Está en la página 1de 67

ERASE UNA

VEZ
MATEO….
Esta es la historia de Natalia... una adolescente completamente normal,
llena de sueños, miedos, metas y con el corazón roto...
Pero su vida cambia un poquito cuando Mateo llega a ella de pura
casualidad...
Mateo es un muchacho completamente especial pero Natalia no sabe
porque... simplemente todo se torna maravilloso cuando se trata de él
pero a pesar de ello no queda excento del mal de amores.

Ambos son completamente distintos, y sólo una cosa va a unirlos... a


ambos les rompieron el corazón.
Érase una vez Mateo aborda una relación por la que todo adolescente
pasa alguna vez en esa confusa etapa.
Lloras y sufres por alguien que te rompió el corazón, pero de pronto este
muchacho maravilloso aparece haciéndote creer que las cosas
pudieran cambiar para ti. Y niegas porque crees que no haz superado a
la persona anterior pero terminas cayendo perdida ante él para vivir
maravillosos momentos a su lado y al fin sentirte amada y feliz...
Pero te das cuenta de que todos esos "y fueron felices por siempre" son
temporales...
CAPITULO 1
Era martes cuando él me dejó. .. Juro que en el momento no lo podía creer, me
preguntaba miles de cosas, acaso hice algo malo? Dije algo que no le gustó?
Porque de pronto decidió que lo nuestro no iba a funcionar y porque no me dio la
oportunidad de defender este amor que tenía por él. ..

¿Alguna vez han soñado que se caen? Se siente un hueco en el pecho pero luego
despiertas agitado y aliviado al darte cuenta que era sólo eso, un sueño. Bueno,
algo así me estaba pasando pero yo no podía despertarme... mi mundo entero se
estaba derrumbando en pedazos. ¿Qué iba a hacer ahora? Todos mis amigos
fueron sus amigos primero, compartíamos clase, asiento, si casillero estaba al lado
del mío y siempre comíamos en el mismo lugar con nuestros amigos (que
compartíamos) ahora que iba a hacer?
Fingir que no me importaba era difícil, Luis era mi mundo entero... era el amor de
mi vida y se me fue así como si yo fuese tan fácil de olvidar...
Es acaso que a él no le importaba?

Cuando Susana y Carla (mis amigas, también amigas de él) se enteraron no lo


podían creer "eran la pareja perfecta, ¿que pasó?" Se preguntaban... estábamos en
las mismas, ninguna de las 3 sabíamos que bicho le había picado.

- tal vez se enamoró de otra chava - dijo Carla muy relaja


- pero si Luis la adoraba... en serio que aún no me la creo... y si sólo fue una etapa?
Tal vez te pida que regresen luego - me daba ánimos Susana
- la verdad que yo no creo, ambas sabemos que cuando a Luis se le mete algo a la
cabeza de ahí no lo sacas... además Natalia, lo conocía muy poquito... apenas
tenían 1 año dé relación - decía Carla, aunque para mi 1 año era bastante. Ella lo
conocía desde 1 grado de secundaria tenian 12 cuando se hicieron amigos

Discutían entre ellas, sentadas en los lavamanos de aquel baño mugroso de la


preparatoria, mientras yo me hacía chiquita en el toilet... es que salir del baño de
mujeres era terrorífico para mi en esos momentos donde la ruptura era tan
reciente... en cualquier lado podría toparmelo y ya tenía suficiente con estar sentada
a su lado todas las clases...

- mejor que lo superes nena, no dejes que te consuma... además lo de ustedes obvio
no era amor

En ese momento no entendía porque Carla decía cosas tan feas... una semana
después cuando se corrió el rumor de que ahora ella y Luis eran novios, todo cobró
sentido... si ya me sentía destruida eso terminó de aniquilarme...

Pasaron fácil dos meses, dos meses donde no hablé con nadie ni comía casi nada,
y lloraba todas las noches al ver nuestras fotos...
Mi mamá decía que me estaba matando yo solita pero es que ella no entendía... yo
no quería seguir así, pero no sabía como salir de aquel agujero en el que Luis me
había metido...

Como superas que alguien te rompa el corazón?


CAPITULO 2
Se aprende a vivir con ello... me dijeron por ahí.
Estaba haciendo en serio mi máximo esfuerzo para lograrlo, para acostumbrarme a
la idea de mi nueva vida sin él. ..

Pero cada que hacía un avance mi mente me traicionaba y me hacía recordar


momentos a su lado...

"-por siempre y para siempre bebé -" decía todo el tiempo al abrazarme... donde
quedaron esas palabras? Porque las olvidó?
Ojalá pudiese contarme su secreto, porque en verdad necesito saber la clave para
borrar todo un futuro juntos en menos de 3 meses...

Cuando pasaron los 3 meses exactos la herida ya no dolía tanto. El verlo a diario
aún era algo difícil para mi pero tenía que aceptar que mi vida tenía que seguir... No
me podía atascar a los 17 años por un muchacho que me juraba amor eterno y que
me boto al día siguiente...

- hay un nuevo centro comercial en el southMerryland. Vamos? - decía Susana para


el resto del grupo. Estábamos sentados como siempre a la hora en que casi abrían
las puertas para dejarnos ir. Éramos los "populares" de la escuela así que el mejor
lugar para esperar era nuestro. Una mesa muy amplia junto a la puerta. Supongo
que esos privilegios que hacían que la gente me notará, el ser parte del grupo
"genial " también me ayudaron al no hundirme del todo... aunque eso significará ver
a Luis más a menudo.
- no se si sea buena idea ir todos - dijo el descarado Luis que estaba sentado junto
a Carla, su novia 《usurpadora 》
- porque no? - por primera vez en esos tres meses me atreví a dirigirle la palabra.
- bueno... todos sabemos nuestra situación. No se si sea adecuado salir juntos Natty
- la sangre me hervio. Ahora se preocupaba porque me sintiese mal? Después de
meses sin comer? Después de llorar y querer llamarlo por noches enteras?! Ahora
"no sabía si era buena idea "?!

Estaba a punto de golpearlo... Pero eso no resolvería nada. Por primera vez tomé
la decisión correcta sin pensar en si me afectaría después.

- no te preocupes mas por mi Luisito - dije con obvia irritación levantándome de la


mesa. Todos me miraron - ya no soy asunto tuyo.

Tome mi mochila y a pasos largos me marché de ahí. Sabía que lo estaba dejando
todo atrás.Hice lo que todo ese tiempo había temido... me quedé sola.

Ninguno de mis amigos me buscó más, ninguno me envío siquiera un mensaje dé


texto. Dejaron claro de que lado estaban... No del mío.

- la cagaste - me dije a mi misma golpeando mi cabeza contra la puerta de uno de


los sanitarios, que lucían más sucios de lo normal

- pues si... generalmente a eso vienes al baño - me contestó una voz masculina que
venía del interior del baño que había golpeado.

Me sorprendí demasiado... me cubri la boca y di algunos pasos hacia atrás


topandome con los lavamanos. Voltee hacia todos lados. Era el baño de hombres.
《Mierda》

Antes de poder salir corriendo la puerta se abrió y un muchacho de mirada astuta


me analizó detenidamente. Apostaba que esparciria el rumor de que "Natalia no
pudo más y se volvió loca ... o lesbiana"

- por suerte para ti acababa de entrar. Sino esto habría sido vergonzoso para ambos
- tenía una voz burlona pero muy masculina.
- he?
- a ningún hombre le gusta que las chicas huelan sus cosas jaja pero dime que
haces en un santuario de machos? No me digas que tienes problemas de identidad?
- seguía ahí parado recargado contra la puerta, mirándome con aquellos ojos
marrón y audaces.
- que? No! Fue un error... yo sólo quería un lugar para estar tranquila
- ya entiendo y el baño de mujeres es un lugar de Urracas chismosas no? Creo que
ya capto. .. - en serio parecía que se burlaba de mi .
- agh. .. No tengo porque tolerar esto - me disponía a caminar a la salida cuando
escuché su voz...

- Natalia! - era Luis... que hacía buscandome? Me Apure a entrar de nuevo al baño
de hombres... me asusté pues me había visto por el rabillo del ojo...
- entonces creo que tu eres Natalia no? - el chico seguía parado en el mismo lugar
y seguía hablando con una voz burlona e insoportable.

Me asomé un momento ignorandolo. Cuando vi que Luis se dirigía al baño mi mente


se puso en blanco. Tenía miedo. No quería verlo y llorar. Que iba a pensar de mi
ahora?
Cerré los ojos esperando a que el impacto me matara y simplemente mandarlo todo
a la mierda.
Pero un jalón en el brazo me hizo abrirlos. Aquel chico al que no conocía me había
llevado a uno de los baños y cerró la puerta con cuidado... porque me ayudaba?
Estaba demasiado cerca... podía oír sus latidos...
- me llamo Mateo por cierto - susurro con voz divertida.

Y ahí comenzó un... Érase una vez... Pero aún no me daba cuenta.
CAPITULO 3
la vida te da sorpresas que en serio te toman desprevenido, ese es el punto no?
la cosa es que tu estas esperando a que algo pase, algo que quieres y sigues y
sigues esperando por ello, aunque se te vaya la vida en el proceso.
y a veces suceden cosas que no querias y que para nada esperabas, pero claro que
te cambian el panorama y resulta que no pudo ocurrir nada mejor,igual va a doler
porque la vida es una maldita perra que goza con el sufrimiento ajeno, pero no te
arrepientes de nada, porque esta vez es el dolor correcto, algo así ocurrio con
Mateo.

- me llamo Mateo por cierto...-


- estas loco?! que pasa si algun maestro nos encuentra? - estaba tan nerviosa,
jamas havia estado tan cerca de otro muchacho que no fuera Luis
- y que pasa si él nos encuentra? - se refería a luis quien havia entrado al baño ya.
me quede callada

- Natalia, estas aqui? - dijo en voz alta - juraría que la vi aqui... pero... - eso lo decía
en susurros, aun asi lo podia escuchar pues estaba metida en el baño frente a él. -
tengo tu lapiz Natty, se te olvido... - dijo en alto, como intentando hacerme salir <<
un lapiz?! en serio? me siguio para devolverme un lapiz? que romantico luis>> - hay
alguien aqui?
- que amable viejo, si quieres dejame el lapiz aqui que se acabo el papel - dijo Mateo
en voz alta burlandose

luis no dijo nada, solo oimos sus pasos saliendo del baño, esperamos unos minutos,
los cuales pasaron eternos ahi tan apretada con aquel muchacho. ¿porque se
preocupaba por mi? <<no digas tonterias Natalia, es una persona amable, solo
quiere hacerte un favor... por eso estas sola, no todo gira a tu alrededor>>

- pues yo creo que ya - abrio la puerta del baño y salió, <<libre al fin>>
- gracias - salí tras el acomodando mi falda, asegurandome que no me fuese a ver
toda desarreglada al salir del baño, y si alguien me veía ¿que iba a pensar?
- me debes una Natty - se asomo por la puerta, miraba a todos lados <<Natty? que
se cree?>> - la buena noticia es que no hay nadie ya en la escuela, asi que puedes
salir jaja
- no hay nadie?! y si cerraron la puerta de entrada? - salí corriendo para comprobar
sus palabras
- no cierran la puerta hasta que cierran los baños, asi que pierde cuidado preciosa
- comenzo a caminar hacie los salones de clases
- a donde vas?
- tengo un atajo, para salir mas rapido. vienes? - sonrió

Congele ese momento por unos segundos, me gusta recordarlo así, con esa sonrisa
que me hacía pensar que él tenía la respuesta a todo; con esa mirada que parecía
tan sagaz, como si todo lo tuviera bajo control y su manera de llevarse tan
despreocupado... el mundo le pertenecía de cierto modo. en ese momento no
comprendí que esa era la razon por la que lo segui... y no iba a poder dejar de
hacerlo ya nunca mas, Mateo supo como guiarme cada segundo aun cuando
ninguno de los dos se daba cuenta.
caminamos en silencio hasta la salida de la escuela, él tenía razón, seguía abierta.
mientras ibamos avanzando me di el tiempo de observarlo, su piel era morena clara,
su cabello era negro caoba y siempre estaba despeinado, sus ojos eran color miel,
y tenía cejas gruesas. era alto,1.80 al menos, y sus manos eran grandes y
masculinas... sería un superior? estaría por graduarse? tendría novia? (la cara me
explotó en rojo cuando pense eso y él lo notó)
- estas bien? - se detuvo un segundo - te estas ahogando? necesitas un medico?
- no,no,no... estoy bien, no es nada... gracias - me di cuenta que estabamos ya
afuera de la escuela <<como es que te embobaste tanto Natalia?! no empieces por
favor>>
- bueno entonces aqui nos separamos - me dio un brinquito el corazon - nos
veremos luego, que aun me debes una - comenzo a caminar por su parte }

lo mire alejarse un segundo, que quería? que pensaba? que me iba a mirar a los
ojos y enamorarse de mi y quedariamos de tomar algo y entonces hablariamos toda
la tarde de cosas que nos gustan y descubriríamos que tenemos mucho en comun
y entonces comenzariamos una gran amistad en la que él siempre buscaría
protegerme asi como lo hizo la primera vez, saldríamos a pasear seguido y
viviríamos aventuras personales y la gente nos vería y diría que hacemos una
hermosa pareja? y luego nos daríamos cuenta de que era verdad y que ya no nos
vemos como amigos nada mas y entonces una noche de luna llena mientras salimos
a ver las luces de la ciudad como lo hacemos cada fin de semana me miraría
fijamente y me pediría que fueramos novios y yo aceptaría y nos daríamos nuestro
primer beso de amor verdadero y seríamos felices por siempre y para siempre
viviendo en la granja de sus padres criando a dos hermosos niños que sean igualitos
a él y ponerles Mateo jr y Matias y... <<BASTA Natalia, te estas oyendo?>>
desperte de mi sueño, él aun caminaba... iba mas lejos.

- Mateo! - grite sin saber porque <<que haces?!>>


- si? - volteo
- gracias! - solo dije eso, y tome el camino contrario hacia mi casa. <<por eso estas
sola Natalia>>

el camino a casa no fue tan largo como en los ultimos 3 meses, en los que me la
pasaba recordando cuando Luis me acompañaba de la mano, si lo recorde pero no
me hizo sentir triste. me concentre en notar que muchas cosas habían cambiado en
el camino; al fin la señora Pettrosky logró que pusieran una señal de alto en la curba,
segun ella era muy peligroso aunque nunca pasaban muchos carros, recuerdo que
antes de que luis se hubiese ido de mi vida la señora Pettrosky estaba juntando
firmas, me alegro de que lo lograra; el señor Sandler tambien había hecho cambios,
su jardín lucía precioso y su casa era de un color distinto, tres meses atras con la
muerte de su hermano el señor Sandler se había deprimido y nadie lo veía salir de
su casa... supongo que tres meses es lo que te toma superar una perdida, no del
todo pero lo suficiente para comenzar a darte cuenta de que no puedes vivir de su
ausencia, hay que recordar con cariño y seguir adelante; había un auto deportivo
afuera de la casa de Andrea Hemmilton, será que al fin logró enganchar a su jefe?
o eso es lo que todos hablaban, bien por ella; James Mcartney jugaba en su jardin
con su hermanita Pevees, estaban mas grandes, ¿cuanto puede cecer un niño en
3 meses? muchisimo.

me alegre muchisimo al comenzar a pensar en esas cosas en lugar de pensar en


luis... al fin me sentia feliz, entretenida...
esa tarde al llegar a casa comi muchisimo, Mamá decía que el apetito que estaba
reprimiendo al fin se había liberado y acabaría con su cocina, todos nos reimos
mucho hoy, mi papá me abrazo fuerte y me aviso que mi hermano había conseguido
el primer lugar en su feria de ciecias, felicite al pequeño y muy inteligente Timoty, le
dije a mi hermana Nancy que se veía bonita. hoy todo fue muy tranquilo para mi
corazón. me pregunto si Mateo o nuestro encuentro tendría algo que ver con ello.

esa noche dormí tranquila, aun sabiendo que al día siguiente en clases no tendría
amigos...

- ya verás que hacer, siempre hay mas gente en el mundo - me dije a mi misma de
consuelo mientras abrazaba a mi gato. Peluso se asusto y huyo de mi - siempre hay
mas gente...
CAPITULO 4
mientras puedas soñarlo, puedes lograrlo.
o algo así, lo dijo disney, creo...

cuando llego el día siguiente sentí como si todo lo que había pasado hubiese sido
un sueño, com si esos ultimos 3 meses solo se hubieran quedado en mi cabeza,
me sentía como si nada, feliz y esperando ansiosa clases... hacía mucho que no
me sentía de esa manera. me gustó.

tome mi uniforme limpio, ese día tocaba deportes asi que nos tenían permitido asistir
todo el día con ese uniforme. doble el pantalon un poco hasta que me quedase a
los tobillos, mi camisa polo con el logo de la escuela, la sudadera abierta y recogi
mi cabello en una cola de caballo. así me fui directo al colegio. me despedí de mi
familia sin tomar el desayuno pues iba tarde, recuerdo que mi mamá me abrazo muy
fuerte antes de salir y me dio un beso en la mejilla.

camino al colegio mi musica favorita clamaba mis pensamientos y temores, a quien


le hablaría ahora? ya no tenía amigos...
no quería que esos pensamientos derrumbaran la felicidad que estaba sintiendo así
que decidí ignorarlos, iba a hacer como si fuese mi primer día de clases, cuando no
conoces a nadie y es hora de hacer amigos nuevos, con la unica diferencia de que
ahora todos ya tenían sus grupos y era muy dificil encajar en alguno. me iba a
esforzar.

los pasillos de la escuela estaban llenos de estudiantes despreocupados, quería ser


así alguna vez aun que fuese solo un segundo, de alguna forma algo dentro de mi
tenía fe de que ese día iba a ser el primero de algo mu bueno, no me equivocaba.

- cuidado!! - esuche un grito, y cuando voltee a ver que había ocurrido un balon
golpeo mi cabeza tan fuerte como la vida se había empeñado en destruirme.
había sido el grupo de Luis, jugaban a la pelota afuera de nuestro salon, y la
lindisima de carla la había lanzado mal (supongo que no le había bastado con
robarme al novio o la vida, sino que también quería lastimarme)

estaba tirada en el suelo tratando de procesar la informacion, esa caida afuera del
salon era mas o menos una humillacion no? todos habían visto, no? ahora, soy la
ex del novio de quien me golpeo, verdad? esa no es una ecuacion para una vida
escolar miserable y marcada por las burlas? si, creo que si... y que iba a hacer?
levantarme sola, decirles algo? esperar a que me ayudaran? nadie iba a hacerlo
pero podría esperar... que haría? (si, soy alguien que piensa mucho que hacer antes
de hacerlo, eso me había costado bastantes burlas, porque me suelo quedar tirada
como tarada viendo a la nada, justo como en ese momento)
- cuantas veces tenemos que repetirlo niños, si van a jugar pelota que no sea cerca
de otras personas porque puede suceder este tipo de accidentes - su voz me sacó
de pensamientos, sería posible? - y que mas aprendimos hoy? - tomó mi brazo y
me ayudo a levantarme - siempre estar atenta al camino, verdad Natty? - era él, que
hacía ahi?! es decir, estaba feliz de que me ayudara de nuevo, pero me asustaba
un poco, como supo que estaba en aprietos? era una especie de superheroe?
- si, lo siento... - me limite a contestar, recuperando la postura, aun algo asombrada
sin terminar de captar que estaba pasando

- se puede saber quien eres tu? - se acerco Luis, con mirada desafiante. era
gracioso pues lo miraba hacia arriba, Mateo era mas alto, pero eso no evitaba a que
Luis quisiese defender su lugar como macho alfa.
- Mateo Amaral, mucho gusto - estrecho su mano con una gran y descarada sonrisa
- nuevo en la escuela y creo que igual nuevo compañero de clases.

lo mire sorprendida, nuevo? iba a estar en nuestra clase? era un sueño o una
pesadilla?
ahora si estaba fuera de mi.

- es broma? - pregunté sin pensarlo mucho


- no me gusta bromear mucho, jaja, pero pues no, no es broma bonita. además me
alegra compartir salón, tu me debes una - alboroto mi cabello y entró al salon sin
mas

me quede parada como tonta unos 5 segundos al igual que los otros, no sabíamos
que acababa de pasar, y luego lo seguí...
estaba sentado justo frente a mi aciento, y eso de alguna manera me hacía querer
brincar de alegria, ya al menos tendria con quien hablar, con quien dicimular que
estaba sola...

camine dudosa a mi lugar, iba a hablarle ahora? esperaría a que él me hablara a


mi?
<<porque piensas tanto las cosas natalia?>>

- no tengo idea en que tema van, me ayudas? y entonces estaremos a mano - volteo,
me asuste. - jajaja que rara eres Natalia
- perdon, es que estaba pensando. y claro que te ayudo, asi ya no te deberé nada.
- aaaa - alzo una ceja - estaremos a mano con lo del baño, ahora me debes una por
lo que acaba de pasar, sigues en deuda y mientras mas tenga que salvarte de
situaciones vergonzosas mas me vas a deber, ahora comencemos con lo basico,
quienes eran ellos?
- ah? - la pregunta me parecio fuera de lugar
- quiero estar al corriente de todo lo que ocurre en este salon de clases, casi que ni
se note que soy nuevo. si no es mucha molestia claro. - observo a todos en el salon,
mientras estaban en sus cosas... me gustó esa mirada suya, analitica, esa sonrisa
tan aprovechada. en ese momento, el Mateo de ahí me gusto.
- que podría decirte? los chicos de afuera son los populares, Luis y Carla son pareja
y se conocen desde hace muchisimo tiempo, susana y Carlos son hermanos,
German es amigo de Luis desde que son chicos, y pues son crueles y juzgan todo
lo que sea diferente, les gusta sentirse superiores al resto porque son todos muy
guapos y tienen dinero, encajan en todos lados... - me quede callada un momento -
el grupito de adelante son los mas listos, ana, jorge, valeria y perla, para ellos sacar
9 es como haberle fallado a la vida jaja. los que estan detras son como los raritos,
Carolina, Paul, Jessica, les gusta hablar de todo lo que se te imagine pero en chino
o japones
- otacus - respondió Mateo
- algo así, luego estan las bonitas Melanie, Emilie, Monsterrat, Melina, Ailyn,
Marelene y Claudia; los que estan por aca a un lado son los que el profesor recuerda
siempre por sus maldades, saul, enrique, oscar y pedro y luego estan los que tienen
su personalidad toda politica y tienen su opinion de todo Esteban, Sandra, Jose y
Juan. Eso es practicamente todo. - termine mi exposicion, mientras pensaba con
cual de todos esos grupos terminaría encajando yo... honestamente no me veía en
ninguno de ellos.
- y donde vas tu? - Mateo hizo la pregunta.
- aun intento averiguar eso... - me asome por la ventana, mi lugar estaba al final
junto a la gran ventana. - tu enserio eres nuevo? creí que eras mayor.
- lo soy, cumplire 19 pronto, pero claro que no iba a decirles eso a los populares,
aun que me da lo mismo no pienso comenzar asi... no soy completamente nuevo,
estudie aqui antes pero luego deje la escuela el año pasado y la estoy retomando.
- y que hacías ayer aqui?
- estaba viendo las instalaciones, inscribiendome. recien termine el tramite cuando
te encontre perdida en el baño. por cierto, porque Luis te buscaba?
- solía ser su novia... - me dolía hablar de ello, pero ya no tanto
- ya veooo - parecía que hizo un descubrimiento - entonces por eso la novia te
golpeo, aun hay sentimientos, esto parece una novela escrita por una adolescente
jajaj
- de que hablas?
- así que eras parte de los populares, eras una de las reinas de la escuela porque
el rey era tu novio, y eso te hacía sentir importante no es así? ahora que eso se
acabo estas sufriendo una crisis de identidad... eso me suena tan conmovedor...
llorare - parecía burlarse
- y tu que? porque dejaste la escuela? no tienes amigos tampoco?
- yo no tengo amigos preciosa... yo tengo familia. - decía con una sonrisa
triunfadora, mirando a la puerta
- ah? - mire a la misma direccion a la que él.
al salon entraba un grupo de personas que parecía de otro planeta, venían
sumergidos en su propia platica, al caminar parecían volar... eran todo lo que yo
aspiraba ser. no solo yo los miraba asombrada, todo el grupo lo hacía, Luis y sus
amigos habían entrado detras de ellos asombrados. cuanto movimiento en un solo
día...
había dos chicas con cabello largo, una rubia y una pelirroja, nunca había visto que
el uniforme le quedase tan bien a alguien como a esas dos, detras de ellas un chico
con cabello rizado y bien parecido, con una sonrisa bellisima. todos miraron a mi
direccion y sonrerion saludando, era un sueño? la vida? dios? me habían escuchado
y me habian envido un ejercito de gente cool para no sentirme sola?
no cabía alguna duda... eso no era cosa de casualidad. se acercaron y tomaron los
acientos a nuestro alrededor. una de las chicas se sento junto a mi, la otra tomo el
asiento detras de mi, y el muchacho se sento junto a Mateo. que era todo eso?
como siempre me quede como boba escuchandolos.

- Mati, porque te adelantaste? era tan malo ir a nuestro ritmo? - lo regaño la chica
detras de mi
- pues perdon, el chisme no es lo mio - se excuso mateo
- jajaja chisme? claro, habla quien no hace mas que hablar de politica - se burlaba
la chica junto a mi
- basta basta, no den mala impresion en nuestro primer día de clases muchachitos.
- los regañaba el chico de cabello rizado - oye mateo, quien es la de mirada
atemorizante? amiga tuya?

entre en cuenta que ahora me veían a mi. explote en un color rojo y ahora todos se
reían.

- no sientas pena preciosa, ellos son mis "amigos", muchachos, les presento a
Natalia, la chica de la que les conte ayer - me introdujo Mateo
- la del baño? - se burlaba la chica a mi lado
- les contaste?! - me sentí aun mas apenada.
- solo un poquito, no te sientas apenada linda, quien no a estado en un baño de
hombres? - me consolo la chica junto a mi - muchisimo gusto, me llamo Catalina -
estrecho mi mano
- ella vive en los baños de hombres, asi que ya no te sientas mal, lo dificil es empezar
- no entendía de que hablaban, a que se referían? - me llamo Carmen - se presento
la chica detras de mi
- y yo soy Daniel - el chico junto a Mateo estrecho mi mano
- todos estan repitiendo curso? - parecía que se conocían mucho, asi que supuse
eso.
- pues si, regresamos de nuestras vacaciones y hay que estudiar jajaja - Catalina
sacó su telefono de la mochila
- vacaciones? - esos chicos me sonaban a malas compañias, malas compañias que
quería tener
- fuimos a Brasil por las fiestas y tuvimos que dejar la escuela un rato, pero como
estamos de vuelta tuvimos que retomar donde nos quedamos - me explico Mateo
- Brasil?! dejaron la escuela para ir a viajar y ademas les tomó un año? en serio
quieren que crea eso? - estaba tan asombrada, quería respuestas
- cuando viajas a pie te toma un poco mas de tiempo ir y regresar, por ello tomamos
el año pero nos diveritmos de lo lindo - Catalina comenzo a mostrarme un monton
de fotos en su celular, elefantes, lagos, ellos en paracaidas. que era todo eso?!
ahora quería ser como ellos mucho mas
- que dicen sus padres? - tenía que preguntar.
- jajaja - todos rieron - somos mayores de edad, ya no dicen nada, mientras nosotros
paguemos el viaje claro - me explico Carmen - ya la escuela y todo ellos lo pagan
- mientras no abandonemos la escuela por completo ellos se dan por bien servidos
- intervino Daniel

- nunca hubiera imaginado algo asi... - sentía emocion, no sabía porque pero en
serio quería estar con estas personas. tal vez algun día podría unirmeles.
- pero este año va a ser mas tranquilo - dijo Mateo - vamos a terminar la preparatoria
alfin, luego tal vez la universidad y en periodos de vacaciones solamente viajar
- no es el mismo mateo - se quejo carmen

el profesor llegó y presento a los nuevos que ya no eran tan nuevos para mi.
en mi estomago había cosquillas... y es que ver todo lo que ellos habían vivido
mientras yo sufría por Luis me hacia sentir mal... aunque supongo que por todo eso
de los viajes ellos no saben lo que es amar tanto a alguien como yo ame a Luis...
Luis... aun pensará en mi?
CAPITULO 5
no me gustaba mucho creer en destino, o en algo divino que controlara lo que
pasaría con mi vida, pero a veces las cosas eran tan increibles que era dificil
contradecirlo.
la gente que entra y sale de tu vida siempre lo hace para dejarte una leccion, nada
pasa por accidente, eso es seguro.
todo tiene una razón de ser.

entre clases es edía hable mucho con los chicos, quería sentirme parte de ellos,
qurí vivir sus aventuras mediante sus narraciones.
habían pasado por tantas cosas, y eran tan felices que los envidie. quería ser así.
<<que me deteniene? cual es su secreto? diganmelo por favor>>

todos intercambiamos numeros de telefono, comence a tener un grupo de amigos,


tan rapido. <<gracias dios>> y yo quede en ayudarles a estar al corriente con las
clases. comimos todos juntos y reíamos mucho al escuchar todo por lo que tuvieron
que pasar para regresar, como tomar un aventon de un hombre que viajaba con su
mujer muerta y su perro, la vez que un circo los recogio para llevarlos hasta un lugar
que fue la misma ocacion en la que Mateo aprendio malabarismo y Catalina a
contorcionarse.

pero a mi no me bastaba, quería saber mas, mas y mucho mas, quería ser cercana
a ellos, quería formar parte de alguna experiencia, quería que habaran de el dia en
que Natalia hizo esto, cuando Natalia se lanzo por algun lugar o detuvo algun auto.
el mundo que ellos tenían,ese mismo mundo lo quería yo... <<que egoista
Natalia>>

pasaron al menos 2 meses de eso, seguiamos hablando y me hice mas cercana a


Catalina y Carmen, pues claro, eran chicas. salíamos acomer, a ver peliculas y de
compras todos.
con Mateo todo era muy confuso, nunca sabía como iba a actuar, no sabía cual era
el siguiente movimiento, era tan impredecible y siempre lograba tomarme por
sorpresa.
de alguna forma eso me gustaba de él.

- iremos a la fiesta de Quincy? es hoy en la noche, pero mañana hay examen de


fisica - Carmen se veía al espejo del baño mientras se ponía labial rojo. Catalina y
yo leíamos una revista de moda sentadas en un viejo calenton junto a los espejos,
esa cosa no servía desde que abrieron la escuela. - quiero ir - hizo un puchero -
hace cuanto no vamos a una fiesta?
- como una semana? - alce una ceja - recuerdas? dijimos a mi mamá que estariamos
en tu casa y tu hermana nos cubrio... - si, esos dos meses habían sido los mejores
de mi vida hasta el momento.
- bueno si, pero una buena fiesta - se reía
- fue muy buena Carmen, si mal no recuerdo termino metida en el baño de hombres
- Catalina y yo comenzamos a reirnos como locas, ahora entendía porque decían
eso de que no había nada de malo en meterse en los baños de hombres, aunque
eso era demasiado para mi gusto.

siempre que terminaba metida en lios con ellas no eran grabes, nunca iba mas aya
de ir a fiestas y llegar tarde a casa, a veces si haciamos lo que le decía a mi mamá
que haciamos, quedarnos a dormir en casa de aguna, y nunca me sentí mas joven
que ellas, aunque ambas tenian 19 y yo solo 17, nunca me hicieron sentir menos,
ellas me hacían sentir bonita e importante. Aunque jamás sería tan bonita como
ellas, sin ni un solo grano, pestañas largas, cabello largo y sedoso, altas y con
pechos... estilo. todo lo contrario a mi. ellas se conocían desde que eran mas
jovenes 10 u 11 años tenían cuando se conocieron en clases, llevaban una vida un
poco loca pero jamás me obligaron a hacer las mismas cosas que ellas hacian, me
cuidaban mucho, supongo que en el fondo sabían que seguía siendo menor de
edad...
siempre quesalíamos Mateo me enviaba un mensaje o dos para asegurarse de que
todo iba bien "es un aguafiestas" decía Carmen siempre, pero a mi me parecía muy
dulce de su parte, ademas que él sabía como eran sus amigas... nunca esta de mas
asegurarse.

- pues podemos ir a casa de Catalina a estudiar en la tarde, en la noche ir a la fiesta


y llegar a tiempo para tomar el examen - sugeri
- amo esa cabecita tuya - carmen dio brinquitos - que haríamos sin ti? jajaja llamare
a mamá
- pues igual yo, avisare que habrá pijamada - sonrio Cata

me alegraba sentirme dentro del grupo, ni siquiera cuando estaba con Luis me sentí
así de aceptada, y es que con ellos tenía que fingir y juzgar... Mateo y los
muchachos no juzgan, puedo ser yo misma y ellos me aceptaran asi, supongo que
ese es el secreto... ser tu mismo.

las clases habían acabado y yo terminaba de organizar mis cosas, Catalina iría por
unas cosas al salon de su hermano y Carmen la acompaño, nos veríamos en la
entrada para ir a casa de Cata.
- que harás despues? - su voz me distrajo, y lo mire, ahi estaba... Mateo
- iremos a casa de Catalina a estudiar, porque? - conteste mas tranquila, ya no me
era tan dificil estar a solas con él.

- así que habrá una fiesta he? - sonrio adivinando


- jajaja como lo supiste? que a caso un grupo de amigas no puede reunirse a
estudiar nada mas? - sonreí divertida
- no cuando Carmen esta en ese grupo de amigas - me ayudo a cargar mi mochila,
lo cual me sorprendio pero no dije nada. - es la de Quincy no? dicen que se pondra
divertida... es triste que estemos en temporada de examenes - en temporada de
examenes los sabados ibamos a clases solo para hacer el examen y listo. por ello
era malo, la fiesta era viernes y el sabado tendriamos que ir al examen.
- eso nunca nos ha detenido jajaja

nos divertiamos hablando de lo loca que era carmen y de las cosas que había hecho
en las fiestas, como acabar en el baño de hombres jajaja... eran buenos días.
nos topamos a las chicas y nos despedimos de Mateo para ir ya a casa de Catalina.
hablabamos de que usar, por suerte las 3 eramos de la misma talla así que la ropa
de catalina nos iba a salvar. curioso dato, siempre que era excusa para ir a fiestas
la pijamada era en casa de catalina o carmen, jamas en la mía, ahi solo ibamos para
que mamá viera que era cierto eso de "elegir una casa a la semana para quedarnos"
ademas de cuartada era porque mi ropa no servia para ir a fiestas.

al final ni estudiamos por elegir la ropa, me gustaba congelar esas escenas por un
segundo en mi cabeza, la ropa tirada en el suelo, las chicas en ropa interior pues
nos teníamos demasiada confianza, Carmen haciendose el maquillaje perfecto
mientras Catalina se probava vestidos y yo sentada en la cama diciendo que se le
veía bien y que la hacía ver gorda, amaba tanto eso, confiaba en mi gusto... y luego
ella me ayudaba a mi y todas terminabamos luciendo espectaculares y sexys.
mientras en el proceso era charla de chicas.

- y luego me dijo que no podía salir con una chica que entraba tan facil en los
pantalones de cualquiera - terminaba Carmen su experiencia de la fiesta pasada,
mientras delineaba su ojo - pueden creer?
- lo dijo el chico que te propuso tener sexo en el baño teniendo novia? - me burle
- jajaja lo se! es decir, yo se que no soy la mujer mas dificil del mundo, pero si vas
a una fiesta y tomas es logico que algo asi terminaría pasando, quieras o no. - se
defendia
- mas cuando no llevas ropa interior, digo, por si acaso verdad carmen??? - catalina
se burlaba de lo facil que carmen podia llegar a ser, pero no la juzgaba, eso jamás
pasaba entre ellas.
- jajajaja que tiene de malo? dime si tu no te has fajado a un chico que conociste en
una fiesta? - carmen me miro
- no... - dude un momento de responder

ambas me miraron sorprendidas, casi como si hubiera dicho que era bruja o algo
asi...

- por favor no me digas que eres virgen... - se acercaron esperando mi respuesta


- que tiene de malo? - me reí apenada
- aaah tocala y pide un deseo - se burlaba carmen mientras frotaba mi vientre, como
si fuese un buda o algo asi
- vamos, no es malo ser virgen - me denfendi
- no lo es caiño, pero es raro en estos días - me explico catalina - mas siendo nuestra
amiga jajaja - ambas se rieron, la verdad que eran algo promiscuas
- no eras novia del luisito? ese se ve que tiene manos largas - carmen siguio con su
maquillaje casi ya perfecto
- asi, es verdad, jamás te pidio "la prueba del amor"? - catalina igual siguio con los
vestidos
- muchas veces, pero siempre le dije que no estaba lista - veía los vestidos que
estaban en la gran y lujosa cama de catalina
- ya veo porque te dejo mi amor - carmen giro los ojos, como si todo tuviese sentido,
y de algun modo pudiese tener razon...
- y nunca sientes ganas? - catalina tenia curiosidad
- no se te antoja algo que nunca has probado cata - conteste eligiendo un vestido
perfecto, era negro y algo ajustado con incrustaciones en el escote
- y lo harías si encuentras al chico adecuado? - ambas se miraron sonrientes
- porque no? supongo que si encuentro al muchacho correcto... lo haría.
- como Mateo? - susurro carmen
- mateo? - me sorprendio que lo mencionara - porque Mateo?
- jajaja no sabe cata!! - carmen hablaba con catalina
- pobre Mati, de todas se topo con nuestra despistada Natty - hablaban entre ellas
y yo no entendia nada, tampoco me decían nada
- de que hablan?! - las interrumpi
- nada... solo que tal vez, Mateo pueda sorprenderte mucho. - catalina termino de
ponerse un vestido purpura muy ajustado y con escote pronunciado. se le veía tan
bien.
- si te besara asi de la nada... te enojarias? - que preguntaran tanto por mateo me
hacia sentir ansiosa
- porque tanto mateo? - gruñí
- Natalia, entre amigas - catalina se sento a mi lado, seguida de carmen que parecia
disfrutar el momento - a ti te gusta Mateo?
- no... no se como contestar eso - me comence a poner roja, nunca había pensado
aquello
- se te antoja? se te hace guapo? es un sueño? te interesa? te intriga??? - carmen
estaba bastante ansiosa tambien
- supongo que siempre he creido que es guapo, y me parece tan irritante como
jamas se lo que hara despues... es tan impredecible... - me sumergi en mis
pensamientos, recordando a ese mateo tan inusual, ese mateo tan salvaje y a quien
le pertenecia el mundo entero. ese mateo que siempre sabía que decir...
- aaaaah... - ambas gritaron emocionadas - esto se va a poner bueno - carmen tomó
su telefono como siempre lo hacía
- que les pasa? - me reí sin tomarle importancia
- ay mi Natty, la que te espera - cata siguio con lo suyo

ambas se miraban y se reían, supongo que era algo que no iba a entender y no
quise ni hacerlo, me concentre en verme bonita para la fiesta de la noche, ya casi
era hora.

(mensaje de carmen)

para: Matti :)

asunto: fiesta!! >U<

mensaje:
matti mi amoooor, vas a ir a la fiesta? tu amada se ve bellisima, y no se pero, yo
creo que eso que querias hacer, mejor lo hagas hoy, va a caer de perlas a la
situacion <3
le gustas a la natty bella

nos vemos, lleva a dani para que no se vea tan planeado. nos vemos!!! besitos.
ponte guapote.
CAPITULO 6
era como una pelicula... lo triste es que las peliculas siempre tienen un final.

en la fiesta las cosas iban como siempre, musica a todo volumen, todos bailando y
muy apretados, chicos mirandonos y otros lanzandose a la primera, carmen tenía
su rutina, rechazaba toda intromicion masculina al principio, bailaba con nosotras,
provocaba a la vista y si alguno le gustaba, iba por él. algo asi hacía catalina, solo
que se turnaban para ver quien se quedaría a cuidar a Natalia. esta vez ninguna lo
hizo, al pasar la media noche las dos estaban en distintas mesas con algun chico
guapo, mientras yo las miraba desde la barra de bebidas, por un momento me sentí
fuera de lugar, por un momento sentí que no encajaba en todo eso... por un
momento sentí que ese no era mi lugar, pero había estado en la misma situacion
durante 2 meses... porque? era porque yo quería? o porque a Carmen y a Catalina
les gustaba ese ambiente?
<<dilema de identidad en medio de la fiesta Natalia? vaya chica>>

- puedo invitarte algo de tomar? - una voz me distrajo


- no gracias... Mateo? - me sorprendía verlo ahi... él nunca estaba en las fiestas. -
que haces aqui?
- nos apetecio una fiesta antes del examen - se sentó a mi lado y señalo a Daniel
quien ya bailaba con una chica en la pista. apenas lo reconoci por sus risos.
- vaya, que sorpresa. - le di un trago a mi botella de agua
- no bebes?
- aun soy menor de edad... - segui tomando
- cierto, a veces se me olvida - sonrio y miro al techo, por primera vez en la hisoria
parecía que el gran Mateo no sabía que decir
- vienes con alguien mas? - estaba nerviosa
- con quien mas iba a venir?
- no se, alguna chica - susurre,hablabamos muy cerca el uno del otro pues la musica
estaba muy fuerte. eso me hacía sentir rara
- para nada, a menos que cuentes a Daniel como chica jaja... tu vienes con algun
muchacho?
- para nada.

como puedes oir el silencio en una discoteca con musica a todo volumen? yo lo
logre... estar ahi con Mateo despues de aquella conversacion con las chicas me
hacia sentir tan nerviosa, asustada... "si te besara asi de la nada... te enojarias?" no
dejaba de pensar en las palabras de carmen y menos dejaba de imaginarlo, porque
me sentía así?

hicimos como si no sintieramos el silencio, cada quien en lo suyo, yo con mi agua y


el con su cerveza, mirando a la pista, 3 chicas se acercaron en 5 minutos (si, las
conte) y a todas las rechazo de alguna forma desconocida para mi pues solo les
susurraba algo al oido y de inmediato se iban, que era lo que tenía Mateo? porque
atraía tanto la atencion? <<porque no? miralo>> tan alto, cabello despeinado tan
tipico de él, perfil de ese que llaman griego, muy masculino; vestía chaqueta de
cuero, jeans negros y una camisa a cuadros negro y rojo... porque le ponía tanta
atención?
cruzabamos miradas 3 veces cada 2 minutos (si, lo contaba y llego a un punto en
que era casi sincronizado) alguno sonreía y seguiamos mirando a otro lado, era
imposible no querer acercarme mas a él, era una atraccion casi natural, supongo
que esas chicas sentían lo mismo al acercarse tan facilmente, es inevitable y fluye
natural asi como Mateo, como si así debeio ser siempre.

- las fiestas no son lo mio - al fin rompio el silencio acercandose a mi oido, mi piel
se erizo <<que te pasa Natalia?>>
- nunca le has dado la oportunidad tal vez - conteste
- nunca...
- bailamos? - no pense en lo que dije...
- claro - menos pense en que aceptaria

tomó mi mano y entonces una chispa recorrio mi cuerpo y ocurrio lo que siempre
ocurre con Mateo, de inmediato tomó el control de la situacion, de mi mente... en
unos segundos la fiesta le pertenecía a él nada mas y todos lo miraban... manejaba
mi cuerpo como arcilla en un baile bastante sensual, ni yo sabía que era capaz de
moverme asi, no, no era yo... era él guiandome. estaba tan cerca, demasiado cerca
y no me incomodaba, se sentía natural. Mateo tomaba las notas musicales y les
daba forma con cada paso ¿como era posible eso? ¿cuando dios decidio en darle
ese poder? podías ver la musica entre sus pies y sus manos recorriendo mi cuerpo.
por unos minutos no existio nadie mas, eramos solo él, yo y la musica, musica que
sonaba en silencio solo para nostros.
de pronto su rostro estaba muy cerca al mio, como parte de la coreografia, sus labios
rozaron mi oreja en unos instantes (2 veces en 10 segundos, si los conte). han oido
del extasis? si conocieran a Mateo sabrian que llegar a ese estado no es tan dificil.

la musica se detuvo y con ella ese pequeño espacio privado desaparecio. comenzo
otra cancion pero ninguno de los dos quería bailar.

- me gustó bastante, pero no se si fue exactamente la fiesta lo que me gusto - dijo


susurrandome al oido
- a que te refieres? - no comprendi el comentario, le gusto bailar o no?
- vamos afuera? - tomó mi mano <<que se cree? quien le ha dado el derecho de
tocarme como si fuera suya?>>
- vamos... - no proteste
lo segui hasta afuera, como siempre... lo segui.
estabamos en el estacionamiento, recargados en su auto honda 97, al fin la musica
no retumbaba en los oidos y podíamos hablar sin estar casi lamiendo la oreja del
otro.
hubo silencio unos segundos, Mateo miraba al cielo y ensendio un cigarrillo

- fumas? - me parecio extraño


- yo hago lo que el momento demanda ... - no terminaba de encenderlo, volteo a
verme... me congele - es mas facil si te dejas llevar por esa ley
- y como sabes que cosa es lo que el momento demanda? - no sabía si quería
preguntar eso
- te lo dice el mismo, tienes que aprender a escucharlo - se acerco un poco mas -
pon atencion - su rostro de nuevo estaba muy cerca y el frio metal de su auto no me
dejaba retroceder - escuchas? - miraba hacia el cielo mientras nuestros rostros se
alejaban por una nariz
- no escucho nada - aun no entendía muy bien su filosofia, no sabía si hablaba
literalmente o era una metafora
- escucha bien Natalia Carrillo, escucha - ahora me miraba fijamente a los ojos - que
es lo que el momento demanda para ti?

quería besarlo, sus labios exigian un beso... eso era lo que para mi demandaba el
momento... pero era correcto?
hasta el momento eramos solo amigos y él jámas demostro interes en mi, y si lo
beso? que pasaría despues? no queria arriesgarme a perderlo a él... no quería
perderlo por un tonto instinto... aunque muriese al resistirme.
lo mire asustada de tantas ideas en mi cabeza...

- te toma mucho tomar una decision Natalia, ese es tu problema - se alejo y tiró el
cigarrillo
- mi problema?
- por eso no eres feliz del todo... piensas demasiado - me miro de lejos - tienes 17
y eres joven, estamos en la edad de meter la pata y aprender de ello... pero tu temes
demasiado al despues

pensé un momento en sus palabras, de alguna manera sonaba a alguien que me


estaba explicando una parte de Natalia que ni yo sabía

- Nunca sabrás que vendrá despues si no actuas - guiño un ojo

no sabía que contestar a eso, lo contradecía? le daba la razon?


porque era tan dificil hablar con Mateo?! porque jamás sabía que decir cuando se
trataba de él?! porque le era tan facil dejarme asi?!
esa noche Mateo me llevo a casa y mi mamá no supo que llegué en la madrugada,
Carmen y Catalina me enviaron mensajes al día siguiente preguntando como había
estado todo. no conteste ninguno.
me prepare para tomar el examen de fisica y llegue tarde, me fui antes. no quería
hablar con ninguno... porque? era lo que el momento me demandaba... supongo.
Mateo me hizo entender algo aquella noche de viernes, y era que yo no sabía quien
era Natalia, y no iba a seguir asi mucho tiempo... tenía que descubrirlo para que
nadie jamás me vuelva a hablar de una Natalia a la que no conocía.
CAPITULO 7
a veces basta solamente dejar de seguir un rumbo, y prderte para encontrarte...

Era noche de sabado y mi telefono dejó de sonar con mensajes de Cata y Carmen
despues de las 10, supongo que se dieron por vencidas y siguieron su instinto de
cazadoras de hombres guapos, apostaba que Cata estaba con un rubio alto así
como tipo aleman (amaba a los alemanes, les conté que estuvo con uno? fue en
una de sus aventuras) y seguramente Carmen estaba teniendo sexo en algun baño
de hombres, o bajo alguna mesa...
recorde todo ese ambiente al que estaba acostumbrada desde hacía 2 meses, me
preuntaba que lugar ocupaba yo? era la amiga que se quedaba en la mesa
asegurandose que las cosas estuvieran a salvo cuando los demas terminaran de
divertirse? era solo a quien tenían que cuidar? quien era yo en ese momento?
Mateo igual envio un mensaje preguntando si las cosas estaban bien, estaba
preocupado. al leerlo me dio un vuelco el estomago, estaba molesta? me sentía
algo enojada con Mateo desde aquella noche...
será que hirio mi orgullo al llamarme miedosa? lo estare tomando de la manera
equivocada? quien sabe... solo Mateo sabe lo que sus palabras significan y eso me
enfurecía mas, porque no era yo capaz de entenderlo a la perfeccion? porque
siempre hablar con él significaba cuestionar de alguna forma u otra la manera en
que vivía? quien se cree ese Mateo? él no lleva una vida perfecta que digamos
<<hablamos del mismo Mateo que ha visitado miles de lugares a pie, experimentado
tantas cosas y es increiblemente guapo y equilibrado? porque ese Mateo si es
perfecto>>
me molestaba pensar eso... porque para mi Mateo era tan admirable? que lo hacía
diferente a Catalina, Carmen, Daniel que habían vivido las mismas experiencias y
llevaban una vida similar, porque de entre todos Mateo es diferente? porque él tiene
que saltar a la vista?
estaba tan harta de pensar en él...

estaba recostada en mi cama, viendo las cortinas blancas ondear con la brisa de la
noche, si solo enfocaba la tela blanca ondulante podria haber sido una escena en
un video musical dramatico <<que creativa Natalia>> y de la nada el sonido de
llamada en mi celular me dio el susto de mi vida... lo miré a centimentros de mi, con
la pantalla encendida y la llamada entrando, esperando por mi respuesta... estaba
asustada, numero desconocido.

algo dentro de mi me rogaba contestar pero otro lado me decía que era mejor
ignorar... pero como soy Natalia y todo lo hago mal, le hice caso a la parte que me
rogaba contestar.
- hola? - dije dudosa... curiosa.
- Natty... - su voz. quede congelada, de todas las personas que esperaba oir, él no
era una - Natalia estas ahí?
- luis? - pronuncie su nombre casi sin aliento
- si. Natalia necesito verte, por favor - sus palabras eran como balas retumbando en
mi cabeza, no sabía que pensar, en ese momento Natalia desaparecio
- si - no tarde ni un segundo acontestar, porque acepte? porque mi corazon latía
fuerte? porque oir su voz me hizo llorar? - cuando?
- estoy en el parque donde salíamos, recuerdas? te necesito ahora Natalia - su voz
era tranquila y suave

colegue la llamada y corrí a buscar un sueter, no entendía porque de pronto la


urgencia nació de nuevo en mi, la necesidad de correr y verlo.
salí de casa, no avise a nadie, solo salí corriendo sin saber a donde... bueno, si
sabía, era ese parque a donde nos escapabamos cuando iba por mi de noche...
porque eligio ese parque? es a caso que tiene planes ocultos? es a caso que sabe
que en un escenario como ese soy mas debil ante él?
claro que lo sabe...

estaba en un estado de coma mental, por dentro aun estaba procesando la


informacion y tratando de analizar las opciones, pero mi cuerpo ya estaba actuando,
estaba cediendo a los impulsos que guerde tanto tiempo, hace 5 meses hubiese
dado todo porque Luis me llamase de nuevo y ahora, cuando creí que ya había
quedado en el pasado llega y me hace darme cuenta de que en el fondo aun
guardaba algo, algo con su nombre y estaba esperando por que se lo llevara...

el parque no estaba lejos de mi casa, asi que no tarde nada en verlo, me detuve en
seco... observe por un segundo, lo grabe en mi mente.
Ahi estaba él, Luis, de espaldas en la banca donde nos besabamos, bajo un faro
que lo hacía verse el protagonista de un momento ideal, el heroe de la historia, pero
Luis no era el heroe en mi historia, Luis fue quien me destruyo desde el adentro,
aquel Luis a quien las chispas de luz lo rodeaban era el monstruo que dejo en
oscuridad mi existencia, ese mismo Luis estaba ahi... esperandome, seguro de que
llegaría... entonces algo dentro de mi entro en conciencia, queriendo tomar el control
de la situacion, de verdad quiero eso? de verdad corrí sin mas solo para verlo? que
pasa con Natalia?
Esa Natalia ahi parada era la insegura, la que corrio a lo unico que le daba seguridad
y la apuñalo por la espalda... y aun así volvía.
que planeaba hacer? que era lo siguiente? ok, nos encontramos, hablamos...
volvere a caer ante aquel Luis que me humillo?
lo mas confuso para mi en aquel momento era entender que era una estupidez y
aun así querer hacerlo...
te ha ocurrido? que se hace en esos casos?
como te obligas a ti misma a decir NO, cuando todo de ti quiere decir que si?

- Natalia - mi piel se erizo al levantar la mirada y toparme con la suya

mientras pensaba en todo aquello él noto mi presencia, y estaba frente a mi.


sentí mis piernas temblando de miedo, de ganas de perder la dignidad y abrazarlo...
es que lo amaba.

- luis - fingi cordura


- pense que no vendrías - sonrió y tuve ganas de llorar
- pues aqui estoy - no sabía que mas decir
- la siempre confiable Natalia - parecía no darse cuenta de que ese comentario era
una burla
- que necesitas? - tenía miedo a la respuesta

Luis miró sus manos, las talló como si tuviera frio y me olvio a mirar a mi.
yo solo estaba tieza y sin poder parpadear, esperando desesperada la respuesta.

- necesito que vuelvas conmigo Natalia - ahi estaba la respuesta con la que soñe
tantos meses atras
- que?
- ya me di cuenta que fui muy tonto al terminarte, pero ya aprendí la leccion Natty,
ya podemos estar juntos otra vez - se acerco mas a mi

que iba a hacer? que iba decir? estaba en shock


una parte de mi estaba feliz, y la otra furiosa... pero nignuna sabía cual tomar el
control...
y yo solo me veía ahi, parada como estupida, mirando su cara de triunfo, dando por
hecho nuestro regreso.
<<Luis, eres un pendejo>> quise decir... pero eso no salió de mi boca.
CAPITULO 8
- sabes que estuve todo este tiempo esperando por esas palabras... - fue lo que
pude pronunciar
- preciosa - sonrio descaradamente y trato de abrazarme, pero di un paso atrás
- o al menos eso diría si no tuviera ni un dedo de frente... pensaste que iba a ser tan
facil Luis? que podías dejarme 5 meses, irte a jugar con otra y luego asi como si
nada pasó volver a mi? y que yo iba a estar con los brazos abiertos? en serio creiste
eso Luis? - tenía la voz en un hilo y no quería llorar pero no podía controlarme.
- pero tu me amas Natalia -sujetó mi brazo con fuerza, estaba enojado.
- sueltame Luis! - alcé la voz - me lastimas
- y tu lastimas mi triste corazón Natty preciosa - no dejaba de presionar mi brazo

mire la cara de aquel Luis, ya no era del que me había enamorado un año atrás
quien iba a buscarme al salon de clases, me llevaba flores y me hacía sonreir... ese
Luis ya no estaba.
quien presionaba mi ante brazo con fuerza era otro, tenía miedo... cuando se
convirtió en esto? tenía la mirada molesta y perdida... <<gran idea Natalia, ven a
encontrarte con el loco, de noche en un parque desierto, super idea Natalia>> trate
de liberarme de él pero parecía tener bien decidido no dejarme ir, pero porque
ahora?

- porque hasta ahora Luis?! - le grite muy cerca del rostro, entonces parece que fue
él quien reaccionó, pues me soltó de golpe y parecía estar desorientado - porque
ahora vienes a buscarme cuando ya estaba tan tranquila?! porque no te importe
antes Luis? - mi corazon se estaba abriendo, estaba sacando todo el dolor en forma
de lagrimas - porque no dijiste nada cuando me quede sola? cuando pase días sin
dormir o comer por esperar un maldito mensaje tuyo? entonces no te importó, pero
yo seguía esperando Luis, cada pedacito de mi corazón roto seguía creyendo que
volverías... y no pasó.
- Natalia... - él no tenía idea de que decir.
- no Luis... ya es muy tarde para jugar a arrepentirnos. - no dije más, me di la vuelta
y me aleje de ese lugar.

no quería estar mas tiempo cerca de él, ni de ese lugar, no iba a arriesgarme a
perder la cordura de nuevo y regresar corriendo a sus brazos. aunque ya no sentía
la necesidad... con mis pasos no solo Luis se alejaba, sino también ese sentimiento
de querer estar a su lado de nuevo, o la añoranza de los recuerdos y momentos
juntos, las ultimas cosas que él había dejado en mi... todas se las devolvi, ya no
había mas Luis en la vida de Natalia y entonces ella fue feliz. <<al fin... libre?>>
es como cuando haces algo malo y tienes ese sentimiento de culpa todo el día y al
final lo confiezas y toda la carga se va... algo así me estaba ocurriendo en ese
momento.
la brisa nocturna alborotando mi cabello y mis pies mas ligeros que nunca me
guiaban sin rumbo, mientras yo llebava una conversacion con mi corazón, quien
aun intentaba recuperarse, porque aunque Luis ya había quedado atras, mi corazón
era terco y no iba a dejar ir 1 año de amor que pasó junto a él solo por esos 5 meses
de soledad. <<estupido corazón>>

me vi perdida caminando por las calles de mi vecindario, todos dormían ya,


tranquilos... les tuve envidia.
mientras avanzaba, cada paso que di, mis pensamientos estaban volando,
analizando que acababa de ocurrir o lo que ocurriría despues...
que haces cuando un amor termina definitivamente?
que pasa cuando todos esos sentimientos y pensamientos que tenías guardados
desaparecen o dejan de tener dueño?
que sigue despues de un corazón roto? si deja de doler es porque murio? no volveré
a amar nunca mas? no habrá un "despues de Luis"?
tenía tantas dudas en mi cabeza... y ninguna podía responderse.

pense en mis amigos, las chicas seguro estaban en su fiesta divirtiendose... será
que ellas nunca han sufrido de amor? pareciese que no
Daniel igual parecía siempre feliz, haciendo bromas y jugando... en su rostro no
había rastros de corazón roto...
y ni siquiera había que hablar de Mateo, él no conocía el amor, nadie que conoce el
amor y esta solo podría sonreir de la forma en que Mateo lo hace...
quería ser como ellos en ese momento, feliz y festejando cada cosa que pasa en el
mundo, buscando pretextos para ir de fiesta, quería ser feliz... quería ser ellos.

- es peligroso caminar sola en un barrio como este señorita - esa voz me despertó
de golpe. estaba detrás de mi... como es que sabía como encontrarme? porque me
sentí tan feliz de oirlo?
- Mateo - me voltee a verlo

aquello parecía escena de pelicula, en camara lenta, el gran Mateo estaba parado
ahi detrás de mi, como? no tenía idea... pero algo dentro de mi me decía que llego
en el tiempo correcto...
usaba un saco bastante abrigado, pantalones de vestir y zapatos muy elegantes, su
cabello igual de despeinado como era tipico de él, con una sonrisa de travesura que
me ivitaba a acercarme... que me hacía sentir segura de alguna manera. estaba ahi
parado, siendo Mateo, eso le quedaba perfecto.

- el mismo y tu eres Natalia no es así? - su voz era juguetona mientras se acercaba


hasta quedar a centimetros de mi - entonces? que haces aqui de noche? sabías
que hay un ladron de mujeres suelto?
- a si? - me reí pero intentaba seguirle el juego
- si, se lleva a las Natalias... así que tendré que escoltarte a tu casa, no queremos
accidentes o si? - guiño
- jajaja tu que haces aqui? esa es la verdadera pregunta - moría de curiosidad
- me creerias si te digo que te estaba siguiendo porque me preocupaba que no
contestaras mis mensajes?
- para nada - me gustaba, me gustaba ese Mateo, el que jugaba con los sentimientos
sin remordimiento... el Mateo que bromeaba sin cuidado... ese Mateo me gustaba
- jajaja bueno, eres lista -comenzamos a caminar a paso lento - venía camino a
casa... pensando
- quien te rompio el corazón a ti? - me burle un poco de mi situacion
- ah mi querida Natalia, si hablamos de corazones rotos, la vida se ha empeñado
conmigo jaja - esa respuesta no la esperaba... Mateo no tenía el corazon roto, o si?
- eh? - quería oir mas
- no es historia para hoy... nadie quiere oir de alguien a quien lastimaron o de las
penas que carga el alma de un muchacho enamorado o no correspondido, esas son
historias tristes... mejor te puedo contar de cuando conocí al jefe de una tribu en
brasil... - comenzó a hablar pero yo deje de escuchar. comence a entender un poco

Mateo no hablaba de sus sentimientos, Mateo no lloraba nunca y siempre estaba


feliz
eso no significaba que a él jamás le hubiesen roto el corazón, sino que tal vez, fue
tan malo que no quiere hablar de ello, no quiere llorar mas...
será que el gran Mateo tiene una historia? porque no habla de ella asi como de
todas sus aventuras? es que no esta orgulloso de esa, tal vez esa quiere ocultarla
pensar que la persona mas feliz que conocía podía ser la mas triste me hizo sentir
mal, porque despues de todo no eramos nada diferentes, escondiamos lo que nos
lastimaba para que nadie nos viese llorar, pero así las heridas no sanan...

- no es tan malo hablar de cosas tristes - interrumpi sus memorias, lo cual lo


sorprendio
- que dices? - me detuve y el siguio caminando solo unos pasos mas
- que no es tan malo, Mateo... me acaban de romper el corazón - le sonreí con los
ojos hundidos en lagrimas
- Natalia, estas bien? - se acerco a mi rapido estaba sorprendido de mi cambio de
actitud
- él rompio mi corazon... y lo hizo dos veces - comence a llorar ahi parada en medio
de esa calle vacía - jugó conmigo y yo lo deje... soy tan estupida que me engañó
por segunda vez! porque él?! porque de tanta gente en el planeta tuve que toparme
con él?! porque le importe tan poco? poque no fue tras de mi?! porque no luchó por
mi?! porque deje que lastimara asi? como se supone que voy a sanar ahora?! como
voy a ser feliz de nuevo?! - lloraba desconsolada

pensaba en todas las posibilidades que habría sin tan solo Luis hubiese querido
luchar por lo que teníamos, que habría pasado cuando me di la vuelta hubiese
tomado mi mano con cariño esta vez... y si me hubiese mirado a los ojos y pedido
una oportunidad desde el fondo del corazon, lo habría aceptado?
esas ideas no dejaban de volar por mi mente, atormentandome, haciendome saber
que si yo no le interese a él, jamás sería importante para nadie.

- llorando - sus palabras callaron el eco de mi voz y sus brazos rodeandome hicieron
que los pensamientos se detuvieran... mi llanto cesó y no pude decir nada - llorando
sin dejar ni una gota dentro, así tu corazón sabrá cuando sanar solo, si detienes el
llanto jamás lo lograras... llora todo lo que necesites Natalia, para que tu corazon
sane pronto y puedas vivir la experiencia de amar una vez mas, para que puedas
enamorarte de nuevo... - besó mi nuca

congelé ese momento para siempre en mi memoria


solo eramos él y yo...
y entonces comprendí que aquel día cuando Mateo me dijo que le tenia miedo a
todo, no me moleste porque me dijiese miedosa... me moleste porque era Mateo
quien me interpretaba, no me molestaba que Mateo fuese impredecible, me
molestaba no poder entenderlo... me molestaba estar tan lejos de él... pero en ese
mometo todo dejó de importar. en ese momento Mateo era mio.
CAPITULO 9
No deje de pensar ni una sola vez en las palabras y acciones de Mateo desde esa
noche, cada que estaba en su compañía en grupo o a solas, lo analizaba... me
preguntaba quien podría ser capaz de romperle el corazón a un alama tan noble
como la de Mateo, y sin darme cuenta (como es típico de mi) comencé a hacerme
ideas e historias de lo que pudo pasar y tenía tantas y cada una mas dramática que
la anterior que hasta podría haber escrito una novela de Mateo, él que era el
personaje perfecto...

Me descubrí a mi misma, en medio de la clase de historia, observando fijamente a


aquel chico sentado frente a mi, haciendo historias en mi cabeza parecidas a las
películas románticas que había visto la noche anterior con las chicas en la pijamada
que si fue pijamada en mi casa. ¿Cuándo ocurrió esto? ¿Cuándo comencé a tomarle
tanta atención? ¿Por qué de pronto quiero tener su atención durante mas tiempo?
¿es normal? Tantas preguntas se formulaban en mi mente mientras el profesor
hablaba de la independencia y luchas y guerras... él que sabría de guerras?
<<sabes que es una guerra de verdad? Ser Natalia, es como vivir dos personas en
un solo y fofo cuerpo>> imagine a dos Natalias peleando por separarse de un traje
que las unía. Me reí.
-entonces? - la voz de Catalina me despertó de mis pensamientos – tierra llamando
a Natty?
-que ocurre? - intente disimular mi distracción, que fue bastante pues no me di
cuenta de que el maestro se había ido y estábamos en el descanso.
-a ti que te ocurre? Natalia llevas rara estos días, esta todo bien? - Carmen intervino,
parecía preocupada – ya no eres la misma y ya ni siquiera vas a las fiestas con
nosotras
-tal vez se dio cuenta de que son unas zorras y no quiere serlo con ustedes – dijo
Daniel de lo mas tranquilo, él siempre hacía esos comentarios... - muy bien Natalia,
buena decisión
-jajaja cállate risos – cata se intento defender
-tal vez solo esta distraída porque no la dejan concentrarse, ustedes que saben que
el futuro del universo no cuelga de sus manos porque descubrió que es portadora
de un don, una heredera o elegida? Pero no nos puede decir porque eso arruinaría
todo, dime, como te concentras con eso? - ahí estaba el típico Mateo, que después
de todo no era tan diferente a mi, con esas locas historias.
-como pudimos ser tan ciegos – catalina le siguió el juego – no te preocupes Natalia,
sea lo que sea, contamos contigo

-si, pero si vas a estar así al menos asegúrate de ir al baile bien vestida... mira que
yo no voy a andar siendo amiga de una salvadora del mundo que use un vestido de
satín – es necesario apuntar que esto lo dijo Carmen? Jaja creo que no.
-cual baile? - mi pregunta hizo que todos me vieran raro
-si que estas volando preciosa – mateo me lanzo una bolita de papel a la cabeza
que fue a dar a mi escritorio, al verlo me di cuenta de un volante que estaba ahí.
-Baile de Navidad - leí en voz alta – cierto que ya va a ser navidad – en serio me
sorprendía lo distraída que había estado. Todos se rieron
-Natty donde estas? - Carmen se sentó en el pasillo, recargándose al muro de la
ventana, junto a mi – estas bien? Necesitas hablar?
-oh no, charla de chicas. Vámonos – Daniel le dio una mordida a su manzana y jaló
a Mateo de la camisa
-si necesitan algo, nos vemos en unos minutos – Mateo siguió a su amigo. Los dos
se alejaron y Carmen tomó el lugar de Mateo para estar las tres cerca
Yo miraba a los chicos alejarse, miraba a Mateo... aun me sorprendía que fuese tan
autentico y aun así pareciera que cada movimiento es ensayado, incluso su manera
de caminar. Es que la vida se estaba burlándose de mi? Mostrándome a un
muchacho tan perfecto e inalcanzable.

-entonces Natalia... hay algo que debas decirnos? - Catalina tomó el control de la
conversación
-es que ni siquiera yo se lo que me ocurre últimamente... - confesé
-pero solita no vas a lograr nada Natty, solo te vas a ahogar en un vaso, para eso
dios hizo a los amigos – Carmen sujetó mi mano – para soportar mejor las cargas
-wow... - nunca jamás había pensado en ello, porque no les conté nada? - no quería
molestarlas chicas...
-vamos Natalia, nunca podríamos molestarnos con algo así... eres nuestra amiga y
nos preocupas mucho, así como cuando tu te preocupaste por nosotras cuando
queríamos ir a casa de aquellos chicos... tu nos hiciste entrar en razón, podríamos
estar muertas... ves? Eso hacen los amigos, ver por el bien de sus amigos, así que
ahora déjanos ver por ti... y cuéntanos que ocurre – Catalina sonreía de una forma
muy reconfortante, pero aun así no sabía que decirles
-porque no hacemos una pijamada de nuevo? En tu casa otra vez Natalia, pero esta
vez va a ser para "charla de chicas" - Carmen hizo las comillas con sus dedos – así
podrás pensar y ordenar tus ideas de aquí a allá
-me encanta la idea! - catalina la apoyo – llamare a mamá
-de acuerdo! -la idea me emocionaba igual. - además en serio que no sabía del
baile, y es la semana que viene... que haremos?
-mi tía tiene una boutique, podemos sacar unos vestidos de ahí - catalina sonrió
maléficamente
-tu tía nos puede prestar vestidos? - me sorprendía la generosidad de su familia
-jajaja digamos que van de su parte – Carmen y cata rieron divertidas, entonces
supe que serían robados y ya no me asustaba eso, era típico de ellas, lo hacían por
diversión pues ellas tenían el dinero para comprar todos los vestidos que quisieran.
Daniel y Mateo entraron al salón acompañados de otros chicos de la clase,
bromeando pesado, se habían acoplado muy bien y todos los querían... menos el
grupo de Luis... <<que ya ni me dirige la mirada... soy tan miserable?>> aparté esas
ideas de mi cabeza para que no tomaran el control, ya tenía suficiente de actuar
raro. Detrás de ellos la profesora de Legalidad entró y comenzó su clase, en la cual
todos participaban por gusto, era una buena clase... un 10 facil.

Supongo que estaba actuando raro porque no podía dejar de pensar en Mateo y
pensando como superar mi mal de amores (problema que podía solucionar si
descubría la historia de Mateo y como la supero... así también yo tal vez podría
hacerlo) así que básicamente mateo me tenia sin dormir ahora...
Entonces tuve una idea! <<claro Natalia! Como pudiste ser tan tonta?!>>

****************************
-La historia de Mateo? - dijeron Carmen y Catalina al unísono
Estábamos ya en pijama sentadas en el suelo, ellas esperaban que yo hablara de
mis problemas o de lo que me mantenía tan distraída y aproveche la situación, es
decir, quien sabría mejor la historia de Mateo que sus amigas? Quienes recorrieron
viajes y aventuras con él... ellas tenían que contármelo.
-para que quieres saber eso Natty? - Carmen estaba desconcertada
-no he podido dejar de pensar en ello desde que insinuó que tenía el corazón roto...
ustedes saben lo que he pasado y lo mal que me siento desde aquel incidente con
Luis, pero si alguien puede superar un corazón roto y ser tan feliz y equilibrado como
Mateo, entonces también yo puedo... quiero saber que pasó con Mateo, quien y
como lo hizo... como lo superó? Quiero ser como él... - explique
-No creo que lo haya superado... - Catalina tomó un tono serio
-tampoco yo lo creo – Carmen la apoyó y yo solo esperaba respuestas
-es lindo que admires a Mateo, todas aquí lo hacemos... de los chicos que he
conocido creo que Mateo es el mas fuerte que hay
-vaya que la vida se ha obsesionado con él - Carmen sacó de su bolsa una caja de
cervezas y le dio una a Cata – lo han lastimado mucho Natalia, y hemos visto como
renace de sus cenizas, como ese pájaro, como se llama?
-Fénix? - conteste a su referencia
-si, ese... en fin... si hay alguien que puede darnos una lección es él, es decir, su
primer gran perdida la sufrió a los 6 años cuando su mamá murió - Carmen continuo
– nos contó eso cuando viajábamos a Argentina
-si recuerdo – Catalina se acostó, estaba lista para escuchar a Carmen narrar y yo
lo estaba más
-El papá de Mateo no es el hombre mas ejemplar del mundo, mató a su mujer a
golpes y frente a su hijo... cuando la policía llegó era tarde, aquel bastardo se había
ido y la mamá de Mateo ya estaba muerta, desde entonces lo criaron sus tíos,
hermana de su mamá, son muy buenas personas... dice él que su tía es idéntica a
su mamá, era una mujer hermosa... Mateo se parece mucho a ella
-gracias a dios que no se parece al hijo de perra de su papá - Cata le dio un gran
sorbo a su cerveza, a ambas parecía dolerles el tema, pues eran muy cercanas a
Mateo y lo querían mucho obviamente.
-Luego viene la adolescencia y le regalan su primer paliza a las 11 años jaja Mateo
era un pequeño bastardito, decía las cosas sin pelos en la lengua, era demasiado
honesto y a los otros niños no les gustaba eso, además que todas las niñas del
curso tenían interés en él... no las culpo, Matti siempre ha sido un cuero de hombre
jaja – las tres nos reímos – pero él nunca le hizo caso a ninguna niña, hasta que
tuvo 15 años y se topó con Amanda Grill, era una niña muy dulce, como era de
esperarse la niña acepto a Mateo, fueron novios blablabla hasta que el papá de ella
se consiguió un trabajo en china, literal, la niña se fue a china. Ese fue el primer
desamor de Mateo, ese no le afecto tanto en su momento... luego de ella tuvo
algunas otras novias de paso, todas se iban por alguna u otra razón, y entonces
Mateo en la etapa en la que las mujeres perdieron su valor
-a si, Mateo era un patán, era el chico malo con el que te querías encontrar en todas
las fiestas – le siguió Catalina a la historia – sexo seguro y sin compromiso, pero si
le gustabas te seguía el paso unos días mas hasta que te enamorabas
perdidamente y PUM ya no le servías... adiós Mateo – hizo el ademan de "bye bye"
con sus manos. Yo no podía creer lo que escuchaba – se llego a acostar con una
maestra del instituto por pura diversión, y entonces fue cuando supimos que lo
habíamos perdido, creíamos que Mateo era uno de nosotras, ya sabes éramos los
4, porque Daniel también estaba ahí jaja, íbamos de fiesta en fiesta y hacíamos de
todo...eran tiempos bellos
-hasta que apareció aquella, en uno de nuestros viajes – Carmen interrumpió
-"la innombrable" -Cata se divertía con el drama
-Dulce –escuche el nombre por primera vez – pero que el nombre no te engañe, era
una perra... de alguna manera encontró la forma de atrapar la atención a Mateo, y
supo como mantenerla un buen rato... Mateo no habla mucho de ella, y nosotras no
tenemos idea de como lo logro, pero de pronto Mateo no existía si no era para Dulce,
eran la pareja perfecta... y entonces comenzó a ser dócil y abnegado... luego de
unos meses Dulce desapareció y Mateo dejo de existir... ya no hacía nada de lo que
le gustaba y se dejo morir unos meses... dejamos de viajar porque él ya no quería
ir... nos quedamos atascados en Brasil, por eso tomó un año volver, no tanto por el
camino, sino porque no podíamos dejar a Mateo tirado allá y nosotros volver...
-es por eso cuando volvimos y lo vimos hablando contigo nos animo muchísimo...
el Mateo que ves ahora es el mejor Mateo que ha existido en años, volvió el niño
alegre que no temía a hablar la verdad ni a aventurarse... y de alguna manera
creemos que puede que tenga que ver contigo Natalia
-¿conmigo? - me sorprendí
-al verte destruida, tal vez se vio a si mismo en ti... y entendió todo.
Ellas siguieron hablando, pero yo tenía mas dudas en mi, mas dudas que solo Mateo
podría contestar... pero, ¿como iba a preguntarle? "hola Mateo, me dijeron que
Dulce te destrozo el corazón, háblame de eso para yo superar a Luis" <<buen plan
Natalia, increíble>> no era tan fácil...
Pero me hacía feliz ver un poco mas de Mateo, entenderlo mas... pero ahora no
bastaba con eso, ahora quería romper los muros de su corazón... quería que fuera
sincero conmigo... quería todo lo que Mateo podía ofrecer para mi...
<<¿Qué te pasa Natalia... no te estas enamorando verdad?>>
CAPITULO 10
Todos tenemos historias de amor, todos lloramos y todos creemos que somos los
únicos en el mundo pasando por eso... todos somos el centro del universo en algún
momento. Eso lo aprendí en aquella noche.
La historia de Carmen
Carmen era una pelirroja feliz en un hogar lleno de cariño con sus padres y sus tres
hermanitos. ¿Qué la hizo diferente? ¿Qué convirtió a una chica con aspiraciones de
entrar a Harvard para ser medica cirujana en una adolescente promiscua sin
intenciones de estudiar una carrera universitaria o sin esperanza en el amor? ¿Que
ocurrió? ¿Que es lo suficientemente fuerte para matar toda la vida e inocencia?
La razón tenía nombre, apellido y unos bellísimos ojos azules.
Tenía alrededor de 15 años cuando comenzó, siempre había sido bien portada y
obediente, siempre se había preocupado por el "que dirán" que agobiaba a sus
padres, es decir, un famoso medico tenía que cuidar la reputación de su familia,
como iba a ser posible que su hija mayor fuese a andar en fiestas hasta tarde? No,
eso no iba a ser NUNCA, al menos era lo que decía siempre. A Carmen no le
importaba, Carmen no quería ir a las fiestas para emborracharse o ser una chica
dando de que hablar comportándose como una loca, no, esa no era la razón por la
que ella gustaba de asistir a esos lugares, Carmen estaba enamorada...
Era solo una fiesta, la primera... nadie tenía que enterarse, Perla y Salma estaban
tan emocionadas pues al igual que Carmen era la primera vez que estaban en una
fiesta real, una fiesta donde no iban como hijas de gente importante, ahí estaban
por si mismas, y si iban a destacar de entre la multitud iba a ser por ellas... vaya que
estaban decididas, todas bien maquilladas y con vestidos tan ajustados que
aparentaban algunos años mas, apenas entraron llamaron la atención de miradas,
vaya que les gustó ser el centro de atención. Eran inocentes, estaban divirtiéndose,
estaban gastando el dinero de papá, estaban luciéndose como merecían, en aquel
momento el mundo les ofrecía mas, en ese momento la vanidad las cegaba... la
música a todo volumen las embriagaba, en ese momento querían ser sensuales y
deseadas...
Carmen no necesito esforzarse mucho, lo que la hacía victima de burlas en la
escuela como "zanahoria" por sus cabellos rojos, la hizo el centro del deseo en ese
mundo... era la pelirroja bonita, era a quien Sebastián de la Rose quería para él, iba
a ser suya, claro que su figura de caballero en armadura le ayudó bastante, se le
presento como un sueño de luz, como quien sacaría a Julieta de su encierro, la hizo
creer que iban a estar siempre juntos.
15 años... ella solo tenía 15 años.
- que hace una flor tan bella en un basurero como este? - escuchó el susurro muy
cerca de su nuca, se erizó su piel.
- estamos divirtiéndonos - contestó, con miedo de parecer tonta
- esto las divierte? vaya, bueno, si así es... tu pide lo que desees y será tuyo - tomó
su mano, el corazón de Carmen comenzó a latir despavorido - todo lo que pidas
será una orden
los ojos de Sebastián desprendían luz, una luz que lo hacía ver como ángel... pero
no era un ángel, Sebastián era de todo menos eso.
En ese momento ella no se daba cuenta de la mentira detrás de ese brillo, estaba
tan halagada de que el muchacho mas influyente del lugar hubiese puesto sus ojos
en ella, se le veía orgullosa junto a él, el mundo era suyo y fue él quien se lo regaló.
se les vio juntos durante algunas fiestas mas, la gente comenzaba a murmurar sobre
"la nueva Señora de la Rose" ¿sería posible? ¿una niña logró atrapar el corazón del
soltero mas buscado y con la peor reputación del lugar? "pobrecilla" decían algunas.
supongo que sabían lo que seguía después de las fiestas, los halagos, de bajar el
cielo y la luna, algunas se sabían de memoria los movimientos pues fueron victimas
cegadas en algún momento, todas habían sido Carmen antes.
pero aunque se lo advirtieron, Carmen estaba ciega, ella no quería escuchar...
perdió a sus amigas quienes huyeron asustadas de lo que ese mundo les ofrecía,
ese mundo que es tan seductor y te atrae como un encanto, pero que una vez
teniéndote comienza a comerte, comienza a destruirte y a todo lo que te rodea, ellas
no podían con eso era demasiado para un par de niñitas. pero a Carmen eso no le
iba a pasar, ella estaba con ÉL, él la iba a cuidar siempre. "pobrecilla"

- estoy harta! ya déjame en paz! - sus gritos se escuchaban en todo el vecindario


- estas loca Carmen! loca si crees que vas a salir de esta casa para irte con ese
vago! - su padre lo había descubierto todo una noche antes, cuando uno de los hijos
de su compañero le envió fotos donde se veía a Carmen en las piernas de aquel
sujeto, apareciendo solo como su bonito trofeo. - tu NUNCA vas a volver a salir de
esta casa! - estaba furioso, nunca lo había visto así, pero a ella no le importó, ella
estaba enamorada y eso su padre no lo iba a entender.
- pues tu estas loco si crees que te voy a obedecer! voy a escapar, siempre voy a
luchar por estar con él! - ella estaba destrozada, la idea de no verlo mas la hacía
llorar
- ESO NO ES AMOR CARMEN, POR DIOS! - estaban gritando muy fuerte - ESE
DESGRACIADO SOLO QUIERE UNA COSA DE TI! Y SOBRE MI CADAVER
OCURRIRA!
por un momento los gritos de su padre la hicieron pensar, ¿que tal si es verdad?
pero no, el amor que ellos dos compartían era único y no era como su padre creía,
de eso estaba segura.
- tu que sabes de amor?! no tienes idea de lo que es! déjame vivir lo que tengo, no
vas a destruirme esto... no te voy a dejar! nunca mas vas a arruinarme algo! te odio...
TE ODIO
fue lo ultimo que le dijo a su padre, salió corriendo sin rumbo, perdida, queriendo
encontrar a su amado... huir juntos y ser felices por siempre, amándose.
solo tenía 15 años...
la cuestión era que, a pesar de estar junto a él varios meses, ella no tenía idea
alguna de donde vivía o como encontrarlo... solo se encontraban en aquellas fiestas,
donde hubiese una, Sebastián iba a estar también. ¿donde iba a haber una fiesta
un martes en la mañana? (que inocente)
no has oído que las malas noticias viajan rápido? esto incluye una pelea en un barrio
muy decente, la gente que trabajaba para Sebastián (nuestro príncipe encantador
que en realidad es un sapo criminal) tenía la casa de Carmen vigilada, pues ella era
propiedad del señor, ningún otro iba a tomar lo que por derecho le correspondía a
él... Carmen era solo algo que le correspondía...
bueno, como las noticias viajaron rápido, Carmen no necesitó buscar a Sebastián,
él la encontró a ella primero.
- preciosa - dijo, saliendo de su mercedes negro
- Sebastián! - no cabía de felicidad, ahí estaba su príncipe al rescate, corrió a
abrazarlo - estaba asustada, no sabía como encontrarte
- una princesa jamás busca a su príncipe, no has oído eso? tu príncipe debe
encontrarte a ti mi cielo, y ya te encontré - acariciaba su nuca
- te amo tanto... no quiero estar lejos de ti nunca mas
- no lo estarás nunca mas
la llevo a su departamento, esa noche Sebastián le juro una vida juntos... le volvió
a bajar el cielo y las estrellas, la hizo sentir única, en ese momento Carmen lo era.
¿que es lo peligroso de inyectarte veneno todos los días?
¿cuanto tiempo te lleva morir?
si inflas un globo sin detenerte ¿cuanto tiempo tarda en estallar?
si le dices a alguien que lo amas ¿cuanto tiempo le toma creérselo?
si le prometes a alguien un "por siempre y para siempre" ¿cuanto tiempo necesita
para caer y derrumbarse en la realidad?
¿cuanto tiempo toma el veneno de una mentira en hacer efecto en un corazón
sincero?
para Carmen fueron 6 días.
solo 6 días estuvo viviendo en su "felices para siempre" junto a su príncipe
en 6 días aquel ángel de luz se reveló en su forma real.
"no todo lo que brilla es oro" eso lo aprendió Carmen a la mala.
una mañana mientras atendía el hogar, como a ella le gustaba decir, un grupo de 3
hombres entraron a su casa, su refugio de amor.se asustó al creer que eran
ladrones y tomó el teléfono...
- no, no preciosa... - la voz familiar y hasta entonces reconfortante de Sebastián
salió de entre aquellos sujetos - todo esta bien mi cielo
- quienes son estos hombres Sebastián.... - decía asustada mientras él se acercaba
para intentar calmarla
- amigos - se limitó a contestar - ellos solo vienen a cobrarme un pequeño favor, se
irán rápido mi cielo... pero solo si eres buena niña.
"buena niña" hizo eco en su cabeza...
¿como es posible que algo tan hermoso te haga tanto daño?
¿como algo que debía protegerte te ataca por la espalda?
¿como debes sentirte con eso?
Sebastián trabajaba de fiesta en fiesta, no iba a disfrutar, iba a hacer negocios... y
Carmen era uno de ellos... él nunca amó a nadie ni a nada.
60 minutos duró aquel circo de porquerías y Carmen sintió cada segundo como una
eternidad, eternidad donde lastimaban su cuerpo y con sus gritos se iba su
inocencia, con cada golpe un pedazo de su alma la abandonaba, mientras
Sebastián observaba ella perdió todo sentido... perdió todo deseo... dejo de ser
Carmen.
sobrevivió, no saben si fue milagro o casualidad, pero a ella le gusta llamarlo "algo
divino"
se despertó en un hospital con su mamá destrozada llorando a su lado, nadie le
contestaba sus preguntas...
¿donde estoy?
¿que pasó?
¿donde esta papá?
y nunca nadie la contesto, aunque en el fondo ella ya lo sabía, nadie quería ser tan
cruel como para decirle que su padre murió por su culpa, que aquellas personas
que la lastimaron también lastimaron a su familia, y todo por su culpa... nadie iba a
recordarle que las ultimas palabras que le dirigió a su papá serían "te odio"... el
corazón se le rompería, así como en ese momento.
Nadie supo porque Carmen lloraba todas las noches, aunque en realidad si lo
sabían... pero nadie decía nada, así es en su mundo, todos saben pero nadie dice
nada... eso la mató poco a poco.
¿has sentido que estas muerto? que tu alma ya caduco pero por alguna razón tu
cuerpo sigue con vida...
4 años han pasado de aquello y a veces aun escucha los ecos de su discusión, aun
recuerda los rostros de aquellos hombres, aun llora en la noche.
¿como vives con eso?
¿como duermes con eso?
Las fiestas la distraen, las fiestas la hacen sentir que aun esta en aquel momento,
cuando todo comenzó y aun puede retroceder... la hacen sentir que llegara a casa
y su padre estará ahí esperándola, listo para pelear... y ella sueña con correr a
abrazarlo y decirle que tenía razón... que todo sea normal de nuevo.
pero eso nunca pasa, no importa a cuantas fiestas vaya.
lo sigue intentando.
sigue llorando.
CAPITULO 11
si te pregunto "¿a que le tienes miedo?" ¿cual sería tu respuesta?
yo le temo a las mentiras, por que son la única cosa capaz de hacer que un corazón
se rompa y hacerte sentir el culpable al mismo tiempo.
pero la verdad es que no, uno nunca tiene la culpa de que le rompan el corazón,
uno no es culpable de haber creído en aquella persona que supo como hablar,
menos es culpable de haber querido entregar todo de si... uno no tiene la culpa aun
en el momento de la catástrofe se te haga muy difícil creerlo.
una buena amiga mía me dijo una vez que "nunca debes entregar todo de ti por
amor... aunque jures que será para siempre, porque si alguna vez se va, se lo llevara
todo también... y te dejará sin nada. guarda algo para ti, guarda algo que te vaya a
servir cuando sientas que no puedes continuar. no se lo des todo" y cuanta razón
tenía.
era martes cuando me dejó, y hubo muchos martes mas en mi vida... unos mejores
que otros, pero en su mayoría él estaba presente, no sentía rencor ni tampoco
sentía restos de cariño por él... solo sentía, eran sentimientos que arrastraría
siempre, pues existieron, los recuerdo... aunque las heridas ya no molestaban,
dejaron cicatrices y serían marcas de guerra, de la ocasión en la que Natalia
sobrevivió a un corazón roto.
nunca imagine que iba a terminar, si la Natalia del pasado me escuchara o viera
como estoy ahora, seguro que se burla, "por siempre y para siempre" solíamos
pensar.
lo que no me dejaba de doler un poco era el echo de que no se me permitió defender
ese amor que sentía, solo me echaron afuera sin explicación, no tuve tiempo de
hablar... supongo que fue lo mejor, a veces es necesario sufrir un poco por soltar
algo que a la larga te iba a matar <<pero aun así no deja de doler>>
supongo que no puedo superarlo, supongo que Luis va a seguir atormentando mis
pensamientos durando mucho tiempo
¿es posible seguir viviendo o... amando cuando tienes a alguien clavado en la
mente?
¿porque es tan difícil olvidar?
- a veces uno ya no siente dolor por la ausencia de la persona, sino por la ausencia
del sentimiento que te daba, o los momentos - su voz del otro lado del teléfono
estaba tranquila, me hacía creer que todo iba a estar bien, que todas sus palabras
eran sinceras.
- a que te refieres? - me gustaba escucharle
hablábamos por teléfono, me llamó diciendo que estaba preocupado por mi falta de
concentración, se ofreció a escucharme... hizo que hablara con la misma verdad
con la que le hable a las chicas aquella noche, pero por alguna razón, Mateo logro
profundizar mas en mis palabras... que clase de don tenía? que lo hacía tan
perfecto?
escuche sus palabras asomada por mi ventana, viendo las estrellas, él hizo lo
mismo para "darle el efecto de cercanía y sentir que estábamos juntos"
ese lado cursi suyo me gustaba mucho.
- mira, si se siente como que el mundo se acabo... pero ¿volverías a estar con él?
- no, de ninguna manera - eso ya lo tenía bastante claro
- ves? tu ya no sientes ese amor por él, por volver a su lado corriendo como si no
hubiera nadie mas en el mundo... eso significa que tu corazón esta sanando. eso
es bueno. pero aun así te duele pensar en él no es cierto? - sonaba como un
experto
- cierto - me limite a contestar
- es normal, eres humana y por desgracia somos la raza mas complicada que hay,
porque todo lo hacemos con corazón, con sentimiento, y eso fue lo que hiciste... lo
amaste con el corazón y con el sentimiento que el momento te demandó
- y porque él no hizo lo mismo? a caso no es humano?
- su momento le demando una cosa distinta... mira Natalia, las personas somos
diferentes, somos un mundo individual, todos actuamos de formas distintas por las
mismas razones. No lo estoy defendiendo, se que te lastimó y juro que tengo ganas
de arrancarle algo cada que lo pienso... pero eso fue lo que él creyó correcto en su
momento ¿y quien somos nosotros para decirle lo contrario? vivió su experiencia,
al final se arrepintió y creyó que sería fácil recuperar lo que tenía... y pues no ... viste
eso?!- su voz cambio de tono
- que cosa? - miré el cielo, las estrellas brillaban muchísimo, pero nada fuera de lo
normal
- una estrella fugaz - se le escuchaba sonriente
- pide un deseo... - imaginarlo sonreír me hacía sentir mejor
- deseo con todo mi corazón... - comenzó a hablar
- pero no en voz alt....
- que Natalia se vuelva a enamorar - interrumpió mi regaño y me sorprendió
muchísimo - que sepa que aunque duele, a veces también te enseña algo que ibas
a necesitar... que Natalia me de una oportunidad.
<<escuche bien? "me de una oportunidad"?>> mis piernas comenzaban a temblar
y mi corazón sentía dolor.
- no en voz alta... - no supe que mas decir
- ah bueno, supongo que lo arruine jajaja - sonaba tan casual que casi no recordaba
sus palabras
- a ti quien te lastimo? - al fin me atreví a preguntar
- es una larga historia... triste y larga - ahora su voz era pesada
- tu sabes la mía ...
- pues pongámoslo de la siguiente manera, las personas no siempre son lo que
parecen, a veces quieren todo de ti sin dar nada a cambio, son pocas las personas
que en serio son malas, que no hacen nada con el corazón ni sienten, están
podridas por dentro, pero saben aparentar lo contrario... se dejan corroer por el odio
o el deseo de poder, y esas personas lastiman... mienten y te hacen creer que estas
en un lugar seguro, que todo tu pasado no será mas que eso, cosa del ayer, que
con ellos ya solo habrá sueños felices y mucha luz... cuando les crees... pum. te
apagan la luz y se llevan todo lo que tenías, lo peor es que lo hacen por gusto, no
por que estaban confundidos o alguna cosa por el estilo... no... ellos lo hacen por
gusto. y pues, resulta que yo estuve en el lugar y momento equivocado, y me tope
con la persona equivocada. - supuse que pedir detalles no me correspondía, así
que solo me quede en silencio - dulce, así se llamó mi infierno.
- aun te duele? - dije en voz baja, esperando a que no me hubiese escuchado
- como todo, duele, unas veces mas que otras, pero siempre va a doler. Es a lo que
me refería Natalia, siempre va a doler, no importa cuanto intente evitarlo, va a
doler... así es con la mayoría de las cosas que nos ocurren, siempre van a doler...
pero depende de ti si te aferras al dolor o a lo bello que te dejó, porque siempre
habrá algo bueno que sacarle... concéntrate en eso no mas, recuerda el dolor con
cariño, como un recordatorio de que eres valiente y eres capaz de darlo todo. no
todos podemos hacer eso.
- que te enseñó ella? - quería aprovechar esa oportunidad, con el Mateo abriendo
su corazón
- que soy capaz de hacer cosas increíbles si me lo propongo jajaja - su risa estaba
apagada - que fui capaz de dejar cosas horribles por amor, cuantos pueden decir
eso? no muchos. que soy capaz de perdonar a pesar de haber sido traicionado, me
enseño que Mateo es mucho mejor persona de lo que fui... y me dio el animó de ser
el mejor Mateo que pudiese, siempre un día mejor que el anterior.
me sorprendía la capacidad de las palabas de Mateo, como alguien tan joven podía
ser tan sabio?
tal vez el dolor le enseñó muchas cosas... pobre, debió haber sufrido mucho...
en ese momento le di gracias a la vida por haber puesto a Mateo en mi vida.
entonces entendí, que probablemente mi historia con Luis finalizó en el momento
correcto, que el momento me demandaba conocer a Mateo, y con Luis jamás lo
hubiera hecho
me sorprendí mucho, porque sonaba curioso, justo cuando creía que mi mundo se
había acabado, comenzó uno mucho mejor... en el momento indicado.
no fue un FIN
fue un Erase una vez, y mi "erase una vez" era Mateo...
en ese momento me di cuenta que lo quería en mi vida... el momento me
demandaba estar con él... iba a estar con él.
<<Mateo, espera por mi...>>
CAPITULO 12
Si pudieras cambiar algo en tu pasado ¿lo harías?
Creo que es mas provechoso cambiar algo en tu futuro, haciendo pequeñas
modificaciones en tu día a día, creo que es mejor hacer eso, pues no hay mucho
que hacerle al pasado, pero el futuro, ese si esta ahí, brillante y lleno de
oportunidades. Aprovechemos eso.

El baile de navidad se aproximaba y todas las chicas estábamos muy ansiosas pues
nuestra escuela era famosa por los increíbles bailes que ofrecía, eran algo histórico,
la de este año no sería excepción. Carmen y Catalina estaban vueltas locas por el
"que me pondré". Ellas tenían dinero para comprar cualquier vestido que quisieran,
yo por el contrario no es que fuese pobre, pero mis padres no consentían que
gastase dinero en ropa. Papá era muy ahorrativo y mamá obedecía todas sus
decisiones, es por ello que nosotros, mis hermanos y yo, no solíamos pedir nada, a
menos que fuese para la escuela, era la única forma en la que podríamos conseguir
dinero de ellos. Era injusto si me lo preguntaban, que sentido tiene ser adolescente,
con todo el tiempo y la energía del mundo, sin dinero?

-No llegue hasta donde estoy comprando lindos vestidos de mas de 100 dlls Natalia
- decía mi padre mientras cenábamos, les acababa de pedir dinero para mi vestido
del baile.
-Porque no vas a las ventas de caridad mi cielo? Estoy segura de que puede haber
algún lindo vestido ahí, y mas barato - mamá al menos aportaba ideas
-Es un baile muy especial – le daba vueltas al espagueti con el tenedor – me gustaría
llevar un vestido nuevo y bonito.
-Y porque no le pides uno a Nancy, cielo tu tienes muchos vestidos – le dijo a mi
hermana de 12 años
-Mamá, Nancy tiene 12 años, hace bastante dejamos de ser la misma talla...
además que todos sus vestidos son de niña. - me quejé
-oye! - chillo mi hermana al otro lado de la mesa
-Y tu que eres Natalia? - <<oh oh... para que abriste la bocota Natalia>> - no eres
ninguna mujercita, tienes 17 años, eres una niña - dijo mi papá algo molesto
-Una adolescente papá - intentaba hacerlos entrar en razón
-Porque no consigues un trabajo? Puedes ganar tu dinero así - esta vez fue Timoteo
(Timoty de cariño) quien habló, amaba a ese pequeño cerebrito
-Es verdad, podría tener un empleo y no molestarlos más con dinero, aprender de
la responsabilidad – le tome todo lo positivo a la idea
-Mi amiga Gina necesita ayuda en el restaurante, podría decirle que le de una
oportunidad. Que dices cielo? - mamá me apoyo
-Me parece buena idea, así aprende a ganarse dinero – estaba decidido, Natalia
tendría empleo

Supuse que era una gran oportunidad de distraerme un poco de todos esos
pensamientos negativos que tenía, además de ganarme un dinero extra, estaría
mas ocupada y podría probar la independencia económica. Leí en internet que uno
de los pasos para ser una persona plena es eso, ser independiente
económicamente, supongo que te da algún sentimiento de satisfacción. Ya lo
descubriría.
Estaba muy feliz, quería contárselo a alguien así que tome mi portátil, me tumbe en
mi cama y me puse en línea para ver si alguna de las chicas estaba activa, pero me
topé el perfil de Luis... tenía una foto que yo le había tomado meses atrás.
Con un click y otro ya había entrado a su perfil.
-Estado amoroso, es complicado... - comencé a leer en voz alta para mi – que puede
ser complicado en "bote al amor de mi vida para andar con la zorra de mi amiga que
no valía la pena"? estúpido.
Click, click y otro click, era tan fácil husmear en su perfil y aunque sabía que no
estaba bien hacerlo, seguí por curiosidad un momento.
fotos y mas fotos de él y otras chicas, notas de que tan solo se sentía, en otras
aparecía odiando al amor, y en muchos decía mi nombre.
-Será que esta arrepentido? - me pregunté
Era estúpido siquiera considerarlo, es decir, que podía esperar de un chico que
aparece en fotos besándose con chicas distintas pero publicando que esta
arrepentido de engañarme. Eso no tenía sentido de ninguna manera. Era mejor
olvidarlo.
Salí de aquel estúpido perfil, y seguí con otros... Susana no había cambiado nada,
Carla seguía tan zorra como siempre, amigos y mas amigos en común. Entonces
apareció el perfil de Carmen, ese era mas interesante, en sus ultimas fotos aparecía
yo, Catalina comentaba y Mateo también estaba ahí...
Me dio curiosidad entrar a su perfil, ¿Qué tanto podría descubrir de aquel muchacho
que flecho mi corazón? Mas de lo que imaginaba. Había muchas fotos de viajes,
estaban los otros chicos ahí, Daniel, Carmen y Cata, en todas sus fotos aparecía
alguno de ellos, pero en ningún lugar aparecía yo. Era obvio pues jamás tomamos
ninguna pero, aun así me hacía sentir tan ajena en su vida, tan irrelevante.
El sonido de mi celular me asusto, la idea de ser descubierta husmeando me
aterraba un poco.
era él, era madrugada, sin darme cuenta había estado mas de 4 horas viendo
perfiles.
-Mateo – pronuncie su nombre algo nerviosa – hola que tal?
-Atrapé a alguien haciendo algo malo? - se burlaba, como pudo leer mi voz así?
-Para nada – me reí nerviosa – puedo ayudarte en algo?
-Claro, que bueno que lo preguntas. La verdad es que estoy algo perdido – su voz
sonaba a travesura, casi apostaba que en su rostro se asomaba esa sonrisa
atrevida tan típica de él.
-El gran Mateo perdido? y como es que llamarme te ayudara? - estaba sonriendo
sin darme cuenta.
-Solo tu puedes ayudarme a encontrarme a mi mismo... porque para comenzar me
he perdido por tu culpa, tu mirada ha logrado guiarme entre sueños hasta el marco
de tu ventana, tu voz llamándome desde adentro, aunque no hables la escucho. Tu
sonrisa ha logrado atormentar mis pensamientos y no me dejaran tranquilo hasta
pueda mirarla una vez mas. Oh Julieta, asómate a tu ventana – sus palabras me
tomaron por sorpresa completamente, ¿estaba afuera? Quería asomarme, pero y
si no estaba? No quería descubrirme a mi misma esperando por él y no verlo, sería
muy vergonzoso.
-jajaja que fue eso? - conteste siguiendo el ritmo de broma
-eso mi querida Natalia fue arte puro, y lo arruinaste - él también se divertía
-porque? - mire en dirección a mi ventana abierta
-porque si te hubieses asomado verías mi toque final
-ah? - estaba sorprendida, mi corazón comenzó a latir tan fuerte que juraría que
quería salirse, para ver. - hablas en serio?
-vamos... ve a tu ventana y deja de arruinarme mi momento. - colgó el teléfono
De inmediato deje el computador a un lado y corrí hacia la ventana.
¿Cuanto mas planeaba dejarme sin palabras?
¿Por qué lo hacía?
¿a caso planeaba enamorarme?
¿es que no sabia que hay una batalla en mi interior para rechazar la idea de
quererlo?
No me estaba ayudando mucho.
Afuera de mi casa, en medio de la noche se encontraba un Mateo rodeado por un
corazón hecho de baby breath <<juraba que yo era la única persona que conocía
esas flores>> estirando los brazos, presentándome su obra maestra. Yo no podía
dejar de sonreír ¿Qué más podía hacer? ¿Qué significaba aquello?
Mi celular sonó con una llamada suya, él tampoco podía dejar de sonreír divertido
por ver el resultado en mi.
-¿Y? ¿Qué tal me quedo? - dijo
-Estoy sorprendida... ¿como supiste que es mi flor favorita? - aun no podía dejar de
sonreír.
-ah mi Natalia, que aun no te das cuenta? Yo lo se todo – ahí estaba el mateo de
siempre, fanfarrón.
-Y como debo tomar esto? -tenía miedo de interpretarlo mal
-Como una declaración – aunque no podía verlo de cerca, pude notar que su rostro
estaba serio. Ahí estábamos, conversando a través de un celular, teniéndonos
frente a frente a la vez. - una declaración del amor que esta naciendo, declaración
publica de que para mi, el momento me demanda estar contigo...
-Pero Mateo... - no sabía que decir, que objeción poner.
-Eres la única inspiración que tengo en estos días Natalia - dejó el celular a un lado
y comenzó a alzar la voz, hablándome – tu simple voz ha logrado hacerme sentir
cosas diferentes, tu sonrisa me hace querer más, querer seguir haciendo lo que sea
que haga, lo que sea con tal de que sigas riendo... no se si eso sea amor Natalia,
pero ¿que mas puede ser? Quiero descubrirlo, y no lo voy a lograr sin ti. Natalia,
hoy mientras estaba en mi cama intentando tocarme, no pude - solté una carcajada,
es que mateo no podía decir nada sin hacer al menos una broma? - la vida, mi
conciencia, el momento... todo me gritó que viniera, que no lo ocultara mas, que
dijera la verdad... estoy enamorado de ti Natalia Carrillo, me enamore perdidamente
de ti al verte tan frágil y tan real... se que tal vez en tu corazón no hay lugar para mi,
pero esperare Natalia, esperare por ti así deba hacerme viejo y horrible, esperare
siempre y cuando estés ahí.
¿Cómo iba a responder eso?
¿Qué era lo que estaba sintiendo en ese momento?
¿Por qué tenía miedo y a la vez estaba feliz?
Estaba horriblemente confundida. Así que hice lo que mejor sabía hacer sin darme
cuenta.
-Conseguí un empleo! - grité.
Arruinarlo.
Mateo me miró por unos segundos, y se echó a reír a carcajadas, supongo que no
se lo esperaba, es decir, tampoco yo esperaba abrir la boca y decir aquella
estupidez.
-Me alegra muchísimo escuchar eso Natalia, y si bajas para celebrarlo? Tengo una
idea increíble.
Me puse unos zapatos viejos, un suéter y baje sin que nadie se diera cuenta. Me
sorprendía que nadie se hubiese despertado con tremendo escandalo, pero en ese
momento agradecí el sueño pesado de la familia.
Al salir por la puerta principal estuve aun mas sorprendida, desde ese punto se
veían demasiadas flores, ¿Cómo trajo tantas macetas hasta acá solo? ¿Cuánto
tiempo le tomo? Mateo era increíble.
-Que tal? - se veía orgulloso de su obra
-Son bellísimas - miré el panorama, nunca había visto tantas flores juntas
-entonces joven doncella que tiene un empleo, vamos - sacó su bicicleta de entre el
montón de flores y se montó
-Tienes auto y me vas a llevar en bicicleta? - solo a Mateo se le ocurría
-¿Qué? Ahora eres materialista? - extendió su mano y la tome, como siempre tome
su mano y lo seguí en su locura. Fui parte de su plan. Y vaya que Mateo tenía los
planes mas locos del mundo.
Subí a la bicicleta y me aferre a su espalda lo mas fuerte que pude, sentí la brisa
acariciando mi rostro y alborotando nuestro cabello y ropa. No sabía a donde
íbamos o cuando regresaríamos, pero tampoco me importaba, estar con él me hacía
sentir que todo estaba bajo control. Siempre fue así.
-A donde me llevas? - al fin hable
-A las estrellas – susurro mirando al cielo nocturno
Eran alrededor de las 2 o 3 de la mañana, pero el cielo estaba iluminado por cientos
de luces, en ese momento se sentía que todas nos observaban.

CAPITULO 13
¿cuanto dura un "para siempre"?
¿es real eso de la eternidad?
¿Cuánto tiempo se puede estar enamorado?
¿Cuánto dura un abrazo?
Mientras iba aferrada a la espalda de Mateo iba preguntándome si aquello era real,
si todas esas emociones que estaba experimentando eran sinceras o solo
provocadas por el momento.
Ninguno dijo nada en todo el camino, pero no era necesario, el silencio hablaba por
nosotros y nos hacía sentir conectados. <<creo que lo quiero>>

Nos apartamos de la ciudad un poco y llegamos a una fabrica que si me lo preguntan


lucía muy abandonada y que en situaciones normales asustaría, pero que en esa
ocasión lucía exactamente como el lugar perfecto para estar, mientras fuera con
Mateo.
Bajamos de su bicicleta y mientras él parecía saber exactamente que hacer (normal
de Mateo) yo admiraba el lugar, había muchos arboles alrededor y al parecer todo
en el suelo era tierra pues sonaba bastante con nuestras pisadas, la fabrica estaba
rodeada por una cerca de malla metálica, y todo parecía estar muerto dentro. no
entendía que quería hacer Mateo ahí.
-Dime que no vas a asesinarme – dije aun admirando el paisaje
-Gracias señorita Carrillo, arruinaste mi plan maestro, ahora tendré que matarte
aquí, por favor no hagas mucho ruido – se burlaba mientras parecía buscar algo
entre la unión del suelo y la cerca.
-Pero en serio, que hacemos aquí? - estaba muerta de curiosidad.
-Natalia, tus preguntas arruinan mi momento, guárdalas para el final de mi recorrido
- tenía voz de azafata lo cual hacía cada que estaba a cargo <<así que mateo esta
a cargo ahora ah?>> me pareció un poco molesto, pero obedecí y me quede callada
un rato mas.
El ruido de algo zafándose del suelo me asusto, al parecer era lo que Mateo
buscaba, un barrote suelto que si lo levantabas era una entrada lo suficientemente
grande como para entrar.
Lo miré sospechosa, pero la cara de Mateo era risueña y tranquila, me hacía saber
que lo tenía todo bajo control y que nada iba a pasarnos. Confié en él, lo hice una
vez mas, como lo hice tantas veces en el pasado y lo haría muchas veces en el
futuro, lo cierto es que esa decisión era la única de la que no me arrepentiría en el
futuro.
La fabrica no era tan grande, pero nos tomó 5 minutos llegar hasta el techo por unas
horrendas y altas escaleras que había en una esquina. El techo estaba asegurado
con la misma cerca de malla metálica, haciendo posible acercarse a la orilla sin
riesgo alguno. Estaba completamente vacío << quien mas va al techo de una fabrica
en la madrugada Natalia? Que esperabas?>> y había tuberías que parecían ser la
ventilación.
-Bienvenida a mi santuario – me dijo mientras yo analizaba todo tan críticamente,
preguntándome a que hora saldría el asesino – que tal?
-Pues aun tengo mis dudas – confesé algo desconfiada del lugar
-Natalia, Natalia, ese es tu problema – lo miré sorprendida – ves las cosas como te
lo muestran tus ojos nada mas, pero que hay de tu esencia? De tu ser? Por que a
eso no lo dejas ver?
-jajaja de que estas hablando Mateo – no pude evitar reír.
-a ver, te muestro, dame tu mano – extendió su mano para que la tomara. Dude un
momento – vamos Natalia, déjame mostrarte el mundo como lo veo – su sonrisa era
sincera y me hizo sentir la persona mas afortunada.
-Que sepas que ya he mirado muchas películas de horror, se como actuar – bromee
y tome su mano sin dudarlo mas.
-Natalia, si he de matarte de alguna forma preferiría hacerlo de amor – se burló,
pero yo me puse roja. Aun no creía que fuese Mateo quien se interesaba en mi. -
ahora cierra tus ojos
-En serio esto me suena raro - alcé una ceja, estábamos frente a frente, tomados
de ambas manos
-Cuando dejaras de ser tan terca? Solo haz caso, cierra los ojos – me regañó y
obedecí, supongo que aun estaba arruinando su momento romántico con mis quejas
o dudas. - ahora respira profundo – inhale tanto aire como mis pulmones me
permitieron, y exhale todo en unos segundos. - buena chica, ahora necesito que
pienses en algo bonito, algo que te haga muy feliz.

"en algo que te haga muy feliz" esas palabras me dieron mucho que pensar. ¿Qué
me hace feliz?
esos últimos días no había sido tan feliz, y cada que lograba sentirme bien el
recuerdo de Luis me golpeaba, me hacía sentir despreciada. Lo que me llevaba a
preguntarme ¿Tengo razones para ser feliz? Es decir, todos tenemos al menos algo
bueno en nuestra vida, no puedo quejarme demasiado, en el mundo había mucha
gente sin comer, en guerra, llorando a un ser querido, y yo solo estaba pasando por
un duelo amoroso. <<que injusta eres Natalia>>
Entonces comprendí me estaba victimizando a mi misma, estaba sintiéndome el
centro del universo de una forma muy negativa, ¿Por qué? ¿Por qué concentrarme
en eso teniendo tantas razones por las cuales ser feliz? Tenia un papá y una mamá
muy buenos, dos hermanos sanos y amigos que me querían, tenía un muchacho
que se preocupaba por mi, un caballero en dorada armadura que iba a mi rescate
siempre que necesitaba. Esa era una buena razón para ser el centro del universo,
eso me hacía feliz.
Sonreí
-Parece que ya tienes el pensamiento feliz – Mateo interrumpió mi Epifanía - ahora
quiero que te concentres en eso... - comenzó a guiarme unos pasos adelante. Yo
tenía los ojos cerrados así que me limité a reír nerviosa. <<me va a matar>> - y abre
los ojos
Lentamente levante mis parpados esperando ansiosa con lo que me esperaba del
otro lado. Y vaya que era una sorpresa. Frente a mi se encontraba el mundo con
forma de cientos de luces tintineantes, hablándonos en clave morse, parecían bailar
en medio de aquel espacio. Era tan sublime que tenía que congelar la imagen por
unos segundos, iba a recordarlo para toda la vida, el día en que Mateo me llevo a
conocer las estrellas.

-Que son? - pregunte sorprendida, jamás había visto algo parecido.


-Lo que tu quieras que sean Natalia – susurro muy cerca de mi oído. Mi piel se erizó.
- asi lo es todo. Esto puede ser una fabrica vieja y que da miedo, o el escenario del
cielo. La vida puede ser un mar de desgracias y de constantes "¿por que?" o puede
ser un mar de oportunidades y de múltiples "y por que no?" tu decides por que visión
guiarte, por la de tus terrenales ojos o esta...
Como era posible que Mateo fuese tan sabio al hablar? Como es que cada palabra
suya era una lección de vida mía?
En ese momento agradecí a lo que sea que enviase a Mateo aquel día, agradecí al
momento, a la situación, agradecí a la vida por él. Él era una buena razón para ser
feliz.
Ambos apreciábamos el panorama, que luego, tiempo después descubrí que eran
luciérnagas en temporada de reproducción, por ello las luces eran mas brillantes,
porque al igual que nosotros, ellas sacaban lo mejor de si mismas para atraer a su
otra mitad. Y por un momento me tomé el descaro de admirarlo a él, aquel Mateo
que me volvía loca, con su cabello despeinado como siempre, sus ojos de soñador
y ese espíritu de aventura, de movimiento. Mateo no podía quedarse quieto, Mateo
no podía ser poseído por nadie. Entonces me gustó, ese Mateo me gustó mucho.
Notó mi mirada y al igual que yo, clavó sus ojos en mi. ¿Qué iba a hacer? ¿Cuánto
tiempo iba a durar ese pequeño espacio de cielo que tenía? No quería moverme y
arruinarlo como tengo por costumbre.
Entonces la voz de mateo comenzó a rondar mi cabeza, repitiendo la misma
oración...
"lo que demanda el momento"
¿Qué demanda el momento para mi en esa ocasión?
¿Sería correcto?
¿Por qué siempre lo pienso tanto?
Por un segundo quise dejar de pensar como Natalia, y comenzar a actuar como
Mateo.
Y en ese mismo segundo tomé ventaja de la cercanía. Lo besé. Le di un profundo
beso. Eso era lo que me demandaba el momento. Tuve miedo al principio, pero
cuando sus labios correspondieron los míos, todo desapareció, éramos solo él y yo.
-A que debo el honor? - susurro Mateo, aun sin creer que había sido yo quien tomó
la iniciativa.
-Lo que demanda el momento - sonreí divertida de ser yo quien lo decía
-Será a caso que el momento le dice a Natalia que es hora de aceptar a Mateo?
Dejar todo a un lado e intentarlo? - tomó mi rostro entre sus manos.
- si... - me limité a una simple, corta y muy clara respuesta.
Pasamos al menos una hora mas sentados en un tubo metálico observando
aquellas luces danzantes, hablando de cientos de cosas y de planes, comenzando
a tejer un mundo nuevo, uno nuestro.
Ese día aprendí que una palabra puede cambiarte la vida, que una simple luciérnaga
puede ser una estrella si así quieres verla, que siempre hay una razón para ser feliz
y que el momento si te habla, solo debes aprender a escucharlo.
Ese día me sentí un poco mas cerca de la verdadera Natalia.

CAPITULO 14

Si pudieras ir al pasado y decirle algo a tu "yo" de hace 5 años ¿Qué sería? ¿le
darías un consejo? ¿una advertencia? ¿lo felicitarías?
Personalmente yo le diría "se fuerte" esas palabras las necesitaría en varias
ocasiones. A veces necesitamos que alguien nos diga lo que ya sabemos y no es
porque seamos débiles o porque lo olvidemos así como si nada, no es porque
seamos tontos, es porque somos humanos y lo necesitamos, somos frágiles por
naturaleza y una palabra de aliento nos hace recuperar fuerza.
aquella noche volví tarde a casa, pero mis padres no se dieron cuenta y Timoteo no
iba a decir nada, era un buen chico, a veces él sabía entenderme mejor que mis
propios padres, aun siendo un niño y era maravilloso. Desde el día en que salió del
vientre de mi madre con unos ojos grandes y curiosos, viendo a todo el personal y
sin llorar, supimos que sería un niño especial. <<alguien tenía que sacar los buenos
genes de la familia, lo poco que hay>>
En mi habitación nada había cambiado, parecía que jamás había sido abandonada,
las sabanas un poco desordenadas, mi portátil encima aun esperando por mi, las
lucecitas que colgaban de la cabecera tintineaban en distinto orden, como todas las
noches, mi ropa sucia estaba amontonada en una silla con la promesa de ser lavada
el día siguiente <<y esa promesa la mantenía desde hacía mas o menos 2 semanas
y sabía que no se iba a cumplir mientras aun tuviese ropa limpia>> mis libros
seguían en sus estantes, el plato con cereal e hacía dos noches seguía en el mismo
lugar en que lo abandone, y mi gato seguía dormido en mi escritorio. Todo estaba
igual, excepto yo. Regrese de aquel encuentro maravilloso sintiendo que estuve
ausente años, siendo una Natalia distinta, pero eso mi cuarto no parecía notarlo, y
eso me causaba emociones encontradas, como cuando un adulto vuelve a su
habitación de niño y su madre lo conservó todo exactamente como lo dejo, esa
nostalgia y ganas de llorar sin razón que se asoman, bueno algo así estaba yo <<un
aplauso para Natalia y sus increíbles comparaciones!!>>
-Que harás con las flores? - la voz de Timoteo asomado por la puerta me asustó -
si mamá y papá las ven comenzaran a hacer preguntas.
-Mierda – me cubrí la boca, acababa de decir una mala palabra frente a mi hermanito
que horrible ejemplo de hermana mayor
-Mamá lo dice todo el tiempo, descuida - calmó mi conciencia
-Menos mal... creo – como debía reaccionar? <<de vuelta al tema Natalia! Las
flores>> - a cierto! Que voy a hacer? Son demasiadas... - me comencé a morder las
uñas
-Puedes dejarlas aquí en tu cuarto, ellos nunca entran aquí - se asomó por la
ventana admirando la obra maestra del gran Mateo – a la siguiente dile a tu novio
que con chocolates basta
<<mi novio... mi novio>> la piel se me erizó y un sentimiento de miles de gusanos
en mi estomago me invadió <<a esto llaman mariposas en el estomago?>>
-Me ayudas? A meterlas aquí... - salí del cuarto y Timoteo tras de mi.

Perdimos una hora al menos de nuestro tiempo acarreando macetas de Baby breath
del jardín hasta mi habitación, que terminó luciendo mas como un jardín blanco
<<querías que se viera diferente? ahí lo tienes>> le di a Timoteo las gracias, un
enorme abrazo y $10.00 dlls, porque aunque fuese un niño increíblemente bueno,
no era idiota y no iba a hacer todo eso gratis.
Mis padres dieron muestra de vida hasta las 12:00PM y eso para mi fue un alivio,
agradecía por primera vez que tuvieran sueño pesado. Y la tarde transcurrió de lo
mas tranquila, con uno que otro comentario "huele a flores frescas?" Preguntaba
mamá. "debes ser tu mami, siempre hueles así al despertar" el gran Timoteo sabía
como salir del tema y de paso dejar a mamá un gran –owww-.
Luego mamá llamó a su amiga quien me dio el trabajo de inmediato, dijo que podía
comenzar el día siguiente. Así que ahora también era una Natalia con empleo, buen
comienzo para una nueva vida no? Estaba feliz, quería contárselo a alguien... <<tu
novio>> la palabra resonó en mi cabeza provocándome una sonrisa inevitable,
como cuando escuchas el nombre de la persona que te gusta, no puedes evitar
sonreír o si? Aunque te de la sensación de parecer idiota no puedes dejar de
hacerlo, te ha pasado? Bueno, eso mismo me ocurría entonces.
Corrí a mi habitación o jardín, no sabía como denominar aquel lugar lleno de flores
dejando apenas espacio para mi cama, y tomé mi celular y fui a donde estaba el
nombre de Mateo en mis contactos.
-Debería agregar un corazón a su nombre? - me sentí estúpida al preguntarme eso,
pero de todos modos lo puse. Y llamé. Mientras la bocina sonaba el tono de espera
mi corazón latía fuerte, ¿porque me ponía de esa manera? Era Mateo, el mismo
Mateo que veía y con quien hablaba todos los días ¿Qué lo hacía tan especial
ahora? <<que ahora es tu Mateo, TUYO? Tal vez eso puede ser genio>>
[hola?] ahí estaba su voz del otro lado del teléfono
-Hola... - entré en pánico sin saber que mas decir
[que tal preciosa] mi cara comenzó a arder en un tono rojo y quise esconderla <<él
no te ve idiota>> [no ha pasado ni un día y ya extrañas mi voz? Eso es muy dulce,
ahora dime como puedo ayudar a mi bella novia?] la cara puede ponerse mas roja
cuando estas muy apenada? que color le seguía? Yo lo estaba descubriendo, pues
escucharlo llamarme "su novia" me hacía sentir demasiado apenada, y feliz al
mismo tiempo.
-Conseguí el empleo y comienzo mañana - fui al grano con una voz un poco
mecánica
[que romántica eres Natalia] escuche como trataba de disimular su risa [eso me
gusta de ti]
-Lo siento... - que mas podía decir? Como debía tomar sus palabras?
[no, no, eso esta bien Natalia, eres perfecta de los pies a la cabeza y me encanta
cuando me lo recuerdas] hacía mucho que no escuchaba esas palabras, Luis solía
decirme eso al principio "eres perfecta" una y otra vez, me preguntaba si era verdad.
[y de que es tu nuevo trabajo?] volvió a romper el silencio en el que me había
hundido por unos segundos
-Mesera... voy a ser mesera – por alguna razón mi voz sonaba distraída y él podía
notarlo
[que le parece señorita mesera, si se pone bonita y salimos a celebrarlo? ]
-Me encanta la idea... - sonreí de nuevo
[muy bien, te veo afuera de tu casa en un minuto] no dijo mas y colgó el teléfono.

<<Un minuto son 60 segundos, 60 segundos es mucho tiempo, no quiero esperar


tanto>> <<que egoísta eres Natalia>>
Conseguí encontrar ropa bonita entre todas esas flores que cubrían mi guardarropa
que ahora olía flores frescas << ya no necesito perfume>> estaba preocupada de
no lucir muy arreglada pero tampoco muy sencilla. ¿has tenido una cita con una
persona muy importante? ¿No te ocurre que te haces miles de preguntas, te
imaginas miles de situaciones e intentas llevar algo que encaje con ello? Porque
uno nunca sabe lo que pasará, pudiese ser que fuésemos a nadar con delfines, a
una cena romántica en un lugar carísimo, a escalar una montaña, a dar una vuelta
en el parque, ¿Cómo consigues algo que encaje con todas esas posibilidades?
imaginar el atuendo me hizo soltar una carcajada.
Entonces trate de recordar la ultima vez que me ponía así por un muchacho, ni
siquiera Luis me hacía actuar de esa manera, me alegraba experimentar aquellas
cosas por primera vez con Mateo. Yo aun no lo sabía, pero Mateo sería el sueño de
muchas primeras experiencias. Fui feliz.

Al final me decidí por un vestido corto blanco y con pequeños dibujos de flores,
medias negras y botas negras, mi cabello lo recogí en una coleta pues no se me
ocurría que mas hacer, no era femenina como Catalina y Carmen <<las chicas!!! No
les he contado! Tienen que saber!! Ah ya quiero ver la cara que harán cuando se
enteren>> apostaba que gritarían y saltarían por todos lados. Imaginarlo nada mas
me hacía emocionarme.
no terminaba de imaginar la escena cuando una piedrita golpeo mi ventana, mi
corazón dio un salto adivinando quien era. Me asomé y vi a mi brillante príncipe,
lucía tan guapo y desordenado como solo él sabía hacerlo. Corrí escaleras abajo
diciendo a mamá que iría con las chicas.
-Suerte! Salúdalas de mi parte – se limitó a contestar desde la cocina y papá ni
siquiera apartó la mirada de su periódico. Por primera vez en mi vida agradecí su
poco interés en mi.
Salí de casa y fui a los brazos de aquel chico, hice lo que había querido hacer tantas
veces atrás, lo abracé, tenía todo el derecho de hacerlo.
-También me alegra verte - reía mientras me apartaba un poco de él - lista para
irnos?
-Lista - sonreí ansiosa mientras buscaba con la mirada su auto, o su bicicleta
aunque fuera. No, no había nada. - en que nos iremos?
-Ayer me di cuenta de que eres una materialista, así que te llevare en autobús,
ninguna novia mía va a quererme por ser su transporte – no pude evitar reírme. Su
voz era sería pero juguetona a la vez
-Entonces para que tengo novio? - seguí su juego
-Para muchas cosas, unas apropiadas y otras no tanto
-Mateo! - lo regañé ¿Qué quería decir?
-Es broma! Es solo que hoy quería que conociéramos la ciudad a pie, te daré un
tour personalizado - tomó mi mano y comenzamos a caminar. Él hablaba de tantas
cosas, me contaba datos curiosos de cada lugar, apostaba que mucho de eso era
inventado, pero aun así lo creí porque era Mateo quien lo decía.
Miré nuestras manos entrelazadas y un sentimiento familiar y reconfortante me
invadió, algo dentro de mi se sentía en casa, porque por alguna razón ya sabía que
ahí a su lado era donde pertenecía. En ese momento Mateo era libre, en ese
momento pude ver un poco el mundo como él lo hacía, en ese momento me sentí
mas cerca de su corazón, en ese momento fuimos felices.

Estuvimos en al menos tres parques, una playa vacía solo para nosotros, en muchas
tiendas de regalos, dos librerías, un restaurante y un museo. Todo tenía una historia,
una explicación una razón, y pude ver todo de una forma distinta. Mateo me lo
enseño todo, por ejemplo, ¿te has dado cuenta que la espuma de las olas del mar
parecen pequeños caballos? Cabalgando a toda velocidad hasta la orilla. O que los
arboles mas fuertes son los mas viejos pero aun así son fáciles de lastimar, que las
librerías son hogar de gente en busca de respuestas, gente con historias complejas,
Mateo y yo pasamos al menos una hora adivinando cual era la historia de cada
persona, o inventándoles alguna.
No era una cita normal, no era como lo había imaginado, y es que Mateo no era un
novio común, Mateo no se conformaba con impresionar o consentir, Mateo iba mas
allá, él dejaba lecciones, lecciones que te dejarían pensando aun cuando fueses a
dormir y que te harían cambiar la forma de ver las cosas. Mateo sabía como dejar
una marca en la vida, de esas que no se borran ni con el tiempo.

-Muy bien entonces, si te cabe en la boca completo, es gratis? - me reía de sus


lecciones en el restaurante
-Jamás he sido fan de pagar por algo que no dura mas de tres minutos en mi mesa
-Pues no es culpa del establecimiento que tengas un apetito voraz – no podía dejar
de sonreír
-tienes un buen punto ahí, Natalia gana esta ronda – se llevó un bocado de
hamburguesa a su boca sin cuidado alguno. - pero no la guerra
-te crees muy listo ha? - alcé una ceja
-Yo SOY muy listo estimada Natalia, tengo el control de todo - ahí estaba mi Mateo
fanfarrón
-Eres muy engreído Mateo - me crucé de brazos
-Tómalo o déjalo - me gustaba cuando estaba tan seguro de si mismo, quería ser
como Mateo.
-Bueno, entonces... con permiso - me levante de la silla dispuesta a irme, haciéndolo
creer que me iría en serio
-Natalia NO - alzó demasiado la voz, tomó mi mano y todos nos miraron – Natalia
no me dejes así nada mas... Natalia piensa en los niños!
Mi cara estallo de vergüenza, y terminamos saliendo ambos sin terminar la comida.
Eso era nuevo, pero me hacía feliz la idea de que en esos momentos estábamos
recolectando recuerdos, valiosos recuerdos para cuando alguno de los dos no
estuviese, cuanto los íbamos a necesitar.
Detuvimos de repente mientras íbamos camino a mi casa para admirar el atardecer,
el cielo estaba en tonos naranjas y lilas, entonces Mateo decidió que era hora de
nuestra primer foto juntos una foto que atesoraría por el resto de mi vida. Era distinta
a las fotos que había tenido con Luis, esta vez era feliz y podías verlo en nuestros
rostros. Recuerdo esos días con cariño.
CAPITULO 15
La vida en esos días era tranquila, cada día fue una aventura y siempre había una
sorpresa.
La amiga de mi mamá tenía un restaurante de desayunos con tema de los 60's, "El
desayuno de Flow" y solo trabajaba fines de semana, todas las meseras debíamos
llevar un uniforme muy "Oldy" y servir los pedidos... en PATINES! Que escandalo,
que drama y que diversión jaja tarde al menos dos semanas en acostumbrarme y
aprender a equilibrar, sin duda fue de las mejores etapas de mi vida y había
muchísima gente siempre, es decir, ¿Cuántos restaurantes conoces que den un
show como chicas en patines por todos lados sirviendo comida? Claro que iba a
tener éxito y las propinas eran bastantes buenas, así que en un solo fin de semana
junte el dinero suficiente como para comprar el vestido que quería. Pensé en dejar
el trabajo después de eso pero Mateo me aconsejo conservarlo un tiempo mas ,
pues "un empleo es algo que sirve para crear carácter" -palabras de Mateo- .
Uno que otro fin de semana los chicos iban a comer al lugar y Flor, la amiga de mi
mamá, me dejaba servirles cosas de cortesía, era una mujer muy amable y una
excelente jefa (supongo que por ello me fue tan fácil conservar el trabajo un par de
años) Catalina y Carmen insistían en que acortara la falda del uniforme para
aumentar mis propinas, Daniel y Mateo se limitaban en atragantarse de papas fritas.
Eran días buenos.
-En serio, dame una hora con el atuendito de mesera y te consigo el doble de lo que
llevas en el día - Catalina estaba muy segura de si misma mientras le daba un sorbo
a su té. Estaban todos sentados en la ultima mesa y llamaban la atención de otros
clientes, pues parecían estar en su universo y reían descaradamente sin importarles
más. Ellos siempre llama la atención.
-Mi amor, con o sin uniforme te las ingenias para conseguir dinero – se burlaba
Daniel insinuando (mas bien recordando) que Catalina conseguía dinero con su
cuerpo.
-Solo digo que si tienes algo porque no lo aprovechas? - Catalina se defendió
-Eso es muy cierto! Todos tienen precio mi cielito – Carmen se dirigió a Daniel – a
ver, si te ponen un paco de billetes hasta tu volteas el rabo – todos en la mesa se
rieron y yo me preguntaba en que momento conseguí esa clase de compañías.
-Dejen de corromper la frágil mente de mi novia con sus ideas – Mateo interrumpió
entre risas – oye cielo, terminando tu turno que planes tienes?
-Ninguno aun – conteste revisando si Flor estaba por ahí, no quería que me viera
muy distraída con ellos. Era buena mujer pero aun así no quería abusar.
-Vamos a la playa? - propuso Daniel - hace mucho que no vamos todos juntos – yo
nunca había ido con ellos
-Amo tu idea! - lo apoyó Carmen
-Hasta que sirves de algo ricitos – Catalina como siempre no podía dejar pasar la
oportunidad de hacerle burla. Esta vez su cabello rizado fue el blanco.
-Que dices? - Mateo me miró esperando mi apoyo, desde que estábamos juntos
siempre pedía mi aprobación antes de hacer algo todos, me agradaba que me
tomara en cuenta.
-Me encanta la idea, llamare a mamá para avisar – sin mas, deje su mesa y fui a
seguir con mis labores en patines. Cabe mencionar que antes de poder hacerlo todo
muy bien pase varias humillaciones y caídas. <<buenos recuerdos>>

Flor me dejó salir una hora antes, una excelente mujer, y cambiando mi vergonzoso
uniforme de los 60's por mi ropa regular, jeans desgastados y una blusa azul, y
dejando los patines por mis converse blancos, salí por la puerta trasera que daba a
un callejón, donde me esperaban los chicos. Congele la escena por unos segundos.
Catalina sostenía un cigarrillo recargada en la barda de algún almacén detrás del
restaurante, Carmen parada frente a ella mirando como Daniel y Mateo hacían
música con un bote de basura vacío y una lata grande de café, sentados en el suelo,
aquello los representaba tan bien. De mi bolso saque mi vieja cámara, la cual Mateo
me había regalado un día hacía algunas semanas cuando estábamos buscándome
un pasatiempo, creyó que la fotografía podía dárseme. La usé por primera vez para
capturar aquel precioso momento, para capturar el recuerdo de un día donde nada
les preocupaba, eran solo adolescentes en busca de un camino, un día donde todo
estaba reducido a un nada, y así les gustaba.
El sonido de la cámara delató mi presencia y todos dejaron lo que estaban haciendo
para dirigirse hasta mi.
-Al fin! - Daniel se estiró
-Asi que has decidido poner en practica la fotografía eh? - Mateo me abrazó de la
cintura
-Que buen ojo tienes para el arte Natty bella, sigue tomándonos fotos y llegaras
lejos – Carmen posó como si fuese modelo de manera exagerada.
-Eso es, hazle el amor a la cámara – Catalina le siguió el juego
-No con ustedes aquí
-Pero si te hemos visto coger con sujetos en media calle – Daniel intervino al
comentario muy propio de Carmen, y todos estallamos en carcajadas.
-Vamos tropa! Dejemos la libertad sexual de nuestras damas y apresurémonos que
se hace tarde – como siempre, era Mateo quien ponía orden a sus discusiones.
Rodeo mis hombros con su brazo y sacó las llaves de su auto.
-Vamos en mi auto Mateo, porque si vamos a hacer un viaje así, que sea con estilo
– Daniel se adelantó y con un movimiento de su mano hizo sonar su auto abriendo
los seguros de un convertible negro estacionado junto frente a nosotros.
-Ya, esta vez voy de acuerdo con ricitos mi amor – dijo Catalina a Mateo yendo tras
Dani – voy en frente!
-Mi turno! - Carmen solo siguió derecho corriendo para alcanzar el lugar del
copiloto.
Mateo me miro alzando las cejas, no sabía si sentirse indignado o reírse por la forma
en que se burlaron de su auto, yo solo sonreí y recargue mi cabeza en su pecho.
Hizo una mueca de resignación y avanzamos tras los chicos.
El convertible de Daniel tenía capacidad para 5 personas, asientos de piel blancos
y olía a cereza, la pintura era brillante y los neumáticos estaban casi nuevos, Daniel
cuidaba a ese auto como si fuese una mujer, a veces hasta le hablaba con mucho
cariño, según Mateo eso es normal en los chicos. Le creí.
Con la música a todo volumen de alguna banda americana desconocida para mis
oídos, la capota del auto guardada y el sol rosando nuestra piel, emprendimos la
marcha. El cielo estaba de un azul muy claro y no había ni una sola nube, la brisa
provocada por la velocidad alborotaba nuestros cabellos, y la voz de mis amigas
siguiendo la letra de una de las canciones hicieron del viaje un recuerdo que estaría
siempre presente en mi memoria, me gustaba acumular esas imágenes, Mateo me
llamaba "la fotógrafa de momentos" cada que le contaba de esa manía mía y según
él le gustaba eso de mi. -estas aprendiendo a vivir el hoy- decía.
Sonreí.
Aparcamos cerca de un malecón, nunca antes habíamos estado ahí y Daniel había
oído hablar a unas turistas de el y como estaba cerca de la ciudad no podíamos
pasarlo por alto. Catalina y Carmen no dejaban de ver a los muchachos sin camisa,
y a intentar ligar discretamente mientras Daniel cerraba el auto, yo me divertía
mucho viéndolas.
-Muy bien, estamos listos – dijo Dani cerrando el auto con su alarma.
-Te tardas años ricitos – Dijo Catalina tomándonos a Carmen y a mi del brazo
avanzando sin ellos.
-Esta mujer me esta volviendo loco Mateo – dijo entre dientes – un día de estos la
mato
-Tranquilo Dani, se le ve que se muere por ricitos – se burló Mateo.
-Porque no lo expresa como una mujer normal? Con cartitas y coqueteos... -
comenzaron a avanzar hacia nosotras
-Porque mi hermano, Catalina no es una mujer normal... jajaja – le dio palmaditas
en la espalda.
El cielo comenzaba a pintarse de colores naranjas y lilas, el sol se iba escondiendo
poco a poco entre las nubes que habían salido, el mar estaba muy tranquilo y me
divertía observando la espuma de las olas, recordando a los caballos galopantes y
jugando con la arena entre mis dedos.
Mateo y Daniel estaban jugando en el agua mientras nosotras tres estábamos
sentadas alejadas de la orilla. Saqué mi cámara para seguir capturando el
momento.
-Como consigues sacar fotos tan bonitas? - dijo Catalina, estaba mirando fijamente
hacía el mar abrazando sus piernas pegadas al pecho.
-No lo se, solo espero a que el momento me diga que es una buena imagen -
respondí sin mucha atención
-Comienza a hablar igualito a él - se burlo Carmen dando una calada a su cigarrillo
-Después de todo son pareja – dijo Catalina en un tono bajo y yo me reí
-Que ocurre? -Carmen se preocupaba por el repentino animo de su amiga
-Nada... - Catalina dio un nada, de esos que en realidad significa "quiero hablar de
ello pero no se como"
-Vamos cielo... si no confías en nosotras entonces en quien? - Carmen apagó su
cigarrillo y la miramos fijamente.
-Ya había estado aquí - comenzó a hablar, pero parecía que buscaba las palabras
adecuadas. - con él.
Carmen guardó silencio, miró unos segundos a su amiga, luego miro el atardecer y
encendió otro cigarrillo.
-Quien es "él"? - no pude evitar preguntar
-No se si sea buen momento cariño - me dijo Carmen tratando de evitar que
preguntara mas.
-Esta bien – Catalina la interrumpió – tengo ganas de hablar de él.

El amor no siempre es un sentimiento duradero, muchas veces se desgasta y otras


veces simplemente se olvida, aunque algunos tienen la suerte de encontrar a su
otra mitad y saber que pasarán el resto de sus vidas con esa persona. Pero como
ya les había dicho, la vida es una perra que goza con el sufrimiento ajeno y cosas
pasan. Ese día aprendí que tras la personalidad mas feliz y risueña del mundo
puede haber una triste historia de amor.
La historia de Catalina
El año pasado, cuando recién cumplía 19 años Catalina vivía metida en sus vicios
y sexo sin sentido, en su viaje por Brasil disfrutando de todos los placeres que le
ofrecía. No pensaba en nada que no fuese ella misma o en sentirse deseada, esa
era su vida.
Bueno, esa misma vida le jugó una mala pasada un jueves 13 de abril.
Mientras salía de aquel bar para buscar sus zapatos bajos en el auto de algún
desconocido que la había llevado a ella y a sus amigos hasta ahí, en un
estacionamiento desierto de vida, con solo el ruido de sus tacones y la música a lo
lejos, se topó con él.
Un muchacho junto al auto, hincado justo en la puerta. <<que hago? Quiere robar?
me irá a robar a mi?!>> pensaba ya un poco borracha.
-Ladrón! - gritó sin pensarlo dos veces, llamando su atención - ayuda! Un Ladrón!
-Que? - se levanto de inmediato alarmado por los gritos de Catalina – no, no esto
es un mal entendido - intentó calmarla
-AYUDA! AH! AH! - comenzó a gritar como guacamaya
No tuvo mas opción que apresarla en sus brazos y tapar su boca con cuidado para
evitar que llamara la atención de los guardias del bar.
-Estas loca! - intentaba mantenerla quieta – escucha, escucha por un momento –
Catalina se calmó un poco – no soy ningún ladrón, vengo aquí para recuperar algo
que es mío, la victima aquí soy yo. Este auto es de un embustero que se llevó las
llaves de mi casa, solo vengo por ellas.
-No pudiste solo entrar por una ventana y luego esperar al sujeto adentro o algo
así? - dijo la inteligente y ebria Catalina dejando en silencio al extraño que aun la
tenía entre sus brazos.
-Mierda... tienes razón - la soltó
-jajajaja eres un idiota - comenzó a reírse de él
-y tu una ebria – se defendió - de que burdel te sacó Carlos? No pareces una
prostituta, hablas un ingles muy fluido.. - habían mantenido la conversación en
ingles pues él no sabía nada de español
-eso es porque NO soy una prostituta, imbécil - comenzó a tambalearse – y claro
que se, puedo hablar 6 idiomas fluidamente, incluso ebria - presumió - aunque a
veces me confunda un poco.
-Mírate, de donde saliste? No eres de Brasil o si? - ahora parecía divertirse con ella,
cruzado de brazos y observando su tambalear.
-No es asunto tuyo! Además tu tampoco eres de por aquí o si? - se acercó para
analizar aquel nuevo rostro – tienes facciones alemanas me atrevería a decir
-Lista aun estando ebria, eres una joya - sonrió - Munich para ser exactos
-He estado ahí, bonito... - Catalina estaba en serio luchando por mantener el
equilibrio en aquellos tacones, hasta que cedió y se tiró al suelo. El alcohol le había
adormecido la mayor parte del cuerpo.
-No puedo dejarte así... pero si te ayudo creo que me meteré en problemas – se
hinco a su lado- y si te abandono aquí y hacemos como que nada pasó?
-Maldito Alemán – le escupió en la cara
-Eres preciosa... - la miró fijamente y sonrió con ternura – Mi nombre es Emil por
cierto – la ayudo a levantarse
-Catalina - dejó que aquel desconocido la levantara en brazos como si nada.
-Mucho gusto...
Despertó en una habitación ordenada, sabanas blancas y ropas ajenas. Estaba
asustada y miró por la ventana el trafico de Brasil pasar como si nada. Junto a ella
en una mesita de noche estaba su bolso y sus tacones, con su vestido bien doblado
y oliendo a limpio, acompañado de una nota en ingles: Catalina, estas sana y salva,
no te he violado haha :) aun.
No pudo evitar soltar una risita, recordando un poco de lo sucedido la noche
anterior.
salió de la cama y al abandonar la habitación se topó con un departamento muy
pequeño y una sala sencilla y ordenada junto a una cocina que desplegaba olor a
desayuno recién hecho.
-Al fin despiertas – la voz familiar de aquel muchacho la sorprendió
-Como debo tomar tu nota? Una amenaza de violación? - sonrió
-Como gustes... quieres desayunar? - se sentó en una pequeña mesita redonda
donde le esperaban dos platos servidos con un bello desayuno frutal, panqueques
y huevos.
Por primera vez Catalina se tomó el tiempo de admirar a su salvador, alto y bastante
guapo, cabello rubio y barba de dos días, estaba en buena forma. Entonces no le
molesto sentarse a hablar y desayunar con el Alemán guapo y atento.
Hablaron largo y tendido, jamás se había sentido tan cómoda y respetada en
compañía de ningún hombre, le contó todo, sobre su madre que era actriz y su padre
que aunque los abandono les daba el dinero suficiente como para darse el lujo de
viajar por el mundo. Le contó de su mala experiencia con la vida y los hombres,
sobre como a su corta edad ya había dormido con muchos mas hombres de los que
le hubiese gustado. Fue sincera y él escuchó. La entendió.
Luego fue su turno y Catalina supo que aquel guapísimo Emil venía de una familia
bien acomodada y había estado en el ejercito de su país por al menos tres años,
pero desertó y huyo a Brasil, la guerra no era lo suyo. Descubrió que era un hombre
sensible, amante de la música y de los animales y sobre todo amante del orden.
También había tenido muchas experiencias con mujeres a sus 23 años de edad
pero nada serio.
Encontraron cosas que tenían en común, gustos musicales y de literatura, poco a
poco fueron tejiendo un mundo donde solo había lugar para ellos. Catalina y Emil
abrieron su corazón para el otro y reconocieron que se pertenecían.
Dos meses fueron suficientes para que cayeran perdidamente enamorados, para
que quisieran estar siempre juntos. para que experimentaran lo que significaba
amor, para que se pertenecieran y se entregaran de la manera mas pura y honesta.
Catalina lo llevó a su ciudad y fueron a todos los lugares donde le gustaba estar,
reuniendo recuerdos para ambos, siendo felices y dándose besos, besos con sabor
a "no te quiero perder nunca"
Estaban enamorados.
Luego de un mes en la ciudad Emil llevó a Cata con él a Munich, iba a presentarle
a su familia.
-No estoy muy segura – dijo ella nerviosa, estaban en la habitación del hotel – y si
no les agrado?
-Te van a amar, con el alemán que manejas es suficiente, ya que no hablan muy
bien ingles – la abrazó - quiero que sepan ya
-Les dirás de la boda? Así nada mas? Y que hay del bebé? No es mucho que
procesar? - en serio estaba ansiosa
-cientos de buenas noticias juntas! Mamá siempre ha querido ser abuela, le
haremos un sueño realidad – la besó. Catalina amaba eso de Emil, siempre era
positivo, siempre la hacía ver el lado amable de todo.
-Pero mañana mismo? - se recostó en la cama entre las sabanas blancas, junto al
hombre que amaba.
-Mi cielo si fuera por mi iríamos ya mismo – acaricio su vientre – ah! Olvide las flores
-que flores? - estaba casi dormida
-Quiero llevarle flores a mamá, espera aquí - se levantó de la cama
-Emil, no puedes irte así a esta hora, mañana buscamos las flores, así estarán mas
frescas – lo detuvo
-No quiero esperar, anda, hay una florería aquí cruzando el hotel y cierran tarde –
se soltó cariñosamente de su mano – vuelvo en un abrir y cerrar de ojos – beso su
frente y avanzó a la puerta
-Emil... - lo detuvo de nuevo corriendo tras él - te amo – lo abrazó fuerte y le dio un
beso, uno con sabor a "no quiero que te vayas" pero Emil era testarudo.
-Ya vuelvo mi cielo, lo prometo – devolvió el beso y salió de la habitación
Ojalá lo hubiera detenido. Ojalá hubiera hecho algo mas. Ojalá hubiera sido yo.

Un estruendo interrumpió los pensamientos de Catalina, sirenas de ambulancias y


mucho murmullo le pararon el corazón.
<<él no, él no, él no>> repetía una y otra vez mientras bajaba las escaleras lo mas
rápido que podía, cayendo varías veces, pero ni el dolor ni su hijo de apenas 2
meses de vida la detuvo, seguía su camino esperando por todos los cielos que no
fuese lo que imaginaba.
el asfalto frio de la calle nocturna en sus pies le provoco un escalofrió por todo el
cuerpo, o fueron las luces de las sirenas? tal vez toda la gente reunida?
con miedo se acerco a la multitud, rogando al cielo, pidiendo a dios que no fuese lo
que creía, que su prometido llegase detrás preocupado porque había salido
descalza.
La sangre le bajo al cuerpo y las lagrimas inundaron sus ojos al ver un ramo de
tulipanes esparcido por toda la calle y el cuerpo de un hombre siendo llevado en
una camilla, <<él no... él no...>>
sus piernas no reaccionaron, la dejaron caer, pero esta vez no iba a estar él para
levantarla como aquella vez. Esta vez Emil no iba a salvarla. Esta vez Catalina
estaba sola. lo estaría siempre.
En el hospital le entregaron las pertenencias de su 'esposo' junto con un frio y vacío
-hicimos lo que pudimos – que al final no fue suficiente.
entre las cosas estaba su reloj, su cartera y una nota que iba dirigida a su madre,
que al parecer tenía pensado poner en las flores, estaba en alemán pero Catalina
pudo entenderla perfectamente:
Querida madre:
Cuando me fui dijiste que temías que tomara la decisión equivocada, temías que
fuera infeliz, me alegra decirte que tus miedos fueron en vano, madre he sido el
hombre mas feliz del mundo desde hace unos meses, conocí a una chica
maravillosa y me va a dar un hijo! Serás abuela y tendré una bella familia. Espero
que se parezcan a ella, es preciosa verdad madre?
gracias por creer en mi espero que estés feliz con la noticia.
ATT. Emi.
Un llanto desgarrador rompió el silencio aquella noche en el hospital
-mujer desmayada en el pasillo 34B, emergencia – enfermeras y doctores la
atendieron de inmediato.
no supieron a quien llamar, no tenía pertenecías y estaba descalza, cuando
recupero la conciencia le dieron la noticia de que a causa del trauma y las caídas
había perdido a su bebé. Esta vez ni una lagrima salió de sus ojos, ya las había
llorado todas, estaba seca.
salió del hospital de la misma manera en la que entró, pero esta vez con un
prometido muerto y sin su hijo en su vientre. Ese día Catalina se marchitó.
No contacto a la madre de Emil, no quiso que supiera de su existencia ni tampoco
le dio la nota. No iba a ser tan cruel, la mujer ya había perdido un hijo, no iba a
quitarle a un nieto también.
tampoco fue al entierro, solo tomó sus cosas y se marchó de Munich sin que nadie
supiese nada.
lo dejó todo atrás y volvió a su hogar, que ya no se sentía como eso, volvió al "antes
de Emil" y no le gustó nada, lo odio, pero se quedó pues no conocía nada más.
Catalina intentaba vivir como lo hacía antes, intentaba fingir que nada había pasado,
intentaba engañarse y seguir adelante. Catalina estaba condenada a nunca olvidar
aquel amor que la destrozo, aun no entiende que es lo que pasó, no cree que sea
justo, ¿Por qué si dos personas se aman y quieren estar juntas algo así debe pasar?
¿porque ella? ¿Qué hizo mal?
Lo amó con el corazón. y lloró cada noche en silencio.
CAPITULO 16
¿te haz puesto a pensar que tan rápido se va el tiempo? En un abrir y cerrar de ojos
ya han pasado días, semanas, años y tu estas ahí sin saber exactamente cómo
pasó. Es por ello que debes aprender a vivir el hoy y hacerlo todo como si fuese la
ultima vez, nunca sabes si volverás a vivir la misma experiencia.
Eso lo aprendí bastante bien de Mateo y los muchachos, era su lema de vida y en
serio que sabían disfrutar el hoy, a pesar de tener sus heridas y corazones rotos,
nunca se detuvieron a lamentarse, siguieron y fueron felices, se aseguraron de
aprovechar cada momento y no se arrepintieron nunca, yo quería ser como ellos.
-¿Colombia? - dije sorprendida ante aquella propuesta. estábamos sentados en la
mesa cerca de la salida de la escuela, donde solía estar con Luis, pero ahora
nosotros lo ganamos. <<en tu cara>
-Si, va a ser muy divertido! - Cata intentaba convencerme – después del baile de
navidad nos darán vacaciones de dos semanas, pasémoslas en Colombia, te va a
encantar Natty
-Ya hemos estado ahí antes y sabemos como manejarnos, además que ahí todos
son amables, y no se que les den de comer a los muchachos pero están.... para
chuparse los dedos – dijo Carmen muy emocionada haciendo el ademan que sueles
hacer cuando la comida quedo rica.
-Además como es un viaje de dos semanas nada mas, iremos en avión cielo –
Daniel supuso que la idea del como ir me preocupaba y honestamente me hizo
tranquilizarme mucho – le dices a tu mamá que estarás en un campamento y ya
-No se si pueda mentirles acerca de esto, además ¿Cómo iré? No tengo dinero
suficiente, es decir, lo que tengo ahorrado no me alcanza para el viaje ida y vuelta
o el hospedaje – la natalia que lo pensaba demasiado apareció de nuevo <<no
estabas esperando por esta oportunidad?>>
-Bueno, los viajes no son muy costosos, además que la familia de Catalina tiene
residencias en Bogotá y ahí nos podemos quedar, si tienes la mitad te ayudo con la
otra mitad – Mateo me abrazaba
-Debo admitir que amo la idea, pero debo pensarlo – me mordí las uñas nerviosa
-Tienes dos días para pensarlo, es el baile y de ahí empacamos – Catalina le dio un
trago a su jugo
-Que rápido... - seguía mordiéndome las uñas
-Así salen mejor las cosas – Carmen cruzo sus piernas, la falda la llevaba bastante
corta pero lucía sofisticada y sensual.
-Ese no es tu ex? - susurro Daniel que estaba a mi lado, cambiando completamente
de tema. todos miramos a la misma direccion
Ahí estaba, el chico que hacía mas o menos medio año destrozó mi existencia, me
lastimó y ahora solo era un recuerdo, un recuerdo con sentimientos. Estaba muy
cerca con su grupo de amigos que ahora me parecían inmaduros y para nada
geniales, supongo que el tiempo y toparme con las personas correctas me hizo
crecer un poco más. <<como es que te morías por estar con ellos Natalia?>>
Carmen y Catalina sonrieron maliciosas y comenzaron a jugar con su cabello al
mismo tiempo, a veces lo hacían con una sincronía que asustaba, era casi
macabro.
Mateo rodeaba mis hombros con su brazo y sorprendió a Luis observándonos
fijamente, con cierto recelo, conociéndolo suponía que estaba celoso, no de mi,
estaba celoso de ellos, de la mesa "para los chicos geniales" que ahora
ocupábamos, de lo geniales que lucían Mateo, Daniel, Catalina y Carmen, estaba
celoso de esa admiración que todos en la escuela les tenían.
-Entonces que dices Natty? - dijo Carmen en voz mas alta para que el grupo de Luis
escuchara – vamos a Colombia? Mira que conocemos los mejores antros del lugar
y tenemos amigos por ahí
-Anda nena, vamos, sin ti no va a ser divertido – Catalina le siguió el juego. Ambas
le guardaban rencor a Luis y su grupo por lo que me hicieron, ellas eran muy
protectoras.
-No puedes decir que no Natalia – Daniel se levantó al ver que el profesor que abría
la puerta se acercaba y todos lo imitamos – mira que tienes tiempo para decidir
-Dos días - me reí mientras caminábamos hasta el frente de la puerta
-Suficiente tiempo, si te lleva mas tiempo decidir algo es que no vale la pena – dijo
Mateo de lo mas tranquilo sin soltarme pasando junto a Luis quien descaradamente
no apartaba su vista – que tal Luicito - saludó - hace tiempo sin saber de ti
-Que tal Mateo – la voz de Luis parecía irritada – oye no sabía que te gustaban las
cosas de segunda mano – todos nos detuvimos ante aquel comentario fuera de
lugar, Mateo me soltó y se puso frente a Luis sonriendo como si no le hubiese
afectado <<esto me huele mal>> estaba asustada – toma – le lanzó la basura de un
paquete de galletas en la cara – también me quedaron sobras.
Catalina abrió la boca sorprendida y Carmen se cruzo de brazos, estaba furiosa,
Daniel me puso detrás de él y se colocó junto a su amigo, todos quedaron en
silencio, parecía que una pelea estaba a segundos de comenzar, Luis y Mateo
estaban al centro, mirándose despectivamente. Luis parecía especialmente
molesto, su rostro lo delataba, apretaba los puños esperando por una sola razón
para golpear a Mateo, que por el contrario estaba tranquilo, sonriendo burlonamente
ante la situación.
Pasaron al menos unos segundos donde todos esperábamos la respuesta de
Mateo.
-No espero que a tu edad mental entiendas muchas cosas Luis - comenzó - pero
una mujer no es una cosa que se pueda usar o desechar, si así te refieres ante una
mujer, no quiero saber como hablaras de tu madre. Pero permíteme darte una
buena lección, si quieres conservar a alguien que valga la pena, es mejor que dejes
esa actitud de machito pendejo – le dio palmaditas en el hombro, Luis no sabía que
decir, miraba todos los alumnos que nos rodeaban, buscando una respuesta. Mateo
se dio la vuelta y di un respiro de alivio – ah... - se volteo de nuevo hacia Luis –
Nadie habla así de mi novia – tras eso le dio un puñetazo en la cara tirándolo al
suelo, todos nos sorprendimos y los amigos de Luis fueron a socorrerlo. Los demás
se burlaban de lo que acababa de pasar y una que otra chica suspiraba de emoción.
Yo sonreí, no es que disfrutara del sufrimiento ajeno, pero se lo merecía.
Mateo volvió a estrecharme entre sus brazos y los 5 seguimos nuestro camino hasta
la salida - así que a Colombia? - se dirigió a mi
-A Colombia – conteste sonriendo. <<mi héroe>>
-aaaah!! - las chicas gritaron emocionadas. Ya era un echo.
-Ojalá le hayas roto la nariz – dijo Carmen mirando hacía atrás satisfecha – o tal vez
un ojo reventado? Ay no se – la miramos extrañados, pero reímos.

Amaba tanto la manera en que Mateo se desenvolvía, siempre hablaba como si


alguien hubiese escrito sus palabras con mucha precisión, siempre era exacto y
nunca se quedaba con las ganas de decir algo, incluso su manera de caminar
parecía ensayada. Mateo me enseñó muchas cosas mientras estuvimos juntos, me
ayudo a descubrirme a mi misma y me hacía preguntas que me hacían reflexionar.
Gracias a él descubrí mi pasión, la fotografía, gracias a él pude amarme cada día
un poco mas y es que si alguien como él podía quererme, no podía ser tan mala.
También aprendí muchísimo teniendo amigos como Carmen, Catalina y Daniel,
como que no importa de donde vengas o que tan triste haya sido el ayer, el mañana
no tiene nada que ver y será solo como tu decidas que sea. Me enseñaron a
divertirme y a no juzgar nada de lo que veo, nadie sabe cuanto pesa su carga, mas
que quien la lleva. Junto a ellos aprendí que un momento vale mas que un millon de
monedas, porque al final el dinero se va, pero los recuerdos se quedan.Descubrí
una Natalia completamente nueva cada día y me gustaba.
Faltaban solo unas horas para el gran baile de navidad y nos habíamos reunido en
casa de Catalina para arreglarnos, estábamos en ropa interior depilando lo que
habíamos olvidado y maquillando una a la otra, Carmen llevaba el cabello envuelto
en una toalla, iba a llevar su melena roja natural y Catalina tenía su cabeza llena de
tubos pues luciría rizos, yo preferí levantar mi cabello en una coleta elegante que
había visto en un tutorial de internet.

-Hora de la confesion! Estoy nerviosa – dijo Cata ocultando su rostro en una


almohada
-Cariño, arruinas el maquillaje – la regañó Carmen – que te ocurre?
-Daniel me invito a ir como su pareja – dijo muy rápido y con una sonrisa en su
rostro
-¿Qué? - Carmen y yo hablamos al unísono
-Somos amigos pero no se, como que me gusta – se tumbó en la cama
-y vas coger con él?! - Carmen parecía indignada
-NO SE!! - Catalina no paraba de reír nerviosa
-Porque tiene que coger con él? Solo es un baile – dije algo apenada por la platica,
imaginar a mis amigos en una relación sexual no era agradable del todo.
-AY! Natalia mi amor, eres una bebé, es obvio! Si vas como pareja de alguien a un
baile es porque vas con ese fin, no lo digo yo, lo dice la biblia – Carmen se puso su
vestido rojo pegado al cuerpo - así que espero no te tome por sorpresa si Matti
quiere llegar a tercera base hoy – se acomodaba los senos en el escote
Me quede en silencio, pensando en sus palabras, la idea no me ponía del todo
nerviosa pero si muy ansiosa, el poco tiempo que llevábamos de novios nunca
pasaba de un beso o alguna caricia, pero por mas noble que fuese mi Mateo, era
un hombre y tenía esa necesidad, una que yo no quería negarle pero que temía
cumplir.
-Tierra llamando a Natty? Natalia me escuchaste? - Catalina ya llevaba su vestido
color vino puesto y agitaba su mano frente mi rostro
-ah? - al fin desperté
-Que en cierto punto del baile continuaremos la fiesta en casa de Mateo, estará sola,
y no dudo que intente algo hoy, que es lo que harás? - Catalina lo repitió
-No se... ¿Qué hago? - estaba en serio nerviosa
-AAAH – Carmen se emocionó - tu primera vez! - se sentó en la cama mientras me
ponía mi vestido negro ajustado – mira, Mateo es un caballero y no va a obligarte,
pero si tu quieres deberás poner de tu parte – las escuchaba atentamente, tomando
nota mental – no te hagas la difícil, déjate llevar por sus besos y no pienses en nada
-al principió es difícil, pero ya entrando en calor ni te acuerdas de tu nombre –
Catalina continuaba con la lección mientras rebuscaba en su bolso – lo bueno es
que tiene experiencia, así que solo déjalo guiar
-Es lo bueno, imagina que fuera virgen jajaja – Carmen se reía - ni uno ni otro sabría
donde va que.
Ambas hablaban con una gran experiencia, y es que en serio sabían del tema, yo
nunca había pensado si quiera en ello, bueno, no antes de Mateo, con Luis no me
sentía lista ni me daban ganas. Pero con Mateo es distinto, Mateo es tan dulce y
cuidadoso que no me asustaba estar con él, en serio quería darle lo mejor de mi,
que supiese que lo amaba con el corazón. Esa noche iba a demostrarle cuanto
había logrado cambiar, iba a enseñarle a la Natalia nueva que él me ayudo a
moldear. Esa noche me iba a entregar.

Intereses relacionados