Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR

Escuela de sociología y CC.PP.

Materia: Sociología de la Comunicación.


Nombre: Moreno Klever.

Comentario del “El porvenir de una ilusión” Sigmund Freud; a partir de Sigmund
Freud.

Freud escribe “El porvenir de una ilusión” en el año de 1927, en el cual tratara de analizar a la
cultura en una forma de indagatoria, inicia remarcando la necesidad de las personas de
preguntarse por el futuro acontecer de la realidad, aunque muy pocos personas tienen una
visión panorámica, la pregunta del “porvenir” se ha enraizado en las dudas de la humanidad.

Pero también reconoce que por lo general las personas únicamente, al no tener un panorama
de la realidad en la que viven, optan por focalizar su atención hacia el pasado o el presente,
como una forma de responder la pregunta de lo que vendrá. Partiendo de tal o cual
posicionamiento Freud iniciara su análisis mencionando:

“la cultura humana (…) Por un lado, abarca todo el saber y poder-hacer que los
hombres han adquirido para gobernar las fuerzas de la naturaleza y arrancarle bienes
que satisfagan sus necesidades; por el otro, comprende todas las normas necesarias
para regular los vínculos recíprocos entre los hombres y, en particular, la distribución
de los bienes asequibles” (Freud, 1927: 4).
En estos dos grandes conjuntos que la cultura humana estaría representada, “el saber y poder-
hacer” así como “todas las normativas necesarias”, las relaciones entre seres humanos estarían
destinas a satisfacer sus necesidades, pero al mismo tiempo de regular sus relaciones y las
satisfacción de estas necesidades.

Es decir que la cultura seria una búsqueda en primer lugar de seguridad: al frente de los
advenimientos de la naturaleza, una necesidad de sentirse protegido frente a ésta, que
solamente seria satisfecha estando en comunidad, en sociedad; y una vez logrado esto, la
cultura buscara la regulación de las normas que nos permite vivir en esta comunidad, como
algo necesario para pertenecer y permanecer en ellas, pero esta pertenecer y permanecer es lo
que causaría el inicio de un malestar en la sociedad humana. Es decir que la cultura en si es el
malestar de los seres humanos.

Es así que al estar constituidos, la cultura, a través del malestar, las personas lo que buscarían
en esta convivencia, impuesto, sería, y siguiendo a Freud en su texto “El Malestar de la
cultura” 1929, una forma de felicidad, pero esta búsqueda por parte de las personas se daría
negando la suposición de que estamos destinados a los sufrimientos, en el desenvolvimiento
de nuestra vida aspiramos a llegar a esta, y una vez estando felices, no queremos dejar de
serlo; a partir de esta situación se desprenden dos alternativas: “un fin positivo y otro
negativo: por un lado, evitar el dolor y el displacer; por el otro; experimentar intensas
sensaciones placenteras” (Freud 1929).

-1-
Esta búsqueda, y teniendo en cuanta que no queremos experimentar el sufrimiento, estaría
dirigida por el “el principio de placer”, el cual estaría presente en todos los actos psíquicos
de los seres humanos, y en todos los actos de relacionamiento de las personas y el cual lo
adaptaríamos en nuestras prácticas sociales.

Pero Freud también nos menciona en el mismo texto, el de 1929, que existen muchos caminos
para llegar a la felicidad, como para apartarnos del sufrimiento, pero ninguno de estos
caminos te pueden dar la certeza de que puedas alcanzarla. Lo cual convertiría al porvenir en
una búsqueda constante, en el presente, de apartarnos del sufrimiento.

Comentario del “El porvenir de una ilusión” Sigmund Freud; a partir de Ferdinand De
Sausurre.

El sujeto al estar sujetado a la cultura, a través de un sistema en el cual es aceptado en la


misma, por medio del lenguaje, ha desarrollado diferentes expectativas para ser comprendido
en la sociedad. Pero estas expectativas solamente han desempeñado un papel de incrustación
de las personas en la estructura lingüística.

Ya que como nos menciona Sausurre el lenguaje tiene un lado individual y un lado social, el
habla y la lengua, entendida esta ultima como “un producto social y un conjunto de
convenciones necesarias (…) adoptadas por el cuerpo social para permitir el ejercicio de esa
facultad en los individuos (el lenguaje)” (De Sausurre, 1945: 37). De esta forma la lengua, al
ser un producto social, es algo indispensable para los individuos, ya que es lo que permite que
nos podamos inscribir en la cultura.

Pero no debemos de creer que esta inscripción, en la cultura, es una forma sencillas; ya que
“el signo lingüístico” posee dos partes, un concepto y una imagen acústica, siendos “ambos
psiquicos y estan unidos en nuestro cerebro por un vínculo de asociación” (De Sausurre,
1945: 92), es decir lo que crearia es un significado y un significante. Y esto seria un hecho
decisivo para apreciar la cultura humana.

A partir de este hecho primordial, y entendiendo que el significado y significante son procesos
psicológicos, los seres humanos han desarrollado la idea de que las ”normas culturales solo
pueden conservarse mediante sierto grado de compulsión, y que los argumentos na pueden
contra sus pasiones”(Freud, 1927: 2); lo cual a causado una estadia de cofuza en el
desenvolvimiento de las relaciones sociales.

El entendimiento del planteamiento de Sausurre nos demostraria que los seres humanos nos
creariamos ideas diferentes de lo que un odjeto o persona es, y que significante le damos en
nuestras vidas, lo cual nos llenaria de ilusiones en el trascurrir de nuestra existencia.
Entendiendo a las ilusiones no como un error, tampoco como falsa o irrealizable, sino como
una “caracteristica que deriva del deseo humano”(Freud, 1927: 9).

En este sentido, el porvenir al estar distorcionado por los significantes, que nos podemos
plantear de diferentes odjetos y personas,, solo seria la constante busqueda de que estos, los

-2-
significantes, sean lo que pensamos de ellos, y no lo que realmente son. El porvenir seria
insertidumbre constante de nuestro pasado, si realmente fue o solo fue una ilusion de lo que
nosotros quisimos creer que fuese y en el presente una interminable lucha por significar
nuestro mundo, apropiandonos de las ideas que creemos mas idoneas para esto.

Lo cual convertiria a nuestro porvenir en una ilusión, entendido este como “una creencia
cuando en su motivación esfuerza sobre todo el cumplimiento de deseo; y en esto presindimos
de su nexo con la realidad efectiva, tal como la ilusion misma renuncia a sus testimonios.”
(Freud, 1927: 9).

Comentario del “El porvenir de una ilusión” Sigmund Freud; a partir de Levi-Strauss
Claude

En este caso para comentar el artículo de Freud, “El porvenir de una ilusión”, tomaremos en
cuanta lo que Levi-Strauss identifica como inconsciente al mencionar que este

“se reduce a un término por el cual designamos una función: la función simbólica,
específicamente humana, sin duda, pero que en todos los hombres se ejerce según las
mismas leyes; que se reduce, de hecho, al conjunto de estas ley.” (Levi-Strauss, 1995:
226).
La cultura, según Freud, “descansa en la compulsión al trabajo y en la renuncia de lo
pulsional, y por eso inevitablemente provoca oposición en los afectados por tales
requerimientos” (Freud, 1927: 9). Esta provocación estaria ligada directamente a lo que Levi-
Strauss designa como la función de lo simbólico, ya que esta función al mismo tiempo que
son ejercidas son creadas y se costituyendo en su misma implementación.

También debemos de recalcar que para Freud las principales deseos pulsionales que son
reprimidos, o por lo menos los que son necesario para vivir en comunidad, son los que se
refieren al “incesto, el canibalismo y el gusto de matar” (Freud, 1927: 9), estas pulsiones no
estarian del todo resueltas, al menos el incesto y el gusto de matar, ya que el canibalismo ya
estaria eradicado de las sociedades contemporanea y a sido remplazado por simbologías.

A lo que se refiere al incesto y el gusto de matar, las sociedades no han aceptado estas
practicas y las ha castigado acusandolas de poner en riesgo la vida comunitaria, el castigo de
estas practicas estaria en el marco de la conciencia y a mas de esto en la función simbólica de
castigar estos delitos, ya que en los códigos penales de todos los estado-nacion del mundo, se
a tipificado a estos como delitos y por lo tanto han sido merecedor de una pena, que ante la
sociedad sirve como muestra del castigo a la cual estan sujetos las personas que lo cometan.

Por lo tanto loss individuos no reprueban eston comportamientos de una forma individual,
sino que se hacen de la mirada de toda la sociedad, del aparato represor del Estado que se
supono representa los intereses de la sociedad, para reprimirlos y tratar de abolirlos de las
practicas humanas.

-3-
Pero las mismas leyes que sustentan la función simbólica de la conciencia, al parecer no son
suficientes para eliminar estas conductas de la cultura, el incesto y el gusto de matar, pero a
traves de la implementación de sus “correctivos” se sustenta la idea le Levi-Strauss cuando
nos dice que la función simbólica es ejercida a traves de las mismas leyes que las sustentan,
tendiendo su justificación en ellas mismas. Lo cual nos daria a entender, que las leyes por si
solas son explicas y no por problemas constantes.

Comentario del “El porvenir de una ilusión” Sigmund Freud; a partir de Althusser
Louis.

Debemos de recordar que para estar y permanecer en el cultura esta

“…nos impone ciertas privaciones, y otra cuota de padecimiento le es deparada por


los demás hombre (al conjunto de la humanidad), sea a despecho de las prescripciones
culturales o a consecuencia de la imperfección de esa cultura” (Freud, 1927: 5).
A mas de esto toda cultura para que exista tiene que reproducirce de manera continua y
permanente, lo cual estaria incluida en un modo de producción dominante ya que “la
condición final de la produccion es la reproducción de las condiciones de reproducción”
(Althusser, 1988: 3); esto en si es la permanencia de practicas, su repetición, lo que provoca la
idea permaanente de que esto a mas de reproducir , las formas economicas en una sociedad
reproduce la vida y sus condiciones para que esta se desarrolle.

Para esto, la reproducción permanete de las condiciones de producciones, es necesario


reproducir 1.-las fuerzas productivas y 2.- las relaciones de producción existente; en este
punto , en las relaciones de producción, entraria la reproducción de la cultura, ya que esta, a
mas de ser un malestar es tanbién considerada como la relación permanente de los individuos
que la conforman a travez del lenguaje.

Siguiendo el Texto de Freud, de 1927, el nos menciona que uno de los pilares en los cuales
descansa la cultura es una “compulsión al trabajo”, es decir que es una imposición de unos
individuos a la gran mayoria de la humanidad, lo cual por si solo provoca una oposición, al
mismo. La reproducción permanente de la cultura exige la la inmensa mayoria sea sometida a
condiciones de vida desfavorable en el reparto de los medios materiales que las sociedades
producen.

Una forma por las cuales la cultura y las relaciones de producción son impuestas es a traves
de la educacion ya que estas y justo

“al mismo tiempo, con esas tecnicas y conocimientos, en la escuela se aprenden las
‘reglas’ del buen uso, es decir de las convivencias que debe observar todo agente de la
división del trabajo, según el puesto que esta ‘destinado‘ a ocupar: reglas de moral y
de conciencia cívica y profesional, lo que significa en realidad reglas del repspeto a la
división socio-técnica del trabajo y, en definitiva, reglas del orden establecido por la
dominación de clase” (Althusser, 1988: 6).

-4-
Esto lo podemos notar en la cultura ya que para que esta no sea afectada y al mismo tiempo
conservada, es necesario, nos han mencionado, que no es conveniente que el malestar
producida en la misma desaparesca, ya que si este desaparece no existiria ninguna motivación
para permanecer en la misma, lo cual afectaria los intereses de la dominación. La cultura por
si sola es una imposición.

Comentario del “El porvenir de una ilusión” Sigmund Freud; a partir de Braunstein
Néstor.

En las palabras de Braunstein al momento de hablar del psicoanálisis el nos menciona lo


siguiente:

“El Psicoanálisis no es una ciencia natural. El sujeto del que habla tiene un cuerpo, si,
pero un cuerpo hecho por el discurso y por el deseo del otro que ha ido inscribiendo
sus huellas en él. El cuerpo del que habla el psicoanálisis no es el organismo sino el
cuerpo como organización libidinal, como sistema de representaciones centrado
imaginariamente en el ‘yo’ del enunciado, el efecto imaginario inducido por el orden
simbólico a partir de la represión originaria.” (Braunstein, 1982: 95).
Partiendo de esta premisa, y tomando en cuenta que el texto de Freud nos trata de abrir un
horizonte en el cual el sujeto, no orgánico, trata de revelarse como una forma que causa
malestar y por lo tanto provoca anomalías al momento que se relaciona con otros entes de su
misma condición; debemos de centrar muestra atención a esta particularidad, la misma que se
definiría por su construcción en el orden simbólico y no por su constitución como sujeto
biológico.

En “el porvenir de una ilusión” lo que Freud analiza es este sujeto, que no está relacionado
con el mundo material, aun que lo reproduce, sino que más bien lo cuestiona, lo convierte en
algo secundario en su constitución de sujeto de la cultura.

De esta forma el texto lo que nos trata de señalar es lo anormal en esta relación no biológica,
y por lo tanto psíquica que causa incertidumbre y nos provoca malestar en la misma.

Otro de los puntos que Braunstein nos menciona es que este sujeto se construirá en el discurso
implementado en lo social, es decir, la creación de individualidades en comunidad, lo cual
tendrá que aceptar las normas para esto, normas que él no ha escogido sino que son impuestas
por la cultura, como una condición para que este sujeto sea aceptado como parte de la misma.

Es así que las personas que tratan de oponerse a esta imposición, son consideradas como
enemigas de la cultura y por lo tanto un ente no deseado para la misma, de esta forma las
personas son obligadas a adaptarse AL interior de la misma, ya que el castigo es no
permanecer en ella lo cual significaría un riesgo para la supervivencia de la persona que se
opone a esta. Señalemos lo que Freud menciona:

“Observamos entonces con sorpresa e inquietud, que una enorme mayoría de seres
humanos solo obedecen a las prohibiciones culturales correspondientes presionados

-5-
por la compulsión externa, vale decir, solo donde esta pueda asegurar su vigencia y
durante el tiempo en que sea temible” (Freud, 1927, 3).
Lo cual nos daría a entender que sin los medios de presión de la cultura, esta se perdería ya
que sin estas pulsiones externas, la cultura ya no sería una forma de seguridad y de protección
de la naturaleza y terminaría su vigencia.

-6-
Bibliografía

Althusser, Louis. (1988). Ideología y aparato ideológico del Estado. Buenos Aires: Nueva
Visión. Disponible en: www.infoamerica.org/documentos_pdf/althusser1.pdf

Braunstein, Néstor. (1982). Psiquiatría, Teoría del Sujeto, psicoanálisis ( hacia Lacan).
México D.F: Siglo XXI, Editores, S.A .

De Sausurre, Ferdinand. (1945). Curso de linguística general. Buenos Aires: Editorial


Losada. S.A.

Freud, Sigmund (1927). El porvenir de una Ilusión.

Freud, Sigmund (1929). El Malestar en la cultura

Levi-Strauss, Claude. (1995). Antropología estructural. Barcelona: Paidós. S.A.

-7-