Está en la página 1de 1

Resumen.

Evolución de la normativa contable en Colombia

Al igual que en las demás disciplinas la contabilidad se desarrolló bajo una continuidad histórica bastante profunda y
ligada a las necesidades de la sociedad. Es de esta forma como podemos observar diferentes hitos en la historia que
fomentaron el avance y consolidación de la teoría contable; de estos unos de los primeros fue el rompimiento de las
actitudes ascético-contemplativas que imponía la religión, y la contribución de la ética calvinista al considerar la
prosperidad económica como una aspiración legítima. De aquí que se hizo necesario llevar registro de las actividades
productivas, y que dadas las crecientes empresas personajes como Lucca Paciolo en el siglo XV dieron lugar a la
aritmética comercial y las leyes de la contabilidad de partida doble.

Posteriormente con la consolidación de grandes potencias se dieron los primeros intentos de normativa contable,
como lo fue el Ordenamiento de Montalvo en 1484 y en 1680 la Recopilación de las Leyes de los Reinos de Indias. En
España y sus colonias en América en el siglo XVI y XVII, se tuvieron como norma las "Pragmaticas de Cigales" que
establecía la obligatoriedad de llevar los libros de caja y manual, por partida doble, para los bancos, cambios públicos
y mercaderes.

Así mismo ante la instauración de la monarquía borbónica, en 1737 se dieron las Ordenanzas de Bilbao, por medio de
las que se estimuló la empresa privada, la libertad de comercio, la reestructuración del régimen administrativo y fiscal
de las colonias y la transferencia de tecnología. Esta hegemonía dio en 1853 a la nueva corriente del liberalismo radical
que buscaba adaptar la legislación mercantil a las nuevas circunstancias históricas al expedir el primer Código de
Comercio.

Se debe mencionar que comparativamente el sistema francés indica los libros que un comerciante debe llevar,
mientras que el sistema ingles no lo hace, y el suizo y el alemán tienen un enfoque mixto. Sin embargo, para el caso
de Colombia se estableció que adicional a los de obligatorio registro el comerciante debiera agregar los libros que
considerara necesarios, y en caso de algún asunto legal sería un juez quien determinaría si la contabilidad fuese
suficiente.

Para 1918 se dio inicio en Colombia el llamado periodo fiscalista, que empezó con la implementación del Impuesto de
renta a través de la Ley 56, y que, si bien fue una de las causas de la reducción del comercio internacional aumento en
gran medida la información contable que los contribuyentes presentaban al Estado. Para 1923 dada la misión
Kemmerer la Ley 45 determino las bases de la contabilidad nacional, la creación las contralorías y las regulaciones de
los establecimientos bancarios. Y ya con la Ley 58 se crea la Superintendencia de Sociedades que bajo el articulo 46
establece la institución de los contadores juramentados. Con el Decreto 377 de 1965 se configura el impuesto sobre
las ventas y con la Ley 63 de 1967 26 se dictan normas contra la eva-sión y el fraude a los impuestos.

A partir de esto que se determine qué en el modelo fiscal, el Estado como tercer agente consolida el del modelo
económico Intervencionista, y es garante del desarrollo económico. Sin embargo, en la actualidad este ha sido
desplazo por los procesos de globalización y la hegemonía del capital financiero de grandes conglomerados
económicos que dada su influencia han debilitado el control de las autoridades nacionales, por lo que las tendencias
de la teoría contable propenden por garantizar el acceso a la información de forma transparente y oportuna, y que en
caso de una quiebra se tenga claridad los procedimientos a seguir.

Bajo esta línea la normalización busca armonizar el campo de actuación de la contabilidad y reducir la emisión de
normas y reglas, mediante un plan específico y la formulación de principios y normas de actuación. Así mismo la
normalización es un instrumento para facilitar la fluidez y transparencia de los agentes económicos, dado un ambiente
empresarial altamente competitivo. En este sentido es que la IOSCO y el IASC, procuran la unificación de criterios
tratando de evitar la duplicidad en la información financiera y dando mayor dinámica a los mercados, conforme a los
esquemas normativos de la Unión Europea, y los Estados Unidos.

En lo que respecta a Colombia se han originado grandes procesos de adopción de normas internacionales, que tratan
de responder a la extendida globalización y su afectación en la economía y la sociedad, que requieren de un alto nivel
de regulación, planificación y armonización internacional, que aporte en la solución de problemas de información
financiera.