Está en la página 1de 29

LA OPORTUNIDAD

LLAMA A TU PUERTA
de Catherine Burke

TRADUCTORA: © 2017

REVISADO POR: charisen


SINOPSIS

Faith Russel trabaja como asistente de eventos en Summit Mountain


Resort. Un día tiene que abandonar su puesto para acudir a prestar ayuda a otro
Resort de la cadena hotelera. Allí se encontrará con Amy, este encuentro tendrá
consecuencias para Faith.
Descargos de la traducción:
Esta traducción es libre al español realizada para entretener a todas las
personas que les gusta este tipo de lecturas. Es totalmente gratuita, por lo que no
se puede comercializar.

Esta traducción no se puede publicar en cualquier tipo de página de internet


dedicada a la publicación de traducciones de fanfics o libros de temática lésbica,
sin el permiso de la traductora. Pueden ponerse en contacto conmigo a través de
este correo silvinafanfiction1@gmail.com Este correo, también puede ser utilizado
por las lectoras que quieran hacer cualquier comentario constructivo sobre la
traducción.

Descargos de la autora:

Descargos de responsabilidad, la historia y los personajes son propiedad


exclusiva de la autora y no pueden ser reproducidos, publicados o vendidos sin el
permiso de la autora. ¡Ahí lo tienes! Si por alguna razón real o imaginaria te
sientes incómoda o no deseas leer una historia que contenga descripciones
gráficas de dos mujeres adultas que consienten en una relación amorosa y sexual,
entonces no leas esta historia o cualquier otra cosa que haya escrito. Si por
alguna razón es ilegal que veas este material, debes irte ahora y no regresar hasta
que ya no sea un delito.

Este es un trabajo corto que se me vino a la cabeza hace algunas semanas. No


estoy segura de a dónde llevará. Si deseas ofrecer algún comentario, puedes
contactarme en burkcatherine@aol.com
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU
PUERTA
Opportunity Knocks
Catherine Burke

Cuando la oportunidad golpea, lo mejor es abrir la puerta. Al menos eso


pensé en ese momento. A los veinticuatro años de edad, mi vida era típica para
alguien que intentaba ganarse la vida. Trabajaba demasiado, me divertía muy
poco y siempre estaba preocupada por tener suficiente dinero para el alquiler. No
había planeado el curso de acontecimientos que cambiaron mi vida. La gente rara 5
vez lo hace.

Mi nombre es Faith Russell. Crecí en el típico hogar disfuncional con un


padre que bebía mucho y una madre a la que le gustaba ser puta. Mi papá se fue
cuando yo tenía cuatro años. Mi mamá me dejó con una tía abuela cuando tenía
once años. A la edad de dieciocho años, estaba sola con una pequeña maleta de
ropa bastante gastada. Aterricé en Gunnison, Colorado en el Summit Mountain
Resort1. El área tenía todo lo que quería, montañas, valles, ríos, extensos bosques
llenos de álamos y pinos, prados rebosantes de flores silvestres y un entorno
urbano tranquilo. Empecé a trabajar en el hotel como limpiadora. Escalando
posiciones demostrando lo trabajadora que era. Trabajé en todas las áreas del
Resort hasta que aterricé en el departamento de eventos.

En su mayor parte, trabajo como asistente del coordinador de eventos. Ya


sabes, la persona que hace la mayor parte del trabajo pesado para las bodas,

1
Complejo turístico u hotel que cuenta con servicios de ocio y diversas instalaciones para el descanso y el disfrute del
huésped.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

convenciones y solicitudes de especialidades. Cuando la temporada está en


marcha, cambio turnos adicionales en la montaña trabajando como instructora de
esquí para niños. Mi vida es bastante simple. Alquilé un pequeño departamento
encima del garaje del supervisor de mantenimiento, Bud Powell a las afueras de la
ciudad. No me importó el espacio reducido, el lugar estaba lo suficientemente
cerca del supermercado que podía caminar hasta allí o incluso para ir al trabajo si
era necesario. Además, Bud me llevaría a trabajar en su monster 4x4 con
quitanieve cuando una tormenta llegaba. Mi pick up Chevy 96 funcionaba, pero
con una fuga en el recipiente del aceite, le estaba poniendo casi un litro cada dos
días. Recurrí a correr al trabajo o dejar que uno de los muchachos me recogiera.

Por los muchachos, quiero decir una variedad de personas que trabajaban
en el Resort. Eran mi familia, el desaliñado grupo de hombres y mujeres que
controlaban el Resort desde el mantenimiento y el servicio de limpieza hasta el
personal de recepción y el equipo de cocina. No tenía mucha familia y estas
6
personas sustituían a la sangre que se alejó de mí.

Mi casero, Bud y su variopinta cuadrilla de trabajadores de mantenimiento


se ocuparon del hotel, el spa y las pistas. En su mayor parte, el equipo me dejaba
tranquila, sabiendo que Bud no toleraría que ninguno de ellos me atacara o
acosara. No oculté mi preferencia por las mujeres. La mayoría del equipo me trató
como a uno de los chicos hasta que Bud consiguió un nuevo empleado, Joe. Tuve
que dejar que el hombre alto y de piel aceitunada y morena supiera que era cien
por ciento lesbiana. Le tomó unos meses a Joe para asimilar el hecho, quien se
había convertido en un buen amigo y compañero de copas fuera del horario de
trabajo. Era realmente un tipo muy guapo, lástima que no me gustaban los
hombres. En realidad, nos asemejábamos en la vida real a Barbie y Ken. Menos la
línea de busto de 115, estaba más cerca del rango de 90 y no estaba para nada
interesada en Joe. Estaba cerca del metro ochenta y tenía una bonita figura que
mantenía corriendo todas las mañanas sin importar nada.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

Esta era una de esas mañanas, en que me pregunté por qué incluso me
levanté de la cama. La temperatura en el tramo superior era de 6 grados, pero la
nieve se arremolinaba alrededor de la cima de la montaña. El informe
meteorológico predijo una tormenta de nieve acercándose al Resort. Mis pies
golpearon el pavimento mojado de la calle Butte. Mi ruta variaba según la época
del año y el tráfico. La cuerda blanca de mi teléfono móvil rebotaba con cada
rítmico paso mientras Dani California, de Red Hot Chili Peppers, cantaba: Mirando
el metal caliente del cañón de una 45. Simplemente otra forma de sobrevivir. Mis
ojos azules escondidos por mis Raybans se enfocaron en el horizonte y la
montaña. No noté que el jeep disminuía la velocidad detrás de mí tratando de
llamar mi atención hasta que el claxon sonó fuerte cuando se detuvo a mi lado.

—¡Faith! —Gritando mi nombre a todo pulmón estaba la Subdirectora de


Operaciones de Summit, Beth French—. ¡Faith! —Tenía la cara completamente
enrojecida y parecía como si estuviera a punto de reventársele un vaso
7
sanguíneo.

—Jesús Beth. —Dejé de correr y coloqué mi mano sobre mi pecho sobre mi


acelerado corazón—. ¿Qué pasa? ¿Alguien está lastimado? ¿Bud?

—No, pero hay una emergencia. —Movió el jeep del Resort hasta la acera y
bajó para hablar conmigo—. Hay una situación.

—¿Una situación? ¿Por la qué tenías que localizarme a las 6:45? —Extendí
mis manos sobre mi cabeza y sentí que mi sudadera se levantaba y mi espalda
explotaba—. Vamos Beth, ¿qué pasa?

—El personal de Aspen tiene intoxicación alimenticia. Tienen un gran


evento y necesitan que enviemos gente allí.

—Por gente, asumiré que te refieres a mí. —Le di una patada a un cumulo
de nieve que envié en un centenar de pedazos al otro lado de la carretera. Vi su
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

expresión cambiar; no pensó que la confrontaría—. Iré Beth. Solo que siempre
parezco estar reemplazando a otras personas y problemas de Resorts.

—Faith, lo sé y realmente lo aprecio. Hay una gran convención de


escritores en Aspen este fin de semana y los pesos pesados tienen miedo de
arruinarlo. Demonios, los asistentes probablemente escriban sobre eso en sus
columnas y entierren cualquier negocio que tengamos. —Beth resopló y apoyó la
espalda contra el jeep de la compañía. Me di cuenta que se sentía incomoda en
preguntarme—. Además, Tiffany me preguntó si podía enviarte.

Tiffany Johnson era la Subdirectora de Operaciones en Aspen. Recibió


formación en Gunnison el verano pasado y nos hicimos amigas. —Mi camioneta
no llegará a la montaña. —Expresé sabiendo que el personal conocía el pedazo
de mierda que manejaba.

—Pensé que tenía tracción en las cuatro ruedas. —Beth se pasó la mano
8
por el pelo. Tendría que descubrirlo, pero esa era la razón por la que ganaba
mucho dinero.

—Así es, pero entre el aceite y los neumáticos desgastados, tendré suerte
de llegar a la calle Main. —Por lamentable que sonara, era la verdad. No
necesitaba que me recordaran mi situación financiera.

—Creo que puedo enviarte con el Jeep, después de todo son negocios de
la compañía. —Beth miró el Jeep y volvió a mirarme—. Planifícalo por un fin de
semana, pero podría ser una semana. Realmente no estamos seguros de cuál es
la situación allí.

—¡Una semana! —Empujé el gorro de punto fuera de mis ojos—. Eso es...
—Una mierda... Me abstuve de expresar mi opinión. Sabía que era la única
empleada que no tenía familia y que sería la que no generaba problemas—.
¿Cuándo me estarás dejando el Jeep?
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

—Ahora. Llévame de regreso al Resort y ve a empacar tus cosas. Faith,


esta es una gran oportunidad para ti. La alta dirección de Summit está tras todo
esto.

Asentí y caminé hacia el lado del pasajero. Me pregunté si a la dirección le


preocupaba cómo era que los empleados contrajeron la intoxicación alimenticia en
primer lugar. Definitivamente iba a encontrar otro lugar para comer. Al estirar mis
hombros, me pregunté cuánto tiempo me tomaría conducir hasta Aspen.

9
Cinco horas, esa fue la respuesta a esa pregunta. El largo viaje lo pasé
atrapada detrás de un camión semirremolque en una sinuosa carretera. Mis
manos estaban doloridas con los nudillos blancos por agarrar con fuerza el
volante. Aparqué en la parte trasera del Resort filial y me dirigí al área de la
oficina. Justo cuando abrí la puerta, una alta mujer de cabello negro estaba
saliendo. Entre mi tirón y su empuje la puerta se abrió. El cambio en el impulso la
hizo caer hacia el suelo. Con reflejos rápidos tenía mis brazos envolviendo el torso
de la mujer antes de que pudiera aterrizar de cabeza en un banco de nieve
cercano. En lugar de gratitud, fui el blanco de unos fríos ojos de color marrón.

—¿Se encuentra bien? —La ayudé a ponerse de pie, mis manos aun
firmemente en su cintura. —¡Qué demonios! —Me gritó—. No se supone que
haya nadie aquí atrás. —Me miró por un momento como si contemplara por qué
estaba allí. Me dio una mirada y luego separó mis manos de mi cintura—. Se
supone que nadie debe estar aquí.

—¿Lo siento? —Me preguntaba de qué demonios estaba hablando—.


Trabajo aquí. —Era un poco exagerado, pero me estaba reportando al trabajo—.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

Acabo de llegar y aquí es donde me dijeron que fuera. Por supuesto, llegué unas
dos horas tarde, pero en realidad me retraso un semirremolque.

—¿Un semirremolque?

—Ya sabes los camiones de dieciocho ruedas, generalmente con una carga
de tamaño de un contenedor. Créame que el hielo, la nieve y las carreteras
serpenteantes no son las condiciones ideales para tratar de rebasar uno de ellos.

—¿Está aquí para la convención?

—Convención, no. —Negué con la cabeza. Parecía que mi descripción del


camión aligeró su estado de ánimo. Sus ojos rozaron mi cuerpo y se suavizaron
cuando llegaron a mi rostro—. ¿Está bien? No me di cuenta de que abrí la puerta
tan rápido. Llego tarde. —Repetí mi lengua enredada por su evaluación.

—Estoy bien. Un poco fuera de lugar, hoy ha sido un mal día.


10
—Dímelo a mí. ¿Quién sabía que estaría conduciendo cinco horas para
ayudar aquí? —Faith miró su reloj—. Escuche señorita...

—Amy... llámame Amy. —La mujer parecía aturdida por el sonido de su


propio nombre.

—Amy, soy Faith. Trabajo para Summit Resorts, la empresa matriz de


Aspen Pines. Fui reclutada esta mañana en la calle para venir a ayudar en esta
convención de escritores. Acabo de llegar, pero si hay algo que puedo hacer para
que su estancia sea más satisfactoria, por favor avíseme. —Le sonreí y recibí una
a cambio. Mi gaydar estaba sonando en el mapa, mientras esta hermosa mujer me
revisaba. Tal vez el viaje a Aspen no iba a ser tan malo como pensaba. Deje que
mis ojos vagaran por su cuerpo alto y delgado. Definitivamente estaba en forma,
con un poco de curvas femeninas aquí y allá.

—¿En la calle? —Levantó una ceja.


LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

—Estaba trotando. —Al escuchar su pregunta, pensé que podría sonar


como si tuviera una ocupación diferente. —No es la forma ideal de ser notificada
de que estaría trabajando fuera de la ciudad.

—¿Estará en Aspen durante el fin de semana? —Asentí. No dio más


detalles, pero pude ver las ruedas girando en su cerebro—. Bien, tal vez vamos a
encontrarnos de nuevo.

—Tal vez. —Sentí un hormigueo en mi interior. Había pasado mucho


tiempo desde que una mujer despertara cualquier tipo de sentimiento en mí—. Me
tengo que ir. Disfrute...

—Estoy aquí por el tema de los escritores. —Amy parpadeó, luego se giró y
se metió en la limusina que esperaba junto al bordillo. Sentí que el viento se me

11
iba de las velas. Simplemente había flirteado flagrantemente con una huésped. No
solo una huésped, una VIP2 del tipo de limusina. Necesitaba reportarme y me
preocuparía por la VIP más tarde.

La cuestión de los escritores al final resultó ser la convención de escritores


de misterio más grande del mundo. Por el personal, me enteré que había en
Aspen escritores famosos de todo el mundo para la convención. —Dicen que
Taylor James está aquí. —Dijo Diane una de las camareras mientras dejaba la
gran bandeja. La miré como si le hubiera crecido una tercera cabeza—. Conoces
al escritor.

2
Las siglas corresponden a Very Important Person - persona muy importante.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

—He oído hablar de él. —Ella se rio de mi comentario. No era muy lectora.
Si tuviera tiempo o interés en una historia, conseguiría un audiolibro de la
biblioteca y lo escucharía mientras corría. El misterio de Taylor A. James,
“Cuentas cerradas” fue realmente uno que disfruté. Incluso Bud se entusiasmó al
respecto. De hecho, la historia era tan intrigante que Hollywood hizo una película
basada en ella.

—¿Faith, no eres una gran lectora —Negué con la cabeza—. Bueno, hazte
un favor y no trates de conversar con nadie de la convención. Te llevarán de
vuelta a Gunnison. —Agarró la bandeja llena esperándola en la ventana y se
apresuró a volver al salón.

Pensé en Amy. Estaba aquí para la convención y se metió en una limusina.


Había estado en la industria el tiempo suficiente para saber que los huéspedes
que entraban y salían por las puertas traseras en limusinas solían tener dinero, 12
mucho dinero. No había forma de que ella me diera un segundo pensamiento.
Probablemente era solo otro miembro del personal a quien despediría. Eso no
significaba que no podía fantasear con ella. Amy y su pelo largo y azabache, me
pregunto cómo sería tocar los sedosos cabellos, enroscar mis dedos en la masa
negra y besar sus labios. Apenas tuve una conversación con la mujer después de
que casi la golpeé en el culo. Estoy segura de que se olvidó por completo de mí y
está codeándose con gente como Taylor James.

Incluso si me encontrara con ella, vine aquí para trabajar y no tener sexo.
Recordando la mirada en los ojos de Amy, contemplé tener su cuerpo contra el
mío. Sentí que mi centro palpitaba, era definitivamente agradable a los ojos y
había pasado mucho tiempo desde que alguien tuvo ese efecto en mí.

Salí sabiendo que necesitaba trabajar. El viernes, sábado y domingo eran


todo sobre la convención, las necesidades del cliente siempre eran lo primero. No
importaba que hubiera estado de pie durante veinte horas seguidas, el cliente
siempre tenía la razón. Al menos, mi tiempo en Aspen estaba volando. Para mi
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

alivio, la intoxicación alimenticia provenía del pub local que al personal le gustaba
frecuentar fuera del horario. Me encontré con el Director General de Aspen Pines,
David Granger, justo después de la hora punta de la cena.

—Sr. Granger, soy Faith de...

—Gunnison. —Él terminó mi oración. Asentí—. Gracias por su rápida


respuesta. Necesitamos toda la ayuda que podamos este fin de semana. Tiffany
me pidió ayuda, pero no me di cuenta de la impresión que causaría en nuestros
huéspedes. Recibí un maravilloso cumplido del personal de Taylor James sobre
usted.

—¿Taylor James?

—Sí. —Asintió—. Enviaron sus cumplidos por su atención. Continúe con el


buen trabajo. Además, reservé una habitación para que se quede en el lugar. 13
—¿Aquí? —Era raro que el personal se quedara en los Resorts.

—Una vez más, el grupo de James te felicitó. Créame cuando le digo que el
equipo directivo aprecia mucho todo lo que ha hecho. —Giró cuando su nombre
fue llamado—. Verifique con la recepción, le conseguirán una tarjeta de acceso.
Gracias por su ayuda. —Comenzó a alejarse—. Oh, Faith. —Me llamó—. ¿Cómo
es Taylor James?

—No tengo ni idea, señor. —Y no lo hacía. Había ayudado a varios


huéspedes durante todo el día; la pareja, cuyos hijos se habían encerrado dentro
de la habitación con la tarjeta llave con un bebé de dieciocho meses, una anciana
que luchaba con el ascensor y la larga caminata de su habitación a la convención
y un caballero de pelo blanco cuyo color de piel combinaba con su cabello con
ojos aterradores y translúcidos. Me preguntaba si estaba usando lentes de
contacto para el efecto.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

—Eso es lo que pensé. El rumor es que ella es muy reservada sobre su


identidad. —Se encogió de hombros.

—¿Ella? —No es de extrañar que la camarera se riera de mí antes.


Confirmó el sexo de Taylor James con un asentimiento. No quería pensar qué
mujer era la famosa Taylor James. Quería encontrar una cama con mi nombre,
desmayarme y comenzar toda la dura prueba otra vez mañana.

Arrastrando mi trasero cansado a la recepción, esperé a que todos los


huéspedes fueran atendidos. Di un paso al frente cuando uno de los empleados
reconoció mi chaqueta de uniforme marrón con la insignia de Summit sobre mi
corazón. Él sonrió. Cualquiera que trabaje en la industria hotelera fue entrenado
para sonreír sin importar nuestros estados de ánimo. —Hola. Reconozco tu
atuendo pero no tu cara. —Probablemente era una de una docena de empleados
de Summit enviados a Aspen. 14
—Hola. Soy Faith, E6734. —Summit tenía una política estricta de no revelar
los apellidos y horario de los empleados. Hace unos años, un huésped demasiado
entusiasta se obsesionó con un empleado de uno de los Resorts de Florida. El
caso fue noticia nacional, una pesadilla de relaciones públicas según mi jefe.

—Déjame verificar. El Sr. Granger dijo que tuvimos algunas solicitudes


especiales este fin de semana. —Él tecleó en el sistema. Sus ojos se abrieron un
poco y me miró furtivamente—. Aquí vamos. Este es el número de tu habitación y
esta es la ruta más fácil hacia la habitación. —De nuevo, el entrenamiento se hizo
cargo. Los empleados de la recepción no podían decir en qué habitación estaría
ningún huésped ni la duración de una estancia—. Si tienes alguna pregunta,
alguien está de guardia las 24 horas del día, los 7 días de la semana. —Él me
entregó la tarjeta llave—. Hay un mensaje para ti. —Fue al pequeño cubículo
detrás del escritorio y deslizó un pequeño sobre en el mostrador hacia mí—. Creo
que tus maletas ya han sido colocadas en tu habitación. Disfruta tu estadía en
Aspen Pines. —Asintiendo con la cabeza, me dirigí hacia los ascensores.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

Miré el número de la habitación. Algo me molestó. Había trabajado en la


recepción y sabía dónde estaban las suites VIP. Todos los Resorts mantenían la
misma configuración. Las suites de lujo tenían vistas pintorescas de las montañas,
mientras que las habitaciones más baratas tenían vistas del estacionamiento. Algo
andaba mal. Trabajé para Summit lo suficiente como para saber que la habitación
que me asignaron era una suite de lujo. No la pequeña sala común del personal.
Me giré hacia el empleado.

—Esa es la habitación correcta. Que tengas una buena noche, Faith. —Él
confirmó a la mirada confundida en mi cara.

Apreté el botón del ascensor y deseé no tener mi uniforme puesto mientras


ajustaba la falda. A esta hora de la noche, generalmente un huésped borracho o
descontento me confrontaría acerca de lo horrible que era el servicio o de lo caro
que era el alcohol. El pequeño sobre pesado y apelmazado en mi mano no era 15
habitual otorgarlo a los clientes del Resort. El papel de buena calidad en mi mano
consiguió mi curiosidad. No quería abrirlo frente a extraños. Esperaría para abrirlo
en la habitación. Por suerte para mí, llegué al decimocuarto piso sin un huésped a
la vista. Incluso el piso 14 estaba desierto.

Reconocí el dulce y rico olor a flores cuando abrí la puerta. Sobre la mesa
en la sala de estar, un gran ramo de rosas blancas y lirios se encontraba en un
jarrón de cristal. La tarjeta con mi nombre estaba grabada con imágenes de las
mismas flores. El cansancio del día pareció desaparecer. Tal vez la dirección
reconoció mi arduo trabajo con flores especiales. Deslicé mi dedo debajo de la
solapa y abrí el sobre. Desplegando la tarjeta pequeña, noté por primera vez los
audaces trazos de la caligrafía.

Faith,
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

Quise disculparme por mi rudeza. No es frecuente que una bella mujer me


derribe. Sin embargo, sí lograste hacer eso. Espero que las flores hagan que valga
la pena el largo día. ¿Puedo invitarte a cenar?

Amy

Debajo del nombre de Amy, ella enumeró su número de habitación.


Echando un vistazo al reloj, me pregunté si debería llamar. Me puse en su lugar
por un momento, si le enviaba flores a una mujer, me gustaría que me llamara. Me
di cuenta de que el número de la habitación se ubicaría secuencialmente al lado
del que yo estaba. Había una puerta interior que unía la suite con la siguiente. Los
huéspedes podrían ir entre las habitaciones sin entrar en el pasillo principal si
quisieran.

16
Mirando la puerta encajonada, caminé lentamente hacia ella. Presionando
una oreja contra la gruesa puerta interior de tres centímetros, escuché y no oí
nada. Di un paso atrás, cuestionando si era conveniente que tocara. Si llamaba,
Amy respondería y solo Dios sabía a qué conduciría eso. ¿Quería ver a Amy o
quería ignorar la atracción que la mujer había despertado en mí? Cansada como
estaba, estar con Amy valdría la pena la falta de sueño. Al ver mi mano formar un
puño y golpear la puerta interior, supe que no había vuelta atrás. Esta mañana
conocí a una mujer, en la que había estado pensando todo el día. Quería golpear
sabiendo las posibles consecuencias si lo hiciera.

Dos segundos fue todo lo que necesitó en abrir la puerta y que Amy me
tomara en sus brazos. Extremidades fuertes me aseguraron firmemente contra sus
curvas. Bajó su boca a la mía y me hizo olvidar cualquier duda que tuviera. La
deseaba y ella me deseaba. Enredé mis dedos en su suave cabello como
fantaseaba con hacer más temprano, atrayendo a Amy más cerca. Nuestras
lenguas se batieron en duelo y las manos exploraron un paisaje desconocido. La
deseaba. Tan cansada como estaba, deseaba a esta mujer. —Gracias por las
flores. —Dije mientras me aparté.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

—Faith. —Dijo mi nombre con tanta trascendencia, me sentí como el


Papa—. Te quiero. —Sus manos estaban debajo de mi chaqueta y levantándola
de mis hombros hacia el suelo. Sabía que si no colgaba la chaqueta, me dedicaría
treinta minutos a plancharla por la mañana.

—Espera... —Dije mientras retrocedía y recogía mi chaqueta. Comencé a


quitarme la oxford blanca cuando extendió sus largos y delgados dedos hacia los
botones.

—Permíteme. —Comenzó a desabotonar mi camisa y consentí. Vi como


sus dedos desabrochaban cada botón deslizando lentamente la camisa de mi
cuerpo—. He pensado en ti todo el día. —Amy confesó cuando sus labios
encontraron mi oreja. Presionó sus caderas en las mías. Gruñí y pude sentir mi
humedad acumulándose entre mis piernas—. Debería haber estado trabajando
pero eras todo lo que podía pensar. —Puso un beso en mi cuello y comenzó a 17
chupar. Mi cabeza automáticamente cayó hacia atrás dándole más acceso.
Mordiendo y chupando, me tenía bajo su hechizo.

—¿Qué haces? —Le pregunte mi voz un tono más alto de lo normal.


Continuó besándose en su camino hacia mi boca. Cuando estaba a centímetros
de mis labios ella dijo.

—¿De veras te importa?

—No. —Mi respuesta fue silenciada por su boca cubriendo la mía. Cerró la
puerta entre las habitaciones y me apretó contra la puerta. Mi falda fue levantada
hasta mis caderas y mis medias y ropa interior cayeron hasta mis tobillos. Sabía lo
que estaba sucediendo y me encantó cada momento. Era como una película de
mala calidad de la semana con el clímax pasando contra la puerta del hotel. No
me importó. Quería más mientras sus manos exploraban mis senos, estómago y
caderas. Amy bajó sus labios a mis pechos. Le sostuve la cabeza con fuerza
cuando se aferró a un pezón burlona y comenzó a chupar con fuerza. Si
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

continuaba, me vendría en un suspiro. Con su boca en un pecho y su mano


cubriendo el otro, me dejé caer contra la puerta. Quería esto la quería. Ella
presionó su muslo entre mis piernas mientras mi falda subía por mis caderas.

—Amy... —Esperé hasta que levantó su mirada llena de pasión a la mía—.


Llévame a la cama. —Le rodeé las caderas con las piernas mientras se levantaba
de la puerta y me llevaba a la cama.

La noche se transformó en piel contra piel mientras me tomaba una y otra


vez. Perdí la cuenta de la cantidad de veces que culminé con ella. Cuando la
toqué, recuerdo cernirme sobre ella y lentamente moler mi parte inferior del cuerpo
en el de ella. Mis dedos la acariciaron, sintiendo su pasión. Dejó caer su cabeza
contra la cama. Observé fascinada cómo latían las venas de su cuello. Realmente
podría ver su cuerpo reaccionando al mío.

—¡Faith! —Gritó mi nombre y me mordió el hombro—. ¡Oh, mierda! —Sentí


18
que su musculatura interna se contraía contra mis dedos. Recuerdo acercarla y
abrazarla hasta que el sueño se hizo cargo.

Desperté por la presión de los labios contra la parte posterior de mi cuello y


la sensación de pezones duros en mi espalda. Amy... No me importó que me
despertara de un descanso pacífico. Sabía que la mujer de pelo de marta me
quería de nuevo y no me importaba. Levanté mis caderas y presioné contra ella.
Todavía medio dormida, quería que me tocara de nuevo.

—Faith, encanto... —Sus arrulladoras palabras en mis oídos—. Levanta tus


caderas para mí. —Amy susurró en mi oído. Sus manos estaban sobre mis
caderas levantándolas de la cama. Estaba de rodillas, mis manos apoyadas en el
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

colchón que sostenía mi torso fuera de la cama. ¡Oh! Sentí lo que ella quería
hacer. El eje largo corría contra mi sexo haciendo que se contrajera. Corrió el falo
de un lado a otro contra mi humedad. Inconscientemente, caí en el ritmo que ella
estableció.

Nuestros cuerpos se movieron juntos. Yo sobre mis manos y rodillas, Amy


de rodillas detrás de mí lista para entrar con la correa puesta. —¿Me quieres así?
—Su voz llenó mi oreja mientras sus dientes mordían el lóbulo—. Dime...

—Sí... —Siseé cuando la sentí empujar contra mi trasero. Sabía que estaba
encendida y más húmeda de lo que nunca había estado. No acostumbraba usar
juguetes o plegarme a cuestiones de género, esta sería la primera vez. Empujó
sus caderas hacia mí. El falo rozó mi tejido sensible. Me tensé cuando pensé que
iba a entrar en mí.

—Relájate... —Dijo mientras besaba mi oreja y mordisqueaba su camino


19
hacia mi hombro—. Puedes decir que no.

—Quiero... —Amy cubrió mi boca con la de ella sabiendo que la quería


dentro de mí, profunda y dura. Se frotó contra mi sexo dejándome acostumbrarme
a la sensación del juguete. Gruñí mientras se deslizaba por el lugar donde la
quería de nuevo.

—Paciencia... —Dijo mientras tiraba de mis caderas hacia ella y separaba


más mis muslos. Sabía que estaba lubricando el falo con mis jugos. Extendió mi
centro abierto y empujó la punta del consolador dentro de mí.

—Dios... —Gruñí en voz alta. Se sentía tan bien cuando apoyó su peso
contra mí presionando sus pezones en el centro de mi espalda—. Amy por favor...
—Mi voz tensa. Quería que me follara de una manera que nunca pensé que
podría. Entró en mí rápidamente y me llevó un momento sentirme cómoda con el
tamaño. Esperó pacientemente, susurrándome palabras suaves al oído y besando
mi piel. Mi cuerpo se ajustó naturalmente y comencé a balancear mis caderas
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

contra ella. Sentí los dientes de Amy mordisquear mi cuello. Sus manos
mantuvieron mis caderas en su lugar mientras lentamente se retiró y entonces
entró en mí otra vez. Ella estableció un ritmo que yo emparejé. La longitud
llenándome luego saliendo, la sensación fue más poderosa cuando mis ojos se
cerraron en éxtasis. Amy...

—Se siente muy bien. —Amy arrulló en mi oído. Aumentó la velocidad de


sus caderas, el falo salió y me llenó tan profundo como pudo—. ¡Faith! —Escuché
mi nombre cuando las poderosas caderas me empujaron. Estaba cerca tan cerca.
Nunca me había venido así. Mi cara se hundió en la almohada cuando el grito de
éxtasis fue silenciado por el relleno. Sentí el cuerpo de Amy colapsar sobre el mío
y luego el mundo quedó en blanco.

20

—¿Exactamente quién eres? —Una voz fría me despertó de mi sueño.


Parpadeando febrilmente, traté de despertar y pensar dónde estuve, estaba. De
pie a los pies de la cama estaba una mujer delgada como un rayo con el pelo
negro corto y puntiagudo con una raya blanca en la sien. Extendió su mano y me
tocó el costado—. ¡Arriba!

Le di una palmada en la mano. —¿Qué demonios? —Me senté en la cama,


mirando a la mujer. La sábana que se apiñaba en mi cintura, tiré de ella para
cubrir mis pechos.

—Vamos, arriba y afuera. ¿Se ocupó de ti? —La mujer se volvió hacia las
ventanas y abrió las cortinas. Volvió a la cama y alisó el traje de negocios que
llevaba.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

—¡Señora, debe salir de mi habitación ahora! —Exigí con tanto coraje como
pude desnuda—. ¿Dónde está Amy?

Mi pregunta pareció sacudirla por un momento. Me miró de arriba abajo.


—No eres la primera, no serás la última. —Levantó un grueso sobre—. Esto
debería resolver el problema. Date una ducha y sal antes de las nueve. —La mujer
miró su reloj. —Cuando digo fuera, me refiero afuera de las instalaciones.

—¿Trabajas para Aspen Pines? —Se rio. Estupefacta, estaba siendo


despedida. Sabía de la política de no confraternizar con los huéspedes, pero era
más como una guía. La mayoría de los cónyuges del personal administrativo
habían sido huéspedes.

—Tus servicios ya no son necesarios. No me importa a dónde vas ni que


haces, siempre y cuando estés fuera de esta suite. —Enojada salió por la puerta
interior y entró en la otra mitad de la suite.
21
—¿Qué mierda? —Fui a colocar mis pies en el piso de felpa cuando me di
cuenta de lo dolorida que estaba. ¿Dónde estaba Amy? ¿Quién era esa mujer?
Con cuidado, caminé hacia el baño y me miré en el espejo. ¡Querido Dios! ¿Qué
me hizo Amy? Toqué la marca de mordida en mi hombro y me estremecí del dolor.
En mi cuello había un chupetón gigante. Me volví para abrir la ducha cuando vi los
arañazos en mi espalda. Limpié mi cuerpo de los restos de Amy. Pensé en las
cosas que nos habíamos hecho anoche. Aunque me desperté con una extraña
que ladraba órdenes y sin Amy en el lugar, la deseaba de nuevo. Llámame loca,
pero lo hice. Limpié mi cuerpo más arduamente. No quería volver a tratar con
Cruella De Vill

Agarrando la bata de la parte de atrás de la puerta, entré en la habitación,


descolgué el teléfono y marqué la oficina administrativa. Preguntando por el
gerente de turno, esperé a que contestaran el teléfono.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

—Tiffany Johnson, ¿cómo puedo ayudarle? —La voz de la gerente llegó a


través de la línea y me sentí inmediatamente aliviada.

—¡Hola, Tiffany! Soy Faith Russell de Gunnison.

—Faith, ¿cuándo llegaste aquí? ¿Te envió Beth aquí arriba bajo la tormenta
de nieve?

—Sí, me pidió que subiera y ayudara durante el fin de semana.

—Gracias. ¿Qué pasa?

—¿Estoy despedida? —Pude escuchar el nerviosismo en mi voz.

—¿Estás bromeando, verdad? —Cuando no respondí, continuó—. Que yo


sepa, no. Oh, espera, eres la Faith de la que el señor Granger no paraba de
hablar. 22
—Eso fue ayer. Hoy podría ser una historia diferente. —Murmuré.

—No, si lo fueras, lo sabría. —Tiffany era la segunda al mando en Aspen


Pines—. Además ¿que podrías haber hecho para garantizar un despido?

—Solo comprobaba, acabo de tener un encuentro extraño con una mujer,


que no me aprecia mucho.

—¿Puedes describirla?

—¿Viste 101 dálmatas? —Escuché un suave reconocimiento—. Luce como


Cruella de Vill, pero más baja.

—Esa es una de las huéspedes. Esa mujer ha estado atormentando al


personal y a los huéspedes durante los últimos dos días. No te preocupes, Faith,
todavía estás con nosotros.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

—Gracias Tiff. Una cosa más si tienes alguna influencia con el cronograma,
¿puedes esconderme en la parte de atrás hoy? No me siento bien y no quiero que
los huéspedes capten cualquier cosa. —Además del hecho de que el chupetón en
mi cuello destacaría notablemente. Si pudiera esconderme en la cocina o cerca de
ella, al menos sabía que no me encontraría con Amy o Cruella.

—Claro... claro. No hay problema Faith. Oye, he organizado los lugares


para que todo el personal visitante se quede, no estabas en la lista.

—Eres una salvadora Tiff. Por favor dime que tienes una habitación para
mí. —Abrí la puerta del armario y vi que toda mi ropa había sido desempacada y
colgada.

—Espera. Estamos llenos hasta los topes con la convención. Faith, si te

23
parece bien, te puedes quedar en mi casa.

—Puedo reunirme contigo en la oficina en veinte minutos. —Miré a mí


alrededor, encontré mi bolso y comencé a meter mis cosas dentro. Echando un
vistazo al sobre que dejó Cruella, lo metí en el bolso y enojada pensando en lo
que sucediera esta mañana. Trabajaría hoy y mañana, estaría en el camino de
regreso a Summit y mi vida allí.

Por enésima vez, me recordé a mí misma que pedí que me colocaran en la


parte posterior. Presioné mis manos sobre mi espalda baja y me estiré. Una noche
de sexo aeróbico me alcanzó. El personal de cocina se gritaba entre ellos. Cuando
uno de los cocineros en línea me llamó pinche puta3. Lo ataqué en español.

3
Escrito en español en el original
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

Aprendí rápidamente que conocer el idioma me salvaría de múltiples dolores de


cabeza.

—Hola Faith. —Diane dijo mientras se acercaba a la ventana—. ¿Has


estado aquí toda la noche?

—Sí, escondiéndome en la cocina con José y el equipo. —Le di al hombre


que me llamó puta otra mirada.

—Sabes que Taylor James está en la mesa principal y se supone que debe
hablar después de la cena. Deberías colarte y escuchar.

—¿Es ella? —Dejé ver a la camarera sobre el descubrimiento de género


que descubrí. Se rio de mí—. Tal vez si he terminado aquí atrás. —Ella guiñó un
ojo, luego agarró su bandeja y se dirigió al salón.

Cuarenta minutos después, cuando el estruendo de los platos abordó el


24
silencio, me limpié las manos con una toalla y me dirigí al baño. Revisé mi cabello
y me aseguré de que el chupetón en mi cuello estaba oculto. Lo último que quería
era que un huésped o miembro del personal preguntara cómo obtuve la marca.
Buscando en el pequeño bolso que llevaba, encontré un pincel. Haciendo un trato
con la aparente fregona rubia que estaba sobre mi cabeza, retoqué mi maquillaje y
apliqué una ligera capa de lápiz labial. Al mirar mi reflejo, me pregunté qué haría si
Amy se acercara a mí después de este desastre de la mañana. No esperaba
mucho, pero tampoco esperaba ser sacada de la cama por alguna extraña.
Reuniendo mi ingenio, me dirigí al gran salón de baile. Mi interés en la famosa
autora Taylor James alcanzó su punto máximo por Diane y el Sr. Granger. Al
menos podía ver cómo era la mujer.

Las luces de la sala estaban bajas ya que el personal despejaba las mesas
de los platos de postre y el café fluía después de la cena. Me apoyé en la pared
posterior mezclada entre las sombras. El punto luminoso de azul suave brillaba en
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

el podio sobre el escenario principal. El anfitrión del evento habló suavemente por
el micrófono.

—Damas y caballeros, es una gran placer presentarles a la oradora


principal de esta noche. La ganadora de múltiples Dagger4 y premios Edgar5, y la
autora de Cuentas Cerradas por la que ganó un National Book Award 6 por favor,
un fuerte aplauso para Taylor James. —El hombre retrocedió hacia la oscuridad.
El aplauso fue ensordecedor. Desde las sombras, como el ave fénix que renace
de las cenizas, Taylor James apareció en el escenario. Su pelo oscuro, azulado
brillaba bajo los reflectores, llevaba una chaqueta y falda de color burdeos, con
pequeños botones negros al costado. La blusa de seda negra que llevaba puesta
se pegaba a sus curvas, brillando mientras se movía hacia el podio y la cantidad
de pierna que mostró, cuando la falda se abría, casi a la mitad del muslo. 25
—¡Jesús! —Dije mientras mi mano aterrizó en el centro de mi pecho. Mi
corazón latía y el reconocimiento trajo lágrimas a mis ojos. Amy...

—Hermosa, no es cierto. —Diane dijo mientras se acercaba a estar a mi


lado. El público se calmó después de que ella levantó la cabeza y sonrió. Cuando
tuvo la atención de los presentes, comenzó a hablar. Me quedé clavada en el
suelo. Oí su voz amplificada por el sistema de sonido, pero recordé el suave
susurro en mi oído, su voz gritando mi nombre mientras se corría. Cerré los ojos y
pude sentir su cuerpo en movimiento contra el mío.

—Sí... —Repetí la palabra que había dicho la noche anterior cuando Amy
me cogió con la correa. La quería anoche y cuando se puso de pie delante de toda
esta gente, la quería de nuevo. Me di cuenta que había jugado conmigo. Yo era un

4
Los premios Gold Dagger se otorga de manera anual por la Crime Writers' Association a la mejor novela criminal.
5
Los premios Edgar es la forma popular de llamar a los premios Edgar Allan Poe, son entregados todos los años por
Asociación de Escritores de Misterio de Estados Unidos.
6
Premio Nacional del Libro es uno de los más prestigiosos premios literarios que se conceden en Estados Unidos. Se
otorgan a diferentes categorías: ficción, no ficción, poesía.
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

peón, un soldado de pie. Alguien que fácilmente podría sacrificar. Había sido
utilizada por Taylor James, autora de renombre mundial. No debí haber llamado a
la puerta. Debería haberme ido a la cama. Ahora, estaba pateándome por ser
estúpida. La dejé usarme. No quería un anillo o algo así, una taza de café habría
sido agradable o incluso un buenos días.

—Guau... —oí decir a Diane.

—¿Qué? —Demasiado ocupada con mis voces internas para oír lo que
Taylor estaba diciendo.

—¿La has oído? —Negué con la cabeza—. Ha tenido un bloqueo creativo


durante dos años. —Diane explicó. Me volví hacia el escenario y concentré mi
atención en la mujer que conocía como Amy.

—Esta mañana, tuve un avance como si el muro se derrumbara a mis pies. 26


Creo que con fe, cualquier cosa es posible. —Dejó de hablar y se llevó una mano
a la frente tratando de bloquear las luces. Mi boca estaba ligeramente abierta. ¿Ha
dicho mi nombre7 o era otra burla en mi contra? La ironía de Amy usando mi
nombre en un discurso sobre vencer su bloqueo creativo, acabo de añadir otra
razón por la que necesitaba salir de Aspen. Ella se apartó del podio mientras un
fuerte estruendo de aplausos y elogios, fueron dados por el público. Estaba a
punto de salir cuando Cruella se adelantó y comenzó a hablar.

—Damas y caballeros, la señorita James firmará copias autografiadas de


Cuentas cerradas mañana por la mañana en la Sala de Cristal. —Cruella sonrió
entonces atrapo a Taylor por el codo y la hizo pasar detrás del escenario.

—¿Viste eso?

—¿Qué?

7
Faith significa Fe en español
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

—La forma en que la mujer la cogió del brazo. El rumor es, que la mujer con
el mechón de zorrillo es su novia. —Diane agarró la bandeja que había dejado.

—¿Vas a conseguir un autógrafo? —Le dije a Diane preguntándome si era


un gran fan. No quería especular sobre la cabeza mofeta. Si era la novia de Amy,
explicaría este despertar por la mañana.

—Probablemente no. En el momento en que salga de aquí esta noche, no


quiero ni pensar en levantarme de la cama.

—Entonces cuídate, fue un placer conocerte y trabajar contigo.

—Te vas mañana. —Asentí. Tenía que trabajar por la mañana en la


recepción para despedir a los invitados, pero después de eso, me dirigía a casa.
Lejos de Aspen Pines y Amy-Taylor James—. Fue un placer conocerte Faith.
Gracias por ayudarnos. Cuídate en tu regreso a Summit. —Con eso la camarera 27
me dejó de pie en la oscuridad mirando por encima de la multitud que se
dispersaba. Cerré los ojos y deseé nunca haber llegado a Aspen.

—¡Faith! —Abrí los ojos y me encontré Tiffany acercándose a mí. La


subdirectora vio mi estado de agotamiento esta mañana, pero no cuestionó mi
apariencia o mi comportamiento—. Estoy contenta de haberte encontrado. El
grupo de James ha preguntado por ti. —Sentí las lágrimas formarse. Estaba
colgando de un hilo. La sola mención del nombre de James fue suficiente para
enviarme a caer en picada—. Jesús, Faith ¿qué pasa?

—No puedo Tiff. Simplemente no puedo. —Me sequé los ojos y estaba
haciendo una escena en el salón. Enderecé mi chaqueta y me dirigí a la cocina. El
personal me miraba cuando salí por la puerta de atrás en la noche de invierno. No
me importaba. Necesitaba alejarme.

—¿Que está pasando? —Tiffany me siguió a la zona frecuentada por los


fumadores. Envolvió sus brazos alrededor de la parte superior de su cuerpo
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

tratando de mantenerse caliente—. ¿Tiene esto algo que ver con tu aspecto esta
mañana?

—Es sólo que ha sido un fin de semana muy malo. —Me sequé los ojos de
nuevo y me maldije por ser tan emocional.

—Oye, sólo ve a mi casa, termina tu turno en la mañana y vete a casa. No


te preocupes por nada. Yo me encargo de Taylor James.

—Prométeme que no le darás ninguna información sobre mí. Me tienes que


prometer. —Con el dolor interno y la humillación aún fresca de la mañana, no
quería hacer frente de nuevo a Amy o Cruella. Sabía que estaba en un llanto
completo. La última vez que lloré así fue cuando mi madre me dejó. Sentí a Tiff
envolverme en un abrazo cálido.

—Lo prometo. —Me sostuvo durante un tiempo tratando de calmar mi 28


dolor—. Ve a mi casa. Bryan sabe de tu estancia con nosotros.

—Gracias. —Me separé y reuní mí ingenio. No era frecuente que tuviera


una crisis total en el trabajo.

—Cuando estés lista puedes contarme toda la historia. —Me condujo de


nuevo al Resort—. Toma tus cosas y sal de aquí. Si no estás preparada, repórtate
enferma mañana.

—Gracias Tiff.

No fui a Aspen Pines para mi turno. Pasé la noche en casa de Tiffany y


dormí hasta las dos de la tarde. Agradecida a la Subdirectora por cubrirme, no
LA OPORTUNIDAD LLAMA A TU PUERTA de CATHERINE BURKE TRADUCTORA:

tuve que someterme a la posibilidad de encontrarme con Taylor James.


Afortunadamente Tiffany no hizo ninguna pregunta. Nunca mencionó lo que
ocurrió con la petición de la escritora. Hizo lo que le pedí y me fui Aspen como una
mujer distinta, no tan ingenua.

En los próximos años, Taylor James también hizo cambios. Llegaría a


escribir la novela más vendida, Salto de Fe. La protagonista parecía
inquietantemente familiar. Tomé una promoción cuando Tiffany fue nombrada
directora general de Crystal Mountain Resort y Spa, en la base del Mt. Rainer en
Washington.

Pienso en ese fin de semana en Aspen y me pregunto qué habría sucedido


si nunca hubiera llamado a la puerta. No puedo cambiar nada, ni querría. La
oportunidad golpeó y abrí la puerta.
29

FIN

Esta no es ni mi historia típica, ni la típica voz de escritura que uso. Empecé con
una idea de una historia corta y quería escribirla. ¿Creo que la historia de estas
mujeres puede continuar? Ustedes díganme.

CB

También podría gustarte