Está en la página 1de 27

25 de Agosto de 2017 El agua en la

Guajira
Seguimiento de la problemática

Carolina Hurtado, Carlos Ramírez y Sebastián


Sánchez
UNIVERSIDAD SAN BUENAVENTURA – HANNIA VELEZ
Tabla de Contenido

Una solución de agua para La Guajira .................................................................................... 2


Análisis ................................................................................................................................ 4
Crisis humanitaria en La Guajira por falta de agua ................................................................ 5
Análisis: ............................................................................................................................... 7
¿Quién se robó el agua de la Guajira? .................................................................................... 8
Análisis: ............................................................................................................................. 11
De la falta de agua en La Guajira y otros espejismos ........................................................... 12
Análisis: ............................................................................................................................. 14
¿Qué sucede en La Guajira que no llega el agua? ................................................................ 15
Análisis: ............................................................................................................................. 16
Tres iniciativas que llevarán agua a La Guajira ..................................................................... 18
Análisis .............................................................................................................................. 21
Por qué de la noticia de La Falta de Agua en La Guajira………………………………………… …… ……..22

Temas Aplicados a la Notica……………………………………………………………………………………………………… 23

Impacto en el Medio Ambiente…………………………………………………………………………………………………. 24

Soluciones Sugeridas…………………………………………………………………………………………………………………. 25

Conclusiones……………………………………………………………………………………………………………… …………….26

1|Página
Una solución de agua para La Guajira
Economía

25 Ago 2016 - 10:00 PM

Maria Alejandra Medina

Una compañía colombiana recorre la región en busca de una comunidad para realizar un piloto con un modelo
basado en la desalinización de agua con el uso de energía solar y eólica y plantas automatizadas.

El modelo que proponen MFT y Col Energy fue implementado en Etiopía. / Cortesía

La sequía de los últimos años, sumada a los conflictos con Venezuela y razones de fondo como la extrema
pobreza de la región y la corrupción, ha agravado la crisis de agua en La Guajira, un problema que hoy muchos
están tratando de resolver. La zona tiene características que no permiten atenderla de una forma tradicional,
como una red de acueducto. Según Luis Felipe Henao, exministro de Vivienda, la extensión del territorio, la
población dispersa o la vida nómada de muchas comunidades obligan a pensar en alternativas.

De acuerdo con el gobernador encargado del departamento, el superintendente de Notariado y Registro,


Jorge E. Vélez, el Gobierno está pensando en soluciones para llevar el líquido a 21.000 puntos. Una de las
apuestas está en el tren del agua, con el Cerrejón, para repartirla en la alta Guajira, y la construcción de
tanques cada 40 kilómetros. Lo que es definitivo para Vélez es que por costos se descartan opciones que
funcionen con energía eléctrica o combustible.

En el congreso de Acodal que se llevó a cabo esta semana en Cartagena estuvo presente una compañía que
asegura tener una solución. Se trata de Col Energy, una empresa colombiana que por estos días anda
recorriendo la región en busca de una comunidad para llevar a cabo una prueba piloto, en alianza con la
compañía MFT, especializada en filtración de agua con membranas, es decir, sin químicos. El proyecto cuenta
con la cofinanciación del gobierno de Alemania.

El modelo, que fue implementado en Etiopía hace seis años, se basa en la desalinización de agua con el uso
de energía solar y eólica y plantas automatizadas. Lo primero significa que el costo energético es cercano a

2|Página
cero, a diferencia de los sistemas eléctricos, en los que los costos de energía significan casi el 70 %. Lo segundo
apunta a que las inversiones no se queden como elefantes blancos por factores como los costos y la
disponibilidad de mano de obra en la operación.

Los puntos de acceso a los depósitos líquidos no estarían interconectados, por lo que, de acuerdo con Camilo
Cañón, gerente de Col Energy, se minimizarían las pérdidas por robos o filtraciones de las tuberías, que en
acueductos de grandes ciudades como Bogotá significan cerca del 40 %. “Si hablamos de un sistema
descentralizado, tenemos que entender que nuestro reto es el control y el monitoreo de microrredes de
acueductos”, dice.

Oliver Kopsch, de MFT, implementó el sistema en Etiopía y asegura que las comunidades se apropiaron allí
del sistema al no tener que hacerse cargo de asuntos como su mantenimiento interno. Además, con el acceso
al agua potable es evidente la reducción de problemas como las enfermedades, y con los excedentes del
líquido han podido emprender proyectos productivos. Para Cañón, una de las tareas es generar la cultura de
pago por el servicio, que, dicen, incluso podría buscar subsidios del Gobierno.

“El problema en La Guajira no ha sido de dinero, y la solución tampoco lo es. El enfoque está en la operación
de los sistemas”, afirmó Kopsch, y agregó que, en la medida en que el modelo, una vez validado, se pueda
replicar con alianzas público-privadas, el costo por unidad será más bajo. Lo cierto es que hay consenso en
que la crisis de agua en La Guajira demanda soluciones. Según el gobernador Vélez, el interés por solucionarla
se ha manifestado tanto nacional como internacionalmente. La clave es “tener diseños sostenibles en el
tiempo, que no sean costosos para no ganarnos dolores de cabeza en el futuro”.

Noticia tomada de: http://www.elespectador.com/noticias/economia/una-solucion-de-agua-guajira-


articulo-651103

3|Página
Análisis

Teniendo en cuenta la problemática en la que se ve afectada La Guajira, nos damos cuenta de que no es una
problemática nacional, si no que afecta a varias localidades remotas a nivel mundial, en este caso quieren
afrontar esta problemática de una forma sostenible usando energía solar y eólica y plantas automatizadas, en
este caso la idea es mitigar todos los niveles de riesgo que puedan presentarse al realizar una red de agua
potable y buscan también que los habitantes beneficiados puedan tomar un control de enriquecimiento y de
apreciación por el líquido.

Se ve reflejado que ante la problemática hay otro gobierno interesado en la salubridad y salud de los
habitantes de la Guajira, teniendo en cuenta que quieren realizar la misma práctica usada en Somalia.

Veo que la problemática se ve reflejada en la no priorización del gobierno a que las personas como ley y
derecho fundamental deban tener como recurso principal de supervivencia agua potable, para ello el gobierno
debe humanizarse y concientizarse más por todas las comunidades y de nuestra parte como usuarios no
afectados debemos apoyar y ayudar a exigir ese derecho fundamental para la mejora de la calidad de vida.

4|Página
Crisis humanitaria en La Guajira por falta de
agua
Caribe - Julio 24 de 2014, 7:15 pm

La crisis no es sólo por el agua sino por alimentos.

Una visita de la Defensoría del Pueblo permitió verificar las difíciles condiciones de los habitantes.

En el marco de la crisis de agua que afronta el país, y particularmente la Costa Caribe, una comisión de la
Defensoría del Pueblo visitó varias comunidades indígenas de la media y alta Guajira, en donde la situación es
especialmente difícil porque los recursos hídricos se están acabando ante el intenso verano.

De hecho, hay sectores en los que la supervivencia de la comunidad está en manos de los niños, como sucede
en el rancherío Jellusira del corregimiento de Musichi, en jurisdicción de Manaure, donde los pequeños wayúu
deben conseguirle agua a su familia.

Generalmente salen a las 6 de la mañana o al mediodía con un burro y dos pimpinas vacías. Se demoran hasta
dos horas en llegar al rancherío más cercano, para pedirle a la autoridad tradicional que les regale agua.

Este rancherío es uno de los más afectados a pesar de estar a unos 40 minutos en carro de la cabecera
municipal de Manaure. Lo habitan 40 niños y 35 adultos que viven en tres casas de bahareque en medio de

5|Página
un desierto cuyas condiciones son cada vez más penosas. Si no es por esas pimpinas de agua, no tendrían
cómo sobrevivir.

En el área existen dos reservorios (grandes depósitos de agua lluvia para suplir las carencias en la
infraestructura de servicios públicos), ubicados a unos 100 metros del rancho, los cuales han sido inútiles, tal
como sucede con los 350 construidos en Uribia, de los cuales apenas uno tiene agua porque los demás se
secaron y desde unos tres meses no tienen ni una gota.

Sin embargo, la crisis en Jellusira no es sólo de agua, también sufren por el alimento. A pesar de que el
Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, les entregó kits básicos de comida, piden que les lleven más,
pues no obstante estar a unos 5 kilómetros del mar, solo consiguen pequeñas cantidades de pescado, en
ocasiones chivo y muy esporádicamente maíz, del que también hacen el yagaus, una especie de caldo o chicha.

En la región es evidente la desnutrición, que no sólo afecta a los niños. A los adultos se les nota en la caída de
sus dientes, y a los menores en la pérdida de cabello. En Uribia, el último censo indica que son 280.000 los
habitantes del área rural, de los cuales hay un estimado de 17.000 niños desnutridos, según un estudio
realizado por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

En el municipio de Manuare hay 98.000 habitantes, según el censo de 2005, de los cuales el 65 por ciento
están dispersos en la zona rural, donde no hay fuentes hídricas; de esa población se estima que hay 18.000
niños con problemas de desnutrición. En el caso de Riohacha, el ICBF visitó 147 comunidades y considera en
su análisis que 2.065 niños de 0 a 5 años, están desnutridos.

A raíz de las enfermedades provocadas por la falta de agua y alimento, en La Guajira 23 menores de edad
perdieron la vida el año pasado, mientras durante el primer semestre de 2014 fueron 15 los casos reportados,
aunque la Superintendencia de Salud estima que hay subregistro porque las comunidades prefieren enterrar
a los niños cerca de sus terrenos.

Los animales también han sido víctimas de este círculo fatal. En una reunión del Delegado para Asuntos
Agrarios y de Tierras con ganaderos de la región, se conoció que en los últimos tres meses han muerto 7.000
cabezas de ganado en todo el departamento. Y aunque no tienen una cifra específica, estiman que el 10 por
ciento de los chivos que había en la región han fallecido por la falta de agua y por ende, de comida.

Debido a esta situación y a los pronósticos por la inminencia del Fenómeno del Niño que iría hasta marzo de
2015, la Defensoría del Pueblo solicitó al Gobierno Nacional y a las autoridades territoriales, realizar una
intervención humanitaria de emergencia para que se diseñe y construya un sistema de pequeños embalses y
reservorios de regulación hídrica, se entreguen kits alimentarios de forma oportuna y sistemática a la
población, y se instaure un programa de suplementación alimenticia, que además de los pobladores cubra a
los animales y signifique el aprovisionamiento de insumos para los cultivos.

La petición de la Defensoría del Pueblo a los Ministerios de Agricultura, Interior y Ambiente, así como a
Ingeominas, el Incoder, el Departamento para la Prosperidad Social (DPS), la Unidad de Gestión del Riesgo de
Desastres y CorpoGuajira, incluye la construcción de pozos profundos para la extracción de aguas
subterráneas y obras para rehabilitar los reservorios de agua, debido a que entre septiembre y octubre habría
una temporada corta de lluvias que pueden ser almacenadas.

Noticia tomada de: http://www.noticiasrcn.com/nacional-regiones-caribe/crisis-humanitaria-guajira-falta-


agua

6|Página
Análisis:

Mediante una reciente visita de la defensoría del pueblo, esta visito varias comunidades indígenas de la media
y alta guajira, en donde los recursos hídricos se están acabando dejándolos en una situación crítica.

Con la visita realizada encontraron sitios como el rancherío Jellusira del corregimiento de musichi, en la cual
los pequeños de wayúu deben conseguir el sustento del agua para su familia, ellos deben emprender su viaje
a las 6 de la mañana con un burro y dos pimpinas vacías, para viajar cerca de dos horas hasta el rancherío más
cercano donde las autoridades les regalan agua.

Desafortunadamente los dos reservorios (depósitos de agua lluvia) que tenía el rancherío ubicados 100 metros
están totalmente secos debido a la gran sequía de intenso verano. Y aun peor la crisis que viven las personas
de Jellusira no consiste solo en agua sino también por el alimento, en esta región es notoria la desnutrición
tanto en menores como en los adultos, presentando pérdida de cabello y dientes.

En el municipio de Manuare hay 98.000 habitantes, según el censo de 2005, de los cuales el 65 por ciento
están dispersos en la zona rural, donde no hay fuentes hídricas; A raíz de las enfermedades provocadas por la
falta de agua y alimento, en La Guajira 23 menores de edad perdieron la vida el año pasado, mientras durante
el primer semestre de 2014 fueron 15 los casos reportados.

No obstante, los animales también sufren por esta crisis. En una reunión del Delegado para Asuntos Agrarios
y de Tierras con ganaderos de la región, se conoció que en los últimos tres meses han muerto 7.000 cabezas
de ganado en todo el departamento. Y aunque no se tiene una cifra exacta, se estima que el 10% de los chivos
han fallecido por falta de agua.

Finalmente podemos evidenciar, que en la guajira sufren de una crisis de agua extrema, la cual está llevando
a la muerte de humanos como de especies animales. Debido a esto debemos crear una gran conciencia ante
esta problemática, si ellos recibieran un mayor apoyo podrían volver a cultivar y de esta manera tener un
mayor sustento para sus familias como para los animales de la zona, ya que si el sector de la guajira no recibe
un apoyo significativo de comida y de agua. El pueblo wayúu seguirá sufriendo con esta situación.

7|Página
¿Quién se robó el agua de la Guajira?

“Señor ministro, esto es sequía y muerte de animales. Es sequía y dolor de tanta gente. La sequía ha hecho
tantísimos estragos, pero hoy, el pozo que usted le está entregando a esta comunidad es una realidad y esto
en La Guajira es una maravilla”.

Con esas palabras la rectora del colegio Internado Camino Verde de las hermanas capuchinas, a sólo tres
kilómetros de la cabecera municipal de Uribia, recibió al saliente ministro del Interior, Aurelio Iragorri, el
pasado viernes 25 de julio.

El ministro Iragorri viajó ese día a entregar seis pozos a seis comunidades wayúu en cuatro municipios: dos
proyectos en Riohacha, en los corregimientos de Cerro Plano y Juriakath; el Caimito, en el municipio de
Distracción; la Paz, en Maicao, y Camino Verde y Zapatomana, en Uribia. Con esos seis pozos se beneficiaron
300 familias que fueron seleccionadas teniendo en cuenta lo siguiente: que no tuvieran agua, que tuvieran
vocación agrícola y que pertenecieran a una comunidad indígena.

Lo más sorprendente de todo es que el proyecto del Ministerio del Interior se decidió en febrero y entre marzo
y junio, sólo cuatro meses, se exploraron los seis pozos y se halló agua potable a profundidades que variaron
entre 100 y 150 metros. “El Instituto Geográfico Agustín Codazzi nos dio las directrices de dónde está el agua
subterránea y lo que estamos viendo es que en el interior de La Guajira hay un río profundo que tenemos que
empezar a explotar”, declaró el ministro a los periodistas a su llegada a Juriakath, donde entregó el primer
proyecto, que además incluye la adecuación de una hectárea de tierra sembrada de plátanos, yuca, maíz y

8|Página
pastos de corte para la cría de caprinos. Es decir que con un poco más de 160 millones de pesos por proyecto,
50 familias comenzaron a ver cómo reverdecían sus ‘estériles’ tierras y además tenían un proyecto sostenible.

Estas 300 familias recibirán asistencia técnica de Korderos, la empresa que exploró los pozos, importó los
ovinos y les construyó un sistema de riego por goteo que en dos o tres semanas comenzó a mostrar resultados.
Luis Fernando Echeverri, representante legal de Korderos, dijo a Semana.com que cuando comenzaron la
exploración de los pozos encontraban agua a 50 y a 70 metros, pero era salobre, perforaron más profundo y
encontraron agua de óptima calidad. Pero para que no se contaminara la potable con la salobre, sellaron los
pozos por donde corría el agua salobre. En los sitios más cercanos al mar se encontró agua potable a más
profundidad.

Lo sorprendente de esta historia es que durante 20 años La Guajira, como departamento productor de gas,
carbón y sal, ha recibido aproximadamente cinco billones de pesos por concepto de regalías y esos recursos
se debieron destinar a salud, educación, agua potable y reducción de mortalidad infantil, pero ni los
municipios ni el departamento cumplieron las metas de disminuir los índices de necesidades básicas
insatisfechas.

Un día antes de que llegara el ministro Aurelio Iragorri a La Guajira para entregar estos proyectos productivos,
el departamento fue declarado en emergencia por calamidad pública ante la incapacidad para atender las
necesidades de 523.000 personas, el 60 % de la población, según manifestó el secretario del interior, Wilson
Rojas a Semana.com.

Hace varios meses, en febrero, el secretario de Planeación departamental del gobierno de Juan Francisco
Gómez, César Arismendi, denunció que entre el 2008 y el 2013 en La Guajira murieron 4.112 niños por
desnutrición y ahora, ante la sequía, hay sectores interesados en hacer creer que la mortalidad infantil se
debe a factores como la falta de lluvia, la dispersión de las comunidades indígenas y las dificultades del
territorio.

Lo cierto es que los gobiernos que se han sucedido desde comienzos del año 90 tuvieron suficientes tiempo y
recursos para mejorar las condiciones de vida de la población. La administración de Jorge Pérez Bernier (2008-
2011) tuvo como bandera el programa de nutrición Guajira sin Jamusiri (Guajira sin hambre), en el que se
habrían invertido 400.000 millones de pesos. Sin embargo, la denuncia del secretario de Planeación indica que
en esos años fue en los que más niños murieron.

Adolfo Meisel Roca, miembro de la Junta Directiva del Banco de la República, en un estudio publicado en el
2011, cuando se desempeñaba como gerente del Banco en Cartagena, además de hacer una síntesis histórica
de la península desde la conquista, la dificultad de las relaciones entre riohacheros y wayúus, el negocio de
las perlas, los comienzos del pastoreo de ovinos y caprinos en la alta y la media Guajira, y de cómo los primeros
comerciantes estuvieron vinculados al contrabando, hace especial énfasis en las sequías continuas debido a
la escasez de agua y a la aridez del terreno. Afirma Meisel que entre 1912 y 1951 hubo un estancamiento
demográfico por las sequías. En 1949, cita Meisel al columnista y escritor Eduardo Caballero Calderón, quien
escribió entonces: “El principal problema de la región es la sed”.

9|Página
En otro estudio de la Universidad de La Guajira del año 2011, donde se analiza el volumen de regalías recibido
por el departamento y los municipios, las distintas entidades recibieron entre el 2002 y el 2010 entre 2,4 y 3,2
billones de pesos, el 54 % para el departamento, el 8 % para los municipios no productores y el resto para los
productores: Uribia 10 %; Albania 9 %; Barrancas 8 %; Hatonuevo 6 % y Manaure 5 %. Uribia, el municipio que
más recibió en ocho años –$235.000 millones–, donde el ministro entregó dos de los pozos, no estaba
certificado en ninguno de los indicadores de calidad en salud, educación, saneamiento básico, coberturas
mínimas en acueducto, por eso es uno de los municipios donde hay más alto índice de analfabetismo y
mortalidad infantil.

Pero no es el único, ni el departamento ni los 15 municipios estaban certificados en los indicadores de


superación de las necesidades básicas insatisfechas en el momento de publicarse el estudio realizado por la
Universidad de La Guajira.

El pasado viernes, en un consejo especial realizado en Riohacha convocado por la Unidad Nacional de
Prevención de Riesgos, al que asistieron cuatro gobernadores de la costa, se autorizaron 28.500 millones de
pesos para la construcción de pozos profundos en los siete departamentos, aero desalinizadores, maquinaria
para construir jagüeyes, suministro a través de 104 carrotanques, instalación de 412 tanques de
almacenamiento, suplemento alimentario para animales, motobombas, y plantas potabilizadoras para poder
enfrentar la crisis que se está viviendo.

La experiencia que tienen las poblaciones con el manejo de estas emergencias no es la mejor. En La Guajira
conocen muy bien la corrupción en la distribución de agua por carrotanques; en principio, dicen veedores y
líderes sociales, que los carros cisternas son fantasmas y siempre atender la población vulnerable es una
excusa para los gobiernos que se terminen robando la plata a través de fundaciones o contratos con amigos
y familiares y pagando favores políticos.

En un municipio como Uribia, donde es más extrema la sequía y a donde nunca llegan las autoridades para
verificar si se entregaron las ayudas o si se invierten las regalías, ha habido años en los que se han gastado
4.000 millones de pesos repartiendo agua en carrotanques. Con ese presupuesto se podrían construir 24
pozos profundos con agua potable como los que entregó el ministro Aurelio Iragorri el pasado 25 de julio. La
jurisdicción indígena es otra excusa para que las autoridades hagan y deshagan. En el casco urbano de Uribia
hay 13 pozos, de los cuales sólo funcionan cuatro; si eso ocurre en la cabecera, quién les hace mantenimiento
a los 17 microacueductos que hay en los corregimientos y veredas del municipio más extenso de Colombia
con más de 8.000 kilómetros cuadrados. Pero la pregunta que se hacen es de dónde va a salir el agua para
llenar los carrotanques que van a llegar hasta la alta Guajira, si los jagüeyes y los pozos están secos.

Noticia tomada de:

http://www.semana.com/nacion/articulo/quien-se-robo-el-agua-de-la-guajira/398006-3

10 | P á g i n a
Análisis:

El ministro del interior se refiere al tema diciendo que es mejor actuar y ejecutar los proyectos y hacer la
inversiones a estos pueblos ya que el gobierno implementa y gasta dinero haciendo estudio de proyectos para
poder ejecutarlos y que al final solo se quedan con ese dinero personas irresponsables que piensan en su bien
común y poder ganar esos dinero sin tener que hacer los proyectos, ya que tales estudios nunca se concluyen
o resulta no viables y hacen perder esos recursos sin verse ninguna ganancia para este pueblo. Ya que por
tanto tiempo han carecido de este gran recurso que todos los seres humanos necesitamos para existir en
nuestras vidas cotidianas.

Se evidencia que estos pueblos llegan recursos de regalías por parte del gobierno, pero lastimosamente por
la corrupción que existe en nuestro país, dichos recursos se desvían y se pierden haciendo así un daño muy
grande con este pueblo y las tierras ya que no solo juegan con las vidas de los pobladores, sino también con
la vida de todos los animales que conviven en ella y mueren por causa de no crear pozos para sacar este
preciado líquido para los seres vivientes.

11 | P á g i n a
De la falta de agua en La Guajira y otros
espejismos

Se ha dicho siempre que La Guajira muere de sed por la falta de agua. Es cierto que el
factor climático, ya sea por calentamiento global o el fenómeno del niño o niña, afecta
la forma de vida de sus habitantes, y que existen veranos intensos y luego inviernos
implacables como los describió el inmortal Leandro Díaz “si este verano vuelve a repetir
quien sabe dónde iremos a parar”. Además, no es menos cierto que los que más sufren
sus secuelas son los habitantes de la zona rural, los indígenas quienes con su sabiduría
milenaria han aprendido a dominarlo.

Sin embargo, la Guajira no es un desierto. Más bien, posee una zona semidesértica que
ocupa menos del 40% del territorio. Es totalmente habitada desde tiempos inmemoriales
por la Nación Wayuu que vive y obtiene sus recursos de ahí. Cuenta con un ecosistema
rico y variado en flora y fauna. Posee dos grandes sistemas montañosos, la Sierra
Nevada de Santa Marta y la Serranía del Perijá, de donde fluyen al menos 50 fuentes de
aguas puras entre ríos y manantiales.

Sirva el momento para mencionar tan solo algunos emblemáticos ríos de la cultura
vallenata y costeña que nacen en esta tierra: Cesar, Badillo, Marquesote, Palomino,
Jerez, Tocaimo, Ranchería entre muchos más. Sin contar con que posee montañas de
menor altura como las serranías de Cocinas, Montes de Oca, Cerro de la Teta y Serranía
de la Macuira. De cada uno de estos ecosistemas nacen fuentes hídricas de invaluable

12 | P á g i n a
importancia para la región. Decir que no hay agua en la Guajira, denota una
desmesurada ignorancia, tan árida como el desierto que predican.
Para afrontar las duras sequías y las distancias entre las comunidades y las fuentes
hídricas, en 1926, hace 90 años, se intentó dar una solución. Primero con la Comisión
del Agua y posteriormente la creación de PROAGUAS, entidades que se encargaban de
la construcción, instalación y mantenimiento de los molinos de viento, las pequeñas
represas y los jagüeyes, que en buenas épocas permitían a los indígenas abastecerse de
agua para la comunidad y los animales, además de sembrar pancoger y en algunos casos
vegetación para sombra y ornamentación. Luego, en la década de los cincuenta, el
General Rojas Pinilla potencializó el trabajo de PROAGUAS con la instalación de más de
500 molinos de viento repartidos por toda la media y alta guajira, y la construcción de
la represa Casushi a unos 10 kilómetros del Cabo de la Vela, que junto a los manantiales
de la Macuira debería abastecer perfectamente a la alta Guajira.
Cabe preguntarse, ¿por qué habiendo tanto recurso económico, hídrico y humano, se
sigue padeciendo de falta de agua en la zona rural (principalmente), pero también en la
zona urbana?
Realidades funestas se juntan y dan insumos para responder tan pertinente pregunta.
La primera de ellas es el abuso del recurso hídrico que se hace para la explotación del
carbón a gran escala. A la concesión para la explotación del carbón en La Guajira se le
señala de ser responsable de la desaparición de varios manantiales y afluentes, el más
conocido de todos, el desvío del arroyo Bruno, que en estos momentos se encuentra
suspendido por la Corte Constitucional. También es conocido por todos la intervención
hecha en el río Ranchería, el cual fue desviado y se le construyó una represa con la
promesa de hacer el acueducto regional que solucionaría el problema de agua en toda
la Guajira. Hoy, varios años después, las comunidades que antes recibían las aguas del
Ranchería, solo tienen frente a sus ojos el cauce sin agua y sin solución cercana.
En segundo término, el gobierno nacional, el departamental y los gobiernos locales, en
vez de mejorar lo que había, enredan los procesos en interminables ires y venires
burocráticos y en vez de dar solución se dedican a contratar nuevos estudios, inaugurar
obras que solo quedan en el papel y cortar la cinta en acueductos efímeros, cuya única
utilidad es la foto para el periódico. Esto se repite simultáneamente por las entidades
del nivel central, regional y municipal, que para lo único en que se ponen de acuerdo es
en la forma de vaticinar el irreal futuro: “haremos…”, “nunca más la Guajira tendrá sed”,
“esta vez sí” y toda la lista interminable de palabras sin sustancia que se acostumbra en
los discursos.
Por último, se ha impulsado una aparente solución que ha resultado en una trampa
perversa, los carrotanques de agua. Estos vehículos que en la mayoría de los casos no
cuentan con los mínimos requerimientos de seguridad y salubridad, resultaron ser tan
buenos negocios que a sus dueños, muchos de ellos políticos, ya no les importa
solucionar el problema del abastecimiento del agua domiciliaria ya que en esto consiste
el negocio, en que continúe sin solución en el tiempo para que los carrotanques sean
indispensables. A tal punto que muchos han dejado el negocio del contrabando de
gasolina para pasarse al negocio del agua que ha resultado ser más rentable y además
legal. Mientras tanto, acabaron poco a poco con PROAGUAS, dejando los molinos
podrirse, las represas abandonadas y los jagüeyes sin mantenimiento.
Los molinos y jagüeyes además de tener un manejo directo por la misma comunidad y
mantenimiento a bajo costo, traen consigo beneficios como agua para el consumo animal
y siembra de hortalizas y frutas propias de la región. Por el contrario, la mayoría de los
carrotanques son privados y los precios del agua varían de acuerdo a la distancia y el

13 | P á g i n a
municipio. Lo más perverso del negocio es que en algunos municipios el agua de los
carrotanques es vendida por el acueducto para luego ser revendida a los ciudadanos.
Razón por la cual muchos acueductos no son puestos en funcionamiento porque es más
rentable el negocio de los carrotanques que poner a fluir el agua directamente a las
casas de la comunidad.
Es urgente que la población guajira, de cultura aguerrida y combativa, se transforme en
una ciudadanía proactiva y exigente de respeto y cumplimiento de sus derechos; que se
conviertan en vigilantes de sus impuestos y que alcen su voz en contra de la
arbitrariedad de las autoridades y la mansedumbre servil, inoperante y sospechosa de
los entes de control.

Noticia tomada de: https://www.las2orillas.co/la-falta-agua-la-guajira-otros-espejismos/

Análisis:
El calentamiento global afecta la vida de todo este territorio y sus habitantes que son golpeados por granes
oleadas de calor ya que la guajira es un territorio el cual posee el 40% de territorio habitada y la cual también
tiene unas 50 fuentes de aguas puras entre ríos y manantiales el cual es un poco de ignorancia nuestra decir
que estos territorios son solo desiertos, lo cual es que es muy es falta de integración del gobernó o solo la
corrupción de nuestro sistemas políticos los cuales no contribuyen en la construcción de acueductos que
ayuden al abastecimientos de este preciado liquido. La falta de implementación de una planta de tratamiento
del agua el cual se gasta en la explotación de carbono a gran escala y es el responsable del mal uso que se le
asigna al agua sin pensar en sus habitantes.

14 | P á g i n a
¿Qué sucede en La Guajira que no llega el
agua?
Es más fácil encontrar un galón gasolina, que uno de agua.
Por: Sergio Grandas Medina | Julio 24, 2014

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los
autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

noticucuta3.blogspot

Esa Guajira que conocemos rodeada de hermosos paisajes, de paradisíacas playas sobre
el Mar Caribe, serranías en el sur que dan paso a montes selváticos y esos desiertos que
se abren paso en las planicies del norte, ya están comenzando a estar en el olvido. En
el olvido social una de las regiones que siempre se exaltaba por su gran contraste en
diversidad natural y cultural.
La Guajira lamentablemente ha comenzado a cambiar. Hoy es una región apunto del
Colapso Humanitario. Ya que existe una grave crisis de hambruna entre las comunidades
indígenas, y la falta de agua provocada por la extrema sequía; ya pone a sus pobladores
al borde del éxodo. Son cada vez más frecuentes los casos de niños que mueren de física
hambre. Que ya comienzan hacer parte del común denominador y de las cifras de las
instituciones locales y departamentales. Unas instituciones contaminadas por la
corrupción y el negocio ilegal del contrabando que las ha permeado; haciéndolas aún
más ineficientes para enfrentar la creciente crisis social y humanitaria de la región. Las
mismas cifras oficiales ponen al descubierto que lo que ocurre en La Guajira. El Dane,
tiene en sus registros que entre 2008 y 2013 en el departamento murieron 4.151 niños:
278 por desnutrición, 2.671 por enfermedades que pudieron haberse tratado y 1.202
que no alcanzaron a nacer por falta de controles prenatales. Lo que lleva a concluir que
en los últimos seis años cada día, en promedio, mueren dos niños. Solo en el Hospital
Público Nuestra Señora de los Remedios, en Riohacha, los cuatro primeros meses de

15 | P á g i n a
este año (de enero a abril), habían muerto 14 niños por las consecuencias propias de la
falta de comida. Sin contar los cientos de casos que no son registrados por las
autoridades y quedan en el anonimato, debido a las creencias ancestrales de las
comunidades indígenas. Para contrastar la dimensión de esta grave problemática social
y humanitaria,
La Guajira ya se encuentra en un promedio no muy lejano a países Africanos como
Ruanda, donde la tasa de mortalidad de menores de cinco años por cada 1.000
nacimientos es de 55, según registros de mortalidad en el Mundo realizados por el Banco
Mundial. La Guajira ya está en 45. El director del Instituto de Bienestar Familiar, Marco
Aurelio Zuluaga, trata de minimizar la grave situación de La Guajira expresada en estas
cifras; asegurando que “están haciendo un gran daño entregando cifras al garete. No
hay cifras. No son 4.000 ni 3.000 los muertos, esas cifras hay que ordenarlas”. Otras de
las razones por las cuales La Guajira afronta esta crisis, es por la ineficiencia estatal, de
unas instituciones locales y departamentales; permeadas y consumidas por la
corrupción. Transparencia por Colombia en su último informe ubicó a la Guajira como un
departamento con riesgo alto de corrupción. Al lado de Chocó, Cesar, Putumayo, Guainía
y Vichada. La corrupción en La Guajira toca límites extremos, ya que muchas de las
autoridades son cómplices del Contrabando Ilegal de Gasolina, Licores y Cigarrillos
traídos desde Venezuela. En muchos pueblos del departamento es más fácil encontrar
un galón gasolina, que uno de agua. El contrabando ha se ha convertido en una
verdadera multinacional del crimen organizado. Ya que puede mover entre 2,5 y 5
billones de pesos de utilidades al año, que contribuye a devastar lo poco que quedaba
de las instituciones oficiales. Por otro lado, la sequía que atraviesa el departamento
provocado por el fenómeno del niño; suma a esta espeluznante crisis.
Son varias las poblaciones a las que no llega una gota de agua. Puesto que ríos y
afluentes se secan al paso de los días. La Revista Semana reveló el drama de la
Comunidad Indígena Mapashira de Manaure, para conseguir agua. Donde hasta el
momento de la denuncia no había llegado ni un sólo carrotanque, para minimizar la falta
del preciado líquido. Aún nos preguntamos ¿dónde quedaron esas promesas electorales
de los hoy elegidos senadores y representantes ante el Congreso de la Republica? Que
se tomaron en campaña la región prometiendo ayudas y soluciones a las comunidades
indígenas y pobladores. Y ¿también dónde quedan los anuncios y promesas de mejoras
en inversión social por parte del reelegido Presidente Juan Manuel Santos? Queda en
evidencia que La Guajira en época electoral si existe para los grandes caciques y
patrones electorales. Y que después de ser elegidos ignoran y olvidan el drama de la
región. La Guajira, sus pobladores, sus comunidades sólo esperan que el Gobierno
Nacional atienda sus problemáticas, y que las instituciones gubernamentales busquen
soluciones que mitiguen la desnutrición crónica que afrontan sus niños. Soluciones y
alternativas que les permita también acceder al agua para matar esa sed, que los puede
seguir matando lentamente. @SergioGrandasM

Análisis:

Es importante que nosotros tomemos consciencia de lo que sucede en La Guajira, podamos tomar acciones
contundentes, ya que analizando el articulo son cifras considerables las victimas que han afrontado el día a
día cada situación referente a la salud, alimentación y hasta la educación, en este caso no se está aplicando
los principios fundamentales de la constitución política de Colombia, también pienso que los habitantes al ver
esta situación deben aplicar la sostenibilidad con los recursos suficientes que tienen, sin embargo, la

16 | P á g i n a
responsabilidad principal es la del gobierno que al saber cifra tras cifra de las víctimas no tienen consciencia
de las problemáticas que son evidentes en La Guajira

17 | P á g i n a
Tres iniciativas que llevarán agua a La
Guajira
#DeseoQueAyuda, #LitrosQueAyudan y una tecnología que saca agua potable del aire esperan
por usted.

Por: MARÍA DEL PILAR CAMARGO CRUZ

22 de mayo de 2015, 01:45 am

“La Guajira es uno de los departamentos que presenta las más bajas coberturas de acueducto en
las viviendas-rancherías, en el área rural dispersa”, asegura Unicef Colombia.

Usted puede salvar vidas en el noreste del país con un clic, un aporte económico o solo
difundiendo los proyectos que entregarán a un niño wayuu el agua que necesita para hidratarse y
asearse.

#DeseoQueAyuda

Desde el pasado mes de diciembre, Unicef busca recaudar $ 1.382'000.000 para


desarrollar un sistema de agua potable que funcionará las 24 horas en escuelas del área
rural de Manaure, municipio de La Guajira.

18 | P á g i n a
El proyecto, que beneficiará a 200 niños y a 1.300 personas que hacen parte de la
comunidad educativa, también promocionará prácticas adecuadas de higiene con la
entrega de un equipo creado para prevenir enfermedades de origen hídrico.

Hasta ahora se han recolectado más de $ 200'000.000. Si quiere solidarizarse con esta
causa, pida su #DeseoQueAyuda aquí y reciba una manilla que lo identificará como
donante.

#LitrosQueAyudan

Más de 33.000 litros de agua ha recolectado la campaña ‘Litros que ayudan’ a través de
donaciones en su sitio web. Solo aportando $ 5.000 se donan cinco litros de agua que
servirán a un colombiano para que, por un día, cubra sus necesidades de hidratación,
higiene y preparación de alimentos.

La iniciativa la promueve Postobón, que entregará el agua a través de la Cruz Roja


Colombiana. De esos 33.625 litros, 30.000 los aportó la empresa de bebidas, 2.900 los
han puesto los usuarios y el resto también lo ha agregado la compañía, ya que por cada
20 litros donados, Postobón añade cinco. El agua llegará al lugar que considere pertinente
la Cruz Roja.

La transacción electrónica puede hacerse con tarjetas de crédito VISA, American Express
y Mastercard, y tarjetas débito, a través del botón de pagos PSE. Si usted dona, recibirá
una certificación que podrá usar para obtener beneficios tributarios. Recuerde que las
donaciones también pueden ser a nombre de terceros o de empresas.

Condensar agua limpia del aire

19 | P á g i n a
Una tecnología que promete sacar agua potable del aire es la solución que presenta la
empresa Ambient Water, que se considera pionera en la “tecnología de generación de
agua atmosférica mediante la extracción de agua de la humedad del aire”.

La empresa asegura que sus sistemas pueden producir agua potable ─“99,9 % libre de
impurezas” debido a un proceso de filtración─ en hogares y oficinas (19 litros al día), y en
comunidades (desde 284, hasta 75.000 litros diarios). Aclara que a mayor humedad y
mayor temperatura, más efectiva es su técnica.

La tecnología usa un “aceite de desperdicio como la fuente principal de energía”. No


obstante, uno de sus modelos opera con gasolina, aunque también puede hacerlo con
gas natural.

Conozca más sobre esta propuesta empresarial aquí y si cree en esta idea, promuévala.
Firmas para acabar con el hambre

Hasta este jueves, 11.926 personas han firmado la petición de Mafer Hernández en
Change.org, la plataforma que busca “empoderar a las personas para que generen el
cambio que quieren ver”.

Aunque esta iniciativa no llevará agua a La Guajira, sí se propone acabar con el hambre
en esta zona del país. La petición, titulada ‘Exigimos atención alimentaria a los niños
wayuu de La Guajira’ está dirigida al presidente Juan Manuel Santos, a la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos, al Ministerio de Salud, al Instituto Colombiano de
Bienestar Familiar (ICBF) y a otras entidades.

La antropóloga exige un plan de alimentación para los niños de cero a 12 años, en el que
estén “suplidas las comidas diarias”. La idea busca “salvaguardar a los niños, que son los
que más han sufrido y muerto por problemas de inanición y desnutrición”, precisa.

20 | P á g i n a
MARÍA DEL PILAR CAMARGO CRUZ
Redacción EL TIEMPO
@PilarCCruz
pilcam@eltiempo.com

Análisis

Esta noticia me parece muy interesante porque primero aplica la Humanística, es decir, gente que se preocupa
por lo que están viviendo los guajiros bajo la problemática principal que es no tener el recurso del agua, en
este caso quieren dar a conocer iniciativas para poder mitigar este problema, no sobra decir, que la idea de
recoger firmas para acabar con el hambre en la Guajira es un hecho de valentía ya que se debe dar a difundir
algo que sabemos que pasa, pero no lo vemos tan claro.

También se aplica la sostenibilidad en esta noticia ya que una de las iniciativas condensar agua limpia del aire,
puede beneficiar a futuras culturas.

21 | P á g i n a
¿Por qué la Noticia de la Guajira?

Debemos tener conciencia de los sucesos más prioritarios de nuestro


país, por ello optamos por la problemática del Agua en la Guajira, la
cual se constituye no hace 2 o 3 años, si no un periodo bastante
extenso, que ha traído como consecuencia miles de victimas.
También debemos darle la importancia que se debe ya que por ley
debemos tener derecho a recibir los recursos básicos, que son
servicios (Agua Potable), educación y salud.

22 | P á g i n a
Temas vistos en clase que Aplicamos a nuestra Noticia.

Acciones Humanístico – Cristiano


Debemos tener una alianza entre medio ambiente y ser humano, en
este caso, no se aplica esta alianza, primero porque hay un desnivel
alto entre las condiciones del terreno donde viven los habitantes,
haciendo que las condiciones no sean favorables para la
supervivencia.

Sostenibilidad
No aplica la sostenibilidad, ya que hay grandes compañías que
explotan las tierras, sin preocuparse por las generaciones futuras.

23 | P á g i n a
Afectación del Medio Ambiente

No solo los guajiros se ven afectados por la sequía, también


encontramos animales que no encuentran como sobrevivir
ante esta problemática.
Mal manejo de las basuras.
La tala indiscriminada de los árboles y el tráfico ilegal de
madera que está acabando con las fuentes de agua
El comercio ilegal con la fauna silvestre

24 | P á g i n a
Soluciones

Educación.
Una solución principal es la validación en el aspecto político y del
cumplimiento de las leyes que nos rigen, para ello se debe implementar
una guía donde se enseñen a las comunidades sus derechos, con el fin
de que se apropien para poder tener una calidad de vida.
Las escuelas deben infundir Programas Ambientales para dar soluciones
aplicables a la comunidad para realizar acciones benefactoras respecto,
a la calidad del agua, planificación familiar, primeros auxilios entre otras.
Para ello la secretaria de educación deberá aplicar un sistema de
educación que sea acorde a las problemáticas de la comunidad.

Política.
El gobierno nacional junto con la alcaldía deberá interponer medidas
inmediatas para la problemática del agua potable.

25 | P á g i n a
Conclusión

Esta situación es un ejemplo para uno reflexionar y darse cuenta que hay que
cuidar el mundo. Es necesarios ahorrar agua e intentar reducir al máximo las
actividades contaminantes. En cuanto a Guajira, es muy difícil que el problema
sea solucionado porque es un problema económico, en el cual se encuentra la
pobreza del departamento, y la ambición de las compañías extranjeras
mineras que no les importa dañar al medio ambiente. En consecuencia, la
población de la Guajira esta teniendo que conformarse con consumir aguas
contaminadas, las cuales crean efectos negativos en la salud de una persona.

26 | P á g i n a