Está en la página 1de 1

Reflexión

Paolo Virno “Do you remember counterrevolution?”


Esta lectura me ha gustado mucho porque contextualiza históricamente el momento en que
nos encontramos en lo referente a nuestra noción de trabajo, aunque el objeto de su
reflexión es Italia. Así, reconocer que la situación actual deviene de un proceso que en un
primer momento aparece como contestatario es para Virno la contrarrevolución, la cual se
sirve de los mismos elementos económicos, sociales y culturales que una revolución, pero
a la inversa nos recalca. Esto debido a que “la contrarrevolución italiana transformó las
inclinaciones colectivas en requisitos profesionales, ingredientes de la producción de
plusvalor y fermento del nuevo ciclo de desarrollo capitalista las cuales en el «movimiento
del 77, se presentaban como antagonismo intransigente”.
El autor menciona que la contrarrevolución “reinterpreta a su modo el conjunto de
condiciones materiales que convertirían la abolición del trabajo asalariado en algo
simplemente realista: reduce este conjunto a provechosas fuerzas productivas” de lo cual
entiendo que el capitalismo, el modo de producción posfordista, ha adoptado una ética
distinta, mediante la apropiación de ideas que acompañaron a la descentralización del
trabajo, para continuar funcionando. Lo que me recuerda el texto de “la ética budista”.
Vinculo esto directamente con el tema sobre los jóvenes y el trabajo, porque no es
casualidad que los jóvenes rechacen la idea de trabajar durante toda su vida y busquen
tener un negocio propio del cual puedan vivir sin las preocupaciones que implica el trabajo
asalariado, desean “ser tu propio jefe” y disfrutar, pero que como enfatiza Virno, el trabajo
autónomo se encuentra subordinado a las exigencias de las grandes empresas e implica
auto explotación. Es así que las expectativas de los jóvenes coinciden con las condiciones
económicas neoliberales donde el estado deja de intervenir en cuestiones que solo le
competían a él. Los jóvenes de hoy nos hemos adaptado a dicha ética a veces sin saberlo o
tal vez haciendo caso omiso de ello. La educación es importante en cuanto abre las
posibilidades de desarrollo personal y profesional; nuestras expectativas siguen una lógica
de mercado: buscamos qué quieren las empresas y tratamos de vender nuestros
conocimientos (medios de comunicación) y habilidades sociales.
Virno menciona también que la contrarrevolución transforma en pasividad despolitizada o
en consenso plebiscitario los mismos comportamientos que parecían implicar el deterioro
del poder estatal y la actualidad de un autogobierno radical. Lo que invita a ser críticos ante
los hechos sociales y tratar de reconocer los elementos ya mencionados en las acciones de
las personas ¿por qué las movilizaciones sociales contemporáneas parecen desvanecerse
en el paso de los días… incluso de las horas?