Está en la página 1de 2

PARTE 1: LA IMPORTANCIA DE LOS PRINCIPIOS

Creo que tener principios que funcionan es esencial para conseguir lo que queremos de la vida.

También creo que para entendernos, debemos entender nuestros propios principios.

Por eso creo que tenemos que hablar de ellos.

Comenzaremos examinando las siguientes preguntas:

¿Qué son los principios?

¿Por qué son importantes los principios?

¿De dónde vienen los principios?

¿Tienes tus propios principios vitales? ¿Cuáles son?

¿Cómo crees que funcionan y por qué?

Responde a todas las preguntas con total sinceridad, sin preocuparte por lo que yo o los demás
podamos pensar.

Esa sinceridad te permitirá estar cómodo viviendo con tus propios principios, y juzgarte a tí mismo
por la forma en que vives tu vida de acuerdo con ellos.

Si no has pensado mucho en tus propios principios, no te preocupes.

Llegaremos juntos, si mantenemos la mente abierta.

¿Qué son los principios?


Tus valores son lo que consideras importante, literalmente lo que realmente “valoras”.

Los principios son los que le permiten vivir una vida coherente con esos valores.

Los principios conectan tus valores a tus acciones.

Son balizas que guían tus acciones y te ayudan a lidiar con la realidad.

Cuando te enfrentas a circunstancias o decisiones difíciles, tus principios es a los que te aferras para
hacerlas frente.

¿Por qué son importantes los principios?


Todas las personas exitosas siguen unos principios que les ayudan a tener éxito.

Sin principios, te verías obligado a reaccionar ante las circunstancias sin tener en cuenta lo que más
valoras.

No sabrías cómo tomar decisiones para conseguir lo que quieres.


Esto te impediría aprovechar al máximo tu vida.

Si bien vivir sin principios es malo para las personas, es aún peor para grupos de individuos (como
las empresas), ya que lleva a las personas a chocar al azar entre sí, originándose conflictos, y sin
llegar a entender sus propios valores, ni cómo comportarse para ser coherente con esos valores.

¿De dónde vienen los principios?


A veces forjamos nuestros propios principios y a veces aceptamos los principios de otros, o nos
adherimos a un conjunto de principios holísticos, como la religión y los sistemas legales.

Aunque no es necesariamente malo utilizar los principios de otros, la adopción de principios pre-
empaquetados sin reflexionar sobre ellos te expone al riesgo de inconsistencia con tus verdaderos
valores.

La adhesión a principios incompatibles puede conducir a un conflicto entre tus valores y tus
acciones, como el hipócrita que afirma ser de una religión pero se comporta en contra de sus
enseñanzas.

Tus principios deben reflejar los valores en los que realmente crees.

¿Tienes tus propios principios vitales? ¿Cuáles son?


Tus principios determinarán tus estándares de comportamiento.

Cuando entras en relaciones con otras personas, tú y tus principios determinarán cómo interactúas
con ellos.

Las personas que comparten valores y principios se llevan bien.

Las personas que no lo hacen sufrirán por malentendidos constantes y conflictos entre sí.

Con demasiada frecuencia, en las relaciones, los principios de las personas no están claros.

Piensa en las personas con tienes más cerca.

¿Sus valores están alineados con los tuyos?

¿Qué es lo que valoras más profundamente?

También podría gustarte