Me estabas espiando?


PAUL: Las chicas quieren comprar cerveza. ¿Me acompañas a comprar?
MIGUEL: No sé si quiero salir.
PAUL: ¿Estás mareado?
MIGUEL: ¡No, cómo crees...!
PAUL: Eso dicen siempre los borrachos. ¿A ver, haz el cuatro?
MIGUEL: Por favor, Paul...
PAUL: ¡Hazlo, pues!

(MIGUEL obedece. Se tambalea ligeramente, lo que provoca las risas de ambos.)

PAUL: ¡Huuyuyuuuy...! No pasas el dosaje etílico.


MIGUEL: (Insistiendo, empecinado) ¿Cómo que no?
PAUL: ¡Ahorita se cae, ahorita aterriza este beodo!
MIGUEL: (Riendo) ¡Ya, no jodas...!
PAUL: ¡Se cae, se cae...!

(Miguel sufre un ataque de risa que le hace perder el equilibrio. Paul lo sujeta antes de que se
caiga.)

PAUL: ¡Te lo dije!

(MIGUEL también se agarra de los brazos de PAUL. Ríen un rato, inmóviles en posición, y de
pronto dejan de hacerlo. MIGUEL se aparta, como intimidado por la proximidad física.)

MIGUEL: (Evasivo) Anda tú nomás...


PAUL: ¿Por qué te escondes?
MIGUEL: (Sin darle cara) No me escondo...
PAUL: (Aproximándose lentamente) No me tendrás miedo... ¿o sí?
MIGUEL: (Intranquilo) N-no te entiendo.
PAUL: Claro que me entiendes. ¿Para qué andarse con rodeos, Miguel...?
(Pausa. PAUL permanece detrás de MIGUEL, como esperando una respuesta. MIGUEL se vuelve
hacia él y lo encara por primera vez.)

MIGUEL: ¿Por qué yo?


PAUL: ¿Necesitas que te responda eso?

(MIGUEL parece confundido. PAUL lo aborda más íntimamente.)

PAUL: Mira Miguel: no te estoy pidiendo que hagas nada que no quieras. ¡Todo lo
contrario! Uno debe hacer justamente lo que quiere. Yo sé lo que quiero. ¿Y
tú?

(Pausa.)

MIGUEL: Vamos por esas cervezas.


PAUL: (Riendo) Vamos.

(Salen.)

ESCENA 15

COCINA DE IGOR - NOCHE

CLAUDIA y ALBERTO revisan las existencias de la cocina. Él encuentra una botella y la examina
con agrado.

ALBERTO: Ron cubano. ¿Tú encontraste algo?


CLAUDIA: (Inclinada frente al refrigerador) Hay mousse de chocolate... ¡y parece
riquísimo! (Se chupa un dedo) ¿Quieres?
ALBERTO: No sé si deba...
CLAUDIA: Pero, ¿te provoca o no?
ALBERTO: Sí, pero...

(CLAUDIA le ofrece un dedo untado con mousse.)

CLAUDIA: Si algo te provoca, tómalo. Así de simple.

(ALBERTO lame el dedo de CLAUDIA, sin quitarle la vista de encima. Súbitamente, ambos se es-
trechan en un beso apasionado.)

ALBERTO: Claudia...
CLAUDIA: ¡Shhhh...!
(Se besan con descontrolado ímpetu, tropezando con los objetos de la cocina, acomodándose como
pueden. IGOR aparece en la habitación y queda paralizado por la sorpresa. ALBERTO advierte su
presencia y le indica, disimuladamente, que se retire. IGOR comprende, le hace una señal de
complicidad a su amigo y se marcha discretamente. ALBERTO deja de besar a CLAUDIA.)

ALBERTO: ¡Hey! Hay que tener cuidado. No sea que Bernardo...


CLAUDIA: (Compadecida) ¡Berni...! Pobrecito, tan bueno...
ALBERTO: (Culposo) Sí, buenísimo.

(Se quedan mirando. CLAUDIA se abalanza otra vez sobre ALBERTO y vuelven a las andadas.)

ESCENA 16

SALA DE LA CASA DE IGOR - NOCHE

CHARO y NANY aplauden a BERNARDO, que acaba de interpretar otra canción.

NANY: ¡Bravo! ¡Qué lindo cantas, Bernardo...!

(BERNARDO hace una reverencia. MARCELA regresa y se sienta junto a ellos.)

NANY: En serio. Y además tocas excelente. ¿Quién te enseñó?


BERNARDO: Nadie, en verdad. Yo mismo fui sacando algunas cosas, de oído.
NANY: ¡Genial! Me encanta escucharte. Le pones tanto sentimiento a la música...
¡eres un artista!
MARCELA: (Fastidiándola) Ya oye... mejor pídele que te grabe un cassette.
NANY: (Avergonzada) ¡Ay! Mejor ya no digo nada.

(Bernardo abraza a NANY con cariño fraternal. Casi rudo.)

BERNARDO: (A MARCELA) Cuidado, ¿ah?, no me la cochinées a mi cachetona. Si no, te


la ves con nosotros, (A NANY, golpeándola) ¿no chochera?
NANY: (Soportando las palmadas) Au.

(IGOR regresa.)

BERNARDO: ¡Reapareció Igor, el Terrible!


IGOR: Iván. Es Iván, el terrible, Bernardito. (A las chicas) Y así acaba de graduarse
esta bestezuela...
CHARO: ¿Y mi vasito de agua?
IGOR: Tendrá que esperar un momento. Es que... no puede entrar a la cocina.
NANY: ¿Por qué?
IGOR: (Sonríe con picardía, ansioso de contar el chisme) ¡Porque allá adentro
están en unos agarres...! Je, je, je... (Imita caricaturescamente el beso)

(IGOR se ríe solo; los demás se miran entre sí, entre serios y sorprendidos. IGOR lo advierte y se
corta, sin entender lo que ocurre.)

CHARO: ¿Quiénes?
IGOR: ¿Quiénes van a ser, pues? ¡Alberto y su pareja!

(NANY se cubre el rostro. BERNARDO queda paralizado. CHARO y MARCELA se miran.)

IGOR: ¿Qué pasa?


CHARO: (Poniéndose de pie, indignada) Yo soy la pareja de Alberto.
IGOR: (Impresionado) ¡Ah! Eras...
MARCELA: (Estallando en una risa nerviosa) ¡Per...donen... es que... no puedo... evitar
lo...!
BERNARDO: (Aún incrédulo) ¿Alberto... y Claudia?

(CLAUDIA y ALBERTO, regresan muy sonrientes. Traen unos vasos y una fuente. Los demás los
miran muy serios.)

CLAUDIA: ¡Ya!
ALBERTO: ¡Listo el brebaje!
CLAUDIA: ¡Pero sigan cantando, pues...! (Se acerca a BERNARDO, saltarina) ¿Qué
cantamos, Berni?

(BERNARDO se limita a mirarla con desprecio.)

IGOR: "Hipocresía".

(Recién entonces CLAUDIA y ALBERTO se percatan de la situación. Intercambian una mirada de


alarma.)

CLAUDIA: (Expectante) ¿Qué les pasa, ah?


BERNARDO: ¿Cómo puedes ser tan cínica?
CLAUDIA: ¡Berni...!
ALBERTO: Vámonos, Claudia.

(CLAUDIA recoge su cartera silenciosamente, avergonzada ante la mirada de todos. Sale.


ALBERTO mira al suelo, incómodo. Se retira detrás de ella. Antes de salir, le dirige una mirada al
grupo. Parece a punto de pronunciar una disculpa, pero se da cuenta que no tiene nada que decir.
Se marcha. BERNARDO se hunde en su asiento, rabioso y herido.)

BERNARDO: ¿Cómo pude ser tan imbécil?


NANY: (Acercándose a consolarlo) No digas eso...
BERNARDO: ¡Toda la noche han estado pasando cosas en mis narices, y yo ni siquiera...!
(Se golpea la frente, furioso) ¡Me lo merezco, me lo merezco...!
NANY: No te deprimas, Bernardo. ¡Es gente que vale mucho menos que tú!
BERNARDO: (Sin prestarle atención) "¡Una noche para el recuerdo!" ¡Claro! ¡Nunca me
voy a olvidar de esta noche!
NANY: No es para tanto... (Lo toma del brazo) ahora ves las cosas así, pero después
te vas a dar cuenta de que...
BERNARDO: (Interrumpiéndola agresivamente) ¿Cómo puedes darme consejos? ¿Tú
qué sabes de esto?
NANY: (Aturdida) Yo... yo...
BERNARDO: (Acorralándola) ¿Has estado enamorada alguna vez? ¿Has estado con
alguien, siquiera...?

(NANY se cubre el rostro con las manos. Parece que llora. BERNARDO se arrepiente de su
conducta. Le pone una mano sobre el hombro.)

BERNARDO: Perdona. No sé qué estoy haciendo aquí.

(Sale. MARCELA acude en ayuda de NANY.)

MARCELA: Ven. Ven, vamos a que te laves esa cara...

(MARCELA se lleva a NANY, que sigue llorando. IGOR y CHARO, que permanece seria y callada,
quedan a solas.)

IGOR: (Culposo) Parece que les malogré la noche.


CHARO: Tú no; Claudia. Sabía que era una descarada, pero no me imaginé hasta que
punto.
IGOR: Todas son iguales. Anna Karenina, Madame Bobary, Lady Chaterley...
¡no las conoceré bien!
CHARO: Un experto, ¿no? ¿Cuántas enamoradas has tenido?
IGOR: ¿Enamoradas, yo? ¡Por favor!
CHARO: Ninguna. ¿Y auto? Por lo menos, eso tendrás.
IGOR: Hay uno en la casa, sí...
CHARO: ¡Perfecto! No quiero quedarme aquí un segundo más.

(CHARO se pone de pie, toma su cartera. IGOR vacila.)

IGOR: Con gusto te llevaría, pero... no sé manejar.


CHARO: (Asiente, decepcionada) Sigue con tus libros, hijo...

(Le da la espalda a IGOR y lo deja.)


ESCENA 17

ENTRADA DE LA CASA DE IGOR - NOCHE.

PAUL y MIGUEL regresan con una caja de cerveza. La actitud de PAUL es pícara y maliciosa;
parece muy aventajado frente a MIGUEL, quien luce más bien inseguro y conflictuado.

PAUL: ¿Por qué?


MIGUEL: Porque no.
PAUL: ¿Y por qué no?
MIGUEL: (Volviéndose hacia PAUL, ligeramente ofuscado) Te sugiero que
cambiemos de tema.
PAUL: Como quieras. (Mira al cielo y luego a MIGUEL, con una insinuante
sonrisa) ¿Te has fijado que luna más hermosa...?
MIGUEL: ¡Basta, Paul!

(PAUL se ríe a costa de MIGUEL.)

MIGUEL: No me parece nada divertido.


PAUL: (Riendo aún) Ese es el problema contigo, Miki. Te pierdes el lado divertido
de la vida.
MIGUEL: Lo siento. Cada uno es como es.
PAUL: ¿Sí? ¿Y cómo eres tú?
MIGUEL: ¡Qué pregunta...!

(PAUL se acerca a MIGUEL lentamente.)

PAUL: ¿Cómo eres, qué sientes, qué te gusta...? ¿Lo sabes realmente? No es tan
fácil descubrir ciertas cosas. Hay que buscarlas. Explorar... abrirse...

(MIGUEL está inmóvil, sumido en una inquietante reflexión. PAUL sigue acercándose a él, lo ro-
dea discretamente.)

PAUL: ¿Quieres intentarlo?


MIGUEL: No puedo.
PAUL: ¿Quieres, sí o no?
MIGUEL: ¿Acaso basta con quererlo? Yo no soy como tú, Paul.
PAUL: ¿Estás seguro?

(MIGUEL no puede responder; PAUL lo tiene subyugado.)

PAUL: Lo que sientes no tiene nada de raro, Miguel. No tengas miedo... es


perfectamente normal.
MIGUEL: ¿Y qué es lo que siento?
PAUL: ¿Te lo digo?

(CHARO aparece por un rincón. Percibe el ambiente de intimidad entre PAUL y MIGUEL y
aguarda a cierta distancia. Ellos no la ven. PAUL ya está muy cerca de MIGUEL.)

PAUL: Amistad... simpatía... afecto...

(PAUL toca suavemente la mejilla de MIGUEL, que cierra los ojos. Se inclina sobre su rostro,
como para besarlo.)

PAUL: ¿Algo más...?

(CHARO se sorprende ante la escena. La cartera se le escapa de las manos. PAUL y MIGUEL
advierten su presencia y se separan rápidamente, muy nerviosos.)

PAUL: (Fingiendo naturalidad) ¡Charo...! ¿Qué haces aquí, tan sola?


CHARO: Estaba esperándolos.
PAUL: ¿A nosotros?
CHARO: Sí. ¡Para que me lleven a mi casa!
PAUL: Pero... ¿y mi hermano?
CHARO: Ya se largó. Con Claudia. Bernardo también se fue, y los demás... esto ya
murió.
PAUL: (Desconcertado) ¿Cómo, si recién...?
CHARO: (Interrumpiéndolo, agria) En el camino te cuento. ¿Quieres sacarme de
aquí, por favor?
PAUL: Sí, claro... déjame sacar el auto.
CHARO: Aquí te espero.

(PAUL saca sus llaves del bolsillo y sale. MIGUEL, que no le ha dado cara a CHARO ni un mo-
mento, queda a solas con ella. El silencio es muy incómodo para ambos. CHARO mira al cielo.)

CHARO: ¿Bonita luna, no?


MIGUEL: (Muy avergonzado) Permiso. (Sale rápidamente)

(CHARO queda a solas un momento. Aparece a su lado MARCELA, que a diferencia de todos
parece conservar su buen humor.)

MARCELA: ¿Regresó Miguel?


CHARO: Sí. ¿Y Nany?
MARCELA: Ya está mejor. Esta fiesta ha sido...
CHARO: ¡Sí!
MARCELA: Pero, para serte franca, yo no me quejo. Miguel es un chico increíble. Antes
me moría por Paul, pero creo que Miguel me gusta más. Es tan tierno, tan...
diferente... ¿a ti qué te parece?

(CHARO mira fuera de escena, donde supuestamente se encuentran ellos.)

CHARO: (Con discreta ironía) Yo creo que... los dos son muy lindos.

(Telón.)
ACTO SEGUNDO

ESCENA 1

SALA DEL DEPARTAMENTO DE ALBERTO Y CLAUDIA – DÍA

ALBERTO y CLAUDIA hacen ingresar a MIGUEL E IGOR a la sala de su departamento.


ALBERTO luce una apariencia desaliñada, no del todo reñida con el "buen gusto": camisa a
cuadros, jeans usados, pelo graciosamente revuelto. Claudia usa un bonito vestido hindú, collar y
brazaletes artesanales. IGOR, siempre desgarbado, calza unas feas sandalias de fraile. Sólo
IGUEL viste ropa sencilla y nada llamativa. IGOR y MIGUEL miran curiosamente en derredor.

ALBERTO: Adelante, por favor. Están en su casa.


MIGUEL: ¿En serio? Le voy a decir a Marcela para traernos el colchón.
CLAUDIA: ¡Ésa ingrata! No la veo desde el matrimonio.
ALBERTO: Sí, ustedes se pasan. ¡Nunca visitan, y eso que los hemos invitado...! Hasta
mi hija ha nacido, y ustedes, ni por esas...
MIGUEL: Es que entre la universidad y la chamba...
ALBERTO: (Interrumpiéndolo) ¡Nada! Cuando uno quiere se da un tiempo. ¡El colmo,
Miguel! Si no es por la asamblea, ni te veo. (A IGOR) ¡Y a ti tampoco!

(IGOR sigue observándolo todo con admiración.)

IGOR: Oye, qué bonito que está esto. ¡Si hasta parece un comercial de Hogar!
ALBERTO: ¿Te gusta? Bueno, ¿qué se toman? ¿Un whisky, una cerveza...?
CLAUDIA: ¿Y si destapo ese vino blanco que está en la refri?
MIGUEL: Yo paso. Tengo clase de Semiótica a las cuatro.
ALBERTO: ¡No seas aguado, hombre! Un vinito no te va a hacer nada.
CLAUDIA: ¡Claro, una copita nomás...!
ALBERTO: Sirve. Y dile a Felícita que se apure con el almuerzo.

(ALBERTO le da un beso en la mejilla. CLAUDIA sale presurosa. Apenas están solos, IGOR se
acerca cauteloso a ALBERTO.)

IGOR: Dime... ¿y cuánto le costó la gracia a tu viejo?

(ALBERTO parece algo sorprendido.)

MIGUEL: ¡Igor!
IGOR: ¿Qué? ¿No se puede preguntar?

(ALBERTO sonríe y lo abraza.)


ALBERTO: Claro que sí, Aigorcito. La verdad, no lo sé. Fue el regalo de bodas de mis
viejos, y los regalos vienen sin precio.
IGOR: ¡Carajo, que buen regalo!
ALBERTO: Sí, se portaron. (Pausa. Mira a MIGUEL intrigado) Y ustedes... ¿para
cuándo encargan...?
MIGUEL: ¡Uff...! Por ahora, ni pensarlo. Un bebé nos complicaría la vida. Además, en
esa casita... ¡si hasta a nosotros nos queda chica!
ALBERTO: ¿Y por qué no se formalizan? Te apuesto que el papá de Marcela sólo está
esperando eso para dejarles el departamento de San Antonio. ¡Denle gusto al
viejo, hombre, no sean fregados!
MIGUEL: Ése no es el punto.
ALBERTO: ¡Pero si ustedes se adoran...!
MIGUEL: No creemos en eso. Y no lo vamos a hacer para darle gusto a nadie.
ALBERTO: Me parece que exageras. Casarse es normal. Mira, Miguel, no se puede freír
huevos sin romper la cáscara...
IGOR: ¡Ajá! Es una cuestión de huevos.
ALBERTO: De madurez. Piénsalo un poco. Por tu bien y el de Marcela.

(MIGUEL está a punto de soltar una réplica vehemente.)

MIGUEL: (Incómodo) Alberto, tú no puedes...

(Pero lo interrumpe CLAUDIA, quien regresa muy alegre trayendo las copas de vino sobre una
bandeja.)

CLAUDIA: (A ALBERTO) ¿Ya les enseñaste las fotos de la bebe?


ALBERTO: ¡Cierto! No la conocen.

(ALBERTO toma un retrato y se lo muestra a MIGUEL e IGOR, que recogen sus copas.)

MIGUEL: ¡Qué belleza! (A CLAUDIA) Se parece mucho a ti.


IGOR: Felizmente. ¿Y cómo se llama?
CLAUDIA: Medalí.
IGOR: Ah. ¿Y quién tuvo la culpa?
CLAUDIA: (Riendo) ¡Anda, pesado!
ALBERTO: Ahora está con sus abuelos. ¡Tienen que venir un domingo, para que la
vean!
CLAUDIA: Ya tiene seis meses y está... ¡peshosha!
IGOR: Shí, she nota.
ALBERTO: (Alzando su copa) ¿Brindamos?
MIGUEL: ¡Por las cosas buenas de la vida!
CLAUDIA: ¡Por el gusto de habernos encontrado!
IGOR: ¡Por el placer de mi compañía!
ALBERTO: ¡Por el éxito de la marcha!
MIGUEL: Dije cosas buenas.

(ALBERTO casi se dispone a beber, pero la frase de MIGUEL lo ha cortado. Los demás perciben
su desconcierto.)

ALBERTO: Aclárame algo, Miguel...


MIGUEL: (Casi al mismo tiempo) No he dicho nada. Dejémoslo ahí, por favor.
ALBERTO: (Alzando un poco la voz) ¡Un ratito, un ratito! Es que no acabo de
entenderte. ¿Tú estás a favor o en contra de esta marcha?
CLAUDIA: (Fastidiada) Alberto, por favor...
MIGUEL: Yo he apoyado la marcha desde un inicio.
ALBERTO: ¿Entonces, por qué dijiste en la asamblea...?
MIGUEL: Dije que no apruebo la forma en que la dirección está manejando las cosas.
Ésta era una marcha contra el alza de pensiones y, a última hora, ustedes
quieren darle otro carácter.
ALBERTO: ¡Un carácter solidario con una víctima de la represión! ¿Me vas a decir que
lo de las pensiones importa más que la vida de un estudiante sólo porque era
de otra universidad?
MIGUEL: Alberto, la asamblea ya terminó. No necesitas tergiversar más mis palabras.
CLAUDIA: (Impaciente) ¿Por qué no hablamos de otra cosa?
ALBERTO: (Ignorándola por completo) Pero no me has respondido: ¿te importan más
las pensiones...?
MIGUEL: ¿Y qué es lo que le importa a tu partido? ¡Respóndeme eso ahorita! Y no me
salgas con el cuento del senderista muerto, que no me chupo el dedo...
ALBERTO: ¡Más respeto con un compañero caído...!
MIGUEL: (Interrumpiéndolo) Si tanto lo respetan, dejen que descanse en paz... porque
una cosa es reclamar justicia y otra, explotar un rollo ultra para ganarse a las
bases. ¿Las han consultado, siquiera? ¿Han evaluado las consecuencias?
¡Están coqueteando con Sendero, Alberto, y eso es jugar con fuego...!
ALBERTO: ¡No, señor! ¡Es conciencia revolucionaria! Y posiciones como la tuya
favorecen un inmovilismo que en nada nos beneficia.
MIGUEL: ¿Beneficia a quiénes?
CLAUDIA: Alberto, ya...

(La discusión ha alcanzado su punto álgido: tanto ALBERTO como MIGUEL lucen alterados,
vehementes, próximos a estallar ante la mirada nerviosa de CLAUDIA. IGOR se distrae
examinando detalles de la sala, imperturbable y ajeno a todo.)

ALBERTO: ¡Pero carajo, Miguel! ¿Cómo puedes ser tan estrecho? ¿Acaso todo se limita
a lo económico?
MIGUEL: (Amargamente irónico) ¡Qué cómodo es decir eso desde aquí!

(La frase impacta visiblemente en CLAUDIA y ALBERTO, que se muestran súbitamente


incómodos. MIGUEL parece arrepentido de sus palabras no bien acaba de pronunciarlas. IGOR
examina la etiqueta de la botella.)

IGOR: ¡Los preciosos hijos de la burguesía, discutiendo la lucha armada con sus
copitas de Sauvignon blanc!

(CLAUDIA intenta sonreír en un precario intento de salvar la situación.)

CLAUDIA: ¡Cuándo no, Alberto...! Si no es por la política, es por el fútbol; pero siempre
tienes que estar discutiendo. No entiendo cuál es el gusto de...
ALBERTO: (Muy seco) Si no te interesa lo que estamos hablando, puedes ir a poner la
mesa.

(CLAUDIA se corta. Un profundo rencor va creciendo en su mirada.)

CLAUDIA: (A media voz) Que la ponga tu madre. (A los demás) Permiso.

(Le da la espalda y sale. Se oye un portazo. Los tres amigos quedan en silencio, mirando sus copas
sin saber qué decir.)

IGOR: (Tímidamente) Eeehhh... ¿no había un menú aquí en la esquina?

ESCENA 2

DEPARTAMENTO DE MIGUEL Y MARCELA – DÍA

MIGUEL está sentado frente a un alto de pruebas a medio corregir. MARCELA está detrás de él,
alcanzándole una taza de café. Ella viste ropas tan sencillas como las de él, lo que le da un aire
algo doméstico, y usa lentes. MIGUEL habla apasionadamente con ella, muy impresionado.

MIGUEL: ¡... es que no puedes imaginarte el lujo! (Señala alrededor) Todo esto cabe
en su baño.
MARCELA: (Relajada) Hijitos de papá, pues... ¿Qué tanto te sorprende?
MIGUEL: ¡Es que Alberto no es cualquier huevón! Es un dirigente estudiantil, milita
en un partido de izquierda... ¡no me cabe en la cabeza como...!
MARCELA: No es el único comunista con piscina que conozco. En el periódico hay
varios.
MIGUEL: (Ensimismado) ¿Tú crees que sea consciente?
MARCELA: ¿De qué?
MIGUEL: De lo patético que es.

(MARCELA se alza de hombros. Empieza a aplicarle masajes en la espalda a MIGUEL.)

MARCELA: No creo que lo vea así. Se justificará, como todos...


MIGUEL: Difícil. No se puede dar vivas a la lucha de clases en la mañana y comer
caviar en la noche. ¡Porque encima, resulta que es un radical, de esos que
llaman "compañeros en la lucha" a los terrucos. (Se crispa) ¡Aaaauuu!
MARCELA: Relájate. Estás muy tenso.
MIGUEL: ¡Y todavía tiene la raza de aconsejarnos! Que nos casemos, que nos
mudemos, que tengamos un hijo...
MARCELA: ¿Ves? No te está aconsejando. Se está justificando, porque eso hicieron
ellos.
MIGUEL: (Más indignado aún) Claro, si ellos tuvieran que arreglárselas como
nosotros... ¡ya quisiera verlo a él estudiando, dictando clases en una
academia y corrigiendo pruebas (Agita las pruebas con violencia), todo por
un sueldo de mierda...!
MARCELA: ¡Ya, tranquilo!
MIGUEL: ¡Estoy tranquilo!

(MIGUEL arroja las pruebas sobre su escritorio, muy alterado. MARCELA lo observa con
preocupación.)

MARCELA: ¿Qué te pasa?


MIGUEL: (Controlándose) Nada.

(MARCELA se coloca frente a él. Se arrodilla a su lado, buscándole la mirada.)

MARCELA: Mírame.
MIGUEL: Ay, Marcela...
MARCELA: ¡Mírame!

(MIGUEL se vuelve hacia ella. MARCELA lo examina pausadamente.)

MARCELA: ¿No te estarás arrepintiendo?


MIGUEL: ¿Cómo?
MARCELA: ¿No te estarás hartando de esta vida? (Le acaricia la frente) Eres libre de
hacer lo que quieras. Ése fue el trato.
MIGUEL: ¡Pero no...! (La atrae hacia sí y la sienta sobre sus piernas) Si yo contigo
estoy feliz...
MARCELA: (Estrechándolo, inquieta) Es que a veces te oigo hablar de una manera... No
quiero que te amargues, Miguel...
MIGUEL: (La besa) ¿Cómo me voy a amargar, sonsa? Si todo lo que quiero es que
estemos juntos... y que me aguantes.
MARCELA: (Besándolo) Todo se va a arreglar, vas a ver. Termina tu carrera y serás otro
hombre. (Con voz solemne) "Doctor Miguel Bermúdez, Presidente de la
Academia Peruana de la Lengua".
MIGUEL: (Besándole el cuello) ¡Y dueño de la lengua más rica del Perú!
(MIGUEL le da un largo beso en la boca. Empieza a desabotonarle la blusa.)

MARCELA: (Conteniéndolo divertido) ¡Qué haces! Tengo que ir a la imprenta a sacar los
volantes de la marcha.
MIGUEL: (Excitado) ¿Y si armamos nuestra marchita aquí... rapidito nomás...?

(MARCELA se ríe. Casi ha accedido a las demandas de MIGUEL cuando suena el timbre.
MARCELA se vuelve hacia la puerta.)

MIGUEL: ¡Carajo...! No abras.


MARCELA: (Abotonándose la blusa) ¿Y si es algo importante?

(MARCELA se arregla el pelo y sale hacia la puerta. MIGUEL se resigna, de mala gana.)

PAUL: (Fuera de escena) ¡Soooorpresa...!


MARCELA: (Idem) ¡Hola!

(MIGUEL se pone de pie y mira hacia la puerta, sorprendido.)

MIGUEL: ¡No lo puedo creer...!

(PAUL ingresa a escena. Su aspecto es bastante formal, viste un traje impecable y lleva una gran
bolsa que deja en el suelo. Se detiene frente a MIGUEL eufórico y con los brazos abiertos.)

PAUL: ¡Michel, mon ami...!

(MIGUEL corre hacia él y se estrechan en un cálido abrazo. MARCELA, detrás de PAUL,


contempla la escena sin participar.)

MIGUEL: ¡Paul...! Pero, ¿qué haces por aquí, diplomático?


PAUL: Salamanca entró en vacaciones, así que me fui de tour. París - Roma -
Amsterdam - Lima.
MIGUEL: Pero Alberto no me dijo nada... ¡hoy estuve con él!
PAUL: No sabe que he llegado. Todo lo que he hecho es registrarme en un hotel y
venir a verte. (Corrige) A verlos.
MARCELA: ¡Qué deferencia!
PAUL: Para que vean...
MIGUEL: (Retrocediendo para observarlo mejor) Pero qué bien se te ve... ¿has
engordado, o me parece?
PAUL: Es posible. ¡Tú también! (Le da un golpecito en el vientre) Parece que te
sienta el servinacuy.
MARCELA: La convivencia.
PAUL: Eso. (Se inclina, extrae un paquete envuelto en papel de regalo) Para ti,
Marcela.
MARCELA: Muchas gracias. No debiste molestarte.

(MARCELA abre el paquete. Es un elegante adorno de porcelana.)

MARCELA: Porcelana suiza... muy lindo, Paul.


PAUL: (Examinando el ambiente) No va mucho con las vasijas preincaicas, pero ya
le encontrarán un lugar... ¡y esto es tuyo, Miguel!

(PAUL le entrega su regalo más grande y de forma singular.)

MIGUEL: (Abriéndolo, intrigado) ¿Qué es? ¿Un chupete gigante?

(MIGUEL desenvuelve una raqueta de tennis. La mira, un tanto desconcertado.)

MIGUEL: ¿Y esto?
PAUL: Una Wilson medium, como para usted.
MIGUEL: ¡Pero... yo no juego tennis!
PAUL: Lo suponía. Pero tú y yo vamos a practicar mucho, hasta que domines el
juego. ¡Te va a encantar, Miguel!

(PAUL toma a MIGUEL del brazo, dirigiendo algunos movimientos de raqueta. MARCELA mira a
PAUL con algún recelo; él le sonríe y le guiña un ojo.)

MIGUEL: Pues... no sé...


PAUL: ¿Te molesta que te lo robe algunas tardes?
MARCELA: (Forzando una sonrisa) Con tal de que me lo devuelvas...

ESCENA 3

CENTRO FEDERADO – DÍA

CHARO, NANY y BERNARDO preparan unas pancartas. NANY lleva un vestido estampado que
combina con una vincha de color claro; CHARO viste blue-jeans, chaleco andino y chinitas.
BERNARDO usa un pantalón de drill sport, zapatillas de básquet y un polo estampado con el
rostro sonriente de Mickey Mouse. Hay latas de pintura, brochas, palos, sábanas y cartones
diseminados alrededor. NANY examina un cartel que BERNARDO acaba de pintar.

BERNARDO: ¿Está bien?


NANY: (Con escasa convicción) S-sí...
BERNARDO: (Alejándose un poco del cartel) ¿Seguro? ¿Se leerá bien...?
NANY: Perfecto. Sólo que...

(BERNARDO aguarda su comentario expectante. CHARO deja de pintar su cartel y se vuelve


hacia ellos. NANY se dirige a BERNARDO con la mayor suavidad posible, temerosa de
incomodarlo.)

NANY: ... pensiones se escribe con ese, Bernardo.


BERNARDO: Ah.

(CHARO intercambia una mirada con NANY y contiene la risa, a espaldas de BERNARDO. Él,
nada avergonzado, corrige su error de inmediato con una brocha. Un grito los sobresalta
repentinamente: a BERNARDO se le cae la brocha de la mano.)

IGOR: (Gritando muy fuerte, fuera de escena) ¡Quietos todos! ¡Nadie se mueva!

(Los tres giran en la misma dirección, aturdidos. IGOR ingresa a escena, con una sonrisita cruel y
su eterno libro bajo el brazo.)

IGOR: ¡Ajá! ¡Los pesqué haciendo pintas subversivas!

(Los tres lo miran con una mezcla de alivio y resentimiento.)

NANY: ¡Bruto!
BERNARDO: ¡Nos has asustado!
IGOR: ¿Sí? (Marchando sobre el suelo) ¡Y eso que no traje mis botines! Pero
mañana habrá botas, y gases, y balas de verdad. ¿Están preparados para eso?

(CHARO recoge uno de los palos y amenaza con él a IGOR.)

CHARO: ¿Quieres una demostración?


IGOR: (Cubriéndose) ¡No es necesario!
CHARO: Entonces, coge tu brocha y ayúdanos. (Señalando) Ahí tienes tela y pintura.
IGOR: (Con sobreactuada humildad) Paso, gracias. Soy sólo un modesto literato.
Carezco del mal gusto innato que exige el difícil arte del panfleto.

(NANY y BERNARDO se miran y sonríen con un gesto de desaprobación. IGOR se asoma a leer
las pancartas recién pintadas, con una burlona expresión de horror.)

IGOR: (Leyendo) "Abajo el alza" Hmmmm... muy poético.


CHARO: (Volviendo a su pinta) Si no vas a ayudar, puedes retirarte. Nos distraes.
IGOR: ¡Oh... disculpen! ¡No quise interrumpir los preparativos de su desfile de
sábanas sucias!
CHARO: Hacer chistes es fácil, Igor. Lo difícil es comprometerse con algo serio.
IGOR: ¿Algo serio, esta marcha? ¡Háganme el favor! Puedo entender que lo
defiendan. (A CHARO) Tú como representante de Sociología, (A NANY) y tú
como hermana del dirigente...
NANY: Yo por convicción propia.
IGOR: (Reparando en BERNARDO) ¿Y tú, Bernardo?

(BERNARDO deja de pintar y se vuelve hacia él.)

BERNARDO: ¿Qué?
IGOR: ¿Tú, por qué vas a la marcha?

(BERNARDO lo piensa un instante.)

BERNARDO: Porque ustedes son mis amigos.


NANY: (Lo abraza, enternecida) ¡Qué liiiiindo...!
IGOR: (Irónico) ¡Precioso! Vayan, si quieren. ¡Pero no me digan que esto le
importa un comino al país!
CHARO: Le importa al movimiento estudiantil.
IGOR: ¡Claro! A niñitos revoltosos como Alberto, que se sienten dueños de la
política y la clase obrera. ¡Creen que la chispa de la revolución se va a
encender en la cafetería de esta universidad! Me dan risa... ¡la lucha armada
ya estalló en el interior y ellos siguen con sus marchas y sus cartelitos!
(Burlón) "¡Abajo el alza!" ¿Y por qué no "Arriba la baja"?
NANY: ¿Qué interesa si está bien dicho? La cosa es que se entienda.
IGOR: Se entiende que el autor de esa proclama no tiene el menor sentido de la
estética. A propósito...

(IGOR saca de su bolsillo una hojita cuidadosamente doblada, mientras sonríe maliciosamente.)

IGOR: ¿No quieren que les lea una hermosa muestra de poesía revolucionaria?

(La desdobla. Los demás lo miran con atención.)

IGOR: Una pieza antológica. Escuchen:


El profundo desorden de tu ser
envuelve las lunas perdidas...

(BERNARDO reconoce el poema y se pone de pie, alarmado.)

BERNARDO: ¿Qué haces tú con eso? ¡Dámelo!

(BERNARDO se abalanza sobre IGOR y trata de quitarle el poema; pero él se escuda tras ellas,
burlándolo.)

IGOR: Hay que tener más cuidado con lo que uno pone en el mural, poeta.
BERNARDO: ¡Dame eso!
IGOR: Y la distancia se hace abismo
cuando tus labios silencian
la profunda -ya van dos profundos- niebla
del naufragio, y nadamos...

(BERNARDO abandona su persecución, derrotado. NANY está muy seria.)

IGOR: ...hasta la tierra del alba


donde se unen nuestros cuerpos
sin amos, sin cadenas ni temblores
-éste es el verso progre del poema-
sin nada que nos vuelva ajenos
sin nada que no sea tu mirada
esa profunda -¡tres!- mirada de amor.

(IGOR dobla nuevamente el papel y se lo entrega a BERNARDO.)

IGOR: De todos los vallejicidios que has perpetrado, Bernardito, éste es el más...
profundo.
NANY: ¡Por lo menos, él ha escrito algo! ¡Tú sólo criticas!
BERNARDO: Déjalo...
CHARO: (A NANY) ¡Pero si es un comodón! Nunca se levanta antes de las diez y es
incapaz de prepararse el desayuno.
NANY: ¿Y tú cómo sabes?
IGOR: (Irritándose) ¡Prefiero morirme sin dejar una hoja escrita antes que hacer el
ridículo! ¡La poesía no es pasatiempo para diletantes... hay que cultivarla,
trabajar con rigor...! Yo estoy preparando una novela desde hace tres años...
¡y no voy a mostrarle una línea a nadie hasta que esté madura!
CHARO: A juzgar por tu ritmo, dentro de diez años.

(IGOR mira a CHARO, ligeramente indignado; pero ella sonríe desafiante y se dirige a
BERNARDO, que parece un tanto avergonzado.)

CHARO: No le hagas caso a este energúmeno. Nany, ¿por qué no le invitas un jugo...?
BERNARDO: Cierto. Me prometiste.

(CHARO toma del brazo a NANY y la junta con BERNARDO. Acompaña a ambos a la salida, casi
empujándolos amablemente.)

CHARO: ¡Vayan, conversen un rato y después regresan!


BERNARDO: (A CHARO) Te veo luego. (A IGOR) A ti no, cuadrúpedo.

(CHARO une las manos de BERNARDO y NANY, que se muestra algo tímida, y los hace salir. Se
percibe cierta incomodidad entre CHARO e IGOR apenas se quedan solos.)

IGOR: (Sin mirar a CHARO) ¿Se habrá ofendido Bernardo?


CHARO: (Irónica) Nooo... ¿por qué?

(IGOR se alza de hombros.)

CHARO: Entonces... ¿es definitivo?


IGOR: ¿Qué?
CHARO: Que no vas a la marcha.
IGOR: Ya hablamos bastante de eso.
CHARO: ¿Ni siquiera para acompañarme?
IGOR: Cuestión de principios.
CHARO: ¿Es eso... o es que no quieres que te vean conmigo?
IGOR: (Poniéndose más nervioso) Charo, no empieces...
CHARO: ¿Pero cuál es el problema, Igor? ¿Por qué no puedes actuar como cualquier
persona?
IGOR: Porque no soy cualquier persona.
CHARO: (Asintiendo tristemente) Eso veo.

(CHARO se aleja de él unos pasos. Igor se vuelve y avanza tímidamente hacia ella.)

IGOR: (Menos rígido) Yo... te dije que no servía para esas cosas.
CHARO: ¿Te da vergüenza?
IGOR: ¡No! (Lo piensa un poco, suspira abatido) Sí.
CHARO: Gracias.
IGOR: ¡No es por ti! Es que... esto no va conmigo.
CHARO: (Impaciente) ¿Y qué va contigo? Igor nunca esto, Igor nunca lo otro... ¡pero,
hombre, date una tregua!
IGOR: Si ya estás harta de mí, lo comprendo.

(CHARO adopta una actitud más tolerante. Le da cara a IGOR y le acaricia el brazo suavemente.)

CHARO: ¿No ves cómo te limitas? Deja de juzgarte todo el tiempo y haz lo que te
salga de adentro... ¡nada más! Así, se te va a pasar la vida y no vas a llegar a
ninguna parte.
IGOR: (Acongojado) Siempre me dices lo mismo.
CHARO: ¡Porque siempre haces lo mismo! Si empiezas a escribir algo, ¡ya quieres
compararlos con las obras maestras de la literatura! Poe, Rulfo, Chejov...
IGOR: (Ilusionándose) Y Borges. Sobre todo, Borges.
CHARO: Comienza con algo más sencillo. Juega, ensaya... ¡permítete un error!

(IGOR asiente, pensativo. Mira a CHARO con ternura y la toma de la mano.)

IGOR: Tal vez tengas razón.


CHARO: (Sonriendo) ¡Claro que sí!
IGOR: Te agradezco la paciencia que me tienes, Charo. La verdad es que yo...
(IGOR la mira a los ojos. Ella está expectante.)

CHARO: ¿Tú...?
IGOR: Yo te aprecio.

(IGOR la abraza con suma torpeza. Ella hace un gesto de decepción.)

ESCENA 4

CAFETERIA – DÍA

NANY comparte un jugo con BERNARDO, quien permanece cabizbajo frente a ella.

NANY: ¿Cómo lo consideras tu amigo, si se burla de ti?


BERNARDO: Igor es Igor. No hay que tomarlo tan en serio.
NANY: ¡No tenía ningún derecho!
BERNARDO: Tal vez. Pero tenía razón: el poema daba lástima.
NANY: ¿Por qué? Yo lo encontré muy... muy...
BERNARDO: ¿Profundo?
NANY: ¡...Sentido! ¡Me gustó!

(BERNARDO alza la cabeza y descubre el rostro amable y entusiasta de Nany. Sonríe


enternecido.)

BERNARDO: Eres mejor amiga que actriz, Nany.


NANY: ¡Me gustó, te lo juro! ¿Por qué no me crees?
BERNARDO: Porque tú tienes buen gusto.
NANY: Ya sé. Estás con la depre, ¿no?
BERNARDO: ¿Te diste cuenta?
NANY: Es que yo ando igual.
BERNARDO: (Con cariño infantil) ¡Ooooyyyy...! ¿Está deprimidita?
NANY: (Hace puchero, entrando al juego) Chííí...

(BERNARDO la abraza, ella se acurruca en su hombro.)

BERNARDO: ¿Y pu qué? ¿Qué le pasha?


NANY: No sé... ando medio cruzada. Nada me sale bien.
BERNARDO: ¿Te peleaste con Ricardo?
NANY: (Reaccionando con resentimiento) Sí. Hace un año.
BERNARDO: ¿Cómo? ¿No los vi juntos en el teatro?
NANY: (Separándose de él) Me viste con César.
BERNARDO: ¿César...? ¿El de la barbita rala...?
NANY: Ése era Miguel Ángel.
BERNARDO: ¿Estuviste con Miguel Ángel?
NANY: (Decepcionada) Ocho-largos-meses. No eres muy atento que digamos.
BERNARDO: Tengo mala memoria, no es mi culpa.
NANY: Sí, lo es. La memoria es selectiva, Bernardo. Uno retiene lo que le interesa.
BERNARDO: ¡Bah! Ésa es una de esas teorías que te meten en educación. ¿Acaso tú te
acuerdas de las tres últimas chicas con las que he salido?
NANY: Úrsula, entre enero y agosto del año pasado. Sandra durante el verano y
Carla hasta hace un mes.
BERNARDO: (Confundido) ¿Seguro? ¿No estuve con Mariana el verano pasado?
NANY: (Niega) Con Úrsula. Mariana peleó contigo en diciembre.
BERNARDO: ¿Cómo te acuerdas de todo?

(NANY se queda callada un momento, un poco avergonzada. Mira a BERNARDO y le habla,


venciendo su timidez.)

NANY: Uno retiene lo que le interesa. Y a mí, tú... tú me...

(NANY es bruscamente interrumpida por CLAUDIA, que lleva unos cuadernos y un vasito
descartable de Coca-Cola. Saluda efusivamente.)

CLAUDIA: ¡Hola, Berni, cuñadita...!

(Besa a ambos y se sienta.)

CLAUDIA: No interrumpo, ¿no?


NANY: (Fastidiada) Qué ocurrencia...
CLAUDIA: (Excitada) ¡Paul ha llegado de Europa! Acaba de llamar a Alberto, pero no
lo encontró. Con esto de la marcha, nunca está.
BERNARDO: ¡Paul! ¡Qué ganas de verlo!
CLAUDIA: ¡Sí! Habría que organizarle una reunión o algo, ¿no les parece?
NANY: (No muy animada) Sí, claro.
CLAUDIA: ¡Pero alégrate, pues, Nany! Es tu hermano que ha venido después de años...
NANY: (Tensa) Estoy muy alegre. ¿No se me nota en la cara? (Se pone de pie)
Disculpen.

(NANY se da media vuelta y sale. CLAUDIA y BERNARDO se miran extrañados.)

CLAUDIA: ¿Dije algo? ¿Qué le pasa?


BERNARDO: (Desconcertado) Ni idea. (Luego de una pausa) ¿Y, Claudia? ¿Cómo te va?
CLAUDIA: Bien, ahí... (Pausa) ¿Y a ti?
BERNARDO: Bien, ahí...

(Silencio. CLAUDIA toma su Coca-Cola. BERNARDO la examina.)


BERNARDO: ¿Y Medalí?
CLAUDIA: Bien, ahí... (Se ríe) ¡No, está lindísima! Tan linda que ya ni parece hija mía.
BERNARDO: ¿Por qué? Yo te veo muy bien.
CLAUDIA: (Halagada) Ay, Bernardo...
BERNARDO: ¡En serio! No pareces una madre de familia. ¡Yo a ti, te pongo uniforme de
colegio y estás igualita que el día que te conocí!
CLAUDIA: (Ríe nuevamente) Y yo a ti, te bajaría la pancita, nada más...
BERNARDO: (Agarrándose el vientre) ¡Malvada...!
CLAUDIA: Pero no, estás muy bien así.
BERNARDO: ¡Arréglala ahora!
CLAUDIA: ¡De veras! Has echado cuerpo. Se te ve más hombre, más... (Lo piensa)
maduro.
BERNARDO: (Hinchando la barriga) ¿Maduro? (Se aprieta un rollo) Yo me siento
ma'blando.

(CLAUDIA ríe de buena gana. BERNARDO se contagia de su risa.)

CLAUDIA: ¡Tarado...!
BERNARDO: Todavía te hago reír.
CLAUDIA: (Riendo aún) Tú, siempre...

(Se miran, aún sonrientes. Poco a poco, se van poniendo serios.)

BERNARDO: En serio, Claudia, ¿cómo estás? Y no me digas "bien, ahí".


CLAUDIA: (Sin mirarlo) No me quejo.
BERNARDO: Pero... ¿estás contenta?
CLAUDIA: Sí...
BERNARDO: (Como si acabara de recordarlo) ¿Y cantas todavía?
CLAUDIA: A veces torturo a los vecinos.

(CLAUDIA, entusiasmada, empieza a canturrear una canción de los setentas. BERNARDO la


secunda muy bien. Sonríen.)

CLAUDIA: Todavía te acuerdas.


BERNARDO: ¿Y ésta?

(BERNARDO entona otra canción. CLAUDIA lo sigue. Cantan mirándose, muy a gusto, casi
embelesados con la armonía de sus voces.)

CLAUDIA: ¿Y esta otra?

(CLAUDIA empieza con "Eres tú". A BERNARDO se le borra la sonrisa. Ella repara en su error,
incómoda.)
CLAUDIA: Perdón.
BERNARDO: No importa.
CLAUDIA: (Algo temerosa) ¿Todavía... me tienes cólera?
BERNARDO: ¡Por favor!

(Pausa. CLAUDIA se ha cortado. No sabe que añadir. Mira su reloj.)

CLAUDIA: ¡Huy... mi clase de motivación! Te dejo.

(CLAUDIA se despide con un beso en la mejilla. Es un beso tierno y respetuoso.)

CLAUDIA: Anda por la casa. Medalí te extraña.


BERNARDO: Claro. Iré.
CLAUDIA: Chao, Berni. (Le hace una caricia en el pelo)

(BERNARDO le hace un gesto de despedida. CLAUDIA sale.)

BERNARDO: (Melancólico) Chao, Claudia.

ESCENA 5

DEPARTAMENTO DE MIGUEL Y MARCELA – NOCHE

CHARO, sentada en la sala le echa una mirada distraída a un buen alto de volantes que tiene
sobre las piernas. MARCELA entra a escena portando un azafate sobre el que hay dos tazas,
cucharitas, un azucarero y una lata de café instantáneo.

CHARO: ¿Y crees que comisionen a alguien del periódico?


MARCELA: ¡Por supuesto! No se van a perder la ocasión de restregarle en la cara a
Belaúnde "el rechazo de los estudiantes a su política hambreadora". Ahora
es un diario socialistón.
CHARO: ¿Cambió de línea?
MARCELA: De dueño. (Deja el azafate sobre una mesita de centro y se sienta) Parece
que alguien se ha comprado el directorio, con miras al ochenta y cinco.
CHARO: (Luego de una interjección de repudio) En fin, mientras manden un
fotógrafo mañana...
MARCELA: Ésas son las cosas que le indignan a Miguel. A veces, me exige que renuncie
a ese periódico. ¡Oye -le digo- yo estoy en diagramación, no escribo los
editoriales!
CHARO: Pero así es Miguel: exigente a morir. Con todo lo que estudia y trabaja no ha
faltado un solo día al centro federado, para apoyar en todas las tareas.
¿Dónde está ahora?
(MARCELA se pone algo nerviosa, pero trata de disimularlo frente a CHARO.)

MARCELA: ¿Él...? En la academia, dictando. Tenía una clase de recuperación.


CHARO: (Mirando su reloj) ¡Caramba! Este chico no para.
MARCELA: ¡Sí! Llega cansadísimo todas las noches, come algo y se acuesta. (Se vuelve
hacia la cocina) ¡Uy, ya está el agua! Me disculpas...

(MARCELA sale apresuradamente de escena. CHARO queda sentada, hojeando los volantes;
luego de un breve instante, suena el teléfono. CHARO contesta.)

CHARO: ¿Aló? (.....) ¡Hola! (.....) Aquí, recogiendo los volantes para mañana. Te la
paso. (Hace el ademán de levantarse, pero se detiene) ¿No? (.....) Dime. (Se
asombra paulatinamente) ¿Ah, sí? (.....) no, no sabía (.....) Mándale saludos.
Sí. (.....) Chao.

(Corta, algo impresionada. MARCELA regresa con una tetera humeante. Echa agua en la taza de
CHARO.)

MARCELA: ¿Quién era?


CHARO: (Mirando fijamente a MARCELA) Miguel. Dice que Paul no lo deja irse, que
lo ha invitado a comer.

(MARCELA deja de servir, impactada. CHARO no le quita la vista de encima. MARCELA se


sienta, sin reaccionar.)

CHARO: No me contaste que Paul había venido.


MARCELA: No.
CHARO: ¿Por qué?
MARCELA: No quería hablar de eso.
CHARO: Sí, pero, ¿por qué?
MARCELA: Tú no entenderías.
CHARO: ¿Qué? ¿Qué no entendería?
MARCELA: (Ofuscada de pronto) ¿Qué es esto? ¿Un interrogatorio?

(CHARO se corta. MARCELA se calma luego de un instante.)

MARCELA: Perdona. Es que... (prosigue, tímidamente) hay ciertas cosas que es mejor no
tocar. No tienen mayor importancia.
CHARO: ¿Por eso te irritan tanto?
MARCELA: No voy a hablar de eso.
CHARO: Pero... yo soy tu amiga.
MARCELA: Justamente. Quiero que los sigas siendo.
(Ambas se miran por un momento. CHARO asiente.)

CHARO: Respeto tu silencio. Pero no te voy a negar que me molesta un poco. Parece
que no me tuvieras confianza.
MARCELA: Tú sabes que no es eso.
CHARO: ¿Qué es, entonces? (Reprimiéndose de inmediato) ¡Huy, perdón! No
pregunto más. (Pausa) ¿Vas mañana?
MARCELA: Me escapo del periódico como sea.
CHARO: Bien. (Poniéndose de pie) Entonces... me voy. Hay tareas pendientes.

(CHARO y MARCELA se despiden con un beso impersonal, algo distantes. CHARO se dirige a la
puerta llevando los volantes.)

CHARO: Y muchas gracias por todo.


MARCELA: (En un impulso) Charo.

(CHARO se vuelve. MARCELA, conflictuada, se toma unos segundos.)

MARCELA: No es lo que tú crees.


CHARO: Yo no creo nada...
MARCELA: (Con cierta ansiedad) Miguel y yo hemos hablado muchísimo de eso. Él me
contó todo, cómo era, qué sentía... fue una etapa de confusión en su vida, es
normal. Le pasa a mucha gente.
CHARO: No tienes que...
MARCELA: (Sin dejarla hablar) Pero eso ya pasó. Pasó, y es definitivo. Él me quiere. Yo
lo quiero. Lo demás no importa.

(CHARO se acerca a MARCELA, sonriente y enternecida.)

CHARO: Claro que no. (Le da, esta vez, un abrazo cariñoso y fraterno) Disculpa, si
fui impertinente.
MARCELA: (Sonriendo) No te preocupes.

(CHARO se aleja nuevamente. Desde la puerta, alza el puño izquierdo.)

CHARO: Te veo en la marcha.


MARCELA: (Alzando también el puño) En la marcha.

(CHARO sale. A MARCELA se le borra la sonrisa. Recoge las tazas. Se detiene, queda pensativa.)

ESCENA 6

CALLES DE LA MARCHA – DIA


Secuencia de imágenes que resume el desarrollo de la marcha de protesta. Los personajes nos
revelan la firmeza, la emoción y miedo de su participación en la marcha. ALBERTO sobresale
como líder. Los gestos son puños en alto, palmas revolucionarias, consignas a coro y todos
corriendo. Todo sobre fondo de la canción “A mis amigos” de Alberto Cortés.

ESCENA 7

DEPARTAMENTO DE MIGUEL Y MARCELA – NOCHE

La sala está a oscuras. Ingresan NANY y MARCELA ayudando a BERNARDO, quien camina con
dificultad, adolorido y apoyado en ambas.

BERNARDO: ¡Aaaaauuuu... aaauuu!


NANY: Despacio... con cuidado.

(Depositan suavemente a BERNARDO sobre un mueble. NANY se inclina a su lado, nerviosa y


solícita. MARCELA corre a encender la luz. BERNARDO tiene un pañuelo blanco ensangrentado
sobre la frente.)

NANY: (Preocupada) ¿Duele mucho? (A MARCELA, ante otro quejido de


BERNARDO) ¿Y si lo llevamos a emergencia?
MARCELA: (Niega) Voy por algodón y agua oxigenada.

(MARCELA sale rápidamente. NANY le acomoda cuidadosamente a BERNARDO la cabeza sobre


el mueble.)

NANY: Aguanta un poco, Bernardito. Y estáte quieto, por favor.


BERNARDO: ¡Yo estoy quieto! La que se mueve es la casa... ¡Aaaaauuuu!

(NANY le acaricia la mano. Conmovida.)

NANY: ¡Ay, pobre...! Pero, ¿por qué no corriste cuando se vinieron esos brutos?
BERNARDO: ¡Claro que corrí! Sólo que... ellos también corrieron.

(MARCELA vuelve con el pañuelo humedecido. Inmediatamente se aplica a limpiar la herida de


BERNARDO, con la firmeza inconmovible de una enfermera. BERNARDO se queja más aún.)

NANY: (Alterada) ¡Más despacio!


MARCELA: Tranquila. (Examinándolo) No tiene nada.
BERNARDO: ¡Aaaauuu! ¿Entonces, qué me duele? ¡L autoestima?
MARCELA: Es una herida superficial. (Le pasa el pañuelo a NANY) Te voy a dar una
pastilla.
(MARCELA sale de nuevo. Esta vez, sin tanta prisa. NANY sigue reconfortando a BERNARDO,
que sólo tiene atención para su dolor.)

NANY: ¿Oíste? No era nada.


BERNARDO: ¡Nada...! Cómo se ve que no es su cabeza la que agarraron de bombo.
NANY: Agradece que vive cerca y que puede atenderte. No eres el único herido de
esta marcha. Ni el más grave.
BERNARDO: ¡Aaaaahhh...! Qué alivio.

(Pausa. NANY se sobrecoge. Su rostro se torna reflexivo, su voz suena grave y perturbada.)

NANY: Había un chico tirado en medio de la pista, boca abajo. La gente gritaba,
corría y le pasaba por encima... como si no estuviera ahí, como si no lo
vieran. Pero lo veían.

(BERNARDO mira a NANY, impresionado. MARCELA regresa con la pastilla y un vaso de agua,
que alcanza a BERNARDO. Escucha a NANY atentamente.)

NANY: Unos policías lo levantaron del suelo. Tenía la camisa empapada en sangre.
Su cabeza, sus piernas... le colgaban. Parecía una marioneta. Lo arrastraron
hacia un patrullero y se lo llevaron.
BERNARDO: (Incorporándose parcialmente) ¿Viste quién era?
NANY: (Con cierta culpa) No pude. Yo... también corría.

(NANY parece muy alterada. MARCELA se acerca por detrás y le estrecha un hombro, en ademán
solidario.)

MARCELA: Parece que han agarrado a mucha gente.


BERNARDO: (Excitado) ¿Cómo pudo pasar esto? ¡Sólo queríamos que bajaran las
pensiones?
MARCELA: Fue ese grupo que apareció por la avenida, con palos y piedras. No era gente
de la universidad.
NANY: ¡Sí! Los que le tiraron la bomba al rochabús.
MARCELA: Se infiltraron, tal como dijo Miguel.
BERNARDO: ¡Miguel! ¿Dónde está?
NANY: No lo he visto en toda la marcha. ¿Fue?
MARCELA: (Niega, con cierta preocupación) Seguro ha tenido algún problema.
NANY: Algo muy importante, para que él no haya ido.

(Suena el timbre con insistencia, violentamente. Los tres se sobresaltan.)

MARCELA: (Reponiéndose) ¡Ya llegó!


(MARCELA sale presurosa. NANY y BERNARDO escuchan desde su ubicación.)

CHARO: (Fuera de escena) ¡Marcela! ¿Está Igor ahí?


MARCELA: (Fuera de escena) No, aquí no ha venido.

(CHARO entra muy alterada y nerviosa. MARCELA regresa detrás de ella, un tanto
desconcertada.)

CHARO: ¡Puta madre! (A BERNARDO y NANY) ¿Ustedes han visto a Igor? ¿Saben
dónde está?
NANY: Lo vi contigo. ¿Qué pasa?
CHARO: (Angustiada) ¡Se lo han llevado! ¡Seguro que se lo han llevado!
BERNARDO: ¿No estaban juntos?
CHARO: Nos dispersamos cuando empezaron los balazos. Quedamos en encontrarnos
luego, frente a la puerta dos, pero... ¡no lo he vuelto a ver!
MARCELA: ¿No estará en su casa?
CHARO: Ya llamé. ¡No está!
NANY: Cálmate... ¡alguien tiene que haberlo visto!
CHARO: Sólo me han dicho que lo vieron caerse en medio de la pista, cuando todos
corrían... ¡después, nada! ¡Desapareció! ¿Dónde podrá estar? ¿Tienen idea?

(NANY, BERNARDO y MARCELA intercambian una mirada de preocupación.)

ESCENA 8

DEPARTAMENTO DE ALBERTO Y CLAUDIA – NOCHE

ALBERTO habla por teléfono mientras termina de abotonarse la camisa que se acaba de cambiar.
Su tono y movimientos son tensos y enérgicos. Detrás de él, está CLAUDIA, echada sobre su cama
y fingiendo leer un libro, aunque es claro que está escuchando la conversación atentamente.

ALBERTO: ¿Moción de censura? (.....) Sí, correcto, ¡pero dígale al abogado que es
urgente, que tiene que ir de inmediato! (.....) En la comisaría, sí. (.....) No sé,
unos doce o quince. Parece que hay un muerto. (.....) Por favor. Lo veo allá.
(.....) Le agradezco, diputado.

(Cuelga, muy excitado. Se sienta sobre la cama dándole la espalda a CLAUDIA y empieza a
anudarse los pasadores. La ropa que se ha quitado, sucia y arrugada, está tirada en el suelo.
CLAUDIA sigue pretendiendo que lee; pero no puede evitar echarle una mirada sobre el libro, casi
desdeñosa.)

CLAUDIA: ¿Qué ha pasado?


ALBERTO: (Distante, sin volverse a mirarla) Pon el noticiero más tarde. Así te enteras
de lo que pasa en tu universidad.

(CLAUDIA lo mira con mucho rencor.)

CLAUDIA: Huevón.

(Le da la espalda. ALBERTO deja su pasador, recapacitando. Suspira y se vuelve hacia ella.)

ALBERTO: Unos senderistas se infiltraron en la marcha y la policía se nos vino encima.


¿Satisfecha?

(CLAUDIA sigue dándole la espalda. ALBERTO hace un aparente acopio de paciencia.)

ALBERTO: Disculpa. No quiero pelearme contigo.


CLAUDIA: (Sin volverse) Se nota.
ALBERTO: Es que toda esta situación me tiene muy tenso.

(ALBERTO se cansa de esperar. Se pone de pie, resentido.)

ALBERTO: Como quieras. (Camina hacia la puerta, acomodándose la ropa) ¡Pero


conste que te pedí perdón!

(CLAUDIA se incorpora violentamente sobre la cama.)

CLAUDIA: ¡Huy, chucha... el Príncipe Alberto me pidió perdón! ¡Qué honor, no


merezco tanto...!

(ALBERTO se detiene seco. Oculta su ira tras una fría sonrisa.)

ALBERTO: Pierdes el tiempo en Psicología. Lo tuyo es el teatro.


CLAUDIA: Esto no va bien. ¡No funciona-no funciona-y-no funciona!
ALBERTO: Estás exagerando. Tenemos un pleito, ¿y qué? Mañana se te pasa y ya...
CLAUDIA: ¿Hasta cuándo, Alberto? ¿Cuántas veces más crees que voy a pasar por alto
tus insultos?
ALBERTO: ¿Te he insultado en algún momento?
CLAUDIA: ¡Me tratas como a una cojuda, que es peor!
ALBERTO: Fíjate lo que estás diciendo...
CLAUDIA: ¿Te has puesto a pensar en cómo me siento cada vez que me dejas en
ridículo delante de tus amigotes?
ALBERTO: Eres tú la que se expone al ridículo. Si supieras un poco de qué se habla, no
te sentirías así.
CLAUDIA: ¿Ves? ¡Me estás llamando bruta! ¡Eso es lo que crees que soy... una cojudita
que estudia psicología para educar a tus hijos!
ALBERTO: No eres bruta. Pero para ser sincero, no te esfuerzas mucho en demostrarlo.
CLAUDIA: ¡Ah, vamos avanzando...!
ALBERTO: Me oyes hablar de política todos los días, mañana, tarde y noche, ¿y has
aprendido algo? ¿Fuiste a la marcha siquiera? ¡No, porque nunca te interesas
en lo que hago! ¡No preguntas, no te informas, no lees el periódico...!
CLAUDIA: ¡Falso! Muchas veces te he preguntado cosas de política, pero tú apenas me
respondes... ¡siempre estás ocupado, siempre tienes que hacer y no puedes
perder el tiempo explicándole a la pelotuda de tu mujercita de qué hablan en
el centro federado, por qué hay que ir a esa marcha...!
ALBERTO: ¡Tú deberías saberlo! ¿No estudias ahí? No, Claudia, ése no es el problema.
Lo que pasa es que a ti la realidad del país te importa un carajo... ¡siempre te
importó un carajo y cuando alguien te lo hace ver, te da vergüenza! ¿Pero
qué haces al respecto? ¡Nada! Sigues ahí tirada, hojeando tu Piaget,
comprándole ropita a la bebe, yendo al cine-club con tus amigas, sumida en
tus preocupaciones pequeño-burguesas...
CLAUDIA: ¿Y qué quieres que haga, si tengo un marido que me ha hecho odiar la
política? Cómo te detesto cuando llenas la casa de barbudos que ni siquiera
saben saludar... o cuando me hablas con ese tonito suficiente, de marxista de
suplemento dominical... ¡pero ni así te creen! ¡Miguel tiene toda la razón!
ALBERTO: No juegues al espejo. Yo no tengo la culpa de tu inconsistencia.
CLAUDIA: ¡Ah, lo dijiste...! ¿Soy inconsistente?
ALBERTO: ¡Siempre lo fuiste!
CLAUDIA: Y entonces, ¿por qué te casaste conmigo?

(Pausa. Los dos se miran, llenos de rabia, hasta que los embarga una sorda melancolía.)

ALBERTO: (Tratando de sonar calmado) Me disculpas. Hay cosas importantes que


atender.

(ALBERTO se da media vuelta y sale. CLAUDIA, muy triste, se reclina sobre la cama, con la
mirada perdida.)

ESCENA 9

DEPARTAMENTO DE MIGUEL Y MARCELA – NOCHE

NANY y BERNARDO están inclinados a ambos lados del mueble que ocupa CHARO, quien luce
sensiblemente afectada.

CHARO: La culpa es mía. ¡Él no quería ir a la marcha, no le interesaba! Pero yo tuve


que insistir...
BERNARDO: Tú no tienes la culpa de nada. Igor ya es grandecito, él sabe cuidarse.
CHARO: (Melancólica) Eso es lo que ustedes creen. Pero Igor es como un niño, vive
en otro mundo. Ustedes no lo conocen.
BERNARDO: (Algo sorprendido) No sabía que eran tan amigos.
NANY: ¡Son, Bernardo, son tan amigos! (A CHARO) A él no le ha pasado nada,
estoy segura.
CHARO: ¿Y cómo sabes? ¡Mira la hora que es! Ya han pasado tres horas y no
aparece. ¡Nadie lo ha visto, nadie da razón...!
NANY: Seguro está en la comisaría, pero no te preocupes. No pueden retenerlo ahí
mucho tiempo.
BERNARDO: Sí, de ahí los pasan a Seguridad del Estado.

(CHARO se alarma. NANY le clava a BERNARDO una mirada de reproche.)

BERNARDO: Pero no... ¿quién va a creer que Igor es una amenaza para el Estado? (Duda)
Aunque Seguridad del Estado podría creerlo...
NANY: Pero tú, tranquila. Ahora los sueltan a todos, vas a ver.

(MARCELA entra presurosa quitándose de encima una chompa y dejando la cartera sobre un
mueble. Los demás se ponen de pie y la miran, expectantes.)

CHARO: ¿Y?
MARCELA: Nada. A la universidad no ha regresado. Corren muchas bolas, no se puede
saber.
CHARO: ¿Qué dicen?

(MARCELA vacila un instante antes de responder. Opta por hacerlo despreocupadamente, sin
darle importancia a lo que dice, aunque evitando mirar a CHARO.)

MARCELA: Lo de siempre. Que hay veinte heridos, que hay cien... que hay un muerto,
que hay tres...
CHARO: (Mira a NANY, estremecida) ¿Ves?
MARCELA: ¡Pero son rumores, no puedes tomarlos en serio!
CHARO: ¿No los tomarías tú en serio, si hubiera desaparecido Miguel?

(La pregunta de CHARO produce un momento de silencio y desconcierto, interrumpido por el


llamado del timbre. MARCELA corre a abrir.)

MARCELA: ¡Ya voy!

(Se produce una exclamación de alegría general cuando entran ALBERTO e IGOR, que luce aún
muy pálido y descompuesto. Apenas ve a CHARO corre a abrazarla, como un niño abandonado.)

CHARO: ¡Aigorcito!
IGOR: ¡Gordita!

(Se estrechan en un intenso abrazo, mientras los demás los rodean, atiborrando a IGOR de
preguntas que él no responde. El abrazo y los besos de la pareja se van convirtiendo, ante los
sorprendidos ojos de sus amigos, en un beso pasional y descontrolado. NANY, BERNARDO,
MARCELA y ALBERTO intercambian miradas llenas de asombro y picardía.)

IGOR: ¡No sabes lo que he pasado, casi no lo cuento...! ¡Parecía la escena de las
escaleras en "El Acorazado Potemkim"! ¡He pasado las tres horas más
terribles de mi vida!
ALBERTO: No le han hecho nada.
IGOR: ¡Pero a cada rato parecía que me iban a hacer algo!
CHARO: Lo que importa es que estás bien. ¡Cuando me dijeron que había un
muerto...!
MARCELA: (A ALBERTO) ¿Es verdad?
ALBERTO: (Asiente, preocupado) Un chico de Ingeniería. No lo conozco.

(Silencio.)

MARCELA: ¿Y los soltaron a todos?


ALBERTO: A Igor y otros cinco. A los que quedan quieren mandarlos a Seguridad del
Estado. Tengo que ir allá con el abogado.
MARCELA: (Sarcástica) Estarán contentos. La marcha ha sido todo un éxito.
NANY: Díganselo a la madre del chico muerto.
ALBERTO: Nosotros no tenemos la culpa. Una marcha no es un desfile escolar, y eso lo
sabe todo el mundo. ¡Qué se puede hacer, si hay infiltración!
MARCELA: Ahora, nada. Pero se pudo evitar que hubiera.
ALBERTO: (Haciendo acopio de paciencia) Tú no conoces la situación, Marcela. Estás
repitiendo lo que dice Miguel. Y Miguel ni siquiera se presentó a la marcha,
así que hazme el favor.
MARCELA: ¡Miguel trabaja... él tiene que trabajar! ¿Acaso no lo sabes?
BERNARDO: Por favor, no hay que pelear...
NANY: (Casi al mismo tiempo que BERNARDO) Todos estamos afectados, pero
todavía hay cosas que hacer.
BERNARDO: ¿Podemos ayudar en algo?
ALBERTO: Acompáñenme, si quieren.

(BERNARDO y NANY asienten. CHARO e IGOR permanecen abrazados. ALBERTO, más


tranquilo, se acerca a MARCELA y le extiende la mano.)

ALBERTO: Me puse nervioso. Disculpa.


MARCELA: (Estrechando su mano) Yo también.

(Se despiden con un beso. Un rumor de risas llega detrás de la puerta.)

PAUL: (Fuera de escena) ¡Con otra raqueta, hubieras jugado peor!


MIGUEL: (Fuera de escena) No hables huevadas.
PAUL: (Fuera de escena) ¡Picón eres... piconazo!

(MIGUEL y PAUL entran muy risueños, en ropa deportiva y haciendo figuras con sus respectivas
raquetas. Descubren, de pronto, al grupo de sus amigos, que los observan anonadados, y se
detienen, ingratamente sorprendidos.)

MIGUEL: (Avergonzado) ¡Alberto!


BERNARDO: (Feliz) ¡Paul!
NANY: (Decepcionada) ¡Miguel!
PAUL: (Impresionado por su herida) ¡Bernardo!

(MIGUEL trata de reponerse de su impresión. Se acerca a ALBERTO tratando de ser natural.


MARCELA lo mira con cara de pocos amigos.)

MIGUEL: ¿Qué ha pasado?

(ALBERTO se dirige hacia la puerta. Se dirige a MIGUEL con expresión vagamente reprobatoria.)

ALBERTO: Que te cuente Marcela. Nosotros tenemos que hacer. ¿Te quedas, hermano?
PAUL: (Aún confundido) No, no, yo también me voy. Sólo vine a traer a Miguel.
(Estira los músculos) ¡Estoy molido, con tanto raquetazo! (Mira a
BERNARDO, que también camina hacia la puerta) ¿Y a ti, qué te pasó?
BERNARDO: Te cuento en el camino. ¡Qué gusto de verte, Polvito!

(Se tiran puñetazos de juego, como si fueran colegiales. PAUL hace una seña de despedida a
MIGUEL y MARCELA desde la puerta.)

PAUL: ¡Chao, chao Marcela!

(MARCELA le responde con indisimulado desgano. NANY le da un beso a AMRCELA, le echa una
mirada de soslayo a MIGUEL, y sale junto a CHARO e IGOR, todavía recostado sobre ella. El
último en irse es ALBERTO, que mira a MIGUEL desde el umbral de la puerta.)

ALBERTO: Bonita raqueta.

(Sale. MIGUEL y MARCELA permanecen en silencio. Ella lo mira con reproche. Él parece
todavía incómodo. Da vueltas por la habitación, nervioso, como si esperara que ocurriera algo.)

MARCELA: (Muy seria) Miguel.

(MIGUEL se vuelve hacia ella, algo temeroso.)

MIGUEL: ¿Sí?
MARCELA: (Luego de una pausa que parece interminable) ¿Vas a comer?
(Telón.)
TERCER ACTO

ESCENA 1

CASA DE CHARO – NOCHE

El escenario está a oscuras. Entran NANY, CHARO, MARCELA y CLAUDIA, caminando a tientas
y riéndose. Apenas son distinguibles sus siluetas. CHARO las guía con un encendedor.

CHARO: Con cuidado, borrachas... no se vayan a tropezar.


CLAUDIA: ¿Se imaginan tropezarse con Igor?
MARCELA: (Con un escalofrío) ¡Ay, no! (Risotada) Perdón, Charito.
NANY: ¿Así es todos los días?

(Encuentran los muebles. MARCELA se sienta sobre CLAUDIA.)

CLAUDIA: ¡Guarda...!
MARCELA: (Se aparta, riendo) ¡Disculpa!
CHARO: (A NANY) La luz se va tres de cada cinco noches. Pero estamos preparados.

(CHARO se dispone a encender una vela.)

NANY: ¡No, sin velas! (Insinuante) A mí, me gusta a oscuras.


CHARO: ¿Así lo hacías en España?
MARCELA: Más rico. Puedes imaginarte lo que quieras.
CLAUDIA: (Riendo) ¡Claro! Puedes meterte con uno enano y te imaginas que estás con
un hombrón. Mi tipo es un metro noventa.
NANY: ¿Sí? Mi tipo es quince centímetros.

(Explosión de carcajadas.)

MARCELA: ¿Cómo sabes? ¿Los mides?


NANY: Sí. Tengo mi centímetro bajo la almohada. (Más risas) ¡Bueno, menos ja ja
ja y más acción! ¿Con qué la seguimos Charo?
CHARO: (Poniéndose de pie) Tengo vino blanco y ron.
MARCELA Y
NANY: (En coro) ¡Rooooon...!
NANY: ¡Puro, con hielo nomás!
CHARO: ¿Seguro?
CLAUDIA: Yo acepto un vino. No puedo tomar tanto.
NANY: ¿Tanto...? Si recién empezamos.
CLAUDIA: Tengo que irme en un rato.
MARCELA: ¡No pues, Claudia! ¿Cómo te vas a ir? ¡Con lo difícil que es reunirnos!
CHARO: (Sirviendo) No puedes desairar a Nany.
NANY: ¡Tres años sin vernos! ¿No me has extrañado?
MARCELA: ¿Te vas a ir sola, con apagón? Mejor avisa por teléfono.
CLAUDIA: Me encantaría quedarme, pero... tengo una cita.

(Rumor de curiosidad.)

CHARO: ¡Ajá!
MARCELA: ¿Y se puede saber con quién?
CLAUDIA: (Pícara) Eso es un secreto.
NANY: Sólo respóndeme algo... ¿quince centímetros? (Risas)
CLAUDIA: No, cinco. (Pausa) De diámetro. (Más risas)

(Regresa la luz. Las cuatro aplauden con fervor, lanzan bravos y hurras. La más cambiada de las
cuatro es NANY: su ropa es llamativa, moderna y sexy; está muy maquillada y fuma y bebe como
una experta. CHARO viste más formalmente, estilo ejecutiva, y usa anteojos. CLAUDIA usa jeans
y conserva un tono lejanamente hippie en su arreglo. MARCELA es la que parece haber cambiado
menos; lleva el pelo recogido.)

MARCELA: (Alzando su vaso) ¡Salud! ¡Por la recién llegada!


CLAUDIA,
CHARO Y NANY: (Imitándola) ¡Salud!

(Beben un trago. CHARO alza su copa.)

CHARO: ¡Y por la que se va!


MARCELA: ¿Quién se va?

(Silencio. CHARO se pone seria.)

CHARO: Me voy a Canadá. Una amiga me ha ofrecido un puesto en un centro de


estudios sociales, en Toronto. Le he dicho que sí.

(Las otras se miran, sorprendidas.)

CLAUDIA: ¿Y por cuánto tiempo te irías?


MARCELA: No pensarás irte para siempre...
CLAUDIA: ¿O sea que te vas para siempre?
CHARO: Para siempre, no sé... unos años. Aquí ya no se puede trabajar. Los
organismos se están yendo del país. Sendero los está haciendo correr.
MARCELA: ¿Y eso mismo vas a hacer tú? ¿Correr?
CHARO: ¿Y qué gano quedándome? Esto es una bomba de tiempo... y se va a poner
peor. Quiero este país, pero también quiero vivir.
MARCELA: Todos queremos vivir. Pero la solución no es salir corriendo. ¡Eso es lo que
quiere el terror, ganarnos por el miedo! Y si gente como tú, que eres una
profesional dedicada a su país, piensa que la única salida es huir...
NANY: ¿Y qué dice Igor?

(CHARO no responde.)

NANY: ¡No quiere irse!


MARCELA: Vaya, al menos uno...
NANY: ¿Y qué vas a hacer? ¿Separarte?
CHARO: No sé...
CLAUDIA: Haz lo que mejor te parezca. Tienes todo el derecho... ¡Y si a los demás no
les gusta, que se jodan! Es tu vida, no la de ellos.
NANY: Igor es parte de su vida.
CLAUDIA: Si algo aprendí de casada, es que tú eres tú y tu pareja es tu pareja. Durante
años me consagré a la vida de Alberto. ¡Ni siquiera ejercía mi profesión!
Claro, Alberto creía que mi título era un bonito adorno para la sala. "¿Y para
qué quieres trabajar -me decía-, acaso no te alcanza con lo que tenemos?"
Mi función consistía en atender a los senadores que él invitaba a comer y
ocuparme de las cosas de Medalí... ¡Porque el señor estaba muy atareado
entrevistando a Alan García en su casa de playa!
NANY: No reconozco a mi hermano.
CLAUDIA: Mira, los dos últimos años cambiamos cuatro veces de casa. Él quería algo
cada vez mejor, cada vez más lujoso, más imponente... nuestra última cama
era tan grande que uno se podía pasar diez noches seguidas sin tropezarse
con el otro ni por accidente.
MARCELA: ¡Qué horrible!
CLAUDIA: Por eso te digo, Charo: haz lo que tú creas correcto. No sea que después te
arrepientas. (Mira su reloj y se pone de pie presurosa) ¿Ésa es la hora? ¡Me
voy!
NANY: ¡Ayyy!
CHARO: ¡Qué pena!

(CLAUDIA se despide de ellas con un beso.)

CLAUDIA: ¡Las busco la próxima semana! (A NANY) Me tienes que contar más sobre
España... (Con acento) y los españoles.
NANY: ¡Ufff! Ése es tema para varias noches.
CLAUDIA: (A las otras) ¿Han visto? ¡Ésta se ha comido el Kamasutra!
MARCELA: (Poniéndose de pie) ¿Me das un aventón por ahí?
CLAUDIA: ¡Claro, te dejo en tu casa!
CHARO: ¿Nos abandonas tú también?
MARCELA: No quiero regresarme sola. Con esto de las bombas... (Se ríe) mejor
reventamos juntas. (Besa a ambas)
NANY: Vayan, vayan, pero antes quiero hacerles unos obsequios. ¿Qué sabor os
apetece más, fresa o naranja?
CLAUDIA: ¡Fresa!
MARCELA: ¡A mi, naranja!

(NANY extrae unos preservativos de su cartera y se los avienta)

CLAUDIA: ¿Y esto...?
NANY: Salvavidas. No deben faltar en la cartera de toda mujer precavida.
CLAUDIA: (Entre risas) ¿Y no tienes de plátano?
CHARO: ¡Claudia, qué nivel...!
MARCELA: (Mirando el suyo) ¿De verdad tienen sabor?
NANY: ¿Por qué no los pruebas más tardecito?

(Risas. CLAUDIA y MARCELA hacen adiós y salen. NANY y CHARO vuelven a sentarse. Breve
silencio.)

CHARO: Me encanta que hayas vuelto.


NANY: Sí, pero tú te vas.
CHARO: Eso parece. ¡Será motivo para vernos más seguido! Podríamos almorzar
juntas mañana.
NANY: Mañana no. He invitado a almorzar a alguien... a mi departamento.
CHARO: ¿A quién? ¿Lo conozco?
NANY: (Maliciosa) Eso también es un secreto.
CHARO: ¡Caray... qué está pasando con mis amigas! ¡Todas tienen citas clandestinas!
NANY: ¿Te parece mal?
CHARO: ¡Al contrario! ¡Yo también quieeero!

(Se ríen juntas. Alzan sus copas)

NANY: ¡Seco y volteado!


CHARO: ¡Seco y volteado! (Chocan sus copas)

ESCENA 2

CASA DE MIGUEL Y MARCELA - NOCHE

PAUL y MIGUEL hablan por teléfono, desde extremos opuestos del escenario. PAUL viste camisa
de cuello y corbata; MIUEL, polo y pantalón de buzo, y tiene un biberón en la mano.

PAUL: Imagínate: el sol naranja del crepúsculo encendiendo hogueras en el


horizonte, una bandada de gaviotas surcando el cielo. El rumor de las olas, la
fresca brisa y la arena tibia deleitando tus sentidos.
MIGUEL: No insistas, por favor.
PAUL: Es el momento de zambullirse por última vez. La temperatura es perfecta: el
mar te acaricia la piel tostada por el sol...
MIGUEL: (Deseoso) ¡Ya, para...!
PAUL: ...mientras el Astro Rey se sumerge ante tus ojos y te baña con una suave
resolana.
MIGUEL: Sería perfecto, pero...
PAUL: ¡Y toda la playa para nosotros! La casa tiene su zona privada, y nadie va a ir
hasta el lunes. ¿Cómo vamos a desperdiciar esta ocasión?

(MARCELA entra a la casa sin ser notada. Permanece en silencio, escuchando la conversación.)

MIGUEL: No, no me puedes pedir eso. ¡Tengo que preparar un informe de tesis... dos!
PAUL: Los preparas allá, mientras te echo el bronceador.
MIGUEL: ¿Y Marcela? ¿Qué le digo? Prometimos llevar a Raulito donde sus abuelos.

(MARCELA parece indignarse, pero permanece en silencio.)

PAUL: ¡Que se queden ahí un par de días! Tú tienes que trabajar, diles que necesitas
estar solo, ¡no será la primera vez!
MIGUEL: Olvídalo. Me encantaría, pero no.
PAUL: Me decepcionas, Mickey Mouse. Pensé que íbamos a pasar un fin de semana
perver, pero... en fin, le diré a Jean Pierre. Te apuesto que él acepta de
inmediato.
MIGUEL: ¿Jean Pierre? ¡Tú no le tienes miedo al Sida! (Se ríe) No, en serio. Cuídate.
PAUL: Siempre me cuido. Y te cuido. Bueno, que goces con tus abuelos y tus tesis.

(MARCELA simula haber entrado recién. MIGUEL repara en ella y cambia de actitud.)

MIGUEL: Ajá. Sí, claro. Comprendo.


PAUL: ¿Comprendes qué?
MIGUEL: Muy bien. Allí estaré.
PAUL: ¿Llegó alguien?
MIGUEL: Chao. Ya hablamos.
PAUL: ¿Me vas a cortar? (Burlón) ¿Y mi besito?

(MIGUEL corta.)

MIGUEL: ¿Y? ¿Qué tal tu reunión?


MARCELA: ¿Con quien hablabas?
MIGUEL: (Pausa) Con Bernardo.
MARCELA: ¿Bernardo?
MIGUEL: Sí. Quiere reunir al grupito del colegio en su casa la próxima semana.
Rarísimo, ¿no?
MARCELA: Eso ya me lo contaste. ¿No había llamado ayer?
MIGUEL: (Algo inseguro) Sí, sí... pero... quería confirmar el día.
(MARCELA asiente con frialdad. Mira a MIGUEL con rencor contenido, pero mantiene la calma.)

MARCELA: ¿Se despertó Raulito?


MIGUEL: No. Creo que no.
MARCELA: (Arrebatándole el biberón) Dame eso.

(MARCELA sale, muy seria. MIGUEL mira el teléfono.)

ESCENA 3

CASA DE BERNARDO - NOCHE

CLAUDIA está sentada en el suelo, muy relajada.

CLAUDIA: Es como una mutilación. Quieres largarte porque sientes que aquí ya no hay
esperanza, porque crees que este país se está yendo a la mierda y no quieres
que tus hijos crezcan en medio de tanto dolor, de tanta violencia... pero al
irte, pierdes una parte importante de ti. Algo que nunca vas a encontrar en
Canadá, ni en España...
BERNARDO: (Fuera de escena) ¿Ni en Miami?
CLAUDIA: (Sonríe) Bueno, hay gente a la que no le importan estas cosas, pero no es el
caso de Charo. Ella va a sufrir, si se va.
BERNARDO: (Idem) Si se queda, también. Ya está sufriendo.

(BERNARDO entra con una dulcera en la mano. Viste de sport elegante, lo que le da una
apariencia más madura, y tiene puesto un mandil de cocina salpicado de chocolate.)

CLAUDIA: ¡Qué difícil! No quisiera estar en su pellejo.


BERNARDO: Yo sí, a pesar de todo. Por lo menos, allá está haciendo algo importante. (Le
alcanza la dulcera) ¡Ya está tu mousse!
CLAUDIA: ¡Qué amoroso, cómo me hace mi postre, que tanto me gusta!
BERNARDO: Creo que me ha salido medio aguado... lo batí de nuevo, a ver si cuajaba,
pero sólo logré embarrar la cocina...
CLAUDIA: (Probándolo) ¡Hummm! Está riquísimo, Berni.
BERNARDO: ¿En serio?
CLAUDIA: ¡Deli! (Mientras come) Tú también haces algo importante.
BERNARDO: ¿Fabricar y poner vidrios? Eso lo puede hacer cualquiera. Es como hacer
empanadas, sólo que sin harina.
CLAUDIA: El país necesita gente que haga empresa.
BERNARDO: La empresa la hizo mi papá. Yo sólo administro la herencia. (Se sienta al
lado de CLAUDIA, reclina la cabeza en su regazo; ella le acaricia el pelo)
Hará un par de semanas, cuando acababa de mudarme aquí, me pasó algo
muy curioso. Descubrí en el desorden de la mudanza una caja llena de
recuerdos del colegio: cuadernos, revistas, fotos... me puse a revisar todo,
como dos horas seguidas. Ahí estaba yo con mis amigos, tal como éramos de
chicos, y pensé: ahora Paul es diplomático; Alberto es periodista; Miguel,
catedrático; Igor siempre quiso escribir...
CLAUDIA: Nunca ha publicado un libro.
BERNARDO: ¡Pero escribe! Cada uno de ellos sabía muy bien lo que quería y, de algún
modo, lo está logrando. En cambio yo, sigo tratando de encontrarle un
sentido a lo que hago. Y no lo consigo.
CLAUDIA: Manejas muy bien tu negocio. Has progresado.
BERNARDO: (Con melancolía) Gracias a los terrucos. Cuando empezaron los coches-
bomba, mis ventas se multiplicaron. ¡Gran mérito enriquecerse con la
desgracia ajena!
CLAUDIA: Puedes hacer donaciones, ayudar a otros...
BERNARDO: ¡Sí, lo hago! Pero aún así, falta algo... algo que me ayude a sentirme...
verdaderamente realizado, no sé...
CLAUDIA: ¿Y yo? (Le acaricia el rostro) ¿No te realizas conmigo?
BERNARDO: Bueno... (Sonríe) en parte.
CLAUDIA: ¿En qué parte?

(Sonríen y se besan en la boca.)

BERNARDO: ¡Cierra los ojos!


CLAUDIA: ¿Para qué?
BERNARDO: ¡Ciérralos!

(CLAUDIA obedece. BERNARDO saca de un bolsillo una cajita. Se la pone en la mano a ella.)

BERNARDO: Puedes abrirlos.

(CLAUDIA abre la cajita, muy contenta. Saca un par de aretes muy finos.)

CLAUDIA: ¡Ay, Bernardo... están preciosos!


BERNARDO: Temía que no te gustaran. Tú te cuelgas cosas raras de las orejas: tubitos,
monedas, muñequitos...
CLAUDIA: (Riendo) ¡Sí! Alberto siempre me decía que yo no usaba aretes, sino
llaveros.

(Ríen. CLAUDIA se pone los aretes.)

BERNARDO: Y... ¿ya se lo contaste?


CLAUDIA: No nos hemos visto. Recién vamos a hablar mañana.
BERNARDO: Y ahí se lo vas a contar.
CLAUDIA: No sé. Depende.
BERNARDO: ¿Por qué tanto misterio? ¡Que sepa de una vez que estás conmigo! Ustedes
están separados desde hace meses... tienes derecho a hacer tu vida.
CLAUDIA: Ya conoces a Alberto. Esto no le va a gustar. Ten un poco de paciencia, yo
voy a encontrar el momento oportuno para decírselo. No me conviene
tenerlo de enemigo.
BERNARDO: A mí tampoco. Lo he invitado aquí la próxima semana y preferiría que él ya
lo supiera. Si no, sería muy incómodo.
CLAUDIA: Esperemos un poco, por favor. Te prometo que no pasa de este mes. ¿Sí?

(Lo acaricia. BERNARDO asiente. Se besan.)

CLAUDIA: (Animada) ¡Yo también tengo algo para ti! Cierra los ojos. (BERNARDO
obedece; CLAUDIA toma su cartera y la abre) ¿Qué sabor te gusta más,
fresa o naranja?
ESCENA 4

CASA DE CHARO - NOCHE

ALBERTO, en elegante terno oscuro, conduce su programa televisivo en un extremo del escenario.
Habla con mucha seguridad y cierta afectación. Al otro lado está IGOR, viendo la tele en ropa de
dormir. Tiene un vaso de whisky en la mano.

ALBERTO: (A cámara) Los días gloriosos del gobierno aprista parecen un borroso
recuerdo después del terrible "paquetazo" de esta semana. Los mercados
están desabastecidos y hay largas colas de angustiadas amas de casa que
pugnan por una bolsita de aceite y un poco de arroz. Las medicinas están por
las nubes, y hasta los siempre concurridos bares lucen hoy desiertos.
IGOR: (Alzando su trago) ¡Salud!
ALBERTO: Las voces más destempladas de la izquierda acusan a García de genocidio;
mientras que la derecha, más prudente, atribuye las alzas y la inflación galo
pante al demagógico manejo presidencial.
IGOR: ¡Quién habla, carajo...!
ALBERTO: Pero el mayor beneficiario de esta crisis es, que duda cabe, Mario Vargas
Llosa. Apologista de esa economía de mercado que impulsara el desarrollo
de Chile o los cuatro tigres del Asia, el novelista aparece como el sucesor
indiscutible del hoy alicaído cantante de ópera y rancheras. El pensamiento
liberal y el realismo económico tendrán, al parecer, su oportunidad histórica
en el Perú de los noventa. Volvemos después de estos mensajes. (Adopta
una sonrisa televisiva)
IGOR: ¡Aaaajjjjj... (Oprime su control remoto) eres una rata de acequia!

(Entra CHARO, atraída por los gritos de IGOR.)

CHARO: ¿Con quién te peleas?


IGOR: ¡Este Alberto cada día está más cabrón...! ¿Cuánto le pagarán por decir
tantas cojudeces?
CHARO: ¿Puedes moderar tu lenguaje?
IGOR: ¡Es que me indigna! ¿Cómo puede aceptar un trabajo tan reaccionario? ¡Yo
me moriría de vergüenza!
CHARO: ¿Estás seguro? Escribir "La página del gourmet" tampoco suena muy
mariateguista que digamos...
IGOR: ¡Qué golpe tan bajo...! Sabes que lo hago con un profundo desprecio. ¡Sólo
porque necesito lo que pagan!
CHARO: Claro. Imagino cuánto debes sufrir frente a esos filet mignons...
IGOR: (Se toma un largo trago) No tendría que rebajarme tanto, si pudiera
dedicarme sólo a escribir... ¡pero no se puede vivir de eso en este país de
mierda, tal como está...!
CHARO: Claro. Y tienes que esperar a que "este país de mierda" cambie para poder
dedicarte a escribir.
IGOR: (Toma una botella y se sirve otro vaso) No me entiendes. Nunca me
entendiste.

(CHARO lo mira un instante en silencio. Igor parece herido. Ella se acerca a él, como arrepentida,
le quita el vaso de la mano y lo pone a un lado.)

CHARO: Deja eso. Estás bebiendo demasiado.

(IGOR evita mirarla. CHARO lo abraza por detrás.)

CHARO: Ven conmigo, Igor. Aunque sea para ver qué pasa.
IGOR: (Sin volverse) ¡Ya hemos hablado de eso!
CHARO: ¿Pero por qué no? ¿Qué te impide ir? ¡Odias tu trabajo, y allá... no tienes
que hacer nada, sólo escribir! Voy a ganar bien.
IGOR: Un escritor necesita tener contacto con su realidad. ¿De qué voy a escribir en
el Canadá? ¿De la Policía Montada?
CHARO: ¡Muchos han escrito sobre su país desde afuera y tú lo sabes!
IGOR: Toronto no es París.
CHARO: ¡Pretextos... siempre tienes uno para todo!

(Silencio. CHARO se aleja de IGOR.)

CHARO: Parto el miércoles. Te hice una reservación en mi vuelo. Desearía que la


usaras. Pero si no...

(IGOR no responde. Toma el vaso de whisky y lo mira un momento. Luego mira a CHARO. Bebe.
CHARO, decepcionada, sale de escena. IGOR acaba el vaso en dos tragos largos. Se sienta y mira
al vacío.)

ESCENA 5

CAFÉ - DÍA

ALBERTO y CLAUDIA toman café en una mesa. ALBERTO luce fina ropa sport; CLAUDIA lleva
puestos los aretes que le regaló Bernardo. Ella se divierte leyéndole una revista de espectáculos; él
la escucha con una sonrisa de bochorno.

CLAUDIA: "El periodista más churro de la televisión ha recibido más de una oferta para
actuar en telenovelas. 'Pero no me considero un galán ni nada parecido', nos
confesó el conductor de Punto."
ALBERTO: (Tapándose la cara) ¿Yo dije eso? ¡Qué horror...!
CLAUDIA: "'No me interesa la actuación, aunque para entrevistar a tanto político se
necesita tener algo de actor', añadió antes de abordar su Mitsubishi rojo y
desaparecer por la calle como un rayo". ¡Guuauu! Impresionante.
ALBERTO: No creerás todas las tonterías que lees...
CLAUDIA: Las muchas que se publican sobre ti.
ALBERTO: (Sonriendo) Basta, basta... me estás revolcando.
CLAUDIA: Al contrario, te felicito. Veo que cada día te va mejor. ¿No es lo que
querías?
ALBERTO: Claudia... tú me conoces. ¿Piensas que eso es todo lo que quiero?
CLAUDIA: ¡Cierto! Todavía falta que te lancen para diputado. Pero ten paciencia.
ALBERTO: Estoy hablando en serio. Si quieres oír la verdad, no estoy nada contento.
Me siento muy solo y... extraño tantas cosas...

(CLAUDIA elude su mirada, algo incómoda.)

CLAUDIA: (Fría) Bueno, vamos al punto. Quiero cambiar de colegio a Medalí.


ALBERTO: ¿Por qué?
CLAUDIA: No quiero que se eduque en un colegio de monjas, como yo.
ALBERTO: ¿Y a dónde piensas meterla? No me digas... al tuyo.
CLAUDIA: No es mío. Sólo trabajo allí.
ALBERTO: Ya te convencieron. Te habrán ofrecido algún descuento, por lo menos...
CLAUDIA: (Indignada) ¡Nadie me convenció, lo decidí yo sola! Sé razonar.
ALBERTO: ¿Y si ya lo decidiste, para qué me lo dices? ¿Para que sepa a dónde girar los
cheques desde ahora?
CLAUDIA: Alberto, no quiero tener que recordarte que habíamos quedado en que yo
veía la educación de mi hija, y que tú...
ALBERTO: (Interrumpiéndola) Ya, está bien, no vamos a pelear por eso. Si te parece
que hay que cambiarla, cámbiala.
CLAUDIA: (Un poco sorprendida) Muy bien.

(ALBERTO la mira un instante. Repara en sus aretes, los toca.)

ALBERTO: ¿Y esto?
CLAUDIA: (Disimulando) Me los compré. ¿Te gustan?
ALBERTO: Son bonitos, sí. Pero no de tu estilo.
CLAUDIA: Puedo cambiar.
ALBERTO: Sí. Todos podemos cambiar, si lo intentamos.

(CLAUDIA luce muy tensa e incómoda. ALBERTO, melancólico, le busca la mirada.)

ALBERTO: Yo no soy el imbécil que pintan en esas revistas, Claudia. Soy un hombre
que está sufriendo, porque le han quitado lo que más quiere.
CLAUDIA: Alberto, dijimos que...
ALBERTO: ¡Escúchame un momento, por favor! Yo reconozco que he sido muy injusto
contigo... que no te he dado el lugar que te merecías, que no me he ocupado
de mi hija. Fui un tonto, ¡estaba tan obsesionado con mi trabajo, que no veía
que eso me iba alejando de ustedes! He tenido que estar sólo para entender
lo mucho que me importa mi familia, cuánto las necesito a ambas. Démonos
otra oportunidad, Claudia. Creo que la merecemos.

(CLAUDIA parece conmovida. ALBERTO espera su reacción, expectante, le toma la mano.)

CLAUDIA: (Retirando la mano) Ya no es posible. Créeme que lo siento.


ALBERTO: ¿Pero por qué no? ¿Qué más tengo que decirte?
CLAUDIA: Nada. Yo te quise mucho, Alberto. Fui tu mujer durante siete años, te di una
hija y guardo muy buenos recuerdos de ti. Pero eso es el pasado. Ya no me
interesas como hombre, no puedo verte así. Lo que más deseo es que seas mi
mejor amigo.

(Silencio. ALBERTO asiente, entristecido. Enciende un cigarrillo, le da una pitada y le dirige una
áspera mirada a CLAUDIA.)

ALBERTO: ¿Lo conozco?


CLAUDIA: ¿A quién?
ALBERTO: Al huevón que te ha metido eso en la cabeza.
CLAUDIA: (Ríe, sarcástica) Y así dices que has cambiado...
ALBERTO: ¡Esas no son palabras tuyas! ¡Te conozco!
CLAUDIA: ¡Nunca me has conocido!
ALBERTO: ¿Me vas a negar que hay alguien?
CLAUDIA: ¿Y si lo hubiera, qué? ¡No soy propiedad tuya... ya no!
ALBERTO: Legalmente, sigues siendo mi esposa.
CLAUDIA: ¿Sí? ¡Demándame por infidelidad!
ALBERTO: (Bajo) Cojuda...
CLAUDIA: (Sonríe, altiva) Lo dijiste. Me decepcionas, Albertito. (Se levanta y se pone
la cartera al hombro) Un buen entrevistador nunca pierde los papeles.
ALBERTO: ¡Yo voy a saber quién es! ¡Aunque tú no me lo digas!
CLAUDIA: Claro que sí. Y entonces tendrás que admitir que mis gustos han mejorado.

(Sale apresuradamente. ALBERTO hunde el cigarrillo en su taza de café.)

ESCENA 6

DEPARTAMENTO DE NANY - NOCHE

BERNARDO está sentado en un sofá de la sala, hojeando un libro de Educación. Lo deja a un lado
cuando entra NANY, trayendo una bandeja con una tacita de café, azúcar y leche. Su ropa es muy
sexy.
BERNARDO: ¡Hmmmm! Qué bien huele este café. Un broche de oro para un execlente
café.
NANY: Gracias.
BERNARDO: No sabía que cocinabas tan bien.
NANY: No cocinaba; aprendí en Madrid. Me enseñó un vasco con el que viví
algunos meses.
BERNARDO: ¿El escultor?
NANY: No, ése era catalán. ¿Te importa si...? (Se quita los zapatos)
BERNARDO: Estás en tu casa.

(NANY se afloja la falda y cruza las piernas sobre la mesita de centro, exhibiendo los muslos
provocativamente. BERNARDO sorbe su café algo inquieto.)

NANY: Hay días en que no soporto la ropa. En verano, ando desnuda todo el día.
(Sonríe) Dentro de casa, se entiende.
BERNARDO: (Asiente, nervioso) Sí, claro.
NANY: (Recordando) ¡Ah! (Toma una cajita que está sobre la mesa) ¿Te apetece
un porro?
BERNARDO: ¿Un qué?
NANY: ¡Un troncho! (Saca un pitillo) No sabes cómo me relaja a media tarde.
BERNARDO: Yo paso, gracias.
NANY: Tú te lo pierdes. (Lo enciende; le da una pitada profunda) Moño rojo.
BERNARDO: (Sonríe) Estoy impresionado.
NANY: ¿Te parece mal?
BERNARDO: ¡No! Me impresiona cómo has cambiado. Se te ve tan...
NANY: ¿Tan...?
BERNARDO: ...segura, tan desenvuelta... casi pareces otra.
NANY: ¿Y esa otra... te gusta menos o más?
BERNARDO: Bueno... estás más guapa.

(NANY se reclina sobre BERNARDO. Toma las manos de él y las coloca sobre sus sienes.)

NANY: Presióname aquí, por favor. Me encanta que me hagan masajes en la cabeza.

(BERNARDO está en un aprieto. Le presiona las sienes; NANY suspira de placer.)

BERNARDO: (Disimulando su incomodidad) He estado pensando en eso últimamente. En


cómo hemos cambiado todos. Siento que mi vida es la única que sigue casi
igual, y no sé por qué.
NANY: Puede que estés exagerando. Tal vez, sí has cambiado; pero no te das cuenta.
(Coloca las manos de él en su nuca) Aquí, por favor. Yo te veo mejor que
nunca. (Emite un gritito de gozo)
BERNARDO: ¿Sí?
NANY: Te lo juro. Y tampoco es que yo haya cambiado tanto. Hay cosas de mí que
se mantienen.
BERNARDO: (Inseguro) ¿Cómo qué?
NANY: Mis gustos, mis pasiones... aunque te parezca increíble, en todo este tiempo
no he hecho más que pensar en una sola persona.

(NANY se incorpora y mira a BERNARDO, quien está paralizado.)

BERNARDO: ¿En serio? (NANY asiente) ¡Mira, pues! No voy a preguntarte quién es esa
persona, porque eso es algo muy priv...
NANY: ¡Tú!

(NANY se abalanza sobre BERNARDO y le da un beso largo e impetuoso. Él intenta separase


tímidamente.)

BERNARDO: Nany, yo...


NANY: ¡Calla!

(NANY lo estrecha nuevamente y le estampa otro jugoso beso. BERNARDO sigue resistiéndose,
hasta que, por fin, logra separarse de ella. Se pone de pie y se aleja del sofá, conmocionado.)

BERNARDO: ¿Qué fue eso?


NANY: Un beso. ¿No te diste cuenta?
BERNARDO: Sí, pero...
NANY: ¿Cuál es el problema? ¿No te gustó?
BERNARDO: ¡No es eso!

(NANY mira a BERNARDO un instante.)

NANY: (Decepcionada) Di la verdad, Bernardo. Nunca te he interesado como mujer.


BERNARDO: Es que...
NANY: ¡Ni siquiera para un agarre!

(Nany le da la espalda, dolida, y se reclina sobre el sofá. BERNARDO reflexiona un momento, se


acerca al sofá y se sienta al lado de ella.)

BERNARDO: (Cariñoso) Nany, nosotros somos amigos. Siempre fuimos amigos.


NANY: ¡Vete a la mierda!

(Pausa. NANY se vuelve hacia él, indignada.)

NANY: ¿Me vas a decir que en todo este tiempo nunca te diste cuenta de que se me
caía la baba por ti?
BERNARDO: Dirás que soy un estúpido, pero...
NANY: ¡Sí, eres un estúpido!
(BERNARDO no responde durante un momento. Su expresión se endurece ligeramente.)

BERNARDO: Muy bien. Tal vez sí me di cuenta. Pero no quise darme por enterado.
NANY: ¿Por qué no?
BERNARDO: (Tomándole la mano) Porque tú eres mi hermana. Mi mejor amiga, la que
más quise siempre. Y no quería que nada estropeara eso.
NANY: (Irónica) ¡"Mi mejor amiga"! No sigas que voy a llorar de la emoción.
BERNARDO: No estoy diciendo que nunca hubieras podido gustarme de otra forma.
Pero... las cosas no se dieron así.
NANY: ¿Qué querías que hiciera? ¿Que te escribiera una declaración?
BERNARDO: Tal vez. ¿Por qué no? Cuando uno quiere que algo pase, tienes que hacer
que pase. Y tú siempre fuiste muy pasiva con respecto a mí. Si hubieras
sido... alguito más mandada.
NANY: (Asiente, resentida) ¡O sea que encima, todo esto me lo merezco por cojuda!
BERNARDO: (Tímidamente) Bueno, sí. Un poquito.

(NANY mira a BERNARDO con rencor durante unos segundos. De pronto, empieza a reír,
contagiando su risa a BERNARDO. Ríen de buena gana un momento.)

NANY: Tendría que matarte.


BERNARDO: ¡No me mates! Invítame a comer otro día. Más bonito.
NANY: ¿Estás con alguien? (BERNARDO asiente) ¿Es algo serio? (BERNARDO
vuelve a asentir) La buena de Nany, siempre llegando tarde. ¡Tendría que
haberlo sabido! Soy una bestia, tienes razón.
BERNARDO: Ninguna bestia. Tú eres mi chochera.

(BERNARDO le acaricia una mejilla. Ella sonríe, con un rezago de tristeza.)

BERNARDO: Sólo puedo decirte lo que siempre me repetía alguien a quien quiero mucho:
"no te deprimas por gente..."
NANY: "...que vale mucho menos que tú." Ay, Bernardo...

(Se abrazan con mucho cariño.)

ESCENA 7

OFICINA DE PAUL - DÍA

PAUL está de pie ante MARCELA, algo sorprendido. MARCELA luce muy seria.

PAUL: ¡Marcela! ¡Que milagro tú por la oficina...!


(PAUL le da un beso en la mejilla, pero ella no le corresponde.)

MARCELA: Necesito hablar contigo. ¿Se puede?


PAUL: Claro... (Fuerza una sonrisa amistosa) pasa. Siéntate, por favor.

(MARCELA toma asiento. PAUL levanta un teléfono.)

PAUL: Que no me pasen ninguna llamada. (Corta y se sienta frente a Marcela)


MARCELA: Lamento tener que interrumpirte. Sé que tienes una agenda recargada.
PAUL: No, no. Sólo un almuerzo en la embajada del Brasil, (mira su reloj) pero eso
es más tarde.
MARCELA: No te voy a quitar mucho tiempo.
PAUL: No te preocupes. ¿En qué puedo servirte?
MARCELA: Quiero que me hagas un favor.
PAUL: Lo que pidas.

(MARCELA saca un cigarrillo de su cartera, lo enciende. Se dirige a PAUL con frialdad, sin
apenas mirarlo.)

MARCELA: Quiero que dejes de acostarte con Miguel.


PAUL: (Cortado) ¡Marcela...!
MARCELA: ¿Te asusto? Discúlpame, Paul. Yo no estudié diplomacia.

(Silencio. PAUL queda estático.)

MARCELA: He sido más que tolerante con este asunto de ustedes. Pero hay límites.
PAUL: ¿Has hablado de eso con él?
MARCELA: Eso no te importa. Estoy hablando contigo... ¡y bien claro!
PAUL: (Culposo) Marcela, yo nunca quise que tú...
MARCELA: Me tiene sin cuidado lo que hayas querido o no. No te estoy juzgando, ni soy
quién para hacerlo. Únicamente te exijo que dejes en paz a Miguel. Él tiene
una familia, un hijo y una buena carrera en la Universidad. ¿Has pensado
que tú puedes echárselo todo a perder?
PAUL: ¿Qué le hago yo? ¿Piensas que soy un depravado y que Miguel es mi pobre
víctima? Creo que no lo conoces.
MARCELA: Siempre has influido sobre Miguel. Él estaba muy tranquilo hasta que tú...
PAUL: ¡Yo no le hago ningún daño! Al contrario, él me necesita. Por lo menos,
tanto como a ti.

(MARCELA se calla un instante. Suelta una risa irónica.)

MARCELA: Sí que eres atrevido.


PAUL: ¡Es que yo lo acepto tal como es! ¿Lo haces tú? ¿Acaso lo conoces bien?
¿Sabes de veras qué siente, qué piensa, qué necesita...?
MARCELA: No voy a discutir eso contigo.
PAUL: ¡Pregúntaselo! ¿Por qué no lo haces? ¿Por qué no le preguntas quién soy yo
para él?
MARCELA: Basta... no quiero oír más.
PAUL: ¡Entonces, no me digas que yo le hago daño porque es mentira! ¡Nadie lo
entiende mejor que yo!
MARCELA: ¿Y quieres que lo grite? (Se pone de pie) Puedo abrir la puerta y gritarlo,
ahora mismo. (Alza la voz) ¡Paul Pflucker y mi marido son amantes!
PAUL: (Alarmado) ¡Cállate!

(MARCELA vuelve a sentarse. Mira a PAUL con serenidad.)

MARCELA: ¿Si es algo tan bueno, por qué no puede decirse en voz alta?
PAUL: (Melancólico) Yo quiero a Miguel. De veras, lo quiero.
MARCELA: Lo sé. Pero puedes destruir su vida.

(Silencio. PAUL parece muy contrariado. MARCELA lo observa, expectante. PAUL asiente
resignadamente.)

PAUL: No volveré a molestarte.


MARCELA: Te lo agradezco.
PAUL: No. No lo hagas. (PAUL se pone de pie y mira a MARCELA con firmeza)
Pero escúchame bien: si alguna vez él viniera a buscarme, no voy a
rechazarlo.

(MARCELA le sostiene la mirada desde su asiento.)

MARCELA: Eso no va a pasar. Buenos días.

(Se pone de pie y abandona la oficina.)

ESCENA 8

CASA DE CHARO - NOCHE

CHARO termina de guardar algunas cosas en un maletín. A sus pies, hay una maleta grande, ya
hecha. Toma un objeto, lo contempla con tristeza y lo guarda. Entra IGOR, con un vaso de whisky
en la mano. Observa a CHARO con forzada indiferencia.

IGOR: ¿A que no adivinas quién llamó hoy a la revista? (CHARO sigue guardando
sus cosas, como si no lo escuchara) Bernardo. Quiere que vaya a su casa el
fin de semana. También ha invitado a Miguel, ¡y hasta a Alberto! ¿No te
parece raro? No nos vemos hace siglos, y así de repente...
CHARO: ¿Es eso lo que más te preocupa? ¿La invitación de Bernardo?
IGOR: ¡No se puede ni hablar!

(Silencio. CHARO lo mira con un gesto de decepción y vuelve a lo suyo. IGOR sigue mirándola
desde cierta distancia.)

IGOR: Dijiste que no me ibas a hacer ninguna escena.


CHARO: No te preocupes, Igor. Me voy a ir bien calladita.
IGOR: ¿Estás resentida, o me parece?
CHARO: ¿Importa?
IGOR: Permíteme recordarte, Charo, que ésta ha sido una decisión enteramente
tuya. Si te vas, es porque así lo has querido... ¡y no esperes que ahora yo me
ponga a llorar!
CHARO: ¿Llorar, tú? (Sonríe con ironía) Eso sería demasiado humano.
IGOR: Por otro lado, reconozco tu derecho a hacer con tu vida lo que se te antoje.
Ése siempre fue nuestro trato: respetar la libertad del otro.
CHARO: Yo también cumplí. Nunca me opuse a que abandonaras la literatura para
dedicarte a alabar las virtudes de la chuleta.
IGOR: ¿Tú me acusas a mí de abandonar algo...? ¡Tú que estás huyendo, porque no
tienes el coraje de quedarte en tu país...!
CHARO: También se necesita coraje para irse. Y tú lo sabes mejor que nadie.

(CHARO cierra su maletín. IGOR queda pensativo, toma un trago. CHARO se acerca a él en
actitud más abierta.)

CHARO: No me voy de vacaciones a Miami. Voy a abrirme paso, a crecer... a


encontrar ese espacio que aquí ya no tengo. No estoy huyendo, Igor. Estoy
buscando algo.
IGOR: Es tu opción, no la mía.
CHARO: ¿Y cuál es la tuya? ¡Explícame!
IGOR: ¡Quedarme en mi país!
CHARO: ¿Para qué? ¿Para no publicar ni una página que valga la pena? (IGOR no
responde) Tú sabes por qué no quieres ir. No es amor al país. Es miedo a
quedarte sin pretextos para no escribir, ¡porque allá no te quedaría otra! Sé
honesto, Igor... ¿si éste país te inspira tanto, cómo es que hasta ahora no has
producido nada?
IGOR: Para tu información, mi querida Charo, Raymond Chandler publicó sus
relatos a los treinta y nueve años.
CHARO: (Ríe amargamente) ¡No me digas! Cada día se te achica la lista de
escritores. ¡Como ya no puede ser Faulkner ni García Márquez, me sales con
el tal Chandler, que te da diez años más de plazo!
IGOR: ¡Nunca creíste en mí!
CHARO: Sí. Creí.
(Silencio. Ambos quedan cabizbajos. CHARO se aproxima más. Hasta quedar frente a él.)

CHARO: ¿Por qué tienes que ser genial? ¿Importa tanto? (Breve pausa) Mira, si
quieres venir conmigo, todavía puedo...

(Suena el timbre.)

IGOR: (Muy indiferente) Ya están por ti. Te acompañaría al aeropuerto, pero...


prefiero que nos separemos aquí. Las despedidas son una mierda.

(CHARO asiente, herida, pero conteniéndose.)

CHARO: Como quieras.

(Coge sus maletas, echa una última mirada alrededor.)

CHARO: Adiós, Igor.

IGOR: (Le hace un gesto de despedida) Que tengas mucha suerte. Y escríbeme.

(CHARO sale. IGOR queda solo un momento. Se termina el whisky y se deja caer sobre un asiento.
Llora.)

ESCENA 9

CASA DE MIGUEL Y MARCELA - DÍA

MIGUEL está sentado con expresión muy seria. Entra MARCELA, algo agitada, con una bolsa
repleta de víveres.

MARCELA: ¡Uuufff...! No sabes lo que son las tiendas... ¡Todo el mundo peleándose los
víveres porque parece que se viene otro paquetazo! Doscientos por ciento en
un mes. ¡Y el dólar disparándose a quinientos intis! Yo no sé hasta cuándo
vamos a aguantar, si ya hay gente que no tiene ni para el pan...

(MIGUEL sólo le dirige una mirada adusta. MARCELA se enfría.)

MARCELA: ¿Pasa algo?


MIGUEL: Acabo de hablar con Paul.

(MARCELA deja la bolsa y lo encara con dureza.)

MARCELA: ¿Ah, sí? ¿Y qué te dijo?


MIGUEL: ¿Qué crees? (Pausa) No debiste hacer eso, Marcela.
MARCELA: Hay muchas cosas que tú tampoco debiste hacer. Pero las hiciste.
MIGUEL: ¿Por qué fuiste dónde él, si tu problema es conmigo?
MARCELA: Porque ya estoy harta de soportar esto como una imbécil. ¿Para qué voy a
hablar contigo? ¿Para que me vuelvas a llorar, para que me vuelvas a
prometer lo que nunca cumples?
MIGUEL: (Tratando de hacerse oír) Yo entiendo que tú...
MARCELA: (Alzando la voz) ¡Me cansé de esperar! Y si tú no tienes el valor de cortar
por lo sano, voy yo y lo hago.
MIGUEL: (Culposo) Tienes razón. Te he vuelto a fallar. Pero esta vez será diferente:
no voy a prometerte nada. Nunca más.
MARCELA: (Atónita) ¿Qué significa eso?
MIGUEL: Que hay cosas que no pueden prometerse.
MARCELA: (Indignada) Miguel... entonces, todo este tiempo... ¡me has estado
engañando!
MIGUEL: Me he estado engañando.
MARCELA: ¿Y qué quieres que haga ahora? ¿Que te dé el pésame?
MIGUEL: Por favor, baja la voz. El niño puede oír.
MARCELA: ¡Ahora te acuerdas de tu hijo! Y dime, ¿piensas en él cuando estás con Paul?
¿Te has puesto a pensar en las cosas que va a oír sobre su padre...?
MIGUEL: Si no haces un esfuerzo... si no tratas de entender lo que te estoy diciendo...

(MARCELA se queda pensativa, casi abrumada, en un rincón. MIGUEL se acerca a ella más
calmado.)

MIGUEL: Paul acaba de aceptar un puesto en Buenos Aires. Ya no lo verás.


MARCELA: ¿Y tú? ¿Lo vas a ver?
MIGUEL: No lo sé.
MARCELA: (Muy triste) Si alguien me hubiera dicho que todo iba a terminar así, no
hubiera tenido un hijo. ¿No piensas en Raulito?
MIGUEL: Raúl es mi hijo. Siempre lo voy a querer... lo mismo que a ti.
MARCELA: Demuéstralo. ¡Haz un sacrificio, por nosotros! (Se dirige a él, casi
suplicante) No eches todo a perder, Miguel... yo puedo tratar de entenderte.
Tal vez si... si empezáramos todo de nuevo... ¡yo sé que podemos ser felices,
estoy segura...!

(MIGUEL asiente con ternura.)

MIGUEL: Nada será posible mientras no me aceptes como soy.


MARCELA: (Impaciente) Pero, ¿te das cuenta de lo que me estás pidiendo? ¡Es
demasiado!
MIGUEL: ¿Por qué?
MARCELA: ¡Porque no puedes exigirme algo que no está en mi naturaleza!
MIGUEL: Tú tampoco.
(Ambos se miran las caras un instante. Luego se estrechan en un abrazo muy fuerte, llenos de
tristeza.)

ESCENA 10

CASA DE BERNARDO - NOCHE

BERNARDO, MIGUEL, ALBERTO e IGOR se divierten mirando e intercambiando viejas


fotografías. Sobre una mesita, hay vasos y botellas de cerveza y whisky.

MIGUEL: (Mostrándole una foto a Bernardo) ¿Te acuerdas de ésta?


BERNARDO: (Sonríe) ¡Claro! Tercero de media.
ALBERTO: ¡A ver, a ver...!
BERNARDO: Esto es en una práctica de Biología, con Burro Blanco.
ALBERTO: (Se ríe) ¡Burro Blanco... qué será de ese animal! ¿Seguirá enseñando?
IGOR: O se habrá muerto...
ALBERTO: ¡Un día, casi lo matamos! ¿Te acuerdas de esa última clase?
BERNARDO: (Remedando el tono autosuficiente de Burro Blanco) "¿Qué les pasa...
tienen algo contra mí, me odian? Sean más hombrecitos: ¿por qué no se
atreven a expresar su agresividad?" (Se ríe) ¡Todo picológico, el huevón...!
IGOR: Sí, superadísimo. (Lo imita a la perfección, ante las risas de los demás)
"Vamos, ¿qué esperan?, ¡Desahóguense, pues! (Mueve los brazos)
¡Desahóguense, desahóguense!"
ALBERTO: Y de pronto, ¡plooof! ¡Le cae una papa rellena en pleno saco!

(Los tres estallan en fuertes carcajadas.)

MIGUEL: (Con la voz ahogada por la risa) ¡Con mayonesa y todo...!


BERNARDO: ¡Ése fue el salvaje del Gino, que traía unas loncheras más poderosas...!
MIGUEL: Pobre Burro Blanco... ¡Creyó que nos íbamos a quedar calladitos!
ALBERTO: ¡El muy bestia no calculó que era el último día de clases… ya no nos podía
hacer nada!

(Siguen riéndose un buen rato. Poco a poco, van callándose.)

ALBERTO: Ayayay... qué época maravillosa, el colegio. Creo que nunca me he divertido
tanto en mi vida. No sé si a ustedes les pasará lo mismo, pero a mí, cada vez
que me acuerdo del colegio, me entra como una... una emoción...
MIGUEL: ¿Una tristeza?
ALBERTO: No tristeza, pero... (Reflexiona) ahora que lo dices, sí, es algo un poquito
triste.
IGOR: (Sombrío) Recordar es triste. Uno casi siempre descubre que lo que más le
gustaba ya no existe. (Seca su trago)
ALBERTO: ¡Que depre...! A mí sí me gusta recordar.
BERNARDO: (Complacido) Qué bueno, porque tengo algo que te va a hacer recordar más
todavía.
MIGUEL: ¿La sorpresa que nos dijiste?
ALBERTO: ¿Qué es... otra foto?
BERNARDO: Sí. Una foto de nuestras conciencias. De cómo éramos hace diez años.

(IGOR, ALBERTO y MIGUEL se miran, intrigados; BERNARDO sobreactúa su misterio. Saca de


su bolsillo un papelito viejo y amarillento. Lo desdobla.)

BERNARDO: Escuchen: (lee con voz solemne) "Los abajo firmantes, futuros profesionales
Alberto Pflucker, Bernardo Manrique, Igor Rada y Miguel Bermúdez, se
comprometen hoy, 8 de diciembre de 1978, a las diez y cincuenta y dos
horas de la noche..."
MIGUEL: (Emocionado) ¡El juramento!
BERNARDO: "...en obediencia a sus valores y principios, a hacer algo para que el Perú sea
un país más justo." Siguen nuestras firmas.

(ALBERTO y MIGUEL aplauden. Igor parece algo escéptico.)

ALBERTO: (Tomando el papel, emocionado) ¿De dónde lo sacaste?


BERNARDO: Lo encontré en la mudanza, metido en un libro. ¿No es precioso?
ALBERTO: ¡Una joya!
MIGUEL: ¡Yo lo redacté!
BERNARDO: (Señalando a Igor) Y tú me nombraste guardián del juramento.
IGOR: (Sirviéndose otro whisky) Puede ser. Uno hace tantas idioteces de
muchacho...
BERNARDO: ¿No te acuerdas? Dijiste que yo debía estar detrás de todos, para que nadie
traicione su compromiso.
IGOR: (Recordando) ¿Sí, no? (Mira a todos) Parece que no hiciste muy bien tu
trabajo.

(BERNARDO y MIGUEL parecen un poco desconcertados ante IGOR. Pero ya ALBERTO celebra
su ocurrencia riéndose.)

ALBERTO: ¡Este hombre sigue teniendo una lengua maldita!


MIGUEL: (Más serio) Atroz...

(Pequeña pausa. Todos parecen sumergidos en sus recuerdos.)

MIGUEL: (Serio, a IGOR) ¿De veras piensas eso?


IGOR: ¿Qué?
MIGUEL: Que fallamos.
IGOR: Bueno... míralo de este modo: el Perú está peor que antes, ¿no? Y aquí
estamos nosotros, bien sentados, mirando fotitos y tomando un trago.
ALBERTO: ¡Qué injusto! Las cosas no son así. Yo no me considero un fracaso. ¿Tú,
Miguel?

(MIGUEL vacila, pensativo.)

BERNARDO: ¡Por favor...! Yo los admiro. ¡En serio! Alberto, tú tienes un futuro increíble
en la televisión...
IGOR: (Por lo bajo)... en la política, sobre todo.
BERNARDO: (Ignorándolo)... y tú Miguel, ya estás enseñando en una universidad. Igor
tú... tú...

(BERNARDO vacila. IGOR fuerza una sonrisa.)

IGOR: Soy la gran promesa de las letras nacionales. Muchas gracias.


BERNARDO: ¡Pero vas a publicar, estoy seguro! Ustedes no pueden hablar de fracaso...
¡No tienen derecho! Porque si ustedes hubieran fallado, ¿qué me quedaría a
mí?
IGOR: Seguir poniendo vidrios.

(IGOR se toma un buen trago. Nadie se ríe.)

BERNARDO: (Algo apenado) Poner vidrios no es la vocación de nadie.


IGOR: Sí, la tuya. Siempre fuiste el más transparente de nosotros, Bernardito. (Se
ríe)
BERNARDO: Muy gracioso, cuadrúpedo.
MIGUEL: Pero, ¿qué hemos hecho, en verdad? ¿Qué... además de estudiar, trabajar,
casarnos, tener hijos...?
IGOR: ¿...separarnos...?
ALBERTO: ¡Huy, no! ¡Esto ya es para llorar! Un poco de lucidez, por favor. Los años
cambian a la gente. Esto no es bueno ni malo: simplemente es así. Nosotros
tuvimos ciertos ideales cuando éramos más jóvenes. ¡Algo normal, es una
etapa de la vida! Creímos en algo, luchamos por algo, pusimos todo nuestro
empeño en hacerlo realidad. Pero el tiempo pasa, el mundo evoluciona y
llega el momento de dejarle la posta a los más jóvenes.
MIGUEL: (Burlón) ¿Eso somos...? ¿Unos jubilados de la revolución?
IGOR: ¡Qué interesante lo que estoy oyendo! Así que los ideales de cambio son una
cosa de la adolescencia, algo así como la música disco o el acné. Ya hasta
me dieron ganas de ir al baño. (Se pone de pie)
BERNARDO: Al fondo del dormitorio.

(Sale IGOR.)
ALBERTO: ¡No pues, no me entienden...! Lo importante no es lo que uno hace, sino lo
que uno es.
MIGUEL: ¿Puedes separar las dos cosas?
ALBERTO: Un ejemplo: supón que mis ideas y las tuyas sean opuestas. Tú te has metido
a la ultraizquierda y yo soy un senador liberal. Podemos discutir,
enfrentarnos... ¡pero, en el fondo de nuestro corazón, somos amigos! Porque
hay muchas cosas que nos unen: recuerdos, conversaciones, experiencias...
¡todo un pasado! Y no me importa lo que hagas con tu vida: tu amistad es lo
más valioso para mí, y eso nada lo podrá cambiar.
MIGUEL: (Melancólico) Parece mentira...
BERNARDO: ¿Qué?
MIGUEL: Que ya tengamos que mirar fotos para recordar quiénes éramos.
ALBERTO: ¡Qué melodramático! Bueno, ¡salud! Antes de que Igor se acabe todo el
trago.

(IGOR regresa. Trae un arete en la mano. Lo deja sobre la mesa.)

IGOR: Casi piso esto en tu dormitorio. Debe ser de alguna amiguita tuya.
BERNARDO: (Algo corto) Ah, sí... gracias.

(BERNARDO va a recogerlo de la mesa, pero ALBERTO se le adelanta.)

ALBERTO: (Haciendo memoria) Yo he visto este arete antes. ¿La conozco?


BERNARDO: No lo creo. ¿Me permites?

(ALBERTO se lo alcanza, pero antes de que BERNARDO pueda tomarlo, lo retira súbitamente.)

ALBERTO: ¿De quién es?


BERNARDO: (Sonriendo nerviosamente) Ya te dije, de una amiga...
ALBERTO: No. No me dijiste nada. ¿Cómo se llama?
MIGUEL: Ay, Alberto, no seas pesado.
ALBERTO: (Poniéndose de pie) Te he preguntado cómo se llama.
IGOR: (Sorprendido) ¿Qué tienes, ah?
ALBERTO: (Mostrándole el arete) Esto es de Claudia, ¿no?
MIGUEL: Oye, debe haber muchos aretes iguales...
ALBERTO: (Alzando la voz) Estoy hablando con él. Es de ella, ¿sí o no?

(Silencio muy tenso. Todos miran expectantes a BERNARDO.)

BERNARDO: (Muy serio) Sí.


ALBERTO: ¿Y puedes explicarme qué carajo hace un arete de mi mujer en tu
dormitorio?
IGOR: (Entre furioso y arrepentido) ¡Mierda, siempre yo...!
BERNARDO: Te lo voy a explicar si te calmas un poco.
ALBERTO: Así que eras tú... ¡tú, nada menos! Y encima tienes el descaro de invitarme
aquí mismo, como si nada...
MIGUEL: Alberto, primero escúchalo, y después...
ALBERTO: ¿Qué me va a decir? A ver... ¿desde cuándo te tiras a mi mujer?
BERNARDO: Claudia ya no es tu mujer. Y deberías mostrar más respeto cuando hables de
ella.
ALBERTO: ¿Respeto? ¿Tú me exiges respeto...?

(ALBERTO se abalanza descontrolado sobre BERNARDO y logra atinarle un manazo que lo


arroja por el suelo. MIGUEL e IGOR lo sujetan entre gritos desordenados.)

IGOR: ¡Alberto! ¿Estás loco?


MIGUEL: ¡Cálmate, hombre...! ¿Qué es esto...?

(ALBERTO se contiene, jadeante. Mira a BERNARDO, todavía en el suelo. La rabia desaparece de


su expresión: ahora luce triste.)

ALBERTO: (Amargamente) Gran amigo...

(Se da media vuelta, recoge su saco y sale. MIGUEL ayuda a BERNARDO a levantarse.)

MIGUEL: ¿Estás bien?


BERNARDO: (Sobándose el pómulo) No fue nada. En serio.

(Los tres se sientas y permanecen un momento en silencio, incómodos, sin saber qué decirse.)

IGOR: ¿Me pasas las de allá?


MIGUEL: ¿Cómo?
IGOR: Las de la universidad. Todavía no las he visto.
MIGUEL: Ah. (Le pasa un grupo de fotos)
IGOR: (Alcanzándole otras) Míralas.

(Los tres vuelven a mirar e intercambiar fotos. MIGUEL sonríe ante una. Se la muestra a
BERNARDO.)

MIGUEL: ¿Te acuerdas de ésta?


BERNARDO: (Sonríe melancólicamente) Claro. La fiesta de promoción.

ESCENA 11

FIESTA - NOCHE

Se repite exactamente la secuencia de imágenes que resume el desarrollo de la fiesta de


promoción, en el mismo orden y al mismo ritmo que en el primer acto, sobre el tema “Holiday” de
los Bee Gees. Las parejas bailan, se intercambian, juegan entre ellas. Los gestos y actitudes de
cada personaje son significativos, nos revelan sus conflictos personales. CLAUDIA coquetea con
ALBERTO, frente a la mirada inocente de BERNARDO; PAUL baila con NANY sin dejar de mirar
a MIGUEL; NANY no le quita los ojos de encima a Bernardo; MARCELA goza bailando mientras
CHARO pierde el ritmo. Sigue la música. Las cuatro parejas están en la entrada de la casa de
Igor, llamando a la puerta con insistencia. Una luz se enciende y aparece IGOR, despeinado y con
mala cara; viste una pijama estampada (con animalitos o algo así), va a la puerta. La acción se
congela. Sigue la música. Telón.

Intereses relacionados