Está en la página 1de 3

El Beta III

Sinopsis:
El Beta III es un instrumento no verbal de inteligencia.
Es una prueba grupal, no verbal que proporciona una medida rápida y
confiable de la capacidad intelectual no verbal de los individuos. Está
diseñado para evaluar diversas facetas de la inteligencia no verbal,
incluyendo procesamiento de información visual, velocidad del
procesamiento, razonamiento espacial y no verbal y aspectos de la
inteligencia fluida.

Desarrollo:
Subpruebas del Test Beta III- Kellog y Morton
1. Claves: Esta prueba consiste en que las personas mediante una clave,
deben escribir los números que correspondan con símbolos similares a
jeroglíficos.
2. Figuras incompletas: Los individuos en esta evaluación deben dibujar lo
que falta para completar una ilustración.
3. Pares iguales y pares desiguales: En esta prueba los sujetos
evaluados deben encerrar en un círculo el símbolo de igual o diferente,
dependiendo de si los pares de dibujos, símbolos o números son iguales o
diferentes.
4. Objetos equivocados: En esta evaluación las personas deben colocar
una X en aquel dibujo entre cuatro, que ilustre algo que sea incorrecto o
insensato.
5. Matrices: Los sujetos deben elegir el símbolo o dibujo faltante que
complete mejor un conjunto de cuatro símbolos o dibujos.

Cabe destacar, que dichas pruebas son aplicadas en un máximo de 30


minutos incluyendo el tiempo de instrucción. Como sus predecesores, el
Beta III puede dar un estimado confiable y valido de la inteligencia no
verbal, éste se correlaciona en gran medida con la Escala Wechsler de
inteligencia para adultos.

Estandarizacion:
Se estandarizó a nivel nacional en los Estados Unidos, donde fue creado,
utilizando una muestra representativa de gran tamaño, exactamente de
1260 adultos, estratificada de acuerdo con edad, nivel educativo, género,
raza o identidad étnica y región geográfica, según los datos del censo de
los Estados Unidos para 1997.
Se utilizaron diversos métodos para reclutar participantes que se adecuaran
a la matriz de muestreo, entre los cuales se incluyen llamadas telefónicas
aleatorias, anuncios en diarios y volantes colocados en escuelas, centros
para adultos mayores, iglesias y varias organizaciones comunitarias.
Además, los participantes potenciales fueron seleccionados en términos
médicos y psiquiátricos mediante entrevistas o con cuestionarios de
autoinforme.

Confiabilidad y Validez
Confiabilidad Test-Retest
El Beta III fue evaluado con el método Test-retest en una muestra de 204
participantes obteniéndose puntuaciones con una confiabilidad muy buena
para todas las bandas de edad. El coeficiente promedio de confiabilidad
test-retest corregido de la escala de CI es .91, que es suficientemente alto
como para una interpretación significativa de las puntuaciones de CI
individuales.

Validez de contenido.
Las subpruebas del Beta III se seleccionaron no sólo con base en su
capacidad de medir adecuadamente la capacidad intelectual no verbal, sino
también con base en el funcionamiento cognoscitivo detectado por cada
una de ellas, y fueron diseñadas utilizando estándares y métodos similares
a los empleados para desarrollar las subpruebas de Ejecución de las
pruebas Wechsler de inteligencia.

Validez de constructo.
En el Beta III se examinaron las correlaciones intersubpruebas y se llevaron
a cabo análisis factoriales confirmatorios encontrándose dos patrones
visibles de intercorrelación entre subpruebas. Primero, todas las
subpruebas del Beta III están interrelacionadas, con coeficientes que van de
.40 a punto .61, resultados que parecen sustentar que cada prueba mide un
rasgo común de inteligencia. En segundo lugar las pruebas relacionadas
con el razonamiento fluido y no verbal correlacionan mejor entre si que con
las otras subpruebas, mientras que las relacionadas con velocidad de
procesamiento correlacionan más entre ellas que con las demás
subpruebas, todo esto sugiere que el Beta III mide dos dominios diferentes
de capacidad intelectual.

Antecedentes:
La prueba Beta III tiene una larga y distinguida historia dentro de la
evaluación del intelecto. La versión original del instrumento de evaluación
del cual desciende el Beta III fue desarrollada por el ejército de los EEUU.
Esta era llamada “Examen Grupal Beta” y fue utilizada durante la Primera
Guerra Mundial para evaluar la capacidad intelectual de los reclutas
iletrados.
En 1934, Kellog y Morton revisaron el contenido de la edición original para
hacerla más adecuada para el uso con población civil y la publicaron como
“Examen Beta Revisado” (Beta I), conocido a partir de allí como la primera
edición.

En 1978 Kellogg y Morton realizaron una segunda revisión (Beta II-R) en la


que todos los reactivos se volvieron a dibujar y se modernizaron, además
de reemplazarse los reactivos ambiguos o tendenciosos y se revisaron las
instrucciones de aplicación para garantizar una fácil comprensión. La
muestra de la estandarización para el Beta II-R fue estratificada según
género y raza o identidad étnica, era más representativa de la población de
EUA que la primera edición.